1110 - 12.10.2014 - Libros a bordo

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Responder
Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

1110 - 12.10.2014 - Libros a bordo

Mensaje por Ada » Jue Oct 09, 2014 2:55 pm

LIBROS A BORDO

Hace exactamente veinte años que navego con una biblioteca a bordo. Porque una biblioteca personal, como saben ustedes, no es un lugar donde se colocan libros, sino un territorio en el que uno vive rodeado de inmediatez y de posibilidades. Hay libros que están ahí, sin leerse todavía, aguardando pacientes su momento, y otros que ya leíste y a cuyas páginas conocidas retornas en busca de memoria, de utilidad, incluso de consuelo. A medida que envejeces, el número de esa segunda clase de libros, los viejos amigos y conocidos, aumenta respecto a los que aguardan turno; aunque siempre existe la melancólica certeza de que, por mucho que vivas, nunca acabarás de leerlos todos; que la vida tiene límites, que siempre habrá libros de los que te acompañan que apenas abrirás nunca, y que un día, tanto ellos como los ya leídos caerán en manos de otros lectores: amueblarán otras vidas. Parece algo triste, pero en realidad no lo es. Porque tales son las reglas. En cierto modo, más que una vida de lecturas, una biblioteca es un proyecto de vida que nunca llegará a culminarse del todo. Eso es lo triste, y lo fascinante.

Un velero no siempre deja tiempo para la lectura. A menudo estás atento a la maniobra, al estado de la mar, a la recha en el horizonte, al tráfico de los malditos mercantes que te vienen encima. Pero siempre hay ratos de calma: días tranquilos con marejadilla y quince nudos de viento, con todo el trapo arriba, o fondeos apacibles en lugares sin algas, donde cuarenta metros de cadena permiten dormir algo más tranquilo. Ahí es donde los libros se vuelven compañía perfecta, al sol o a la sombra en verano, abajo en la camareta en invierno, a veces de noche, a la luz de una lámpara, mientras arriba, en la bañera, alguien te releva cuatro horas en la guardia y oyes el vago rumor del canal 16 en la radio.

Durante mucho tiempo, a bordo sólo llevé libros sobre el mar. Es una vieja costumbre. Quizá porque he leído demasiados de ellos, hace un par de años empecé a admitir polizones terrícolas en la biblioteca marinera, donde antes estaban proscritos. Aun así, éstos siguen siendo pocos, y por lo general se relacionan con la novela que estoy escribiendo en cada momento. Lo seguro es que vuelvo una y otra vez a los de siempre, los marinos, releyéndolos a menudo. Hace poco dediqué una temporada a calzarme por enésima vez todas las novelas de Joseph Conrad que tienen el mar y a los marinos por protagonistas, empezando por 'La línea de sombra' y acabando por el ejemplar de 'El espejo de mar' traducido por Javier Marías que siempre llevo a bordo. En realidad, la biblioteca del barco se reparte en tres zonas. Bajo la mesa de la camareta llevo los derroteros y los libros de señales, faros y mareas, y en las estanterías sobre la entrada al motor van los libros técnicos e históricos, incluidos los dos derroteros de Tofiño -es asombroso cómo aún son útiles para un velero, dos siglos y medio después- y también, lleno de subrayados y notas, el sobado e imprescindible 'Navegación con mal tiempo', de Adlard Coles. Con ellos, entre otros, el 'Diccionario marítimo' de O'Scanlan, dos obras de Fernández de Navarrete en las que me sumerjo gozoso de vez en cuando ('Historia de la Náutica' y los cinco magníficos volúmenes de 'Viajes y descubrimientos de los españoles') y varios clásicos lomos amarillos de Editorial Juventud, entre ellos mis dos favoritos, que también lo fueron de mi padre: 'Corsarios alemanes en la Primera Guerra Mundial' y 'Corsarios alemanes en la Segunda Guerra Mundial'.

Los libros que más se renuevan a bordo son los de la tercera zona, correspondiente a novelas y otros libros de ficción que ocupan estantes y armarios en la camareta. Por ahí han pasado, y regresan de vez en cuando, los 20 volúmenes de la serie 'Capitán de mar y guerra', de Patrick O'Brian, así como los de Alexander Kent y C. S. Forester -los de la serie 'Ramage' de Dudley Pope, sólo disfrutables por anglosajones cretinos aficionados al tópico, los arrojé hace años por la borda-. También, por supuesto, con amarre fijo en un estante, Moby Dick, de Melville, y la trilogía de Nordhoff y Hall sobre la 'Bounty'. A eso hay que añadir la soberbia novela 'El cazador de barcos', de Justin Scott, 'La cacería', del gran Alejandro Paternain, 'El enigma de las arenas', de R. E. Childers -una de las más hermosas novelas sobre mar y espionaje que leí nunca-, y la obra maestra sobre la batalla del Atlántico: 'Mar cruel', de Nicholas Monsarrat. Cuya magnífica película, aunque sólo puede encontrarse en inglés, regalo a mis amigos cada vez que me la tropiezo.

Libros y mar, en resumen. Memoria, aventura, navegación. Y la tierra, bien lejos. Les aseguro que no puedo imaginar combinación más feliz. Situación más perfecta

XL Semanal, 12 de octubre de 2014
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Oct 09, 2014 4:59 pm

los de la serie 'Ramage' de Dudley Pope, sólo disfrutables por anglosajones cretinos aficionados al tópico, los arrojé hace años por la borda


Oliendo a ajo (2007)
http://www.capitan-alatriste.com/module ... pic&t=1563

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Re: 1110 - 12.10.2014 - Libros a bordo

Mensaje por remolina » Vie Oct 10, 2014 11:09 am

APR escribió:siempre existe la melancólica certeza de que, por mucho que vivas, nunca acabarás de leerlos todos; que la vida tiene límites, que siempre habrá libros de los que te acompañan que apenas abrirás nunca, y que un día, tanto ellos como los ya leídos caerán en manos de otros lectores: amueblarán otras vidas. Parece algo triste, pero en realidad no lo es. Porque tales son las reglas. En cierto modo, más que una vida de lecturas, una biblioteca es un proyecto de vida que nunca llegará a culminarse del todo. Eso es lo triste, y lo fascinante.


Con ese sinvivir estoy yo siempre, que nunca voy a poder leer todo lo que quiero y me gustaría, que habrá un montón de libros que tendrán que quedarse fuera. Y el no saber qué va a ser de ellos cuando tú ya no estés.
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Vie Oct 10, 2014 9:15 pm

Cuanto antes lo aceptemos, mejor. Si no es una frustración constante y una sensación de urgencia que no mola. Estás leyendo un libro y pensando en el siguiente.

Qué bonita esta semana :)

Avatar de Usuario
nexus6
Mensajes: 6532
Registrado: Mar Sep 30, 2008 11:00 pm

Mensaje por nexus6 » Dom Oct 12, 2014 11:03 am

Gracias, Camarada.
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.Es hora de morir

Avatar de Usuario
endeavour
Mensajes: 946
Registrado: Jue Ene 21, 2010 12:00 am
Ubicación: Valencia

Mensaje por endeavour » Mar Oct 14, 2014 1:10 pm

Maravillosa patente, D. Arturo.

Y cierto, es imposible leer ya no las que vendrán, si no las que tenemos esperando. Empecé a hacer un recuento de las que tengo por leer en mis estanterías y paré cuando llevaba 300. Eso son años de lecturas. :cry: :cry: :cry: Imposible.

Lo que hago es tener un par de estantes bien grandes que tengo como favoritos y lo voy diciendo en casa. Para que esos queden para mi hija, si luego se convierte en lectora.

Le regalé la maravillosa edición de "El capitán Alatriste" de la colección Bigbooks de Santillana. Todavía no la ha leído, pero ya la tiene en su estante junto a un par de "tintines" y algunos cuentos más.

un saludo.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie Oct 17, 2014 8:46 am

Leer a Pérez-Reverte
Antonio González - certepatet.es - 16/10/2014

Arturo Pérez-Reverte tiene muchos lectores y algunos detractores. Yo me encuentro entre los primeros. Hay una coincidencia que, a él escritor y a mí lector, nos aproxima: somos coetáneos, con solo unos meses de diferencia en el nacimiento. es probable, por ejemplo, que, en nuestros años de formación, en aquella España miserofranquista y tristecatólica, estudiáramos los mismos libros de texto, y que nuestros profesores estuvieran cortados por patrones biográficos bastante parecidos.

Hace años -no sé cuántos: últimamente todos pasan veloces- mi compa JC, uno de los verdaderamente aficionados a la lectura, después de reconocer que Pérez-Reverte le gustaba mucho, le ponía un reparo: era demasiado fácil. Para mí sobraba el “demasiado”. ¿Qué conductor -otro ejemplo- se quejaría de que una carretera es demasiado ancha, o demasiado recta, o demasiado bien señalizada? En el instituto, un curso se nos ocurrió poner en 3º de ESO el primero de los Alatristes como lectura obligatoria. Y los muchachos se quejaron mucho: era demasiado difícil, no entendían nada. No entendían nada aunque tenían quince años y ya llevaban nada menos que doce escolarizados. ¡Qué vergüenza para ellos, para sus padres, para sus profesores, para su puñetero Gobierno!

Esta última semana, en su página de 'XLSemanal', Reverte, escritor y marino, nos hablaba de la biblioteca personal que lleva en su velero. Naturalmente, como todo buen escritor, él ha sido, desde su tierna infancia, un voraz lector. Ahora, en esta página, asoma la melancolía de que el tiempo se acaba, se le acaba al hombre y al lector: "siempre existe la melancólica certeza de que, por mucho que vivas, nunca acabarás de leerlos todos; que la vida tiene límites, que siempre habrá libros de los que te acompañan que apenas abrirás nunca, y que un día, tanto ellos como los ya leídos caerán en manos de otros lectores: amueblarán otras vidas".

Yo, su coetáneo, me planteo ya la posibilidad, para el futuro que me quede, de no leer ningún libro nuevo; y dedicar mi tiempo de lectura a releer lo bueno hasta aquí leído. Aunque no me decido del todo a seguir este criterio. Más me atrae una posición intermedia: no me voy a meter en lecturas de autores para mí desconocidos, pero seguiré leyendo obras nuevas de autores que ya están instalados en mi vida como amigos leales, de los cuales acoger un libro nuevo es como era antes recibir una carta de un familiar lejano y querido, del que nunca nos olvidamos por mucha distancia que nos separe.

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Dom Oct 19, 2014 1:57 pm

No somos eternos por suerte o por desgracia y libros nos quedarán oor leer y gente a la que conocer y amar. La vida es finita de manera ibdividual, pero eterna en lo colectivo. Desde una postura fraternal y poco egoista se puede hallar sosiego, pues otros lo harán. Otros gozarán de esas lecturas a las que nosotros no lleguemos y alcanzarán un mayor conocimiento con los avances y descubrimientos que cope el ser humano. Y es ahí donde más me inquieta a mí, más que en los libros ya existentes que ya no tendré tiempo a leer, lo son los que están por escribir. No estar allí para ser testigo de las cotas que puedan llegar a alcanzarse.
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mar Oct 21, 2014 8:13 am

Qué más da, si ya estaremos muertos.
Soy muy consciente de mis límites como lectora, como espectadora y como conocedora
No quiero saberlo todo. Saberlo todo a veces conduce a la infelicidad
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Mar Oct 21, 2014 11:21 am

Ada escribió:Saberlo todo a veces conduce a la infelicidad
Ya, y no saber nada a la felicidad, con lo cual, cuanto más ignorantes mejor. La teoría es esa, pero la práctica... Si hay que elegir entre saberlo todo y no saber nada, me quedo con lo primero (cosa que nunca lograré, dicho sea de paso). :cry:
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6241
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Dom Oct 26, 2014 7:42 pm

Delibes cuenta en Un año de mi vida que se hizo unas estanterías para unas docenas de libros que esperaban turno. Al cabo de un tiempo eran varios cientos. Luego, más de mil. "La certeza de que me moriré sin leerlos me desazona" :?
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Responder