335 - 05.12.1999 - Tómbola

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Responder
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14740
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

335 - 05.12.1999 - Tómbola

Mensaje por Rogorn » Sab Jun 01, 2013 9:24 am

TÓMBOLA

Pues lo siento por los fariseos y los sepulcros blanqueados que juran ver sólo La Dos de TVE, las entrevistas de Pedro Ruiz y la vida íntima de la tórtola pirenaica. Pero yo a veces veo ‘Tómbola’. Y aunque ya lo he dicho alguna vez, vuelvo —que diría cualquier ministro o político semianalfabeto— a reiterarme en la reiterada reiteración de lo dicho. Ese programa es representativo y esclarecedor. La exacta, rigurosa radiografía de nuestra esencia. La prueba palpable, continuada y semanal, de que somos un país de soplapollas. Técnicamente la cosa es correctísima en plan sota, caballo y rey. En cuanto a Chimo Rovira, me parece uno de los mejores fulanos que he visto comportarse ante una cámara. Hace falta mucho cuajo y naturalidad para torear eso sin perder los papeles, manteniendo la sonrisa lo justo, convirtiendo un rol que por definición es de perfecto cabroncete, encargado de azuzar y controlar el cotarro, en el personaje de chaval simpático que ha logrado imponer. Chimo es el yerno perfecto, el buen chico que sólo pasaba por allí. Y en tal putiferio, salir con la camisa limpia tiene un mérito im-prezionante.

Imagen

En cuanto al elenco habitual, o juzgado de guardia donde nunca faltan la pedorra ordinaria y el tonto del haba que ejerce de presunto gracioso, hacen con eficacia su papel de tribunal sumarísimo, pese a su tendencia a creerse Tom Wolfe o a quitarse la palabra cuando el colega no ha terminado de insultar al imbécil o a la chocholoco invitado de turno; eso crea a veces un poco de barullo. De cualquier modo, resulta fascinante el aplomo y la prepotencia con que imparten justicia o conceden gracia a los mierdecillas de enfrente. La cosa, todo hay que decirlo, sería un guirigay bajuno, un chismorreo tiñalpa y de muy poca talla, de no mediar la presencia casi patriarcal, la autoridad profesional por todos acatada, de Jesús Mariñas. Jesús, que es una veterana puta del oficio y tiene más recursos que el inspector Gadget, se ha ido convirtiendo con el tiempo en presidente del tribunal, y a su veredicto final se vuelven los ojos del espectador después de cada tercer grado, en espera de que apague el teléfono móvil y dicte sentencia. Es la autoridad indiscutida; se le respeta porque —algo natural en este país de arribistas y cobardes— se le teme. Y todos los invitados, incluso los que pone como hoja de perejil, le echan sonrisitas y le dicen Jesús, qué malo eres, pero ya sabes que yo te quiero mucho. Y Jesús, claro, pone cara de guasa y se descojona. El muy víbora.

Pero lo bonito y lo selecto es lo que desfila por los asientos de enfrente. La gentuza que, por cobrar cuatro duros o sólo por salir en la tele, se somete al tratamiento infame que le aplica el personal. Ahí es donde de veras me quedo enganchado al televisor, cuando compruebo de qué materia están hechos los sueños que llevan a tanto cretino y tanto golfo a perseguir cierto tipo de fama, o conozco a los personajes y los asuntos que tienen en vilo a este país y ocupan las portadas y acaparan los minutos previos a los telediarios. Cuando veo, por ejemplo, a una guarra de lujo contar por dinero cómo se lo hizo a Fulano o por qué se divorcia de Mengano; y a su lado a otra guarra de menos lujo —de momento sólo se pretende top model, acaba de empezar la carrera y aún no ha dado el braguetazo— explicando sus quimeras de gloria o quién le ha operado las tetas. Cuando veo a un payaso de Marbella decir gilipolleces sentado entre un cabrón notorio —en el sentido literal del término— y un chuloputas italiano. O cuando veo a una torda que no ha hecho nada en su vida comportarse como una rutilante estrella de Hollywood mientras su marido, o su ex marido, que a lo mejor también es ex picoleto, desfila como modelo, que manda huevos, y se pasea en Mercedes por el morro.

Y toda esa abyección de diseño, toda esa España morbosa de decorado y de mierda, que nada tiene que ver con la España real, pero que la suplanta, ocupa los momentos estelares de máxima audiencia. Porque es exactamente eso, y no otra cosa, lo que los españoles queremos ver. Lo que a doña Maruja y a mí nos tiene enganchados —a veces por los mismos motivos, y a veces no— ante la pantalla de la tele: una basura admirablemente empaquetada. Pero ninguna basura, por muy bien presentada que venga, cuela sin la avidez cómplice del consumidor. Ustedes y yo tenemos la ‘Tómbola’ que cada semana nos ganamos a pulso.

El Semanal, 5 de diciembre de 1999

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6239
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Re: 335 - 05.12.1999 - Tómbola

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Dom Jun 02, 2013 7:34 pm

Yo tampoco tengo pegas en reconocerlo: de vez en cuando veo lo que ponen ahora, "Sálvame". No es que me guste, ojo. Sinceramente, me horroriza. Pero es bueno para la salud, un tratamiento homeopático en dosis mínimas que te previene contra la cutrez, la choniería y el poligonerismo. Veo "Sálvame" un ratito y en seguida descubro, por una parte, que no sabes quién leches está hablando ni de quién habla ni por qué tiene que hablar de él o ella, y, por otra, que sólo tardo unos pocos minutos estás para estar asqueao de la tele.

El día que sepa quiénes hablan y de quién y no me entre la impaciencia por dejar de perder el tiempo con tamañas sandeces me preocuparé seriamente. O no me preocuparé, lo cual será aún más preocupante :?
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
Aceytuno
Mensajes: 111
Registrado: Dom Sep 26, 2010 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Aceytuno » Lun Jun 03, 2013 10:36 am

catorce años de la patente.... ¡¡¡y como los cangrejos!!! vamos patras... ¡¡¡cada día peoooor!!!

en fin.... me confieso. Ayer encendí la televisión... hace meses que no lo hacía. ¡¡pero fué por una mujer!! Motos GP, chillando "Valentinoooo" hasta que se estampó en una curva. Por supuesto, a base de Pizza y tirados. La tele también tiene cosas buenas.

Responder