Enemigos de APR

Noticias, entrevistas, artículos y material diverso sobre Arturo Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Jul 21, 2014 4:31 pm

Bueno, ahí va consiguiendo poco a poco sus minutos de fama
Ha subido un gran escalón, en este blog ya le consideran escritor:
http://neorrabioso.blogspot.com.es/2014 ... rbona.html
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6241
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Mié Jul 23, 2014 8:46 am

No sé qué lo consideran, pero si tan despreciable fuese seguramente pasarían olímpicamente de él.
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mié Jul 23, 2014 8:51 am

El asunto es que...puede ser una cosa y también otra a la vez. Y no olvidemos que este señor tendrá muchos defectos pero también tiene tribuna en El Cultural
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue Ago 28, 2014 12:05 pm

Corrupción en la RAE y plagio total en las obras de su miembro, Pérez-Reverte

En mayo de 2011, la Audiencia Provincial de Madrid condenó a Pérez-Reverte y Manuel Palacios, director y coguionista de la película Gitano, a pagar 80.000 euros de forma solidaria al cineasta Antonio González-Vigil, que lo demandó por plagio del guión de la película estrenada en el año 2000. La sentencia contradijo dos sentencias penales y una tercera de un juzgado mercantil. Finalmente, en julio de 2013 es condenado por la Audiencia Provincial de Madrid a pagar 200.000 euros al cineasta por plagio.
No todo lo malo es eso, también le constan 9 delitos por fraude y plagio (5 en fase de instrucción y 4 pendientes de juicio) En dos de los 9 casos abiertos admite haber copiado 80 y 72 páginas, respectivamente. Más curioso, admite haber comprado la totalidad de 3 de sus libros. Más curioso, se le abre expediente sancionador por haber pasado facturas falsas como gastos de corresponsal, admitiendo que no actuaba como tal, …….. era miembro activo de la guerrilla. Cuando, en verdad, Ni era miembro activo de la guerrilla, ni corresponsal, sencillamente, estaba con Curro en el Caribe.
¿Cómo puede ser académico, letra T, un individuo de este calado? Con un sueldo de 38.000 euros/año más otros 12.000 por asistencia. Nunca antes, había visto que a un trabajador le pagasen por asistir a SU trabajo. Por cierto, a los académicos y políticos les retienen el 4.5% de IRPF, Por ese mismo sueldo o ingreso a cualquier español, le retendrían un 35%.
El nivel académico de Pérez-Reverte, no pasa de doctor honoris causa por la politécnica de su pueblo natal, Cartagena.
Anoche me decía una amiga virtual de la RED, interesada en la cultura y en aire que se respira en general…...me gustaría mucho poder decir: ¡Juan, flipa¡ si es peli que se ha inventado. Pero observo, detenidamente, el tema y pienso, puede tener razón, Juan ya me empieza a subir el asco de ver tanta basura ..... a veces, me pregunto ¿Qué leche mamaron estas hienas?
Me pregunto, ¿tan difícil es para los Ministros de Justicia y Cultura, ordenar el cese de este mamón de la RAE y acuñar todos sus plagios con el nombre verdadero de su autor, por supuesto haciendo constar dicha fechoría?
En definitiva, España es un cortijo cuyos “amos” son empresarios y banqueros. El capataz está claro, el Presidente del Gobierno y los jefes de tajo sus Ministros o lacayos.

Que te den morcilla, Arturo. A ti y al Gobierno. Esto lo he copiado de ti, ¿Recuerdas tu despedida, antes del expediente?
http://blogdejuanpardo.blogspot.com.es/ ... al-en.html
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
aik
Mensajes: 2334
Registrado: Dom Feb 18, 2007 12:00 am
Ubicación: En la Hansa

Mensaje por aik » Jue Ago 28, 2014 12:15 pm

:D :D :D :D :D :D :D :D :D :D :D :D :D :D
"Son Españoles los que no pueden ser otra cosa". (Cánovas)

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue Sep 04, 2014 10:54 am

Anda!! un nuevo "amiguito" en el Foro de Podemos, un tal Kino, los 4 mensajes que lleva, los cuatro copia y pega la mierda que encuentra por internet para desprestigiar a Arturo.



SOBRE ES LA GUERRA SANTA, IDIOTAS:

1.
s vergonzoso que una persona como Pérez-Reverte, condenado por plagio por la Audiencia Provincial de Madrid y el Tribunal Supremo sea una referencia en este foro.

Pérez-Reverte paga la multa de 210.000 euros por el plagio de la película «Gitano» - ABC.es

Su pasado en la extrema derecha tal y como denuncia Pepe Rei y José Luis Morales periodistas de rigor no convierten en ejemplo para Podemos a este hombre.

ESCUELA DE INDIGNACCIÓN: Según el blog amnistiapresos.blogspot.com, los periodistas Pepe Rei y José Luis Morales denunciaron que 200 periodistas españoles se pusieron al servicio del estado con cargo de los fondos reservados

Rafael Narbona lo desmonta en el siguiente enlace:
DESMONTANDO A ARTURO PÉREZ-REVERTE: UN MACARRA EN LA REPÚBLICA DE LAS LETRAS | Rafael Narbona

Por si no quedó claro que vive de la mentira y de insultar al pueblo que le paga por su repugnante trabajo otros enlaces de noticias:

Blog de Juan Pardo: Corrupción en la RAE y plagio total en las obras de su miembro, Pérez-Reverte

Esperanza Aguirre se gastó ocho millones de euros en promocionar el 2 de mayo en plena crisis

Un personaje de calaña no puede ser referencia en este foro.

2.
Si nos ponemos en ese plan puedes poner el ideario de Hitler "Mi lucha" o unos versos de Jose María Pemán. Por favor, Pérez Reverte es un fascista y creo que este foro no puede dar cabida a la lectura de un fascista sino como ejemplo a no seguir.
Saludos.

3.
No intento cortar la libertad de nadie. Estás muy confundido. Si te parece interesante la opinión de un plagiador, delincuente de prosa falange que recuerda oscuros años, estás muy perdido. Eres libre de leer a Hitler a Pérez Reverte y a Pemán, yo solo venía advertir con argumentos de hemeroteca lo peligroso que es leer a un fascista que presume de no tener ideología porque tiene biblioteca. Si te paras a pensar un poco las cosas que dice este hombre te darás cuenta de que no tiene que ver nada con la propuesta de Podemos. Este artículo es islamófobo, lo que pasa es que no sabes leer entre líneas. Te recomiendo lecturas más constructivas, Gramsci, Chomsky o Marx te pueden abrir más la mente. Aunque este sea un foro libre, rechina que pongas el artículo de un persona que ha sido chivato de la policía como lo fue Cela del régimen franquista.

4.
Si estamos criticando a la casta politica tenemos que darnos cuenta de que hay una casta que impera en las superestructuras. Pemán y Cela imperaban en una época por ser representantes del franquismo.
En la actualidad Pérez Reverte es la superestructura de la casta. Como ha quedado demostrado por el tribunal supremo es un plagiador y si lees bien los artículos, menosprecia a mendigos, es un clasista y además justifica la tortura de los seres humanos
ArtÃ*culos de Arturo Pérez-Reverte: Mi amigo el torturador

No solamente estoy en desacuerdo con él también me duele que el dinero de mi bolsillo en forma de impuesto vaya a financiar su puesto en la RAE.

Si no queremos casta no puede ser que defendamos a un máximo representante de la casta más casposa.

Blog de Juan Pardo: Corrupción en la RAE y plagio total en las obras de su miembro, Pérez-Reverte
SDaludos y claro que PODEMOS

5.
Pues si te interesa aprender vas por mal camino leyendo las paridas fachas del semanal xl donde escribe este pájaro. Te lo voy a explicar con un ejemplo que nos coge cerca, el documental guionizado por Pablo Iglesias: Una mosca en la botella de Coca cola Este documental con titulo sugerente nos cuenta que tú puedes como periodista meterte con la clase política pero nunca poner en cuestión lo que determina la línea editorial de un medio. Tú como periodista nunca podrás denunciar que hay una mosca en la botella de Cocacola. Reverte no denuncia en este artículo que ISIS o Al Quaeda son financiados y creados por la colaboración conjunta de la OTAN y la CIA, Reverte se dedica a simplificar con su islamofobia un lugar común que es tan vulgar como una opinión de cualquier tertuliano de tele 5. Lo verdaderamente sorprendente de esto es que aparezca en un foro de gente que se supone que tiene una potencia intelectual, pues los artículos de Reverte son para que los de forocoches se las den de leídos. O si me apuras, en el Hogar neonazi Ramiro Ledesma de Tetuán seguro que tienen un orgasmo épico con artículos así pues para su mentalidad tan corta seguro que son interesantes. Reverte es un populista que se mete con la clase política pues es muy fácil, pero nunca lo hace con el Rey aquí te dejo un enlace donde podrás comprobarlo, también de ese periódico tan influyente en los simples como es el semanal xl:

Somos gilipollas | Web oficial de Arturo Pérez-Reverte

Para finalizar te quiero recordar que gracias a Pablo Iglesias, Monedero, Errejón, esto está empezando a funcionar. Si cualquiera de ellos leyera a Pérez Reverte no estariamos aquí, pues gracias a su potencia intelectual han conseguido algo que parecía imposible. Si leyeran a Reverte y les pareciera "interesante" estarían en el Hogar nazi Ramiro Ledesma que es donde se leen estos artículos y dicen: qué bien escribe Reverte, que claro habla, qué cojones tiene, qué español es.
Reverte es un cateto y eso lo revelan sus escritos. Este que tu has colgado es muestra de ello, superficial y lleno de lugares comunes. Carmen Lomana o Carlos Herrera que no brillan por su potencia intelectual también reivindican a Reverte.
Te mando un saludo y te sugiero que empieces a leer otras cosas pues una persona que presunme de leer todo lo que cae en sus manos y lee a Reverte es que ha leído poco o muy poco.
¡Juntos Podemos!


SOBRE TEMA PLAGIO:

1.
s vergonzoso que una persona como Pérez-Reverte, condenado por plagio por la Audiencia Provincial de Madrid y el Tribunal Supremo siga en una institución como la RAE que mantiene una línea de financiación con dinero público.

Pérez-Reverte paga la multa de 210.000 euros por el plagio de la película «Gitano» - ABC.es

Su pasado en la extrema derecha tal y como denuncia Pepe Rei y José Luis Morales periodistas de rigor es sólo un vicio de los muchos que pueblan su carrera y su vida, cobrando del fondo de reptiles a cuenta del Ministerio del Interior en épocas oscuras .

ESCUELA DE INDIGNACCIÓN: Según el blog amnistiapresos.blogspot.com, los periodistas Pepe Rei y José Luis Morales denunciaron que 200 periodistas españoles se pusieron al servicio del estado con cargo de los fondos reservados

Rafael Narbona lo desmonta en el siguiente enlace:
DESMONTANDO A ARTURO PÉREZ-REVERTE: UN MACARRA EN LA REPÚBLICA DE LAS LETRAS | Rafael Narbona

Por si no quedó claro que vive de la mentira y de insultar al pueblo que le paga por su repugnante trabajo otros enlaces de noticias:

Blog de Juan Pardo: Corrupción en la RAE y plagio total en las obras de su miembro, Pérez-Reverte

Esperanza Aguirre se gastó ocho millones de euros en promocionar el 2 de mayo en plena crisis

Un personaje de mala calaña un fascista y que justifica la tortura en sus artículos como el siguiente:

ArtÃ*culos de Arturo Pérez-Reverte: Mi amigo el torturador

no puede estar en un organismo que se financia con nuestro dinero. Tampoco sus Alatristes tienen que ser lectura escolar obligatoria pues en ellos está el ideal más zafio y oscuro de nuestro pasado imperialista y los niños aprenden la historia de España por cuenta de un reaccionario.

Propongo crear plataforma para subsanar esto , que la expulsión de la RAE sea inmediata y que se retiren sus libros de los colegios.

2.
Los enlaces que en el anterior post no salieron para que la gente conozca la calaña de este individuo que nos cuesta un dinero mantener su silla de académico:

Pérez-Reverte paga la multa de 210.000 euros por el plagio de la película «Gitano» - ABC.es

Blog de Juan Pardo: Corrupción en la RAE y plagio total en las obras de su miembro, Pérez-Reverte

https://www.google.es/?gws_rd=ssl#q=...+perez+reverte

Esperanza Aguirre se gastó ocho millones de euros en promocionar el 2 de mayo en plena crisis


ArtÃ*culos de Arturo Pérez-Reverte: Mi amigo el torturador
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14305
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie Sep 19, 2014 11:22 am

Ignacio Carrión: «Lo peor de un periodista es que mienta»
Alfredo Valenzuela - ABC - 06/01/2008

-¿De verdad cree que Sevilla es "la gran ciudad de España"?
-Escribí eso hace tiempo y lo reafirmo. La ciudad se ha superado a sí misma.

-¿Qué necesidad tenía de buscarse tantos enemigos de golpe, y además tan poderosos, publicando sus 'Diarios'?
-Los enemigos, si existen, no los he buscado yo. Dudo que sean tantos y tan poderosos.

-Se han reseñado poco. ¿Esa ha sido la principal represalia?
-Es evidente. Ante un libro en el que bastantes responsables de los medios salen malparados, es decir, aparecen tal como yo creo que son, cabe adoptar dos posturas, o silenciar al máximo el libro o atacarlo frontalmente. Sólo uno, que encima dirige una revista de libros, lo ha atacado aunque con pobres argumentos. Lo entiendo, lo llamé loco. Y alguna que otra prueba ha dado de serlo.

-¿No comparte la idea de que no se puede ser del todo sincero, aunque sea por mera convivencia?
-La sinceridad es un todo, y no una parte. Es indivisible. Lo contrario se da no tanto por un deseo de convivencia sino por conveniencia, que es distinto. Antes o después, la falta de sinceridad pasa factura.

-Pero la sinceridad absoluta va, al menos, contra la buena educación, ¿no?
-La buena educación no me la impongo al escribir, sino al subir y bajar del autobús.

-Dice en sus 'Diarios' que hay una manera de escribir que conduce a la soledad. ¿Es la suya?
-Al escribir comparto la soledad con una parte de mí mismo. El yo que escribe. A veces, debo reconocerlo, nos llevamos bastante mal.

-Pero antes de ser desgraciado por no escribir lo que piensa, optó por hacerlo y que los desgraciados sean sobre los que escribe, ¿no?
-No escribo para no ser desdichado sino para serlo un poco menos. La desdicha es una condición humana, incluso para los que son agraciados por la Lotería. Que sean o no más desgraciadas algunas de las personas que aparecen en mis Diarios por el hecho de aparecer allí, tampoco me hace a mí menos desgraciado de lo que soy.

-Pese a haberle dedicado años, ciudades, esfuerzos, no parece que el periodismo haya sido nunca lo más importante en su vida...
-Desde luego que no, y esto es algo que por suerte me disuadió de ser ambicioso en el periodismo. Lo que siempre me importó me sigue importando ahora, escribir bien, ir al grano y contar la verdad.

-¿Por qué no aceptó dirigir medios de comunicación?
-Es incompatible escribir y dirigir un periódico.

-Además, dice que un día entero en una redacción es «como una larga noche»...
-A veces incluso peor. Pero mi experiencia se remonta a los primeros tiempos del ejercicio de esta profesión, cuando estaba atornillado a una mesa en el semanario 'Blanco y negro'. Luego no he pisado las redacciones de los periódicos más que para recoger billetes de avión y de banco con los que poner pies en polvorosa.

-Y que «un corresponsal no es más que un loro que repite sandeces...».
-Un corresponsal en el extranjero no siempre repite sandeces de segunda mano. En ocasiones también pueden ser propias. Un corresponsal no debería publicar a diario en el periódico que lo destaca en un determinado país para que nos muestre cómo es ese país en todas sus manifestaciones, no sólo en la política, más que cuando sus crónicas fueran relevantes y originales. Y cuando descubrieran algo. Conocí a un triste corresponsal español en Moscú que no pisaba la calle. Permanecía encerrado en la oficina. Ni siquiera se ponía los zapatos. Calzaba zapatillas de felpa.

-¿Ostentar grandes responsabilidades en el mundo del periodismo es compatible con ser bobo?
-Salta a la vista que ser bobo, y ser adulador y encima sumiso, se considera mérito para alcanzar esas grandes responsabilidades. En una novela le hice decir al personaje que si el chófer del director de un periódico ocupaba el sillón del director, y el director tomaba asiento al volante del coche del director, con toda seguridad el periódico saldría ganando.

-¿Qué encargos que aceptaba antes no acepta ya?
-Nunca he aceptado encargos que fueran contra mis ideas o mi visión del mundo. Ahora aplicaría exactamente el mismo principio.

-De uno de sus compañeros dice que «ha agotado todos los caminos de la sencillez». ¿Es lo peor que se puede decir de un periodista?
-Lo peor que se puede decir de un periodista es que miente, falsea o deforma la realidad a sabiendas de que lo hace. Porque el hecho de que haya engolados escribiendo en una redacción añade amenidad, aunque sea irrisoria, a un periódico que de otro modo sería muy aburrido. Quienes no escriben con sencillez por haber agotado los caminos de la sencillez nos están diciendo que también han agotado su pensamiento, que para sobrevivir se vuelve oscuro en lugar de transparente.

-¿Por qué dice que Arturo Pérez-Reverte no ha logrado engañarse a sí mismo?
-Supongo que escribí esa frase en Arabia Saudita, donde coincidimos durante unas semanas mucho antes de los bombardeos americanos en Irak. Hablo de 1990. Yo escribía para 'El País' y Pérez-Reverte actuaba para TVE montando cada día un escenario de guerra inminente todavía muy lejos de la realidad. Su fanfarronería de adivino no me gustó. Sospecho que él no lograba engañarse a sí mismo porque en el fondo todos, periodistas y escritores, sabemos distinguir unos hechos y la ausencia de esos hechos, o la exageración de los mismos.

-Usted ha pasado por que hayan hecho todo lo posible por separarle de sus hijos. ¿Habrá de pasar mucho tiempo para que la sociedad deje de considerar normal que las madres separadas manipulen a los hijos y reaccione ante esa situación del mismo modo que se ha reaccionado contra los malos tratos?
-No sólo las madres separadas de sus maridos o de sus parejas, sino casi todas las madres tienden de una manera u otra a manipular a sus hijos.

-Me ha gustado de sus 'Diarios' eso de que la palabra "libertad" venga de "libro".
-Si "libertad" viene de "libro", convendrá estar atentos a una y otro. Porque tal como están las cosas ambos, libro y libertad, parecen amenazados.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14305
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Oct 12, 2014 1:28 pm



Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6241
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Vie Dic 26, 2014 10:32 pm

Y estos dos chavales son el prototipo del que larga lo que sea sin pensar mucho y sin matices sólo porque le ponen un micro delante. En eso no se diferencian demasiado de cualquier famosillo de programas del corazón (del recto, más bien). No lo digo por lo que opinen de Reverte, es que sueltan unas cuantas que... :?
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14305
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Mar 30, 2015 3:27 pm

El mesías Pérez Reverte
Ángel Moreno - lavidaesunatombola.com - 30/03/2015

En esta vida resulta tan imposible que todo el mundo te caiga bien, como que tú caigas bien a todo el mundo. Para los que trabajan de cara al público se dice que es fundamental, a la hora de triunfar, tener a la gente dividida. Los que te aplauden y los que te repudian a todas horas.

Pérez-Reverte es uno de esos personajes con los que cambio de canal en cuanto le veo aparecer. No he leído ni uno solo de sus libros -oh señor, ¡qué blasfemia!- porque no me interesan lo más mínimo. Mi animadversión hacia este señor viene de lejos. De 1993 más concretamente. Cuando el ínclito periodista presentó un programa en RTVE. Se llamaba 'Código uno'. Un reálity puro y duro desde el primer día, donde se trataban casos no resueltos por la policía. El señor Pérez-Reverte aceptó la oferta, sin poner ninguna objeción, que se sepa, al contenido del formato. Que, por otra parte, no varió en ningún momento. Las críticas hacia él, como a otros compañeros que hacían programas parecidos, fueron muy duras. Pero aguantó muchos meses asomándose todas las semanas por la pequeña pantalla. Hasta que decidió que ese espacio, que le hizo conocido para la gente, perjudicaba su futuro y se marchó con la excusa de que era basura. La misma con la que se fajó, sin decir esta boca es mía, durante muchas emisiones. Ahora reniega de esa etapa de su vida. Como de su paso por RTVE, de donde se marchó después de una agria polémica con los directivos, con acusaciones solapadas de haber utilizado, supuestamente, facturas falsas para justificar gastos en su época de corresponsal de guerra.

Ahora es un escritor de éxito y hasta ocupa un sillón de la Academia. Lo que cree le da derecho para estar por encima del bien y el mal. Sus afirmaciones, piensa, son irrefutables. Se atreve a decir qué programas de televisión son buenos y cuáles telebasura, un término que le gusta. Ataca a los que ven 'Sálvame' y no 'Salvados'. Jorge Javier Vázquez le puso en su sitio al decir que esa teoría caería por su propio peso cuando se demuestre que haya un espectador que vea los dos programas. Que los habrá. Pero seguro que eso no le importa a Pérez-Reverte, a quien los efluvios del éxito le han llevado a convertirse en un mesías. No, desde luego, para mí. Pero ya saben, tomen las cosas con calma porque la vida es una tómbola.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14305
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Abr 13, 2015 9:23 am

De periodista a pistolero
Alberto Sotillo - abc.es - 01/05/2009

Tiroteado en un hotel de Santa Cruz, acusado de dirigir al grupo de mercenarios que pretendían asesinar al presidente de Bolivia, Evo Morales, este Eduardo es todo un personaje: de película de tiros y asesinos a lo Jean Claude Van Damme, aunque él diría que los que salen en su historia no son pistoleros sino idealistas guerrilleros.

En la guerra de Croacia se presentó en el frente de Osijek y trabajó como periodista «freelance» para algún medio catalán. Le gustaba adentrarse donde más tiros pegaban y alardear después de los agujeros de bala de su coche y sus hazañas con la milicia. Hasta que un día traspasó la barrera, se puso el casco y ropa de camuflaje y anunció que dejaba el periodismo porque se había enrolado en el ejército croata, en el que organizó una Brigada Internacional de Voluntarios con personajes tan estrafalarios como él y algún mercenario. En los primeros tiempos de la guerra, los periodistas simpatizaban con la población civil croata, víctima de asedios y exterminios como el de Vukovar.

Pero la de Eduardo Flores era un cacao de ideología. Se veía a sí mismo como un Che Guevara de los Balcanes, como un idealista que dejó el periodismo para combatir por los indefensos. En sus tiempos de estudiante en la URSS se convirtió en anticomunista convencido, pero le gustaba equiparar a sus pistoleros con las brigadas internacionales que combatieron en España junto a la República.

Por detrás de esa coartada novelera, lo cierto es que le gustaba la guerra y le fascinaba la temeridad y la violencia. Si estaba de buenas, daba consejos logísticos a los periodistas españoles. Tenía una personalidad muy narcisista y había quien pensaba que se había puesto a pegar tiros para ganar titulares de Prensa. Pero a la mínima que se mosqueara era un matón de poco fiar. En el centro de Prensa de Osijek tenía un casco en el que había escrito «Nacido para matar». Arturo Pérez Reverte añadió bajo aquella baladronada «Nacido para capullo». La broma no le gustó nada e hizo correr por la ciudad que la vida de Arturo corría peligro. Obviamente, éste no se dejó impresionar.

Tampoco hubo muchas ocasiones de verle después. Pero el caso tampoco fue tan de broma como parecía. Unos meses más tarde, Eduardo Flores fue acusado de ordenar el asesinato de un periodista suizo que se había alistado en su Brigada Internacional con la intención de investigar qué clase de gente había en aquel grupo salvaje. Hay quien dice que aquel suizo no fue el único a quien mando ejecutar. No era un personaje simpático con una vida de película. Aunque afán de protagonismo no le faltase. Era más bien sombrío.Lo que nunca nos quedará claro es de que iban sus convicciones: anticomunista y admirador del Che, ultracatólico primero y luego musulmán. Siempre metido en guerras.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14305
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Abr 23, 2015 4:13 pm

"Nos equivocamos de Dios en Trento"
Luis Segura - adelantelafe.com - 22/04/2015

"Nos equivocamos de Dios en Trento". Esta es, ni más ni menos, la razón última de la decadencia española según uno de nuestros intelectuales patrios, uno de los más mediáticos y admirados. Para el excelentísimo miembro de la Real Academia Española, don Arturo Pérez-Reverte, escritor y periodista reconocido por su gran serie de aventuras 'El capitán Alatriste' y otros libros de inolvidable recuerdo como 'El Club Dumas', España es un país maldito que desperdició dos ocasiones históricas para subir al tren del progreso y la razón. Su último libro, 'Hombres buenos', es un alegato de la Ilustración y de su descabezado pensamiento, donde se defiende la razón frente al fanatismo, entendiendo por fanáticos, como lo hizo Voltaire, a los seguidores de Jesucristo.

Los españoles, en primer lugar, nos habríamos equivocado de Dios al apostar por la doctrina católica cristalizada en Trento, en lugar de haber acogido el espíritu disolvente de la reforma protestante favorecida por el heresiarca Martín Lutero. Pero apenas vislumbra el escritor de Cartagena que aquí empezó a morir la autoridad del maestro. Así, según don Arturo, España prefirió «el Dios oscuro, reaccionario, tétrico, que no dejaba leer libros; el Dios de sacristía siniestra, de la Inquisición, de los hierros, el cerrojo y el calabozo. Ese es el Dios que España eligió en Trento». Una visión falaz y particular la suya, por supuesto; un muñeco de paja creado ex profeso para soportar, como el titánico Atlas, las culpas de todos los males venideros. En cambio, demostrando el señor Reverte que la leyenda negra ha hecho mella en él y que en su fastuosa biblioteca faltan libros de otro sesgo, por aquello de ejercitar el espíritu crítico y hacer uso de la tan idolatrada razón humana, España dio la espalda, al rechazar la Reforma, a «un Dios moderno, que permite el comercio y el negocio, que le parece bien que la gente haga negocios y prospere, y que el comerciante tenga una dignidad que haga progresar su comunidad y su país…». Del Dios protestante, por tanto, don Arturo destaca que bendice el progreso material, para después exaltarse porque a los españoles de nuestros días lo primero que les preocuparía tras una revuelta en la calle es que no les hayan quemado el coche. Una contradicción de tantas que recorren el discurso de Pérez-Reverte.

¿Pero les va mejor acaso a los países escandinavos con su Dios protestante? ¿Y no sería éste un argumento oportunista, centrado en las condiciones actuales? Tiremos del hilo en cualquier caso. Bien, ¿será necesario conjurar a los espíritus para que nos anuncien el final de los Estados Hundidos, el cual sabe mejor que nadie que a su hegemonía le quedan dos telediarios? ¿Es preciso echar un vistazo por otra parte a Suecia y Noruega, donde gobierna el Leviatán estatal, esa dictadura encubierta descrita perfectamente por Thomas Hobbes en su obra sinónima? Sin ir muy lejos, autores como Stieg Larsson, aunque sea a través de la ficción, han denunciado hace unos años la ilegítima injerencia del Estado en la vida privada y las conciencias. Y es que la Europa actual, poblada de democracias a la francesa, es decir, anticristianas y por tanto antieuropeas, prometen realidades vaciadas de sentido tales como libertad, igualdad, fraternidad, tolerancia y paz, y a cambio exigen, nada más y nada menos, la sumisión al Sistema. Y una educación sin doctrina pero perfectamente laica.

Volviendo a la equivocada elección española del Dios católico, ¿desconocerá don Arturo que el único imperio en el siglo XVI donde no se ponía el sol era católico? ¿Se le habrá pasado por alto al intelectual español que la España de Carlos V era la vanguardia de Europa y que el propio emperador, casi en solitario, frenó a los invasores otomanos, salvaguardando así la identidad del terruño donde habrían de nacer Quevedo, Cervantes y Lope de Vega?

Antes incluso de que el gran defensor de la fe católica bregara contra unos y otros en aquellos tiempos de esplendor hispánico, defendiendo los Estados Pontificios cuando era menester y metiendo en vereda a los papas disolutos cuando se lo merecían, un matrimonio feliz dispuso los pilares de la hegemonía española de los siguientes dos siglos. A Fernando e Isabel no se les conoce con el sobrenombre de "católicos" por capricho. Ellos, además de sus florecientes reformas, expulsaron de la península a Boabdil y su corte, conquistando la Alhambra, que después sería glorificada con el hermoso palacio de su nieto, con la convicción de que hacían lo correcto para la unidad e identidad de España. Actitud que hoy el mismo Pérez-Reverte aplaudiría sin tapujos, pues sin paños calientes no se cansa de decir en sus artículos que hoy el destino de Europa es esperar a los bárbaros, citando al poeta Cavafis en relación a la apatía de nuestros gobernantes con respecto al islam. O llamando al despertar de Europa, a la cual le costó «siglos de sufrimiento alcanzar la libertad de la que hoy goza». Sin embargo, Europa, quizá Reverte no lo sepa —seguramente porque ha leído más de lo que debería a los autores del XVIII—, es cristiana o no es nada. Quizá sus autores predilectos no refieran que de las escuelas catedralicias surgió la Universidad, creación de la Iglesia, y que fue la Iglesia, no otra institución, la que impartió una educación de primer nivel que más tarde los ilustrados se encargarían de torpedear (supresión de la Compañía de Jesús). Educar es clave para Reverte. Y para cualquiera que entienda lo que eso implica. Pero educar no es más que otra palabra vacía si no se especifica quién va a educar y qué va a transmitir.

El siglo XVIII está sembrado de buenas intenciones y de resultados catastróficos. De una confianza ingenua y exaltada de la bondad humana, y al mismo tiempo de un desprecio al hombre mismo. De los ilustrados viene precisamente ese amor vago a la humanidad que hoy profesan a muchos, pero que suele traducirse luego en odio a hombres concretos.

Aún puede hacérsele al señor Reverte una objeción más inmisericorde si cabe. Él, que alude constantemente a los grandes escritores del Siglo de Oro, que admira a Lope, Calderón, Quevedo y Cervantes, reconoce su categoría como grandes hombre de letras, pero descuida que todos eran antes que nada verdaderos caballeros cristianos. ¿Eligieron también estos señores mal a su Dios? Y es que tanto desean educar los nuevos ilustrados a las generaciones ignorantes que a fuerza de arrojar luz donde les place, condenan a las sombras aquello que no les agrada tanto; en este caso la confesión religiosa de hombres tan egregios con la pluma y la mente. ¿Victimas tal vez de la superstición y la falsa oscuridad reinantes? ¿Hombres bravos y brillantes o antiguallas anteriores al Siglo de las Luces? ¿Integristas y ultraconservadores? ¿Católicos fanáticos pero bien dotados para el arte de las letras? En fin, si alguien entiende que Lope y Calderón, Cervantes y Góngora, Quevedo y San Juan de la Cruz eran cristianos porque eran hijos de su tiempo, no menos lo son hoy los ateos por influjo del suyo. Pero aunque hoy se puede esperar de todo casi de todo el mundo, infravalorar a estos hombres sería el colmo de la osadía. Pensar que el autor de 'El Quijote', cristiano de pura cepa, no dio curso a la razón y defendió el fanatismo, sería ir muy lejos. Tan lejos como sólo pueden llegar los hombres poseídos por la soberbia, "que tan alta piensa que es, tan ancha y grave / que ella se alaba de que en Dios no cabe". ¿Qué pensará hoy nuestro librepensador de los emocionados versos de don Francisco de Quevedo dirigiéndose a su Dios oscuro y reaccionario?

¿Dónde pondré, Señor, mis tristes ojos
que no vea tu poder, divino y santo?

Porque para Quevedo, "quien por sus enemigos, expirando, / pide perdón, mejor en tal deseo / mostró ser Dios, que el sol y el mar bramando". Sobran las palabras para quien tiene el juicio bien orientado.

«Lo evidente es que España construyó un imperio gigantesco, en la mayor parte del cual se sigue hablando español, que exploró el océano Pacífico y puso en comunicación y comercio, por primera vez en la historia, a todos los continentes habitados, cuando las demás potencias europeas apenas iban más allá de la piratería. Y que afrontó el expansionismo otomano, el francés y el de la internacional protestante, cada uno de ellos superior materialmente a España; y si bien no alcanzó a derrotar por completo a ninguno de ellos, los venció una y otra vez, los contuvo y finalmente les marcó los límites. Simultáneamente desplegó una cultura potente y original en literatura, pensamiento, arquitectura, música y pintura. La visión de un país económicamente menesteroso, repleto de parásitos, falto de gente capacitada en casi cualquier terreno, cruel y fanático pero impotente, tiene el interés de su gran difusión, pero no es por ello menos absurda».

Así pues, si la decadencia de España se debe al catolicismo, como muy bien apunta el historiador Pío Moa, ¿a qué se debió su extraordinario auge previo?

La segunda ocasión histórica que desperdició España para progresar y huir del oscurantismo católico fue, según Reverte, que no se sumó a los ardores sanguinarios de la Revolución Francesa. Para el ilustre miembro de la Real Academia Española hizo falta más guillotina, y que cayeran en ella más obispos y reyes. Así de fresco y de imprudente se muestra nuestro académico. Y bien, a pesar de que los propios franceses llegaron a calificar ese momento como “la náusea del patíbulo”, de la sangre que regó los intersticios de la Francia dieciochesca, por lo visto nuestro popular novelista anhela aquellos tiempos de pillaje y anarquía, que consistieron en la liquidación sistemática de monjas y curas y en la erradicación de la Iglesia Católica de todos los órdenes de la vida pública, empezando por la enseñanza. ¡Los verdaderos fanáticos mataban en nombre del fin del fanatismo! Ver para creer.

Desgraciadamente para el señor Pérez-Reverte Napoleón arruinó las esperanzas ilustradas. Pero el sueño de don Arturo no hizo aguas por ese motivo. Napoleón no impidió nada. Muy al contrario. En España, el odio ilustrado contra la Iglesia, «se fue extendiendo, junto a las ideas liberales, al paso de los ejércitos de Napoleón». Aquí precisamente, en España, el siglo XIX se iniciaba con «la lucha a muerte entre las llamadas dos Españas: la tradicional y la que acababa de nacer, tan “jacobina” como los mismos “clubs” de la Revolución de los que heredan ideas y técnicas de lucha y agitación política para controlar el poder. Así se inicia un proceso revolucionario que comienza abiertamente en 1834 (no se había cumplido un año desde la muerte de Fernando VII) con la salvaje matanza de frailes de Madrid, consentida por el propio gobierno de una Reina Gobernadora que, conmocionada ante aquellos sucesos, llega a plantearse negociaciones secretas con su cuñado, Don Carlos, antes de seguir vinculada a aquellos políticos liberales que, por simple estrategia, la mantenían en el Trono».

Por supuesto Reverte es muy libre de defender la visión histórica que crea conveniente, otra cosa distinta es que esa visión se corresponda con los hechos y no con lo que le gustaría a uno que fuera. Reverte desconoce la historia que cuenta, porque se mueve por un maniqueísmo poco racional y orgánico, desde la entraña anticlerical y no desde la fidelidad histórica, pero un escritor con sillón en la Real Academia Español no debería omitir a Benito Pérez Galdós, poco amigo de la Iglesia y en la boca de Reverte constantemente. Por ello, el autor de 'Hombres buenos' recordará cómo recoge Galdós en uno de sus 'Episodios nacionales' los cánticos que proferían los liberales, que traían bajo el brazo la razón ilustrada y las luces del progreso, mientras iban a masacrar frailes por el hecho de serlo en el Madrid borbónico de 1834:

¡Muera Don Carlos, viva Isabel!
¡Muera Cristo, viva Luzbel!

Y de aquellos polvos ilustrados, estos lodos satánicos. Taparse, como vemos, no se tapaban demasiado. Por eso, quién sabe si don Arturo ha descubierto la luz de Lucifer en las logias del Gran Oriente, invitado por un amigo libre-pensante. Sea como fuere, de lo que no hay duda alguna es de a quién tenían por dios los ilustrados del diecinueve.

Finalmente, cabe hacerse una última pregunta a raíz del discurso incongruente y torticero de Pérez-Reverte. En su tesis, Reverte denuncia por un lado la mala elección de nuestros gobernantes españoles al adherirse a Trento, el haber apostado por un Dios oscuro y reaccionario, por un Dios inquisidor y de sacristía. Sin embargo, por otro lado, el mismo Reverte, en su columna semanal 'Patente de Corso', lleva años fustigando a diestro y siniestro, señalando todos aquellos males de la sociedad española que le parecen vituperables: su tremenda incultura, su inmoralidad genética, su apatía, su televisión de mierda. Y yo me pregunto, casi escandalizado por la enésima contradicción en su discurso, por una pieza que no me encaja del todo felizmente. Si a día de hoy son cuatro gatos los que acuden a participar en los sagrados misterios, si son otros cuatro los que gastan su tiempo en la penumbra de las muchas capillas repartidas por el antiguo feudo de los Reyes Católicos, si los sagrarios están más solos que la una y nadie concibe que ahí habite una persona real que dio la vida por todos nosotros y nos ama con locura, si las fiestas religiosas no las sigue nadie más que cuando sirven de brindis al sol, si la juventud pasa de Cristo y los mayores han renunciado a la fe de sus padres, ¿cómo es posible entonces que pueda achacarse al catolicismo la responsabilidad de los males actuales del Reino de España?

Luego si la España actual es para Pérez-Reverte una ruina y el catolicismo la razón última de tal desgracia, ¿cómo puede creerse que la decadencia española actual se debe a esta causa, cuando a día de hoy en España no son católicos ni la mayor parte de sus sacerdotes? ¿Qué queda del gran enemigo de Voltaire en la vida pública o las conciencias españolas? ¿Qué de las sacristías siniestras? ¿Qué del puritanismo y los remilgos de otras épocas? ¿Qué de los funerales de siempre? ¿Qué de la moral católica de Trento, de Nicea, de Torquemada, Cisneros y Francisco Franco? Si España es hoy disoluta y, como Alfonso Guerra anunció en su día, ya no la reconoce ni la madre que la parió, ¿cómo cargar el muerto a quien sobrevive con más pena que gloria? Por tanto, si no queda nada en España de ese catolicismo rancio y deplorable, de nada puede ser culpable.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14305
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun May 04, 2015 7:46 am

Pérez-Reverte y la leyenda negra
Antonio Moreno Ruiz - movimientoraigambre.blogspot - 03/05/2015

Cuando Pérez-Reverte escribe bien hay que reconocerlo. Pero cuando escribe mal (o sea, las más de las veces), también. Y cuando se deja llevar por la ceguera ideológica, más todavía. Leí un artículo que algo habla sobre la batalla de Krasny Bor, en la que la División Española de Voluntarios se batió con heroica bravura luchando contra el comunismo en las gélidas tierras rusas. Y al final, resultó ser una barata apología de la Leyenda Negra a las que ya nos tiene tristemente acostumbrados. Sus compadres ideológicos de izquierda a derecha llevan dos siglos repitiendo la misma cantinela, con tal de no reconocer su bestial fracaso. "En España hay más saña que en toda Europa... La Inquisición...".

Con todo, según datos del historiador británico Henry Kamen (a quien Pérez-Reverte definió con acierto como "el hispanista de la no Hispania”), por no citar otros muchos más fiables como Jean Dumont, la Inquisición Española en tres siglos no llegó a los 3.000 muertos. ¿Más saña que en toda Europa? Entonces… ¿Cómo se explica que la Inquisición protestante alemana matase en diez años a más de 10.000 personas? ¿Y los más de 40.000 muertos en Inglaterra y Escocia por una caza de brujas que en España ni existió? La escuela filosófica de Gustavo Bueno, que no es precisamente católica a machamartillo, ha calificado a la Inquisición Española de “racionalista” en comparación a las protestantes.

Otrosí, ¿cómo se explica que su idealizada Revolución Francesa estuviera comandada ideológicamente por un tipo como el barón de Montesquieu, que negaba el alma a los negros; mientras que en la Sevilla del siglo XVI (y con orígenes en el siglo XIV) ya estaba la Hermandad de los Negritos; y mientras que el primer poblado de negros libres de América fuera el Fuerte Mose de la Florida Española? ¿Cómo se explica que el general jacobino Westermann dijera: "La Vendée ha dejado de existir. Ha muerto bajo nuestros sables, con sus mujeres y sus niños. He aplastado a las mujeres con los cascos de mis caballos, he masacrado a las mujeres, que no podrán engendrar más bandidos. No tengo nada que reprocharme por no haber hecho prisioneros. Los he exterminado a todos. Los caminos están diseminados de cadáveres. Hay tantos que en muchos lugares forman una pirámide". ¿Eso es propio de un “hombre bueno”, término que tanto le gusta a Pérez-Reverte? ¿Y cómo se explican los muertos de la guillotina, instrumento de terror y masacre que Pérez-Reverte ha llegado a reivindicar? ¿Cómo se explica la política genocida de Garibaldi y los Saboya contra los napolitanos, a quienes robaron sus reservas económicas y sus tierras, matándolos u obligándolos a emigrar? Y volviendo a la ejemplar Inglaterra, ¿qué tal si hablamos sobre el genocidio y la esclavitud de los irlandeses y a los siglos el de los boers, bajo la atenta y alcohólica mirada de Churchill?

Por lo visto, esto se le “olvida” al literato cartagenero, el mismo que considera que el infanticidio es un adelanto. Y la culpa de todo, a nuestro pasado; pasado que, según él, es el de más saña de Europa. Y junto con el “marqués” de Vargas Llosa, los intelectuales predilectos de la derecha ex-pañola. Con estas alforjas intelectuales, imagínense los viajes culturales que puedan hacerse en la Ex-paña progre de las mil y una noches y la unanimidad negrolegendaria, donde al fin y al cabo, Pérez-Reverte no es sino uno más de este cúmulo de despropósitos.

Lo que no me acabo de explicar es por qué Pérez-Reverte (y como él, tantos otros) dice admirar a los grandes del Siglo de Oro. ¿Qué parte de Quevedo o Calderón no ha entendido? Lo digo porque no entiendo como un anticatólico contumaz se puede sentir identificado con los mayores apologistas del ideal hispano-católico. Pero bueno, supongo que a la baratija negrolegendaria no se le puede exigir ni coherencia ni honestidad.

Avatar de Usuario
aik
Mensajes: 2334
Registrado: Dom Feb 18, 2007 12:00 am
Ubicación: En la Hansa

Mensaje por aik » Lun May 04, 2015 10:42 am

y este tipo dice que ha leído a Arturo? Pues no le ha aprovechado mucho, no. 8O
"Son Españoles los que no pueden ser otra cosa". (Cánovas)

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Vie Ago 28, 2015 1:01 pm

Y Francisco Umbral sacó su fusil: sus archienemigos literarios
JF Úbeda - libertaddigital.com - 28/08/2015

Hace un par de años, de Francisco Umbral no se acordaba ni Dios. Salvo excepciones, se entiende. Se celebraban congresos sobre el autor; sus discípulos -buenos, como Antonio Lucas y el descarado Jesús Nieto, y malos, a los que mejor no nombrar, y tan abundantes- lo veneraban y reivindicaban, y luego estábamos los lectores enfermizos, quienes teníamos que ponernos el uniforme de Livingstone y recorrer las librerías de segunda mano para encontrarnos, por ejemplo, con títulos como 'Los políticos' (1976), 'Trilogía de Madrid' (1984) o 'Del 98 a don Juan Carlos' (1992), porque en la Fnac o en la Casa del Libro, como mucho, encontrábamos 'Mortal y rosa' (1975), 'Las ninfas' (1975), y paren de contar. Ahora, Umbral ha sido absorbido por el campo magnético de lo mainstream. Como los palo-selfies, el escritor se ha puesto de moda, cosa que es de agradecer, y, así, se han recuperado textos de juventud -'Diario de un noctámbulo' (Planeta, 2015)-; recopilado artículos -'El tiempo reversible' (Círculo de Tiza, 2015)-, o enseñado en la universidad -destacando el curso de la Universidad de Verano de la Complutense, en 2014, en El Escorial. Además, su biografía oculta se convirtió en carne de cañón de la actualidad cultural, cuando Manuel Jabois, en 'El País', descubrió y contó quién fue el verdadero padre del gran prosista.

En el octavo aniversario de su muerte, la comunidad umbraliana se manifiesta en medios de comunicación, blogs y redes sociales recordando al mejor violinista -"la columna es el solo de violín del periódico", decía- de la prensa española del siglo XX. En LD nos unimos al torrente de homenajes... pero nadando contracorriente, huyendo de loas, boatos y hagiografías: hablaremos del Umbral más canalla y feroz, el que destripaba escritores y/o periodistas -nos vamos a limitar a estos gremios-; el que ridiculizaba; el que, después de acuchillar -en sentido metafórico, claro-, rociaba la herida con vinagre. Y lo haremos -al menos, lo intentaremos- imaginando que Umbral es un personaje de videojuego, de esos que, en la primera pantalla, combate contra un villano más fácil; en la segunda, contra uno -o varios- más complicado, así hasta llegar al monstruo final, el más poderoso, el más difícil de vencer. Así pues,

[Pilar Urbano, Camilo José Cela, Galdós y Baroja, paredón de literatos]

Final Round. Pérez-Reverte

En la pantalla final, Umbral se enfrentará a un rival que muerde, valiente, que planta cara con talento y mala leche: Arturo Pérez-Reverte. En una conferencia de prensa en Buenos Aires, el autor de 'Hombres buenos' o 'Territorio comanche' tildó a Borges de "gilipollas". Umbral defendió al argentino: "Pérez-Reverte ha elegido a Borges como chivo emisario para atacar a todos los escritores de prosa pura, de creación verbal". El murciano respondía en un artículo titulado 'Sobre Borges y sobre gilipollas', en el que cargaba con dureza contra Umbral: "Comprendo que debe de ser muy duro ganarse la vida haciendo magníficos artículos de folio y medio cuando lo que a uno le gustaría es ser novelista, y vender muchos libros, y aparecer en las listas de más vendidos. (…) Y es el lector -que está lejos de ser el imbécil que Francisco Umbral supone- quien al final decide".

Umbral pasó del conflicto cara a cara, optó por el silencio y la pulla más o menos sutil. En 'Episodios nacionales' (11 de octubre de 2004, El Mundo), escribe: "Pérez-Reverte saca una novela sobre el descalabro de Trafalgar, es decir, otra novela de capa y espada, de decadencia española y de Galdós. Los episodios nacionales de Pérez-Reverte a mí me parecen mejores que los de Galdós y además hay que comprarlos todos porque si no te vuelven a vender 'Las edades de Lulú'. Entre la pornografía histórica y la pornografía de Almudena Grandes uno se queda con Pérez-Reverte y con la bandera roja y gualda".

Poco después, en la entrega de los Planeta, Umbral subió el nivel de bilis: "Tampoco tiene estilo y ningún crítico se lo reprocha". En su reacción, Pérez-Reverte optó por un ataque atómico. En 'El muelle fojo de Umbral', escribe que aunque este tiene "la mejor prosa de España", "también cultiva una imagen, más social que literaria, inspirada en el malditismo narcisista y la soledad del escritor incomprendido y genial. Pero eso es cuanto tiene". "En realidad, Umbral nunca tuvo nada que decir", añade. Además, Pérez-Reverte critica la "bajeza moral" de Umbral, reprochándole que sus ataques siempre habían sido dirigidos a novelistas ancianos o fallecidos. "Tan miserable hábito no lo mencionaría aquí de limitarse a lo privado; pero es que Umbral tiene la bajunería de salpicar con él su literatura. Su bello estilo. A todo eso añade una proverbial cobardía física, que siempre le impidió sostener con hechos lo que desliza desde el cobijo de la tecla. Pero al detalle iremos otro día. Cuando me responda, si tiene huevos. A ver si esta vez no tarda otros cinco años".

Que el lector juzgue si la partida quedó en tablas o si, en realidad, estamos ante un "game over". Pero que se enganche a Umbral, aunque sólo sea por moda. Que acuda a sus libros. Que vaya más allá del "me gusta porque me he leído tantos artículos". "La lengua elige a unos cuantos tipos para expresarse, para salvarse, para decir todo lo mucho que tiene que decir, que es decirse a sí misma", dijo una vez. Umbral entró en esta convocatoria.
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14305
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab Nov 07, 2015 10:43 am

Crítica a Arturo Pérez Reverte
Carolus V - hispanismo.org - 06/11/2015

Arturo Pérez Reverte, miembro de la Real Academia Española y uno de los escritores españoles más exitosos, es probablemente el escritor de novelas de ficción histórica más exitosos de la España actual. Asimismo, con sus más de 352.000 "me gusta" en Facebook y sus más de 1.350.000 seguidores en Twitter es, seguramente, el escritor español con más influencia. Sin embargo, ser buen escritor y ser popular no implica necesariamente ser fiable o decir la verdad histórica. Es esa la razón de este hilo: realizar una crítica que, debido tanto a su influencia como a sus fuertes polémicas no se reducirá al punto de vista histórico o literario.

Las novelas de El Capitán Alatriste han ayudado al público joven español a conocer esta etapa de nuestra historia y a interesarse en los tercios españoles. Esto se debe al uso de un lenguaje cercano al público en general. Además, ayuda a su sonoro título y a su prometedor inicio. Otra materia de gran atención la forma la que se escriben los hechos en el tiempo y animan a los lectores a buscar información sobre ellos.

Sin embargo, ésto tiene una gran desventaja: los errores históricos del autor se convierten en prejuicios colectivos, como los relativos a la Inquisición y a la relación de los tercios con los holandeses con los que se alojaban. Reverte tiene demasiados prejuicios: para empezar que la Inquisición española quemaba fácilmente a inocentes, cuando siempre era la Inquisición que menos mataba de Europa -Revolución Francesa incluida-, además de ser muy popular. Estos hechos no aparecen reflejadados en las novelas.

Reverte ha dado a los Tercios fama de violadores y ladrones gracias a 'El sol de Breda', afirmando de un holandés -no tengo las citas exactas, sino pongo lo que recuerdo- al menos conservaba la hacienda, algo que no pasaba en todas las casas donde se alojaban los españoles y de su esposa -que se había acostado con Alatriste- al menos lo hacía con uno y de buen grado, y no con varios y con la fuerza, del mismo modo que había afirmado que los soldados cometían multitud de atropellos contra los moriscos durante su expulsión.

Como escritor de novelas de ficción histórica, si algo le falta a Reverte es ética profesional: en los personajes históricos -aparte de lo mencionado arriba- se toma demasiadas licencias: pone como personajes secundarios habituales a personajes históricos, lo que es casi un insulto para éstos y para los que, como un servidor, aspiramos a ser algo más que "amateurs" de la Historia; en 'Un día de cólera', Reverte pone en boca en uno de los principales héroes del Dos de Mayo, -si no recuerdo mal- Velarde, una frase inconfundiblemente del autor: el hecho de que (el personaje) podría luchar por una España mejor -algo que en un militar de aquella época no quedaría mal visto, puesto que implicaría una crítica contra el Rey al que ha jurado lealtad-.

El criterio de Reverte también lo podemos ver cuando a éste mismo personaje, a la pregunta de si llegaría refuerzos, sabiendo que no y para tranquilizar a su subordinado, responde "como que hay Dios", clara referencia al ateísmo del autor, que es provocada en el autor por su conocimiento del resultado del enfrentamiento. Si observamos las novelas de Reverte, podremos observar que no dice ninguna maravilla de los sacerdotes o capellanes que aparecen: en 'Cabo Trafalgar', el capellán de a bordo del 'Bahama' es un borracho y en 'Corsarios de Levante', el capellán del tercio afirma alegrarse de que de entre todas las almas que habían llevado al infierno, habían salvado una -refiriéndose a un niño que, además, murió-, siendo evidente la sensación que esto le produce al lector normal.

Tras haber visto esto, vemos cuál es la colosal diferencia entre el magno Galdós -como ya mostré en 'El secreto literario de Benito Pérez Galdós'-: mientras que en la obra de Galdós el narrador es un personaje dentro de una realidad en la que el autor actúa como "juntaletras", en la de Reverte, el autor crea una realidad ideada por él, en la que el autor actúa como narrador disfrazado de personaje, es decir, de Íñigo Balboa en las aventuras del capitán Alatriste, o relata su realidad como narrador omnisciente -tal es el caso de 'Cabo Trafalgar'.

La parcialidad y la verdadera faceta del escritor lo hallamos en sus artículos de 'Una historia de España', en ellos, cuenta brevemente la historia de España deteniéndose en lo que le interesa -generalmente lo malo-, pasando los grandes reinados a hurtadillas e incluso confirmando la Leyenda Negra. Así, se deja llevar por su ideario y por su odio a la Iglesia Católica hasta el punto de casi celebrar la expulsión de los jesuitas, y de celebrar completamente las desamortizaciones eclesiásticas a pesar de los nefastos resultados tanto culturales -parte del patrimonio, vendido con ellas- y sociales -la venta posterior de las tierras de los ayuntamientos causó la ruina de muchos campesinos.

Tras poner tela de juicio la falta de ética profesional como escritor de Arturo Pérez Reverte, procederé a escribir su ética en general tras ver las polémicas que ha producido con la (nefasta) serie de 'Alatriste' creada por Telecinco. Como algunos ya sabrán, este no es el primer intento de llevar a una pantalla: la película 'Alatriste', estrenada en 2006. La película ha sido bien acogida por parte de los periódicos (FilmAffinity), sin embargo, la crítica popular ha sido mucho menos altruista, especialmente, los que han leído los libros (El Capitán Alatriste - Crítica de la película de Rogorn, 'Alatriste': mucho ruido y pocas nueces y Críticas de Alatriste (2006) - FilmAffinity). Y de hecho no es para menos: todos los libros que hasta la fecha habían salido ocupaban una fracción mínima de la película, y el resto no ha salido en ningún libro. De hecho, los fans -en boca de una de ellos- vieron morir antes a Alatriste en una pantalla que un libro.

Reverte, más tarde, volverá a ceder los derechos de autor para otra adaptación, pero esta vez, en una serie. Esta actitud contrasta mucho con otros autores, en teoría, menos serios o de temáticas menos serias. En el caso de otros autores que han llevado sus novelas al cine -como J. K. Rowling, autora de Harry Potter y Suzanne Collins, autora de 'Los juegos del hambre'-, sólo llevan sus libros tras haber completado las sagas. En otros casos, como los escritores de literatura fantástica Laura Gallego y el irlandés Derek Landy -autores de 'Crónicas de Idhún' y 'Skulduggery Pleasant' sucesivamente- no consienten en ceder bajo ninguna circunstancia sus derechos de autor: Laura Gallego considera que para que fueran fieles a los originales, cada libro tendría que durar muchas horas, y Landy, a pesar de ceder en 2007 sus derechos de autor, logró recuperarlos en 2010.

Reverte, quién siempre se ha jactado de no tener pelos en la lengua, no se ha mostrado crítico en absoluto con la serie hasta que se vio el resultado final. Como muestra de ello podemos ver la siguiente afirmación de Reverte: "Alatriste es una serie de calidad superior a la media de las series TV española. Destinada a ese público. Hay que verla así. Como lo que es". (https://twitter.com/perezreverte/sta...15490374389761).

Y sin embargo, las críticas han llovido a montones: decorado, detalles históricos... Los escritores parece, no saber que una serie o una película no es como un libro: en el libro el autor puede usar toda su imaginación, crear una buena historia y plasmarla en el papel -que se dice pronto-; pero en una serie, a parte [sic] de la historia y los diálogos, la imagen es extremadamente importante y un Alatriste de treinta y pocos no es lo mismo que uno que roza la cincuentena. Un Alatriste de treinta y pocos hubiese implicado crear una historia cronológicamente anterior a los libros, pero no ha sido el caso. El resultado: que un personaje le diga al Alatriste de treinta y pocos que llevan sirviendo juntos treinta años, por ende, hagan la cuenta.

Visto esto, Reverte aunque ha realizado varias críticas (https://twitter.com/perezreverte/sta...rc=twsrc%5Etfw y https://twitter.com/perezreverte/sta...rc=twsrc%5Etfw), se ha empecinado en que los actores y el guión eran buenos -a lo mejor por separado) , hasta que ha estallado primero afirmando que no vendió los derechos a Telecinco y que había recomendado contratar a un asesor (https://twitter.com/perezreverte/sta...=twsrc%5Etfw); finalmente (https://twitter.com/perezreverte/sta...rc=twsrc%5Etfw) ha estallado contra las series españolas: en la HBO, Alatriste sería distinto. Pero esto es España. Las series que se hacen aquí, todas, nada tienen que ver con la HBO.​ Aunque observen este "tweet" ante una serie buena de verdad, y verán la gran hipocresía de Reverte: (https://twitter.com/perezreverte/sta...01679089340419).

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14305
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Ene 10, 2016 3:15 pm

No solo para Arturo Pérez-Reverte
Ramón Alemán - lavadoradetextos.com - 09/01/2016

Existe en ciertos ámbitos un debate en torno a los criterios que se siguen para la elección de quienes han de ocupar los asientos que la muerte va dejando vacantes en la Real Academia Española. ¿Deben ser siempre científicos de la lengua –gramáticos, lexicógrafos, filólogos…– o también pueden ir a parar allí las posaderas de los artistas de la lengua? Personalmente, no creo que esté mal del todo que haya en la Docta Casa algún que otro escritor, pero me produce grima la torpe injerencia del académico Arturo Pérez-Reverte, que va por ahí –por Twitter, sobre todo– diciendo que dará la batalla para que la RAE le devuelva al adverbio ‘solo’ una tilde que, a decir verdad, jamás le debió corresponder. Y lo hace como miembro de la Academia, no a título personal. Ya lo dijo Goethe: nada hay más terrible que una ignorancia activa…

Si don Arturo fuera un científico –y no un artista– de la lengua, probablemente sabría, por poner un ejemplo, que a finales del siglo XIX la Academia tildaba la palabra ‘luego’ cuando significaba ‘después’ (‘Voy luégo, cuando termines de comer’) y no lo hacía cuando quería decir ‘por lo tanto’ (‘No te lo daré, luego no me lo pidas más’). Sin embargo, hoy nadie emplea ese acento gráfico y no nos rasgamos las vestiduras, y eso que hay que decir que en este caso la tilde diacrítica tenía cierto sentido, mucho más que el que algunos le quieren dar a la del adverbio ‘solo’.

Tras la invasión de tildes diacríticas que se dio durante el siglo XIX, la Academia rectificó, puso un poco de sentido común y eliminó poco a poco todas las que no estaban justificadas. Entre ellas, por supuesto, figura la que mucha gente sigue poniéndole al adverbio ‘solo’. Quienes aún la emplean se parapetan en el trillado argumento de que hay que evitar dobles interpretaciones: «Si escribes que trabajas solo por la tarde, no sé si te refieres a que por la tarde trabajas sin compañía o a que no trabajas por las mañanas», dicen. Tonterías. En realidad, aquellos que se niegan a eliminar esta tilde solo tienen una razón, profunda e invisible para ellos: la costumbre.

Si lo que se pretende es romper la ambigüedad, deberíamos recurrir a la tilde para evitar el juego que provocan los sintagmas ‘vino blanco’ (¿estamos hablando de alguien que llegó pálido o de un caldo hecho de uva clara?) y ‘para arriba’ (¿le estamos pidiendo a alguien que se detenga arriba o estamos indicando una dirección?), o la imprecisión que esconde la oración ‘Él aceleraba cuando los pasajeros le decían que frenase’ (¿él aceleraba en el momento en el que le decían que frenase o a pesar de que le dijeran que frenase?). O, volviendo a la palabra ‘luego’, ¿cómo resolvemos la doble interpretación que vemos en la oración ‘Me estoy cansando, luego me voy’? Queridos amigos, el contexto siempre nos salvará, como lo hace en la comunicación oral, en la que, por cierto, no existen las tildes. Y, como dice la RAE en su 'Ortografía de la lengua española' del año 2010 (Espasa), los casos de ambigüedad que no resuelve el contexto (se refiere a ‘solo’ y a las voces ‘este’, ‘ese’ y ‘aquel’ como determinantes o pronombres) «son raros y rebuscados».

Antes de seguir, digamos para qué sirven las tildes diacríticas. Su función es la de «distinguir voces homógrafas, esto es, que tienen igual grafía y distinto oficio gramatical», tal y como explica el maestro José Martínez de Sousa en 'Ortografía y ortotipografía del español actual' (Ediciones Trea). En otras palabras, con el objeto de diferenciar dos vocablos que se escriben igual, nos saltamos a la torera las normas generales de acentuación gráfica y hacemos cosas como ponerle tilde a la voz ‘te’ si estamos hablando de la planta y su correspondiente infusión, pero no se la ponemos cuando funciona como pronombre.

Entonces, si el adverbio ‘solo’ y el adjetivo ‘solo’ se escriben igual y tienen distinta función gramatical, ¿por qué no está bien diferenciar uno de ellos con una tilde? Muy sencillo: porque en esta pareja de palabras no se cumple otra de las reglas que se siguen en la atildación diacrítica, aquella que dice que solo se empleará esta distinción si en la cadena hablada uno de los vocablos es átono y el otro tónico (la tilde siempre la lleva el que es tónico). Digan en voz alta ‘A mí me gusta mi casa’ y fíjense en la manera en que pronuncian. Marquemos las sílabas tónicas de esa oración: ‘a MÍ me GUSta mi CAsa’. ¿Lo notan? El primer ‘mi’ es tónico, pero el segundo no; por eso le ponemos tilde al primero.

Veamos ahora esta otra frase: ‘Solo se pone triste cuando está solo’. Marquemos las tónicas: ‘SOlo se POne TRISte cuando esTÁ SOlo’. Como podrán comprobar, tanto el adjetivo ‘solo’ como el adverbio ‘solo’ son tónicos –tienen una sílaba tónica en la cadena hablada–; por lo tanto, no es adecuado aplicar aquí la atildación diacrítica. Para que entiendan mejor eso de que una palabra es tónica o átona en la cadena hablada, dense cuenta de que en esta oración que hemos puesto de ejemplo la palabra ‘cuando’ es átona al pronunciar el conjunto de la frase a pesar de que tiene una sílaba tónica si la pronunciamos aisladamente.

Aclarado todo esto, hay que añadir que la 'Ortografía' académica de 2010, de cuyas páginas brotó la absurda polémica de la tilde de ‘solo’ –aunque no era esa la intención de la RAE–, no dicta ninguna norma al respecto; simplemente nos dice (con gran acierto aunque un poco tarde, para no variar) que «a partir de ahora se podrá prescindir de la tilde […] incluso en casos de doble interpretación». Por lo tanto, quien quiera seguir usando esa tilde, que lo haga: si don Arturo y el ejército de sobreatildadores que lo secundan se niegan a dar un paso en pro de la eficacia de nuestro sistema de acentuación, allá ellos.

Sin embargo, el insigne escritor hace mal en aprovechar su condición de académico para dar la batalla en favor de una reliquia que tarde o temprano será cosa del pasado, como lo son tantos otros usos ortográficos que hoy nos resultarían impensables: ¿se imaginan a un miembro de la RAE pidiendo que volviéramos a escribir ‘alphabeto’, ‘pentagramma’, ‘sequaz’, ‘mysterio’, ‘christiano’, ‘abaxo’, ‘mui’ o ‘anathema’, como se hacía en el siglo XVIII? Por supuesto que no, aunque sí es probable que en otros tiempos algún reverte pusiera el grito en el cielo cuando sus ojos se encontraron de repente con grafías nuevas e inesperadas como ‘alfabeto’, ‘pentagrama’, ‘secuaz’, ‘misterio’, ‘cristiano’, ‘abajo’, ‘muy’, ‘anatema’…

Lo mejor para todos los hispanohablantes sería que Pérez-Reverte dejara la ortografía en manos de los ortógrafos y se dedicara a las batallas que nos cuenta en sus libros, que son las que realmente se le dan bien. O eso dicen.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue Feb 18, 2016 6:19 pm

No sé si esto encajaría aqui, pero bueno...

Silencio, por favor. Gracias

Arturo es tan pesado que se pone a sí mismo de protagonista, se disfraza con un poco de falsa modestia en plan “canalla desvalido


CRISTINA CARRO 18/02/2016 14:13 H.


Arturo Pérez Reverte es un tío muy pesado, de verdad. Yo me leo un artículo suyo y, una de dos: o va de erudito y me aburre mortalmente tanto dato del glorioso-pasado-de-la-gran-España, o va de analista social y me repatea su reaccionario rollito pseudo transgresor. Si es así escribiendo, no quiero imaginarlo en persona: la de monólogos que te soltará pensando que lo que dice es interesantísimo y que tú (que estás allí en silencio y casi mareada por no saber cómo decir, sin ser borde, “cállate ya un poquito, majo, que me sangran los oídos”), estás fascinada por su recuento de batallitas. Y es que, nena, Pérez Reverte no solo conoce la historia: también la ha vivido. Lo mismo narra la guerra de Flandes (él tiene los datos) que de la de Croacia (él estuvo allí: con su chaleco de reportero y las balas silbando alrededor, que lo sepas).

En cualquier caso, sí: este señor me aburre y me cae mal. Pero no había acabado de darme cuenta hasta el otro día cuando, tras casi veinte años, se me ocurrió releer “El Club Dumas” que, en su momento, me había subyugado: ¿una novela negra sobre novelas?, ¿un libro donde más tentadores aún que el poder, el sexo o el dinero, son los libros? Oh, perfección.

Pero voy ahora, lo empiezo ilusionadísima y, ¿qué me encuentro? Pues una trama chulísima con un personaje principal de mierda. ¿Por qué? Porque Arturo es tan pesado que se pone a sí mismo de protagonista, se disfraza con un poco de falsa modestia en plan “canalla desvalido pero con encanto” y se recrea tanto en ello – o sea, es tan pesado molándose a sí mismo – que la vergüenza ajena te hace casi imposible seguir la trama.
En resumen, Pérez Reverte, no vuelvas a crear un argumentazo así para fastidiarla con semejante protagonista, por favor.
Gracias.

http://www.laregion.es/articulo/la-revi ... 02244.html
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14305
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Mar 14, 2016 11:50 pm

Escudos
Jon Juaristi - abc.es - 14/03/2016

Un tal Ignacio Sánchez Cuenca ha publicado un libro contra un montón de gente: contra Savater, Azúa, Muñoz Molina, Cercas, Pérez Reverte. Y contra mí. ¿Quién es este Sánchez Cuenca? Se presenta como profesor de ciencia política de una universidad madrileña, pero antes fue mamporrero del presidente Rodríguez, al que suministró pretextos para pactar con ETA cuando la banda se iba a pique. Ahora hace la rosca a Podemos y a los separatistas, porque sabe muy bien qué palos pintan en los departamentos de Ciencias Ocultas (perdón, Políticas, en qué estaría pensando).

De mí, afirma que soy «uno de los intelectuales más maleducados y faltones del panorama literario». Admito que disto de representar el colmo del refinamiento, aunque junto a los gañanes que me lo reprochan podría pasar por Petronio, y en cuanto a faltón, también incurro a veces en ello, si bien sólo contra gentuza evidente. Pero acierta Sánchez Cuenca al ponerse la venda antes de la herida: nadie que me llame intelectual se irá tan pancho. Es un insulto que ni en broma tolero de mis mejores amigos, cuánto menos de un trepa más relamido que Pablo Iglesias («panorama literario», dice… ¡será cursi el tío!).

Sánchez Cuenca aconseja a sus lectores que cojan aire para sumergirse en mi desfachatez intelectual (¡y dale!), consistente en haber sostenido desde este rincón de 'ABC', el pasado 7 de septiembre, que los refugiados sirios, para entrar en Europa, se valían de niños como reclamo patético. «Niños que arrojan al otro lado de fronteras teóricamente infranqueables o que tumban en las vías del tren», escribí entonces. Y no me retracto. No me inventé nada. Lo que contaba lo había visto por televisión toda Europa y no incluía juicio alguno. Hoy sabemos que era mucho peor. Que los refugiados no eran en su mayoría sirios ni refugiados y que florecía el tráfico mafioso de niños en las fronteras turcas y griegas. No voy a insistir en lo obvio. Me interesa más lo que concluye de la lectura de mi columna el susodicho Sánchez Cuenca: «Juaristi –escribe el pájaro– piensa que los niños sirios son algo así como escudos humanos (¡los tumban en las vías del tren!) utilizados por sus padres para abrir las puertas de la fortaleza occidental». Y añade: «Los apologetas del asesinato terrorista empleaban un argumento bastante parecido al de Juaristi: según ellos, los guardias civiles manipulaban a sus hijos, los colocaban como escudos humanos…».

Hay que ser muy estúpido para forzar así el sentido de mis palabras. En primer lugar, los escudos son un arma defensiva, no abren puertas. Un necio puede confundir escudos con arietes o ganzúas. Yo, no. Nadie atacaba a los refugiados y estos no se valían de los niños como escudos humanos. El propio Sánchez Cuenca escribe que «eran utilizados por sus padres para abrir las puertas de la fortaleza occidental» (lo escribe él, repito: ninguna de esas palabras es mía). Puede que en la casa paterna de Sánchez Cuenca abrieran las puertas con escudos humanos o con herraduras, él sabrá. En la mía usábamos llaves o picaportes. Pero, sobre todo, rogaría a Sánchez Cuenca que no me confunda con sus amigos de Bildu. Nunca he acusado a los guardias civiles de manipular a sus hijos como escudos humanos. Eso lo hacían en las «herriko tabernak» que tanto frecuentas, Ignacio. Y tranquilo, que ya te darán la cátedra tus nuevos padrinos un año de estos. O, por lo menos, un tramo de investigación. Por el libro, digo. Yo te habría concedido, como mucho, un pico y un azadón, pero seguramente los habrías tomado por cubiertos para lubina, a pesar (o quizás a causa) de la esmerada educación que recibiste. De nada.

Responder