¿Quieres apadrinar un capítulo?

Comentarios y noticias sobre la saga de novelas ‘Las aventuras del capitán Alatriste’

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Avatar de Usuario
elisheva
Mensajes: 6903
Registrado: Dom May 01, 2005 11:00 pm
Ubicación: Por ahí...

Mensaje por elisheva » Sab Ago 26, 2006 12:57 pm

Por cierto, que ya existen en formato de audiolibro. No son oficiales, sino más bien piratillas, y la voz es mecánica, pero como curiosidad...
...En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada...

Avatar de Usuario
Corsaria
Mensajes: 7731
Registrado: Vie Dic 02, 2005 12:00 am
Ubicación: Virreinato del Río de la Plata

Mensaje por Corsaria » Sab Ago 26, 2006 2:39 pm

Y por qué no se pone d. Arturo a leerlos?? Eso sí que sería una pasada!!!
Había descubierto fascinada, estremecida de placer y de miedo, que todos los libros del mundo hablaban de ella.

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Sab Ago 26, 2006 3:10 pm

8O

Eso sería... indescriptible!!!!!!!!! Secundo la moción!! Arturo, hágalo por sus fans invidentes, que los hay, que lo sé yo!!! (Y por los videntes, que también lo disfrutaríamos!!!!!)
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
elisheva
Mensajes: 6903
Registrado: Dom May 01, 2005 11:00 pm
Ubicación: Por ahí...

Mensaje por elisheva » Sab Ago 26, 2006 3:23 pm

¿Os imagináis ese vozarrón declamando los versos De Lope y Quevedo?¿Y sobre todo las famosas palabras.."No era el hombre más honrado..."?
...En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada...

Avatar de Usuario
adosinda
Mensajes: 4974
Registrado: Lun Feb 20, 2006 12:00 am

Mensaje por adosinda » Sab Ago 26, 2006 10:20 pm

Pues no es mala idea. Y estaria genial si estuviera dentro del pack del juego de yahoo.

Avatar de Usuario
Corsaria
Mensajes: 7731
Registrado: Vie Dic 02, 2005 12:00 am
Ubicación: Virreinato del Río de la Plata

Mensaje por Corsaria » Dom Ago 27, 2006 2:51 am

Yo casi desmayo cuando escuché el discurso de ingreso a la RAE, me imagino si lo escucho decir "se llamaba Diego Alatriste y Tenorio...", caigo fulminada en ese mismo instante...
Había descubierto fascinada, estremecida de placer y de miedo, que todos los libros del mundo hablaban de ella.

Avatar de Usuario
val
Mensajes: 196
Registrado: Mié Ago 02, 2006 11:00 pm
Ubicación: Granada

¿Quieres apadrinar un capítulo?

Mensaje por val » Dom Ago 27, 2006 4:58 pm

Me resulta muy difícil seleccionar un capítulo, pero escojo el primer capítulo de "El Capitán Alatriste" titulado La taberna del turco, aquel que empieza " No era el hombre más honesto ni el más piadoso...", :evil:. Supongo que ya habrá sido seleccionado por más de uno. :wink:
- ¿ Batirnos contra quién, don Francisco?(...) - Contra la estupidez, la maldad, la superstición, la envidia y la ignorancia. Que es como decir contra España, y contra todo"

Avatar de Usuario
elisheva
Mensajes: 6903
Registrado: Dom May 01, 2005 11:00 pm
Ubicación: Por ahí...

Mensaje por elisheva » Mié Oct 04, 2006 3:28 am

He estado repasando este hilo casi olvidado, y me he dado cuenta de una cosa:
La mayoría de las nuestras escenas favoritas no aparecen en la película.
Ya sé que gran parte de la trama de los cinco libros ha desaparecido en el guión final, pero hubiera sido bonito reconocer los grandes momentos alatristeros en la peli, aquellos que nos emocionaron leyendo las aventuras o que hicieron que nos identificáramos con cierto personaje o situación. Los que nos definieron sus motivos, o nos describieron la situación.
...En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada...

Avatar de Usuario
Corsaria
Mensajes: 7731
Registrado: Vie Dic 02, 2005 12:00 am
Ubicación: Virreinato del Río de la Plata

Mensaje por Corsaria » Mié Oct 04, 2006 9:19 pm

Es verdad, Eli, la mayoría no están. Pero, ¿sabés qué es lo bueno? que para siempre vamos a poder imaginarlas a nuestra manera... :wink:
Había descubierto fascinada, estremecida de placer y de miedo, que todos los libros del mundo hablaban de ella.

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Jue Oct 05, 2006 12:32 am

Sí señora!!! Así se habla!!!! :lol:
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
elisheva
Mensajes: 6903
Registrado: Dom May 01, 2005 11:00 pm
Ubicación: Por ahí...

Mensaje por elisheva » Sab Oct 07, 2006 10:08 pm

Me encanta imaginar mis escenas favoritas a mi modo, y de hecho por muchas pelis que vea mis imágenes íntimas son las que siempre predominan en la lectura de mis libros favoritos.
Pero a menudo siento curiosidad por saber de qué forma las verían los demás, no tanto por compararlas con las mías como por el hecho de lo que representa asomarte a la mirada de otra persona. A veces es sorprendente comprobar cuántas variantes puede tener una misma escena, paisaje o persona. Eso es lo que me gusta, que me sorprendan.
...En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada...

Avatar de Usuario
elisheva
Mensajes: 6903
Registrado: Dom May 01, 2005 11:00 pm
Ubicación: Por ahí...

Mensaje por elisheva » Mar Dic 05, 2006 10:34 pm

Acabo de comprar el libro, y no he podido resistir la tentación de echarle la primera ojeada, así que con vuestro permiso, me voy a permitir escojer el primer capítulo del libro más deseado hasta el momento :wink:
¡Ah, y por supuesto!
CONTIENE SPOILERS
:!:
:!:
:!:
:!:
:!:
:!:
:!:
:!:
:!:
:!:
:!:
:!:

"Era un largo camino el que nos había llevado al capitán Alatriste y a mí hasta la cubierta de aquella galera, que ese mediodía de finales de Mayo del año mil seiscientos y veintisiete -las fechas constan en mis papeles viejos, entre amarillentas hojas de servicios- combatía con la galeota corsaria pocas millas al sur de la isla de Alborán, frente a la costa de Berbería. Después de la funesta aventura del caballero del jubón amarillo, cuando nuestro católico y joven monarca se libró por muy poco de la conspiración maquinada por el inquisidor fray Emilio Bocanegra, el capitán Alatriste, tras tener la cabeza a dos dedos del verdugo por disputarle una amante al cuarto Felipe, logró preservar vida y reputación merced a su espada -y más modestamente a la mía, y a la del cómico Rafael de Cózar- cuando salvó el real gaznate durante una incierta partida de caza en el Escorial. Los reyes son, sin embargo, ingratos y olvidadizos. El lance no nos aportó beneficio alguno. Como se daba, además, la circunstancia de que, a causa de ciertos amores de nuestro monarca con la representante María de Castro, el capitán se había tratado de verbos y aceros con el conde de Guadalmedina, confidente real, llegando a herirlo primero de una linda cuchillada y luego de unos cuantos golpes, el antiguo favor del conde hacia mi amo, viejo de Flandes e Italia, se había trocado en rencor. Así que lo del Escorial nos alcanzó justo para equilibrar el debe y el haber. Salimos, en suma, con lo comido por lo servido, sin un maravedí en la faltriquera, pero con el alivio de no dar con nuestros huesos en prisión o heredar seis pies de tierra de una fosa anónima. Los corchetes del teniente de alguaciles Martín Saldaña -convaleciente de una gravísima herida que le había inflingido mi amo- nos dejaron en paz, y el capitán Alatriste anduvo al fin sin llevar, de contínuo, el soldadesco mostacho sobre el hombro. Ese no fue el caso de otros implicados, sobre quienes cayeron, con la discreción propia del caso, las furias reales; fray Emilio Bocanegra quedó recluido en un hospital para enfermos mentales -su condición de santo varón exigía ciertos miramientos-, y otros conspiradores de menos usía fueron estrangulados sigilosamente en la cárcel. De Gualterio Malatesta, el sicario italiano enemigo personal del capitán y mío, nada cierto supimos; se habló de atroces tormentos antes de la ejecución en un oscuro calabozo, pero nadie dió fe. En cuanto al secretario real Luis de Alquézar, cuya complicidad no pudo probarse, su posición en la Corte y sus influencias en el consejo de Aragón le preservaron el cuello pero no el cargo: una fulminante orden real lo envió a las tierras ultramarinas de Nueva España. Y como saben vuestras mercedes, la suerte de tan turbio personaje no me era indiferente. Con él había embarcado, rumbo a las Indias, el amor de mi vida. Su sobrina Angélica de Alquézar.
...En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada...

Responder