La Reverteca

Noticias, entrevistas, artículos y material diverso sobre Arturo Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14710
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Dom Oct 25, 2020 10:21 am

Arturo Pérez-Reverte: Un escritor sin parangón
booktoland.blogspot - 25/10/2020

Arturo Pérez-Reverte probablemente sea uno de los escritores coetáneos más polémicos del mundo de la literatura. Sus comentarios en las redes sociales y sus libros históricos parece que no son del agrado de toda su audiencia, y en más de una ocasión ha sido citado por reputados políticos y figuras culturales para reprocharle ciertas actitudes controvertidas. Supongo que no habrá quien no recuerde la famosa frase de Pablo Iglesias, durante la investidura a Pedro Sánchez en el Congreso, que agitó al mundo entero: "Más Pérez Galdós y menos Pérez-Reverte". Sin embargo, no podemos decir que su público al completo se encuentre en desacuerdo con sus posturas. En la otra cara de la moneda tenemos a sus fieles seguidores que, tal y como si nos encontráramos en el medievo, presentan batalla a los detractores de su líder, siempre que su honor y valentía se ponen en duda. Nunca se ha visto una guerra de tal envergadura en el siglo XXI y, pese a que los ganadores (desconocidos hasta el momento) aún están sumergidos en el belicoso mundo castrense, hay una cosa que aquí, en BooktoLand, tenemos clara: nosotros no nos lo vamos a perder. ¡Bienvenidos!

Más periodista que escritor, Pérez-Reverte ha tenido una vida marcada por los conflictos armados. Durante veintiún años, entre 1973 y 1994, el cartagenero trabajó como reportero de guerra en distintos puntos del globo, viviendo multitud de experiencias traumáticas, no aptas para personas sensibles, que le sirvieron para cultivar varias obras literarias con el transcurso del tiempo. Yo, desgraciadamente, sólo les puedo hablar de una de ellas, tratando de recurrir en este artículo, con exclusividad, a mi propia experiencia. 'Territorio comanche'. El libro, de ciento cuarenta y cuatro páginas, tiene lugar en las Guerras Yugoslavas y narra la historia de dos corresponsales de TVE. Ambos, a la espera de que las fuerzas croatas detonen un puente, con el fin de detener el avance del Ejército de la República de Bosnia-Herzegovina, rememoran experiencias pasadas mientras viven un exasperante episodio de la contienda en una tarde, cuando transcurre la trama y donde el lector permanece todo el tiempo.
Personalmente, y sin tratar de influir en la valoración de nadie, la obra me pareció de una magnífica calidad. Entretiene y acercar al lector la labor del periodista de guerra. ¿Qué más se puede pedir? Reverte cautiva a quién lo lee. Aunque, como sucede la mayoría de las veces, no todos pensamos igual. Seguramente, el lector guerrero esté preparando su armamento, dispuesto a enfrentarse al enemigo y reducir sus fuerzas. ¿Qué opinan ustedes sobre que un reportero cuente en un libro episodios de una guerra reciente? ¿Piensan que, en estos casos, los escritores pueden manipular la opinión de su público a través de la narrativa? ¿O, más bien, politizarla?

Años después de este libro, Reverte vuelve a suscitar polémica con la trilogía 'Falcó', cuya fecha de lanzamiento consta en el año 2016. Esta vez lo hace en un escenario más familiar para los españoles, ya no solo por su cercanía en el tiempo sino por el vínculo emocional que nos une a él: la Guerra Civil Española. Y, de nuevo (¡qué sorpresa!), nos encontramos soldados enfrentados. Algunos, como legítimo jurado, creen que es perjudicial para una democracia remover el pasado así, mientras que otros, con iguales derechos, defienden todo lo contrario, apostando por que es necesario hablar de estos temas, independientemente del enfoque que se le quiera dar.

En el primer libro, llamado de la misma manera que la trilogía, se nos cuenta la aventura de un espía, Lorenzo Falcó, que trabaja para el servicio de inteligencia franquista tras haber sido contrabandista durante años. El personaje es descrito como un hombre enfrentado al mundo en general que, a pesar de tener bien claro a quien deber obedecer, dice tener un único bando: él mismo. Su misión en esta entrega es liberar al político falangista José Antonio Primo de Rivera de una cárcel en Alicante, donde realmente estuvo preso por posesión ilícita de armas. Sin embargo, no lo tendrá tan fácil, pues antes deberá infiltrarse en territorio republicano. Un auténtico reto. Sus otros dos libros son 'Eva' y 'Sabotaje'. ¿Qué les parece? Narrativamente sólo me caben buenas valoraciones, pero también es verdad que cada vez parece que el contexto histórico de los libros de Reverte son más peliagudos. ¿Creen que estos temas deben de evitar tratarse desde una perspectiva de un personaje franquista? ¿Es bueno acercar a la sociedad una realidad pasada que, quizás, ha sido distorsionada por la polarización política nacional?

Cuál sea la respuesta, pensar que un escritor puede promulgar actitudes erróneas conlleva llevar nuestro punto de mira, por igual, a las películas, los documentales, la radio, los periódicos... Y, si somos perspicaces, nos daremos cuenta de que en el mundo de la cultura hay personajes de todo tipo. Desde radicales hasta moderados de cualquiera de las ideologías. Sin embargo, el problema puede llegar cuando quien lee piensa que la realidad de ese espía es la única existente. Ahí si se nos presenta un dilema gordo. En este tema en concreto yo creo que una solución, por encima de otras que se puedan promulgar, podría ser fortalecer el sistema educativo dándole a las nuevas generaciones una visión más objetiva y un conocimiento histórico decente. Sólo así nos libraremos de los extremismos y las malas interpretaciones. Educar, educar y educar. Cuando dejemos de investigar y ser curiosos, así como de leer y ser leídos, será el momento en el que estemos condenados a la mentira.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14710
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Mar Oct 27, 2020 10:04 am

Raúl del Pozo y el amor cipotudo
Juan Soto Ivars - elconfidencial.com - 27/10/2020

(...) Seguí leyéndolo en su dacha de 'El Mundo', que heredó de Umbral y donde a mi juicio ha hecho cosas más grandes que él, hasta que años más tarde, fruto de otra invitación de Antonio Lucas, estuve en la famosa cena que Arturo Pérez-Reverte organiza en Casa Lucio. Pérez-Reverte me regaló una bola de cristal con nieve dentro y el Titanic y el iceberg, que tengo desde entonces en mi mesa, y esta vez pude conocer mejor a Raúl del Pozo pese a que él no se presentó. Resulta que el ausente era el único tema de conversación. Su mujer, Natalia, había fallecido meses atrás. Raúl, que había sido un golfo, estaba ahora solo y devastado. Los amigos de Lucio (Lucas, Galán, Gistau y Pérez-Reverte aquella noche) hablaban con apremio de la necesidad de cuidar de él sin que notara que lo estaban cuidando. Trazaban planes, planteaban cenas como encerronas y visitas como emboscadas en los desfiladeros de Cuenca. Se comprometieron a llamarlo por teléfono cada día. El único que incumplió la promesa fue Gistau, y lo hizo porque lo tumbó un ictus pocas semanas más tarde. Estos hombres, a los que la histeria posmoderna y la cipotudofobia ha cubierto de una fama injusta de insensibles, demostraban por Raúl del Pozo un cariño y una atención

En esta cena me conmovió el amor que esos tipos duros profesaban al amigo. Estos hombres, a los que la histeria posmoderna y la cipotudofobia ha cubierto de una fama injusta de insensibles, demostraban por Raúl del Pozo un cariño y una atención digna de las enfermeras honorarias de la Cruz Colorá o de los protagonistas de Peckinpah, que pegan cuatro tiros y se rompen de emoción sin cambiar de plano. Contaban anécdotas de Raúl del Pozo con nombres importantes y velaban, como una logia masónica, por guardar el secreto hasta la tumba.

Quienes confunden el cuidado de los otros con una lejía lingüística y el respeto a los diferentes con la vigilancia de un consistorio calvinista no hubieran podido entender aquella tierna camaradería. Hoy la amistad viril, con su testosterona y su lealtad, con sus tacos y su nobleza, con ese punto natural de misoginia de los hombres que han sufrido por amor, siempre está bajo sospecha. De ahí que me haya parecido extraordinaria, anacrónica y liberadora la lectura de 'No le des más whisky a la perrita', el libro donde Julio Valdeón y Jesús Úbeda biografían a Raúl de Pozo huyendo (sin éxito) de la loa. Valdeón y Úbeda describen a Raúl del Pozo con el mismo candor apasionado que vi en Casa Lucio aquella noche, cuando cuatro tipos duros planeaban cuidar de un hombre que se había quedado desvalido sin que éste se diera cuenta de que lo estaban cuidando. Es un recorrido por la vida y las andanzas del columnista veterano en el que los autores intentan hacerle creer -y hacerse creer a sí mismos- que conseguirán escribir un relato que no desborde cariño por los cuatro costados. Fracasan, como he dicho, y esto es lo que hace el libro más hermoso. (...)

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14710
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Vie Nov 13, 2020 10:07 pm

'Solotildismo'
Eloy M Cebrián - latribunadealbacete.es - 13/11/2020

En estos tiempos tremendos que nos aquejan, acordarse de que existen las nimiedades no deja de ser un consuelo, y la que quiero abordar hoy quizás sea la más insignificante de todas ellas. Se trata de la discusión sobre si «solo» debe escribirse con tilde o sin ella. Durante mucho tiempo la RAE ordenaba el uso de la tilde cuando «solo» equivalía a «solamente», es decir, cuando se trataba de un adverbio en lugar de un adjetivo. No sé por qué, pero esa pintoresca regla ortográfica caló muy hondo en la conciencia de los estudiantes de este país, como si el hecho de distinguir cuándo «solo» había de tildarse lo convirtiera a uno en miembro de una élite cultural. Pero, ay, en su Ortografía de 2010 la Academia decidió renunciar a esa regla, junto con aquella otra (también muy resultona) de que los demostrativos debían escribirse con tilde cuando eran pronombres. Es más, esa tilde que antes era preceptiva pasó a tildarse de falta de ortografía, de modo que si ahora ustedes escriben «Sólo sé que no sé nada», no solo no se les considerará cultos, sino que se habrán hecho acreedores a las orejas de burro. Con lo que la Academia no contaba era con el aguerrido Arturo Pérez-Reverte, que lleva años clamando desde el tuiter que él seguirá escribiendo los «solos» adverbiales con tilde le pese a quien le pese. Y, a modo de desafío, esgrime este ejemplo: «Sólo uso la tilde cuando estoy solo, pero sólo para sentirme menos solo». Se aprovecha Pérez-Reverte de que la Real Academia no es una institución castrense, pues de otro modo ya lo habrían ejecutado sumariamente junto con todos sus secuaces. Y concluyo declinando cualquier responsabilidad sobre los «sólos» que pudieran aparecer en esta columna y las venideras. Los solotildistas son una secta tan insidiosa como los Iluminati. Y acechan por todas partes.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14710
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Dom Nov 15, 2020 1:13 pm

"El problema es que ahora cualquiera puede apropiarse de la memoria de la Guerra Civil"
libertaddigital.com - 15/11/2020

El último programa de 'Cowboys de medianoche' ha tenido un invitado especial. Arturo Pérez-Reverte se ha unido a los habituales José Luis Garci, Luis Alberto de Cuenca, Eduardo Torres-Dulce y Luis Herrero para hablar de cine y literatura, pero sobre todo para presentar su última novela, 'Línea de fuego' (Alfaguara), ambientada en la Batalla del Ebro de la Guerra Civil Española.

"Yo quería coger de la mano al lector y llevarle a ver cómo es de verdad una guerra", ha comentado el escritor. "Porque lo peor de una guerra no siempre son los tiros". "Quería además que viese lo que le pasó a su abuelo Manolo, a su tío Paco o a su bisabuelo Fernando. Porque resulta que la Guerra Civil no es una cosa ajena a ningún español. Está en la memoria genética de todos los que descendemos de ahí". Pese a todo, también ha reconocido que no se ha tratado "para nada" de un libro fácil de escribir, sino más bien de uno que le "incomodaba bastante", centrado en un tema que ha "intentado evitar durante muchos años". "El asunto es que ha pasado el tiempo y quienes de verdad vivieron la guerra han ido muriendo. Es curioso porque además fue gente a la que nunca le gustó hablar del asunto. Eran muy pudorosos porque no querían contaminar a los que vinimos detrás. No querían contagiarnos el odio. Y el problema es que ahora cualquiera puede apropiarse de esa memoria. A mí me llevan los diablos cuando oigo a un político treintañero, rufianesco o no rufianesco, en las Cortes, contándonos lo que fue la Guerra Civil, cuando ni la vivió ni la supo ni la leyó". Por eso, según ha explicado, ha decidido ponerse con ello él ahora. "He querido dejar mi versión. Ya sé que una novela no va a cambiar el mundo ni nada. Pero yo, que algo sé de guerras; y a mí, a quien sí me contaron la guerra quienes la vivieron de verdad; creo que puedo contar cómo se ve la guerra de verdad cuando se está en la guerra de verdad. Nada más".

A la intervención de Luis Herrero, que ha apuntado hacia la ausencia de maniqueísmos del texto, Pérez-Reverte ha respondido que "lo que sí hay es una realidad". "Existió un bando ilegítimo, el golpista. Y eso es así estés con quien estés. Desde ese punto de vista es mucho más fácil defender cierta legitimidad en el bando republicano. Lo que pasa es que después, cuando te acercas a los seres humanos que hicieron la guerra, la cosa cambia completamente. Te das cuenta de que nada es tan sencillo nunca". Su intención, según él mismo ha relatado, pasa porque al lector, "después de 50 o 100 páginas, ya no le importe de qué bando es el personaje sobre el que esté leyendo en esos momentos. Que simplemente sea el ser humano quien le enganche". Un objetivo que, según los Cowboys, ha cumplido "con creces".

Desde un plano más genérico, la guerra es para Reverte un tema fundamental. "Es monstruosa. Pero si eres capaz de mirarla con lucidez y ecuanimidad, puede enseñarte muchas cosas". Por ejemplo, algo que se ha esforzado por transmitir es una sensación concreta: "En la guerra nunca tienes una visión de conjunto. Cada uno hace su guerra parcial. Ese saber que formas parte de un conjunto geométrico perfecto, del que tú sólo eres una pequeñísima porción, es algo que me interesa mucho". La guerra como caos en la que "el miedo deja paso a la mera supervivencia o al rencor. En la que se actúa por una serie de instintos de grupo. La lealtad es fundamental". Por eso se ha esforzado por rescatar una serie de valores, que se acentúan en ese tipo de situaciones, cuando la crudeza de la muerte se muestra con su cara más siniestra. "El ser humano, cuando siente la impunidad que le da empuñar un arma, actúa de manera diferente. Se dan todo tipo de reacciones. Las más viles y también las más luminosas. Y yo quería que quedase constancia de eso". Se ha acordado entonces de sus lecturas, como la Ilíada, que siempre le ayudaron a ver las guerras que cubrió con una mirada determinada. "Es posible que gracias a eso no me volviese loco". Y también de los grandes maestros del cine. "John Ford fue el pionero, el que estableció el canon. De él surgen esas palabras que utilizo en mis novelas: Dignidad, coraje, lealtad. Son las únicas que permanecen intactas, después de que la vida haya emputecido a todas las demás. Porque no existe nadie que pueda minarlas realmente. Todo eso nos enseñó Ford con sus películas".

Como colofón, y alargando el tema cinéfilo, Garci ha querido señalar cómo han cambiado las cosas, cuando hace años "no se podía ver a Ford, porque era fascista". Siguiendo esa línea, todos han celebrado que "el tiempo haya terminado por colocar las cosas en su sitio". "Que les den por culo", ha zanjado Reverte. "Ahora ya nadie sensato se atreve a hablar mal de John Ford".

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14710
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Sab Dic 05, 2020 12:21 pm

Memoria de guerra a prueba de fuego y odio
Miguel Lorenci - larioja.com - 04/12/2020

Las novelas que llegan al alma mezclan su ficción con la memoria del lector o la colectiva. Un poderoso fenómeno que logra, y cómo, 'Línea de fuego', el último libro de Arturo Pérez-Reverte. El relato del académico y escritor sobre la batalla del Ebro –casi 110.000 ejemplares vendidos en un par de meses– cala hondo en sus lectores, que bucean en la historia familiar sobre la incivil contienda. Hallan fotos y documentos de sus padres, tíos o abuelos que lucharon en aquella y en otras muchas batallas y han dado lugar a un conmovedor y respetuoso 'Álbum de familia'.

Es una espontánea memoria gráfica de la guerra civil a prueba de fuego cruzado y con un tono paradójicamente conciliador. «Creí que se armaría la de San Quintín, y todo ha sido respeto. Ni un comentario negativo sobre ningún bando; nada de cainismo en el territorio comanche de Twitter», se sorprende el escritor tras el afloramiento espontáneo de retratos y recuerdos de combatientes. Alfaguara, su editorial, los ha colgado ya en Internet (perezreverte.com/albumlineadefuego).

Es un emotivo álbum sin un ápice de odio o inquina. «El respeto es asombroso. Para mi maravillada y conmovida sorpresa, estamos ante la verdadera memoria histórica; la de la serenidad y la reconciliación al margen de las ideas. La guerra fue un tragedia para todos, y así lo han entendido los tuiteros», destaca el escritor. «Sin distinción de bandos ni ideologías, creamos un lugar de paz donde hacer simbólicamente posible la reconciliación entre españoles que, sin duda, todos ellos desearon, y donde los antiguos contendientes, la extraordinaria juventud que tan amargamente se quemó en trincheras y combates, pueden ser recordados con respeto, honor y emoción», precisa.

El escritor aporta sendas imágenes de su padre y su tío. Movilizado por la República con 19 años, José Pérez-Reverte, su progenitor, alfabetizó a milicianos y combatió en una unidad antiaérea. Tras la guerra, cumplió dos años extra de 'mili', «los peores de su vida», en Logroño. Voluntario republicano con 16 años, su tío Lorenzo recibió un balazo en el pecho en la Sierra de Los Santos. Sus dañados pulmones no resistieron la neumonía que segó su vida en 1941, con 21 años.

La cascada de testimonios no cesa. Hay quien trata de identificar a desconocidos en ajadas fotos o de testimoniar los avatares de su familiar. Como Casimiro Alonso, que empezó la mili en el ejército de la República, terminó luchando en el Nacional en la Batalla del Ebro y murió en Huelva a los 96 años, según relata su nieto. Juan Carlos Borrell aporta la foto de su apuesto tío abuelo José, miliciano de la columna Ascaso y miembro de las patrullas de control. Delatado y detenido a finales de marzo de 1939, fue fusilado el 12 julio, con 33 años. Miguel Pérez Alonso aporta una foto de la trinchera dónde combatió su abuelo, llamado a a filas por los sublevados y que batalló en el frente de Aragón. «Luchó por sobrevivir y volver a casa, pero cuando lo consiguió ya no lo esperaba nadie. Se había quedado huérfano. Pasó mucho miedo y mucha hambre. Siempre recordaré aquella forma de aprovechar los yogures hasta el último resto», cuenta su nieto.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14710
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Dom Dic 13, 2020 12:26 pm

La gran lección de memoria histórica sobre la Guerra Civil que han dado Pérez-Reverte y sus lectores
SC - abc.es - 10/12/2020

No todo en Twitter es gresca y discusiones airadas. A veces, la red social también deja espacio para iniciativas colaborativas que demuestran que no estamos tan enfrentados como parece. En este caso, todo empezó en el perfil de Arturo Pérez-Reverte, que estaba comentando su nueva novela, 'Línea de fuego', cuya acción transcurre en la Guerra Civil. De repente, el escritor empezó a recibir mensajes de muchos lectores que querían compartir fotos de familiares que habían combatido entonces, y contar sus historias. Llegaron mensajes como este, del usuario @Toni_Marco: «Hemos encontrado el diario de guerra de mi abuelo, lucho en el frente republicano en Madrid en el 37. ¿Qué le parece? A mí personalmente me sorprende la caligrafía, pero luego comete bastantes faltas de ortografía. Sé que empezó a trabajar a los 12 años y que en el 37 cumple 21 años (lo dice en el diario), lo demás hay que suponerlo casi todo porque murió en el 69 y no lo conocí». O este otro, de @Trying_Mom: «A mi abuelo la guerra le pilló en África porque era militar de carrera. Mi abuelo no conservó ninguna foto realizada durante la guerra. Ni siquiera me consta que, en algún momento, se hiciera alguna. Y sólo quería dejar claro que, siendo militar, nadie le preguntó en qué bando quería combatir. Eran muchos los que tenían que ir por uno u otro bando porque "te toca"».

Pérez-Reverte no tardó en darse cuenta de que aquello era un material que merecía ser conservado, y puso en marcha la creación de un álbum colectivo de recuerdos de la guerra. Lo que empezó como un hilo de Twitter se ha convertido en un álbum de recuerdos con página web. «Reunimos así en pocas horas, entre todos, un conmovedor álbum de familia, de comentarios y documentos gráficos que, pensé entonces, sería una lástima que se perdiesen a los pocos días en el caudal cambiante y confuso de las redes sociales», ha explicado el propio escritor en esa web. La idea, pues, es convertir esa respuesta espontánea de sus seguidores en un ejemplo de memoria. «Quise que así, entre todos, sin distinción de bandos ni ideologías, creásemos el álbum de nuestros abuelos: un lugar de paz donde hacer simbólicamente posible la reconciliación entre españoles que, sin duda, todos ellos desearon. Un lugar donde los antiguos contendientes, aquella extraordinaria juventud que tan amargamente se quemó en trincheras y combates, puedan ser recordados con respeto, honor y emoción», ha afirmado. Incluso él mismo ha compartido la historia de su padre y de su tío, este último herido en la batalla de Peñarroya. También el pintor Augusto Ferrer-Dalmau ha participado en la iniciativa con el recuerdo de sus abuelos. «Mi abuelo materno y su hermano Ángel, los dos combatieron juntos en África (1920/21). En la Guerra Civil, mi abuelo (capitán), lucho con los sublevados y el tío Ángel (Anarquista), lucho por la República. Al terminar la guerra volvieron a encontrase y nunca más se separaron», ha contado.

Hay cientos de historias contenidas en el álbum. Muertos en combate, supervivientes, heridos, familiares divididos en diferentes bandos... Incluso historias de amor, como la de @VirutasF1: «Mi tío abuelo era Mariano Zapico, gobernador civil de Cádiz, da igual de qué bando. Lo mandó fusilar, juicio mediante, otro del bando contrario. Medio siglo más tarde, mi primera novia fue sobrina nieta del segundo. De no haber muerto ninguno, se hubieran sentado juntos en la misma mesa de mi boda».

Vídeo: https://www.abc.es/cultura/abci-gran-le ... ticia.html

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14710
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Lun Dic 14, 2020 11:00 am

«Le Carré era el titular de la cátedra mundial de literatura de espionaje»
Entrevista de Jesús García Calero - abc.es - 14/12/2020

El escritor y académico Arturo Pérez-Reverte lo ha leído todo de John le Carré, desde las primeras lecturas infantiles hasta las últimas entregas del maestro de la literatura de espionaje, al que ha ido a buscar «por fidelidad». Al conocerse la triste muerte del autor británico, lo comenta en una breve conversación con ABC:

«Había novelas de espías antes de Le Carré: Eric Ambler, Graham Greene, E. Phillips Oppenheim, pero fue la combinación de Le Carré y la Guerra Fría la que elevó lo que antes era novela de aventuras a novela psicológica y de ambiente denso», –señala–. Para el autor de la saga del espía Lorenzo Falcó, ambientada en la Guerra Civil, «no es ya que Le Carré fue mi maestro, que lo era; es que le dio la vuelta al género y lo lanzó a la modernidad de manera que ya nadie pudo escribir novelas de espías sin la autoridad de esa referencia». El escritor sentencia: «Por eso al morir John le Carré no es que haya muerto el autor de unas novelas de espías, es que ha muerto el titular de la "cátedra mundial" de la literatura del espionaje. Hasta sus últimas novelas, que al desaparecer el mundo original de Le Carré puede considerarse que perdían interés o mordiente, son un ejercicio extraordinario para el lector, que sabe buscar en ellas la huella eterna del maestro», concluye.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14710
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Sab Dic 26, 2020 12:02 pm

Todos los juegos el juego
José Carlos Llop - theobjective.com - 26/12/2020

Hay una novela de Patrick Modiano titulada 'Vestiaire de l’enfance', algo así como el vestidor, el guardarropa o el cuarto de armarios… de la infancia. En España se tradujo primero como una obra de Debussy, 'El rincón de los niños' (Alfaguara) y después como 'Ropero de la infancia' (Anagrama). Hay una parte de la infancia que nunca nos abandona aunque hayamos dejado de ser niños y salido hace mucho tiempo de ese lugar que ya no existe. O sea que como ropero de la infancia está muy bien, pero el rincón de los niños implica, por muy cuarto de armarios que sea, que es un lugar donde los niños juegan, apartados de los mayores. En casa de mis abuelos maternos este lugar era la llamada sala de costura, junto al pasillo, precisamente, de los armarios. Allí era donde podíamos desplegar, sin alborotar ni desordenar los espacios de los mayores, nuestros soldados de la II Guerra Mundial, los caballeros de la Tabla Redonda, los indios apaches, los elefantes de Aníbal –sólo teníamos uno, blanco, pero en las batallas imponía mucho–, los romanos y los tramperos. También los tanques, las cuadrigas, una diligencia y los primitivos coches de carreras, que hacíamos competir con un dado e íbamos avanzando por ladrillos según el número obtenido (nunca tuvimos Scalextric, ni recuerdo que lo echáramos en falta).
Como ven, aquella ‘sala de costura’ –en realidad se utilizaba el diminutivo ‘salita’– daba mucho juego y para mucho juego. Había también un diván –al llegar a Freud no nos vendría de nuevo– y un canterano o cómoda donde ardía eternamente una lamparilla de aceite frente a la figura del Sagrado Corazón. Y como propio de la casa, no importado por los nietos, (además de la máquina de coser, que bautizaba aquel espacio), una caja de madera forrada de piel negra donde había lo necesario para improvisar un altar y jugar ‘a misas’, que era un juego muy católico, no sé si tridentino, pero que también incorporaba el ejercicio de ceremonias y rituales. Esa caja estaba en uno de los cajones de la cómoda y debíamos pedir permiso para incorporarla a nuestros juegos. Nunca nos lo negaron, aunque ninguno de nosotros tuvo después vocación religiosa. Lo digo por las teorías en boga ahora.

En aquella sala no se leía. Leer, leíamos en soledad, en casa de nuestros padres o en la misma casa de nuestros abuelos, pero únicamente cuando estábamos solos, sin primos que nos acompañaran. La lectura era y es un placer solitario, pero no sé si aquellos juegos ilustraron después las aventuras relatadas por Dumas, Hergé, Salgari, Verne, Karl May y tantos otros, o si fue al revés, que aquellas aventuras leídas ponían algo de orden y concierto en nuestros juegos. Lo que sí sé es que hay una parte de la literatura, propia y de los demás, que también se incuba en ese Vestiaire d’enfance y que desde allí ejerce el papel de sala de máquinas, o de uno de los poderosos carburantes que animan esa misma sala de máquinas. Lo contó muy bien Fernando Savater en 'La infancia recuperada'. No ocurre en todos los escritores, pero en aquellos que ocurre con mayor visibilidad, tanto la escritura como su resultado se nos presentan como grandes dones de la felicidad. Y cuando digo presentan quiero decir que lo son sin disimulos, ni construcciones intelectuales a posteriori, ni sofisticados andamiajes teóricos.

De entre los escritores que conozco, el caso más evidente es el de los libros del novelista Arturo Pérez-Reverte. Hay una felicidad narrativa en las novelas de Pérez-Reverte que abarca todos los tiempos, pero se centra y expande desde algunos de los mitos que poblaron la infancia de varias generaciones. Que vistieron, en fin, ese cuarto de los niños o ropero de infancia y por eso hay en ellos una fuerza y un entusiasmo familiar al del explorador al adentrarse en tierra virgen. Resucitar a la malvada Milady o al Cid, que también habitaron el ropero de la infancia; revivir –Diego de Acevedo en la memoria– el Dos de Mayo y el asedio de Cádiz por los franceses. O la batalla de Trafalgar o la aventura de la Ilustración en España (como si 'La Enciclopedia' fuera el Arca perdida). Introducirse en la Guerra Civil, sin complejos, desde el grado cero del espionaje y el crimen político, enlazando la Europa de los años 30 con la España de la guerra civil. Sin olvidar su obertura conradiana, con 'El húsar', que anunciaba tanto su devoción por los principios del XIX como la gran capacidad de divertirse –digo divertido en el sentido ferrateriano, es decir, inteligente– y apasionar a sus lectores. Ni dejar de lado su revisión de la decadencia de la España del siglo XVII con la técnica del folletón, en las aventuras de Alatriste. Y hay en todo eso –en la poética que revela el reverso del tapiz revertiano– una levedad similar a la de los juegos en el 'Vestiare de l’enfance': la misma curiosidad, la misma pasión, la misma inocencia en sus personajes, por vividos y gastados que estén.

'Todos los fuegos el fuego' tituló Cortázar uno de sus libros de relatos. Todos los juegos el juego: de los juegos de infancia al mejor juego de la vida adulta: ese que reúne todas los relatos de la humanidad desde que descubrió el lenguaje y así fue configurando la única memoria que ha de permanecer.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14710
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Sab Ene 23, 2021 5:05 pm

Idiot politicians are reviving civil war, warns Spain's top writer
Isambard Wilkinson - The Times - 23/01/2021

Spanish politics has descended at times recently into little more than a salnging match about "reds" and "fascists", reviving the language of the 1930s civil war. The tenor has alarmed many moderates in a country that until recently was perceived as inoculated against extremism by memories of the dictatorship of General Franco and the cross-party pacts after his death in 1975.

History, or its misuse,lies at the heart of the tension. Prominent among those concerned about the politicisation of Spain's past is the historical novelist Arturo Pérez-Reverte, who has sold more than 20 million books in more than 40 countries, skewering Spain's inept kings and corrupt courtiers as "whoresons" and "vipers". In real life he reserves his bile for today's politicians.

"They have revived the civil war in an absolutely utilitarian way and this has created among the Spanish public disquiet, ignorance and polarisation that didn't exist before," Pérez-Reverte, 69, told 'The Times'. "The civil war has been resuscitated by the politicians, not by the people. The idiot politicians do not know what a civil war is, nor have they read about it. But they play happily with complex and dangerous concepts."

The country's politics has become increasingly embittered since corruption scandals and the economic crisis of 2008-13 tainted the two main political parties.The rise of the ultranationalist Vox party and the far-left Podemos party has deepened tensions.

Both sides of the political spectrum frequently use rhetoric about the civil war to score points. In September Santiago Abascal, Vox's leader, accused the government of being the worst in 80 years, implying that things had been better under the decades-long regime of Franco. Pedro Sánchez, the prime minister, retorted that his administration would soon ban organisations that glorify the dictator. This week Pablo Iglesias, the deputy primer minister and Podemos leader, compared the flight abroad from justice of a Catalonian separatist leader to the exile of half a million republicans after their defeat in 1939.

Pérez-Reverte says Spain's politicians constitute "a political class that is generationally young and does not have a solid intellectual base. They are political improvisers who in a normal country would never have come to power. They need simple arguments to cover up their ideological and political deficiencies." He added: "Obviously there are thinkers in Spain but their voices have been silenced by the political bellowing. This is the great Spanish tragedy."

A household name since his days as a war reporter, Pérez-Reverte writes a popular weekly newspaper column and has 2.2 million social media followers. He is widely credited with reviving Spanish interest in the country's 17th-century imperial Golden Age through his Captain Alatriste series, which was made into a film starring Viggo Mortensen.

His eyes twinkle when he talks about England. "Our enemy has always been England, historically as a Spaniard I hate England, it has always fucked us." Irreverent about everything from God -"He is not a gentleman"- to his practice of literary art -"I don't give a shit about it"- he does however express admiration for Perfidious Albion. "I would like to have England's capacity to convert history into something positive, like Dunkirk or the colonial wars in Afghanistan; disasters due to military incompetence turned into heroic events."

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14710
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Mar Ene 26, 2021 2:47 pm

Por qué es necesario cazar jabalíes jóvenes (aunque Arturo Pérez-Reverte lo critique)
revistajaraysedal.es - 26/01/2021

El conocido periodista y escritor español Arturo Pérez-Reverte ha criticado duramente en la red social Twitter una imagen de varios cazadores que aparecen con tres jabalíes, uno de ellos joven. «Observen ustedes el primer trofeo por la derecha: liquidaron a la familia completa», puede leerse al inicio del tuit publicado por el autor de grandes obras de la literatura como 'La Reina del Sur' o 'El Club Dumas'.

Como todo cazador sabe, las piaras de jabalí están compuestas por varias hembras adultas seguidas de ejemplares jóvenes y, en algunos casos, rayones. Los machos adultos, por el contrario, son solitarios, por lo que es imposible "liquidar" a una familia completa. Los rayones son crías de corta edad que aún poseen unas características rayas longitudinales y sobre las que no está permitido disparar. En la foto que comparte Pérez-Reverte aparecen sin embargo tres jabalíes -uno de ellos un ejemplar juvenil, pero no rayón- que son el resultado de una humilde batida de caza.

Seguramente a alguien que sea ajeno al mundo de la caza le resultará extraño saber que la caza de jabalíes juveniles, como el que aparece en la foto de Pérez-Reverte, sea correcta y ética. Pero lo es, y tiene su explicación. De hecho, en la mayoría de los países europeos donde se caza el jabalí es norma de obligado cumplimiento no disparar a la hembra grande que va dirigiendo al resto de la piara, debiendo fijar como objetivo prioritario los ejemplares de menor tamaño. El motivo no es otro que garantizar la supervivencia del ejemplar más experimentado, que suele ser una hembra veterana. De esta manera, al respetarla, se garantiza la supervivencia del resto de la piara, que podrá seguir aprendiendo a sobrevivir siguiendo los pasos de la veterana. Si no fuese así y se eliminaran en primer lugar los ejemplares de mayor tamaño, los juveniles quedarían muy expuestos a todo tipo de peligros al no tener un ejemplar "sabio" al que seguir.

La caza del jabalí se ha tornado una necesidad en los últimos años. Su enorme explosión demográfica ha hecho que el control cinegético se vuelva más crucial que nunca, sin distinción de ratios de edad, para controlar las poblaciones. Son muchos los estudios que demuestran que la caza en batida –como la de la imagen que ha indignado a Pérez-Reverte– es de vital importancia para lograr el control. Uno de los últimos, el elaborado por Christian Gortázar (catedrático en Sanidad Animal e investigador del IREC), que avala la necesidad de realizar este tipo de cacerías colectivas (batidas y monterías), ya que el 75% de los jabalíes abatidos en nuestro país se produce en estas modalidades. Por tanto, la caza de jabalíes juveniles, además de ética, cumple una función sanitaria (en salud pública y sanidad animal), ecológica y reduce los daños agrícolas y los accidentes de tráfico. Además, su importancia aumenta ahora que se han disparado los casos de peste porcina africana en Europa y todas las comunidades autónomas están haciendo especial hincapié en aumentar los cupos de caza de jabalíes para reducir su densidad para evitar un desastre ecológico y económico si llega a España.

Para Florencio Markina, doctor en Ciencias Biológicas, «una población estructurada de jabalíes, con un gran número de hembras adultas experimentadas, produce menos daños a la agricultura que las poblaciones juveniles más inexpertas. Por tanto, la caza de ejemplares juveniles es totalmente necesaria». Este experto, que ha participado en la redacción del Plan General de Ordenación del Parque Nacional de los Picos de Europa entre otros grandes proyectos, explica a 'Jara y Sedal' que «hay estudios bastante recientes hechos en Alemania en los que se ha visto que si se respetan las hembras adultas y se quitan las hembras juveniles, digamos que las adultas producen una especie de inhibición en las más jóvenes. Con lo cual se controla mucho mejor la reproducción y se impide el aumento de las poblaciones». Además, Florencio Markina explica que «en Francia en la mayoría de las cacerías solo se puede disparar a jabalíes menores de 40 kilos». Tiene su explicación. La pirámide de población del jabalí es muy ancha por abajo, es decir, producen muchísimas crías, y muy estrecha por arriba. El problema de disparar siempre al jabalí más gordo es que rejuvenece las poblaciones. «La edad media de los jabalíes ahora mismo en España ronda los 20 meses. Es antinatural. Lo que recomiendan todos los expertos es que hay que revertir esa situación. ¿Cómo? Quitando los juveniles y dejando las poblaciones maduras. Estas producen menos daños ya que son más sabios y saben buscar la comida en el monte en vez de estar expuestos en un cultivo y además de porque las hembras adultas tienen ese efecto del que hablo ‘inhibidor’ de las hembras juveniles a la hora de reproducirse», comenta el biólogo.

Markina recuerda que en la caza de gestión no tiene que haber miramientos: «Eso no deja de ser una especie de humanización de los animales. La gente piensa: ¡ay! Es que, ¿cómo vas a matar a los niños? En la caza de gestión habrá que quitar lo que conviene en cada momento para llegar al tope que nos hemos puesto. Si ahora toca quitar juveniles, pues toca quitar juveniles. El problema viene cuando humanizas a los animales y piensas: ¡pobre! ¡es que es chiquitín! Hay que dejar a los adultos para que cambien la tendencia de población».

A pesar de lo comentado anteriormente, Pérez-Reverte ha comentado en Twitter: «No sé si esto es legal o no; pero, con todo el respeto para los cazadores decentes, que alguno habrá, me cisco en los muertos de los de la foto». Las respuestas no se han hecho esperar. Una de las más destacables ha sido la protagonizada por el también escritor y periodista, además de veterano cazador, Antonio Pérez Henares, quien ha advertido a Pérez-Reverte de su error: «Te equivocas en este caso. No hay una liquidación familiar. Es el resultado, humilde dada la densidad, de una batida. Los machos habitualmente van solos. Las piaras están compuestas de hembras con crías pequeñas, rayones y jóvenes. No hay ningún jabato, que sería lo reprobable».

--

Carta al señor Arturo Pérez-Reverte, por la crítica a una foto de una cuadrilla con tres jabalíes
Lolo de Juan - locosporlacaza.es - 26/01/2021

En relación a este twit del Sr Perez Reverte: https://twitter.com/perezreverte/status ... 70177?s=08

Estimado señor Reverte,

Vayan estas líneas con el respeto que siento por usted, pero creo que en esta ocasión no ha sabido analizar y juzgar con la debida justicia la fotografía objeto de su crítica. No conozco a ninguno de los integrantes de la foto pero aparentemente son personas que viven en el mundo rural -en el campo o en el pueblo- y han decidido juntarse para dar un zapeo -una batida improvisada- en el acotado de su término. Pues además de tierras, siembras y viñas, tienen ganado. Con todo ello sobreviven sin dar cuentas al mundo y sin molestar al prójimo. Son los mal llamados habitantes de la España vaciada.

Y es que Jonás, el más viejo de la foto, ha advertido que le faltan dos corderos de la paridera. Y Bautista, otro de los presentes, tiene una parcela sembrada de triticale para hacer de primavera unas pacas de heno con las que seguir manteniendo a sus rollizas vacas. Fernando tiene una viña en las traseras de su huerto, con la que saca algo de vino para su uso. Pero este año entre los arrendajos, mojinos y cogutas, se han diezmado las producciones. El caso es que en la besana recién preparada para tirar la semilla se ha advertido que una piara de marranos anda tras el cereal y todo lo han puesto patas arriba. Además, con estos fríos -por eso todos llevan gorro y orejeras- el campo no está cencido y el hambre aprieta, y no está reñido que esos dos corderos que le faltan a Jonás sean porque la matriarca de la piara se haya picado a los pares y -por ende- a la carne. Por ello es más dañino el jabalí que el lobo, pues el primero ataca sembrados, ganados y responsable es de muchos accidentes en carretera.

Ha sido Eulalio quien ha aprovechado el rocío de la mañana para rodear una morra donde ha visto entrada y ninguna salida. Los compañeros de la peña se han juntado, no han sorteado los puestos, pues van a sacar una cosecha de carne a la sierra. Y sí, llevan ropas llamativas, porque los pantalones de pana y las botas de lona quedaron atrás. Por qué demonios la tecnología sólo pueden disfrutarla los que critican el campo. La pana y la boina quedan muy bien en un relato del maestro Delibes, pero mientras muchos critican desde sus apartamentos con suelo radiante, otros siguen calentándose con una chimenea y un brasero de picón. Ajenos a este mundo donde a cualquiera se le da voz y voto para hablar de lo que no sabe y criticar lo que no conoce.

En la morra se han metido los perros del Tarta -sí, que es tartamudo- y le acompaña su sobrino, que tiene ganas de despuntar entre los pocos mozos del pueblo. Han dado con la piara de marranos y han salido en desbandada cada uno por un lado. Y entre todos ellos, improvisando la cacería, han logrado poner en tierra los tocinos de tres. Una cochina machorra que era la que capitaneaba el clan, otra cochina y una cría de este año. Sí, una cría de una arroba, mayor que cualquiera de los lechones que se sirven en un asador. Una cría que ya no tiene rayas -ha pasado de rayón a bermejo- y no es pecado echar a rodar a un animal que tiene defensa en su entorno, velocidad para huir y recursos propios para percibir el peligro, porque ya tiene capacidad de sobrevivir sin el resto.

El padre de Jonás se ha quedado preparando los avíos para echar en la parrilla ese marrajo. Las otras dos se dividen en lotes para repartirlos entre la cuadrilla. Mientras tanto Sebastián ha cogido tres muestras de los animales para que los analice el veterinario, no vaya a ser que tengan triquina. Y se juntan en una mesa todos, con sus mujeres y demás viejos del lugar. Se comen lo que han cazado y lo que sobra lo reparten entre unos y otros. Feliciano dice que el marrano está mejor para chorizos que para tasajo. Pues para lo último es mejor el corzo y el ciervo. Y sí, en la foto hay una botella de agua de cinco litros rellena de vino. Del poco vino casero que ha podido hacer este año Fernando, y lo pone como un trofeo más de la foto para decir que seguirá protegiendo su viña del jabalí, del pájaro y de aquel que le juzgue sin conocerle.

Esta es la caza auténtica que defiende la España despoblada contra aquellos que van el fin de semana de primavera a pasear por unos campos que ahora, en invierno, están vacíos con sus gentes de siempre. Si algo me inspira esa foto es envidia, envidia de no formar parte de esa cuadrilla de gente auténtica, que disfruta de sacarle jugo al entorno y que aprovecha sus medios para seguir subsistiendo sin hacer daño a nadie. Y es una lástima que usted critique el pequeño jabalí de la foto cuando puedo apostarme un vino con usted a que lechales y marrajos han ocupado el plato de su mesa y la de sus lectores más veces de las que esa cuadrilla sale a cazar al cabo del año.

Con todo respeto, Lolo De Juan

Escrito avalado por la junta del Real Club de Monteros

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14710
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Dom Ene 31, 2021 10:03 am

Aprende a escribir con… Arturo Pérez-Reverte
Álvaro Colomer - zendalibros.com - 31/01/2021

Arturo Pérez-Reverte es el último escritor ruidoso del panorama literario español. Habrá quien se tome esta afirmación en sentido metafórico, acaso pensando que nos referimos a su tendencia a opinar en voz alta y a bostezar cuando le replican con más rabia que argumentos, pero aquí somos un pelín prosaicos y, cuando decimos lo de ruidoso, no hablamos de otra cosa que no sea su instrumento de trabajo. Y es que el creador de personajes tan populares como Lorenzo Falcó o el capitán Alatriste usa un teclado Qwertywriter S, que es un cachivache tecnológico que emula el repiqueteo de las antiguas máquinas de escribir.

Se compró ese chisme porque le gusta el sonido tradicional de la literatura, el que todos asociamos a los grandes autores del siglo pasado o a los periodistas de las antiguas redacciones, y desde entonces se pasa las mañanas haciendo tac-tacatac-tactac en ese despacho que llama búnker. El escritor cartagenero se levanta sobre las 08:00, hace ejercicio en el jardín y después se pega una ducha. A las 09:00 ya está frente a su Qwertywriter S y allí permanece hasta 14:00, todos y cada uno de los días de la semana, sin más excepción que la que le imponen los viajes de trabajo y las salidas a alta mar que emprende de vez en cuando. Cuando termina la jornada, imprime los dos folios que acostumbra a escribir —en los días buenos, hasta tres y medio—, los guarda en una carpeta de cuero destinada a tal efecto y descansa hasta la tarde, que es cuando agarra su Montblanc y se pone a corregir.

Arturo Pérez-Reverte tiene tres escritorios en el sótano donde construye sus ficciones: uno para crear, otro para revisar y el tercero, bueno, el tercero para amontonar libros, papeles y, en general, utensilios vinculados al oficio. El ordenador, que se encuentra en la primera de las mesas, carece de internet porque su dueño no quiere distracciones, y esto hace que, cuando pone el punto final a una novela o a un artículo, Pérez-Reverte se vea obligado a grabar el documento en un lápiz de memoria, subir hasta la segunda planta de su domicilio y enviarlo a través de otro ordenador que está conectado a la red pero que no contiene nada en su disco duro. Y es que no se debe olvidar que este hombre también es marinero y, lógicamente, prefiere tener a los piratas bien lejos.

Pero Pérez-Reverte no sólo mantiene la tecnología a raya, sino que además guarda dos máquinas de escribir antiguas —pero totalmente operativas— a buen recaudo. Dice que el día en que se produzca el gran apagón y las nubes dejen de ser dispositivos de almacenamiento remoto para recuperar su tradicional condición de simples cúmulos de agua, él será el único que podrá seguir escribiendo. Si los ordenadores dejan de funcionar, todos volveremos al papel y al lápiz, pero un día cualquiera, al salir a dar una vuelta y pasar bajo una ventana, escucharemos el golpeteo de unos tipos contra un rodillo y el timbre marginal de un carro que marca el final de la línea, y sabremos que hay un escritor que no ha cambiado de hábitos. Será entonces cuando comprendamos que en este mundo hay gente preparada para cualquier eventualidad… y que luego ya estamos el resto.

Así pues, en el sótano de Pérez-Reverte las cosas están pensadas para promover la concentración y asegurar la escritura, y el único entretenimiento que se puede encontrar ahí abajo son los libros que forran las paredes. La mayoría son de Historia, que es la principal fuente de documentación que este autor maneja para sus ficciones, pero también los hay de eso que su propietario considera el abecé del oficio: grandes clásicos, literatura universal y Siglo de Oro. Asegura este escritor que todo aspirante a narrador debe profundizar en la tradición helénica, romana y bíblica, zambullirse en los grandes autores de todos los tiempos —incluyendo, por supuesto, los contemporáneos— y chupar hasta el tuétano del Siglo de Oro, en especial el representado por Quevedo y Cervantes, que fueron quienes no sólo inventaron el castellano, sino quienes además afilaron su léxico.

Sin estos tres pilares no se puede levantar un templo a la literatura, aunque lo cierto es que sólo hay que entrar en una librería para darse cuenta de que, actualmente, se puede publicar sin saber nada de eso. Porque la narrativa española contemporánea, dice el cartagenero, abunda en gente que sólo ha leído novelas de John Fante y visto películas de Quentin Tarantino, y que encima va por ahí de garante de la narrativa española. Y luego ocurre lo que ocurre: que aparecen jovenzuelos asegurando que han descubierto la sopa de ajo cuando en el siglo XIX ya la comían hasta los analfabetos. De manera que, para no quedar como incultos y para además escribir con talento, lo que los aspirantes a narradores han de hacer es tomarse la tradición en serio y leer a los clásicos sin descanso, a todas horas y en todo momento, si hace falta hasta que se les caigan los ojos y se les seque el cerebro. Y si no les apetece, pues tienen dos opciones: hacerlo igualmente o buscar otro oficio.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14710
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Dom Feb 07, 2021 11:03 am

Paga 2€ para que Pérez-Reverte te responda: la 'startup' que arregla lo que internet rompió
Michael Mcloughlin - elconfidencial.com - 06/02/2021

Piense en la cantidad de correos que ha recibido en los últimos días. Piense también en cuántos envía. Seguro que estos meses de teletrabajo los correos electrónicos se han multiplicado, de la misma manera que se han multiplicado los destinatarios que van en copia con el pretexto del 'por si acaso' o 'FYI' ('For your information'). ¿Son todos necesarios? A todo este incremento hay que sumar los que ya recibíamos, que no eran pocos entre otros de corte profesional, publicitario o vaya a usted a saber de qué naturaleza. El resultado es una sobresaturación de mensajes que hacen que muchos acumulen cientos o miles de ellos sin responder porque simplemente no les da la vida para gestionar su bandeja de entrada. Un efecto colateral ha sido que WhatsApp se ha convertido en el Gmail en muchos casos. "Si es importante escríbeme al móvil". Seguro que la frasecita les suena.

Esto es aplicable a los perfiles en redes sociales. Twitter, Facebook, Instagram... Se intenta contactar con alguien por motivos profesionales por estos canales y, si no te sigue, todo depende de que revise con cierta asiduidad los mensajes o que se percate de tu petición entre un chorro de notificaciones. La hiperconectividad de internet ha llevado, en no pocos casos, la capacidad de atención al máximo. "Hay estudios que vienen a decir que una quinta parte del tiempo en ciertos trabajos se va gestionando solo correos, de los que muchos no son necesarios", explica Beatriz Cerrolaza, CEO y fundador de MyPublicInbox. Se trata de una plataforma que pretende acabar con este caos de notificaciones y asegurarse que lo que recibamos y a lo que dediquemos tiempo realmente sea importante. ¿Y cómo lo hace? Pues básicamente cobrando por enviar ese mensaje, con la certeza de que el destinatario le echará un ojo y te responderá, porque recibirá parte de ese pago. "Solo nos quedamos con una pequeña porción de comisión".

"Yo aparte de esta empresa también dirijo una 'startup' que se dedica a tecnologías anti falsificación", cuenta Cerrolaza, natural de La Rioja. "El problema es que en este sector no es fácil contactar con la gente que necesitas, porque hay bastante celo con esa información. Intenté encontrarlos por LinkedIn, pero fue inútil porque muchos no tenían". Ese fue el germen para que esta empresaria decidiese poner el concepto a prueba hace casi año y medio, en octubre de 2019. A día de hoy ya se han constituido como empresa independiente y preparan su salto a otros mercados, después de testar el proyecto en España. Aquellos que quieren recibir sus mensajes a través de esta vía se conocen como perfiles públicos. "A día de hoy tenemos aproximadamente mil dados de alta". Entre los que se han dado de alta se encuentran personalidades muy relevantes como puede ser el periodista y escritor Arturo Pérez-Reverte, Cayetana Guillén Cuervo, José Luis Garci, Juan Gómez Jurado, Lorenzo Caprile, Ferrán Adriá o Rudy Fernández, entre muchos otros. También Chema Alonso, el 'hacker' español reconocible por su inconfundible gorrito de lana que pertenece al consejo ejecutivo de Telefónica, que tiene una pequeña participación minoritaria en la compañía. "No contesto mensajes recibidos por otras vías", reza el perfil de este experto en ciberseguridad.

"Cuando decidimos montar la plataforma, detectamos que hay perfiles que reciben cien, doscientos o trescientos mensajes entre mails o redes sociales cada día. Es algo imposible de abordar", explica esta joven. Pero también hay otra derivada. "Cuanto más relevante es una persona, más difícil es contactarla. Tú quieres dar con un pequeño emprendedor que está empezando que seguro que encuentras mail, teléfono y hasta dirección de su casa, como quien dice. Pero cuando se trata de dar con alguien que tiene un perfil alto es muy complicado, porque exponer esa información puede tener riesgo de phishing, de suplantación de identidad...". Eso, cuenta, complica muchas veces cuando quieres hacer una propuesta profesional a alguien o ficharle como ponente para un congreso. "Nos hemos encontrado con casos en los que hay gente que ha perdido ofertas de 4000 € por charlas de 30 minutos porque el mensaje se ha quedado en un buzón de 'info arroba no sé qué' o porque no se ha localizado al representante a tiempo o lo que sea". La mayoría utiliza el servicio como filtro de 'spam' y donan lo ganado a proyectos solidarios El sistema es sencillo. Cuando uno se da de alta como perfil público tiene que fijar el precio que va a cobrar por contestar al mensaje. No se fija en euros, sino en 'tempos', una moneda virtual que han creado para operar. "Cien tempos, al cambio, son como un euro", explica. "Tienen completa libertad para fijar el precio. Pero la media suele establecerse en unos 300 tempos". Pérez-Reverte, por ejemplo, cobra 800. David Broncano, 500. Depende de cuál se consulte. "Se habla de que los datos son el nuevo petróleo. Puede ser, pero también el tiempo es cada vez más valioso y hay que pagarlo", reflexiona Cerrolaza. ¿Vale 3 euros un email con la certeza de que lo va a leer? Ella compara ese coste con el que tendría encontrarte a Ferrán Adriá en una cafetería, pagarle un 'espresso' y hacerle la propuesta que le vas a hacer en el mensaje. Además, si el destinatario no contesta en 5 días, se devuelve el dinero. "En LinkedIn ocurre todo al revés. El que dedica su tiempo a contestar el mensaje, buscar material o la información que le solicitan, no tiene recompensa. Tú pagas a la plataforma por tener la posibilidad de escribir estos mensajes y nadie te asegura la respuesta", añade la fundadora de MyPublicInbox. Aquí nadie se va a hacer rico. "Lo utilizan más como filtro de 'spam' que como otra cosa", recuerda, diciendo que la plataforma organiza acciones solidarias para que estos perfiles públicos puedan donar sus 'tempos' a distintas ONG, algo que "hacen la gran mayoría". "Para que fuese un negocio rentable para ellos, Alejandro Sanz tendría que cobrar, no sé, mil euros por mensaje. Es asegurarse, en resumen, que reciben contenido que les va a ser de interés y que no se ven bombardeados. Además, muchos tienen el problema añadido de que los seguidores se creen que tienen la obligación de contestar a todo".

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14710
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Dom Feb 07, 2021 11:09 am

El Aragón de Arturo Pérez-Reverte
Mariano García - heraldo.es - 07/02/2021

Como si fuera ya una tradición navideña más, entre los libros más regalados el pasado Día de Reyes ha estado... uno de Pérez-Reverte. ‘Línea de fuego’, la última novela del escritor cartagenero, está ambientada en la Guerra Civil española y narra parte de la batalla del Ebro, la más sangrienta de la contienda, su episodio crucial. Y es una novela que tiene numerosas referencias aragonesas. El escritor ha publicado hasta ahora 42 libros, incluyendo recopilaciones de artículos periodísticos, y en muchos de ellos la presencia de Aragón es evidente.

Empezando por el último, en ‘Línea de fuego’ esa presencia es obvia. Pero el escritor no ha querido maniatarse con las cadenas de la historia. La novela arranca con el inicio real de las operaciones, la madrugada del 25 de julio de 1938, pero el escenario y los personajes son inventados.

El escenario es la localidad imaginaria de Castellets del Segre, ubicada en un lugar indefinido entre Cataluña y Aragón. El nombre parece indicar que es más catalana que aragonesa, aunque el mapa que se publica en las primeras páginas del libro la dibuja, con su iglesia, ermita, harinera, viñas y olivar, entre Mequinenza y Fayón. Los personajes son también inventados, ellos y las unidades en las que sirven. A Castellets la defienden medio batallón de infantería, un tabor marroquí y una compañía de la Legión, y la ataca la XI Brigada Mixta del Ejército popular de la República, que al parecer no combatió allí ni tuvo, como figura en la novela, mujeres en la sección de transmisiones. A partir de ahí el escritor despliega sus habilidades para componer un fresco palpitante de una guerra entre hermanos, con periódicas menciones de localidades y escenarios aragoneses, y personajes imborrables, como el pastor oscense Saturiano Bescós.

Uno de los protagonistas que desfilan por las páginas de la novela tiene trasunto real: Sebastián Mañas. Es el nombre del suegro de Pérez-Reverte, un hombre al que el escritor ha definido en alguna ocasión como «un aragonés flaco, silencioso y duro como el pedernal». Reclutado con sus tres hermanos y enviado al frente, combatió en la defensa de Huesca y fue herido en el Ebro. Parece, pues, haber sido una de las fuentes inspiradoras de ‘Línea de fuego’, aunque el escritor ha asegurado, en cambio, que un día escuchó "a un político español hablando de la guerra y de la condición humana en términos de tanto desconocimiento" que se vio impelido a escribir la novela.

"Arturo Pérez-Reverte es un escritor que hace guiños a lo aragonés con cierta frecuencia –asegura el filólogo zaragozano Alberto Montaner, que le ha asesorado en varias de sus novelas–. Su suegro, Sebastián Mañas, ha inspirado además otro de sus personajes, el de Copons, que aparece en la serie de novelas protagonizadas por el capitán Alatriste". Sebastián Copons es uno de los personajes más atractivos del ‘Universo Alatriste’. Pérez-Reverte lo perfila como uno de los camaradas más queridos del capitán. Nacido en Cillas de Ansó, Huesca, conoció a Alatriste en 1598 sirviendo en el tercio viejo de Cartagena. Con este tercio ambos pelearon en las guerras de Flandes, en la batalla de Nieuport de 1600 y en el sitio de Ostende, de 1601 a 1604. También en las batallas que sucedieron a la Tregua de los Doce Años. En la película de Agustín Díaz Yanes, el personaje lo interpretaba el actor Eduard Fernández.

Otro aragonés en la serie de Alatriste es el letrado Luis de Alquézar, oriundo de la villa del Somontano oscense de la que toma el apellido. Fue escribano de la Real Audiencia de la capital aragonesa y, tras pasar por el Consejo de Aragón, acabó siendo secretario real en 1623, momento en que conoció a Diego Alatriste, con el que mantiene una encendida enemistad. En la película, su papel es interpretado por Jesús Castejón. Su sobrina, Angélica de Alquézar (Elena Anaya en el filme), es una dama aragonesa que quedó huérfana siendo muy niña y que fue recogida y educada por su tío. Tras llegar a la Corte, se convierte en menina de la reina y es retratada por Velázquez.

Aragón aparece también en libros de Pérez-Reverte de muy distinto corte. Por ejemplo, en ‘Territorio comanche’, sus memorias como corresponsal de guerra. Allí habla de Gervasio Sánchez, enviado especial de 'Heraldo' a numerosos conflictos bélicos, y uno de los pocos periodistas que desfilan por esas páginas y sale bien parado. "Gervasio era una de las mejores personas que cubrían aquella guerra –escribe el periodista–. Corría riesgos enormes buscándose la vida de un lado a otro (...). Además de buena persona, Gerva Sánchez era un gran fotógrafo de guerra". El fotoperiodista de 'Heraldo' y Pérez-Reverte coincidieron cuando ambos cubrían informativamente la guerra en Bosnia. Aragonés es también Príamo Ferro, uno de los dos sacerdotes que protagonizan ‘La piel del tambor’, novela en cuyas páginas se citan a Sender o al constructor de retablos Maestro de Retascón.

Aragón aparece también en muchos de los artículos que publica el escritor en la revista ‘XL Semanal’, algunos de los cuales se han convertido en virales al poco de aparecer, como ‘Aragón también existe’, donde elogiaba la filosofía de la exposición ‘Aragón, Reino y Corona’ y, con su desinhibido desparpajo, llegaba a escribir: «Olé los huevos de Aragón».

Y está muy presente, como no podía ser de otra manera, en la novela anterior a ‘Línea de fuego’. ‘Sidi’ que así se titulaba, se centraba en la figura histórica de Rodrigo Díaz de Vivar, ‘el Cid’, y ya en su pórtico el autor agradecía la ayuda recibida por dos especialistas de la Universidad de Zaragoza, Federico Corriente y Alberto Montaner. "Obviamente, es la novela en la que Aragón está más presente –concluye Montaner–. Aproximadamente en dos tercios de sus páginas el Cid está combatiendo para el rey musulmán de Zaragoza y en la segunda parte del libro aparece todo el rato la Aljafería".

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14710
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Jue Feb 11, 2021 10:21 am

Pérez-Reverte defiende la democracia española frente al «inculto» y «sin escrúpulos» Pablo Iglesias
José Antonio Puglisi - periodistadigital.com - 10/02/2021

Tras los ataques del líder de Podemos a la democracia española y su respaldo a los ataques del Kremlin, el reconocido escritor recicla sus declaraciones a TSF-Radio Noticias Portugal para dar un varapalo al “inculto” y “sin escrúpulos” de Pablo Iglesias. A través de su cuenta de Twitter, Pérez-Reverte publica una imagen de sus declaraciones en las que deja un claro mensaje, casi premonitorio, sobre las críticas del vicepresidente segundo a la democracia española.

«El problema en España no es una democracia de baja calidad, sino la baja calidad intelectual y moral de la clase política. Hay una generación de políticos incultos, sin escrúpulos, sin ninguna talla intelectual, que esconden su debilidad de pensamiento con ataque demagógicos a un sistema que les molesta porque no les deja las manos libres», afirmó el escritor. En este sentido, desmonta los mitos de que existen problemas con la Constitución o con instituciones como la Monarquía. “Este país cuenta con todos los instrumentos democráticos necesarios para funcionar perfectamente: unos excelentes mecanismos democráticos que fueron consensuados, aprobados y votados hace tiempo«.

En sus declaraciones, el autor de ‘El puente de los Asesinos’ va al punto del verdadero problema, que es “una clase política que muestra un egoísmo extremo, que quiere derribar este sistema de pesos y medidas políticas y sociales para hacer sus pequeñas parcelas, sus pequeñas empresas, sus pequeños negocios locales». El reconocido escritor desvela incluso cuáles son los planes de figuras como Podemos: “Buscan demoler ese sistema, ese Estado, para medrar y negociar con sus escombros”. A lo que sentencia que “ese es el problema, esos políticos. Esta es una democracia que funcionaría perfectamente si la dejaran. Si permitieses que funcionara. Pero la asfixian y no la dejan…”.

Responder