'Falcó' (2016)

Comentarios y noticias sobre el resto de los libros de Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Jue Nov 02, 2017 10:19 am

La serie de Falcó promete cada vez más
José María Pozuelo Yvancos - abc.es - 01/11/2017

La segunda novela protagonizada por Falcó tiene el título de 'Eva' por el personaje de Eva Rengel, que vuelve a aparecer ahora con otra identidad y de la que llegamos a saber su verdadero nombre: Eva Neretva, espía rusa al servicio de la República española. La trama urdida, como ocurre siempre en Pérez-Reverte, está soberbiamente narrada, y tiene el fondo de la Guerra Civil, concretamente un supuesto cargamento de lo que se conoció como el oro de Moscú, transportado por un barco fletado por la República, y que Falcó, un espía a las órdenes del bando de Franco, tiene la misión de rescatar en el puerto de Tánger o cuando menos hacer que no llegue a manos rusas. Su metamorfoseado fondo histórico actúa como pretexto para los dos pivotes de mayor interés: la ciudad de Tánger y la dialéctica entre Falcó y Eva, lucha de dos titanes en fuerza, dureza e inteligencia, con incierto resultado y que prolonga la relación planteada en la primera novela de la serie.

El elemento que alcanza a ser a mi juicio capital es Tánger. Allí se desarrolla casi toda la trama, excepto un breve prólogo en Lisboa. Conozco pocos escritores europeos que sepan como Pérez-Reverte dotar a las atmósferas de mundo propio. Por propio me refiero al suyo, el que tenían en el momento de los hechos. Su dimensión de artista de la palabra cobra aquí su mayor relieve, especialmente en relación con dos ingredientes: los espacios y los objetos. Varias descripciones de la novela hacen exclamar interiormente «chapeau» (sería el ponderativo que mejor le viene dicho en Tánger).

Llamo la atención sobre la dificultad añadida de que resulte bien, porque ese lector que admira las descripciones está ahíto de películas en las que el norte de África (estará pensando en 'Casablanca', pero también en 'El hombre que sabía demasiado') ha sido filmado en sus cafés, cabarets, hoteles de lujo y callejuelas moras, donde el peligro acecha, se huele, casi tanto como las especies o el cuero del bazar. Describir todo eso después del cine en blanco y negro y hacerlo tan bien está al alcance de pocos.

Respecto a la lucha Falcó-Eva he de decir que Pérez-Reverte la demora, pues en la primera mitad de la novela Eva no aparece salvo en leves referencias. Y cuando lo hace la obra gana mucho interés. Antes, Pérez-Reverte se ha recreado en el carácter desabrido e incómodamente incorrecto de Lorenzo Falcó, cuya caracterización chulesca y machista aumenta en relación a la primera entrega. Sostuve en mi crítica de aquella que el talento literario de Pérez-Reverte había logrado salvar el difícil reto de que el lector pudiera ponerse del lado de un espía al servicio de los franquistas que ni siquiera cree en esa causa (pues antes estuvo del lado de la República cuando su jefe lo estaba), y que es un depredador en muchos sentidos; finalmente un descreído de casi todo.

En la primera parte de 'Eva' Arturo Pérez-Reverte ha descrito a Falcó con tanta crudeza que ha aumentado ese desafío. En un diálogo con el Almirante (gran personaje otra vez) éste le califica de psicópata, y este lector ha pensado que quizá no le falta razón, una vez hemos asistido a escenas previas (la de la tortura, el modo como expulsa al perro vagabundo Bakunin, que le recuerda algo a él mismo y el tremendo pensamiento que le viene a la mente tras hacerlo).

Pérez-Reverte ha querido afrontar el reto de hacer que un héroe amoral sea aceptado por los lectores como parte de la realidad literaria. Falcó es un duro que no se permite ñoñerías ni tan siquiera para sí mismo, por mucho que en momentos distintos (su relación casi paternal con el joven y eficaz telegrafista o su mirada melancólica cuando se trata del espléndido diálogo con Moira Nikolaos, o la forma como se produce el encuentro con Eva) haya mostrado resquicios, indicios tenues, muy bien escritos en el manejo de la tonalidad y los silencios, que anuncian un tipo de brecha que no puedo revelar y que se solventa casi al final.

Vuelve Arturo Pérez-Reverte a dar muestras de su talento de novelista cuando hace flaquear a Lorenzo Falcó en lo fundamental, y lo acerca a un héroe, diríamos que intermedio, más humano. Pérez-Reverte regala, posiblemente debido a su experiencia marinera y su admiración por el oficio de los marinos, dos personajes solventes, los capitanes de los barcos franquista y republicano. Especialmente el capitán Quirós, personaje que sobresale por su dimensión moral, que el comandante Navia comparte y que son un símbolo de lealtad a códigos situados por encima de banderas, como marinos que son. La serie queda abierta y promete.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Jue Nov 02, 2017 10:28 am

La herida del poder, tema de una serie literaria best seller
Marcela Ayora - lanacion.com.ar - 01/11/2017

(...) Fernández Díaz y Pérez-Reverte. Es imposible no asociar a un escritor con el otro. Saber de su amistad, de cómo hablan de la creación de sus historias de espías. El Falcó del español tiene muchos puntos en común con el Remil del argentino. Los dos personajes son hábiles, pasionales, logran esquivar la muerte, sorprenden al lector. Arturo Pérez Reverte leyó dos veces el original de 'La herida' antes de que se publicara. Y como un marco dentro del marco, el escritor español declaró que el personaje de Falcó se retirará de viejo en Buenos Aires, vivirá en los departamentos del Hotel Alvear y se encontrará con Remil y Cálgaris en La Biela. Los mundos de Falcó y Remil, como el de sus autores, se cruzan. "Yo lo cito en 'El dilema de los próceres' -dice Fernández Díaz- y él me incluye como personaje en 'El asedio'."

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Jue Nov 02, 2017 10:36 am

'Eva': Falcó incorregible y aumentado
Rogorn - zendalibros.com - 02/11/2017

Cuando se publicó 'Falcó' el año pasado, Arturo Pérez-Reverte dijo que había disfrutado tanto sumergiéndose en esa España de guerra y espías de los años 30 que quería prolongar el placer de quedarse allí un tiempo más. Producto de ello es 'Eva', la continuación de la saga, que ha salido a la venta solo doce meses más tarde.

En esta nueva novela, Lorenzo Falcó, una especie de agente libre de los servicios de información franquistas durante la Guerra Civil, recibe una nueva misión, que esta vez lo llevará de Lisboa a Tánger. La acción tiene lugar cuatro meses después de aquel intento de liberar a José Antonio Primo de Rivera que ocurrió en la primera novela, y si una vez Diego Alatriste se vio envuelto en un asunto relacionado con una embarcación y con el oro del rey, trescientos años más tarde Falcó buscará echarle el guante a otra embarcación con el oro de la república. Tras un periodo de reposo, tanto Falcó como la mujer que da título a esta segunda entrega, Eva, se ven de nuevo mezclados en un asunto de cierta importancia relacionado con la Guerra Civil, en marzo de 1937, desde bandos enfrentados.

Falcó es un lobo solitario de buena familia jerezana (primo de los Domecq), guapo y ligón, adicto a la adrenalina, el lujo, el peligro y las mujeres. Tras más de una década como contrabandista de armas para el bando que mejor las pague en varios países y continentes más o menos lejanos, ahora el tema toca más de cerca, y aunque intenta mantener su tono cínico, egoísta y aprovechado, en cualquier armadura siempre hay algún resquicio. Uno de ellos parece ser Eva, una mujer de firmes convicciones y poderío tanto físico como mental, con la que en la primera novela corrió una aventura de peligro, sexo, violencia y tortura y que acabó con un “continuará” lleno de promesas: finalmente había quedado claro de qué lado estaba cada uno y cuáles eran sus convicciones básicas, y en este nuevo encuentro la relación adquiere nuevos matices, aumentando el entendimiento mutuo, que no siempre la comprensión, pero también ahondando brechas entre ambos quizá de manera definitiva.

Tanto es 'Eva' una profundización en el mundo de Lorenzo Falcó que este se nos presenta con sus rasgos más característicos aún más pronunciados, e incluso doblando la apuesta. Hay más sexo, más violencia, más dura y más descripciones de mujeres desde la mente de Falcó, hechas en base a su atractivo físico y a cómo su atuendo los realza. Hay más caradura, más truco sucio, más desprecio por los hombres que le pueden obstaculizar su acceso a la próxima conquista, y más mujeres que lo llaman hijo de puta (en varias lenguas), sea antes o después de acostarse con él, o a veces, durante. Su galería de “hembras” (“cansada” o “perfecta” o “singular” o “de bandera” o “por la que los hombres perdían el corazón y los viejos la cartera”) añade a una cantante portuguesa, a una camarera mora o varias viejas conocidas. Es Falcó al cuadrado, o 2.0, o Versión 1937. Es así, y así seguirá siendo, porque la tercera novela ya está en camino. A quien no le guste, que se mueran los feos.

El esperado reencuentro de Eva y Lorenzo, o Neretva y Falcó, o Gómez y Ramos, es uno de los puntos importantes de este libro, pero una tradición de las novelas revertianas, expresado incluso abiertamente en público muchas veces, es la atención especial a “los sargentos de John Wayne”, esos personajes secundarios que acaban haciendo memorable una historia más allá de los protagonistas principales, y aquí seguramente la más digna de ser recordada sea otra mujer, Moira Nikolaos, una griega de Esmirna, de 54 años, atractiva, manca y aficionada a las drogas, que conoce a Falcó desde 15 años antes en Beirut y con quien tiene un pasado que sale a flote de nuevo entre pasta de kif y canciones de Édith Piaf. De hecho, Moira acaba dejando una impresión a ratos más fascinante incluso que Eva, que por su parte aparece en esta entrega en modo serio, profesional e intenso, dedicada a su misión y dispuesta a mezclar lo que sabe y lo que entiende de Falcó con su ayuda a la causa, incluyendo los profundos efectos de las duras experiencias por las que pasó en la primera novela. También están los capitanes Quirós y Navia, dos asturianos, uno rojo y uno azul, uno republicano y otro nacional, uno leal y uno rebelde, o con la etiqueta que cada uno le quiera poner, pero ambos conscientes de su deber, de los hombres a su cargo y del valor y la dignidad del hombre a quien hoy les han mandado tratar como enemigo. Ambos, junto a sus tripulaciones en tierra y ese impagable episodio de la riña contra los ingleses, venganza por tantas novelas británicas llenas de sucios españoles, dan una decencia moral a la historia carente en muchos otros personajes del libro. Y qué decir de Paquito Araña y sus uñas pintadas o del Almirante gallego en plan padre sustituto, a la vez echabroncas y orgulloso de su retoño.

Como ya se ha dicho, Eva nace del deseo de prolongar el placer de estar a gusto en un mundo mezcla de realidad, historia y ficción, pero para los lectores habituales de Pérez-Reverte, esta novela es todo un bazar de referencias conocidas que resucita el placer de volver a ver a viejos amigos aparecidos en obras anteriores. ¿Qué otro personaje suyo bebe ginebra Bols? ¿Por qué motivo hay una calle Rafael de Cózar en la Sevilla falquesca? ¿Quién más, hace siglos, pensó que Iberia no siempre parió leones? ¿Qué hay detrás de una mención al archipámpano de Ruritania? ¿Qué otro marino está descrito como “un ladrillo obstinado”? ¿Quién más lee a Somerset Maugham? ¿Con quién comparte Falcó su creencia de que “de todo esto saldrá un dictador, es igual el bando que gane. Rojo o azul, dará lo mismo”? ¿Dónde hemos visto antes un tatuaje en forma de cruz sobre una piel moruna? ¿Quién, en la vida real, fue mujer y manca en Beirut y llamaba niño o muchacho a un español? ¿Quién más usa vergajos como método investigativo? ¿Cuántas mujeres revertianas muestran preferencia por los zapatos de tacón bajo o tienen caderas donde no se pone el sol? ¿Dónde está el río Neretva? Y así, varias más que cada lector podrá encontrar y saborear como extra especial: el Hotel Andalucía Palace, el autocalificarse de osito de peluche, un Antón, un Munárriz, un Márquez, el sentimiento de matar para aliviarse, el hombre que soñaba con irse, la fascinación con la imagen de “mi sable y mi caballo” o los Trescientos de Esparta, el no entrar sin saber antes por dónde irse, el no irse nunca de casa sin dejar todo ordenado… En 1992, cuando Pérez-Reverte aún solo había publicado tres novelas y no había comenzado su columna de los domingos, escribió para 'XL Semanal' (entonces 'Suplemento Semanal') un artículo titulado 'Elegantes criminales', en el que hablaba de las historias de ladrones de guante blanco, y en el que decía: “Hay goces especiales, en literatura. Sobre todo en cierta clase de literatura de la antes llamada popular, cuando vamos a ella con la maliciosa disposición del público que una vez fue ingenuo pero que ya no lo es. En ese caso, cada lugar común, cada repetición del estereotipo, cada vuelta de tuerca o retorno de lo conocido, del golpe de efecto clásico o del recurso a determinados elementos antaño eficaces, supone un golpe de placer mayor aún que la originalidad, que el desviarse de patrones cuya solvencia quedó probada por el aplauso de las masas. Uno acecha con temblor de adicto el momento en que Holmes, envuelto en una nube de humo, toque el violín para aclararse las ideas, o espera anhelante que Edmundo Dantés se lleve una mano a la frente perlada de sudor y exclame “¡Fatalidad!” mientras la tormenta pone siniestro contrapunto a su venganza”. Pues eso mismo, aplicado a las historias de espías en los tiempos de guerra en el siglo XX, es lo que está haciendo la saga Falcó: usar cada cliché del género para contar una aventura a la vez nueva y canónica, y a mucha honra.

Como es también marca de la casa, el lugar donde ocurre la trama de la novela es parte importante de su encanto. Tras pasar por Lisboa y Sevilla, la mayor parte ocurre en una Tánger que Pérez-Reverte conoce desde hace décadas y que, como él dice, ha “photoshopeado” para colocar el sabor del siglo XX sobre los restos del XXI. Y es que literaturizar una ciudad puede ser uno de los grandes placeres asociados con la lectura. Quien tenga en su memoria solamente referencias como James Bond (por la facilidad con las mujeres) o 'Casablanca' (un hombre, una mujer, una despedida antes de partir) podrá usar esos filtros para colocarlos sobre la ciudad, pero quien también sepa de Eric Ambler o Graham Greene, seguro que puede enriquecer su imagen mental con tonos adicionales.

En cuanto a la Eva que da título a la novela, ya hablamos de ella más promenorizadamente al tratar del primer libro. Aquí también ella acentúa sus características, ya libre de las dudas y el secreto que tenía que plantear al lector entonces. Ahora, con sus colores ya definitiva y firmemente clavados al mástil, se confirma como una de las destilaciones más acabadas del tipo de mujer en quien Pérez-Reverte está interesado narrativamente, seguramente desde la edad en que empezó a tener acceso al misterio que representan. Su conversación con Falcó hacia el final de este libro también es una condensación de meses, y años, de haberse construido ambos una personalidad a conciencia, deliberadamente, en la que el reconocimiento de un valor compartido como iguales puede pasar, al menos hasta cierto punto, por encima de graves diferencias políticas o de concepción vital. Ese veneno que se echan mutuamente encima, después del intenso contacto físico (de varios tipos) que han compartido solo unos días antes, puede matarte o ser el antídoto perfecto para la próxima vez. Desde aquella primera Adela de Otero de 'El maestro de esgrima' abundan en las novelas de Pérez-Reverte los encuentros entre protagonistas marcados por una combinación de sexo, peligro, atracción fascinada, violencia, separación y muerte, cada una en diferentes grados, y todas ellas en el marco de una situación de gran tensión dramática, como una conspiración política, la búsqueda de un tesoro o una serie de crímenes. Coy y Tánger, Lolita y Lobo, Faulques y Olvido, Julia, César y Muñoz, Lex y Sniper, Angélica e Íñigo, Alatriste y varias mujeres, Teresa y varios hombres, son todos ejemplos de estos emparejamientos que duran poco, explotan con morbo e intensidad y dejan tras de sí secuelas duraderas e inolvidables. Eva y Falcó son la última encarnación de ese baile de malditos.

En definitiva, Falcó sigue y seguirá habitando un mundo de sonrisas de animales depredadores: de lobo, de chacal, de zorro, de marrajo, de tiburón… Y él, como otros personajes revertianos antes y después, si se lo propone puede ser tan peligoso como cualquiera. En este mismo 1937, Max Costa y Mecha Inzunza de 'El tango de la Guardia Vieja' también están teniendo su segundo encuentro en pleno territorio Reverte, en esa Niza de cañones aún lejanos, lleno de sexo, peligro, jugarretas, reproches, dudas sobre la naturaleza del amor y abrupta despedida. Sabemos que tanto Max como Falcó llegarán a viejos y también sabemos cómo trató la vida al primero y qué huella le dejó aquella mujer que se le metió por el resquicio de la armadura. Aún es pronto para saber cómo acabará Falcó en este sentido, ni si conocerá al bailarín mundano, aunque sí se ha dicho que conocerá a Remil (otro a quien llaman muy a menudo hijo de puta, tanto que de ahí viene su propio apodo), el personaje creado por Jorge Fernández Díaz, a quien va dedicada la novela “por la hermandad y por el honor”. Ya falta menos para Biarritz.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Jue Nov 02, 2017 10:55 pm

‘Eva’, de Arturo Pérez-Reverte
César Coca - elcorreo.com - 02/11/2017

Cuando en el otoño pasado Pérez-Reverte publicó ‘Falcó’, ya anunció que este personaje daría lugar a una serie de tres entregas. Aquí está la segunda y en las últimas páginas del libro ya está avanzada la trama de la tercera.

Eva era una de las protagonistas que acompañaban a Falcó en el primer libro, una agente soviética con mando en los servicios secretos de la República. A lo largo de aquella novela, Eva salvaba la vida a Falcó y luego este quedaba en paz con ella al hacer lo propio. Ahora vuelven a encontrarse pero en realidad la mujer no aparece en el relato hasta pasada la mitad del mismo, aunque mientras tanto se hable de ella y el lector sepa que está en Tánger, la ciudad donde transcurre la acción.

La trama argumental es la siguiente: la República ha fletado un mercante para trasladar hasta la URSS una cantidad elevada de oro. El ejército de Franco quiere hacerse con el cargamento y hace que un destructor persiga al mercante, hasta obligarlo a refugiarse en el puerto de Tánger. Allí, por los convenios internacionales, el barco con el cargamento de oro solo puede estar unos pocos días y luego deberá hacerse a la mar, donde será presa fácil del destructor. Los dos buques están amarrados a muy corta distancia, mientras ambos bandos hacen esfuerzos por resolver el asunto a su favor.

La misión de Falcó, ese agente amoral que antes trabajó para la República y ahora para los franquistas y cuyo único principio es su propia supervivencia, consiste en que ese oro pase a manos de los nacionales sin necesidad de hundir el mercante primero y esperar luego al fin de la guerra para que los buzos lo recuperen. La novela tiene menos episodios de acción que la anterior porque es más un relato clásico de espías, con diálogos cargados de cinismo, delatores, traidores y unos códigos de honor que están por encima de jefes e ideologías. Son los dos capitanes quienes encarnan esos códigos tan del gusto del autor, quienes se comportan como caballeros aunque sean enemigos y uno sepa que el otro terminará por hundir su barco. ¿Y Eva? Eva mantiene su fe inquebrantable en el comunismo aunque empieza a pensar que las purgas que ese año (estamos en 1937) están alcanzando incluso a los héroes de la Revolución también la salpicarán. Mientras, mantiene la ambigua relación –sexo, una cierta forma de lealtad, enfrentamiento ideológico– con Falcó.

‘Eva’ es una novela canónica de espionaje y agentes secretos, con todos los ingredientes necesarios y una narración muy visual, marca de la casa de su autor. En su siguiente misión, Falcó viajará a Biarritz: un empresario nacionalista vasco será el eje en torno al que gire la acción.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Sab Nov 04, 2017 11:29 am

Lorenzo Falcó & Eva Neretva
Esteban Carlos Mejía - elespectador.com - 04/11/2017

Las novelas de espionaje tienen millones de lectores. ¿Por qué? Son fáciles de leer y de entender. Divierten o entretienen. Y ya se sabe: leer es dejar de ser. Dejar de ser uno para volverse otro(s) durante la hipnosis de la lectura. Uno lee un libro de ficción y deja de ser lo que uno es, por ejemplo, columnista en Envigado, ¡Antioquia!, para transformarse en James Bond con su (in)usual licencia para matar o en honorable colegial en Hong Kong o en vendedor de lavadoras en La Habana del sargento Fulgencio Batista. Gajes del arte literario: hacerte otro sin quitarte la ropita.

Hace pocas semanas, el escritor español Arturo Pérez-Reverte publicó 'Eva' (Alfaguara, octubre de 2017), segunda aventura de Lorenzo Falcó, cuyo bautismo de fuego fue en octubre del año pasado, también con Alfaguara, en la primera novela de la saga, 'Falcó'. Lorencito es todo un guaperas. Durante la Guerra Civil Española (1936–1939) trabaja para el SNIO, Servicio Nacional de Información y Operaciones, organización de espionaje y contraespionaje del general Francisco Franco, Caudillo de España por la Gracia de Dios. Es apuesto y, por tanto, mujeriego. Astuto y, por ende, mentiroso. Sin hígados cuando se trata de liquidar a agentes de la contraparte, la República del Frente Popular o el NKVD de Stalin, precursor del KGB. Leal a sí mismo y, por consiguiente, peligrosísimo. En su primera aparición, conoce a una joven falangista, Eva Rengel, bonita, tenaz, inteligente y hábil, que a la postre resulta ser Eva Neretva, espía soviética, de la cual, según indicios, se enamora… sin amor.

Amparado en acontecimientos reales, Pérez-Reverte, narrador al mejor estilo de Alexandre Dumas, nos involucra en una trama sencilla pero pintoresca, con su feliz talante expresivo, ágil y descomplicado. Ambas novelas parecen precisas para escandalizar mojigatos o espantar sacristanes de monseñor Marcel Lefebvre y su tenebrosa Fraternidad Sacerdotal San Pío X. Para mi gusto, Arturo Pérez-Reverte, junto con Javier Marías, Eduardo Mendoza y Almudena Grandes, juega en la cuarteta de grandes goleadores de la novela española contemporánea. Sin moralinas ni pedagogías de matronas del Opus Dei, cada uno a su manera, siguen a Honoré de Balzac en su propósito de “ilusionar al lector hasta tal punto que pueda creer que lo que uno le cuenta realmente ha sucedido”. O sea, en otras palabras, sus novelas entretienen, esa pendejada que tanto aborrecen los marxistoides de librería para quienes la literatura de ficción tiene que ser trascendental, didáctica, grandilocuente o filantrópica. Conmigo sí se jodieron. ¡A gozar con Eva y Falcó!

Rabito: “Las manos de la mujer, crispadas y duras como garras, se cerraban en torno a su garganta, apretando inexorables. Hombre y mujer tenían los rostros muy juntos, y el aliento agitado de ella, sus gruñidos de furia, el soplo de su respiración entrecortada por el esfuerzo de matar, estaban apenas a unos milímetros de la boca de Falcó. En ese momento él tuvo una erección. No podía creerlo, pero estaba ocurriendo. Bajo el cuerpo de la mujer que intentaba estrangularlo, exactamente en el ángulo obtuso que formaban los muslos de ella abiertos sobre los suyos, inmovilizándolo contra el suelo, la carne de Falcó, a punto de viajar a la orilla oscura, despertaba recia e inequívocamente. Creo, se dijo de pronto lúcido, que moriré otro día”.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Dom Nov 05, 2017 10:13 am

Entre ficción y realidad
Renzo Rossello - elpais.com.uy - 05/11/2017

""No quiero que me maten esta noche", pensó Lorenzo Falcó". Así arranca la nueva novela de Arturo Pérez-Reverte, 'Eva' (Alfaguara, $ 590), que continúa las andanzas de su reciente creación, el espía Lorenzo Falcó al servicio de Franco en plena Guerra Civil. De hecho, la Eva del título es una espía rusa que ya había hecho su aparición en el primer libro de lo que ya despunta como la serie 'Falcó' y que llevaba este nombre por título.

Los lectores de Pérez-Reverte, que los tiene por millones, podrán asistir a esta nueva serie del autor con sensaciones encontradas. No se trata de las aventuras del Capitán Alatriste, la saga de aventuras creada sobre una rigurosa reconstrucción histórica que cosechó fanáticos, sobre todo en el público juvenil. Tampoco se trata de obras de la talla de 'El Club Dumas', 'El maestro de esgrima', 'El pintor de batallas', o aún de la potente 'Territorio comanche'. Frente a estos grandes títulos del autor esta nueva novela es de una talla menor, aunque no por ello menos disfrutable.

El espía Falcó tiene esta vez una misión que lo lleva a Tánger, que en 1937 en pleno fragor de la Guerra Civil, es una turbulenta encrucijada de espías, traficantes, criminales y conspiradores de todo tipo. El agente secreto deberá conseguir que el capitán de un barco que lleva el mítico oro de Moscú cambie de bandera en favor del régimen. Como siempre la de Falcó es una guerra oscura, una guerra sucia y llena de tropiezos. Sobre las espaldas del espía ya caen los años, pero lo encuentran aún con los reflejos como para zafar de las dificultades que se le presentan a cada vuelta de esquina. Porque Falcó es, en esencia, un hombre de acción, el tipo de héroe al que es tan afecto el autor y que tan bien ha sabido caracterizar.

Con una prosa límpida y directa esta nueva novela de Pérez-Reverte puede leerse de un tirón y con placer a lo largo de sus casi cuatrocientas páginas.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Lun Nov 06, 2017 11:39 pm

06.11.2017 - Entrevistado por Juan Pablo Colmenarejo en la Cadena COPE sobre 'Eva':
http://www.cope.es/audios/entrevistas-l ... eva_430477

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Lun Nov 06, 2017 11:54 pm

Dossier de prensa de Alfaguara sobre 'Eva' (pdf, 21 páginas)
http://www.icorso.com/EVA/DOSSIER/DOSSI ... %20EVA.pdf

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Mar Nov 07, 2017 9:54 am

“Necesariamente, los personajes se parecen a su autor”; François Truffaut (1932-1984), director de cine.
David García Bragado - vestirseporlospies.es - 06/11/2017

Quien niegue la importancia del vestuario en la personalidad de cualquier ser humano, debería leer algunas novelas de Arturo Pérez-Reverte (1951). Principalmente las dos primeras entregas del espía español Lorenzo Falcó. Recién devorada la segunda novela del cartaginés ambientada en plena Guerra Civil española, 'Eva', reconozco que he disfrutado tanto de las descripciones del vestuario de los personajes como de la trama. Pues la imagen que evoca una acertada descripción resulta de cosecha propia y, por lo tanto, creada al antojo.

Falcó, hijo díscolo de una familia andaluza acomodada, luce en su muñeca un reloj de época Patek Philippe. Fuma cigarrillos Players que toma de una pitillera de carey y enciende con su encendedor de plata Parker Beacon. Para escribir utiliza una estilográfica Sheaffer Balance verde jade. En su viaje a Tánger, lugar donde se desarrolla la mayor parte de la historia, utiliza una baqueteada maleta Louise Vuitton y como abrigo una trinchera Burberry. Estos detalles complementan los conjuntos que viste con garbo y le definen. Un ejemplo es el traje gris de tres piezas en la última escena dentro del bar americano del Gran Hotel de Salamanca.

Conocedor de los sastres londinenses de Savile Row, Perez-Reverte menciona a Anderson & Sheppard cuando describe el traje color plomo del Sr. Ferriol, un jefazo del bando nacional. Además, recurre a la discreta joya de oro que este facha luce entre los picos del cuello de su camisa como pasador de la corbata para fijarlos. El zapato del truhán siempre es inglés, mencionando uno de la firma Keds y otro del tipo “a la española”.

En cuanto al aspecto de Lorenzo, siempre impecable, se peina con brillantina y perfuma con Varón Dandy. Su higiene se la toma con esmero varonil, que no atildado como su compañero de fatigas Paquito Araña. Incluso describe cómo se prepara de manera especial para las escaramuzas inspirándose en lecturas de los 300 espartanos que lucharon en las Termópilas. Guerreros que seguían el rito de asearse y limpiar sus vestiduras (sin acicalarse) como preparación y muestra de respeto previo a la batalla.

El escritor otorga especial cuidado a los sombreros, en cuya badana Falcó siempre esconde una hoja de afeitar Gillette para despachar al enemigo. Alude al modelo Panamá Montecristi para cubrir al protagonista cuando hace calor, el tipo Stetson impermeable cuando la niebla espesa se cierne sobre el Estrecho de Gibraltar o a la versión Homburg para caracterizar al veterano Almirante (jefe del espía). Su herramienta de trabajo es la Browning FN modelo 1910 de 9 mm, con supresor de sonido Heissefeldt. Seis balas en el cargador más una en la recámara; describe varias veces que la lleva siempre con el seguro puesto y recurre al contacto constante para imprimirse de serenidad.

Maestro de la descripción, Arturo, bien documentado se luce en cada lance. Un ejemplo es cuando describe la imagen de Paquito Araña: "Sobretodo impermeable Loden de color verde musgo y un sombrero de gabardina. Vestía un traje ligero de tres piezas, una camisa a rayas de cuello blando y un nudo pajarita rojo con topos azules". Haciéndonos capaces de revivir al personaje de hace ocho décadas como si lo tuviéramos delante de la pantalla.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Ada » Mié Nov 08, 2017 11:02 am

‘Eva’, una novela de Arturo Pérez Reverte
Eduardo García Rojas - elblogoferoz.com - 08/11/2017

'Eva' es la segunda entrega de las aventuras y peripecias de Lorenzo Falcó, el agente secreto que trabaja a las órdenes del general Francisco Franco durante la Guerra Civil española. Escrita en clave de novela de espías con aroma nostálgico y visión de la guerra que desgarró a España con estética retro, gran parte de la acción de 'Eva' transcurre en Tánger, y su ritmo es trepidante, más cercano al espíritu de la novela popular de aventuras que al de la intriga densa y selecta de escritores como Eric Ambler, Graham Green y John Le Carré.

Consciente de que la facción para la que trabaja Falcó no lo hace especialmente agradable al público (aunque vencidos y vencedores al final fueran lo mismo, españoles), Arturo Pérez-Reverte despolitiza a Falcó y lo modela como un hombre sin patria, casi un mercenario que ha puesto su talento al servicio secreto de Franco. Esta especie de espía con clase y en blanco y negro hace que el personaje resulte más Rafael Durán que Alfredo Mayo, aunque a veces consigue mezclar (y sin agitar) a los dos. Una interesante combinación para recrear con voluptuosidad la estética de los años treinta. Para conseguirlo, Arturo Pérez-Reverte ambienta la novela en un escenario a lo 'Casablanca', un Tánger exótico y en blanco y negro, en el que Lorenzo Falcó libra una batalla tanto en la calle como en las alcobas.

En la novela, el protagonista intenta capturar un barco republicano retenido en el puerto de Tánger que transporta en sus bodegas parte del conocido como oro de Moscú. Y allí, en esta ciudad marroquí, se reencuentra con Eva, una espía rusa a la que amó y salvó en el título anterior. Muy próximo al espíritu de Ian Fleming, Lorenzo Falcó lleva camino de convertirse en un 007 con señas de identidad españolas aunque muchas de ellas coincidan con las del agente británico como es la de vestir bien, comer mejor y mantenerse despierto con cafiaspirinas. Y como el mejor Bond, enamorarse de la chica equivocada. En la novela de Arturo Pérez-Reverte es la mantis religiosa que vigila para los soviéticos el barco que guarda el Oro de Moscú, aunque para ello tenga que enfrentarse al hombre que ama, su enemigo. Enemigo con el que libra varias batallas sexuales sin que nadie resulte vencedor ni vencido.

La camaradería también está presente en esta novela, aunque no en el entorno de Falcó y los suyos, sino entre la marinería del barco republicano y nacional que se encuentran en una taberna del puerto tangerino para unir fuerzas para acabar con un grupo de marineros británicos igual de borrachos. O entre los capitanes de ambos barcos, hombres a los que une el mar. Las dos primeras novelas de Lorenzo Falcó no logran sin embargo de momento convencer demasiado. El protagonista comienza a ser definido pero los de reparto todavía están muy verdes. Habrá que esperar a nuevos títulos para observar si Falcó logra madurar como serie y animar a que se vea la Guerra Civil española como territorio imaginario de una novela de aventuras.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Vie Nov 10, 2017 11:26 am

'Eva'
megustan-loslibros.blogspot - 10/11/2017

'Eva' (Alfaguara, 2017) es la segunda novela de Arturo Pérez-Reverte que tiene como protagonista a Lorenzo Falcó. Después de descubrirlo en Falcó, volvemos a encontrarnos con un personaje cínico, insolente, pendenciero, mujeriego, zalamero, observador, pragmático, descreído, interesado, leal consigo mismo, atrevido y, especialmente, de una eficacia implacable. En esta ocasión volvemos a encontrar una mezcla de ingredientes atractivos con acción, aventuras, romance, giros, enredos, unos personajes interesantes, un escenario sugerente y un contexto histórico de la guerra civil española que el autor refleja con realismo, sin caer en los tópicos y alejándose de las lecturas políticamente correctas. Ingredientes que han resultado un éxito entre lectores y críticos.

'Eva' nos sitúa en marzo de 1937, ocho meses después del alzamiento, con Lorenzo Falcó en Lisboa en una situación límite, preludio de los episodios trepidante que van a tener que protagonizar a lo largo de la novela: "No quiero que me maten esta noche. No de esta manera... tengo planes más atractivos: mujeres, cigarrillos, restaurantes. Cosas así". Afortunadamente para el lector se cumple su deseo, pero a partir de aquí se desencadenan una serie de sucesos que van a terminar con Falcó en Tánger protagonizando otra explosiva misión. Lo ideal, como siempre, es haber leído antes la primera novela, pero el autor ofrece datos suficientes para que el que no lo haya hecho pueda situarse con facilidad en la trama. Descubrimos así el peculiar pasado de Falcó, del que vamos a seguir conociendo más curiosos detalles, y cómo llegó a formar parte del Grupo Lucero, un reducido equipo de élite del SNIO (Servicio Nacional de Información y Operaciones) especializado en infiltración, sabotaje y asesinatos de elementos enemigos, tanto en zona republicana como en el extranjero.

El Almirante vuelve a confiar plenamente en Falcó para una compleja misión. En Tánger, ciudad con un estatus internacional que la la convertido en una turbulenta encrucijada de espías, tráficos ilícitos y conspiraciones, ha atracado un buque fantasma al servicio de la República que tiene como carga treinta toneladas del oro del Banco de España que todos creían que había salido en su totalidad hacia Moscú. El oro es objetivo del Caudillo, que necesita financiación, además de dar un golpe de propaganda en la guerra. En el muelle de Tánger se encuentra pues el buque republicano con el oro con un destructor nacional enfrente, con las tripulaciones vigilándose mutuamente mientras "consignatarios, cónsules y agentes deciden su suerte". Falcó tiene una misión clara, traerse el oro por las buenas, o por las malas.

Falcó se va a sentir como pez en el agua en medio de un nido de víboras, con espías sin rostro y lances sucios propios de un sucio oficio, "una guerra sucia que se libraba tanto en los campos de batalla de España como en las respectivas retaguardias, y también en lugares extranjeros oscuros y sórdidos". Será así en Lisboa, como al principio de la novela, pero especialmente en Tánger, donde el protagonista volverá a ser fiel representante de un "oficio de imprevistos; un ajedrez de riesgos y probabilidades". El Almirante tiene plena confianza en Falcó, al que considera "eficaz como una navaja de afeitar afilada e inteligente" y "preciso como un reloj suizo y, cuando hace falta, letal como una guadaña". Pero Falcó tiene dos grandes problemas personales además de los que ya conlleva la misión; por un lado, los enemigos que se ha ido ganando por el camino, especialmente el todopoderoso coronel Queralt, "el carnicero de Oviedo" jefe de la Guardia Civil, de policía y de seguridad, que lo tiene en el punto de mira esperando un desliz para destruirlo; y por otro, la reaparición en su vida de Eva, la única persona que había conseguido engañarle en su vida y que se había mostrado "maestra indiscutible en el juego turbio, arriesgado, que jugaban ambos" con una frialdad casi inhumana, y que se encuentra a bordo del buque con el oro.

Con estos miembros Pérez-Reverte teje una trama potente, muy ágil en su desarrollo, con unos personajes y escenarios que domina a la perfección y en los que se maneja con destreza, que le sirven no sólo para entretener sino también para ofrecer una mirada escéptica y crítica de la guerra civil y de las problemáticas de España que, en gran medida, siguen siendo las mismas a pesar del paso del tiempo. Se excede en algún punto, como el retrato de Falcó como un mujeriego y seductor ante el que las mujeres se rinden con pasmosa facilidad, un retrato bastante patético, con constantes escenas de cama que nada añaden a la narración y que el autor se podía haber ahorrado en su mayor parte. Pero en conjunto el autor vuelve a dar con la tecla y ofrece otra novela que va a satisfacer a todos sus seguidores.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Dom Nov 12, 2017 7:56 pm

Pérez Maugham
Ignacio Camacho - abc.es - 12/11/2017

Está muy dicho que Arturo Pérez-Reverte es el Dumas español, maestro contemporáneo de la novela de aventuras y creador, con Alatriste, de una saga épica nacional que estaba intacta desde Galdós en la narrativa en castellano. Pero hay otro Reverte, quizá más auténtico en la medida en que se retrata mejor a sí mismo -o al menos a una parte de sí mismo- en una mayor ambición literaria. Un escritor puro, vertical, que disfruta en y con la literatura de la experiencia, con la reconstrucción minuciosa de ambientes y la creación de personajes biselados en la ambigüedad moral y en los perfiles borrosos de la crueldad, del heroísmo, de la lealtad o de la violencia. Un novelista de esos que agarran de la solapa al lector y se lo llevan a rastras por un itinerario de ficción verosímil cuyas trampas sólo conoce el que lo ha construido; el embaucador inteligente que, como sus propias criaturas, te devuelve al final de cada libro a la realidad con la desazón de no haberte quedado a vivir en el emocionante mundo al que te había conducido con sus sugestivos trucos de prestidigitador elegante.

Ése es el Reverte de 'Falcó' y de su continuación, la flamante 'Eva', en los que viaja por la turbulencia homicida de una Guerra Civil contemplada desde el prisma ético de un Chaves Nogales: con la distancia de una mirada impávida, desprovista de pasión ideológica y de apriorismos sentimentales, como un notario del aquelarre cainita de estupidez y ferocidad en el que los españoles se entregaron con saña al pasatiempo de asesinarse. Por entre esas trincheras de barbarie se mueven un antihéroe de gélida estructura moral, un mercenario de cuello blanco y gemelos impecables, y una suerte de vampiresa estalinista cuyo ciego idealismo ejemplifica la mesiánica iluminación colectiva que teñiría el siglo XX con su rojo delirio de sangre. Ha querido el autor que su turbio protagonista trabaje para el bando de Franco para desafiarse a sí mismo -Reverte, no Falcó- a recorrer la vidriosa atmósfera de la tragedia histórica sin fáciles maniqueísmos ni prejuicios doctrinales.

Pero en 'Eva' se ha delatado con la cita del arranque, una frase cínica de Somerset Maugham que es casi una reivindicación de linaje. Hay mucho del refinamiento colonial de Maugham en esos escenarios de sofisticación decadente, en el aire sibarita de ese mundo de espías y asesinos galantes, en esa vida de hoteles de lujo que en los años 30 era posible vivir en sitios como Singapur o Tánger. Más duro y más seco Reverte, que ha visto el horror de la guerra más cerca que el médico que fue Maugham, lleva sin embargo el mismo ADN de narrador prístino, atento sólo a la pureza creíble de sus materiales. Con buenas costumbres no se hace buena literatura, decía Gide, y es cierto; pocas historias son más atractivas que las que logran que un lector sienta empatía con tipos de tan primorosos métodos criminales.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Ada » Mar Nov 14, 2017 9:17 am

Un mundo de huérfanos sobre un cielo sin dioses
José Belmonte - laverdad.es - 13/11/2017

Entiendo que este tipo de literatura no pueda gustar a todos. Y que ciertos puristas pongan el grito en el cielo y se escandalicen del número de ejemplares que se podrían llegar a vender. Lo bueno y lo popular, cuando coinciden, dan mucho miedo. Por algo crucificaron en su día al mismísimo Alejandro Dumas. Pero el tiempo lo ha puesto en su sitio, y ese mismo tiempo, tan justiciero siempre, se ha encargado de enviar al mayor de los anonimatos a quienes pusieron precio a la cabeza de estos escritores que tuvieron la osadía de vender cientos de miles de libros y, al mismo tiempo, no bajar la guardia en el estilo, en la incuestionable calidad de su literatura.

'Eva', como la primera entrega de esta serie, 'Falcó', es una novela de indudable calidad, escrita, como es habitual en su autor, a fuego lento, con una documentación exhaustiva y con un temple marca de la casa que permite que en una misma página puedan convivir escenas de extremada violencia con reflexiones y diálogos verdaderamente magistrales, que hubiera firmado el más exquisito de esos autores que abominan de la acción y que se dejan mecer en los brazos del lenguaje como único recurso.

Es un relato en el que su autor, Arturo Pérez-Reverte, no escatima recursos propios de su narrativa, en el que, en no pocas ocasiones, se le presta más atención a los gestos, a una mirada, a una imagen apenas entrevista en la oscuridad, solo iluminada por la brasa de un cigarrillo, que a las palabras grandes y solemnes, sin que echemos en falta juicios profundos, de hondo calado, sobre la condición humana. De hecho, tanto es así, que en algún que otro pasaje parece como si volviéramos a escuchar las palabras de aquel viejo Faulques de 'El pintor de batallas', personaje más allá del bien y del mal, que reflexiona sobre su vida pasada, nada edificante, y por lo que se ve obligado a pagar por ello. La visión del mundo que conserva un espía que aún no ha cumplido los cuarenta años coincide, pues, con la de aquel pintor encerrado en su faro, ajeno al mundo, que juega una partida, perdida de antemano, contra la muerte. Para Falcó el mundo es un mecanismo de relojería hecho de reacciones automáticas, egoísmo vital, realismo descarnado, sentido del humor oscuro y fatalista.

Pérez-Reverte no olvida a sus criaturas, ni se sale del campo de acción que le ha sido asignado, pretendiendo así ser fiel a su doctrina de buen soldado, de cazador solitario. En cuanto tiene ocasión, es capaz de recordarnos algún pasaje que nos remite, por ejemplo, a 'El maestro de esgrima', como en esa ocasión en la que en las páginas de 'Eva' nos conduce de la mano por la sevillana calle Sierpes hasta el Círculo Mercantil, en uno de cuyos salones con suelo de tarima halla unas panoplias con herrumbrosos floretes de esgrima en las paredes.

El secreto para que Reverte elabore una novela de calidad -es una pena que luego se venda tanto y dé tantos pesares y quebraderos de cabeza a ciertos relamidos críticos- reside, sobre todo, en dos elementos fundamentales, uno de ellos previos a la escritura de la propia obra. Me refiero a ese proceso de investigación que es ya un rito en el escritor desde hace tres décadas cuando publicó su primer relato. No deja ni un solo cabo suelto. Se nota, además, que en ello consiste uno de sus mayores placeres, que disfruta deambulando por las calles por las que, poco después, van a transitar sus personajes, alojándose en esos hoteles en los que Falcó y Eva van a disfrutar de sus noches de amor, tensas como la piel de un tambor aún por estrenar. El otro elemento no es menos complejo. Se trata de la ambientación. Lisboa, Sevilla o Salamanca, tres de los escenarios de 'Eva' responden fielmente a la idea que el lector tiene de esos lugares durante los primeros meses de la Guerra Civil española, con detalles que solo un observador muy atento es capaz de poner sobre el tapete. Pero la ciudad que brilla en esta ocasión es Tánger, donde Pérez-Reverte, no por casualidad, firma su novela en mayo de 2017. Una ciudad repleta de espías, de delatores, de chivatos, de delincuentes, de traficantes de armas y estupefacientes. Una especie de cueva de Alí Babá que huele a especias, a té moruno, y en cuyas calles estrechas y oscuras tienen lugar algunos de los pasajes más destacados de este relato.

En Tánger se dan cita personajes como Falcó, Moira Nikolaos, Paquito Araña, los capitanes Navia y Quirós, responsables de dos barcos enemigos pero que son capaces de mantener un diálogo de militar a militar, con un temple verdaderamente envidiable y que da lugar a uno de los instantes más llamativos a lo largo de estas páginas. Y Eva Neretva, ausente y presente al mismo tiempo. Aunque no sabemos de ella hasta bien pasado el primer centenar de páginas, Eva es la obsesión de Falcó, y parece que su vida, su manera de actuar, esté siempre orientada hacia esta rusa que resulta irresistible como mujer e incorregible en sus ideas.

'Eva' está, sin duda, entre las mejores novelas escritas por Arturo Pérez-Reverte, quien cuida hasta el último detalle ese final que resulta antológico, de lo mejor que se ha escrito en la literatura contemporánea. Todo un mundo de huérfanos sobre un cielo sin dioses.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Ada » Mar Nov 14, 2017 9:19 am

'Eva', de Arturo Pérez-Reverte
Laura Gomara - librosyliteratura.es - 21/11/2017

En las primeras diez páginas de la novela, Lorenzo Falcó se las apaña para matar a un espía republicano, dejar KO a otro y acostarse con una vedette portuguesa. A eso se le llama no andarse con chiquitas y abrir una novela sacando la artillería pesada. Y la cosa no queda ahí, porque este es el ritmo que lleva 'Eva', la segunda aventura de la serie del hijo de puta de Falcó, escrita por Arturo Pérez-Reverte.

Sí, han leído bien. El mismo Pérez-Reverte admite que Falcó es un hijo de puta y que quiso hacerlo así. Incluso hay un momento en esta entrega en la que el Almirante (lo admito, mi personaje preferido de las dos novelas de la serie) le llama “psicópata”. Y sí, para el lector, al menos para el de hoy en día, está claro que el tipo tiene un problema: lo vemos cuando mata y cuando está a punto de morir por pura diversión, lo vemos cuando viola, simplemente porque tiene la oportunidad, cuando caza y cuando se debate, cuando están a punto de partirle los dientes y cuando es él quien los parte.

Ya lo hemos dicho (y lo dejé claro en la anterior reseña), Falcó es un hijo de puta, pero, y aquí llega el matiz, un hijo de puta con clase. Es un tipo al que desprecias en muchos momentos, pero con quien te ríes. Porque, cuando quiere, tiene mucho, mucho encanto. Lo dice el tópico: cuando un escritor se lo pasa bien escribiendo, el lector se lo pasa bien leyendo. Y esto es justo lo que pasa con muchos de los diálogos de Falcó. Casi puedes oír a Pérez-Reverte partiéndose de risa delante del ordenador y, entonces, se te olvida lo que el personaje ha hecho hace dos escenas y te ríes con él. Y precisamente eso es lo que el autor quiere que pase. Jugar contigo, con tu sistema moral.

Pero, al mismo tiempo, y esto también lo ha tenido en cuenta el autor, Lorenzo Falcó da bastante pena. En seguida ves que es un yonqui de la adrenalina, que siempre quiere ir un paso más allá, le encanta su trabajo, el peligro mucho más que el glamour, y al mismo tiempo se le nota cierto hastío por todo. Tienes la sensación de que está interpretando un papel incluso para sí mismo, de que es un caballero o un asesino de cara al patio de butacas, pero que, en realidad, todo le importa un carajo. Hay momentos en los que lo ves tan vacío que deseas que el autor tenga compasión y lo mate pronto, que no le deje hacerse viejo como hizo, por ejemplo, con Max.

No sé si os acordáis de Max, el protagonista de 'El tango de la guardia vieja'. En esa novela vemos a Max joven y también lo vemos pasados los sesenta, veteado de canas y con el cuerpo cansado, pero llevando su fracaso (un fracaso mayúsculo, vital) con cierta dignidad. En cambio, el lector intuye, casi desea, que Lorenzo Falcó muera relativamente joven. No debe sobrevivir a la guerra porque, como dice el Almirante, es un personaje útil en esos tiempos, pero un auténtico monstruo en tiempos de paz. Y el problema no es lo que pueda hacer a los demás, no, para nada, el problema es él mismo. Le deseas una muerte temprana porque como sesentón no mantendría ese encanto que hace que, pese a su hijoputismo, te rías con él. Solo sobreviviría el monstruo. En ese sentido es como el Pijoaparte de Marsé, al que es duro ver envejecer (y no en 'Teresa', sino mucho más tarde, pero lo vemos). También, como Corto Maltés o Lord Jim es un personaje que pertenece a una época muy concreta, al mundo de ayer o justamente al momento en el que el mundo de ayer está cayendo como un castillo de naipes y, de entre sus escombros, aparecen tipos como Falcó, el Dimitrios de Ambler o el Harry Lime de Greene.

Pero vamos a la novela porque sé que en esta reseña os estoy hinchando la cabeza con mis opiniones en vez de hablaros de lo que realmente queréis oír: de 'Eva' (y para los que habéis leído la novela anterior, 'Falcó': de Eva). En esta nueva entrega de la serie, tras un par de aventurillas –nada, rajar cuellos, explotar coches, estar con un par de señoras–, Lorenzo Falcó es enviado a Tánger con la misión de robar (o recuperar, depende del bando en el que estés) el cargamento de un mercante de la República: nada más y nada menos que varias toneladas de oro que van derechitas a una Rusia en torno a la cual Stalin está cerrando las zarpas.

La aventura de 'Eva' se centra en los días en los que Falcó está en la ciudad y en sus maniobras para hacerse con el oro, algunas muy burocráticas y otras bastante menos. En Tánger, como os podéis imaginar por el título de la novela, se reencontrará con Eva Neretva, espía rusa a la que, y perdonad el spoiler si no habéis leído la anterior, salvó la vida al final de la primera entrega de la serie. Y ya os podéis imaginar lo que pasa cuando dos monstruos letales y enemigos se enamoran, o eso creen. Vuelan más navajazos, balas y hostias que besos, pero de eso también hay. Un poco, al menos.

'Eva' es una novela plagada de escenas de acción muy bien manejadas, realistas y crudas, brutales, con unas descripciones de Tánger que logran hacer que te sientas allí, aunque nunca hayas puesto un pie en la ciudad, y que, en sus 400 páginas, cuenta varias historias (no tengo espacio aquí para hablaros de los dos capitanes, pero no tiene pérdida) y tiene diversas lecturas. Es una novela hecha de gestos –dos dedos en la gorra, ofrecer un cigarrillo, servirse o no un dedo de whiskey…– de ritos y códigos. También es una novela visual, leyéndola sientes que estás viendo una película de los años 30 o 40 (con más sexo y violencia, pero ese es el espíritu de nuestros tiempos), rápida, con espíritu de folletín, que al mismo tiempo habla de más cosas de las que me da tiempo a apuntar aquí.

Antes de irme, quería hablaros de Eva, pero no puedo hacerlo sin spoilers. Así que solo os diré que me recuerda mucho a la Tánger Soto de 'La carta esférica', mi novela preferida del autor. Si estáis de acuerdo conmigo, cuando salga la siguiente, hablamos.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Jue Nov 23, 2017 7:09 pm

'Eva' (Serie Falcó), de Arturo Pérez-Reverte
laslecturasdeguillermo.wordpress - 22/11/2017

Esta no es una historia cualquiera, porque él no es un personaje cualquiera. Lorenzo Falcó es un hombre peligroso. Alguien que sólo es leal a su propia causa y a quien la cercanía de la acción inyecta en sus venas una «intensa y satisfecha lucidez». Arturo Pérez-Reverte lo presentó ante los lectores en una primera entrega, 'Falcó', y ahora ahonda en su territorio en 'Eva', una historia fascinante en la que Pérez-Reverte vuelve a ese mundo de entreguerras en el que los mercenarios y espías se mueven a sus anchas para sacar tajada de la carnicería ajena. Corren los años treinta y cuarenta de un siglo en el que bullen los fascismos, el comunismo y las revueltas. Por los dos lados de una línea que separa los hoteles de lujo de los calabozos donde otros mueren como perros se mueve el jerezano Lorenzo Falcó, protagonista de esta historia de aventuras y espionaje. Es alguien a quien no le tiembla el pulso para matar ni tampoco para deslizar la cremallera del vestido de una mujer hermosa. Así es Falcó: un cazador sin escrúpulos.

Tras la primera misión, que consistía en liberar a José Antonio Primo de Rivera de la cárcel de Alicante, Falcó debe enfrentar ahora una nueva encomienda: traer de vuelta a la España nacional treinta toneladas del oro del Banco de España que un barco de la marina al servicio de la República retiene en el puerto de Tánger. La tarea no es sencilla, pero se complicará todavía más. Reaparecen personajes y fantasmas: un enemigo en la sombra, Lisandro Queralt, y una mujer con la que Falcó no termina de estar en paz, Eva Neretva, alias Eva Rengel o, en esta ocasión, Luisa Gómez. A fin de cuentas la misma persona que había conocido: una mujer capaz tanto de matarlo como de salvarle la vida. Una espía soviética, fría y pasional, que ha abierto grietas en la coraza de hormigón de Lorenzo Falcó. Ella será el obstáculo más peligroso. Dotada de todavía más acción y velocidad que Falcó, de una dosis aún más ácida de humor e intriga, Eva perfecciona y encarna el mundo que Arturo Pérez-Reverte ya presentó en la primera entrega de una serie que promete llegar lejos. En estas páginas aparecen, además, nuevos pliegues en la biografía de Lorenzo Falcó. Tendrá que combatir con más ferocidad para seguir vivo, acaso porque su verdadero oponente es, en esta ocasión, una mujer por la que se ha metido en problemas. El mayor de ellos: que le importa.

En estas páginas reaparecen personajes como Paquito Araña, un asesino a sueldo capaz de pintarse las uñas antes de torturar a un prisionero, y aparecen otros nuevos, como Moira Nikolaos, una griega, de Esmirna, a la que Falcó conoció cuando la vio subir a una barcaza de refugiados durante el asedio turco a esa ciudad y que vendrá a recordarle quién es él y qué ha sido a lo largo de estos años. ¿Ya era fascinante el mundo que conocíamos de Falcó? Sí, lo era. Pues en Eva irá a más. Porque Lorenzo Falcó resume los claroscuros del ser humano que Arturo Pérez-Reverte conoció en sus años como corresponsal de guerra. Todos aquellos rasgos, que maceró en el oficio de quien acumula una obra sin fisuras, los vuelca ahora en esta serie: una de las mejores versiones literarias de sí mismo.

'Eva' transcurre en Marzo de 1937 apenas han transcurrido cuatro meses desde que Lorenzo Falcó usara su pistola Browning para salvar la vida a Eva Rengel —o Neretva—, aquella espía soviética que le jugó una carta inesperada al jerezano en su misión para liberar a José Antonio Primo de Rivera. A pesar de eso, él le salvó el pellejo entonces. Dejarla en libertad le causó muchos problemas. Al separarse en la frontera con Portugal, en la primera entrega de la serie, ella aseguró que las cosas estaban en paz entre los dos. Pero no lo estaban. En absoluto. Y esta novela lo demostrará.

Hay suficientes ingredientes en esta novela para que el lector no pueda apartarse de lo que ocurre a lo largo de sus casi cuatrocientas páginas. Eva comienza en Lisboa, pero avanza hacia muchos otros escenarios: Sevilla, Salamanca y Tánger. El lector caminará junto con Falcó por el Zoco Chico; mirará las covachas morunas e israelitas de cueros, babuchas y mercerías de la calle de los cristianos; entrará en bares donde suena el Mon légionnaire de Edith Piaf o Mélancolie, un jour s’achève, mélancolie on n’y peut rien, de Jean Sablon; se topará con moras de piel aceitada y mujeres europeas; con marinos franceses e ingleses, pero también con legionarios españoles. El lugar transmite el rumor cosmopolita de voces y conversaciones en media docena de lenguas.

Realidad y ficción vuelven a enlazarse magistralmente con el talento literario de Arturo Pérez-Reverte en esta asombrosa novela de lectura fascinante.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Lun Nov 27, 2017 7:02 pm

"Construir un personaje es hacerlo querible para el lector"
Entrevista de Marcela Ayora - lanacion.com.ar - 26/11/2017

Es una mañana fría de primavera y un hombre camina a su aire entre las mesas del Hotel Alvear, donde la gente desayuna. Elige un rincón y se sienta. Lo miran, lo reconocen: es Arturo Pérez-Reverte, el escritor, sobrio, pero no formal, que se mueve con la elegancia de un espía. Como Falcó, su última creación: ese agente de los servicios de inteligencia que durante la España de 1936 es enviado a infiltrarse en una misión que podría haber cambiado el rumbo de la historia. Aquel primer libro, 'Falcó', que lleva el nombre del personaje, es un relato policial que anuda misiones y contrainteligencias. En ese territorio complejo, el protagonista se cruza con una mujer -hay muchas en su vida de espía-, sólo que esta es diferente, especial. 'Eva' es el nuevo libro de Pérez-Reverte, la continuación de 'Falcó', ya distribuido en la Argentina y que se presenta hoy en la Feria de Guadalajara.

El escritor, que nació en Cartagena, Murcia (1951), lleva años contando historias que se abren a partir de un primer personaje y dan varios libros, como sucedió con Alatriste. Miembro de la Real Academia Española, con más de veinte millones de lectores en el mundo, recibió diferentes premios, los últimos durante este año: Premio Rey de España, Premio Novela Histórica Barcino, Premio Literario Jacques Audiberti (Francia). Lleva tiempo en el oficio de escribir, por 21 años fue reportero de guerra. Inquieto como sus personajes, ama el mar, navegar. En septiembre de este año inauguró con una charla el III Festival Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil, y entre varios temas, se detuvo a decirles a esos jóvenes lectores, que "la lucidez que dan los libros no siempre hace feliz".

-En este nuevo libro, Falcó regresa aún más intenso. ¿Cómo lo definirías?
-Si pongo un paralelismo con Alatriste, que es un héroe cansado, diría que Falcó es un canalla desde jovencito. Su carácter lo lleva a vivir la aventura, la acción: es un héroe amoral por completo. Sus actuaciones no están motivadas por un móvil ideológico, es un aventurero de verdad. En siglo XVI, habría sido pirata o mercenario; en los treinta, es agente secreto de los nacionales.

-Sherlock Holmes tiene su gorra; Falcó, su encendedor, la caja de cigarrillos. ¿Cuál fue el sentido de armarlo así, con esas cosas tan suyas?
-Construir un personaje significa dotarlo, vestirlo por dentro y por fuera. Hay que hacerlo querible para el lector, que debe tener lugares de referencia para adoptarlo como propio. En el caso de Falcó: su dolor de cabeza, sus aspirinas, esos elementos que lo personalizan, que lo hacen reconocible. El lector espera que esas cosas se produzcan: verificar que Falcó usa la misma pistola, la misma ropa de siempre. Eso crea unos vínculos afectivos entre lector y personajes que son muy útiles para el novelista. El lector sabe que si se toca la ceja, Falcó va a golpear. Finalmente, personaje y lector se terminan haciendo amigos.

-Eva está desde el primer libro, y es ahora el título del segundo. ¿Qué tiene esta mujer de diferente, respecto de las otras, para Falcó?
-Eva es oponente de Falcó. Una mujer que tiene fe y cree que el mundo puede ser cambiado para bien. Falcó cree que el mundo no tiene esa posibilidad. Es un amor imposible ideológicamente entre ellos, aunque posible físicamente. Eva no le tiene miedo a la muerte, está dispuesta a morir por una causa, a sacrificarse como parte de esa maquinaria. Hay una escena cuando ella lo va a ver, sucede en el hotel. Ella le dice: "No me hagas daño". Ellos saben que son de mundos opuestos, líneas paralelas que no se pueden cruzar más.

-Al final del primer libro, Falcó la salva. Para un seductor como él, ¿qué representa la personalidad de Eva?
-Es un desafío. Falcó es un hombre al que le gustan las mujeres y tiene una ventaja: es guapo, elegante. Es un personaje del 37. Hay un error muy grande, que es juzgar las historias del pasado con los ojos del presente. Ahora el mundo es diferente. Ahora el machismo es una cosa, el feminismo otra; no podemos pedirle a un hombre del siglo XIX que se comporte con los criterios de la corrección política de 2017. Es anacrónico. Falcó se comporta como lo harían Bogart o Bioy Casares. Tiene los condicionantes machistas de su generación, pero, además, una profunda inteligencia intuitiva, cuando Falcó encuentra a una mujer como Eva, son camaradas: ya no ve en ella a la mujer. Un hombre machista como Falcó es capaz de respetar a Eva, ese respeto no contradice al personaje, pero ante una mujer superior cambia el comportamiento. Por eso la salva. Es una par. Falcó no tiene grandes principios, pero sí reglas. Por su propia supervivencia moral frente al horror, necesita ser fiel a esos códigos.

-En tu literatura pareciera haber algo de lo que viviste como reportero de guerra. ¿Cómo fue el cruce entre esa experiencia y la ficción?
-Mi lección de vida no fueron las bombas o los disparos, sino lo que todo eso te despierta por dentro. La forma de mirar el mundo, donde la vida no vale lo que aquí. Donde vivir en la suciedad, sin agua y sin luz, es normal. La guerra te resetea, te pone en una situación más lúcida para comprender la vida y el mundo. La lucidez que hoy pueda tener se la debo a los libros que he leído y a la guerra, fue el lugar práctico donde lo que leí lo comprobé, lo contrasté con la realidad. Fue un complemento de mis lecturas.

-Diste una charla en el Festival Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil. ¿De qué les habló Arturo Pérez-Reverte a esos jóvenes lectores?
-Les dije que la gente piensa que el libro da la felicidad y no es verdad. A veces leer te abre los ojos y ves cosas que no querrías ver; porque a veces los tontos, los frívolos son más felices porque no ven la realidad dura de las cosas. Lo que pasa con la lectura es que, cuando llega la felicidad, el lector está mucho más preparado para reconocerla y disfrutarla; cuando aparece el dolor, el lector está más preparado para soportarlo y resistir. No se trata de ser feliz, sino de estar preparado para un mundo duro en el que vivimos. Leer nos hace más desgraciados, más vivos, y con eso ganáis.

-¿Con Falcó va a suceder como con Alatriste, que la historia continúe en varios libros?
-No lo sé. Mi vida ya no cambia, pero divertirme es fundamental, dedicar dos años de mi vida a una historia tiene que motivarme mucho. Con Falcó lo pasé muy bien, y pensé en hacer varias, de manera que dure más este placer. Decidí que voy a hacer al menos tres. Si van bien esas, y yo sigo estando a gusto, habrá más Falcó.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Lun Nov 27, 2017 7:11 pm

Vuelve Falcó, el personaje malvado de Pérez-Reverte
Andrés Ricciardulli - elobservador.com.uy - 26/11/2017

'Eva' es una novela de espías ambientada durante la guerra civil española que seduce por la maldad del protagonista y las aventuras que corre. Si un cambio ha traído la posmodernidad es la caída del héroe. Atrás quedaron los seres impolutos, capaces de grandes sacrificios y grandes hazañas, los heraldos del bien frente al mal. Borradas de un plumazo de la cultura popular palabras como lealtad, sacrificio, generosidad o solidaridad, la tendencia hoy es mostrar que nadie posee el monopolio de la virtud, que todos los ídolos tienen los pies de barro y que detrás de todo buen ser humano se esconde seguramente un monstruo.

El problema es que lo que parecía una buena idea (dejar de separar al mundo en buenos y malos, darle cabida a los grises para buscar realismo) se transformó rápidamente en un culto a la maldad y a la ambición. De ahí el éxito de series de televisión basadas en personajes nefastos. De ahí la tendencia a aplaudir al trepador que se sale con la suya, a aceptar que el fin justifica los medios, a confundirlo con un héroe aunque capítulo tras capítulo se hunda cada vez más en el barro. Pasa en la televisión y pasa en la literatura, como lo demuestra 'Eva', segunda novela protagonizada por el personaje Lorenzo Falcó, creado por Arturo Pérez-Reverte como una especie de reverso malvado de su popular héroe espadachín, el capitán Alatriste. Todo lo que tiene de bueno uno lo tiene de malo el otro.

El espía al servicio de Franco que propone Reverte es un personaje difícil de digerir se mire por donde se mire. Falcó es un mercenario al servicio del mejor postor, un hombre capaz de torturar sin piedad, de matar gente como polillas, golpear a hombres y mujeres por igual, sobornar a quien sea y venderle el alma al diablo una y mil veces si es necesario. Pero es también un James Bond a la española, ya que viste impecable, usa objetos de marcas populares de lujo, tiene licencia para matar y es un don Juan empedernido que causa estragos entre las filas femeninas, seduciendo por igual a viudas desamparadas o a espías soviéticas como Eva, su némesis pero también su amor imposible. Que Reverte logre amalgamar todos estos elementos y que le salga una novela más que aceptable, dinámica y entretenida no deja de ser un milagro que habla del oficio del autor español para contar historias. Es muy buena la ambientación en Tánger y en Portugal y el retrato de cada personaje que aparece en el texto. Desde su jefe, un almirante que como Falcó se las arregla como puede con su conciencia y su papel, hasta el sicario homosexual que lo ayuda en la delicada misión de recuperar el oro español que los partidarios de la República están enviando por barco a Moscú.

La novela también se luce a la hora de mostrar el caos español y europeo de la época. Como le dice un policía portugués a Falcó, "una guerra civil para cambiarle el color a una bandera es mucha guerra. Los españoles estáis locos. Lleváis veneno en la leche". Es de las pocas veces en el libro en que Reverte se expide sobre el asunto más delicado, dando su opinión de lo que fue esa guerra mortal entre hermanos. En este sentido el libro, al igual que el primero de la serie, ha levantado polvareda dentro de una España que vive tiempos difíciles y mira al pasado con el rabillo del ojo. Se le ha cuestionado duramente que pone a los dos bandos en igualdad de condiciones, equilibrando los horrores, repartiendo culpas por igual. Preguntado sobre el tema, el autor ha dicho que sí hubo diferencias. Pero lo cierto es que en la novela no se notan. Entre otras cosas, porque la espía comunista encarna perfectamente el estoicismo soviético y la valentía por un ideal, pero también es una mujer incapaz de pensar por sí misma, una asesina sin escrúpulos al servicio de Stalin y una traidora llegado el caso. Eva tiene el encanto de las novelas de folletín y también todos sus defectos.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Lun Nov 27, 2017 7:13 pm

Falcó de nuevo
Nicolás Miñambres - diariodeleon.es - 26/11/2017

Reaparece la figura de Lorenzo Falcó, personaje que a su autor, Pérez-Reverte, y a los lectores les resulta sugestivo. Y 'Ev'a no es novela inferior a 'Falcó'; gana incluso en dinamismo narrativo y en precisión expresiva, más lacónica. Se mantiene el ambiente de la Guerra Civil, pero es distinto el escenario: Tánger, con sus misterios, tópicos y encantos, ocupa el lugar principal en la obra. Lo mismo ocurre con los personajes, pero Eva tiene seguramente más importancia que la que tenía en 'Falcó'. Ahora descubrimos su nombre verdadero, Eva Neretva, espía rusa al servicio de la República española. Vuelve Falcó, si bien se aprecia un mayor detalle en el retrato. Parece más cínico, pero también parece comportarse en ocasiones algo más afectuoso y humilde.

La novela se ambienta en 1937 y describe, como tema central, el descubrimiento por parte de Falcó del barco en el que la República va a enviar a Rusia un importante cargamento de oro. Portugal, Salamanca, Sevilla son los escenarios que desembocan en Tánger, donde se desarrolla la acción principal. En ella se mueven los personajes, dependientes de Eva, y otros más lejanos: tipos excelsos (como el capitán Quirós, o el comandante Navia, el Almirante) y gente mentirosa, traicionera, como Rexach o Paquito Araña. No faltan las mujeres que reviven su pasado, como Moira Nikolaos, símbolo del recuerdo y, fundamentalmente, Eva Neretva. Se observa además que la valentía de Falcó, indemne en todos los peligros, lleva inherente un sabio cinismo: «La vida no es más que una preocupación burguesa (…). Y la felicidad, un problema de ingeniería social».

Este cinismo se cumple en el trato que da a la rusa Eva Neretva, motivo personal de viejos recuerdos, derrotada al final de la obra, pero dando título a la novela. Toda la valentía, la filosofía de Lorenzo Falcó muestra alguna intrascendente debilidad. Es un luchador excepcional, un dueño de recursos lingüísticos.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Lun Nov 27, 2017 7:22 pm

Reseña: 'Eva'
elchicodelibro.blogspot - 26/11/2017

Esta reseña se ha realizado gracias a un ejemplar cedido a través de la web de lecturas Babelio.

Peréz-Reverte nos trae una historia de espionaje. Y todo el mundo sabe que éste tipo de historias tienen millones de seguidores, ¿por qué? porque son fáciles de leer y entretienen. Tanto lo hacen que nos evade de lo que somos y, a veces, es tan placentero dejar de ser...

Así pues esta es una historia a lo James Bond a la española. Para mí, en muchos momentos de la lectura, me ha estado pareciendo ver una novela de televisión de estilo años 40 del siglo pasado. Y es así porque esta historia está basada en ese tiempo y por sus personajes tan peculiares. Como una auténtica película, también española, Pérez-Reverte combina los tres elementos básicos: sexo, drogas y rock and roll.

Un apuesto pájaro del bando, en este caso, del nacionalismo debe de terminar con un buen final una tarea encomendada en la ciudad de Tánger. Allí se reencontrará con Eva, una espía soviética miembro de la República. España se encuentra en guerra civil con dos bandos aún sin decidir cual será el ganador, si es que en la guerra hay algún ganador. Sobornos, asesinatos, espionaje y mucha tensión en cada página de esta novela. Queda hueco para el amor o, al menos, para la pasión de una noche de sexo. O tal vez han sido más...

Mezcla perfecta de realidad y ficción, una combinación perfecta para el éxito. No deja de ser sello personal el carácter de las novelas de este escritor, cuyo personajes son bastante noveleros y llevados a un cierto grado de realismo extremo tanto, que a gusto del que escribe, se pasa a ser excesivo y por ello pierde credibilidad. Trama sencilla pero pintoresca. Queda claro que esta novela no es para aquellos que recorren librerías en busca de una lectura filantrópica, didáctica y que piensan que un libro tiene que dejar huella, ser algo más que lectura, ser trascendental. Es una novela que entretiene, de fácil lectura, con 17 capítulos y que define y ambienta muy bien las diferentes situaciones que se encuentran en él.

En otras ocasiones he podido leer otros títulos de este autor y no me han convencido. Este no es que lo haga tampoco pero si puedo decir que me ha gustado más que los anteriores, quizás por la historia, quizás por la trama.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13906
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'Falcó' (2016)

Mensaje por Rogorn » Lun Nov 27, 2017 7:29 pm

La actualidad es demasiado vulgar: Pérez-Reverte
Gustavo Rodríguez - milenio.com - 26/11/2017

El escritor y periodista español presentó sus más recientes libros Eva y Falcó hacia las 16:00 horas en la FIL Guadalajara, en una amena charla conducida por Gabriela Warkentin y Julio Trujillo. Al iniciar la charla, Warkentin relató las experiencias que tuvo al leer 'Falcó', un libro que compró hasta tres veces y 'Eva', del que contó más de un spoiler, como la escena en la que una mujer al ser seducida y llevada a una habitación…

Arturo Pérez-Reverte por su parte contó lo que supusieron estos libros para él, un escape, una forma de plasmar sus vivencias como reportero de guerra, las personas a las que ha conocido, pero en un contexto diferente, en un pasado no tan lejano, como la Guerra Civil Española, el norte de África, con personajes sin escrúpulo, aunque más humanos: “el dolor y la guerra y la enemistad y el odio, el amor, el sexo y también con esa especie de respeto mutuo entre un hombre y una mujer que trabajan en bandos opuestos, lo que me interesa es escribir sobre las cosas que he experimentado, la gente y los lugares que he conocido”.

En cuanto a las locaciones de su obra, comenta “yo necesitaba un escenario adecuado para mi obra y Tánger era perfecto, en ese momento año 37 con una crisis internacional llena de traficantes de espías, de agentes, de contrabandistas, de prostitutas de lujo, era un mundo muy… el mundo exactamente de la película de 'Casablanca' de Michael Curtis, se iba a llamar 'Tánger', aunque cambiaron el nombre por razones políticas. Entonces ese Tánger era fundamental para que moviera mis personajes por ese territorio y bueno es cierto que las ciudades condicionan muchísimo. En este caso fui a Tánger, anduve por las calles de la novela, estuve en el hotel continental donde ahora está Lucía, ahora ya no es el mejor hotel de Tánger, pero es un hotel con mucha historia. Viví ahí en la habitación donde habría estado Falco, digamos que todo ese escenario es fundamental dominarlo, moverte por él, a tus anchas, eso es imprescindible para la novela”.

Pérez-Reverte se refiere a las experiencias que inspiran a los personajes, los lugares y la trama al relatar que “yo empecé a cubrir guerras en los años 70. Fui por primera vez al Líbano a Eritrea, al Salvador, a la guerra de Angola, entre otras. En estas guerras, los combatientes tenían todavía una cierta inocencia. Yo era bienvenido, me juntaba con ‘un grupo de combatientes, sabían que yo iba a contar su historia, estaban orgullosos de que la gente supiera cómo luchaban, yo era su vínculo con el mundo civil, con el otro mundo y esa inocencia se ha perdido también. Ahora, en las guerras, cuando un periodista llega el combatiente sabe que es un arma de guerra, que va a salir en televisión, su cara puede perjudicarle. Quiero decir con esto que el mundo ha cambiado y no para bien”.

El escritor asegura: “yo no podría escribir una novela de espías que se desarrollara en la época actual. Ahora, todo son satélites y teléfonos móviles, antes había que pelear por usar un teléfono, mandar un mensaje, una transmisión, una paloma mensajera. Entonces digamos que el espionaje y los agentes secretos era gente mucho más humana, por eso elegí ambientarla en el Guerra Civil”.

Para concluir, Pérez-Reverte adelantó que está preparando un tercer libro sobre el espía, pero ubicada en el norte de España y en el sur de Francia.

--

Pérez-Reverte dice que escribir le hace el mundo "asombrosamente soportable"
EFE - 27/11/2017

El escritor español Arturo Pérez-Reverte dijo hoy en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara que la lectura y la escritura le han ayudado a "digerir" la vida y a hacer "asombrosamente soportable" el mundo que lo rodea.

Durante la presentación de su nuevo libro 'Eva', Pérez-Reverte (Cartagena, España, 1951) dijo que sin los libros habría acabado perdido "en un burdel" o muerto en alguna de las guerras que cubrió como corresponsal durante 21 años. "Si yo no escribiera novelas y si no leyera (...) no podría soportar el mundo en que vivo", dijo el narrador y periodista en un encuentro con sus lectores, que abarrotaron una de las salas de la Feria, que se desarrolla en esta ciudad mexicana hasta el 3 de diciembre.

Afirmó que "escribir es un acto personal de felicidad" que lo ha convertido en un hombre "privilegiado" y "libre". "Escribir la novela significa que rechazo lo que no quiero y me pongo a pensar en cómo revolver una escena; me concentro tanto en eso que lo demás desaparece y el mundo se vuelve asombrosamente soportable", expresó.

El autor de 'El club Dumas' y 'La Reina del Sur' también habló de la otra cara de la lectura que ayuda al lector a "tener certezas" y una "cierta mirada" de lo que le sucede, un estado que no siempre es agradable. "Leer te da certezas y te da mirada, y esa mirada te hace infeliz; no por leer eres más feliz. Seréis más desgraciado, pero sabréis por qué sois desgraciados. Tendrán el consuelo de saber por qué ocurren las cosas", afirmó el narrador causando risas entre el público.

'Eva' es la nueva entrega de los libros de Pérez-Reverte que tienen como personaje principal a Falcó, "un tipo cruel y sin moral" que tiene como telón de fondo a la ciudad de Tánger, en una historia de espionaje ubicada en la década de 1930. El narrador dijo que en esta segunda entrega buscó que Falcó reflejara la soledad que vive todo ser humano en algún momento de su vida. "La actitud de Falcó de sentirse solo en lugares hostiles, de saber que no hay dioses que bajen a ayudarle, es un ejemplo de lo que es el ser humano cuando se da cuenta lo que es la vida", afirmó.

'Eva' habla de héroes que son seres mucho "más humanos" y más "inocentes" que los de hoy, dijo el escritor, y aseguró que eligió situar la novela en una época en que no existía la tecnología actual y había que ser más ingenioso para hacer espionaje. El espionaje del presente "es muy vulgar; todo es teléfono móvil, satélites, drones, ordenador. Se pasa más tiempo el personaje viendo aparatos que actuando", bromeó.

--

“Cuando hablo de la muerte es porque he conocido personajes que me han hablado de ella”
Liliana Zamora - cronica.com.mx - 27/11/2017

Arturo Pérez-Reverte no pudo olvidar al despiadado Lorenzo Falcó. Lo “conoció” el año pasado, mientras recreaba el escenario idóneo para contar las andanzas de ese ex contrabandista de armas, espía sin escrúpulos, agente de los servicios de inteligencia. Así que decidió recuperarlo en una segunda parte y hacerlo coincidir con Eva Neretva, por la simple razón de que “todas mis novelas están interconectadas”, relató durante la presentación de su más reciente obra Eva (Alfaguara).

Pérez-Reverte, un autor que duerme pensando sobre lo que escribirá al siguiente día, retoma las batallas, los barcos, la Guerra Civil y sobre todo, la aventura que tanto disfruta. Es como meterse en una película, los héroes y anti-héroes “que no pierden el estilo”, describió la periodista Gabriela Warkentin, encargada de presentar la novela. “Tiene una estructura narrativa explosiva que te va llevando; es una historia que sube y baja y eso es fascinante”, añadió.

Como buen periodista, Pérez-Reverte describe minuciosamente la misión que lleva al cruel Lorenzo Falcó hasta Tánger para conseguir que el capitán de un barco cargado con oro del Banco de España cambie de bandera. Es una historia en la que “espías nacionales, republicanos y soviéticos, hombres y mujeres, se enfrentan en una guerra oscura y sucia en la que acabarán regresando peligrosos fantasmas del pasado”. Pero esos personajes que recrea el autor español no provienen precisamente de la imaginación. Pérez-Reverte escribe de lo “que la experiencia me ha dado”. Él construye con la memoria, con la experiencia; “cuando hablo de la muerte es porque he conocido personajes que me han hablado de ella”. Así como se ha sentado a tomar una copa con un torturador, ha compartido mesa con un sicario.

“La vida real te da elementos literarios más eficaces”, destacó frente a un auditorio que no le dejó de aplaudir y elogiar. “Necesitaba un escenario perfecto. Estuve en el hotel Continental que es donde estuvo Falcó; caminé por las calles que él caminó, dormí en esa habitación”.

Responder