¿Alguien colecciona articulos de El Semanal?

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Avatar de Usuario
mastelerillo
Mensajes: 555
Registrado: Jue Mar 17, 2005 12:00 am
Ubicación: Algeciras (Cadiz)
Contactar:

¿Alguien colecciona articulos de El Semanal?

Mensaje por mastelerillo » Mié May 25, 2005 6:36 pm

Saludos,tengo desde hace varios años una aficion relacionada con el capitan Reverte ,colecciono los articulos que salen en El Semanal o en otras revistas,tengo ya 500 originales y muchos "repes" Me faltan bastantes todavia porque empezo´ a escribirlos a mediados del 93. Si tambien los coleccionas y tienes algunos repetidos, ponte en contacto conmigo en :
mastelerillo@yahoo.es

Avatar de Usuario
Lamexicana
Mensajes: 148
Registrado: Lun May 08, 2006 11:00 pm
Ubicación: Isla de avalon

Mensaje por Lamexicana » Lun May 15, 2006 8:01 pm

Siento no poder ayudarte, yo también los colecciono pero el caso es que no tengo ninguno repetido., el problema es que me faltan muchisimos, pero tranki que si repito alguno ya te aviso

luthien66
Mensajes: 542
Registrado: Vie Dic 09, 2005 12:00 am

Mensaje por luthien66 » Lun May 15, 2006 10:41 pm

Originales tengo desde hace muy poco, pero fotocopiaos tengo un huevo, si te falta alguno en especial lo puedo mirar, aunque supongo que mas que nada buscas originales..

Avatar de Usuario
Sirenita
Mensajes: 1304
Registrado: Dom Sep 04, 2005 11:00 pm
Ubicación: A Coruña (sin L)

Mensaje por Sirenita » Jue Jun 08, 2006 1:27 pm

Sacado de Icorso, no sé si es patente....lo siento, peor es divertidisimo, y no sabía donde ponerlo SORRY!!!.. :D


SOMOS FEOS

Somos feos de cojones. Lamento comunicárselo a ustedes así, a quemarropa; pero el arriba firmante ha llegado a esa conclusión científica tras larga y minuciosa observación del entorno. En estos meses veraniegos, sobre todo, la cruda realidad viene y te golpea por el morro, con apelación posible. Y resulta paradójico: eso ocurre precisamente ahora, en estos tiempos en que todo cristo dedica más tiempo a estar guapo, se gasta una cantidad larga de viruta en el asunto, y luego se pasea –nos paseamos- por ahí con la certeza absoluta de que la moda, el diseño, el ejercicio físico, el danone con bífidos multiacitvos, la leche desnatada y las rebajas del Corte Inglés, nos van dejado una apariencia que te vas de vareta, Manolín.
Pero no. Dense una vuelta ojo avizor y saquen conclusiones; lo que será facilísimo, por otra parte, si se encuentran en una localidad cercana a una playa a última hora de la tarde, cuando montan los mercadillos, y la gente se sienta en las terrazas a tomarse algo. La calle es un muestrario dantesco de pantorrillas peludas, sandalias infames, camisetas de tirantes bajo las que asoma la pelambrera racial, bodis –o como carajo se escriba- que embuten ombligos rollizos, pantalones ceñidos en torno a ancas descomunales, camisetas fofas con exóticas referencias, zapatillas multicolor fosforito con airbag, bañadores de pata larga que lo mismo sirven para rascarse los huevos mientras cenas en un restaurante , y otros horrores varios.
Sobre los bañadores masculinos, el otro día, viendo pasar al persona, esclarecí por fin un misterio que hace tiempo atormentaba mis noches de insomnio: por qué ahora son de pata larga y llevan bolsillos. Y la razón es tan simple que sólo un estúpido como yo podía haberse mantenido oculta tanto tiempo: un bañador de pata larga y bolsillos es una prenda polivalente y multiuso, con la que te ahorras pantalones y bañador. Te lo pones por la mañana, desayunas y vas a comprar el periódico, llevas el coche al taller, vas a la playa, te bañas, te secas con él puesto, vas a comer sin quitártelo, duermes la siesta, sales a pasear por la tarde, y hasta puedes dormir con él. Es, en suma, una prenda cómoda y deportiva, con un no sé qué de informal, y con la ventaja de que no tienes que ir lavándolo, porque se lava cada día en la playa, y si lo combinas con el sabio uso de un par de camisetas _cuando te pones una cuelgas la otra en algún sitio para que se airee un poco- tienes el guardarropa resuelto para todo el mes de vacaciones. Y ya puedes salir a pasear tranquilo con la familia, ella con las mollas bien prietas _a ver si se ha creído la Schiffer que es la única que puede marcar chichas_, la niña con sandalias color butano de un palmo de suela, un piercing en el ombligo y otro en una teta, el niño disfrazado de telecomedia americana, y tú completando el conjunto con una camiseta de tirantes malva de Arman, riñonera, pantorrillas y axilas hirsutas, gafas de sol aerodinámicas y sandalias de suela anatómico-forense.
Antes era sólo en las localidades playeras, pero ahora te puedes encontrar a la familia Colorín en cualquier parte, en la plaza mayor de Madrid, en la catedral de Burgos o en un restaurante de Neguri. Y hay veces que me cruzo con un crio pequeñazo, de esos que te pararte a acariciarles la cabeza, y sonríes y tal.
Lo que pasa es que luego levantas la vista, ves a los padres que andan cerca, y te dices desazonado que dentro de pocos años –ya apunta detalles y maneras, si te fijas-, la criaturita será como ellos. Y se te esfuma la ternura de golpe. Y te preguntas, misántropo como eres para cierto tipo de cosas, si no sería más piadoso exterminarlos en agraz ahora que son cachorrillos, antes de que crezcan y se reproduzcan, y empeoren el aspecto del cotarro que, a estas alturas, ya anda bastante jodido.
Quién me iba a decir a mí –o tempora!, o mores!- que iba a terminar añorando, con mis años, no ya los zapatos veraniegos de rejilla, el pantalón de raya fina, el panamá de paja y la honesta camisa blanca de manga corta de mi abuelo, sino la racial y tripona silueta de ese otro ibérico varón que eran antaño, con pelo a lo Manolo Escobar, zapatos de puntera, la maricona colgando de la muñeca, y aquella hoy ya discreta pelambre morena asomando por la camisa desabotonada a medias, entre la que reliquía una gruesa cadena de oro con la Virgen del Carmen.

Arturo Perez-Reverte

Avatar de Usuario
Barles
Mensajes: 368
Registrado: Dom Dic 18, 2005 12:00 am

Mensaje por Barles » Jue Jun 08, 2006 4:08 pm

Es una Patente de 1997.

Avatar de Usuario
Sirenita
Mensajes: 1304
Registrado: Dom Sep 04, 2005 11:00 pm
Ubicación: A Coruña (sin L)

Mensaje por Sirenita » Jue Jun 08, 2006 6:13 pm

Ah..Gracias, hay algo que tú no sepas? :D


:wink:

Avatar de Usuario
elisheva
Mensajes: 6903
Registrado: Dom May 01, 2005 11:00 pm
Ubicación: Por ahí...

Mensaje por elisheva » Jue Jun 08, 2006 7:47 pm

Me parece que esa familia es la mismita de los famosos calamares

:wink: 8) :twisted:

Avatar de Usuario
adosinda
Mensajes: 4974
Registrado: Lun Feb 20, 2006 12:00 am

Mensaje por adosinda » Vie Jun 09, 2006 6:19 pm

Pues va ha ser que si Eli :twisted: :lol: :lol: :lol: :lol: :lol:

Avatar de Usuario
elisheva
Mensajes: 6903
Registrado: Dom May 01, 2005 11:00 pm
Ubicación: Por ahí...

Mensaje por elisheva » Vie Jun 09, 2006 6:22 pm

En fin, que si el movimiento se demuestra andando, el Estilo lo hace pasando desapercibido.

Avatar de Usuario
Barles
Mensajes: 368
Registrado: Dom Dic 18, 2005 12:00 am

Mensaje por Barles » Vie Jun 09, 2006 7:36 pm

Pues, como en el cine, la cosa tuvo secuela


SEGUIMOS SIENDO FEOS

Les aseguro que he pasado el veranointentándolo. Por primera vez desde que tecleo este panfleto semanal me he hecho una violencia inaudita. Titánica. Este año no,
pensaba cada semana. Este verano voy a romper la tradición, y a hablar de cualquier otra cosa. Aprovechando que Javier Marías se había quitado de en medio, el perro inglés, yéndose a descansar a la pérfida Albión —en agosto recibí una provocadora postal suya con el careto de Nelson—, y que tampoco él iba a mencionar el tema que en
nuestras respectivas páginas era materia de cada verano, decidí mantenerme firme. Nada de artículos sobre la vestimenta playera, me dije; como aquel, tal vez lo recuerden, que un año titulé Somos feos. Esta vez no, decidí. Los colorines y las gorras de béisbol al revés, como si no los viera. No más insultos a la moda decontracté. Así me ahorraré cartas de lectores descontentos. Benevolencia, Arturín. Caridad y benevolencia.
Acuérdate de la viga en el propio, etcétera. No temetas, y que se pongan lo qué les salga de lasn partes contratantes de la primera parte.

Pero no puedo. Lo he intentado, y no hay manera. Les juro por el cetro de Ottokar que todos y cada uno de los días que pisé la calle este pasado verano lo hice con la mejor intención, animado por fraternales deseos de buscar el lado positivo. De pasear por un mercadillo de localidad playera e ir besando a la gente en la boca, smuac, smuac, alabando la camiseta de éste, los calzones floridos de aquel, el bodi fosforito de la tal otra. Pongo a Dios por testigo de que anduve con la mejor intención del mundo y una sonrisa solidaria en la boca, tal que así, como la de Sergio y Estibaliz, pese a que a mí esa sonrisa me daba una expresión de absoluta imbecilidad; pero dispuesto a quererlos a todos. Pragmático y bien dispuesto hasta la náusea. Asco me daba de lo tolerante que
iba. Pero no pude. Lo intenté, pero no pude.

Y es que hubo un tiempo en que la gente se vestía de acuerdo con su físico y personalidad; según gustos, educación y cosas así. Ahora, la educación, los gustos, la personalidad y hasta el aspecto físico, vienen dictados por la moda comercial y las revistas y las series de televisión. La ordinariez es la norma, no existe el menor
criterio selectivo, y todo en principio vale para todos. Es como si la ropa la arrojasen a voleo sobre la gente, pito, pito, gorgorito; y lo triste del fenómeno es que dista mucho de ser casual, pues cada uno de esos horrores que vemos por la calle ha sido probado y remirado muchas veces ante un espejo. De modo que ,hasta esta presunta
desinhibición e informalidad son artificiales, más falsas que la sonrisa de mi primo Solana. Por eso el verano es el gran pretexto, y el personal se atreve a cosas inauditas. Este verano he visto, como le diría Kurtz a Harrison Ford en un híbrido surrealista de Blade Runner y El corazón de las tinieblas, horrores que creí no ver jamás. He visto
combinaciones de prendas y colores alucinantes. He visto clónicos del conde Lecquio con polo de la Copa América y zapatos náuticos y pantalón de raya corto hasta la rodilla y pantorrilla peluda que me han quitado de golpe las ganas de cenar. He visto a una tía en bañador, y pareo cortito por la calle principal de una ciudad cuya playa más
cercana estaba a cincuenta kilómetros. He visto enanos raperos con zapatillas de luces rojas intermitentes, que pedían a gritos encontrarse con un neonazi majareta de Illinois armado con un AK—47. He visto venerables ancianos con piernecillas blancas y pelo gris, gente que hizo guerras civiles y trabajó honradamente y tuvo hijos y nietos, vestidos para el paseo vespertino con bermudas de colores y una camiseta de
Expediente X. He visto impúberes parvulitas con suelas de palmo y medio y tatuajes hasta en el chichi. He visto maridos que paseaban, orgullosos, a legítimas vestidas de diez mil y la cama aparte. He visto morsas de noventa kilos con pantalones
de lycra ceñidos por abajo y bodis ceñidos por arriba, derramando pliegues de grasa que habrían hecho la fortuna de un barco ballenero. He visto injertos de Andrés Pajares y el Fary propios de la isla del Doctor Moreau.

Así que un año más, me veo en la obligación de confirmarles que no es sólo que
seamos feos. Lo nuestro no es un simple presente de subjuntivo plural que podría interpretarse como veraniego y casual. Lo nuestro es que seguimos siendo feos con contumacia, a ver si me entienden. Feos y ordinarios con premeditación y alevosía.
Feos sin remedio. Y además —eso es lo más grotesco del asunto— previo pago de su importe.

El semanal

12 de septiembre de 1999
Última edición por Barles el Vie Jun 09, 2006 8:18 pm, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Sirenita
Mensajes: 1304
Registrado: Dom Sep 04, 2005 11:00 pm
Ubicación: A Coruña (sin L)

Mensaje por Sirenita » Vie Jun 09, 2006 7:42 pm

Barles escribió: He visto morsas de noventa kilos con pantalones de lycra ceñidos por abajo y bodis ceñidos por arriba, derramando pliegues de grasa que habrían hecho la fortuna de un barco ballenero. He visto injertos de Andrés Pajares y el Fary propios de la isla del Doctor Moreau.



:lol: :lol: :lol: :lol: :lol:


Genial..Gracias Barlés.

Avatar de Usuario
CristinaOvede
Mensajes: 2459
Registrado: Mié Sep 14, 2005 11:00 pm
Ubicación: Zaragoza

Mensaje por CristinaOvede » Vie Jun 09, 2006 8:00 pm

Gracias Barles.
"No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente".

Avatar de Usuario
elisheva
Mensajes: 6903
Registrado: Dom May 01, 2005 11:00 pm
Ubicación: Por ahí...

Mensaje por elisheva » Vie Jun 09, 2006 8:32 pm

Vale, que se meta con el estilo y la educación, pase, pero que haga burla de una condición física me parece un truco fácil y manido para provocar la carcajada grotesca y la polémica. ¿O es que sólo los gordos son objetos de burla? Observo que "morsa" es el único calificativo peyorativo sobre el aspecto de alguien, y por supuesto, trenía que ser mujer. Así que, sin que sirva de precedente, rompo una lanza a favor de los marginados por la "gente guapa" y valga un tirón de orejas metafórico a don Arturo.

Avatar de Usuario
juanrahig
Mensajes: 5380
Registrado: Vie Abr 15, 2005 11:00 pm
Ubicación: el sur del sur
Contactar:

Mensaje por juanrahig » Vie Jun 09, 2006 9:15 pm

Y es que hubo un tiempo en que la gente se vestía de acuerdo con su físico y personalidad; según gustos, educación y cosas así. Ahora, la educación, los gustos, la personalidad y hasta el aspecto físico, vienen dictados por la moda comercial y las revistas y las series de televisión. La ordinariez es la norma, no existe el menor
criterio selectivo, y todo en principio vale para todos. Es como si la ropa la arrojasen a voleo sobre la gente, pito, pito, gorgorito; y lo triste del fenómeno es que dista mucho de ser casual, pues cada uno de esos horrores que vemos por la calle ha sido probado y remirado muchas veces ante un espejo. De modo que ,hasta esta presunta
desinhibición e informalidad son artificiales, más falsas que la sonrisa de mi primo Solana. Por eso el verano es el gran pretexto, y el personal se atreve a cosas inauditas. Este verano he visto, como le diría Kurtz a Harrison Ford en un híbrido surrealista de Blade Runner y El corazón de las tinieblas, horrores que creí no ver jamás. He visto
combinaciones de prendas y colores alucinantes. He visto clónicos del conde Lecquio con polo de la Copa América y zapatos náuticos y pantalón de raya corto hasta la rodilla y pantorrilla peluda que me han quitado de golpe las ganas de cenar. He visto a una tía en bañador, y pareo cortito por la calle principal de una ciudad cuya playa más
cercana estaba a cincuenta kilómetros. He visto enanos raperos con zapatillas de luces rojas intermitentes, que pedían a gritos encontrarse con un neonazi majareta de Illinois armado con un AK—47. He visto venerables ancianos con piernecillas blancas y pelo gris, gente que hizo guerras civiles y trabajó honradamente y tuvo hijos y nietos, vestidos para el paseo vespertino con bermudas de colores y una camiseta de
Expediente X. He visto impúberes parvulitas con suelas de palmo y medio y tatuajes hasta en el chichi. He visto maridos que paseaban, orgullosos, a legítimas vestidas de diez mil y la cama aparte. He visto morsas de noventa kilos con pantalones
de lycra ceñidos por abajo y bodis ceñidos por arriba, derramando pliegues de grasa que habrían hecho la fortuna de un barco ballenero. He visto injertos de Andrés Pajares y el Fary propios de la isla del Doctor Moreau.





Pues ole sus co******!!!!

No los de dons arturo, sino los de ellos, los de los españoles feos, los de la gente sin complejos, los de la gente capaz de ir en bañador por ciudades sin mar y los de las señoras gordas que visten ceñidas, los de los calvos que no se dejan cortinilla y los de las señoras que visten de "diez mil y cama aparte".

Vamos a ver, cada uno que sea como le plazca y que vista como quiera, la constitución no nos obliga a ser perfectos, a ser cuerpos danone( danone va ser del frigorifco) ni a ir por la vida quedando bonito.
Aquel que se ofenda por ver gente así, pues mire usted vayase a Monaco.
Yo me siento feliz cuando veo a la gente con ropa de mercadillo malconjuntada, cuando veo un anciano con una camiseta fosforita y cuando veo a un niño vestido de pequeño rapero.
Normalmente me pone de buen humor, cosa que no hace la elegante gente de las semanas santas andaluzas o de los malditos domingos por la mañana.

He dicho.
Arriba el chandal.!!!!
Abajo Arturo Fernandez!!!

Avatar de Usuario
Sirenita
Mensajes: 1304
Registrado: Dom Sep 04, 2005 11:00 pm
Ubicación: A Coruña (sin L)

Mensaje por Sirenita » Sab Jun 10, 2006 9:38 am

Barlés, sé que es mucho pedir, pero habido el éxito que tuvieron los dos artículos estos de feos y seguimos siendo feos con mis amigas, si encuentras alguno en esa línea, me los pasaras, que amñana me quiero echar unas risas con mis amigos. :D :D :D

Avatar de Usuario
Agualuna
Mensajes: 530
Registrado: Vie Abr 29, 2005 11:00 pm
Ubicación: Málaga

Mensaje por Agualuna » Sab Jun 10, 2006 11:54 am

juanrahig escribió:[Vamos a ver, cada uno que sea como le plazca y que vista como quiera, la constitución no nos obliga a ser perfectos, a ser cuerpos danone( danone va ser del frigorifco) ni a ir por la vida quedando bonito.
Aquel que se ofenda por ver gente así, pues mire usted vayase a Monaco.
!


Estoy de acuerdo que ya está bien que nos digan lo que nos tenemos que poner, lo que tenemos que pensar, leer, escuchar y decir, que este es un país libre y cada cual puede hacer y todo lo demás como quiera :evil:
<a href="http://agualunaylilith.spaces.live.com/"> <strong>http://agualunaylilith.spaces.live.com/</strong></a> Recuerdo...aquel espeso bigote que le ocultaba el labio superior, su delgada silueta envuelta en la capa y el sombrero de ala ancha bajo c

Avatar de Usuario
CristinaOvede
Mensajes: 2459
Registrado: Mié Sep 14, 2005 11:00 pm
Ubicación: Zaragoza

Mensaje por CristinaOvede » Sab Jun 10, 2006 11:57 am

He visto morsas de noventa kilos con pantalones
de lycra ceñidos por abajo y bodis ceñidos por arriba, derramando pliegues de grasa que habrían hecho la fortuna de un barco ballenero. He visto injertos de Andrés Pajares y el Fary propios de la isla del Doctor Moreau.


Estoy harta de que hoy en día y en nuestra sociedad aún se siga insultando a la gente por su físico. Que pasa ¿qué las personas no pueden vestir como les da la gana?¿O que por ser gordo, demasiado pequeño, demasiado alto o delgado, por tener un defecto físico somos diferentes o peores personas que los que no tienen ningún problema? Pues no. Como ya dije en otra ocasión, somos personas y nos duele que la gente nos trate así. Y yo se de que hablo.
Peores personas son las que insultan y se meten con el resto por esas cualidades y no se fijan en el interior de las personas.
"No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente".

Avatar de Usuario
Barles
Mensajes: 368
Registrado: Dom Dic 18, 2005 12:00 am

Mensaje por Barles » Sab Jun 10, 2006 12:33 pm

¡¡¡¡Oído cocina!!!!

UNA DE MODA Y GLAMOUR

Les juro a ustedes por mis muertos más frescos que este año no quería. Por una vez, y ya en plena temporada, había hecho firme propósito de enmienda, dispuesto a no tocar, ni siquiera de refilón, el tema tradicional en esta página de la indumentaria veraniega. Estaba dispuesto a escribir sobre cualquier otra cosa: a darle un puntazo al clero integrista y ultramontano, por ejemplo, para amargarle las vacaciones a mi santa madre, so pretexto de los obispos brasileños y el preservativo; o a pedir formalmente el
exterminio sistemático de los hinchas de fútbol ingleses, los hooligans o como se llamen, mediante la puesta en el mercado oportuno de hectólitros de cerveza fermentada en ácido prúsico. Incluso tenía previsto, por aquello del rifirrafe del otro día entre mi vecino el rey de Redonda y el beligerante académico euskaldún que lo acusaba de ser nostálgico del duque de Alba, coger las Décadas de la guerra de Flandes del padre jesuita Famiano y dedicar un rato a contar los innumerables apellidos vascos que figuran entre los capitanes y soldados españoles que con el de Alba participaron
en esa guerra, como en todas las demás, en un tiempo en que la mili —aunque lo mismo ahora resulta que los libros de texto de esa comunidad autónoma afirman lo contrario—, era cualquier cosa menos obligatoria.

Estaba dispuesto a abordar uno de esos temas, repito, eludiendo piadosamente la serpiente multicolor veraniega. Pero hete aquí que acabo de darme de boca con uno de los miles de apasionantes reportajes que publican los suplementos dominicales —ahora que caigo, puede que fuera éste— dando consejos especializados sobre el indumento que deben adoptar quienes deseen ser tenidos por sofisticados y glamourosos a la hora de pasear por el mercadillo de la playa o tomarse copas en el lugar idóneo. Y, claro, me ha saltado el automático, incluyendo abundante goteo del colmillo. Si usted
quiere estar a la moda estos meses de calor y no ser un tiñalpa de mierda, aconseja el texto glosado, póngase un smoking fucsia de Vagina Schmeisser si es hembra, y estará genial. Y hágalo en el acto, porque una mujer con smoking —se afirma literalmente— sigue siendo lo más ultrafemenino y sexy. En cuanto a los hombres, que no se les
ocurra bajo ningún concepto ponerse tejanos de Izaskun Sánchez que no lleven la vuelta doblada tres palmos; ni, si viste formal, otros zapatos que no sean los de color caramelo que valen treinta mil pesetas, siempre y cuando, naturalmente, se acompañen con un chino claro y calcetines de colores. Salvo, oído al parche, que usted utilice un
traje oscuro de Chochino y Vicentini, en cuyo caso usará, so pena de que lo miren mal en Puerto Banús, mocasines de vivos colores, ora rojos, ora verdes, o de piel de serpiente o cebra por los que habrá abonado otras treinta mil. Mucho ojito ahí con ponerse calcetines, que no se llevan. Y en caso de que se decida por el traje claro, entérese de una puta vez de que los mocasines no valen, ni la camisa tampoco. Imprescindible usar una camiseta de Armancio Sopla Poglia, azul celeste por más señas, y sandalias que podrá adquirir en No Te Jode's Shoes por veinte billetes de a mil.
Y es que tiene cojones, oigan. Si uno, o una, acepta la dictadura del diseño y el fashion, o corno se diga —hasta hay canales de tv por cable que sólo pasan a tíos y tías desfilando, y ahora los diarios incluyen la moda en las páginas de cultura—, y quiere quedar bien y que los gorilas de la puerta lo dejen entrar en los bares de copas,
está condenado a vestir como un perfecto tonto del culo, y encima gastarse una pasta. La otra presunta alternativa, la de la liberté, la egalité y la fraternité, que tampoco la regalan, no deja otra opción que la camiseta de colorines, el calzónbañador multiuso y las chanclas, adobado con los michelines tatuados, el ombligo en rodajas a la vista, y el arito de oro haciendo piercing en una teta. En cuanto a la vía normal, la del vestido
corriente, y la blusa o la honesta camisa, y el pantalón y las zapatillas de tenis o los zapatos con calcetines, acompañados de noche con una chaqueta, una rebeca o un suéter, eso queda para los abuelos puretas y los antiguos, y según los cánones al uso —nuevo barroco, se llama la moda esta temporada, con permiso de Quevedo y
Velázquez y Valdés Leal y Alonso Cano— vestido así no hay quien se coma una rosca ni se gane el respeto de los camareros ni de los Charlies que te venden abalorios en los tenderetes. De ese modo vivimos, un verano más, entre el glamour de la gilipollez galopante y el museo de los horrores peludos; y así van los abuelos como van,
despendolados por Benidorm, con camisetas de Pokémon y enseñando las varices. Y es que — como decía no recuerdo si un ministro de Cultura o un presidente de club de fútbol, que es lo mismo— en este país siempre terminan poniéndote entre la espalda y la pared.

El semanal
16 de julio de 2000


MARUJA Y MARIANO ATACAN DE NUEVO

Les juro a ustedes por mis muertos más frescos que este verano estaba decidido a no teclear una línea sobre la indumentaria veraniega, los horrores de las pantorrillas peludas y las morsas desinhibidas que van por ahí derramando tocino sin pudor y sin refajo. Lo juro. Iba a callarme como una almeja cruda, rompiendo una tradición de diez años, que se dice pronto; pero ya saben que esto solía hacerlo en estéreo con el perro inglés, y éste pasó a mejor vida. O a peor, que nunca se sabe. El caso es que con mi
vecino de ahora, pese a que es viejo colega y amigo, no tengo todavía las mismas confianzas, e ignoro si echa la pota cuando se le sienta al lado en un restaurante un fulano en bañador y chanclas y empieza, ris, ras, a rascarse los huevos. Así que, en
la duda, este verano había decidido abstenerme. Nada de axilas peludas. Además, esos maravillosos anuncios de la Once y la canción del verano me han reconciliado mucho con la indumentaria estival. A fin de cuentas, las cosas terminan formando parte de tu
vida, te gusten o no. Viendo a los colegas con sus camisas de flores y sus calzones cortos, y a las pavas rascándose en la tripa los picores de la medusa del amor, me doy cuenta de que su mérito, o su éxito, estriba en que representan a gente a la que conoces, quieres y comprendes. Que su estética hortera y su guasa veraniega forman parte de tu propia historia y se han vuelto entrañables a tu pesar. Que las maripilis en plan Ketchup o los colegas con su murga de los chopitos y las tapas de jamón son ahora arquetipos tan españoles como el macarra de playa de los años setenta, la morena de la copla o el paleto de la boina que hacía Gila en los cincuenta. Y al final, fastidiándote como te fastidia lo negativo y torpe que representan, que es mucho,
tienes que sonreír y quererlos, porque desayunas en el mismo bar, sufres a los mismos políticos, rellenas las mismas quinielas, y no eres quien para creerte
mejor que ellos. A fin de cuentas, concluyes divertido, quizás tus bisnietos te imaginen así, con chandas, bermudas de flores y camiseta a las siete de la tarde. La vida gasta bromas como esa.

El caso es que este agosto iba a indultar a Maruja y a Mariano con su parafernalia veraniega Pero se me ocurrió bajar a Madrid la otra tarde, y mis intenciones solidarias se fueron al carajo. Imaginen - sin esfuerzo, pues todos frecuentamos los mismos
pastos- un calor del carajo y una muchedumbre sudorosa y absolutamente despelotada. No digo ligera de ropa, ojo. Paquirrín en Matalascañas era Petronio en Capri comparado con aquello. No es ya que hubiera patas peludas, chancletas o camisetas dejando pelambreras sobaquiles al aire, como siempre. Es que la gente iba literalmente en pelotas por la Puerta del Sol y la Gran Vía, entraba al Corte Inglés o se sentaba en las terrazas como si anduviera por Berridorm o Torrevieja. La madre naturaleza no suele ser pródiga en favores anatómicos; así que el cuadro era una sucesión de espantos. Había cientos de tíos con el torso desnudo, las camisetas remetidas en el bolsillo de
atrás del bañador. Debo decir que las más decorosas eran las señoras de cincuenta años para arriba, con sus vestidos estampados y sus abanicos;aunque había alguna de las restauradas, con ganas de enseñarlo, como para darle cuatro tiros. El resto
era una pesadilla de carnes, pelos, dedos de pies, ombligos con y sin piercings, pareos, granos en la espalda, abuelos de piernecillas desnudas y pálidas -haga usted la batalla de Brunete para acabar así-, tatuajes en las ancas, tetillas masculinas, tetazas desbordando el top, rodajas de sebo embutidas en tallas ridiculas, sin familiares o amigos, supongo, que digan: Pepa, mujer, no irás a salir a la calle con
esa pinta de guarra. Y así, desnudos, en tropel, apestándoles en los pellejos el sudor de treinta y ocho grados a la sombra, te mojaban al rozarte por la calle, en los semáforos, en las aceras, a quinientos kilómetros de la playa más próxima.

Mi esperanza, con la primera impresión, era que fuesen guiris. Que jugara el Manchester, o el Liverpool, o uno de esos, y por la noche los guardias
estuviesen -ya saben que soy un reaccionario y un cabrón- arreándoles zurriagazos por todo Madrid. Pero luego me fijé, y nada de eso. Ocho de cada
diez eran productos nacionales. Marranos de pata negra.

El Semanal
17 de Agosto 2003

Avatar de Usuario
Sirenita
Mensajes: 1304
Registrado: Dom Sep 04, 2005 11:00 pm
Ubicación: A Coruña (sin L)

Mensaje por Sirenita » Sab Jun 10, 2006 2:46 pm

:D Gracias!!! Gracias Barlés!

Qué rápido eres 8O ....y amable. :wink:

Avatar de Usuario
CristinaOvede
Mensajes: 2459
Registrado: Mié Sep 14, 2005 11:00 pm
Ubicación: Zaragoza

Mensaje por CristinaOvede » Sab Jun 10, 2006 3:57 pm

Gracias Barles.
"No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente".

Responder