1158 - 13.09.2015 - Los godos del emperador Valente

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Dic 21, 2015 11:01 am

Los Godos de Pérez-Reverte
Rafael Pou Díaz de San Pedro (de los Legionarios de Cristo) - lcblog.catholic.net - 19/12/2015

Leí hace poco un artículo de Pérez-Reverte, terriblemente lúcido, llamado 'Los godos del emperador Valente'. En él enuncia las sombras que se ciernen sobre Europa, fruto de la amenaza terrorista, la presión migratoria y sus debilidades internas, en un audaz paralelismo con la caída del Imperio Romano, para acabar sentenciando: “El problema que hoy afronta lo que llamamos Europa, u Occidente (….) es que (…) tiene fecha de caducidad y se encuentra en liquidación por derribo. Incapaz de sostenerse. De defenderse. Ya sólo tiene dinero. Y el dinero mantiene a salvo un rato, nada más”.

¿Qué perspectivas nos quedan, según él? Parecería que sólo tenemos dos: una sería tomar conciencia de lo que viene encima, para soportar estoicamente nuestro destino, “como ese romano al que me gusta imaginar sereno en la ventana de su biblioteca mientras los bárbaros saquean Roma. Pues comprender siempre ayuda a asumir. A soportar”. La segunda, “adiestrar a los jóvenes pensando en los hijos y nietos de esos jóvenes. Para que afronten con lucidez, valor, humanidad y sentido común el mundo que viene. (…) Hagámoslos supervivientes mestizos, dispuestos a encarar sin complejos el mundo nuevo y mejorarlo”.

La primera opción no me parece tan consoladora, así, “para ser sinceros”. La segunda me parece interesante, y nos recuerda un punto que puede ser fuente de esperanza: no olvidemos que si la comparación de Pérez-Reverte es válida, es porque nos identificamos con los romanos, y no con los bárbaros. Y eso, a pesar del (aparente) fracaso de Roma, por el que deberíamos creernos más hijos de las hordas de Atila que de los patricios romanos. ¿Por qué no es así? ¿Dónde encontramos esa supuesta continuidad con las águilas imperiales?

Nos puede dar una pista, por ejemplo, el 'Eneas, Anquises y Ascanio' de Bernini. También Roma, según la leyenda áurea creada o retomada por Virgilio, fue la superviviente de otro “Armagedón”, la caída de Troya. La escultura barroca representa, de modo dramático, el momento en que Eneas abandona su ciudad a las llamas y a su inevitable derrumbe, y parte hacia la que será la nueva Troya, llevando de la mano a su hijo Ascanio (el futuro), y cargando a hombros a su padre Anquises (el pasado), que sostiene en lo alto a los lares y penates familiares, los dioses transmitidos por la Tradición: el corazón de su civilización.

Algo parecido ocurrió con la caída del Imperio. No todo murió con Rómulo Augústulo. Se puede decir que el “Ascanio” romano fue la Iglesia Católica, que supuso un elemento fundamental y quizás único de unidad, de continuidad, de organización en medio del caos, y que conservó en sus bibliotecas los lares y penates de la civilización clásica. Los monasterios fueron el nuevo Arca de Noé, y cuando bajó la marea del Diluvio (Baja Edad Media, Renacimiento) los valores que custodiaba en su interior fueron entregados de nuevo al mundo, multiplicándose y floreciendo en universidades, arte, cultura. ¡Feliz muerte de Mirón la que engendró a Miguel Ángel!

Un ejemplo de esta sorprendente continuidad la podemos encontrar en Carlomagno, ese bárbaro que no quiso fundar un Imperio “Gótico”, sino resucitar el romano. Pesó más el espíritu que la carne y que la sangre. Roma sobrevivió, y gracias a ello hoy vivimos en Europa y no en “Gotia”. Tampoco esta opción fue por casualidad. Este franco, de fe cristiana probablemente sincera, pero superficial, no hubiera sido lo que fue si no hubiera sido acompañado y guiado por Alcuino de York. Este sacerdote anglosajón le instruyó, le estimuló a promover la educación, la cultura y el arte, y tuvo la suficiente libertad de espíritu para cantarle las cuarenta cuando el emperador hacía alguna animalada. Por ejemplo, en la masacre de Verden, “hay que mandar misioneros y no masacradores o bandidos”, le espetó.

En fin, el ejemplo de Carlomagno nos ayuda también a comprender que el amor a Europa es lo más lejano al racismo que te puedas imaginar. Porque demuestra que se puede ser europeo con sangre etrusca, íbera, goda o berebere. Porque allí donde haya una mente y un corazón que defiendan el imperio de la Razón y la dignidad y derechos del hombre, allí habrá un europeo.

Por ello, nuestro principal miedo no tiene que ser el “¡que vienen los bárbaros!”, ni nuestra principal preocupación debe ser que no hayan “godos en la costa”. Nuestro verdadero objetivo debe ser el de lograr que la sal no se vuelva sosa. Porque si pierde su sabor, de nada nos servirán los parlamentos de Bruselas ni los tanques de la OTAN, y nadie moverá un dedo cuando la Historia sentencie su “Delenda est Europa”. Porque la sal sosa sólo sirve para tirarla.

Hablábamos antes de la generación de jóvenes en forma, de los grupos con “pasión fría” necesarios para salvar a Europa. Quizás su principal misión debe ser ésa, la de guiar a Ascanio (si no lo hemos abortado) escuchando a Anquises (si la eutanasia no lo despide antes de tiempo). La de acompañar a los nuevos Carlomagnos. La de mantener vivo el fuego sagrado de Vesta, la de conservar los lares y penates de nuestros valores e ideales. Y será la labor de esos pocos la que hará posible que los hombres de mañana miren a Europa -como los europeos miraron a Roma, y los romanos, a Troya- y se reconozcan en ella. Porque, al final, siempre ha sido un puñado de hombres el que ha salvado la civilización.

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Dom Dic 27, 2015 11:22 pm

Que por nosotros no quede. Hasta la última bala. Defender Europa es defender la civilización, la democracia, los derechos universales. Igualdad, libertad y fraternidad. Todas esas cosas.
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Dic 28, 2015 11:44 am

Podemos salir de la caída
José Agustín Ortíz Pinchetti - jornada.unam.mx - 27/12/2015

He platicado con ustedes sobre las amenazas de2016 y las posibles respuestas. Hay quien se ha planteado que México no está pasando por una mala racha, sino que es víctima de una decadencia incontenible. Los indicios son numerosos. Podemos afirmar que este es uno de los momentos más oscuros de nuestra historia y que no hay área de la vida social, económica, política o de seguridad pública que no esté dañada. Aunque México se ha visto en situaciones aún peores y se levantó del lecho de enfermo para reconstituirse, en esta época la élite dirigente ha confiado a la sumisión e integración a Estados Unidos la superación de la crisis, y después de treinta años lejos de generar prosperidad material se ha contenido nuestro progreso, al punto de que en nada nos asemejamos a nuestro vecino poderoso, sino más bien parecemos un protectorado incómodo.

Hace poco leí un ensayo de Arturo Pérez-Reverte que sorprende por su enjundia. Piensa que esta etapa histórica en Europa es semejante a la que vivió Roma con la irrupción de los bárbaros. Piensa que la invasión de los pueblos musulmanes en oleadas migratorias al corazón de Europa pone en peligro la civilización occidental y que no tiene salida. Y lo peor, ni invasores ni invadidos se dan cuenta de lo que sucede, como ni godos ni romanos eran conscientes de que se derrumbaba una civilización y nacía otra. Justamente lo que, según Reverte, está sucediendo. Catastrofismo ilustrado digno de movernos a la reflexión.

Quizás los mexicanos no nos hemos dado cuenta de que nuestro proyecto nacional se está diluyendo y que formamos parte de un gran fenómeno del que no somos conscientes. Ante esta realidad podríamos aceptar nuestra derrota y adaptarnos, integrarnos económica, política y culturalmente a Estados Unidos. Lo que sería posible por la convicción (disimulada) de nuestros dirigentes, los francos intereses de otros, la indiferencia o el pesimismo de los más.

Hay otra vía: creer en la viabilidad de México. Requeriría esfuerzo y confianza en nosotros mismos. Hablar de un nuevo proyecto de nación es inquietud de muchos, una secuela de los Sentimientos de la Nación de Morelos. Dicho proyecto debe ser expreso, esgrimido como bandera de un movimiento nacional que integre las distintas formas de oposición que existen en México y acompañado por algo pragmático: articular a una organización capaz de ganar la elección presidencial y defenderla en las urnas. Si esta estructura no llegará a levantarse nuestro destino tendría un pronóstico nebuloso.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab Ene 28, 2017 10:33 am

Historia y emigración en tiempos de Trump
Enrique del Teso - lavozdeasturias.es - 28/01/2017

(extracto)

Precisamente sobre la emigración, Pérez-Reverte encontró en la despensa de Hechos Disponibles la entrada en territorio romano de los godos que huían de Atila, a los que el emperador permitió pasar la frontera del Danubio. Explicó cómo esos bárbaros se fueron convirtiendo en el gusano de la manzana para que comprendamos por qué Europa no sobrevivirá: nuestro mundo está «roído por dentro y amenazado por fuera» y la historia nos enseña en qué acaba una civilización así. No importa el tono civilizado, culto y seguramente bienintencionado con el que Reverte da sus explicaciones (aplaudidas y premiadas, según parece). Lo que importa, como con el vino, es el buqué, el aroma emocional que deja su análisis, y el gusto que sus palabras dejan en boca: lo que marca el destino de Europa no es si el que llega es ingeniero, terrorista, albañil o un refugiado que huye; lo relevante es que sea de aquí o de los Otros. Los de fuera (terroristas, refugiados, médicos) nos roen por dentro. Los que están dentro, todos tenemos vecinos de ese tipo, nos están royendo.

En esa despensa que Reverte conoce bien, podía haber encontrado a poco que buscase otros procesos históricos. Sin ir más lejos, en vez de tomar la caída del imperio romano podía haber mirado la emergencia del imperio americano. O no la caída, sino el crecimiento del imperio romano. Podía haberse fijado en cómo crecieron esos imperios, Roma y EEUU, a base de naturalizar poblaciones foráneas de aluvión. Podía haberse fijado en un proceso del que Roma y EEUU sacaron buen provecho y que se sintetiza en un inteligente diálogo de 'El puente de los espías'. Un abogado de origen irlandés habla con un agente de la CIA de origen alemán. Le explica que lo que los hace americanos a los dos son las reglas, la Constitución. No eran bárbaros royendo nada, eran americanos como otros fueron romanos, por unas reglas inteligentes y eficaces. Aquí conocimos el desprecio a los charnegos, a los maketos y a los cazurros. Los invadidos no perdieron nada con aquellas invasiones y el país ganó lo que se gana siempre cuando el agua se mueve y no es estanca. Buscar el fundamento histórico de las cosas no tiene nada que ver con manejar la historia como una sarta cuentos entre los que podemos elegir el que convenga para argumentar la discusión que toque este mes.

No es la primera vez que comparamos la emigración de refugiados con los que se lanzaban al vacío desde las Torres Gemelas. ¿Qué haríamos con ellos si pudiéramos? ¿Tapar las ventanas para evitar el efecto llamada o poner colchones gigantes abajo? ¿De dónde vendrá una persona que salta al vacío a una muerte segura? ¿Habrá muro que contenga su impulso? La emigración es un problema insoluble. Tiene razón Reverte en que el buenismo hipócrita es sólo hipocresía y no solución. Los problemas insolubles tiene el mismo aspecto que los problemas complejos, el aspecto de cables enredados donde nadie puede ver una secuencia limpia que los desenrede. Los problemas sin solución o muy complejos requieren medidas sencillas y claras para dar algún paso y a cada paso tomar medidas sencillas para el siguiente, teniendo siempre valores que señalen adónde queremos llegar. Mientras las Torres ardan la gente saltará al vacío. No matarlos, no dejar que mueran y actuar sobre las Torres, sobre los territorios de origen, tienen que inspirar las primeras medidas.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Ene 29, 2017 8:16 pm

Arturo Pérez-Reverte recibe un premio nacional por comparar a los refugiados con las invasiones bárbaras
Raúl Rejón - eldiario.es - 25/01/2017

El XIII Premio Don Quijote de periodismo ha sido concedido al escritor Arturo Pérez-Reverte por su artículo 'Los godos del emperador Valente', en el que compara la llegada de refugiados a Europa con las invasiones bárbaras que destruyeron el Imperio romano. El galardón es concedido por la agencia Efe y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid). Ambos son organismos públicos, y el último se encarga de la ayuda al desarrollo y depende del Ministerio de Exteriores. El premio tiene una dotación de 9.000 euros de dinero público y ha sido patrocinado por la empresa pública Tragsa.

Pérez-Reverte escribió en su columna 'Patente de Corso' del 'XL Semanal' de 13 de noviembre de 2015 que la llegada de refugiados presagia el final de la cultura occidental europea: "La Europa que iluminó el mundo está sentenciada a muerte", aseguraba el escritor en un texto loado ahora por "el principal órgano para la lucha contra la pobreza y al desarrollo humano sostenible". Preguntada la agencia sobre si comparte la elección del premio, la agencia ha contestado que "respeta la decisión del jurado". El premio Don Quijote está dedicado al "trabajo mejor escrito", según lo describe Efe. Sin importarle sobre qué trate: "Se valorarán por su calidad lingüística y buen uso, defensa y enriquecimiento del idioma español, sin tener en cuenta el tema de la noticia, su importancia o repercusión".

En la columna, premiada por su estilo, Pérez-Reverte analiza que "sobre las fronteras caen ahora oleadas de desesperados, vanguardia de los modernos bárbaros –en el sentido histórico de la palabra– que cabalgan detrás". Lo cierto es solo el 1% de los refugiados de la guerra de Siria, por ejemplo, han sido reasentados en países ricos. La ONG Intermon-Oxfam ha solicitado que los estados de la Unión Europea acojan a 480.000 de los más vulnerables. Supondría un 1% de la población de la UE.

El escritor pronostica un futuro violento que finiquitará Europa como concepto. Describe un continente donde "no todos, y cada vez menos, podemos conseguir lo que ambicionamos". Donde habrá barrios convertidos en "polvorines" y advierte que que no hay "ni trabajo, ni comida, ni hospitales, ni espacios confortables" para todos. Su conclusión es que esto se traducirá en una secuencia de "desfavorecidos clamando por lo que anhelan, ciudadanos furiosos, represalias y ajustes de cuentas" Y de ahí pasaba a que "los grupos xenófobos violentos se habrán multiplicado en toda Europa. Y también los de muchos desesperados que elijan la violencia para salir del hambre, la opresión y la injusticia".

La nota que anunció el premio explica que se ha elegido este texto, al que califica como "artículo sobre el impacto de la llegada masiva de inmigrantes y refugiados a Europa", por tratarse de un trabajo "contundente y directo, magníficamente documentado y redactado, como es habitual en el autor, en el que analiza la caída de los imperios y su sustitución por otros nuevos". La decisión fue tomada por unanimidad. El jurado estaba encabezado por el presidente de la agencia informativa, José Antonio Vera, y el secretario de Estado español de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Fernando García Casas. Completaron el jurado los periodistas Fernanda Godoy, Gloria Lomana, Marta Robles y Alberto Peláez, junto a Javier Pascual, director de comunicación del grupo de empresas públicas españolas SEPI, al que pertenece la Agencia Efe. La secretaria fue la directora de relaciones institucionales de la agencia, Carmen Gurruchaga.

El Don Quijote está inscrito en los XXXIV premios Rey Juan Carlos de periodismo concedidos por las mismas instituciones. En esta edición, el patrocinio corre a cargo de la empresa OHL. Para sus diversas categorías, la dotación económica es algo más modesta que para el de mejor escritura: 6.000 euros.

--

Cómo elegimos a los entrevistados
Ignacio Escolar - eldiario.es - 29/01/2017

Cada semana responderé a las preguntas de los lectores y socios sobre el funcionamiento de eldiario.es. Puedes mandar tu pregunta, sugerencia o queja.

Peter Wiggin: Escribo para presentar una queja por el titular y gran parte del contenido del artículo de hoy 'Reverte, premio nacional por comparar a los refugiados con las invasiones bárbaras'. Dejando aparte que el motivo del premio no es el contenido, y por tanto este titular de eldiario.es es falso, basta leer el artículo de Reverte para darse cuenta de que ni mucho menos constituye apología de la xenofobia.

Pregunta por el mismo tema otro lector, Jesús Iglesias. Acabo de leer el artículo firmado por Raúl Rejón sobre el premio concedido a Pérez-Reverte, y me ha molestado mucho encontrarlo en un diario del que soy socio desde hace ya cierto tiempo. El titular es indigno de eldiario.es por tendencioso, manipulador y sensacionalista, y el contenido, de una indigencia intelectual impropia de este periódico. Raúl Rejón debería haber leído mejor antes de escribir sobre sus lecturas.

He trasladado ambas preguntas al periodista de eldiario.es autor de esa información, Raúl Rejón. Esta es su respuesta:

El artículo premiado de Arturo Pérez-Reverte vincula la llegada de refugiados con la destrucción de la cultura europea. Pronostica un panorama violento entre grupos xenófobos y grupos de refugiados. Explicita que en Europa no hay ni trabajo, ni comida ni hospitales para todos. También asegura que los refugiados, si son muchos, o transforman o destruyen la cultura local. También dice que “la Europa que iluminó al mundo está sentenciada de muerte”.

Con esos mimbres ha recibido el premio Don Quijote. Ciertamente es un galardón estilista, como se recoge en el artículo de eldiario.es. Pero también es otorgado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo que se define como “el principal órgano de lucha contra la pobreza y al desarrollo humano sostenible" así que nos pareció contradictorio que una agencia pública de estas características no pusiera reparo alguno a este texto. Aunque se eligiera por motivos de calidad literaria ¿no había otro artículo con cualidades similares que no hiciera estas asociaciones? El hecho de que la Aecid participe en el jurado y que el premio esté patrocinado por una empresa pública, Tragsa, nos pareció noticiable.

Preguntamos a la Aecid si había tenido alguna reserva y nos contestó que compartían el veredicto del jurado, al que pertenecen. Y nos remitieron al acta que decía que el artículo estaba “magníficamente documentado”, cuando el volumen de reasentamientos de refugiados de la guerra de Siria en países ricos como los de la Unión Europea ronda el 1% del total. Y en el que “establece similitudes históricas entre el hundimiento del Imperio romano y ‎la caducidad que, a juicio del escritor, tiene también la actual civilización occidental”. Esa caducidad, como viene escrito en el texto de Pérez-Reverte, está relacionada con la llegada de refugiados: en sus palabras “oleadas de desesperados, vanguardia de los modernos bárbaros –en el sentido histórico de la palabra”–. La palabra oleada aparece varias veces. Por lo tanto, nos pareció justificado titular que recibió el premio por comparar la llegada de refugiados a Europa con las invasiones bárbaras.

Por mi parte añadir que creo que la noticia era relevante por la contradicción que señala Raúl Rejón: que la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo premie un artículo donde se señala directamente a la inmigración, los refugiados y una supuesta falta de control en las fronteras como responsables de una futura caída de la civilización occidental. Sin embargo, creo que nos equivocamos con el titular porque, como señalan varios lectores, el premio se entregó por el estilo del artículo, no por su contenido.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar Ene 31, 2017 5:16 pm

Pérez Reverte, Marine le Pen y los invasores bárbaros
María Márquez Guerrero - publico.es - 31/01/2017

La agencia Efe y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo han concedido al artículo 'Los godos del emperador Valente', de Arturo Pérez-Reverte (12/09/2015), el XIII Premio Don Quijote de periodismo. En él, se dibuja, con tintes apocalípticos, el espantoso escenario de la decadencia y hundimiento de Europa. Comparándola con el viejo Imperio Romano, invadido pacíficamente primero, y destruido brutalmente después por los godos, el autor concluye que “la Europa que iluminó el mundo” está sentenciada a muerte: los refugiados actuales, herederos de los bárbaros de entonces, “seguirán llegando en oleadas, anegando fronteras, caminos y ciudades”, amenazando con destruir nuestro “cálido ámbito de derechos y libertades, de bienestar económico y social”.

Curiosamente, y casi al mismo tiempo que Pérez-Reverte publicaba su artículo, en Francia, Marine le Pen hacía unas declaraciones donde defendía unas ideas semejantes: “Marine le Pen compara la llegada de los refugiados a las ‘invasiones bárbaras’ del ‘siglo IV’ que desencadenaron la caída del Imperio Romano” (Éurope 1). La presidenta del Frente Nacional manifiesta su temor por que el flujo de emigrantes llegue a parecerse a las invasiones de los bárbaros y tenga “las mismas consecuencias” ('Le Figaro', 15 / 09 / 2015; 'Le Point', 14 / 09 /2015).

Como es sabido, las causas de la decadencia del Imperio Romano son múltiples y de diferente naturaleza, muchas de ellas internas, como, por ejemplo, la corrupción política (los excesos de emperadores y altos funcionarios, que provocaron un déficit irrecuperable en la Hacienda Pública); la falta de trabajo y el hambre en las ciudades; el totalitarismo burocrático; la despoblación romana, etc., y, consecuencia de todo ello, la descomposición cultural y la quiebra del sistema de valores que inspiró Roma. El ejército, compuesto principalmente de mercenarios, se había debilitado (la financiación destinada a él se desviaba y perdía en un contexto donde reinaba la corrupción), razón por la que, en este entorno decadente y caótico, los pueblos bárbaros hallaron su oportunidad. Parece, por tanto, que las oleadas migratorias no fueron la causa del hundimiento del imperio, sino más bien un factor coadyuvante que se sumaría a la decadencia de aquel. En cualquier caso, los refugiados godos de los que habla Pérez-Reverte, aquellos que en el año 376 dC se presentaron en la frontera del Danubio buscando asilo, no huían de Atila (395-453 dC), como él afirma, sino probablemente del hambre, o, tal vez, de la violencia de cualquier otro caudillo.

Del mismo modo, la quiebra del actual “imperio de Occidente” –ámbito que transciende ampliamente las fronteras europeas más allá del Atlántico- no puede achacarse, de ningún modo, a los refugiados, que no tienen casi nada en común con aquellos temibles godos que guerreaban contra una Roma desfallecida. Al contrario, constituyen un aporte esencial para una Europa envejecida, donde la natalidad cae en picado y donde, por tanto, se necesita abundante mano de obra. Sin ella, no habría cotizaciones, ni pensiones, ni sanidad, ni el bienestar y la cultura que admira nuestro autor. Tal vez él se identifique con un honorable patricio romano que, desde su biblioteca, contempla sereno la destrucción del mundo. Sin embargo, la mayoría de nosotros ignoramos si descendemos de los visigodos, de los judíos o de los árabes. Por otra parte, también nosotros hemos huido de alguna guerra terrible y de la miseria económica emigrando más allá de nuestras fronteras. Hoy siguen haciéndolo nuestros jóvenes. Desde esta perspectiva, también nosotros somos bárbaros, etimológicamente “extranjeros”.

La resistencia contra el extranjero siempre distingue entre clases. Seguramente, Pérez-Reverte no se refiere a los ricos emigrantes rusos que compran una vivienda en la Costa del Sol y, por ello, automáticamente gozan de la nacionalidad española. Probablemente, se refiere a los refugiados pobres, a los que naufragan y mueren en el Mediterráneo, o a los que se topan con las vallas y los gases lacrimógenos en nuestras fronteras. A esos que quieren sentarse, hambrientos, a una mesa opulenta cuando ya están ocupados todos los sitios, como decía Thomas Malthus: “Un hombre nacido en un mundo del que ya se ha tomado posesión, si no puede obtener de sus padres los medios de subsistencia que verdaderamente tiene razón de exigir, y si la sociedad no necesita de su trabajo, no tiene derecho a hacer ninguna reivindicación sobre la más mínima porción de alimentos y, en realidad, no hay razón de que esté donde está. En el opulento banquete de la naturaleza no hay cubierto para él”. En la misma idea insiste Pérez-Reverte: “ni en el imperio romano ni en la actual Europa hubo o hay para todos; ni trabajo, ni comida, ni hospitales, ni espacios confortables”.

Todas estas teorías se basan en la idea de que la productividad crece a un ritmo mucho más lento que la población, con lo cual las subsistencias con las que contamos no son suficientes para abastecernos a todos, tesis que ha sido desmentida por todos los datos empíricos, que demuestran la necesidad de una redistribución más justa de los bienes, la promoción de la investigación y el desarrollo tecnológico, hechos que, como ya apuntó Marx, permitirían el crecimiento exponencial de los recursos. Para ello, la inmigración no solo no es un obstáculo, sino que ha sido y es uno de los soportes fundamentales del crecimiento económico. Quienes se oponen con todas sus fuerzas a una justa redistribución de la riqueza (impuestos realmente progresivos, por ejemplo) han de justificar su egoísmo presentando a las víctimas que piden asilo como una amenaza. Deshumanizados, cosificados, animalizados, los textos periodísticos nos los presentan desposeídos de su humanidad, paso previo para legitimar todo tipo de violencia. En este contexto, ya no escandalizan las imágenes desgarradoras, difundidas ayer por varios medios italianos, de un inmigrante africano ahogándose en el Gran Canal de Venecia mientras varios turistas lo insultaban y filmaban el suceso.

Creada retóricamente esta realidad de las “invasiones”, Pérez-Reverte reclama un ejército vigoroso, y no patrullas de salvamento; políticos de altura que ordenen una vigilancia estricta de “nuestros limes”, en lugar de políticos ilusos que defiendan utopías, tales como la igualdad, la libertad y la fraternidad humanas. Ya no es posible matar sin más a los que llegan, tales atrocidades ya no son posibles, “por fortuna para la humanidad. Por desgraciada para el Imperio”, constata el autor, evidenciando una contradicción insalvable entre la propia idea de imperio y el respeto de los derechos humanos.

El discurso xenófobo sitúa el mal “fuera” y propone medidas policiales cuando el conflicto es político y nace en el interior. Sin embargo, una de las consecuencias de la globalización es que no se puede mirar hacia otro lado, porque ya no hay nada fuera. Los límites nacionales se han borrado en la medida en que estamos gobernados por poderes invisibles que actúan, cada vez con menos regulación, puenteando las soberanías nacionales. Sencillamente, habitamos un “mundo sin alrededores” (D. Innerarity), un “mundo líquido” (Z. Bauman), sin límites. Ya no existe la realidad de “fuera”, como tampoco puede aplicarse con rigor esa oposición nosotros / ellos que sostiene Reverte cuando recuerda con nostalgia a aquellos centuriones que defendían las fronteras de Europa, esos que “eran unos hijos de puta, pero eran nuestros hijos de puta. La violencia no es la solución para el problema de la inmigración, como tampoco lo es para el terrorismo global. Como señalaba Bauman ('La guerra ilusoria') “Europa debería reafirmar sus valores fundamentales y ofrecer soluciones realistas a la radicalización de la juventud en sus países”, esa misma juventud que, en palabras de Reverte, convierte la periferia de las ciudades en “polvorines con mecha retardada”. No tenía razón el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, cuando afirmaba que “todos los terroristas son inmigrantes”, porque casi todos los que operan en Europa han nacido aquí, “son reclutados de entre la juventud local, desfavorecida, discriminada, humillada, amargada, y con ganas de revancha que se enfrenta –de nuevo con nuestra directa o indirecta, deliberada o derivada negligencia– a un futuro sin perspectivas” (Bauman). El problema no son los extranjeros, sino la pobreza. Y los problemas sociales requieren medidas políticas, no militares.

Es necesario un esfuerzo de reflexión y de voluntad política para salvar los valores que encarnaba Europa, algo más complejo que levantar nuevos muros de aislamiento y de terror. Algo más auténtico que crear un enemigo externo que nos dé una coartada, una falsa identidad que redima temporalmente nuestra imagen deteriorada, la dignidad mermada por las condiciones infrahumanas que impone la “crisis”. Exactamente eso es lo que quiere hacer Trump, y exactamente eso fue lo que, desgraciadamente, hizo Hitler cuando les prometió a los alemanes, desolados por la guerra y por la crisis económica, la ilusión de una identidad aria ideal amenazada por “los otros”. Quienes creemos que sí hay soluciones alternativas, también aprendemos de la historia: “locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes” (A. Einstein). No se trata de creer en hadas madrinas con firmes cucuruchos, sino de tener fe en la conciencia humana y en la acción política, porque el derrotismo es la ideología de los vencidos, y, aunque solo sea por “lucidez” y “serenidad intelectual”, hemos de aceptar que “la desesperanza está fundada en lo que sabemos, que es nada. Y la esperanza sobre lo que ignoramos, que es todo” (Maurice Maeterlinck).

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar Ene 31, 2017 7:14 pm

En Marea pide cuentas a Exteriores por premiar a Pérez-Reverte por comparar los refugiados con las invasiones bárbaras
europapress.es - 31/01/2017

El portavoz de En Marea en el Congreso, Antón Gómez-Reino, ha pedido cuentas al Ministerio de Asuntos Exteriores y a la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) por conceder el XIII Premio Don Quijote de periodismo al académico de la Lengua Arturo Pérez-Reverte, por un artículo en el que comparaba la llegada de refugiados a Europa con las invasiones bárbaras que acabaron con el Imperio Romano.

En declaraciones en el Congreso, Gómez-Reino ha explicado que va a registrar una batería de preguntas al Gobierno para conocer qué criterios ha seguido la AECID para la concesión de ese galardón, que conlleva a una dotación económica de 9.000 euros. A su juicio, Exteriores y la AECID, que se ocupa de "todo lo que tiene que ver con el derecho de los inmigrantes y los refugiados", no debería premiar un artículo que, desde su punto de vista y más allá de licencias literarias, "va en sentido contrario a la convivencia y la solidaridad" con la que las instituciones españolas deberían acoger a los refugiados.

En su texto, titulado 'Los godos del emperador Valente', Pérez Reverte avisa de que "la Europa que iluminó el mundo está sentenciada a muerte". "Sobre las fronteras caen ahora oleadas de desesperados, vanguardia de los modernos bárbaros -en el sentido histórico de la palabra- que cabalgan detrás", reza el escrito. Además augura que, en esta Europa en la que cada vez menos pueden conseguir aquello que ambicionan y en la que no hay "trabajo, ni comida, ni hospitales, ni espacios confortables" para todos, acabará habiendo barrios convertidos en "polvorines".

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mié Feb 01, 2017 9:21 pm

Pérez-Reverte llama “estúpidos” a los políticos de En Marea por cuestionar su galardón
elboletin.com - 01/02/2017

Arturo Pérez-Reverte obtuvo el premio Don Quijote de periodismo, concedido por la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) junto a EFE, por el artículo publicado en el semanario 'XL Semanal' 'Los godos del emperador Valente'. Según el portavoz de En Marea en el Congreso de los Diputados, Antón Gómez-Reino, el artículo de Pérez-Reverte compara la llegada de refugiados a Europa con las invasiones bárbaras que acabaron con el Imperio Romano, algo que “va en sentido contrario a la convivencia y la solidaridad” con la que las instituciones españolas deberían acoger a los refugiados, aseguran. Por esa razón han pedido cuentas al Ministerio de Asuntos Exteriores y al organismo que entregó el premio por premiar ese artículo.

Sin embargo, En Marea se ha encontrado, como era de prever, la respuesta de Arturo Pérez-Reverte antes que la del Ministerio de Asuntos Exteriores. Y como era imaginable, no ha sido del todo armoniosa: "Además de analfabetos y faltos de comprensión lectora, estúpidos." El escritor, autor de decenas de novelas traducidas a más de 30 idiomas, ha compartido en redes sociales unas breves pero concisas impresiones sobre la petición de En Marea. En el mensaje, Pérez Reverte llama "analfabetos" y “estúpidos” a los diputados de En Marea, y cataloga al portavoz de En Marea en el Congreso de los Diputados, Antón Gómez-Reino,como un ”lumbrera intelectual”. "Y éste es la lumbrera intelectual que pide cuentas sobre lo que ni siquiera es capaz de comprender. O deletrear. https://es.wikipedia.org/wiki/Ant%C3%B3 ... 3mez-Reino ".

--

Pérez Reverte llama “analfabetos y faltos de comprensión lectora” a los diputados de En Marea
europapress.es - 01/02/2017

El escritor Arturo Pérez Reverte ha respondido a través de su cuenta de Twitter al portavoz de En Marea en el Congreso, Antón Gómez-Reino, que ha pedido explicaciones al Ministerio de Asuntos Exteriores y a la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) por conceder el XIII Premio Don Quijote de periodismo al académico de la Lengua Arturo Pérez-Reverte. “Además de analfabetos y faltos de comprensión lectora, estúpidos”, asegura el autor en Twitter adjuntando el link de la noticia en la que se informa de la petición de En Marea.

La formación ha criticado la concesión de un premio a Pérez Reverte por un artículo en el que En Marea considera que compara la llegada de refugiados a Europa con las invasiones bárbaras que acabaron con el Imperio Romano. El autor ha colgado en otro tuit el artículo entero al que se refiere la formación y que se titula ‘Los godos del emperador Valente’. Este tuit ha sido retuiteado 157 veces. En un tercer tuit, Pérez Reverte se dirige directamente al portavoz de En Marea, Antón Gómez-Reino: “Y éste es la lumbrera intelectual que pide cuentas sobre lo que ni siquiera es capaz de comprender. O deletrear”, asegura añadiendo un link a su biografía en Wikipedia.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mié Feb 01, 2017 9:25 pm

Pérez-Reverte: "Cerrar las puertas a los inmigrantes es una injusticia"
Efe, 01/02/2017

Los refugiados necesitan solidaridad, pero solidaridad responsable, ha asegurado hoy el escritor Arturo Pérez-Reverte, ganador del Premio Don Quijote de la Agencia EFE por un artículo dedicado a la llegada de inmigrantes y refugiados a Europa: "Cerrarles las puertas es una canallada y una injusticia". El trabajo premiado, titulado 'Los godos del emperador Valente', publicado en la revista 'XL Semanal' el 13 de septiembre de 2015, fue elegido por un jurado en el fueron vocales periodistas de Brasil, España y México, que lo seleccionaron como el mejor por su calidad lingüística y enriquecimiento del idioma español.

"Es agradable que te premien. No cambia gran cosa, claro, a estas alturas de mi vida y mi trabajo. Son ya más de veinticinco años escribiendo artículos y novelas. Pero no deja de ser un honor al que soy sensible. Una satisfacción personal y profesional. Sobre todo estando de por medio también la Agencia Efe, con su formidable proyección hispanoamericana", ha asegurado el escritor a Efe.

El académico y periodista explica que de sus 65 años, 45 han estado dedicados a viajes y lecturas y 21 a cubrir "guerras como reportero", un tiempo que "tuvo etapas muy agitadas" y en el que fue testigo directo "del drama de los refugiados" del Líbano al Sáhara, de El Salvador a Nicaragua, de Chipre a Angola o los Balcanes. "Eso nadie me lo ha contado ni lo he visto en la tele. Caminé y sufrí con ellos. De hecho, a algunos los ayudamos mis compañeros y yo a huir de donde huían. Los refugiados han estado siempre ahí, como consecuencia de las atrocidades y las guerras. Como reportero conté su drama infinitas veces, a menudo ante la indiferencia social", recuerda. Por fin, afirma, "Europa ha comprendido que no se puede mirar hacia otro lado. Y que cerrar las puertas, sin vías alternativas razonables, es una canallada y una injusticia". "Afortunadamente, las cosas han cambiado. Ya no podemos volver la espalda al drama de los refugiados afectando ignorancia. Son necesarias más sensibilidad y más compasión. El problema es que una sociedad superficial y a menudo inculta necesita etiquetas fáciles para encajar lo que no comprende". Eso hace que, a veces, "se tienda peligrosamente a simplificar las cosas, aplicando análisis elementales a problemas complejos, cuya solución, si es que la hay, no se consigue sólo con buena voluntad, demagogia fácil y tuiteos solidarios. Los refugiados necesitan solidaridad, pero una solidaridad responsable. Culta, incluso".

El abandono de la Historia "como asignatura escolar importante, como herramienta para, a la luz del pasado, entender el presente y prevenir el futuro, nos está situando en un lugar muy peligroso. Nos está dejando indefensos, presas fáciles para la estupidez y la demagogia", alerta. "Los libros me enseñaron a sacar conclusiones. Ahora paso revista a todo eso y lo ordeno. Escribo con la forma de mirar el mundo que esa vida me dejó. Una cosa que he comprobado, sobre todo en los últimos tiempos, con las redes sociales, es que la incultura y la superficialidad, la lectura rápida y fácil de las cosas, se adueñan de todo", se lamenta.

"Vivimos un tiempo de titulares de una frivolidad aterradora. Por desgracia, la comprensión lectora de los españoles es cada vez menor", subraya. Alguien, dice, escribe un artículo o hace una declaración, "y resulta que el debate en torno a eso no se sitúa en ese artículo o declaración, sino en lo que otros, por falta de comprensión lectora o mala voluntad, resumen frívolamente o descontextualizan". Es decir, detalla, no juzgan por lo que se dice sino por lo que "entienden que has dicho". "Eso se convierte en tuiteos y titulares que son los que realmente circulan por las redes, hasta el punto de que se acaba opinando, no sobre el argumento original, que ya no interesa a nadie, sino sobre las interpretaciones incompletas, sesgadas, manipuladas, simples, de quienes lo comentan", añade.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Feb 02, 2017 8:49 pm

El lamentable debú de Tone como voceiro
diariodeferrol.com - 02/02/2017

Alexandra Fernández, la bipolar –mareante en Galicia y podemita en Madrid– exportavoz de En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, en el Congreso, aún tenía un mérito para ocupar ese puesto: su amistad con la hija de Méndez Ferrín, santón del nacionalismo de la nazón de Breogán. En cambio, Tone Gómez-Reino, el pijo coruñés que para intentar ocultar sus orígenes firmó a favor de la liberación del sanguinario De Juana Chaos, tiene como único mérito para actuar como voceiro el reparto de cuotas de protagonismo por el que se rige la formación. Su debú es la prueba irrefutable, pues pidió explicaciones al ministro de Asuntos Exteriores por la concesión de un premio a Pérez-Reverte. ¡Asunto trascendental para Galicia! Ni uno solo de los muchos problemas de la comunidad autónoma tiene importancia en comparación con las razones del galardón. Los gallegos, al fin, pueden dormir tranquilos, no porque los motivos hayan salido a la luz, sino porque ya saben que Tone no vale tampoco como político.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Feb 02, 2017 8:55 pm

Pérez-Reverte estalla contra En Marea: "Analfabetos, estúpidos, incapaces de deletrear"
PF - elespanol.com - 02/02/2017

"En el año 376 después de Cristo, en la frontera del Danubio se presentó una masa enorme de hombres, mujeres y niños. Eran refugiados godos que buscaban asilo, presionados por el avance de las hordas de Atila. (...) En los meses siguientes, aquellos refugiados comprobaron que el imperio romano no era el paraíso, que sus gobernantes eran débiles y corruptos, que no había riqueza y comida para todos, y que la injusticia y la codicia se cebaban en ellos. (...) Sus nietos destronaron a Rómulo Augústulo, último emperador, y liquidaron lo que quedaba del imperio romano. Y es que todo ha ocurrido ya".

Este es el arranque de la columna 'Los godos del emperador Valente' del escritor y Académico de la Lengua Arturo Pérez-Reverte reconocida con el premio Don Quijote que entrega la Agencia EFE y la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID). El portavoz de En Marea en el Congreso, Antón 'Tono' Gómez-Reino, ha presentado una batería de preguntas al Gobierno para que explique por qué ha galardonado a un artículo que "va en sentido contrario a la convivencia y la solidaridad".

El texto de Pérez-Reverte, efectivamente, traza un paralelismo explícito entre las invasiones bárbaras y la crisis de los refugiados, a los que define como "bárbaros en el sentido histórico". El portavoz de la formación gallega ha escrito en Twitter que "En la era Trump/Le Pen no debemos normalizar la xenofobia desde las instituciones ni premiar a quien la fomenta". El escritor ha usado la misma red social para contestar: "Además de analfabetos y faltos de comprensión lectora, estúpidos".

Pérez-Reverte ha calificado irónicamente a Gómez-Reino de "lumbrera", "intelectual" y "artista" aportando el texto íntegro de su columna en su sitio Zenda. La tesis del académico es enormemente crítica con la gestión de la crisis de refugiados, tras la que augura el colapso de Europa. Pero, si bien carga contra la imagen "buenista" de la acogida, el eje de su argumentación ataca la "debilidad" de las instituciones europeas frente a "quienes empujan" interesadamente a los refugiados contra sus fronteras: los yihadistas, los 'Atilas' de hoy en día.

Así, el texto aborda las transformaciones geopolíticas de los últimos años, en las que el 'Imperio' de Occidente disponía de 'centuriones', es decir, dictaduras afines, "hijos de puta que eran nuestros hijos de puta", para guardar sus fronteras. Ahora estos 'centuriones' han desaparecido o "se pasan al otro bando". Los "godos", predice Pérez-Reverte, seguirán llegando en oleadas al desaparecer las medidas represivas y militares. "El ciudadano es mejor ahora que hace siglos, y no tolera cierta clase de injusticias o crueldades. (...) Ya no puede haber matanza de godos. Por fortuna para la humanidad. Por desgracia para el imperio".

"Nuestra civilización, afortunadamente, no tolera esas atrocidades. La mala noticia es que nos pasamos de frenada. La sociedad europea exige hoy a sus ejércitos que sean oenegés, no fuerzas militares (...) Las operaciones de vigilancia en el Mediterráneo no son para frenar la emigración, sino para ayudar a los emigrantes a alcanzar con seguridad las costas europeas. Todo, en fin, es una enorme, inevitable contradicción".

El argumento no es nuevo en la retórica de Pérez-Reverte: sus palabras sobre la victoria inevitable de los yihadistas porque "tienen más cojones" que los europeos fueron ampliamente difundidas y parodiadas. Sin embargo, pese a lo inflamado del lenguaje, la diana la pone en la hipocresía de solidarizarse humanitariamente con los desplazados sin querer admitir que su incorporación a nuestra sociedad implicará cambios incómodos, concretamente en las prestaciones del Estado de Bienestar, y una transformación cultural a largo plazo.

"Vivimos la absurda paradoja de compadecer a los bárbaros, incluso de aplaudirlos, y al mismo tiempo pretender que siga intacta nuestra cómoda forma de vida. (...) Están en su derecho, y tienen justo lo que Europa no tiene: juventud, vigor, decisión y hambre. Cuando esto ocurre hay pocas alternativas, también históricas: si son pocos, los recién llegados se integran en la cultura local y la enriquecen; si son muchos, la transforman o la destruyen".

La llegada de los refugiados y el fin de Europa tal y cómo la conocemos es un proceso histórico inevitable, concluye Pérez-Reverte, que invita a vivirlo con serenidad intelectual y preparando a las nuevas generaciones. "Hagámoslos supervivientes mestizos, dispuestos a encarar sin complejos el mundo nuevo y mejorarlo; pero no los embauquemos con demagogias baratas y cuentos de Walt Disney".

Horas después de saltar la polémica el escritor ha concedido una entrevista a la agencia EFE en la que ha querido dejar claro que él apoya la acogida. "Los refugiados han estado siempre ahí, como consecuencia de las atrocidades y las guerras. Como reportero conté su drama infinitas veces, a menudo ante la indiferencia social. Europa ha comprendido que no se puede mirar hacia otro lado. Y que cerrar las puertas, sin vías alternativas razonables, es una canallada y una injusticia".

"Afortunadamente, las cosas han cambiado. Ya no podemos volver la espalda al drama de los refugiados afectando ignorancia. Son necesarias más sensibilidad y más compasión" - ha dicho, reivindicando a la par la recuperación de la enseñanza de la Historia como "herramienta para, a la luz del pasado, entender el presente y prevenir el futuro".

"Una cosa que he comprobado, sobre todo en los últimos tiempos, con las redes sociales, es que la incultura y la superficialidad, la lectura rápida y fácil de las cosas, se adueñan de todo" - se lamenta a continuación entrando en materia de la polémica. "Vivimos un tiempo de titulares de una frivolidad aterradora. Por desgracia, la comprensión lectora de los españoles es cada vez menor".

"Alguien escribe un artículo o hace una declaración y resulta que el debate se sitúa en lo que otros resumen frívolamente o descontextualizan" - continúa Pérez-Reverte. "Eso se convierte en tuiteos y titulares que son los que realmente circulan por las redes. Se acaba opinando, no sobre el argumento original, que ya no interesa a nadie, sino sobre las interpretaciones incompletas, sesgadas, manipuladas, simples, de quienes lo comentan".

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie Feb 03, 2017 7:18 pm

Pérez-Reverte llama analfabetos y estúpidos a los diputados de En Marea
El Diablo Cojuelo - elcorreoextremadura.com - 03/02/2017

En España, un escritor que se precie, o un músico, o un actor, o un pintor, o incluso un deportista, tiene que ser más rojo que Lenin si quiere gozar de los parabienes del gremio y contar con el apoyo del populismo bolchevique. El Sr. Pérez-Reverte no es precisamente un facha, ni siquiera creo que sea de derechas, pero es independiente en sus opiniones y no necesita el reconocimiento de ningún pelagatos, ni subvenciones a fondo perdido (como otros) para ser un gran escritor y comer todos los días. Estos liliputienses intelectuales de tres al cuarto, carecen de nivel cultural para poner en tela de juicio la decisión de un jurado para otorgar un premio literario, pero además carecen de autoridad moral porque la última vez que “pegaron un palo al agua” fue en el siglo V, desde entonces viven del cuento.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie Feb 03, 2017 7:58 pm

El atinado diagnóstico del doctor Pérez Reverte
elidealgallego.com - 03/02/2017

A Arturo Pérez Reverte le dio por la pluma y acabó sentado en el sillón T de la Academia de la Lengua, pero si le hubiese dado por el bisturí ocuparía el quirófano T de la de Medicina, porque ojo clínico tiene como para diagnosticar con precisión la enfermedad de alguien sin ni siquiera auscultarle. Lo ha hecho con Tone Gómez-Reino, el pijo coruñés que para intentar ocultar sus orígenes firmó a favor de la liberación del sanguinario De Juana Chaos, y sus compañeros mareantes, después de que pidiesen explicaciones al ministro de Asuntos Exteriores por haberle concedido un premio: “Además de analfabetos y faltos de comprensión lectora, estúpidos” y “Y este es la lumbrera intelectual que pide cuentas sobre lo que ni siquiera es capaz de comprender. O deletrear”. ¡Qué exactitud!, ni que fuese médico del Sergas y se hubiese estudiado a fondo el historial clínico de los diputados de En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar Feb 07, 2017 12:10 pm

Frente a los discursos del odio, el rigor de palabra
Yolanda Polo y Jesús Barcos - eldiario.es - 06/02/2017

Los discursos del odio comienzan a instaurarse en las instituciones. La llegada al poder de Trump ha desenmascarado sin pudor la construcción de una legalidad al servicio de la persecución y criminalización del otro. No es que otros dirigentes políticos no lo hubieran hecho de alguna manera antes –la construcción de muros y vallas, la expulsión de personas en nuestras fronteras o las detenciones arbitrarias son norma en muchos de nuestros países–. Lo que ha hecho Trump es inaugurar un nuevo ciclo mundial en el que un relato ultra pretende erigirse.

Ciertos medios de comunicación no son ajenos a ello. Asistimos a una enorme profusión de noticias e informaciones tendenciosas que explican el mundo desde ópticas tan simplistas como peligrosas. De la simplificación del mundo a la exclusión y criminalización de los otros hay un paso; una línea muy fina que lleva a lo que Hannah Arendt denominaba la "banalización del mal".

En la época de la posverdad –o de las mentiras vendidas como verdades– se confunde la ficción con la realidad; se moldean informaciones con el fin de justificar lo injustificable. Y así el diablo nace en lo cotidiano. Las falsas interpretaciones van calando, cual lluvia fina que empapa hasta los huesos, engordando a la bestia de la xenofobia y el racismo sin que apenas se perciba. Y, como quien no quiere la cosa, terminamos banalizando hasta lo más terrible e inhumano.

Se banaliza también cuando se otorgan premios a quienes, de una u otra forma, alientan, disculpan o alimentan actitudes xenófobas. Recientemente, la Agencia Efe y la Agencia de Cooperación para el Desarrollo han galardonado a Arturo Pérez-Reverte por un texto en el que habla a la población refugiada como "la vanguardia de los modernos bárbaros –en el sentido histórico de la palabra". Hay artículos que no merecen ningún reconocimiento por muy bien escritos que estén. Mucho menos si ese galardón proviene de una Agencia pública que trabaja por el Desarrollo, en un contexto como el actual, en el que los discursos del odio aumentan preocupantemente.

Pérez-Reverte, que publicó el artículo hace más de un año, echó mano de su oficio para envolver narrativamente un pensamiento apocalíptico cuando no agresivo, como su idea del vigor. El académico caía en el determinismo, y mostraba una visión idealizada de Europa, con sesgo elitista y tintes demagógicos. Al hacerlo, cometía indirectamente un error que él mismo había criticado hace una década, "juzgar el pasado con ojos del presente", y obviaba la influencia de Estados Unidos en el devenir cultural de nuestro continente.

Como tantos otros, Pérez-Reverte desenfocaba el marco. No se trata de una cuestión de compasión ante las personas que buscan refugio, alteridad que Pérez-Reverte encuentra además excesiva. Ni de reconocimiento a que quienes huyen están en "su derecho" de hacerlo, como sí admite el articulista. Es algo más profundo, y por ello universal. Les ampara, nos ampara, el derecho al refugio. En primera persona del plural.

Pérez-Reverte se acogía a la existencia de un bienestar limitado que tocaría distribuir. Lo que no denunciaba es que ya está mal repartido, ni hacía mención alguna al neocolonialismo existente y heredado, aunque sí a la idea de imperio, cuyas dinámicas históricas, por cierto, han tendido a la expansión y apropiación de riquezas ajenas. En cambio acertaba al afirmar que "no hay forma de parar la Historia". Porque esa historia es también la del avance de los derechos humanos, que exigimos y construimos a diario desde muchos rincones del planeta. Una cultura democrática que, lejos de llevarnos a la decadencia, nos conecta con lo mejor de nuestra Historia, al poner coto a espirales endiabladas de egoísmo, odio y brutalidad. Un camino constante que requiere más que mansedumbre, mucho valor y perseverancia.

Decía Camus que hay épocas en la que cualquier indiferencia es criminal. Esta es una de ellas. En el seno de la sociedad de la posverdad, en la que la deriva del fascismo va calando y hasta imponiéndose, la palabra es más poderosa que nunca. Nombrar a las cosas por su nombre hoy puede ser revolucionario. Las personas que huyen de la guerra y la miseria lo hacen porque no tienen otra opción. El viaje que emprenden, casi a ciegas, "empieza el día que no pueden ejercer ningún control sobre sus condiciones de vida porque alguien está tomando las decisiones en su nombre". Contar su historia parcial y tendenciosamente nos hace cómplices con las medidas que, en lugar de garantizar sus derechos, los criminalizan. Contar su historia desde su inicio es determinante para comprender y, por tanto, actuar desde el humanismo.

Si queremos derrumbar leyes que violan derechos humanos, hemos de apostar por discursos que desenmascaren a las narrativas dominantes y acabar con los reconocimientos públicos de quienes azuzan el miedo y el odio a las otras personas. Decía Einstein –refugiado judío en Estados Unidos–, que "el mundo es un lugar peligroso, no por causa de quienes hacen el mal, sino por quienes que no hacen nada por evitarlo". Tengámoslo presente.

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Mié Feb 22, 2017 12:08 pm

Gracias Ro por todo el trabajo de acercarnos todas estas publicaciones.
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Mar 27, 2017 12:45 pm

A partir del minuto 2.12 la entrega del premio esta mañana
https://twitter.com/24h_tve/status/846312751760760832

Vídeo de agradecimiento de Arturo
https://twitter.com/ENovilloP/status/846311543906193409


Algunas imágenes procedentes del Twitter de Aecid y de Casa Real

https://twitter.com/CasaReal/status/846324159676329985
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Lun Mar 27, 2017 2:07 pm

Muchas gracias, Ada. :wink:
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Avatar de Usuario
koora_linax
Mensajes: 3032
Registrado: Sab Sep 02, 2006 11:00 pm
Ubicación: Córdoba

Mensaje por koora_linax » Lun Mar 27, 2017 3:34 pm

Gracias Ada :wink:
"Al final lo que está en juego es como vivir con el desorden". Arturo P-R

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar Mar 28, 2017 9:30 am

El Rey destaca el papel «crucial» del periodismo ante la revolución digital
DR - laverdad.es - 28/03/2017

Ante la irrupción de nuevas formas de comunicación, los mismos principios periodísticos de siempre. De esta manera, el Rey señalaba cómo la eclosión de las redes sociales y la información en internet han cambiado la percepción de los usuarios. «Los nuevos canales o herramientas creados gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías han generado realmente un nuevo espacio comunicacional. Un espacio que no tiene fronteras y que, literalmente, conecta a miles de millones de personas en todo el mundo», indicó don Felipe durante la entrega de los premios internacionales de periodismo Rey de España en su edición número 34, y el duodécimo Premio Don Quijote, otorgado a Arturo Pérez-Reverte por el artículo 'Los godos del emperador Valente' publicado en 'XL Semanal' el 13 de septiembre de 2015.

El Rey señaló, en un acto celebrado en la madrileña Casa de América, cómo las nuevas vías de acceso a la información, además de influir e incidir «en la opinión individual de las personas y en la colectiva de las sociedad», lo hacen de una manera inmediata y «sin tiempo apenas de reflexión». «Al tiempo que nos facilitan estar más informados, también nos exigen una mayor sofisticación y un mejor criterio para seleccionar, filtrar y, efectivamente, estar mejor informados», añadió Felipe VI. Y en este punto juzga «crucial» el papel tanto del periodismo como de los profesionales. «El periodismo, para ser tal, necesita regirse además por los firmes valores que representan la veracidad, el rigor, el contraste de la información, la profesionalidad, la imparcialidad y la responsabilidad que son, definitivamente, el fundamento de la libertad de información. Y estos principios ni son nuevos ni deben verse comprometidos nunca por la aceleración o la tecnificación», destacó don Felipe.

Además, la apertura de nuevas formas de comunicación y «las nuevas temáticas» han provocado que los premios abarquen más formatos informativos. «Es el caso del medio ambiente y el desarrollo sostenible», apuntó el jefe del Estado, que comentó otras temáticas que se encuentran fuera de los galardones como «la innovación tecnológica, que cada vez afecta más a todo en nuestras vidas; la economía circular; la nutrición y la salud preventiva; las fronteras del conocimiento científico; la cultura trasnacional; las nuevas corrientes migratorias; o la geopolítica moderna ante la nueva era tecnológica».

Una diversidad que se aprecia a los dos lados del Atlántico. «Podemos decir que son los primeros galardones que tienen como referencia principal el entero espacio intercontinental de países de lenguas ibéricas», añadió el monarca. Un espacio que sienta sus bases, según explicó el Rey, en unas lenguas -el español y el portugués- practicadas en los cinco continentes por más de 750 millones de personas.

Además del escritor cartagenero, fueron galardonados con los premios internacionales de periodismo Rey de España el mexicano Carlos Loret de Mora, por el programa 'Éxodo' sobre refugiados sirios emitido en Televisa, y el cubano Yander Zamora, por la fotografía 'Llegada de Air Force One' a La Habana con Barack Obama. En la categoría de prensa, se premió el trabajo del reportero brasileño Vinicius Jorge Carneiro Sassine sobre las dificultades para transportar órganos destinados a trasplantes. En prensa digital, al diario 'El País' por su trabajo '40 años del 20 N: La transformación de un país'. También fueron premiados la colombiana Patricia Gómez (RCN Televisión de Colombia), Jordi Basté, director de 'El món a RAC1' por su programa especial 'Atentados en París', y Carmen Posadas por su artículo 'Soñar en español'.

Imagen

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Abr 03, 2017 1:55 pm

Los godos empujando
Rogelio Arce Barrantes - laprensalibre.cr - 03/04/2017

Recién leí un artículo de Arturo Pérez-Reverte, ese escritor y periodista español que se sabe las historias y las cuenta mejor, el cual ganó un premio de periodismo: 'Los godos del emperador Valente'.

El artículo, disponible en internet para bajar y leer, claro que hace luz sobre las riadas migratorias que invaden y seguirán invadiendo Europa, ahora sin masacres (por mientras, abuela dixit), pero creando una reacción de xenofobia increíble (a la vez esperable, porque la xenofobia es el arma de los cobardes, un arma natural contra la impotencia general que sabe que sus nietos no gozarán de esa comodidad, pues los invasores se la han de arrebatar). Y es que el mundo siempre ha sido así, siempre cambiando: un imperio cae y de sus ruinas se generará el siguiente y así hasta que se termine el mundo. Merece la pena ser leído, no porque arroje nada nuevo, no, sino porque en este tipo de artículos se ve que cada uno dispara para donde le da el ojo, esto también ha sido siempre así; mientras lo leía, que es muy bien escrito, pensaba y hasta le decía al periodista en cuestión: ¿y cuando ustedes arrasaron con toda la América de punta a punta?

Eran simples bárbaros, hordas incultas que, encandiladas por el oro de América, arrancaron imperio tras imperio, hasta dejarnos sumidos en una sombría "Edad Media" americana. Hasta a los suyos dejaron tirados por aquende, muriendo en guerras estériles de criollos contra criollos: después que la "Armada invencible" fue derrotada, a los reyezuelos españoles no les quedó más que firmar la libertad, dejando instaurados unos reyecillos de papel que aún perduran en esta sufrida América.

Los sucesos de Europa no están solos. EE.UU. con Trump trata de detener las hordas bárbaras del sur, que les están quitando el trabajo, las mujeres y hasta el idioma: muy tarde, por cierto, pero es un intento de parar lo imparable, de detener lo indetenible. Claro que el artículo de Perez es cierto, ¿pero es que acaso España era algo durante la dominación mora de ochocientos años? Al término de la expulsión de los moros, quedaron unos cuantos reinos bastardos, tratando de armar un nuevo imperio, esta vez "offshore", como dicen algunos: no lo lograron porque sus reyes nunca se enteraron de qué era lo que había al otro lado del mar aparte de oro.

La suerte que corre Europa hoy ya nosotros la corrimos, es más, somos hijos de esa conquista sangrienta e iletrada, que dejó una larga franja de tierra en manos de caciques de tez blanca, o no tan blanca. Fuimos expropiados de nuestra riqueza cultural por una codicia ignorante y desenfrenada. Al menos, los godos llegaron por hambre, los peninsulares vinieron por gula y ambición desmedida, nunca se interesaron en la cultura americana, porque no la comprendieron y porque ellos mismos carecían de ella. Apenas en el siglo XVII un Papa les aceptó tener alma a los indígenas mediante una bula.

No creo que el señor Pérez-Reverte se entere nunca de este artículo, pero no pude abstenerme de responder, máxime viendo al mondo y lirondo rey Felipe entregar el premio, ignorante él mismo de estas realidades.

Me decía un amigo español que si existía en nosotros algún rencor por los peninsulares, y le dije más o menos lo siguiente: nuestra mayor revancha fue no hablar la lengua de ustedes, sino una castiza. Nos rebelamos frente a la RAE, porque es un esperpento que no debería existir en las Américas. Esa fue nuestra venganza, que ustedes no nos puedan entender cuando hablamos; porque el español como idioma no existe, existe el castellano, el catalán, el gallego, etc. y a nosotros nos quisieron forzar un idioma que no existe en la España invertebrada (la de José Ortega y Gasset).

Ya dichosamente desapareció la famosa celebración del Día de la Raza, ahora se llama diferente, pero a nadie le importa un comino, porque somos tan distintos de los peninsulares como ellos lo son de los alemanes o los ingleses.

Responder