970 - 05.02.2012 - Urbanismo de género y génera

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14640
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab Feb 11, 2012 3:30 pm

Imaginaba yo esas pobres madres que durante un año no podrían bajar al parque.

Y padres.

Avatar de Usuario
aik
Mensajes: 2334
Registrado: Dom Feb 18, 2007 12:00 am
Ubicación: En la Hansa

Mensaje por aik » Sab Feb 11, 2012 3:40 pm

Rogorn escribió:Y padres.

Y abuelitos... :wink:
"Son Españoles los que no pueden ser otra cosa". (Cánovas)

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14640
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Feb 12, 2012 9:56 am

Otra contestación, esta de "Arquitectas integrantes del grupo de trabajo Aula Eileen Gray de Córdoba"

http://elescenariodeseado.blogspot.com/ ... perez.html

"En primer lugar el urbanismo de género, -porque el urbanismo de génera ya sabrá usted que no existe-, no consiste ni en un urbanismo hecho por o para mujeres en exclusividad o como usted las denomina ultrafeminazis; ni tampoco es el urbanismo de la paridad, como usted comenta en un tono bastante sarcástico y de chiste fácil. El urbanismo de género, paso a ilustrarle brevemente, aunque bien podría haberse documentado en la infinidad de publicaciones existentes, y de las cuales sólo y a modo de ejemplo referencio una por ser de nuestra autoría “Urbanismo en clave de Igualdad: el escenario deseado”, es el urbanismo de las personas, tanto del género masculino como del femenino; es el urbanismo que piensa en los grupos sin capacidad de decisión, como son los niños o las personas dependientes; es el urbanismo que prioriza la ciudad para la ciudadanía y no para los intereses empresariales o particulares; es el urbanismo del ser humano y no el de los vehículos privados o las grandes infraestructuras para unas minorías; y es muchas cosas más, que aún siendo muy obvias y evidentes, a veces hay que recordar a un sector de la humanidad, que cree prepotentemente llevar siempre razón. Que el urbanismo de género aparezca recogido en una Ley de Igualdad, para que después se traslade a otras muchas leyes con carácter sectorial, es el principio de la normalización, pues cuantas trivialidades a simple vista, aparecen recogidas en nuestra Constitución y no por ser obvias no son necesarias regular."

--

O sea, lo que veníamos diciendo, y de rebote, lo que decía Reverte: que lo del género es una monserga, y que esto solo es útil si se dirige a personas de toda edad, capacidad y SEXO, que no género. Es decir, que han acabado dando la razón a Reverte.

Avatar de Usuario
aik
Mensajes: 2334
Registrado: Dom Feb 18, 2007 12:00 am
Ubicación: En la Hansa

Mensaje por aik » Dom Feb 12, 2012 10:27 am

Gracias chief.
El artículo está ampliamente contestado. Supongo que por algún forero también.
El caso es que los argumentos que utilizan ambos artículos no hacen más que dar la razón al escrito por Arturo, o al menos refuerzan sus argumentos.
Igual es que estamos todos ciegos y no vemos el género como debiéramos. :wink:
Última edición por aik el Lun Feb 13, 2012 6:08 am, editado 1 vez en total.
"Son Españoles los que no pueden ser otra cosa". (Cánovas)

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Lun Feb 13, 2012 3:29 am

Yo el género cada vez me lo veo menos. :? :lol:
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6240
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Lun Feb 13, 2012 8:57 am

Es que el género hay que esconderlo, como los estraperlistas :lol: :lol:
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
aik
Mensajes: 2334
Registrado: Dom Feb 18, 2007 12:00 am
Ubicación: En la Hansa

Mensaje por aik » Lun Feb 13, 2012 9:47 am

El_Curioso_Impertinente escribió:Es que el género hay que esconderlo, como los estraperlistas :lol: :lol:

Mi madre me decía a veces: " Tu eres del género tonto".
Así que ya no sé que pensar. :roll:
"Son Españoles los que no pueden ser otra cosa". (Cánovas)

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14640
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Feb 13, 2012 6:00 pm

Parece ser que la tipa que tenía que contestar contesta aquí:

http://nochesininsomnio.blogspot.com/20 ... l?spref=fb

"Claro que el hombre ama la vida! Por supuesto que hombres y mujeres la amamos. Pero, que yo sepa, hasta ahora no se habían atrevido a incluir estos términos (sostenibilidad afectiva, urbanismo de los afectos) en el planeamiento urbano. Y las mujeres lo estamos haciendo e invitamos a todos a hacerlo. Porque la relación con el espacio forma parte también de la emoción. "El ser huamo habita poéticamente la tierra" decía Hölderlin. Gracias por tu aportación, espero haberte aclarado algo."

O sea, claro que el hombre ama la vida, pero la mujer la ama de una forma más femenina y afectiva. Como dijo Hölderlin, que era un tío que hablaba de seres humanos.

Una pregunta para los que lo sepan: en los lugares donde viven las mujeres maltratadas ¿hay también gente de sexo masculino? Es decir, hombres maltratados, sin hogar, refugiados, emigrantes o en general cualquier varón necesitado de un refugio? ¿Hay jóvenes o menores masculinos amenazados por alguien de su familia? ¿Las mujeres maltratadas de esos lugares pueden tener a sus hijos verones con ellas?

Si es que sí, que será lo lógico, esa es otra prueba de que estamos hablando de un tema social, no de sexo ni género. La presunta "urbanización de género" vuelve a revelarse como una necesidad de proteger a los débiles y amenazados de la sociedad, sean del sexo que sean. Por eso me parece que es una falacia eso del género en la urbanización.

Adeletheresa61
Mensajes: 1492
Registrado: Mar May 03, 2011 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por Adeletheresa61 » Lun Feb 13, 2012 9:16 pm

Si señora hay hombres maltratados en contestación a

Una pregunta para los que lo sepan: en los lugares donde viven las mujeres maltratadas ¿hay también gente de sexo masculino?


Os invito a leer esto, escrito por alguien muy cerca a mi corazón, sobre lo que el ha pasado.



LOS PADRES SEPARADOS EN ESPAÑA


Estimado senador/a

A través de esta carta, quiero hacerle llegar mi punto de vista sobre problema, que no por ignorado deja de afectar a muchísimas personas en la Comunidad de Madrid. Me refiero a los padres separados.
Es muy difícil resumir en pocas palabras los sentimientos de exclusión e injusticia que he ido acumulando desde que comenzó esta experiencia alucinante del divorcio. Le ruego que dedique un poco de su tiempo a leerla. Tenga en cuenta que en unas elecciones en número de votos de hombres separados, es numéricamente igual al de mujeres separadas, aunque nosotros somos política y socialmente invisibles.

¿La Paternidad no existe?
La situación de la madre con respecto a los hijos está bastante clara. La madre no pierde su papel en un divorcio, sigue siendo madre y nadie discute la importancia que tiene para los hijos su presencia. Tanto es así que el 95% de las custodias en un divorcio se dan a la mujer. Incluso la mujer se «beneficia» de una cierto ambiente social que la considera una especie de víctima ontológica, y se la considera a priori «sufridora abandonada», aunque la realidad estadística nos dice que la mayoría de las rupturas están provocadas formalmente por ellas.
Otra cosa muy distinta, ocurre con el hombre. Cuando el matrimonio se rompe, el hombre no solo pierde la pareja, pierde de hecho la paternidad, pues socialmente no existe el papel de padre fuera del matrimonio. No se ve al padre como una figura autónoma independiente de la mujer. Un hombre solamente es padre mientras su matrimonio funciona.

Expectativas sociales esquizofrénicas.
Socialmente, no se sabe que hacer con un padre separado «no culpable», puesto que se supone que un «buen padre» no bebedor, no juerguista, no promiscuo, no puede ser sujeto de divorcio. Si la mujer quiere romper el matrimonio es porque «algo habrá hecho». Nos encontramos así con la primera discriminación sexista; mujer separada: «victima», hombre separado: «algo habrá hecho». Se rompe por tanto el principio constitucional de la presunción de inocencia: esta es para la mujer, para el hombre funciona la presunción de culpabilidad.
Este prejuicio, tiene consecuencias radicales en la relación del hombre con los hijos. Nadie se plantea que hay que proteger esta relación, que los hijos de hoy día tienen «hambre de padre»; simplemente nadie se plantea que haya que proteger una relación (padre-hijo) que se supone, el hombre ha abandonado voluntariamente para hacer su vida.
Es cierto que muchos padres se corresponden con el clásico perfil del abandonador, y cuando esto ocurre, los engranajes del sistema funcionan perfectamente, puesto que es este tipo de padre el que la sociedad conoce y con el que se siente cómoda, aunque hipócritamente le critique. El problema lo tenemos los hombres que en una divorcio, nos negamos a asumir el papel de malos, pues no existe ningún otro papel para nosotros, y además nuestra actitud acaba generando desasosiego entre jueces políticos y periodistas, ya que negándonos a asumir el único papel conocido (malo, abandonador, maltratador, psicópata, alcohólico...) en la práctica cuestionamos el papel de los demás: si no hay culpable no hay víctima, no hay héroe defensor de víctimas. Muchos oportunistas se quedarían a solas con su mediocridad intelectual.
El hombre separado se encuentra así ante una situación sin salida: para que el puzzle encaje y nadie tenga que pensar ni cuestionar nada, debe desentenderse de sus hijos (afectivamente, el tema económico es otra cosa). Si no lo hace empieza a estorbar, y no va a tener el apoyo de nadie; puede incluso que se le acuse de paranoico conflictivo. Pero si finalmente se adapta y tira la toalla en la relación con los hijos, se le reprocha y se le acusa de abandonador. En cualquier caso es «malo» ¿Qué hacer?.

Pensiones, Impuestos: el divorciado millonario
La situación afectiva del divorciado, al ser separado de sus hijos, es ya bastante complicada, pero simultáneamente al derrumbamiento de su familia, debe hacer frente a problemas logísticos y económicos acuciantes.
Inmediatamente después del divorcio, la mayoría de los hombres nos enfrentamos a la carencia de vivienda, ya que el domicilio familiar acompaña a la custodia de los hijos, que en el 95% de los casos queda en manos de la mujer. Incluso en aquellas situaciones en que el hombre es co-titular de un préstamo hipotecario para financiar la vivienda, ¡se ve obligado a continuar pagando las cuotas del crédito! de una propiedad nominal que probablemente no volverá a disfrutar nunca. Ningún juez se deja impresionar por esta situación (el divorciado es culpable de algo y debe ser castigado), y el hombre separado además, debe colaborar con su exmujer al 50% de los gastos que los hijos tienen con la madre.
Nadie parece tener en cuenta que un hombre separado que no abandone a sus hijos, tiene prácticamente los mismos gastos que la madre, pues si a pesar de todo consigue acceder a una vivienda, debe amueblarla y acondicionarla para los niños independientemente del tiempo que pasen en ella; y estos artículos no valen menos para el padre no-custodio, las tiendas cobran exactamente lo mismo. Igual con el resto de los gastos: ajuar, ropa, zapatos; bienes que hay que comprar por duplicado, pues los hijos no vienen de casa de la madre con sus cosas, y aunque vinieran, necesitan un espacio propio con el padre para evitar la exclusión mental: los hijos no visitan al padre, van a su otra casa.
Los únicos gastos verdaderamente exclusivos de la madre, son los suministros (gas, electricidad) y los colegios, en el caso de la enseñanza privada no concertada. Pero para hacer frente a estos gastos, el padre-custodio (la mujer) disfruta de una serie de ventajas fiscales que hay que tener en cuenta:
Las desgravaciones en la declaración de Hacienda se las queda en bloque la madre. No es que sea mucho, pero el hombre se queda sin el dinero, y sin el reconocimiento de su esfuerzo. Para Hacienda y para los jueces, el único dinero que cuenta es el que controla la madre, el resto no existe, y no estoy hablando de calderilla sino de cantidades importantes . A nadie se le ha ocurrido pensar, que el hombre separado no vive solo. El hecho de que sus hijos no estén en casa todo el tiempo, no quiere decir que pueda vivir como un soltero, todo lo contrario, a la hora de hacer cualquier gasto, su condición de pater familiae no le abandona nunca.
Tampoco se explica la demencial tabla de retenciones de IRPF que se nos aplica a divorciados: ¡exactamente igual que a los solteros! Incluso la pensión alimenticia, no puede ser imputada como gasto aunque de hecho lo es, pues el gasto necesario para mantener a sus hijos (que tendría que hacer igual aunque no estuviera divorciado) el hombre lo hace antes de pagar la pensión. El hombre separado tiene que mantener dos veces a sus hijos.
Si en el primer apartado ya decía que el padre separado no tiene papel socialmente reconocido con sus hijos, es lógico que nadie haya previsto la financiación de este no-papel.

El ejercicio imposible de la Patria Potestad
Teóricamente, el ejercicio de la guarda y custodia por parte de la madre, no debería interferir la toma en común de decisiones respecto a cuestiones importantes de los hijos, es decir la Patria Potestad compartida. En la práctica, la Patria Potestad compartida es papel mojado si la custodia la tiene la madre.
En la vida real, custodia y patria potestad van indisolublemente unidas, pues, desgraciadamente la mayoría de las mujeres separadas plantean este punto, no como una cuestión ética por el bien de los hijos, sino como un conflicto de poder.
Y bien mirado ¿qué motivación podría tener la madre para compartir las decisiones con su exmarido?, las separaciones fantásticas en las que «...aunque no podamos vivir juntos vamos a ponernos de acuerdo por el bien de nuestro hijos...» no existen ni siquiera en las películas.
Las decisiones entre dos personas que se han divorciado por la imposibilidad de llegar a un acuerdo, y en las que la mujer tiene todo el poder, simplemente se imponen . Esta es la dura realidad, tanto en las separaciones como en cualquier otra cuestión de la vida. Y la Ley actual permite la impunidad práctica de la mujer que decide excluir al hombre de la educación de los hijos.
Esta situación solo se corregiría con la Custodia Compartida, en la que se repartirían al 50% los gastos y el tiempo. Los hijos tendrían garantizada la presencia de los 2 padres, ninguno se podría imponer al otro, se haría innecesaria la fijación de pensiones y disminuiría la conflictividad judicial por transgresiones del régimen de visitas y el impago de dinero.

La Custodia Compartida
La Custodia compartida solucionaría muchos conflictos, pero tiene poderosos detractores instalados en la secta feminista que hoy controla ciertos juzgados de familia, y que conforma la ideología dominante (dominante, no mayoritaria) en los medios de comunicación. Se dice, que la custodia compartida crearía inestabilidad emocional en los hijos, sin tener en cuenta que el precio actual de esa «estabilidad» es dejar a los niños huérfanos de padre.
La custodia compartida es una rutina en muchos países europeos con más experiencia que España en la problemática del divorcio, y hasta el momento, no se tiene noticia de que provoque ninguna inestabilidad emocional. Mas bien al contrario, en donde a custodia compartida está mas implantada ha disminuido la conflictividad judicial en casos de divorcio.
A mi entender, la verdadera razón de la oposición a la custodia compartida hay que buscarla en que supondría una auténtica perdida neta de poder por parte de la mujer en las situaciones de divorcio. Sería imposible manipular a los niños para mantener el control sobre el exmarido, un hombre al que se expulsa de las decisiones familiares, pero del que se desean sustraer recursos económicos para colaborar en la crianza de los hijos. Simplemente se desea perpetuar la actual situación de explotación emocional y económica de los hombres separados, alimentada por los prejuicios y el rencor social.
A los hombres separados

El silencio
De todas las situaciones de injusticia y explotación que acabo de describir, la más insoportable, y posiblemente la más importante, es el silencio y la indiferencia de las Instituciones y de la sociedad en general ante este problema.
Sin esta complicidad pasiva, sería imposible mantener la situación actual, que atenta claramente contra los derechos humanos y contra la Constitución Española, que consagra la igualdad ante la ley, y la no discriminación por razones de sexo. Los defensores del actual status, suelen dar pocos argumentos (no los hay), se limitan a silenciar el debate sobre el divorcio, que es uno de los más importantes que tiene pendientes la sociedad española, y que brilla por su ausencia en todas las elecciones.

Las elecciones
No emito consignas programáticas, pues creo que con en esta carta abierta hay ideas suficientes para ilustrar cualquier programa electoral de cualquier partido político. Le apunto el problema del divorcio desde el punto de vista de un hombre. No es que las mujeres no tengan problemas en las separaciones, pero creo que su versión está ampliamente difundida y escuchada; hasta cuentan con una Institución propia como el Instituto de la Mujer que, desde mi punto de vista, forma parte del problema, no de la solución.
Cuestionar la legislación y los usos sociales del divorcio, es hoy por hoy, un tabú impuesto por la secta feminista. Pero hay muchos votos en juego. Insisto en mi idea inicial: en el divorcio somos numéricamente los mismos, hombres y mujeres. Un político que se atreviera a plantear el tema desde una nueva perspectiva podría encontrarse con apoyos inesperados.

Un saludo:

Leopoldo Cuesta Gómez

2003

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Lun Feb 13, 2012 10:22 pm

Cuando la balanza ha estado muy inclinada hacia un lado, antes de alcanzar el equilibrio, suele vencerse bestialmente hacia el otro. Es lo que pasa con las mujeres. Han sido durante tanto tiempo la parte más vulnerable que ahora se cae en rotundas injusticias por darles siempre o casi siempre la razón.
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Mar Feb 14, 2012 12:13 am

Demoledor y muy cierto todo lo que cuenta ese escrito, Adele. Quizá, como apunta Agustina, tengamos que esperar a que la balanza se equilibre. Eso sería lo justo.

Respondiendo a Rogorn:

No, no hay casas de acogida para hombres maltratados, que yo sepa. Ten en cuenta que la violencia de género es hombre-mujer, y no se admite ninguna otra opción. La víctima siempre es mujer, así que sólo hay casas de acogida para mujeres. (Todo esto que escribo no lo digo yo, es así. Quiero decir que así está montado oficialmente).

Que si hay hombres maltratados? Los habrá, seguro. Necesitan casas de acogida? No lo sé. A mí no me consta. Que yo sepa nadie lo ha planteado ni parece existir demanda de ello. Vamos, que nadie ha solicitado tal cosa ni ayudas en ese sentido. Lo que, de cara a lo oficial, implica que NO hay hombres maltratados, o, como mucho, que quizá los hay pero no necesitan la misma asistencia que las mujeres porque consiguen resolver su situación sin llegar a un estado de exclusión social o de riesgo para su vida. Vamos, que se da por supuesto que si a un tío lo maltrata su pareja (de la manera que sea) agarra la puerta y se va, o rompe con ella y se va, o se divorcia y se va (porque la casa se la suele quedar ella, máxime si hay niños). La verdad es que en ese grupo precisamente colocaría yo la etiqueta de hombre maltratados: entre los divorciados con hijos. Y no maltratados por sus parejas (que los habrá) si no directamente por las leyes.

Al final estas historias se basan en datos. Lo que vemos en las noticias es que son ellas las que palman a manos de ellos, las que llegan al hospital hechas un cromo, las que se separan del marido y son acosadas y amenazadas. No quiero decir que no haya por ahí mujeres despechadas acosando a sus ex, amargándoles la vida o incluso apuñalándoles cuando las dejan o las engañan. Las hay. Pero, por alguna razón, eso no se considera violencia de género. Es otra cosa. Violencia a secas. Insisto que en la definición oficial sólo se recoge la violencia hombre-mujer. Al revés, no. Ni siquiera la violencia hombre-hombre. Aunque den por sentado que el verdugo siempre es hombre esta categoría no les entra, porque la víctima siempre es mujer. Un hombre puede ser víctima de violencia, pero no de violencia de género. Porque la raíz de la violencia de género no es "te pego", sino "te pego/humillo/acoso/equis" porque ERES MUJER, y por tanto inferor a mí, o propiedad mía. Es decir, oficialmente no se admite que la mujer se coloque jamás por encima del hombre, ni que le rebaje. El hombre no es persona susceptible de ser rebajado por ser hombre en nuestra sociedad (no sé si me explico).

Por esa razón no entra la violencia entre parejas homosexuales. Paco le pega a Pepe porque es celoso, o porque bebe, o porque es violento o un cabrón, pero no le pega "por ser hombre". No le pega porque le considere "una especie inferior". Y Paca le pega a Lola porque es celosa, o cabrona, o equis, pero no "por ser mujer". Siendo Paca mujer no se admite que pueda considerar inferior a las mujeres, por tanto tampoco es violencia de género.

El tema este me tiene loca, personalmente. Porque hay cosas que las pienso y me digo: claro, tiene su lógica. Y al momento me estoy diciendo: qué lógica ni qué puñetas. Esto tiene unas lagunas abismales. Y a día de hoy sigo sin ponerme de acuerdo conmigo misma.

En cualquier cabeza cabe que si una persona (del sexo que sea) maltrata a su pareja (del sexo que sea) la está rebajando, humillando, cosificando y demás. La está considerando de su propiedad. Cualquiera, hombre o mujer, puede ser violento, celoso, cabrón, posesivo, neurótico, manipulador, etc. Lo que pasa es que (de nuevo oficialmente) el gay, la lesbiana, la hetera y el hetero que sólo pega a señores son simplemente VIOLENTOS. Para que se admita como violencia de género sólo cabe la ecuación hombre pega a mujer (porque es un machista que se cree superior a ella).

Y llegamos a una laguna (una de tantas) de lo más interesantes. Paco pega a Pepa, y, de paso, a sus hijos: Lolo y Lali. Pues bien, Lali es considerada víctima de maltrato infantil y también víctima de violencia de género, pero Lolo sólo de maltrato infantil. Paco pega a Lolo porque es un cabrón borracho y mal padre, pero a Lali la pega por eso y porque es niña. Oficialmente. Por lo tanto, si Pepa agarra a los niños y se va a un centro de acogida para mujeres maltratadas, Lali podrá ingresar con ella, pero Lolo sólo podrá entrar si tiene menos de 16 años. Porque si tiene más se considera que puede ser peligroso. Un Lolo de 16 años que haya sufrido maltrato es, casi seguro, un chaval que ya ha mamado machismo y violencia. Un maltratador en potencia. Y, por lo tanto, no conviene meterlo en una casa llena de mujeres, niñas y niños a los que puede agredir física o verbalmente. Si es pequeño, pase. Si es mayor de 16, no. Se le envía con algún familiar o bien se le ingresa en un centro de menores. O sea, que a Lolo se le castiga por ser varón, básicamente. Así de claro. Para prevenir posibles conductas violentas en un centro que debe garantizar la seguridad de las usuarias. Y hay otra razón extraoficial que sólo se comenta, pero no se pone en los informes: en los centros de acogida hay usuarias muy jóvenes, algunas de apenas 18 o 20 años (normalmente de etnia gitana o inmigrantes de zonas en las que la gente se casa muy pronto, pero también españolas payas. Pocas, pero las hay). No gusta que haya Lolos de más de 16 por el peligro de relación sentimental o meramente sexual con una usuaria. Y gusta mucho menos la idea de que el Lolo de 16 años seduzca a alguna hija de usuaria (crías menores de edad) y hasta la deje preñada. Esta parte es de las más delicadas, porque ningún centro de acogida de mujeres quiere aparecer en los medios con el titular de: "en el centro Tal un joven acogido deja embarazada a una menor". Es una situación de la que ningún profesional se querría tener que responsabilizar. Si hay usuarias con la jeta suficiente como para denunciar a centros "porque no me encuentran trabajo" o "porque me amenazan con avisar a servicios sociales si no llevo a los niños al colegio, no les doy de comer y no les baño en un mes", calculad la que se puede liar si Lolo nos preña a una Jenny.

Básicamente así está el tema. Muchas lagunas, como digo. A mí, que he currado en eso, me convence y no me convence. No me aclaro. Puedo entender (porque se ve, es notorio) que hay más mujeres sin empleo y sin recursos que hombres. Que estadísticamente ellas suelen ser las víctimas. Que muchísimas de ellas ya vienen de familias con maltrato, familias que no las van a apoyar ni a recoger porque un padre que pega no suele condenar a otro que pega (algo habrás hecho, se ve que has salido como tu madre). Y que si te pegan y tienes hijos, te los llevas puestos. Con lo cual no sólo tú estás en riesgo de exclusión, tus hijos lo están también. Y eres una mujer sin recursos, en la calle y con una, dos o cinco bocas que alimentar. Sé que esa realidad es enormemente más habitual que lo contrario. Por eso hay casas de acogida para mujeres y no para hombres. Las mujeres que trabajan en temas de igualdad suelen decir además que si los hombres quieren algo, que luchen ellos. En plan cada palo aguante su vela. Es decir, yo como mujer quiero los mismos derechos que tú como hombre. Esa es la igualdad que persigo. Si tú, como hombre, consideras que en ese empeño mío se están vulnerando tus derechos, lucha tú para equilibrar las cosas. Lucha tú por tu igualdad. Cada uno a lo suyo, vamos. Cosa que, en parte, también es comprensible (digamos que lo habitual no es ver a los negros reclamar derechos para los chinos).

Teniendo esto en cuenta se comprende también que no haya asociaciones de madres divorciadas exigiendo la custodia de los hijos. Ya la tienen, se la dan de serie. En cambio sí hay asociaciones de padres divorciados reclamando custodias, modelos de custodia compartida, más equilibrio en los gastos, no tener que renunciar siempre al piso familiar, etc. Normal. Es que siempre salen ellos perdiendo.

Al final parece que todo tiene una cierta lógica basándonos en la realidad, en los números. Pero luego lo pones en práctica y, cómo no, se desparrama el asunto y se llena de lagunas. O se lleva a extremos absurdos, que también. O se discrima a todo aquel que no cuadre con el esquema cerrado del que se parte.

Un sindios, concluyendo.
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Mar Feb 14, 2012 12:39 am

Sostenibilidad afectiva. Urbanismo de los afectos.

La madre que me parió. :roll:
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
Ina
Mensajes: 2651
Registrado: Jue Nov 17, 2005 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Ina » Mié Feb 15, 2012 11:57 am

Lenka escribió:Sostenibilidad afectiva. Urbanismo de los afectos.

La madre que me parió. :roll:

No, la que me parió a mi. :evil:

De verdad, bastante devaluada está ya la actividad urbanística. Bastante te tienes que partir la cara para sacar adelante proyectos con decencia, habida cuenta que tienes en contra, por sistema, por tocar los cojones, a la opinión pública, a los ecologistas (hagas lo que hagas, alegan por defecto y por elevación) y, a la administración (cualquiera que sea, a veces, incluso la misma que está promoviendo el proyecto, de flipar). Pues eso, que bastantes chinas nos llueven, como para andar con estas majaderías, que no tienen que ver nada con el urbanismo. De verdad. Nada.

Avatar de Usuario
Ginebrino
Mensajes: 2257
Registrado: Sab Nov 26, 2011 12:00 am
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Mensaje por Ginebrino » Mié Feb 15, 2012 12:27 pm

agustinadearagon, un poco discrepo. :wink:
Circula por la red una canción conocida como "Naci en los 80" donde se habla de los parques (entre otras cosas de aquella época) que son totalmente veraces. Columpios llenos de mierda, si, mierda, oxidados, esquinas putiagudas, ni un ápice de hierba, lo mas tierno era la grava que esta puesta justo al final del tobogán para las caídas, y había tuberías de medio metro de radio de cemento donde nos metíamos y éramos felicísimos.

Y aunque no lo crea, amigas mías jugaron allí conmigo y hoy son mujeres normales, muchas, mejores que yo. Claro que supongo que defiendo todo esto por el lavado de cerebro y las "traumauras" que me tuvieron que provocar esos malignos columpios procedentes del Tercer Reich o de la URSS de Stalin capaces de manipular mi infantil mente mientras quemaba orugas con una lupa.

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Mié Feb 15, 2012 2:36 pm

Ginebrino escribió:Columpios llenos de mierda, si, mierda, oxidados, esquinas putiagudas


¿¿Quién no conoce a alguien, un primo/a, hermano/a, amigo/a (y así sucesivamente), que no haya roto la crisma (literalmente) en alguna de esas máquinas infernales?? Siempre había alguno que se escogorciaba y luego lucía cicatriz para los restos. :lol: :wink:
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Mié Feb 15, 2012 4:11 pm

Servidora. Un columpio oxidado infernal de esos me arreó un golpe en la cabeza que me echó a volar. Dos añitos tenía. Y, salvo por alguna tara mental irreversible, estoy como una rosa. :lol:
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue Feb 16, 2012 10:36 am

Gracias Barles
Creo que este/a artículo/a tiene algo/a que ver con la reconstrucción del aeropuerto/a de Castellón.
Considero que también hay violencia de género cuando hay chantaje por temas de custodia que es , creo, bastante habitual y chantaje emocional/manipulacion
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14640
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mié Jun 25, 2014 9:47 am

De género tonto
María Amengual Salom - diariodemallorca.es - 25/06/2014

Suele decir Arturo Pérez-Reverte que en este país cualquier gilipollez tiene cabida, encuentra su espacio. E incluso algunas hallan su público, dispuesto a vitorearlas y hacerlas suyas para incorporarlas a su causa. Una visión un tanto pesimista que, sin embargo, hay que reconocer que a veces se ajusta perfectamente a la realidad. Porque una tiene la sensación de que en más de una ocasión nos sometemos a la dictadura de lo políticamente correcto, que no es sino otra forma de censura. Y lo hacemos de manera acrítica, sin reflexionar sobre ello, ni falta que nos hace. Sólo porque suena y queda bien. Aunque no se entienda un carajo de lo que realmente se quiere decir.

Viene esta reflexión porque hace unas semanas conocíamos que "el Govern realizó 412 actuaciones contra las expresiones machistas y en favor de la igualdad en 2013". Así, el titular de la noticia no parece tan descabellado. Lo interesante viene después: "Se detectaron 286 impactos de género en las leyes, decretos y normas elaboradas por las administraciones isleñas". ¿"Impactos de género"? Una acude rauda y veloz al diccionario, que define "impacto" como golpe, choque o efecto de una fuerza o un acontecimiento. El "género" se refiere a la clase a la que pertenece un nombre sustantivo o un pronombre por el hecho de concertar con él una forma y, generalmente solo una, de la flexión del adjetivo y del pronombre (es decir, masculino, femenino y neutro). Por tanto, deberíamos deducir que las palabras masculinas, femeninas o neutras causan un choque o un efecto en las leyes y normas de Baleares. Una sospecha que más bien pretenden referirse al "sexo", o "condición orgánica, masculina o femenina, de los animales y las plantas". En este caso, de las personas afectadas por la legislación.

Y es que, por si no lo sabían, nuestros textos están plagados de expresiones machistas, que ahondan en las situaciones de desigualdad de las mujeres frente a los hombres. Porque una de las rectificaciones más habituales que tuvo que hacer el Institut de la Dona es que "en las normativas inscriben los cargos con expresión masculina: ´El titular de la conselleria...´. Cuando lo correcto debería ser: ´La persona titular de la conselleria...´. De igual modo, se rectifica de forma habitual nomenclaturas en género masculino. Es el caso de ´profesor´ para referirse al profesorado, hablar solo de ´funcionarios´ y no de ´funcionarias´, incluir en una norma o documento oficial ´el interesado o el beneficiario´ en vez de ´la persona interesada o la persona beneficiaria´, entre muchos otros ejemplos".

Dice José Antonio Marina en 'La selva del lenguaje' que nos podemos malentender usando el mismo idioma y podemos comunicarnos utilizando lenguas distintas. Todo depende de si existe un proyecto de entendimiento que vaya más allá del lenguaje. Para el filósofo, la comprensión entre las personas es una exigencia ética en las sociedades democráticas, más allá de fenómenos psicológicos y lingüísticos. Pues bien, si vamos más allá del lenguaje resulta difícil imaginar a hordas de machistas redactando un preámbulo o un título escribiendo "funcionarios" porque la mujer debe quedarse en casa cuidando a los niños y haciendo sus labores en lugar de trabajar para la administración. Más bien una tiende a pensar que escriben "funcionario" o "beneficiario" porque usan el género no marcado, el que incluye. Que en castellano es el masculino. Y que, por consiguiente, se refiere a hombres y mujeres. Es más, incluso sería de suponer que lo hacen, como la mayoría de hablantes del mundo en casi todas las lenguas, por una cuestión de economía. Excepto en el lenguaje literario, el ser humano tiende a decir las cosas en dos palabras en lugar de en tres si eso es posible.

Así que, como mujer, una no se siente discriminada si la engloban en la palabra "ciudadano", "votante", o "miembro". Como la mayoría de hombres no se espanta de formar parte del colectivo de periodistas, deportistas o pediatras. Porque si tuviéramos que recurrir a aquello de "miembros y miembras", los que trabajamos con el lenguaje como principal herramienta tendríamos un problema. Necesitaríamos el doble de papel, o de tiempo de televisión y radio, para contarles esencialmente lo mismo. O misma. Si en verdad consideramos la comprensión y la comunicación entre individuos un deber ético, podremos pasar a ocuparnos de aquello realmente importante. Que es que una de cada tres personas en España se muestra tolerante hacia ciertos comportamientos de violencia sexista, como el control del agresor a la víctima o las amenazas verbales, según un estudio realizado el año pasado por la Universidad Autónoma de Madrid. Y podremos dedicar los escasos recursos públicos disponibles a pisos de acogida para mujeres maltratadas, o guarderías que faciliten la conciliación de las féminas trabajadoras. En lugar de ofuscarnos en el género tonto.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14640
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Oct 23, 2014 3:05 pm

¿Tienen género nuestras ciudades?
Eduardo Punset - finanzas.com/xlsemanal - 19/10/2014

Quizá aún pensemos que la ciudad es un espacio neutral y mixto. O por lo menos así nos lo pintaron las mitologías urbanas y los movimientos feministas del siglo pasado, que nos vendió con tanto brío la modernidad. Sin embargo, los trabajos de investigación más recientes nos indican que el espacio urbano sí tiene género y que las políticas urbanas generan un espacio masculino. Están los temas a los que podríamos calificar de "invariables": la presencia espacial de las mujeres en la ciudad es menor que la de los hombres; no aparcan en ciertas zonas, esquivan otras, evitan circular de noche.

Estas cuestiones son difíciles de modificar y su interés, menor. Los temas que nos interesan son los que dependen de las decisiones políticas y que sí podemos modificar. Las investigaciones de Yves Raibaud -geógrafo y profesor titular de la Universidad de Burdeos- identifican de modo muy concreto los espacios de ocio dedicados a los jóvenes y los medios utilizados por los municipios para financiarlos. Sobresale que se dedican los dos tercios de los fondos públicos a las actividades masculinas, y que los espacios de ocio para los chicos son de un treinta a un cuarenta por ciento más caros. A su vez, los estudios sobre las zonas de libre acceso demuestran que las chicas pasados los doce años no utilizan los campos deportivos previstos para el deporte masculino, y que los lugares dedicados específicamente a las mujeres no existen.

A la pregunta sobre si esa dominación masculina de la ciudad emana de decisiones inconscientes o intencionales, Yves Raibaud nos dice que son decisiones tácitas, generadas de manera permanente por las políticas públicas. Los ediles argumentan que el deporte y las actividades de ocio son necesarios para canalizar de manera positiva la energía de los jóvenes, pero jamás relacionan dichas facilidades con un género, aunque sean solo actividades masculinas. «Se construye un estadio porque se sabe con toda certeza que sesenta mil hombres lo ocuparán dos veces a la semana, pero nunca se plantea que la financiación pública oculta de manera sistemática la variable del género. Los políticos fingen no saber. Consideran que la distribución de actividades entre hombres y mujeres se hace de manera natural, que las mujeres están más en casa y que los hombres necesitan salir fuera. Las políticas públicas materializan de forma permanente esta separación urbana entre un universo femenino interior y un universo masculino exterior», explica el investigador.

El lector me preguntará: ¿y cuáles son las actividades femeninas? ¿Cómo deberíamos financiarlas o, al menos, pensar en ellas? Algunas de las respuestas que me dan ellas son la necesidad de ecoterritorios, algo parecido a la ruta verde que atraviesa la ciudad de Montreal, espacios naturales con curvas, lomas, agua, espacios silenciosos que unan actividades y áreas diferentes. «Queremos que la ciudad integre virtudes que ha eliminado. Queremos que la ciudad albergue espacios naturales». Y tienen razón.

Los universitarios anglosajones hablan ahora de esas décadas de enfoque sectorial que ha llevado a planificar entornos segregados (barrios residenciales, laborales, comerciales, de recreo...). En este enfoque, el tráfico domina porque unimos las esferas separadas por extensos sistemas de transporte. Y la mujer se convierte a menudo en el chófer que va de una isla a otra con los hijos y los mayores.

Los estudios indican que las mujeres necesitan espacios urbanos multifuncionales que coincidan con sus realidades cotidianas multitarea. Los barrios completos de uso mixto con distancias cortas y temporización sincronizada de servicios e infraestructuras constituyen los elementos de una ciudad que se ajusta a las necesidades de las mujeres.

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Sab Oct 25, 2014 12:37 pm

En mi vida me hubiera planteado lo de si las ciudades son masculinas o femeninas
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Responder