Entrevistas con Arturo

Noticias, entrevistas, artículos y material diverso sobre Arturo Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
quemeplace
Mensajes: 4395
Registrado: Mar Feb 08, 2005 12:00 am

Mensaje por quemeplace » Mié Dic 14, 2011 1:20 pm

APR escribió:Que yo mandaba un reportaje desde Sarajevo y a la gente lo que le interesaba era el mundial de fútbol y ese tipo de cosas

Me imagino la frustración.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14640
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab Ene 14, 2012 1:22 pm

Encuentro digital - elmundo.com - 07/06/2002

1. ¿Para cuándo las siguientes aventuras del Capitán Alatriste? Estamos impacientes. Muchas gracias.
-En agosto empiezo la quinta aventura de Alatriste. Estará lista, supongo, para la primavera del año próximo.

2. ¿Seremos capaces de descubrir el secreto de las mujeres alguna vez?
-Hay secretos imposibles de descubrir. Pero si uno se fija y sabe mirar y pone atención es posible acercarse hasta rozar las claves de esos secretos. De cualquier modo, creo que el corazón de la mujer es el último gran secreto que el hombre no ha podido desvelar todavía.

3. ¿Qué lees actualmente? ¿Qué escritores vivos te parecen más interesantes?
-Casi todos los escritores que de verdad me interesan están muertos.

4. ¿Cuánto le supone -en gastos- pasarse seis meses en Sevilla preparando 'La piel del tambor' o en el extranjero con 'La Reina del Sur'?
-Mis gastos son cosa mía.

5. Lo primero, enhorabuena por ser TAN BUEN escritor, me encantan todos sus libros. La pregunta: ¿cómo le cambia a uno la vida después de ver todo lo que usted ha visto como corresponsal tantos años? Gracias. Le deseo mucho éxito con este nuevo libro.
-Lo que te cambia es sobre todo la forma de mirar. Uno mira el mundo de forma diferente cuando ha vivido y ha leído. Ese punto de vista es el que le doy a los personajes de mis novelas. Todos mis personajes miran como miro yo.

-6. Uno de los malos de 'La Reina del Sur' es Pancho Valas, supongo que no tiene nada que ver con Noci-Valas, ¿o acaso es un guiño? creo que ya sabe por donde voy... je je
-En la novela no hay nadie que se llame Pancho Valas.

7. ¿Realmente usted conoce el arte de la esgrima como da a entender en 'El maestro de'esgrima'? Me conmovió, sinceramente.
-Uno debe escribir sobre aquello que conoce bien o sobre aquello que está dispuesto a aprender. Para 'El maestro de esgrima' trabajé en eso tanto como en otras materias para las otras novelas.

8. ¿Es un forofo del fútbol? ¿Qué equipo suele seguir? ¿Ve los partidos de España?
-No lo soy. El fútbol me aburre, aunque respeto a aquellos a quienes les gusta, como es el caso del Rey de la Isla de Redonda. En mi caso no he visto un partido completo en mi vida, ni maldita la falta que me hace.

9. Lo comparo con el Dumas español. ¿Le agrada eso? Marian.
-Me agrada si usted lo dice. Dumas fue el maestro con el que me adentré en la literatura, en la aventura y en la vida. Mis novelas son también homenajes a mis amigos, y Dumas es uno de esos amigos.

10. ¿ Qué proyectos tienes en cuanto a cine?
-Más bien los proyectos los tienen algunos amigos que me hacen el honor de elegir mis novelas para hacer sus películas. De cualquier modo, sólo son películas y no me siento moralmente vinculado a lo que resulta de ellas. En este momento un productor amigo trabaja con los norteamericanos en la adaptación de 'La piel del tambor' y de 'El capitán Alatriste'. Parece ser que también 'La Reina del Sur' acabará en las pantallas, pero eso todavía no lo he decidido.

11. A los que nos hemos leido TODOS sus libros ¿que nos ofrece NUEVO en este último? (Nacho Bailón)
-Lamento decepcionarlo, pero me temo que va a encontrar lo de siempre: aventura, viaje al corazón del ser humano, enigmas por resolver, héroes cansados y soldados (en este caso una mujer) en territorio enemigo. Lo que pasa es que uno envejece y con los años cambia el punto de vista, y aunque uno escriba siempre la misma novela nunca es la misma.

12. ¿Cuáles son sus escritores preferidos?
-Llevo leyendo desde los nueve años y sospecho que mis escritores preferidos no caben en la necesaria brevedad de esta respuesta.

13. ¿Volverías a tu trabajo de reportero de guerra? ¿Qué es lo que merece la pena de ese trabajo?
-No volveré a ser ni reportero de guerra ni reportero a secas. Cada momento de la vida tiene su lado bueno y su lado malo. En la vida de reportero hubo momentos magníficos y momentos duros y miserables. Lo único realmente positivo que obtuve de esos tiempos fue una forma determinada de mirar el mundo, la vida, la condición humana y mirarme a mí mismo.

14. ¿Por qué una mujer narcotraficante? ¿Por qué una heroína cansada dentro de este mundo tan masculino?
-Porque el desafío, esta vez, era mirar el mundo como lo ve una mujer que pelea en un mundo masculino, viviendo un corrido cuya letra le han escrito otros. Si mis héroes son soldados en territorio enemigo, el soldado en territorio enemigo por excelencia es la mujer. Ella sabe mejor que nadie que si es derrotada no tiene retaguardia a donde escapar. En cuanto a héroe lúcido, cansado y solitario, en el mundo actual la mujer resulta el héroe perfecto.

15. Un escritor inglés de cuyo nombre no puedo acordarme opinaba recientemente que el panorama literario español está de lo mas aburrido. ¿Estás de acuerdo con él?
-Yo creo que aburrido no es la palabra. Al contrario, se publica mucho y muy diverso. Donde sí está aburrido de cojones es en Inglaterra.

16. ¿Por qué no va a la Feria del Libro? Me pasé el primer fin de semana buscando su nombre en las casetas, y luego supe que no iba a ir... ¡qué decepción! Me interesaba mucho verlo.
-He dicho varias veces que dejé de ir a la Feria porque la habían convertido en una competición entre escritores, y yo, por no competir con nadie, hasta juego al ajedrez conmigo mismo. Lo que no quiere decir que si un día la feria cambia yo no vuelva allí. Parece que este año empieza a cambiar, así que me alegraré mucho si el año que viene puedo volver a la feria sin que eso implique contradicción.

-17. ¿A qué país se iría para vivir de corresponsal (no de guerra)?
-De corresponsal, a ninguna parte. Para cualquier otra cosa, al Mediterráneo, por donde navego cuando no escribo.

18. ¿Cree que existe alguna solución posible hoy en día para resolver el problema del tráfico de droga?
-Yo soy un escritor, y escribo historias de ficción. El tráfico de drogas me interesa en este momento como escenario para una historia que cuento. Las soluciones y deseos que puedo tener como ciudadano no son objeto de este chat.

19. ¿Has conseguido ser totalmente independiente?J.Domingo
-Razonablemente independiente. Pero no me quejo, habida cuenta de cómo funciona el mundo. Si por independencia y libertad entendemos elegir a los amigos y también elegir a los enemigos, y no tener que sonreírle a ningún poderoso ni darle la mano a quien no se la quieres dar, podríamos decir que soy independiente. Pero la vida es muy perra y da muchas vueltas, así que nunca sabe uno cómo va a terminar.

20. Arturo, ¿qué le atrae más del ejercicio de escribir ficción?
-Que uno puede ajustar cuentas con la memoria, calmar remordimientos, silenciar fantasmas, asumir la vida como lo que es, y reflexionar sobre los hombres que fuiste y cuyos cadáveres dejaste atrás. Para mí, escribir es amueblar lo que me queda de vida siendo yo el responsable de la decoración. Vivo vidas que no viví, amo a gente a la que no pude amar y mato a unos cuantos hijos de puta a los que no pude matar.

21. ¿Cuándo sabe que una novela está terminada?
-Cuando la historia en la que trabajo empieza a serme indiferente. Eso indica que la aventura ha terminado y empieza la rutina. Al final y al cabo una novela no es distinta al amor, a la amistad o al resto de la vida. La cuestión reside en saber exactamente cuándo ha llegado de verdad el momento de marcharse.

22. ¿Es usted consciente de la cantidad de gente que sigue sus novelas? ¿Cómo lo digiere?
-Si fuera consciente todo el tiempo no podría escribir. Demasiado apabullante. Por suerte, mientras trabajo en la novela es un asunto íntimo entre los personajes, su mundo y yo. Sólo soy consciente de lo otro cuando la novela está escrita y me veo sentado frente a la pantalla de ordenador de un chat.

23. ¿Cómo consigues el ritmo trepidante en tus novelas?
-Con mucho trabajo, supongo. Que una novela corra fácilmente ante los ojos del lector es algo muy difícil. Los artesanos de la tecla necesitamos un poco de inspiración y muchísima disciplina y trabajo. Por muy guapas que sean, las musas no te besan en la boca si no te encuentran trabajando.

24. ¿Qué queda en Madrid del Madrid de Alatriste?
-Es cuestión de saber mirar. Si uno tiene imaginación y voluntad, es posible pasear una noche ese Madrid y escuchar entre las sombras el cling clang de las espadas o los pasos de mi amigo el Capitán. Ni siquiera Álvarez del Manzano ha conseguido, pese a sus infames esfuerzos, borrar esa presencia de las calles.

25. ¿Algún día llegará a ser un Bartleby y dejará de escribir?
-Dejaré de escribir el día que ya no tenga nada que contar. Sería patético seguir dándole a la tecla cuando ya no tienes nada que decir. El problema es que algunos ya no tienen nada que decir a los treinta años y no se dan cuenta. Cuando me llegue el turno, espero darme cuenta o que los amigos y los lectores me lo hagan ver. Entonces haré lo que realmente sé que haré hasta el final: leer y navegar. Lo de la tecla es temporal y accesorio. Yo soy un escritor accidental.

26. Buenas. ¿Ha leído o repasado sus libros anteriores, o una vez publicados ya no vuelve sobre ellos?. Si los relee ¿siente que cambiaría algo, de poder publicarlos de nuevo por vez primera? Gracias.
-No releo mis libros anteriores. Son historias vividas. Yo escribo para vivir más vidas, no para darle vueltas a cosas que ya cayeron por la borda y quedaron lejos.

27. En Alatriste, ¿cuánto hay de documentación y cuánto de aportación propia? (N.B.)
-Una novela no puede calcularse en porcentajes. Digamos que hay una enorme documentación y una mirada propia que me permite convertirla en novela.

28. ¿Has pensado en escribir alguna obra de teatro? Si sí, que estilo tocarías? Un narrador nato como tu le daría un aire nuevo al tema.
-No estoy dotado para el teatro. Que yo sepa.

29. ¿Crees que Internet ha aportado algo a la literatura, para bien para mal?
-Internet ha aportado la facilidad para obtener información sobre literatura, pero la literatura no tiene nada que ver con Internet. De momento.

30. Creo que podría escribir muy bien una novela de terror... ¿para cuándo?
-No es un género que me interese como escritor, aunque sí hubo una época en que me interesó mucho como lector.

31. Buenas tardes, marinero. ¿Su zona preferida para navegar?
-El Mediterráneo. Es como navegar por la propia memoria. Además es un mar tan cambiante e imprevisible que se vuelve peligroso como la propia vida. Nací en él y lo conozco. Es un perfecto hijo de puta, pero puede ser el lugar más hermoso del mundo. Si sobrevives.

32. Leyendo el chat tengo la sensación de que ya no queda nada del periodista de 'Territorio comanche', que ahora es mucho más relajado y menos visceral. ¿Cree que estoy en lo cierto? Saludos. Helena.
-El periodista de 'Territorio comanche' está muy lejos de este chat, pero me dejó una forma de mirar el mundo que ahora utilizo en mis novelas. En cuanto a lo visceral, usted no debe de conocer mi columna de cada domingo en 'El Semanal'.

33. ¿Qué les dirías a los que comentan que tus libros no son Literatura?
-Eso era antes. Y ya les dije lo que tenía que decir.

34. ¿Cuándo alguien empieza a SER escritor (o, al menos, a ser consciente de ello)? ¿Cuando nace? ¿O se hace?
-No tengo ni puta idea.

35. ¿Qué pienda del actual periodismo?
-Lo que pienso del de antes. El periodista es un mercenario al servicio de grupos que buscan poder político, espiritual o económico. La única diferencia es que hay mercenarios honestos y mercenarios deshonestos. También hay lameculos infames a sueldo del primero que les llena el pesebre. Pero yo estoy fuera desde hace nueve años, y como novelista ya nada de eso es asunto mío.

36. ¿Por qué el mundo anglosajón ha sabido vender mejor su épica en el terreno literario y artístico? (jaloque)
-Porque carecen de los complejos políticamente correctos que nos encadenan en este país de gilipollas.

37. ¿Qué personaje de los que ha creado considera que se parece mas a usted?
-Todos miran como miro yo. Sólo que a algunos les he dado más intensidad en esa forma de mirar. Quizá del que me siento más proximo sea, por su forma de ver el mundo, del capitán Alatriste.

38. Tus novelas suelen ser de aventuras. ¿Qué opinas del amor? ¿Crees en él?
-Creo que la gente se enamora, del mismo modo que creo que la gente nace, vive, sufre, goza y muere. Si se refiere al amor eterno, no creo en el amor eterno como tampoco creo en la vida eterna.

39. El conocimiento trae sufrimiento ¿Está de acuerdo?
-La lucidez se paga muy cara. Pero siempre será mejor ser un lúcido feliz a ratos e infeliz otras veces que un mediocre tonto del culo injustificadamente satisfecho.

40. Algunos escritores dicen sufrir al escribir. ¿Usted lo hace?
-Si sufriera escribiendo me dedicaría a otra cosa.

41. ¿Para cuándo un libro autobiográfico?
-Mi única incursión en ese territorio se llamó 'Territorio comanche'. Ahí todo era verdad. De cualquier modo, mis novelas están llenas de rasgos autobiográficos. Lo que pasa es que una vez dentro de ellas, todo se vuelve ficción. Y es así como debe ser. Yo no escribo para contar mi vida ni para desnudar mi alma, sino para contarme historias y contárselas a quien me lee, y de ese modo plantear una forma de ver la vida y la muerte.

42. ¿Qué sentimiento es más humano al respecto de los inmigrantes, la solidaridad o la defensa?
-Hay inmigrantes dignos de solidaridad y defensa, y otros que no lo son. No es bueno mezclar las churras con las merinas. Yo no me solidarizo con alguien por ser negro o ser moro, sino porque lo veo indefenso o explotado. Pero eso no me impide advertir que hay negros y moros que, como muchos blancos, son perfectos hijos de puta.

43. ¿Huye de algo Arturo Pérez-Reverte?
-Procuro evitar lo que desprecio, y camino hacia la última casilla en el juego de la oca que es mi vida. Quizá la palabra "huir" resulte demasiado dramática.

44. ¿Has escrito poesía alguna vez? ¿Piensas publicarla?
-Soy muy malo en poesía. Adoro los ripios. Me gustan Campoamor y Zorrilla, además de Quevedo y de los otros. Mis poemas serían infames. Cada cual debe hacer lo que cree que puede y sabe hacer.

45. ¿Opina usted que el heroismo y la soledad van ligados? En sus novelas da esa impresión.
-Sé que todos los hombres y mujeres lúcidos terminan solos de una u otra forma. Y sé que el verdadero heroísmo sólo ocurre en la soledad.

46. ¿Le han censurado alguna vez? ¿Ha censurado Vd? ¿Es afín a algún medio de censura? ¿Existe la censura?
-La censura existe. Fui censurado en otros tiempos. También me autocensuré. Ahora me limito a conservar una elemental prudencia en algunos aspectos de mi libertad.

-47. ¿Cuándo se traducirán tus libros al braille?
-No lo sé.

48. ¿Cuánto le debe la venganza de Teresa Mendoza a Alejandro Dumas y su Conde de Montecristo?
-Le debe algo. Pero Teresa Mendoza es más compleja que eso. Lo que pasa es que para ella, como para mí, todo empezó con Dumas.

Gracias por estar ahí con vuestras preguntas. He intentado ser breve para contestar cuantas pude. De cualquier modo, recordad que lo que de verdad quiero decir lo digo en forma de libro. Las verdaderas respuestas están ahí. Un abrazo, Arturo.

Adeletheresa61
Mensajes: 1492
Registrado: Mar May 03, 2011 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por Adeletheresa61 » Sab Ene 14, 2012 3:27 pm

Gracias Rogorn

Sé que todos los hombres y mujeres lúcidos terminan solos de una u otra forma. Y sé que el verdadero heroísmo sólo ocurre en la soledad.

Avatar de Usuario
nexus6
Mensajes: 6532
Registrado: Mar Sep 30, 2008 11:00 pm

Mensaje por nexus6 » Jue Feb 02, 2012 11:27 am

"Exclusiva" desde la cárcel
José María Ortiz - elperiodicoextremadura.com - 02/02/2012

"Le estamos muy agradecidos", acertaba a decir ayer Juan Antonio Montero, presidente del Linex-Magic Extremadura y psicólogo de profesión. Montero valoraba, en un estado cercano a la emoción, cómo Arturo Pérez-Reverte, periodista, escritor y amante del ajedrez, había respondido en primera persona al particular cuestionario enviado por los internos de los centros penitenciarios de Cáceres y Badajoz.

Todo ello hay que situarlo en el contexto del proyecto 'Jaque mate a la exclusión', que lleva a cabo el Linex en las prisiones extremeñas desde hace dos años con patrocinio de la Fundación Jóvenes y Deporte de la Junta. El periodista especializado en ajedrez más conocido en España, Leoncho García, ha ejercido de intermediario en la particular entrevista. Amigo de Pérez-Reverte, ha sido clave en la gestión, resalta Montero, que ya anuncia que la próxima semana el propio Leoncho García estará en la cárcel de Badajoz.

Los internos de las prisiones extremeñas han formulado alrededor de 20 preguntas, "de las cuales seleccionamos 7 para no pasarnos", cuenta Montero. "Es un lujo", añaden desde la entidad, uno de los clubs más importantes de la comunidad al conquistar, dentro de un extenso historial de éxitos a lo largo de la última década, incluso el título continental.

"El ajedrez es una magnífica actividad. Una forma de ser libre sobre un tablero, de ejercitar la imaginación y la inteligencia. De prepararse para una serie de desafíos, dentro de una prisión o fuera de ella", reflexiona Pérez-Reverte en la entrevista concedida a los presos extremeños, que ya conocen, con gozo, que el escritor les ha respondido.

"El ajedrez mi impresión es que se parece mucho a la vida real. Por eso insisto en que adiestra al jugador para afrontar precisamente esas situaciones críticas. Es una escuela de temple, también, por tanto. Una forma de afinar herramientas aplicables a cualquier aspecto de la vida". El escritor responde así a otras de las preguntas de los internos de los centros penitenciarios regionales.

"Una de las reglas básicas del ajedrez es sacar las piezas y preparar el terreno. ¿De dónde saca el material para sus novelas?", se le cuestiona al creador del Capitán Alatriste. Reverte se explaya: "De los libros leídos, de la imaginación, de la observación, de los recuerdos. Tengo la suerte de ser un individuo que vivió muchas cosas, viajó mucho, leyó mucho. Todo eso dispone el escenario, define el territorio narrativo en el que se mueven mis novelas y mis personajes. Mi ventaja es que muchas cosas no tengo que inventarlas. A menudo escribo con mis recuerdos, combinándolos con la ficción. Es lo positivo de tener una biografía movidilla". Arturo Pérez-Reverte dixit. La entrevista, al completo en la página oficial del club.

http://chessmagic.juntaextremadura.net/ ... oryid=1675

--

Los internos de 'Jaque mate a la exclusión' entrevistan a Arturo Pérez-Reverte
Ignacio - chessmagic.juntaextremadura.net - 31/01/2012

El proyecto 'Jaque mate a la exclusión', patrocinado por la Fundación Jóvenes y Deporte del Gobierno de Extremadura y que lleva a cabo el Club Linex-Magic Extremadura en los Centros Penitenciarios de Cáceres y Badajoz con notable éxito, con la máxima colaboración por parte de los responsables de los centros y de los funcionarios, desde hace ya más de dos años, intenta mostrar a los internos participantes que es posible poseer el control de las acciones propias y encaminarlas hacia fines positivos a través de un modo de pensar estratégico, el cual se puede adquirir a través del ajedrez y de una enseñanza estratégica específica, especialmente a través de la Teoría de Juegos.

El proyecto está dirigido por el psicólogo Juan Antonio Montero, presidente también del Club Linex-Magic Extremadura, y los presos, además de realizar las actividades programadas en las sesiones normales de clase, participan en actividades complementarias como exhibiciones, charlas con personalidades invitadas, o también escriben artículos o pintan cuadros o dibujos con el trasfondo siempre del ajedrez.

En esta ocasión, a través del club han realizado una entrevista al escritor más internacional de nuestro país, Arturo Pérez-Reverte, traducido a más de treinta idiomas y con éxitos tan enormes como la serie del Capitán Alatriste. Pérez Reverte, firme defensor del ajedrez en la educación y como escuela de la vida, ha contestado a siete preguntas de nuestros internos, con su maestría habitual, que reproducimos en su integridad. Un auténtico lujo.

-¿Cree que aprender el ajedrez en la cárcel y jugarlo es una buena herramienta para la reinserción?
-No sé si tendrá que ver algo con la reinserción. Imagino que en algunos casos, sí, y en otros será indiferente. Lo que sí sé es que se trata de una magnífica actividad. Una forma de ser libre sobre un tablero, de ejercitar la imaginación y la inteligencia. De prepararse para toda clase de desafíos, dentro de una prisión o fuera de ella.

-En las clases hemos aprendido que en cada partida existe un momento crítico que define el desenlace de la partida así como en la vida. Usted ha tenido muchos momentos críticos en su vida. ¿Tiene estrategias por las que se guía para poder tomar la mejor decisión?
-El tiempo, los años, te dan unas herramientas hechas en parte de experiencia instintiva y en parte de estrategias desarrolladas o desarrollables. En el caso del ajedrez, mi impresión es que se parece mucho a la vida real. Por eso insisto en que adiestra al jugador para afrontar precisamente esas situaciones críticas. Es una escuela de temple, también, por tanto. Una forma de afinar herramientas aplicables a cualquier aspecto de la vida.

-Una de las reglas básicas del ajedrez es sacar las piezas y preparar el terreno, ¿de dónde saca el material para sus novelas?
-De los libros leídos, de la imaginación, de la observación, de los recuerdos. Tengo la suerte de ser un individuo que vivió muchas cosas, viajó mucho, leyó mucho. Todo eso dispone el escenario, define el territorio narrativo en el que se mueven mis novelas y mis personajes. Mi ventaja es que muchas cosas no tengo que inventarlas. A menudo escribo con mis recuerdos, combinándolos con la ficción. Es lo positivo de tener una biografía movidilla.

-¿Piensa que en el ajedrez como en la vida el adversario más peligroso es uno mismo?
-Tengo la certeza absoluta de eso. En una persona normalmente capacitada, con igualdad de oportunidades y en un medio que no sea en extremo desfavorable, el principal enemigo son los propios errores. Por eso es tan bueno el ajedrez. En gente lúcida ayuda a detectarlos y prevenirlos. Yo creo que en el ajedrez, uno juega sobre todo contra su propio carácter, o lo negativo o imperfecto que hay en él. El que está sentado enfrente del tablero es sólo un pretexto para afrontar al verdadero enemigo. Digamos que el otro jugador es un adversario, pero el enemigo eres tú.

-Hay una cierta pulsión violenta en todo ser humano. ¿El ajedrez puede ser una vía de escape idónea para desahogarla?
-El ajedrez es violencia, naturalmente. Antes he dicho que es fiel reflejo de la vida. Lo que pasa es que uno la desahoga si gana. Cuando pierde, la frustración de la derrota puede ser también muy negativa. Un jugador de ajedrez frustrado también puede ser temible.

-¿Contra quién jugaría una partida de ajedrez, sea de ésta o de otra época?
-Yo no juego ajedrez contra nadie. Soy un jugador demasiado mediocre. Hace años que sólo juego contra mí mismo, o contra un ordenador. Pero me gusta mucho el ritual, y mirar a los que juegan. En ese sentido, me habría gustado ver jugar a Capablanca y a Tal.

-¿Cree usted que en su vida cotidiana utiliza estrategias que tienen que ver con el ajedrez?
-Continuamente. Pero no siempre nos damos cuenta.
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.Es hora de morir

Adeletheresa61
Mensajes: 1492
Registrado: Mar May 03, 2011 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por Adeletheresa61 » Vie Feb 03, 2012 9:42 pm

Gracias Nexus. Curioso y pertinente articulo que me ha gustado mucho.

Con La tabla de Flandes en la mente, mi mundo laboral, amigos, no tan amigos, sorpresas inesperadas, viajes, decepciones, amores, casualidades, oportunidades perdidas y aprovechadas, sueños realizados y otros no... Pienso en el ajedrez.

Por eso es tan bueno el ajedrez. En gente lúcida ayuda a detectarlos y prevenirlos. Yo creo que en el ajedrez, uno juega sobre todo contra su propio carácter, o lo negativo o imperfecto que hay en él. El que está sentado enfrente del tablero es sólo un pretexto para afrontar al verdadero enemigo. Digamos que el otro jugador es un adversario, pero el enemigo eres tú.


Y juego fatal, aunque me gusta!

Avatar de Usuario
nexus6
Mensajes: 6532
Registrado: Mar Sep 30, 2008 11:00 pm

Mensaje por nexus6 » Lun Feb 13, 2012 9:11 pm

No es un día cualquiera - Ajedrez en la cárcel 12 feb 2012

Leontxo García habla de la utilidad del ajedrez en los centros penitenciarios y nos cuenta la experiencia en la cárcel de Badajoz donde, por tercer año consecutivo, se están impartiendo clases de ajedrez a los presos.

Sobre el minuto 3,40 mencionan al Jefe por la entrevista que concedió a los internos de los centros penitenciarios de Cáceres y Badajoz.
http://www.rtve.es/alacarta/audios/no-e ... l/1319911/
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.Es hora de morir

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14640
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab Mar 17, 2012 10:34 am

http://espaciocusachs.blogspot.co.uk/20 ... azine.html

Todos los aficionados al arte histórico y militar estamos de enhorabuena con la salida al mercado editorial de 'FD Magazine', una nueva revista que según sus responsables “persigue acercar la Historia a través del Arte y de la Cultura”. Desde este humilde espacio, que de manera amateur y desde hace unos años intenta seguir esos mismos idearios, solo puedo congratularme por la iniciativa, deseándole una larga y próspera vida.

La editorial vallisoletana Galland Books, junto a Historical Outline – empresa que representa la obra del pintor Augusto Ferrer-Dalmau– son los responsables de este nuevo proyecto, que nace con vocación de servicio a la Cultura y al Arte –ambas con mayúsculas-. El propio Ferrer-Dalmau es, con su maravilloso e inspirador trabajo, uno de los principales generadores de que en la actualidad exista una inquietud y demanda por todo lo relacionado con el arte histórico en nuestro país.

La revista, de periodicidad trimestral, va a contener entrevistas en profundidad con personajes relevantes de la Cultura en España, reportajes de contenido histórico, y de todo tipo de manifestaciones artísticas como pintura, escultura, teatro, cine, miniaturismo, etc.…, siempre con un denominador común: la Historia. De la misma manera, FD Magazine dará especial protagonismo a la actividad de Augusto Ferrer-Dalmau, su pintura, sus últimos trabajos y exposiciones.

En este primer número, abre el fuego una interesantísima y exclusiva entrevista al escritor Arturo Pérez-Reverte, para a continuación sumergirse en una variedad de artículos de corte histórico/artístico, y rematar con otra entrevista de opinión al periodista Fernando Marhuenda. Todo ello sin descuidar calidad en el diseño, buena fotografía y una estupenda agenda de exposiciones y eventos relacionados.

Un aspecto que va a definir a FD Magazine, y que sin duda marcará una clara diferencia con todas las revistas especializadas del panorama mediático español, es su distribución gratuita, encartada con los números correspondientes de las publicaciones 'Ares' y 'Diplomacia Siglo XXI'. Todos los números de la revista, además, estarán accesibles en Internet para su descarga de forma libre y gratuita, tanto en español como en inglés.

http://www.fdmagazine.es/

--

"Prefiero a un analfabeto libre que a un esclavo culto"
Entrevista con Carlos Molero - Ferrer-Dalmau Magazine - 16/03/2012

Se cuenta que, en cierta ocasión, en una tensa reunión de la Liga de Actores en los años 50 en Estados Unidos, John Ford pidió la palabra, se puso en pie y se presentó ante sus compañeros de profesión con las siguientes palabras: «Me llamo John Ford y hago películas del Oeste». A nuestro protagonista, también podríamos presentarlo de manera semejante: «Me llamo Arturo Pérez-Reverte y escribo historias». Y si detrás de las modestas palabras de Ford, «San John Ford», se escondían nada menos que cuatro premios Oscar al mejor director y títulos legendarios de la Historia del cine, detrás de este cartagenero con los 60 años recién cumplidos, encontramos a uno de los escritores más prolíficos en lengua española, cuyas obras han sido traducidas a treinta y cuatro idiomas y publicadas en lugares tan dispares como Irán, Corea, Turquía, Estonia o Brasil. En 1996, comenzó a publicar la saga del capitán Alatriste, con la que pretende acercar a los lectores a una época clave de la historia de España, como es la decadencia de la Monarquía de los Austrias. La séptima entrega de la exitosa serie, bajo el título de 'El puente de los Asesinos', traslada las peripecias del capitán Alatriste a la República de Venecia en el siglo XVII.

-¿Qué motivo le ha llevado a situar la acción de 'El puente de los Asesinos' en Venecia?
-Con Alatriste quería hacer una especie de gran novela por partes en la que se fueran mostrando los distintos aspectos de aquella Monarquía: la guerra sucia, la de Flandes, el oro de América, la corrupción ministerial, el Mediterráneo... y ahora, Venecia e Italia. Como en este país nos han borrado la memoria, pues ya casi nadie se acuerda de que el imperio español también incluía media Italia, que España era dueña de Sicilia, de Nápoles, de Cerdeña, de Milán, de las plazas fuertes del Norte italiano, y que de allí expulsamos a los franceses, que durante ochenta años no pudieron pisar suelo italiano. Recordar eso y también explicar lo que era la política española en Italia, que fue fundamental para la Monarquía. Y hay otro factor, no sé si decir melancólico o nostálgico. Manejo muchas memorias de soldados de la época, y todos ellos hablan de Italia con mucho cariño. Para ellos, Italia era el paraíso. África era un infierno, el Norte de Europa era frío, pero Italia era buena temperatura, mujeres guapas, una lengua fácil de comprender. Era la gran aventura de su juventud, y he querido de alguna manera reflejar esa familiaridad de los españoles con Italia. Además, el español tiene cantidad de palabras italianas traídas por los soldados españoles, y el italiano tiene palabras españolas llevadas por los españoles.

-¿Por qué le resulta tan atractiva esa época de la historia de España?
-Porque es la decadencia, el momento en el cual España, que ha tenido todas las cartas en la mano, todas las bazas, todos los elementos para ser una potencia, una hegemonía duradera y marcar el mundo de una manera decisiva, pierde el control de la situación, y lo que fue la gran oportunidad termina en un número grotesco. Al final, la Monarquía no era más que un cadáver ambulante sujeto por pinzas, que eran los tercios de infantería y el oro de América. Es un momento en el que es evidente que se ha perdido la batalla. Alatriste es un personaje decadente en un imperio decadente.

-Y en su opinión, ¿cuál es el origen de esa decadencia?
-Desde mi punto de vista, España se mete en el siglo XVI en una empresa imposible de resolver. Hay dos factores que lo impiden. Por una parte, es demasiado imperio para una monarquía no descentralizada. Desde El Escorial no se puede gobernar todo el imperio. No existe Internet, no existe el teléfono, no existe el telegrama. Y es imposible, por mucha voluntad que se le eche. Por otra parte, el sistema español es absolutamente imperfecto, basado en una política no realista, y la religión nos machaca. Cuando Felipe II dice que no está dispuesto a ser rey de herejes, ahí está firmando la sentencia de muerte del Imperio. Siempre digo que en Trento nos equivocamos de Dios, apostamos por un Dios reaccionario. El Dios moderno era el del Norte, el luterano, el que permitía negocios, con una burguesía que comerciaba, leía, viajaba, con ventanas abiertas al futuro. En vez de apostar por ese Dios moderno, el que con el tiempo se ha demostrado que tenía posibilidades de futuro, lo hicimos por el oscuro, el reaccionario, el de los prejuicios, las hogueras, el de los confesores diciendo al Rey a quién había que quemar. La Monarquía no tenía los elementos ni morales ni materiales para hacer frente al desafío de mantener ese imperio.

-¿Repetimos el error siglos después, con la Guerra de la Independencia?
-En la Guerra de la Independencia nos equivocamos no de Dios sino de enemigos. Napoleón era la modernidad, el futuro, y nosotros nos levantamos para apoyar a un rey reaccionario, al más infame que hemos tenido, a una camarilla de incompetentes, a un canónigo como Escóiquiz, y a unos curas reaccionarios que volvieron a sumirnos en el abismo del que, en parte, todavía no hemos salido. Ese constante equivocarnos de enemigo del español, esa continua lucha contra nuestra propia modernidad es una característica nuestra ya desde Viriato.

-¿Parecería que en España se hace realidad el dicho de que quien no conoce su historia, está condenado a repetirla?
-Ni siquiera se repite, lo triste es que ni siquiera eso. Lo que hace es que la pisotea. No es que repitamos, porque nunca es igual. Porque la España actual no es la del siglo XVII. Por suerte, es mucho mejor, incluso en el peor momento de la España actual, por muchas razones: hay penicilina, hay democracia, no están los curas quemando a los homosexuales... Pero es evidente que el desconocimiento de la Historia, de las claves que nos la expliquen, hace que vayamos torpemente caminando por la vida y por la Historia, y malgastemos una oportunidad tras otra, sin aprender de nuestros errores ni poder hacer previsiones de futuro a largo plazo.

-¿Quizás insistir en la educación sería una posible solución?
-Aquí nadie va a educar a nadie, eso es mentira. Esa es una batalla perdida. La educación futura nunca va a ser mejor de lo que es. A mí me llama la atención que la gente piense que vamos a mejor, y el mundo no va a mejor. Nuestro mundo -Occidente, Europa, donde estoy, donde me he criado, que viene de Troya, del Islam, de la Edad Media, del Renacimiento-, ese mundo está listo de papeles. Su mejor momento ha sido el siglo XX, y ahora estamos en decadencia, ya nunca va a ser mejor. ¿Que en el futuro los chicos serán más educados? Es mentira, no es cierto, tendrán mayor tecnología, más libertades y un montón de cosas mejores, eso no lo dudo. El hombre del futuro será más libre en muchas cosas, la tecnología lo liberará de un montón de esclavitudes, pero la educación, en cuanto a Cultura, dudo mucho que sea mejor que la de mis padres o mis abuelos, porque para eso hace falta una visión generosa, a largo plazo, hacen falta unos planes educativos, no ya para una sino para dos o tres generaciones, y no hay ningún político capaz de hacer eso, y así es en toda Europa. Ya nunca seremos más cultos.

-Bajo el título de 'El perro de Rocroi', usted ha dedicado un artículo al cuadro que, sobre esa legendaria batalla, ha pintado Augusto Ferrer-Dalmau. ¿Qué diferencias encuentra entre éste y 'La rendición de Breda', de Velázquez?
-Hay una gran diferencia, y es que el cuadro de Velázquez es un cuadro cortesano, es un cuadro en el cual se está dando una imagen falsa de lo que es la guerra y la paz, de la rendición. Eso está muy bien entre generales; pero al fondo, se ven las lanzas y quienes están sosteniéndolas son los soldaditos que han estado pasando miseria durante un montón de tiempo en el asedio, y a los que luego dejan tirados como perros. Es una falsa gloria, es mentira, es un compadreo de generales. Por el contrario, el cuadro de Ferrer-Dalmau es verdad, eso es la guerra. Es la muerte, la sangre, el barro, la suciedad, la soledad, porque en realidad, ese cuadro paradójicamente es un grupo de gente, una piña en la más absoluta soledad. Abandonados por su Rey e importándoles un carajo a su país y a sus compatriotas. Hay un rasgo genial en ese cuadro de Augusto Ferrer-Dalmau, que es el haber colocado las picas desordenadas. Junto a la armonía simétrica de las picas de Velázquez, esa ruptura, ese palilleo desesperado, como un erizo que se repliega en sí mismo para vender cara su piel, creo que es lo que mejor simboliza el momento, la España, los soldados y lo que fue la batalla de Rocroi.

-¿Esa España ha desaparecido o aún queda algo de ella?
-Sí, sí queda, sí, tú te vas a un bar y pasa algo, se monta una bronca, y ves que el español sigue siendo muy de motín, de algarada, de montar la bronca. A mí lo que me conmueve de ese cuadro es acercarme y mirar las caras, esos españoles retratados tal y como somos: atravesados, con mala leche, peligrosos, crueles, violentos, valientes, diciendo: «Aquí estamos, venid, venid, arrimaos, que vais a pagarlo caro». Es ahí donde Augusto ha conseguido ser genial, más allá de sus soberbias pinceladas. Hay unas miradas en ese cuadro que son España, y ese cuadro es España. Porque independientemente de que el cuadro sea bueno o malo, que es muy bueno, en las miradas de esos hombres está la Historia, y por eso entiendo que sea tan conmovedor. Y esas caras aún las ves en las calles, en cualquier manifestación, ese español cabreado, que lleva siglos engañado, maltratado, abandonado como un perro. Y sigues viendo esas caras que parecen decir: «¡Como te coja…!»

-«La soledad y el ocaso, la derrota orgullosa, el impávido final simbólico de la fiel infantería que durante dos siglos, desde los Reyes Católicos a Felipe IV, hizo temblar a Europa». Es una constante en sus escritos manifestar una intensa simpatía hacia los derrotados con dignidad, ¿por qué?
-Es que creo que al final a uno lo derrotan siempre. Creo que la derrota es algo inherente a la condición humana, al hecho de vivir y de pelear. Por mucho que venzas, siempre al final hay alguien que te derrota, siempre hay un Rocroi. Por mucho que triunfes siempre hay un iceberg esperando al 'Titanic'. Además creo que en la victoria se camuflan mucho las personas, es muy fácil camuflarse en la victoria. Cuando ha ganado la selección, todo el mundo está en las plazas bailando, con las banderas, todo el mundo feliz. Pero es en la derrota donde se ve el contraste de los hombres. En la derrota, no en la victoria, cuando no puedes pasearte en triunfo, cuando se trata de apretar los dientes y decir: «Yo soy leal a los míos y me mantengo leal incluso en el desastre, incluso cuando tengo que pagar un precio por esa lealtad». Como reportero de guerra, he vivido derrotas y victorias físicas, combates de verdad, y he visto a los hombres en ambas situaciones, y les he observado. Es muy difícil llevar bien la derrota, y la gente que sabe llevarla con dignidad y con reputación me merece mucho respeto.

-¿Qué opinión le merece la pintura de Augusto Ferrer-Dalmau, y su dedicación a un género como es la pintura de temática militar?
-Ferrer-Dalmau ha retomado esa tradición con gran talento, con una mano extraordinaria para el dibujo. Maneja muy bien los pinceles, y ha conseguido resucitar un género que languidecía o que directamente había desaparecido. Ha devuelto la dignidad y el interés y el atractivo a un género que estaba muerto. Ha resucitado la pintura histórica militar, y ya sólo por eso merecía la pena, aunque fuese mediocre. Pero es que además es bueno. Yo vi la exposición conjunta de Cusachs en Madrid, y Cusachs es bueno, pero Augusto Ferrer-Dalmau es aún mejor. ¿Por qué? Porque Cusachs pintaba el mundo que vio, pero Dalmau está abierto a la Historia, y en esa puerta que ha abierto cabe todo, desde Viriato hasta la guerra de Afganistán. Un joven con su talento, con temas vírgenes que no ha tocado nadie, puede pintar lo que quiera. En este momento, no es solamente importante por lo que es, sino por lo que puede ser. Augusto Ferrer-Dalmau es la gran apuesta de la pintura histórica española para el siglo XXI. Y sus cuadros se venderán carísimos dentro de veinte años, y hará que otros pintores surjan. Él tirará de otros pintores, que se atreverán a pintar algo que hasta ahora era políticamente incorrecto.

-¿Tiene idea de por qué la escasa tradición este género de pintura en España?
-La pintura histórica militar dejó de pintarse a raíz del siglo XIX. Hay casos aislados -los hermanos Álvarez Dumont, el cuadro de Fortuny en Tetuán-, pero en realidad no hay una pintura de batallas, que termina con el siglo XVIII, mientras que en otros países siguió existiendo: Meissonier, Detaille, Neuville, y ahora modernamente Keith Rocco en Estados Unidos, que es un pintor extraordinario, es un magnifico ilustrador, pero no llega a la calidad de Augusto Ferrer-Dalmau; y sin embargo, Rocco tiene una fama internacional, siendo –como es– técnicamente menos pintor que Ferrer-Dalmau. ¿Por qué dejó de pintarse? Porque no estaba bien visto pintar soldaditos, porque en este país de imbéciles, eso es de fachas, y Augusto Ferrer-Dalmau está demostrando que no es así, que no es verdad. Yo tengo amigos, como Agustín Díaz Yanes, que fue del Partido Comunista, que estuvo apoyando a Rubalcaba en la campaña electoral, y que es un fanático de la Segunda Guerra Mundial, de las películas de guerra, de la militaria... Hay gente que piensa que porque a uno le interesen los soldados y la historia militar ya es de derechas, y hay gente de izquierdas absolutamente fanática de ese tipo de cosas.

-¿Es difícil abordar lo militar en España?
-El tema militar en España ha quedado muy contaminado. ¡Ha habido tanto sinvergüenza envolviéndose en banderas y lienzos históricos! Como dice Don Luis Mejías en el 'Tenorio' al hablar de Doña Ana: «Don Juan, yo la amaba, sí, mas con lo que habéis osado, imposible la hayáis dejado para vos y para mí». Pues es algo parecido. La palabra España es como Doña Ana de Pantoja: ha sido tan ultrajada por todos los tenorios sucesivos que se han ido arrimando a ella para hacer negocio que ya nadie cree en su virginidad ni en su honradez. Unos y otros han abusado tanto de palabras nobles como Patria, Bandera, Nación, Lealtad, Sacrificio, que las han dejado inútiles, inhabilitadas. Una cosa que le reprocho al Franquismo es que contaminó la historia de ideología patriotera, le puso camisa azul al Cid, a los Tercios. Y cuando acabó eso, en lugar de desnudar al Cid de su camisa azul, se decidió que había que tirar al Cid a la basura. En vez de limpiar la historia, lo que hicieron fue tirarla: como está manchada, no la lavamos, sino que la tiramos. Y entonces todas esas palabras nobles desaparecieron de los colegios, de la vida. El Franquismo hizo tal pastel ideológico con la historia de España que la dejó imposible de manejar. Y después no hubo la inteligencia de depurarla. De ahí que referirse al Cid, a los Tercios, a América, al Imperio, era de fachas. Nos hemos quedado, pues, sin nada de qué hablar. En resumen, se juntaron dos estupideces, la de unos y después la de otros.

-Pero el Franquismo murió con Franco, hace más de 30 años. -Claro, pero lo que ha ocurrido es que hemos tenido una serie de gobiernos, y hablo tanto del PP como del PSOE, con una absoluta falta de sentido práctico de la Educación y de la Historia. No han hecho nada, nada, por devolver al niño español, al estudiante español el sentido de su propia Historia; al contrario, han seguido resumiéndolo en cuatro brochazos y quitándolo de en medio, porque como ni ellos mismos estaban seguros, tampoco lo tenían muy claro. Hemos tenido sucesivos gobiernos con planes educativos que para nada han contemplado la palabra identidad. Es decir, que somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos, y qué nos ha traído hasta aquí. Cuando estás estudiando el siglo XVII español, estás comprendiendo el problema de las autonomías, el porqué Cataluña está por su cuenta, igual que los vascos. Porque todo eso está ya en la Unión de Armas, en los intentos del conde duque de Olivares por conseguir la unidad. En el centralismo de la Monarquía, en la guerra de Cataluña, ya ahí hay una serie de elementos que permiten empezar a comprender. Si no conocemos la Historia, no podemos comprender nada. Entre unos y otros, nos han dejado huérfanos de memoria y estamos pagando los gravísimos precios de esa orfandad.

-¿Puede ayudar en algo una publicación como ésta?
-Para esa gente que esté interesada por la historia, por la memoria, por ese tipo de cosas, para esos frikis que todavía creemos que mantener la memoria es importante para entender el presente, y nos causa placer recorrer lo que fuimos para entender lo que somos, me parece un paso importantísimo y merece todo el apoyo.

-De forma periódica suele recuperar en sus artículos gestas y biografías de marinos y guerreros españoles. ¿Qué es lo que le atrae de esos personajes históricos en concreto?
-Lo que me atrae de ellos es el olvido en el que están, ése es el móvil principal. Más que la admiración por ellos, es que me enfada el olvido en el que están, y creo que está bien recordar que hubo gente interesante, porque es que es una vergüenza que a Gálvez lo conmemoren, lo celebren en Pensacola, y no en España. Y que en Texas, haya una ciudad que se llama Galveston, y aquí no sepamos ni quién fue. Digamos que es una especie de desafío, recordar que hubo gente que derrotó a los ingleses, que Nelson perdió un brazo en Tenerife, y que hemos sido muchas cosas buenas y muchas cosas malas, y Alatriste está en el fondo de todo eso.

-Un pueblo que no honra a sus muertos, ¿merece ser defendido?
-Pero si es que es un pueblo que no se honra a sí mismo. Si la cuestión es que cuando no honras tu memoria, y los muertos forman parte de ella, estás deshonrándote a ti mismo. Pero claro, tú pones la televisión y ves lo que se ve, y te preguntas si de verdad nos importa algo Gálvez, Blas de Lezo, los tercios, Rocroi... En la vida que llevamos, en nuestras perspectivas del mundo actual, todo eso no tiene utilidad, ningún atractivo, no. ¿Qué nos importa Blas de Lezo? ¿Qué ganamos con saber quién fue? La vida que se nos está proponiendo como futuro no tiene nada que ver con esas otras vidas. Ese ejemplo no vale. Ahora vale el futbolista que triunfa, la top model que consigue hacerse millonaria, el actor de cine, el cantante. Ésos son los ejemplos que nos valen, porque son los que la sociedad nos pone como objetivos que hay que imitar. Pero las virtudes de Blas de Lezo, el heroísmo de un tío que está cargando con la Caballería al paso en el río Igan el día de Annual, Gálvez atravesando solo con su bergantín el paso de agua de Pensacola... son ejemplos que no tienen utilidad práctica para el hombre moderno. Solamente la tiene para algunos marginales que van­ –o vamos– quedando y que todavía comparten viejos códigos de comportamiento. Pero para el español moderno es hasta molesto, hasta incómodo que le recuerdes que hubo un Blas de Lezo, y no les gusta que lo hagas, porque eres un aguafiestas y un facha, un gruñón.

-Pero también es cierto que esos ejemplos pueden ser de ayuda cuando la vida nos golpea.
-Claro, ¿y qué pasa?... Que no estamos preparados para cuando llegan esos momentos. No tenemos los valores, los mecanismos ni la conciencia de reputación, no tenemos los valores que en momentos de crisis hagan que el ser humano se sobreponga y se comporte de una manera noble y generosa. Se nos está privando de motores humanos y sociales muy importantes. Y la culpa la tenemos todos, los gobernantes y los que estamos educando a nuestros hijos. Eso de que el malo es el gobernante era antes. Antes, había una excusa, que había un pueblo inculto. Mandaban a Cuba o a Filipinas a unos pobres muchachos analfabetos, que eran labradores, y a ésos no podían pedirles otra cosa que heroísmo, y muchos lo tenían porque eran gente dura, bragada y disciplinada. Y el canalla era el que los mandaba, el que pagaba por su hijo para que no fuera y lo hiciera en su lugar el hijo del pobre. Ahora la educación es gratuita. El que no va a al colegio es porque no quiere, el que deja los estudios aún tiene televisión, Internet, veinte maneras de educarse, de saber, de mirar. El que ahora, en sentido figurado, va a Cuba o Filipinas lo hace porque es un borrego, y lo es de forma voluntaria porque se deja manipular, pues tiene los mecanismos para defenderse. Mientras que podía sentir simpatía por ese pobre español fastidiado del siglo pasado, ahora me resulta difícil sentir simpatía por el español, digamos, fastidiado por su propia voluntad.

-Parecería como si el español no estuviese preparado para ser libre, para ejercer la libertad.
-Sí está preparado para ser libre, pero es una cuestión de cómo utilizas la libertad. Y eso es un problema de educación. Es mejor ser libre aunque seas analfabeto, sin duda. En el peor de los casos, libre, y después lo demás. Prefiero un analfabeto libre a un culto esclavo, y entiendo que también cualquier persona razonable. Claro, es mejor ser libre y culto, pero eso requiere un esfuerzo, y el mundo actual no tiende hacia eso. Cada vez más, estamos transmitiendo ciertos comportamientos, ciertas mansedumbres sociales. Se confunde el pataleo con la actitud crítica, que es discutir, razonar, rebatir, proponer, entrar en una dialéctica que permite llegar a una conclusión. Eso no es romper un escaparate o quemar un coche, eso es la lucidez crítica. Y España es un país violento, generoso también, pero con un enfado acumulado de muchísimos siglos. Y sin cultura para razonar, para rebatir, la salida es el motín. El español sólo queda bien en los cuadros de Goya, acuchillando franceses, eso sí lo hacemos de maravilla. Un tipo valiente, que se la juega, admirable. Pero es que no es solamente eso, es que hay otras maneras de quitarse a los franceses de encima, o de no atacar a los franceses, y sí al que te los ha traído, no equivocarte de enemigo. Y eso, se llama Cultura.

-Bueno, puede ser así, pero hace mucho que los españoles no se acuchillan.
-ETA ha hecho sangre, ésa es una parte más de lo que es ser español, una manera española de hacer las cosas. Sólo hay que leer a Pío Baroja y oír ahora los discursos de los nacionalistas, o de los jefes etarras que se ven a sí mismos como si fueran generales carlistas. Y como el individuo de ETA, por lo general, es un analfabeto que hasta las cartas de chantaje las escribe con faltas de ortografía, pues no sabe cuáles son sus orígenes, no conoce su propia historia. Es un ejemplo muy español, matar al guardia o al soldado del Estado liberal siguiendo la tradición, pero no lo sabe porque ni lo ha leído ni nadie se lo ha explicado. Es una paradoja terrible. Salvando las grandes distancias, el etarra sería un residuo carlista –todavía analfabeto– que ni siquiera sabe que hubo Carlismo.

-Para usted, ¿escribir es cosa de método o de inspiración, de pasiones?
-No, no, esto es un trabajo, es como un trabajo de oficina, escribo mis horas todos los días y van saliendo las cosas. A mí la inspiración no me vale para nada. Ayuda, es una compañera, pero son las horas de trabajo. Yo no soy un artista, soy un escritor profesional. Yo he tenido una vida movida, he estado aquí y allí, en lugares donde pasaban cosas espectaculares, peligrosas, difíciles, y he visto a seres humanos comportarse en distintas situaciones, y eso me ha dejado una forma de mirar, una visión del mundo, de la condición humana, de mí mismo, del héroe, del no héroe, de la frontera entre ambos, del inocente. Y con todo eso, unido a los libros leídos, hago mis novelas. Ahí tengo una ventaja con respecto a otros: hay escritores que escriben con su imaginación, y está muy bien. Pero yo escribo con la memoria, con mis recuerdos. Más la documentación precisa de la que me rodeo. Y luego veo los sitios, los fotografío, camino, hablo con la gente y sitúo la acción. Es un trabajo complejo.

-Y en la vida literaria española, ¿existe también ese «navajeo»?
-Sí, claro que existe, pero no hago vida literaria. Tengo la suerte de que mis libros empezaron a funcionar bien muy pronto en muchos países, con lo cual yo no dependo de España. A mí lo que diga un escritor, que yo le caiga mal o bien, no me afecta. Al lector francés, al polaco, al canadiense, al hebreo, al japonés o al colombiano que me leen les da igual lo que diga fulano de tal, que una de cada dos veces es un escritor frustrado o uno que, como considera que lo lee poca gente, a lo mejor se cabrea porque a otros sí nos leen. No lo sé, no hago vida literaria, no voy a mesas redondas ni a ciclos, salvo que sea un compromiso ineludible. Tampoco tengo ocasión de contrastar o discutir. Siempre he dicho que la Literatura se escribe, no se habla de ella. Hay lectores y escritores, y en medio hay una masa rara de gente, que no escribe pero juzga lo que escribes, que son críticos, estudiosos, en la que hay de todo, gente noble y gente infame. Yo tengo mi contacto directo con los lectores, no necesito intermediarios.

-¿Le cuesta trabajo explicar la labor que desarrolla la Real Academia Española?
-A veces la gente no lo entiende. Tiene la idea de que la Academia es una especie de policía del lenguaje, cuando en realidad es un notario del lenguaje. No dice cómo hay que hablar, sino que está atenta a cómo la gente habla. Recoge lo que la gente dice y usa, y eso lo pone en diccionarios, ortografías y gramáticas. Registra el uso de la lengua, no impone. A veces sugiere tendencias, orienta, pero no es una policía ni una autoridad de dogma. Hace un seguimiento de la lengua, es un observatorio de cómo evoluciona la lengua española. No olvidemos que en España sólo existe el diez por ciento de los hispanohablantes. Y la Academia intenta que todo el español de todo el mundo de habla hispana sea comprensible, y eso es un trabajo muy complicado.

-Escribe novelas y columnas de opinión, ¿y no le resulta atractivo el cine, escribir guiones?
-El cine es una cosa y las novelas son otra. Yo soy escritor de novelas, el guión de cine es una cosa en la que intervienen un montón de personas, todo el mundo tiene algo que decir, el director, el productor, el actor, los coguionistas... En una novela soy sólo yo, y para bien o para mal, el responsable soy yo. Estoy mucho más a gusto, y no tengo intención de guiar mis energías hacia otras cosas que no son aquéllas que me competen.

-La Historia de España da para varios guiones de película. ¿Qué pasajes le gustaría ver llevados a «la gran pantalla»?
-España está llena de episodios históricos que no se han hecho en el cine, ni se harán. La conquista de México, los almogávares en Grecia, los tercios en Flandes, la batalla de Pavía, una película sobre la batalla de Trafalgar, por ejemplo. Son cosas imposibles, nunca se harán aquí. Lo triste es que si este país fuera Inglaterra o Francia, estaría lleno de películas, de narraciones.

-¿Se anima a citar alguna de sus películas históricas preferidas?
-Varias, varias. 'Los duelistas', de Ridley Scott, me parece una obra maestra que no me canso de ver, aparte de por su belleza plástica, porque está contada de una manera admirable. Y me gustan mucho las películas de guerra en el mar: 'Das Boot', de Wolfgang Petersen, 'Master and Commander', 'La batalla del Río de la Plata', 'Hundid al Bismarck', 'Bajo diez banderas', que es una película extraordinaria, 'Rebelión a bordo'... Además, 'Salvar al soldado Ryan' y la serie 'Hermanos de sangre', que también me parece una obra maestra. Los géneros que me gustan son las películas del Oeste, John Ford sobre todo; las bélicas, en especial las británicas, y las de mar.

-Finalmente, ¿ha pensado alguna vez en cómo lo tratará la posteridad?
-No tengo la menor perspectiva ni me importa lo más mínimo. Yo cuento historias. Soy un escritor que cuenta historias que en cierta forma viví, a menudo, y vivo de lo que cuento, y hay lectores a quienes les gusta lo que escribo, y ellos me dan los medios y la independencia necesarios para que pueda vivir sin depender de gobiernos, ni de ministerios, ni de subvenciones, ni de nada. No tengo el menor interés en eso. He visto arder la biblioteca de Sarajevo, he visto tipos muy poderosos hoy, que al día siguiente pedían de rodillas que no les matasen, he visto mujeres bellísimas, que eran las reinas de la fiesta, prostituirse al cabo de un mes por un paquete de cigarros. Y cuando uno ha visto esas cosas, las tienes en la memoria y con ellas escribes novelas, te das cuenta de que la posteridad importa muy poco. ¿Quién se acuerda de Torrente Ballester, de Terenci Moix, de Camilo José Cela, de Miguel Delibes, de Néstor Luján, de Vizcaíno Casas? Escritores que llenaban las librerías. Nadie. Y de mí nadie se acordará, ni falta que hace. Esto es así, así son las reglas, y como las tengo asumidas, pues así vivo, con libertad, con independencia.

--
Última edición por Rogorn el Sab Mar 17, 2012 1:07 pm, editado 1 vez en total.

Adeletheresa61
Mensajes: 1492
Registrado: Mar May 03, 2011 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por Adeletheresa61 » Sab Mar 17, 2012 12:41 pm

Gracias Rogorn.

He visto arder la biblioteca de Sarajevo, he visto tipos muy poderosos hoy, que al día siguiente pedían de rodillas que no les matasen, he visto mujeres bellísimas, que eran las reinas de la fiesta, prostituirse al cabo de un mes por un paquete de cigarros. Y cuando uno ha visto esas cosas, las tienes en la memoria y con ellas escribes novelas, te das cuenta de que la posteridad importa muy poco.



Cualquier comentario sobra me parece......

Avatar de Usuario
nexus6
Mensajes: 6532
Registrado: Mar Sep 30, 2008 11:00 pm

Mensaje por nexus6 » Sab Mar 17, 2012 4:28 pm

Gracias, Boss.
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.Es hora de morir

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Jue Mar 22, 2012 2:05 pm

Hay un 99,9% de posibilidades de que esta entrevista ya esté colgada. Pero Boss lo identificará rápido cual neutrino :wink: .

http://www.que-leer.com/7472/arturo-per ... esico.html
"Leo para soportar días como éste" -respondió Alatriste

Imagen
Doncel de Sigüenza. 1492

Adeletheresa61
Mensajes: 1492
Registrado: Mar May 03, 2011 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por Adeletheresa61 » Jue Mar 22, 2012 9:05 pm

Gracias Siana. Muy buena la entrevista y me gusta mucho el Doncel de Sigüenza. Que imagen más potente - el poder eterno de la lectura. Nuestro amigo fiel, analgésico, luz y esperanza. :)

Avatar de Usuario
koora_linax
Mensajes: 3032
Registrado: Sab Sep 02, 2006 11:00 pm
Ubicación: Córdoba

Mensaje por koora_linax » Jue Mar 22, 2012 9:37 pm

Muy acertada Sianeta ;-) la escultura en alabastro del Doncel de Sigüenza y la frase de Alatriste. La iconografía habitual durante la Edad Media reserva los libros a personajes eclesiásticos, por lo que su uso en este caso puede considerarse una innovación, relacionada con el aumento de la literatura profana desde la crisis bajomedieval y la invención de la imprenta (presente en España desde 1472, con el Sinodal de Aguilafuente), aunque la difusión de la lectura que trajeron los libros de caballerías es posterior. Ya que se trata de una de las principales esculturas del gótico tardío español. Obra del Sebastián Almohacid en su taller de Guadalajara...

Es bellísima :!:
"Al final lo que está en juego es como vivir con el desorden". Arturo P-R

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Jue Mar 22, 2012 10:00 pm

No estaba colgada la entrevista, no lo puedo creer :) !

Muchas gracias noies. Es conmovedora la imagen, la verdad es que sí.

Koora, me he sentido como una alumna leyéndote :!: Magnífica explicación. Vas a ser una gran profesora :wink:

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Jue Mar 22, 2012 10:42 pm

Gracias Siana.
Arturo Pérez-Reverte y Montero Glez. Lobo y Maraña.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14640
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Mar 22, 2012 11:02 pm

Sí estaba, en el hilo de 'El asedio'. Pero no pasa nada.

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Vie Mar 23, 2012 1:08 am

Vale :wink:

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mié Abr 18, 2012 10:23 am

Gracias Siana y Rogonr. No había leido la entrevista de la revista de Ferrer Dalmau y me ha gustado mucho. En este enlacepodeis ver el pdf de la revista y descargarlo
http://www.perezreverte.com/articulo/no ... avo-culto/
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mié Abr 18, 2012 12:56 pm

Entrevista de noviembre de 2008 en
http://ricerca.repubblica.it/repubblica ... verte.html

Arturo Pérez Reverte

29 novembre 2008 pagina 29 sezione: ALMANACCO DEI LIBRI

«Ormai non lo posso negare, sono uno scrittore. Per anni ho affermato di essere un lettore che scriveva libri. Però quando hai pubblicato più di quindici romanzi ti fai cogliere dal dubbio. E la risposta è evidente: anch' io sono diventato uno scrittore». La fama, il successo, la maturità. A 56 anni, Arturo Pérez Reverte si rende conto che, col tempo, le cose cambiano. Anche nel modo di fare letteratura di uno dei nomi eccellenti della cultura spagnola. Non più di dieci anni fa, arrivò a dire: «Io non sono Javier Marias». Ora, del suo amico autore della trilogia Il tuo volto domani, dice: «Javier faceva una vita letteraria. La sua aspirazione era creare un' opera letteraria che spiegasse la sua visione del mondo. La mia aspirazione, al contrario, era quella di muovermi all' interno della letteratura, ero un avventuriero, che amava saltare da un genere all' altro, come se si trattasse di un reportage. La mia scrittura era fatta di passioni e impulsi, non di un atto letterario. Ma è chiaro che il tempo cambia le cose. Ora sì che ho un atteggiamento letterario, anche se non per scelta. Il successo mi ha reso più responsabile, il lettore diventa esigente e tu devi sapergli rispondere». Riflessioni sul passato e sul presente, proprio quando in Italia esce, a quindici anni dalla pubblicazione, una nuova edizione de Il club Dumas. «è uno dei libri che mi hanno reso popolare, non solo in Spagna ma anche fuori: è stato tradotto in 51 lingue. Ho un ricordo dolce e gradevole». Un libro in cui si parla del diavolo e dei Tre Moschettieri. Un miscuglio che può sembrare curioso. «La sfida era proprio questa. Mescolare tutti questi elementi, cosa che non era mai stata fatta prima. Era un romanzo per gente che amava i libri. Detto ora, sembra un topico. Negli ultimi anni sono usciti molti libri che parlano di libri, ma in quel momento era una novità, era lavorare in un terreno inesplorato. Entravo, così, in quella avventura con il godimento del pioniere». Pensa di poter stabilire un parallelo tra questa sua forma di scrivere, allora molto innovatrice, e la letteratura di Umberto Eco? «No, no, Umberto Eco è un' altra cosa. Lui segue un' altra linea, l' unica somiglianza è che mantiene la biblioteca come elemento di fondo. Eco fa qualcosa di molto importante: dimostra per la prima volta che è possibile fare un libro di massa e allo stesso tempo colto, che è possibile giocare con la cultura e un numero ampio di lettori. Diciamo che Eco lo dimostra scientificamente, e altri - tra i quali mi includo - traggono beneficio da questa porta che lui ha aperto». Chi è il diavolo? Glielo chiedo perché ho l' impressione che la sua opinione non sia molto negativa... «No, la mia opinione è molto buona. Io sono stato educato nella religione cattolica, anche se per me la religione è stata più cultura che rito. Ciò in cui non ho mai creduto, però, è il diavolo cattolico, il diavolo come fuoco eterno e così via. Ho sempre visto il diavolo come un ribelle, come qualcuno che si solleva contro il potere stabilito. Un diavolo che combatte, che ha lottato contro il potere e contro Dio, che ha perso la battaglia e che ora vaga per la Terra come un soldato perduto. C' è qualcosa di epico, o forse mi interessa il diavolo perché lo vedo con un tratto epico. Un eroe stanco che vaga con la nostalgia del Cielo che un tempo ha conosciuto. Per me è sempre un compagno di disgrazia, mai un nemico». Ma allora dove sta il male, e come si combatte? «Il male sta in noi stessi. Il diavolo non è il colpevole, è solo una vittima. Il malvagio è l' essere umano. La religione cattolica, e cristiana, ci ha venduto per parecchi secoli l' idea che l' uomo è buono e il diavolo lo tenta per renderlo cattivo. E questo è falso. L' uomo è cattivo, per sua natura. La paura del castigo, l' educazione e la cultura attenuano a volte questa tendenza e lo trasformano in un essere ragionevole, sopportabile». I suoi romanzi sono permeati di libri e citazioni di testi letterari. Qual è il suo rapporto con la parola scritta? «Io cresco circondato da una biblioteca grande. I miei primi giochi hanno a che vedere con i libri. Persino quando giocavo alla guerra con i miei fratelli facevo barricate con i libri della biblioteca di mio nonno. Passo la vita viaggiando per il mondo con uno zainetto pieno di libri. In casa, ne ho 25 mila. Sono andato costruendo questo mondo per il giorno in cui deciderò di ritirarmi, perché possa vivere isolato dal mondo esterno e vivere in una realtà tutta mia fatta solo di libri». Ritiene possibile un futuro senza libri? "No, il mio no. Un futuro senza libri è possibile, ma è qualcosa che io non vedrò, che non mi interessa. Il mio futuro non sarà senza libri, io ce li ho». Si sente a suo agio in un mondo sempre più virtuale, tecnologico, lontano dalla maniera tradizionale di consumare cultura e informazione? «No, per niente. Però ho perlomeno un vantaggio. Che io posso scegliere il mio mondo. Ho l' età e la posizione personale, economica, culturale adeguata per poter scegliere con quale parte del mondo resto. Sto in casa, leggo e vedo film in dvd, non vedo la televisione. Non vado in vacanza a Cancun, me ne vado con la mia barca a vela a navigare per il Mediterraneo. Sono stato ora due mesi sul Mar Tirreno, che è il mio mare, la mia cultura, la mia memoria: sono le anfore, gli dei, l' olio d' oliva e il vino rosso, il marmo, i templi e Roma e Cartagine». Lei può scegliere, ma l' umanità va in un' altra direzione. «Io credo che finché ci sono libri, finché ci sono musei, e pietre nel Colosseo, o teatri in Grecia, o nell' antica Troia, o nella costa mediterranea, chi vuole si può salvare, chi vuole ha i meccanismi sufficienti non per salvare il mondo ma per consolare se stesso. Tra l' altro, non c' è mai stata tanta cultura disponibile per chi ne voglia usufruire. Chi lo voglia, può perfettamente costruirsi una propria trincea, una biblioteca, un castello, un baluardo dove sopravvivere». - ALESSANDRO OPPES

TRADUCCION
“No lo puedo negar. Soy escritor. Durante años he afirmado ser un lector que escribe libros. Pero cuando se ha publicado más de quince novelas, te dejas pillar por la duda. La respuesta es evidente: también me he convertido en un escritor”.
La fama, el éxito, la madurez. Con 56 años AP-R se da cuenta de que, con el tiempo, las cosas cambian. También en el modo de hacer literatura de uno de los nombres excelsos de la cultura española. No hace más de diez años llegó a decir “No soy Javier Marías”. Ahora, de su amigo, autor de la trilogía “Tu rostro mañana” dice: “Javier hacía vida literaria. Su aspiración era crear una obra literaria que explicase su visión del mundo. Mi motivación, al contrario, era poder moverme dentro de la literatura. Era un aventurero que amaba pasar de un género a otro, como si fuera un reportaje. Mi escritura estaba hecha a base de pasiones, impulsos, no de un acto literario. Pero está claro que el tiempo cambia las cosas. Ahora tengo una actitud literaria, aunque no haya sido por decisión. Mi éxito me ha hecho ser más responsable. El lector se vuelve más exigente y debes saber responderle”.
Reflexiones sobre el pasado y el presente, justo cuando en Italia se publica, quince años después de la primera edición, una nueva edición de “El club Dumas”.
“Es uno de los libros que me hizo popular, no sólo en España sino fuera: fue traducido a 51 idiomas. Tengo un recuerdo dulce y agradable”. El libro en el que se habla del diablo y de los tres Mosqueteros. Una mezcla que puede parecer curiosa.

“El reto era justo este. Mezclar estos elementos, cosa que nunca antes se habría hecho. Era una novela para la gente que amaba los libros. Dicho ahora parece un tópico. En los últimos años han salido muchos libros que hablan sobre libros, pero en aquel momento era algo novedoso, era trabajar en un terreno no explorado. Entré de esa manera en una aventura, con el goce del pionero”.

¿Piensa que se puede establecer una comparación entre esta, su forma de escribir, entonces innovadora, con la literatura de U.Eco?

“No. No. Umberto Eco es otra cosa. Sigue otra línea. El único parecido es que mantiene, como elemento de fondo, la biblioteca. Eco hace algo muy importante: demuestra que por primera vez se puede hacer un libro de masas que a la vez es un libro culto. Que es posible jugar con la cultura y un número amplio de lectores. Podemos decir que Eco lo demuestra científicamente, y que otros entre los que me incluyo, encuentran beneficio de esta puerta que él ha abierto”.

¿Quién es el diablo? Se lo pregunto porque tengo la impresión de que su opinión es muy negativa…

“No. Mi opinión es muy positiva. He sido educado en la religión católica aunque para mí la religión es más cultura que rito. Es algo en lo que nunca he creído, en el diablo católico, el diablo como fuego eterno, etc. Siempre he visto al diablo como un rebelde, como alguien que se rebela contra el poder establecido. Un diablo que combate, que ha luchado contra el poder y contra Dios, que ha perdido la batalla y que ahora deambula por la tierra como un soldado perdido. Hay en ello algo épico y quizá me interesa porque lo veo con un prisma épico. Un héroe cansado que deambula con la añoranza de un cielo que hace un tiempo conoció. Para mí es siempre un compañero de infortunio. Nunca un enemigo”.

Entonces, ¿dónde está el mal y cómo se combate?

“ El mal está en nosotros mismos. El diablo no es culpable, solo es una víctima. El malvado es el ser humano. La religión católica y cristiana que nos ha vendido durante varios siglos la idea de que el hombre es bueno y el diablo lo tienta para volverlo malo. Esto es falso. El hombre es malo, debido a su propia naturaleza. El miedo al castigo, la educación y la cultura atenúan a veces esa tendencia transformándolo en un ser racional y soportable”

Sus novelas están impregnadas de libros y citas de textos literarios. ¿Cómo es su relación con la palabra escrita?

“Crecí rodeado de una gran biblioteca. Mis primeros juegos tenían que ver con los libros. Incluso cuando jugaba a la guerra con mis hermanos hacía barricadas con los libros de la biblioteca de mi abuelo. Pasé la vida viajando con una mochila llena de libros. En casa tengo 25.000. He construido este mundo para el día en que decida retirarme porque pueda vivir aislado del mundo externo y vivir una realidad propia, hecha solo de libros”.

¿Cree posible un futuro sin libros?

“No, el mío no. Un futuro sin libros es posible, pero es algo que yo no veré, que no me interesa. Mi futuro no estará sin libros”.

¿Se siente a gusto en un mundo cada vez más virtual, más tecnológico, lejano de aquel modo tradicional de consumir la cultura y la información?

“No, para nada. Pero por lo menos voy con ventaja. Puedo elegir mi mundo. Tengo la edad, la posición personal, económica y cultural adecuada para elegir en que parte del mundo me quedo. Estoy en casa, leo, veo películas en DVD, no veo la TV. No me voy de vacaciones a Cancún. Me voy con mi barco de vela a navegar por el Mediterráneo. Ahora he estado dos meses en el Mar Tirreno que es mi mar, mi cultura, mi memoria. Son las ánforas, los dioses, el aceite de oliva, el vino tinto, el mármol, las iglesias y Roma y Cártago”.

Usted puede elegir, pero la humanidad camina en otra dirección

“Creo que mientras haya libros, mientras existan los museos, queden piedras en el Coliseo, teatros en Grecia o en la antigua Troya o en la costa mediterránea… quien quiere puede salvarse. Quien quiere tiene los mecanismos suficientes no para salvar el mundo sino para consolarse. Entre otras cosas nunca ha habido tanta cultura disponible para quien quiera hacer uso de ella. Quien quiera se puede construir su propia trinchera, una biblioteca, un castillo una fortaleza donde sobrevivir”
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Victoria
Mensajes: 1305
Registrado: Jue Mar 01, 2012 12:00 am
Ubicación: Por tierras de España.

Mensaje por Victoria » Jue Abr 26, 2012 1:11 pm

"Quien quiera se puede construir su propia trinchera, una biblioteca, un castillo una fortaleza donde sobrevivir"

Me encanta esta frase. A tono con la explicación que da de los consejos de aquella Carta a María, explicando que iban más destinados a encajar derrotas que a conseguir victorias.

Gracias por los enlaces. Yo tampoco había visto esa entrevista y ya me he descargado al pdf. ¿Alguien sabe si aún quedan libres suscripciones a la revista?
La única salvación de los vencidos es no esperar salvación alguna.

Avatar de Usuario
Violette
Mensajes: 212
Registrado: Mié Abr 27, 2011 11:00 pm
Ubicación: Aquí, allí... depende del día y de la hora...

Mensaje por Violette » Lun May 07, 2012 10:59 am

Ada escribió:Entrevista de noviembre de 2008 en
http://ricerca.repubblica.it/repubblica ... verte.html
El hombre es malo, debido a su propia naturaleza”


Me gusta esta teoría que además he ido encontrando en varios de sus libros. Creo que no estoy de acuerdo del todo con él.
¿Para qué sirve un libro sin imágenes ni diálogos?

Responder