'El tango de la Guardia Vieja' (noticias y artículos)

Comentarios y noticias sobre el resto de los libros de Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Vie Jun 17, 2016 9:19 am

Reseña en The Wall Street Journal

Imagen
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Jun 20, 2016 8:33 am

Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Jun 27, 2016 3:12 pm

Reseña comparativa

Midge Raymond’s My Last Continent & Arturo Pérez-Reverte’s What We Become
Michelle - fabbookreviews - 25/06/2016

Welcome to a special spotlight feature comparing and contrasting two newly released adult fiction titles: Midge Raymond’s debut novel My Last Continent and Arturo Pérez-Reverte’s What We Become.

My Last Continent by Midge Raymond
Source: ARC courtesy of Simon & Schuster Canada. Thank you!
Publication: June 21, 2016 by Scribner

An unforgettable debut with an irresistible love story, My Last Continent is a big-hearted, propulsive novel set against the dramatic Antarctic landscape.

It is only at the end of the world—among the glacial mountains, cleaving icebergs, and frigid waters of Antarctica—where Deb Gardner and Keller Sullivan feel at home. For the few blissful weeks they spend each year studying the habits of emperor and Adélie penguins, Deb and Keller can escape the frustrations and sorrows of their separate lives and find solace in their work and in each other. But Antarctica, like their fleeting romance, is tenuous, imperiled by the world to the north.

A new travel and research season has just begun, and Deb and Keller are ready to play tour guide to the passengers on the small expedition ship that ferries them to their research destination. But this year, Keller fails to appear on board. Then, shortly into the journey, Deb’s ship receives an emergency signal from the Australis, a cruise liner that has hit desperate trouble in the ice-choked waters of the Southern Ocean. Soon Deb’s role will change from researcher to rescuer; among the crew of that sinking ship, Deb learns, is Keller.

As Deb and Keller’s troubled histories collide with this catastrophic present, Midge Raymond’s phenomenal novel takes us on a voyage deep into the wonders of the Antarctic and the mysteries of the human heart. My Last Continent is packed with emotional intelligence and high stakes—a harrowing, searching novel of love and loss in one of the most remote places on earth, a land of harsh beauty where even the smallest missteps have tragic consequences.

What We Become by Arturo Pérez-Reverte
Source: ARC courtesy of Simon & Schuster Canada. Thank you!
Publication: June 7, 2016 by Atria Books

Bestselling author and Dagger Award winner Arturo Pérez-Reverte delivers an epic historical tale following the dangerous and passionate love affair between a beautiful high society woman and an elegant thief. A story of romance, adventure, and espionage, this novel solidifies Pérez-Reverte as an international literary giant.

En route from Lisbon to Buenos Aires in 1928, Max and Mecha meet aboard a luxurious transatlantic cruise ship. There Max teaches the stunning stranger and her erudite husband to dance the tango. A steamy affair ignites at sea and continues as the seedy decadence of Buenos Aires envelops the secret lovers.

Nice, 1937. Still drawn to one another a decade later, Max and Mecha rekindle their dalliance. In the wake of a perilous mission gone awry, Mecha looks after her charming paramour until a deadly encounter with a Spanish spy forces him to flee.

Sorrento, 1966. Max once again runs into trouble—and Mecha. She offers him temporary shelter from the KGB agents on his trail, but their undeniable attraction offers only a small glimmer of hope that their paths will ever cross again.

Arturo Pérez-Reverte is at his finest here, offering readers a bittersweet, richly rendered portrait of a powerful, forbidden love story that burns brightly over forty years, from the fervor of youth to the dawn of old age.

When looking at two similarly themed book covers, readers might not only wonder if the comparable images accurately reflect the stories to be found inside, but also if the stories themselves will be similar. With My Last Continent and What We Become, the two novels, superficially, look very much alike. From a glance at cover and blurb, it looks and sounds as though we have two novels about epic love, set against the backdrop of a grand ship and wild seas. But what lies here beyond the face of covers and story promises? Authors Midge Raymond and Arturo Pérez-Reverte have constructed detailed, consuming, tense and moving stories in My Last Continent and What We Become, respectively, bridging shared themes across locales and decades, while writing absolutely singular tales.

With both My Last Continent and What We Become, we have a relationship at the core of the story: in the former, we have Deb and Keller; the latter, we have Max and Mecha. In the novels, we have two couples who meet (by fate? by luck? by chance? by will?) time after time after time. With Deb and Keller, it is their draw- their intangible and savage pull- to the gorgeous and sometimes-deadly Antarctic, and their work with Adelie penguins that brings them together again and again. It is the place where they first meet and grow to depend on each others company. Circumstance are often beyond Deb’s and Keller’s control, however, and plans for meeting and making a life beyond their strangely safe haven of the Antarctic expedition ship and base are often foiled. With Max and Mecha, we have a slightly harder-to-define love: theirs is a sometimes destructive, often deceitful, and usually carnal love that spans over four decades, with decades between two crucial and unplanned run-ins. Meeting on a cruise ship, Max masquerading as a cruise ship dancer, Mecha there as wife of an older, eccentric wealthy composer, their relationship/courtship is arguably unhealthy…for Max, former soldier and beautiful, immaculately trained young man living as a thief, the stunning, peculiar and impeccable attired and jeweled Mecha is not only someone he wants but someone he wants to steal from.

At the ends of both My Last Continent and We We Become, one thing readers may wonder is whether or not greater time spent apart than together can actually allow for a real, intense, epic love to flourish. Can short but intense meetings of very independent-minded (often selfish) people over the course of time pave the way for a great love- or is it the memory of time and absence that makes things so? In any event, Raymond and Perez-Reverte do divert in how they ultimately present their couples in the last chapters of their novels, but one will likely come away considering how love and attachment can indeed show in so many forms. Without wanting to give away any spoilers here, I will say that choice and loss factor into endings of both My Last Continent and What We Become, but the authors do so in highly disparate and fascinating ways.

As a heady trip back into the opulence and glamour of the twentieth century, What We Become takes is honeyed time, but ends up hitting many great notes (and some surprising climaxes). While tending to be heavy on the rich detail of everything from cuts of fashion, to smells, to dance and locale, readers on the lookout for a glamorous, languid, and old-fashioned kind of read may just adore how Pérez-Reverte carefully and deliberately weaves Max and Mecha’s story in What We Become. Readers looking for an excellently written suspenseful contemporary title that touches upon everything from ecological concerns to thoughts about love and solitude, may do well to try out Midge Raymond’s stunning and impressive My Last Continent.

I received copies of My Last Continent and What We Become courtesy of Simon & Schuster Canada in exchange for an honest review and for the purposes of this post. All opinions and comments are my own.
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Jun 27, 2016 3:16 pm

Fiction: ‘What We Become,’ by Arturo Pérez-Reverte
Beatriz Terrazas - dallasnews.com - 17/06/2016

Historical fiction and romance aren’t my favorite genres. But when a critically acclaimed Spanish author and winner of the International Dagger Award pens an epic love story between a “beautiful high-society woman and elegant thief,” I’m intrigued enough to open the book.

The story begins in 1928 on a trans-Atlantic cruise between Lisbon, Portugal, and Buenos Aires, Argentina; aboard are famous composer Armando de Troeye, who is traveling to Buenos Aires to compose a tango, and his wife, Mercedes “Mecha” Inzunza. (“Mecha” also being a word for “wick” or “match” in Spanish; I saw sparks every time Mecha was mentioned.) Also on board is Max Costa, a ballroom dancer whose job is “to entertain the unaccompanied ladies in first class or those whose companions did not dance.

Though not born into high society himself, Max moves easily within it because of his good looks, his impeccable manners, his skill on the dance floor and his way with the opposite sex: “He always kept flawless rhythm on a dance floor, and off it his hands were steady and agile, his lips posed with the appropriate remark, the perfect, witty one-liner. … In addition to the ballroom dances (tangos, foxtrots, Bostons) that helped him earn a living, he had mastered the art of verbal pyrotechnics and sketching melancholy landscapes with his silences.

The tango is one of Max’s specialties, and although Armando is about to write one, he seems to not be much of a dancer. One evening, Max approaches the couple after dinner and invites Mecha onto the dance floor. Armando “carefully straightened the crease in his trousers, and peered at his wife through a cloud of cigarette smoke. ‘I’m tired,” he said in a lighthearted manner. ‘I think I ate too much at dinner. I’d like to watch you dance. … Enjoy yourself. … This young man is a magnificent dancer.’”

Throughout the rest of the cruise, Armando pumps Max for information about the history of the tango — not the watered-down version in vogue now, but that which Max says was born of “Andalusian tango, Cuban habanera, Argentine milonga and black slave dances. … Those early tangos were openly lewd, with couples bringing their bodies together, entwining their legs and thrusting with their hips …”

When Armando asks if it’s still danced that way in some places, Max says, “On the fringes, though it’s increasingly rare. Depending on where it’s played, almost no one dances to it. It’s more difficult. Cruder.

Instead of being repulsed, the high-society couple immediately begs Max to take them to the slums of Buenos Aires to see old-school tango. Despite his misgivings, Max agrees to escort them into a dangerous area for an evening that they (and readers) won’t soon forget. He has his own agenda, of course. Yes, he relishes the softness of Mecha’s skin when he dances with her, but he’s also entranced by her pearls, whose “exceptional quality glowed faintly in the light of the electric chandeliers.

He enjoys her scent, “a perfume he couldn’t quite identify … possibly Arpège,” but he also knows there’s information and opportunity to be found in “tiepins, fobs, cigarette cases and rings … the quality and cut of a jacket, the pleat of a trouser leg or the shine on a pair of shoes.” A con and thief he may be, but he’s not alone. Users come from all walks of life, and by the end of the book, readers will wonder just who has conned whom.

Arturo Pérez-Reverte was a journalist and war correspondent for two decades before turning to fiction. He wrote The Club Dumas, The Queen of the South and The Siege, the novel that won the International Dagger Award. His attention to history and detail is immaculate, his observation of people and the human psyche keen. His characters have depth and nuance. You’ll get to know them well, but it’s going to take awhile. The story spans several decades and is told over 464 pages, the story of Max and Mecha in the 1960s woven against the backdrop of their past.

Sure, there are a few missteps; the story opens from Armando’s point of view, and then immediately shifts to Max’s for the rest of the book, making the beginning feel disjointed. There’s the occasional cliché “legs that seemed to go on forever beneath her dark taffeta dress” — and the occasional annoyance of a repeated adjective “astonishing” comes to mind.

But the tango — both the genteel, modern one and the older, lewder one — is such a great device around which to build a story, and such an apt metaphor for the intrigue and romance at the heart of this book that readers will forgive any missteps and instead delight in the journey.
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Jun 27, 2016 3:20 pm

Review: What We Become by Arturo Pérez-Reverte
thebookbindersdaughter.com - 17/06/2016

I received an advanced review copy of this title from Atria books via NetGalley. The book was published in the original Spanish in 2010 and this English version has been translated by Nick Caistor and Lorena Garcia.

Max Costa is a scoundrel and a thief but you wouldn’t know it from his refined manner and elegant clothes. We first meet him in 1928 on board the Cap Polonio, a transatlantic luxury liner bound for Buenos Aires. Max is a professional ballroom dancer on the ship and he entertains the unaccompanied young women with his tangos and fox trots. But his work as a ballroom dancer is just a cover for his real profession which his stealing from his rich dance partners. The narrative takes place between 1928 and 1966 and alternates between three distinct periods of time during which Max meets a woman whom he cannot forget.

On board the ship Max meets an intriguing Spanish couple; the husband is a world-famous composer, Armando de Troeye and his younger, gorgeous, and elegant wife Mecha Inzunza de Troeye. What draws Max to the couple at first is a very expensive pair of pearls that the wife wears which Max believes he can easily steal and make a large profit for little effort. Mecha is an excellent dancer and she is particularly skillful at the Tango, for which dance her husband has in mind to compose a new piece. Armando likes to watch while Mecha dances often with Max and this builds up the sexual tension between the dance partners.

Once they land in Buenos Aires Max, who lived in that city until he was fourteen, serves as their tour guides to all of the local dance pubs. Armando wants to know the origins of the Tango, which is not the same Tango that is performed among the European gentry. Their time in Buenos Aires is fraught with danger and tension as they go to some of the seediest places in the city. Max and Mecha also begin a passionate love affair, but their relationship, if one can call it that, is not at all what I expected. This is not a clandestine affair that is hidden from Mecha’s husband but, on the contrary, he encourages her to seduce Max and he even watches them while they make love.

Max gets his hands on Mecha’s pearls and disappears. When he next meets up with Mecha it is almost ten years later in Nice, where he has lived comfortably as a gentleman off of his ill-gotten earnings. This is one of the most exciting parts of the book because Max is asked by spies for both the Italian and Spanish governments to steal some sensitive documents from the home of a rich, society woman. Max fits in perfectly with the European gentry so he has the perfect cover to case the house and come up with a plan that involves breaking into a house and safe cracking.

During his stint as a secret agent he, once again, runs into Mecha who is living in Nice alone because her husband has been arrested among the chaos of the Spanish Civil War. The theft of the pearl necklace is all but forgotten as Mecha and Max rekindle their sexual relationship. They are drawn to each other and their physical relationship is intense, passionate and sometimes even boarders on the violent.

After Max completes his mission he must flee Nice for fear of being arrested and his farewell to Mecha this time is emotionally difficult for both of them. It is evident that the have deep feelings for each other and saying goodbye is difficult not something that they want to do. When Max meets Mecha, almost thirty years later in Sorrento, he can’t stay away from her this time either. Max is now sixty-four years old and has retired from his dangerous career as a thief. He lives a quiet life as a chauffeur for a Swiss doctor. Mecha is in town because her son, Jorge Keller, is competing in a national chess competition and Max decides to check into her hotel so he can reminisce about his younger, more exciting days.

The last part of the book also has a bit of a mystery which involves Jorge’s Russian chess opponent. There is cheating and spying going on and Mecha asks Max to help her son plot against the Russians. Max is very reluctant to get involved in international affairs, even if it is just chess, because he doesn’t want to jeopardize his now stable and quiet life. But Mecha has a secret weapon that convinces Max to come out of retirement and use his thieving skills against the Russians.

This book is full of mystery and suspense with multiple plot lines woven throughout. My problem with the book is that some scenes were so suspenseful and interesting and then others were boring and superfluous to the plot. A few scenes could have been edited to make the plot even stronger. Also, the relationship of Max and Mecha isn’t fully developed until about two-thirds of the way into the story. At first their relationship is purely physical and I would have been more interested to see the emotional side of these two characters laid out much earlier on in the plot.

Overall this was an interesting read full of mystery, passion, tango and chess. If you enjoy a good historical fiction set in the 20th century then I recommend giving this book a chance.
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Jun 27, 2016 3:22 pm

Library Journal

Elegance and deceit are the watchwords of international award-winning, Madrid-based Pérez-Reverte's (The Club Dumas) smart, absorbing tale of intrigue and skullduggery. In the early years of the 20th century, Max Costa ditches his identity and given name after he joins the Spanish Foreign Legion. He emerges some time later to become an accomplished ballroom dancer and plies his trade-he's also a thief, among other things-between Spain and Argentina. As an employee of the cruise ship Cap Polonio, he meets the beautiful Mecha Inzunza de Troeye and her composer husband. The composer inveigles Max into taking him and his wife to a dive in Buenos Aires where they can watch (and dance) authentic tango, as opposed to its tame European version. And there begins the affair between Max and Mecha. After years of separation and two husbands later for her, they meet by chance in Sorrento, where her son is competing in a chess match against a Soviet grand master. "Tango and Chess" would be a suitable alternate title here, for Pérez-Reverte offers engagingly detailed information about these subjects. Verdict Told through numerous flashbacks and sparkling with witty dialog ("I like the fact that there's no way I can trust you"), this elegantly translated thriller is enthusiastically recommended to sophisticated readers and those who wish to be.
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mié Abr 05, 2017 11:46 am

Maravilloso texto de Víctor Conde(en su blog de Acto Primero) sobre esta novela:

El Caos
Víctor Conde - editorialactoprimero.com - 05/04/2017

Leídas las veinte primeras páginas de 'El Tango de la Guardia Vieja' de Pérez Reverte ya estoy atrapado para toda la vida. Esas cosas se saben. De hecho me atrapa unas páginas antes, cuando su protagonista Max de sesenta y cuatro años, se fija en tres personas que salen de un hotel de Sorrento. Se fija especialmente en una de ellas. “Se enfrenta al eco de un recuerdo. A la imagen pasada, remota, de un gesto, una voz y una risa”.

Podríamos debatir mucho sobre qué es lo que nos atrae y nos atrapa de una historia, aquello que nos obliga a seguir, lo que hace que en una cena o en un acto social estemos pendientes del momento en el que podamos abandonar la reunión y regresar al refugio del sofá y la lámpara, al viaje en el tiempo, a los arrabales de Buenos Aires, a las calles empedradas de la costa italiana, a la miel líquida en los ojos de una mujer, aquella mujer que nos recuerda a otra a la que conocemos o conocimos y que por eso nos atrae tanto.

Podríamos debatir sin llegar por ello a conclusión alguna, porque el arrabal argentino de 1928 me interesará a mí y a otro puñado como yo, pero a otros les importará un pimiento.

A mí, por ejemplo, me importa un pimiento el señor que en una serie de televisión se afeita la cabeza y se pone a fabricar metanfetaminas, pues nunca conseguí superar el primer episodio, de igual manera que nunca conseguí salir de La Comarca las tres veces que, en distintas etapas de mi vida, intenté leer la obra de Tolkien. Peor para mí, posiblemente.

Sin embargo he leído cuatro veces El Guardián entre el centeno, diez veces Estudio en escarlata y cinco, seis o siete El Gran Gatsby, hace tiempo que perdí la cuenta, alguna noche la he leído del tirón. Nunca terminé Cien años de soledad y leí dos veces El amor en los tiempos del cólera.

No sé qué me atrae de una historia y qué no de la otra.

También leí incontables veces Los Tres Mosqueteros durante el periodo de la infancia. Todavía cito pasajes de ese libro grabados en mi memoria aquellos días. Existen decenas de libros que he leído más de una vez, incluso más de dos y más de tres, y muchos más libros que ni siquiera he tenido el interés en abrir.

A veces mis recuerdos se confunden y cuando pienso en mi adolescencia, creo que fui yo quien pasó una noche solitaria en una habitación de hotel y no Holden Caulfield. Recuerdo esa imagen tan vivamente que la creo mía. Supongo que por eso regreso a ellos, porque los siento como parte de mi propia historia. En mi casa los libros habitan anárquicamente por todas partes. En todas las estancias: en el baño, en la cocina, en habitaciones que no se utilizan… Viejos, nuevos, finalizados, por empezar y muchos de ellos a medias. Algunos con varios puntos señalados en páginas distintas, resultado de segundas lecturas o de consultas esporádicas. Creo en la famosa frase de Erasmo: “Si tengo dinero compro libros, si me sobra, compro pan”. Mi vida bibliófila es muy desordenada y muy poco metódica, pero tiene su propio sentido y la disfruto así. Me daría pánico el pensar en crearme una rutina. Para eso, para ir al cine, o para ver televisión. Me cansaría enseguida. Encuentro la paz en ese caos.

Me cuentan que tal o cual serie de televisión me gustará—aunque conocida es mi suspicacia al lenguaje televisivo sobre el lenguaje eterno, pausado, de silencios y miradas que es el cine— a partir del tercer episodio o a partir de la segunda temporada y entonces los cálculos me desesperan y desaniman. Tres episodios equivalen, así por encima, a tres horas de ficción, luego, calculo que debo ver más o menos el equivalente a un visionado completo de, pongamos, Lo que el viento se llevó —donde se me cuenta la guerra de secesión americana, la gloria y caída de un imperio, el viaje vital de una mujer, la inocencia y la madurez del amor— para que algo me empiece a gustar. Demasiada paciencia se me demanda me temo. La constancia para cada noche dedicarle horas durante meses a la misma historia no está entre mis virtudes. Enseguida otra aventura reclamará mi atención.

Es por eso que nunca —salvo por íntimas excepciones— escucho recomendaciones de libros y por el contrario me dejo llevar por mi instinto, al que ya tengo educado y que pocas veces me falla. Y es por eso también por lo que me paso noches enteras revisando las mismas películas, viajando a los mismos lugares y visitando a los mismos viejos amigos que siguen habitando en esas páginas y en esas secuencias. Deseando una y otra vez que Ingrid Bergman no suba a ese avión y que Meryl Streep baje del coche en mitad de la lluvia. Porque me reconozco allí. Porque alguien puso el avión, la lluvia, la luz verde en la casa de Daisy, los diamantes de La Reina, Tara, el barril de manzanas, la segunda estrella a la derecha, Royale-les-Eaux, el castillo de If, Manderley, Limmeridge, la Isla De Las Tormentas y el bosque de Arden en el lugar adecuado. Adecuado para mí.

Hay otros libros que me gustaron mucho en su momento y a los que sin embargo no me he atrevido a volver porque tengo la sospecha de que hoy no me gustarían tanto y prefiero quedarme con ese recuerdo, bello, pero convenientemente borroso. Cuando los veo en la estantería disimulo una sonrisa. La misma que se le dedica a una antigua novia del instituto —esto último lo supongo, ya que nunca tuve novia en el instituto. Mi novia del instituto fue Michelle Pfeiffer en Lady Halcón—.

No creo en el principio según el cual cualquier libro que se empiece a leer se deba terminar, o en que uno no deba salir de un cine si la película le parece un soberano coñazo. El tiempo me ha enseñado que con esas dos horas se puede hacer mucho. Se puede revisar Centauros del Desierto, por ejemplo.

Les dejo. Suena un tango —A Media Luz— y una mujer espera en un crucero, a finales de los años veinte. Su piel, su cuerpo, su vestido de seda de reflejos violeta, las diminutas gotas de sudor sobre su labio superior, reclaman mi atención. Bailaré con ella. Más tarde, quizás, me tomé una copa en el Rick’s Café Americain.
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13954
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'El tango de la Guardia Vieja' (noticias y artículos)

Mensaje por Rogorn » Mié Oct 11, 2017 11:05 am

'El tango de la Guardia Vieja', de Pérez-Reverte: la [apasionante] vida de un hombre y de un amor que nunca pudo ser
literatioblog.wordpress - 09/10/2017

Suele decirse que el tango es guacho, que carece de padre, que, en todo caso, es un bastardo (entiéndase la expresión) en cuya genética ha tenido algo que decir la habanera, la milonga, el fandango y hasta el candombe. Huérfano, como digo, de padre, pero -paradójicamente- hijo de mil padres a la vez. Ofrece el tango (su baile, su ritmo, su música y sus letras) un perfecto destilado de inquietudes, desencantos y, sobre todo, de pasiones; el tango es verticalidad y contorsión, es lejanía y luego cercanía, es roce, es mirada cómplice y penetrante, es olor de sudor y también de respiración, es cadencia y es erotismo, es coreografía sexual de cortes y quebradas, improvisación pero también sincronía. Es, a fin de cuentas, un elixir concentrado de vida -de vida intensa- hecha baile. Y, tal vez por ello, por ese paralelismo, por esa riqueza de matices que ofrece este singular y hoy día universalizado baile que Buenos Aires y Montevideo vieran crecer y luego expandirse desde que empezara a ser bailado en misérrimos peringundines portuarios o arrabaleros, es por lo que Arturo Pérez-Reverte vio en él un filón inmejorable para crear una de sus más completas -y complejas- obras, 'El tango de la Guardia Vieja' (Alfaguara. 2012).

Completa y compleja, digo. La obra. A mi juicio, ésta es, probablemente -junto con la saga de Alatriste, en la que Pérez-Reverte hace un increíble ejercicio de ficción histórica en el que la ambientación, y hasta los diálogos, la manera de hablar de sus protagonistas, tienen un titánico esfuerzo de documentación tras de sí- la más completa y más compleja novela del autor cartagenero. O, por lo menos, de todas cuantas de él me he leído, que son bastantes. Casi todas, de hecho. Porque esta obra, atención, se mueve a través tres momentos históricos diferenciados, de tres años distintos, de, también, tres lugares, tres emplazamientos, diferentes, de Sorrento, de Niza, de Buenos Aires. Porque, cambiando de año y de lugar, Pérez-Reverte adecua a la perfección a sus protagonistas a esos momentos y esos lugares, y la novela es un permanente caudal de trasuntos, y de atrezzo, perfectamente contextualizados; de vestuario, de tangos, de trasatlánticos, de flirteo, de bajos fondos, de cajas fuertes, de espionaje, de diplomacia, de ajedrez. De la vida. O, al menos, de una vida, la del bailarín mundano Max Costa, un tipo seductor, un bailarín virtuoso, un ladrón de guante blanco, un gigoló irredento y, al final, un viejo canalla que resulta, a pesar de todo, entrañable, cercano y hasta simpático.

Todo esto y mucho más es 'El tango de la Guardia Vieja', una novela de casi 500 páginas que exige, por profundidad, una lectura sosegada, tranquila y hasta analítica. De ir, poco a poco, más que leyendo las aventuras y desventuras de Max Costa, su protagonista, acompañándolo a través de la vida. De su vida. Porque 'El tango de la guardia vieja' es un paseo por la vida turbulenta de Max, un bailarín mundano al que, ironías de la vida, el destino acaba juntando en tres ocasiones espacio-temporales distintas con Mecha Inzunza, una mujer de extraordinaria belleza a la que Max nunca logra olvidar a pesar de todos sus amoríos y affaires posteriores a sus respectivos encuentros. Una mujer compleja, bella, turbadora, que le hipnotiza, le cautiva y, también, le enamora. Una mujer que Pérez-Reverte llega a definir así (pág. 360. sic.): “Era aún más hermosa que en Buenos Aires, concluyó casi con desesperación. Tanto, que parecía irreal. Debía de haber cumplido ya los treinta y dos: edad perfecta, cuajada, de absoluta hembra. Mecha Inzunza pertenecía a esa clase de mujeres, en apariencia inalcanzables, con las que se soñaba en los sollados de los barcos y en las trincheras de los frentes de batalla. Durante miles de años los hombres habían guerreado, incendiado ciudades y matado por conseguir mujeres como ésa”.

(Inciso breve: cuando leí este párrafo, y teniendo en cuenta que el primer marido de Mecha Inzunza se llamaba Ernesto De Troeye, enseguida establecí un paralelismo mental entre Mecha Inzunza, la señora De Troeye, o sea, Mecha De Troeye, y la mujer que por antonomasia sirve para ejemplificar este asunto de las guerras, los incendios de ciudades y la consecución de mujeres así: Helena de Troya [curioso -¿o tal vez no?- que Ernesto se apellide De Troeye]. Ya sabéis, la hija de Zeus y Leda, la que fue raptada por Teseo y rescatada por sus hermanos, la que luego se casó con Menelao pero conoció a Paris y ya conocéis el resto).

Prosigo. A mi juicio, 'El tango de la Guardia Vieja' es una novela inclasificable desde el punto de vista del género porque picotea de tantos que resulta imposible encorsetarla en uno solo. Podría decirse que estamos ante una historia de amor inconclusa, imperfecta, que vive distintos estadios a lo largo de las décadas, de un amor que fue pero que, paradójicamente, nunca llegó a ser, que no obstante siguió siendo y que, curiosamente, todavía continúa siéndolo, pero también es una historia de amor enturbiada por factores externos: en primer lugar, por la procacidad del primer marido de Mecha Inzunza, el afamado compositor Armando De Troeye, cuyas preferencias sexuales le empujan a compartirla con otros hombres -y mujeres- (y en este escenario es donde entra en juego Max); en segundo lugar, por la invariable hoja de ruta del bailarín que, a pesar de haber quedado prendado de ella, es un fulano pragmático y siempre mantiene la cabeza fría, por lo que sepulta cualquier conato de enamoramiento y continúa con su plan, consistente en hacer dinero -en este caso gracias al robo de un valioso collar- y desaparecer. Y, en tercer lugar, por la propia inercia de la vida. Porque, a pesar de destellos fugaces (como el protagonizado por Max en su último y casual encuentro, en Sorrento, donde accede a realizar una peligrosa misión para Mecha en pos de su hijo, el prodigio del ajedrez y próximo candidato al trono ajedrecístico mundial Jorge Keller), Mecha es como es y Max es como es, y nada, ni nadie, los podrá cambiar a pesar de que el oleaje de la vida te dé (como es el caso de esta pareja) hasta tres ocasiones para intentarlo. Por lo tanto, podría decirse que el amor es el hilo conductor de la historia, pero no es la historia en sí misma, porque en ella, también, se suceden otros asuntos que son los que dotan de acción al relato. Porque la vida de Max Costa (ojo a la obviedad que viene) sin duda da para una novela. Para una gran novela, concretamente. Para ésta.

Así es 'El tango de la guardia vieja'. La narración de una vida fascinante, la de Max Costa, en la que confluyen tangos, trazas de gigoló, robos, asesinatos y hasta espionaje. Una historia formidable cuya lectura te cristaliza las retinas, que, cuando cierras el libro, te invita a llorar un poquito. ¿Es usted un sensiblero?, podría preguntarme alguien. O añadir: ¿o es la obra un dramón? Y la respuesta a ambas preguntas es un rotundo “no”. Lo que sucede es que este libro es un viaje a través de la vida y, por ende, a poco que sepas leer entre líneas, te invita a la reflexión. Concretamente a pensar sobre la vida, sobre su sentido, sobre la casualidad y la causalidad, sobre las decisiones que tomamos, o que decidimos no tomar, y sobre los posibles escenarios en los que, en virtud de esas decisiones, o indecisiones, nos hallaremos (si vivimos para contarlo) en un futuro. Todo ello, en el libro, materializado en Max, en un tío, un guaperas con un don para el baile, que vivió -primero a bordo del 'Cap Polonio' y luego en diversos lugares- el sueño que perseguía en vano Jon Voight en 'Cowboy de medianoche' (sé que desbarro, pero qué pedazo de BSO encabezada por la bellísima canción 'Everybody's talkin'' de Nilsson), es decir, vivir de mantenido gracias a mujeres potentadas, pero al que la vida, su transcurrir inexorable, fue haciéndole mella hasta empujarlo a ser algo muy diferente a lo que fuera cuando la virilidad y el atractivo eran sus señas de identidad, hasta convertirlo en un hombre maduro, tranquilo y que, a sus 64 años (tantos años como escaques hay en un tablero de ajedrez, le dice Mecha en Sorrento para seguir engarzando el puzle de las casualidades), se gana la vida como chófer del doctor Hugentobler, un sicoanalista suizo. En alguien que, como cantara Joaquín Sabina en su tema 'Whisky sin soda', “Hoy, ya retirado, sólo robo y mato por necesidad”.

Voy terminando. Y me centraré en un aspecto muy particular de la novela. El ajedrez. De sobras es conocido que a Pérez-Reverte le gusta el ajedrez; de hecho, además de tener amistad con uno de los máximos impulsores de esta disciplina deportiva en España (si no el que más) de los últimos treinta años, Leontxo García, Pérez-Reverte ha escrito, además de la formidable novela 'La tabla de Flandes' (donde el ajedrez tiene un papel protagonista), innumerables artículos sobre este fascinante juego-ciencia del que se considera un entusiasta seguidor. En el caso concreto de 'El tango de la guardia vieja', el ajedrez juega un papel muy importante. Es, concretamente, el eje vertebrador del tercer acto, el culminante, de la obra, en el que Max, con los dorsos de las manos salpicados de manchas que denotan el inexorable paso de los años (corre el año 1966 y Max tiene 64 años, la edad a la que murió Bobby Fischer, aquel genial ajedrecista y campeón del mundo estadounidense al que la locura le ganó su particular partida en vida) ha de afrontar una peligrosa misión que lleva a cabo más por la devoción que todavía profesa a Mecha Inzunza que por ningún otro motivo. Concretamente, tiene que robar a Mijail Sokolov, campeón del mundo de ajedrez que ha acudido a su match con el joven prodigio Jorge Keller rodeado de una cohorte de analistas, psicólogos y hasta peligrosos “observadores” del KGB, el libro de anotaciones del campeón mundial, donde se recogen las partidas, los análisis y los estudios del soviético; material que, en caso de caer en manos de Jorge Keller, sería un gran espaldarazo de cara a afrontar su posterior duelo por el Campeonato del Mundo, que habrá de enfrentarlo de nuevo con el soviético. Con estos ingredientes como telón de fondo, Pérez-Reverte se acerca al universo del ajedrez con el mimo, y con el respeto, que profesa al juego ciencia. Y ello se nota en la documentación, prolija, con la que lo hace. En el uso de términos ajedrecísticos y, sobre todo, en la magistral descripción de los rasgos físicos y psicológicos de los jugadores. Ésos que hacen que servidor, aficionado también al ajedrez, haya disfrutado como un enano de esta parte de la novela, advirtiendo aquí y allá rasgos, gestos, detalles, de unos y otros jugadores de ajedrez de la elite mundial. Como ese zumo de naranja que acompaña a Keller durante las partidas (muy típico del actual campeón del mundo, Magnus Carlsen), el flequillo sobre la frente o la corbata mal abrochada, con un look descuidado como el que gastara Bobby Fischer en su juventud (ex campeón del mundo), los rasgos físicos de Sokolov, que recuerdan al genial ajedrecista Alexei Shirov, la presencia de tics en los jugadores (ese mirarse constantemente las manos de Sokolov que podría extrapolarse a tantas costumbres bizarras de grandísimos jugadores, como el constante jugueteo con las cejas de otro genio de los trebejos como es Vassily Ivanchuk) o incluso los factores políticos que rodean (que en aquella época rodeaban) al ajedrez, como por ejemplo el indeleble apoyo del aparato político soviético a sus jugadores. Porque en 1966, año en el que Pérez-Reverte ha ambientado este duelo ajedrecístico, cabe destacar que en el mundo real se batieron en duelo por el cetro mundial los compatriotas soviéticos Boris Spassky y Tigran Petrosian. Y es que, en aquella época (y antes, y después), en la URSS el ajedrez no era simplemente un juego o un deporte sino una religión. Porque de allí surgió la inmensa mayoría de jugadores de élite y de campeones del mundo que la historia ha dado al ajedrez. Porque el ajedrez siempre tuvo allí un peso, y una trascendencia social, de primer orden. Y porque, provocado por aquel virtuosismo que sus jugadores siempre demostraron, el aparato político siempre se encargó de cuidar y, cómo no, también de proteger, el ajedrez, espejo de sus virtudes y orgullo de toda una nación.

Hablaba del match Spassky-Petrosian. Ganó el segundo, que mantuvo el título hasta 1969, cuando se lo arrebató, esta vez sí, Spassky, quien luego tuvo que doblegarse ante el fenomenal estadounidense Robert James Fischer en 1972, en lo que significó un duelo a muerte ya no solo por la corona del ajedrez mundial sino, también, por dos maneras distintas, antagónicas, de entender la sociedad y la política, y que, como no podía ser de otra manera, fue un match que estuvo rodeado de polémicas, tensiones y muchísimo morbo, sobre todo después de que Bobby Fischer destrozara en el ciclo previo de candidatos a uno de los jugadores más reputados de la Unión Soviética, Mark Taimanov. Sin duda, todo este cóctel de información, de datos y de detalles fascinantes, no fue ajeno a Pérez-Reverte a la hora de documentarse para la novela. De hecho creo firmemente que su Sokolov-Keller fue ideado con muchos de los ingredientes antes expuestos. Un match, por otra parte, magistralmente descrito desde el punto de vista narrativo y que está trufado, además, con la apasionante historia en paralelo de Max, de Mecha, de Karapetian y de Irina.

Podría pegarme horas escribiendo sobre este libro. Horas. Porque es fascinante. Y podría hacerlo como hasta ahora, sin hacer ningún “spoiler”. Tal es su grado de matices, de detalles. Sí, 'El tango de la guardia vieja' es un novelón. Un novelón del mejor Pérez-Reverte, un escritor que no hace mucho transitaba por los 64, como Max, y que hubiera quien pudiera advertir algo de Max en él y viceversa. Yo ahí lo dejo.

Y, ahora sí, termino. Y lo hago como siempre. ¿Hay algo que no me haya gustado de esta obra? Pues sí. Concretamente lo que me sucede con todas las obras de Pérez-Reverte. Que por hache o por be nunca he coincidido con él (puestos a coincidir preferiría hacerlo en un bar con un buen vino de por medio y tiempo por delante para charlar de lo humano y lo divino) y por lo tanto no la tengo firmada. Eso es lo que no me gusta de esta novela. O, más que no gustarme, lo que me jode. Pero bueno, espero que algún día eso se solucione. Ya me las ingeniaré.

Pues ya lo sabéis. Leed 'El tango de la Guardia Vieja'. Disfrutadlo. Vividlo.

Salud y cultura, amigos.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13954
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'El tango de la Guardia Vieja' (noticias y artículos)

Mensaje por Rogorn » Dom Feb 25, 2018 3:16 pm

1#NotasAlMargen: 'Tango de la Guardia Vieja'
arteligencia.wordpress - 22/02/2018

No compramos 'El tango de la Guardia Vieja' después de ver la entrevista que Iñaki Gabilondo le hizo -sobre el libro, también sobre otras cuestiones- a Arturo Pérez-Reverte. Lo serendípico del asunto es que ya teníamos el libro de 2012 en una edición de bolsillo, adquirido hacía tiempo como costumbre de seguimiento de las obras del autor, esperando a ser leído cuando el propio libro o las circunstancias lo reclamaran. Y llegó el momento, y lo leímos.

Tras haber pasado por propuestas posteriores como algún Alatriste, el reposado y documentado relato histórico con intriga de 'Hombres buenos' y el nuevo universo narrativo de espionaje canalla y amoral creado por Reverte en torno a los dos libros de la serie “Falcó”, nos ha producido una reconfortante sensación de retorno a casa el relato de la Guardia Vieja.

No es tanto que las mencionadas y posteriores novelas no sean totalmente perez-revertianas, ni que no tengan el andamiaje narrativo o el estilo algo desencantado o propio de eso que los francotiradores llaman la “visión de los mil metros” (mirar todo desde una cierta distancia para discernirlo con claridad)… al fin y al cabo todas son manufacturas del sello Reverte…. no, no es eso… es más que 'El tango de la Vieja Guardia', conducido por un antihéroe de extracción social marginal, belleza física y exquisitas formas de relación interpersonal adquiridas a lo largo de una vida de fingimiento por supervivencia; interpretada por una mujer icónica, inalcanzable y de una constante indolencia que apenas le hace tocar el mundo, como si lo sobrevolara en un estado atracción-repulsión de permanente contradicción; 'El tango de la Vieja Guardia' es más una profunda historia de amor desplegada como si sólo se divisara el mapa de los surcos que deja en la superficie una relación contada a lo largo de varias décadas de desencuentros. Como si en este libro un Pérez-Reverte con la inteligencia y la lucidez aportadas por la experiencia y por una cierta y muy propia visión desafecta del mundo en construcción o en destrucción, quisiera redactar -muy de pasada, sin hacer ruido, sin que lo parezca- una especie de testamento donde nos legara que contemplar de cerca la defectuosa maldad del ser humano no le ha conducido al cinismo sino a la compasión, a un cierto sentimiento de dolor compartido entreverado de resignación que a veces está asociado al amor de los que saben que la felicidad siempre es desgarradora.

Todos los lectores de Pérez Reverte deberían acudir a 'El tango de la Vieja Guardia' porque a ese Arturo Pérez-Reverte probablemente sólo lo encuentren una vez en su producción literaria, una vez en ese libro.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13954
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'El tango de la Guardia Vieja' (noticias y artículos)

Mensaje por Rogorn » Dom Jul 29, 2018 4:54 pm

Cómic sobre Max Costa publicado en 'XL Semanal' hoy:
http://www.icorso.com/foro/mensaje.php?a=44232&b=24&c=1

Max: de la novela al cómic
Salva Rubio - zendalibros.com - 20/07/2018

Max Costa, el bailarín mundano de la novela de Arturo Pérez-Reverte El tango de la Guardia Vieja, danza de nuevo, esta vez en las páginas de una serie de cómics escrita por Salva Rubio y dibujadas por Rubén del Rincón. En este artículo repasan la génesis de la novela gráfica, de la que pronto se publicará un aventura exclusiva en 'XL Semanal'.

En muchas ficciones, una llamada inesperada cambia el futuro de un personaje para siempre. Y en ocasiones, en la vida eso ocurre de la misma forma.

En mi caso, el móvil sonó una tarde poco antes del verano de 2014. Era Rubén del Rincón, gran tipo, hombre que dice las cosas claras, compañero ideal para una juerga, dibujante experimentado de línea única y elástica, y con nombre resonante en el difícil mercado franco-belga, que me llamaba para proponerme algo. Hay que decir que Rubén y yo llevábamos tiempo queriendo trabajar juntos, pero los compromisos de cada uno, las lejanas ciudades en que vivíamos y la influencia de esa liante llamada Fortuna nos lo estaban poniendo difícil. Sin embargo, la llamada de Rubén era prometedora: comenzó diciéndome que a un amigo escritor le divertía la idea de expandir el universo de una de sus novelas a través del cómic (lo que muchos llaman ahora un “spin-off”, en fin, pregúntenle a un tal Avellaneda) y le quería a él de dibujante. Y Rubén a mí de guionista, a falta de la aprobación de su amigo el escritor. Una hora de conversación se nos fue entre ideas, detalles, comadreos y chistes irreproducibles, entiéndanlo ustedes, en los tiempos de la maldita corrección política, y solo al final, cuando íbamos a colgar, le dije: “Rubén, no me has dicho cómo se llama tu amigo… dime y le busco en internet”. “Ah —dijo él, de la manera más distraída y desenfadada —se llama Arturo Pérez-Reverte”. Y en ese momento, colgó sin decir más. El muy cabrón.

Puede el lector imaginarse mi expresión de estupor y el parpadeo insistente con el que traté de asimilar su propuesta. Por aquel entonces, yo ha había publicado un par de libros, algún ensayo, estaba coguionizando una película… pero tener un material como El tango de la Guardia Vieja para desarrollar (pues esa era la novela en cuestión) eran palabras mayores. El asunto se trató unas semanas después en la Plaza Mayor de Madrid. Allí nos vimos con Arturo y hablamos con largueza de la novela, de su concepción y su larga génesis, de películas de los años 20, de canciones olvidadas y bailes perdidos, de la Argentina canalla, de la Costa Azul en otoño, de qué hace a un hombre merecer ese nombre y por supuesto, de Max.

Max, como saben ustedes, es uno de los golfos más adorables que ha creado la pluma de Arturo. Max, bailarín, espía, ladrón, galán. Max, ese insobornable que se vende al mejor postor. Ese viajero cuyo mapa de carreteras es el convulso siglo XX. Ese que logra colarse en cualquier fiesta de la alta sociedad, de cualquier país, de cualquier familia, solo para darse cuenta de que ha vuelto a llegar tarde. Ese gato sigiloso capaz de descolgarse en smoking de lo alto de un edificio como si no le importara bailar un vals con la muerte. Y que al entrar por la ventana y encontrar a una durmiente y una caja de caudales, sonríe al considerar que esa noche tendrá dos tesoros que abrir. Ese que dejó tirada tres veces al amor de su vida para querer seducir en su lugar a la vida misma, y para verse cada una de esas veces al final enfrentado a esos irresistibles ojos color miel. Max, en fin, ese tipo que tiene un raro, inaudito y valioso talento: el de caer bien a los hombres y gustar a las mujeres.

El bueno de Max había tenido muchas aventuras en su vida, tantas como azares sacudieron al fascinante siglo XX, y estuvo, para su dicha o desgracia, en casi todos los conflictos que dejaron tierra quemada, cuerpos en cunetas, gobiernos caídos y mujeres, como siempre, llevándose la peor parte. Muchas de esas peripecias pueden leerse en la novela original, con detalle y enjundia; otras son narradas de forma más breve y algunas simplemente Max las menciona de pasada, como si no quisiera acordarse, y no le culpamos por ello. Pero Max había vivido mucho más que todo eso, y lo que quería Arturo es que alguien descubriese esas aventuras que había sufrido durante una larga y azarosa existencia y que ese alguien las narrase también, esta vez en imágenes, en palabras, en viñetas, en el noble arte del cómic. La misión estaba clara: no podía ser una simple adaptación de la novela: las aventuras narradas debían ser enteramente nuevas, distintas y diferenciadas de las contadas en las tres etapas de la citada novela.

Para ello, Max pedía poco a cambio; tan solo un negroni y una terraza agradable en la que sentarse a hablar. Arturo, por su parte, nos daba su bendición, libertad total para adaptar al personaje y un acuerdo extremadamente generoso, y solo pedía una cosa a cambio: “que Max fuera Max”. Es decir, que el personaje, de quien ya hablábamos (y no dejaríamos de hacerlo nunca) como alguien vivo, en realidad ya como un viejo amigo, retuviera su esencia, elegancia y personalidad en cualquier brete en que quisiéramos imaginarle. Nos dimos la mano, pues entre caballeros eso es más que suficiente. Rubén y yo partimos a trabajar con no poca responsabilidad y no menos ilusión.

Mi trabajo de guionista comenzó, obviamente, con una relectura en profundidad de El tango de la Guardia Vieja. Max, de quien tanto había aprendido la primera vez, parecía susurrarme mejor sus secretos ahora que la lectura era más calmada y atenta. Obsesivo como soy (para sufrimiento de los que me rodean), mi ya usado ejemplar pronto terminó machacado, subrayado, marcado y anotado con ideas, posibilidades, guiños y frases. Sin embargo, obviamente y por mucho que tuviéramos un tesoro en las manos, el cómic (o el tebeo, o la novela gráfica, no nos pondremos exquisitos) tenía que tener un destino industrial, es decir, ser publicable, y como queríamos darle al proyecto el futuro más brillante posible, las peripecias de Max y las nuestras habrían de pasar por Francia.

Para entender esta voluntad exportadora, hay que aclarar al lector en este punto que si la industria del libro en España es magra, famélica y nos da ocasionalmente clasificaciones nada honrosas dentro de los países de Europa donde menos se lee, ciertamente el mundo del cómic está mucho peor. Resumamos la situación diciendo que mucha gente que disfrutó con lo mejor de Bruguera en su infancia no se molestó después en descubrir obra más adulta al crecer, y para muchas de esas personas (quizá usted mismo) el cómic es algo “para niños”. Sí, hay cómic para niños, claro; y novelas gráficas para adolescentes, y tebeos para adultos, lo mismo que ocurre con el resto de la (permítanme el atrevimiento) literatura.

España, sépase, es junto a Italia y Francia, una de las potencias europeas en cómic. Pero como en otras tantas cosas que hacemos mejor que los demás, el talento de aquí ha de buscar salidas internacionales, donde las ventas son más prometedoras y los anticipos le dejan a uno, al menos, pagar el alquiler los meses en que está trabajando. No entraré (no es el momento ni el lugar) en los particulares, pero entiéndase, en fin, que para poder hacer el trabajo con la debida calma y cuidado era importante que la obra fuese publicada primero en el extranjero. Y los franceses son un público experto, sabihondo, difícil, y saben lo que quieren, a fe. Y por mucho que uno venga representado por un nombre como Pérez-Reverte, eso solo aumenta su exigencia, y necesitan que dibujante, guionista, historia y personajes estén a la altura como obra independiente y de personalidad propia. Así que no lo teníamos fácil en absoluto. Lo que quería decir que había que remangarse y trabajar.

Para vender el proyecto acullá de los Pirineos había que entender lo que querían los galos, cosa no poco difícil como supieron tipos como el viejo Bonaparte, pero en cuanto al formato del cómic (primera decisión a tomar), estaba claro que necesitábamos plantear una serie, no una simple aventura. Malos tiempos, sin embargo, son los presentes para las series abiertas, de final indefinido, y riesgo de abandono de lectores, limitación que nos saltamos a la torera planteando (de momento) tres sagas de dos tomos, lo que allí llaman “arcos autoconclusivos”.

Nuestro trabajo como equipo era doble. Para Rubén empezaba un desafío de los buenos: saber encontrar la imagen de Max, algo que iba mucho más allá de solo dibujarle. Sus lápices y tintas, su mano inquieta, tenían que saber diseñar a un leve bailarín, a un ágil ladrón, a un seductor contenido, a un tipo, en suma, que sabe perfectamente cómo conducirse y moverse en cada momento. Ahora que Rubén no nos escucha, déjenme decirles que Arturo tuvo ojo: conozco a muchos buenos profesionales, pero que me perdonen si digo que Rubén es simplemente el dibujante que más talento tiene para el movimiento, la fluidez, la elasticidad; y casi sin esfuerzo, lo que siempre es marca de talento, su línea se hace móvil, larga, controlada y líquida. Créanlo o no, hace esas maravillas con un vulgar bolígrafo, y esa punta baila sobre el papel como Max lo hace sobre el mármol.

Su labor se dificulta además por tener que ponerle literalmente cara y ojos a un personaje que miles de ustedes conocen, y de alguna forma, encontró lo que todos veíamos en el Max de nuestra imaginación: un mentón potente, barbilla adelantada, nariz dura y con carácter, cejas pobladas, un cabello salvaje, mediterráneo e indomable. Y esa mirada de seguridad, desafío y desenfado que todo varón queremos para nosotros.

Más desafíos: como explicaremos a continuación, en nuestra historia Max es joven, un mozalbete, un galopín que tiene mucho que aprender, y en el que esas características deben verse apenas esbozadas, y Rubén tenía que dosificarlas y entregárselas al personaje, gradualmente, de forma creíble, al pasar de las páginas. Sumemos a ello la ambientación de época, la necesidad de un dramático claroscuro, decenas de tipos populares que pueblan los fondos, personajes secundarios con carácter (ay, la Sevillana), paisajes urbanos y desérticos, planos estáticos y dinámicos, montajes cinematográficos y viñetas a página completa… Casi nada.

Un consejo: una tentación frecuente del lector de cómic es pasar los ojos rápido por viñetas y texto y acabar la historia lo antes posible. No se hagan esa putada. Disfruten viñeta a viñeta, detalle a detalle y línea a línea de Rubén. Me agradecerán después el privilegio.

En cuanto a mi labor, el argumento, ¿qué lugares, qué peripecias, que países iba a conocer Max en cada una de esas aventuras? No nos hagan rajarles toda la historia, ni pronunciar la maldita palabra spoiler. Solo diremos que planteamos tres décadas, tres acontecimientos clave del siglo pasado por los que queríamos ver a nuestro bailarín mundano danzar, dar golpes espectaculares (al fin y al cabo, de algo tiene que vivir), seducir a las más bellas damas y formarse como ser humano, con lo mejor y lo peor que puede dar de sí mismo alguien como Max.

¿De dónde sacar dichos contextos y lugares de forma fiel y ponderada? Mi objetivo personal, pese a que para nada estuviéramos realizando una adaptación, era ser lo más fiel posible a la novela y extraer de ella el material básico, por leve o sutil que fuese. Y nuestro primer arco solo podía ocurrir en uno de los lugares más peligrosos de Europa, donde crecer como un joven solo podía querer decir estar rodeado de crimen, conflicto social, guerra sucia, vicio, drogas, prostitución, golferío, extranjeros desatados e inseguridad política: Barcelona. La de los años 20, no se vayan a pensar.

En la novela se menciona brevemente que tras nacer en Argentina, el malhadado padre de Max, un asturiano “de esos que nacen con la marca de la derrota” volvió cabizbajo de las Américas, y murió dejando varios huérfanos en el Barrio Chino de Barcelona. Max, espabilado como era, además de aprender a bailar se resignó a trabajar de botones. Por lo menos, era el Ritz. Y allí comienza su aprendizaje.

“Ningún comienzo humilde es noble”, dice la novela, y para nosotros era lógico empezar por el principio y jugar con ese Max joven, inexperto, que atisba entre las nieblas de su futuro destinos más allá de cualquier callejuela de la ciudad condal, que intuye que franquear esa frontera, como todas, le exigirá pagar un precio: perder, acaso por primera vez en la vida, todo lo que tiene. La primera de muchas.

Otra frase de la novela, dicha por Max de pasada, como si no quisiera explicar demasiado aquel asunto, nos dio la clave de lo que le sacó de Barcelona: “Creía haber matado a un hombre (…). Luego me enteré de que no había muerto, pero ya no tuvo remedio”. Le dimos nombre a este individuo: Abelard Fontana, a la sazón uno de los mayores mafiosos de la ciudad, dueño del Barrio Chino, y cenizo que tienta al “gatito” Max para que trabaje para su banda. Fontana es un tipo poco de fiar, si saben a lo que nos referimos, y el ingenuo Max no lo tuvo tan claro, pero obviamente hablando desde la barrera sería demasiado fácil culparle.

Fontana nos abrió las puertas, y esperamos que a ustedes: a esa Barcelona fascinante del Chino, el Distrito Quinto, de la Criolla, el Arco del Teatro, el Carrer del Cid y la peor ralea que gente que sabe de lo que habla, como Douglas Fairbanks Jr. consideraron el peor ambiente que habían visto en su vida. Y lo que habrían visto aquellos ojos. En fin, imaginen el placer que fue para nosotros vivir durante meses, entre documentación, libros, fotografías, postales, fichas policiales y notas de prensa de aquella época peligrosa en la que las gentes del siglo XXI seríamos poco menos que un blanco fácil para aquellos rateros.

El caso es que el trato con Fontana sale mal, eso no es ninguna sorpresa a estas alturas, y Max ha de huir de Barcelona a través del único sitio donde no hacían preguntas y cualquiera “a quien la existencia haya decepcionado, que viva sin honor ni esperanza” era bienvenido. La recién formada Legión. El bueno de Max parece tener encima una maldición egipcia, porque si bien logra huir de Barcelona, la bandera en que se alista es destinada a combatir en un lugar conocido con el mal nombre del Rif. Al menos, como si la vida quisiera dar un respiro al muchacho, o prepararle para lo que se le viene encima, Max conoce allí a otro de los personajes citados en la novela, un cabo segundo ruso llamado Boris, su verdadero mentor, guía en la cuestión de lo masculino y muy necesario maestro de armas en ese infierno de moscas, calor, disentería, fugados y criminales. Como nos dice Max, si sobrevivió, si se hizo un caballero, si ciertas puertas y faldas empezaron a abrirse para él, fue gracias al desgraciado Boris. No podemos contar todo lo que vive y sufre Max en África, pero a los lectores de la novela y a los conocedores de la historia les sonará de algo el llamado Desastre de Annual, el camino a Monte Arruit y la valentía de hombres como los que integraban el Regimiento Alcántara. Max, sería absurdo negarlo, sobrevive, pero ahora es un fugitivo acosado, herido, enfermo y que ha perdido —otra vez— lo poco que tenía encima, incluida la esperanza.

No es el único hombre, ni lo será, que en lo peor de su existencia encuentra la salvación, y quizá algo más, en los brazos de una mujer de esas, benditas sean, que recogen hombres rotos como si fueran gatos negros abandonados, solo para descubrir, oh sorpresa, que les han traído mala suerte. Una de esas mujeres se llama Boske, es húngara y marcará forma de vivir, de amar y de bailar de Max como pocas de entre muchas fueron capaces de hacer.

Hemos de advertir al lector, eso sí, que estamos entrando ya en el tomo dos, en el que actualmente trabajamos, y por aquello de la superstición guardaremos silencio. Aunque no nos resistimos a decirles que entre otros escenarios, Max paseará por el París de los años 20, se moverá entre algunos de los más célebres habitantes de la ribera izquierda, conocerá por primera vez su querida Costa Azul (que tanta suerte le trae) y protagonizará uno de los más espectaculares (y secretos) golpes de la historia de Francia y del latrocinio mundial. Ahí queda nuestra apuesta.

Llegamos, pues, al momento en que pasado y presente se conectan. El tomo uno de Max fue publicado por fin hace unas semanas en Francia y a los primeros lectores de allá parece gustarles; esperemos que Max seduzca a muchos más. Eso sí, para el segundo tomo aún habremos de esperar, los franceses y nosotros, aún medio año, a que Rubén termine de hacer su necesariamente lenta magia.

¿Y los lectores españoles, quizá —ojalá— se pregunten? ¿Podrán leer las aventuras de Max en su idioma natal? Nos alegra decir que en las últimas semanas hemos llegado a un acuerdo editorial para que ello sea posible, y si todo va bien (ya saben, los imponderables) el año que viene podrán descubrir sus aventuras en español; se lo contaremos, si los generosos capos de Zenda quieren, por aquí. Y si realmente tienen ganas, una bagatela en primicia: el 29 de julio la revista 'XL Semanal' publicará un cómic inédito, exclusivo y creado para la ocasión, de 10 páginas, como se decía antes, a todo color.

Ojalá que para entonces reconozcan ustedes, como ha sido siempre nuestra intención, a ese golfo adorable que tanto nos ha enseñado a Rubén y a mí: Max Costa. Gracias, por supuesto, a Arturo.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 13954
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'El tango de la Guardia Vieja' (noticias y artículos)

Mensaje por Rogorn » Lun Sep 17, 2018 7:10 pm

‘Max, les années 20’: Bailando en tiempos difíciles
Rogorn Moradan - zendalibros.com - 01/09/2018

Arturo Pérez-Reverte es conocido principalmente por sus novelas y sus artículos dominicales en 'XL Semanal', tras su trabajo periodístico anterior en prensa, televisión y radio, pero desde hace décadas hace incursiones también ocasionalmente en otros campos, como los del cine (venta de derechos aparte, tiene un Goya por el guion de su propia novela 'El maestro de esgrima' y otra nominación por la letra de la canción 'Gitano'), el podcast ('Bienvenido a la vida peligrosa') y también el cómic. En 1986, anterior a toda su producción novelística, escribió el guion de 'Alias “Ruinas”', historia que apareció en 'El Víbora', y varios de sus relatos han sido adaptados a las viñetas, como por ejemplo los dos primeros libros de 'Alatriste' por Joan Mundet, o 'La sombra del águila' por Rubén del Rincón.

Precisamente Del Rincón, que ya colaboró con Pérez-Reverte también en el cómic '¡Viva la Pepa!', publicado en 'XL Semanal' con motivo del bicentenario de la Constitución de 1812, es el dibujante del volumen que nos ocupa hoy, 'Max, les années 20'. Junto a Salva Rubio, responsable del guion, es el autor de esta “precuela” sobre la vida de Max Costa, el protagonista de la novela de Pérez-Reverte 'El tango de la Guardia Vieja'. El álbum de momento está disponible solamente en francés, publicado por Editions du Long Bec, por las razones que el propio Rubio ya nos contó anteriormente en Zenda, pero aparecerá en español en 2019.

Nacido con el siglo XX, hijo de un “migrante” (como lo querrían llamar ahora: mis tíos abuelos, como el padre de Max, serían “emigrantes”) asturiano de múltiples idas y vueltas entre el viejo mundo y el nuevo, sabemos de Max por la novela original que en los años 20 era bailarín mundano en transatlánticos de lujo, en los 30 se buscaba la vida entre varios países europeos por una Europa bélica y violenta, y en los 60, ya con la vejez encima, vive como apacible chófer en la Costa Azul francesa. Rubio y Rubén, como aparecen acreditados en la portada de la obra, nos cuentan sus años anteriores a todo eso. En 1928 Max está disfutando de la oscuridad marina, encaramado a la proa de un crucero durante su rato de descanso, reflexionando que “la noche es pérfida, porque revive los recuerdos”, hasta que una clienta viene a buscarlo, no para hacer pareja en un tango, un fox-trot o un boston, sino para “un baile de otro tipo, para el que usted está, al parecer, también bien dotado”. “Vuestros deseos son órdenes”, responde Max, mientras su mano se dirige al escote de la dama y su boca al cuello. Ciertamente, este es el Max que conocíamos hasta ahora.

Flashback a 1921. Max está de nuevo (o estaba ya de aquella) en la cama de una mujer, de vestido caro, collar de gruesas perlas y larga boquilla para sus cigarrillos. El que siete años después será un seductor bailarín seguro de sí mismo es por ahora un simple botones moreno y largirucho en el hotel Ritz de Barcelona, que con sus atenciones extra a la clientela femenina se saca una paga extra, con la complicidad de su compañero de empleo, Mir, un chaval del Poble Sec. Al tiempo, ambos intentan ocultar sus actividades extracurriculares al severo director del hotel, don Arturo, y a la novieta que el propio Max tiene, la criada Nela, hija de Valentin Fokine, alias “El Francés”, antiguo bailarín que dice haber trabajado con los ballets rusos de Diaguilev en París, y que ahora, tras haber perdido una pierna, es el mentor de Max en un tipo de danza muy diferente. Los sábados por la noche, Max baila en los tugurios del Barrio Chino haciendo pareja con una pasional morenaza apodada “La Sevillana”.

Y estos son los planes de Max y Valentin por ahora: intentar hacerse un nombre entre los locales nocturnos barceloneses, ganándose la vida entreteniendo a los demás. Sin embargo, Ferrán Fontana, “hijo único del más grande mafioso de Barcelona”, tiene otros planes para él. Colocado Max como está en esa posición tan de protagonista revertiano, con acceso tanto a los bajos fondos como a un mundo más pudiente, al que que realidad no pertenece, pero con el que se puede codear, se le presenta la tentación de hacer trabajitos extra, del tipo de ayudar a aligerar a los clientes de una parte de sus posesiones terrenales. De resultas de las decisiones de Max, de cómo vayan los trabajitos y de alguna que otra puñalada trapera de submundo marginal, nuestro joven protagonista acabará yendo a parar a un lugar muy diferente: la legión española en el norte de África, justo en el momento en el que se está fraguando uno de los mayores desastres a los que se habrá de enfrentar en su historia. A pesar de la dureza del nuevo ambiente, Max encuentra un nuevo mentor veterano, mencionado en la novela original, el cabo segundo Boris Dolgoruki-Bragation, de origen polaco, que enseñará a Max a disparar, a poner alto el mentón y a lucir corbata y frac como nadie en los burdeles de Tánger. Después de un tiempo allí, mezcla de fascinante e infernal, llega la hora de volver a Barcelona, con la piel ya no intacta, sin oficio ni beneficio, y con solo la intrigante llegada a su vida de una tal Boske en una fría noche junto al puerto. Continuará todo en la segunda parte, que tras esta primera, llamada 'El silencio tras el tango', se titulará 'Fox-trot sobre una tumba'.

En comparación con el personaje de Pérez-Reverte, el Max de Rubio y Rubén habla en primera persona, ampliando información sobre otros personajes o expresando sus pensamientos cuando la acción le da un respiro. “Noche tras noche, solo podemos recordar, con la esperanza de que un día nuestra memoria olvide”. “¿Por qué soy incapaz de apreciar lo que poseo y que, al decir de todos, es tan difícil de obtener?”. “Pena y dolor: aparentemente, era lo único que tenía que ofrecer a las personas que amaba”. A ratos, la figura de Max alcanza durante el álbum tonos de superhéroe: se encarama a la proa del barco como Di Caprio en 'Titanic', se sube a lo más alto de la Sagrada Familia cual Batman oteando sobre Gotham, y escala a ciegas por las fachadas de los hoteles de Barcelona como un Daredevil o un Fantomas. Sus superpoderes son su agilidad felina y la fluidez de sus movimientos, y con ellos logra sobrevivir en las sombras, conseguir atención femenina y enfrentarse a villanos y malhechores. Sin embargo, Max tampoco es que sea un benefactor altruista a lo Bruce Wayne: la Barcelona de los años 20 aparece retratada como un lugar tan peligroso como Londres, Marsella o Shanghai. Abigarrado, sanguinario y mezcla de culturas, está además amenazado por un momento histórico y político particularmente violento, en medio de atentados anarquistas y policías represores. Max no se mete en nada de esto: “Para mí, eran todos unos hijos de puta”.

Rubio dice de Rubén que “es simplemente el dibujante que más talento tiene para el movimiento, la fluidez, la elasticidad; y casi sin esfuerzo, lo que siempre es marca de talento, su línea se hace móvil, larga, controlada y líquida”. Ese es sin duda el sello de sus viñetas, ayudadas aquí por la moda de la época, que a menudo prefería prendas holgadas, con pantalones anchos, chaquetones, gorras, pañuelos y otras formas de convertir la forma humana original en algo moldeable a base de pliegues y arrugas, como si antes que dibujo hubieran sido esculturas en arcilla. Los rostros son duros y de facciones contundentes. El propio Max es de ceja gruesa, mentón a lo Kirk Douglas y nariz con personalidad.

En definitiva, Max es un añadido muy interesante al canon novelístico de Arturo Pérez-Reverte, que además puede completarse con las once páginas publicadas en el 'XL Semanal' número 1605, publicado el 29 de julio de 2018, en el que los mismos autores nos muestran los peligrosos momentos anteriores a que Max Costa se subiera al transatlántico 'Cap Polonio', donde conocerá a la mujer que marcará su vida posterior, quizá tanto desde la distancia como desde la presencia: Mecha Inzunza.

Responder