875 - 11.04.2010 - Profesionales del pedir

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Responder
Avatar de Usuario
nexus6
Mensajes: 6532
Registrado: Mar Sep 30, 2008 11:00 pm

875 - 11.04.2010 - Profesionales del pedir

Mensaje por nexus6 » Lun Abr 05, 2010 10:05 am

PROFESIONALES DEL PEDIR

Vivo a cuarenta kilómetros de la ciudad, en la sierra, y cuando bajo en coche suelo dejarlo en el aparcamiento de la plaza Mayor. Como esa zona, además, corresponde al Madrid que más me gusta –o quizás al único Madrid que me gusta–, el barrio de los Austrias y su entorno constituyen mi territorio de citas y restaurantes, de bares y cafés, de tiendas y librerías. Raro es que un paseo me lleve más allá de los límites del paseo del Prado y el café Gijón, por un lado, de San Francisco y el Rastro, por otro, y de la plaza de España y la Gran Vía. Cuando debo alejarme por asuntos de amistad o trabajo lo hago incómodo y con prisas, como quien se interna en territorio incierto, tomando un taxi para regresar, cuanto antes, a la seguridad de lo conocido.

Conozco bien, por tanto, el Madrid viejo. Sus defectos y virtudes. También, a muchos de quienes lo pueblan y le dan carácter: tenderos, libreros, guardias, camareros, peluqueros, vendedores de periódicos y de lotería, furcias o mendigos. Algunas noches, cuando subo desde la Real Academia con Javier Marías, vecino del barrio, para despedirnos en la plaza Mayor o cenar en la Cava Baja, saludo a alguna de las lumis que patrullan las esquinas de las calles de la Cruz y Carretas, o compruebo si sus macarras panchitos –esos que en cierta ocasión, mamados, nos llamaron cabrones y del Pepé por llevar corbata– siguen agrupados cerca, vigilándoles el punto y la clientela. También paro a charlar medio minuto con dos pavos de apariencia feroz, pero buen trato, que en compañía de dos perros se buscan la vida en la calle de la Bolsa, tocando la flauta y haciendo algún juego malabar. La novia de uno es lectora mía, y eso une mucho. Y cuando me despido dejándoles un billetejo, Javier, que tiene buen perder y no se pone celoso porque la novia me lea a mí y no a él, también mete la mano en el bolsillo y afloja algo.

Lo que ya no hago es dar un céntimo a los profesionales situados en las escaleras del aparcamiento. El transeúnte poco advertido puede confundirlos con los mendigos de infantería que ocupan los soportales o túneles de la plaza arropados en sus mantas y cartones; pero éstos van a lo suyo, con el Don Simón y un cigarrito, cuando hay. Pasan de todo y contemplan la vida. Les contribuyo de vez en cuando, gustoso, sin que lo pidan. Casi nunca piden. Los otros sí buscan dinero, con horarios puntuales rigurosos. Se trata, en este caso, de un curro como otro cualquiera. Se relevan unos a otros o desaparecen –camino de casa, supongo– a horas exactas, para cenar, ver la tele y estar con la familia. A éstos hace tiempo que no les doy nada, por varios motivos. A uno de ellos –joven y con gafas, que ya no va por allí– me lo crucé en otro barrio vestido con mucha corrección, despojado de la ropa de pedir, y al día siguiente volví a verlo andrajoso, donde siempre. Otra razón para secarme el bolsillo es que varios de esos habituales del estírese, caballero, no me caen simpáticos. Les falta ángel. Profesionalidad. Apruebo que cada cual se lo monte como pueda: pedigüeño, salteador de caminos, senador o diputado en Cortes. Hay modos y modos. Pero que guarden las formas, rediós. Hay uno, por ejemplo –mendigo, no diputado–, que llama «majo» y tutea por la cara a los clientes, desgarro campechano que contraviene todas las reglas clásicas de la mendicidad. Y otro grandullón, de mala catadura y peor jaez, que pide con modales groseros, intimidatorios, acosando al personal. Cuando alguien pasa por su lado, ignorándolo, le tira de la manga. Y oigan. Como dice un amigo mío, camarero de un bar próximo, si no fuera mendigo le iba a tirar de la manga a su puta madre. Pero no hay otra que aguantarse. Esto es Madrid, España. El paraíso de los compadres que guardaron cochinos juntos. Donde una ministra de Cultura, por ejemplo, tutea a Juan Marsé en el discurso oficial del premio Cervantes. Son daños colaterales.

Otro mendicata, de origen extranjero, pide por las mañanas sentado junto a una de las escaleras del aparcamiento. Lo hace diciendo «buenos días» con tono lastimero, conmovedor. Alguna vez, al principio, le respondía al saludo y dejaba algo. Pero ya no. Hace un par de meses, uno de esos días infames de nieve y frío que azotaron la ciudad, lo vi levantarse e increpar con malos modos, muy agresivo, a un pobre hombre que se había cobijado cerca con una manta sobre los hombros. Temía que el infeliz le hiciera la competencia. Y no olvido la imagen del otro, levantándose tiritando para irse afuera con su manta, bajo los soportales, azotado por la nevisca. También entre los miserables hay castas, claro. Subdivisiones injustas. Explotados, explotadores y sinvergüenzas.

XLSemanal, 11 de Abril de 2010
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.Es hora de morir

Avatar de Usuario
vetinari
Mensajes: 2226
Registrado: Mié Jul 25, 2007 11:00 pm
Ubicación: Al sur

Mensaje por vetinari » Lun Abr 05, 2010 10:17 am

Gracias, Nexus. Otra al buche.
"...Efialtes aparecerá finalmente,
y pasarán los persas" Cavafis
"No hay quien pueda comprar el ser marino cuando estás en el mar." APR
"Freedom is just another word for nothing left to loose" Janis Joplin

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Lun Abr 05, 2010 11:52 am

Gracias Nexus.

Pues sí. La mendicidad es todo un mundo. TAmbién tiene sus reglas y sus jerarquías. Sus estilos, sus clases. Las grandes ciudades hacen buen acopio de ello. Yo siempre pienso que miramos a la gente que pide en la calle con cierta distancia, sin sospechar que también nosotros podemos formar parte de ellos en el futuro.
En una ocasión, vi un reportaje en el que se trataba este tema y gente que ahora estaba en la calle, contaban su pasado. Y mendigo no se nace. EStaban los que habían llegado a esa situación por un divorcio, por una enfermedad, por la quiebra de su empresa, por un revés de la vida, al fin y al cabo. LEs había caído encima sin buscarlo demasiado. Hay otros que no, los que se empecinan en cavar su desgracia, los que no encuentran su lugar en el mundo y prefieren vagar sin rumbo, sin esfuerzo. A simple vista es difícil distinguir quien ha buscado la mendiciadad a propio intento, y quien es víctima de un cúmulo de injsuticias y mala suerte. Sin pararte a hablar con ellos un rato, es dificíl.
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Lun Abr 05, 2010 4:14 pm

agustinadearagon escribió:Yo siempre pienso que miramos a la gente que pide en la calle con cierta distancia, sin sospechar que también nosotros podemos formar parte de ellos en el futuro.

Exacto. Nadie estamos extenso de ello. En cuanto a los mendigos de infantería, de maneras, y los que no las tienen, pues es como todo. Es la talla, los principios o normas que todos tenemos y que llevados a circunstancias extremas podemos mantener, o no.

Este artículo me ha recordado a los tiempos de la "Ley de la calle", cuando hacía escuchar la voz de la calle, precisamente. En cierto modo, aún lo hace. Para muestra esta Patente. No tiene que ver con la de esta semana, pero él tenía un buen amigo que hizo a través de ese programa. A ver si recuerdo su nombre y una patente que le dedicó.

Gracias Nexus: puntual, y raudo como siempre :wink: !

Avatar de Usuario
Quercus
Mensajes: 729
Registrado: Mar Jun 19, 2007 11:00 pm

Mensaje por Quercus » Mié Abr 07, 2010 10:43 am

Muchas gracias por colgar la patente Nexus :D

Por cierto, estoy de acuerdo, a mi lo único que me parece bonito de Madrid, es la zona que Don Arturo describe.

Luego apuntaría Aranjuez, Alcalá de Henares y por supuesto Toledo, que de tan señorial que es, debería haber sido la capital de España, con su río navegable y todo, que no es por meterme con el Manzanares, que sí, porque llamar a "eso" un río... :twisted: :wink:

Avatar de Usuario
miembra
Mensajes: 160
Registrado: Mié Feb 17, 2010 12:00 am

Mensaje por miembra » Mié Abr 07, 2010 11:56 am

Hola guapísimos!.

Repuesta de tanta penitencia os dejo la reflexión filosófica del día, al hilo de esta patente de nuestro admirado Arturo, Duque de Corso, Almirante de Redonda y Príncipe de las Aguas Limpias, Nuestro Señor de la Iglesia de los Santos Alastristes Revertianos para la noble tarea de librar al mundo de políticos y gentuza de mal vivir y peor pensar, y demás títulos conferidos por la graciosa Majestad Papal el Pirata Malo Malo (supongo).


Me parece que Arturo Pérez es un buen observador de la realidad, es lo que mas me fascina de este autor, de momento, porque sus novelas aún no las he leído pero seguro son iguales (ocurre que tengo paciencia para leer a Baltasar Gracián, por ejemplo, pero me falta para acabar una novela, sea del tipo que sea, eso si, un día de estos me pongo con el Quijote, a ver que pasa).

Digo yo, que lo que le hace tan buen observador del mundo deber ser que se mete de lleno en la realidad que observa como por ejemplo esta de los mendigos,.... tela, aunque la verdad, me parece que las leyes y reglas que regulan la naturaleza son las mismas que regulan las relaciones entre las personas y existe jerarquía en todo, desde el organismo mas simple hasta el mas complejo, todo se regula por leyes jerárquicas y no va a ser menos entre la mendicidad.

Bueno, es un rollo tener que trabajar!, con lo bien que se está santificando la Semana Santa.
:( :( :( :D

Avatar de Usuario
endeavour
Mensajes: 946
Registrado: Jue Ene 21, 2010 12:00 am
Ubicación: Valencia

Mensaje por endeavour » Vie Abr 16, 2010 2:26 pm

Miembra, por un lado me apena que todavía no le hayas hincado el diente a sus novelas, pero por otro te tengo una envidia... Cómo me gustaría descubrirlas de nuevo. "El Asedio" la tengo esperando, algo que no he hecho nunca, porque no puedo dedicarle más que unos ratos al día y prefiero esperar a tener más tiempo libre o vacaciones y entonces sí que la devoraré. Me gotea el colmillo como dice el maestro. Pero aguanto, aguanto...
un saludo.

Avatar de Usuario
endeavour
Mensajes: 946
Registrado: Jue Ene 21, 2010 12:00 am
Ubicación: Valencia

Mensaje por endeavour » Vie Abr 16, 2010 2:30 pm

Por cierto, que alguien le haga llegar a D. Arturo que no debería facilitar tanta información sobre sus movimientos por el centro de Madrid. Nunca se sabe quién lee sus patentes... no vaya a pasarle algo a nuestro querido maestro.
un saludo.

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6240
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Vie Abr 16, 2010 3:31 pm

endeavour escribió:Por cierto, que alguien le haga llegar a D. Arturo que no debería facilitar tanta información sobre sus movimientos por el centro de Madrid. Nunca se sabe quién lee sus patentes... no vaya a pasarle algo a nuestro querido maestro.
un saludo.


Endeavour, colega, si después de haber sobrevivido a 21 años de guerras, alguien le dice al Jefe que tenga cuidado por las calles de Madrid, lo va a mandar a algún sitio desagradable.... O controla o le repanfinfla, él sabrá (y es cosa suya). Además, no te quepa duda de que tiene baraka. Así que tranqui. :wink:
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Sab Abr 17, 2010 2:36 pm

Yo le he visto un par de veces por Madrid. Una vez iba andadon por Sol a paso superrápido. No sé si es su manera habitual de caminar, o es que ese día tenía prisa.
En otra ocasión iba ya más calmado por la Feria del Libro Antiguo, y en esa ocasión sí le paré a saludarle. Acababa de firmarle un libro a otro expontáneo que le había parado, y dudé por un momento si interrumpir su visita a las casetas, pero me pudieron las ganas.
Supongo que no tienen que ser cómodo el verte con frecuencia parado. Habrá días en los que le apetecerá y otros en los que no tendrá maldita la gana.

Opino como Curioso. Que después de lo vivido, y de su manera de ser, no va a aceptar restricciones a su forma de vida, ni a sus movimientos. Además que de ángel que le protege, también sabrá alguna táctica para salir airosos de situaciones difíciles. Tantos años en los peores sitios del planeta dan muchas tablas.
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Responder