Un Libro Cada Semana

Noticias, entrevistas, artículos y material diverso sobre Arturo Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Un Libro Cada Semana

Mensaje por Rogorn » Lun Mar 30, 2015 12:40 pm

1 - 1844 - FRA - Alexandre Dumas - El conde de Montecristo
2 - 1897 - ING - Bram Stoker - Drácula
3 - 1964 - ESP - Ramón J Sender - La aventura equinoccial de Lope de Aguirre
4 - 1915 - ING - Ford Madox Ford - El buen soldado
5 - 1859 - ING - Charles Dickens - Historia de dos ciudades
6 - 1937 - POL - Sergiusz Piasecki - El enamorado de la Osa Mayor
7 - 1884 - ESP - Leopoldo Alas 'Clarín' - La Regenta
8 - 1926 - ING - Agatha Christie - El asesinato de Rogelio Ackroyd
9 - 1948 - ING - Thornton Wilder - Los idus de marzo
10 - 1966 - ESP - Juan Marsé - Últimas tardes con Teresa
11 - 1906 - ALE - Emil Ludwig - Napoleón
12 - 1999 - ESP - Alejandro Paternain - La cacería
13 - 1917 - ING - Joseph Conrad - La línea de sombra
14 - 1935 - ESP - Manuel Chaves Nogales - Juan Belmonte, matador de toros
15 - 1902 - ING - AEW Mason - Las cuatro plumas
16 - 1903 - ING - Robert Erskine Childers - El enigma de las arenas
17 - 1961 - ING - James W Bellah - Un tronar de tambores
18 - 1878 - POR - Eça de Queiroz - El primo Basilio
19 - 1944 - ING - Robert Graves - El vellocino de oro
20 - 1945 - ESP - Germán Arciniegas - Biografía del Caribe

-perezreverte: A petición del respetable, un libro cada domingo. Para irnos haciendo una biblioteca, o hacérsela a los amigos. http://www.perezreverte.com/articulo/el-bar-de-lola/989/un-libro-cada-semana-1/

-guadalmedina: Gracias por la idea.
-La cosa es hacer una breve reseña cada domingo, e ir acumulando títulos, por si es útil a alguien. De todas clases. Para algunos lectores curtidos serán obviedades, claro. A menudo. Pero para otros quizá sirva de orientación o ayuda.

-guadalmedina: Es muy de agradecer; quizá algunas personas (no muchas, creo) sientan curiosidad y empiecen a leer.
-Con frecuencia algunos tuiteros me piden consejos para leer. Es una forma de complacerlos. El libro de la semana.

-OAransay: Se agradece
-A partir de la próxima semana añadiremos un buzón de lectores para que discutan, si les apetece, sobre cada título.

-FulgencioBarrad: En esta ¿sabe si participó August Maquet?
-No lo recuerdo. Por la fecha, es probable. Maquet participó en muchas de ellas, aunque sin el talento de Dumas no era nada.

-CheredH: Gracias a usted descubrí el <<Oráculo manual y arte de la prudencia>>. De las mejores vacunas que uno pueda inyectarse.
-Ése también lo recomendaremos, pero más adelante, en la fase compleja del asunto.

1 - 29/03/2015 - El conde de Montecristo (Alejandro Dumas)
"El 24 de febrero de 1815, el vigía de Nuestra Señora de la Guardia avisó la llegada del Faraón, buque de tres palos que procedía de Esmirna, Trieste y Nápoles...". Nunca se equivoca uno al leer (o releer) o regalar esta novela que cuenta la tragedia y la venganza de Edmundo Dantés. Es el gran folletón clásico, la historia caudalosa donde todo aparece: la traición, la inocencia, el amor, el tesoro oculto, la venganza. Entre las obras de Dumas, en algunos momentos de mi vida llegué a preferirla, incluso, a Los tres mosqueteros.
Última edición por Rogorn el Lun Nov 02, 2015 7:21 pm, editado 17 veces en total.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Mar 30, 2015 2:08 pm

Textos de Arturo sobre 'El conde de Montecristo':

Artículo 'La lección de 'El conde de Montecristo'', escrito para 'El Semanal' en 1992, antes de que comenzara su columna 'Patente de corso':
http://www.capitan-alatriste.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=2250

Extracto de su artículo 'La sombra del vampiro' (2007):
"A menudo llegan cartas pidiendo que recomiende un libro para jóvenes. Algo que los anime a leer. En literatura, la palabra "jóvenes" resulta ambigua y peligrosa, de modo que no suelo meterme en ese tipo de jardines. Cada cabeza es un mundo aparte. Por lo demás, creo que, salvo contadas excepciones, lo que establece la diferencia entre un libro para jóvenes y otro para adultos es la edad de quien lo lee. Unos textos encuentran a su lector en el momento adecuado, y otros no. 'El conde de Montecristo', por ejemplo, puede fascinar lo mismo a un joven de quince años que a un abuelo de setenta. Y no sabría decir cuándo es más placentero y provechoso leer 'La línea de sombra', 'El guardián entre el centeno', 'La cartuja de Parma', 'Moby Dick' o 'La montaña mágica'."

Extracto de su artículo 'Copartícipes secretos' (2011):
"Nos resistimos a despedirnos. Dos amigos recién sesentones, de pie en la calle, de noche y en mitad del frío, hablando con honradez de lo que aman y admiran. De aquello ante lo que atribuirnos las palabras escritor o novelista suena a vanidosa osadía. «¿Sabes algo? -dice de pronto Javier-. Tengo ganas de leer otra vez 'El conde de Montecristo'». Le comento que lo abordé por quinta o sexta vez hace pocos años. «Es la obra total -opino-. Lo tiene todo: traición, venganza, lealtad, compasión, amor, tesoro escondido. Ahora la disfrutamos más que cuando éramos jóvenes». Javier abre con parsimonia su pitillera y elige un cigarrillo a la luz del farol cercano."

Extracto de su artículo 'El dominico y el jesuita' (2014):
"Hay amigos de los que estás orgulloso. Personas sobre las que, cuando tienes una edad que permite hacer inventario de cuanto llevas en la mochila, puedes decir: «Algo bueno debí de tener cuando éste o aquélla me tuvieron afecto o me llamaron amigo». Echándole hoy un vistazo al 'Oráculo manual y arte de prudencia' de Gracián -incomprensible que no sea de lectura y debate obligatorios en los colegios-, al que suelo acudir como otros recurren a los analgésicos, he recordado a dos de esos amigos. O a tres: Alberto Montaner, Pepe Perona y Sergio Zamorano. Sergio era joven y guapo: ojos azules, pelo negro, alto y elegante. A las mujeres se les doblaban las rodillas cuando sonreía. Era profesor de derecho mercantil en la universidad de Sevilla, y siempre empezaba el curso con el primer capítulo de 'El conde de Montecristo'."

Extractos de entrevistas:

(1996)
-Sol Alameda: Ésas son obras clásicas, pero quienes las escribieron en su tiempo fueron innovadores. En cambio, los personajes que usted escribe son bastante convencionales.
-No me considero un mero seguidor de lo que otros hicieron. Mis personajes son arquetípicos aparentemente, pero tiene muchos matices y ángulos oscuros. Cuando hay un relámpago, en 'El conde de Montecristo' se dice "fatalidad", y "el sudor perló su frente". Eso ya está, yo no lo repito. Mi talento, el que pueda tener, es coger esa fatalidad y jugar con ella. Transformarla dándole una entidad. Salvando la distancia tremenda, es como cuando Cervantes escribió 'El Quijote' partiendo de un prototipo al que le dio la vuelta. Uno puede decir que la vida es una mierda en 500 líneas, o puede decir lo del capitán Alatriste: hay que buscarse la vida, chaval.

(1997)
-Cecilia Gómez de Haro: En ‘El club Dumas’ emprendes una enardecida defensa de la novela popular del siglo XIX. ¿Ya tenías en mente escribir una novela de capa y espada? ¿Buscabas predisponer al lector en favor de una novelística caída en desuso?
-Es que para mí nunca cayó en desuso. Posiblemente cayó en desuso para algunos, pero hay gente que ha seguido fiel a esa literatura. No sé por qué diablos debemos hacer incompatibles ‘La montaña mágica’ y ‘El conde de Montecristo’. ¿Por qué hablar como si se tratase de dos mundos diferentes si en realidad todo es literatura?

(2000)
-Gérard de Cortanze: Olvida a Alejandro Dumas, su autor favorito.
-Dumas es un fabulador extraordinario, fuente inagotable de historias para los demás. El lugar de Dumas en la literatura mundial no me importa nada. Es para mí, escritor, un desencadenante fundamental, que inmediatamente me ha permitido colocar en el mismo plano el placer de leer y la literatura, de cruzar la historia, aunque esté revisada y reconstruida. Dumas ha sido para mí como una inmensa cantera de mármol sobre la que puedo tallar los escalones que me permiten avanzar en la vida, una referencia absoluta, una posibilidad de comprender el mundo. La presencia de Milady es constante, tanto en mi vida como en mi obra. Todos mis personajes femeninos recuerdan a Milady. Es mi dulce obsesión. La amistad, los compañeros, he buscado siempre los Porthos, los Aramis. Mi padre fue un Athos maravilloso. Dumas me proporcionó un código social, el código del honor, la moral. Es un poco como mi Corán, mi Biblia: mi sentido de la vida y de la muerte. 'El conde de Montecristo' es la novela de las novelas, el libro de los libros. No lo olvide, Dumas fue traducido en España por uno de nuestros más grandes escritores: Benito Pérez Galdós.

(2001)
-César Güemes: Ha circulado en México la especie de que estás a punto de entregar a tu editorial una novela que transcurre justamente allí. Te pido que confirmes o desmientas el dicho.
-Lo confirmo. De hecho, estoy a punto de entregarla a mis editores. Es una novela cuya protagonista es mexicana, y cuya trama empieza y termina en México. Es la vida imaginaria de una mujer llamada Teresa Mendoza, joven sinaloense que se encuentra inmersa en el terreno del narcotráfico, se ve en problemas, tiene que irse y se instala en la costa andaluza. Y luego llega a ser un personaje muy importante en el narcotráfico internacional. Diez años después vuelve a México para ajustar cuentas con su pasado. En el fondo está, me parece, 'El conde de Montecristo', hecho mujer, mexicana y en tiempo presente.

Pérez-Reverte reencarna en mujer al conde de Montecristo
EFE - Santander - 27/02/2002
El escritor Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) anunció ayer en Santander que está acabando una nueva novela, protagonizada por una joven mexicana cuya historia, afirmó, es "'El conde de Montecristo' escrito otra vez, o al menos ésa era la idea cuando me puse a trabajar en ella".

-Ángeles García: ¿Por qué viene Teresa a España?
-Tiene conocidos. En esa parte (Ceuta, Melilla, Gibraltar) y durante 12 años se convierte en la Reina del Sur. Va a la cárcel y allí descubre los libros. En la celda lee y se queda deslumbrada con 'El conde de Montecristo'.

-¿Qué aspecto tiene Teresa Mendoza?
-No es ni guapa ni fea. Es una joven de 22 años corriente que de repente se ve en la calle corriendo pistola en mano y se crece. Habla poco y mira mucho. Al leer 'El conde de Montecristo' piensa que todos los libros hablan de ella. Aprende a impresionar a los hombres. Tiene toda la capacidad de crueldad del mundo porque no tiene frenos morales. Ha sido violada a los 13 años, ha vivido cambiando dólares para los narcos en la calle Juárez...

-Terra: 'La Reina del Sur' es también un homenaje a los libros que ha leído, pero sobre todo a dos que aparecen durante toda la novela: 'El Conde de Montecristo', que es un poco la historia de Teresa Mendoza, y 'Pedro Páramo'.
-Una novela es también una forma de hacer un homenaje a lo que uno ama. En mis novelas los libros siempre están presentes de una u otra forma. En esta novela hay muchos libros, pero digamos que hay dos entre los que se mueve la novela, que es 'El conde de Montecristo' de Dumas y el 'Pedro Páramo' de Juan Rulfo. Marcan la evolución vital de Teresa Mendoza, y para mí eso también ha sido muy importante. Creo que 'Pedro Páramo' es la mejor novela escrita al otro lado del Atlántico en lengua española. Me parece fascinante. Cada vez que la leo descubro un ángulo nuevo que no había visto, y además refleja muy bien el alma del mexicano. Era perfecta para utilizarla como elemento de base. Y 'El conde de Montecristo' empieza a leerlo Teresa Mendoza en la cárcel. Y si uno empieza a leer en la cárcel, nada mejor para descubrir la lectura que esta novela. El lector de verdad es aquel que se reconoce en los libros que está leyendo. Y Teresa Mendoza se reconoce a sí misma en 'El conde de Montecristo'.

-Carmen Posadas: Bueno, ese es otro dato interesante de la novela, porque Teresa descubre 'El conde de Montecristo' y otros libros en la cárcel, y hay un momento en que la novela parece que va a ser como una réplica de 'El conde de Montecristo'. Yo pensaba: "A ver si ahora Arturo nos va a hacer un brindis o un homenaje". ¿Eso cómo surgió?
-El problema es que yo tenía que hacer creíble un personaje que es una chica, la morra de un narco, una chava de Culiacán casi analfabeta -bueno, casi no-, poco culta y que lo que hace es ver telenovelas, no sé, 'Betty la fea', y su tía, y tal, y entonces la vida la lleva un día a ser la reina del narcotráfico en España, o sea, la Koplowitz de la droga -espero que no esté la Koplowitz por aquí-, y entonces tenía que hacer creíble esa evolución, y claro, hace falta darle al personaje una solidez, que sean justificables los pasos que va dando en la vida. Dotarle de amigos, de secundarios, de un entorno que la vaya empujando de una forma que el lector diga "me lo creo". Entonces, los libros son importantes. Ella nunca ha leído un libro. En la cárcel un día cae en sus manos 'El conde de Montecristo'. Entonces, descubre que es un libro divertido, que suceden cosas, y además descubre que es un preso, como ella, y descubre lo que descubre cualquier lector de verdad: que todos los libros del mundo hablan de ti. El lector que se reconoce en el libro que lee es el auténtico, y lo demás son historias. Entonces, ella descubre de pronto que 'El conde de Montecristo' es su propia historia y después lee pues no sé, lo que lea, y descubre que siempre es ella la que está en el libro. Cuando tiempo después lee 'Pedro Páramo' lo descubre también, pero ella 'Pedro Páramo' es un libro que lo lee y no lo entiende, lógicamente, porque no es una tipa culta, y no lo entiende. No lo entiende, y sigue leyendo el libro, y un día durmiendo se despierta y dice: [spoiler] :arrow: [color=white]"Ya está: todos están muertos y no lo saben".[/color] Entonces, eso forma parte del proceso de credibilidad que intenté darle a la vida de Teresa.

-Lector en 'El Mundo': ¿Cuánto le debe la venganza de Teresa Mendoza a Alejandro Dumas y su Conde de Montecristo?
-Le debe algo. Pero Teresa Mendoza es más compleja que eso. Lo que pasa es que para ella, como para mí, todo empezó con Dumas.

Extracto de la reseña de 'La Reina del Sur' escrita por Rafael Conte:
Durante su estancia en la cárcel, Teresa Mendoza se revela como una buena cabeza, inteligente, fría y calculadora, se aficiona a leer y descubre fascinada -entre otros libros que aquí se homenajean- la historia del conde de Montecristo, que ella misma está repitiendo sin saberlo conscientemente: pues la suya es la historia de una venganza, pasada por la cárcel, con una iniciadora aristocrática que hace las veces de abate Faria con su tesoro a cuestas, lo que le permitirá al salir iniciar la(s) historia(s) de su(s) venganza(s). Teresa Mendoza es otro Alatriste (femenino), delincuente, eso sí, pero con el honor a cuestas de sus derrotas anteriores, que se salvará al final, lavará sus culpas ante la justicia -no sin la debida y frenética batalla final, que quizá, pese a su perfección, sea un pegote- y se desvanecerá en el horizonte como su admirado Edmundo Dantés, quizá en su caso con un hijo en su seno, aspirando a una posible paz, con las venganzas satisfechas, después de tanto delito, tanto crimen, tanto muerto, tanta traición, tantas mafias, intrigas y aventuras desmelenadas. Pasen y lean, el espectáculo está no solamente servido sino asegurado.

-Félix Linares: -Al comienzo de la novela ella vive en ese mundo no ya ideal, ni mucho menos, aunque sí bastante femenino, y cuando arranca la narración es cuando no sólo debe meterse en el mundo del hombre, sino también comportarse como tal.
-Sí. Ella es la típica maruja de 20 años que vive en Sinaloa y es novia de un narco. Lo tiene todo resuelto: telenovelas como 'Betty la Fea', canciones de Luis Miguel, etc. En fin, una tipa que no se preocupa de nada, que ni lee, ni siente, ni padece, que se compra ropa cara y todo eso. Lo que ocurre es que la vida es muy perra, claro, y un día le matan al novio y ella tiene que salir huyendo -una huida que dura unos doce años y cuya carrera nosotros vamos siguiendo-. Entonces, enfrentarse de golpe a la vida, al horror desnudo de lo que es «la puerca vida», como ella dice, es lo que hace que se dé cuenta de dónde está, al tiempo que se van descubriendo los mecanismos de supervivencia que posee esta mujer sin ambición ni esperanza, aunque precisamente ahí resida su fuerza, como la de Eneas en Troya, ¿no?. «La única salvación de los vencidos es no esperar salvación alguna», decía Virgilio, y ella, de pronto, lee eso al azar en un libro y se dice: «Anda, está hablando de mí» -como cuando lee 'El conde de Montecristo'-. Todos los libros del mundo están hablando de mí, pero ésa es otra historia. El caso es que ella tiene que sobrevivir en un territorio hostil, enemigo, por lo que su historia es la de una supervivencia y su correspondiente victoria, con todo lo que esta última significa. En toda batalla se gana y se pierde, y la vida es una batalla en la que tienes bajas pero que a la vez te aporta lucidez y te despoja de inocencias; pues bien, todo ese proceso de despojo, toda esa lucha en un territorio, ese largo camino, en definitiva, hacia la soledad de su propio corazón es el camino de Teresa Mendoza.

-Félix Linares: Sí la salvas en el sentido de que la elevas desde su primigenia situación de analfabetismo a lo que para ti es tan importante, que es el acceso a la cultura a través de la literatura.
-Según lo que me contó una amiga presidiaria, el libro más leído por las reclusas es 'El conde de Montecristo'. ¿Por qué? Porque se sienten realizadas y proyectadas, como lectores de verdad que son. Se dan cuenta de que ese libro habla de ellas. Entonces, me hice eco de esta historia y cuando Teresa va a la cárcel -eso sí podemos contarlo- una compañera le hace leer dicha obra. De pronto, ella se ve reflejada y eso le impulsa a leer otros libros, dándose cuenta de que todos son ella. Así descubre que los libros son la proyección de uno mismo y una puerta para conocer el mundo y comprenderlo, por eso se vuelve lectora. Además, eso es lo que justifica que ella cambie de condición y que consiguientemente se le abran muchas puertas.

-Lo que pasa es que eso sí que resulta casi lo más increíble de la novela.
-No, ¿por qué?

-¿De verdad existe gente así? Una cosa es que lean 'El conde de Montecristo' y algunas otras novelas semejantes en la cárcel, y otra muy distinta que luego, cuando salen... Bueno, tú sabes, tú controlas mejor.
-¿Me estás diciendo que te has creído la novela?

-¿Eh? No, no. En la novela salen Teresa Mendoza y Patty, y leen, pero...
-Sólo contéstame a una pregunta: ¿puede haber ocurrido?

-Claro.
-Me vale.

-No, hombre, claro, por supuesto.
-Yo no niego que pueda ser un caso de cada mil, pero eso es lo que me importa.

-Lo que yo quería decir es que tú le concedes el mayor de tus galardones. Es decir, lo que para ti es lo más importante se lo das a ella.
-Sí. Le hago lectora, porque es que yo tengo la certeza personal de que el mundo no se puede comprender sin los libros, de que a aquél que no lee le falta una parte, un punto de vista, una forma de entender el mundo. Un mundo que nunca va a poder entender de verdad sin los libros, porque todo lo que te pasa ya ha pasado, todo lo que te ocurre ya ha ocurrido, todo lo que sueñas, vives, matas, luchas, ha ocurrido ya y está en los libros. Entonces, quien tiene el privilegio de asomarse a un libro y entrar en él ve que ahí, si no soluciones, hay mecanismos para asumir lo que es, y eso es lo importante. Y yo le doto a Teresa Mendoza de esa capacidad. Ella es una tipa muy inteligente, lo que pasa es que no lo sabe. Es una tipa con virtudes en bruto, y el año y medio que se pasa en la cárcel, reflexionando, junto con la vida en general que lleva, le hace ir avanzando e ir desarrollando esa capacidad innata.

-José Luis González: Le pregunto a Arturo sobre la peculiar relación entre Teresa Mendoza y la literatura.
-Los libros hacen a Teresa Mendoza. Son, por decirlo así, el detonador de todo lo que ya es. Se descubre a sí misma en las páginas que lee. Se da cuenta de que todos los libros hablan de ella y así aprende de ellos. Aprende de 'El conde de Montecristo', por ejemplo. Ya era una mujer inteligente, calculadora, pero a través de los libros expande sus experiencias y desencadena sus ambiciones. Los libros le dan sentido a su vida, como a la de cualquiera a quien le guste leer. Yo no sé cómo hace la gente que no lee para enfrentarse a la vida. Los libros son como los analgésicos: no curan, pero atenúan el dolor y ofrecen esperanza.

(2004)
-Mónica Maristain: ¿Qué es 'El conde de Montecristo', además de una novela?
-Es LA novela. Es que está todo ahí: la desesperanza, la traición, la lujuria... Está todo. Es la novela perfecta. Si la lees con la humildad de un lector que quiere disfrutar una historia te das cuenta que es la novela perfecta.

(2010)
-Armando Álvarez: Antes de vivir estaba Dumas. ¿Estaría orgulloso de 'El asedio'?
-No lo sé. Yo estoy orgulloso de Dumas. Lo considero un amigo. Leer con siete años 'Los tres mosqueteros' te señala. Ya nunca podrás aceptar que la literatura no sea divertida. En 'El Conde de Montecristo' se tocan todos los temas: la venganza, el fracaso, la traición... Y de una forma fascinante, que me pone caliente. No puedo escribir novelas con un tío mirando a una mosca y reflexionando sobre ello. Tengo otras influencias más importantes, pero Dumas es como ese viejo profesor que te enseñó a contar y leer. Nunca olvidarás que te puso en los primeros pasos del camino. Más que una relación profesional es sentimental.

-hislibris.com: Ha dicho alguna vez que de un incendio salvaría la colección de novelas de Tintín, lo que nos lleva a un debate muy recurrente en Hislibris que es: ¿literatura o entretenimiento?
-Sólo los idiotas trazan esa línea con claridad. A mí me entretiene mucho leer ‘La Eneida', me entretiene mucho leer 'La montaña mágica', y es una novela compleja. Por qué ha de estar reñida la literatura con el entretenimiento. No veo yo esa distinción absurda, que se empeñan algunos no sé por qué, en mantener. 'El nombre de la rosa' ¿es literatura o entretenimiento? La 'Anábasis' ¿es literatura o entretenimiento? 'El Quijote' ¿es literatura o entretenimiento? Agatha Christie, ¿es entretenimiento? Pues no sólo, también es literatura. Tiene obras que son perfectas, y algo que es perfecto, aunque sea entretenimiento, también es literatura. Es decir, todo es literatura, y por tanto esa línea absurda siempre me he negado a aceptarla. Es más, siempre he sido muy combativo contra quienes trazan alegremente esa línea. Vamos a ver, tú estás leyendo esta novela, ¿es entretenimiento?

-Sí.
-¿Y es literatura?

-Tengo que decir que sí.
-Vamos a ver, los elementos que se plantean: el corazón humano, las oscuridades, tal… Lo que pasa es que hay muchas formas de plantear eso: puedes hacerlo mirándote el ombligo o contando una aventura de piratas, pero en las dos novelas puedes encontrar cosas complejas. Literatura es aquello que tiene que ver con los grandes temas de la humanidad: la venganza, el tesoro, la amistad, la lealtad, la muerte, la vida, la derrota, el incesto, el amor, el odio; esos, los grandes temas del hombre, que ya están en el teatro griego. Todo eso se desarrolla en mayor o menor medida con el talento y la capacidad de cada autor. 'El Conde de Montecristo' qué es, ¿entretenimiento? Sin duda lo es. ¿Es una inmensa novela psicológica? También lo es. A eso me refiero, y por eso esas líneas no las veo. ¿Dumas era un autor menor y Flaubert mayor? Pues a eso me refería.

@perezreverte en Twitter: "Por cierto, que no se me olvide. Vi llorar a Moratinos. Ni para irse tuvo huevos. A ver si doña Trini saca la espina y dejamos de ser los payasos de Europa. Me cae bien. Y su novio, viejo compañero de Sarajevo, mejor todavía. Un chico duro, Miguel. Y valiente. Mucho. En territorio comanche hablaba de él con afecto. Si Miguel la ama, es que ella merece la pena. Seguro. Así que yo la respeto. Como diría el conde de Montecristo, esperar y confiar. Pues eso."

(2011)

-Jacobo Zabludowski: 'El conde de Montecristo' es una novela perfecta.
-Bueno, es que está todo, Jacobo: ahí está el tesoro, la venganza, la traición, la ambición, el amor, el odio, el perdón, la compasión... Todas las grandes pasiones del ser humano están en 'El conde de Montecristo', y todos nosotros también. Me fascina tanto porque con la edad lo he llegado a apreciar más que 'Los tres mosqueteros'. De hecho, 'La Reina del Sur' lo escribí jugando un poco con la imagen de 'El conde de Montecristo' también. Es la novela perfecta, donde está todo: la novela de pasiones, de vida vivida, desbordante. Creo además que se aprecia más con los años, y creo que nadie es lector de verdad hasta que no ha leído alguna vez 'El conde de Montecristo'.

Tuiteos anteriores:

-Rosalormann: ¿Cuándo le abrió la puerta a Edmundo Dantés? Gracias por la paciencia y la generosidad en sus comentarios. Es más que admirable.
-Cayó a poco rato de los mosqueteros. Todo Dumas, o casi, cayó por primera vez entre mis ocho y mis doce años. Luego cayó más veces.

-lorena8485: ¿Qué novela de Alejandro Dumas le recomendarías a una persona que nunca le ha leído (a Dumas, no a usted)?
-'El conde de Montecristo', sin duda.

-RDeVillegas: ¿Cómo es posible que haya tanta hijaputez en las primeras 20 páginas de 'El conde de Montecristo'? Creo que lo pasaré mal leyéndolo.
-No. Lo pasará de maravilla. 'El conde de Montecristo' sigue siendo una de las mejores novelas de la literatura universal. Miente el bellaco (o la bellaca) que lo niegue. Dediqué una novela ('La Reina del Sur') al conde de Montecristo. Ahí tiene lo que opino. Un saludo.

-e_parama: ¿Cuál es la venganza de Dantés que le pone más? ¿La del banquero, la del político, la de su igual (Fernando)...?
-La del que le quita a la señora. Sin duda.

-Gusmartinhdez: Me gusta más 'Veinte años después' que 'Los tres mosqueteros'. Y más 'El conde de Montecristo' que las anteriores. ¿Es buen gusto?
-Buenísimo. Y sobre todo, natural. Madurez, se llama a eso. Pero yo no puedo pensar en la trilogía, sino en bloque. Como si fuera un solo libro. Desde Meung hasta Maastricht. Entero.

-SilAzagra: Felicidades por sus novelas. Le pido que me recomiende un libro que usted hubiese leído con 15 años. Besos desde Pamplona.
-¿15 años? 'Episodios nacionales', 'Drácula', 'El conde de Montecristo', 'Moby Dick', 'Los miserables', 'Sherlock Holmes', 'El prisionero de Zenda'...

-SilAzagra: ¿Qué me recomienda usted? (15 años) ¿Víctor Hugo o Dumas?
-Con 15 años, empiece por 'Los tres mosqueteros', siga con 'El conde de Montecristo' y vaya luego a 'Los miserables'. Por ejemplo.

-marinadreambig: ¿Qué libro recomienda comprar para el Día del Libro (solo tengo 14 años)?
-'La colina de Watership', por ejemplo. O 'El conde de Montecristo'.

-laetitarum: Esperando a que se conecte usted. Hoy es mi cumpleaños y me han regalado 'El conde de Montecristo'. Le deseo feliz tuiteo.
-Le envidio el regalo. Y le envidio el hecho de leer ese libro por primera vez. Le encantará Edmundo Dantés. Palabra. Sigo sin averiguar qué tiene de malo la venganza. Es higiénica y tranquilizadora. La impunidad de los malos sí que es perversa.

-carlosigls: Recomiéndeme un buen libro de aventuras.
-'El conde de Montecristo'. 'La isla del tesoro'. '20.000 leguas de viaje submarino'. 'Los miserables'. 'El enamorado de la Osa Mayor'...

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Abr 05, 2015 5:06 pm

#UnLibroCadaSemana, 2: 'Drácula', de Bram Stoker

"Cuando salí de excursión, Munich se hallaba iluminado por un bello sol, y el aire estaba lleno de la alegría de comienzos del verano. El coche ya se movía cuando el señor Delbrück, propietario del hotel Las Cuatro Estaciones, donde yo me había alojado, corrió hacia mí..."

Las películas y la enorme fama popular del personaje del conde Drácula hacen olvidar, a menudo, que la novela de Bram Stoker, publicada en 1897, es de una modernidad asombrosa y se cuenta entre las obras maestras de la literatura. Desde el lector joven y primerizo hasta el avezado veterano, cualquiera que pase sus páginas quedará fascinado por la historia del muerto viviente que reina en la noche y se alimenta con la sangre de sus víctimas; pero, sobre todo, por la manera audaz con que la novela está escrita: poniendo en escena a diversos narradores con giros insospechados, aportando documentos, diarios, noticias, cartas y hasta referencias fotográficas y diarios fonográficos, alcanzado así una admirable complejidad narrativa por la que transitan personajes extraordinarios e inolvidables.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Abr 05, 2015 5:09 pm

Artículo 'La sombra del vampiro':
http://capitan-alatriste.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=1980

Artículo 'Aquel malvado y digno Drácula'
http://capitan-alatriste.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=4279

-bakinjan: ¿'Matar un ruiseñor' o 'Drácula'? Las he leído dos o tres veces cada una, y aún me cuesta decidir cuál es mejor.
-'Drácula', naturalmente. La otra no está nada mal, pero Bram Stoker escribió una obra maestra. Hablamos de libros, supongo.

-Dr_Alberich: Sé de su debilidad por 'Drácula' (compartida). ¿Alguna otra novela/película de "terror" que le guste?
-'El diablo enamorado', de Cazotte. No es terror-terror, pero es una gran novela. Y corta.

Avatar de Usuario
Victoria
Mensajes: 1305
Registrado: Jue Mar 01, 2012 12:00 am
Ubicación: Por tierras de España.

Mensaje por Victoria » Lun Abr 06, 2015 12:07 am

[quote]1 - 29/03/2015 - El conde de Montecristo (Alejandro Dumas)
Nunca se equivoca uno al leer (o releer) o regalar esta novela... Es el gran folletón clásico, la historia caudalosa donde todo aparece: la traición, la inocencia, el amor, el tesoro oculto, la venganza. Entre las obras de Dumas, en algunos momentos de mi vida llegué a preferirla, incluso, a Los tres mosqueteros.[/quote]

Este hombre siempre me cae bien cuando habla de Dumas. :lol: El caso es con esos libros (con El conde de Montecristo y con la trilogía de los mosqueteros) pasan los años, sabes lo que va a pasar antes de que ocurra, y te gustan tanto o más que la primera vez que abriste sus tapas. Con unos viajas de la amistad aparentemente idílica de la adolescencia, plagada de aventuras, a la que está teñida por el egoísmo de la madurez, y aún así, permanece en cierto modo difícil de igualar. Y el abate Faria. "Porque he engendrado en vuestro corazón un sentimiento que antes no abrigaba: la venganza." Grande. Y ese Dantés, haciéndose a la mar, finalmente en paz.

[quote]#UnLibroCadaSemana, 2: 'Drácula', de Bram Stoker
... la novela de Bram Stoker, publicada en 1897, es de una modernidad asombrosa y se cuenta entre las obras maestras de la literatura. ...[/quote]

"Entre libremente, por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae" Creo que fue, después de Otra vuelta de tuerca, mi segunda novela victoriana. La releí en el instituto y en la universidad... y me pareció aún mejor con los años. La ambientación que logra reflejar a través de un formato básicamente epistolar, es única. Y, pese a la fama que tienen sus protagonistas masculinas, Lucy y Mina, me parecen dos personajes maravillosos.
La única salvación de los vencidos es no esperar salvación alguna.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Abr 12, 2015 5:36 pm

#UnLibroCadaSemana, 3: 'La aventura equinoccial de Lope de Aguirre', de Ramón J Sender

"El año 1559, cuando en tierras del Perú se pregonaba la expedición de Ursúa al Dorado, algunos se preguntaban quién era Ursúa para haber logrado del rey que le concediera aquella empresa..."

Este relato de uno de los más grandes escritores españoles del siglo XX es un viaje estremecedor de vida y muerte, que empieza con la envidia y termina con el cadalso. Entre ellos discurre una trama real, histórica, novelada de forma magistral, que compone un cuadro estremecedor de heroísmo, ambición, vileza, locura, violencia y sangre. Leí este libro a los 17 años, y en sus páginas pude comprender, por primera vez, lo que realmente fue la conquista de América. También gracias a ellas me asomé, fascinado, a los rincones más oscuros y peligrosos, a las cualidades admirables y a los defectos eternos del alma española. Estoy convencido de que ninguna otra obra nos retrató nunca con tan seca y cruda luz como lo hace esta extraordinaria novela.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Abr 12, 2015 5:52 pm

Sender en las Patentes de Corso:

Artículo 'La aventura equinoccial de Bernardo Atxaga'
http://www.capitan-alatriste.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=3113

Artículo 'La aventura literaria de Ramón J Sender'
http://www.capitan-alatriste.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=3980

Artículo 'Héroe, conquistador, asesino'
http://www.capitan-alatriste.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=3846

Respuestas de @perezreverte en Twitter:

-CristinePizan: Tres novelas históricas que sean un referente de autoridad para usted.
-'La aventura equinoccial de Lope de Aguirre', de Ramón J Sender. 'El vellocino de oro', de Robert Graves. Y 'El puente de Alcántara', de Frank Baer. Por ejemplo. Pero hay un libro histórico que me entusiasma: 'Biografía del Caribe', de Germán Arciniegas. Extraordinario. Está en editorial Porrúa.

-webbo: Estoy leyendo 'La forja de un rebelde', de Arturo Barea. ¿Algún comentario sobre el libro?
-Que es magnífico. Disfrútelo como yo lo hice. Luego métale mano a Ramón J Sender.

-jfdzcrts: Soy una víctima de la LOGSE. ¿Qué me recomienda para acercarme a la historia de España?
-Los libros de Juan Eslava Galán. Por ejemplo. O Pérez Galdós. O las novelas de Ramón J Sender. Cosas así.

-MARdedudas1: Saludos. Leo 'Mr Witt en el cantón'. ¿Algo que ver Pepe Lobo (para mí el mejor, con permiso de Alatriste) con aquel almirante Lobo?
-Nada. Pero el libro de Ramón J. Sender es estupendo. Como todos los suyos. Un novelista extraordinario, por cierto. Nos conocía hasta por las tapas. Lúcido y fino. Se comprende mejor a España leyéndolo. Odiado, por cierto, por unos y por otros. Para unos era rojo malvado, para otros no era "compañero de fiar". Su novela 'La aventura equinoccial de Lope de Aguirre' explica a los españoles como nadie.

-Sergier1: Don Arturo, ¿podría recomendar algún libro sobre los almogávares?
-Sobre almogávares, en novela, 'Bizancio', de Sender. Soberbio. De Historia, la crónica de Moncada: 'Expedición de los catalanes...'.

-Sergier1: Don Arturo, ¿su Copons de Alatriste es homenaje al Copons de Sender?
-¿Se refiere al de 'Bizancio'? No. Es simple coincidencia aragonesa. Me gusta cómo suena el apellido.

-saguilarcom: ¿Cuál es para usted el libro que mejor relata la Historia de España?
-Algunos ayudan a entenderla. 'La aventura equinoccial...' de Sender, por ejemplo. Los 'Episodios' de Galdós... Me refiero a novelas, claro. Libros de Historia no recuerdo ninguno especial que abarque todo.

-FranciscoMach18: ¿'El dorado' el oeste o la de Aguirre?
-La duda ofende, amigo mío.

-FranciscoMach18: No era mi intención ofenderte. ¿Tan mala te parece la de Aguirre?
-Me pareció infame. Una gran ocasión desperdiciada. Pero igual me cegó mi pasión por el personaje.

-QueodeVidriera: ¿Asoció alguna vez a Paco el Piloto, correligionario de Lope de Aguirre, personaje de Sender, con su entrañable paisano?
-No. La verdad es que nunca pensé en ello. Gracias por el recuerdo del Piloto.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Abr 19, 2015 5:15 pm

El buen soldado
Ford Maddox Ford

"Ésta es la historia más triste que jamás he oído. Habíamos tratado a los Ashburnham durante nueve temporadas en la ciudad de Nauheim con gran intimidad, o más bien habíamos mantenido con ellos unas relaciones tan flexibles y tan cómodas como las de un guante de buena calidad con la mano que protege..."

El buen soldado no tiene nada que ver con los ejércitos ni con la guerra convencional, aunque sí con la guerra entre sexos. Narra en menos de 300 páginas la relación de un matrimonio de apariencia perfecta con una pareja amiga, así como el drama conyugal que se desarrolla bajo las impecables maneras de la alta sociedad eduardiana inglesa. Los personajes de Edward Ashburnham y de su esposa Leonora son extraordinarios en su compleja psicología, pero la voz narrativa que relata la historia funciona, en contraste, con una sencillez impecable. Se trata de una novela fascinante, magistral en lo técnico, que fue admirada por Samuel Beckett, Coetze o Graham Greene, entre otros, y que debería ser leída y envidiada por cualquier escritor consciente de su oficio. También es, sobre todo, una de las más importantes novelas en lengua inglesa del siglo XX. La he leído varias veces con idéntico placer, y siempre vuelve a asombrarme su originalidad, su perfección formal y su trágica belleza.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Abr 26, 2015 5:18 pm

Historia de dos ciudades
Charles Dickens

"Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos; la edad de la sabiduría y también de la locura, la época de la fe y de la incredulidad, la era de la luz y de las tinieblas, la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, aunque no teníamos nada; caminábamos directos al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto. En pocas palabras, aquella época eran tan parecida a la actual..."

Con esas palabras, que se cuentan entre los mejores comienzos de novela de la literatura universal, empieza 'Historia de dos ciudades'. No es la obra más importante de su autor, pero sin duda es la más hermosa e inolvidable de cuantas escribió. Situada entre Londres y París en los años de la Revolución Francesa, sus personajes protagonistas o secundarios, iluminados con la maestría que en Dickens es indudable marca de la casa, permanecen para siempre en la memoria del lector; sobre todo el interesantísimo abogado Sidney Carton, hombre débil, indolente, atormentado, al que aguarda un destino heroico y conmovedor. Publicada por entregas entre abril y noviembre de 1859, se trata de una caudalosa novela de aventuras de aroma romántico llena de lances, intrigas y peripecias, folletinesca en el mejor sentido del término. Como complemento perfecto después de su lectura, si se desea enriquecer el recuerdo de esta magnífica novela con rostros e imágenes inolvidables, recomiendo visionar la película del mismo título, protagonizada por Ronald Colman en 1936.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Abr 26, 2015 5:39 pm

Entrevistado por Enric González para JotDown, 2012:

-¿Crees que un momento fatídico es el Concilio de Trento?
-Sí, la contrarreforma es lo que nos deja en el calabozo durante siglos. Todavía hoy estás oyendo hablar como en Trento: pones la televisión o la radio y tienes obispos hablando con el lenguaje del concilio de Trento, de la contrarreforma, todavía ahora, en este momento. Es algo terrible. Y además te das cuenta de que en un país como este, un país analfabeto con un escasísimo nivel de educación y cultura, esos discursos son peligrosísimos.

-¿Es sólo España o es Europa?
-Es Europa. Esa Europa que nace en Grecia y Roma, en el Medievo, con la Biblia, el latín, el Renacimiento, la Enciclopedia, la Revolución Francesa, la democracia, los derechos del hombre y del trabajador… esa Europa ya ha desaparecido y no va a existir nunca más. Esa idea de Europa como referente cultural y moral de Occidente, es ahora un negocio en Bruselas, en manos de una casta política de sinvergüenzas y de mercachifles analfabetos. Esa Europa de la cultura como moral está extinguida. Eso de que la cultura tiene que ser popular es mentira. La cultura tiene que ser siempre elitista.

-No estoy de acuerdo.
-Tú no, pero yo sí, y soy el entrevistado. Te lo voy a razonar: la cultura siempre ha sido élite. “Popular” está en contradicción con “cultura”. Lo que sí hay que procurar es que lo popular tenga los cauces de acceso a la cultura absolutamente fluidos y limpios. Que nadie se quede atrás ni por economía, ni por sociedad, ni por nacimiento, ni por raza ni por nada, pero que acceda quien quiera a la cultura. Es decir: no sacar el Museo del Prado a la estación de Atocha para que la gente lo vea. La gente que lo quiera ver, que vaya al Prado. Que se busque la vida. Que pase los filtros de interés y voluntad que le hacen merecer el Prado. A eso me refiero cuando hablo de élite.

-Ya, pero ¿dónde colocarías el folletón popular de Dickens o Dumas?
-Sí, lo que estás haciendo entonces es abrir cauces para que la gente acceda; tú no le metes el folletón en el bolsillo al que pase por la calle. El que quiere puede acceder porque tiene un mecanismo fácil, que es una novela por fascículos a bajo precio, pero la tiene que leer él. Tiene que hacer un esfuerzo por merecerla. Tú le estás facilitando acceder a la cultura, pero él tiene que leer, tiene que pagar su precio personal de interés y sacrificio. Lo que pasa es que el chico que ahorra para ir al Louvre a ver ‘La Gioconda’, que sueña con verla y coge la mochila y se paga el viaje –como he hecho yo cuando tenía 16 años-, llega a ‘La Gioconda’ y hay cincuenta mil turistas a los que les importa un pito ‘La Gioconda’, pero están en un circuito y hay que ir por cojones y entre una cosa y otra el chiquillo se va sin ver ‘La Gioconda’, porque está todo lleno de Belenes Esteban para quienes ‘La Gioconda’ es una etapa más del recorrido turístico obligatorio al que llaman cultura popular; gente que va por el mundo fotografiando cosas sin entenderlas. Lo que quiero decir es que hay que abrir las puertas de la cultura para la gente que quiera hacer el esfuerzo de acceder a ella. Pero de ahí a rebajar la cultura hasta el nivel popular para que el pueblo se sienta culto, me parece que es una perversión de la cultura y es una causa más de los males educativos y culturales, incluso sociales, que estamos teniendo hoy día.

-Dumas o Dickens, con sus folletones, hacían un esfuerzo tremendo para llegar a cualquier audiencia.
-Claro, pero no tienes que ir a leer sus obras en voz alta en el mercado a quien no le interesa. Lo que algunos entienden por cultura popular es ponerse a leer a Dumas, o a Kafka, en voz alta en el mercado. Y eso no funcionará jamás. En cuanto a la popularización de la cultura, te voy a poner un ejemplo clarísimo: tú tienes la sala de Goya en el Museo del Prado. Hay días en que vas y no hay nadie. Yo suelo ir. Ahora bien, tú dices “Semana de Goya en el Corte Inglés” ya hay colas que dan la vuelta a Madrid para ver a Goya, cuando está ahí todos los días desde hace dos siglos. A eso me refiero.

--

En Twitter:

Escrachar a Dickens por no escribir "Los ciudadanos y ciudadanas guillotinados y guillotinadas" en 'Historia de dos ciudades'. Prohibir a Borges por el relato aquel de los dos hermanos que se cargan a la chica. Prohibir el tango, y los boleros, y los corridos y la copla. A Carlos Gardel. A José Alfredo. A Marifé de Triana. Y luego, una vez rehechos el cine, la literatura y la música universales en forma de mundos de Yupi, irnos todos a tomar por saco. Lola acaba de abrir el bar. Tomemos un schuepes con los amigos. Y con las amigas.

-llomismo1: ¿Qué recomendaría de Dickens para empezar con él?
-De Dickens, 'Oliverio Twist'. Por ejemplo.

-fjpm7: Con las adaptaciones al cine de los libros siempre nos quedará la eterna duda de haber visto el film antes de leer el libro porque, al menos a mí, un 90% de las adaptaciones que veo me defraudan con respecto al papel.
-'El prisionero de Zenda', 'Scaramouche', 'Orgullo y prejuicio' (con la Knightley), 'Historia de dos ciudades', 'Beau Geste', incitan a leer el libro.

--

En 'La Reina del Sur':

Leer, había aprendido en la cárcel, sobre todo novelas, le permitía habitar su cabeza de un modo distinto; cual si al difuminarse las fronteras entre realidad y ficción pudiera asistir a su propia vida como quien presencia algo que le pasa a los demás. Aparte de aprenderse cosas, leer ayudaba a pensar diferente, o mejor, porque en las páginas otros lo hacían por ella. Resultaba más intenso que en el cine o en las teleseries; éstas eran versiones concretas, con caras y voces de actrices y actores, mientras que en las novelas podías aplicar tu punto de vista a cada situación o personaje. Incluso a la voz de quien contaba la historia: unas veces narrador conocido o anónimo, y otras una misma. Porque al pasar cada hoja -eso lo descubrió con placer y sorpresa- lo que se hace es escribirla de nuevo. Al salir de El Puerto, Teresa había seguido leyendo guiada por intuiciones, títulos, primeras líneas, ilustraciones de portadas. Y ahora, aparte de su viejo 'Montecristo' encuadernado en piel, tenía libros propios que iba comprando poquito a poco, ediciones baratas que conseguía en mercadillos callejeros o en tiendas de libros usados, o volúmenes de bolsillo que adquiría tras dar vueltas y vueltas a esos expositores giratorios que tenían algunas tiendas. Así leyó novelas escritas hacía tiempo por caballeros y señoras que a veces iban retratados en las solapas o en la contraportada, y también novelas modernas que tenían que ver con el amor, con las aventuras, con los viajes. De todas ellas, sus favoritas eran 'Gabriela, clavo y canela', escrita por un brasileño que se llamaba Jorge Amado, 'Ana Karenina', que era la vida de una aristócrata rusa escrita por otro ruso, e 'Historia de dos ciudades', con la que lloró al final, cuando el valiente inglés -Sidney Carton era su nombre- consolaba a la joven asustada tomándole la mano camino de la guillotina.

Avatar de Usuario
Victoria
Mensajes: 1305
Registrado: Jue Mar 01, 2012 12:00 am
Ubicación: Por tierras de España.

Mensaje por Victoria » Dom Abr 26, 2015 6:46 pm

Pues la peli no la he visto pero Dickens es un dios de las letras y el comienzo de ese libro es de los mejores de la literatura universal. Eso sin contar que el estudio que logra hacer, entre ese libro y otros, sobre la naturaleza humana, daría para hablar mucho.
La única salvación de los vencidos es no esperar salvación alguna.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom May 03, 2015 5:16 pm

El enamorado de la Osa Mayor
Sergiusz Piasecki

"Vivíamos como reyes. Bebíamos vodka a cántaros. Las chicas bonitas nos querían bien. Andábamos sobre alfombras doradas, nadábamos en la abundancia y pagábamos con oro, plata y dólares. Pagábamos por todo, por el vodka y por la música. Al amor con el amor, y al odio con el odio..."

Una de las novelas que más me gustaron en mi juventud fue 'El enamorado de la Osa Mayor'. Este relato autobiográfico de aventuras, pantanos, noches, bosques y alambradas lo leí en 1969 (treinta años después de su publicación), en una edición de Círculo de Lectores que todavía conservo, y desde el principio me atrapó para siempre aquella intensa historia de contrabandistas en la frontera entre Rusia y Polonia. No he vuelto a leerla, pero mi buen recuerdo permanece intacto: es una obra picaresca, original, ingenua, descuidada, hermosa y sincera. Todos a cuantos se la regalé o recomendé desde entonces manifestaron su entusiasmo. También los polacos de 1939 compartían esa opinión, pues cuando este libro fue publicado, su autor estaba en la cárcel y surgió un movimiento de simpatía hacia él que provocó su indulto. La Segunda Guerra Mundial borró su rastro durante algún tiempo, reapareció en Italia y escribió algunos libros más. Piasecki falleció en Londres en 1964.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom May 03, 2015 5:27 pm

En Twitter:

-carlosigls: Recomiéndeme un buen libro de aventuras.
-'El conde de Montecristo'. 'La isla del tesoro'. '20.000 leguas de viaje submarino'. 'Los miserables'. 'El enamorado de la Osa Mayor'...

-oreyban: ‘El enamorado de la Osa Mayor’ de Sergiusz Piasecki. Un libro muy interesante sobre la huida hacia delante existencialista.
-Es uno de los libros más hermosos que leí en mi juventud. Lo recuerdo muy bien.

-Biondetta30: Gracias a sus recomendaciones, me he leido 'El enamorado de la Osa Mayor' de Piasecki. ¡Todo un descubrimiento! Gracias.
-'El enamorado de la Osa Mayor' es una novela extrordinaria, en mi opinión. Celebro que le gustara.

Avatar de Usuario
Victoria
Mensajes: 1305
Registrado: Jue Mar 01, 2012 12:00 am
Ubicación: Por tierras de España.

Mensaje por Victoria » Dom May 03, 2015 8:09 pm

:roll: Pues ésa no me la he leído. Habrá que buscarla.
La única salvación de los vencidos es no esperar salvación alguna.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom May 10, 2015 6:29 pm

La Regenta
Leopoldo Alas "Clarín"

"La heroica ciudad dormía la siesta. El viento sur, caliente y perezoso, empujaba las nubes blanquecinas que se rasgaban al correr hacia el norte. En las calles no había más ruido que el rumor estridente de los remolinos de polvo, trapos, pajas y papeles que iban de arroyo en arroyo, de acera en acera, de esquina en esquina revolando y persiguiéndose..."

Si su autor hubiera sido francés o inglés, posiblemente 'La Regenta' sería honrada entre las grandes novelas de la literatura universal. Muchos, por ejemplo, la preferimos a la 'Madame Bovary', con la que tiene evidente parentesco (a causa de su éxito fue muy criticada por otros novelistas de la época, que acusaron a Clarín de plagiar la obra de Flaubert). Su estructura narrativa es casi perfecta. Se lee como un largo e intenso folletín de pasiones sociales y sentimentales, y resulta demoledora sobre los objetos de su crítica. Muy incisiva en materia de adulterio, condición femenina, educación, religión y política, su publicación dio lugar a un verdadero escándalo, sobre todo en Oviedo, ciudad donde el autor situó la imaginaria Vetusta de la novela. En realidad es esa ciudad, con sus rancias normas sociales, hipocresías, envidias, vilezas y pasiones ocultas, la malvada coprotagonista del libro. La dramática historia de Ana Ozores, llamada La Regenta, y su enfrentamiento con la Vetusta mezquina y decadente en la que vive y ama, convierte esta obra, en mi opinión, en la mejor novela española después de 'El Quijote'. O por ahí cerca le anda. Por considerarla inmoral y anticlerical, el régimen franquista prohibió su reedición hasta 1962.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom May 10, 2015 6:45 pm

(En Twitter)

-Agomezrivera: No sé por qué, pero me parece que admiras a Galdós y a Clarín.
-Sí. Admiro (leo o leí, más bien) a Clarín y a Galdós. Y aún admiro más, por 'La Regenta', a Clarín que a Galdós.

-djLopera: Recomiéndeme una novela actual.
-Lea antes 'La Regenta'. O 'El primo Basilio' (Eça de Queiroz). O 'El rojo y el negro' (Stendhal). Las actuales pueden esperar.

-suarez_aviles: ¿Qué opinas de 'La Regenta'? La empecé con miedo, pero no me está defraudando nada.
-'La Regenta' es la mejor novela de la literatura española, 'Quijote' aparte. Creo. Si Clarín fuera francés o inglés sería universal.

-Seviento: Creo que en una ocasión dijiste que te gustaba mucho 'La Regenta'. ¿Crees que es uno de los pocos libros que no consigo acabar?
-Quizá porque no es el momento adecuado. Déjelo hasta que pueda. Tan vez tarde, o no pueda nunca. Leer es eso. Los libros no pueden forzarse. Son ellos los que eligen al lector, y no al revés. Y el momento de ser leídos. Espere a ser la lectora adecuada de ese libro. Y mientras, pruebe con otros. Suerte.

-mdm16twit: Saludos, don Arturo. ¿Recuerda con qué edad leyó 'Madame Bovary' la primera vez?
-La leí con unos veinte años. Y a esa edad, Emma Bovary me pareció una completa gilipollas. Ahora, con los años, soy más indulgente. Sólo me parece un poco gilipollas. Es lo grande de Flaubert. Supo hacer apasionante la triste vida de una pobre gilipollas. Puestos a ello, me cae mejor Anita Ozores. Esa Regenta estupenda. Es otra gilipollas. Pero es "nuestra gilipollas". El mundo de entonces no les dejaba otra opción, a mujeres como aquéllas. Ahora en serio, es posible compadecerse de su suerte. Hoy, en casos semejantes, tal compasión se hace más difícil. Ahora, las mujeres no son tontas ni cuando se lo proponen. Son muchos siglos de lucidez genética acumulada, como digo siempre. Por eso son tan duras cuando pelean. Tan crueles cuando vencen. Les hemos dejado en esa memoria genética demasiadas Bovarys. Demasiadas injusticias y engaños. Demasiadas cuentas por ajustar. Ya dije alguna vez que la mujer es el único nuevo héroe literario posible en el siglo XXI. Del hombre está todo escrito.

-Teresitaferrari: Nada me parece más justo que decirle idiota a Madame Bovary. Alguna vez lo escribí y se me vino encima media Argentina.
-Envidio a media Argentina.

-anceryp: No, no, por favor, otra vez Emma gilipollas no. Nunca te había escuchado decir nada cruel. ¿Y Alonso Quijano qué era?
-Alonso Quijano era un hombre honrado y bueno. Un cobarde heroico, resuelto a ser valiente.

-Morisco_Ricote: Si Emma Bovary era una perfecta gilipollas, ¿qué me dice del burguesito rebelde Marius Pontmercy?
-Lo leí demasiado joven. Tanto, que amé a Cosette y fui salvado por Jean Valjean. No soy objetivo. Pero en lo de madame Bovary (a esa la conocí más cuajado) me reafirmo en lo dicho: era un poquito gilipollas.

-Carthvader: Mi chica y sus amigas tienen un club de lectura. Están con 'El complejo de Di' de Dai Sijie. Recomiéndeles algo decente.
-'La Regenta', de Clarín. Les va a encantar. Y que se dejen de chorradas.

(Presentando 'El asedio' en Cantabria en 2010)
Y en ese escenario [Pérez-Reverte] aseguró que la «gran novela» que se podría escribir en Santander, la que podría ser 'La Regenta santanderina', la que describiría la decadencia de la burguesía tras la pérdida de América, aún «no se ha escrito». «Santander está esperando su Regenta», sentenció. Es algo que le ha propuesto en varias ocasiones a su compañero en la Real Academia de la Lengua Española, el santanderino Álvaro Pombo, y que permitiría contar la historia de «grandes fortunas» e historias de amor «folletinescas».

(Un mes después, en Sevilla)
Por su parte, Pérez-Reverte aseguró que “se ha acusado de que los personajes femeninos escritos por hombres no eran más que varones travestidos, y en algún caso ha sido así. Pero La Regenta o Ana Karenina superan la barrera de la mirada masculina”, afirmó. “Creo que la mujer es el héroe literario moderno por excelencia, el soldado perdido en el territorio enemigo”. El autor de 'El asedio' puso como ejemplo uno de sus más celebrados personajes, la Teresa Mendoza de 'La Reina del Sur'. “Ella vive en un mundo de hombres, y eso le obliga a tener un coraje y a unos arrestos, incluso una crueldad, que no la hacen mala: la hacen superviviente. Las mujeres llevan siglos pariendo hijos para la guerra, trabajando, sufriendo, siendo botín de los vencedores... Y eso las ha dotado de una sabiduría genética que dura hasta hoy”.

"No hemos venido a hablar de mujeres lectoras ni de mujeres escritoras sino de personajes femeninos en la literatura", sentó las bases Pérez-Reverte. Y, aunque rápidamente fueron citadas las tres heroínas por excelencia de la gran novela del XIX (Ana Karenina de Tolstoi, La Regenta de Clarín y Madame Bovary de Flaubert), lo cierto es que no se viajó ni a la Rusia de los zares ni a la asfixiante Vetusta. El giro se debió a Cózar, que orientó la charla hacia "la mujer mala, venenosa" que ha encontrado un nuevo venero en la literatura de Pérez-Reverte, donde es difícil encontrar personajes femeninos con la resignación y el fatalismo de una Doña Inés de Ulloa, otra de las musas citadas. El creador de Teresa Mendoza, la protagonista de 'La reina del sur', "una mujer que no es mala, sino superviviente, pues tiene que resistir en tierra de hombres y por ello necesita unas cautelas y un valor superior a éstos", declaró que la mujer "es el héroe moderno, el Ulises contemporáneo por excelencia". "El hombre, en este siglo XXI, es una mera comparsa, juega un rol secundario. Son ellas las protagonistas, que se enfrentan a unas reglas creadas por los hombres, solas bajo un cielo sin dioses como aquellos héroes que volvían con una Troya en llamas a las espaldas", defendió Pérez-Reverte, cuya gaditana Lolita Palma es una nueva aportación a su catálogo de mujeres complicadas y la gran protagonista de 'El asedio', "una novela con cuyas seis letras se puede formar el título de la segunda epopeya de Homero", descubrió Juan Eslava Galán. Y es que, desde la 'Odisea', continuó este autor jiennense, encontramos esos dos grandes modelos de mujer: la "malvada que, como Circe la hechicera, utiliza su encanto sexual para alcanzar su propósito" frente a la "esposa abnegada (Penélope) que espera el regreso de Ulises pese a estar rodeada de numerosos pretendientes".

(2012)
-Todos tenemos rincones oscuros, pero la educación machista de siglos ha forzado a la mujer a mantenerse alejada de ellos. Eso ha creado una serie de inhibiciones que de vez en cuando, por razones como guerras, revoluciones, enamoramientos, tiempos modernos, caen, y entonces la mujer descubre que ha estado haciendo la panoli durante muchísimo tiempo. Por eso ahora más mujeres están asumiendo con lucidez esos rincones oscuros que antes eran pecado o estaban mal vistos. En cualquier caso, la mujer está cambiando de una manera fascinante: el único héroe novelesco, cinematográfico, que va a dar sorpresas en el XXI, es la mujer. Llevamos tres mil años de literatura masculina: Aquiles, Héctor, Don Quijote, Sancho Panza... La mujer siempre ha sido comparsa: Andrómaca, Helena de Troya, Penélope, Madame Bovary, la Regenta... Esa mujer está agotada, pero claro, ya hay una nueva que sin dejar de ser Ana Karenina o Bovary es también cazador en territorio enemigo, héroe solitario, guerrero que pelea. Y al mismo tiempo no ha dejado atrás -porque ella va más deprisa que la realidad- el mundo biológico del cual procede, con lo cual tiene una esquizofrenia terrible y fascinante desde el punto de vista narrativo. Está trabajando y tiene un crío en casa, y está en una reunión en la cual se están jugando millones de dólares, pero al mismo tiempo está pendiente del teléfono porque el niño está en cama. Eso, que a un hombre no le pasa, porque consigue separar herméticamente esos dos mundos, es algo que la mujer hará con el tiempo. Y ese personaje, puesto en el siglo XXI, va a ser interesantísimo, y nos va a dar grandes momentos de gloria literaria.

(Del artículo 'La virtud del cerdo ibérico', 2011)

No me gustan los entusiasmos advenedizos. Desconfío del converso que se cree en la obligación de comunicar al mundo el descubrimiento recién digerido –o todavía sin digerir–, que acaba de tumbarlo del caballo en el camino de Damasco. Menos todavía me gustan quienes, suponiendo en el prójimo su propia y fresca ignorancia, dan por supuesto que, sin ellos, la Humanidad desconocería determinadas maravillas o prodigios; sin considerar que tal vez el resto de la peña, o parte notoria de ésta, puede tener desde hace tiempo una extrema familiaridad con esos asuntos. Dicho en simple, es como si un turista recién llegado diera la brasa pregonando, a quienes pasaron la vida en la barra de una buena tasca extremeña, las virtudes del cerdo ibérico. Esto, que ocurre en todos los órdenes de la vida, se da mucho en el mundo que –disculpen la gilipollez– llamamos intelectual. De pronto, el bobo de guardia sube al púlpito y ordena, entusiasmado, leer a tal autor, escuchar a determinado músico o visitar la exposición de aquel pintor –a quienes no había mencionado antes en su zorra vida–, con una falta de prudencia y una pedantería tales que resulta evidente que acaba de toparse con ellos y no está dispuesto a admitirlo. De esos pavos tenemos en España, como en todas partes, copiosa tropa: tertulianos, críticos literarios o cinematográficos, escritores y demás. Catetos deslumbrados, impúdicos en su repentino y sospechoso entusiasmo, empeñados en convencer de lo buena que es 'La regenta' o lo bella que es 'La batalla de San Romano' a quienes tal vez conocieron a Ana Ozores con quince años o llevan cuatro décadas pateando Florencia.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom May 17, 2015 5:04 pm

El asesinato de Rogelio Ackroyd
Agatha Christie

"La señora Ferrars murió la noche del 16 al 17 de septiembre, un jueves. Me enviaron a buscar a las ocho de la mañana del viernes 17. Mi presencia no sirvió de nada; hacía horas que había dejado de existir..."

Se equivoca, y mucho, quien califique el género policíaco de género menor. Autores ya clásicos como Hammett, Chandler, Simenon, Eric Ambler o Agatha Christie probaron con eficacia que tanto mérito puede alcanzar una buena, seca y breve novela de esta clase como la más compleja de las obras maestras, y acabar, además, contándose entre ellas. Porque 'El asesinato de Rogelio Ackroyd' es una absoluta obra maestra, que fue considerada en 1999 por el diario 'Le Monde' como uno de los 100 mejores libros del siglo XX. Y no puedo menos que estar de acuerdo con eso. Lo leí a los catorce años, vuelvo a él con frecuencia, y lo sigo disfrutando igual que aquella primera vez. O más. Joya de la narrativa de detectives británica, con el pintoresco detective Hércules Poirot como protagonista, esta novela es uno de los más completos logros de Agatha Christie, de trama perfecta y final brillante. Quizá sea uno de los pocos libros en los que una segunda lectura atenta, emprendida apenas se llega al final, puede producir incluso más placer que la primera; cuando el lector comprende, ya poseedor de la información completa, de qué ingeniosa estrategia ha sido víctima.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom May 17, 2015 5:19 pm

Del artículo 'El extraño caso de Nicholas Wilcox' (2002)

Cuantos más seamos, cada uno en su registro, más nos reímos, y en la biblioteca de un lector de pata negra tanto montan ‘El asesinato de Rogelio Ackroyd’ como ‘La montaña mágica’, y no hay cómo pasar buenos ratos echando pan a los patos.

Del artículo 'Fanstasmas entre las páginas' (2007)

Por eso, como digo, no tengo ex libris. Rindo culto a los fantasmas, pero no deseo ser uno de ellos. Las estirpes se acaban, los mundos se extinguen, y tarde o temprano llega siempre el tiempo de los ropavejeros y los bárbaros. No quiero que mi nombre, mi lema, mi frágil vanidad de propietario sean causa de que, pasado el tiempo, alguien abra un libro polvoriento o chamuscado y descubra allí mi nombre como en la lápida de una tumba; donde por cierto, tampoco deseo figurar, jamás: «Soy –fui– de Fulano de Tal». Por eso, del mismo modo que conservo con celo ritual cualquier reliquia de anteriores propietarios, dejando allí donde la encuentro la hoja o el pétalo seco de flor, la carta doblada, el dibujo, la tarjeta postal, en lo que a mí se refiere procuro, como quien borra con cuidado las huellas de un asesinato, eliminar todo rastro. Por desgracia, alguno es indeleble: dedicatorias de amigos, subrayados y cosas así. Pero el resto de evidencias procuro eliminarlas con impecable eficacia. Situándome con paranoia de asesino minucioso ante cada libro que abandono en un estante para cierto tiempo –tal vez para siempre–, reviso antes sus páginas retirando cuanto allí dejé durante la lectura: cartas, tarjetas de embarque, notas, facturas, tarjetas de visita. Sin embargo, cuando tras la última ojeada considero limpia la escena del crimen y estoy a punto de cerrar la puerta a la manera de un Rogelio Ackroyd dispuesto a enfrentarse al detective, no puedo evitar una sonrisa contrariada y cómplice. Sé que, pese a mis esfuerzos, un buen rastreador, un lector adiestrado como Dios manda, cualquiera de los nuestros, como diría el buen y viejo abuelo Conrad, sabrá reconocer en pistas sutiles –una nota escrita a lápiz y borrada luego, una mancha de lluvia o agua salada, una marca de tinta, sangre o vida– la huella de mis manos. El eco de mi existencia anónima en esas páginas que amé, y que me recuerdan.

De la conferencia 'La mochila de Jim Hawkins' (2008)

Nada tengo que hacerme perdonar como lector. Habiéndolos leído a todos, debo más a Homero que a Joyce, más a Dumas o a Balzac que a Faulkner, más a Bernal Díaz del Castillo que a Malcolm Lowry, más a Quevedo, Cervantes, Clarín o Dostoyevski que a Cortázar o Ferlosio, y más a un solo libro de Agatha Christie, ‘El asesinato de Rogelio Ackroyd’, por ejemplo, que a la mayor parte de los autores aplaudidos por la crítica oficial en el último medio siglo.

Del artículo 'Carta a un joven escritor (II) (2010)

Busca al autor detrás de cada frase, siente los codazos risueños y cómplices que te da, y comprenderás por qué un texto escrito a principios del siglo XVII sigue siendo tan moderno y universalmente admirado todavía. Termina de filtrar ese lenguaje con la limpieza de Moratín, el arrebato de Espronceda, la melancólica sobriedad de Machado, el coraje de Miguel Hernández, la perfección de Pablo Neruda. Pero recuerda que una novela es, sobre todo, una historia que contar. Una trama y una estructura donde proyectar una mirada sobre uno mismo y sobre el mundo. Y eso no se improvisa. Para controlar este aspecto debes conocer a los grandes novelistas del siglo XIX y principios del XX, allí donde cuajó el arte. Lee a Stendhal, Balzac, Flaubert, Dostoievski, Tolstoi, Dickens, Dumas, Hugo, Conrad y Mann, por lo menos. Como escritor en español que eres, añade sin complejos 'La regenta' de Clarín, las novelas de Galdós, Baroja y Valle Inclán. De ahí en adelante lee lo que quieras según gustos y afinidades, maneja diccionarios y patea librerías. Sitúate en tu tiempo y tu propia obra. Y no dejes que te engañen: Agatha Christie escribió una obra maestra, 'El asesinato de Rogelio Ackroyd', tan digna en su género como 'Crimen y castigo' en el suyo. Un novelista sólo es bueno si cuenta bien una buena historia. Escribe eso en la dedicatoria cuando me firmes un libro tú a mí.

(2013)

–Alejandro Duchini: En la Argentina hay mucho interés por las historias futboleras y volvió el gusto por las policiales. ¿Te gustan?
–El fútbol, no. No tengo nada contra él, pero no sigo la literatura de fútbol. En cuanto al policial, me interesa el clásico, no el moderno: Hammet, Conan Doyle, George Simenon, Agatha Christie, autores de novela negra. Me interesan porque son una magnífica mina de situaciones, de conflictos. Una buena novela policíaca me estimula, me da ganas de escribir. La lectura periódica que hago de novelas policíacas, de aventuras, me devuelve al lugar original, a la inocencia, y no me deja alejarme del niño que leía novelas cuando tenía 7 u 8 años y del que salió todo lo que vino después. La literatura debe ser divertida, apasionante y hacer que el ser humano quiera pasar página tras otra. Una serie de idiotas hizo creer que la literatura debía ser profunda y aburrida o superficial y divertida. Y la literatura debe ser todo: divertida, profunda, emocionante, reflexiva. 'El asesinato de Roger Ackroyd', de Agatha Christie, es perfecta; dudo que otra novela me haya influido tanto en mi vida como escritor. La literatura es más generosa de lo que mucha gente se empeña en sostener.

--

Arturo Pérez-Reverte admitió un «boom» de novela histórica que ha provocado «que se publique mucha basura» aunque también obras de gran calidad. Y tendencias: una descriptiva de la época, en la que entrarían las obras de Walter Scott, y otra, más profunda, en la que se plantean problemas incluso actuales. También se fue a Eslava Galán y a 'La mula', que tiene una serie de lecturas mucho más complejas. «La que yo respeto es la que aparte de contarte una peripecia histórica aprovecha para darte claves del presente y para explicarte mejor lo que eres», concluyó. El resultado, dijo Eslava Galán, es distinguir sólo «entre novela buena y novela mala, sin necesidad de ningún apellido». Pérez-Reverte recordó obras maestras que no por tener la etiqueta dejan de serlo, desde la policíaca 'El asesinato de Roger Ackroyd', de Agatha Christie, hasta 'El duelo', de Conrad.

--

En Twitter:

-gluntz: Ayer leí 'El asesinato de Roger Ackroyd' ("por su culpa"). ¿Es trampa del novelista encubrir hechos al lector?
-En literatura hay trampas de autor legítimas y trampas innobles. Lo de Rogelio Ackroyd es nobilísimo. Celebro que le gustara.

-CesarNanclares: Don Arturo, un modesto lector querría saber qué cinco libros recomendaría para evadirse de un mundial de fútbol. Gracias.
-Con cinco novelas de Agatha Christie ya me evadiría yo.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom May 24, 2015 9:40 pm

Los idus de marzo
Thornton Wilder

"El maestro del Colegio de Augures a Cayo Julio César, supremo pontífice y dictador del pueblo romano. Copias para el sacerdote de Júpiter Capitolino, etc.; para la señora presidente del colegio de las vírgenes vestales, etc., etc. Al reverendísimo supremo pontífice: sexto informe de esta fecha. Lecturas del sacrificio del mediodía: un ganso; manchas en el corazón y el hígado; hernia del diafragma. Segundo ganso y un gallo: nada digno de nota."

La del norteamericano Thornton Wilder es una novela divertida e inteligente: una desenfadada reconstrucción histórica que en su momento causó furor entre mis compañeros de Letras en 5º, 6º y Preu, a mediados de los años sesenta, cuando nos la pasábamos con entusiasmo unos a otros. Desde entonces he leído 'Los idus de marzo' dos o tres veces más, disfrutando siempre con idéntico placer de su trama original y amable, así como del fino humor que bucea felizmente en los textos clásicos. El resultado de esta obra singular es un retrato inolvidable de Julio César en vísperas de su asesinato, tejido con supuestos diarios, cartas y panfletos políticos de amigos, enemigos y amantes del dictador romano, que forman un conjunto deliciosamente anacrónico. Borges admiró mucho esta novela, que es un modo estupendo de acercarse a la figura de César, en especial para lectores jóvenes. A quien después de leerla le apetezca seguir con Thornton Wilder, recomiendo vivamente la también novela 'Theophilus North'.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Jun 01, 2015 8:54 am

Últimas tardes con Teresa
Juan Marsé

"Caminan lentamente sobre un lecho de confeti y serpentinas, una noche estrellada de septiembre, a lo largo de la desierta calle adornada con un techo de guirnaldas, papeles de colores y farolillos rotos..."

Medio siglo después de ser escrita, 'Últimas tardes con Teresa', la historia de la niña de buena familia catalana y el joven charnego hijo de inmigrantes, sigue tan fresca como entonces. Ni siquiera los imbéciles que entonces, cuando su publicación, perdonaron a regañadientes la vida a su autor, los resentidos o los parásitos empeñados en explicar cómo escribirían ellos (si se lo propusieran) las novelas que escriben otros, se atreven a estas alturas a discutir que Manolo Reyes, alias Pijoaparte, es uno de los personajes literarios mejor trazados de la literatura española del siglo XX, y que ésta novela es una indiscutible obra maestra. Hace tiempo, conversando con Juan Marsé, le dije que 'Últimas tardes con Teresa' es, en el fondo, una novela de aventuras: la historia de un joven héroe que se adentra en territorio enemigo y vive las consecuencias. Juan se me quedó mirando con su cara de tipo duro y respondió: "Puede ser". Luego lo pensó un poco más y movió la cabeza, asintiendo. "Quizás -añadió- en cierto modo sea una novela de aventuras". Recomiendo al lector que se adentre en sus páginas y lo decida por sí mismo.

Responder