Zenda Libros

Noticias, entrevistas, artículos y material diverso sobre Arturo Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14261
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: Zenda Libros

Mensaje por Rogorn » Jue May 16, 2019 9:10 pm

Vuelve 'El diamante de Moonfleet', la «otra» isla del tesoro admirada por Stevenson
Bruno Pardo Porto - abc.es - 16/05/2019

Stevenson dijo que era la novela que quería escribir, pero que «lo único» que pudo hacer fue 'La isla del tesoro'. Conrad también la admiraba. Y Hergé, que aseguraba que sus míticos Tintín y Haddock le debían mucho a aquella historia de aventuras marinas. Hablamos de 'El diamante de Moonfleet', la gran obra maestra del británico John Meade Falkner (Wiltshire, 1858 – Durham, 1932), una de esas joyas perdidas en el río del tiempo, cuyo brillo es solo conocido por devotos, literatos y demás letraheridos. Ahora, este clásico del género vuelve a las librerías de la mano de Zenda Aventuras, el flamante sello editorial de la revista «Zenda Libros», nacido con el propósito de rescatar títulos olvidados, de saltarse la tiranía de la novedad y llegar a los lectores con productos añejos y actualizados.

Hay algo en este proyecto, un humor, quizás, que tiene que ver con la nostalgia y la magia de la lectura, una suerte de virtud que hay que mimar con el paso de los años: la sed de vida. En esencia, se trata de poner sobre la mesa (escolar y de despacho, se entiende) esas novelas que despiertan el deseo de la experiencia, que nos descubren los mundos posibles que nunca dejamos de perseguir, aun ya peinando canas, y que por desgracia tantas veces se aprisionan en el ámbito juvenil. Como si los piratas no fueran inmortales… «Queremos recuperar el mundo feliz de la novela de aventuras», aseveraba María José Solano Franco, responsable de Zenda Aventuras, durante la presentación del sarao.

Según Solano Franco, 'Moonfleet' es uno de esos libros «que no envejecen», y que «se mantienen siempre modernos». Será cosa de sus ingredientes, que nunca faltan en una buena aventura: un viejo lobo de mar con predilección por el ron, un joven inexperto que quiere ampliar sus horizontes, el oficio del contrabando, un fantasma, un naufragio… Vamos, los límites que acaban por definir una vida. Y claro, un tesoro. No hay peripecia sin promesa. «Tiene todos los elementos que motivan y excitan a un joven. Y cuando eres mayor vas buscando en la gente las cosas que leíste en el libro, las cosas que imaginaste leyéndolo», subrayó Arturo Pérez-Reverte, autoproclamado «reina madre» del proyecto, o, dicho en lenguaje burocrático, editor jefe y prologuista del libro.

De momento, la novela ha vendido ya cerca de tres mil ejemplares en poco más de un mes, prueba de que todavía hay vida más allá de la novedad editorial. Al contrario de lo que ocurre en Francia o en Italia, «en España no encuentras reediciones de libros en las mesas de novedades de las librerías», tal y como lamentó Pérez-Reverte. Por eso el logotipo de Zenda Aventuras es un pez abisal. «Es el que navega por aguas oscuras guiado solo por su propia luz», recalcó Solano Franco. No iba a ser por la belleza del bichejo...

Siguiendo esa luz, e inventándose el camino y las formas, el próximo destino de la editorial está claro. Será «El prisionero de Zenda», de Anthony Hope Hawkins, y por razones obvias. Este año llegarán otros dos títulos más, que por ahora mantienen en secreto para no descrubrir la liebre, por si algún pez más gordo se la come antes. Eso sí, prometen que serán todos «clásicos indiscutibles del género de aventuras», que es de lo que va todo esto, al fin y al cabo.

--

"Lo moderno es lo olvidado"
Karina Sainz Borgo - vozpopuli.com - 16/05/2019

Cada vez que el portal literario Zenda cumple años, algo ocurre. Este tercer aniversario no iba ser la excepción. Si en 2016 el espacio dedicado a la cultura y la literatura creado por el académico y escritor Arturo Pérez-Reverte desafiaba el mercado de la prensa cultural, ahora puede jactarse no sólo de tener más de un millón de lectores al mes, sino también de estrenar editorial. Se trata de Zenda Aventuras, una línea de publicación de clásicos que surge con el apoyo del autor de La tabla de Flandes y que comienza su andadura con la dirección de la escritora e historiadora del arte María José Solano.

Para Arturo Pérez-Reverte el asunto está más que claro. Zenda Aventuras es un vértice donde coinciden varios objetivos: recuperar clásicos literarios no reeditados en español, enraizar aún más la presencia de Zenda en el ejercicio de su labor cultural así como asegurar su continuidad mediante un proyecto que contribuya no sólo a la financiación del portal, sino al al fomento de la lectura. La vía natural apuntaba a la edición de libros, pero cuáles. Pues aquellos que se inscriben en la mejor tradición del género aventuras. La primera entrega de este proyecto es 'El diamante de Moonfleet', del británico John Meade Falkner (1858-1932), una novela elogiada por Conrad, quien destacó la brillante construcción de sus personajes. Traducida por Dolores Payá y prologada por Pérez-Reverte, el libro está al alcance de los lectores.

"En muchas librerías europeas es posible ver reediciones de clásicos, en España no. La nube de novedades aplasta cualquier memoria. Lo que queremos hacer es devolver a la mesa de novedades esos clásicos que ya nadie recupera. Son libros de fondo, libros clásicos de aventuras que en España nunca es posible encontrar. Lo moderno es lo olvidado y Zenda Aventuras busca eso: recuperar la modernidad, lo olvidado", aseguró esta semana Arturo Pérez-Revente durante la presentación del sello, que en apenas un mes (está en la calle desde el 12 de marzo) ha vendido casi tres mil ejemplares de El diamante de Moonfleet, según explica María José Solano, directora del sello.

"La clave es Zenda y devolver a los lectores la alegría con libros, que es lo que nos gusta a los zendianos: recuperar ese mundo feliz de los libros de aventuras. Por eso elegimos aquellas novelas del género que, por diversas razones, se han ido olvidando o se conocen mal. Monfleet encarna el perfil de novelas que queremos recuperar: novela clásica de aventuras poco traducida", explica María José Solano. Zenda Aventuras publicará cuatro libros al año. Los libros de Zenda Aventuras estarán disponibles tanto en librerías como en Internet, ya que el modelo de publicación bajo demanda permite evitar la devolución, uno de los reveses y principal talón de Aquiles de los editores, así como permitir que el libro esté disponible para los lectores. Los títulos de la colección irán acompañados por prólogos inéditos de Pérez-Reverte, con portadas diseñadas en exclusiva por el pintor Augusto Ferrer-Dalmau.

Enmarcada en la tradición anglosajona del género, los protagonistas de 'El diamante de Moonfleet' encarnan los arquetipos atemporales que Zenda Aventuras pretende rescatar: John Trenchard, muchacho sediento de aventuras y su compañero Elzevir, el viejo lobo de mar, contrabandista y bebedor de ron. Juntos emprenden el largo camino de la aventura en el que encontrarán, como en las buenas historias y como en la vida, razones aún más poderosas que la promesa de un tesoro escondido: la amistad, el amor, el miedo compartido, la compañía, el dolor, la valentía, el consuelo, la lealtad.

"Leí esta novela cuando tenía 12 años. Tiene elementos de aventura: por un lado un contrabandista, también un chico que empieza a vivir. Hay amor, amistad, lealtad, el mar... Todos los ingredienets que motivan a los jóvenes. Está en la líena de las grandes novelas de Stevenson y Verne. Moonfleet es ese libro que te vuelva convertir en un lector incocente y que te hace leerlo como si fuera la primera vez y en Zenda buscamos esos libros", explicó Arturo Pérez-Reverte sobre este clásico recuperado. El próximo 5 de junio, en la carpa de firmas de la Feria del Libro de Madrid se llevará a cabo una lectura pública del libro de ocho a nueve de la tarde.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14261
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: Zenda Libros

Mensaje por Rogorn » Sab Ago 31, 2019 4:07 pm

Moonfleet, la aventura de hacerse mayor
Carles Barba - lavanguardia.com - 11/06/2019

Fernando Savater cuenta en 'La infancia recuperada' que uno de los apogeos de su vida lectora lo tuvo a los doce años, cuando encamado con sarampión durante unas semanas, encadenó a Jack London con Salgari, y a Curwood con Zane Grey. La cuestión que nos place plantear ahora es: ¿tal intensidad de lectura sólo es dable en la adolescencia, y así a medida que echamos años, nos convertimos en lectores más sabios pero acaso menos espontáneos? Prueben en todo caso con 'El diamante de Moonfleet' y apostamos a que en mayor o menor grado, revalidarán esa exaltación de lo que Michel Tournier llama “las verdes lecturas”, cuando en las edades más tiernas el deleite de perderse en una trama prima por encima de los valores formales o psicológicos.

El clásico de aventuras que aquí comentamos es una pura delicia desde sus primeros compases, y se comprende que Stevenson dijera de ella: “Es la novela que siempre quise escribir, pero lo único que pude hacer fue 'La isla del tesoro'”. Y se entiende que Fritz Lang la rodase en cinemascope (en 1955) cuando quiso afrontar el género marinero, película por cierto que François Truffaut tenía entre sus preferidas. Se comprende asimismo que Hergé admitiese haberse inspirado en el tándem protagonista para caracterizar a Tintín y Haddock. Y resulta clarísimo por último que Arturo Pérez-Reverte considere esta ficción como una de las que le han forjado como escritor, y la haya elegido para abrir una nueva colección que se llama Zenda Aventuras. Dolores Payás ha firmado la traducción, y ha logrado conservar los aromas del texto.

El autor de este "capolavoro", John Meade Falkner (Manningford, Reino Unido, 1858) fue un inglés singular, que llegó a presidir una de las mayores empresas armamentísticas del mundo, la Armstrong Whitworth & Co. El 'Times' en la necrológica fechada en 1932 lo despachaba como “erudito y hombre de negocios”, pero tras esta fachada se ocultaba un hombre implicado en muy diversas actividades; bibliotecario, bibliófilo, paleógrafo, historiador, especialista en guías de viaje, poeta y por último novelista (escribió cuatro ficciones, y el manuscrito de la última lo extravió en un tren). 'El diamante de Moonfleet' es la segunda, la publicó a los 40 años, y le granjeó una inmediata fama. La ambientó a mediados del XVIII, la situó en un condado del oeste de Inglaterra y la enmarcó en una tensa atmósfera de contrabandistas y agentes de aduanas.

Falkner en todo caso se valió de tres bazas para atrapar al lector medio: otorgar la voz narrativa a John Trenchard, que en el íncipit es sólo un chaval de 15 años y que por tanto va a contarnos un coming-of-age; colocar sus raíces y sus primeras andanzas en Moonfleet, una aldea pesquera de sólo 200 almas, con sus marismas, laguna y arboledas dignas de un Constable; e inyectarnos desde el principio el escalofrío de que sobre el pueblo y sus habitantes planean los espectros de los Mohune, una familia caciquil que está maldita y de la que se conservan, imponentes, el castillo y la cripta. Salta a la vista que Falkner ideó su historia teniendo muy presente La isla del tesoro, y a John Trenchard le adjudica enseguida su John Silver, el hostelero Elzevir Block, un cincuentón que ha perdido a un hijo en un episodio de contrabandismo, y que se convertirá para este muchacho en un referente existencial clave, una mezcla de magíster y padre.

Moonfleet desgrana un tema central: el rito de hacerse mayor, con todas sus ganancias y costes. “¡Ah, dulce infancia! ¡Cómo ansiamos librarnos de ti cuando somos niños y con cuanto pesar te contemplamos una vez te hemos dejado atrás!”. Trenchard en efecto se pirra por que los adultos le traten como un igual y le halaga infinitamente que Elzevir le respete por su valor y buen sentido. Pero el muchacho conserva aún características de niño, y una de ellas es la facilidad con que se deja seducir por lo real maravilloso. Cuando se entera de que un antepasado de los Mohune locales un siglo atrás se hizo con un diamante valiosísimo y lo escondió en la comarca, no puede evitar empeñarse en encontrarlo, y ese señuelo le lanzará (a él y a Elzevir) a un sinfín de aventuras que pondrán a prueba su temple y terminarán descubriéndole cuáles son en realidad los verdaderos tesoros de la existencia.

El diamante vendría a darle al principio la ocasión de escapar de una vida trillada y permitirle otra más emocionante, pero también le pondrá en el peligro de transformarse en un paria, un tránsfuga de la justicia, y en definitiva en un expulsado de una vida de felicidad y despreocupación. Falkner consigue ahondar maravillosamente en estos dilemas morales sin apartarse ni un milímetro de la narración pura y a trechos desbocada. Su libro destila en fin un genuino sabor marinero y de él puede decirse lo que el director de orquesta Felix Mottl opinaba de 'El holandés errante' de Wagner: que allí por donde se abra salta un viento salado a la cara.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14261
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: Zenda Libros

Mensaje por Rogorn » Dom Sep 15, 2019 12:29 pm

'Moonfleet', lección de vida
Luis Alberto de Cuenca - abc.es - 02/08/2019

«Todo lector es, en su corazón, un lector de libros de aventuras»: es la frase de Arturo Pérez-Reverte que se reproduce en la contracubierta de 'Moonfleet', ese libro asombroso de J. M. Falkner (Wiltshire, 1858 - Durham, 1932) con que se inicia, en la Zenda del propio Pérez-Reverte, una nueva colección de novelas de aventuras. De Falkner, que fue ante todo un hábil hombre de negocios, se conocen tan solo tres novelas además de 'Moonfleet', algunos libros de versos y poco más, si nos circunscribimos a la pura creación literaria. Pero escribir 'Moonfleet', ahora traducida de nuevo a un sonoro y brillante castellano por Dolores Payás como 'El diamante de Moonfleet', ya es motivo suficiente para situar a su autor en el Olimpo del género aventurero.

La relación entre los protagonistas del libro, el joven John Trenchard y el maduro contrabandista Elzevir Block, es una constante en muchos títulos de aventuras. Para seducir a un público juvenil, por ejemplo, Stevenson se saca de la manga en 'Treasure Island' (1883) a Jim Hawkins, un muchacho que se inicia en los rigores de la existencia gracias al ejemplo de un personaje mayor que él, en ese caso el pirata Long John Silver, representado en 'Moonfleet' por Elzevir y en la saga de Tintín por el mítico Capitán Haddock (aprovecho que en 2019 cumple noventa años el primer álbum dedicado por Hergé a su criatura más célebre).

Por no hablar, sin salirnos del ámbito de los tebeos, de la relación existente entre Terry Lee y Pat Ryan (de 'Terry y los piratas', de Milton Caniff), Roberto Alcázar y Pedrín (de Eduardo Vañó) o el Guerrero del Antifaz y Fernando (de Manuel Gago), que suponen esa misma conexión socrática entre un maduro profesional del heroísmo y un aventajado aprendiz que trata de emularlo. Arturo Pérez-Reverte nos cuenta en su prólogo cómo también él tuvo su Elzevir en la persona de El Piloto, otro de esos veteranos marineros de piel curtida de los que tanto hay que aprender.

Sin dejar de ser una summa de todo lo que puede contener una novela de aventuras como es debido, 'El diamante de Moonfleet' es una obra áspera, dura, implacable, que no se detiene a la hora de insistir en las inclemencias del humano vivir. Una ficción pesimista en la que Bien y Mal aparecen mezclados, como ocurre en el plano de la realidad, y en la que se nos dice que hay que padecer mucho para conseguir disfrutar de una relativa y pasajera felicidad.

Como en los cuentos y novelas del insuperable Jack London, aquí las situaciones-límite se suceden a un ritmo vertiginoso, y la naturaleza y los hombres se confabulan para que la existencia de los personajes penda de un finísimo hilo que está siempre a punto de quebrarse. Una extraordinaria novela que es, además, una lección de vida.

Responder