Los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa

Para todo lo demás

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Cerrado
Avatar de Usuario
lansquenete
Mensajes: 4342
Registrado: Mié Oct 19, 2005 11:00 pm
Ubicación: Ahí al lao

Mensaje por lansquenete » Lun Mar 08, 2010 10:32 pm

Hala qué lujo, esquiando por las Ramblas. :wink:
"El grog es una mezcla secreta que lleva uno o más de lo siguiente: Queroseno, glicol propílico, acetona, ron, endulzantes artificiales, ácido sulfúrico, tinte rojo nº 2, scumm, ácido para baterías, grasa para ejes y/o pepperoni."

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6240
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Jue Mar 11, 2010 1:45 pm

Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Jue Mar 11, 2010 3:04 pm

Esa es la pregunta del millón: a qué puñetas se dedican los servicios sociales y hacia dónde puñetas están mirando cuando pasan cosas como estas? Y lo digo precisamente como curranta de dicho gremio. Puede dormir la gente sabiendo que no han visto o no han querido ver cómo un pedazo de escoria violaba a sus hijas durante 25 años? Me encantaría poder echar la culpa a la falta de recursos en Servicios Sociales (que existe, desde luego), pero me temo que el problema es más gordo. Claro que, desconozco cómo funcionan las cosas en Inglaterra, así que no puedo hablar mucho. Sé cuál es el problema aquí, y quizá no tenga nada que ver. Lo que parece claro es que por allí tampoco funcionan las cosas, precisamente.
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6240
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Jue Mar 11, 2010 10:09 pm

Don Miguel Delibes está muy muy grave; su familia espera lo peor en horas o días :cry:

http://www.elpais.com/articulo/cultura/ ... ucul_7/Tes
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Vie Mar 12, 2010 2:09 am

Ay, madre. El cariño que le cogí yo a este señor cuando tuve que leer "El Camino" en el instituto!!!! :cry:
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6240
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Vie Mar 12, 2010 8:02 am

Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
julito
Mensajes: 2786
Registrado: Jue Jun 08, 2006 11:00 pm
Ubicación: León alatristero

Mensaje por julito » Vie Mar 12, 2010 11:30 am

Estoy profundamente apenado.

Descanse en paz, humilde y grandísimo Miguel Delibes.
:cry:
Y pues quien le trae al lado
es hermoso, aunque sea fiero,
poderoso caballero
es don Dinero

Avatar de Usuario
juanrahig
Mensajes: 5380
Registrado: Vie Abr 15, 2005 11:00 pm
Ubicación: el sur del sur
Contactar:

Mensaje por juanrahig » Vie Mar 12, 2010 1:27 pm

Descanse en paz, la verdad es que al hombre se le cojía cariño leyendole.

Avatar de Usuario
adosinda
Mensajes: 4974
Registrado: Lun Feb 20, 2006 12:00 am

Mensaje por adosinda » Vie Mar 12, 2010 7:30 pm

Me uno a las condolencias. :cry:
-Eres todo un hombre-añadió al fin-.Capaz de alzar la voz y de matar, por supuesto. Pero también de morir...Procura recordarlo cuando hables conmigo de ciertas cosas. (pag 202. Corsarios de Levante)

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Vie Mar 12, 2010 7:45 pm

Y yo también. Triste día.

Y lo de Serrat me ha dado un gran susto y me deja inquieta :oops: :
http://www.elpais.com/articulo/cataluna ... cat_23/Tes
http://www.adn.es/cultura/20100312/NWS- ... -alta.html

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Vie Mar 12, 2010 9:12 pm

Creo que la muerte debería ser más condescendiente. No debería llevarse a los hombres sabios y buenos.

En sus palabras sentía muchas veces reflejados mis pensamientos.
No sé si tendrá algo en común con APR, pero ambos aglutinan con sus maneras de ver la vida, la mía misma. Y creo que resulta paradójico, porque la de Delibes es mucho más cándida que la de Don Arturo, la cual no lo es en absoluto. Lo mismo es que yo soy bipolar o algo.

Me siento triste, de verdad, no es sólo hablar por hablar. Sólo hay un libro que me ha hecho llorar. Y las dos veces que lo he leído. Ha sido El Camino.

Era uno de mis escritores preferidos, y ya queda su obra cerrada, conluida. Inampliable.
Qué injusto es todo. :cry:
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Avatar de Usuario
vetinari
Mensajes: 2226
Registrado: Mié Jul 25, 2007 11:00 pm
Ubicación: Al sur

Mensaje por vetinari » Sab Mar 13, 2010 8:33 pm

Me uno a las condolencias por DOn Miguel y a la preocupación por Serrat. :( :(
"...Efialtes aparecerá finalmente,
y pasarán los persas" Cavafis
"No hay quien pueda comprar el ser marino cuando estás en el mar." APR
"Freedom is just another word for nothing left to loose" Janis Joplin

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Dom Mar 14, 2010 9:16 pm

Pero qué han fumado los de las noticias en Georgia???????? :? :? :?
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
nexus6
Mensajes: 6532
Registrado: Mar Sep 30, 2008 11:00 pm

Mensaje por nexus6 » Mar Mar 16, 2010 11:10 am

El País.com

Goya y sus secuaces toman Milán
Una muestra exhibe 184 obras del pintor aragonés y de sus herederos
MIGUEL MORA - Milán - 16/03/2010

Liberal, moderno y quizá el primer reportero de la historia del arte. Su mezcla de talento, rabia, coraje y compromiso anticipó las vanguardias y la mirada contemporánea de quienes le entendieron. Picasso, Dalí, Miró, Bacon, Dix, Pollock, Saura, De Kooning...

Ése es el Francisco de Goya que ha traído a Milán la Seacex, con la colaboración de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento milanés y la Fundación Goya para festejar la presidencia española de la UE. Un Goya potente y crítico, abierto a Europa y adelantado casi 200 años a su tiempo.

El palacio real alberga hasta el 27 de junio la exposición Goya y el mundo moderno. Hay 184 obras, entre lienzos, grabados y dibujos de todos los formatos, 70 son del pintor aragonés y el resto de otros 45 artistas. Los cómplices de Goya, sus secuaces.

Los comisarios, Valeriano Bozal y Concepción Lomba, han recorrido 15 países, 62 museos y varias colecciones privadas (Abelló, Alba...) para proponer un recorrido emocionante, que pone a dialogar a Goya con los ismos a través de cinco ideas. La subjetividad, la vida cotidiana, lo grotesco, la violencia, el grito.

La subjetividad se ilustra con retratos y autorretratos. En un espacio titulado El trabajo del tiempo, conviven Carlos IV y María Luisa de Parma, y Moratín, amigo exiliado en Burdeos, viejo y macilento. Todos preceden al famoso autorretrato del Prado, expuesto junto al de Delacroix (los Uffizi), para mostrar la evolución de la representación del rostro con Jacques-Louis David, Soutine o La mujer de la mantilla de Picasso.

La vida normal, la rutina, se abre con una frase del pintor enfermo: "Para ocupar la imaginación mortificada con la consideración de mis males, me dediqué a pintar un juego de cuadros de gabinete en el que el capricho y la invención no tienen ensanches". Ahí se mezclan óleos de pequeño formato y gran pegada, como El albañil borracho o La letra con sangre entra (Museo de Zaragoza), con dibujos a lápiz, aguafuertes y grabados y obras como La lechera de Burdeos, que según Bozal anticipa a Manet. Dibujos de Victor Hugo, piezas de Grosz y Kirchner explican la influencia del genio baturro.

En lo grotesco, lo cómico, la sátira se une al absurdo. Las espléndidas series de los Desastres y los Disparates. Goya habla sin saberlo con Miró, Picasso, Klee, y la Decapitación parece adelantar los dibujos negros de Otto Dix, que a su vez parecen anunciar Auschwitz en 1924.

La violencia y la guerra. Destrucción, pasmo, terror. La crudeza de Goya y la surreal violencia del Dalí y el Picasso de la Guerra Civil, Music y Guttusso, Kokoshka, Pollock...

El grito cierra el círculo: contra la mediocridad y la frivolidad, contra la dictadura y el abuso, queda la tristeza dolida del exiliado. El ejercicio de la ciudadanía abraza la memoria universal de Fuendetodos: Millares, Saura, Jorn, Bacon, Kiefer, De Kooning, Appel...

Goya empequeñece, dialoga y a la vez define, enseña a mirar. Incluso a la Milán actual, una ciudad rica, sorda y nerviosa que construye ya la Expo 2015 mientras destruye chabolas entre proclamas de racismo. El concejal de Cultura, Massimiliano Finazzer Flory, se desmarca: "El mensaje de Goya es crucial para Milán. Trae ética y estética. Belleza y verdad. Somos una ciudad multiétnica, pero si digo eso me insultan mis colegas en el municipio".
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.Es hora de morir

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6240
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Lun Mar 22, 2010 5:24 pm

Herida por el incesto
LOLA HUETE MACHADO
EL PAÍS 21/03/2010

Así era de niña cuando todo empezó. Así es ahora. La francesa Isabelle Aubry le ha plantado cara al horror del incesto contando su experiencia. Un abuso sexual familiar que suele ocultarse.

Lo daría absolutamente todo para que cesara esta pesadilla. Esas noches inacabables son una agonía. Son una muerte. Y al día siguiente empieza de nuevo. Podría echárselo en cara a ese desgraciado que se abrocha los pantalones, pero no digo nada. Callo porque soy una niña y porque Renaud, ese hombre que me viola todas las noches y que me presta a todo aquel que me desee, es mi padre”. Quien esto cuenta es Isabelle Aubry, entonces una niña, hoy una adulta de 45 años que nos recibe en la sede de su asociación, AIVI, situada en Maisons Alfort, al sureste de París, y cuyas siglas significan Asociación Internacional de las Víctimas de Incesto. Así que sí, si leen otra vez el primer párrafo, ya lo habrán entendido. La vida de Isabelle está marcada por ese abuso que es mucho más que sexual, marca más, pues destruye desde los cimientos.

Un padre está para protegerte, no para follarte”. Esto es lo que viene a decir esta mujer de pelo oscuro, dicharachera, con rabia contenida aún hoy, tres décadas después de aquel infierno en el seno familiar. “A los nueve años hago por ignorar sus caricias inmundas. Ahora sé que ese escamoteo que hace conmigo mi memoria tiene un nombre: negación de la realidad. El incesto es lo increíble, lo inconcebible, lo imposible convertido en realidad. Es ni más ni menos que vuestro papá querido os viola una noche y al día siguiente os hace una carantoña. No queda más remedio que suicidarse u olvidar”.

Ella eligió otro camino: optó por contar. Ha publicado un libro autobiográfico titulado La primera vez tenía seis años… Se editó en Francia en 2008 y causó impacto en las ventas, 50.000 ejemplares en un año, y en la ley francesa, que se endureció incluyendo el incesto como tal en el Códido Penal. Ahora aparece en España, en Roca Editorial. Todo lo vivido desde sus seis años de mocosa preciosa hasta hoy, con su larga travesía, sus trastornos de víctima, sus preguntas sin respuesta (¿qué hace a un padre incestuoso, por qué el mío lo era?), su empeño en romper la ley del silencio y rehacer su vida, el nacimiento de su hijo o su matrimonio feliz actual, se narra en este libro escrito con poderío por la periodista Véronique Mougin. “Me reuní tres semanas con ella, y fue tremendo, lo pasé fatal”, cuenta. “Tuve que rememorar otra vez aquello. Le mostré fotos, mis diarios, hicimos entrevistas telefónicas… Ella transcribió lo hablado y lo contrastó luego con personas de mi entorno, mi abogado, mi vecina Françoise Abeille, que fue la que desveló todo al enterarse de lo que me sucedía y provocó la denuncia a mi padre”.

Y ahí están los detalles y las etapas de su vida expulsados como un vómito en cada página: “Siguiendo sus órdenes, aprendo a dar variedad a sus placeres. Lo primero, a chuparle el sexo. El asco me provoca arcadas…”. “A los 14 años soy una adolescente dividida en dos mitades, una está muerta y la otra sólo sueña en vivir a fondo”. “Al volver a casa de madrugada, tras las orgías, está cansado y nuestras relaciones son menos frecuentes. Soy yo, pues, quien lo empuja a ellas cuando no ocurren por iniciativa suya… La peor pesadilla es acostarme con mi padre… antes diez tíos que él”. Y así.

Y no es sólo lo que Isabelle sufre, sino lo que los demás no aprecian, no quieren ver u oír. “¿Mi madre? Ah, mientras escribía el libro, Véronique me pedía: ‘Por favor, dime algo para dotar de vida a tu madre, darle sentido’. Y yo no tenía nada, ni detalle ni gesto. Ella es el fantasma de mi primera infancia”. Tan rico, intenso y directo es su relato, que a través de él, de su historia, se podría dibujar una suerte de apuntes-retrato robot del incesto.

Uno. La víctima no suele hablar. Y eso hizo ella durante años, callar. Hasta los 14, cuando ya lo sabía todo sobre sexo, había pasado por manos de cientos de hombres y participado en mucha orgía en cama ajena. Hasta que Françoise, que sospechaba, le preguntó un día: “Isabelle, ¿tu padre hace cosas contigo?”. “Sí”, contestó ella. “Ya lo he dicho. Y el mundo no se ha hundido. Y no me he quedado muerta de repente. Pero no tardaré en morir. Cuando mi padre se entere de que he revelado nuestro secreto me matará con sus propias manos”, escribe.

Dos. El agresor es padre, tío, madre… Si ellos te quieren, será así, se vienen a decir las víctimas. “Así que me quiere mi padre, o eso creo yo. Se masturba sobre mí y me roba la infancia, pero si lo hace es porque me quiere. Así me lo dice y estoy convencida de ello”.

Tres. Incesto es una palabra oculta la mayoría de las veces y/o sustituida bajo la expresión de “abusos sexuales a menores”. Descubrir el incesto es difícil no sólo porque muchas veces no hay daño físico visible ni síntomas psicológicos diferenciados, sino porque se presenta bien enhebrado al tabú del sexo, al escándalo social, a la implicación emocional, al silencio del agresor, la victima, los familiares… Ocultación. Aislamiento. “Algo que no sucede con los abusos por parte de alguien externo; si es así, los tuyos se volcarán en protegerte…, pero si el agresor es tu pariente, entonces la víctima está completamente sola”, subraya Aubry.

Además, sobre abusos hay estadísticas. Sobre el incesto puro y duro, apenas. Se sabe que el perfil occidental de la víctima de abusos es, en el 80%, el de una niña de 6 a 15 años; el agresor, un varón (86%); se trata del padre (39%) u otro familiar (30%, ver ICEV. Revista d’Estudis de la Violència, 2008). Y que entre un 20%-25% de mujeres y un 10%-15% de hombres españoles confesaron en diversos estudios haber sufrido abusos sexuales en la infancia. “Hablamos de un problema más extendido en la sociedad de lo previamente considerado”, escribía la psicóloga Noemí Pereda, de la Universidad de Barcelona, en 2009. Aubry lo comparte. Y según la fundación canadiense Marie-Vincent, “el 90% de los incestos son ignorados”.

En el pequeño espacio para las visitas del local de AIVI tomamos café y comemos pizza, e Isabelle cuenta cómo su progenitor ejerció con ella (ejecutó, cabría decir) los tres niveles del incesto: “El primero, me usó para sí como objeto sexual; segundo, me utilizó como objeto para tener acceso a otros, para conseguir a otras mujeres, ofreciéndome a mí a cambio a sus maridos, y tercero, además me convirtió en lucrativa, me vendió directamente a otros por dinero como mercancía”.

Cuatro. Del padre protector, al padre como amenaza. Y cita, al hilo, un caso actual pendiente de la justicia con 66 inculpados: “Cambiaban a los niños y los vendían por ruedas o radios; eran moneda de cambio, es decir, que el agresor no ve al niño como su niño, sino como objeto… Yo me sentía en ese lado, y estar ahí es abominable. La percepción del otro se reduce a eso. Como algunos hombres con sus mujeres, que las creen su propiedad. Es un problema de poder, claro, un abuso de poder siempre. Como el caso Fritz, en Austria, que encerró a su hija 24 años y le hizo siete hijos…”.

Cinco. La víctima de incesto se siente culpable de lo que le sucede. “Como soy una niña encantadora, una niña tan guapa, su hija querida, soy culpable de que él me ame demasiado, de que me ame tan mal. Mi gran error es vivir”, sigue el libro. Y ahí quedan descritos los hechos, terribles; la denuncia, tan costosa; el juicio, inenarrable; las charlas con expertos, frustrantes; las relaciones familiares, rotas; las amorosas, dañadas; el psicoterapeuta que le enseñó a respetarse; su vida abocada a la prostitución en París…

Seis. Los agresores no tienen perfil psicológico común. A la pregunta: “¿Cómo pudo suceder?”, ella responde: “Mi padre era un perverso”. A la de dónde se produce el fallo, ¿en la educación, la moral…?, Isabelle dice: “Conocí bien a mis abuelos, normales, trabajadores, atentos…”. Y advierte de los mitos sobre el incestuoso. Como que es un enfermo. “La psicóloga Marie-Pierre Milcent, en Canadá, investigó este factor en agresores y concluyó que son padres igual que los demás, buenos padres, responsables, cariñosos”. Y sigue: el incestuoso no sufre de pulsiones irresistibles, no pierde el control de sí, pues el incesto se ejecuta gradualmente; no es accidental, sino planeado; y no distingue de clases sociales. “Puedo asegurarte, con las víctimas que he visto, que ocurre en todo nivel. Incluso muy alto, en políticos, y ésa es gente muy herida”. Pero, sobre todo, afirma, es inadmisible la idea del niño como provocador o consentidor, ese típico ‘algo habrá hecho’ envenenado. “No es lo mismo violación, agresión o abuso sexual que incesto porque, por la relación afectiva, el menor no se resistirá al adulto, no tiene capacidad de hacerlo y tampoco de detectar el bien o el mal en lo que le pasa, al menos hasta que crezca y sepa, si es que no lo ha borrado de su memoria por negación”.

Isabelle fue violentada por su progenitor durante dos etapas, de los 6 a los 10, y luego, en la adolescencia. Con momentos como éste, a los 12 años, cuando él decidió que era hora de desvirgarla. “…Se coloca sobre mí. Negrura infinita… No recuerdo si sentí dolor, no recuerdo si lloré. Sé que no me resistí. Igual que si me hubieran partido en dos; mi cuerpo a un lado, mi cabeza al otro. Así dejé que Renaud Aubry me asesinase en su gran lecho azul. Le obedecí porque yo era su hija y él mi padre… Y durante dos años y dos meses mi padre no se detendría”. Un sufrimiento inmenso que puede durar años sin que nadie lo aprecie o intervenga y actúa como una red de arrastre, todo lo arrasa. “Únicamente un 20% o un 30% de las víctimas de abuso sexual infantil permanecerían estables emocionalmente tras esta experiencia”, concluía la psicóloga Pereda.

Siete. Es imprescindible romper con la familia tóxica para salir adelante. Sí, otro dolor más. La relación de Isabelle con los suyos hoy es nula. “A menudo estoy muy mal. No tengo raíces, ni familia, porque los he arrancado de mi vida para protegerme, pero el luto que llevo por mi madre es atroz... Cada día hago un esfuerzo para borrar este vínculo, este amor que siento por ella”, escribe. Y le ha quedado como herencia una gran inestabilidad emocional, un trastorno bipolar, etapas de manía y depresión que la llevan a tratamiento y psicoterapia continua. “Mi ansiedad, mis miedos rondan ahí…”. ¿Y su padre? Fue juzgado y condenado a seis años, pero apenas cumplió la mitad; luego se casó, rehízo su vida. “Nunca me pidió perdón”. Él día que murió, en 2004, ella descorchó una botella de champán y brindó.

“He necesitado mucho tiempo para limpiarme y aun así me siento sucia”. Quizá por eso al leer el manuscrito del libro la primera vez montó en cólera: “No podía dar crédito a la imagen que se daba de mí misma… Entré en shock y lloré”. Pero lo asumió. Y cambió cosas: “Corregí expresiones, no me gusta llamar puta a una mujer, aunque se prostituya, es degradante”. Isabelle renació hace 35 años cuando habló por vez primera con otras víctimas: “Fue una revelación”. Por eso creó AIVI. Para hablar. Para poner palabras justas al asunto concreto. “Concedámonos la palabra” es su lema. En AIVI orientan, redirigen a afectados a psicólogos, juristas, centros… Y sensibilizan, proponen campañas, medidas de prevención. “Todas ellas pasan por una: información. Los niños deben saber; los profesionales también, y estar formados para detectarlo. Sabemos más ahora sobre violencia doméstica y pedófilos, pero nada sobre el peligro que pueden llegar a representar algunas personas cercanas”.

Y proponen estudios, sondeos científicos, rastrean lo que hay fuera: “Prácticamente nada en Europa; algo en Canadá y EE UU. Queremos datos, porque sin datos, ¿cómo actuar?”. Isabelle hasta anduvo tras Sarkozy para darle detalles tipo: “Mire usted, que en EE UU publican las consecuencias crónicas del incesto en la salud… Y con esos datos se consigue financiación para prevención, porque míreme a mí, en terapia, improductiva, cuesto dinero público… Si hubiera sido atendida de pequeña y separada de mi familia, hoy no sería así...”. Sarkozy no la recibió, pero la nombró Mujer del Año 2007. “Seguiré tras él”, se ríe. Y enseña los folletos de los congresos de AIVI en 2008 y 2009, Atender a las víctimas o Ser padre después del incesto, donde trataron su repercusión en la vida conyugal, qué sucede al tener hijos –ese miedo de toda víctima a acabar convertida en agresor– o si existe transmisión generacional. Buenas preguntas para un terreno minado. Romper el silencio será el lema de este 2010.

Hoy la vida de Isabelle está, con altibajos, en orden. “Dentro de un orden”, matiza. “Tengo un marido y un hijo adorables, y no estoy mejor ni peor que hace una década, sino diferente. Digamos que soy optimista realista, y que tengo motivaciones egoístas, sí: la asociación y esta lucha me permiten seguir, y la fuerza me la dan esos niños que… Mira, imagina una clase de una escuela, cualquiera… Te aseguro que en ella hay menores que están sufriendo ahora mismo este problema. Muchos. Y muchos callarán”. Cuántos, nadie lo sabe a ciencia cierta.

8O :cry: :evil:
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Lun Mar 22, 2010 7:21 pm

Es un tema absolutamente devastador, y sí, pasa mucho más de lo que nos gustaría creer. Precisamente por lo abominable que nos resulta tendemos a no ahondar en ello. Se esconde de puro espantoso. Nadie quiere creerlo ni mencionarlo. En eso pecamos todos, y es un error, porque son las víctimas las que lo pagan. De verdad que está pasando mucho, muchísimo. Y, es más, lo más increíble es que se está consintiendo de muchas maneras. Que haya tantas madres y tantos familiares mirando a otro lado es increíble. Que haya hombres capaces de aceptar el pago de una deuda o un regalo de un amigo consistente en dormir con una criatura es repugnante. Pero los hay, y muchos. Que el tema se banalice y se convierta en algo incluso festivo, divertido y erótico y se siga dando cancha a tanto rollo enfermizo Lolita, tanta bromita tierna sobre la sobrinita guapa y tanto chistecito sobre que si a una chavala le llegan los pies al suelo al sentarse ya se la puede uno tirar siempre me ha parecido sencillamente increíble. Hay cosas sobre las que no se debería bromear, sin más.

Pero no es ninguna broma, hay muchísimos pederastas y muchísimos abusos dentro de las familias. Cuando investigas el asunto y consigues que la gente hable, aunque sea un poco, te quedas literalmente hecho polvo. Antes pensaba que eran casos aislados, excepciones, atrocidades raras cometidas por peña muy concreta y muy mal de la cabeza. Y con el tiempo no me quedo otra que admitir que, en realidad, rara (por excepcional) es la mujer (sobre varones sé bastante menos, así que no me atrevo a pronunciarme) que no ha recibido algún tipo de abuso sexual en alguna etapa de su vida. Esto lo tengo claro. A nivel íntimo, a nivel de conversación privada con gente cercana resulta que los casos son mayoría aplastante. Un familiar, un amigo del padre, un vecino del barrio, un profesor. Es absolutamente cierto, pasa y no es minoritario, al contrario. No sé por qué ocurre, dónde está el fallo ni cómo arreglarlo, pero sí sé que pasa constantemente, por desgracia.

Gracias, Curioso.
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
Kaken
Mensajes: 1496
Registrado: Mar Mar 08, 2005 12:00 am
Ubicación: SEVILLA

Mensaje por Kaken » Mar Mar 23, 2010 12:03 am

Impresionante documento, Curioso.
Me quedo con la frase: ese miedo de toda víctima a acabar convertida en agresor.

Porque eso sí que acaba limitando la vida (aparte de tooodo lo demás, es la guinda envenenada), el terrible temor a convertirte en el monstruo de lo que más amas, tus hijos.

Las cifras que se dan a mi me parecen muy pequeñas en base a lo estudiado hace años sobre el tema y a mi experiencia. Como Lenka, estoy absolutamente convencida de que hay mucho más abuso del que se nos cuenta.

Yo, que por no trabajar fuera y por varios cambios de ciudad no he tratado con mucha gente, conozco de primera mano a siete, siete personas que me contaron su experiencia. Todos ellos amigos y amigas, de diferentes edades y entornos, de duración puntual o de meses, con mayor o menor agresión sexual y todos con el denominador común del abuso de confianza. O por parte de hermanos o profesores o del director de la guardería.

Que el parentesco es un plus, no me cabe duda, pero no hay mucha diferencia en realidad en cuanto a los efectos del abuso sobre un niño, la base en todo caso es el abuso de confianza, el engaño y/o la amenaza, la coacción.

Uno de los casos que conocí se produjo por parte de un cerdo que se masturbaba sin que la niña (de unos 4 años) se diera cuenta cuando previamente el la había convencido de que se bajara la ropa. Lo peor de este caso es que la niña se lo contó a su madre y esta no la creyó. Es más, lo hablaba delante de ella con sus amigas para resaltar lo confiable y digno que era aquél señor al que la loca de la hija acusaba de tales rarezas.
A eso me refiero, no hay más dolor en el incesto, todo abuso sexual infantil es un crimen en si mismo que se puede adornar de todo tipo de formas de hacer daño de por vida.

Uno de los niños abusados que conocí, pasó la mayor parte de su vida convencido de que después de lo que le pasó jamás podría tener hijos.
Hay tantas formas de sufrimiento que genera esto....

En dos casos que conozco que fueron comunicados a la madre, no se hizo nada. Uno es el que os he comentado más arriba. en el otro caso, se trataba de un vecino que" cuidaba" a ratos de una niña mientras la madre hacía recados, Esta, al saberlo, lo único que hizo es no dejar más a la niña allí, pero sin darle importancia.

Lo que os comento tiene nombre y apellidos, y me duele infinito, pero más me duele saber que todos los días nos cruzamos con niños abusados y que no lo sabemos ni podemos hacer nada.[/b]

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Mar Mar 23, 2010 12:55 am

A eso me refería. Sin entrar en datos oficiales ni estadísticas cualquiera puede hacerse una idea de la cantidad de casos que hay. Así a bote pronto y sin pensar demasiado a mí me vienen a la cabeza unos quince casos de personas de mi entorno que han sufrido algún tipo de abuso siendo menores. Se dice pronto.

Pero en una cosa sí que matizaría, Kaken. Desde luego cualquier abuso es demoledor para quien lo sufre, pero el incesto me parece peor sin duda. Puede que los efectos parezcan los mismos, pero no creo que lo sean en realidad. Si a un niño le manosea un vecino, o un desconocido que le aborda en el parque no cabe duda de que será traumático para él (seguramente de por vida) pero al menos será alguien a quien podrá odiar, temer o profesar asco y rencor sin remordimientos. Cuando el que te viola es tu padre, tu hermano, tu abuelo, alguien que tenía toda tu confianza y tu afecto, la cosa debe ser mucho peor, imagino. Mucho peor por la devastación emocional, por la culpa, porque te ha hecho daño no alguien que pasaba por allí, sino alguien que por puro instinto debería haber hecho todo lo contrario: protegerte de cualquier mal. Alguien que, en condiciones normales, debería sentir ansias asesinas ante quien dañara a su hijo.

Es que ahí se te mina todo, la confianza, la autoestima, la afectividad, absolutamente todo. Cómo puede una persona mantener el equilibrio emocional, o establecer relaciones afectivas normales y sanas cuando quien más debió cuidarle le destrozó la vida? Cómo puede una mujer, por ejemplo, confiar en un hombre "de la calle", sentirse cómoda con él, mantener una relación íntima, cuando "el primer hombre de su vida" le hizo tanto daño?? Desde luego que abusar de un menor es siempre atroz, pero creo que deja mucha más huella el que ocurra dentro de casa. Un niño abusado es un niño hecho trizas, desde luego, pero yo no dejo de pensar que un "me violó un vecino cabrón" no es tan demoledor como un "me violó el cabrón de mi padre".
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
MacVamp
Mensajes: 383
Registrado: Vie Ago 31, 2007 11:00 pm
Ubicación: Casi diez años en Valencia, a partir de 2011, México D.F.
Contactar:

Mensaje por MacVamp » Mar Mar 23, 2010 11:30 am

Mensaje enviado a otro hilo.
Última edición por MacVamp el Mar Mar 23, 2010 5:41 pm, editado 1 vez en total.
"Ama a los mortales, pues, y sigue viviendo como lo has hecho, temerariamente, con apetencia por todo y amor por todo, pero llegará el momento en que sólo podrá salvarte el amor de los que son de tu estirpe". A. R.

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6240
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Mar Mar 23, 2010 5:04 pm

Este artículo fue publicado el domingo en El País y no me importa reconocer que me jodió el domingo. Pero es que ayer lunes, y entended que no dé detalles, estuve hablando con la madre de una chica cuyo padre abusó de ella durante años. Insisto, no puedo dar detalles, pero tras ver la derrota en aquella pobre madre y oír el estado de ruina psicológina de esa pobre niña mi inconmovible oposición a la pena de muerte basándose en que YO nunca le daría a la manivela del garrote o al émbolo de la jeringuilla se tambaleó por completo. Os juro que que hubiera girado la manivela y luego me hubiera tomado una copa. Me vencieron la tristeza y la impotencia, y así sigo.
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Cerrado