Alatriste en la canallesca

Comentarios y noticias sobre la saga de novelas ‘Las aventuras del capitán Alatriste’

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Alatriste en la canallesca

Mensaje por Rogorn » Jue Dic 10, 2009 6:31 pm

Pérez-Reverte prepara un folletín protagonizado por el capitán Alatriste
La primera entrega de la serie se publicará el 9 de diciembre
José Comas - El País - Francfort - 04/10/1996

El novelista español Arturo Pérez-Reverte escribirá una serie de novelas de aventuras de tipo folletín, ambientadas en los tiempos del Siglo de Oro español, con un personaje central: el capitán Alatriste, que "no era el hombre más honesto, ni el más piadoso, pero era un hombre valiente". La primera novela de la serie se presentará el próximo 9 de diciembre en Madrid, declaró ayer en Francfort el director de la editorial Alfaguara, Juan Cruz, y anticipó: "Será como un estreno de película y habrá una gran sorpresa".

El autor de la serie faltó ayer en Francfort, porque Pérez-Reverte se encuentra en Sarajevo metido en el rodaje de la película sobre su novela 'Territorio comanche'. En cambio sí acudió a la rueda de prensa el escritor mexicano Sealtiel Alatriste, quien cuando conoció a Pérez-Reverte, le fascinó por su apellido. El novelista le prometió que lo usaría como nombre del protagonista de alguna de sus novelas. La ocasión no tardó en producirse. Alatriste, el de ficción, es "un soldado veterano de los tercios de Flandes que malvive de espadachín a sueldo en el Madrid del siglo XVII'. Añade la presentación del personaje que distribuyó Alfaguara: "Sus aventuras peligrosas y apasionantes nos sumergen sin aliento en las intrigas de la corte de una España corrupta y en decadencia, las emboscadas en callejones oscuros, entre el brillo de los aceros".

Pérez-Reverte proyecta escribir seis novelas de esta serie con una periodicidad de un año. Entre los personajes que desfilan por ese Madrid del barroco se encuentran figuras reales, como el escritor Quevedo y el dramaturgo Lope de Vega. La acción transcurre por Ias tabernas donde Francisco de Quevedo compone sonetos entre pendencias y botellas de vino, o los corrales donde las representaciones de Lope de Vega terminan a cuchilladas. Un implacable inquisidor, fray Emilio Bocanegra, un peligroso asesino, Gualterio Malatesta, y un diabólico secretario del rey, Luis de Alquézar son algunos de los personajes que el editor Juan Cruz espera se conviertan en familiares.

Confía el editor en un éxito de venta y anunció una primera tirada de 100.000 ejemplares. De la novela de Arturo Pérez-Reverte 'La piel del tambor' se han tirado más de 400.000 ejemplares en España, México y Argentina, dijo Cruz.

El tocayo del héroe que protagonizará la serie, el escritor Alatriste, que es director editorial de Alfaguara en México, definió el proyecto que ayer se presentó en la feria del libro de Francfort como "un intento de recuperar el placer por la literatura de aventuras, de volver al folletín literario del siglo XVIII, en el espíritu de la literatura de los grandes héroes".

Avatar de Usuario
bowman
Mensajes: 5203
Registrado: Lun Ago 07, 2006 11:00 pm
Contactar:

Mensaje por bowman » Sab Dic 12, 2009 2:14 pm

En enero de 2002, el diario El País iniciaba la publicación por entregas de un tebeo 'educativo' sobre Alatriste. Lo de 'educativo' viene a cuento porque, además de la historieta (dibujada por David Jiménez), la obra incluía informaciones sobre distintos aspectos de la vida en el XVII a cargo de un equipo que coordinaba el escritor Juan Eslava Galán. En ese equipo estaba integrado el ilustrador Joan Mundet. El comic terminaba con una simpática 'fe de imprenta' que decía así: 'este libro acabóse de imprimir en los talleres gráficos Mateu Cromo el 24 de abril del Año del Señor de 2002, festividad de San Sabas, centurión romano mártir al que se encomiendan los Tercios cuando redoblan las cajas y truena el cañón'.
Para anunciar el inicio del acontecimiento, el periódico publicaba el 12 de enero una pequeña entrevista con Arturo Pérez-Reverte en torno a Alatriste.

--

El Capitán Alatriste inicia en un nuevo coleccionable sus andanzas en cómic
La primera novela del personaje de Pérez-Reverte se transforma en coleccionable
El País - 12/01/2002

El Capitán Alatriste, famoso personaje creado por el escritor Arturo Pérez-Reverte que ha captado ya dos millones de seguidores en España y Latinoamérica, inicia a partir de mañana una segunda vida dentro del nuevo coleccionable que se distribuirá gratuitamente con 'El País' los domingos. La primera de las cuatro novelas protagonizadas por Diego Alatriste -que no era el más honesto ni el más piadoso, pero sí un hombre valiente, así se le presenta al comienzo del libro- se transforma durante 17 semanas en cómic con guión del propio Pérez-Reverte y dibujos de David Jiménez. Cada fascículo semanal, de 12 páginas, incluye las andanzas del capitán de los Tercios de Flandes más una segunda parte histórica, en forma de enciclopedia. Pérez-Reverte, que se declara muy satisfecho con esta nueva experiencia y con el resultado final del coleccionable, ve así redondeado el objetivo que le llevó a sentarse a escribir las aventuras de este capitán enjuto, de grandes bigotes y mirada intensa: acercar el Siglo de Oro español con objetividad a las nuevas generaciones, "con sus luces y sus sombras, sus grandezas y sus miserias, sus personajes crueles y fanáticos, pero también sus artistas". Cree que el siglo XVII es una etapa fundamental para entender España, todo lo que ha sido y no ha sido después, y, sin embargo, no merece la atención debida en los últimos planes de estudios. "Ni era la España siniestra que pintaron los ingleses ni la España gloriosa que nos quiso hacer ver el franquismo", dice Pérez-Reverte, uno de los autores contemporáneos en lengua española con más éxito en otros países.

Ése es precisamente uno de los principales valores de las cuatro entregas de Alatriste, que cuentan con rigor y amenidad una parte crucial de nuestra historia, cuando España todavía era un imperio y de ella salían genios como Velázquez, Quevedo, Góngora, Lope de Vega y Calderón de la Barca, pero comenzaba su imparable decadencia. El cómic comienza en el año 1622 con una viñeta en la que Íñigo Balboa, que con 12 años sirve al capitán, espera a que su señor abandone la cárcel de Corte, en el edificio que hoy ocupa el Ministerio de Asuntos Exteriores, junto a la Plaza Mayor de Madrid. Pronto, Diego Alatriste y Tenorio le hace un encargo: "Hierve la capa, que está llena de chinches... y vámonos a casa". Y a partir de ahí se suceden una serie de peripecias que nos acompañarán hasta el 5 de mayo y que vieron por primera vez la luz en forma de libro en 1996.

Con el nuevo coleccionable de 'El País', que se entregará sin ningún desembolso adicional con el periódico de los domingos, el que se ha convertido ya en un personaje clásico de la literatura contemporánea llegará a un público aún más amplio, ya que el cómic, de trazo realista pero amable, está concebido para todos los públicos a partir de los nueve años. Mañana se distribuirán, junto a [EP]S, las tapas y el fascículo de presentación. El coleccionable incluye también una aproximación divulgativa a la vida cotidiana de la España de Alatriste, el Siglo de Oro. En lenguaje moderno y muy didáctico, este apartado ha sido dirigido por el historiador Juan Eslava.

--

"Es imposible entender lo que somos sin conocer lo que fuimos"
El País - 12/01/2002

El autor de 'El capitán Alatriste' asiste feliz al alumbramiento en cómic de su personaje de más éxito, que concibió casi jugando. Él no podía concebir un éxito así. Ahora lo asume como el resultado de un reto que tuvo justamente su origen en México, cuando le dijo a su editor mexicano de entonces, Sealtiel Alatriste: "Un día crearé un personaje español con tu nombre".

-¿Qué ha aprendido usted del personaje?
-Entre otras cosas, que de una u otra forma la historia siempre se repite y que rara vez aprendemos de ella.

-¿Es la serie de Alatriste un relato moral?
-Es sobre todo un retrato moral del español, del buen vasallo que nunca tuvo buen señor. Hay un momento en que un personaje de la serie dice: "Ser lúcido y ser español fue siempre difícil de llevar". Pues eso. Yo lo escribí para que sirviera para ahora. Es imposible entender lo que somos sin conocer lo que fuimos.

-¿Y cómo seguimos siendo con respecto al español del tiempo de Alatriste, el Siglo de Oro?
-Seguimos siendo crueles e insolidarios, pero hemos ganado otras cosas, por suerte, aunque hemos perdido otras. La España de ahora es mejor, mucho mejor, que la España del siglo XVII.

-¿En qué es mejor?
-Es evidente. Hay más libertad, hay más cultura, hay menos fanatismo, hay menos corrupción y menos estupidez, pero en el camino nos hemos dejado algunas virtudes.

-Usted inicia la serie del capitán Alatriste con una definición que se ha convertido en un eslogan.
-Sí. "No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente". Nunca pensé que fuera a traer tanta cola. No me lo esperaba, francamente. Era un libro que iba a ser para mi placer personal, una especie de recorrido por la memoria, y al mismo tiempo un libro de aventuras a la manera de los libros de antes. Yo creía que ya no había lectores para esa clase de libros, pero me equivoqué.

-¿Y cuál cree usted ahora que es la clave del éxito?
-Yo he recibido miles de cartas y de comentarios sobre los libros que he publicado hasta el momento con Alatriste como personaje. Muchos de esos comentarios son de jóvenes que se sorprenden al saber que esas cosas que se reflejan ahí ocurrieron en la España del XVII. Están sorprendidos de leer cosas que nadie les había dicho: no estaban en sus libros de texto: ese Quevedo, esas guerras de Flandes... Para mí la sorpresa ha sido la sorpresa de los chicos.

-Desde que usted presentó la primera entrega atacó el sistema educativo español.
-En los últimos cuarenta años, a los jóvenes españoles se les ha despojado de su memoria y de su cultura; se les quiere hacer técnicos y excelentes analfabetos, olvidando que es muy peligroso fabricar ciudadanos desprovistos de alma. El franquismo contaminó nuestra historia de glorias imperiales y la reforma educativa de Solana y Maravall cayó en el extremo opuesto, tirando toda esa historia por la borda.

-Su personaje ha pasado ya a la mitología de los personajes literarios españoles.
-Hay gente que cree que Alatriste existió. El otro día me escribió un señor indignado: supuso siempre, decía, que el personaje había sido inventado, y luego se enteró de que yo había estado utilizando las memorias verdaderas del capitán.

-¿Y cómo se siente cuando ese personaje ficticio aparece en cómic y en la tirada de un periódico como 'El País'?
-Me satisface mucho, porque me permite llegar a lectores que todavía no leen libros, chicos entre doce y quince años. Es una forma de que conozcan más al personaje, pero también la historia y la memoria. Ahora sí sabrán de qué se les habla cuando les hablamos del siglo XVII.

-¿Qué mirada le ha dado a usted Alatriste?
-En Alatriste hay historia, acción, ser humano, y sobre todo lo que hay es una forma de mirar el mundo. El lector mira al mundo con los ojos de Alatriste. La de Alatriste es la mirada del español de siempre, el que ha visto siglos de la historia de España, con lo duro, lo triste... Cuando el lector se asoma a esa mirada, que tiene siglos detrás, mira a España con los ojos con que la veo yo.

Amaya Elezcano, directora de Alfaguara, editora de Arturo Pérez-Reverte, recuerda el comienzo de la publicación de la serie como "un aventura editorial fascinante". "En todo caso", dice Elezcano, "ha sido una aventura compartida al máximo con Pérez-Reverte, que se implicó en el proyecto con un entusiasmo y una ilusión que nos contagió a todos. Y luego hemos visto cómo ha ido creciendo este proyecto hasta alcanzar la relevancia que hoy tiene en la historia editorial española".

La primera tirada de la primera entrega de la serie, 'El capitán Alatriste', fue excepcional. Se imprimieron 250.000 ejemplares, el libro apareció en noviembre de 1996 y hasta ahora ha alcanzado 28 ediciones. Las entregas siguientes salieron en 1997 ('Limpieza de sangre'), 1998 ('El sol de Breda') y 2000 ('El oro del rey'). Esta última constituyó la primera experiencia de colocación de una novela española en venta por Internet, a través de Prisacom, que alcanzó un éxito sin precedentes en este tipo de ofertas en la Red.
Última edición por bowman el Sab Dic 12, 2009 7:27 pm, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Sab Dic 12, 2009 7:04 pm

Yo creía que ya no había lectores para esa clase de libros, pero me equivoqué.

Para mí la sorpresa ha sido la sorpresa de los chicos.


Sí se equivocó, para bien :D gracias Ro y Bow :wink:

Avatar de Usuario
vetinari
Mensajes: 2226
Registrado: Mié Jul 25, 2007 11:00 pm
Ubicación: Al sur

Mensaje por vetinari » Sab Dic 12, 2009 8:31 pm

Siana escribió: Sí se equivocó, para bien :D gracias Ro y Bow :wink:


Si que es verdad. Se ve que esa vez le falló su ya famosa "bola de cristal", lo digo por las varias Patentes "proféticas" que lleva escritas!! :wink:

Y me sumo a las gracias para Bow y Ro.
"...Efialtes aparecerá finalmente,
y pasarán los persas" Cavafis
"No hay quien pueda comprar el ser marino cuando estás en el mar." APR
"Freedom is just another word for nothing left to loose" Janis Joplin

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Dic 28, 2009 11:31 pm

Arturo Pérez-Reverte presenta 'El capitán Alatriste'
MFC - ABC - Madrid - 04/12/1996

Arturo Pérez-Reverte presentó ayer su último libro, 'El capitán Alatriste', primera entrega de una colección que Alfaguara ha creado exclusivamente para el autor y que estará compuesta por seis títulos. Cada libro se centrará en diferentes aspectos del siglo XVII español y todos tendrán un mismo protagonista. "En esta ocasión -comentó- sé que he escrito una buena novela. Quiero que la gente lea el libro porque puede aportar muchas cosas interesantes. ¡Ojalá hubiera más libros así!

La nueva obra de Pérez-Reverte trata de recuperar la memoria e Historia de España y para conseguirlo profundiza en el siglo XVII, que a su juicio ha sido injustamente olvidado. El novelista afirma que "nos están borrando la memoria entre todos. Así ha ocurrido durante los últimos doce años, y no creo que cambie mucho". El autor añadió que "cambiamos memoria por papilla anglosajona. Los ministros que hemos tenido se han empeñado en bajar el nivel cultural al suyo propio. Me parece una vergüenza". El escritor cree que éste es un buen momento para reivindicar nuestra cultura, y sin embargo "permanecemos acomplejados en las trincheras".

En la elaboración de esta nueva novela, Pérez-Reverte ha contado con la ayuda de su hija Carlota. "Quería que mi hija conociera a Velázquez y a Quevedo. Ella se ha encargado de la tarea documental, y en lo sucesivo pienso utilizarla descaradamente como punto devista del personaje". La nueva colección de Alfaguara incluirá un libro anual bajo el título 'Aventuras del capitán Alatriste'. Todos tendrán un protagonista común, pero cada libro será único y narrará historias propias.

--

Arturo Pérez-Reverte bucea en el Siglo de Oro para novelar sobre "la memoria que se nos niega"
Miguel Mora - El País - Madrid - 04/12/1996

Arturo Pérez-Reverte cree que "muchos jóvenes españoles conocen mejor la historia de Estados Unidos que la de su país, porque una gran parte de nuestra memoria ha sido sometida a un proceso de negación, y eso nos condena a ser huérfanos sin pasado". Para ayudar a reparar esa pérdida, el novelista de más éxito del país ha buceado en el Siglo de Oro -junto a su hija Carlota, que le ha ayudado en la documentación- y en esa época "magnífica y corrupta" ha situado su última novela, 'El capitán Alatriste' (Alfaguara), que inicia una serie que formarán seis obras.

"El capitán Alatriste empezó siendo un divertimento", afirmó ayer Arturo Pérez-Reverte en Madrid ante unos cincuenta periodistas. "Iba a ser una obrita de 70 páginas, pero a medida que me fui metiendo en el siglo XVII, el libro fue creciendo. Releí a Lope, a Quevedo, a Calderón, y según leía más me parecía que hablaban de la España de ahora. Todo lo que pasa hoy estaba entonces allí. La corrupción, el poder de los validos, los fueros...” El autor de 'El capitán Alatriste' -"libro adulto que pueden leer los jóvenes"- explicó que la decisión de acometer "una especie de ‘Episodios nacionales’ que cubran el reinado de Felipe IV" (1621-1665) obedece a que le parecía obligado "recuperar sin alharacas un siglo que no es ni tan abyecto como se dice ahora ni tan maravilloso como se decía durante el franquismo". La novela -cuyo título hace referencia al escritor mexicano Sealtiel Alatriste, director de Alfaguara México- se remonta a los años 20 del siglo XVII a través de los ojos de un adolescente vasco, Íñigo Balboa, que, tras la muerte de su padre en Flandes, llega a Madrid para vivir junto a Alatriste, soldado retirado al que Reverte define como "un espadachín a sueldo, un tipo más bien amoral, muy español en sus defectos y virtudes".

Reverte, que dijo “comprender mejor de dónde venimos" y sentir "menos vergüenza de ser español" después de haber visitado a los clásicos, calificó la novela como su "primer libro transitivo", y lo explicó con el lenguaje accesible que caracteriza toda su obra: "Siempre he dicho que escribía por mi propio placer, pero esta vez he escrito también para los demás, con intención didáctica, porque me parece bueno que esos jóvenes que llevan la gorra al revés y creen que el mundo es Estados Unidos sepan más de su pasado. Dicho sin ningún patrioterismo, es una cabronada que no sepan más. Y la culpa es de los políticos, que se empeñan en rebajar la cultura a su nivel".

Reverte afirmó que la novela -que ha sido ilustrada por Carlos Puerta- es un homenaje a sus lecturas infantiles de Alejandro Dumas, explicó que ha tratado de ser "muy minucioso con el lenguaje y los detalles técnicos", y reveló que los próximos libros de la serie los escribirá "en un mes, a uno por año". Después justificó el hecho de que su hija Carlota comparta la firma de la novela con él: "Fue una gran ayuda para la preparación. Iba al Prado a ver trajes, buscaba grabados, estudiaba con lupa el plano antiguo de Madrid... Y en cuanto a la escritura, es para mí el contraste perfecto de los puntos de vista de Íñigo Balboa". El editor, Juan Cruz, anunció que la tirada inicial de 150.000 ejemplares se ha agotado en una semana.
Última edición por Rogorn el Vie Jul 13, 2012 5:08 pm, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar Dic 29, 2009 11:58 pm

Pérez-Reverte inicia una serie literaria protagonizada por el espadachín Alatriste
Miguel Ángel Trenas - La Vanguardia - Barcelona - 04/12-1996

Con 'El capitán Alatriste', el periodista y escritor Arturo Pérez-Reverte inicia una serie, inicialmente de seis volúmenes, centrada en las aventuras de este espadachín del siglo de oro español. El autor presentó ayer la obra en Madrid, por la mañana, y en un hotel barcelonés, por la tarde. En la presentación madrileña de la obra—que el autor firma junto a su hija Carlota, de trece años, que le ha ayudado en labores de documentación—, Pérez Reverte afirmó que había que “recuperar una memoria histórica, cada vez más borrada de la mente de los españoles”. Según el novelista, “los jóvenes no conocen lo que fue el siglo de oro, un tiempo en el que Europa se construyó frente a España”, y dijo que con esta serie de novelas “quiero contribuir literalmente a la recuperación de la memoria del siglo de oro, una época hermosa y terrible, maravillosa y miserable, magnífica y corrupta, que guarda muchos paralelismos con nuestro presente”.

Según el escritor, hemos pasado de la exaltación, durante el franquismo, del siglo de pro, a una situación como la actual, en que se desconoce nuestro pasado.“Junto a una España oscura, había otra con aspectos muy positivos, que es la base de nuestro presente. Ni era tan maravillosa como nos contaron antes ni tan abyecta como hacen ahora."

La serie de 'El capitán Alatriste' narra las peripecias de un espadachín en el Madrid, del siglo de oro, en el que aparecen, como personajes secundarios, Quevedo, Lope, Calderón, Velázquez o el conde-duque de Olivares. Según el autor, se trata de una novela con “intención didáctica”, donde se recrean tipos y escenarios con un lenguaje de tono clásico, pero no arcaico, en un marco que dibuja los entramados políticos de la España del siglo XVII, “una España todavía imperial, enfrentada a una Europa compleja y en formación”.

'Alatriste' no es para Pérez-Reverte una mera novela de diversión, ya que “constituye la avanzadilla de una serie proyectada como unos 'Episodios nacionales' del siglo de oro. En este sentido, el novelista comentó que el nuestro es un país excelente “a trechos, pero destruido por sus clases dirigentes”. “El protagonista —matizó Pérez-Reverte— no es un ser singular ni ejemplar, sólo un espadachín a sueldo, más bien amoral, valiente y, sobre todo, muy español en sus defectos y virtudes.” Según el autor, Alatriste representa a un pueblo contrastado con los poderosos, “un ser literario pero vivo, que nunca hubiera podido ser amigo de Góngora pero sí de Quevedo, pues aunque Góngora es español, Quevedo lo es mucho más. La mezcla de sangre, cainismo, fatalismo, resignación, cólera e impotencia es muy española”.

Pérez-Reverte ha tomado el nombre de su héroe del escritor mexicano Sealtiel Alatristre, “amigo y cómplice en la idea de que la actividad más divertida en la que uno puede sumergirse es la literatura”. Respecto a la colaboración con su hija Carlota, Pérez-Reverte señaló que “ella no ha escrito ni una línea, se ha limitado a buscar documentación, y lo cierto es que ahora mismo es una experta en el siglo de oro”. “Le pagué 25.000 pesetas por su trabajo —añadió en la presentación de la obra en Barcelona— y se quedó muy contenta.

Pérez-Reverte declaró también que la redacción de esta serie no le impedirá publicar otras novelas. “Cuando ande enfrascado en una de ellas —precisó—, dedicar un mes o dos a una de las entregas de ‘Alatriste’ resultará incluso refrescante.

---

El sueño del editor
Llàtzer Moix - La Vanguardia - 04/12/1996

Arturo Pérez-Reverte es el sueño de cualquier editor. 'La piel del tambor', su última novela, lleva vendidos en España 350.000 ejemplares; 'El club Dumas' supera los 300.000; y 'La tabla de Flandes' —su mayor éxito, hasta la fecha— va por los 600.000. No es de extrañar, por tanto, que una semana después de aparecer los primeros 150.000 ejemplares de 'El capitán Alatriste', Alfaguara, jaleada por los libreros, haya ordenado una reimpresión de 20.000. Esta vez, además, no se trata de una novela que acabe en su última página, sino de la primera de una serie de seis (o más), que irán apareciendo, año a año, por estas fechas.

Con dicha serie, el autor dice aspirar a rescatar la memoria de la España del siglo XVII, donde detecta el germen de patologías posteriores. No lo afirma con igual vehemencia, pero Pérez-Reverte aspira también, de la mano de Alatriste, a estrechar la relación, ya muy íntima, que le une a sus lectores; o sea, a llevarla, como en su día hicieron sus admirados Conan Doyle o Patrick O’Brian, hasta los límites de la pura dependencia. Y hay que decir que actúa juiciosamente. Porque si bien puede afirmarse que en 'El capitán Alatriste' —como en obras anteriores— el autor abusa de tópicos, refranes y figurantes de lujo (Quevedo, Calderón, Lope o Velázquez tienen bastante papel en este libro), no es menos cierto que —como en obras anteriores, también—, el lector puede zamparse el libro de una sentada. De modo que, por una vez, todos contentos: lector, autor y editor.

Foto:
http://hemeroteca.lavanguardia.es/previ ... 1/pdf.html

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie Ene 01, 2010 9:40 pm

Juan Diego sube al escenario al capitán Alatriste de Pérez-Reverte
Lara Otero - El País - 13/12/1996

Arturo Pérez-Reverte decidió probar la trinchera de autor teatral para presentar su último libro, 'El capitán Alatriste' (Alfaguara). Los nervios de la presentación ayer, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, se templaron con el entusiasmo de sus amigos y su editor, Juan Cruz, quien afirmó que "por primera vez en la historia" un novelista utiliza el teatro para presentar su libro y la seguridad que da disponer de la experiencia del actor Juan Diego.

Arturo Pérez-Reverte resume en 20 minutos de función un libro en el que retrata el Madrid del siglo XVII con la ayuda de su minuciosa hija Carlota, que lupa en ristre estudió el plano de la villa de la época. Juan Diego explica quién es Alatriste (la tercera lanza por la izquierda en el cuadro 'La rendición de Breda', de Velázquez, proyectado al fondo del escenario) y aprovecha para hacer apología de los anónimos titulares reales de las guerras, las gestas y de la historia que Pérez-Reverte ha visto de cerca en los conflictos a los que ha asistido como periodista. Hasta el caballo del general Spínola ocupa un lugar más preeminente en el cuadro que la soldadesca de los tercios de Flandes, "la mejor infantería del mundo", se duele Alatriste. Un Spínola que, como todos los generales, "nunca se mancha el jubón y que aún tiene humor y elegancia para decirle al holandés: ‘No, don Justino, faltaría más, no se incline. Estamos entre caballeros’".

Le da la réplica escénica un Quevedo (Alfonso Delgado) que no pierde ocasión de ridiculizar e insultar a Góngora: "Ni siquiera los siglos templan los viejos odios", escribe Pérez-Reverte. Y ambos personajes reflexionan sobre lo poco que han cambiado las cosas en España desde aquel Siglo de Oro en el que relució más la literatura que la justicia y la pintura que los doblones en los bolsillos de los necesitados. Una centuria en la que España se echó a dormir confiada en el oro y la plata que traían los galeones de las Américas. Un oro que quienes pelearon por las posesiones europeas de los reyes españoles vieron poco. Plata: "¡Pardiez!, la justa".

"Aterra comprobar lo españoles que somos todos. Lo iguales que podemos llegar a ser a nosotros mismos", recita Alatriste. Él, que se define como un "superviviente" mezquino pero generoso, cruel pero valiente, lamenta no haber tenido buenos reyes, buenos gobernantes, para haber llegado a ser un buen vasallo.

Tan buenos como los amigos de Pérez-Reverte que acudieron al Círculo de Bellas Artes a aplaudir al recién estrenado autor. Le arroparon Juan Echanove y Magüi Mira, entre otros. Y se entusiasmó especialmente José Sacristán al finalizar la representación. "Esto me reafirma en lo dicho: ¡Fantástico!", gritó el actor al escritor sobre las cabezas de los lectores en corro.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab Ene 16, 2010 5:51 pm

Alatriste y el baloncesto retornan el orgullo español al País Vasco
Santiago Abascal - El Semanal Digital - 04/09/2006

En los cines y en los bares de esta comunidad se ha podido asistir durante este fin de semana a escenas inéditas que dan idea, sin miedos ni complejos, de lo que la gente siente de verdad. Se va uno haciendo mayor, pero la capacidad de sorpresa es algo que no se termina de perder. No pensaba yo que una película sobre los Tercios viejos de Flandes y sobre un héroe español podía ser un éxito de taquilla en el País Vasco. Así parece que va a ser. Las salas de cine estaban este fin de semana repletas ante la expectación generada por el filme de Díaz Yanes sobre el personaje creado por Pérez Reverte: el capitán Alatriste.

Que -en el País Vasco- un filme precedido por un anuncio sobre las Fuerzas Armadas españolas recordara en su prólogo el poderío del Imperio español en el Siglo de Oro, que evocara las miserias y grandezas de nuestros Tercios de Flandes, que colocara en primer plano a un protagonista oriundo de Oñate (Guipúzcoa) -Íñigo Balboa- y que nos presentara a un héroe español -bronco, controvertido, despiadado a veces, piadoso otras- pero héroe al fin y al cabo y con el que el público termina simpatizando, es realmente un fenómeno en el País Vasco de nuestros días en el que se pretende hacer desparecer España en términos cartográficos, históricos, simbólicos y hasta nominales.

Por eso, en el estreno de 'Alatriste' muchos espectadores vibramos ante la escena final -por lo que significaba y por el lugar de la emisión-, en la que el protagonista, aparentemente un frío mercenario, se convierte en un idealista y heroico patriota. Cuando, en la evocada batalla de Rocroi, el Tercio Viejo de Cartagena es derrotado por el ejercito francés, dos grupos de cada bando contendiente se acercan para conversar sobre la lógica capitulación española. La generosa oferta del Duque de Anjou para premiar la valentía de los españoles permitiéndoles una retirada con sus banderas y en formación es rechazada por Alatriste de un modo emocionante: "Díganle al Duque que agradecemos sus palabras pero nosotros somos un tercio español". La película concluye... bueno, eso véanlo ustedes.

Que esa dignidad, ese orgullo, esa valentía y ese idealismo se asocie a lo español y que pueda ser visto de un modo masivo en los cines vascos es un hecho sin precedentes en las últimas décadas y que debemos a Pérez-Reverte y a Díaz Yanes, que han hecho más por España y por el recuerdo de su pasado que muchos de nuestros gobernantes.

Al día siguiente, saboreando aún esa escena final de 'Alatriste', en una pequeña localidad del País Vasco, de dos mil habitantes, y gobernada por el PNV desde hace tres décadas, un griterío me lleva hasta las puertas de una cafetería repleta por más de un centenar de personas. Entusiasmo con cada canasta de España y suspiros por cada acierto griego. Jóvenes, mayores y medianos. "¡España, España!", coreaban los niños más inocentes ante mi estupor y mi carne de gallina. Y aplausos finales y júbilo con el final triunfante de nuestra selección nacional de baloncesto. No repuesto aún de tanta España y de escena tan inédita para mí en el País Vasco (vivo en esta tierra desde el día en que nací), casi no creyéndolo, me retiro a mi casa a reflexionar y comienzo a recibir SMS que convocan a una celebración: "España txapeldun!!! A las 19,00 en la Virgen Blanca (Vitoria) PÁSALO".

Atónito aún –mientras escribo estas líneas-, sólo acierto a balbucear una reflexión: como los del alto del fuego se percaten de qué "pelis" gustan a los vascos y de que éstos –cuando la tutela de ETA se esconde- comienzan a vitorear a España en los bares y cafeterías van a volver a las andadas. Sin duda.

Avatar de Usuario
vetinari
Mensajes: 2226
Registrado: Mié Jul 25, 2007 11:00 pm
Ubicación: Al sur

Mensaje por vetinari » Lun Ene 18, 2010 12:21 pm

Rogorn escribió:Atónito aún –mientras escribo estas líneas-, sólo acierto a balbucear una reflexión: como los del alto del fuego se percaten de qué "pelis" gustan a los vascos y de que éstos –cuando la tutela de ETA se esconde- comienzan a vitorear a España en los bares y cafeterías van a volver a las andadas. Sin duda.


Y volvieron, los hijos de. A eso se le llama no querer ver la realidad e imponer su visión a bombazos...
"...Efialtes aparecerá finalmente,
y pasarán los persas" Cavafis
"No hay quien pueda comprar el ser marino cuando estás en el mar." APR
"Freedom is just another word for nothing left to loose" Janis Joplin

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar Ene 19, 2010 8:47 pm

Pérez-Reverte publicará la cuarta entrega de 'El capitán Alatriste' en Internet
ABC - 27/10/2000

A Arturo Pérez- Reverte no le gusta que le comparen con los escritores de best-séllers, pero a partir del próximo 3 de noviembre se subirá al carro de Internet, cuyas riendas ha sabido llevar magistralmente Stephen King. Los internautas disfrutarán durante un mes de la primacia [sic] de 'El oro del Rey', la cuarta entrega del capitán Alatriste a través de Inicia, el portal de Prisa.

La editorial Alfaguara ha decidido poner en la Red, a través de Inicia, el portal del Grupo Prysa [sic] en Internet, 'El oro del rey', cuarto episodio de las aventuras del capitán Alatriste. La novela estará disponible a partir del próximo 3 de noviembre y permanecerá en la Red a un precio de 3 euros (unas 500 pesetas).

Arturo Pérez-Reverte aunciará públicamente esta iniciativa en una rueda de prensa que tendrá lugar la próxima semana y a la que podrán asistir periodistas del otro lado del Atlántico gracias a una videoconferencia. A pesar de que Daniel Múgica y Fernando Arrabal ya han publicado textos inéditos en Internet, Pérez-Reverte es el primer español de masas -fue el escritor más vendido en la pasada Feria del Libro- que se decide a anteponer la edición digital a la convencional.

--

El nuevo 'Alatriste', de Pérez-Reverte, saldrá antes en Internet que en las librerías
La novela permanecerá un mes en la Red a un precio de 500 pesetas
El País - 27/10/2000

'El oro del rey', la cuarta entrega de las aventuras del Capitán Alatriste, de Arturo Pérez-Reverte, se colgará en Internet el próximo viernes 3 de noviembre. Se trata de una iniciativa de la editorial Alfaguara y el portal Inicia, que será presentada el próximo lunes en videoconferencia de prensa, desde Madrid y con conexión con las principales capitales de América. La nueva novela de Pérez-Reverte permanecerá durante un mes en la red, y podrá bajarse a un precio de tres euros (unas 500 pesetas). La dirección es http://www.capitanalatriste.alfaguara.com. La primera obra lanzada exclusivamente para Internet fue la novela de Stephen King 'Riding the bullet', el pasado mes de marzo, a dos dólares y medio, por la editorial Simon & Schuster. Pocos meses después, King decidió poner en la red, pero directamente en su página personal, la obra 'La planta'. 'La resistencia', de Ernesto Sábato, también se publicó el pasado verano en Internet, dos semanas antes de lanzar su versión impresa.

En la nueva novela de Pérez-Reverte, Alatriste vuelve de Flandes y desempeña una peligrosa misión en Sevilla. Recibe el encargo de reclutar a un pintoresco grupo de espadachines para un arriesgado trabajo relacionado con el contrabando del oro que los galeones españoles traen de las Indias. Los bajos fondos de Sevilla, el corral de los Naranjos, la cárcel real, las tabernas de Triana y los arenales del Guadalquivir son los escenarios de esta nueva aventura, según informó ayer la editorial.

---

Pérez-Reverte cuelga 'El oro del rey' en la red para atraer a nuevos lectores de todo el mundo
"Cuanto más me fotocopien, mejor, así me leen más", declara el escritor, que no teme el pirateo
María José Díaz de Tuesta - El País - Madrid - 31/10/2000

Arturo Pérez-Reverte se ha imbuido esta vez del espíritu de sus personajes. A pesar de hablar con bastante distancia de Internet, no ha podido resistirse a la aventura de publicar la cuarta entrega de Alatriste en la red antes que en papel. 'El oro del rey' (Alfaguara) aparecerá en Internet el día 3 y permanecerá hasta el 30 de noviembre. Se podrá acceder a través del portal Inicia y costará unas 500 pesetas. Después, sólo se venderá en las librerías. ¿Y quién dijo miedo? El autor aseguró ayer que no teme el pirateo. Al contrario. "Cuanto más me fotocopien, mejor", dijo. Para este escritor de éxito, el atractivo de la experiencia es atraer al público más joven y al de habla hispana del otro lado del Atlántico que no tiene acceso a la literatura.

"Esta mañana me he enfadado con un amigo. Me ha llamado traidor, bellaco, que si la crisis de las librerías... Pero es muy tentador jugar el juego y volverle la espalda a Internet sería un suicidio; y yo soy un profesional", dijo Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) ayer en la presentación de esta iniciativa. Y es que lo que es fascinar, a él la red no le atrae demasiado. El autor que más vendió en la última Feria del Libro (desbancando, después de muchos años, a Antonio Gala) dice que es "de otra generación"; que a él le gusta del libro el olor, la textura, el peso...

Pero su espíritu de escritor le ha llevado a lanzarse a esta iniciativa para llegar a nuevos lectores. "Intenté explicarle a ese amigo que Internet no sólo no perjudica al libro, sino que es una forma de llegar a lectores de pueblos perdidos de Perú, de Cuba, de lugares a donde no llegan los libros, porque en América Latina los libros son muy caros; para algunos, también en España. Y de esta forma, jóvenes que no leen mucho y que sí entran en Internet, también se enterarán". Pérez-Reverte, uno de los primeros autores europeos que han colgado un libro inédito primero en la red, piensa que el perfil del lector español no cambiará demasiado, pero aumentarán ("y mucho") en América. Por eso, también le seduce a este escritor, y antes periodista, "darle un mordisco al inglés, salir al desafío, decir que también tenemos cosas que contar".

Así, se eligió la Casa de América para presentar esta experiencia ("que no experimento", matizó Juan Luis Cebrián, consejero delegado del Grupo PRISA), que se pone en marcha a través de Inicia, portal y proveedor de contenidos integrado en Prisacom. Desde allí, a través de un pantallón, el autor respondía a preguntas que le lanzaban desde el otro lado del Atlántico donde Alfaguara está presente. Entre otras cosas, Pérez-Reverte desveló que había puesto tres condiciones para decir sí a este lanzamiento: que no hubiera publicidad entre página y página (y no la hay), que el precio fuera asequible ("de hecho es simbólico: tres euros, unas 500 pesetas") y que el libro, en un mes, estuviera en las librerías "para que el lector pueda elegir". Al principio, dijo el escritor, no se iba a cobrar nada por descargar el libro, pero "la inversión ha sido un pastón", añadió, "y había que compensar de alguna forma ese gasto".

"¿Tiene miedo a que le plagien?", le preguntaron. "Hay una cosa que está muy clara", respondió rápidamente el autor de 'La carta esférica': "El escritor quiere que lo lean y la potencia de Internet para llegar a todos los lugares del mundo es inmensa. Por eso me puedo permitir el lujo de que lo pirateen, yo lo recomiendo, así me leen más. Para los colegios, donde igual no pueden comprar 30 ejemplares, es una forma fácil de acceder y que los alumnos puedan hacer fotocopias es una posibilidad muy seductora; si además funciona comercialmente, mejor".

Y hablando de plagios dejó claro Pérez-Reverte que él no es un escritor ventajista, que nunca usará programas de ordenador para engordar sus libros. "Soy, ante todo, un profesional; el día que no tenga nada que contar o que no crea en lo que hago dejaré de escribir", dijo en una sala abarrotada de gente, entre los que se encontraban el director del Instituto Cervantes, Fernando Rodríguez Lafuente y el director general del Libro, Fernando de Lanzas.

Al escritor y académico Juan Luis Cebrián le preguntaron si en el futuro el libro cambiará. "Sí, pero un libro distribuido por Internet sigue siendo literatura. El soporte papel va a tener que convivir con otros y la creación se verá beneficiada por los nuevos soportes". Celebró que este libro se pueda comprar simultáneamente y de forma inmediata en lugares tan distantes como India, Chile o Japón. "Nadie sabe cómo se va a desarrollar esta nueva etapa, pero vamos a profundizar en ella", indicó Jesús de Polanco, presidente del Grupo PRISA, "y el capitán Alatriste será de gran éxito", vaticinó. Para Isabel de Polanco, consejera delegada del Grupo Santillana, la apuesta responde a la voluntad de crear acontecimientos "y un espacio común para la creación que se hace en nuestra lengua".

Desde que se entra en la dirección (http://www.capitanalatriste.alfaguara.com) hasta que se descarga el libro, sólo pasan dos minutos. La página de este libro ("un hito en la corta historia que llevamos", dijo Iñaki Santillana, vicepresidente de Prisacom) tiene cuatro secciones: una, datos sobre el escritor, entrevistas con él, artículos...; la segunda es una sección dedicada al capitán Alatriste, con ilustraciones y su mundo del siglo XVII; la sección llamada Taberna del turco (lugar donde el capitán se reúne con sus secuaces) será interactiva; los lectores podrán intercambiar opiniones y los que se suscriban a la página recibirán información de la editorial Alfaguara, que publica a Pérez-Reverte. El último apartado de la página está dedicado a la cuarta entrega del capitán Alatriste, 'El oro del rey' (son seis, y el autor prometió ayer que escribirá todas).

"¿Tendrá el valor de matar a Alatriste?", le inquirió una asistente a la videoconferencia. "Todos morimos, y también Alatriste, y este libro comenta el momento en el que morirá Alatriste", contestó el autor.

'El oro del rey' se ambienta en Sevilla. Allí recala el capitán tras volver de Flandes, se enreda en un asunto de contrabando de oro y tiene que reclutar a sicarios. Uno de ellos, el portugués, se llama Saramago, porque se lo pidió su amigo "Pepe". Uno de los privilegios de la ficción, dijo el escritor, es que puedes hacer guiños a los amigos y también a los enemigos.

--

"A los que no puedan comprar mis libros, les recomiendo el pirateo"
Rosa Valdelomar - ABC - 31/10/2000

Aunque la presentación de los libros de Arturo Pérez-Reverte siempre acaba convirtiéndose en un espectáculo, ayer fue el propio autor quien se encargó personalmente de quitarle boato y lentejuelas al gran circo mediático de cinco pistas -se conectó en directo vía satélite con Argentina, Colombia, México y Estados Unidos- en que el grupo Prisa convirtió la edición en Internet de 'El oro del rey', la cuarta entrega del capitán Alatriste.

Juan Cruz actuó de maestro de ceremonias y fue presentando desde un podio a las personas que ocupaban la mesa presidencial: Jesús de Polanco, presidente del Grupo Prisa; José Luis Cebrián, cosejero delegado; Isabel de Polanco, consejera delegada del Grupo Santillana; Iñaki Santillana, vicepresidente de prisa.com; y el propio Pérez-Reverte. Asistían al espectáculo desde la primera fila el director del Instituto Cervantes, Fernando Rodríguez Lafuente, y el director general del libro, Fernando de Lanzas.

Aunque editar un mes antes en Internet -a través de Inicia, el portal del Grupo Prisa- la última entrega del capitán Alatriste es para Cebrián una experiencia y no un experimento, los demás integrantes de la mesa se empeñaron en llevarle la contraria, pues de experimento hablaron Jesús e Isabel de Polanco e Ignacio Santillana. En lo que sí estuvieron de acuerdo fue en que Pérez-Reverte, autor celebrado en las dos orillas, era el mejor escritor para ensayar esta fórmula que por otra parte no significaba el fin del libro.

Y de experimento habló también Pérez-Reverte, quien aseguró que había aceptado este proyecto tras imponer tres condiciones: que no se incluyera publicidad digital, que tuviera un precio simbólico (500 pesetas, a partir del 3 de noviembre), y que el libro estuviera disponible al mes siguiente en las librerías.

Durante todo el evento Pérez-Reverte permaneció con los ojos -"Alatriste mira como miro yo"- fijos en la mesa y sólo los levantó para contestar a las preguntas que se le hicieron desde un lado y otro del Atlántico. Pero allí no estuvo sólo la mirada del capitán, sino también su espíritu caballeresco y batallador: "No me importa que esta iniciativa tenga éxito o no, y no la pienso repetir jamás. Como escritor sólo quiero que me lea el mayor número de personas posibles y que mi libro sea accesible a la gente que no lo puede comprar. Y a estos últimos les recomiendo el pirateo".

Después de hora y media, la gente abandonaba la Casa de América tarareando la música con la que Paco Ibáñez cantó un poema de Quevedo y que acompañaba al principio de la rueda de prensa a una entrevista con Pérez-Reverte que el público podía seguir en una pantalla gigante: "Poderoso caballero es don dinero".

--

1.000 lectores compran cada día en Internet el nuevo 'Alatriste' de Arturo Pérez-Reverte
La página de 'El oro del rey' en el portal Inicia recibe unas 20.000 visitas diarias
María José Díaz de Tuesta - El País - 06/11/2000

El escritor Arturo Pérez-Reverte triunfa en Internet. Desde el pasado viernes, día en que se colgó en la Red la cuarta entrega del capitán Alatriste, 3.000 internautas han comprado 'El oro del rey', lo que equivale a 1.000 libros por día. El 55% de los compradores procede de España y el 25% utilizó para adquirirlo servidores de acceso norteamericanos. También se ha vendido en el Reino Unido, Argentina, Francia y Japón, entre otros países. El resultado es "espectacular", dijo ayer Mariló Ruiz de Elvira, directora de Inicia, portal por el que se accede a la página de Alatriste. Del millón de accesos que registró Inicia el pasado viernes, 312.000 fueron para las distintas secciones de la novela virtual de Pérez-Reverte.

Pocos mercados le quedan al escritor Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) por conquistar. Si ya es uno de los escritores más traducidos y el autor contemporáneo en lengua española que más vende en el mundo, ahora le ha llegado el turno a Internet (http://www.alatriste.inicia. es y también http://www.alatriste.alfaguara.com). Y eso que no es un escritor muy aficionado a la red, según dijo en la presentación, la pasada semana, de este Alatriste virtual. Y hay más: el suplemento literario del pasado viernes de Le Monde le incluía en la categoría de escritor pionero en colgar literatura en la red antes que su publicación en papel. El estadounidense Stephen King y el argentino Ernesto Sábato son de los pocos que se han animado.

Desde las ocho de la mañana del pasado viernes, la página de 'El oro del rey' recibe 20.000 visitas al día. Los compradores, a un precio de tres euros (unas 500 pesetas), han sido 3.000, "todo un éxito", dijo ayer Ruiz de Elvira, si se tiene en cuenta que los internautas navegan menos durante el fin de semana, porque muchos de ellos utilizan el ordenador del trabajo o de la universidad. El ritmo de compra de la novela osciló entre las 80 y las 90 adquisiciones por minuto, teniendo en cuenta que el proceso de descarga del texto apenas dura dos minutos.

"Son unas cifras muy buenas y la experiencia es positiva. No sólo cumple las expectativas de divulgación y promoción de la literatura, sino que también significa que la gente le está perdiendo miedo a comprar por Internet y a conocer una novedad literaria a través de la red", añadió la directora de Inicia, portal proveedor de acceso a Internet del Grupo PRISA.

De momento, se sabe que los compradores proceden de España (el 55% ) de España, EE UU, Reino Unido, Alemania, Argentina, Francia, México... En decimonoveno lugar está Japón. A finales de mes, cuando culmine el plazo de estancia de este libro en la red, se sabrá con mayor exactitud la procedencia de los compradores, gracias a las direcciones de sus tarjetas de crédito.

'El oro del rey', que edita Alfaguara, permanecerá en Internet hasta el 30 de noviembre. Y a partir del 1 de diciembre se venderá en las librerías a un precio distinto. "Una de las virtudes de la venta en Internet es que el libro llega a los lugares más recónditos del mundo, a un pueblo perdido de cualquier país suramericano, por ejemplo, donde es difícil comprar la novela", destaca Ruiz de Elvira. Además, la obra se puede fotocopiar (al autor incluso le agrada la idea) "o regalarla a los amigos". En cualquier caso, la nueva entrega del capitán Alatriste llega a unos 20 millones de internautas que hablan español, "porque la vocación de Inicia es la de expandirse en el mundo de habla hispana", según Ruiz de Elvira.

La novela virtual 'El oro del rey' tiene cuatro secciones y visitarlas es gratuito: una proporciona datos sobre el autor y sus libros. La segunda está dedicada al capitán Alatriste, a su época (el siglo XVII), a cómo trabajaba la Inquisición y a los personajes de la serie Alatriste ("mi favorito es Gualterio Malatesta, un malo con maneras", ha dicho su mentor). La tercera sección, llamada Taberna del turco, es interactiva. La última está dedicada por entero a la cuarta entrega de Alatriste (son seis en total), 'El oro del rey'. El día de su estreno en la red los internautas accedieron a 312.000 páginas de la novela, que supone la tercera parte del millón de accesos que tuvo Inicia ese día. "Esta experiencia, a los casi nueve meses de salir este portal, nos va a proporcionar muchos datos para futuros proyectos", dice su directora. Inicia (cuya oferta se centra sobre todo en el campo de la cultura, la educación y la información general) pondrá en la red, dentro de una semana aproximadamente, un portal especializado en música (http://www.milmusica.com).
Última edición por Rogorn el Jue Oct 11, 2012 6:34 pm, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie May 07, 2010 6:42 pm

El regreso de Alatriste
Sergio Vila-San Juan - La Vanguardia - 06/06/1997

El capitán Diego Alatriste y su amigo Francisco de Quevedo asaltan un convento para rescatar a una novicia y se ven envueltos en una peligrosa conspiración. Tal es la sinopsis de 'Limpieza de sangre', que publicará Alfaguara en noviembre y conforma la segunda entrega de 'Las aventuras del capitán Alatriste', serie de capa y espada ambientada en el siglo de oro que firman al alimón Arturo Pérez-Reverte y su hija Carlota (esta coautoría representa un verdadero misterio para los reverterólogos, ya que el autor cartagenero se niega a que su hija de 13 años, que al parecer se ha encargado de la documentación histórica, sea entrevistada o fotografiada. Pero si no quería lanzarla al estrellato, ¿por qué firma con ella y coloca su currículo en la contraportada? ¿Tal vez por razones fiscales?).

Alatriste aparte (el primer volumen fue un sonado best-séller), Arturo Pérez-Reverte es en estos momentos el autor español de mayor eco internacional, con 'La piel del tambor', su anterior novela, escalando puestos en las listas de ventas francesas, mientras 'El club Dumas' se impone en Italia.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mié Jun 02, 2010 9:08 am

El último libro de Pérez-Reverte bate el récord de tirada en una primera edición en España
Llátzer Moix y Sergio Vila-San Juan - La Vanguardia - Barcelona - 03/11/1997

Con una tirada de 250.000 ejemplares, que según los responsables de Alfaguara supone el récord para una primera edición de un libro en España (por encima de las tiradas de los premios Planeta), llega hoy a las librerías 'Limpieza de sangre', segunda entrega de 'Las aventuras del capitán Alatriste', de Arturo Pérez-Reverte.

“Este episodio es más pesimista que el anterior, porque la historia de España es muy siniestra. Pero al mismo tiempo también me ha salido más redondo, porque a medida que la serie avanza me voy familiarizando más con el personaje.” Así habla Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) a propósito de su nuevo libro, continuación de uno de los grandes éxitos de la literatura española de los últimos tiempos (400.000 ejemplares vendidos hasta el momento). En este nuevo episodio, el capitán Alatriste, espadachín del siglo de oro, amigo de Francisco de Quevedo, es contratado para rescatar de un convento a una novicia y deberá enfrentarse a viejos enemigos como el inquisidor fray Emilio Bocanegra, el secretario real Luis de Alquézar o el mercenario italiano Gualterio Alatesta [sic]. La acción transcurre en el Madrid de Felipe IV.

“Con esta serie quiero demostrar que hay vetas muy ricas de la historia de España que han sido inexploradas por nuestra literatura”, dice Pérez-Reverte. “Y la cosa funciona, porque la primera novela de la serie (‘El capitán Alatriste’) ha tenido un éxito que me sigue sorprendiendo. Sé por los profesores de instituto que muchos chicos jóvenes han hecho con este libro su primera lectura, y no paran de llegarme cartas sugiriéndome temas y ofreciéndome documentación para las próximas novelas de la serie.“Esta reacción —añade— me ha servido para comprobar la pasión por la lectura que hay en este país, que contra lo que muchos creen no ha tocado techo.

Aficionado a las series de aventuras históricas como las de Patrick O’Brian y C.S. Forester, deudor de los folletines clásicos de Alejandro Dumas, Paul Feval o Ponson du Terrail, Pérez-Reverte rinde también con 'El capitán Alatriste' un tributo a la literatura clásica española. “Intento que los escritores del siglo de oro estén presentes en mi prosa, pero sin pedantería, de una forma que no se note demasiado. He procurado usar un lenguaje de época que siga funcionando en la actualidad, y eso me ha supuesto releer a fondo la literatura del XVII. Al mismo tiempo quería hacer una reflexión sobre la España de ahora desde la perspectiva de la España eterna, y por eso he utilizado un punto de vista un poco difuso, el de un personaje que evoca los hechos desde una perspectiva casi extratemporal.

El escritor ha tardado “unos seis meses” en completar esta nueva entrega de Alatriste, tras la cual la editorial anuncia al menos otros cuatro volúmenes de la serie ('El sol de Breda', 'El oro del Rey', 'Misión en París' y 'La venganza de Alquézar'). “Al final de la serie el capitán Alatriste, convertido en un soldado ya mayor, vendrá a combatir a Cataluña a las órdenes del conde duque de Olivares, y se dará cuenta de lo mucho que se identifica con aquellos contra quienes combate”, explica. De hecho, a lo largo de toda la serie Pérez-Reverte se propone plantear una especie de reflexión nacional de carácter casi subliminal. “La historia de España es muy negativa, pero el hecho de que los pueblos de España compartan una memoria común es positivo y también lo que explica nuestro presente”, asevera. “Olivares, por ejemplo, quiere crear a la fuerza la unidad de España y como es lógico no lo consigue. Y en ese contexto Alatriste es un testigo al que la vida obliga a ejercer como protagonista.

En la portada de 'Limpieza de sangre' ha desaparecido el nombre de la hija de Pérez-Reverte, Carlota, que firmaba junto a su padre 'El capitán Alatriste'. “En la primera parte mi hija me ayudó con las tareas de documentación, pero en este nuevo libro no ha participado, y ya no tenía sentido que lo firmara”, manifiesta el escritor cartagenero. A Pérez-Reverte las cosas no pueden irle mejor. A las espectaculares cifras de venta de sus libros se unen reconocimientos de muy diversa procedencia. Acaba de recibir el premio Jean Monnet de literatura europea (“la ministra de Cultura francesa me envió un telegrama de felicitación; la ministra española no, pero no me importa”). La Junta de Andalucía le rindió recientemente homenaje por el estímulo que ha supuesto para el turismo sevillano la repercusión internacional de su novela 'La piel del tambor', que transcurre en la capital andaluza. “Hay quien recorre los bares de Sevilla con mi novela debajo del brazo, buscando uno por uno sus escenarios”, comenta.

El éxito económico ha permitido a Arturo Pérez-Reverte dejar el periodismo, al que se consagró durante veinte años, vivir para su literatura en una casa espaciosa junto a El Escorial y, cuando se nota agobiado, lanzarse a recorrer los mares en su velero de diez metros. “Y entonces, navegando, cualquier tensión desaparece”, argumenta. Pasada la promoción de 'Limpieza de sangre', Arturo Pérez-Reverte volverá a concentrarse en un libro que no pertenece a la serie del capitán Alatriste, una novela larga “sobre un fotógrafo que se retira a un pueblo junto al mar y quiere pintar la foto que nunca pudo hacer. Es una reflexión sobre el siglo que agoniza, aunque espero no ponerme demasiado trascendente”.

“¿Mi fórmula del éxito? Muy sencilla: documentación, más estructura, más placer. Cuando empieza a rondarme la idea de una novela viajo a los escenarios en que creo que podría ubicarla y me documento bien sobre ellos. Después procuro que la trama esté bien engarzada, que tenga interés y una cosa lleve a la siguiente. Por último está el placer de escribir, yo no soy de los que súfren ante la página en blanco”, explica Pérez-Reverte. “Con este método intento escaparme de lo autobiográfico y a la vez que mis novelas hablen de una realidad interesante.

Las cifras mandan: este ex reportero de TVE, para la que cubrió no pocos confictos armados, vendió en 1996 más de dos millones de ejemplares de sus obras, que ofrecen la amenidad del best-séller y, a vez, dejan un regusto terriblemente literario. "Pérez-Reverte es un fenómeno. De 'Limpieza de sangre' publicamos esta primera edición de 250.000 ejemplares porque hemos hecho un sondeo entre libreros y, ante la demanda que planteaban, no nos compensaba salir con una tirada más baja", dice Juan Cruz, director de Editorial Alfaguara.

Casi todas las novelas de Pérez-Reverte han sido traducidas a varios idiomas y entre ellas 'La tabla de Flandes', 'El maestro de esgrima', 'Territorio comanche' y el relato 'Un asunto de honor' han sido ya llevadas al cine. Roman Polanski prepara la adaptación fílmica de 'El club Dumas'. Y la última novela larga del escritor, 'La piel del tambor', historia de una iglesia que mata para defenderse y de un superagente del Vaticano que, en su esclarecimiento del enigma, acaba cayendo en las sensuales redes de una aristócrata andaluza, ha sido un éxito en Francia será llevada a la pantalla por Manuel Gómez Pereira. Por lo que respecta al capitán Alatriste, el autor no quiere vender los derechos para la pantalla hasta que la serie esté más consolidada.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar Jun 08, 2010 9:09 am

Arturo Pérez-Reverte asegura que "ser lúcido y español siempre provoca tristeza"
M. Á. V. - El País - Madrid - 08/11/1997

Ha estudiado muy a fondo el siglo XVII y ha quedado fascinado por esa época de la historia de España. Indignado con un país "que no bucea en su propio pasado y que no se defiende de la leyenda negra", Arturo Pérez-Reverte señala que "es una lástima que no haya un Núremberg cultural para sentar en el banquillo a la gente que ha desmantelado la memoria de España". En opinión del escritor más vendido en nuestro país, "ser lúcido y español siempre provoca tristeza". 'Limpieza de sangre' es el título de la nueva entrega del capitán Alatriste, que sale a la calle con 250.000 ejemplares.

Épica, valor y grandeza fueron adjetivos repetidos ayer por Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) para definir el papel de España durante su etapa imperial. El autor de 'La tabla de Flandes' o 'El club Dumas' admite que hubo Inquisición o guerras en Flandes o en Cataluña, pero está harto de que en España sólo se asuma lo negativo. "España cambió la historia de la Humanidad", manifestó, "era el terror del mundo conocido en aquella época y pesó mucho con apellidos catalanes, vascos, castellanos o andaluces... No estoy dispuesto a que citen los pecados y no las virtudes". El escritor cartagenero achacó a varios culpables la responsabilidad de que no se mire hacia atrás y no se ensalce como merece a autores como Francisco de Quevedo o a políticos como el conde-duque de Olivares. "El abuso que se hizo del tono imperial durante el franquismo, el arrasamiento cultural de ministros socialistas como José María Maravall o Javier Solana y los complejos de una derecha que se niega a reconocer que lo es han derivado en un país analfabeto y sin memoria", afirmó Pérez-Reverte. En su proclama sobre el carácter español, Pérez-Reverte añadió: "Somos tan esnobs, tan idiotas y tan mierdecillas que asumimos por ejemplo la leyenda negra de la colonización de América sin defendernos. Estoy seguro de que si Hernán Cortés hubiera sido inglés sería una gloria nacional".

El escritor se explayó sobre las relaciones entre España y América Latina -que él prefiere llamar Hispanoamérica- a preguntas de los numerosos corresponsales de medios del otro lado del Atlántico que, junto a sus colegas españoles, alcanzaron el centenar de periodistas que asistió a la presentación de 'Limpieza de sangre', publicado por Alfaguara. "Cortés y su gente eran tipos salidos de siglos de luchar contra los moros. Son hijos de una época cruel, sin duda. Arrasan México y destruyen una cultura, pero eso también es admirable. Podemos estar espantados y orgullosos de todo ello".

Con 'Limpieza de sangre' -cuya primera edición de 250.000 ejemplares ya se ha quedado corta- Pérez-Reverte pretende "decir que España fue importante. Yo he cumplido en lo que creo y he cumplido con mi parte". Tanto los editores como el escritor se felicitaron de la "magnífica acogida del público, sobre todo de los jóvenes" hacia el anterior título del espadachín y Pérez-Reverte anunció que escribirá una tercera entrega de Alatriste. Adelantó que en el futuro el capitán morirá: "Sé cuándo morirá, pero no voy a contar cómo".

Con el paisaje de fondo del Madrid de Felipe IV, de sus tabernas, intrigas y estocadas, Pérez-Reverte teorizó ayer sobre los elementos que definen el siglo XVII, cuando el Imperio español inicia un lento declive: "El problema de las nacionalidades estuvo mal planteado por el rey y por Olivares, especialmente en Cataluña, donde se libró una guerra feroz; la guerra de Flandes desangró el país y lo sumió en la miseria; América iba bien y daba a España oro y prestigio, pero el país se iba al carajo; y, por último, la Inquisición creó un Estado de miedo".

Como lector, Pérez-Reverte dijo ser consciente de la carencia de una tradición de novela de aventuras en la literatura española, y esa razón influyó para que creara el personaje de Alatriste, apellido del editor de Alfaguara en México. "De todos modos", aclaró el novelista,. "contamos con una cierta tradición folletinesca en el siglo XIX y primera parte del XX. Galdós es un escritor de aventuras al margen de su visión histórica o política y tenemos que reivindicar a gente como Ramón Sénder y su espléndida novela sobre Lope de Aguirre. Pero no hay escuela en España de literatura de aventuras". Un tanto molesto por la cuestión de si era combinable un best-seller con la calidad literaria, Pérez-Reverte afirmó: "Esa distinción de libro de calidad o no me parece una estupidez que sólo se da en España. Leo las reseñas, porque siempre aprendes cosas, pero que una crítica sea positiva o negativa no supone gran cosa en el éxito o fracaso".

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie Jun 11, 2010 9:22 am

Alatriste, un espadachín crepuscular
Carles Barba - La Vanguardia - 14/11/1997

'Limpieza de sangre' - Arturo Pérez-Reverte - Alfaguara - 251 páginas - 2200 pesetas

Ya tenemos otra vez al capitán Diego Alatriste dando mandobles por el peligroso Madrid de Felipe IV. Arturo Pérez-Reverte, fiel a sus miles de lectores adictos, mete esta vez a su héroe en un verdadero fregado de tocas monjiles y asuntos de Estado, por mediación nada menos que de Francisco de Quevedo, al que aquí le toca lidiar más con la espada que con la pluma. 'Limpieza de sangre', segunda entrega de un ciclo novelesco sobre la España del siglo de oro, se diferencia sustancialmente del precedente volumen. Allí se enseñoreaba de la novela el gallardo espadachín a sueldo, que de todos los lances salía bizarramente. Aquí su paje, Íñigo Balboa, le disputa el protagonismo y hasta el valor (cae preso del Santo Oficio sin delatar a nadie), y su capitán aparece en contraste durante toda la trama más bien fatigado y crepuscular, como poseído por sus propios fantasmas. En 'Limpieza de sangre', además, aunque menudeen las refriegas callejeras y los cruces de aceros, no hay propiamente ningún gran episodio de acción, y sí en cambio espléndidas recreaciones de ambientes, tipos, vestuarios y decires. En el primer tomo, asomaban individualidades imponentes (un conde duque intimidante, de mil y un recovecos); aquí el narrador ha preferido pintar a una numerosísima grey, lo mismo gente de calidad que chusma, gentilhombres que pícaros, galanes que busconas. Y Madrid no sólo palpita en su ciudadanía sino también en su topografía, sobre todo la Plaza Mayor y aledaños (Cuchilleros, Mercaderes, Boteros, Conde de Barajas), un dédalo de calles, callejas y plazas que el narrador registra soberbiamente. El sabor de época está “cazado” también maravillosamente en lo que atañe al lenguaje, de un casticismo genuino.

'Limpieza de sangre', en fin, se distingue del inaugural 'El capitán Alatriste' en que el narrador (el paje Íñigo Balboa) suspende constantemente el desarrollo del relato para interpolar digresiones, “flashbacks” e incluso anticipaciones de lo que está por venir. Estos apartes, jugosos en sí mismos, estorban sin embargo un poco la cristalización de algunos clímax. Tal sería el único pero a unas nuevas andanzas de Alatriste y su ayudante de gustosísima lectura.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab Jun 12, 2010 11:38 am

Arturo Pérez-Reverte hace frente a la curiosidad del narrador de su última novela, 'Limpieza de sangre'
Javier Goñi - El País - 18/11/1997

Cuando en tan sólo un año las aventuras de 'El capitán Alatriste' están ya en la memoria de medio millón de lectores, que es lo que lleva vendido, y cuando ya en tan sólo unos días un cuarto de millón se ha llevado a casa la segunda de la saga, 'Limpieza de sangre' (ambas en Alfaguara), Arturo Pérez-Reverte anda a estas alturas bien curado de espanto. Así que, ayer por la tarde, se subió al escenario del teatro Lara de Madrid a hacer frente, sin choque de aceros, a la curiosidad de Íñigo Balboa, el joven narrador de su novela; un joven que tenía, por azares de la magia del teatro, el rostro y la voz del actor Carlos Hipólito. "Con la venia, don Arturo...", empezó diciendo Íñigo Balboa, y éste, Pérez-Reverte, cómodamente sentado en una silla estilo "Imperio no se pone el sol", se dispuso a saciar las ansias de saber de su joven protagonista; y además los muchos lectores del autor, que llenaron con prisa y nervios colectivos de amotinamiento popular el teatro Lara, tuvieron la suerte de asistir a esas explicaciones.

El autor bebía directamente del jarro buen vino de San Martín de Valdeiglesias y, en cambio, el joven Íñigo, por su corta edad, se limitaba a beber el agua de Madrid, que ya entonces tenía fama. Y salía, en la memoria del joven Íñigo, Quevedo. "A Quevedo me hubiera gustado tenerlo de amigo", confesaba Pérez-Reverte; "me hubiera gustado ir de tascas con él". "Así fue la historia", enfatizó el autor, "y somos lo que somos porque así fueron las cosas". Por eso Pérez-Reverte reivindica con brío la historia de aquella época, aquel siglo y medio de oro, "una combinación de miserias y de grandezas. Ahora sólo nos quedan los mediocres, ya no hay un Quevedo por las calles, sólo encontramos miserables".

Íñigo Balboa se interesó por lo que hace referencia a las mujeres, y en particular a la pérfida y rubia hija del secretario real Alquézar, que si en esta segunda entrega tan sólo tenía 14 años el joven testigo, no por eso desconocía ya que las mujeres pérfidas dan mucho más juego. Pérez-Reverte, tolerante con las impaciencias de la edad de su joven interlocutor, le prometió cumplido papel en el futuro en ese grato terreno de las mujeres. Al final, el actor Sancho Gracia, sentado entre el público como un lector más, interrumpió el acto reivindicando la maldad y pidiendo para sí el papel del siniestro espadachín Gualterio Malatesta. Fuese y no hubo nada.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Jun 24, 2010 10:06 am

Arturo Pérez-Reverte pasea su capitán Alatriste por tierras argentinas
Francesc Relea - El País - Buenos Aires - 21/03/1998

"Es una novela de 2.000 páginas que estoy contando en cachitos de 200". Así describió el escritor Arturo Pérez-Reverte en Buenos Aires las aventuras de su capitán Alatriste, cuyo segundo libro, 'Limpieza de sangre', editado por Alfaguara, presenta estos días por diversos puntos del territorio argentino. "Quería contar una historia del siglo XVII para lectores del siglo XX. Revisité todos los textos que pude y busqué un lenguaje con sonido y aroma del siglo XVII", dijo Pérez-Reverte en una abarrotada sala de actos del Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI) en Buenos Aires.

Confesó que "ha sido un buen pretexto para releer; la fase de preparación es casi más divertida que la de escribir", y reivindicó un pasado a veces muy denostado -"no todo fue tan malo, hemos tenido luces y sombras"-, un idioma -"cada uno tiene la lengua que se merece, nosotros tenemos el español, una lengua extraordinaria"-, una historia y una literatura -"un soneto de Quevedo vale mucho más que toda la obra de Shakespeare"-. Pérez-Reverte, de 46 años, gusta definirse no como un escritor, sino como "un lector que accidentalmente escribe", y tiene muy presente su pasado de reportero: "Alatriste tiene una mirada del mundo que yo le he dejado en préstamo, fruto de mis 21 años como corresponsal". En la ciudad de Mendoza, ante 500 lectores y conocedores de su obra, en Córdoba, en Rosario y en Buenos Aires, Pérez-Reverte pasea su capitán Alatriste por tierras de América. Algunos incondicionales piden al autor que haga viajar al personaje literario al otro lado del Atlántico con su pluma.

Pocos escritores extranjeros han tenido tanto eco en Argentina, fuera del leído Buenos Aires, como el que cosecha estos días Pérez-Reverte. Su nombre está presente en los diarios y en los estantes de muchas librerías. Las ventas de los dos títulos publicados hasta ahora de las aventuras de Alatriste están a punto de llegar al millón de ejemplares. Una cifra espectacular, que los editores de Alfaguara tienen muy en cuenta a la hora de aprovechar el tirón de Arturo Pérez-Reverte para introducir en América a autores españoles y "prolongar lo que en su día fue el estallido de la literatura latinoamericana, en un verdadero viaje de ida y vuelta", en palabras de Juan Cruz, director de la editorial.

--

Pérez Reverte tacha a los políticos de ignorantes en cultura
EFE - La Vanguardia - 21/03/1998

El escritor Arturo Pérez-Reverte ha criticado en Argentina a los políticos por ser “ignorantes” en cuestiones de educación y cultura, además de “arrasar las carreras humanísticas”. El novelista declaró que "no hubo cambios entre los socialistas y el actual Gobierno de José María Aznar, pues, como siempre, son un desastre, y para ellos vender un libro es igual que vender emparedados”. El autor de 'Territorio Comanche' y 'El maestro de esgrima' dijo que “sin ese humor amargo, típico de Quevedo, sería insoportable vivir en países como España o Argentina, ya que ustedes se parecen tanto a nosotros”.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Jul 22, 2010 9:20 am

Arturo Pérez-Reverte descubre los personajes anónimos de 'La rendición de Breda'
Amelia Castilla - El País - Madrid - 18/11/1998

En el marco de las seis novelas con las que Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) pretende contar el siglo XVII español, ayer le tocó el turno a 'El sol de Breda' (Alfaguara). La tercera entrega de la saga protagonizada por el capitán Alatriste sale al mercado con una tirada de 250.000 ejemplares. Su autor, que ha utilizado como motivo de la trama el cuadro de Velázquez 'La rendición de Breda', aseguró ayer que en las 240 páginas del libro ha tratado de explicar quiénes eran los que "sostenían las lanzas al fondo del cuadro, ocultos por los generales y los caballos".

Llegó Pérez-Reverte a la conferencia de prensa en la que se presentaba 'El sol de Breda' rodeado de una tremenda expectación: acababa de obtener en Italia el premio Raymond Chandler 1998 y más de un centenar de periodistas, muchos extranjeros, abarrotaban una de las salas del Casino de Madrid. El escritor, que lucía una discreta chaqueta de ante marrón, una camisa azul y un pantalón deportivo, aseguró que se sentía "abrumado por tanto despliegue", pero a lo largo de las casi dos horas que duró la conferencia se despachó a gusto contra políticos, reyes, banqueros y todos los que hacen posible "la historia políticamente correcta". Su experiencia como reportero de guerra durante 21 años le ha dejado una peculiar manera de mirar la muerte y la vida. "Tuve mis Flandes particulares", aclaró el autor, que ha mezclado la documentación extraída de todos los manuales de la época que han caído en sus manos con sus experiencias de primera mano sacadas de Beirut o Bosnia. "Entre Sarajevo y Breda no hay tantas diferencias. El fondo moral y las tragedias siempre son las mismas". Con esa idea de fondo, pero tratando de "no caer ni en el canto imperial ni en la condena absoluta", ha escrito el tercer volumen sobre las peripecias de Alatriste y su ayudante Íñigo de Balboa.

Entre el barro, la sangre y las trincheras, los españoles mostraron "lo mejor y lo peor que tienen". "La guerra que libraron los tercios españoles en Flandes fue dura, sucia y cruel", pero "la historia, que no es ni de derechas ni de izquierdas, hay que recordarla". En su opinión, el franquismo contaminó la memoria histórica con su patriotismo y, como reacción, los que vinieron después dejaron todo aquello en el olvido. Con la vehemencia de que a veces hace gala, el escritor español que más libros vende añadió que creció con el complejo de que España era una "puta mierda", pero que ahora se ha reconciliado con su país. "Me siento muy español, sin caer en el patrioterismo. Soy de este país maldito y entrañable, y he investigado su historia mostrando sus luces y sus sombras", apuntó. "Sólo en este país hemos utilizado la historia para fastidiar al vecino. Si los alatristes contribuyen a que la historia quede ahí sin complejos me alegro por la parte que me toca".

El autor de 'El club Dumas' y 'La tabla de Flandes' reconoció que el capitán Alatriste mira el mundo con los mismos ojos que lo mira él, y no es precisamente una mirada optimista. "Bandera, patria y honor han sido manipulados por los reyes y a Alatriste no le queda otro remedio que buscar su propia dignidad", dijo. "Es un tipo honrado y digno. Me gustaría ser como él; aunque a veces sea un canalla, mantiene las maneras".

Pérez-Reverte, que ya está metido en la cuarta novela de la saga, anunció también que antes de publicarla piensa acabar su nueva novela, que nada tiene con Alatriste, y de la que sólo adelantó que tiene mucha relación con el mar y que estará acabada antes de 1999. Para los seguidores de Alatriste anunció que podría haber más entregas de las previstas y que el héroe no morirá en una de las novelas.

Las obras de Pérez-Reverte han sido traducidas a 19 idiomas, se venden en 30 países y ayer mismo se anunció la publicación en euskera y de esta nueva entrega de Alatriste. Alfaguara informó también de la apertura de una página web dedicada a las peripecias de Alatriste y su ayudante Íñigo de Balboa (http://www.alfaguara.santillana.es/alatriste).

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab Jul 24, 2010 10:27 am

Pérez-Reverte: "'El capitán Alatriste' se traducirá al catalán"
Xavi Ayén - La Vanguardia - Barcelona - 20/11/1998

Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) presentó ayer en Barcelona la tercera entrega de las aventuras del capitán Alatriste, 'El sol de Breda' (Alfaguara), y anunció que, “por una decisión personal mía”, su popular saga del espadachín Alatriste “se traducirá al catalán, aunque prefiero que me lean en castellano, que es mi lengua. Ahora bien, España es así, hay mucha gente, y ahí queda esa opción”.

En 'El sol de Breda', el autor —antiguo corresponsal de guerra— recrea el asedio de dicha ciudad, en 1625, por los tercios españoles en Flandes, que inspiró el famoso cuadro de Velázquez conocido popularmente como 'Las lanzas', “una imagen que siempre me fascinó —explicó—. De niño me preguntaba por qué no se veía a los de las lanzas, a la gente que hace el trabajo sucio; yo admiro al peón del ajedrez, es mi pieza favorita, la que no sale en la foto”. La portada del libro es, precisamente, la celebérrima imagen de la rendición de Breda desde el ángulo de los soldados.

Ya finalizada la traducción al vasco de la primera entrega, Pérez-Reverte busca ahora traductor para la versión catalana. “Me cuesta mucho, porque el lenguaje que habla Alatriste no existe, me lo he inventado con mucho trabajo. Lo importante es que funcione ahora. El traductor deberá conocer muy bien el catalán y el castellano actual y antiguo”. Además de la traducción danesa (por un motivo personal) y de la francesa (“porque esto es también su historia”), Pérez-Reverte no quiere que su libro se traduzca al inglés, “porque no tengo por qué dar a un inglés más argumentos para criticar España; los trapos sucios se lavan en casa”. El autor, condecorado esta semana por el Gobierno francés, afirmó que ahora tiene en Francia “un país para exiliarme cuando me toque. Allá me recibirán bien”.

El tema de España —“la tragedia terrible de ser español en todas las épocas”— subyace en toda la obra de Pérez-Reverte, quien defiende “a aquellos españoles de entonces, soldados que eran lo peor de cada casa, delincuentes, mezquinos, pero que tenían maneras, dignidad y vergüenza, cosa que hoy, siendo tan mierdas como ellos, hemos perdido”. “No siento nostalgia —aclaró— pero echo en falta aquel orgullo.” Afirmó también que, gracias a Alatriste, “me he hecho más español, en el sentido visceral del término. No de ‘Viva España!’, más bien de lo contrario”. Estilísticamente, ¿qué ofrece la obra? “Pues planteamiento-nudo-desenlace, las comas en su sitio y una historia contada como siempre se ha contado. Otra cosa no es novela, sino ejercicios literarios.” El narrador sigue siendo el ayudante de Alatriste, Íñigo de Balboa, “ahora más protagonista”.

Pérez-Reverte trabaja en una nueva novela, “muy larga”, cuyo primer capítulo transcurre en Barcelona: “Es un marino que se ha quedado sin barco, que va paseando por el puerto y se enamora de una mujer misteriosa”. Pero que nadie se alarme: ayer ratificó que su exitosa saga llegará “a las seis partes”.

Indignado por las pugnas sobre quién es el autor más vendido en una u otra feria, el autor reveló que ha firmado un contrato con la editorial para mantener en secreto las cifras de las tiradas de sus libros y sus emolumentos, “porque yo no entro en este juego. Además, así no pensará nadie que mentimos, como sé que hacen los demás”.

La saga de Alatriste ha sido valorada por la crítica cómo un best-séller de calidad que entronca con la tradición literaria de autores como Dumas o Stendhal. Su mundo, además, ya ha sido trasladado, con sus emboscadas, tabernas, banderas y batallas, al ciberespacio, en concreto a la dirección http://www.alfaguara.santillana.es/alatriste. Otro proyecto, para el año que viene, es la 'Enciclopedia del capitán Alatriste', escrita por el profesor de la Universidad de Zaragoza Alberto Montaner, en la que las entradas darán pie a descripciones de las armas, escenarios, situaciones y personajes (ficticios y reales) que desfilan por sus libros.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Jul 26, 2010 8:56 pm

Furia española en Flandes
Carles Barba - La Vanguardia - 20/11/1998

'El sol de Breda' - Arturo Pérez-Reverte - Alfaguara - 254 páginas - 2400 pesetas

La tercera entrega de las aventuras del capitán Alatriste puede considerarse perfectamente una apostilla al cuadro 'Las lanzas' de Velázquez. En la célebre pintura se describe el momento concreto de la rendición de la plaza holandesa de Breda a las milicias españolas de Felipe IV. En la novela de Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951), se narran los doce meses previos al asedio. Digamos que Velázquez ha inmortalizado sobre todo a los generales en jefe, y a la cohorte de oficiales de uno y otro bando, y que Pérez-Reverte se ha ocupado más bien de retratar a la tropa, en particular a la cruel, arrojada, sufrida y temidísima infantería española de la época.

El capitán Alatriste y su paje Íñigo Balboa cambian, pues, de escenario y de enemigo: en lugar de bregar en el Madrid del 1600 con espadachines de la más diversa laya, se curten ahora en el frente de Flandes, y a las órdenes nada menos que de uno de sus capitanes generales más distinguidos, Ambrosio Spínola, marqués de los Balbases y grande de España. En 'El sol de Breda' el punto de vista narrativo recae una vez más en Íñigo Balboa, que aquí hace las veces de mochilero, es decir, de ayudante que carga con las provisiones, reservas de pólvora y balas de su amo. Balboa además, a sus catorce años, hace en estas tierras neblinosas del norte su bautismo de fuego, y como un Fabrizio del Dongo cualquiera, aprende bien aprisa lo que es un combate a campo abierto, con toda su caótica parafernalia de arcabuzazos, choques de picas, órdenes y contraórdenes y acuchillamientos en corto. De hecho el relato, con su olor a sudor, a pólvora quemada y a sangre, no sólo da la otra cara de las cortesías y placemenes que pintó Velázquez, sino que refleja con crudo realismo lo que pudo ser la vida en campaña de los tercios de Flandes después de la tregua de los Doce Años y antes de la derrota final en Rocroi.

El autor parece aprovechar aquí su pasada experiencia como reportero de guerra en los Balcanes, y con hemingwayana complacencia, deja que Balboa se foguee a gusto oyendo silbar de verdad las balas y notando en la cerviz el estremecimiento del miedo. Cada capítulo diríase una lección de cómo batirse según las circunstancias, el lugar y el momento: en Oudkerk, Alatriste y su escuadra dan un golpe de mano a la chita callando, de noche, con dagas y sigilo. En las praderas de Ruyter en cambio toca medirse a cara descubierta, con banderas y picas, arcabuces y mosquetes. En el dique de Sevenberge se impone otra vez el cuerpo a cuerpo, y como es noche cerrada, la partida atacante lleva las camisas puestas por fuera para reconocerse en la oscuridad. El cerco final a Breda, en fin, exige el pico y la zapa, y una constante improvisación de minas y contraminas. Pero el narrador no sólo detalla la mecánica de la guerra sino también su épica, y para ello Balboa, que tiene en la sangre la bravuconería de sus catorce años, se vale libérrimamente del lenguaje achulado de la soldadesca, y dice de tal pueblo que “fue tomado a puros huevos” y de tal compañía de holandeses que “eso sí, al final los jodimos a todos bien”. Pérez-Reverte ha hecho en definitiva una aproximación muy creíble de lo que pudo ser el soldado español anónimo que peleó en Flandes, un tipo rudo, valiente, sangriento y sobre todo pundonoroso.

Y a todo esto, ¿qué papel —se preguntarán muchos— desempeña aquí el capitán Alatriste? Pues un papel cada vez más secundario, distante y reconcentrado. Cosido a cicatrices, de miradas heladoras, veteranísimo y desengañadísimo, Pérez-Reverte parece haberlo tallado esta vez como brusca contrafigura del velazqueño y emperifollado Spínola, o de su propio mochilero Balboa, aquí un mozo de robusta salud y abierto a todas las sorpresas de la vida.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14500
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mié Jul 28, 2010 8:37 am

Voto a Dios, pardiez, vuelve Alatriste
Jacinto Antón - El País - Barcelona - 20/11/1998

Presentó ayer en Barcelona su última novela Arturo Pérez-Reverte en plan tercio de Flandes: contundente. No con alabarda, arcabuz y toledana, como los protagonistas del libro, 'El sol de Breda' (Alfaguara), tercera entrega de las estupendas aventuras del capitán Alatriste, sino con la palabra, que es lo suyo. Tomó la palabra, pues, Pérez-Reverte y la mantuvo durante las dos horas siguientes, a lo largo de las cuales habló el escritor, con envidiable soltura, de todo: de Alatriste, de los tercios, de su próxima novela, de la guerra, de España, de la crítica, y de su concepción de la literatura: "Escribir una novela es vivirla, desfrutártela, comértela, bebértela, follártela". Lo dicho, en plan tercio.

Abrió el acto el editor Juan Cruz con la insólita noticia de que Alatriste entra en la red. No se refería Cruz a que nuestro héroe fuera a caer en alguna trampa preparada por el siniestro Gualterio Malatesta, sino a que se ha creado una página en Internet dedicada al capitán y su época (http://www.alfaguara.santillana.es/alatriste). Las aventuras de Alatriste aparecerán en diciembre traducidas al euskera y el año que viene en catalán. Pérez-Reverte dijo que a él los actos como la presentación de su novela le dan mucha vergüenza y que el día que no se la den se considerará "un perfecto gilipollas". Y explicó: "Cuando has sido puta antes que monja nunca puedes oír 'te quiero' con naturalidad. He sido tanto tiempo periodista que ya no se me va la olla aunque vea a 150 periodistas esperándome, como el otro día en Madrid". En 'El sol de Breda', en la que hace aparecer fugazmente, en plan secundario, a Calderón, ha tenido los arrestos de enmendarle la perspectiva a Velázquez, invirtiendo el cuadro de 'Las lanzas' en la portada a fin de que se vea a "los verdaderos protagonistas de la historia, los que hicieron el trabajo sucio", los protagonistas de su novela. Explicó que siempre le ha fascinado ese lienzo -"me deja turulato"- por lo que hay detrás y no se ve. "Y me quise pasar a ese lado, pasear por Flandes de la mano de esa gente y hablar de lo que siempre hablo: de España, de la memoria y de cierta visión del mundo que tengo".

En la novela se sumerge al lector en la guerra de Flandes. Duro y sucio asunto. "Así es la guerra, no me la ha contado nadie. He leído testimonios directos de la época y he juntado mi recuerdo personal, mis Sarajevos, mis Beiruts... Es la guerra a nivel de trinchera, con piojos, hambre, también dignidad". Al apuntársele que su libro coincide con la exhibición en las pantallas de 'Salvar al soldado Ryan', que también muestra una visión cruda de la guerra, saltó con expresión de rajabroqueles: "¡Yo fui a la guerra antes que Spielberg!", aunque concedió que el cineasta "se ha acercado bastante a lo que es la guerra de verdad: las balas hacen ruido al entrar en los cuerpos, la gente se desangra y a veces te arrancan los huevos". El escritor rompió una lanza -valga la expresión- por los tercios, "la mejor infantería de la época", y sostuvo su idea de España "como lugar de encuentro, como plaza pública". Dijo que se lo ha pasado estupendamente escribiendo la nueva aventura de Alatriste: "La literatura también es juego, placer. Yo no sufro escribiendo, sino al contrario; soy un escritor feliz". De su identificación con los personajes que crea señaló: "Yo fui, en algún momento, el húsar; me hubiera gustado ser el maestro de esgrima, pero soy Lucas Corso con algún toque de Alatriste". Añadió: "Los silencios de Alatriste son los míos", lo que causó cierta estupefacción.

Ofreció algunas pistas de la nueva novela que escribe, cuyo inicio transcurre en Barcelona y que tiene por protagonista a un marino sin barco que vive en una pensión de La Rambla cuando se encuentra con una misteriosa mujer. Del arcabuzazo que le envía a tres críticos literarios en 'El sol de Breda' dijo con sonrisa lobuna que los nombres son una coincidencia, y que le pidan cuentas a Quevedo.

Responder