16 Malatesta herido y el ciervo sano

Películas, series, cómics y otros materiales basados en las obras de Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14740
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

16 Malatesta herido y el ciervo sano

Mensaje por Rogorn » Vie Mar 16, 2007 7:20 pm

Casa de Malatesta. El italiano está enfermo en la cama. Alatriste está sentado frente a él con una pistola.

Malatesta: Vaya, pero si es el capitán Alatriste. Cumplís, por lo que veo, con la caridad de visitar a los enfermos.
Alatriste: Soy un buen católico.
Malatesta: ¿Venís a matarme? ¿O esperáis que antes os delate los pormenores de vuestros últimos negocios?
Alatriste: No necesito que me contéis nada. Sé muy bien quién estaba detrás de todo el asunto. (se levanta)
Malatesta: Entonces vamos allá.
Alatriste (duda): Os agradecería que intentáseis agarrar esa pistola o vuestra espada.
Malatesta (tose): Ni hablar.
Alatriste: ¿De veras no podéis moveros de esa cama?
Malatesta: Vamos, capitán, parecéis una monja clarisa. No vengáis ahora con remilgos de conciencia.
Alatriste: Tenéis razón. (le apunta) Rezad vuestras oraciones.
Malatesta: No acostumbro a perder el tiempo con tonterías. Vamos.
(se abre la puerta de la habitación y aparece la mujer de Malatesta. Alatriste desamartilla la pistola y se va)
Mujer: Que vuestra merced tenga un buen día.

Felipe IV y Olivares de caza cerca de El Escorial. El rey apunta a un ciervo, pero aparece Alatriste, pisa una rama provocando un ruido, y el ciervo escapa. Olivares habla con el rey y éste se quita una cadena de oro que lleva al cuello. Olivares se la lleva a Alatriste.

Olivares: A su majestad le place que tengáis esta cadena. (Alatriste, sorprendido, hace una leve reverencia sin atreverse a cogerla) No me tendréis así todo el día. (Alatriste finalmente la coge)

---

ADY: Aquí Pepe Salcedo da un corte al final de la secuencia muy bonito para entrar en la siguiente, también una secuencia muy Leone, con el golpe del ruido de la pistola al cargar, Malatesta en la cama y la sombra de Alatriste desenfocada y de espaldas. Es una secuencia muy western. Vi muchos westerns para hacer esta película, sobre todo dos obras maestras, ‘Centauros del desierto’ (‘The searchers’) de John Ford y ‘Los profesionales’ (‘The professionals’), de Richard Brooks, y ‘Alatriste’ está filmada y contada estilo western, con un montaje muy atrevido, bonito y elegante por parte de Pepe, que realza mucho este enfrentamiento de amor-odio que tienen estos dos personajes, que es muy de las películas del oeste: el malo y el bueno, pero sin ser el bueno tan bueno ni el malo tan malo. En el fondo se ven como la otra cara de la misma moneda, se reconocen el uno al otro en sus defectos y virtudes, y aunque estarían dispuestos a matarse en cualquier momento, como veremos después, se tienen respeto y una cierta amistad. Se caen bien, por así decirlo. Y claro, para hacer una secuencia así necesitas contar con dos actores que físicamente la soporten como la soportan estos dos, y que den ese juego de miradas y de gestos que hace que la secuencia avance aunque parece que no pasa nada.

Luego llega la presentación de Pilar López de Ayala, que hace de la mujer de Malatesta. Cada irrupción suya es un destello, porque creo que es una de las actrices que mejor ‘fotografía’ del mundo, y es una actriz superdotada. Me hizo un favor muy grande, porque ya no está para hacer el papelito que hace aquí. Ha hecho protagonistas casi desde que empezó, pero es muy buena amiga, le pedí el favor, me dijo que sí y me hizo este pequeño cameo extendido que nos vino a todos tan bien.

La cacería era una vez más la búsqueda de escenarios que signifiquen algo y que abran la película, porque esto podríamos haberlo hecho en cualquier sitio, pero Benjamín insistió mucho en que lo hiciéramos en El Escorial, con el fondo del monasterio, que da un realce muy grande a la película. Hubiera sido más cómodo hacerlo en un bosque cercano a cualquier otra localización, pero fuimos ese día especialmente para tener El Escorial de fondo.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14740
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie Mar 16, 2007 7:24 pm

Otra escena calcada de los libros. Alatriste encuentra la casa de Malatesta y le va a ver con la intención de acabar con él, pero al final vamos a ver lo que pasa: esas reglas que acaba de mencionarle a Íñigo entran en juego ahora, y le impiden matar a un hombre enfermo y desarmado. Incluso llega a decirle venga, intenta coger esa pistola, dame un motivo, y claro, Malatesta, perro viejo, no pica. En el libro se explica que Alatriste se da cuenta de una cosa al ver la casa de Malatesta, y es cuánto se parece a la suya, lo cual le produce cierta inquietud. Él tiene muy claro que Malatesta es una serpiente inmunda y que no son iguales para nada, pero en el libro no parece tenerlo tan claro, al menos por in instante. Quizá hubiera estado bien meter algo de eso en esta escena en la película, pero posiblemente hubiera sido un tanto difícil.

Por cierto, otra vez lo del ateísmo cuando Alatriste le dice que rece sus oraciones y Malatesta pasa del tema diciendo que no acostumbra a perder el tiempo con tonterías. Y entonces, al igual que en el libro, aparece la mujer de Malatesta, a Alatriste se le acaban de quitar las ganas de matarle y se va.

Escena nueva, el rey de caza, donde lo siento mucho, pero se ve a la legua que las imágenes del ciervo están sacadas de otra parte, probablemente un documental (ahora es cuando llega alguien y me dice que no, que simplemente estaba sacado desde muy lejos, pero no sé, al menos en pantalla grande canta mucho). Esta escena también está hecha diferente a como los libros. En ellos, Alatriste recibe una cadena del rey también pero esto ocurre en plena Sevilla, con toda la corte mirando y preguntándose quién es ese mindundi al que el rey más poderoso del mundo hace tal honor. Es un pequeño momento de gloria pública para Alatriste, que por otro lado se siente más incómodo que otra cosa, como de hecho aquí, pero en la peli la cadena se la da apartado de todos y casi de mala gana, en medio de un bosque, con un par de monteros como únicos testigos, tras haberle estropeado el disparo al ciervo. Que por cierto, es verdad que Felipe IV, tan abúlico para muchas cosas, era un apasionado de la caza, capaz de tirarse un día entero tras una pieza.

Avatar de Usuario
deckard
Mensajes: 139
Registrado: Dom Jul 31, 2005 11:00 pm

Mensaje por deckard » Vie Mar 16, 2007 10:22 pm

Sobre el ciervo ya se habló y no bien precisamente.

Sólo quiero hacer una pequeña reflexión. Díaz Yanés sólo hace que comentar las numerosas referencias cinematográficas que ha tenido para hacer esta película. Me alegra saber que este hombre tiene tan buen gusto para el cine aunque creo que de poco le han servido para la película.

Responder