Siglo de Oro - "Juegos Bizantinos"

Relatos, poemas, fotos, blogs, partidas de rol y otras creaciones de los miembros del foro

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Cerrado
Avatar de Usuario
Targul
Mensajes: 785
Registrado: Jue Mar 03, 2005 12:00 am
Ubicación: Granada

Mensaje por Targul » Vie Jul 29, 2005 11:58 pm

Aclaración: Throx hizo una tirada exitosa de "Ratear" que me comunicó por privado.

Avatar de Usuario
Quevedo
Mensajes: 39
Registrado: Mié Jul 20, 2005 11:00 pm

Mensaje por Quevedo » Sab Jul 30, 2005 10:22 am

[Diego de Lorca]

- Voto a tal que es usted tan bella como dura de pelar, así que no me voy a andar con rodeos -le dije a la tabernera-. Si le interesa un trabajo sencillo para una mujer "curtida a palos" como vos, y bien pagado, tal vez mi presencia no le resulte tan desagradable al fin y al cabo. Es una ocupación sutil, nada de barriobajerías, no se vaya usted a pensar.

La cara de la tabernera me mostró que pese a que en lides amorosas no tenía el más mínimo interés, el terreno pisado por el poderoso caballero don dinero, ya era harina de otro costal.

- Así que si esto le acomoda más que mis poemas -continué- acérquese en diez minutos por aquella mesa de la esquina.. aquella que ahora ocupa la mujer solitaria. Cuando hable con ella, si gusta, podremos hablar los tres.

Entonces, cuando iba a atravesar la habitación hacia la mesa de la tusona, me percaté de que mi compañero de expedición empezaba a ponerse nervioso... le habían robado, según parecía... y por la cincha de mi caballo, que yo sabía quién había sido el responsable .... y además.... eso podría solucionar parte de mi problema de reclutamiento.

Atravesé entonces la habitación hacia la mesa donde estaba mi buen amigo Miguel Molero... el cual esperaba según parecía, una respuesta por parte de la tusona. Me acerqué por detrás, y le di una palmada en la espalda.

-Santo y seña -le dije bromeando-.

Miguel se dio la vuelta y me sonrió con claro alborozo.. pero sin apenas darle tiempo a hablar, le dije:

-Amigo, ¿vos no conocereis al raterillo aquel que lo observa todo apartado del resto, por casualidad?... sin duda apostaría mi mano derecha a que fue él quien acaba de robarnos algo "bastante" importante para nuestra empresa, en la que sin duda vos encajais.. Hay dinero en juego... dinero y cabezas. Si le conoceis... decidle que también podría haber currele para él, en esta y en futuras historias, siempre y cuando colabore... pero ya sabeis,... debe devolver lo rapiñado, o ni vos ni yo veremos un napo en todo esto.

Miguel me miró con cara contrariada... esperaba a que la tusona le respondiera a algo, y a la vez se disponía a responderme a mí... juego a tres bandas, del que yo esperaba ansioso su pronto desenlace.....

Avatar de Usuario
Throx
Mensajes: 83
Registrado: Jue Abr 28, 2005 11:00 pm

Mensaje por Throx » Sab Jul 30, 2005 11:06 am

Desde el muro sobre el cual estaba recostado, observaba a través de la ventana de la taberna como uno de los hombres que entraron, no el que amablemente me había cedido sus bienes, se acercaba a mi amigo Miguel. Por el nerviosismo de uno de los señoritos supuse que mi trabajillo no habí sido todo lo fino que debía haber sido, pero Miguel parecía conocer al interlocutor.

Pese a que no le prestaba mucha atención supuse que yo era el tema de conversación, y más poruqe yo también estaba a la vista desde la taberna. Yo no quería meter en problemas a Miguel porque no sabía en lo que andaba metido, pero tampoco me iba a entregar por voluntad propia, así que continué observando lo que sucedía...

Avatar de Usuario
Targul
Mensajes: 785
Registrado: Jue Mar 03, 2005 12:00 am
Ubicación: Granada

Mensaje por Targul » Sab Jul 30, 2005 11:30 am

Por petición de las mentadas, tomo con pnjs (personajes de juego) a Soledad y a Rodrigo de Lozoya (este durante los fines de semana), a fin de que la partida no se quede atorada en los períodos vacacionales.

_______________________

[Soledad de la Rosa]

Sentada mientras comía pan y queso, un hombre especialmente rudo y desagradable se me acerca para soltarme una de esas frases antológicas que me hacen reir. Tampoco tenía ganas ni cuerpo de consentir y dejar que me pagara unas monedas para comulgar y quedarse satisfecho cual niño con melindre.

-Vaya- dije, sarcástica- Parece que se ha escapado un oso de Somosierra. Id mejor a una mancebía dos calles más abajo, si eso es lo que quiere vuesa merced.

En ese momento noto como el fortachón se pone inquieto por una cuestión de robo, y uno de los que entró, un guapito pisaverde, le habla aparte, con lo que vuelvo a comer, más tranquila. La chica de la taberna me mira, y el tabernero parece inquieto con tanto movimiento sospechoso de los recién llegados. Suspiro, masticando un pedazo de pan, y me abstraigo en mis pensamientos.

[Rodrigo de Lozoya]

Sin comerlo ni beberlo, uno de los recién llegados se ha sentado a mi izquierda y nos ha propuesto un trabajo. Le miró de hito en hito. Parece un tipo fiero y no habla falsedades, asi que hago la pregunta de rigor:

-Me interesaría, pero debo conocer algunos detalles más del trabajo para saber si me acomoda del todo o no. ¿Seríais tan amable de facilitármelos?

Avatar de Usuario
Lauridssen
Mensajes: 23
Registrado: Jue Jul 21, 2005 11:00 pm

Mensaje por Lauridssen » Sab Jul 30, 2005 11:59 am

-Miguel Molero "el oso"-


Al escuchar el comentario de la fulana, no pude controlar mi risa
-jajaja, en cuanto a la mancebía, ahora mismo vengo de allí...muchas hembras me han de dar guerra para quedarme lleno, jajaja
En ese mismo instante mi teatral amigo Diego de Lorca, me comento un asuntillo relacionado con mi pequeño amigo Manuelillo de Antequera; algo de un pequeño hurto a uno de sus acompañantes...
Después de hechar un viztazo a la situación y recordando las palabras de mi a migo Diego, "un trabajo o encargo estaba de por medio", le comenté la situación a mi amigo comediante:
-Diego sería incapaz de quitarle a un niño el dinero ganado con la picarezca y habilidad de sus manos, mas si ambos tenemos en cuenta que son tiempos dificiles, pero hablando de trabajo que hacer podemos llegar a un acuerdo; dile a tu amigo pecuniario que mi persona cobrará un poco mas por el trabajo, pues soy de extraordinaria pericia y valía (cobrar por adelantado el trabajo y una cantidad extra al término del mismo), miré a manuelillo nuevamente y esperé la respuesta de Diego

Avatar de Usuario
Quevedo
Mensajes: 39
Registrado: Mié Jul 20, 2005 11:00 pm

Mensaje por Quevedo » Sab Jul 30, 2005 12:16 pm

[Diego de Lorca]

Mi amigo Miguel no era tonto precisamente, pero a fin de cuentas.. ¿quién no intentaba cada minuto de su vida sacar algo de ella?... no le culpaba.

-A ver Miguel.. no me torees que somos amigos desde que en nuestras caras solo había pecas y granos.... y ahora lo que empiezan a verse son arrugas.... -le dije-. Si arreglas el asunto del robo, habrá trabajo para tí y para el chico.. trabajo bien pagado. La soldada es la que es, ni más ni menos, pero podría arreglarte a tí que cobraras por adelantado (cosa poco común) y que el crío, aparte del pago, pueda rapiñar todo lo que pueda de cierto lugar que ya comentaré a su debido tiempo. Además, tu siempre podrás rapiñar de los muertos lo que buenamente puedas.. eso ya sería cosa tuya.

Vi cómo Miguel miraba al crío y no pude evitar girar también la cabeza hacia el mismo punto. La cara de Manolillo rebosaba picardía y espectación. Luego, volviéndome hacia mi amigo, le agarré del hombro para decirle algo en un tono mucho más secreto y confidencial:

-Amigo, escucha... este trabajo no es una higa, que tomarse a rechifla...hay gente tan importante metida en esto, que más nos vale a todos que salga bien. Todo lo que no sea hacer el trabajo y cobrarlo sin más, puede ponernos una toledana en el cuello... o algo peor. Te lo digo como amigo, tu y yo siempre nos apañamos para quedar en paz... eso es lo de menos.

Miguel me miró con cara pensativa, y una vez había dejado a la tusona de lado, se dispuso a responder...

Avatar de Usuario
juanrahig
Mensajes: 5380
Registrado: Vie Abr 15, 2005 11:00 pm
Ubicación: el sur del sur
Contactar:

Mensaje por juanrahig » Sab Jul 30, 2005 12:49 pm

Ramón Zarate ( perdon por el retraso)

Allí estaba yo, con una buena mano de cartas por primera vez en mucho tiempo y un par de tipos a los que no conocia de nada a los que poder desplumar en un pard e rondas cuando mi maldita mala suerte hizo que la partida se viera interrumpida.
Dos tipos entraron por la puerta e inmediatamente supe que no terminaria la partida
Al primer tipo, un tipo atractivo y con buenos modales , no lo habia visto en la vida, pero el otro olia a aguacil a varios kilometros.
Nunca he sido muy amigo de la ley y el orden, pero mucho menos desde que deje cojo a aquel tipo en el callejón la otra noche, y bueno, lo mejor sera pasar desapercibido mientras esta presente el aguacil., pienso mientras suelto los naipes en la mesa y me respaldo en la silla observando la situación.
Escucho atentamente y pienso que tal vez me venga bien el trabajo que ofrecen, si pagan bien a nadie le amarga un dulce, y si la cosa no acaba bien, bueno peor de lo que estoy no creo que quede.
Apuro de un trago mi jarra y espero sentado a ver que dicen los otros.
Última edición por juanrahig el Sab Jul 30, 2005 12:53 pm, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Lauridssen
Mensajes: 23
Registrado: Jue Jul 21, 2005 11:00 pm

Mensaje por Lauridssen » Sab Jul 30, 2005 12:50 pm

-Miguel Molero, "el oso de somosierra", jajaja

mi conversación con diego Proseguía:

-Mi buen camarada Diego, Si estos señores nos pueden seguir dando buenos empleos en el futuro, convendrá quedar bien con ellos y hacerles un buen trabajo, pardiez, de todas formas con las jarras de vino que te he sacado puedo darme por pagada la soldada extraordinaria, jajaja
Hablaré con el chico, es majo, seguro que ve ciertas ventajas en devolver la bolsa y ganar contactos con gentes de cierta calidad.

Despues de vaciar de un trago la jarra de vino, más de la mitad cayó en mi pecho lobo, pues era poco hablador y mas hombre de acción...a buen seguro que a mi buen Diego de lorca no se le hubiera derramado ni una gota, jajaja
Me dirigí a mi chabacano Manuelillo, como yo solía llamarle, el estaba situado entre la puerta y la calle muy atento a cualquier movimiento del comediante, después de asegurarme que nadie nos escuchaba y mi bolsa seguía estando, pardiez, hable con Manuel...

-Manuel, alma de díos, (le dije mientras mostraba una amplia sonrisa, como aprobando su ultima fechoría), los hombres que acaban de entrar nos ofrecen un trabajito y muchos más si este sale bien...también te ofrecen una casita que aligerar si devuelves la bolsa; no conviene morder a la mano que nos va a dar de comer, eh, pequeño amigo...

Renglón seguido volví a entrar en la taberna, heche un rápido viztazo a la situación y me senté en la mesa en la que me aguardaba mi sincero amigo Diego de Lorca con dos jarras de vino, que como casi siempre pagaría el...jajaja

Avatar de Usuario
Quevedo
Mensajes: 39
Registrado: Mié Jul 20, 2005 11:00 pm

Mensaje por Quevedo » Sab Jul 30, 2005 1:29 pm

[Diego de Lorca]

Una vez dejé el asunto del zagalo en manos de mi buen amigo Miguel, y tras regresar este a la mesa donde estaba, le hice un gesto de que aguardara y me dirigí a la mesa donde aquella bellísima tusona me esperaba.

- ¿Puedo sentarme y complacerme con su compañía?-le dije a la mujer, que me miraba medio extrañada, medio desconfiada-.

Al no decir nada (el que calla, otorga, dicen) me senté frente a ella.

-No puedo evitar sorprenderme de ver a una mujer tan bella en estos lares.. sea de la condición que sea, pero seguro que lo que le vengo a proponer, le complacerá -mientras hablaba, me esmeraba en mostrarle sonrisas insinuantes y miradas seductoras, pero sin entrar en nada explícito)- hasta la más bella flor puede resultar venenosa....

Su mirada seguía seria y fría, y vive Dios que me gustaría saber lo que estaba pasando por aquella preciosa cabeza...

-La cosa pues, necesitará contar con sus mejores habilidades seductoras, pero a buen seguro que la cosa estará bien pagada... todo depende de si le interesa lo suficiente como para que siga hablando, o por el contrario, prefiere que haga mutis por el foro y la deje con sus pensamientos...

En ese momento, parecía que despegaba los labios para responder... yo, estaba espectante....

(Tirada de seducción: 50)

Avatar de Usuario
Throx
Mensajes: 83
Registrado: Jue Abr 28, 2005 11:00 pm

Mensaje por Throx » Sab Jul 30, 2005 2:23 pm

La cosa no sonaba mal, y si había salido de la boca de Miguel, tenía que ser fiable. La verdad esque se me pasó por la cabeza largarme con mi dinerillo, pero ya había conseguido suficiente con el encargo del tabernero y esto me "aseguraba" comer en el futuro.

Volví a entrar en la taberna y me dirigí hacia Miguel. Casualmente justo cuando estaba a su lado estba pegando un trago de vino, junto a su amigo el pisaverde y, como no, acabé remojado en vino. Miguel me miró y se rió, de nuevo me agarró por el hombro y me preguntó si me había decidido.

Planté la dichosa bolsita sobre la mesa de un golpe y dije: "nunca he tenido problema en apañarmelas en una casita, ¿pero que hay sobre ese trabajillo?"-mientras miraba al señorito.

Avatar de Usuario
Targul
Mensajes: 785
Registrado: Jue Mar 03, 2005 12:00 am
Ubicación: Granada

Mensaje por Targul » Sab Jul 30, 2005 2:31 pm

La tirada de Diego entra dentro de su marjen de seducción (60%), a su vez, por las característiscas del personaje de LaLebrijana, una mujer experta en esas lides, efectué una tirada de Espíritu (ESPx5), saliendo 98, pifia bastante grave, por lo cual la seducción surte efecto.

[Soledad de la Rosa]

El caballero que la había interrumpido parecía un experto galán. Había algo en él que le gustaba, quizá ese arrojo comedido de actuar pero contando con su negativa, sin nada de prepotencia. Sea como fuere, era razonablemente guapo e iba bien vestido. Hacía bastantes dias que no había "trabajado" en ese sentido y a nadie le amarga un dulce.

-Por la parte que toca al trabajo, me interesa, asi que si sois tan honrado me podéis especificar de que se trata para aceptar o no -le miró a él como solo una mujer sabe mirar en ciertas ocasiones- En cuanto a lo de vuestra merced, me haríais mucha merced acompañándome a mi casa, pues es de noche y hay peligro para una dama como yo.

En ese momento, un zagal interrumpió, preguntándole algo al caballerete. Me callé y dejé que hablaran de lo suyo.

Avatar de Usuario
Quevedo
Mensajes: 39
Registrado: Mié Jul 20, 2005 11:00 pm

Mensaje por Quevedo » Sab Jul 30, 2005 2:43 pm

[Diego de Lorca]

Mientras la mujer me hablaba (muy mal se tenía que dar la noche para no terminar removiendo sábanas), me interrumpió el pillo preguntándome por el trabajo.

- Me alegra que te interese, hijo... pero para entrar en el negocio que nos ocupa, antes debes devolver lo hurtado. Luego, te aseguro que la cosa será provechosa para tí. Soy buen amigo de Miguel, así que no te engaño en lo que digo. Ve a devolver los dineros y luego espérame junto a Molero.. luego te daré detalles.

Volviendo la mirada a la dama, me dispuse a resolver sus dudas:

-Con mucho gusto la acompañaré a su casa... cierto es que la noche no es lugar para una doncella del calado de vos... tan bella.. tan luminosa....

Antes de proponer nada, dirigí mi mirada a la tabernera... ya habían pasado los diez minutos, así que aguardé un rato esperando si a Celia (como la habían llamado los parroquianos) le acomodaba o no, la propuesta que le había hecho antes, y si se acercaba o no a nuestra mesa.

Avatar de Usuario
Throx
Mensajes: 83
Registrado: Jue Abr 28, 2005 11:00 pm

Mensaje por Throx » Sab Jul 30, 2005 3:12 pm

Me acerqué al tipo al que le tomé prestada la bolsita y dándole unos toquecitos le dije: "disculpe, creo que se le ha caido esto". Él, enfadado y con razón co gió la bolsa y la ató de nuevo a su cinto de mala gana.

"Espero no estar metiéndome en nada gordo" pensé mientras pululaba por allí esperando a que me avisaran de algo

Avatar de Usuario
quemeplace
Mensajes: 4395
Registrado: Mar Feb 08, 2005 12:00 am

Mensaje por quemeplace » Dom Jul 31, 2005 8:44 am

(Celia Robles)

Mi intuición no me había fallado y, tras darle aquel desplante al caballero, tomó otro rumbo su interés y me habló de un posible encargo. Me pidió que me acercara a su mesa en pasar un rato, cuando hubiera hablado con la señora del mantón. Yo no dije nada, pero creo que mi sonrisa bastó para mostrar mi agrado.

En cuanto se marchó el caballero, mi tío, que nos había estado observando con gesto torcido, se acercó a mí:

-¿Qué quería ese lindo?
-Todavía no lo sé.
-Pues, por las miradas que os ha echado, yo no tendría duda.
-Hay algo más.
-Espero que no vuelvas a meterte en líos. Esto no me gusta.

Observaba, nervioso, todo cuanto acontecía en la taberna. Ahora, el señor estaba hablando con el grandullón de la partida de cartas. Muchos encargos parecían tener estos tipos, y voto a Dios que no estaban actuando con la discrección que tales menesteres requerían.

-Eso, mi querido tío, no es asunto vuestro.
-Allá vos dónde os metéis, pero la taberna sí es asunto mío, y estos individuos no traen nada bueno.
-Para mí probablemente sí. Os ruego que dejéis de preocuparos.

Mi tío se encogió de hombros y se alejó, secándose las manos en un trapo. Había entre nosotros una especie de pacto no hablado. Yo ya tenía recursos para abandonarlo, pero seguía a su lado, y lo ayudaba, aparte de hacerle compañía. Él me daba ciertas libertades y toleraba mis misteriosas desapariciones. Por otro lado, él tampoco era trigo limpio, y un par de palabras mías a la justicia podrían ponerlo en dificultades, así es que no le quedaba otra que callar.

Entre tanto, el señor, cuyo nombre todavía desconocía, había estado hablando con el grandullón y con Manolillo. Ahora estaba sentado junto a la señora. Cuando me pareció oportuno, me acerqué.

-Aquí me tiene vuestra merced.

Avatar de Usuario
Viriato
Mensajes: 29
Registrado: Jue Jul 21, 2005 11:00 pm
Ubicación: Cartagena, España

Mensaje por Viriato » Dom Jul 31, 2005 12:12 pm

[Don Luis Martínez]

Por supuesto, dentro de dos días pasará un correo por la posta de alcorcón con una escolta de unos cinco o seis hombres, por supuesto, armados. Y necesitamos hacernos con cualquier tipo de informacion, ya sea carta o postal, que porten.

En cuanto a los escoltas no importa si los matamos o no, lo que surja.

Avatar de Usuario
Dhwilinel
Mensajes: 526
Registrado: Mié Mar 02, 2005 12:00 am
Ubicación: Madrid

Mensaje por Dhwilinel » Lun Ago 01, 2005 8:42 am

[Rodrido de Lozoya "el maltés"]
Gracias caballero por su respuesta, aún así sería grato que ampliara la información, sobre todo en lo referente a los beneficios, no vaya a ser que aquí mi compañero de juego y yo, nos metamos en una empresa de la que solo saquemos problemas futuros y no una buena recompensa, no quisiera yo manchar mi nombre por algo que no merezca la pena.
¿Qué opinais vos señor....?

Avatar de Usuario
Targul
Mensajes: 785
Registrado: Jue Mar 03, 2005 12:00 am
Ubicación: Granada

Mensaje por Targul » Lun Ago 01, 2005 1:47 pm

Imagen

Posta de Alcorcón, 3 de abril de 1621

Don Hernando de Narváez llevaba cabalgando desde hacía más dias de los que podía recordar. Ancha es Castilla, o eso decía el dicho, y en verdad el camino habia sido largo y fragoso desde que salió de Sevilla, a solas. No era lo suyo ir cargado con un pajuncio o lacayuelo que entorpeciera aún más el viaje, aunque a veces, en la soledad de la noche, y especialmente cuando no paraba en fonda o posada, echaba de menos alguien con quien poder hablar.

Por suerte, ya faltaba poco para llegar, apesar de haber tenido que dar un buen rodeo por Alcorcón, enterado de que unos leñadores habían cortado accidentalmente el camino real durante al menos un par de días. Sea como fuere, estaba allí, embozado en la capa y calentándose las manos con una escudilla de puchero mientras el mozo herraba su caballo. Afuera era mediodía, y calculó que si cabalgaba durante el resto del día podía llegar al siguiente a la capital y dormir en un sitio decente. Suspiró, cansado, comiendo despaciosamente.

Después de aquesto, ajustó la silla, palmeó el cuello tenso y cálido del corcel y montó de nuevo, pagando religiosamente al empleado, perdiéndose de nuevo por el camino. No habría pasado ni media tarde cuando llegó a la altura de un viejo caserío o finca donde se veía trasiego de personas. Poco después, un ruido a su espalda le alertó. Entre los árboles, al otro lado del camino, alguien parecía estar acechando.
Última edición por Targul el Lun Ago 01, 2005 2:59 pm, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Viriato
Mensajes: 29
Registrado: Jue Jul 21, 2005 11:00 pm
Ubicación: Cartagena, España

Mensaje por Viriato » Lun Ago 01, 2005 2:06 pm

[Don Luis de Martínez, Alias Viriato]

-A cada uno se os pagará diez escudos de oro, pero esos no serán los únicos beneficios que recibáis, si no que también obtendréis la satisfacción moral de servir a vuestro Rey y a España, que está en tan delicado momento.

Avatar de Usuario
Alixa
Mensajes: 732
Registrado: Sab Abr 23, 2005 11:00 pm
Ubicación: Sevilla

Mensaje por Alixa » Lun Ago 01, 2005 9:26 pm

(Don Hernando Narváez, el Jerezano)

Al escuchar aquel ruido, sin desmontar del animal, me paré en medio del camino. Tantas jornadas de viaje para acabar así, asesinado lejos de mi hogar y mi familia, ya veía a mis futuros nietos sin abuelo. Coloqué bien las riendas de mi caballo volviéndome lenta y silenciosamente. Si han de matarme, pensé, al menos veré la cara de mi asaltante. Y allí entre los árboles pude distinguir un sombrero de cazador y un arma de fuego. Encomendé mi alma al santísimo, un último recuerdo para mi Isabel. Me disponía a enfrentar mi destino, no sin luchar, cuando de repente del caserío cercano….

Avatar de Usuario
Targul
Mensajes: 785
Registrado: Jue Mar 03, 2005 12:00 am
Ubicación: Granada

Mensaje por Targul » Lun Ago 01, 2005 10:02 pm

Efectivamente, se trataba de una emboscada. Procedentes del cercano caserío, dos hombres armados con pistolas amartilladas y un jinete se encontraban ya en sus barbas. Gente astuta y silenciosa, a bien seguro.

Mientras los de las pistolas y el del arcabuz le apuntaban, el jinete se acercó. Era un hombre de aspecto flaco, curtido y fiero, con poderosos brazos y una gran cicatriz que le aclaraba el ojo izquierdo y terminaba en la barbilla. Le faltaba la oreja de ese lado, castigo dado a los malechores por la justicia. Don Hernando hubiera deseado que los que ajusticiaran a aquel sujeto, cuyo pelo largo, negro, sucio y rizado, el pañuelo que llevaba anudado a la frente bajo el chambrego de ajada ala, aro de oro en la oreja sana y gruesa espada de conchas, al modo de las usadas en batalla, hubieran sido los cuadrilleros de la Santa Hermandad, para no habérsele topado.

-Me llaman Enriquez el Tuerto- dijo el sujeto con voz agria y ronca- Y tente por preso.

Sin mediar más palabra, el cazador se había acercado a él y, sin percatarse, descargó varios culatazos en su cabeza hasta que se le hizo la noche en los ojos. Despertó, dolorido, desarmado, aturdido y atado en el suelo de una habitación cerrada. Le costó acostumbrarse a la penumbra, pero vio la inconfundible silueta de una puerta y la luz macilenta de una vela colándose por las junturas. Después de todo, estaba vivo.
Última edición por Targul el Mar Ago 02, 2005 11:21 am, editado 1 vez en total.

Cerrado