1280 - 14.01.2018 - Escipión era franquista

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Responder
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14409
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

1280 - 14.01.2018 - Escipión era franquista

Mensaje por Rogorn » Dom Ene 14, 2018 6:12 pm

ESCIPIÓN ERA FRANQUISTA

Pues me van ustedes a perdonar –o a lo mejor, no– pero estoy de acuerdo con esos ciudadanos de Sevilla que, hace unas semanas, propusieron que del escudo de la ciudad, donde aparece el rey Fernando III con una esfera del mundo en una mano y una espada en la otra, se eliminen la esfera, por insinuación de imperialismo, y la espada, por incitación a la violencia. No sé si a estas alturas la propuesta habrá prosperado o no; pero temo que la negra reacción, como suele, se haya llevado el gato al río, y la espada y la bola sigan en su sitio. Así que permitan mi opinión de hombre sincero de donde crece la palma: es una vergüenza que los símbolos franquistas –Franco dio su golpe en 1936, pero desde Escipión y Aníbal ya marcaba paquete– campen por la geografía municipal española sin que nadie les ponga coto. Y lo de los escudos de las ciudades, desde luego, clama al cielo y no me oyó.

Vean si no el de Orense, Ourense para los de allí y para el Telediario. No es ya que tenga una corona monárquica, sino que el león sobre el puente blande una espada, el hijoputa. A saber con qué intenciones. Como blande otra el de Valencia, en una mano alada, con el agravante de que allí, además, los muy pillines meten un murciélago –lo mismo que la ciudad de Palma–, intentando astutamente que no nos percatemos de que el murciélago en realidad es la vibra, o dragón de la cimera del rey Jaime I, que expandió su reino a costa del pacífico, tolerante y vecino Islam. Pero, en fin. Si vamos a buscar militarismo infame, dejando aparte el brazo forrado de armadura que también la ciudad de Zamora exhibe sin pudor alguno, el colmo de los colmos está en el escudo de Huesca, abiertamente fascista: un jinete con casco y lanza, que tiene huevos la cosa, con la leyenda "Urbs Victrix", ciudad vencedora. Frase ante la que resulta inevitable preguntarse, con el adecuado retintín, ¿vencedora de quién?

Pero todo eso es sólo el aperitivo, oigan. El prólogo o proemio. Porque si nos vamos a Teruel, el escudo es de juzgado de guardia. Allí, aparte de un toro que sin rubor proclama a la ciudad eminentemente taurina, y unas barras robadas por la cara a la monarquía catalana, que no sé qué pintan ahí y ya es tener poca vergüenza, hay dos cañones cruzados, así como suena, con una granada, balas y demás parafernalia. Y no me vengan con que si las guerras carlistas o las guerras médicas. Alude a guerras, al fin y al cabo. Y toda guerra es mala, Pascuala, y mueren seres inocentes, sin que por mucho que uno se estruje la mollera encuentre nada de lo que enorgullecerse en ellas.

Tampoco falta delito en los escudos de León y Badajoz; el último, además, con el recochineo imperialista y genocida de una columna con la leyenda "Plus ultra". Pero lo gordo es que en ambos casos se trata de león, y no leona: un claro pasarse por el ciruelo las leyes de igualdad vigentes. Y lo mismo, puestos a ello, podríamos decir del escudo de Burgos, donde sale el careto barbudo de un rey y no el de una reina; cuando todo cristo sabe que una reina monta tanto, e incluso más. De todas formas, volviendo a los leones, especie protegida, no se pierdan el escudo de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, donde figuran, sin complejos y con dos cojones, tres cabezas cortadas de ese animal, puestas allí como si tal cosa. Y puestos a averiguar todavía es peor, porque esas cabezas simbolizan una mano de hostias que la monarquía fascista española le dio en el pasado a Nelson y a otros demócratas almirantes británicos. Como si la guerra, la vorágine militarista y la anglofobia fueran para estar orgullosos. Ni a Franco se le hubiera ocurrido algo así.

Podríamos seguir enumerando hasta la náusea: por qué en el escudo de Madrid, por ejemplo, figuran un oso y un madroño y no una osa y una madroña; por qué la ciudad de Lugo exhibe sin rebozo un cáliz y una sagrada forma, con dos ángeles para más choteo, en clara ofensa hacia otras religiones; lo mismo, por cierto, que el escudo de Santiago de Compostela, que además tiene de fondo –otra descarada provocación facha– la cruz de una orden militar, sospechosamente parecida a la del ejército español. O ya que estamos de cruces, explíquenme por qué en el escudo de Oviedo figura la de la mal llamada Reconquista, que no fue sino el comienzo de ocho siglos de agresión bélica contra la convivencia y el buen rollito morunos. Y ya, para completa descojonación de Espronceda, échenle un ojo al de Toledo, con la famosa gallina bicéfala franquista; o al de Segovia, con un acueducto romano, nada menos, monumento imperialista donde los haya, que una oportuna ley de memoria prehistórica debería haber demolido hace varios siglos. Creo.

XL Semanal, 14 de enero de 2018

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14409
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 1280 - 14.01.2018 - Escipión era franquista

Mensaje por Rogorn » Dom Ene 14, 2018 6:18 pm

Podemos quiere quitar la espada a San Fernando en el escudo de Sevilla porque «simboliza la guerra»
Alberto García Reyes - abc.es - 22/12/2017

La espada que el rey San Fernando empuña en todas sus representaciones iconográficas puede desaparecer si prospera la alegación que ha presentado Participa Sevilla (Podemos) al escudo de la ciudad. El simbolo heráldico de Sevilla ha sido sometido a una revisión en el Ayuntamiento para su aprobación oficial, ya que hasta ahora no tenía este carácter administrativo y, aunque cuenta con varios siglos de historia, nunca había sido reconocido institucionalmente.

El gobierno de Juan Espadas inició el proceso para asumirlo como emblema de la ciudad. Y como ocurre con cualquier tipo de tramitación pública, se ha abierto un proceso de alegaciones antes de la aprobación definitiva. Pocas convocatorias han recibido menos recursos que ésta en los últimos años en la ciudad, ya que sólo tres entidades han registrado protestas: Podemos, los sindicatos UGT y CC.OO. de manera conjunta y un especialista en heráldica a título particular.

Las alegaciones de este último son técnicas, pero las otras son estrictamente ideológicas. Para Participa Sevilla, el escudo representa la guerra, es excluyente con otras religiones y, además, es franquista. El gobierno municipal aprobará la simbología tal como se ha concebido históricamente y obviando las protestas de los podemitas, que son literalmente las siguientes:

La espada es «máxima expresión de la violencia». Esta alegación de Podemos se titula «Fomento e incitación a la violencia» y tiene este texto: «La espada ha sido, históricamente, un arma de guerra, máxima expresión de la violencia. Siendo, además, Fernando III, conquistador de la ciudad de Sevilla, donde reinaba un estado de tolerancia religiosa. Por si no quedara claro el mensaje, la presencia en la mano izquierda de un globo terráqueo representando al mundo deja a las claras que el símbolo representa la conquista mediante la guerra. Asimismo, es conveniente recordar que la conquista de Sevilla produjo una limpieza étnica de gran parte de su población autóctona y degeneró muy pronto en un clima de hostilidad, odio, violencia y discriminación para los que optaron por quedarse. No es de recibo que el escudo de una ciudad que se ha manifestado múltiples veces de forma masiva contra cualquier expresión de violencia lleve implícita una llamada a la conquista y a la guerra».

La portavoz de Podemos, Susana Serrano, asegura en la siguiente alegación que «en el proyecto de escudo inicialmente aprobado se vulneran principios constitucionales y se lesionan derechos fundamentales». En su opinión, «la presencia de tres figuras santificadas en la religión católica, a saber, San Fernando, San Isidoro y San Leandro, expuestos los dos últimos con trajes de santos arzobispos, vulnera el principio de igualdad y no discriminación por razón de religión y el principio de aconfesionalidad del Estado». Serrano recalca que «la presencia de santos y arzobispos de una religión determinada en un escudo oficial que debe ser representativo de una colectividad excluye de dicha representación a los fieles de otras creencias, que son relegados y apartados de un símbolo que debería contener un espíritu integrador y tolerante, como lo es la propia ciudad de Sevilla». A su juicio, «el escudo, como representación oficial del municipio, siendo éste parte integrante del Estado, no debe expresar confesionalidad alguna y mucho menos intolerancia religiosa».

Otra de las alegaciones de Podemos defiende que «todos los títulos otorgados a la ciudad de Sevilla lo fueron por monarcas autoritarios o dictadores». Participa Sevilla denuncia que «ninguno de los jefes de estado que otorgaron esos títulos fueron elegidos democráticamente». Y añade que «respecto al título "muy noble" no hay constancia, como el propio expediente administrativo reconoce, de que fuera otorgado por Fernando III y Alfonso X». Por último, asegura que «el título "mariana" fue otorgado por el dictador Francisco Franco». En este sentido, Susana Serrano llega a exponer que esta interpretación heráldica es «sesgada y visceral, contraria a la convivencia pacífica y democrática».

En la misma línea que Podemos se manifiestan los representantes de las uniones provinciales de Comisiones Obreras y UGT, Carlos Carreño y Antonio Ortiz, que han presentado una alegación exponiendo el espíritu «franquista» del escudo. Su texto comienza así: «La tarde del 18 de julio de 1936, tras una conversación con el general Pozas, Inspector General de la Guardia Civil, el gobernador de Huelva, Jiménez Castellano, recibió orden de formar columnas de voluntarios que debían acudir a Sevilla para sostener a los resistentes al golpe militar; estos hombres llevarían entre sus armas dinamita requisada a las empresas mineras de la provincia. La explosión de esta dinamita en la emboscada perpetrada a la columna por la traición del comandante de la Guardia Civil Haro Lumbreras, que debía escoltarla, provocó una carnicería entre sus integrantes, el fracaso del auxilio planeado y el impago de una deuda de gratitud que sigue hoy sin saldarse». Hasta el momento, nada del escudo. La alegación continúa con un texto de una tesis doctoral que recoge que «la literatura histórica sublevada, contemporánea a la guerra, también se ocupó de la temida columna, llegando a difundir peregrinas ideas que vinculaban la victoria obtenida por los hombres de Queipo con la ayuda divina». Y tras una larga exposición, concreta su protesta: «Esa fecha sigue en pie frente por frente al Palacio Arzobispal. Para eso fue rotulada allí culminando el retablo de la Virgen de los Reyes erigido en 1937 por los servicios prestados. Para que nadie olvidase que el triunfo del golpe militar se materializó con ayuda divina directamente de la Virgen de los Reyes. La sangre de los trabajadores masacrados por la traición de la Pañoleta subsiste entre el olvido y el engaño. Para ello, Franco urdió la concesión en 1939 de honores militares y en 1947 aprobó su incorporación al escudo de la ciudad». Los sindicalistas añaden que «la ignominia había fraguado y las clases dirigentes del franquismo volvían a hacer ostentación de su poderío», por lo que aseguran que el título de «mariana» vulnera la Ley de Memoria Histórica.

Todos los recursos han sido rechazados.

--

La legendaria espada del Rey Santo Fernando en el escudo de Sevilla que espanta a Podemos
César Cervera - abc.es - 03/01/2018

La aprobación de un escudo para la ciudad de Sevilla suscitó hace pocos días una aparatosa polémica en el pleno de su ayuntamiento. La heráldica ahora oficial de Sevilla lo es con los votos a favor del PSOE, PP y Ciudadanos, pero con la oposición de Participa y de Izquierda Unida, que consideran que el escudo es «rancio, machista, y solo refleja cinco siglos de historia, y no la etapa tartésica o la moderna». En este sentido, a la marca de Podemos en este ayuntamiento le molesta especialmente que el Rey San Fernando aparezca en la posición central portando una espada medieval, «máxima expresión de la violencia» y «una llamada a la conquista y a la guerra», según cita una alegación de este partido titulada «Fomento e incitación a la violencia».

El escudo oficial de Sevilla muestra, concretamente, «sobre esmalte de gules (rojo), a un Rey sedente acompañado a la diestra y a la siniestra por dos obispos. Mantelado de azur con el NO8DO, corona real y lema de la ciudad». El Rey es San Fernando III de Castilla, el monarca y santo que tomó la ciudad en 1248, y los obispos San Leandro y San Isidoro, ambos del periodo visigodo. Una escena, la del rey y los obispos, que no era oficial hasta el pleno del pasado miércoles, pero sí un símbolo recurrente en la ciudad. Sin ir más lejos, algunos de los azulejos que decoran la Plaza de España la representan.

La espada de Fernando III criticada por Participa cuenta con una solemne historia a sus espaldas. Tras conquistar Córdoba y Jaén, el Monarca que unificó los reinos de Castilla y León puso cerco a la Sevilla musulmana en 1247. Fernando realizó un asedio combinado desde tierra y agua, de manera que sin apoyo las plazas musulmanas cercanas a la ciudad fueron cayendo paulatinamente en manos de los castellanos. El 23 de noviembre de 1248, el emir sevillano Axataf se rindió ante Fernando III, que participó en el asedio con su espada llamada «Lobera» e instaló en Sevilla la Corte hasta su muerte.

Sobre el origen de esta espada se cuenta que Fernando III, que sería santificado muchos siglos después, acudió expresamente a por ella al monasterio de San Pedro de Cardeña, donde se hallaba el sepulcro del mítico conde Fernán González. A este incierto noble del siglo X se le achaca haber elevado a Castilla a un nuevo escalón dentro de los reinos hispánicos y a su arma predilecta se le otorgaban poderes mágicos tales como una suerte de Excálibur español. Según relata el obispo de Pamplona Prudencio de Sandoval, el Santo Rey determinó llevarse la espada y el guión del conde a la campaña sevillana, «confiado en que por estos medios Dios le había de entregar la ciudad y le había de dar victoria contra los moros».

Tras la caída de Sevilla, la espada se convirtió en el símbolo de poder de Fernando III, y así aparecerá en muchos grabados, con espada y orbe en mano, en vez del tradicional cetro. A la muerte de su padre, Alfonso X dispuso, en 1255, que cada 23 de noviembre se conmemorara la toma de Sevilla con una procesión solemne donde la «Lobera» fuera exhibida a la cabeza. Todavía hoy se conserva esta tradición y la espada es guardada como una reliquia en la Catedral de Sevilla. O al menos allí se conserva una que corresponde con la descripción legendaria de esta espada, una hoja plana y dos filos que termina en punta redonda.

En este sentido, existe otra espada, también llamada Lobera e igualmente atribuida a Fernando III el Santo, custodiada por Patrimonio Nacional en la Armería de Palacio Real de Madrid. No obstante, Enrique de Leguina y Vidal, barón de la Vega de la Hoz, expuso en su obra «Espadas históricas» (1898), que ni la espada que se conserva en Sevilla ni la de Madrid son del siglo X. Ambas son del siglo XIII, cuando se produjo la conquista de Sevilla, pero ninguna pudo pertenecer al conde Fernán González.

En este sentido, el escritor Don Juan Manuel (nieto del Rey Santo) consignó en su «Libro de los ejemplos del conde Lucanor y de Patronio» (escrito entre 1330 y 1335) que el Rey entregó la espada a uno de sus hijos, al infante Don Manuel (padre del escritor), al tiempo que le decía: «Non vos puedo dar heredad ninguna, mas dovos la mi espada Lobera, que es cosa de muy grand virtud et con que me fizo Dios a mi mucho bien».

El 29 de agosto de 1326, su hijo, el escritor, derrotó a las tropas del Reino de Granada en la batalla de Guadalhorce, donde murieron unos 3.000 musulmanes y unos 80 castellanos. En la «Gran Crónica» de Alfonso XI se relata que una carga de este noble, armado con la espada, salvó al ejército cristiano de la derrota cuando la retaguardia se estaba derrumbando peligrosamente.

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Re: 1280 - 14.01.2018 - Escipión era franquista

Mensaje por agustinadearagon » Lun Ene 22, 2018 1:17 pm

Últimamente todo es franquista y facha. Y todo vestigio histórico motivo de vergüenza y por ende eliminado. Hasta el moño de tanto gilipollas en las instituciones malgastando el dinero en quitar y poner.

Responder