Arturo y el 'Titanic'

Noticias, entrevistas, artículos y material diverso sobre Arturo Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14343
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Arturo y el 'Titanic'

Mensaje por Rogorn » Mié Mar 28, 2012 5:15 pm

Arturo ha mencionado muchas veces al 'Titanic' en sus escritos y entrevistas. Recopilación:

Imagen

Puestos a consumir productos fabricados, por Hollywood o por quien sea, uno no puede menos que añorar ciertos espléndidos envases. En un mundo hecho ahora de telecolorín, donde el non plus ultra de la fascinación femenina lo encarna Sandra Bullock —hay que joderse—, los viejos granaderos de la Guardia que todavía somos capaces de recordar en blanco y negro formamos una especie de cofradía silenciosa, que se reconoce y se entiende por guiños y miradas y títulos de antiguas películas dichos a medias. Y que sólo a veces, cuando estamos seguros de que todos los televisores de mierda están apagados, y de que el tabernero lava los vasos en un rincón, y de que las Silkes, y las Wynonas, y las Silverstones y todas las otras mantequitas blandas y pijoniñas de teleserie, chochitos desnatados y otras soserías se han ido a dormir o corretean por la cubierta inclinada del ‘Titanic’ a punto de ahogarse entre grititos y besos a Leonardo di Caprio, sólo entonces, digo, descorchamos la botella y le hacemos un hueco en la mesa a la Mujer con mayúscula, a la Mujer de verdad, querido Watson, en la que se dan cita todas las mujeres del mundo. La que toca, cura, besa, mata, y en cuyas caderas no se pone el sol. La hembra cruel y magnífica, que pisa fuerte. La femme fatale por la que antes los hombres se liaban a plomazos, o se batían en duelo tras cruzarse la cara con un guante, o empalmaban navajas en reyertas de humo y vino y se acuchillaban sin piedad, haciendo posibles boleros, tangos, corridos, coplas, películas inolvidables que todavía nos estremecen en su inigualable celuloide rancio.

--

Keanu Reeves, Brad Pitt, Tom Cruise y los otros pijolandios de diseño que pegan taquillazos en el cine serán todo lo yogurcitos que ustedes quieran, pero no hay color. Y Leonardo di Caprio, que sí, de acuerdo, sale en ‘Titanic’ tan guapo que a las prójimas les produce escalofríos, y con razón, no es más que un mantequillas blandas al que la cámara —porque las cámaras de cine son muy suyas— ama con locura. Es un magnífico actor, como también lo es Johnny Depp, y ellos dos y algunos otros llenan la pantalla de un modo que apabulla. Pero aunque uno los vea en camiseta y con pistola, a puñetazos, haciendo de camioneros, o de policías, o de terroristas, o de mineros, o de capitanes de submarino alemán, salta a la vista que todos son duritos de jujana. Luego te los encuentras en el ‘Diez Minutos’, en la playa con los michelines fofos, o con esas pedorras que algunos se echan de novias, o al natural en chándal y con una gorra puesta del revés, y dices hay que joderse, colega. Ninguno tiene ni media hostia.

--

Nos encantan los 'Titanics'
http://www.capitan-alatriste.com/module ... pic&t=1954

No era un barco honrado
http://www.capitan-alatriste.com/module ... pic&t=3749

Sobre barcos honrados
http://www.capitan-alatriste.com/module ... pic&t=1934

El viejo capitán
http://www.capitan-alatriste.com/module ... pic&t=1604

---

Y claro. Cuando el pavo de la cámara de vídeo y la sonrisa bobalicona se deja caer por allí, a veces lo destripan, lo secuestran o le rompen el ojete. Lo normal de toda la vida, pero ahora con teléfono móvil e Internet. Y aquí la gente, indignada, dice qué falta de consideración y qué salvajes. Encima que mi Vanessa iba a ayudar, a conocer su cultura y a dejar divisas. Y sin comprender nada, invocando allí nuestro código occidental de absurdos derechos a la propiedad privada, la libertad y la vida, exigimos responsabilidades a Bin Laden y gestiones diplomáticas a Moratinos. Olvidando que el mundo es un lugar peligroso, lleno de hijos de puta casuales o deliberados. Donde, además, las guerras matan, los aviones se caen, los barcos se hunden, los volcanes revientan, los leones comen carne, y cada 'Titanic', por barato e insumergible que lo venda la agencia de viajes, tiene su iceberg particular esperando en la proa.

---

La orquesta del 'Titanic'
http://www.capitan-alatriste.com/module ... pic&t=3748

El iceberg del 'Titanic'
http://www.capitan-alatriste.com/module ... pic&t=3950

---

Tengo el orgullo legítimo de poder escribir y decir en voz alta que mis novelas, entre otras cosas, las escribo con todo eso, que nadie me las ha contado. En cierta ocasión, durante una larga conversación con Javier Marías, que es mi amigo en el sentido exacto que la palabra 'amigo' tiene en las palabras que hoy les dirijo, llegamos a una conclusión curiosa, -al menos yo, no sé si él la sigue compartiendo-: son los nuestros caminos muy diferentes como novelistas, habiendo partido sin embargo del mismo territorio lector. Una de las diferencias quizá estriba en que él quiso ser desde muy joven el autor de los libros que había amado, y yo quise ser desde muy niño el personaje de esos mismos libros. Quizá eso defina bien dos formas, ambas entre las muchas honorables de entender la literatura, los libros y la vida. A veces Javier y yo nos imaginamos los dos en el salón del 'Titanic' jugando a las cartas mientras el barco escora, riéndonos de tanto charlatán habitual que de pronto busca descompuesto un bote salvavidas, impasibles, no por coraje, que eso es cosa de cada cual, sino por simple reputación. Y no creo que Mario Vargas Llosa hiciese mal papel en ese 'Titanic', porque Mario es de los que saben ahogarse como caballeros también.

---

(Alfonso Rojo)

Es el tipo que uno escogería como compañero en el bote salvavidas del ‘Titanic’. Hay muchas razones que justifican la elección. Una de ellas -la más evidente- es que es fiable. Arturo Pérez-Reverte está fabricado de acero y jamás deja tirado a un amigo. Con él tienes la garantía de que no intentará salvarse a solas si la nave se va a pique.

--

(Con Jacinto Antón en el Prado)

-Usted se movía por esos cuadros antes de moverse por la realidad de la guerra.
-Recorría el fondo de los cuadros; lo más interesante, como te he dicho. Y también las viñetas de los tebeos de ‘Hazañas bélicas’. Ahí aprendimos a movernos por territorio hostil.

-Ya hemos llegado a Goya.
-‘El coloso’ también es un cuadro de guerra. Se ve a la gente que vive confiada su vida mientras el gigante, el avión o el tsunami acechan para golpear y acabar la fiesta. ¿Pero cómo es posible, si la fiesta parecía segura?, se dirán esas gentes. No miraban al cielo, no observaban las nubes, no habían visto los cuadros. Parece increíble, pero a la gente aún la pillan descuidada. Y yo pregunto: ¿hay que tener piedad de los que no se prevén, de los que no leen los signos, de los que no quieren saber, de los que no han aprendido la lección? Es como lo del ‘Titanic’. ¿Esperas subirte en ese monstruo y que no se hunda? ¿Hasta qué punto no tiene la humanidad lo que merece, por pereza, por cobardía? Me conmueve más ese perro de Goya enterrado en la arena que un hombre, porque ese perro no podía cambiar su destino.

---

(Con Víctor Manuel Amela)

–¿Por qué nos atrae ver espantos?
–No lo son de verdad: una tele emite a uno degollando a otro, y no pasa nada. En Occidente no pasa nada.

–Pasa eso: que no pasa nada.
–Pasa que vivimos anestesiados. Hemos preferido el anestésico al analgésico: no calmar el dolor, sino olvidar que existe. Y por eso nos asombra tanto cuando asoma: ‘Titanic’, 11-S, tsunami, 11-M...

–Nos sacude.
–Creemos que nuestra tranquila vida en Occidente es lo normal, y es al revés, es lo anormal. Olvidamos que, estadísticamente, lo normal es la miseria, el dolor, el hambre, la injusticia, la opresión, la guerra...

---

(Con Javier Marías en Buenos Aires)

-J: No sé si pasa en Argentina tanto como aquí: aquí escriben muchos autores de ficción en la prensa; si leo sus artículos y me parecen idiotas, suelo imaginar que sus novelas también serán idiotas.
-A: Leí un artículo de Javier, antes de conocerle. "Este tío es un tipo valiente, es de los nuestros, de los que no ceden su casilla ni su lanza". Me di cuenta de que era valiente, en el sentido moral, del orgullo y de la decencia. Lo elegí, los amigos dicen que te eligen ellos. Pero no, yo lo elegí, él me eligió. El mayor elogio que me hicieron nunca me lo hizo el periodista Alfonso Rojo: "Arturo es un compañero que yo elegiría para el bote del ‘Titanic’". Ojalá fuera mi epitafio. Javier también podría estar en ese bote, con Alfonso.

-J: Yo percibí una cosa parecida. Es un tipo con el que me podría pegar un día, entre comillas, me dije; sería una pelea limpia. Jamás le daría una puñalada trapera, nunca te traicionaría.
-A: Yo sé que en el ‘Titanic’ no hubiéramos ido en el mismo bote. Él le habría cedido el chaleco a una dama, y yo me imagino que yo le hubiera dado de hostias al que se quisiera colar delante de las mujeres o de los niños.

-J: Eso no se sabe nunca.
-A: Bah, es igual. Somos novelistas, nos imaginamos sentados jugando una mano de póker y diciendo: "Qué pereza pelearse por un bote con toda la gente, qué pereza sobrevivir con lo bonito que es estar aquí fumándote un cigarrillo y jugando a las cartas".

---

(Visto por Bowman en el Prado)

Y en ese “siempre” reside la modernidad actual y rabiosa de un cuadro que parece concebido ayer. Brueghel pintó “sobre el coloso que irrumpe e interrumpe el ensueño de la indestructibilidad”. Brueghel pintó, como un profeta, nuestros ‘spanairs’, nuestras catástrofes, nuestras guerras y horrores cotidianos. Nuestros vietnams, sarajevos, chechenias.... Como si los adivinara. Porque a pesar de cuatrocientos años de guerras, titanics y torres gemelas, no hemos aprendido nada, seguimos exclamando “no puede ser” y negando la certeza inevitable de la única realidad. “De la única regla del juego universal y eterna”.

---

(Entrevistado en 'Elle')

Es un recordatorio de lo frágiles que somos. Javier Marías y yo somos grandes amigos. Comemos juntos cada 15 días. Siempre le digo una cosa que le hace mucha gracia: «Si tú y yo estuviésemos en el ‘Titanic’ seríamos de los que siguen jugando una partida de cartas mientras el barco se hunde, pero no te creas que por ser más valientes que otros, sino por mantener la reputación.

---

(Con Blanca Berasategui)

-Las cosas parece que han cambiado poco desde su 'Territorio comanche' de hace 20 años.
-El hombre moderno se niega a aceptar las reglas: el mundo es un lugar peligroso, hostil, todo ‘Titanic’ tiene su iceberg, y nos negamos a verlo. La gente se deja timar por las agencias de viaje que hablan de lugares paradisíacos, pero el mundo es un sitio muy jodido. Es que los barcos se hunden, y los virus te infectan, y las balas te matan... es asombroso que la gente se niegue a aceptar que el mundo es un lugar así, pero los viejos lo sabían y nosotros lo hemos olvidado. Mira el cuadro de Brueghel el Viejo del Prado: esos viejos lo sabían, y con nuestra estupidez lo olvidamos todo y pagamos el precio de ese olvido. Y oímos: “¡Que me saquen de aquí!... ¡Que el gobierno intervenga!...” Pero, gilipollas, ¿por qué te has metido? El mundo es un sitio muy duro, sí. Pero escúchame una cosa: cualquier médico de urgencias de un hospital, cualquier penalista que se pasea por la cárcel, cualquier chica que trabaje con marginados conocen la dureza del mundo. No hace falta ir a la guerra... Esto que tenemos aquí, en Occidente, es la excepción, el mundo real es aquello. Y ya no estamos preparados para defendernos frente al mundo.

---

(Con Carmen Méndez)

Habla el escritor de la cultura en el sentido noble de la palabra, «no en el sentido gilipollas». Hace años, iba en un avión de Chipre a Líbano. Cayó un rayo y perdieron casi 2.000 metros de altura. «Tiene cojones morirte en medio de todos esos tíos gritando. Cuando subes a un avión, sabes que los aviones se caen. ¿Para qué sirve la cultura? Para no gritar cuando se cae el avión».

-¿Tan malo es gritar?
-Para mí sí. Cada uno tiene sus reglas. La mía es no gritar cuando se cae el avión; seguir jugando a las cartas en el ‘Titanic’ mientras se escora.

---

(Con Adrián Sack de 'La Nación)

-¿Está también 'El asedio' ligada a su propia experiencia y a sus preocupaciones?
-Yo sé que mi tiempo se termina, como el de todos, y hay asuntos que quiero resolver, dolores que quiero calmar, serenidades que quiero conseguir, insultos que quiero proferir y blasfemias que quiero gritar. Escribir es una forma magnífica para canalizar todo aquello de una manera serena, y novelas como ésta, amplias, complejas y caudalosas, me permiten liquidar varios aspectos a la vez. Es una novela que tenía que ser larga porque debía resolver, de una sola tajada, muchos de los problemas personales que tengo.

-¿Cuál sería el más grave de esos problemas?
-Pues el más grave, y el único, es la implacable crueldad del universo, que es lo que hace posibles hechos como el terremoto de Haití, el hundimiento del ‘Titanic’, la Guerra de los Balcanes o el hecho de que un sinvergüenza viole a una mujer y después la degüelle. Yo, al respecto, tengo una teoría, y es que el hombre no es culpable de todo esto, ya que sólo es un instrumento que responde a un juego cruel que se llama vida. Cuando uno observa, como yo lo he hecho, la crueldad del ser humano, el dolor frío del cosmos, la tremenda crueldad de la naturaleza, uno siente una rebelión y una angustia terrible que lo hacen buscar culpables. Es entonces cuando uno mira para arriba buscando a un Dios al que insultar. Pero llega un momento en el que no se ven dioses, y a uno le sucede lo mismo que a Ulises cuando regresa de Troya, que ya no encuentra dioses en los que creer o confiar. Y eso atormenta a cualquiera.

---

(Con Félix Linares en Bilbao)

-Bueno, pero esta sociedad es la que hemos hecho los que tenemos cincuenta y tantos años, aunque no te consideres culpable.
-Bueno, yo me considero culpable, pero sí es cierto que mis artículos semanales demuestran la prueba palpable. Hace veinte años que los escribo, dieciocho años, contando que algunos no nos resignamos, que no siempre aceptamos las reglas de juego, que algunos intentamos decir... Por ejemplo, es lo del volcán. Ayer, esta mañana, querían asaltar un avión, querían pegarle a la comandante, que debía de ser una mujer, los pasajeros indignados porque no despegaba… Nos hemos acostumbrado a creer que el mundo es un lugar de Bambi, el bosque de Bambi, y aquí hay gente que ha vivido una guerra civil y otras situaciones terribles también, y saben a qué me refiero: el mundo es un lugar peligroso, es un lugar durísimo. El universo no tiene sentimientos, somos hormigas bajo la bota de un Dios borracho que camina dando patadas y matando hormigas, aplastándolas, sin el menor remordimiento porque ni nos ve. Yo veo así el mundo, mi vida ve hace ver así el mundo. El hombre moderno no acepta ese hecho, así que nos rodeamos de un montón de coartadas, de tecnologías, titanics insumergibles, torres gemelas que teóricamente no pueden arder nunca, de aviones que llegan a su hora y salen a su hora, y nos damos cuenta de que el mundo siempre ha sido así. Lo que pasa es que, claro, antes no éramos tan vulnerables, nuestros abuelos sabían que el hombre muere, enferma y sufre y pelea solo en un territorio bajo un cielo a menudo sin dioses. Lo sabían, y eso les hacía ser diferentes. Lo hemos olvidado, y ahora pierdes un teléfono móvil y te quedas como tonto, “es que no puedo hablar con nadie”, pues ten una agenda escrita, “es que no me da tiempo”… Se te pierde el ordenador, se te cae la luz, todo eso tipo de cosas… Esto demuestra, una vez más, que antes la gente no volaba en tantos aviones, es que antes no todo el mundo iba en avión a otras partes, no había 20.000 vuelos diarios en la Comunidad Europea. Es que antes no había hoteles de lujo en las playas donde había tsunamis. ¡Por eso son paraísos, no iba gente porque había tsunamis, imbécil! Lo del tsunami para mí fue… Claro, yo lo había visto en la guerra, ¿cómo lo vas a explicar, por qué es un sitio paradisiaco?... Porque hubo tsunamis y nunca hubo hoteles, pero han hecho 20 hoteles en la playa del tsunami… Claro, el tsunami llega y se lleva todo por delante, ese es el gran error el suicidio del ser humano moderno occidental, del hombre occidental, sobre todo. Hemos perdido la certeza del dolor, del sufrimiento y del mal, y de que esto es un sitio muy peligroso. Una astilla de cristal en una botella de vidrio que te tomes, un virus, mil cosas. Estamos aquí de paso, y mi miedo es que cada vez somos más vulnerables, y cada vez nos negamos a pagar los precios que como seres humanos, que como animales en un mundo complejo, tengamos que pagar, el peaje que tenemos que pagar por estar vivos.

---

(Hablando sobre redes sociales en Burgos)

"En cualquier caso vamos hacia un lugar interesante y peligroso por la inmediatez", aseveró Pérez-Reverte. "No hay lugar para que el cambio se construya. La democratización inmediata hace que no haya reflexión y eso es peligroso". Y lanzó un titular (o un tuit): "Las redes sociales, como el Titanic, tienen su iceberg"

---

(Con Jacinto Antón y alumnos de periodismo en Barcelona)

Y aunque el escritor y periodista comenzase la entrevista pintándolo todo negro, acabó diciendo que, así como cada Titanic tiene su iceberg, el periodismo es la mejor escuela de vida, lucidez y mirada que existe en el mundo porque es una profesión que te acerca al corazón humano. ‘Sólo hace falta un papel y un lápiz para ser el más poderoso del mundo’.

---

(Juan José Armas Marcelo)

Los escritores notamos la ausencia de nuestros colegas en cuanto echan os un mirada a los espectadores presentes. Pasamos lista. Hay casos tan flagrantes entre los escritores que el día de la presentación de su libro, y en las horas previas al acontecimiento, se pasan al teléfono él y sus secretarias circunstanciales llamando a la reunión: no faltes, te dicen, él te espera. Parece una exigencia más que una petición de cercanía amistosa. ¿Qué pensaría de todo esto el Capitán Alatriste? No lo sé, ya lo dije, no lo conozco tanto, y no lo saludaría aunque pasara por mi lado en una callejuela del viejo Madrid. Sé más o menos lo que piensa Pérez-Reverte, que es más o menos lo que pienso yo: que los escritores somos ya miembros honorarios de la orquesta del 'Titanic'; que estamos tocando música mientras nuestro propio barco se hunde; que somos, los que lo somos de verdad, tan vocacionalmente escritores que nos hundimos en alta mar agarrados al salvavidas de nuestra propia vocación antes de prescindir de esa manía bellísima que es escribir todos los días. Aunque no todos consigan dos marcas y ni tan siquiera una.

---

(Con Carlos Molero para 'Ferrer Dalmau Magazine' muy recientemente)

-«La soledad y el ocaso, la derrota orgullosa, el impávido final simbólico de la fiel infantería que durante dos siglos, desde los Reyes Católicos a Felipe IV, hizo temblar a Europa». Es una constante en sus escritos manifestar una intensa simpatía hacia los derrotados con dignidad, ¿por qué?
-Es que creo que al final a uno lo derrotan siempre. Creo que la derrota es algo inherente a la condición humana, al hecho de vivir y de pelear. Por mucho que venzas, siempre al final hay alguien que te derrota, siempre hay un Rocroi. Por mucho que triunfes siempre hay un iceberg esperando al 'Titanic'. Además creo que en la victoria se camuflan mucho las personas, es muy fácil camuflarse en la victoria. Cuando ha ganado la selección, todo el mundo está en las plazas bailando, con las banderas, todo el mundo feliz. Pero es en la derrota donde se ve el contraste de los hombres. En la derrota, no en la victoria, cuando no puedes pasearte en triunfo, cuando se trata de apretar los dientes y decir: «Yo soy leal a los míos y me mantengo leal incluso en el desastre, incluso cuando tengo que pagar un precio por esa lealtad». Como reportero de guerra, he vivido derrotas y victorias físicas, combates de verdad, y he visto a los hombres en ambas situaciones, y les he observado. Es muy difícil llevar bien la derrota, y la gente que sabe llevarla con dignidad y con reputación me merece mucho respeto.

Avatar de Usuario
bowman
Mensajes: 5203
Registrado: Lun Ago 07, 2006 11:00 pm
Contactar:

Re: Arturo y el 'Titanic'

Mensaje por bowman » Mié Mar 28, 2012 7:48 pm

Qué grande, Ro
AP-R en estado puro
El único que es tahúr y caballero a la vez (Marías dixit)
Gracias

Avatar de Usuario
nexus6
Mensajes: 6532
Registrado: Mar Sep 30, 2008 11:00 pm

Mensaje por nexus6 » Jue Mar 29, 2012 10:03 am

Gracias, Boss.
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.Es hora de morir

Adeletheresa61
Mensajes: 1492
Registrado: Mar May 03, 2011 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por Adeletheresa61 » Jue Mar 29, 2012 10:47 am

Muchas gracias Rogorn. Lectura aquí para rato!

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Jue Mar 29, 2012 12:17 pm

Muchas gracias. ¡Qué curre!
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Avatar de Usuario
vetinari
Mensajes: 2226
Registrado: Mié Jul 25, 2007 11:00 pm
Ubicación: Al sur

Mensaje por vetinari » Jue Mar 29, 2012 2:17 pm

Lo tuyo es de nota, Ro. Gracias!!!
"...Efialtes aparecerá finalmente,
y pasarán los persas" Cavafis
"No hay quien pueda comprar el ser marino cuando estás en el mar." APR
"Freedom is just another word for nothing left to loose" Janis Joplin

Avatar de Usuario
lolachavez
Mensajes: 58
Registrado: Jue Jun 05, 2008 11:00 pm

Mensaje por lolachavez » Vie Mar 30, 2012 12:42 pm

Gracias, Rogorn :D

Avatar de Usuario
aik
Mensajes: 2334
Registrado: Dom Feb 18, 2007 12:00 am
Ubicación: En la Hansa

Re: Arturo y el 'Titanic'

Mensaje por aik » Vie Mar 30, 2012 4:53 pm

bowman escribió:El único que es tahúr y caballero a la vez (Marías dixit)
Gracias


"Yo no soy un caballero, solo fui educado para serlo". (APR dixit) :wink:

Vaya curro Ro.
Gracias camarada.
"Son Españoles los que no pueden ser otra cosa". (Cánovas)

Avatar de Usuario
Victoria
Mensajes: 1305
Registrado: Jue Mar 01, 2012 12:00 am
Ubicación: Por tierras de España.

Mensaje por Victoria » Mar Abr 03, 2012 10:10 pm

Con razón él mismo dice que eres una bala. ¡Menudo trabajo! Gracias por el material de lectura.

Adeletheresa61
Mensajes: 1492
Registrado: Mar May 03, 2011 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por Adeletheresa61 » Lun Abr 09, 2012 9:49 pm

Los prismáticos del vigilante para los icebergs y otras cosas estaban metidos en un armario en el punto de vigilancia por arriba. Justo antes de embarcar, cambiaron el vigilante para otra persona. El vigilante de siempre se olvido que llevaba la llave para abrir el armario con los prismáticos de vigilancia dentro. Así que no podía vigilar con prismáticos desde el mástil..

Gracias Ro

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Lun Abr 09, 2012 10:25 pm

Gracias Ro. Genial :) !

Avatar de Usuario
Violette
Mensajes: 212
Registrado: Mié Abr 27, 2011 11:00 pm
Ubicación: Aquí, allí... depende del día y de la hora...

Mensaje por Violette » Mié Abr 11, 2012 12:58 pm

qué buena recopilación!

Gracias Rogorn,
¿Para qué sirve un libro sin imágenes ni diálogos?

Avatar de Usuario
Violette
Mensajes: 212
Registrado: Mié Abr 27, 2011 11:00 pm
Ubicación: Aquí, allí... depende del día y de la hora...

posdata

Mensaje por Violette » Mié Abr 11, 2012 1:02 pm

Todo Titanic tiene su iceberg.. la cuestión entonces sería si el coche es mortal o no, si el material del que está hecho el buque aguanta el encontronazo o si hay algún barco salvavidas en las inmediaciones para acudir al rescate en el tiempo oportuno...

Demasiadas variables para que entren en conjunción... arribar a puerto, al final, es un prodigio...
¿Para qué sirve un libro sin imágenes ni diálogos?

Responder