49 - 12.06.1994 - Mujeres de armas tomar

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Avatar de Usuario
Carlota_Bruner
Mensajes: 482
Registrado: Jue Nov 29, 2007 12:00 am

49 - 12.06.1994 - Mujeres de armas tomar

Mensaje por Carlota_Bruner » Vie Dic 28, 2007 5:15 pm

Sobre valores masculinos y femeninos...

MUJERES DE ARMAS TOMAR

Ocurrió el otro día, en una conferencia, cuando uno de los asistentes preguntó por qué el arriba firmante asignaba a menudo virtudes masculinas a las mujeres en sus novelas. Tras un intercambio de aclaraciones, la mencionadas prendas masculinas resultaron ser el valor físico, la independencia y la agresividad. Al interlocutor le chocaba sobremanera que mis hembras de ficción fueran capaces de empuñar un florete, una pistola, pelear por su vida o por la de otros, conspirar e incluso asesinar, bajo palabras como amistad, amor, lealtad a un hombre o a una idea, e incluso honor personal.

Le respondí que allá él con sus mujeres pero que uno se honra con el trato de varias que son de armas tomar. Y que muchos nos negamos a aceptar que, por culpa del ridículo concepto medieval de la frágil dama como devocionario caballeresco, la mujer se perpetúe, en los relatos de ficción escrita o cinematográfica, reducida al papel de compañera o comparsa del viril protagonista. Échenle, si no, un vistazo a las películas o a los libros de acción y aventuras. En ese contexto, las mujeres – incluso las que van de duras o fatales – se limitan a dar grititos cuando las cosas vienen mal dadas, y a refugiarse en el sudoroso y fornido hombro del macho que, a los sumo. Las gratifica con un revolcón en condiciones o permite, sólo cuando él está herido y a punto de perecer bajo los mandobles del malvado, que ella, con loas dos manos temblorosas en torno a la pistola que empuña casi al revés, le peque de pura casualidad un tiro al malo por la espalda.

Y resulta que no. Que de virtudes masculinas y femeninas podríamos hablar un rato largo sin necesidad de irnos a Hollywood. Sin ir más lejos, esa mujer que madruga cada día y después de hacer la casa se va a la compra y vuelve para la comida y se sienta un ratos a ver el culebrón y luego prepara la cena y deja, todavía, que el sábado el pariente le dé un asalto, es más dura de pelar, tiene más valor y más entereza que el animal de bellota que, en teoría, la mantiene.

Hagan memoria. Nadie resiste como una mujer la enfermedad, o el sufrimiento propio o ajeno: cuida a los enfermos, se crece en la adversidad, pare hijos – y a veces los concibe- con dolor; y sobre lealtades y sentidos del deber podría dar lecciones a muchos maridos. En cuanto a hacer daño, cuando una mujer abre la navaja no es, como la mayor parte de los hombres, para montar bulla y que nos vean, sino para matar de verdad. En el otro extremo, enamorada, es capaz de amar con más entrega y pasión, y de hacer cosas, timar decisiones, que los hombres, tan razonables y formales que somos, ni soñaríamos siquiera. No hay quien detenga a una mujer – ni familia, ni marido, ni convenciones sociales – cuando decide liarse la manta a la cabeza; y como adversario, nada más corrosivo para nuestra fatua virilidad que el odio o el desprecio de una hembra inteligente.

Pero, aparte de ser más consecuente y valerosa que los hombres, la mujer también es más culta. No se trata de más tiempo libre como dicen algunos simples, sino de menos egocentrismo: curiosidad por el mundo exterior. La mujer posee mucha información global, porque ve más televisión, más cine. Lee más. Cualquier librero sabe que el setenta por ciento de sus clientes son jóvenes y mujeres. Los hombres estamos demasiado ocupados haciendo números, tomando decisiones fundamentales, endureciendo el gesto ante el espejo, pobres desgraciados, alardeando de un temple que se derrumba en cuanto nos tocan la nómina o el estatus, mientras ellas parecen poseer una reserva secreta de entereza para sobreponerse, aunque caigan chuzos de punta.

Échenle un vistazo a las estadísticas. Además de su presencia en otros sectores, las mujeres copan las carreras de humanidades, o al menos lo que va quedando de éstas. Así, en este final de siglo que termina de tan mala manera, en la confusión que caracteriza a esta especie de noche que se nos viene encima, tan fría como esos ordenadores que engendran los hombres con microchips en lugar de espermatozoides, las mujeres pueden terminar siendo para la cultura lo que los monjes medievales fueron en la trinchera de sus monasterios mientras el mundo se desplomaba alrededor. Y ésa será su venganza, su revancha histórica sobre nuestra estupidez y nuestra injustificada autocomplacencia.

Virtudes masculinas, decía aquél. Permita que me ría, respondí. Ya quisiéramos nosotros, los hombres, poseer ciertas virtudes.

El Semanal, 12 de junio de 1994
"Fue como si hubiera caído un rayo a sus pies, y ya jamás pudo resignarse"

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Vie Dic 28, 2007 6:08 pm

Qué decían las erizas??? Eeehhhh??? Dónde están las erizas ahora???? Eeeeehhhhh???? Eeeeehhhhhh????

Adoro a este hombre!!!! :lol:
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
Lalaith
Mensajes: 2267
Registrado: Lun Feb 07, 2005 12:00 am
Ubicación: en las nubes
Contactar:

Mensaje por Lalaith » Vie Dic 28, 2007 6:11 pm

Lenka escribió:Qué decían las erizas??? Eeehhhh??? Dónde están las erizas ahora???? Eeeeehhhhh???? Eeeeehhhhhh????
Eso mismo me estaba preguntando yo :wink:
Gracias Carlota :wink:
Si hija de mi Amor mi Muerte fuese,
¡Qué parto tan dichoso que sería
El de mi Amor contra la vida mía!
¡Qué gloria, que el morir de amar naciese!

Avatar de Usuario
Alberich
Mensajes: 9149
Registrado: Vie Ago 18, 2006 11:00 pm
Ubicación: ESPAÑA - EUROPA.

Mensaje por Alberich » Vie Dic 28, 2007 6:18 pm

Lenka escribió:Qué decían las erizas??? Eeehhhh??? Dónde están las erizas ahora???? Eeeeehhhhh???? Eeeeehhhhhh????
aquí está










perdonad,no me he podiodo resistir...pero,a que es una monería???
"And now I know how Joan of Arc felt
Now I know how Joan of Arc felt..."

Avatar de Usuario
Amaranta
Mensajes: 3123
Registrado: Vie Ene 26, 2007 12:00 am

Mensaje por Amaranta » Vie Dic 28, 2007 6:37 pm

Gracias, Carlota. :wink:
Porque hay cosas que te estallan dentro y comprendes que estaban escritas en tu destino.

Avatar de Usuario
Lalaith
Mensajes: 2267
Registrado: Lun Feb 07, 2005 12:00 am
Ubicación: en las nubes
Contactar:

Mensaje por Lalaith » Vie Dic 28, 2007 7:04 pm

Monería es poco, Alb! :D
Si hija de mi Amor mi Muerte fuese,
¡Qué parto tan dichoso que sería
El de mi Amor contra la vida mía!
¡Qué gloria, que el morir de amar naciese!

Avatar de Usuario
koora_linax
Mensajes: 3032
Registrado: Sab Sep 02, 2006 11:00 pm
Ubicación: Córdoba

Mensaje por koora_linax » Vie Dic 28, 2007 7:53 pm

Como esta patente la lean las galopantes 8O , dirán :arrow: este tío se nos has vuelto "feministo" :lol: :lol: :lol:
"Al final lo que está en juego es como vivir con el desorden". Arturo P-R

Avatar de Usuario
Lagardere
Mensajes: 281
Registrado: Mié Ago 17, 2005 11:00 pm

Mensaje por Lagardere » Vie Dic 28, 2007 8:03 pm

Si esta patente la leyesen las galopantas harian como si no la hubiesen leido, porque dejarían de tener de lo que quejarse. :lol:

Grandiosa!

Avatar de Usuario
Carlota_Bruner
Mensajes: 482
Registrado: Jue Nov 29, 2007 12:00 am

Mensaje por Carlota_Bruner » Vie Dic 28, 2007 11:29 pm

Las galopantes no creo que la entendieran, ya sabemos que su comprensión lectora está bajo mínimos, mucho peor que los resultados del informe PISA...
"Fue como si hubiera caído un rayo a sus pies, y ya jamás pudo resignarse"

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Sab Ago 06, 2011 5:13 pm

AP-R escribió:-Es que los hombres de hierro son más bien literatura, mientras que las mujeres de hierro son pan de cada día.

Alguna vez escribí, o dije, que nadie habla con silencios mejor que las mujeres. O con palabras, cuando se ponen. Sobre todo si salen al palenque hartas, fatigadas o heridas
Na Mercadera, una mujer que torna heroína popular.

Tengo que contaros un hecho extraordinario que sucedió realmente para que veáis que es auténtico.
En Perelada había una mujer que yo conocí. Se llamaba Mercadera porque tenía una tienda de mercadería. Era una mujer muy lista, alta y corpulenta. Un día, mientras la hueste francesa se encontraba enfrente de Perelada, ella salió de la villa. Se fue a su huerto a recoger coles. Se vistió con una gonella de hombre y agarró una lanza. Se puso también una espada al cinto y un escudo en el brazo. Y se fue al huerto. Cuando ya estaba en el huerto escuchó campanillas. Se sorprendió. Paró de recoger coles y se fue hacia ese lado a ver que pasaba. Miró, y vio, en la acequia que había entre su huerto y el de al lado, un caballero francés con su caballo armado con el petral de campanillas, que iba de aquí para allá sin saber por donde salir. Y ella que lo ve, se coloca en un paso obligado y le suelta tal golpe de lanza por los faldones que le atravesó entero el muslo, también la silla y se clavó en el caballo. El caballo al sentirse herido se alzó de delante y de atrás; de manera que el caballero hubiera caído de no ir atado a la silla con una cadena. ¿Qué os voy a contar? Ella echó mano a la espada. Pasó al otro costado y hirió al caballo por la testera. El caballo se quedó atarantado. ¿Qué os voy a contar? Ella Agarró el caballo por las riendas y gritó:
–¡Caballero, estáis muerto si no os rendís!
El caballero se vio muerto. Cogió el bordón, lo tiró al suelo y se rindió. Ella lo recogió, le sacó la lanza del muslo y lo llevó hasta Perelada.
De esta peripecia quedaron muy contentos y satisfechos el señor rey y el infante Alfonso; de tal manera que le hicieron contar muchas veces como lo hizo preso.
¿Qué os voy a contar? El caballo y las armas fueron para ella. El caballero fue rescatado por doscientos florines de oro, para ella también.

De este caso se puede ver como la ira de Dios era contra ellos.

Traducción sui generis del capítulo 124 de la Cronica Ramon Muntaner

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6241
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Dom Ago 07, 2011 8:01 pm

:D Molt bona, la història, Grognard!
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Dom Ago 07, 2011 8:32 pm

Aquí la tenim (en pequeñito):
Imagen

Avatar de Usuario
nexus6
Mensajes: 6532
Registrado: Mar Sep 30, 2008 11:00 pm

Mensaje por nexus6 » Dom Ago 07, 2011 8:39 pm

Gracias por la historia y por la foto. :wink: :wink:
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.Es hora de morir

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Lun Ago 08, 2011 6:54 pm

La heroina de Peralada
Antoni Caba Casamitjana
Cedida por el museo de El Prado al ayuntamiento de Perelada. :D
Gràcies, Siana.

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Mié Ago 10, 2011 11:32 am

Gracias chicos por la historia y la foto.
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Mar Nov 01, 2011 4:49 pm

Compañía Santa Bárbara. Sitios de Gerona (1808)

Sin embargo, a pesar de las atroces privaciones que tuvieron que sufrir
los sitiados, el espíritu de resistencia no mermó en ningún momento y todos los
ciudadanos se aprestaron a la defensa de la ciudad: Unos, los hombres,
integrándose en las diferentes unidades militares establecidas en la plaza, ya fuera
en el renombrado Regimiento de Ultonia, en los Migueletes de Girona, el Escuadrón
de San Narciso o en la Cruzada Gerundense. Otras, las mujeres, en la Compañía de
Santa Bárbara
. Y otras en fin, actuado por libre, como María Marfá i Vila, esposa de
un cabo que convalecía de sus heridas en su casa y que el día cuatro de noviembre,
al oír el toque de alarma, cogió el fusil y la munición de su marido y se dirigió a toda
velocidad al baluarte de San Francisco, donde se combartía cuerpo a cuerpo.
Asombrados por el coraje y la determinación de aquella furia de mujer, unos
artilleros que la vieron pasar corriendo cuando disparaban sus cañones, le
ordenaron que regresara inmediatamente a su casa a cuidar de su marido, a lo que
ella contestó: “Cuando suena la alarma, este es mi marido”, señalando el fusil
que colgaba de su hombro

http://www.asasve.es/img/web/gencat05_2 ... arbara.pdf
“jóvenes, robustas y de espíritu varonil”
Supongo que sin depilar...

Todas ellas acudieron con presteza a los ocho puntos más peligrosos de los parapetos y entre el humo de los disparos y de la pólvora quemada que cegaban sus ojos, animaron y alentaron a las tropas españolas arengandolas con bravura y energía, al tiempo que retiraban a los heridos
y los evacuaban a los hospitales con todas las precauciones y cuidados posibles.

Además, imagino, de cocinar, cuidar a los niños y otros menesteres propios del sexo femenino. :evil:
¡Con dos cojones!


Imagen

Más:
http://www.pedresdegirona.com/Castella/ ... a_3_es.htm

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14496
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Ago 30, 2012 11:08 am

-sarasolomando: No sé si @perezreverte habrá cambiado de opinión, pero hay días en que se necesita leer algo así. Vía @DonRafaPalacios
-Retwitteado por Arturo Pérez-Reverte

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14496
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie Mar 08, 2013 9:20 pm

-perezreverte: Buen día para recordar esto

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Sab Mar 09, 2013 10:02 pm

El otro día le hablé a mi amigo Antonio de la Monja alférez, del libro y del personaje histórico. Hoy me ha traído fotocopiado un capítulo del libro Historias de guerra Ed.Inédita (creo). Es una compilación de artículos de la revista MHQ: The Quarterly Journal of Military History.
El capítulo en cuestión se titula "La soldado de Picardía", de John A. Lynn, y no trata precisamente de una soldado abillada con un deshabillé.


Si el ejército de Luis XIV sólo permitía hombres en sus filas, ¿cómo pudo castigarse a una mujer por deserción? ¿Y, en primer lugar, por qué se disfrazó de hombre? Jonh A. Lynn descubrió el curioso caso de Marie Magdelaine Mouron cuando estaban examinando las actas de juicios militares en los archivos de guerra franceses de Vincennes. La decisión de vestirse como un hombre y servir como soldado puede habber sido inusual, pero en los siglos XVII y XVIII difícilmente podía considerarse como insólito, teniendo menos que ver con la confusión sexual que con la situación difícil que vivían las mujeres de la clase trabajadora. (¿Historiador marxista? 8) )

(...)

Rudolf Dekker y Lotte van de Pol, en su fascinante libro basado en los registros holandeses sobre el tema de las mujeres que eligieron vivir como hombres, encontraron 110 casos en los Países Bajos entre 1600 y 1800. Una abrumadora mayoría se hizo pasar por soldados y marineros, y los autores teorizaron que esta práctica se producía más comunmente en los Países Bajos, el norte de Alemania y Gran Bretaña. Pero, naturalmente, la propia naturaleza del disfraz sexual hace imposible que pueda llegarse a cifras autorizadas. Los únicos datos seguros fueron aquellos que llegaron a las autoridades públicas y de los que quedó constancia.
Sin embargo, los casos conocidos y las pruebas anecdóticas sugieren que el fenómeno estaba muy extendido, aun cuando continuase siendo inusual. Una pieza dramática del siglo XVIII titulada "The Female Warrior", atribuída a Oliver Goldsmith, sugería que ya que en el Ejército británico había tantas mujeres disfrazadas de hombres deberían formar sus propios regimientos. Aunque los antecedentes franceses en este asunto son raros, dos mujeres nobles que se vestían como hombres obtuvieron una gran reputación: Christine de Meyrac, cuya biografía novelada, "L'Héroïne mousquetaire", apareció en 1679; y Geneviève Prémoy que, como el caballero de Baltazar, fue condecorada por su valentía nada menos que por Luis XIV.


(...)

(Vuelvo con Marie Magdalene.)
En la guarnición de Sisteron tuvo "una pelea con un tal Blondin, un soldado de otra compañía del mismo regimiento". Por razones que no quedaron claras en su testimonio, el problema con Blondin "la obligó a marcharse y retirarse a Aviñón, donde se enroló en... La compañía del capitán Pressée en el Regimiento de Dragones (!) de Morsan, donde sirvió durante aproximadamente un año y medio bajo el nombre de St. Michel". Aunque el acta de su juicio no hace mención alguna a servicio en combate por parte de Marie, El Regimiento de Morsan tomó parte en el exitoso sitio de Rosas, en Cataluña, en el verano de 1693.

¡HU!¡HA! Las chicas son guerreras.

http://www.lib.muohio.edu/multifacet/re ... ugb4031949

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Jue Feb 27, 2014 11:04 pm

Una mujer en el ejército, Ana María de Soto (Siglo XVIII-XIX)

Desde tiempos inmemoriales, la mujer intentó ser relegada del ámbito público, sobretodo de todo aquello relacionado con la política, la guerra y la religión. Poco a poco, muchas de ellas se fueron introduciendo en esos “espacios masculinos”. En algunos casos, sobretodo en el ámbito, quizás, más varonil de todos, las mujeres se mezclaron entre los guerreros ocultando su identidad femenina. En la historia de España, varios nombres aparecen destacados: la Dama de Arintero, la Monja Alférez o Ana María de Soto.

Una joven en la marina
Ana María de Soto fue una mujer nacida en la ciudad cordobesa de Aguilar que nació alrededor de 1777. Su nombre entró en la historia cuando, el 26 de junio de 1793, con 16 años, llegó a San Fernando atraída por el mundo militar. Haciéndose pasar por hombre, Ana María ingresó en la 6ª Compañía del 11º Batallón de Marina. Nadie percibió el engaño y Ana María, haciéndose llamar Antonio, inició su carrera militar.

Aquellos años España participaba en el conflicto europeo entre la Francia Revolucionaria y los las distintas coaliciones que veían como una amenaza los aires revolucionarios galos. España se había posicionado del lado francés por el Tratado de San Ildefonso de La Granja de 1796 para frenar el poderío marítimo de Gran Bretaña, que se había convertido en aquel momento en el gran enemigo de Francia.

Ana María de Soto participó durante cinco años en el conflicto que se trasladó al mar, protagonizado por los ejércitos ingleses y franceses. Primero en Cataluña y más tarde en el sur de la Península donde formó parte de la defensa de Cádiz amenazada por las fragatas inglesas del almirante John Jervis.

Ana María también participó en la Batalla de Cabo San Vicente en 1797 en la que estuvo a bordo de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, uno de las barcos que escoltaba al Santísima Trinidad, uno de los buques de guerra más grande del mundo en aquellos tiempos.

De la fragata Mercedes, en la que había embarcado el 4 de enero de 1794, pasó a la fragata Matilde el 7 de julio de 1798. Un mes después, el 1 de agosto, un reconocimiento médico rutinario destaparía su condición de mujer.

Terminaba así su aventura como marinero. Pero Ana María de Soto, lejos de ser humillada o condenada, fue elogiada por sus compañeros y recibió del rey Carlos IV el grado de sargento y un sueldo con el que poder vivir como mujer.

http://grandesmujeresenlahistoria.blogs ... ia-de.html

---------------------------------------

Ana Maria de Soto- 1er Infante de Marina 1793

La Infantería de Marina española tiene su origen en los Tercios Viejos, unidades de infantería inicialmente destinada a ir embarcada en navíos, cosa que se hacía de forma temporal para realizar campañas o combates específicos. La diferencia surge cuando se decide que estas tropas debían tener una dedicación exclusiva a la guerra naval. Fue fundada bajo el nombre de Infantería de Armada por Carlos I en 1537, al asignar de forma permanente a las Escuadras de Galeras del Mediterráneo las Compañías Viejas del Mar de Nápoles. Sin embargo, fue Felipe II el que creó el concepto actual de Fuerza de Desembarco.

Ana María de Soto, militar español, nacida en Aguilar, Córdoba, fue la primera mujer que sirvió en los Batallones de Marina (Infantería de Marina). El 26 de marzo de 1793, Ana María de Soto, haciéndose pasar por varón, con el nombre de Antonio María de Soto, se alista en la 6ª compañía del 11º Batallón de Marina en concepto de soldado voluntario, por el deseo romántico de vestir el uniforme del Cuerpo de batallones. Pronto empieza a destacarse por su entusiasmo por la carrera de las armas, y en ella sirve por tierra y por mar. En campaña terrestre asiste, entre otras acciones, a las de Bañuls y en la defensa y abandono del sitio de Rosas. En campaña marítima embarca en la fragata Mercedes el 4 de enero de 1794, asistiendo al combate naval de San Vicente y en diferentes acciones de las lanchas cañoneras y demás fuerzas sutiles de Cádiz contra los ataques enemigos. Embarca después en la fragata Matilde , en la que continúa prestando señalados servicios. Después de cinco años y cuatro meses de actividad constante, y como consecuencia de una ligera enfermedad, un reconocimiento médico descubre por casualidad su verdadero sexo: era mujer y se llamaba Ana María Antonia, hija de Tomás y Gertrudis de Alfama, natural de la villa de Aguilar, obispado de Córdoba, y tenía dieciséis años al sentar plaza. Dada cuenta de la anormalidad, dispuso el almirante Mazarredo su desembarco de la fragata Matilde el 7 de julio de 1798.

En atención a la heroicidad demostrada y a su acrisolada conducta S.M. El Rey le concede, el 24 de julio de 1798 sueldo y grado de sargento. El sueldo era de dos reales de vellón diarios, para que pueda atender a sus padres, que ignorantes de todo seguían buscándola. Además se le autoriza a emplear los colores de los batallones de marina y los divisas de sargento de los mismos en sus ropas de mujer.

http://www.soto.biz/biografias-2/ana-ma ... -1793.html

Responder