2002 - Prólogo a 'El puente y la espada'

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Responder
Avatar de Usuario
Violette
Mensajes: 212
Registrado: Mié Abr 27, 2011 11:00 pm
Ubicación: Aquí, allí... depende del día y de la hora...

2002 - Prólogo a 'El puente y la espada'

Mensaje por Violette » Lun May 07, 2012 10:29 am

Prólogo para 'El puente y la espada', de Luis Alberto de Cuenca

Si algo me gusta de Luis Alberto de Cuenca –y tal vez por eso es mi amigo– es que sigue creyendo en la infancia como memoria, en los héroes cansados y en el amor como refugio frente al frío que hace ahí afuera. También cree en la poesía; pero eso me importa menos, puesto que de poesía, fuera de un par de sonetos de Quevedo, Sor Juana o Garcilaso, nunca tuve la menor idea. En lo que se refiere a Luis Alberto, hace mucho tiempo que leo sus poemas, y –para mi sorpresa–, siempre me quedan colgados en algún rincón, por dentro. Como la tierra húmeda después de la lluvia, o las hojas que todavía se mueven en las ramas de árboles otoñales y desnudos. Y lo cierto es que soy el primer sorprendido. En realidad, mi truco consiste en ponerme delante de esos poemas como si fueran prosa. Los leo moviendo los labios, como los niños y los casi analfabetos. Y cada vez, indefectiblemente, ocurre el milagro. La prosa se vuelve poesía, y por ahí ando, con todos mis resabios y mi falta de gusto poético a cuestas, creyéndome lo que leo.

A lo mejor también es eso. Que me lo creo. Que reconozco a Susana cuando la acecho de lejos –nunca pensé que ese momento de mi vida llegaría–, y entiendo el silencio que aquella otra mujer maneja como arma, y sé dónde anidan los bárbaros, y también yo tengo –¿qué hombre lúcido no las tiene?– las manos manchadas con sangre del albatros del viejo marinero. También sé algo de las ironías de Dios y de los horrores inexplicables con que los astros concluyen cada año. Y, como el autor mismo de estos poemas, soñé con que Ella me observara batiéndome al otro lado del Puente de la Espada, y fui feliz en una casa llena de flores y de libros prohibidos, aprendiendo a pronunciar palabras que después tal vez nunca dije.

Por eso escribo estas líneas. Porque creo en lo que ha escrito un amigo, y porque me honra su invitación para acompañarlo, aunque sólo sea un corto trecho del camino –tarde o temprano todos caminamos solos–, en el mensaje metido en esta botella de tinta y papel. En el jardín cerrado donde florecen los recuerdos y los sueños.
¿Para qué sirve un libro sin imágenes ni diálogos?

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun May 07, 2012 11:28 am

Guauuuu gracias Violette
No tenia ni idea de que hubiera escrito este prólogo.
Me gusta leer algo de AP-R relacionado con poesía, siempre se muestra un poco esquivo con el tema


http://editorialahora.com/elpuente.html


En el diario El País, el redactor de turno se sorprendía del hecho de que una editorial que sólo había publicado la exigua cifra de cuatro libros, y únicamente con dos años de vida a sus espaldas, hubiera alcanzado, en tan escaso tiempo, ese alto nivel de aceptación por parte de la crítica y del público más exigente. Sin contar con el entusiasmo de los artistas, críticos y profesores que participaban, o estaban a punto de hacerlo, en este proyecto.
Este es el momento en el que, si se me permite, un servidor entra a formar parte de la historia que, acaso torpemente, aquí se relata. Nada sabía de la existencia de Ángel Pina, excepto por las informaciones, que una y otra vez, aparecían en los periódicos locales y nacionales. Admiraba mucho su carácter emprendedor y ese empeño, casi cerril, de sacar a adelante un proyecto que tenía mucho de romántico y más de catástrofe económica.
En noviembre de 2002 tenía previsto celebrar un congreso internacional dedicado a la obra periodística y literaria de Arturo Pérez-Reverte, que, ya por entonces, se había convertido en el escritor en lengua española más leído en todo el mundo. Un novelista cuyas obras no sólo contaban con el favor de un público amplio y heterogéneo, entusiasta y entregado, sino también el de unos críticos que, según era costumbre desde tiempo inmemorial, solían atacar con extremada dureza a esos autores que lograban vender cientos de miles de libros, convirtiéndose sus obras en auténticos best-sellers.
Ángel Pina acababa de reunir en un mismo proyecto a Eduardo Úrculo, Luis Alberto de Cuenca y Arturo Pérez-Reverte. El uno como pintor, el otro como autor de unos textos poéticos inéditos, y el tercero de ellos, como prologuista, demostrando así la amistad sincera entre ellos. No tuve inconveniente alguno en que la obra, ya flamantemente editada, de una belleza y una calidad que saltaba a la vista, fuera presentada durante el congreso. Úrculo, Pérez-Reverte, Luis Alberto y Ángel ya habían prometido no faltar a la cita. Pero a última hora, dos o tres días antes del evento, recibí una llamada del pintor. Acababa de regresar de un largo viaje por China y Japón y se encontraba, como se adivinaba en su voz, verdaderamente cansado. No me quedó otro remedio que animarle a que no viajara a Murcia. Después de todo, era el único de los tres que nada tenía que ver con el congreso. No mucho después me enteré de su repentina muerte, cuando sólo contaba con 65 años de edad. Me quedé sin poder conocerlo. Aún no he borrado en mi móvil su número de teléfono. Úrculo, de cuya desaparición se hicieron eco todos los noticiarios, iba a colaborar en dos nuevos libros de Ahora: Las Mil y una Noches y una obra, aún no perfilada del todo, sobre Nueva York, ciudad que le fascinaba.
Ahora seguía sorprendiéndonos a todos. Parecía imposible poder superar lo ya realizado, encontrar nuevos artistas que quisieran someterse a este experimento de bibliofilia. La prensa se hacía eco de este acontecimiento con titulares más cercanos a las páginas deportivas que a las culturales: “La editorial murciana Ahora ficha a Úrculo”. Había sido uno de los grandes exponentes de la pintura pop en España. Un retratista singular del ser humano itinerante a base de símbolos, como los sombreros y las maletas. También se definió a sí mismo como “militante inevitable de la figuración”. Ángel Pina no era un desconocido para Úrculo. En 1978 el pintor de Santurce había realizado una amplia y completa exposición individual en la galería de Pina con un título ciertamente provocador para la época, en plena Transición: “De culis monumentalibus”, con delicados desnudos femeninos y vacas por doquier mostrando sus voluminosos y exuberantes atributos.
Arturo Pérez-Reverte llevó a cabo un prólogo ortodoxo y casi profesoral, más didáctico que nunca, demostrando así que, aunque novelista de raza y periodista combativo, la poesía no le era del todo ajena. Su texto, al inicio, no podía ser más cálido, más contundente: “Si algo me gusta de Luis Alberto de Cuenca –y tal vez por eso es mi amigo– es que sigue creyendo en la infancia como memoria, en los héroes cansados y en el amor como refugio frente al frío que hace ahí afuera”. Los poemas de Luis Alberto de Cuenca reflejan fielmente la genialidad de su autor: “Sólo el mar, y esta sed inextinguible,/ y un montón de cadáveres a bordo,/ y la ausencia de Dios”. El propio escritor llegó a declarar que se trataba de una de las empresas más hermosas en las que había participado en el mundo de la edición. Un buen ramillete de poemas inéditos, marca de la casa, arropados por media docena de serigrafías de Úrculo, quien, en el acto de presentación que tuvo lugar en Madrid, dijo sentirse orgulloso de su trabajo, calificando a la editorial de “aventura romántica”.


José Belmonte Serrano
Universidad de Murcia
Fragmentos del catálogo LIBROS CON ARTE
Comunidad Autónoma de Murcia (Marzo 2007)
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Victoria
Mensajes: 1305
Registrado: Jue Mar 01, 2012 12:00 am
Ubicación: Por tierras de España.

Mensaje por Victoria » Lun May 07, 2012 1:08 pm

Gracias Violette. De esto no sabía nada, de verdad que no sé de dónde sacáis las cosas. :wink:
La única salvación de los vencidos es no esperar salvación alguna.

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Mar May 08, 2012 11:34 am

Gracias Violette.
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Avatar de Usuario
endeavour
Mensajes: 946
Registrado: Jue Ene 21, 2010 12:00 am
Ubicación: Valencia

Mensaje por endeavour » Mar May 08, 2012 6:35 pm

Muchas gracias. Bonito prólogo.

Aunque la poesía, salvo excepciones, no la toco para nada. Me aburre soberanamente. Quizá no sea suficientemente inteligente.

un saludo.

Avatar de Usuario
nexus6
Mensajes: 6532
Registrado: Mar Sep 30, 2008 11:00 pm

Mensaje por nexus6 » Mar May 08, 2012 8:41 pm

Gracias, Violette.
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.Es hora de morir

Avatar de Usuario
Violette
Mensajes: 212
Registrado: Mié Abr 27, 2011 11:00 pm
Ubicación: Aquí, allí... depende del día y de la hora...

Mensaje por Violette » Mié May 09, 2012 10:08 am

Ada escribió:Guauuuu gracias Violette
No tenia ni idea de que hubiera escrito este prólogo.
Me gusta leer algo de AP-R relacionado con poesía, siempre se muestra un poco esquivo con el tema


http://editorialahora.com/elpuente.html


Arturo Pérez-Reverte llevó a cabo un prólogo ortodoxo y casi profesoral, más didáctico que nunca, demostrando así que, aunque novelista de raza y periodista combativo, la poesía no le era del todo ajena.)


No entiendo porqué se piensa que los novelistas están reñidos con la poesía. Creo que cualuqier novelista que se precie debe haberse adentrado, en algún momento, en la poesía, con mayor o menor gusto, pero no puede ser ni desconocida ni obviada. Forma parte del oficio de escritor, y sobre todo, forma parte de la formación de escritor. Como fuente y como arma.
¿Para qué sirve un libro sin imágenes ni diálogos?

Avatar de Usuario
quemeplace
Mensajes: 4395
Registrado: Mar Feb 08, 2005 12:00 am

Mensaje por quemeplace » Mié May 09, 2012 11:00 am

Bonito prólogo. Y coincido con Reverte en lo tocante a la poesía. También en la de Luis Alberto de Cuenca, aunque lo he leído menos que él. A mí se quedó grabada una frase (o verso) hace años: "Tu risa es una ducha en el infierno".

Responder