Opiniones de la crítica sobre Alatriste

Películas, series, cómics y otros materiales basados en las obras de Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Avatar de Usuario
deckard
Mensajes: 139
Registrado: Dom Jul 31, 2005 11:00 pm

Mensaje por deckard » Mar Ago 29, 2006 5:36 pm

Opiniones de gente de la calle:

http://www.ep3.es/

Avatar de Usuario
rheya
Mensajes: 402
Registrado: Mié Dic 28, 2005 12:00 am

Mensaje por rheya » Vie Sep 01, 2006 9:36 am

Otra más:

Un tercio de Flandes, otro de varas y Mortensen
«Alatriste»
| ((( | España 2006 | Director: Agustín Díaz Yanes | Intérpretes: Viggo Mortensen, Eduardo Noriega, Elena Anaya, Unax Ugalde, Ariadna Gil, Javier Cámara, Juan Echanove, Eduard Fernández, Enrico Lo Verso, Antonio Dechent, Pilar López de Ayala |

FEDERICO MARÍN BELLÓN
Puede que, después de todo, sea posible comentar esta rareza española sin incurrir en comparaciones insidiosas ni considerar siquiera dónde escribe este o qué lee aquel, aunque a estas alturas el menos enterado se habrá formado su propio prejuicio. Sin la aureola de otros que no «perdieron el tiempo» escribiendo para terceros (¿y qué otra cosa es el cine aparte de trabajar para otros?), cuando Agustín Díaz Yanes consiguió que todos hablaran de él sin haber muerto era demasiado mayor para volverse idiota. En «Alatriste» se encomienda a su sabiduría y a la de su fantástico equipo, separa la yema de la letra, derrama toda la sangre que es preciso y entra a matar sin artificios. Sus batallas son sucias como sucia es la guerra y, a falta de unas buenas botas, en ellas se muere con la honra puesta.
Pero aunque parezca mentira, le faltan minutos y le falta dinero a este capitán de nuestro cine, poca cosa comparado con una superproducción de verdad, si bien «Alatriste» tiene algo de lo que carecía la cinematografía hispana, más allá de horas y puñados de dólares. El héroe canalla que levanta Viggo Mortensen, capaz de lo mejor y de lo atroz, es la respuesta al cowboy de leyenda, al vaquero de los horizontes de grandeza y las raíces profundas. Porque la cinta estará pintada con la paleta de Velázquez, pero Alatriste, además de pistolero-torero, añade a la imaginería alimentada por el western ese fatalismo tan español y, ay, tan cainita y tan necio. El capitán que construye Mortensen con su acento de ningún sitio y su orgullo de mercenario altruista, el falso oficial que Pérez-Reverte mandó a surcar los siglos y en cuya nave Díaz Yanes se ha dejado hasta el sentido, es un arquetipo con tanta raigambre entre nosotros que, de tan cercano, habíamos olvidado llevárnoslo de viaje, siempre pendientes de que inventen ellos. Alatriste abarca la mayor de nuestras contradicciones sin revisionismos oportunistas ni paralelismos para lelos, sin cerrar heridas, pero sobre todo sin abrirlas. Claro que tiene agujeros negros y algún descosido hasta en su impresionante elenco, es cierto que a sus páginas les duele la ausencia de personajes enteros, pero da gusto ver esta película con aires de ultramar y, pese a todo, española por los costados y las costuras.
Así que algo habré pagado, pensó. Ignoro cuánto y cuándo, pero sin duda lo hice, si ahora la vida me concede este premio. Si merezco, aunque sea por unas noches, que una mujer así me mire como ella me mira.

Avatar de Usuario
Claire
Mensajes: 160
Registrado: Jue Feb 24, 2005 12:00 am
Ubicación: Burgos

Mensaje por Claire » Vie Sep 01, 2006 11:16 am

rheya escribió:Sus batallas son sucias como sucia es la guerra y, a falta de unas buenas botas, en ellas se muere con la honra puesta.

Será que con eso del preestreno y el estreno estoy especialmente sensible, pero esta frase me ha puesto la piel de gallina.
... y ganar laureles a fin de que un día, narrando mis hazañas entorno a la mesa de una taberna, alguien recitara también, en mi honor, unos versos como aquéllos.

Avatar de Usuario
Polifago
Mensajes: 25
Registrado: Mar Ago 15, 2006 11:00 pm
Ubicación: Los Madriles

Mensaje por Polifago » Vie Sep 01, 2006 3:04 pm

Os posteo una crítica de la página blogdecine no muy alentadora. Saludos

Jueves, 31 de Agosto de 2006


'Alatriste': mucho ruido y pocas nueces
Sección: Críticas , Estrenos


Mucha parafernalia y poca historia. Mucho actor famoso y poco personaje. Mucho bla bla y poca acción. Mucha promoción y poco que ofrecer.

La película ‘Alatriste’, escrita y dirigida por Agustín Díaz Yanes, hasta ahora ha sido la más cara del cine español. Se han recreado cientos de trajes y lugares de la época, se han rodado batallas, se han empelado miles de figurantes y actores de gran talla en papeles menores. Se ha hablado de la película desde hace muchos meses. ‘Alatriste’, además, está basada en las novelas de grandes ventas de Arturo Pérez-Reverte, lo que aún le crea mayores expectativas.

Pues todo eso ¿para qué? Para hacer un film que aburre, que nunca parece que llegue a arrancar, que no cuenta nada concreto, que no presenta buenos personajes… una película con un guión flojo, sin garra, un guión que trata de abarcar mucho y por eso aprieta poco. Con una realización, una ambientación y una dirección de fotografía, de Paco Femenía, dignas de una gran producción. Pero con una historia y unos actores que se han quedado por el camino. Y es una pena.



No quiero decir que una película con muchos diálogos sea mala sólo por ese motivo. Con lo de bla bla me refiero a mucho hablar para no decir nada, muchas consideraciones, expresiones rimbombantes y reflexiones, pero ningún diálogo que haga avanzar la trama, nada que nos lleve a ningún sitio o que retrate a los personajes. Aquí hay escenas que se hacen muy largas y pesadas ya en un primer visionado, y a las que se les podrían cortar bastantes segundos. Otras, sobran enteras. En un film en el que los espectadores se esperan acción, no se pueden ir enlazando, una tras otra, escenas de diálogos, hay que intercalarlas con otras más visuales y movidas. El colmo de esto llega cuando, después de tener que ver un fragmento bastante largo de una obra de teatro en la que actúa Ariadna Gil, en la secuencia siguiente, los personajes vuelven a hablar durante varios minutos. Ya que se trata de un momento sentimental, aprovecho para añadir que las historias de amor no producen la más mínima emoción ni transmiten ningún sentimiento.

Parece mentira que un film basado en una serie de best-sellers pueda aburrir. Pero así es. No hay nada de aventura en ‘Alatriste’ y apenas hay acción. Sin embargo, esto no se debe a que estemos ante un magnífico retrato de personajes o ante un film que profundice en los conflictos psicológicos. No. Más bien funciona como un muestrario. Es tan grande la cantidad de personajes que se presenta que no hay tiempo para que ninguno de ellos tenga entidad. Aparecen un instante, dicen sus frases —unos actores mejor que otros, aunque eso lo trataremos más adelante—, pero casi nunca vemos qué les motiva o cómo sienten. Sólo en un momento en el que Elena Anaya tiene una duda, atisbamos algo de humanidad en la película. Pero ya me diréis el problema: tener que casarse con Eduardo Noriega. No lo veo yo un sacrificio tan grave. Además de que en general los personajes están muy poco desarrollados, nos encontramos con una gran misoginia, pues los dos únicos papeles femeninos que aparecen (el de Blanca Portillo es un papel masculino y de la sumisa esposa que cuida de Malatesta, interpretada por Pilar López de Ayala, no digo nada porque ella sí que es inexistente) son de mujeres rastreras, traidoras, provocadoras… Si hubiera dos así y otras mujeres de otra forma, se podría decir que es un retrato real de algún tipo de fémina, pero al ser las únicas que existen, parece que quien las ha dibujado piensa que todas las mujeres somos así.

Para presentar al capitán Alatriste, Díaz Yanes sí que ha tenido tiempo y en realidad ha intentado dibujarlo bien. Ha intentado mostrarnos a un ser acabado y perdedor, a un antihéroe al que aún le quedan valores como la lealtad. A un caballero de la —y perdón por el juego de palabras— (Ala)triste figura. Pero no lo ha conseguido en absoluto. Si fuera un pobre hombre debido a que es más noble que nadie y a que antepone la lealtad a sus propios intereses, pues podría despertar algo de empatía. Pero lo que le lleva a tener siempre un mal destino es que toma decisiones erróneas por pura estupidez o por actuar sin pensar. Quizá la intención de Reverte y de Díaz Yanes era mostrar a un hombre al que ya todo le da igual y que se ha, digamos, rendido en la vida. Si ésa es su pretensión, entonces deberían plantearnos por qué. Por qué está acabado, por qué ya nada le importa. Es posible que en las novelas sí se haga ver todo esto, no lo sé porque no las he leído, pero en la película está claro que en ningún momento se nos muestra.

El guión no llega a tener fuerza e interés porque no se centra en nada concreto, sino que va sumando escenas y anécdotas sueltas que en sí mismas no suponen nada. Es cierto que el intento de resumir todos los libros de ‘Alatriste’ en un solo film era arduo, pero ahí está el problema. No creo que nadie le haya obligado a Díaz Yanes a incluirlo todo en un solo largometraje. Esta decisión, sea quien sea quien la ha tomado, es errónea. Habría sido preferible quedarse con una corta historia —una de las novelas, un capítulo, hasta unas líneas— y desarrollarla con su arco argumental y sus giros de guión para que los espectadores pudieran tener interés en seguir la película y quisieran saber qué ocurre a continuación. Y en cuanto a los personajes, también habría sido preferible presentar menos para que los que hubiera, pudieran estar definidos. En todo caso puede servir como película histórica, pero para eso se acerca muy poco a los hechos políticos del momento, sólo los toca de refilón, siempre desde el punto de vista del capitán.

Esto demuestra que lo de que en España no se hagan buenas superproducciones no depende sólo de que no se quiera o no se pueda invertir dinero. Es que no se sabe hacer buen cine comercial. Con un guión como éste, no se puede ir a ningún sitio. Dicen que todo el éxito económico y la buena opinión general de ‘Piratas del Caribe I’ se debía únicamente a la presencia de Johnny Depp, pero aunqu este actor estuviera en ‘Alatriste’, la película no tendría ni más calidad ni más éxito. Hay que tener en cuenta que el hecho de que un personaje sea bueno, también depende del guión. Y si Jack Sparrow estaba bien retratado, era gracias a sus guionistas, sin quitar que Depp sea un gran intérprete. Con el mismo aparato de producción, el mismo equipo técnico y con una buena historia de partida, 'Alatriste' podría haber sido una gran película.

Aún no se ha estrenado ‘Alatriste’ y ya estoy hablando de su éxito. Evidentemente, lo va a tener. Va a vender muchísimas entradas, aunque sea las primeras semanas, pero obviamente, gracias a esta enorme campaña de promoción que se le está haciendo en todos los medios de comunicación.

Continuando sobre el guión: no sólo resulta defectuoso porque no logra tomar una dirección en ningún momento. También tiene el problema de que parece que plantea cosas que luego no se resuelven, lo cual puede provocar una especie de desazón inconsciente en los espectadores. Por ejemplo, lo del oro y las riquezas que posee el rey gracias a que no paga la soldada y a que probablemente los campesinos y comerciantes están esquilmados, parecería un buen hilo de acción en el que la película se podría centrar. Pero el tema se abandona y nos quedamos sin saber más sobre ello. Tanta grandiosidad en cómo se ha rodado ‘Alatriste’ para luego presentarnos siempre cuestiones menores.

Escenas de acción hay pocas y las que hay tampoco son tan espectaculares como cabría esperar. Están bien resueltas, pero no tienen grandiosos planos con grúa y con movimientos impresionantes. Además, las batallas que nos parecen geniales en otras películas lo son porque no consisten en una simple escena con acción, sino que tienen su preparación, nudo y desenlace, como la propia película, porque están construidas con momentos de dificultad, con clímax, con emoción que va más allá de lo vistoso. Los combates de espada están bien interpretados, probablemente porque se trajeron a Bob Anderson, el maestro de esgrima de ‘El señor de los anillos’, ‘El Zorro’ o ‘Piratas del Caribe’, entre otras grandes producciones.

La cuestión actoral tiene mucho que ver con cómo estén retratados los personajes en guión. Un buen papel siempre ayuda a un actor a hacer un buen trabajo. En el caso de Viggo Mortensen, hay que decir que lo ha hecho bastante bien para tener una base tan pobre. Sin embargo, esa forma de hablar, como de borracho constante, hace que no te lo puedas tomar completamente en serio. Sería preferible que se admitiera que tiene acento y que se inventara alguna excusa como que pasó tiempo fuera, que sus padres eran de otro sitio… cualquier cosa, antes de hacer pasar por habla normal la pronunciación de Mortensen.

El problema llega cuando actores que sí que son españoles tampoco tienen una dicción o un tono mucho mejor. Eduardo Noriega, además de que no aparece más que para declamar, resulta desastroso. E insisto: él no tiene toda la culpa. Su personaje es nulo. Quien mejor resultado da en cuanto a este tema de la entonación es Blanca Portillo, que ya fue la mejor actriz en ‘Volver’, de Almodóvar. Javier Cámara también hace un buen Conde Duque de Olivares y Echanove resulta correcto como Quevedo. Eduard Fernández y Antonio Dechent están bien en sus papeles de compañeros del capitán, pero de nuevo, es que sólo tiene unas frases. Los demás resultan casi igual de penosos que Noriega. Por lo tanto, aunque haya buenos actores que lo hace bien y otros que han demostrado ser buenos actores en otras producciones, pero que aquí no están bien dirigidos; en general, la sensación que queda es de un trabajo actoral desacertado. Curioso el aspecto irreconocible del italiano Enrico Lo Verso (imagen siguiente).

Díaz Yanes es un director con una extraña trayectoria. Dirigió su primera película ya con una edad avanzada, ‘Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto’. En mi opinión es una de las mejores películas del cine español, con un grandioso Federico Luppi y una Victoria Abril en su buena época. Tras un parón largo, Díaz Yanes trató de volver con la ambiciosa ‘Sin noticias de Dios’ e hizo una película fallida, de tono extraño, que no se llegaba a saber si era una comedia o algo serio. Ahora, con ‘Alatriste’ veremos qué le ocurre. El otro día apareció en la tele diciendo que lo mejor para recuperarse de una película grande era hacer inmediatamente después una pequeña. Pero con las treguas que se toma este director, me extrañaría que lo hiciera. Curiosamente, la labor que más ha desempeñado en su carrera es la que peor le sale aquí: la de guionista. No sé si el material de partida tendrá algo que ver, pero si se trata de buenas novelas y lo menos logrado es la adaptación, quiero creer que la presión de una producción tan grande y de tantas localizaciones y preparaciones, le han impedido centrarse y le han hecho perder la perspectiva y la objetividad.

En definitiva, si los autores han tratado de hacer una película de aventuras, han fallado. Si lo que han intentado es ofrecernos un film humano, de personajes, entonces se han quedado aún mucho más lejos de su objetivo. Eso sí: las expectativas hacen que la impresión de la película cambie mucho. Ahora que os esperáis menos, probablemente os gustará más que si hubierais leído una crítica positiva.

Avatar de Usuario
Bilbo_77
Mensajes: 71
Registrado: Lun Feb 14, 2005 12:00 am
Ubicación: Madrid

Mensaje por Bilbo_77 » Vie Sep 01, 2006 3:37 pm

Jodo, esta critica me ha dejado por los suelos... Aunque posiblemente tenga razon en su ultima frase y ahora que lo veo todo tan negro quiza la pelicula me guste mas... o no...

...glups...
"Pasa una tropa de soldados rudos,
al hombro el arma, recios y barbudos,
tras de su jefe, por la senda van.

Capitan español que fuiste a Flandes,
y a Mejico, y a Italia, y a los Andes,
¿en que empresas aun sueñas, capitan?"

Avatar de Usuario
Akab
Mensajes: 106
Registrado: Lun Ago 07, 2006 11:00 pm

Mensaje por Akab » Vie Sep 01, 2006 4:17 pm

Esta última critica es mala, porque la persona que la hace no tiene demasiada idea. Ni entiende el personaje de Alatriste (hace un vano intento de adscribirle a alguno de los personajes estereotipos de hollywood, y como no logra definirlo, dice que esta mal trazado, cuando realmente lo que estan mal trazadas son sus lineas de pensamiento cuadrado)... Alatriste es orgulloso, y el orgullo es aveces estupido, pero es lo unico que tiene para mantenerse digno entre tanta decadencia. Pero parece que esta señora no enntiende de orgullo (supongo que no es una cualidad muy femenina). Y luego se centra en la misoginia... y dale con lo politicamente correcto, vamos a ser tan bobos como en hollywood, que no pueden poner a un negro de malo sin poner a un policia negro porque sino seria racista? Hace falta poner a una mujer bondadosa para contrapesar a dos malas pecoras, que eso si, son inteligentes, lo cual yo valoro mas que cualquier bondad. Y justo la falta de inteligencia que demuestra esta señora que hace la critica en sus dos primeros parrafos es lo que ha motivado que la deje de leer...
Vamos, que la feminista retrasada esta ponga a Portillo como la que mejor entona y pronuncia... ya, solo un problema, habla con voz de mujer, y alomejor no se ha enterado usted de que en los libros Bocanegra no era una mujer, sino un hombre. Es lo que tiene no leer.... Que llega uno a pensar que la Inquisicion estaba dirigida por mujeres. Lo que tiene la ignorancia.
Esta tarde veo la pelicula y esta noche escribo mi propia critica (yo sí lei los libros...).

Y luego... cuando habla de que podria llegar a ser pelicula historica... pero no porque no toca los hechos politicos? pero esta tia esta falta de razoncinio? En que siglo vivimos que aun pensamos que la historia es solo politica, sin sociedad, sin cultura, sin tantas cosas tan importantes como la politica? Barry Lyndon, la mejor pelicula historica que en mi opinion se ha hecho, no trata la política ni una sola vez (solo en un momento, y con una frase, te presenta toda la guerra de los siete años como un resumen de alianzas, ejjeje, es buenisima). Vamos, paso de seguir leyendo porque esta critica no hay por donde cogerla, los hay cuadriculaos y de pensamiento lineal, desde luego.

Avatar de Usuario
rheya
Mensajes: 402
Registrado: Mié Dic 28, 2005 12:00 am

Mensaje por rheya » Dom Sep 03, 2006 7:49 pm

Gracias, Polifago, por mandarnos esta crítica tan visceral... :twisted:

La verdad es que me ha dejado el cuerpo revuelto. Me parece entrever, a lo mejor son imaginaciones mías, muchas ganas de incendiarlo todo. De cargárselo todo.
Así que algo habré pagado, pensó. Ignoro cuánto y cuándo, pero sin duda lo hice, si ahora la vida me concede este premio. Si merezco, aunque sea por unas noches, que una mujer así me mire como ella me mira.

Avatar de Usuario
rheya
Mensajes: 402
Registrado: Mié Dic 28, 2005 12:00 am

Mensaje por rheya » Jue Sep 07, 2006 9:37 pm

No hay término medio. O se la quiere mucho o se la odia. O tal vez si. Ésta se acerca a mi parecer:

LA PELÍCULA DE DÍAZ YANES
Alatriste, entre la gloria y la decadencia
Por Juan Orellana
El director español Tano Díaz Yanes, respetado por propios y ajenos, se lanza a un modelo de "superproducción española" –la más cara de nuestra historia– para recrear la figura literaria del capitán Alatriste, ideado en cinco novelas por el escritor de moda Arturo Pérez-Reverte. Sin ser una película extraordinaria es lo suficientemente digna y audaz como para merecer un aplauso. Pero también algunas críticas.

Alatriste tiene virtudes y defectos. Entre sus virtudes está explicar a los chicos-logse que España no fue siempre el desastre que es hoy, que fue grande y poderosa, que estuvo sostenida por un pueblo creyente, y que condujo sus pasos de imperio mundial por las sendas de ideales y sacrificios. Dicho así suena a nacionalcatolicismo, pero la película también nos muestra los pecados y mezquindades de una España que a mediados del siglo XVII ya empezaba a rodar cuesta abajo hasta la ciénaga en la que se sumerge hoy. Un Felipe IV muy alejado de un modelo de rey digno, un Conde Duque de Olivares cegado por la miopía del poder, y cómo no, la Inquisición Española, el invento de toda la historia que más ha rentabilizado la izquierda occidental.

Los Tercios de Flandes son el telón de fondo de esta película de aventuras. Aventuras bastante bien resueltas –en ocasiones con brillantez, como el arranque del film-. Pero también es un retrato de la España austera, sufriente, pesimista, estoica. La España del Goya oscuro, de Baroja, de Unamuno, de Lorca, la España novia de la muerte (con perdón),... y la España cainita (Unamuno y Millán Astray eran tan españoles hasta la médula el uno como el otro). Una España que retrató Velázquez como lo retrata con absoluta maestría el iluminador Paco Femenía (el Goya de este año debería ser suyo) apoyado por una dirección artística y de vestuario impolutas.

El reparto es notabilísimo, aunque Pilar López de Ayala tiene un minúsculo papel para su talla interpretativa, quizá superior a la de Elena Anaya. Eduard Fernández, Echanove –que hace de Quevedo- y Javier Cámara –Conde Duque de Olivares- están estupendos. Mucha mala uva desmuestra que el papel de clérigo inquisidor, el dominico Emilio Bocanegra, esté encarnado por una actriz (Blanca Portillo, la Agustina de Volver), para darle un cierto aire homosexual repelente. De hecho, ese clérigo –único representante de la Iglesia en el film– es el personaje más caricaturesco de todos. Qué se le va a hacer. Es la moda. Pero el mejor, sin duda, es Viggo Mortensen (Alatriste), que a pesar de no ser español ilustra a la perfección algunas de las notas más seculares y contradictorias del carácter hispano.

La violencia es realista, sucia, muy física, nada marcial –a pesar de estar dirigida por Bob Anderson, el que enseñó a luchar a Darth Vader–, el erotismo es moderado y creíble, la narración desigual, con altibajos, y la banda sonora maravillosa, sobre todo en sus partituras de guitarra española. El retrato de Madrid, sorprendente, inimaginable para los hijos del gallardonismo faraónico.

El tratamiento de la fe del español del siglo XVII es mucho más cojo. Tras la señal de la cruz y las oraciones piadosas no se perciben hombres de fe, sino más bien ateos modernos que conservan unas normas impuestas por el sistema. Pero tampoco Tano carga las tintas en ello, aunque sin duda perjudica la comprensión histórica del periodo. Una alusión a los catalanes, a los que se da la misma consideración que a los portugueses, es un guiño que agradará a los nacionalistas acomplejados. Ambos asuntos son claras concesiones a la aburrida corrección política.
Así que algo habré pagado, pensó. Ignoro cuánto y cuándo, pero sin duda lo hice, si ahora la vida me concede este premio. Si merezco, aunque sea por unas noches, que una mujer así me mire como ella me mira.

Avatar de Usuario
rheya
Mensajes: 402
Registrado: Mié Dic 28, 2005 12:00 am

Mensaje por rheya » Mar Sep 12, 2006 10:14 am

Otra crítica:

/09/2006 - Cine, Música y Literatura
EL BRILLO DE LOS ACEROS
La aventura ha comenzado y Alatriste y compañía hacen brillar sus aceros a 24 fotogramas por segundo

Crítica-Marcos Benito.- Alatriste es la historia de un veterano soldado de los tercios viejos en las guerras de Flandes que ahora malvive en el Madrid del siglo XVII alquilándose por cuatro maravedíes, en trabajos de dudosa catadura moral. Un mercenario en toda regla que, espada en ristre solventa sus disputas. Con el telón de fondo de las intrigas palaciegas de la Corte de España, corrupta y en decadencia.

Blandir las espadas en callejones oscuros es tarea complicada, y sólo personas duchas en la materia siguen vivos para contarlo. Sin duda alguna, Diego Alatriste, “el Capitán” es uno de ellos, y seguirá vivo por toda la eternidad. Su inmortalidad le viene dada, no por la película que se estrenó el pasado viernes, sino por el negro sobre blanco con el que ya nos deleitó Arturo Pérez Reverte hace ya algunos años, y que nos seguirá deleitando con “La Venganza de Alquezar”. Mientras tanto, tendremos que conformarnos con el Alatriste de celuloide.

Ahora bien, Agustín Díaz Yanes se propuso llevar a las salas a tan ilustre personaje, ardua tarea que entraña no pocos peligros. Adaptar un libro siempre es complicado, siempre surgirán las comparaciones y en raras ocasiones el duelo se decantará por la película. Sea como fuere, la aventura ha comenzado y Alatriste y compañía hacen brillar sus aceros a 24 frames por segundo.

La película se muestra en sus dos primeros tercios como una consecución de hechos, el director muestra demasiado respeto hacia el escritor y al filme le cuesta avanzar.

Se ha pretendido resumir los cinco libros de Alatriste en poco más de dos horas y aunque técnicamente y en cuanto a ambientación, resulta más que correcta, con un impresionante vestuario y una muy cuidada fotografía de Paco Femenia, se le nota carente de cierto ritmo que es necesario en toda película de aventuras que se precie.

Nos han mostrado a sus personajes, pero no su esencia, echo en falta más altanería, más camaradería, la ebullición del las calles del Madrid del siglo XVII, con sus mentideros, sus tabernas corriendo el vino y los lances despiadados amparados por la noche de la cuesta de la Vega.

Y no es por falta de talento del director, que ya lo ha demostrado previamente, sino por ese sumo respeto hacia el escritor de la saga del Capitán. Se encuentra atenazado por las novelas, pero afortunadamente, en un momento determinado de la película, Diego Alatriste se desprende de su sombrero haciéndolo volar y se dispone a batirse en duelo, es entonces cuando Agustín Díaz Yanes, como si del mismísimo Alatriste se tratase, decide alzar su espada y blandir su vizcaína. Se olvida de lo escrito y cuenta su propia historia. Alatriste se convierte en su Alatriste, Malatesta en su Malatesta y Angélica en su Angélica

Ya gozamos una vez más de nuestro capitán, en una nueva aventura en la que sumergirnos. Incluso la música está más presente. El bello se nos eriza cuando nos vemos trasladados al mundo del siglo XVII, con su rey de dos mundos y donde el código de honor aunque no estaba escrito era respetado por todos. ¡Bravo Agustín!, sigue haciendo gritar a nuestro capitán, luchando espalda con espalda junto a Iñigo y Copóns, en pie hasta la muerte o que las fuerzas desfallezcan. Ahora sí, demiurgo del celuloide, has conseguido hacerlo tuyo y de nadie más. ¡Bravo Capitán!, vuelvo a ser un niño con espada de madera y sombrero de ala ancha.
Así que algo habré pagado, pensó. Ignoro cuánto y cuándo, pero sin duda lo hice, si ahora la vida me concede este premio. Si merezco, aunque sea por unas noches, que una mujer así me mire como ella me mira.

Avatar de Usuario
romarie
Mensajes: 890
Registrado: Mar Abr 26, 2005 11:00 pm

Mensaje por romarie » Vie Oct 06, 2006 8:20 am

Critica sobre Alatriste aparecida en Rebelion, me llegó esta mañana y me parece muy bonita

Se estrena "Alatriste", del director de cine Agustín Díaz Llanes, basada en las novelas de Arturo Pérez Reverte
Breviario de podredumbre

Desde la Dirección General, Pilar Miró auspició una serie de medidas de apoyo a la industria cinematográfica española que se sustanciaron en 1983 mediante un Decreto regulador de la política de subvenciones. El llamado “decreto Miró” dio origen a una serie de films, de gran empeño económico, basados en obras literarias de prestigio y destinados a competir en el mercado comunitario europeo. Un título emblemático del periodo sería El rey pasmado (Imanol Uribe, 1991) y El perro del hortelano (1995) donde, adaptando al cine la obra homónima de Lope de Vega, la propia Miró elaboraba un producto en perfecta coherencia con sus postulados económico-políticos. Aparte de las consideraciones que pudieran establecerse sobre la calidad de ambos films, los dos comportan el mismo gusto decorativista por los grandes desfiles en impoluto vestuario de época y cierta voluntad por ubicar, en el primer plano de la acción, los escenarios que debían servirle de fondo.


Alatriste no se inscribe en esta tradición cinematográfica, cuyos orígenes remotos podríamos situar en Locura de amor (Juan de Orduña, 1948) y, en lugar de destacar la pompa y circunstancia de la Corte madrileña de Felipe IV, pone en primer término lo que podríamos llamar lúgubre trastienda del fasto imperial. El claroscuro invade las imágenes de Alatriste que citan, por igual, a Velázquez y a Caravaggio. En un trasfondo de luces y sombras se van perfilando las supuestas hazañas de un soldado de fortuna cuyo destino es pelear por el mejor postor, obteniendo escasos beneficios de la empresa y sí, en cambio, muchas heridas físicas y existenciales. Si el cine, como ha dicho Jacques Aumont, es una máquina productora de puntos de vista, la principal singularidad de Alatriste estriba en que su intriga se construye desde el punto de vista del perdedor. En una muestra de lucidez, el actor protagonista del film, Viggo Mortensen, manifestó ante las cámaras de Tele 5 que su personaje era la viva y sufriente imagen de un imperio en decadencia como, en la actualidad, podría serlo la Usamérica de Bush. El oro manchado de sangre de la España del XVII se transmutaría en el petróleo iraquí y un Alatriste de hoy equivaldría a un soldado USA en las tropas de ocupación de aquel territorio.

En Alatriste toda batalla se resuelve en una derrota y cualquier victoria parcial es fruto de sórdidas y traicioneras cuchilladas, como las que aparecen en la impactante secuencia de arranque, una suerte de modelo reducido del film en su totalidad. El realismo físico de las contiendas- el espectador siente los impactos del plomo de los arcabuces en los cuerpos de los soldados- corre parejo al de los pasillos y recovecos, siempre tenebrosos, de una Corte dominada por los intereses bastardos de los validos (Olivares), que condena al ostracismo a sus intelectuales (magistral, el Quevedo de Juan Echanove) y donde la omnipresencia del poder religioso inquisitorial es tan siniestra como contundente: el personaje del fraile dominico Bocanegra, singularmente interpretado por una mujer (Blanca Portillo), es también revelador de las intenciones discursivas del film. La presencia del monarca Felipe IV será tan sólo una estampa, un icono velazqueño más sin voz, ofrecida a la distante contemplación de un marginado como Alatriste, fuerza de choque de intereses ajenos a los suyos, al igual que los campesinos de Breda son testigos de una rendición, ennoblecida por el cuadro de Velázquez, cuyo protocolo cortesano se les escapa. La presencia coercitiva del rey excluirá igualmente a Alatriste de la frecuentación de su deleitable objeto de deseo, la actriz Mariana (Ariadna Gil) y esa derrota existencial última -la secuencia en la que Alatriste visita a su amada en el hospital de sifilíticos es una cumbre emocional del film- nos muestra la metáfora más dramática de la película: la podredumbre del cuerpo real transmitida al de una de sus sometidas súbditas.

La condensación mítica que supone el congelado final de la imagen -Alatriste atacando en un último gesto de coraje antes de morir- enlaza con el comentario de la voz de un narrador que anuncia el comienzo de la historia, tal y como aparece en la novela homónima de Pérez Reverte. El espectador sale a la calle acompañado por el icono de un perdedor. Este perdedor, si se nos permite el chiste fácil, ha ganado ya más de doce millones de euros: Alatriste, la película más cara hasta la fecha del cine español, recauda hoy mucho más dinero que el habitual bodrio de la chatarrería hollywoodiense que le sigue en el escalafón clasificatorio. No podemos por menos de congratularnos: esta visión crítica de nuestra historia pasada, tan esclarecedora del momento actual, ha gozado del favor del público y es un producto competitivo capaz de desbancar a los que dominan nuestro panorama audiovisual, propiciadores de alienación y descerebramiento. También hay espectáculo en un crepúsculo.


Juan Miguel Company es profesor del Departamento de Teoría de los Lenguajes (Universidad de Valencia, España) y crítico cinematográfico.
War it's not the Answer : we are all connected

Avatar de Usuario
Darkxon
Mensajes: 124
Registrado: Mar Sep 19, 2006 11:00 pm
Ubicación: Madrid¿Donde si no?.

Mensaje por Darkxon » Vie Oct 06, 2006 4:09 pm

:D :D :D Me kito el sombrero ante la critica-comentario de la pelicula Alatriste escrita por el profesor Juan Miguel Company..SI señor me encanta sobre todo la segunda parte de su articulo,es magnifico y coincide perfectamente con mi punto de vista sobre el film..No puedo decir mas.Solo ke me place ke os guste tal articulo Dama Romarie y estoy de acuerdo con vos:

La presencia coercitiva del rey excluirá igualmente a Alatriste de la frecuentación de su deleitable objeto de deseo, la actriz Mariana (Ariadna Gil) y esa derrota existencial última -la secuencia en la que Alatriste visita a su amada en el hospital de sifilíticos es una cumbre emocional del film- nos muestra la metáfora más dramática de la película: la podredumbre del cuerpo real transmitida al de una de sus sometidas súbditas.

La condensación mítica que supone el congelado final de la imagen -Alatriste atacando en un último gesto de coraje antes de morir- enlaza con el comentario de la voz de un narrador que anuncia el comienzo de la historia, tal y como aparece en la novela homónima de Pérez Reverte. El espectador sale a la calle acompañado por el icono de un perdedor. Este perdedor, si se nos permite el chiste fácil, ha ganado ya más de doce millones de euros: Alatriste, la película más cara hasta la fecha del cine español, recauda hoy mucho más dinero que el habitual bodrio de la chatarrería hollywoodiense que le sigue en el escalafón clasificatorio. No podemos por menos de congratularnos: esta visión crítica de nuestra historia pasada, tan esclarecedora del momento actual, ha gozado del favor del público y es un producto competitivo capaz de desbancar a los que dominan nuestro panorama audiovisual, propiciadores de alienación y descerebramiento. También hay espectáculo en un crepúsculo


Chapo!!
Saludos :wink:
[/img]
"Hace tiempo ke no nos vemos"-Hablo ella sin dejar de mirarle fijamente.."No todo es tan sencillo,son tiempos complicados mi amor"Suspiro el mientras la miraba a sus ojos negros y ella acariciaba su pelo ondulado castaño.

Avatar de Usuario
romarie
Mensajes: 890
Registrado: Mar Abr 26, 2005 11:00 pm

Mensaje por romarie » Vie Oct 06, 2006 4:19 pm

Darkxon escribió: .SI señor me esncata sobre todo la segunda parte de us articulo,es magnifico y coincide perfectamente con mi punto de vista sobre el film..No puedo decir mas.Solo ke me place ke os guste tal articulo dama Romarie y estoy de acuerdo con vos:


Y como podria no gustarme caballero? Eso coincide casi perfectamente con lo que siempre hé pensado de la peli y que con mi escarso castellano no a sida capaz de espressar como me abria gustado hacer.
Ademas teneis razon: la secunda parte coincide támbien con mi propria opinion :) que puedo recumnir así : Esa peli me parece un historia cuentada por Lope de Vega y pintada para Velasquez.
vole no me adelanto mas en el asunto en vuestra magnifica habla que por hacerlo tendria que estar mas acostumbrada a escribirla de lo que no soi.
War it's not the Answer : we are all connected

Avatar de Usuario
acuario
Mensajes: 1371
Registrado: Mar Mar 29, 2005 11:00 pm

Mensaje por acuario » Vie Oct 06, 2006 10:16 pm

Totalmente de acuerdo con él,me ha gustado mucho su artículo!bravo! :D :D :D
creer que un cielo en un infierno cabe.
dar la vida y el alma a un desengaño:
esto es amor:quien lo probó lo sabe.

Avatar de Usuario
rheya
Mensajes: 402
Registrado: Mié Dic 28, 2005 12:00 am

Mensaje por rheya » Vie Oct 13, 2006 10:15 am

Otra crítica negativa (o degradante) :cry: . Salva alguna cosilla, a Viggo, por ejemplo (menos mal) y la escena del hospital de sifilíticas (lo mejorcito de la peli, si señor), pero carga tintas contra el guión, el guionista y todo lo que se tercie (he puesto en negrita una idea que me ha inquietado bastante, a ver que os parece) :

La cruda verdad de Alatriste se ha mostrado ya a todos sus espectadores tras su esperado estreno. Estamos ante la decepción mas cara del cine español. Y tal afirmamos porque no hay ni rastro en ella de la gran película de aventuras, llena de épica y valor que restañaría las heridas de la injusticia y el olvido con los soldados de a pie de los Tercios, metáfora sangrante de una España imperial, en realidad arruinada y hambrienta por la codicia de sus clases dirigentes. “Cuenta lo que fuimos”- dice un personaje antes de morir en el campo de batalla, un hombre del pueblo, sencillo y sacrificado, que tiene en su valor y en su sentido del honor y la amistad su único patrimonio después de toda una vida de soldado. Este mensaje transmitido al supuesto narrador de la historia no es respetado en el film. No nos cuenta lo que fueron.

¿Tercios? ¿Qué son los Tercios? ¿Qué pasó y, sobre todo, por qué? ¿De donde nace y cómo se justifica el gran dolor que desde esa época sobrevuela los muros arruinados de la patria mía?

Quien no conozca la historia poco aprenderá en el film, quien la conozca constatará una nueva ocasión perdida. Y mejor no pensar en los 25 millones de euros desperdiciados, por no hablar de la ilusión de muchos de los miembros del equipo (empezando por Viggo Mortensen) y que ha sido despreciada por el director y guionista.

¿Pero quién le ha dicho a este hombre que es guionista de cine? ¿Es que el productor del film agotó todo su buen juicio al aprobar el tema de la película y ya no supo orientarse sobre cómo y con quien hacerla? Y no es responsabilidad del autor de las novelas, el periodista Pérez Reverte, pues si hubiera cobrado lo mismo que ahora, sin duda no hubiera puesto problemas a un guión distinto, escrito por un profesional, que supliera las carencias literarias e históricas de sus obras o las cinematográficas del director.

Hay cosas que no son opinables de puro evidentes; estamos ante un ejemplo de mal cine. Alatriste tiene, como película (la cuestión histórica es otro tema) un guión deficiente, inconsistente, pleno de incoherencias, no funciona, no cumple su función que es la de contar una historia. Lo de planteamiento, nudo y desenlace puede parecer una antigualla, pero sigue siendo necesario. Si quiere usted innovar primero ha de demostrar que conoce los saberes clásicos, pero no se ponga a hacer experimentos, máxime cuando se ha asumido la responsabilidad de sacar adelante la gran película del cine español sobre el episodio y los personajes mas dolorosamente épicos de nuestra historia. Hasta tal punto épicos, dolorosos y tristes que la sola mención del tema del film y apuntar la identidad de su personaje central (el veterano soldado de Flandes, digno en su abandono, hombre de honor en una España corrupta y acabada) le concedió al autor de las novelas originales, Pérez Reverte, y luego al director del film, Díaz Yanes, una enorme corriente de simpatía e interés por su elección para novelar o filmar. Es lícito preguntarse cuánto del éxito de Reverte con sus novelas se debe a su calidad y cuánto a la sabia elección del tema; parece claro que es el tema, tan poco tratado como mal llevado en buena parte de las ocasiones, el que despierta las simpatías y la curiosidad mas que la forma concreta en que el autor de turno lo ha desarrollado.

Mal cine es aquel que técnicamente no logra coordinarse consigo mismo. Una excelente fotografía puesta al servicio de un guión absurdo sólo logra mostrar lo que pudo haber sido y no fue, pues un film no es una sucesión de fotos o bodegones, es algo más, debe serlo. Un reparto aceptable en la elección de actores, con un pleno acierto en Viggo Mortensen, se vuelve patético cuando los mezcla con errores flagrantes en la asignación de papeles, al rebajar el conjunto de forma injusta. Una interpretación de primera (recuérdese la excelente escena de Alatriste y la actriz en el hospital) en muchos casos, puede mostrarnos lo vacío del guión en otros (Gualdalmedina y Alatriste están espléndidos en foto fija, pero juntos no tienen nada que decirse pues el guión no sabe qué hacer con ellos). La película es una sucesión de potencialidades positivas arruinadas una y otra vez por la incompetencia de su director y guionista y la falta de criterio de su productor, en última instancia el máximo responsable al escoger a quien no debía para llevar el proyecto a buen puerto.

Hemos dicho proyecto. ¿Cuál era el proyecto del film? Se comienza a oír que el problema de Alatriste ha sido el mensaje erróneo de su publicidad. No estaríamos ante un film épico de grandes aventuras y batallas, sino ante una visión “intimista”, personal, sobre un héroe digno y a solas con su honor en medio de una España arruinada. Puede ser, pero lo esencial de esta crítica se mantiene también en ese caso. El guión debe estar al servicio de la idea que rige el esfuerzo del film: si es drama, drama, si es comedia, comedia. Y si es un acercamiento al personaje central y su sentir, algo va muy mal en el guión cuando comprobamos que no hay en él progresión psicológica alguna: el capitán Alatriste inicial es exactamente el mismo de 30 años después en el último segundo del film y como él, todos los personajes. Como film épico y de aventuras, no funciona, como film “intimista y personal” tampoco.

¿Cómo es posible que la mejor película jamás filmada sobre los Tercios españoles en el Flandes del XVI sea debida a un belga? Porque, sin dudarlo un segundo, afirmamos que La Kermesse héroïque (Jacques Feyder, 1935) es la película más hermosa y sugerente que sobre este tema se ha filmado jamás. Feyder nos cuenta, a partir de la anécdota de la llegada de un Tercio español a una ciudad flamenca, una fábula sobre la guerra, la codicia y el ingenio de las mujeres. Pero si desean saber como era el paso en formación de un Tercio, acudan a la Kermesse, pues no lo encontraran en Alatriste.

Recreación cuidada de una época en escenarios, vestuario, coreografías, nos dicen. Algo hay de ello, pero la cámara no se pone al servicio de ese esfuerzo. Los combates a espada son buen ejemplo. El trabajo de los maestres de armas es muy bueno, el de los actores también; el interés del público sobre este aspecto de la historia, asegurado. Lastima que apenas podamos verlo. Y no es que el tiro en ataque de las espadas toledanas sea tan rápido como fatal, que lo era, sino que la cámara no repara en él. El interés en mostrarnos sucesivos momentos de los cinco libros en los que se basa el guión conducen a que las escenas sean cortas, incompletas y mal contadas visualmente. Es el caso del combate con los caballeros ingleses o el duelo de Alatriste con Guadalmedina. Olvídense de aprender algo de la esgrima clásica española: En Rob Roy (Michael Caton-Jones, 1995) nos explicaran en detalle lo que hacía mortal al delicado florete de John Hurt frente al pesado sable de Liam Neeson, no es el caso de Alatriste, aquí no se explica nada.

Del Madrid del siglo de oro poco vemos. Planos cortos sobre las cabezas de los viandantes, tapias mal escogidas de la ciudad de Baeza y poco más. ¿Tan imposible fue rodar en la Plaza Mayor de Madrid una escena de relleno? ¿O en el Cuartel del Conde Duque? ¿O una visión, siquiera digital, del Madrid de entonces bajo un cielo de Velásquez? Parece que no estaba previsto. Las escenas urbanas desmerecen el esfuerzo y el gasto del film.

En cuanto a las escenas de batallas y combates solo se puede decir que resultan realistas en lo que son combates individuales, que no es poco, pero lo que se nos presenta no permite hablar de film épico que destaque en estos aspectos. Es la altura del reto temático del film lo que rebaja sus logros. Si estamos ante el film español mas ambicioso sobre los sucesos de Flandes y el actor colectivo de los Tercios, la cosa no se puede resolver tan sencillamente. Una emboscada nocturna (correcta la ambientación de la “encamisada”, es decir, el ataque por sorpresa con los hombres vestidos en camisa para así reconocerse en el cuerpo a cuerpo) y un asalto pirático a un barco con oro robado al Rey. Nada más. Es una elección, es la decisión del guionista. Quien nada sepa de lo que hizo famoso a los Tercios, su técnica militar, su movimiento en el campo de batalla, la coordinación entre sus unidades, su entrega, nada o muy poco aprenderá. Y menos disfrutará con el film como podría haber ocurrido si se nos contará una buena escena de masas donde se pudiera apreciar visualmente todo ello. No es tan difícil. En el film Cyrano de Bergerac (Jean Paul Rappenau, 1990), cuyo leit motif es la aventura sentimental del narigudo soldado y poeta, el muy cuidado guión y ambientación mostraba en detalle el entorno de las armas y soldados, el campo de batalla, las técnicas de combate y, ¡¡vaya, lo siento!!, el movimiento en formación de los batallones franceses equivalentes a los Tercios españoles. Pero si hemos de acudir al film de Rappenau para ver un Tercio maniobrando en combate, no esperen que Diaz Yánes haga lo mismo en Alatriste. Dirán ustedes que el film acaba en la mítica batalla de Rocroi y que estas palabras son injustas.

El mito de Rocroi

Rocroi, pocos mitos tan fuertes y potentes como el que esta ciudad francesa, escenario de tanta sangre históricamente, representa en la historia española y europea. No es cometido nuestro en la glosa de un film analizar lo que la batalla de Rocroi supuso para el imperio de los Austrias españoles, aunque algo habrá que decir. La derrota de Rocroi fue famosa por ser la primera derrota seria de las Tercios tras casi un siglo de hegemonía en los campos de batalla europeos. Cayeron allí muchos veteranos de imposible sustitución y mostró las debilidades del declinante imperio europeo de la Casa de Austria española. Rocroi marcó simbólicamente el ascenso de Francia en el escenario continental europeo y el descenso de la monarquía hispánica de los Habbsburgo, pero como combate tampoco fue tan decisivo. Un joven y enérgico general francés, el Duque de Enghien (futuro Principe de Condé, y ya que estamos con cine, el mismo personaje que en Vatel (Roland Joffe 2000), hace de patrón de Gerard Depardieu), acudió al socorro de la asediada Rocroi en las Ardenas francesas; tras un comienzo contrario a sus armas, Enghien empleó con acierto su caballería logrando desbaratar a la caballería imperial. Tras lograr rodear el campo de batalla y monopolizando la movilidad, Enghien batió aisladamente a las fuerzas de infantería imperiales, tercios italianos, borgoñones y alemanes, hasta que sólo los tercios españoles quedaron en pie. Rodeados y sin poder maniobrar, los 4500 soldados de los Tercios Viejos resistieron numerosos asaltos y el fuego artillero enemigo. Al prolongarse la desesperada resistencia española, y sabedor Enghien de la cercana llegada de refuerzos hispanos a toda prisa, se les ofreció rendirse a lo que se negaron los supervivientes; la lucha continuó hasta que se hizo imposible ya toda resistencia. 3000 soldados españoles (castellanos y vascos sobre todo) fueron muertos, heridos o prisioneros. El epílogo es que Rocroi cayó al poco en manos españolas y en ellas siguió 10 años más. Si Rocroi tuvo lugar un 19 de mayo de 1643, el día 23 de Noviembre del mismo año, los Tercios vengaron su derrota ante Enghien aniquilando en Tutlingen a un poderoso ejército francés, es decir, Rocroi no fue ninguna catástrofe militar decisiva, solo una batalla perdida; el problema era otro y de mayor hondura. A saber: la maldita herencia de Carlos de Gante que atenazó a Castilla y comprometió a la monarquía confederal hispana en una insensata aventura europea al servicio de un designio imperial absurdo.

Esta estética de la muerte heroica y de la complacencia acrítica con este discutible pasado imperial sí que encuentra acomodo en el film Alatriste, otro asunto es que como film imperialista sea un desastre igualmente. Toda la épica de Rocroi (al ofrecimiento de rendición, Alatriste responde “nuestro Tercio es español”, es decir, no nos rendimos) se basa en unos pocos ademanes y algunas frases, la puesta en escena, una vez más no está a su altura. Y es que al abrirse el plano de la cámara lo que vemos es a unas decenas de extras en un secarral bajo el sol de agosto andaluz. No hay derecho: unos cuantos siglos esperando para ver Rocroi en un film y se nos hace esto. Podían haber rodado en un prado en Navarra, junto a alguna fortaleza de la época sistema Bauban, como la Rocroi histórica. Podían haber reunido algunos cientos de soldados del ejército como extras (como hace con notoria efectividad Mel Gibson en Braveheart, 1995), mostrar la batalla y explicar algo sobre ella, pero no es el caso; decepción de nuevo. Y una coda que nos dice mucho del autor de las novelas: los títulos que marcan la escena dicen: Rocroi, Tercio Viejo de Cartagena. Cartagena es la ciudad natal de Pérez Reverte, pero nunca existió tal Tercio, los nombres de las unidades que combatieron en la batalla no son citados. No se nos cuenta “lo que fueron”, tampoco “quienes fueron”.

Alatriste debiera haber sido acometida con mayor humildad y menos suficiencia. Hubiera bastado con escoger el primer libro y dejarlo en manos de un buen guionista, conocedor de las claves visuales del cine épico y de aventuras; todo está escrito hace mucho tiempo, no era tan difícil. Imaginemos que la historia de D´Artagnan y los tres mosqueteros fuese llevada a la pantalla; la obra de Dumas suma 3 novelas en ¡¡¡10 tomos!!, Los tres mosqueteros, Veinte años después y El vizconde de Bragelonne; en la última página, D´Artagnan muere alcanzado por una bala española justo cuando recibía el bastón de Mariscal de Campo del rey Luis XIV. Si la primera película sobre los tres mosqueteros hubiera mostrado escenas inconexas de los 10 tomos y hubiese acabado con la muerte del héroe..., ¿existiría hoy el mito cinematográfico de Los Tres Mosqueteros? Afortunadamente para todos, Díaz Yanes nunca recibió el encargo de poner en film la obra de Dumas.

En resumidas cuentas: Alatriste es un film fallido. Fue un error dejar el guión en manos de alguien sin criterio. Nuestra gran y triste historia merecían un poco más de respeto, fuera a ser vista como drama o como sátira, que todo hubiera sido aceptable de ser bien resuelto. Pérez Reverte eligió con acierto un tema de nuestra historia bien enraizado en nuestro subconsciente colectivo y lo pobló con el capitán Alatriste, todo un arquetipo eterno y eficaz, el valiente soldado de fortuna a quien el honor le hizo hombre, su valor un héroe y su desdicha, una leyenda. El film no le hace justicia ni a los libros en los que se inspira ni a la potente historia de base que hay detrás de ellos y de todos nosotros. Cine español: ¡la decadencia continua!

© 2006 Pedro García Bilbao
Así que algo habré pagado, pensó. Ignoro cuánto y cuándo, pero sin duda lo hice, si ahora la vida me concede este premio. Si merezco, aunque sea por unas noches, que una mujer así me mire como ella me mira.

Avatar de Usuario
rheya
Mensajes: 402
Registrado: Mié Dic 28, 2005 12:00 am

Mensaje por rheya » Vie Oct 13, 2006 10:41 am

Me gustaría contrarrestar algo pero me ha dejado hecha polvo :oops:

Hay que respetar todas las opiniones, por supuesto, pero... yo añadiría que, con un nuevo visionado, las cosas se ven muy distintas. No sé, por ejemplo... ¿Cuántas veces habrán dicho que 'Alatriste' no es una película de aventuras? Pues nada, una película de aventuras que no tiene épica...

¿Y Qué no se muestra las heridas de la injusticia y el olvido con los soldados de a pie de los Tercios, metáfora sangrante de una España imperial, en realidad arruinada y hambrienta por la codicia de sus clases dirigentes? No sé... :? O me metí en otra sala y vi una película distinta o estamos dispuestos a ver negatividad en todas partes. Toda la película es una muestra de estas heridas. A mí me dejó una sensación de tristeza el contemplar la muerte anunciada de estos soldado al final del recorrido que... pero, claro, a lo mejor me metí en otra sala.

En fin. Si alguien se anima a contrarrestarla, tiene todo mi apoyo moral... :wink: A mí me ha dejado K.O.
Así que algo habré pagado, pensó. Ignoro cuánto y cuándo, pero sin duda lo hice, si ahora la vida me concede este premio. Si merezco, aunque sea por unas noches, que una mujer así me mire como ella me mira.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14740
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie Oct 13, 2006 8:01 pm

el colega escribió:La cruda verdad de Alatriste se ha mostrado ya a todos sus espectadores tras su esperado estreno. (...) Hay cosas que no son opinables de puro evidentes; estamos ante un ejemplo de mal cine.

Si es un acercamiento al personaje central y su sentir, algo va muy mal en el guión cuando comprobamos que no hay en él progresión psicológica alguna: el capitán Alatriste inicial es exactamente el mismo de 30 años después en el último segundo del film y como él, todos los personajes. Como film épico y de aventuras, no funciona, como film “intimista y personal” tampoco.

Afortunadamente para todos, Díaz Yanes nunca recibió el encargo de poner en film la obra de Dumas.

Más 'crudas verdades' 'no opinables' para 'todos sus espectadores'. Quitando eso te hubiera quedado mejor.

'Algo va muy mal en el comentario cuando comprobamos que dice que no hay en el guión progresión psicológica alguna: el capitán Alatriste inicial no es en absoluto el mismo de 21 años después en el último segundo del film, ni ninguno de los personajes. Si como film épico y de aventuras no funciona para los que esperaban otra cosa, como film intimista y personal lo hace y espléndidamente.'

Véanse los elogios a la escena del hospital, donde se completa la mayor parte de la evolución de Alatriste y María (menos mal que se fijó). Lo cual derriba gran parte del argumento.

Cierto, Díaz Yanes no ha dirigido Los Tres Mosqueteros. Disney sí.

En cuanto a la frase en negrita, nada que no se haya oído antes. Me parece dinero bien gastado.

Y Uclés no es un secarral andaluz, etc etc.

Avatar de Usuario
Breda
Mensajes: 397
Registrado: Sab Abr 23, 2005 11:00 pm

Mensaje por Breda » Vie Oct 13, 2006 8:40 pm

Sinceramente, a mí me cansa siempre lo mismo. El otro día asistí a un foro, una tertulia, sobre la película en un ciclo de cine, y el crítico me pareció bastante consecuente. Hubo críticas positivas y negativas pero, desde luego, no arremetió en absoluto contra la película ni contra el director ni contra nadie. No sé a qué viene tanto ensañamiento, de verdad.

Hay cosas que no son opinables de puro evidentes;

Hoy en el trabajo me han dicho una frase con total seguridad: "Es que eso es de total sentido común". Y se ha quedado tan ancha la tía. Digo yo a qué sentido común se referiría, porque muy común no era por mis alrededores. Más bien sería su sentido común. Pues aquí pasa lo mismo. Alguna explicación tendrá la recaudación que va teniendo, por ejemplo. Pero, vaya, si el señor dice que son tan evidenten pues no puedo opinar. :? En fin, que me aburre.
–¡España!... ¡Cierra España! –gritaron algunos, yéndole detrás.
–¡Ni España ni leches! –masculló Garrote, levantándose renqueante con la espada en la mano sana–... ¡Mis cojones!... ¡Cierran mis cojones!
(El Sol de Breda)

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14740
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie Oct 13, 2006 9:04 pm

Breda escribió:No sé a qué viene tanto ensañamiento, de verdad. (...) Pero, vaya, si el señor dice que son tan evidentes pues no puedo opinar. :? En fin, que me aburre.

Cierto, Breda. Pero en este caso este tipo de cosas merecen que uno no se deje llevar y responda. Otra cosa es si alguien se pone en plan troll más allá del raciocinio, pero si se deja pasar, así es como luego salen las 'verdades' que nadie sabe de dónde aparecieron. El paso siguiente es que empiecen a hablar por ti: 'El público de toda España dice que Alatriste ladidá...'. Ya. Pues mira, no.

A mí el ensañamiento me da igual. Que cada uno se apasione por lo que quiera. Si alguien se pasa de rosca, ya pasarán los demás de él. Eso se regula solo. Pero sin negar a otros el derecho a opinar distinto. Quizá esto puede resultar como el ruido de los grillos por la noche, que cuando te fijas en él ya no te lo puedes sacar de la cabeza, o como las embarazadas, que cuendo te fijas en ellas parece que están por todas partes, pero ya que sale el tema, nunca está de más rechazar el que a la gente se le vayan cayendo de la boca cosas como 'y punto', 'pese a quien pese', 'indefendible', 'no hay vuelta de hoja' y otras por el estilo. Como ya dijeron los inmortales Les Luthiers, si alguien empieza perorando con 'no hay duda...', interrúmpele diciendo '¿No? Ahora le traigo.'

Avatar de Usuario
Breda
Mensajes: 397
Registrado: Sab Abr 23, 2005 11:00 pm

Mensaje por Breda » Sab Oct 14, 2006 2:12 pm

Rogorn escribió:Cierto, Breda. Pero en este caso este tipo de cosas merecen que uno no se deje llevar y responda. Otra cosa es si alguien se pone en plan troll más allá del raciocinio, pero si se deja pasar, así es como luego salen las 'verdades' que nadie sabe de dónde aparecieron. El paso siguiente es que empiecen a hablar por ti: 'El público de toda España dice que Alatriste ladidá...'. Ya. Pues mira, no.

Me gusta lo que dices, Rogorn, llevas mucha razón. Os admiro a aquéllos que tenéis tanta fuerza para seguir manteniendo vuestras razones, para que nadie pueda incluiros/incluirnos en ese 'todo el mundo' o 'el público de toda españa' o 'en internet'. Me duelen las afirmaciones categóricas y el ensañamiento, que no es lo mismo que apasionamiento, que viene a ser su sucedáneo patológico, por llamarlo de alguna manera.
En este foro he visto muy distintas opiniones, todas muy válidas. Pero me he sentido agotada ante tanto 'la palícula es'. Y aunque, efectivamente, las contestaciones eran rápidas para hacerles ver que su es nos lo creemos en tanto que es suyo, pero que no es universal, al poco tiempo aparecía otro 'la película es'... y vuelta a empezar.

La película es una sucesión de potencialidades positivas arruinadas una y otra vez por la incompetencia de su director y guionista [...] Como film épico y de aventuras, no funciona, como film “intimista y personal” tampoco. [...] Quien nada sepa de lo que hizo famoso a los Tercios, nada o muy poco aprenderá. Y menos disfrutará con el film como podría haber ocurrido si se nos contará una buena escena de masas donde se pudiera apreciar visualmente todo ello. No es tan difícil

Eso me parece muy mal, caballero. Porque está presuponiendo que yo quiero ir al cine a aprender sobre los tercios, por ejemplo. O que yo disfrutaría más con una escena de masas animada con algún programa de ordenador. Nada más lejos de mi realidad. Mi película, la que yo he visto (y la vi sin pretensiones, quede claro) me ha resultado intimista, personal, épica y de aventuras. Pero, vaya, no debe extrañarle, porque lo más normal es que y yo percibamos las cosas muy distintas y su realidad sea distinta que la mía.

Hace como dos años leí en otro foro sobre una persona que había escrito un guión para Alatriste y que lo tenía guardado, pero que al saber que se iba a rodar la película ese proyecto personal lo daba ya por perdido. Destilaba bastante rencor en sus palabras, y frustración. Quizás habrá muchos como él y ahora aparecen, esgrimiendo fantásticas ideas abortadas: de ahí puedo comprender su saña. Quisiera yo saber qué película hubiera hecho este 'guionista' y tantos otros 'directores' que parece haber por ahí. Son preguntas que me asaltan, cuando en ocasiones veo ... foros.

Es lo que se me ocurre.
–¡España!... ¡Cierra España! –gritaron algunos, yéndole detrás.
–¡Ni España ni leches! –masculló Garrote, levantándose renqueante con la espada en la mano sana–... ¡Mis cojones!... ¡Cierran mis cojones!
(El Sol de Breda)

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Dom Oct 15, 2006 2:04 am

A mí me ocurre lo mismo, Breda, y me hago esas mismas preguntas. Y me molesta mucho tanta generalización. YO sé qué esperaba, que vi, que sentí, y cuál es MI opinión sobre MI Alatriste. Partiendo de ahí, todo es discutible. Y lo que más discutible me parece es eso de que hay cosas "indiscutibles". :wink:
Me alegro de no haberte matado todavía...

Responder