196 - 06.04.1997 - Mis mendigos favoritos

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Responder
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14207
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

196 - 06.04.1997 - Mis mendigos favoritos

Mensaje por Rogorn » Sab Feb 28, 2015 10:53 am

MIS MENDIGOS FAVORITOS

Llovía en la esquina de la Rue de Buci, a tiro de piedra del Sena, y el fulano se acercaba a los transeúntes tan educado y correcto que éstos se detenían, creyendo que iba a preguntar por una calle o algo así. Era un tipo con barba gris y chaquetón mojado por la lluvia; y estuvo allí una hora larga sin conseguir más que unas pocas monedas. Luego entró en el café donde yo estaba sentado y pidió un coñac. Imaginé que era para quitarse el frío; pero cuando se calzó la tercera copa sin respirar comprendí que su mendicidad estaba estrechamente vinculada al agua de fuego. En ningún momento lo había visto hacer un mal gesto a quienes le negaban la limosna. Discreto. Correcto. Este mendigo gabacho, concluí con respeto, es un profesional. Y qué distintos somos según latitudes, me dije, incluso a la hora de pedir.

Ya en 1599 decía Mateo Alemán que hasta en su manera de limosnear son diferentes los pueblos: «Los alemanes cantando en tropa, los franceses rezando, los flamencos reverenciando, los portugueses llorando, los toscanos con arengas, los castellanos con fueros, haciéndose mal requisitos, respondones y mal sufridos»... Y la verdad es que, en lo que a españoles se refiere, tampoco en eso han cambiado mucho las cosas desde aquellas Ordenanzas Mendicativas del ‘Guzmán de Alfarache’, el talante orgulloso y la insolencia de los pícaros y mendigos del ‘Lazarillo de Tormes’ o ‘El Buscón’ de Quevedo. Recuerdo que una noche, paseando por Murcia con mi amigo el profesor y crítico Pepe Belmonte, nos abordó un joven de aspecto desastrado que parecía un sonámbulo:
-Dame algo, colega, que estoy tieso.
Me lo dijo tal cual, sin apelar a la compasión, ni a la caridad, ni a ninguna milonga pampera. Tú podrías ser yo y viceversa, decían su tono y su gesto. Le di veinte duros y me miró muy fijo entre las greñas. Luego me dio la mano y, con una voz de hecho polvo total, dijo:
-¡Dales caña, colega!... ¡Dales caña y que se jodan!
Nunca supe a quiénes se refería. Pero era tanta su pasión, su rencor, que yo también deseé de corazón que se jodieran todos ellos, fueran quienes fuesen.

Qué quieren ustedes. No se trata de solidaridad social. Quizá son resabios de nuestra literatura picaresca, o simple curiosidad simpática. Porque debo confesar que colecciono mendigos desde hace años. Me refiero a sus vidas, dichos y actitudes. Al modo de las marquesonas de antaño, aquellas que el gran Serafín inmortalizó en ‘La Codorniz’, yo también tengo mis pobres favoritos. Como Said, que pasó todo el invierno acurrucado ante el aparcamiento de la plaza Mayor de Madrid. Said es un moro rifeño, pero se instala rodeado de estampas de la Virgen y del Sagrado Corazón y nunca abre la boca. Si le dan algo, vale; y si no, también. Cuando estaba en el talego, Said era oyente de ‘La ley de la calle’ y eso crea vínculos; así que de vez en cuando deja sus estampas en el rincón y nos metemos en un bar a charlar un rato tomando un café.

Otro de mis favoritos es un individuo de mediana edad, gaditano, tranquilo, que pone la gorra en el suelo, se apoya en la pared con las manos en los bolsillos, e, impasible, dice a todo el que pasa por delante: «Echa algo ahí, pisha». Otros amenazan directamente, como cierto habitual de la calle Princesa de Madrid, que acorrala a la gente contra la pared, y a quien no le da lo pone de vuelta y media. Más de un transeúnte le ha partido la boca, que lleva siempre llena de puntos y de mercromina; pero no cambia de método, el tío. En Cartagena hay uno jovencito que antes de pedirte cinco duros te pregunta siempre por la familia. Y en la plaza Conde de Barajas de Madrid se busca la vida otro que, cada vez que le das algo, comenta: «Ya falta menos para el Mercedes». Pero de todos ellos, mi debilidad es un gorrilla de esos que te señalan las plazas de aparcamiento libres en el centro de Sevilla. Lo conocí un día que nos acababa de indicar un hueco para estacionar el coche de mi compadre el escritor Juan Eslava Galán, quien buscaba inútilmente en sus bolsillos una moneda para darle. Ni él ni yo llevábamos nada suelto, y el fulano, muy flaco, chupaíllo y lleno de tatuajes, nos miró y, alzando una mano, sentenció, sereno y muy digno:
-Si no tenéis, tampoco pasa ná.
Y le dio a Juan una magnánima palmadita en el hombro.

El Semanal, 6 de abril de 1997

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Sab Feb 28, 2015 5:29 pm

Veti, Ad, ¿os acordáis del 'joven' del metro?
Curioso le dio veinte céntimos.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Mar 02, 2015 2:13 pm

Qué racano
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Lun Mar 09, 2015 6:57 pm

Ahora se ha ampliado en España el catálogo de mendigos. Por desgracia. En Madrid tienen tomadas las salidas de los super los africanos. Desconozco si hay algún decreto ley que les ha otorgado la propiedad de tales puestos. Piden pacíficamente, sin amedrantar, pero el hecho de que midan sus metro ochenta y más, la mayoría y estén fuertes como robles, además de bien vestidos, me genera cierta desconfianza. Creo que en esto de la mendicidad hay una rama profesionalizada en la que algunos se han doctorado.
Otro hecho que me inquieta es que no he visto ni un sólo chino mendigando.

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Jue Mar 12, 2015 2:54 pm

Por si alguien se preguntaba por qué la compulsiva absoluta se había ido del foro.
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14207
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Mar 12, 2015 5:41 pm

Yo sí. ¿Por qué?

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Jue Mar 12, 2015 6:32 pm

Ah, que no te ha quedado claro? Pues ya si eso lo hablamos en facebook :wink:
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14207
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Mar 12, 2015 6:42 pm

Cobardica. Gallina.

Avatar de Usuario
Victoria
Mensajes: 1305
Registrado: Jue Mar 01, 2012 12:00 am
Ubicación: Por tierras de España.

Mensaje por Victoria » Jue Mar 19, 2015 9:13 pm

:lol: Sobre todo eso. Cómo os lo pasáis. 8)


Bueno, al lío...
El "catálogo de mendigos" ha sido variadito siempre, pero claro, con la que está cayendo la cosa se vuelve bastante más evidente. Tanto que da verdadera pena, pavor y pone la piel de gallina ver las colas de reparto de alimentos de muchas organizaciones, de los albergues y demás centros que ofrecen algún tipo de ayudas. Eso hablando de quien necesita lo que pide de verdad, que son legión, que picaresca en esto ha habido siempre.

En cuanto a los africanos, pues sí, generalmente los subsaharianos que logran cruzar medio continente (o más) en guerra, sobrevivir al hambre, al frío, a las mafias, a condiciones de vida inhumanas y cruzar el estrecho para entrar aquí, suelen ser tipos fuertes. Son el ejemplo del darwinismo humano más cruel, sólo sobreviven o llegan aquí los más fuertes, los débiles ya se han quedado por el camino. Dicho sea de paso, el señor de metro noventa y cinco (este es más alto) que abre y cierra y da los buenos días de forma educadísima en el Día que hay cerca de casa de mi madre es un tipo de lo más respetuoso. ¿Qué problema se puede tener con él? ¿Que sea negro y pobre? ¿Debo señalar que no me "amedrenta"? ¿Sólo por ser africano?

Joe, antes en Madrid se ponían de pie en Plaza Elíptica (imagino que en otros sitios también) desde las 6 am o antes, en la calle, porque las empresas de reparto, construcción y vete a saber qué más, los recogían al pasar, para currar en negro. Imagino que ya no, ya no hay curro para nadie. Pero son los mismos del top manta en Sol o en el metro, es el mismo perfil, subsaharianos todos. Buscan sobrevivir como pueden, como hace todo hijo de vecino.

Dicho sea de paso, los chinos emigran con unas ayudas y redes familiares, que ya quisiera un senegalés. E incluso si esas redes fallan, hay mafias chinas muy dispuestas a recogerles como mano de obra barata.
La única salvación de los vencidos es no esperar salvación alguna.

Responder