Educación

Para todo lo demás

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
JackRackham
Mensajes: 3137
Registrado: Sab May 26, 2007 11:00 pm
Ubicación: madrid, madrid
Contactar:

Mensaje por JackRackham » Jue Dic 10, 2009 1:17 pm

Lenka escribió:Exacto, tú y quizá muchos más. Pero no creo que eso nos dé cancha para pensar que "todos" se prPero es que es el mismo mecanismo que hace que se sienta mal el niño gordo, el bajito, el del parche en el ojo, el torpe, el tímido, el de gafas, el que lleva ortodoncia o la primera niña de la clase a la que le sale pecho.

Ostras. Menos lo del pecho, las tuve todas!
Y a la vez!
:lol: :lol: :lol: :lol: :lol:
mille millions de mille sabords!

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Jue Dic 10, 2009 1:27 pm

Es que la del pecho fui yo, prima. :evil: Y pensar que entonces me parecían gigantescas y monstruosas!!!! :lol: Lo que hace la perspectiva!!!!!
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
Costillo
Mensajes: 2053
Registrado: Lun Feb 12, 2007 12:00 am
Ubicación: Sevilla

Mensaje por Costillo » Jue Dic 10, 2009 8:42 pm

Pues yo con el pecho no tuve ningún problema, fijate tu.
Cuando hay intención de condenar, siempre terminan apareciendo pruebas.<br>http://picasaweb.google.es/juan.povedan ... ovedano<br>

Avatar de Usuario
Quercus
Mensajes: 729
Registrado: Mar Jun 19, 2007 11:00 pm

Mensaje por Quercus » Sab Dic 12, 2009 10:08 pm

Estaba yo "flipando" un poco por la red y me encontré con un blog que me hizo mucha gracia. Como esta entrada en concreto hablaba sobre educación, sobre todo una educación muy parecida a la que recibí yo, me apeteciá compartirla con vosotros.

Yo me reí un montón. Algún día os contaré mi "hostia a tiempo"



La hostia a tiempo.
Ahora pegar a los hijos está muy mal visto. Pero hubo una época de libertad en la que las playas de este país estaban llenas de madres que, cubo en mano, podían perseguir a sus hijos para azotarles o lanzarles el cubo si el niño corría más. Nadie se escandalizaba. Porque antes era universalmente aceptado que el hombre es bueno por naturaleza, pero los niños son unos hijos de puta.

No seré yo quien diga que hay que pegar a los niños. Pero sí que diré que son proyectos de persona que todavía no pueden pensar con claridad... y que una hostia ayuda a aclararles las ideas. Es lo que se conoce como la hostia a tiempo.

La hostia a tiempo, si está bien dada, es decir, cuando toca, es el mejor método pedagógico. El niño entiende el motivo y agradece la hostia. Una hostia se puede dar siempre, pero una hostia a tiempo está necesariamente ligada a un período temporal concreto: la del desarrollo del niño. Pero no en cualquier momento de su desarrollo, sino justo en ese momento en el que empieza a aflorar su gilipollez.

Veamos un ejemplo práctico y real. Mi hostia a tiempo.

Contaba yo con cuatro/cinco años. Como fui una niña muy espabilada (mi madre –persona objetiva en todo lo que a mí se refiere- asegura que a los nueve meses ya me levantaba, me apoyaba a la pared y bailaba; y, que a los tres años, cuando mi hermano me decía “fea” yo entraba en crisis de identidad profunda que iban del pataleo a los raciocinios de “lo que importa es el interior”) desarrollé mi gilipollez también de forma bastante prematura. Pero eso mi madre no podía saberlo.

Hasta que un día, le dijo a su responsabilísima hija:

- “Vigila la olla que está en el fuego, que voy un momento al baño”.

Mi trabajo consistía exactamente en eso: en mirar la olla desde lejos y asegurarme que no pasara nada. ¿Qué le puede pasar a una olla? Nada, son objetos inanimados, pero supongo que es aquello de que el fuego da desconfianza... que basta que no estés mirando para que entre un gato por el balcón, le de un golpe a la olla, se derrame el contenido... y queme al gato, no sé. No es una gran trama, pero puede suceder. Así que me quedé vigilando esa olla. Pero a los diez segundos ya vi que aquello era lo más aburrido del mundo y pensé: “dale tú la vidilla que no tiene, tonta... venga, mujer, que a ti te va eso del humor...”.

Y sí, sí. Empecé a gritar como una loca que la cocina estaba ardiendo. Mis gritos de pánico fueron tan realistas que lograron el objetivo inicial: que se lo tragara mi madre. Pero el hecho de jugar con la integridad de su casa y la vida de su hija, que ella imaginaba envuelta en llamas, alteraron el desarrollo y el final de la broma: mi madre salió como una loca del baño, gritando, golpeándose contra la puerta y la pared, llegó a la cocina, vio que no pasaba nada y, sin vacilar un momento y aprovechando la inercia de la carrera, me dio una hostia que me tuvo girando sobre mi propio eje hasta el día de mi comunión.

La verdad es que cuando la vi golpeándose contra la puerta ya pensé que aquello no podía acabar bien... que muy difícilmente nos reiríamos las dos y se lo contaríamos a toda la familia como “anécdota del día”. Pero gracias a esa hostia a tiempo entendí que había sido tan gilipollas de hacer creer a mi madre que la casa se estaba quemando, con su hija dentro. Las neuronas se me alinearon. Lloré, pero no era un ataque: lloraba porque me daba cuenta de lo imbécil que había sido y me daba vergüenza; porque no tenía justificación posible.

No recuerdo qué pasó luego, si me gritó, si me ignoró o si me castigó. Quizá sea porque el impacto acabó con alguna función cerebral. Pero no me importa. Me lo merecía. Y también me extirpó parte de la gilipollez (he hecho otras imbecilidades, desde luego, pero nunca más hacer creer a mi madre que uno de sus hijos se moría... son muy sensibles al respecto).

Ese mismo día comprendí que la frontera entre el humor y el mal gusto es extremadamente delgada. Y, en mi trabajo, nunca, jamás, me han vuelto a dar una clase tan magistral como esa.


(dicho con lágrimas en los ojos y con una música así como de cosa importante) ¡GRACIAS, MAMÁ, POR MI HOSTIA A TIEMPO!

Madres, padres, denle a sus hijos. Si realmente esa hostia es una hostia a tiempo, no los denunciarán: se lo agradecerán. Como mucho, dieciocho años más tarde, lo contarán en su blog. Pero cuando lo lean los de Protección al Menor, ya habrá prescrito.


Publicado por Júlia en 12:52 5 apreciaciones


:lol: :lol: :lol: :lol:

Por si la SGAE, esto lo saqué de aquí:

http://fanfarrias.blogspot.com/search?u ... -results=7

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6241
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Sab Dic 12, 2009 10:14 pm

Fale, de acuerdo. Y me repito, o me cito: ¿por que sólo a los niños? ¿No tenéis ganas nosecuántas veces al día de darle una hostia a algún adulto cretino y que se comporte? :evil: ¿Por qué al jefe, al empleado, al cliente o al cónyuge no se les puede aplicar la teoría de "la hostia a tiempo"? :evil:

Me temo que el hecho de que los niños no suelan ser capaces de devolverte la hostia es una muy buena repuesta a mi pregunta :roll: .
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
Quercus
Mensajes: 729
Registrado: Mar Jun 19, 2007 11:00 pm

Mensaje por Quercus » Sab Dic 12, 2009 10:32 pm

Por si no había quedado claro, que no sé..., el post es de risa.

Hiláis tan fino últimamente...que, por si acaso :?

A ver si alguien va a contar el chiste del niño de las galletas, el que no tenía manos y le vamos a demandar o a afearle la conducta por reirse de los discapacitados físicos...

Avatar de Usuario
Kaken
Mensajes: 1496
Registrado: Mar Mar 08, 2005 12:00 am
Ubicación: SEVILLA

Mensaje por Kaken » Sab Dic 12, 2009 10:44 pm

Algún día os contaré mi "hostia a tiempo"

Que la cueennnte, que la cueeente¡¡¡ :)

Y sí, el artículo tiene su gracia y su moraleja, pero estoy con Curioso en su última observación.

Avatar de Usuario
Costillo
Mensajes: 2053
Registrado: Lun Feb 12, 2007 12:00 am
Ubicación: Sevilla

Mensaje por Costillo » Sab Dic 12, 2009 10:55 pm

Las hostias sempre las dan los poderosos a los débiles, a los que no se pueden defender.
Cuando hay intención de condenar, siempre terminan apareciendo pruebas.<br>http://picasaweb.google.es/juan.povedan ... ovedano<br>

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6241
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Sab Dic 12, 2009 11:12 pm

Quercus escribió:Por si no había quedado claro, que no sé..., el post es de risa.

Hiláis tan fino últimamente...que, por si acaso :?

A ver si alguien va a contar el chiste del niño de las galletas, el que no tenía manos y le vamos a demandar o a afearle la conducta por reirse de los discapacitados físicos...


Quercus, mi observación iba dirigida al autor o autora del post azulito que tú amablemente pones a nuestra disposición... Como decía Heinrich Niemand 8) , cualquier teoría por estúpida que sea ha sido defendida alguna vez por alguien (o algo asín). Y la de la "hostia a tiempo" es un ejemplo cojonudo.
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Sab Dic 12, 2009 11:21 pm

A mí me parece sensacional. Me he partido de risa recordando alguna de las que yo me llevé a tiempo. Ya lo creo. Y también recordando algunas profundamente injustas, seguramente derivadas de un mal momento de mi madre, un cabreo, una frustración, un problema serio que la desbordaba. Aquellas sentaba peor, resquemaban más. Pero también te enseñaban algo: que los mayores no eran perfectos, que no lo sabían todo, que se equivocaban, que no eran dios, que la vida no era siempre justa. Así que tampoco las doy por malas.

Jamás me he sentido maltratada, y me consta que cada torta que me llevé (sobre todo las dos o tres que fueron arbitrarias) le dolieron más a mi vieja que a mí. Con creces. No conozco a ningún padre orgulloso de sus galletas. Ni siquiera de las más "justificables". Todos admiten que fue un error por su parte, una pérdida de control. Es cierto. No es necesario hacer apología de la hostia como método educativo. Para nada. Pero yo tampoco la demonizaría. Desde luego que es un fallo, que no son formas, que es un fracaso de quien la arrea. Sí. Y no es coherente con una educación en el respeto, el diálogo y todo eso. Verdad. Pero también es cierto que el mundo es lo que es. Y que todos nos las podemos ver de colorines en el momento menos pensado. El día que mi madre me dejó el pandero fucsia porque yo pegué a mi hermano pequeño, me enseñó que pegar duele y que siempre hay alguien más grande dispuesto a darte. Y si podía hacerlo mi madre, que me quería, como para andar haciendo el abusón a cualquiera. Y el día (los múltiples días!) que me vi delante de adolescentes colocaos que me levantaban el puño descubrí que la hostia te sale sola, que a veces no se razona ni con los de diecisiete y que tonterías las justas. Que a dialogante no me gana ni dios, pero como me pongas la mano encima te como el alma. Yo de poner la otra mejilla paso.

No es la mejor política, soy consciente. Es dejarte llevar por el descontrol. Aunque dentro de un orden. A nadie con dos desos de frente se le ocurre matar moscas a cañonazos. Pero hay formas hasta de perder las formas. Yo no le perdí el respeto a mi madre cuando me arreó. Y, curiosamente, en el curro devolver alguna hostia me sirvió para ganarme ese respeto. Lamentable, pero cierto.

Yo me he reído, Quercus. La tipa lo cuenta genial, la verdad. :lol:
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
Quercus
Mensajes: 729
Registrado: Mar Jun 19, 2007 11:00 pm

Mensaje por Quercus » Sab Dic 12, 2009 11:22 pm

Lo mejor de este mundo es reirse, que a veces nos tomamos muy en serio todos, hombre :D

Avatar de Usuario
Costillo
Mensajes: 2053
Registrado: Lun Feb 12, 2007 12:00 am
Ubicación: Sevilla

Mensaje por Costillo » Sab Dic 12, 2009 11:28 pm

Yo también me he llevado hostias de todos los colores, algunas justas y la mayoría injustas, porque era un niño mucho más gilipollas que la gilipollez media de los niños: era un santito, que es de las pocas cosas que un buen niño no debe ser.

Adoro el recuerdo de mis padres, aunque me hayan pegado, y quiero a muchos familiares y amigos que pegan a sus hijos. No lo demonizo. Pero tampoco lo veo el mejor método. Siempre lo considero un fracaso.

Yo también me he reido Quercus.
Cuando hay intención de condenar, siempre terminan apareciendo pruebas.<br>http://picasaweb.google.es/juan.povedan ... ovedano<br>

Avatar de Usuario
Quercus
Mensajes: 729
Registrado: Mar Jun 19, 2007 11:00 pm

Mensaje por Quercus » Dom Dic 13, 2009 12:21 am

Kaken escribió:Algún día os contaré mi "hostia a tiempo"

Que la cueennnte, que la cueeente¡¡¡ :)

.


Bueno yo no tengo tanta gracia como la chica del blog, pero resumiendo, mi acto de gilipollez infantil fue esconderme ,y el de cabronez infantil, el hacerlo durante tanto, tanto tiempo,que mi madre llegó a creer que me había caído por la ventana, estabamos en un 7ºpiso,(mi madre siempre tan positva...).

Cuando empecé a notar el tembor en la voz de mi madre,intuí que aquello se me iba de las manos y que "alomejor" no le estaba haciendo mucha gracia la broma, intenté salir riéndome como si nada hubiera pasado.
Mi segundo acto de gilipollez, huir hacia adelante y cuando me pidió explicaciones de mis actos, me puse chulita, en plan "y a mi qué", el segundo " y a mi q.." plaf, plaf, fueron dos, del derecho y del revés, como el punto de cruz, por asustar y por contestar.
Para esto era muy ambidiestra mi madre, si le hubiera dao por jugar al tenis como a Nadal...

Ahora ya no me escondo nunca :lol: :lol:

Chulita sí, en eso sigo igual :lol: :lol: no aprendí :lol:

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Dom Dic 13, 2009 12:27 am

Ostras, esa se parece a la de mi primo el mayor. Era literalmente un enano de dos años (sólo que se parecía un poco al Demian ese) y tuvo la genial idea de sacar a su hermana (bebé) de la cuna y meterse con ella en el armario, pero abriendo antes la ventana. Mi tía, que por entonces tenía 21 tiernos años, entró en la habitación, vio la ventana abierta y ni rastro de niños. Se cayó sentada al suelo y no se atrevía a asomarse. Por lo visto sólo temblaba y decía: "ay dioooos míooooooo!!!!" El nene salió del armario chillando: "BUUUUUUUUUUU, mami, mira a la Nini!!!!" (La Nini estaba tan pancha durmiendo en el armario) Creo que la reacción de mi tía fue pegar un chillido, arrearle una torta al crío, luego abrazarle, luego abrazar a la Nini, luego arrearle al crío otra torta, después abrazarle otra vez pa consolarle y así se tiró un rato, todo esto llorando cual magdalena. :lol:
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
Costillo
Mensajes: 2053
Registrado: Lun Feb 12, 2007 12:00 am
Ubicación: Sevilla

Mensaje por Costillo » Dom Dic 13, 2009 12:29 am

Del derecho y del revés. Las hay peores. Menos mal que no le dió por una volea. :D
Cuando hay intención de condenar, siempre terminan apareciendo pruebas.<br>http://picasaweb.google.es/juan.povedan ... ovedano<br>

Avatar de Usuario
nexus6
Mensajes: 6532
Registrado: Mar Sep 30, 2008 11:00 pm

Mensaje por nexus6 » Dom Dic 13, 2009 12:24 pm

El País.com

REPORTAJE
El tabú es el placer
La educación sexual se centra en los riesgos y la reproducción - Hablar de sexo incomoda a muchos docentes - Faltan formación y apoyos
SUSANA PÉREZ DE PABLOS 13/12/2009

La educación sexual es obligatoria sobre el papel. El de la ley orgánica vigente (LOE). Pero no acaba de llegar a los alumnos. Y mucho menos de forma amplia y organizada desde que tienen la edad adecuada para empezar a explicarles tanto lo que le va a pasar a su cuerpo (la menstruación, la eyaculación...) y los riesgos que pueden correr con el sexo sin una buena información (embarazos no deseados, enfermedades...) como las posibilidades de placer que puede darles solos o acompañados. El temario mínimo de la ESO contempla estas explicaciones pero los expertos que trabajan en estos temas (sexólogos, psicólogos, médicos...) coinciden en que, en la mayoría de los casos, esta educación se liquida en unas cuantas charlas, por lo general, a los 15 años, y que son pocos los profesores que hablan de ello en las materias en las que debería enseñarse.

Pocas voces se oyen ya en contra de que se imparta educación sexual en los colegios -como se hace prácticamente en todos los países de nuestro entorno- pero sigue habiendo miedo de algunos padres a este tema. Miedo al adoctrinamiento. Algo de lo que los que sí enseñan estos temas en las aulas huyen. Dicen que se debe explicar a los estudiantes todo lo relacionado con su cuerpo y lo que pueden hacer con él, para que luego sean ellos los que escojan. También los padres en casa. La información es compatible con todos los valores. A partir de esas explicaciones, los padres pueden comentar a sus hijos sus propios valores, sean los que sean, para que los tengan en cuenta a la hora de tomar sus decisiones.

La iniciativa de hacer hincapié en este tema en la nueva ley del aborto -a propuesta sobre todo de ERC e IU/ICV- es vista con buenos ojos por prácticamente todos los colectivos. Lo vislumbran como una oportunidad para concienciar más sobre la necesidad de impulsar la educación sexual y para revisar lo que no está funcionando.

Sin embargo, los colectivos que trabajan este tema siguen considerando impreciso el texto, que aprobará el Pleno del Congreso la semana próxima para pasarlo al Senado. La mayoría pide que se especifiquen las materias y horarios en los que debe enseñarse, los contenidos concretos, la formación de los profesores en todos los centros (públicos, concertados y privados) y que incluya una partida presupuestaria para llevarlo a cabo.

Lo que más se explica en los colegios e institutos es todo lo relacionado con los riesgos y la reproducción, lo cual, lógicamente, tiene su parte positiva, pero también negativa. El tabú se centra en la explicación de todo lo que tenga que ver con el placer (la masturbación, el coito, el erotismo, los juegos sexuales...). A muchos profesores les incomoda tener que hablar de estos temas, no se sienten preparados o les resulta violento hacerlo a alumnos a los que luego tienen que tratar todo el curso.

La mayoría de los especialistas propone que estos contenidos se repartan entre diversas materias de forma más organizada y obligatoria, con un tiempo específico organizado para ello a lo largo de toda la educación y que se proporcione formación específica a los docentes de cada centro que se vayan a ocupar de estas enseñanzas.

"Por debajo de los 12 años, el papel de los padres es muy importante, pero cuando los hijos entran en la adolescencia, los progenitores pasar a estar en otra posición y no son la fuente fundamental de información, según dicen los estudios, y también el sentido común", explica la presidenta de la Federación de Planificación Familiar, Isabel Serrano. "Por eso, la mayoría de los padres, que son muy sensatos y conscientes de que sus hijos reciben mucha información insegura, están encantados de que haya una interrelación en esta educación entre las escuelas y las familias".

¿En qué consiste la educación sexual? Éste es el primer interrogante que plantean muchas familias. No lo saben, porque no lo han preguntado o porque no se les ha explicado. Otros muchos sí lo saben, como explican los expertos que organizan encuentros informativos con padres. Responde Carlos de la Cruz, director de Máster de Sexología de la Universidad Camilo José Cela, que lleva además 20 años dando charlas de este tema. "Es enseñar a los alumnos a conocerse, lo que es la reproducción y el placer; a aceptarse a sí mismos como hombres y mujeres y también al otro. Pero aprender a tener una erótica satisfactoria no significa que se les diga lo que tienen que hacer. Una cosa es explicar lo que es la masturbación o el coito y otra decirles que lo tienen que hacer. A lo que se les enseña es a tomar sus propias decisiones".

De la Cruz añade un interesante apunte: "La educación sexual buena es compatible con los centros públicos, privados católicos, privados laicos... con cualquier ideología, porque no aporta doctrina sino exclusivamente información. No es sólo explicar lo que se hace entre genitales, es educar para evitar el sexismo, a aprender a expresar las emociones, a relajar el cuerpo...".

"Es obligación del Gobierno garantizar que todos los alumnos salgan de la educación obligatoria sabiendo estos mínimos", advierte este especialista. "Habría que ver cómo se puede complementar el trabajo de profesionales externos a los centros con el de los profesores y empezar a contar estos temas cuando sea el momento, es absurdo contarles a los 15 años lo que es la menstruación y la eyaculación".

Este profesional da charlas en los colegios e institutos de Leganés (públicos, concertados y privados). Las organiza el Ayuntamiento de la localidad, son cuatro sesiones en 6º de primaria y 3º de ESO, también en numerosos centros católicos, de acuerdo con la dirección y las asociaciones de padres.

Pero, cuando se aborda este tema, a menudo, se evitan algunas cuestiones. Por lo general, en muchas escuelas se dan charlas específicas generalmente en la ESO, pero no a lo largo de los diferentes cursos, cuando su momento de desarrollo físico y emocional lo requiera. Y, aún así, sigue habiendo un tema tabú: el placer. "La mera palabra chirría. Todo lo que tenga que ver con él se evita en muchos casos. Chirría a algunos sectores de la Iglesia católica, que considera que esta educación compete a la familia, y hablar de él sigue removiendo a una parte de la sociedad española", señala Carlos de la Cruz.

Es más fácil para los profesores hablar de reproducción, embarazos y enfermedades. Lo que sitúa la visión del sexo a los ojos del alumno en un enfoque negativo, de prevención, de riesgos, de peligro. Y se olvida de contarles las posibilidades que tiene. Es más fácil hacer una educación sexual que intenta evitar riesgos, abusos, embarazos no deseados, comportamientos sexistas..., coinciden los expertos. Pero con esto se da a los chavales la sensación de que la sexualidad es un peligro, cuando se les debería contar también que pueden aprender las posibilidades de disfrutar de su sexualidad, se decida luego a hacerlo o no. Entre los temas tabú relacionados con el placer los expertos apuntan, por ejemplo, el orgasmo, la masturbación, la primera vez, los besos y caricias corporales, los gustos y las fantasías eróticas... Es más sencillo de aceptar para muchas personas un enfoque ético o biológico del tema. Pero, si se limita a eso la educación sexual se queda coja, y los chavales crecen con multitud de interrogantes sin responder, al menos fuera del variado universo de Internet, es decir, con rigor y desde la escuela.

Otro aspecto en el que insisten los expertos es, como pasa en toda la educación, en la importancia de establecer una comunicación fluida con los hijos sobre este tema. De dejarles claro que cuentan con sus padres si quieren preguntar algo, lo que no quiere decir que tengan que contarles sus relaciones, como tampoco lo hacen éstos. No se trata de eso. "No hace falta decirles la palabra vagina o pene para hablar con ellos de sexo", ilustra De la Cruz, "si además en familia ya se comentan muchísimas cosas que tienen que ver con el deseo sin caer en la cuenta de ello". "Se hace al hablar del tipo de mujer u hombre que les gusta, al manifestar si les gusta una actriz o un modelo que están viendo en la televisión, al comentar sus gustos, por ejemplo, por determinado tipo de mujeres u hombres...".

"Hay que enseñar al joven a valerse por sí mismo, a conocer su cuerpo y los riesgos. Y no hay que olvidar", advierte Isabel Serrano, "que hay chavales que van a sufrir en ese camino, por problemas con su orientación sexual y también que vivimos en una sociedad con comportamientos sexuales dispares, con inmigrantes procedentes de muchas culturas y con diferentes puntos de vista sobre este tema". También están los discapacitados. La nueva ley llama a atender la educación sexual a este colectivo, otro avance.

"De los países de nuestro entorno, somos de los pocos en los que no hay un marco claro de educación sexual que la haga obligatoria para todos los niños", opina Isabel Serrano. Y menciona como referencia el informe La educación sexual en Europa, realizado por diversos organismos (entre ellos, la OMS) sobre 26 países. "Es necesario que se establezcan unos mínimos de educación sexual para todas las etapas educativas y para toda España, abrir un proceso de debate para que se pacten -los horarios, el reparto de contenidos por edades y la formación que necesitan los educadores- entre todas las comunidades y los sectores implicados", propone la presidenta de la Federación de Planificación Familiar.

Lo cierto es que la educación sexual está contemplada ya como obligatoria en la LOE, como recuerda la portavoz de Educación del PSOE en el Congreso y responsable de Educación en la Ejecutiva socialista, Cándida Martínez. Sin embargo, esta portavoz dice que "otra cosa es que sea importante que con la nueva ley del aborto aparezca reforzada toda la educación sexual y afectiva. Es un acierto". "Además, que aparezca en el texto pactado con diversos grupos es un avance para que se reconozca la relevancia que debemos darle a estas cuestiones. Es evidente que no hay mejor prevención que la educación. Y quizás a partir de aquí se podría hacer un seguimiento serio de cómo se están impartiendo estos contenidos, cómo están llegando a los alumnos, respetando la libertad de las competencias educativas de todos".

De acuerdo con la letra de la ley, se debería enseñar, por un lado, de forma transversal (es decir, metida en contenidos que tengan que ver con estos temas como los de Conocimiento del Medio, Biología o Educación Física) y, por otro, en forma de temas específicos en el real decreto que regula las enseñanzas mínimas de primaria y, de una forma más concreta en el de la ESO.

Pero esto es sobre el papel de la ley. En la práctica, la mayoría de los profesionales que trabajan temas de educación sexual dicen que no acaba de funcionar este sistema.

"La parte buena de la noticia de que se vaya a incluir en la nueva ley del aborto es que a través de la prevención de riesgos se puede lograr ya de una vez que se comprenda la importancia de la educación sexual. La parte mala es que esté focalizada en la prevención", señala uno de los principales expertos en este tipo de educación, el catedrático de Psicología de la Sexualidad en la Universidad de Salamanca, Félix López.

"Es obligatorio impartirla pero no se hace. La ley obliga a hacerlo pero no garantiza que se haga. El problema básico es que hay que dar formación a los profesores de los centros, a algunos, no necesariamente a todos y liberarles algunas horas de clase para que se hagan cargo de estas enseñanzas en su centro o de coordinarlas". Este catedrático también opina que como asignatura transversal no ha funcionado. Y pone el ejemplo de Canadá. "Allí tienen un área de bienestar y calidad de vida, al que le dedican una hora semanal. Es sólo una muestra de lo que se puede hacer y de lo que hacen otros países. Y en España la ley debería incluir, aparte de un plan de formación para educadores, recursos económicos para llevar todo esto a cabo".

Félix López dice que lo más viable hoy por hoy sería que se repartieran los contenidos entre un tiempo de tutoría (sobre el desarrollo de la persona y el afecto, por ejemplo), las asignaturas de Ética y Educación para la Ciudadanía (los valores, las relaciones...) y la de Biología (la anatomía y fisiología...).

"Todo el mundo reconoce que el actual sistema ha sido un fracaso, la transversalidad no está funcionando. Y esta educación no se puede dejar sólo, como se hace en la práctica, en unas charlas sobre embarazo, métodos anticonceptivos, sida, el uso de los tampones o la higiene genital... esto es sólo una pequeñísima parte", insiste Isabel Serrano.

"Hay que involucrar a toda la comunidad escolar (padres, profesores y jóvenes) en este tema para que sea una realidad". A la presidenta de la Federación de Planificación Familiar, que es ginecóloga y tiene mucha experiencia en el trabajo con jóvenes, le parece "estupendo" que la nueva ley del aborto haga hincapié en este tema. Y critica a los que se oponen a que se enseñe en los colegios: "Es absurdo pensar que la gente puede llegar a tener una sexualidad saludable y que se vaya a lograr reducir las tasas de aborto sin tomarnos en serio la educación sexual". "Hay sectores obsesionados con el sexo", señala, "que han hecho un baluarte ideológico de este puritanismo, que les lleva a oponerse a que se enseñe en los colegios. Aunque son colectivos pequeños, aún hay gente que cree que con esta educación se va a promover que sus hijos tengan relaciones sexuales sin querer. Hay mucha información, pero no educación. Y pensar que los padres se pueden manejar solos en esto es un error".

Esta experta resume los tres objetivos básicos que habría que lograr: "Dar información segura (bien distinguida de la lluvia que les llega a los jóvenes por todas partes), ayudarles a desarrollar habilidades para incorporar la sexualidad como un elemento de su vida y fomentar actitudes positivas y valores relacionados con la sexualidad, basados en el respeto y en que la toma de decisiones corresponde a cada persona". También cree que es fundamental lograr un mayor apoyo al profesorado.
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.Es hora de morir

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6241
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Dom Dic 13, 2009 2:43 pm

:lol: :lol: :lol: :lol: :lol: :lol:

Yo no me escondí, como Quercus; escondí las inyecciones que con pavorosa regularidad nos venía a pinchar el practicante a casa. Si algún día me llevan al garrote vil me asaltará una sensación de dejà vu que tendrá mucho que ver con aquellas horribles inyecciones: las horas en capilla; el verdugo (practicante) que llega; el maletín negro con el garrote (la jeringa de cristal); el ritual de montar el patíbulo (la jeringa esterilizándose en el estuche metálico sobre un hornillo de alcohol); la humillación final (los pantalones bajados)....

Al final no dolía nada, pero el terror no te dejaba darte cuenta :roll: .Los que habéis nacido en la época de la medicación oral y las jeringas desechables no sabéis lo que os habéis ahorrado :cry: .

A lo que íbamos, que escondi las inyecciones detrás de un baúl y mi madre se volvió tarumba buscándolas hasta que mi cara de terror :? reveló que yo había sido el culpable, me sacó la verdad y el verdugo cumplió su triste obligación. Tampoco en casa me sirvió la excusa que poníamos en el cole cuando el maestro nos iba a zurrar: ¡¡me ponen inyecciones!! Y eso que era verdad :cry: . Como un tomate me quedó el culo.
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
quemeplace
Mensajes: 4395
Registrado: Mar Feb 08, 2005 12:00 am

Mensaje por quemeplace » Dom Dic 13, 2009 10:11 pm

Pues con lo de las inyecciones me he acordado, no ya de mi primera hostia, sino de la primera hostia que le pegué yo a mi madre :oops: (en total han sido dos, ¿eh?, y de muy, muy pequeña).

Yo tendría unos dos o tres años. Mi hermano mayor estaba malo e iba a venir el practicante a ponerle una inyección (hay que ver la de inyecciones que nos pusieron a los de nuestra generación). Aunque yo no estaba enferma, tenía miedo de que me pincharan a mí también, y le pregunté mil veces a mi madre: "¿Pero a mí no, verdad? A mí no me van a pinchar, ¿verdad?", y mi madre "Que nooooo, que a ti no". Cuando vino el practicante y terminó de pinchar a mi hermano, se volvió a mí y me dijo (de broma, claro, pero yo me lo creí): "Bueno, ahora a ti". Yo, que estaba sentada encima de mi madre, me volví toda mosqueada y le pegué el guantazo de su vida.

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Dom Dic 13, 2009 11:32 pm

Moraleja: nunca le mientas a Queme. :lol:

A mí también me pincharon de muy pequeñaja no recuerdo por qué razón. Por lo visto la primera vez lloré muchísimo nada más ver la jeringa. Mi padre, con sus habituales métodos pedagógicos, me prometió que no dolía nada e ilustró la cuestión clavándose una jeringa en plena pierna con todas las ganas. Por lo visto me quedé pasmada y accedí a que me pincharan. Nunca más tuve miedo a las agujas. :D

Respecto a la noticia que nos cuelga Nexus: es que no entiendo muy bien por qué un profe de mates o de inglés se tienen que poner a hablar de sexo con los chavales. Claro que les da corte. No les da corte a sus propios padres?? Cuanta gente tiene con sus propios hijos la confianza como pa hablar de masturbación, de placer o de las cosquillas que me entran cuando veo a mi compi de pupitre? Cuántos padres están dispuestos a sentarse de verdad con sus hijos y dejarles hablar sin tebúes ni vergüenzas, contando sus dudas y sus sentimientos? Por qué esperamos entonces que un profe interino y hasta las orejas de trabajo se enfrente a charlar de eso con treinta especímenes?? Es que ya hay profesionales de la educación sexual. Hay gente preparada para eso, gente que no se sonroja ni se anda por las ramas porque es su trabajo, gente a la que no le asusta el lenguaje directo o la manera en que los críos se quieran expresar libremente. Y la diferencia es abismal. Ya me diréis. Yo recuerdo a las monjas, sonrojadas y tartamudas de la impresión pasando de puntillas sobre el tema de los óvulos y los espermatozoides. Qué niña les habría preguntado nada?? Ninguna. Pero me recuerdo más mayor en el instituto, con educadores y educadoras jóvenes que usaban indistintamente el "pechos" o el "tetas", que hablaban tu idioma sin aspavientos y no te juzgaban preguntaras lo que preguntaras. Y ahí sí que te relajas y aprendes con confianza. Es que está mal diseñado: tendría que haber un educador sexual en todos los coles e institutos del país. Alguien que trabajara con los grupos de chavales y que estuviera diponible para sus dudas individuales. Alguien que no te impone ni te corta porque ni es tu padre (aunque eso sería lo ideal, pero seamos realistas) ni es el tío del que depende tu nota en mates y que a lo mejor te cae fatal porque "te tiene manía". Cambiarían mucho las cosas y creo que todo sería más fácil.
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6241
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Lun Dic 14, 2009 12:35 am

Queme, si lo que pasamos nosotros se lo hicieran a los niños de hoy, los practicantes y sus maletines estarían en el tribunal de Estrasburgo. Qué crueldad, qué tortura, qué espanto, ¡qué horror! :?

Y creo que no salimos especialmente traumatizados, como era de prever :roll: .
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Responder