'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Películas, series, cómics y otros materiales basados en las obras de Pérez-Reverte

Moderators: Targul, Mithrand, Moderadores

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Fri Nov 10, 2017 11:02 am

'Oro': Díaz Yanes mete a los conquistadores en el corazón de las tinieblas
Sergio Ariza Lázaro - fotogramas.es - 10/11/2017

Agustín Díaz Yanes ha vuelto a la dirección, tras un parón de nueve años, con una película basada en un relato inédito de Arturo Pérez-Reverte, cuyo espíritu sobrevuela todo su metraje, siendo una historia con esos personajes que tanto le gustan al autor de 'Alatriste', gente tosca y desencantada, peones de un Imperio mal gobernado en el que la hidalguía y la infamia se mezclan continuamente. Es una película irregular en la que Díaz Yanes ha convertido la extraordinaria historia de los conquistadores en las junglas tropicales en una especie de Vietnam español con varias referencias a la enorme 'Apocalypse Now'.

El tono es claramente de 'western' crepuscular, con 'Grupo salvaje' o 'Sin perdón' en mente, aquí quien más quien menos es un hijo de puta, pero dentro de estos también hay rangos y gente con códigos muy distintos unos a otros. Es una historia, y unos personajes, cien por cien Reverte. Se nota el trabajo de documentación con las crónicas de Indias y aquel libro de referencia que fue 'La aventura equinoccial de Lope de Aguirre', de Ramón J. Sender, que también sirvió de base para otras dos películas, 'Aguirre, la cólera de Dios', de Werner Herzog, y 'El Dorado' de Carlos Saura. Pero Díaz Yanes no ha seguido mucho a estas y ha buscado su propia mirada, basándose en ese descenso al horror, ese viaje a las profundidades del infierno que propuso Coppola en 'Apocalypse Now', su particular revisión de 'El corazón de las tinieblas' de Conrad, llevándose la historia a Vietnam. Lo malo es que la comparación visual es evidente y 'Oro' no la resiste, toda la secuencia de Juan Diego parece robada de la fantasmagórica aparición de Dennis Hopper en la primera, llegando a vestirle igual. No hay la misma profundidad, aunque sí mucha violencia y horror.

También las une ser historias contadas por una voz en off, aquí el escribano real interpretado por Andrés Gertrúdix, pero en 'Oro' queda como un pegote que no ayuda a juntar el relato, pareciendo más bien una serie de escenas inconexas que, por momentos, terminan siendo repetitivas. Algo a lo que no ayuda que la jungla siempre parezca igual. En general es una película mucho menos intensa y con menos ritmo que la de Coppola. Los actores están correctos, aunque en muchas ocasiones luchan con unos personajes demasiado arquetípicos. Es una pena lo desaprovechado que está Juan Diego, pero el cuarteto protagonista, compuesto por Raúl Arévalo, Óscar Jaenada, Bárbara Lennie y José Coronado cumple sin muchas estridencias.

Pero la película también tiene sus puntos fuertes, su historia y sus personajes tienen una clara denominación de origen, siendo una especie de Alatristes en las Indias, que sirven para retratar perfectamente las miserias de los españoles. Las historias de Pérez-Reverte siempre siguen las mismas máximas, cosas como que no hay nada más español que pegarse con otro español o esa sentencia que ya aparecía en el Cid que decía que "¡Qué buen vasallo sería si tuviese buen señor!". Aquí sus protagonistas siguen siendo duros de pelar cuando se juntan, lo que es menor parte de las veces, siempre vencidos por el afán por conseguir fama y fortuna, y, sobre todo, por ese cainismo tan apegado a nuestra naturaleza.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Fri Nov 10, 2017 11:05 am

'Oro': El tesoro del Amazonas
Agustín Díaz Yanes - fotogramas.es - 20/10/2017

[Cuenta el productor Enrique López Lavigne que "la conquista de América fue nuestro western y también nuestro Vietnam", hablando sobre el film que ha unido su camino al del realizador Agustín Díaz Yanes. El director de 'Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto' (1995) llevaba nueve años sin firmar una película, después de 'Sólo quiero caminar' (2008). Ahora vuelve con una aventura fronteriza, que nos lleva hasta el siglo XVI para seguir los pasos de una expedición española que busca una supuesta Ciudad de Oro en medio de la selva amazónica. Basado en un relato inédito de Arturo Pérez-Reverte, 'Oro' cuenta con uno de los elencos más potentes del cine español reciente: Arévalo, Coronado, Lennie, Jaenada, Castillo, Gertrúdix, Dechent, Ballesta, Callejo, Diego... apellidos de campanillas para un film adusto y violento, sudoroso y alegórico, en el que caben idealismos, traiciones, cinismo y asesinatos en el nombre del rey y de Dios. Agustín Díaz Yanes nos escribe sobre sus instantes clave.]

La foto emblemática de 'Oro'. Con ella empezó a visualizarse la película. Dos actores, dos generaciones y un mismo objetivo: darlo todo en cada toma. De Raúl poco puede decirse que no se sepa: es muy inteligente, magnético y un cineasta completo, de los pies a la cabeza. Tiene mirada, voz y movimientos elegantes. Es muy grande, y lo será aún más. Y de José Coronado, ¿qué voy a decir? En 'Oro', cogió su personaje y lo transformó en hombre de carne y hueso. Lo engrandeció y me/nos lo sirvió en bandeja. Profesional y seductor, trabajar con él fue un placer. Puso su experiencia y su talento a mi servicio, y me enseñó muchas cosas. ¡Gracias a los dos!

La escena que en el rodaje denominamos de la raya. La que más quebraderos de cabeza me dio. Poco tiempo, muchos planos, muchos actores, y una mente confusa y difusa: la del director. Gracias a la sapiencia de Paco Femenía, de los actores y del equipo, la saqué adelante. Hay veces en un rodaje en que el director debe dar un paso atrás, poner cara de circunstancias y molestar lo menos posible. Así fue.

El triángulo de amor, pasión, celos y violencia que recorre toda la película. Pocos directores pueden sentirse tan afortunados de tener a Raúl Arévalo, Bárbara Lennie y Óscar Jaenada en una misma película. Ese fue mi caso. De Raúl ya he hablado. Óscar, como bien dice mi productor Enrique López Lavigne, es "un actor rock & roll". Impactante. La cámara le quiere, y no hace falta abrumarle con ideas y consejos. Compone su personaje y te lo muestra. Nada más... ni nada menos. Su enorme talento es lo más parecido a un buen whisky de malta: con el primer sorbo te entregas. Y Bárbara Lennie. No tengo palabras. Lo mejor de lo mejor. Todos los elogios se quedan cortos. Sin ella, nuestro 'Oro' hubiera tenido muchos menos quilates. Actúa como es.

Una representación del grupo de soldados que cruza la selva. Juanjo Ballesta. El soldado. Ha nacido para actuar. Es, como dicen los anglosajones, un natural. Y es al que mejor le sienta un casco del siglo XVI. Con una mirada, Juanjo lo cuenta todo. Juan Carlos Aduviri. Mediamano, el guía nativo. Indispensable en 'Oro'. Preciso como un reloj, gran compañero y gran actor. Tan elegante en persona como actuando. Andrés Gertrúdix da vida al cronista de la expedición, el notario de los hombres y mujeres que buscan fama y fortuna. Actor de actores, y de directores/as, no tardará en llegar también al público más amplio. Es un gran talento y una gran persona. La voz de la película. Diego París. Criado y verdugo. La vida misma en pantalla. Diferente a todos. Mezcla humor y tragedia sin esfuerzo. Una joya. Los cuatro, junto a los muy grandes Antonio Dechent, Juan Diego, José Manuel Cervino, Luis Bermejo y Anna Castillo forman el núcleo duro de Oro. Son la película.

Arturo Pérez-Reverte es un gran amigo, y, como todo el mundo sabe, un grandísimo escritor. Hace dos años escribió un relato que tituló 'Oro'. Hoy es una película que he tenido la suerte de dirigir. Aquí, como dice Borges, estamos hablando los dos, y todo el resto es literatura, como escribió, con excelente literatura, Verlaine. La misma excelente literatura que tienen las páginas de su relato.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Fri Nov 10, 2017 11:14 am

‘Oro’ y otras estampas de la historia española en el cine actual
Ignasi Franch - elsaltodiario.com - 10/11/2017

'Oro' supone el retorno de Agustín Díaz-Yanes ('Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto', 'Alatriste') a la dirección cinematográfica. Se habla de un presupuesto de ocho millones de euros, similar al de intentos de blockbuster estatales como las dos últimas secuelas de 'Torrente'. En el filme se trata la búsqueda de la mítica ciudad de El Dorado en plena colonización genocida, inspirándose en la incursión de Lope de Aguirre hasta el Océano Atlántico.

El tratamiento del pasado histórico fácilmente implica un posicionamiento respecto a la historia nacional. Y 'Oro' vuelve a evidenciar, como ya hizo '1898, los últimos de Filipinas', las dificultades para generar un relato autocomplaciente del pasado nacional. Y no solo se trata de un problema de la naturaleza de las historias abordadas. La historia del cine evidencia, y sigue evidenciando, que se pueden convertir vergüenzas y matanzas en relatos amables. El western estadounidense, por ejemplo, ha retratado reiteradamente la sangrienta colonización de Norteamérica como una aventura sin grandes complicaciones éticas.

Tanto 'Oro' como '1898, los últimos de Filipinas' tratan de situaciones poco favorables para la exaltación épica, ciertamente. Si el primer filme retrata la codicia homicida de un imperio español en auge, el segundo trata del fin del imperio a través de un hecho real: la resistencia estéril de un destacamento militar que ignora la venta de la colonia a los Estados Unidos y sigue defendiendo durante meses un enclave sitiado. A pesar de lo extraño de la desventura, un filme rodado en pleno franquismo ('Los últimos días de Filipinas') ya ejemplificó que también esa situación podía rodarse en clave afirmadora de la autoestima nacional. La música de marcha militar y una voz en off nacional-católica intentaban acallar las dudas y los derrotismos posibles. '1898, los últimos de Filipinas' y 'Oro' coinciden como proyectos ambiciosos de cine histórico orientado al entretenimiento. Ambas hacen un uso moderado de la acción violenta. Quizá Díaz-Yanes dota a su filme de mayor vigor y fisicidad, en parte por la naturaleza de la situación: sus personajes son guerreros que pelean entre sí, con los indígenas y con la misma selva amazónica, dentro de un progresivo hundimiento de las jerarquías y las obediencias. El filme de Salvador Calvo, en cambio, explica un sitio vivido en un contexto militar mucho más formal, con desobediencia más contenida (de protesta y desercion, más que de apuñalamiento y garrote vil) y conflagraciones a distancia.

A pesar de que Calvo y compañía optan por una forma más bien fría, su propuesta tiene una intención crítica de la que 'Oro' parece carecer. El resultado puede ser más insípido, pero también más punzante. Calvo y compañía subrayan un evidente descreimiento hacia la cerrazón castrense representada por la figura histórica del teniente Martín Cerezo, héroe condecorado del franquismo. Este enfoque generó frustración en algunos sectores sociales: ni siquiera una película cofinanciada por 13 TV apostaba por el orgullo nacional. E incluso se abría la puerta al cuestionamiento del colonialismo, a través de un relato amable (pero también etnocéntrico) de los civiles y los guerrilleros locales. 'Oro', en cambio, parece un escupitajo nihilista muy propio de su Pérez-Reverte. El colonialismo es una guerra llevada a cabo por hombres que luchan por su interés personal, que están dispuestos a matar por una promesa improbable de riqueza. La mirada a esta barbarie es conformista y algo miope.

En la línea del cine de aventuras tradicionalísimo, que brota de ese humanismo asimétrico, androcéntrico y etnocéntrico, que situó al hombre blanco como centro del universo, los indígenas son personajes relevantes solo si tienen relación con alguno de los protagonistas. La situación de las mujeres es muy parecida, aunque surge algún matiz. El personaje interpretado por Barbara Lennie acaba adquiriendo cierto relieve, y se gana el derecho de que su sufrimiento importe. En cambio, las mujeres indígenas son meros botines humanos que vemos fugazmente, porque lo importante son las peleas de los soldados que compiten por violarlas. Los autores de la película pueden decir que la colonización fue salvaje, pero se limitan a relatar las vivencias de sus antihéroes sin dedicar un segundo al sufrimiento indígena. En este aspecto, la película se diferencia de las aventuras coloniales del Hollywood clásico: desaparece la ingenuidad (impostada o no) de las viejas películas, y aparece la conciencia de una barbarie... a la que no se presta demasiada atención. Las películas de Díaz-Yanes y Calvo son historias de desencanto variablemente acrítico. (...)

En este contexto desfavorable para los relatos condescendientes del presente, el pasado se ha convertido a menudo en un refugio, en una vía para que el público se reconcilie con el autorretrato de su país como una potencia democratizadora. En España, en cambio, el pasado preconstitucional suele resultar demasiado cenagoso como para convertirlo en herramienta de generación de autoestima. En este contexto, incluso un fenómeno tan polarizador como la 'guerra contra el terrorismo', cuya doctrina ha incluido el aberrante concepto de 'guerra preventiva', parece un escenario más adecuado para la creación de unidad nacional. (...) Quizá esto sea lo mejor que puede ofrecer el patriotismo español: una unidad basada en el enfrentamiento con un enemigo deshumanizado. Y siempre con un temor de fondo: la diversidad territorial como fuerza disgregadora. 'Oro' insiste machaconamente en los piques y peleas de unos cazafortunas españoles divididos por su procedencia. Se trata, al fin y al cabo, de un elemento central en la historia del país según Pérez-Reverte: España como potencia debilitada por su tendencia cainita.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Fri Nov 10, 2017 4:00 pm

Agustín Díaz Yanes: “Oro es un Western del siglo XVI español”
Karina Sainz Borgo - zendalibros.com - 09/11/2017

Una expedición de 30 hombres y dos mujeres parte de Sevilla, cruza el Atlántico y se adentra en la selva amazónica con un solo propósito: conquistar una ciudad hecha por completo de oro. No saben nada de ella. Nunca la han visto. Pero la buscan. El viaje es largo, duro, incierto. Atraviesan un territorio sin caminos y lleno de peligros que ignoran. ¿Qué los mueve? ¿La codicia o la necesidad? ¿Tiene sentido lo que hacen? Ésas son las preguntas que cruzan la mente del espectador al ver 'Oro', la más reciente película de Agustín Díaz Yanes basada en un relato inédito de Arturo Pérez-Reverte y que llega esta semana a todas las salas de cine en España.

Forman un binomio prodigioso Agustín Díaz Yanes y Arturo Pérez-Reverte. 'Alatriste' (2006) fue el primer acierto de esa conjunción: aquel soldado de los tercios de Flandes, un personaje literario de relojería revertiana que Agustín Díaz Yanes (Madrid, 1950) llevó a la gran pantalla con Viggo Mortensen como protagonista. Aquella se convirtió en una de las películas con mayor presupuesto del cine español y un verdadero éxito de taquilla. Once años después, 'Oro' vuelve a reunir el ojo certero del cineasta ganador de dos premios Goya y la pluma del escritor y académico. El resultado es excepcional. Un “western del siglo XVI español”. Así lo describe Díaz Yanes. Y no le falta razón.

Inspirada en las expediciones de conquistadores españoles como Lope de Aguirre o Núñez de Balboa, 'Oro' es una película intensa, violenta, ruda, pero no por ello está desprovista de belleza y lucidez. El reparto está integrado por Raúl Arévalo, Bárbara Lennie, Óscar Jaenada, Anna Castillo, José Coronado, José Manuel Cervino y Juan José Ballesta, además de la colaboración especial de Juan Diego. El filme es una producción de Apache Films, Atresmedia Cine, Movistar+, Sony Pictures España y Tezutlan Films AIE, con la producción asociada de Aralan Films y Virtual Contenidos. Y si a eso se suma que una parte se filmó en la finca de Morante de la Puebla, el asunto va servido. Aunque ésa, claro, es otra historia.

Son muchas las estampas que refulgen en 'Oro'. Fogonazos de arcabuz, el brillo metálico de toda enajenación: el cronista que apunta el detalle de los días para que lleguen salpicados de lluvia y sangre a manos del rey; el extravío de Requena (Juan Diego), el viejo soldado exhausto de buscar El Dorado que termina asimilado en una vida tribal; Doña Ana (Bárbara Lennie), la joven casada con un viejo notable que encontrará en la selva el territorio de libertad que jamás ha tenido, pero también el mercenario y cazador de indios, Gorriamendi (Oscar Jaenada), que se encara al joven Martín Dávila: “Tu peleas como un soldado… pero no piensas como nosotros. Ni buscas lo que nosotros. Buscas fama y fortuna”. Cada coma es un clavo en esta cruz. Aquí todo cuenta.

—30 hombres van a la selva en busca de oro. Mueren o se matan entre ellos. ¿Qué épica hay aquí?
—Hay una épica de pobres. La que creo que pudo existir en aquella época y que ha quedado retratada en películas mucho mejores, por ejemplo 'Grupo salvaje'. Cuando se estrenó, la crítica de 'The New York Times' decía que 'Grupo salvaje' retrataba a un grupo de americanos que cruza la frontera con México. Pues bien, esta es una película en la que un grupo de españoles se mete en la selva a buscar una ciudad de oro y ocurren todo tipo de tropelías.

—Hay una violencia latente, asfixiante, pero el enemigo nunca se muestra. ¿Está dentro de ellos?
—No se muestra, pero los mata. Antes decías que se mataban unos a otros. De los 30 de la expedición, los indios matan a once. La otra mitad sí se mata entre ellos. Ya ves.

—En 'Oro' no hay buenos o malos, hay personajes con códigos o sin ellos. Eso no los salva… ¿pero llega a redimirlos?
—Sí, hay personajes con códigos. El sargento Bastaurrés, que interpreta José Coronado, es un viejo soldado con códigos. El personaje Requena, de Juan Diego, también. Los más aventureros quizá tengan algo menos. Martín Dávila, que interpreta Raúl Arévalo, tiene códigos. Aunque él, en realidad, no busca tanto el dinero como la fama. Quiere descubrir. Poner su nombre a algo. Ser partícipe. Subir en la escala social. Sin embargo, en la película hay una idea general: por mucho que fueran aventureros unos y malandrines los otros, cuando hay un enemigo común se unen para luchar.

—Como ocurre en el episodio contra los indios. Esa escena en la selva en la que cantan. Su solo coraje los protege.
—De eso se trataba. De mostrar cómo luchan juntos.

—“De los Álamos vengo, madre”. ¿De dónde proviene esa canción?
—La conseguí en el libro de Hugh Thomas 'Imperio'. Es un villancico del siglo XV o XVI. Me gustaba mucho la letra, y aunque es cierto que se ha interpretado, le pedí a Javier Limón que la orquestara, para que ellos pudieran cantarla.

—Cuando Gorriamendi, el mercenario y cazador de indios, dice a Dávila "tú vienes buscando fama, yo busco oro", ¿qué se enfrenta en ese diálogo?
—Hay dos mundos. El de un profesional de las Indias, que vive entre ellos y ya tiene muchas de sus costumbres, alguien que ha sido cazador de esclavos indios y a quien sólo le interesa llegar a la ciudad de oro y, a ser posible, quedarse con todo lo que exista allí. Dávila es un personaje más romántico.

—¿En qué sentido?
—Dávila es un joven que se ha ido de Trujillo a Sevilla con diez o doce años. Ha vivido sus aventuras. Ha leído. Se ha cultivado, pero es un don nadie que marcha a las Indias en busca de fama, como hizo Hernán Cortés y otra gente. Por eso Jaenada (Gorriamendi) se da cuenta de que es peligroso, porque para él sólo son de fiar los que piensan como él.

—La película bebe de las crónicas de Indias y procura afeitar algunos lugares comunes. ¿'Oro' relativiza la Leyenda Negra?
—Puede ser… ¿Pero a qué te refieres, de qué forma?

—Adelgaza la grasa de la crueldad fortuita y coloca en primer plano el enloquecimiento de estos personajes perdidos en la selva.
—Había muchas formas de hacer esta película. El relato de Arturo (Pérez-Reverte), que es maravilloso, tenía la característica de ser un relato abierto. Estaba contado desde la voz de un soldado. En el guión pensamos que era mejor que lo hiciera el cronista. Esa voz en off permitía adelgazar la grasa de la que hablas y convertir la película en una pequeña crónica de Indias, una de las muchas que hubo. Una de la que nunca sabremos si va a llegar a manos del emperador o si se perderá en el mar, pero que se convierte en uno de los pequeños relatos.

—Esta es su quinta película, once años después de 'Alatriste'. Aquella transcurría en el XVII, un siglo de decadencia. El de 'Oro' es un siglo de expansión. ¿Por qué volver?
—Se dio la oportunidad. Me lo ofrecieron. Me gustó mucho lo que había escrito Arturo. Aquel relato tenía una película dentro. Yo ya había hecho 'Alatriste' y pensaba que había cubierto mi cupo de películas históricas. Pero el texto me gustó y decidí sacar la película adelante. Sin embargo, esta película es muy distinta de 'Alatriste', que era mucho más optimista. Era otro tipo de personaje, Arturo había escrito siete libros protagonizados por él. Estos son seres anónimos en la selva. 'Oro' es una película mucho más compleja, más difícil de pensar.

—Raúl del Pozo percibió en 'Oro' una historia oscura. Casi goyesca: el perro, el garrote…
—Raúl hizo una columna maravillosa, pero yo veo la película de otra forma. No es tan amarga como él piensa. Doña Ana, el personaje de Barbara Lennie, aporta mucha luz.

—En su interior hay una idea de supervivencia que esconde algo adicional. ¿Qué mueve a esta mujer?
—La biografía de ella que venía en el relato de Arturo muestra a una chica pobre del Baztán. Una mujer muy guapa, a la que con 15 o 16 años sus padres campesinos casan con un hombre muy notable que le saca 30 o 40 años. Su vida hasta entonces ha transcurrido entera en el valle del Baztán, del que sale con un viejo. Como ella cuenta en la película, viaja a Sevilla pero no la dejan salir a ver cómo es la ciudad. Es la única persona de todo el grupo para la cual la selva es un territorio de libertad. Al ser mujer, es la única que puede desarrollar sus fantasías, lo que hasta entonces estaba vetado para ella: el amor, el sexo y que no podía conocer porque estaba casada con un hombre mayor. Era una mujer triste, que todo lo había conocido a través de los libros, pero que al mismo tiempo se ve obligada a conquistar ese territorio que supone la selva. Y no puede hacerlo sólo con el sexo, debe hacerlo también con el sentido de la supervivencia, con la vida y con la muerte. Y eso es lo que me gustaba de ella. Y con una actriz tan buena como Bárbara no hace falta decirlo, con la mirada lo cuentas todo.

Muchas expediciones suicidas —y no pocas enajenaciones— tienen lugar en los días previos al estreno de 'Oro'. Una Cataluña independiente. Una España que no sabe vivir consigo misma. El aliento del presente respira en la nuca del espectador. Hombres que mueren con garrote. Selvas que engullen. Estampas atávicas. Sin embargo, en esta historia sobreviven los que, como el soldado Martín Dávila, son capaces de cierta nobleza. Los que, aun matando, llegan vivos al otro lado del río… acaso para conquistar un nuevo mar de sí mismos. Agustín Díaz Yanes no ve tan clara la idea de esta película como metáfora de algo más. "'Oro' no es ni pretende ser un símil de nada, mucho menos del presente. Las películas no están hechas para eso", dice. ¿Para qué sirven, entonces? "Pues quizá para sacudir a quienes las ven sentados en una sala oscura. Encandilarlos con el brillo de lo desconocido. Su propio pasado, por ejemplo. Un lugar del que, como las ciudades de oro, nadie vuelve ileso".

Oro… Ésa es, pues, la razón de esta entrevista. Un viaje hacia lo desconocido. De eso habla esta mañana —trepado en un incomodísimo taburete— el cineasta Agustín Díaz Yanes, este hombre de apellidos compuestos a quien sus amigos mientan Tano. En pocos días, 'Oro' llegará al gran público y aunque la agenda de su director echa humo, él habla tranquilo y sin mover un pliegue de su piel color aceituna. Hijo de madre zaragozana y padre torero —el banderillero Agustín Díaz ‘Michelín’—, está tocado por una sensibilidad que hace de él un creador diferente, alguien excepcional. El duque de Michelín en el ficticio reino de Ronda de Javier Marías. Ese dato, valga decir, no es casual.

Siendo apenas un adolescente, y tras una temporada en Connecticut, Díaz Yanes pasaba sus días leyendo 'The Catcher in the Rye', de Salinger, así como todo el género policiaco y novelas de "paperback" en inglés que pudiese conseguir en la cuesta de Moyano. También se tragaba tardes enteras en Las Ventas: desde un cartel del tipo Victoriano Valencia, Joaquín Bernardó y Efraín Girón con una corrida de Conde de la Corte hasta una tarde de Rafael Ortega, Sánchez Bejarano y un Curro Romero que por negarse a matar al toro fue a parar al calabozo. Aquellos años del franquismo, claro. Díaz Yanes, que era un antoñetista irredento, también pasó por la DGS y no por negarse a entrar a matar un astado como Curro Romero en 1967, sino por militante del PCE en sus años de universidad. Eso también importa.

Díaz Yanes estudió Historia, pero lo suyo eran otras cosas, por no decir que la mezcla de todas las anteriores. Se convirtió en guionista primero y director de cine después. Aunque él insiste en que no tuvo más remedio. Si en 1995 dirigió 'Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto', su primera película, fue porque Victoria Abril lo obligó. “O diriges tú o yo no la hago”, le dijo. Y así fue. El filme ganó ocho Premios Goya. A esa siguieron 'Sin noticias de Dios', con Penélope Cruz y Victoria Abril; 'Alatriste' y 'Solo quiero caminar', su más reciente película antes de 'Oro'. Entre medias tiene una novela, 'Simpatía por el diablo', publicada en 2012.

El bestiario moral de 'Oro' está envuelto en el paño de la mejor ficción y de la que Agustín Díaz Yanes aporta, en esta conversación, algunas pepitas. Entre medias, una imagen reparte a estos hombres y mujeres del siglo XVI a ambos lados de un río que separa la vida y la muerte. Así cruzan ellos sus aguas, como el Caronte de Patinir en la laguna Estigia: guiados por el resplandor de una ciudad hecha entera de oro de la que nada saben. Una versión de sí mismos por la que bien vale la pena morir… o matar.

—¿Estaríamos leyendo 'Oro' en clave contemporánea si nos detenemos en las rencillas de vascos o andaluces en esta expedición?
—En España siempre ha sido así, e incluso en la Europa entera de aquella época existían esas ideas que se han mantenido hasta hoy. Pero no creo que 'Oro' tenga ver con la España contemporánea. Tiene más que ver con otras cosas. Los personajes de 'Oro' son de pueblos. Uno es de Trujillo, otro de Zafra, otro de Barbate. Estas personas nunca antes habían salido de sus pueblos, lo más lejos que llegaron fue a Sevilla para coger el barco. Fernand Braudel decía que la historia tiene tiempos muy largos. La historia de las mentalidades contiene ideas que se arrastran desde el XVI o el XVII. Se transmiten de generación en generación.

—En su ensayo 'Imperiofobia', María Elvira Roca Barea plantea la idea de una Leyenda Negra creada desde fuera y que los españoles terminaron por asumir como propia. ¿Cómo dialoga 'Oro' con eso?
—Es imposible que lo haga. Esa es una idea anglosajona que se ha metido dentro de España y que los propios latinoamericanos han asumido como propia. Es difícil combatirla. La conquista, el descubrimiento de un nuevo continente, fue algo muy complejo. Piensa que, después de eso, hoy existe una lengua que hablamos 500 millones de personas.

—Eso no contradice el hecho de que la película relativice esa idea.
—Lo que intento decir es que, además de todas las barbaridades que pudieran cometer los españoles de aquella época, hicieron otras cosas que tampoco estaban mal, como las universidades. Llevaron lo que ellos pensaban, insisto, lo que ellos pensaban que era el progreso. Quizá los indios que vivían allí no lo consideraban tal cosa. Yo no soy historiador…

—Pero estudió Historia.
—Me considero un gran lector de historia. Por eso pienso que es complicado luchar contra mitos gigantescos que se han creado a través de los siglos. Leí el libro de Elvira Roca Barea, me pareció estupendo. También leí el de Hugh Thomas 'Imperio'. Combatir eso no es tan sencillo. A mi edad, además, ya me da igual. ¿Cómo combates esas cosas? Es imposible. Das tu visión y punto.

—¿Cuál es la suya entonces?
—Al ser yo español y de Madrid, la película estará teñida de muchas cosas mías. La idea es de Arturo, así que tiene también cosas suyas. Esta película sería distinta si la hiciera un mexicano. Yo sólo procuro hacer la mejor película posible. Las películas no son libros de historia, son películas

—¿Tienen propósito?
—Pueden tenerlo, pero no puedes contarlo. Procuro que las películas no sean tan didácticas como comienzo a pensarlas. Porque no sirven para eso. Sirven para otras cosas.

—Si existiera algo como un bestiario moral en 'Oro', ¿cuáles son los personajes que más le llaman la atención?
—Dos de ellos. Gorriamendi y Dávila. Porque eran dos personajes muy antitéticos. Pero también el sargento Bastaurrés (José Coronado) me interesaba mucho, pero no pude desarrollarlo lo suficiente. Al igual que don Gonzalo, este hombre viejo, crepuscular, que ha combatido y tiene ahora una mujer joven. De los que no son protagonistas, me gustó el indio Mediamano. Un hombre que probablemente trabajó en las minas de mercurio. Han matado a su mujer, a su familia. Han arrasado su pueblo. Le han cortado una mano y está al servicio de los españoles, para sobrevivir. Mediamano los guía por la selva y es leal. Otro personaje fue Requena, que interpreta Juan Diego, es como el Dennis Hopper de 'Apocalipsis Now'. Hay otro tipo de personajes como el verdugo, Diego París, que evoluciona. Él pasa de un papel muy pequeño y quiere ser luego un señor, saber si el rey lo conoce y leerá su nombre en las crónicas. Otro fascinante pero que no me dio tiempo a seguir, el escribano. Para todos esos escribí una secuencia de más, pero me habría salido una película de tres horas.

—No deje fuera al cura fanático, hilarante a su manera…
—El cura es muy de Arturo. Cuando comenzamos, Luis Bermejo, que es un magnífico actor, me preguntó: "¿Cómo quieres que lo haga". "Como tú lo veas", le dije, pero ocurre que Bermejo tiene mucho humor. De ahí salió un cura medio loco, para mi gusto extraordinario, que le quita esa cosa tan seria. Es un hombre piradillo, al que todos odian.

—Ya con su referencia inicial a 'Grupo salvaje' ha dado una clave, pero… ¿cuál es exactamente el género de 'Oro'?
—Yo la veo como una película frontera, un pequeño Western, que es el gran género del que todos bebemos, al menos en cine. En novela quizá habría sido otra cosa, pero en cine es un pequeño Western en el siglo XVI español.

—Esto escapa de su control y de su interés quizá: ¿cómo cree sea leído 'Oro' en estos tiempos de buenismo exacerbado?
—No lo sé. Y me da curiosidad. Hay nube que hace que película como ésta, que se hicieron mucho en los ochenta, hoy se vean de una forma distinta. Ahora ya no sé porque no se hacen muchas películas así. No lo sé. Una de las cosas de hacerte mayor es que pierdes el contacto con las cosas.


—La cita que hace del paso de la laguna Estigia no es una casualidad. Alude a un tránsito. Hay una intención, pero quiero que sea usted quien la explique. ¿Cuál es?
—La que tú has dicho. Estamos hablando todo el tiempo del Río Grande. El Río Grande es el Guadalquivir, donde rodamos algunas secuencias. La película llega hasta el río de una forma y de ahí en adelante, una vez que cruzan la laguna Estigia como dices, es otra. En mi mente es el fin del viaje. El río que marca la distancia entre los vivos y los muertos.

—¿Qué hará después de 'Oro'? ¿Lo dejarán escribir, no?
—Una vez que estrenas la película, excepto unas semanitas de promoción, ya te dejan tranquilo. Aparece un vacío, que es estupendo. Descansaré una semana, que es lo más que aguantas antes de aburrirte, y me pondré a escribir un guión que tengo medio escrito y una novelita. Pero novelita, ¿eh?, que como me veis con Arturo y con Javier, pensáis que tal… pero yo no me meto en su terreno —risas—.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Fri Nov 10, 2017 6:29 pm

'Oro': La sangre y la historia real
Álvaro Martín - expansion.com - 10/11/2017

¿Qué sentiría un arcabucero de un pueblo de Badajoz internándose en una selva conradiana rodeado de vegetación, animales fantásticos, barro, sudor y óxido? ¿Qué pensaría al ver a mujeres semidesnudas y desinhibidas y a hombres con adornos de oro a los que casi no daban importancia? Lo primero que hay que hacer cuando se quiere entender la historia es comprender el momento concreto y la mentalidad de la época (así se evitan paradojas como reprochar a Rudyard Kipling que fuese racista porque consideraba a los indios -de la India- inferiores... en pleno imperio victoriano). Por tanto, fuera prejuicios pacifistas y buenistas para enfrentarnos a la sed de oro y mujeres de los protagonistas...

Dos cosas abundan en la última película de Agustín Díaz Yanes: oro (como objetivo irrenunciable) y sangre, mucha sangre. Con respecto a lo primero, de la codicia y el afán de enriquecimiento, poco hemos cambiado en los últimos cinco siglos (y dudo que lo hagamos en los próximos cinco). Pero de lo segundo, de la sangre, la justificación de la violencia y la muerte, afortunadamente nos hemos despegado un poco. Y esta película la muestra tal cual, cruda, sucia y cruel..., aunque entre el barro y los chorretones sanguinolentos surjan chispazos de humanidad, compasión, compañerismo, honor e incluso amor.

'Oro' está basada en un relato inédito de Arturo Pérez-Reverte, que narra como nadie historias de soldados viejos ('La sombra del águila', 'El húsar', 'Alatriste'...), en las que abundan la gloria, pero también la mugre, la sangre y los intestinos sobre el piso. Los recuerdos de El Dorado del enloquecido Lope de Aguirre sobrevuelan la pantalla. En esta ocasión una imaginaria expedición que parte de Puerto Cristo (lugar inventado) en busca de una ciudad maravillosa repleta del vil metal sirve al director para mostrar las duras condiciones, la cara B, de la glorificada conquista de América (por nuestro bando, claro). La idea que flota en el ambiente es que fue el ansia de fortuna el verdadero motor de la conquista, más allá de la ganancia de nuevos territorios para España o de la acción evangelizadora. Visto lo visto en las últimas décadas de guerras tampoco resulta muy descabellada esta idea. Ojo, y al rey el quinto del oro encontrado, ¿eh?

Es una película violenta, donde abundan la muerte, la codicia, la lujuria y la traición, testimonio de un tiempo de poco apego a la vida y mucho al oro como escalón para subir en una sociedad completamente anquilosada. Es una película entretenida, de aventuras, en la que el espectador pasa un buen rato, algo en lo que el género histórico es experto. Es una cinta de detalles que merece la pena analizar, como el papel de las mujeres que acompañaron a los conquistadores (silenciado como tantas otras cosas), la posibilidad de ruptura del rígido orden social que supuso para los españoles el Nuevo Mundo, la inconsistencia de la teoría de que el honor y la bondad cristiana iba por delante de las huestes castellanas...

La fotografía, los escenarios, el vestuario... son fantásticos y consiguen hacer que el espectador se crea que está metido en medio de una expedición. Otra cosa es el guion y, por arrastre, los personajes. Sí, pero... Arévalo, Coronado, Jaenada y compañía por alguna extraña razón hay momentos en que no resultan creíbles (otras sí, sobre todo cuando le hacen probar a alguno su acero toledano o lo que duele una bala de arcabuz). Es una sensación extraña, y más teniendo en cuenta lo grandes actores que son, curiosamente la misma sensación que transmitía 'Alatriste' y que dejaba un regusto amargo pese al disfrute de las imágenes. Es como si existiese la obligación de contar determinadas cosas aunque no peguen. Quizás no sea necesario impartir una lección sobre todos los aspectos de la conquista (abusos a las indias, el uso de cerbatanas, animales venenosos, ciénagas...) y basta con darle más protagonismo al narrador (en este caso el secretario que va escribiendo para el emperador Carlos V todo lo que sucede). Al querer contar muchas cosas, la película pierde ritmo y se convierte en un catálogo de microepisodios sin nexo. Y eso, por desgracia, acaba afectando a la emoción. Quién sabe...

Ahora bien, dejando de lado sesudos análisis, lo dicho: es una película entretenida, de las de "solo puede quedar uno" y que, apoyada por una iconografía deslumbrante, atrapa al espectador, le entretiene y además le hace pensar. ¿No era esto el cine?
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Fri Nov 10, 2017 9:46 pm

'Oro', la historia oculta
Carles Francino - cadenaser.com - 10/11/2017

La última película de Agustín Díaz Yanes nos confirma que los españoles, a la hora de pelear, de despellejarnos, incluso de matarnos, no necesitamos a nadie. Entre nosotros nos apañamos.

La historia de 'Oro' es un retrato feroz, pero imagino que bastante preciso, de lo que debió ser la conquista de américa. Narra la odisea, en plena selva, de un puñado… no sé si llamarles conquistadores o desharrapados –a lo mejor eran las dos cosas- en busca del Dorado. No hay concesiones en el relato, es bueno que el espectador lo sepa porque la pantalla supura violencia, traición, crueldad, hay mucha sangre, muerte... pero también aparecen la lealtad, el compañerismo, la tenacidad, el esfuerzo, los sueños... y de esa amalgama se pueden extraer algunas conclusiones interesantes; del ser humano, en general, y de la historia de España, en particular. Cuando alguien no tiene nada que perder es capaz de embarcarse en la más insólita de las aventuras; cuando alguien no encuentra en su país un proyecto de vida, ya no ilusionante sino mínimamente decente, se acaba largando. Y tanto en un caso como en otro, lo normal es que esa peripecia acabe generando sentimientos tan potentes como peligrosos.

Me imagino que estos días, con todo el follón que tenemos aquí, le habrán preguntado más de una vez al director si esta película, si 'Oro' es una metáfora o una referencia a no sé qué de ahora. Pues yo creo que no, no le den más vueltas, porque estaba hecha de antes, y el relato de Arturo Pérez-Reverte en el que se basa la película, aún es más anterior. No hace falta que busquemos conexiones secretas con la actualidad; lo mejor de ver 'Oro', además de disfrutar del cine en mayúsculas, es que te invita a revisar una página de nuestra historia que todavía tiene mucho por escribir. Y que nos incomoda, como alguna otra más reciente, pero un país que no afronta su historia, que no cierra heridas o que mete la porquería bajo las alfombras, ese país tiene un problema. Y eso sí que podemos conectarlo: nos ocurría hace cinco siglos y también ahora. Y así nos va.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Fri Nov 10, 2017 10:31 pm

Agustín Díaz Yanes en 'Late Motiv' con Andreu Buenafuente:
https://www.youtube.com/watch?v=eROkPkz ... e=youtu.be
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Sat Nov 11, 2017 11:22 am

'Oro', aventura y miseria de la conquista de América
Iván Leal Ramos - columnacero.com - 10/11/2017

‘Oro’ es una película de aventuras, ambientada en la conquista de América en el siglo XVI, que cuenta la búsqueda de una ciudad de oro. La película se basa en un relato breve de Arturo Pérez-Reverte. La película de Díaz Yanes nos ofrece un retrato crudo de las diferentes peripecias que viven los personajes protagonistas. Al mismo tiempo, ‘Oro’ nos muestra las ambiciones desmedidas, las traiciones y los enfrentamientos personales de unos personajes, que nos enseñan la miseria y la mediocridad del ser humano.

Es cierto que hay algún momento en el que el guion cae en la irregularidad, pero en su globalidad consigue mantener una atmósfera que logra captar la atención del espectador en gran parte de la película. Uno de aspectos más notables son las completas interpretaciones del conjunto de actores y actrices. Gracias a la buena interpretación coral, la película logra mantener su gran nivel hasta el mismo desenlace. Por otro lado, es interesante el juego que hace el director con la utilización de los diferentes tipos de plano, con la intención de definir muy claramente las características de cada uno de los personajes protagonistas. En cuanto al género, tiene importantes elementos de drama, pero ‘Oro’ es una película fundamentalmente de aventuras.

Esto se ve tanto por el encuadre histórico en el que está ambientada la película, como por las distintas situaciones que tienen que pasar los personajes. Entretenida película de aventuras.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Sat Nov 11, 2017 11:27 am

Entrevista con Agustín Díaz Yanes: "Rodar ‘Oro’ ha sido como comenzar en el cine otra vez"
Elio Castro - noticine.com - 10/11/2017

'Oro' es la vuelta a las pantallas de Agustín Díaz Yanes, el ganador de los Goya al mejor director y al mejor guion original en 1996 por 'Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto' y candidato a estos premios en ocho ocasiones más. Sin embargo, desde 2008, cuando estrenó 'Solo quiero caminar' no estrenaba ningún film. Ahora, con esta historia basada en un relato de Arturo Pérez-Reverte sobre unos conquistadores españoles que buscan por las selvas amazónicas el mítico El Dorado, Díaz Yanes espera reengancharse nuevamente al cine. Noticine.com habló con él.

-¿Qué es lo que más le preocupaba después de tanto tiempo sin rodar?
-Mi propia oxidación. Al principio tenía un poco de miedo. Pensaba: "¿Estaré capacitado?" Pero es como montar en bicicleta. Lo vas recuperando. Noté, eso sí, que había cambiado todo: la forma de hacer cine, los equipos, el público, los medios de comunicación y la sensibilidad hacia el cine. Me encontraba como si fuera a comenzar otra vez. La técnica no me preocupaba mucho porque para eso tenía al lado a mi director de fotografía, Paco Femenia. Llevaba 8 años sin rodar. Trabajaba con un equipo joven que, excepto dos o tres, no conocía. A los actores y actrices sí, pero no había dirigido a ninguno de ellos, excepto a Antonio Dechent. La esencia del cine no cambia, pero las formas sí. Ahora hay otra generación de actores y directores completamente nueva. A mí ahora me pasa lo que imagino que le pasó a Mario Camus y demás gente extraordinaria cuando llegamos una panda de desharrapados y empezamos a hacer películas.

-¿'Aguirre, la cólera de Dios' y 'El Dorado' de Carlos Saura son las referencias cinematográficas que hay detrás de 'Oro'?
-Yo la veo más como un western crepuscular, como 'Grupo Salvaje' o 'La venganza de Ulzana' de Robert Aldrich. Esta última la vi en el cine y me pareció extraordinaria y no me preocupé de si había sido un éxito en taquilla o no. Luego vi que no había tenido muy buenas críticas y que tampoco había tenido mucho público, y ahora es un título de referencia. Las películas tienen varias vidas, incluso en la crítica. Hay muchas que han sido aclamadas en el momento de estrenarse y después pasan diez años y están olvidadas completamente. La novela tiene menos caducidad, El cine caduca de forma muy rápida.

-¿Qué fue lo más complicado del rodaje?
-La gran dificultad de esta película, además de cómo había que rodarla para meter a todos los personajes, era la palabra. Era complicado conseguir cómo debían hablar y cómo tenían que decir los diálogos. Debían sonar a esa época sin que aburrieran al espectador por ser demasiado rebuscados. Yo escribí el guion con un diccionario etimológico al lado para que más del 90 por ciento de las palabras que se iban a utilizar fueran palabras que ya se usaban en los siglos XVI y XVII.

-¿Hay en 'Oro' alguna referencia a la actualidad política española?
-No ha sido mi intención. Cuando te metes en una película no tienes esas ideas, yo por lo menos. Yo adapté el relato de Arturo Pérez-Reverte que a lo mejor tiene ciertas connotaciones actuales, pero cuando ruedas la película las tienes que olvidar porque el film tiene una vida propia que no permite que tú, como director, des muchas más explicaciones.

-Pero entre los protagonistas hay disputas regionales…
-Las disputas regionales eran verdad. En aquella época vivías por ejemplo en Barbate y no salías de ahí hasta que te embarcabas y te ibas a las Indias. Se odiaba al pueblo de al lado, pero eso ocurría en otras naciones también.

-Uno de las cosas que más llama la atención del film es la fiereza y la crueldad de los personajes.
-Había una cosa muy particular de los soldados españoles de aquella época, según decían los propios extranjeros, y era su disciplina. Estaban muy acostumbrados a trabajar en conjunto para superar el miedo. Claro que tenían miedo en mitad de esas selvas, con animales que no conocían, indios y flechas envenenadas, pero mantenían la disciplina. Estaban así educados militarmente. Podían tener un miedo atroz, pero lo superan porque estaban acostumbrados a eso. Era muy difícil que salieran corriendo y huyeran porque tuvieran miedo.

-¿Y ha trabajado con una "tropa" disciplinada?
-Yo he tenido una tropa muy disciplinada, porque si no hubiera sido posible hacer la película. Trabajar con 16 actores de primera categoría es muy complicado. Si ellos no te apoyan y no van contigo ya puedes tú ponerte como quieras, que no hay fórmula.

-¿Del éxito o del fracaso comercial de 'Oro' depende que Agustín Díaz Yanes siga haciendo películas?
-Ahora mismo te dicen que no depende mucho de esta película, pero yo sé que sí depende de esta película.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Sat Nov 11, 2017 11:33 am

Oro parece
José Miguel Giráldez - elcorreogallego.es - 11/11/2017

El estreno, ayer, de ‘Oro’, la nueva película de Agustín Díaz Yanes sobre un texto de Arturo Pérez-Reverte (de nuevo, dos en la carretera) me trajo el recuerdo inmediato de ‘Conquistadores Adventum’, que pasa por Movistar, e incluso de algún capítulo de la incomparable serie ‘El ministerio del tiempo’. De lo que deduzco que está brotando un relato de los descubrimientos y los exploradores del siglo XVI, fundamentalmente, algo que siempre hemos tenido un poco dejado de lado. Para alegría de historiadores anglosajones, veo que dice Yanes en los papeles y las entrevistas, que han ocupado con presteza el lugar de la narrativa descubridora, dejándonos el lado malo de la historia, cuando en esto del explorar y conquistar, santos hay siempre los justos. Es la lucha de los relatos, sin querer arrimar ascua a ninguna sardina, vive Dios. Es la lucha de los relatos y la construcción de la historia de los imperios, que siempre tiene su aquel, y sus leyendas, y sus falsedades y sus enconos.

Hay investigación y buenos textos (ahí, las ‘Crónicas de Indias’, que Yanes reivindica como patrón ‘Oro’), pero la batalla mediática de las pantallas es otro asunto. Con poca producción de época, al menos hasta el momento, no se puede contar al detalle lo que pudo ser y lo que fue el descubrimiento, con sus luces, que las habría, y sus sombras, que sin duda hubo. Pero el cine no ha de ser territorio para propagandas, sino para ajustar la recreación de los hechos hasta donde sea posible. Más allá de películas conmemorativas, como fue El Dorado dibujado por el omnipresente Ridley Scott en ‘1492, La conquista del paraíso’, tal vez estamos viviendo un ‘revival’ del tiempo de los exploradores. No todo se puede recrear, ni todo se conoce, pero la descripción de la aventura no es ya el único objetivo de las producciones, sino una lectura ética, cultural, identitaria, y, desde luego, fieramente humana. Esto último parece dominar en ‘Oro’, donde Pérez-Reverte sigue ahondando en la Historia que nos hizo como somos, con todos los claroscuros.

Tanto a Yanes como a Pérez-Reverte les va esta agónica descripción de la selva que revela a hombres corajudos de la España más decrépita y triste, gente acostumbrada al barro y la pobreza que llenaron sus ojos de aves del paraíso. Los bravos del lodazal, huyendo de un Imperio que combinaba palacios con chamizos de miseria, se toparon con el bramido de las cataratas y vieron otro lugar inesperado, un universo con el que nunca habían soñado. Analfabetos y famélicos, convictos o vengadores, aquellos hombres no eran tan distintos de los que ahora se despedazan en otros contextos más metafóricos. Y la ambición, naturalmente, moviéndolo todo. Puede que hayamos cambiado de selva, y que ya no haya pájaros de fuego sobre la línea del horizonte. Pero seguimos siendo fieramente humanos. ‘Oro’ cuenta un tiempo desmesurado, como el espíritu de Herzog. Sin embargo, ‘Conquistadores Adventum’ ofrece una mirada también formidable y sin titubeos sobre los primeros años de las navegaciones, una visión que merece mucho la pena. Vuelve el relato de aquella locura descomunal, grandiosa y temeraria, propia de desesperados. Aquello que José María Merino llamó (él conoció bien las crónicas de Indias) el oro de los sueños.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Sat Nov 11, 2017 6:30 pm

Raúl Arévalo: «En el rodaje de 'Oro' había mucho ego y más testosterona»
Fernando Muñoz - abc.es - 11/11/2017

Cuando Raúl Arévalo (Móstoles, 1979) recogió el Goya como mejor director novel por 'Tarde para la ira', recordó a todos los directores para los que había trabajado. Un gesto de un cineasta que atiende a cada detalle para no dejar de evolucionar. Ahora se estrena con Díaz Yanes en una película de época en la que da vida –y pone voz engolada– al conquistador Martín Dávila. La aventura de la conquista –cinematográfica– no ha hecho más que comenzar.

-¿Qué piensa al ver la escena en la que Martín Dávila clava el pendón real en el Pacífico y dice que todo ese mar es suyo? Sólo con poner una bandera ya eran los amos del lugar.
-No lo sé. Igual que todos los que ponen ahora banderas en el balcón. Fíjate que no lo había pensado por ahí. Para ellos, en aquella época, el pendón era un símbolo. Y pensaban que por poner una bandera esa tierra te pertenece. No quiero hacer aquí ninguna analogía barata entre una historia y otra, pero el tema de las banderas no es lo mío. No soy nacionalista de ningún tipo, ni de banderas ni de ningún otro.

-¿Ha cambiado protagonizar la película su forma de ver la Conquista?
-No, mi opinión no ha cambiado en nada.

-¿Y cuál es esa opinión?
-Lo que veo que fue, y simplificando mucho, es que aquí en España había gente con una esperanza de vida de 40-45 años que se moría de hambre y trabajaba en el campo como mulas, o mercenarios, o soldados... Y les decían que en aquellas tierras había oro y los ríos llevaban perlas. Y ante la vida que les esperaba aquí se embarcaban en esa aventura, y cuando llegaban no había oro ni perlas, lo que había era una tierra por explotar, chicas por violar, indios que mataban y a los que matar. Arrasaban, imponían una religión... Y al final morían entre enfermedades, guerras o matándose entre ellos. Eso lo cuenta muy bien la película, y es algo muy diferente a lo que el cine español había hecho hasta ahora.

-¿Es, pese a todo, una película épica?
-Hay una épica pero sin buscarla. Es épica formalmente, pero no son épicos ellos. No hay grandes héroes ni batallas. Me gustaba mucho de Tano (Agustín Díaz Yanes) que al ensayar con el maestro de armas a coreografiar le decía que no quería las típicas batallas. Él dice algo muy real: ¿Tú te crees que después de estar meses comiendo hojas y de vez en cuando algún bicho que pillaras, que habías pasado una gripe, que apenas dormías, que te habían picado miles de mosquitos, te viene un indio y te pones en guardia a hacer esgrima? Ahí imagino que la pelea sería que el primero que golpea te abre la cabeza y te mata. Ahí no había ni épica ni leches. Ahí no tenías ni fuerza para luchar. La película es un poco épica pero buscando la contra, esa cosa sucia, seca y realista de lo que debió ser.

-Hay casi más muertos a manos de «compañeros» que de enemigos.
-Tano dice que el ser humano, aunque hayamos dado pasos de gigante en algunos aspectos, no ha cambiado tanto a lo largo de los siglos. Hay cosas que son inherentes a nosotros, y en el caso de los españoles hay cosas que vienen de esos siglos y que se fueron potenciando a lo largo de los años, las guerras...

-Hay mucho en 'Oro' de eso tan español del quítate tu para ponerme yo.
-La película es una historia de ambición, de quítate tú para ponerme yo, sí, pero se da en todos los países. Desgraciadamente es algo que va en nosotros.

-Con sus compañeros, todos ganadores del Goya, ¿había también de esa tensión, de esa lucha de egos?
-Sí. Había mucho ego y más testosterona. Pero yo pensaba que iba a haber más para luego poder contarlo en las promociones, que vende bien. Pero ayudó mucho que empezamos a rodar fuera de casa las cosas más duras y eso nos unió. Cuando leí el reparto y vi José Coronado, Óscar Jaenada, Juan Diego, Luis Callejo, yo me dije: "Con estos no me las quiero ver a malas con ninguno". Pero cuando estábamos allí, siendo unos tan diferentes de otros, ya no solo era una cosa de respeto, estuvimos muy unidos… Era un poco 'Gran Hermano', pero para bien. Tenía la fantasía de contar batallas, anécdotas. Pero no, tengo más de otros rodajes que ni te lo olerías que de este.

-¿Cuándo nota más la presión, al dirigir o al actuar?
-Son diferentes tipos de presión. Y no es mayor una que otra, es diferente. A veces me decían: "Ya verás cuando dirijas lo duro y cansado que va a ser". Luego me di cuenta, cuando lo hice, que los que me lo dijeron eran directores que ninguno había sido actor. Y me di cuenta lo poco que valoraban el trabajo del actor.

-¿En qué sentido no lo valoran?
-Esto que se dice a veces de que el actor se toca los huevos, pues a veces se los toca, pero a veces haces películas como 'Oro' o 'La isla mínima' en la que te dejas la piel de tal forma que no es diferente el agotamiento al que llegas que cuando diriges. Es de diferente en la forma, pero igual de agotador.

-Cuando recogió el Goya recordó a todos los directores con los que trabajó y dijo que de todos había aprendido algo. ¿Qué ha aprendido de Díaz Yanes?
-A Tano no lo conocía, pero 'Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto' fue uno de mis mayores referentes para preparar 'Tarde para la ira'. Con él comparto gusto por un tipo de cine y por la forma de trabajar en algunos aspectos. Y he aprendido la templanza. Él, que le gustan los toros, tiene algo de torero, de saber manejar todo tipo de vicisitudes sin alterarse. O al menos aparentar que no le da miedo, como los toreros, y por dentro estar cagado. Digo que he aprendido, pero más que aprender es admirar, porque en mi carácter soy mucho más «atacao», mucho más «arrebatao».

-Hay un salto generacional entre ambos. ¿Ha pensado en qué cosas usted hubiera hecho diferente al rodar?
-No, desde que dirigí nunca me pongo en la piel del director cuando actúo. Yo sueño con contar mis historias, me gusta mucho dirigir, es lo que más me apasiona, pero cuando trabajo con un director nunca me planteo cómo lo haría. Es curioso, no es que no quiera hacerlo, es que no me sale. Es como que de repente cambio el chip y me pongo actor y no me da por pensar cómo lo haría. Veo que cada decisión es parte del estilo de cada uno y no entro en ese tipo de debates.

-¿Cómo es para un actor eso de viajar al pasado?
-Es muy divertido hacer películas de época. Esa cosa de jugar, de actuar, tiene más sentido que nunca aquí porque te disfrazas de verdad y juegas a ser otro de verdad.

-¿Cree que se criticará cómo aparecen retratadas las mujeres del filme? ¿Le gusta cómo aparece la mujer en la película?
-El personaje de Bárbara tiene carácter, es luchadora. Y por sobrevivir, como cualquier ser humano, hace lo que sea. Por desgracia, en aquella época, la mujer era tratada como un objeto. Igual que los indígenas, que para los soldados no tenían alma, por lo que eran animales y por eso hacían las barbaridades que hacían. La mujer en aquella época era lo que era.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Sun Nov 12, 2017 10:29 am

Crítica de 'Oro', un western en el Amazonas
César G Cibeles - lascosasquenoshacenfelices.com - 11/11/2017

Los tiempos en los que las películas de acción hechas en España nos daban vergüenza ajena parece que han llegado a su fin. Aquí tenemos una prueba más de ello. Haciendo un paralelismo, si los estadounidenses recrearon su particular conquista de América en el western, Agustín Díaz Yanes nos traslada al interior de las selvas amazónicas.

'Oro' está basada en una historia inédita de Pérez-Reverte, quien también ha participado en el proceso de creación de la película. Inspirado en la expedición de los conquistadores Lope de Aguirre y Nuñez de Balboa, el film recrea esta expedición compuesta por treinta hombres y dos mujeres durante los dos meses de marcha en los que atravesaron la selva. Estos españoles partieron en busca de una quimera, una ciudad cuyos tejados estaban hechos de oro puro, incluso sus paredes y suelos como menciona alguno de los expedicionarios durante la película.

Esta no es una película autocomplaciente, sino todo lo contrario. Nos plantea un mundo hostil, en guerra, en el que todos son el enemigo y es difícil confiar en alguien. No es una historia de buenos y malos. Vista con ojos del siglo XXI, algunos personajes nos parecerán malvados y otros peores todavía. La violencia está tan a flor de piel que hay momentos en los que incluso nos cuesta entenderla. No faltan las escenas de acción y violencia durante toda la película, que en ningún momento da un respiro al espectador. La expedición se convierte desde el principio en una lucha contra los elementos, los animales salvajes, los indios y sobre todo, los españoles.

Aquí es donde se pone en evidencia la mano de Pérez-Reverte. El guión casi se obstina en mostrarnos el carácter español. Los soldados, hermanados cuando hay un enemigo común, unidos por un código de honor inquebrantable en la batalla, se pierden en luchas intestinas cuando no el enemigo se desvanece. Los 103 minutos de metraje están plagados de épica. Pero de una épica verbal, de frases rotundas, que significan y dignifican al soldado que las pronuncia. En particular, durante una escena en la que tras ser atacados por los indios con flechas envenenadas, los soldados españoles entonan todos juntos una canción. En ese momento podía imaginarme al escritor con una sonrisa de satisfacción. Creo que los seguidores del Capitán Alatriste encontrarán en este film lo que tanto les gusta en esta saga de Pérez-Reverte.

Aunque la sombra de la ciudad de los tejados de oro sobrevuela toda la película, en el fondo no es más que un Macguffin para ponerla en movimiento. La historia se centra en lo que puede hacer la codicia con los seres humanos y en cómo estos reaccionan cuando no tienen más opciones que seguir luchando o morir. Tanto la escenografía como el vestuario y el maquillaje son impecables. La película ha contado con un presupuesto de ocho millones de euros, que a mi entender, han sido muy bien aprovechados. La mayor parte la cinta se ha rodado en Canarias y hay que reconocer que desde el primer minuto hasta el último da la impresión de que estamos en el mismo centro del Amazonas.

Se trata de una película coral, y como tal no tiene un protagonista claro, aunque Coronado, Jaenada, Lennie y Arévalo son los personajes más relevantes de la historia. El elenco de actores en su totalidad hace un trabajo espectacular. Algo habitual en las producciones españolas (sobre todo entre los actores jóvenes) es que no vocalicen bien y no se les entienda. Este no es para nada el caso. Además los técnicos de sonido han hecho un gran trabajo y no sería de extrañar que se llevarán el Goya en este apartado. Quiero mencionar la banda sonora, compuesta por Javier Limón. Su trabajo es excelente, aunque es cierto que no hay ningún tema que se quede en la mente del espectador, ambienta perfectamente toda la película. Ayuda a crear tensión y a hacernos sentir el Amazonas.

La parte negativa de esta cinta es que hay veces (sobre todo durante la primera media hora) en las que falta conexión entre las escenas. A una secuencia en la que nos muestran que la selva alberga animales temibles, le sigue otra que nos enseña que los españoles discuten entre sí. Pero no hay nada que las una, son como sketches inconexos filmados en un mismo escenario.

En resumen, una película recomendable si dejamos los prejuicios fuera de la sala. He escuchado bastantes comentarios negativos durante la proyección porque los espectadores no deseaban ver como se comportaban los soldados españoles en América. Quizás esperaban ver a John Wayne cabalgando hacia el atardecer.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Sun Nov 12, 2017 10:41 am

'Oro', para no verte Reverte
Fran Campos - periodistadigital.com - 12/11/2017

Hay autores literarios que parecen escribir pensando en cine. Casi todos son americanos. Pero hay algún que otro literato autóctono que también ve la narrativa en forma de fotogramas. Uno de los más destacados es nuestro polemista tuitero por antonomasia, Arturo Pérez-Reverte. Sus temáticas, sus descripciones, la profundidad de sus personajes, todas estas virtudes han permitido que su presencia en el cine español haya sido una constante.

El prolijo autor vuelve una vez más a nuestras pantallas gracias a Agustín Díaz Yanes. Este guadianesco director ya se enfrentó a Pérez-Reverte en 2006 con su fallida adaptación de una de las aventuras del carismático Alatriste. 'Oro' (2017), su nueva producción, se basa en un relato corto inédito del antiguo reportero de guerra. La historia especula remotamente con las imaginadas aventuras y penurias de un grupo de exploradores españoles en busca de fama y fortuna en las (aún) inexploradas tierras del Nuevo Mundo.

Díaz Yanes, bajo la tenue disculpa de la Historia, nos cuela un "survival" de "tomo y lomo", donde prepondera la tensión psicológica y física de un grupo de hombres (y un par de desubicadas mujeres cumpliendo la función dramática de detonar la acción dramática) malviviendo en las claustrofóbicas selvas americanas. Cuenta el director, como es habitual en su anterior filmografía, con un nutrido grupo de actores de primera fila (José Coronado, Raúl Arévalo, Barbará Lennie...) de los que consigue extraer verdadero "oro" interpretativo.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Sun Nov 12, 2017 10:44 am

Te decimos cinco cosas que no nos han gustado de 'Oro'
Daniel Urda - moobys.es - 12/11/2017

La nueva película de Agustín Díaz Yanes, conocido por dirigir 'Alatriste', dará el pistoletazo de salida en las salas de cine el próximo 10 de noviembre. Basada en el relato del mismo nombre de Arturo Pérez-Reverte, la película nos dará a conocer la historia de un grupo de conquistadores españoles que viaja hasta el Amazonas con la intención de encontrar la mítica ciudad de El Dorado. Una premisa bastante interesante y que, a priori, hace que la película parezca reunir muchos de los ingredientes necesarios para ser tenida en cuenta. Sin embargo, muchos de estos ingredientes no llegan a cumplir las expectativas. Si aún estas dudoso sobre si ir o no ir a ver 'Oro' a las salas de cine, en Moobys te ofrecemos una lista con algunas de las razones por las que no deberías reservar tus entradas. ¡Empezamos! ¿Por qué no nos ha gustado?

5. Un ritmo lento. Tal vez muchos de vosotros estaréis de acuerdo cuando la veáis (si decidís hacerlo) y es que 'Oro' se esfuerza por hacernos creer que la trama se va a desatar en cualquier momento, cuando en realidad se trata de un intento frustrado, pues no llega a cuajar del todo. Por si fuera poco, gran parte de los personajes corren una suerte muy inesperada, y aunque en principio este parezca un buen método para cargar de acción y movimiento la historia, no lo consigue.

4. Se hará larga. Es muy probable que la más de hora y media que dura la película se te haga larga y pesada. Precisamente por ese ritmo tan pausado que sigue el film. Te dejará con un sabor muy agridulce.

3. Reparto desaprovechado. Por si fuera poco, el magnífico reparto que conforma la película, en el que encontramos nombres como José Coronado, Raúl Arévalo, Óscar Jaenada, Bárbara Lennie, Anna Castillo y otros muchos rostros de la ficción española, no dan todo lo que deberían dar de sí. Incluso podría decirse que alguno de ellos toma un papel más de figurante que de protagonista. Sus desafortunanzas no sorprenden en absoluto (de hecho, son en su mayoría indiferentes), pues interpretan a personajes prácticamente vacíos (salvo excepciones como Raúl Arévalo y Bárbara Lennie) que no logran conectar con el espectador, o al menos, no como deberían.

2. El acento de Anna Castillo. Lo primero que pensé cuando vi a Anna Castillo en esta película fue que era una actriz a la que no estaba acostumbrado a ver en ese tipo de papeles (de hecho, hace dos semanas la había visto protagonizando 'La llamada'). Y me gustó ver que se atrevía a hacerlo. Sin embargo, tan solo con pronunciar su primera frase entendí que su participación era completamente irrelevante. Es un fallo brutal que la actriz no corrigiera su acento a la forma de hablar de la época (por exigencias del guion, imagino). Y lo mismo sucede con algún que otro personaje. Por desgracia, esto hizo que su personaje perdiera toda la credibilidad que en un primer momento podría esperarse de él.

1. No es una superproducción. 'Oro' tenía todo a su favor. Un buen reparto, un director de Goya, un notable presupuesto (8 millones de euros) y una historia muy llamativa. Cuando entras a verla tienes la sensación de que verás una película al más puro estilo de '1898. Los últimos de Filipinas', pero nada más lejos de la realidad. Y eso es algo que se evidencia especialmente en algunas de sus localizaciones. La película se rodó en España, especialmente en Andalucía, donde se rodaron algunas escenas en las playas de Conil, en Cádiz. El equipo también se trasladó hasta las Islas Canarias, donde se rodó parte de la película en la laurisilva canaria de la isla de La Palma. Y aunque es cierto que algunas de estas localizaciones están lo suficientemente logradas, otras por el contrario son bastante chapuceras.

Habrá que buscar El Dorado en otra parte.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Sun Nov 12, 2017 2:22 pm

'Oro': poderoso caballero
Juan Carrasco de las Heras - periodistadigital.com - 12/11/2017

Visitar el glorioso pasado de España de la mano de Arturo Pérez-Reverte todo el mundo sabe bien lo que es: epopeya con palo en el lomo, valentía y mugre por igual, crítica hacia el poder establecido y retrato del fraternal odio cainita. En ese aspecto, nada nuevo bajo el sol nos trae 'Oro', la producción del realizador Agustín Díaz Yanes, basada en un relato del popular escritor, lo que la convierte en la segunda colaboración entre ambos. Nada nuevo, sí, pero alguien tiene que hacer la necesaria labor de retrotraernos a unos polvos que conllevan estos lodos, trasladándonos así a unos tiempos de bellacos, honor y aventuras más que atractivos para el espectador.

El resultado final tiene sus cosas buenas y también sus defectos, sus puntos álgidos y bajos. El nada desdeñable (para España) presupuesto de 8 millones de euros hace posible plantear una película de época decente con atractivos escenarios reales (una selva amazónica recreada en lugares como Canarias o Panamá), y algo más que decente ha resultado ser, sin llegar a la excelencia que prometía la historia completada con un enorme plantel y sin cumplir los desastres que auguraba la prensa especializada antes del día oficial de su estreno. Podríamos decir que la cosa se ha quedado entre dos aguas.

La trama nos sitúa en la aventura de una treintena de valientes hombres (y dos mujeres más valientes aún, porque había que serlo para meterse en semejante lío) que se adentran en plena selva para la conquista de una mítica ciudad hecha de oro puro en lo que por aquel entonces (siglo XVI) llamaban Las Indias. La historia, sencilla y efectiva pero algo lineal y previsible, a lo “une los puntos” en su estructura narrativa, no da tregua alguna a sus protagonistas y los coloca en una miseria tras otra, lo que aporta un cruento escenario (sin innecesarios excesos sanguinolentos) que irradia veracidad. Igualmente nos ayuda a impregnarnos de ambientación y situarnos allí mismo la gran labor interpretativa de un fantástico reparto coral que está más fantástico aún en su trabajo. Destaquemos en el éxito a nombres como el de Raúl Arévalo (todoterreno), José Coronado (alejado de sus lugares confortables), Óscar Jaenada (no se dejen engañar por la imagen que transmiten sus atuendos, es un gran actor), Bárbara Lennie (aporta carácter, aunque al principio de la cinta no lo parezca), Juan José Ballesta o el gran Antonio Dechent. El único que no me ha gustado demasiado es el personaje extraño y falto de consistencia de Juan Diego, a priori por veteranía y palmarés el mejor de todo el elenco. Cosas del cine.

En el apartado técnico hay que destacar que la música, como casi todas las que aparecen en los trabajos de este director, sobre todo cuando colabora Javier Limón, es magnífica (encabezada por la canción de los títulos de crédito a cargo de José Mercé). La sombra del proyecto sin embargo puede señalar a su realizador, que podría haber sacado mayor partido a los escenarios y que se muestra dubitativo, superado u oxidado con encuadres y escenas complicadas como las de combate. Y resulta especialmente preocupante lo que mencionamos si tenemos en cuenta que el propio Díaz Yanes, que llevaba ocho años sin rodar una película, ha deslizado que si este estreno no va bien en taquilla podría suponer el fin de su carrera cinematográfica. Le deseamos la mejor de las suertes y que se cumplan las expectativas o se replantee la afirmación…
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Sun Nov 12, 2017 5:44 pm

¿Piensa ir a ver 'Oro'? Es un peñazo
dolcacatalunya.com - 12/11/2017

'Oro' es una peli de Agustín Díaz Yanes estrenada el viernes pasado. Se basa en un relato breve del murciano Arturo Pérez-Reverte, ambientado en la Conquista de América y narra la expedición por la jungla centroamericana, en busca de oro, de un puñado de soldados españoles en el siglo XVI. Dicen que ha costado €8 millones.

Sona bé, oi? ¿Les apetece una peli de aventuras? ¿Tienen ganas de conocer mejor la increíble epopeya española en América? Estàn farts de la llegenda negra? Volen passar una bona estona? Pues no vayan al cine a ver esta película. Cero acción y aventura. Es aburrida, lenta y repetitiva. Los diálogos son acartonados y artificiales, la historia fluye mal y todo es previsible. Ni siquiera los supuestos momentos de tensión logran acelerar el pulso del espectador. No se intenta recrear el ambiente opresivo de la jungla (una serpiente y una iguana son los únicos animales que aparecen, para enseñar un cocodrilo no había presupuesto). No se transmiten las técnicas de combate de la época (el alférez cierra el puño para indicar “alto”, como si fuera un SEAL). Sisplau que vingui Spielberg.

Cero empatía con los personajes, dibujados muy superficialmente, planos, sin detalles creativos, que nunca llegan al espectador. Cero originalidad, mil tópicos y lugares comunes. Los conquistadores son “bárbaros, ignorantes, de sangre mala y baja“, inmorales. El cura es un malvado lleno de odio y con ínfulas de inquisidor. Los españoles son crueles, tristes y amargados. Esta gente no ha leído ni la crónica de Bernal Díaz del Castillo, repleta de violencia y sangre pero también de ternura, amor, humor, honor, valor y camaradería.

Explica la imprescindible profesora Roca Barea en su libro 'Imperiofobia y leyenda negra' que: “Arturo Pérez Reverte (…) exterioriza un patriotismo de rompe y rasga que se aviene mal con su obediente repetición de los más manidos tópicos de la leyenda negra (…). Una parte del éxito de Reverte, dentro y fuera, se debe a que recrea con vigor y convicción los tópicos hispanófobos”.

Doncs això és 'Or': un conyàs (amb perdó) que no aporta res. Dolça i avorrida Catalunya…
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Sun Nov 12, 2017 8:05 pm

'Oro' o cómo desaprovechar una oportunidad dorada
Juan Carlos Aldarias - bfacemag.es - 12/11/2017

Con el paso el tiempo las producciones nacionales han ido sabiendo cómo dar el Do de pecho a la hora de lanzar grandes superproducciones que hicieran frente a las propuestas internacionales que nos asfixian constantemente. Películas como 'Palmeras en la nieve', 'Lo imposible' o 'Ágora' han demostrado que se pueden superar las fronteras lingüísticas para crear historias que puedan ser disfrutadas a un nivel internacional. Este mes llega a nuestras pantallas el esperado nuevo intento Sony Pictures por intentar consagrar el cine español, de la mano de Agustín Díaz Yanes con el filme 'Oro'.

El cineasta vuelve a adaptar una de las historias de Arturo Pérez-Reverte y vuelve a caer en los mismos errores (en 2006 llevo al cine las aventuras del capitán Alatriste a la pantalla grande). Es precioso ver el diálogo de su fina prosa en directo, pero intenta abarcar demasiado creando una cinta visualmente atrayente pero carente de ningún tipo de alma. 'Oro' es la historia de un grupo de conquistadores españoles del siglo XV, que se adentraron en los parajes más ocultos de la selva en busca de encontrar una ciudad de oro que les saque de la pobreza que sufren. La tensión no tardará brotar cuando la obsesión por el poder y los peligrosos de la selva los acaben atrapando en un tormentoso viaje donde abunda la locura del ser humano.

Cumple en ese factor principal de intentar transmitir el constante peligro que sufren sus protagonistas. La angustia interior de cada personaje a pesar de que la mayoría parezcan serenos muestra más con sus miradas y silencios que con sus diálogos. Destacando lo visiblemente desaprovechado que queda su reparto que está capitaneado por cuatro de las grandes figuras de nuestro cine: Raúl Arévalo, José Coronado, Bárbara Lennie y Óscar Jaenada. Arévalo es el mejor parado de un reparto coral abrumador, no tanto por sus dotes interpretativas en la cinta, sino más bien la cantidad de intérpretes que pasan por la cinta sin dejar poso alguno en el espectador o en la historia. Prácticamente todos los personajes son intrascendentes para el desarrollo de la historia y no aportan más que algún gif cómico momentáneo. Dejando un grupo de personajes comunes, carentes de una historia propia que les dé sentido y por tanto que no genera ningún tipo de empatía o emoción, en una batalla de ajedrez donde todos son peones.

Donde mejor parada sale la producción es a la hora de haber elegido el escenario de la cinta. El rodaje les llevó por los montes de Anaga en Tenerife. Creando la atmosfera perfecta para atrapar a los protagonistas y a los espectadores en ese bello paraíso salvaje. También cabe mencionar su maestría a la hora de retratar un característico vestuario a pesar del terreno de guerra y lineal que sigue, dotando a cada individuo de una personalidad diferente. Aunque estos aspectos quedan desmerecidos por un pobre trabajo técnico. Innumerables batallas poco creíbles, con un montaje rápido que no deja apreciar lo que ocurre y que carece de una visión real del cuerpo a cuerpo tan rudo y propio de la época. La palma se la llevan su constante gusto a la hora de presentar muertes con un tono tan a lo spoof movie que no hay quien se las crea.

No puede evitar pecar de pretenciosa, ya que no es más que un olvidable entretenimiento para los espectadores menos exigentes. Fracasando notablemente a la hora de trasladar unas creíbles escenas de acción y que vagamente menciona la crítica primordial que debería denunciar la cinta. El traslado de un momento que refleja una época injusta con una sociedad de futuro incierto bajo el régimen de gobernantes deplorables. Por tanto, no puedo evitar denunciar la necesidad de exigir historias que vayan más allá de los espectáculos pirotécnicos y sepan abordar verdaderamente los sentimientos de nuestra nación. Una innecesaria propuesta de la que es mejor mantenerse alejado. Aquellos que prefieran ir hacia el dorado mejor que vean cintas como la reciente 'Z: La ciudad perdida' o incluso la animada 'La ruta hacia el dorado', estas al menos les ofrecerán algo más que un banal envoltorio.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Mon Nov 13, 2017 8:21 pm

Conquista de lo inútil
Manuel J Lombardo - diariodesevilla.es - 13/11/2017

'Oro', nuevo proyecto (de encargo) para Agustín Díaz Yanes tras la ya lejana 'Alatriste', respira dinero en cada plano, atiborrado (en gran angular) de rostros conocidos del cine español, paradójicamente haciendo de parias de la corona imperial en esas Indias frondosas, húmedas y acechantes de la jungla amazónica en busca de la ciudad dorada que ya persiguieron Herzog, Saura o, hace apenas unos meses, el gran James Gray.

Lo respira en el anhelo de unos personajes, más bien carcasas, dibujados con la habitual autoconciencia cuartelera y castrense, siempre verbalizada, por la pluma de Pérez-Reverte, poco dado a la sutileza o a la descripción meramente visual de acciones o pensamientos. Por si no fuera suficiente, hasta tres personajes se turnan en las labores de narración (en off), guías morales de un trayecto que da siempre la sensación de ser circular y moverse sobre sí mismo.

La mano revertiana resuena también en esos parlamentos histórico-didácticos sobre la lejana España en sempiterna crisis y sus diferencias regionales, entre vascos y navarros, entre andaluces y extremeños, materia, por lo visto, esencial y de lectura contemporánea, de este periplo hacia la nada convertido en una cuenta atrás y en un reguero de muertes, ajusticiamientos y cadáveres.

Pocos peros podrán ponerse a cuestiones de ambientación, vestuario y todo lo que tiene que ver con el realismo de reconstrucción de época. En efecto, todo es sucio, pringoso, se puede oler. Pero no basta. 'Oro' carece de verdadera intensidad dramática, de profundidad en el trazo de sus personajes, dirigidos como unas bestias malencaradas y de ceño permanente fruncido, como si la hombría y el desarraigo, esos dos temas flotantes, tuvieran que demostrarse siempre a golpe de gesto abrupto, justicia expeditiva o mala leche.

No ha de pasarse por alto el lamentable score musical de Javier Limón, no tanto por sus atrevidas licencias extemporáneas, que también, como por su uso arbitrario, caprichoso y casi siempre inapropiado.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Mon Nov 13, 2017 8:50 pm

Pérez-Reverte no tiene suerte
Juan Carlos Rivas - 20minutos.es - 13/11/2017

Me confieso lector habitual de las novelas de Arturo Pérez-Reverte. Lo digo porque el nombre de este escritor es sinónimo de polémica, que él cultiva con el mismo entusiasmo con que le atacan quienes no le soportan, no sé si tantos como seguidores tiene en Twitter, más de un millón novecientos mil, que no son moco de pavo. Es uno de los autores con mayor éxito de ventas en España y en el extranjero y ése es un buen motivo para concitar tanta atención, que es la manera elegante que se me ocurre para no decir envidias. Además acostumbra a pisar todos los charcos sin miedo a que le partan la cara, dialécticamente, claro. Y sé por lo tanto que me expongo a caer en el punto de mira de sus odiadores, lo cual, si sucede, lo tomaré por un honor.

Me gustan sus dos últimas novelas, 'Falcó' y 'Eva', ambientadas en plena guerra civil española, a las que auguro un futuro cinematográfico si el curso comercial de 'Oro' no lo desaconseja. El protagonista que da nombre al título tiene las características acostumbradas en Reverte, el típico héroe canalla de buen corazón y conductas amorales, chulesco, autosuficiente, capaz de matar con absoluta frialdad y en otro momento demostrar sentimientos humanitarios, un espía dotado con habilidades deductivas y artes marciales que podría encajar en el traje de James Bond, por su cuidado indumentario, por sus exquisitas maneras, por su educación cosmopolita, su irresistible atractivo para las féminas y su frialdad en situaciones apuradas a prueba de bombas. Un gran personaje evadido de las cloacas de la novela negra para trabajar al servicio del ejército sublevado contra la República que mantiene un interesante affaire sexual/amoroso con una espía roja. ¡Qué gran vasallo sería si tuviera un buen señor! ¡Qué gran historia para el cine si hubiera quien acertara con su adaptación! ¿Tal vez Enrique Urbizu?

Pérez-Reverte tiene un estilo literario y narrativo muy apto para la traslación de sus novelas al cine y eso explica que sean tantas las veces en que criaturas suyas han adquirido la apariencia de actores de carne y hueso y también, por desgracia, que sus historias hayan perdido el oremus en manos de directores de cine tan alejados entre sí como Roman Polanski o Gerardo Herrero. No tiene suerte con esas incursiones en la pantalla grande. No resulta fácil desentrañar dónde reside la clave de por qué ha sucedido tal cosa, pero lo cierto es que ni los citados (que dirigieron 'La novena puerta' y 'Territorio comanche') ni Pedro Olea ('El maestro de esgrima'), Jim McBride ('La tabla de Flandes'), Enrique Urbizu (que no estuvo muy acertado con 'Cachito'), Manuel Palacios ('Gitano'), Imanol Uribe ('La carta esférica') o Agustín Díaz Yanes ('Alatriste'), sin mencionar las series para Antena 3 'Camino de Santiago' y 'Quart, el hombre de Roma', o las dos versiones televisivas de 'La reina del sur', han conseguido entregar una cinta que pase de lo aceptable a partir de alguna obra de Pérez-Reverte o de algún guion directamente escrito por él.

Tal vez sean las aventuras de capa y espada a las que prestaba su carisma Viggo Mortensen, ese capitán al servicio del rey Felipe IV de España durante la Guerra de los Treinta años, en el siglo XVII, lo más apreciable en resultados estéticos de todos los intentos citados, aunque es dudoso que consiguiera recuperar el presupuesto de 24 millones de euros, el segundo más elevado de siempre en el cine español. La amistad entre el escritor y el director, Agustín Díaz Yanes, así como el acentuado gusto de ambos por la Historia, han vuelto a propiciar, once años después, la puesta en pie de otro costoso proyecto, el titulado 'Oro'.

Para llevar a la selva amazónica a una expedición de conquistadores en busca de El Dorado, la mítica ciudad que el hambre, la miseria y la desbordante imaginación de aquellos desharrapados creía erigida en el precioso metal, Díaz Yanes ha partido de un relato no publicado de Pérez-Reverte, un guion firmado por ambos que contrae una deuda relevante en términos argumentales con la novela de Ramón J. Sender 'La aventura equinoccial de Lope de Aguirre', publicada en 1964, pues las situaciones básicas son muy semejantes a las de la expedición al Amazonas organizada por Pedro de Ursúa y la posterior rebelión de Lope de Aguirre. Desarrollo con pequeñas variaciones e idénticas motivaciones a las de los hombres que tanto Werner Herzog como Carlos Saura enviaron a las mismas tierras persiguiendo la misma quimera en 'Aguirre, la cólera de Dios' (1972) y 'El Dorado' (1988), otra gran superproducción de la época, por cierto, que costó 1.000 millones de pesetas. Lo que ha escrito Pérez-Reverte no se distingue por su originalidad. En este caso las comparaciones son odiosas porque volver sobre una historia ya contada (dos veces) exige aportar algo diferencial que la mejore y –lo lamento- no es el caso.

La película pretende describir la enloquecida aventura de una partida de conquistadores españoles en busca de el Dorado, que inicialmente al servicio del Rey de España, intentan sobrevivir en la selva a base de asesinar a todos los indios con los que se tropiezan y terminan masacrándose entre ellos mismos, hasta que sólo quedan dos para dar testimonio de que los tejados y las paredes de oro de El Dorado son solo una quimera. La selva amazónica, que debería ser el más grande y primer personaje, asfixiante, opresivo, determinante de las dinámicas autodestructivas que laminan a los soldados, carece de ese punto de agresividad que uno esperaba descubrir, es un espacio bellamente fotografiado, pero apenas un lugar de paso relativamente holgado. Ni los caimanes que no se ven, ni las arenas movedizas, las lluvias o los accidentes climáticos poseen la más mínima capacidad de conmovernos.

'Oro' cuenta con un buen reparto, un grupo de excelentes actores que no consiguen por sí solos mantener el interés de una historia desfalleciente, a pesar de una violencia extrema descrita de un modo que termina por parecer rutinaria. Pero es necesario mencionarlos porque todo lo bueno que tiene el filme se relaciona antes que nada con ellos, sus rostros feroces, sus voces trabajadas: Raúl Arévalo y Óscar Jaenada mantienen un duelo viril que desprende destellos de autenticidad; José Coronado, por el contrario, no está a la altura de sus mejores trabajos (a las órdenes de Urbizu) por indefinición; Antonio Dechent, José Manuel Cervino, Luis Callejo, Juan José Ballesta, Andrés Gertrúdix, Diego París, lidian con las escasas posibilidades que tienen; el personaje de Bárbara Lennie, la dama deseada por la soldadesca y motivo de disputas en la expedición no consigue transmitir la pasión febril que se supone ha de inocular en aquellos hombres; Anna Castillo y Juan Carlos Aduviri se esfuerzan por evitar la caricatura de criada de la dama y de indio sabelotodo que guía a través de la espesura de la selva dejando caer frases tan poco naturales como: “¿están lejos? No están lejos, están aquí”. Juan Diego, que lleva los últimos años iluminado por las musas en los papeles que ha interpretado, tiene que sostener en esta ocasión a un individuo que bordea involuntariamente la comicidad. Está a muchas leguas del Juan Diego que nos deslumbra en 'No sé decir adiós'.

Díaz-Yanes cuenta con un guion poco original, ya lo he señalado, y su capacidad para ponerlo en escena se muestra muy limitada y en ocasiones francamente torpe. Véase, a modo de ejemplo, cuando una serpiente muerde a un personaje: la vemos un instante y acto seguido desaparece de la escena porque nadie se ocupa de ella, el resto de los personajes se queda mirando y la serpiente podría dedicarse a morder a otros incautos. Algo similar sucede cuando dos hombres intervienen en el curso de una pelea para inclinar la suerte del lado de uno de los contendientes de tal manera que uno se pregunta por qué no han intervenido antes. También es reveladora de esa torpeza la secuencia en la que el sargento (José Coronado) recibe el impacto de una flecha perdida cuando se encuentra en un pequeño grupo, agazapado mientras observa pelear entre sí a unos indios, a los que vemos corretear a través de un agujero entre las ramas. La escena carece por completo de verosimilitud y, peor aún, de dramatismo, a pesar de las consecuencias que tiene. En otra toma un movimiento de cámara desde un plano general de la selva nos permite descubrir a una iguana colocada en primer término; ni National Geographic lo hubiera planificado de una manera tan elemental y decorativa. Algunas situaciones son difíciles de creer, como la reunión de la dama con el soldado que la pretende a espaldas del señor que se la ha quedado en propiedad, pues no otra cosa cabe decir de las brutales normas impuestas por quien detentaba el poder.

Son algunos ejemplos tomados al azar de mi memoria indicadores del rastro de falta de inspiración que debilita esta producción de Atresmedia, que sigue el patrón de las que la preceden en la política cinematográfica de esta corporación (como en la de su competencia, Mediaset): una operación publicitaria de altos vuelos, apoyada en los rostros y prestigio de un buen grupo de intérpretes, con un “look” de solvencia técnica y una solidez global mucho más aparente que real porque en la historia y en la realización se encuentran los pies de barro.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Re: 'Oro' (estreno 10 de noviembre)

Postby Rogorn on Mon Nov 13, 2017 8:55 pm

El cine español hace historia: seis películas en el top ten de la taquilla
Javier Zurro - elespanol.es - 13/11/2017

El cine español vive grandes momentos en la taquilla. Atrás quedaron esos años en los que ninguna película conectaba con el espectador y había que esperar a un gran estreno de Amenábar, Bayona o 'Torrente' animara el panorama. Ahora el público va a ver nuestras películas de una forma más natural, y responde ante mucho más títulos. La prueba definitiva se ha dado esta semana, cuando seis filmes se han colado en el top ten de las más vistas de viernes a domingo según los datos que ofrece ComsCore. Un hecho histórico que no se había visto antes. Hace un par de meses fueron cuatro los títulos que se colaron en el ránking, la misma cantidad que en diciembre del año pasado.

Ha sido un fin de semana en el que la taquilla ha estado muy dividida y en el que el dato general de asistencia no ha sido muy boyante, pero aun así una gran variedad de títulos patrios han sacado pecho ante estrenos de Hollywood. Destaca el gran mantenimiento de 'El secreto de Marrowbone', que tras un inicio dubitativo ha sabido mantenerse, también por la apuesta de Telecinco Cinema, que ha seguido apoyando su título las siguientes semanas. En su segundo asalto no descendió y en este tercero lo hace en torno al 30% para sumar 0,8 millones de euros y con la meta del millón de espectadores cada vez más cerca.

La película de Sergio G. Sánchez no ha batido a Thor, pero sí al estreno de terror de la semana, 'Feliz día de tu muerte'. Esta, por su parte, ha vencido a 'Oro', el regreso de Agustín Díaz Yanes al cine que, de la mano de Atresmedia, se ha quedado en una cifra de 590.000 euros, una cantidad parecida a una película de las mismas características, 'Los últimos de filipinas', el año pasado. Queda esperar a su resultado en los días de diario, claves para las películas destinadas a un público adulto, y a su mantenimiento el próximo fin de semana para ver hasta qué cantidad podrá llegar la obra basada en un relato de Arturo Pérez-Reverte.
User avatar
Rogorn
 
Posts: 13647
Joined: Thu Feb 01, 2007 12:00 am

Previous

Return to Cosas veredes

Who is online

Users browsing this forum: No registered users and 2 guests

cron