1031 - 07.04.2013 - El maestro de ajedrez

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Responder
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14740
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

1031 - 07.04.2013 - El maestro de ajedrez

Mensaje por Rogorn » Jue Abr 04, 2013 8:42 am

EL MAESTRO DE AJEDREZ

Visito un pequeño club de ajedrez, en una ciudad de provincias. Un lugar agradable, en cuyo salón hay una docena de mesas con tableros, piezas y relojes de juego. Por las tardes se dan clases infantiles, y la de hoy corresponde a niños de seis a diez años. Es la hora de salida del cole, y los pequeños cabroncetes llegan acompañados por los padres, con mochilas multicolores, anoraks y gorros de lana. Con sus inocentes caras de panoli, en contraste con esas miradas perspicaces a las que nada escapa. Saludos, conversaciones, risas. Bullicio. Nueve chicos y tres chicas. Se conocen de clases anteriores, y algunos vienen del mismo colegio. Bromean entre ellos, hablan con naturalidad de jugadas, ejercicios de ajedrez y partidas pasadas. Tiene gracia ver a renacuajos de seis años hablando con aplomo de mates del pastor y de reyes ahogados. Sorprende que hasta los más pequeños se comporten como veteranos, con la seguridad de quienes están familiarizados con las piezas y el tablero. También los padres cambian impresiones. No puedo evitar mirarlos con admiración. Con respeto. Nadie los obliga a que sus hijos aprendan ajedrez. Es más cómodo llevarlos a un parque, o a casa, y ahorrar los treinta euros al mes que cuestan las clases. Quienes puedan pagarlos. Pero aquí están, puntuales como cada miércoles. Dispuestos a esperar mientras sus enanos juegan. Aprenden. Cuajan.

Imagen
Arturo y Leontxo García durante el Torneo Magistral de León

No se trata de hacer campeones. Mi amigo Leontxo García, paladín del ajedrez infantil, lo ha dicho muchas veces: es una estupenda actividad complementaria para los pequeños, porque es divertida y porque los acostumbra a pensar antes de hacer las cosas. Además, un niño familiarizado con este juego puede mejorar hasta un 17 por ciento su capacidad intelectual -hay conexión directa entre la lógica del ajedrez y la lógica matemática- y también su comprensión lectora, pues el tablero ayuda a interpretar signos, asociarlos y sacar conclusiones. Los padres que traen a sus hijos son conscientes de eso. Saben que así los dotan de otra herramienta útil para moverse por el territorio hostil que siempre, al cabo, resulta ser la vida. Con tres elementos añadidos, importantes para la educación de un niño: la conciencia de que existen reglas, el respeto por el adversario -en el ajedrez y en la calle siempre habrá alguien más listo que tú- y acostumbrarlo a encajar victorias y derrotas con naturalidad. Con elegancia.

Llega el maestro de ajedrez: un individuo de aire malhumorado, sobre los cincuenta años. No tiene aspecto simpático. Con dos palmadas hace que los niños ocupen sus lugares y dispongan las piezas. Luego pide a los padres que desaparezcan. Que se larguen. Nada de ver cómo juega mi chaval, ni de nenes haciendo monerías para sus papis. El ajedrez no se juega en familia. Obedecen todos; pero como no soy padre y estoy de visita, me quedo en la puerta con algún otro progenitor, mirando de lejos. Al profesor no le hace gracia -nos dirige una mirada hostil- pero al cabo decide fingir que no nos ve. Y empieza la clase.

Lo que asombra, desde el principio, es la disciplina. Acostumbrados como estamos a que sean los enanos quienes dan el tono, el contraste es notable. Ha bastado la presencia del profesor para que todos se callen y jueguen. Aperturas, gambitos. Todo ocurre con insólita seriedad infantil. De codos en la mesa, los niños alargan la mano para mover una pieza, miran al contrincante. El silencio y el orden son absolutos. El maestro de ajedrez pasea severo, mirando los tableros. Haciendo una indicación a este o aquel jugador. Los niños obedecen en silencio, respetuosos. Tan formales que dejan estupefacto. No puedes evitar acordarte de tus maestros de infancia, cuya sola presencia bastaba para imponer disciplina a toda una clase. Y es que, concluyes, éste es un lugar privado. Aquí no hay docencia psicopedagógica políticamente correcta, sino un maestro docto en lo suyo, disciplina y niños deseosos de aprender: alumnos voluntarios que aceptan las reglas. En críos de su edad, eso resulta tan fascinante que acabas preguntándote hasta qué punto escenas así no siguen siendo necesarias. Hasta qué punto los viejos maestros como siempre fueron -severos, sabios, infundiendo respeto-, no hacen mejores a quienes tutelan. Y cuando uno de los niños mira a otro y dice algo en voz baja, distrayéndose del juego, observo que el maestro de ajedrez se acerca y le da una ligera colleja: un pescozón de toda la vida, que devuelve la atención del chico a su tablero.Algo que en un colegio de ahora podría costar al profesor un disgusto, un expediente, un titular en los periódicos. Y que desde la puerta, en donde curiosea conmigo, el padre del niño acoge con un movimiento de cabeza resignado, y con una sonrisa.

XL Semanal, 7 de abril de 2013

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14740
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Abr 04, 2013 8:49 am

Entrevista de Leontxo a Arturo. Bilbao, 2011:
http://www.youtube.com/watch?v=uozhdgTym2U

Avatar de Usuario
Ginebrino
Mensajes: 2257
Registrado: Sab Nov 26, 2011 12:00 am
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Mensaje por Ginebrino » Jue Abr 04, 2013 8:55 am

Lo primero: Gracias Rogorn, como siempre. A ver si te veo y te invito a unas merecidísimas cervezas por lo mucho que te lo curras.

Mientras leía el artículo era imposible quitarme de la mente esa imagen de un profesor en Ceuta apaleando a un pobre crío. Y también una entrevista que le hicieron a Sabater en Lo más plus allá por el 2002 donde decía sabiamente: "Se ha perdido algo importante en el colegio: El miedo. No, no hablo del Terror. Hablo del miedo ha saber que habrá repercusiones por no haber hecho los deberes. La responsabilidad y sus consecuencias"
-Mi Tcol, esto es un desastre! Falta de todo: Morteros, chopos, ballonetas, acémilas...
-Si se fija bien, verá que también faltan soldados.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue Abr 04, 2013 9:56 am

Gracias Ro

¡¡Cómo me gustaría que hiciera lo mismo con la esgrima!!.

No sólo un artículo, si no que pasara por una clase de adolescentes, o incluso por un torneo de veteranos.
Un continuo aprendizaje, un desafío a las posibilidades propio cuerpo y de la mente.

Ahí sí que veo yo una aceptación de las reglas.
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ginebrino
Mensajes: 2257
Registrado: Sab Nov 26, 2011 12:00 am
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Mensaje por Ginebrino » Jue Abr 04, 2013 10:32 am

Ada escribió:Gracias Ro

¡¡Cómo me gustaría que hiciera lo mismo con la esgrima!!.

No sólo un artículo, si no que pasara por una clase de adolescentes, o incluso por un torneo de veteranos.
Un continuo aprendizaje, un desafío a las posibilidades propio cuerpo y de la mente.

Ahí sí que veo yo una aceptación de las reglas.


Clara y directamente le ha dedicado un libro, que ahí es poco (que creo que es el mismo que te motivó a practicar tan noble "sport") :wink:

Además los Alatristes hacen constantes alusiones. :D

Pero yo le invito a venir a mi sala de esgrima que seguro que flipará con la escasez de medios y lo mucho que nos lo curramos.

Reverte, invitado queda :wink:
-Mi Tcol, esto es un desastre! Falta de todo: Morteros, chopos, ballonetas, acémilas...
-Si se fija bien, verá que también faltan soldados.

Avatar de Usuario
nexus6
Mensajes: 6532
Registrado: Mar Sep 30, 2008 11:00 pm

Mensaje por nexus6 » Jue Abr 04, 2013 11:15 am

Gracias, Boss.

Qué bonita. Otra candidata para final de año.
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.Es hora de morir

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Jue Abr 04, 2013 11:40 am

Ya tenemos hilo de ajedrez. :)

Avatar de Usuario
Ginebrino
Mensajes: 2257
Registrado: Sab Nov 26, 2011 12:00 am
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Mensaje por Ginebrino » Jue Abr 04, 2013 12:11 pm

grognard escribió:Ya tenemos hilo de ajedrez. :)

Juegas?
-Mi Tcol, esto es un desastre! Falta de todo: Morteros, chopos, ballonetas, acémilas...
-Si se fija bien, verá que también faltan soldados.

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Jue Abr 04, 2013 5:21 pm

Lo básico: sota, caballo, rey. :)

¿Abres tú?

Avatar de Usuario
Ginebrino
Mensajes: 2257
Registrado: Sab Nov 26, 2011 12:00 am
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Mensaje por Ginebrino » Jue Abr 04, 2013 9:06 pm

grognard escribió:Lo básico: sota, caballo, rey. :)

¿Abres tú?




Pese a que soy malisimo me encanta. Aunque siemprehe sido más de Wargames ;-)
-Mi Tcol, esto es un desastre! Falta de todo: Morteros, chopos, ballonetas, acémilas...
-Si se fija bien, verá que también faltan soldados.

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Vie Abr 05, 2013 9:17 am

Cómo me ha gustado esta patente, muchas gracias. :wink:
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Vie Abr 05, 2013 9:38 pm

Hasta qué punto los viejos maestros como siempre fueron -severos, sabios, infundiendo respeto-, no hacen mejores a quienes tutelan.

Sí. A veces así es.

Me ha gustado mucho también esta Patente. Gracias Ro.

Avatar de Usuario
Finea
Mensajes: 470
Registrado: Jue Ago 10, 2006 11:00 pm
Ubicación: Granada

Mensaje por Finea » Sab Abr 06, 2013 8:25 pm

Preciosa patente.

Avatar de Usuario
Riqy
Mensajes: 566
Registrado: Vie Oct 03, 2008 11:00 pm
Ubicación: En los Mentideros

Mensaje por Riqy » Dom Abr 07, 2013 8:55 am

No es que los niños de ahora no tengan miedo (mucho menos respeto) a sus profesores (ni a los adultos en general).

Es que se saben impunes. nada les va a pasar, hagan lo que hagan. Y no son los únicos. El funcionario de ventanilla de toda la vida puede llegar tarde e irse pronto, y nada le va a pasar. El paleta que te hace chapuzas de "tente mientras cobro", y sobre todo, el político, que promete y promete hasta que está en el poder y luego ya ni se excusan de las promesas incumplidas.

En fin... Gracias por la patente, Ro, y perdonad el exabrupto de abuelo Cebolleta. Estoy un poco gruñón, últimamente.
Ricard
Los viejos roleros... nunca mueren

Avatar de Usuario
Aceytuno
Mensajes: 111
Registrado: Dom Sep 26, 2010 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Aceytuno » Lun Abr 08, 2013 11:03 am

Ojú, cuando veía niños de 6-7 añitos entrar en meta, y lo primeor ni mamá ni papá: Esperar al segundo para darle la mano y felicitarle por la carrera. Y el segundo ni rabiar ni leches: darle la mano al primero y fecilitarle por la victoria. En el atletismo funcionábamos -al menos, muchos años atrás- así. Con aquello de "Sin respeto no hay honor. Sin honor no hay victoria".

Avatar de Usuario
endeavour
Mensajes: 946
Registrado: Jue Ene 21, 2010 12:00 am
Ubicación: Valencia

Mensaje por endeavour » Jue Abr 11, 2013 6:27 pm

Gracias por la patente. Y la misma demuestra que ni todo está perdido ni cualquier tiempo pasado fue mejor. Eso nos lo parece a algunos. Pero no es así. Sigue habiendo niños que serán ciudadanos normales.

En el caso de mi hija lo veo en las competiciones que hacen. Es importante ser el primero pero todos se lo pasan pipa. Ellos aceptan las derrotas y las victorias. Lo que pasa es que los tontos somos nostros. Ganan los tres primeros y les dan medalla a todos. No se prima el esfuerzo del que ha llegado primero no vaya a ser que el resto se traume. Eso no pasaba antes. Pero vamos, que al final lo importante es que se lo pasen bien y sean todos deportistas limpios.

El problema es que el ajedrez deben aprenderlo en clases como la que comenta D. Arturo. Yo he intentado enseñar a mi hija y no tengo paciencia. Se pone a hacer la tonta y acabamos dejándolo. Tienen trescientas cosas más divertidas. Como será que con el móvil sí quiere jugar, jejeje. Son tecnológicos a más no poder. Y ella sola ha ganado una partida hasta ahora. Solita. Yo prefiero el tablero y las figuras.

un saludo.

Avatar de Usuario
nexus6
Mensajes: 6532
Registrado: Mar Sep 30, 2008 11:00 pm

Mensaje por nexus6 » Jue Ago 01, 2013 12:06 pm

El País.com

Ajedrez… y más allá
El último libro de Leontxo García muestra como el milenario juego podría cambiar el mundo del conocimiento
Jorge Wagensberg 1 AGO 2013

Imagen
Spassk y Fischer, en sus partidas en Islandia, en 1972. / CHESTER FOX / CAMERA PRESS DIGITAL

Lo deja caer Leontxo García en su libro, Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas: existen auténticos niños prodigio en pocas disciplinas, quizá solo en tres, matemáticas, música y ajedrez. La expresión niño prodigio no significa aquí talento admirable para su edad, sino admirable en valor absoluto. Fuera de estas tres disciplinas existen genios adolescentes que escriben, que pintan o que juegan al fútbol, pero nunca llegan a disputar el mismo espacio que ocupan los genios adultos. Sin embargo, a los 12 años Arturo Pomar hizo tablas con el legendario Alexander Alekhine, los conciertos del Mozart adolescente forman parte del repertorio de los grandes violinistas y cualquier matemático admira la Teoría de Grupos que Galois concibiera siendo aún menor edad. ¿Por qué? ¿Qué tienen en común el ajedrez, la música y las matemáticas? La afilada observación de Leontxo no es fácil de analizar. Se diría que la matemática, la música y el ajedrez son construcciones puramente mentales que deben su eficacia a un lenguaje universal y potente.

El texto de Leontxo García rebosa de intuiciones que manan del ajedrez y van más allá porque está escrito por un observador que es a la vez jugador, periodista y amante pasional de este juego milenario. Lleva décadas como testigo directo de los grandes acontecimientos ajedrecísticos desde que, como tantísimos otros, fuera abducido y seducido en 1972 por el encuentro entre Fisher y Spassky por el título mundial. Desde entonces el autor ha estado siempre en primera fila como testigo, como divulgador y como conversador imprescindible. Algunas de sus conclusiones merecerían encontrar la manera de trascender. Mencionaré solo cuatro.

La primera tiene que ver con el mundo de los genios del ajedrez. Cada generación tiene dos o tres jugadores de leyenda. Conversar sobre sus aciertos y errores alimenta la creatividad humana: José Capablanca, la apisonadora invencible; Tigran Petrosian, la calma granítica por posición; Mijaíl Tal, la imaginación arriesgada por combinación; Bobby Fisher, la rebeldía innegociable del genio de todos los genios; Garry Kaspárov, líder durante dos décadas y, para muchos, el más grande de todos los tiempos; Miguel Najdorf, un portento mental que en 1947 jugó 45 partidas simultáneas (!) a ciegas (!!) ganando 39, empatando 4 y perdiendo 2, durante 21 horas seguidas, mientras sus adversarios se turnaban para descansar (¿cómo se consigue algo así?, el libro lo explica); Magnus Carlsen, el jovencísimo número uno actual y más fuerte jugador de la historia (según el coeficiente ELO)… Por cierto, algo similar ocurre con las personalidades de los grandes violinistas: Yasha Heifetz, el rigor electrizante; Isaac Stern, la profundidad envolvente; David Oistrakh, la rotundidez expresiva ; Yehudi Menuhin, el sonido del espíritu; Zino Francescatti, la frescura mediterránea; Nathan Milstein, la elegancia cristalina; Michel Rabin, el virtuosismo de terciopelo… sin olvidar, tampoco aquí, el gran interés de sus fallos y defectos.

Un resultado central del libro está en la aportación que el ajedrez puede hacer a la educación. Y no se trata de una sospecha sino de toda una serie de argumentos encadenados: el ajedrez desarrolla la capacidad de análisis y de toma de decisiones, enseña a valorar situaciones, no busca excusas o culpables y estimula el ejercicio de una gran diversidad de aspectos de la inteligencia. Yo solo añadiría que el ajedrez prestigia y entrena la conversación. En ciencia toda comprensión ocurre en el extremo de alguna forma de conversación: observar o experimentar es conversar con la realidad, reflexionar es conversar con uno mismo, trabajar en equipo requiere conversar con los colegas…, pero nuestro vicio más extendido consiste en no escuchar al interlocutor mientras se espera turno para volver a hablar. ¿A qué jugador de ajedrez se le ocurriría mover pieza sin interesarse seriamente por el último movimiento de su adversario?

La tercera sospecha de Leontxo García se centra en la relación entre el ajedrez y la salud. En los últimos años han aparecido varias investigaciones científicas sobre el impacto de la práctica del ajedrez en ciertas funciones cerebrales. El dato más relevante tiene que ver con la enfermedad de Alzheimer. La revista New England Journal of Medicine publicó un trabajo en 2003 que mostraba que las personas que juegan regularmente al ajedrez reducen el riesgo de contraer esta enfermedad en un 75%. La muestra era de 469 personas de más de 75 años. Hoy la investigación continúa con vigor, pero, mientras tanto, hemos ganado un argumento más a favor de la introducción del ajedrez en la educación.

Y mencionemos finalmente la situación creada por la descarada superioridad de los ordenadores sobre los humanos en ajedrez (épica crónica en el libro sobre la derrota de Kaspárov frente a las máquinas). Las preguntas son ahora turbadoras. ¿Estamos ante el fin del ajedrez? El ajedrez no morirá con los ordenadores por la misma razón que el ciclismo no ha acabado con el atletismo (Karpov dixit), pero la rápida sofisticación de los programas ya ha cambiado la práctica del juego (es decir, ya no se aplazan las partidas). Por otro lado nacen nuevas modalidades de torneos (es decir, partidas en las que los jugadores acuden con su propio ordenador, una especialidad Homo sapiens-máquina comparable a la fórmula 1 en automovilismo).

¿Piensan ya las máquinas? Muchos entusiastas del silicio son coherentes con el nombre que dan a su especialidad: la inteligencia artificial (¿un abuso del lenguaje?). Sin embargo, aún estamos lejos de vivir la profecía de Arthur Clark que alude al día en el que los ordenadores se enamoren o no se dejen desenchufar. Un programa de ajedrez de 50 euros ya gana al campeón del mundo, aunque sea incapaz de dar el pego manteniendo una simple conversación con un humano sin que se le vea el plumero (criterio de Turing). Gracias al ajedrez existen hoy ordenadores que diseñan tácticas y estrategias, que calculan miles de millones de posiciones por segundo, que combinan o consultan todas las partidas de la historia, pero no solo eso: también parecen empezar a manejar intuiciones.

Según Leontxo García, el ajedrez podría cambiar el mundo de la salud y del conocimiento. Y yo le creo.

Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas. Leontxo García. Crítica. Barcelona, 2013. 268 páginas. 21,90 euros.
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.Es hora de morir

Avatar de Usuario
bowman
Mensajes: 5203
Registrado: Lun Ago 07, 2006 11:00 pm
Contactar:

Mensaje por bowman » Vie Ago 02, 2013 11:07 am

Admirable el maestro Leontxo.
Y discutible.
Construcciones mentales, dice.

Responder