681 - 23.07.06 Ventanas, vecinos y camiones en llamas

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Avatar de Usuario
Barles
Mensajes: 368
Registrado: Dom Dic 18, 2005 12:00 am

681 - 23.07.06 Ventanas, vecinos y camiones en llamas

Mensaje por Barles » Lun Jul 17, 2006 6:03 pm

VENTANAS, VECINOS Y CAMIONES EN LLAMAS

Tengo delante, junto al teclado del ordenata, dos noticias recortadas de los diarios. No era mi intención ponerlas juntas, pero el azar reparte sus propias cartas; y hoy, ordenando papeles, han aparecido una tras otra, combinándose solas. La primera se refiere a un clásico de nuestro tiempo: una mujer se resiste durante veinte minutos a un violador sin recibir ayuda. Lo de clásico no lo atribuyo a la violación, sino a los veinte minutos de indefensión en plena vía pública. Supongo que algunos de ustedes recuerdan el hecho, pese a que fue recogido por los diarios muy en pequeñito, a una mezquina media columna, como si el asunto tuviera poca chicha. Y lo de vía pública no es una frase hecha. El intento de violación fue clamoroso, en pleno casco urbano, bajo las ventanas de una calle donde los vecinos, asomados, presenciaron el ataque y escucharon los gritos de socorro de la mujer sin que ni uno sólo de ellos bajase a ayudarla. Durante veinte minutos la mujer resistió a su agresor, peleando para no ser violada mientras pedía ayuda y el otro la molía a palos. Sólo al cabo de esos veinte minutos, tal vez porque los gritos no lo dejaban dormir a gusto, uno de los mirones decidió, al fin, llamar a la Guardia Civil. Y cuando los picoletos llegaron, la mujer seguía allí, sola con su agresor, luchando.

El honor de tener semejante vecindario corresponde a la localidad barcelonesa de Villafranca del Penedés; aunque, siendo ecuánimes, podemos aventurar que eso mismo podía haber ocurrido en cualquier otro lugar de España, y seguramente el comportamiento habría sido idéntico. Tal como anda el fangal, con la Dura Lex sed Lex, Duralex, hecha un bebedero de patos, contaminada por políticos y golfos de todo pelaje y más atenta al cantamañanismo socialmente correcto que a las necesidades reales de la gente, nadie quiere complicarse la vida. Bajas a la calle, le sacudes un mal golpe al violeta -éste encima se llamaba Jalal, o sea, Noli Me Tangere-, y al final el malo sale libre en cuatro días y tú te buscas la ruina. Lo que pasa es que, en fin. Ningún bien nacido se plantea esa consideración, supongo, ante lo inmediato del hecho. Una mujer que pide socorro bajo tu ventana, contigo asomado, te busques la ruina o no te la busques, es lo que es. Y quien se queda sin hacer nada es un perfecto mierda, se mire por donde se mire. Así que en la calle correspondiente de Villafranca del Penedés -cómo lamento desconocer el nombre, pardiez- pueden repartirse el delicado adjetivo entre quienes corresponda. Que esa noche fueron unos cuantos.

El segundo recorte de prensa, sin embargo, toca otra tecla. Es algo así como cuando estás a punto de echar la pota -hay días en que este país con tanta rata resulta un vomitivo eficacísimo-, y de pronto algo templa tu estómago y tu corazón, reconciliándote con el género humano. Porque el recorte es de una foto en la que un hombre intenta socorrer a otro que le tiende los brazos. Ocurrió, como sin duda recuerdan, hace cosa de un mes, cerca de Madrid; cuando un joven montañero que volvía de la sierra se lanzó a socorrer a un camionero accidentado que al final, aunque fue rescatado, no sobrevivió. En realidad la foto es muy simple: entre las llamas de un camión volcado tras caer por un terraplén, un hombre valiente se juega la vida por ayudar a otro que gritaba «sacadme de aquí». La foto recoge el momento inmediato al abrazo de ambos, que tienden las manos el uno hacia el otro: el que está atrapado en la cabina humeante y rota del camión y el que se le acerca pese al fuego, intentando rescatarlo. Este último podía haberse mantenido al margen, como los vecinos de esa calle barcelonesa cuyo nombre siento no conocer. Podía haber permanecido apoyado de codos en el quitamiedos, como aquéllos en los alféizares de sus ventanas, contemplando el paisaje; o telefonear a la Guardia Civil diciendo que allí abajo se quemaba vivo un fulano, que espabilaran o iban a encontrarlo hecho un torrezno. Sin embargo, en vez de eso, saltó a la barranca y se jugó la vida. Ya he dicho que era un hombre valiente, virtud -virtus en el sentido romano y latino de la palabra- que, por alguna singular razón, en esta sociedad cobarde que nos fabrican los apóstoles de lo equilibrado, del yo no he sido, de lo cómodo y de lo razonable, se lleva poco. Y como a diferencia del nombre de la calle miserable de Villafranca del Penedés éste sí lo conozco, pues lo escribo: Vicente Sánchez, 27 años, sindicalista, de Usera. Y con dos cojones

El Semanal 23 de julio de 2006

Avatar de Usuario
Sirenita
Mensajes: 1304
Registrado: Dom Sep 04, 2005 11:00 pm
Ubicación: A Coruña (sin L)

Mensaje por Sirenita » Lun Jul 17, 2006 6:24 pm

Gracias Barlés, puntual como siempre :wink:

Siempre ha habido cobardes y valientes, es una cuestión de actitud ante la vida que lamentablemente vemos a diario, los que dan la cara y los que la esconden...


Ah!! y para los cobardes que lean esto:

Incurre en un delito de omisión del deber de socorro la persona que no ayuda a otra que se encuentra desamparada y en peligro manifiesto y grave, cuando pudiera hacerlo sin ningún riesgo ni para sí mismo ni para terceros.

La infracción se castiga con la pena de multa de 3 a 12 meses. (Que +- si ponen una cuota más habitual de 6 euros/día, oscilaría entre los 540 € y los 2.160 €)

También se castiga con la misma pena la conducta de aquella persona que, aunque no puede prestar directamente socorro, no solicita la ayuda de un tercero.


:roll: Hala..con Dios!
Última edición por Sirenita el Lun Jul 17, 2006 8:33 pm, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
adosinda
Mensajes: 4974
Registrado: Lun Feb 20, 2006 12:00 am

Mensaje por adosinda » Lun Jul 17, 2006 7:33 pm

Gracias Barles, como siempre..

Lo gracioso de este tema es que este fin de semana mi hermana y yo hablabamos sobre este tema (no el de barrio de Barcelona). Hablabamos de que si nos pasase algo en mi calle,por ejemplo que alguien te apuñale, si no estuvieran mi primo que vive al lado o mi vecino (que también vive al lado) nadie acudiría a ayudar. Todo lo contrario, cuando el apuñalador se fuera saldrían a preguntar el "por qué" ese hombre me apuñalaba (ayuda no, pero cotillas...) Y lo "gracioso" del tema es que no bromeo.

Avatar de Usuario
Ina
Mensajes: 2651
Registrado: Jue Nov 17, 2005 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Ina » Lun Jul 17, 2006 8:41 pm

adosinda escribió:... cuando el apuñalador se fuera saldrían a preguntar el "por qué" ese hombre me apuñalaba (ayuda no, pero cotillas...) .


Al hilo de esto, suena a tópico pero ¿no os llama la atención como después de un suceso de violencia doméstica (hijo mata a madre, marido apuñala a mujer, nieto pega una paliza a abuelo, etc...) salen las inestimables, necesarísimas y nunca bien ponderadas declaraciones de los vecinos en televisión?

"se veía venir, discutían mucho, ella siempre iba marcada, el era un yonqui, en el portal le tenemos miedo,..." vamos, que todos sabían lo que iba a ocurrir.

Avatar de Usuario
Sirenita
Mensajes: 1304
Registrado: Dom Sep 04, 2005 11:00 pm
Ubicación: A Coruña (sin L)

Mensaje por Sirenita » Lun Jul 17, 2006 8:45 pm

Sí, Ina, es lamentable. Tambien son los mismos que como dice Adosinda se reunen a cotillear y comentar el tema en grupitos, pero cuando una mujer los necesita para que testifiquen delante de un juez de violencia doméstica, son todos ciegos, mudos y sordos.

Avatar de Usuario
Udeis
Mensajes: 745
Registrado: Sab May 06, 2006 11:00 pm

Mensaje por Udeis » Lun Jul 17, 2006 10:45 pm

Una noche, en mi calle, pasó algo parecido.
Mi primo, mi hermano y yo, que por aquel entonces contábamos con 8, 9 y 12 años respectivamente, jugábamos tranquilamente a las cartas cuando de repente unos gritos apagados y un jadeo extraño hicieron que dejáramos la partida a medias y nos asomáranos al balcón. Nos encontramos con una escena espeluznante. Una chica, petrificada de terror, intentaba gritar y alejarse de un individuo mientras éste la agarraba y manoseaba. Tengo que decir que mi vecino del callejón de enfrente es violador, ya ha violado a tres niñas, y sí, parece increible pero está suelto. Aunque lo más increible es que el pervertido en cuestión no era el violador, sino otro vecino.
Yo tenía 12 años pero no dudé ni un momento en llamar la atención del sujeto, a lo que se unieron mi hermano y mi primo alentados por mi inesperada valentía. Por desgracia son muchas las mujeres y niñas que sufren o han sufrido alguna vez acoso sexual y yo estaba bien informada. No dudé ni un momento y poniéndome en peligro, aún a riesgo de ser yo la siguiente en la lista, grité todo lo peor que se me vino a la cabeza. El tío, al ver que yo era una niña, hizo caso omiso y siguió su perverso ritual (acorralamiento, sobeteo, lenguetazos, forcejeo), pero con el escándalo que yo estaba formando los vecinos salieron a sus balcones y el acosador no tuvo más remedio que salir zumbando de allí.
La verdad es que parecen casos aislados que sólo le ocurren a los demás, pero más de una sabemos lo mal que se pasa en esos momentos y la gran ayuda que pueden ofrecer los demás. Que somos personas, leche, hasta los animales tienen mejor instinto de protección.
Y viniendo al caso, hace unas semanas una amiga de mi hermano estuvo a punto de ser violada de no ser por la ayuda de su perro "peligroso". El fulano se hizo el desmayado y la pobre cuando fue a socorrerlo se le echó encima. El perro la defendió sin reparar en el ojo colgando de la pedrada que le asestó el tipo y no le soltó el tobillo hasta que su dueña se alejó corriendo.
Dejémonos de tonterías de Grandes Hermanos, bocas cosidas y denuncias falsas para obtener beneficios económicos y dediquemos nuestros esfuerzos a ayudar al prójimo. Que no sé yo si el peligroso es el perro o el hijo puta del violador...
Udéis es mi nombre, y Udéis me llaman mi madre y mi padre y todos mis compañeros.

Avatar de Usuario
elisheva
Mensajes: 6903
Registrado: Dom May 01, 2005 11:00 pm
Ubicación: Por ahí...

Mensaje por elisheva » Lun Jul 17, 2006 11:14 pm

Parece que olvidáis un detalle:

APR escribió:Bajas a la calle, le sacudes un mal golpe al violeta -éste encima se llamaba Jalal, o sea, Noli Me Tangere-, y al final el malo sale libre en cuatro días y tú te buscas la ruina.


No conozco uno, sino dos casos (y uno muy cercano) en los que la víctima original tiene que pagar una compensación económica por malos tratos a su agresor. ¿No os parece patético? La gente tiene miedo de meterse en lios, porque la sociedad que tenemos no la protege como debería.
En los seminarios de defensa a las mujeres, lo primero que se les enseña es que no deben gritar pidiendo ayuda, de lo que la mayoría de la gente hace caso omiso, sino "¡FUEGO!". Algo que alarme a la gente, que las haga reaccionar.

Yo veo a diario las miserias de la gente, pero también veo montones de gestos comparables a la proeza del joven Vicente, lo que me reconcilia con el resto de personas que sólo saben mirar su propio ombligo.

(Por cierto, si alguien quiere saber qué significa la expresión "Noli me tangere", que mire en la enciclopedia del foro :wink: )
...En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada...

Avatar de Usuario
Corsaria
Mensajes: 7731
Registrado: Vie Dic 02, 2005 12:00 am
Ubicación: Virreinato del Río de la Plata

Mensaje por Corsaria » Mar Jul 18, 2006 12:51 am

Pero qué enciclopedia más completa :!: Me encantó :!: Gracias, Eli :!:
Había descubierto fascinada, estremecida de placer y de miedo, que todos los libros del mundo hablaban de ella.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: Patente de corso 23.07.06

Mensaje por Rogorn » Mar Jul 18, 2006 1:13 am

APR escribió: Bajas a la calle, le sacudes un mal golpe al violeta -éste encima se llamaba Jalal, o sea, Noli Me Tangere-, y al final el malo sale libre en cuatro días y tú te buscas la ruina.

APR escribió: Y quien se queda sin hacer nada es un perfecto mierda, se mire por donde se mire.

Pues a ver cómo se arregla el dilema. Que las cosas se hacen o se dejan de hacer por un motivo.
Sirenita escribió:Incurre en un delito de omisión del deber de socorro la persona que no ayuda a otra que se encuentra desamparada y en peligro manifiesto y grave.

Bien está
cuando pudiera hacerlo sin ningún riesgo ni para sí mismo ni para terceros.

lo que bien acaba

Avatar de Usuario
Sirenita
Mensajes: 1304
Registrado: Dom Sep 04, 2005 11:00 pm
Ubicación: A Coruña (sin L)

Mensaje por Sirenita » Mar Jul 18, 2006 8:39 am

Creo que la solución al dilema es hacer lo que te dicta tu conciencia; yo, me jugaría el pellejo, porque de no hacer nada, estaría dándole vueltas a la cabeza, con remordimientos, así que, siempre hago lo que me dicta mi conciencia que debo hacer, que seguramente me partirán la cara...vale, que seguramente me multarán....vale, pero vivir con la cabeza alta y mirar atrás y gustarte lo que ves, eso es impagable. :D

Avatar de Usuario
julito
Mensajes: 2786
Registrado: Jue Jun 08, 2006 11:00 pm
Ubicación: León alatristero

Mensaje por julito » Mar Jul 18, 2006 8:55 am

Caramba Elisheva, con lo de gritar "Fuego" en esos seminarios; se me ha caído el alma a los pies. El ser humano me asombra cada día un poquito más, por lo que vemos que puede hacer, sobre todo para mal. Pero el tema que plantea Arturo con los dos ejemplos antagónicos tiene mucha miga. En el caso del maltratador, la gente, disimulen vuestras mercedes, le echó unos "huevos" de toma pan y moja. Si uno tiene miedo de socorrer a alguien directamente en una situación como esta (por temor a enfrentarse a un sujeto infame de esa calaña o por lo que fuere), pues se llama a la Policía, o Guardia Civil o a quien se tercie, pero inmediatamente y no ver este suceso como algo normal; un acontecido doméstico en el que uno no tendría derecho a meter las narices. Es que hoy nadie se moja por nada. Y menos por esto.

El caso de Vicente en el que se juega la vida es digno de admiración. Él si que le echó huevos de verdad. Pero casos como este abundan más por lo general (ojo, sin quitarle mérito alguno al chico). Sabes que te juegas la vida, la adrenalina se dispara y supera las reticencias. Sólo buscas la solución. Pero te la juegas una vez. Y yo creo que es lo que en el fondo se piensa aunque no caemos en la cuenta de ello. Las llamas no van a buscar a Vicente cuando esté tranquilamente dando un paseo para vengarse por haber rescatado al desdichado camionero de su voracidad. Sin embargo, cuando te juegas la vida por intentar defender o salvar a un semejante de la "voracidad" de otro, tienes el chip metido en tu cerebro que te está diciendo:.. no te metas, no es asunto tuyo, no te busques problemas, que a los dos días está otra vez fuera y te busca..., lo que equivaldría a jugártela una segunda vez. Yo veo que ese es el problema.

Si tuvieramos una justicia como Dios manda (es un decir, porque en el Antiguo Testamento, las preparó muy gordas) algo influiría en estos hechos. Como en el caso de Udeis, hay bastante gentuza que campa a sus anchas, por falta de las consabidas y puñeteras pruebas.
Y pues quien le trae al lado
es hermoso, aunque sea fiero,
poderoso caballero
es don Dinero

Avatar de Usuario
julito
Mensajes: 2786
Registrado: Jue Jun 08, 2006 11:00 pm
Ubicación: León alatristero

Mensaje por julito » Mar Jul 18, 2006 8:57 am

Ah, Sirenita. Totalmente de acuerdo contigo.
Y pues quien le trae al lado
es hermoso, aunque sea fiero,
poderoso caballero
es don Dinero

Avatar de Usuario
elisheva
Mensajes: 6903
Registrado: Dom May 01, 2005 11:00 pm
Ubicación: Por ahí...

Mensaje por elisheva » Mar Jul 18, 2006 9:23 am

Aquí y ahora todos podemos ser muy valientes, pero hay que verse delante de un borrachuzo con una pistola cuando no sabes si es de verdad o de pega. La forma en que reaccionas en cada momento estará siempre condicionada por el grado de peligro físico que corras, es obvio.
Tampoco hay que olvidar que uno de los principios básicos para el auxilio es mantener la integridad de las personas, tanto de los auxiliados como de los que a veces se lanzan imprudentemente al rescate, pudiendo provocar un daño aún mayor al otro o a sí mismo. Que echarle cojones está muy bien, pero que una imprudencia puede a veces traer peores consecuencias.
...En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada...

Avatar de Usuario
Sirenita
Mensajes: 1304
Registrado: Dom Sep 04, 2005 11:00 pm
Ubicación: A Coruña (sin L)

Mensaje por Sirenita » Mar Jul 18, 2006 9:49 am

Ufff...Eli, si te enumerara las veces que actué imprudentemente corriendo riesgos innecesarios...pero es que en esos momentos no te paras a pensar, a ver, tengo un 35% de posibilidades, y en la mayoria de situaciones comoe stas...no; no pasa así, tienes que reaccionar o no hacerlo. es así. La última, fue una chica que oí gritar, yo estaba en la calle con mi perro y mi marido y salí corriendo hacia los gritos, cuando llegué la chica estaba tirada en el suelo, le acababan de robar el bolso, nos quedamos con ella y llamamos a la policía,; despues mi mariddo se enfadó conmigo, me dijo y con toda la razón, y si llegas y aun estan forcejeando qué se supone que ibas a hacer tu? y tenía razón, :? pero fue una reacción, imprudente? bueno...pero sé que la chica se alegró de verme cuando la levanté del suelo.

Y por cierto, este tema me recuerda una cosa que siempre me decía mi padre de pequeña cuando hacía alguna de mis "cristinadas":(y me sigue diciendo... :lol: )

¡De valientes están los cementerios llenos! :roll: :roll:

Avatar de Usuario
elisheva
Mensajes: 6903
Registrado: Dom May 01, 2005 11:00 pm
Ubicación: Por ahí...

Mensaje por elisheva » Mar Jul 18, 2006 10:22 am

Vamos a ver: Se puede ayudar de muchas maneras siempre y cuando se haga de forma sensata. Y la gente, al revés del caso del violador que APR expone, generalmente ayuda, aunque sea simplemente haciendo ruido para ahuyentar al agresor.
Y claro que se suelen proporcionar auxilio, lo que ocurre es que no siempre son acciones tan expectaculares como el rescate de un hombre entre las llamas. Pero para mí fue igual de importante que un desconocido se parara en el arcén de la carretera un día de lluvia torrencial para ayudarme con mi coche, que había dejado de funcionar.
Yo, por mi parte, intento ayudar siempre que puedo, en pequeñas cosas cotidianas, o en accidentes más o menos graves, pero siempre hasta donde el sentido común y la responsabilidad me permiten. Sin medios que te respalden, y sin garantías de éxito, están las urgencias llenas de pseudo Rambos.
...En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada...

Avatar de Usuario
CristinaOvede
Mensajes: 2459
Registrado: Mié Sep 14, 2005 11:00 pm
Ubicación: Zaragoza

Mensaje por CristinaOvede » Mar Jul 18, 2006 11:53 am

Gracias Barles.

El jueves me pasó algo que ojalá no os pase nunca. Estaba trabajando en el hospital. A las cuatro de la tarde entra un marroquí en la sala donde nos cambiamos y nos tomamos el café, se sienta, saca un móvil y nos amenaza diciendo que es una bomba. Yo en ese momento estaba en una habitación poniendo un gotero. Cuando salgo al pasillo veo que esa persona se dirige directamente hacia mi, riéndose y con cara de loco. Me fui hacia un lado del pasillo porque sabía que algo no iba bien. Mi compañera la auxiliar al ver que esa persona se dirigía hacia mi, vino corriendo a ayudarme. Cuando me enteré de lo de la supuesta bomba, me di cuenta de lo valiente que había sido mi compañera porque en ese momento no se sabía si estábamos en peligro o no.
Vinieron los de seguridad y se lo llevaron. Registraron el hospital y no encontraron nada. Pero el susto no nos lo quitó nadie.
Esto no salió ni en la prensa ni en la televisión porque no le dijimos nada a ningún paciente. Sólo lo sabía el personal sanitario.


Hace tiempo iba por la calle cuando vi a un chico tirado en la acera. Pasaba mucha gente y había muchas tiendas, pero nadie se paraba a preguntarle lo que le había pasado y si estaba bien. Como enfermera y sobretodo como persona, me paré y le pregunté. Le había dado un ataque epiléptico. Llamé a la ambulancia, le tomé la tensión y me quedé con él, hasta que vinieron a buscarle. Cuando las demás personas vieron que se acercaba una ambulacia, empezaron a preguntarme que había sucedido y yo les di largas, porque si antes no se interesaron por el pobre chico, ahora no se iban a enterar para luego ir a cotillear.

Esto sucederá siempre. Habrá personas que se preocuparán y otras que pasarán.
"No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente".

Avatar de Usuario
Corsaria
Mensajes: 7731
Registrado: Vie Dic 02, 2005 12:00 am
Ubicación: Virreinato del Río de la Plata

Mensaje por Corsaria » Mar Jul 18, 2006 1:47 pm

Lo del fuego es internacional, Eli. Acá también te dicen que grites ¡Fuego!, pero que jamás pidas auxilio. Si pedís auxilio vas muerta, en cambio, con lo de fuego, siempre va a haber alguien que salga a ver si se quema su casa.
Había descubierto fascinada, estremecida de placer y de miedo, que todos los libros del mundo hablaban de ella.

Avatar de Usuario
Udeis
Mensajes: 745
Registrado: Sab May 06, 2006 11:00 pm

Mensaje por Udeis » Mar Jul 18, 2006 4:15 pm

Cristina te admiro. Si yo fuese hombre sé que tendría más valor para hacer algo más que ponerme a gritar desde un balcón, y no es por machismo ni feminismo, es simplemente la realidad. A un hombre es más difícil que lo viole otro hombre. Bueno, corre el riesgo de ser apuñalado o agredido, pero por lo general en cuestiones sexuales la mujer pierde, por miedo, impotencia y debilidad.
Seguramente la gente pasó de largo ante aquel chico por miedo a que les robaran, les agredieran o les hicieran daño. Es más normal encontrar a un loco suelto que a un epiléptico y eso lo sabemos todos. Yo he tenido malas experiencias por confiar en la gente y he aprendido que no te puedes fiar de nadie. Puede ser cruel, pero el instinto de supervivencia es más fuerte que el de protección de la especie y mucho más si hablamos de la especie humana, que más que ayudarse se destruye.

Hay muchos casos de personas que han pretendido ayudar a alguien y han terminado muertos en una cuneta, flotando en el río o dentro de un contenedor. Y si no que se lo pregunten a un amigo de mi prima, en Barcelona curiosamente, que por avisar a un chico de que se le había caído la chaqueta éste se le acercó y le asestó cuatro puñaladas mortales.

Ante situaciones como estas yo he optado por ayudar lo extrictamente necesario, y siempre respaldada por gente o alturas. Soy una cobarde, lo sé, pero estoy de acuerdo con lo que dice el padre de Sirenita...
Udéis es mi nombre, y Udéis me llaman mi madre y mi padre y todos mis compañeros.

Avatar de Usuario
adosinda
Mensajes: 4974
Registrado: Lun Feb 20, 2006 12:00 am

Mensaje por adosinda » Mar Jul 18, 2006 6:07 pm

Lo de FUEGO me lo comentó mi hermana cuando le hablé del articulo. Y la verdad que tiene su lógica.

Y lo de ayudar a una victima, nadie dice que tengas que tirarte a pegar al agresor, pero con ruido y más gente alrededor, a lo mejor le da por irse (o seria lo lógico). Pero también es verdad que verte en la situación (accidente, robo,...). Pero el caso del artículo es una simple llamada y eso lo hacemos todos por muy asustados que estemos.

Avatar de Usuario
Udeis
Mensajes: 745
Registrado: Sab May 06, 2006 11:00 pm

Mensaje por Udeis » Mar Jul 18, 2006 7:27 pm

Tengo que reirme porque se está hablando de llamar a la policía... ja ja y ja. Yo he presenciado una pelea entre un individuo de una etnia en particular armado con un machete con un vecino de mi calle y la policía vino, claro que vino, pero a la media hora, cuando ya había terminado la fiesta. Y no fue porque no se les avisó. Llamamos todos los vecinos de la calle y seguro que fuimos muchos porque cuando yo llamé el gilipollas (porque no tiene otro nombre) que cogió el auricular me dijo con tono brusco y acalorado que dejásemos de llamar, que ya iba una patrulla hacia el lugar. Teniendo en cuenta que la comisaría se encuentra a 5 minutos en coche de mi calle y que supuestamente hacen rondas nocturnas, no sé por qué razón tardaron tanto en aparecer...

Pero tengo más anécdotas. Una vez un individuo de la misma etnia que el anterior se saltó un stop y arrolló mi coche. El tipo salió de su automóvil con los ojos rojos y cara de pocos amigos. Empezó a insultarme y luego empezaron las amenazas de muerte. Con toda la sangre fría que pude cogí mi movil, llamé a la policía, les conté la historia y me dijeron: "ese no es asunto mío" 8O
Yo no sabía si no entendí bien porque estaba bajo presión o si el gilipollas de detrás del teléfono había dicho lo que había dicho... En efecto, me dijo que no era de su jurisdicción y que llamara a quien tuviera que llamar. Yo no sabía el número así que se lo pedí y después de dar un suspiro como si me estuviera haciendo un favor me dijo el número al que tenía que llamar para que me ayudaran, lo tuve que memorizar y llamar yo misma. Cuando se puso el policía que debía venir me dijo que no podía acudir porque estaban haciendo cambio de turno...
Entonces, recapitulando, un tío, con el mono, dice que me va a matar, yo se lo cuento a un policía y el gilipollas me dice que como están haciendo cambio de turno no hay ni un puto poli que venga a socorrerme... muy bien. Un punto positivo para los agentes del orden...

Así que o te quedas en tu casa y no sales, o sales y no le preguntas al epiléptico si le ocurre algo, a ver si va a resultar que es un violador y yo no tengo perro peligroso que me proteja...
Udéis es mi nombre, y Udéis me llaman mi madre y mi padre y todos mis compañeros.

Responder