'El puente de los asesinos' (2011)

Comentarios y noticias sobre la saga de novelas ‘Las aventuras del capitán Alatriste’

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Mié Oct 26, 2011 3:40 pm

Los de pueblo, para esas cosas, tenemos suerte. Sin excusas, sin cuentos. ¿Te ha llegado ya? Sí, ayer. Toma. Clig, cling. Gracias.
Huele a nuevo...tengo el pulso ligeramente acelerado.

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6241
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Mié Oct 26, 2011 3:47 pm

Yo también tengo bula 8) , pero la librería me queda donde Cristo perdió el mechero (y por eso dejó de fumar) y además estos días trabajo mañana y tarde :( De todos modos, estoy releyendo el Quijote (don Quijote y Sancho acaban de encontrarse unos bandoleros ahorcados de treinta en treinta, de lo que deducen que están llegando a Barcelona) y aún tengo unos días por delante. La puente de los asesinos puede esperar :wink:
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
Ina
Mensajes: 2651
Registrado: Jue Nov 17, 2005 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Ina » Mié Oct 26, 2011 4:09 pm

8O
¿Ya?
Ains, qué nervios

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14595
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mié Oct 26, 2011 4:20 pm

"O et rendeixas o et tallo els ous". 8) "Ferse vell es molt fotut. Si s'arriva, está clar." :lol:

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6241
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Mié Oct 26, 2011 4:39 pm

8O
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14595
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mié Oct 26, 2011 7:31 pm

"Alatriste me reconcilia con España"
Alberto Ojeda - El Cultural - 26/10/2011

El capitán Alatriste se va haciendo mayor. A Arturo Pérez-Reverte, que le dio vida con su pluma, su ingenio y su experiencia en mil guerras, le pasa lo mismo. El uno y el otro comparten “una amistad” que ya tiene quince años. En 1996 salió la primera entrega de la saga de su popular héroe y este miércoles llega a las librerías la séptima, 'El puente de los asesinos' (Alfaguara). Entretanto, son ya cuatro millones de ejemplares los que ha vendido entre España e Hispanoamérica. Un auténtico milagro de la literatura en español. Los dos se conocen ya casi de memoria, son capaces de leerse el pensamiento sin que concurran las palabras, como dos viejos camaradas que se sientan a la par de una chimenea para compartir una botella de vino.

Pérez-Reverte explica esa simbiosis: “Empecé a escribir Alatriste con 45. Ahora tengo casi 60. Evidentemente, he cambiado. Ahora soy más reflexivo, más descreído, todavía más. Yo le presto ahora mi mirada cansada. Y el capitán es cada vez más oscuro, más sabio y más desesperadamente lúcido”. Tan lúcido que cuando un alto jerarca de la diplomacia española le cita en Nápoles y le ofrece una copa de vino, Alatriste rápidamente activa todas sus alarmas: “Cuando a un soldado le dan de beber, o está jodido o le van a joder”. Y no falla en sus recelos: ahora le toca asesinar al dogo de Venecia, en la basílica de San Marcos, en plena misa del gallo. Una auténtica encerrona.

Ahí arranca la trama de 'El puente de los asesinos', que coloca al veterano militar en mitad de un laberinto de canales del que le va a resultar muy complicado escapar. La España de Felipe IV, con el imperio forjado por sus predecesores resquebrajándose, intenta así recuperar la hegemonía en el Adriático, muy comprometida por los manejos de la República Serenísima (“Esa puta de mar, la ramera de Europa”, según palabras literales y cargadas de bilis de Quevedo). Realmente el capitán está jodido. Su legión de lectores, de todas las edades (“incluidas muchas mujeres”, matiza Pérez-Reverte), volverán a tener el corazón en puño por la suerte de admirado capitán. Un hombre capaz de despertar fervorosas empatías a pesar de que, desde la primera línea de la saga, ya se advierte que no estamos ante una figura ejemplar, sin tacha alguna en su pasado: “No era el hombre más honesto, ni el más piadoso pero era un hombre valiente”.

“Alatriste me reconcilia con España”, advierte su autor. “Hay días que me levanto y pienso que este país merece que le llueva NAPALM. Y luego, cuando bajo al bar de la esquina, pides un café, pones la oreja y empiezas a escuchar a los alatristes que hay a tu alrededor: el que acaba de venir de su Flandes que es su oficina, el que acaba de venir de su guerra con el turco que es el matrimonio, el jefe, el político... Y te das cuenta de que esa gente, gobernada por gente honrada y culta, haría cosas estupendas, de hecho cuando tiene oportunidad las hace. Eso me devuelve la fe en la gente y que me reconcilie con mi país”. Un país que según Pérez-Reverte quedó truncado en ese siglo XVII que tan exhaustivamente está reconstruyendo en su saga. “De ahí vienen muchos de los problemas de hoy. Esta España no se comprende sin aquella. Allí fracasó una España cuyo despojos todavía padecemos. Somos los que somos porque no fuimos lo que pudimos ser cuando pudimos serlo”.

Confiesa Pérez-Reverte que cuando está arremangado con sus alatristes muy frecuentemente le da la sensación de que escribe sobre la actualidad. Y la crisis tampoco le es ajena. No hemos aprovechado ahora la época de bonanza para apuntalar un país más sólido. Igual que entonces. Igual que siempre: “Nuestra historia es una sucesión de oportunidades perdidas, de intentos loables y grandiosos que se quedaban en charlotadas circenses”. “Durante el imperio malgastamos el oro y la plata de América, no quedó nada. Lo gastamos en guerras, en fiestas y en hogueras de la inquisición. En estos últimos años tuvimos construcción, ladrillo, dinero... ¿Y qué? Lo hemos tirado todo en el Audi, el viaje a Cancún, en política... Cada vez que pasa el oro por nuestras manos lo tiramos, por vanidad, por puro derroche, por irresponsabilidad”, remacha. Ahí está sin duda una de las claves del éxito de esta serie de aventuras de capa y espada: en esa conexión entre pasado y presente, que cada vez se va haciendo más nítida. Aunque, eso sí, señala Pérez-Reverte, “Alatriste no tendría ninguna oportunidad en la España actual. Él es un mercenario, alguien que se gana la vida con la violencia. Algo que ahora es tan políticamente incorrecto pero que en su época era moneda de cambio habitual. Sería un tipo marginal, un delincuente de moto y polígono, carne de presidio”. El héroe taciturno y silencioso es hijo de su tiempo, y de ninguno más.

En ese tiempo, el siglo de Oro en las letras, y de plomo en la política, fueron vecinos de Madrid, en cuatro o cinco calles aledañas, Quevedo, Lope de Vega, Cervantes, Calderón de la Barca, Ruiz de Alarcón y otros cuantos segundones de la pluma nada desdeñables. “Si este barrio hubiera estado en Francia, sería ahora un barrio monumental, lleno de placas, de autobuses de turistas... Aunque esto es la maldita es España. Vas por allí y nadie sabe nada, y a nadie le importa”, lamenta Pérez-Reverte. Pero una mañana su visión negativa se la modificó de raíz un profesor que “andaba por allí con su mochililla, rodeado de chavales, diciéndoles aquí nació tal, y aquí murió cual, y en esta casa vivió...”. Libraba su modesta batalla contra la ignorancia. Y cuando, por casualidad, avistó a Pérez-Reverte, que pasaba por allí, les dijo: “Y este señor es el que ha escrito 'El capitán Alatriste'”. “Yo no soy un tipo blando, pero esa vez me emocioné”.

Avatar de Usuario
bowman
Mensajes: 5203
Registrado: Lun Ago 07, 2006 11:00 pm
Contactar:

Mensaje por bowman » Mié Oct 26, 2011 8:55 pm

APR escribió:No hemos aprovechado ahora la época de bonanza para apuntalar un país más sólido.

Bueno, bueno, bueno....

Esto, siendo cierto en muchas cosas, no lo es tanto en otras. Ojo con las reverteradas, amigo Reverte, que cuando se pone usted en Jeremías, se me crece, levita y acaba creando titulares un tanto apocalípticos. A veces pienso si la escuela 'Pueblo' y las maneras de don Emilio Romero no lo marcarían excesivamente.

Vamoa a ver. Institutos de enseñanza secundaria. Trasplantes y otros exotismos sanitarios. Las carreteras y los AVE.

En fin, no quiero ponerme excelso pero tampoco dejaré a nadie que se ponga amargo. Esto no es Jauja y tonterías se han hecho infinitas pero los años de prosperidad tampoco han dejado el espantoso erial que sus terribles frases lapidarias dejan entrever.

Dicho sea con el mayor y más humilde de los respetos.

:roll:

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Mié Oct 26, 2011 8:55 pm

¿Siempre tienen que ser de Lérida? :lol:

Por el de los maravedís, digo.

Avatar de Usuario
endeavour
Mensajes: 946
Registrado: Jue Ene 21, 2010 12:00 am
Ubicación: Valencia

Mensaje por endeavour » Mié Oct 26, 2011 11:08 pm

Sois unos ansias, Lagardere (que bonito personaje) y Nexus6 (de este qué decir.. jeje). Ya son las doce así que ya es 27. A por él, jaja. Yo tendré que esperar un par de semanas porque hoy ha tocado día de librería ya que no podía otro día y ya he gastado el presupuesto de este mes. En Noviembre será.

Disfrutadlo. O disfrutémoslo.
un saludo.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14595
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mié Oct 26, 2011 11:10 pm

"Alatriste y yo nos escribimos mutuamente"
Cristina Fuentes-Cantillana - Reuters / Terra - 26/11/2010

El escritor Arturo Pérez-Reverte admite que después de quince de años con uno de sus personajes más celebrados, el capitán Alatriste se ha convertido en un viejo amigo que influye tanto en él como al revés. 'El puente de los Asesinos', que llega el 27 de octubre a las librerías, es la séptima entrega de una saga que ha vendido más de cuatro millones de ejemplares, según la editorial Alfaguara.

"Hay una cosa que he notado en este libro, y es que Alatriste y yo nos escribimos mutuamente", explicó el miércoles el autor en una entrevista con varios medios. "A la hora de trabajar con Alatriste, yo no puedo evitar que Alatriste comparta esa forma de mirar el mundo que tengo. Pero al mismo tiempo que Alatriste, digamos, envejece conmigo, evoluciona conmigo, se fatiga conmigo (...) yo también estoy reflexionando sobre mí mismo. Hay una interacción mutua".

En esta entrega, que llega cinco años después de 'Corsarios de Levante', Diego Alatriste viaja a Venecia acompañado de viejos amigos y antiguos enemigos, para volver a jugarse la vida en una trama de intrigas y traiciones que requiere de su espada. La serie se ha convertido, por su cuidada ambientación histórica en el siglo XVII, en material de lectura habitual en los colegios españoles e inspiró una película protagonizada en 2006 por Viggo Mortensen en el papel del lacónico capitán. "Que sea materia de trabajo en los colegios me satisface mucho", comentó el escritor, que cumple 60 años el mes que viene. Las novelas de Alatriste están lejos de ser un texto neutro, diseñado y adaptado para las aulas. Carecen, por ejemplo, de glosarios o aclaraciones sobre las expresiones en desuso, la ambientación o, en este libro, las palabras prestadas del italiano que salpican sus páginas. "Es deliberado", indicó el escritor y miembro de la Real Academia Española. "Para eso están las bibliotecas, los diccionarios... Yo no pretendo en absoluto hacer tratados didácticos sobre el siglo XVII. Yo cuento historias. Me limito a abrir una puerta y el que entra ya que se busque la vida, que lea a Quevedo, a Cervantes...", apuntó.

Además de recorrido histórico y retrato de una España que combinaba el poderío político con la miseria y el valor con la mezquindad, la de Alatriste es también una saga ejemplar de novela de aventuras. "Hay idiotas que creen que la palabra aventura y la palabra profundidad están reñidas, y no se atreven a decir que un libro de aventuras puede ser profundo, o al revés (...) pero la literatura ha demostrado hasta la saciedad, mil veces, que un libro puede ser ambas cosas", señaló.

Pérez-Reverte, que fue reportero de guerra y ha escrito más de una veintena de novelas de diversa temática, además de mantener una columna semanal en un periódico, acude habitualmente a la red de microblogs Twitter, donde tiene más de 200.000 seguidores, para responder a las preguntas y comentarios con los lectores. "Twitter me permite responder (a los lectores) durante dos, tres horas, y con eso sé que al menos el lector se da cuenta de que hago el esfuerzo por responder, (...) no estoy al margen", dijo, señalando que le es imposible responder a toda la correspondencia que recibe. "Aparte, hay un factor de que un escritor tiene tendencia a aislarse", añadió. "Esa tendencia es muy peligrosa, porque te separa de la vida real. Twitter y otro tipo de cosas te permite mantener el contacto con el mundo".

En su último diálogo con los internautas, antes de su habitual "clic" de despedida, el autor señalaba: "Gracias por la compañía. Hacen que uno se sienta bien. Me tienen en deuda, siempre".

Avatar de Usuario
bowman
Mensajes: 5203
Registrado: Lun Ago 07, 2006 11:00 pm
Contactar:

Mensaje por bowman » Mié Oct 26, 2011 11:44 pm

fueron vecinos de Madrid, en cuatro o cinco calles aledañas, Quevedo, Lope de Vega, Cervantes, Calderón de la Barca, Ruiz de Alarcón y otros cuantos segundones de la pluma nada desdeñables. “Si este barrio hubiera estado en Francia, sería ahora un barrio monumental, lleno de placas, de autobuses de turistas... Aunque esto es la maldita es España. Vas por allí y nadie sabe nada, y a nadie le importa”.

Rigurosamente incierto.
Lo siento.
Autobuses, desde luego, no hay (porque no caben) pero movimiento y turismo cultural... en fin.
Tampoco digo que sea aquello maravilla y haya cola y tal de cultos y cultas derramando incienso pero, vaya, como para soltar estas cosas tan así que suelta el Duque de Corso, pues tampoco. Evidentemente, no somos Francia ni Inglaterra ni esos sitios, somos la puta España y fuera. Nada del otro jueves, pero este finde, sin ir más lejos, estuve por aquellos andurriales con unos amigachos de provincias que comentaron lo contrario de lo q suelta aquí el académico. Y es que todo el barrio era un derramarse en grupos de cultos y de cultas con guía y megáfono en plan 'y aquí vivió Quevedo y aquí Echegaray y aquí se la pelaba Marco Antonio'.

Cierto que ninguno éramos académicos pero tenemos nuestras lecturitas y uno de los de provincias, incluso, arrancóse en el patio de la casa de Lope, bajo el limonero, con aquello tan emotivo que dice que 'de noche me lo mataron al caballero, la gala de Medina, la flor de Olmedo' Y es que habíamos estado haciendo un destrozo por los aledaños y se había libado excesivamente (no te cuento lo que nos costó la broma) y claro, se entusiasma uno (casi nos nos ponen en la calle cuando, allá en el tercer piso, un mocetón de Cuenca echó mano a la espada de don Alonso de Contreras al grito de 'non fuyades cobardes y viles criaturas, que un solo caballero patatín y patatán'.)

A estos de provincias me los traes a la capital, los das dos tragos y te montan un estropicio que acabas en la comisaría de la calle Huertas esposado y con dos ostias bien dadas en el cuerpo. Don Reverte dirá misa mozárabe pero el barrio ese cada vez parece más un parque temático. Tal que la casa de Victógugo en la plaza de los Vosgos, allá en Paguís. Tal cual.

Con decirte que fuimos 'asaltados' en dos ocasiones distintas por dos Quijotes de guardarropía, los dos diferentes y con su correspondiente calderilla de provincianos csda uno, alguno con libreta y boli tomando notas en vez de hacer fotos, te lo he dicho todo.

Claro que una cosa es ir de finde y otra pasarse un miercoles ceniciento, gris y húmedo de otoño a las nueve de la mañana. Es decir, hora de currar. Y es que el barrio está blindado al tráfico y declarado monumento pero no es un monumento sino que está vivo y lleno de gente que curra y que vive porque es que desde el siglo XVI acá la vida no se ha detenido, no sé si se me sigue. O ¿qué pasa? ¿Expulsamos de allí a los tataranietos de Calderón, Quevedo, Benavente y de toda la patulea de comediantes (allí siguen viviendo hoy muchos cómicos, de hecho) y convertimos la barriada -oig- en masturbadero de cultos, finos y exquisitos en general? ¿Eh?

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Jue Oct 27, 2011 12:02 am

bowman escribió: [A estos de provincias me los traes a la capital, los das dos tragos y te montan un estropicio que acabas en la comisaría de la calle Huertas esposado y con dos ostias bien dadas en el cuerpo.

:lol: :lol: :lol:

La verdad es que siempre que he ido por allí, me ha parecido más bien como tú lo describes, Bow.

Rogorn escribió:"O et rendeixas o et tallo els ous". 8) "Ferse vell es molt fotut. Si s'arriva, está clar." :lol:

Què és això Ro :lol: ?

Me estoy aguantando. No quiero leer ninguna entrevista hasta que no tenga el libro en mi poder. Falta...1 día!

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Jue Oct 27, 2011 5:26 am

Digui, digui: clases de catalán... :lol:

Paciencia Siana, todo se andará.

"Cul de Sant Arnau"."Cul de Deu y de la meua mare."

Amb els colzes i els genolls
t'agenolles i et recolzes.
Deu ser amb la titola doncs,
com més bé t'estintoles.
Última edición por grognard el Jue Oct 27, 2011 8:09 am, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14595
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Oct 27, 2011 8:04 am

«Sin la España de Alatriste no se entiende la de hoy»
Entrevista con Manuel de la Fuente - ABC - Madrid - 27/10/2011

Siete, como las siete vidas de un gato de los viejos Madriles, donde se tiraba de espada con tanta facilidad como se tiraba de lengua. Siete, como los españolísimos Siete Infantes de Lara. Siete, como los Siete Niños de Écija, puro adn carpetovetónico. Siete como las siete entregas de las aventuras del Capitán Alatriste, que están de estreno con una nueva pieza, 'El puente de los Asesinos' (Alfaguara) que el soldado y sus camaradas deberán cruzar en tierras italianas después de haber sido metidos en harina y faena por el poeta Quevedo, tan buscón el hombre como siempre.

—Alatriste lleva al lector a ese territorio de la infancia, cuando en la cama nos encontrábamos con Ivanhoe, con Verne, con Salgari...
—Era una de mis intenciones, pero no la única. También quería tratar de comprendernos ahora a partir de lo que fuimos entonces.

—¿Alatriste es uno de los nuestros?
—Me llegan muchas cartas que me dicen: don Arturo, yo también soy Alatriste. Porque el capitán tiene una mirada moderna que vale para la España de hoy. Lo han dejado tirado como a un perro, vamos, que está en la calle buscándose la vida, como el español de entonces y de siempre.

—Se lo habrán preguntado cien veces. Vamos con la ciento una. ¿Dónde nació su héroe?
—Alatriste es toda una vida, un tipo que evoluciona hacia lugares muy tenebrosos. Pero sale de la vida.

—¿De la suya?
—Hay libros que no se escriben con la imaginación, sino con la memoria. Cuando yo hablo de matar, de violar, de torturar, de soledades, de miedo, de huida, sé de lo que hablo porque lo he vivido. Yo comparto mis recuerdos y mi memoria con Alatriste.

—¿Camaradas?
—Yo me hago mayor y Alatriste se hace mayor. Mi mirada ya está cansada y le he transmitido ese cansancio, y él ha reflexionado sobre ello.

-¿También es un amigo?
—Sí, lo es. Y ahora tenemos una intimidad que antes no se daba.

—En sus libros las ciudades se huelen, se tocan, se pasean.
—El periodista es un tipo que mira. Esa manera de ver el mundo que te da el oficio te permite apreciar que una mujer es guapa por la forma de caminar, por cómo se le marca un músculo cuando coge un vaso. Eso te lo da el ejercicio de los ojos. El periodismo me enseñó a mirar.

—En la novela aparecen personajes reales. En este caso, Quevedo y Lopito, el hijo de Lope. ¿Es un vicio?
—Un vicio del que no se puede abusar. Tienes que currártelo muchísimo; aunque solo sea para un cameo de dos líneas, tiene que ser impecable, si no siempre habrá un tío que te diga: señor Reverte, en esa fecha Quevedo estaba preso en la cárcel de Calahorra.. Pero sí, es muy divertido, por el lector y por mí.

—¿La fiel infantería lo era, o si le tocaban los pelendengues...?
—Se amotinaban como pocos... pero sobre todo tenían una cosa sagrada: la reputación. No eran fieles a las banderas, ni por patriotismo. Eran depredadores que pensaban: en Flandes hay rubias, si saqueo un palacio me forro, en América hay oro... Pero ser soldado español daba caché, eras un soldado del Imperio, como un marine de hoy, o más. Al final todo se resume en la frase que tanto ha hecho por España para bien y para mal: "¿A que no hay cojones?" Lo otro son milongas.

—Aquella Edad de Oro brilla por su ausencia entre nosotros.
—El franquismo contaminó de ideología todas estas cosas. Y los que llegaron después, en vez de limpiar esa contaminación y que las cosas volvieran a la normalidad, porque son cosas necesarias, no lo hicieron, y todo lo que sea hablar de eso es fascismo. Arrinconamos y renunciamos a nuestra memoria, nuestra estupidez nos ha dejado huérfanos. Nunca se han han escrito cosas tan duras, tan crudas y descarnadas sobre España como en los alatristes.

—Hablemos de Rocroi, ya que allí finiquitarán al capitán. ¿Mejor palmarla en Rocroi que por una bala de un francotirador en Sarajevo?
—Lo mejor es no palmarla. No soy un nostálgico de la España imperial, pero la miro con interés para explicar el presente. No me gustaría ir por ahí con espada y chambergo de pluma, pero sin la España de Alatriste no se entiende la de hoy.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14595
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Oct 27, 2011 8:13 am

Asegura Pérez-Reverte éxito del Capitán Alatriste es su mirada moderna
publimetro.com.mx - 26.10.2011

El escritor español Arturo Pérez-Reverte aseguró hoy aquí que el éxito de su serie sobre el Capitán Alatriste se debe a la mirada moderna con la que se comprenden muchas de sus aventuras, triunfos, derrotas y la relación con su país.

En un encuentro informativo, el autor (Cartagena, España, 1951) comentó algunos detalles de la séptima entrega del personaje 'El puente de los Asesinos' (editorial Alfaguara), que sitúa al personaje en Venecia en 1627, así como del alcance del personaje creado hace 15 años. La nueva entrega que saldrá a las librerías españolas este jueves, narra cómo Francisco de Quevedo le ordena a Alatriste matar a Dogo de Venecia y tratar de imponer así un gobierno leal a la corona de España.

“No es una historia, ni un canto a la España imperial, eso lo dicen unos cretinos que no han leído el libro. Es una visión de España amarga, turbia, negra, oscura”, aclaró sobre la historia de la serie. Recordó que Alatriste es un individuo al que la vida lo ha despojado de mucho, “es carne de cañón, lo han dejado tirado y él tiene códigos personales para sobrevivir: su espada y amigos” y “no se mueve por patriotismo, sino por su orgullo, su valor, su reputación y coraje para sobrevivir en un mundo hostil”.

Precisó que la historia incluye una frase dicha en alguna de las entregas anteriores, de que “ser lúcido y español aparejó siempre grandes esperanzas”, y que ese ejemplo está en el personaje de Alatriste y de la España del siglo XVII. “Cuando se ve la historia, se ve que somos una sucesión continua de intentos fracasados, de ser lo que no podemos ser, de envidias, insolidaridades, de heroísmos inútiles, de intentos magníficos que terminan en números de circo y grandes oportunidades perdidas”, dijo. “Eso deja una mirada amarga de lo que es España y lo español y Alatriste es ejemplo de eso. A veces me preguntan por qué del éxito, porque es una mirada moderna, es un español que mira con mirada de hoy”, afirmó.

Expuso que muchos lectores se identifican, tienen esa mirada, “se sienten peones tirados como Alatriste; engañados, aislados, manipulados, siempre en manos de los mismos: reyes imbéciles, curas fanáticos, ministros corruptos, funcionarios banales, país de incultos”. El escritor comentó que un ejemplo de esa mirada está en que mientras en el siglo XVII se malgastó el oro y la riqueza, en la actualidad hay una crisis económica en España por haber hecho mal uso del crecimiento económico. “Cada vez que pasa el oro por las manos lo tiramos por vanidad y derroche, y allí radica el éxito de la serie, en que cualquier lector moderno se reconoce asimismo y reconoce la España actual en la de Alatriste”, apuntó.

Incluso, sostuvo que también el lector latinoamericano comprende que muchos de los problemas de su país vienen de esos tiempos de Alatriste, y a través de una “lectura lúcida, más honda, que está en los lugares extremos”, hacen que la novela funcione allí también. “Alatriste me reconcilia con España”, manifestó sobre las satisfacciones que le deja esta obra, ya que al escuchar a mucha gente hablar de su vida entiende que “si estuviera bien gobernada podría hacer cosas más estupendas, eso devuelve la fe en España y lo complejo de esa palabra”.

Pérez-Reverte resaltó que además esta serie intenta asomar al lector a un siglo muy importante, porque “la España actual no se comprende sin la del siglo XVII, en ese siglo fracasa una idea de España, cuyos restos y escombros todavía sufrimos los españoles de ahora. Somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos, o porque no fuimos lo que pudimos ser cuando lo pudimos ser. Esto no es más que una faceta del panorama que quiero plantear al lector, y que tenga las claves para conocer ese mundo”, puntualizó.

Sobre esta séptima entrega, el autor subrayó que la situó en una Venecia entonces rival y difícil para la corona española, pero además en un ambiente sombrío, alejado de la ciudad tradicional que se conoce. Indicó que en la historia confluyen el espionaje, la sospecha, la persecución, la desconfianza, la emboscada, en un ambiente sombrío y hostil.

Destacó que le quedan dos libros más para completar la serie, y que no se plantea situarlo en América, ya que prefiere mantenerlo en los límites originales con los que se planteó el personaje. “Lo he pensado, he tenido la tentación pero sería romper. Me he impuesto no moverlo más allá de donde la gente se movía en aquel tiempo. A América iban marinos o los que iban se quedaban para siempre”, añadió.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14595
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Oct 27, 2011 8:17 am

«España ha estado en manos de reyes imbéciles y curas fanáticos»
Entrevista con Antonio Paniagua - laverdad.es - 27/10/2011

Arturo Pérez Reverte, escritor que ha vendido más de cuatro millones de ejemplares con las entregas de las aventuras del capitán Alatriste, vuelve al estante de las librerías con 'El puente de los Asesinos' (Alfaguara), el séptimo relato de la saga. En esta ocasión el novelista y académico narra las peripecias del soldado en la Venecia del siglo XVII. Corre el año 1627 y Diego Alatriste es un hombre cansado, con muchas batallas y pendencias a cuestas. En esta ocasión, al capitán le invitan a participar en un magnicidio que es al mismo tiempo un sacrilegio: matar al dogo de Venecia en la misa de Nochebuena, para imponer un gobierno títere al servicio del rey español.

-¿Cree que España se merece la leyenda negra que arrastra?
-Sí. España es un país que durante muchísimos siglos ha estado en manos de reyes imbéciles, curas fanáticos y ministros corruptos. Y a veces, en algunos aspectos, lo sigue estando. Lo que pasa es que aquí únicamente hablamos del lado oscuro.

-En la España del siglo XVII la gente estaba obsesionada por acceder a la nobleza. ¿Somos un pueblo que se rige por las apariencias?
-Naturalmente. Antes la obsesión era llevar la Orden de Santiago al pecho, el carro con cuatro mulas o pasearse como un hidalgo con la espada. Ahora es el traje de Armani, el Audi, el chalet y las vacaciones en Punta Cana. España es un país de apariencias. Malgastamos el oro de las colonias, sin dejar siquiera un monumento. Cinco siglos después la historia se repite. Hemos tenido dinero, riqueza, trabajo y lo hemos dilapidado en fiestas, derroches, autonomías, lujos y puñetas. Estamos otra vez tiesos como al principio.

-El nivel de conocimientos de los estudiantes sobre la historia de España es bastante deficiente. ¿Qué soluciones hay?
-El problema seguirá siendo el mismo mientras la educación y la cultura se dejen en manos de políticos irresponsables o analfabetos. Son mediocres y, en lugar de ponerse a la altura de las circunstancias, bajan las circunstancias a la altura de su propia mediocridad, y trazan planes de educación de acuerdo con su limitada visión de las cosas.

-Alatriste es un hombre de honor. ¿Echa de menos ese empeño por la dignidad y la buena reputación?
-Más que un hombre de honor es un hombre con reglas. El honor es una palabra muy devaluada. Ya lo estaba en el siglo XVII. Como decía Unamuno, cuando en España se habla de honor, un hombre honrado tiene que echarse a temblar. Se ha manipulado muchísimo la palabra. El honor en un político es la mayor contradicción del mundo. Hoy en día hay palabras que son políticamente incorrectas, como valor, honradez, valentía, caballerosidad. El otro día, un imbécil, en una tertulia, dijo que había que reivindicar el derecho a ser cobarde. Pues no. Ser cobarde sigue siendo una tacha moral, social, política. Es una infamia.

-¿Es deliberado que no haya una abundancia de palabras arcaicas?
-Sí, es deliberado. Para eso están las enciclopedias y los diccionarios de germanías. No pretendo en absoluto hacer tratados didácticos sobre el siglo XVII. Yo cuento historias con un lenguaje que me divierte, rescato palabras que están perdidas, hago un trabajo de recuperación lingüística, histórica y sociológica. Me limito a abrir una puerta, y luego, puede haber gente que quiera seguir leyendo a Quevedo, Lope y Cervantes o que opte por consultar manuales anotados.

-Algunos críticos hablan de Alatriste como si les avergonzara decir que es un libro de aventuras.
-La saga se llama 'Las aventuras del capitán Alatriste'. Ignorarlo es esnobismo. Hay idiotas que creen que la aventura y la profundidad están reñidas. Pero la literatura ha demostrado que se pueden conciliar ambas cosas.

-Ha sido una voz crítica en la Real Academia contra la nueva ortografía. ¿Estamos empobreciendo el idioma?
-También lo fueron Javier Marías o Vargas Llosa. En la Academia hay dos actitudes: la de los técnicos y filólogos, que tienden a democratizar el idioma y a aceptar las transformaciones más ordinarias y populares, y la de los escritores, que mantienen que la lengua debe ser una referencia culta, rica y compleja. Esas dos actitudes chocan. A veces gana uno u otro.

-¿Ha cambiado el periodismo?
-Las grandes cadenas de televisión generalistas tienen periodistas de terraza de hotel. Ahora el mejor reporterismo es el que se hace con una pequeña cámara y cuatro duros. No se puede obligar a un periodista a que haga diez directos al día, porque no puede salir ni a la puerta.

-¿Tiene algún otro proyecto en mente?
-El mes que viene cumplo sesenta años. Sé por experiencia que un autor tiene una vida limitada. Me levanto todos los días a las seis de la mañana y trabajo ocho horas diarias. Ese ritmo profesional no sé cuánto tiempo lo voy a tener. Hasta los setenta años puedo hacer cinco o seis novelas, en el mejor de los casos. Entre ellas, dos entregas de Alatriste a las que me he comprometido. De manera que tengo que elegir con mucho cuidado lo que hago y lo que no hago.

-¿Qué es lo que le hace estar más satisfecho de la saga de Alatriste?
-Me satisface mucho que en los colegios sea materia de trabajo. La identificación del lector con el personaje me complace. Porque la mirada de Alatriste es muy moderna y vale para observar el mundo de ahora, incluso sirve de consuelo para el mundo actual.

-A veces, al leer los libros de Alatriste, aparece inconscientemente la mirada de Viggo Mortensen. ¿Le ha pasado a usted?
-Viggo Mortensen, que es un hombre inteligente, leyó todas las entregas, viajó por España y se documentó con la literatura de la época. Lo que hizo fue adaptarse a Alatriste y darle una encarnación.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14595
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Oct 27, 2011 8:21 am

"El peor mal de España es la estupidez aliada con el poder"
E.P. - laopiniondemurcia.es - 27/10/2011

Tras cinco años de ausencia, el amargo Capitán Alatriste, el narrador, ya no tan joven, Íñigo Balboa, el maestro Francisco de Quevedo y un puñado de viejos amigos y también algunos enemigos regresan en 'El puente de los Asesinos' de la mano de Arturo Pérez-Reverte.

Este año la saga Alatriste celebra su 15 aniversario y el autor cartagenero repasa los males del Siglo de Oro y de nuestro país. «El peor mal de la humanidad, y de España en particular, es la estupidez aliada con el poder y la arrogancia, y de esto tenemos ejemplos diarios desde hace décadas», alega, y dice que el modo de luchar contra eso es «con educación y con ministros de Cultura responsables y cultos que es lo que no tendremos nunca en España, ministros que piensen en las generaciones futuras y no en los votos de dentro de dos años».

Y hablando de años, ya han pasado 15 años desde la primera aventura de la serie, y su autor siente que ambos envejecen: «Yo he ido evolucionando, mi mirada cambia, se hace mas cansada, y Alatriste acusa los efectos del paso del tiempo en mí. Él me ayuda a reflexionar sobre mi situación personal y se produce una mutua interacción que es muy educativa e interesante para mí y muy útil para el personaje».

Soledades, fracasos, derrotas y conflictos difíciles de resolver aparecen en esta séptima entrega ambientada en Venecia y que muestra «una España descarnada y amargada, tanto que dan ganas de irse a otra»; un país de cancillerías y de espías, de mundos turbios y de conspiraciones, sin olvidar las derrotas. «En la peor de las derrotas puedes reunir los restos del naufragio y hacer baluartes para sobrevivir», alega Peréz-Reverte, quien ya ha vendido más de cuatro millones de ejemplares de la serie de Alatriste. En esta entrega, el capitán es reclutado por el Estado español para un golpe de mano en Venecia, para matar y asesinar al dogo o dux de Venecia y ahora los enemigos se convierten en compañeros de viaje.

«Los enemigos son útiles, te mantienen despierto y lúcido –dice–. No te dejan descansar y por ellos estás siempre preparado con un ojo abierto. Pero con este libro he descubierto que a los viejos enemigos, de tanto vigilarlos, llegas a conocerlos tan bien y llegas a tener tanta complicidad que terminan siendo más íntimos que los viejos amigos».

En este sentido, alega que en lugares como España, «en los que si no estás con uno, estás contra él, es facilísimo crearte tanto amigos como enemigos cada vez que abres la boca». A este respecto, asegura que utilizaría su afilada espada para 'matar' «a quien maltrate a un perro, también por mis amigos, y sobre todo con la estupidez aliada con el poder y con la ignorancia».

Pérez-Reverte cree que la clave del éxito de Alatriste está en su «mirada moderna». «Un lector actual mira el mundo como Alatriste. Muchos se identifican con el capitán, un tipo que ha perdido la fe y que lo han dejado tirado como un perro, lo han engañado y que ha luchado por causas que no lo merecían y eso vale para cualquier español de hoy».

"Tuittero" habitual y polémico, el cartagenero alega que sus frases son una forma de ponerse en contacto con sus seguidores, con los que está «en deuda». «Sitios como Twitter me permiten hacer algo para corresponde a mis lectores y allí opino como en la barra de un bar», añade este autor que asegura que escribe con sus recuerdos. «Y tengo suficientes para seguir escribiendo durante mucho tiempo», al menos para completar la saga Alatriste con dos nuevas entregas, que tendrán como escenario París y Madrid.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14595
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Oct 27, 2011 8:27 am

"Hay días que digo:que llueva napalm y todos a hacer puñetas"
Entrevista con Paula Arenas - 20minutos.es - 27/10/2011

"Fui puta antes que monja", repite varias veces Pérez-Reverte durante la charla que mantenemos por la nueva novela ('El puente de los Asesinos') de su célebre y veterano capitán Alatriste. Fue hace 15 años cuando el autor nos presentaba a este antihéroe, amargo y contradictorio, que pronto se ganaría el favor del público. "Hay gente que me para por la calle y me dice: soy Alatriste".

-¿Qué haría Alatriste si viviera en la actualidad?
-Sería un delincuente marginal, viviría en el lado oscuro, pero en vez de espada llevaría navaja e iría en moto. No sería un individuo políticamente correcto. Los políticos no lo pondrían como ejemplo, por eso creo que tiene tanto éxito.

-¿Y sería del 15-M o pasaría?
-Pasaría totalmente, lo que no significa que el autor pase.

-¿Escribiría una novela del 15-M?
-No. Es un tema que me interesa, pero no literariamente. Tiene que pasar mucho tiempo para que lo tenga.

-¿Cuál es el secreto del éxito de Alatriste?
-Que su mirada es moderna y un lector de hoy puede identificarse con su mirada. Su falta de esperanza y su desolación son muy actuales.

-¿Comparte el pensamiento de su personaje cuando dice que ser lúcido y español aparejó siempre mucha amargura?
-Sí. Ser lúcido y español es un triste ejercicio, y el presente no hace más que demostrarlo.

-Entiendo pues que se siente usted lúcido...
-Bueno, tengo 60 años y algo he leído.... Y algo termina uno sabiendo.

-Está usted en la lista de 'Los 35 españoles para nuestro orgullo' que ha hecho Abc, ¿quién la encabezaría si la hiciera usted?
-Yo no estaría y unos cuantos más, tampoco. La encabezaría... Jorge Javier Vázquez.

-¿Está seguro?
-Sí, porque es quien mejor representa los deseos y anhelos de la mayor parte de los españoles. Él nos da exactamente lo que queremos tener. En ese sentido es un magnífico profesional.

-¿Por qué cree que a la gente le gustan tanto la amargura y las contradicciones de Alatriste?
-El español es alguien a quien han engañado y despojado como a Alatriste. Y en él se reconocen, en su actitud digna. Su soledad y su desolación son muy españolas.

-A pesar de la situación actual, mantiene usted la esperanza...
-Hay días que digo: "Que llueva napalm y nos vayamos a hacer puñetas", pero luego bajo al bar, pido una caña, miro a la gente y digo: "Tenemos otras oportunidades". Si miras bien al español ves que hay mucho que salvar en él. Ni la Iglesia ni los poderes han podido acabar con esa chispita, y mientras exista esa chispita habrá esperanza.

-¿Qué es para usted la literatura?
-Un consuelo. Hay gente que toma aspirinas, yo tomo literatura.

-¿Y los premios?
-Nunca me presentaría a ninguno, y me han ofrecido varios. Tengo lectores suficientes. Si un día no los tuviera, quizá cambiaría de opinión.

-¿Cree que esta crisis nos está agudizando mucho el ingenio?
-Sin crisis no habría ingenio. Todas lo agudizan, y el español siempre ha vivido en crisis. Por eso es el que mejor cuenta chistes del mundo.

-Como académico, ¿a quién propondría?
-A Joaquín Sabina tengo la intención de proponerlo este mismo año. Se lo he comentado ya, y no me ha dicho ni que sí ni que no.

Avatar de Usuario
aik
Mensajes: 2334
Registrado: Dom Feb 18, 2007 12:00 am
Ubicación: En la Hansa

Mensaje por aik » Jue Oct 27, 2011 8:54 am

A Joaquín Sabina tengo la intención de proponerlo este mismo año. Se lo he comentado ya, y no me ha dicho ni que sí ni que no.


Que me place. Otro soldado de la lengua. Bien, bien...
"Son Españoles los que no pueden ser otra cosa". (Cánovas)

Avatar de Usuario
crisand
Mensajes: 1244
Registrado: Dom Sep 17, 2006 11:00 pm
Ubicación: ???

Mensaje por crisand » Jue Oct 27, 2011 9:07 am

¡Hoy es el día!. Empecé Corsarios de Levante para coger el hilo y hasta la semana que viene no tendré el nuevo, pero va a dar gusto hoy ver los escaparates de las librerías.

Responder