647 - 27.11.2005 - El muelle flojo de Umbral

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14441
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

647 - 27.11.2005 - El muelle flojo de Umbral

Mensaje por Rogorn » Jue Mar 22, 2007 4:46 pm

EL MUELLE FLOJO DE UMBRAL

Hace años tuve una polémica con Francisco Umbral que acabó cuando escribí un artículo titulado 'Sobre Borges y sobre gilipollas', donde el gilipollas no era Borges. Desde entonces, en lo que a mí se refiere, Umbral ha permanecido mudo; cosa que en un teclista con su logorrea –«escribe como mea», dijo de él Miguel Delibes– supone un prodigio de continencia. Pero el tiempo pasa, la edad termina aflojándole a uno el muelle, y ahora vuelve a meterme los dedos en la boca. El estilo, o sea. Al maestro de columnistas no le gusta mi estilo literario, y le sorprende que se lean mis novelas. También, de paso, le parece inexplicable que nadie lea las suyas, ni aquí ni en el extranjero. Que fuera de España no sepan quién es Francisco Umbral, eso dice tenerlo asumido: su prosa es tan perfecta, asegura, que resulta intraducible a otras lenguas cultas. Pero no vender aquí un libro lo lleva peor. No se lo explica, el maestro. Con su estilo. Así que voy a intentar explicárselo. Con el mío.

Francisco Umbral tiene –y nos lo recuerda a cada instante– la mejor prosa de España. También cultiva una imagen, más social que literaria, inspirada en el malditismo narcisista y la soledad del escritor incomprendido y genial. Pero eso es cuanto tiene. Nunca pisó una universidad como alumno, ni leyó un clásico, ni tuvo una formación que trascendiera la cita, el plagio entreverado y el picoteo de lo ajeno. La lectura tranquila de sus libros y columnas sólo revela frivolidad superficial, incultura camuflada bajo la brillante escaramuza del estilo. En realidad, Umbral nunca tuvo nada que decir. La idea, el comentario o el libro citados en abundancia aquí y allá –a menudo de forma incorrecta, como ocurre con Borges y la Biblia, entre otros– casi nunca provienen de lecturas directas, sino que delatan la tercería de la revista, suplemento cultural, antología o texto ajeno donde fueron espigados. Sospecho, además, que Umbral anda muy flojo de lenguas, lo mismo vivas que muertas, aunque para el estilo le baste con la que tan bien maneja. Y en cuanto a la gran novela básica, la que forma los cimientos de todo novelista sólido, su ignorancia resulta asombrosa en un escritor de tales pretensiones. Por eso resulta esclarecedor que, en sus innumerables intentos frustrados de novelar, mencione siempre con desprecio a Cervantes, Galdós, Dickens, Tolstoi, Dostoievski o Baroja, y entre los contemporáneos, a Marsé, Mújica Lainez o Vargas Llosa; o que cometa la bajeza de situar al honrado José Luis Sampedro o al dignísimo e impecable Luis Mateo Díez a la misma altura que a Mañas, el chico del Kronen. En esa línea, las universidades sólo valen para algo cuando invitan a Umbral, y le pagan. Igual que los premios literarios, el Cervantes o la Real Academia: sólo tienen prestigio si él los consigue.

Y es que Umbral no escribe literatura: él es la literatura –«Borges y yo», afirmaba sin complejos hace unos años–. Y si la gente no lo lee, es porque a la gente no le interesa la literatura; no porque no le interese Umbral, ni porque repugne, por ejemplo, el sexo turbio que impregna sus novelas; más turbio aún cuando imaginamos al propio Umbral practicándolo. Un personaje de quien Jimmy Gimenez Arnau –que no se diría, en rigor, espejo de virtudes– ha escrito: «Padece cáncer de alma».

La cita no es casual, porque, además de ser un periodista que nunca dio una noticia, de que en sus novelas y columnas no haya una sola idea, y de alardear de una cultura que no tiene, lo que trufa toda la obra de Umbral, desde el principio, es su bajeza moral. La «infame avilantez» que, ya metidos en citas, le atribuyó la poetisa Blanca Andreu. Siempre estuvo dispuesto a despreciar a novelistas ancianos o fallecidos como Gironella, Aldecoa, o el Cela a cuya sombra en vida tanto medró –y a quien dedicó, caliente el cadáver, un librito oportunista e infame, escrito, eso sí, con estilo sublime–, o a insultar y señalar con el dedo a antiguas amantes y a mujeres que le negaron sus favores; aunque esto lo hace sólo cuando no pueden defenderse y sus maridos están muertos o en la cárcel. Tan miserable hábito no lo mencionaría aquí de limitarse a lo privado; pero es que Umbral tiene la bajunería de salpicar con él su literatura. Su bello estilo. A todo eso añade una proverbial cobardía física, que siempre le impidió sostener con hechos lo que desliza desde el cobijo de la tecla. Pero al detalle iremos otro día. Cuando me responda, si tiene huevos. A ver si esta vez no tarda otros cinco años. El maestro.

El Semanal, 27 de noviembre de 2005
Última edición por Rogorn el Dom Jun 16, 2013 10:38 am, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
juralue
Mensajes: 1566
Registrado: Jue Oct 12, 2006 11:00 pm

Mensaje por juralue » Jue Mar 22, 2007 5:31 pm

no puedo :lol: :lol:
es buenisimo rogorn,mas,mas, queremos mas
llame al cielo y no me oyo
pues sus puertas me cierra
de mis pasos en la tierra
responda el cielo y no yo

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Jue Mar 22, 2007 6:26 pm

Esto ya lo habíamos debatido, no?? Al final se va a convertir en toda una leyenda, como aquello de "Tiene algo que decir sobre su agria polémica con Iñaki Gabilondo??" :lol:

Gracias, Rogorn!!!
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
julito
Mensajes: 2786
Registrado: Jue Jun 08, 2006 11:00 pm
Ubicación: León alatristero

Mensaje por julito » Jue Mar 22, 2007 7:40 pm

¡¡.... Y NO HAS HABLADO PARA NADA DE MI LIBRO!! :lol: :lol:

Es una patente que me gustó bastante cuando la leí. Está bien eso de que alguna vez nuestros escritores se tiren los trastos a la cabeza, y de la mejor manera que saben: escribiendo.

Metiéndonos en harina, he de decir que algunas veces leo la columna de Umbral, o mejor dicho, comienzo a leerla pero soy incapaz de terminarla. Me parecen verborrea pura y dura, que no clarifican nada y te dejan tal y como estás. Sobre sus libros no puedo hablar puesto que no he leído ninguno. Pero me fío bastante de la opinión de Don Arturo.

Gracias Ro.
Y pues quien le trae al lado
es hermoso, aunque sea fiero,
poderoso caballero
es don Dinero

Avatar de Usuario
quemeplace
Mensajes: 4395
Registrado: Mar Feb 08, 2005 12:00 am

Mensaje por quemeplace » Jue Mar 22, 2007 9:38 pm

Pongo aquí el enlace a un hilo viejo donde se habló de esto, antes y después del artículo:
Reverte vs. Umbral.

Avatar de Usuario
CristinaOvede
Mensajes: 2459
Registrado: Mié Sep 14, 2005 11:00 pm
Ubicación: Zaragoza

Mensaje por CristinaOvede » Jue Mar 22, 2007 9:58 pm

Gracias Rogorn. Muy buena la patente. :wink:
"No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente".

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Jue Mar 22, 2007 10:44 pm

Gracias también a ti, Queme, por recuperar ese hilo!!
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
Alberich
Mensajes: 9149
Registrado: Vie Ago 18, 2006 11:00 pm
Ubicación: ESPAÑA - EUROPA.

Mensaje por Alberich » Jue Mar 22, 2007 11:41 pm

Me gusta que le den caña al Umbral...por capullo.
Gracias por reponer en stock el artículo!
"And now I know how Joan of Arc felt
Now I know how Joan of Arc felt..."

Avatar de Usuario
Targul
Mensajes: 785
Registrado: Jue Mar 03, 2005 12:00 am
Ubicación: Granada

Re: 647 - 27.11.2005 - El muelle flojo de Umbral

Mensaje por Targul » Vie Mar 23, 2007 7:53 pm

Rogorn escribió:ni porque repugne, por ejemplo, el sexo turbio que impregna sus novelas; más turbio aún cuando imaginamos al propio Umbral practicándolo


¡ARGGGGG!

Un pensamiento ciertamente escalofriante. Tanto más cuando me recuerda a un profesor de prehistoria de mi facultad, muy simpático y buena persona (muy Umbral), que además se le parece.

Imagen

O sino, juzguenlo vuesas mercedes...

Avatar de Usuario
bowman
Mensajes: 5203
Registrado: Lun Ago 07, 2006 11:00 pm
Contactar:

Mensaje por bowman » Vie Mar 23, 2007 8:01 pm

Jodó, q fffffuerte el señor duque.
Negro sobre blanco, que decía mi bisabuela Paca.
Sobre el estilo, la novelística, la pedantería -la avilantez- y el oportunismo de Umbral creo q es la primera vez que leo algo tan categórico.
Pobre don Paco. En los setenta y ochenta vendía libros como churros y fue -como Susana Estrada- la "musa de la transición". Hoy no lo soporta ni la gata de su dacha.
En fin "sic transit gloria mundi" q diría el latino. (y perdón por la pedantería) :lol:

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14441
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie Mar 23, 2007 8:07 pm

bowman escribió:En fin "sic transit gloria mundi" q diría el latino. (y perdón por la pedantería) :lol:

El latino y el siciliano. También lo dice Malatesta cuando se la clava a Alatriste, jeje.

Avatar de Usuario
Alberich
Mensajes: 9149
Registrado: Vie Ago 18, 2006 11:00 pm
Ubicación: ESPAÑA - EUROPA.

Mensaje por Alberich » Vie Mar 23, 2007 8:42 pm

Y Saramago hace unos días...en la entrega de la medallade oro de Andalucía (¿era ese el nombre del premio?) cuando se le escurrió la susodicha del cuello :lol:
"And now I know how Joan of Arc felt
Now I know how Joan of Arc felt..."

Avatar de Usuario
lanena
Mensajes: 1145
Registrado: Lun Ago 28, 2006 11:00 pm

Mensaje por lanena » Lun Mar 26, 2007 3:07 pm

Gracias por la patente Rogorn

Avatar de Usuario
bowman
Mensajes: 5203
Registrado: Lun Ago 07, 2006 11:00 pm
Contactar:

Mensaje por bowman » Mié Ago 10, 2011 12:09 pm

El Mundo
Vox populi
28 noviembre 2005

A. PEREZ-REVERTE (desciende)
Grosería y mal estilo contra Umbral. El escritor arremetía ayer contra Francisco Umbral en El Semanal con grosería y referencias personales de muy baja estofa. Obviamente, la trayectoria de ambos no resiste comparación. Reverte no le llega a Umbral a la suela del zapato, ni como escritor, ni como intelectual.

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Mié Ago 10, 2011 4:57 pm

A todo esto ¿Umbral contestó? O se tragó el guante, y el sapo, así, sin eructar siquiera...

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6241
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Mié Ago 10, 2011 9:10 pm

Callóse. Tragóselo. A.P.R. se le acercó en el café Gijón para preguntarle si le importaría que contestase a su artículo con otro y Umbral negó con la cabeza. ''Creí que me pegaba'', dicen que dijo.
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
vetinari
Mensajes: 2226
Registrado: Mié Jul 25, 2007 11:00 pm
Ubicación: Al sur

Mensaje por vetinari » Jue Ago 11, 2011 9:51 am

El_Curioso_Impertinente escribió:Callóse. Tragóselo. A.P.R. se le acercó en el café Gijón para preguntarle si le importaría que contestase a su artículo con otro y Umbral negó con la cabeza. ''Creí que me pegaba'', dicen que dijo.


Es que el Jefe, con su cara de lobo viejo, tiene que dar miedo.
"...Efialtes aparecerá finalmente,
y pasarán los persas" Cavafis
"No hay quien pueda comprar el ser marino cuando estás en el mar." APR
"Freedom is just another word for nothing left to loose" Janis Joplin

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Mar Nov 29, 2011 5:00 pm

Firmas Invitadas - Edición Nº 196
Semana del 12/2/2005

Figurones y opinión pública



Ignacio San Miguel

Ha resultado llamativa la reacción de Arturo Pérez- Reverte, plasmada en su página de El Semanal, ante el comentario de Francisco Umbral sobre su falta de estilo. Umbral se limitó a decir eso, es decir, que Pérez Reverte no tenía estilo, pero el aludido ha dedicado toda una página al tema, rociando a Umbral de injurias y juicios negativos, de los que sale convertido en algo así como una piltrafa humana agusanada.

Los escritores suelen tener el ego hipertrofiado, lo que, aparte de impedirles conocerse a sí mismos de forma ecuánime, les impele a sustentar con los colegas odios y envidias que a veces ni se preocupan de disimular. Umbral, de cuya bajeza moral no dudo, se divierte en ocasiones lanzando algún dardo contra ese voluminoso ego de sus compañeros, comparable al suyo propio; y es curioso lo mucho que encoleriza este hombre. Recuerdo otro artículo de hace años de otro escritor (aunque no sé si se le puede calificar así a José Luis de Villalonga) en que este señor, marqués de… no recuerdo qué, bramaba contra Umbral, tratándole también de detrito humano, y haciendo hincapié (cuatro o cinco veces por lo menos) en que era hijo de una portera de Valladolid. Esta filiación debía de parecer al marqués de Nosequé el colmo de la desvergüenza y la osadía, cuando no la bajeza más tremenda, puesto que la aireaba tan repetidamente en su escrito, como diciendo: ¿Pero os dáis cuenta de quién es este individuo? ¿Pero os dáis cuenta? Creo que terminaba el artículo declarando que si veía a Umbral por la calle le rompería la cara. Luego manifestaba sus dudas, no fuera que se infectara al entrar en contacto con carne tan enfermiza.

Villalonga siempre se ha dedicado al chismorreo bajuno, haciendo objeto del mismo a su propia familia. Tanto es así que resulta contradictorio que manifieste su horror ante la condición de la madre de Umbral y se dedique a estas actividades que muchos calificarían de porteriles. Trabajó en papeles muy secundarios en diversas películas, destacando por su sosera increíble. Puede considerarse como el actor más soso de la historia del cine. Uno se pregunta cómo un hombre tan soso pueda tener tanto veneno dentro. Pero son caprichos de la Naturaleza.

Arturo Pérez-Reverte comete otro error citando a Jimmy Gimenez Arnau, quien escribió de Umbral: “Padece cáncer de alma”. Que Giménez Arnau se refiera a Umbral en estos términos, suscita la irrisión más extrema. Es como si una prostituta criticase la lascivia de alguien. Una gran necedad. Pérez-Reverte no debería haber recurrido a este personaje. Al hacerlo asi, ha perdido bastantes puntos.

Dice también que ha manifestado desprecio por escritores como Aldecoa, Gironella o Cela, cuando eran ancianos o habían ya fallecido, lo cual es cierto (en realidad, todo lo que manifiesta en su artículo corresponde a la realidad), y añade que esto resulta sangrante en relación con Cela, pues a su sombra medró mucho. No sé si fue mucho lo que medró, pero en la obra que le dedicó dice algunas verdades. Juzga a Cela como hombre de palabras más que de ideas; y hombre de anécdotas más que de historias. Y esto es una gran verdad. (Podía haber añadido que era hombre de una sola obra: ”Pascual Duarte”). Lo clásico de Cela era contar chascarrillos soeces. Sentía una atracción envencible por lo soez. Era basto como un caballo y no era posible sacar de él algún razonamiento algo extenso acerca de nada. Una vez le preguntaron en la televisión qué opinaba del hambre en el mundo y bufó: ¡Una vergüenza! ¡Una vergüenza!. No alcanzó a decir nada más. Cualquier quídam se hubiera extendido un poco más sobre el tema. Y así ocurría siempre con él. Inevitablemente, su sentido del humor estaba penetrado de gamberrismo y grosería. Es famosa su ingeniosa ocurrencia de sumergirse, vestido de etiqueta, en un estanque, en el transcurso de una fiesta, no sé si celebrada en su honor, aunque esto es lo de menos.

¿Y qué decir de la penetrante sutileza con que contestó a un compañero de la Real Academia de la Lengua que, en la celebración de un acto, le despertó, advirtiéndole que estaba dormido? ¿Habré de repetir su fabulosa chanza? ¿Para qué, si todo el mundo la conoce? Hay gente que todavía se está riendo, creyendo de buena fe que Cela estuvo gracioso. Por mi parte, no quiero tener la responsabilidad de que alguien, ignorante de este momento estelar de Cela, pueda morir de un ataque de risa al revelárselo yo.

No recuerdo más que estas dos rasgos de humor, pero creo que son suficientes para definir a este hombre como cualquier cosa menos refinado. Su sentido del humor era, en efecto, escaso y caballuno. Gran erudito de lo chocarrero, solía estar rodeado de una cohorte servil, en la que abundaban las carcajadas estrepitosas y se repetían constantemente las palabras “puta” y “cojones”. A lo que dicen, era también bastante aficionado a los eructos y las ventosidades. Es natural que un hombre de esta idiosincrasia, al preguntarle su opinión sobre San Juan de la Cruz, contestase: “Era una mocita histérica”. ¿No es la respuesta adecuada en un gamberrote tan macho?

Lo que unía a Cela con Umbral era su común obsesión por cuestiones sexuales. Es cierto lo que dice Pérez-Reverte acerca del turbio sexo que impregna las obras de Umbral. Yo he leído algún trozo verdaderamente odioso en que compara actos sexuales degenerativos con la Sagrada Comunión. Pero Cela no le iba a la zaga. En uno de sus literariamente mediocres artículos (y supongo que en más de uno, pero no lo sé, porque, como buen lector, no tengo por costumbre leer a Cela), se muestra tan furiosa y degeneradamente lascivo que uno llega a pensar en la demencia. Y no es broma, porque cuando escribió tal artículo puede que estuviera ya afectado por la demencia senil.

En resumen, estos figurones se dedican a husmear en las debilidades ajenas, pero no se conocen a sí mismos. Es lo que le ocurría a Pío Baroja, que decía de José María Salaverría que era el hombre más mezquino que había conocido. Pero es que no se conocía a sí mismo.

No se avergüenzan de exhibir sus rencores, sus odios, sus venganzas. Siendo esto así, habrán de convenir en que los escribidores sin pretensiones tenemos el perfecto derecho de juzgarlos con la severidad adecuada y manifestar la deplorable opinión que nos merecen. En representación, además, de un sector de la población que abomina de ellos, pero que carece del vehículo adecuado para manifestar públicamente su opinión.

Pérez-Reverte se atiene a la verdad en su artículo. Lo criticable en él es que haya entrado al trapo, no se sabe si por ingenuidad o por ganas de lucimiento. Sería una lástima que se hubiese desviado de la senda del escritor serio para recalar en el campo de las polémicas estridentes y el pavoneo inútil.

http://www.vistazoalaprensa.com/firmas_art.asp?Id=2667

Tela con la paginita...

¿Y qué decir de la penetrante sutileza con que contestó a un compañero de la Real Academia de la Lengua que, en la celebración de un acto, le despertó, advirtiéndole que estaba dormido? ¿Habré de repetir su fabulosa chanza? ¿Para qué, si todo el mundo la conoce?


Yo no.

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6241
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Mar Nov 29, 2011 6:13 pm

Yo sí, y es apócrifa. El que no la conoce es el autor del artículo, porque no se dice que fuera en la Academia sino en el Senado, hacia 1978 (Cela era senador por designación real): "Señor Cela, ¿está usted dormido?". "No señor, estoy durmiendo". Es lo mismo". No señor: no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo".

Pero ya digo que me suena que la anécdota es apócrifa, que en realidad ocurrió en alguna sesión del Congreso durante la Primera República :roll:
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
bowman
Mensajes: 5203
Registrado: Lun Ago 07, 2006 11:00 pm
Contactar:

Mensaje por bowman » Mar Nov 29, 2011 7:07 pm

Pues será apócrifa, pero está llena de detalles nunca desmentidos.

Encontrándose el senador Lluis Maria Xirinacs, del grupo Entesa dels Catalans, en el uso de la palabra, el senador por designación real Camilo José Cela se quedó sopa en su escaño.

Pero sopa.

Dícese que incluso roncaba, pero estos adornos sí que pudieran ser apócrifos.

El caso es que, abriendo el ojo el gallego, el orador habríale recriminado su incívica actitud, siguiendo un diálogo más o menos en estos sabrosos términos.

-Se había quedado usted dormido, senador Cela...
-Perdón, pero yo no estaba dormido.
-¿Ah no? Toda la Cámara ha podido verlo...
-Yo sólo estaba durmiendo.
-Ah, claro. ¿Y que no es lo mismo esto?
-Ah, pues no. Del mismo modo que no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo.

Rompería el estupefacto silencio alguna carcajada, por debajo de la cual aún se habría podido oír, dicen, al futuro Nóbel dirigiéndose al orador, sacerdote por cierto y candidato al Nóbel de la Paz por sus arriesgadas manifestaciones y huelgas de hambre años atrás en favor de la amnistía.

-Prosiga usted, mosén, prosiga...



Tiempos aquellos. Políticos aquellos.

Responder