'La sombra del águila' (1993)

Comentarios y noticias sobre el resto de los libros de Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Trinidad

Mensaje por Trinidad » Sab Feb 27, 2010 8:51 pm

Siana escribió:Qué bueno Trini :) . Un territorio te lleva a otro.


Y poquito a poco se hace el camino con este libro, con este otro, etc. :wink:

Avatar de Usuario
viveDios
Mensajes: 455
Registrado: Lun Ene 29, 2007 12:00 am
Ubicación: León

Mensaje por viveDios » Mar Mar 06, 2012 11:50 pm

He leído "La Sombra del Àguila" y me ha encantado. Por contar hechos tan terribles con un sentido del humor extraordinario (que no he vuelto a ver en ningún otro título) y también porque describe exactamente como somos los españoles.
Los Iván, alosanfan, le petit cabrón :lol: :lol: desternillante.
"La magia de la vida son los encuentros"
Alberto García-Alix

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14640
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mié Mar 07, 2012 1:06 am

'Cabo Trafalgar' es del mismo palo.

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Mié Mar 07, 2012 1:13 am

viveDios escribió:He leído "La Sombra del Àguila" y me ha encantado. Por contar hechos tan terribles con un sentido del humor extraordinario (que no he vuelto a ver en ningún otro título) y también porque describe exactamente como somos los españoles.
Los Iván, alosanfan, le petit cabrón :lol: :lol: desternillante.

Es una genialidad de principio a fin :)

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Mié Mar 07, 2012 9:37 am

Rogorn escribió:'Cabo Trafalgar' es del mismo palo.


Pues tengo que hacerme con él, que ese no lo he leído. :oops:
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
Ginebrino
Mensajes: 2257
Registrado: Sab Nov 26, 2011 12:00 am
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Mensaje por Ginebrino » Mié Mar 07, 2012 10:01 am

viveDios escribió:He leído "La Sombra del Àguila" y me ha encantado. Por contar hechos tan terribles con un sentido del humor extraordinario (que no he vuelto a ver en ningún otro título) y también porque describe exactamente como somos los españoles.
Los Iván, alosanfan, le petit cabrón :lol: :lol: desternillante.


Me lo pille en la cuesta Moyano (antes del articulo de Reverte) por 3 Euros.

Y lo ley con 16 (justo despues de la Tabla de Flandes) y dire que lo compre simplemente por que me parecio genial. Aun espero que me de la vena por lo Napoleonico para meterle el tiento otra vez :wink:

Lo aconsejo a cualquier edad.

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Mié Mar 07, 2012 10:48 am

A mí personalmente me gustan más los 'breves'. No sé por qué. Siempre me han gustado más los cuentos que las novelas (así en general) y me parece que AP-R sería (es) mejor cuentista que novelista.
Me parecen como un buen helado de cucurucho. Los artículos un helado de allioli (existe, no es coña), servido en cucharita, breve pero intenso (de verdad, no como las mierda de los magnum). Y las novelas como un banana split: sin pasarse de nata, el plátano (no banana, por favor) tiene que estar madurito... demasiados ingredientes, demasiado riesgo.
Los 'split' que me gustan más son El maestro de esgrima y La reina del sur, y El asedio por la mezcla tan acertada.




A los pocos días de meterme en el foro, alguien me dijo que siempre terminábamos hablando de comida...
:wink: :D [/i]

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Mié Mar 07, 2012 12:00 pm

grognard escribió:A los pocos días de meterme en el foro, alguien me dijo que siempre terminábamos hablando de comida...


Y ¿a que no te mentimos? :lol: :lol: :lol:
"Aprecio a esos cabrones" APR

Adeletheresa61
Mensajes: 1492
Registrado: Mar May 03, 2011 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por Adeletheresa61 » Jue Mar 08, 2012 12:38 am

remolina escribió:
grognard escribió:A los pocos días de meterme en el foro, alguien me dijo que siempre terminábamos hablando de comida...


Y ¿a que no te mentimos? :lol: :lol: :lol:


Después de leer a Grognard tengo la sensación que estoy sumergida en un mar de helado. :roll: A mi me gusta el 'tutti frutti' un poco de todo, ó en mi caso, bastante de todo. Me encantan sus novelas, los breves y sus patentes (algunas más que otras) y Alatristes. El Maestro de Esgrima desde luego, El Club Dumás también y uno como un plato agridulce acabando con el 'agri', El Húsar. Si tuviera que elegir una, sería El Pintor de Batallas. Plato de excelencia.

Avatar de Usuario
Ginebrino
Mensajes: 2257
Registrado: Sab Nov 26, 2011 12:00 am
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Mensaje por Ginebrino » Jue Mar 08, 2012 8:02 am

Totalemente de acuerdo con adele.
Es que va por rachas. A mi ultimamente me esta costando la vida leerme un libro largo, solo me van articulos en revistas o relatos cortos (Lovecraft en su mayoria) pero dentro de unos meses tendre ganas de un libro grande. :D

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Jue Mar 08, 2012 9:27 am

¿Un libro grande o un gran libro?

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Jue Mar 08, 2012 9:34 am

grognard escribió:¿Un libro grande o un gran libro?


Que no siempre es lo mismo, ni mucho menos. :lol:
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
Ginebrino
Mensajes: 2257
Registrado: Sab Nov 26, 2011 12:00 am
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Mensaje por Ginebrino » Jue Mar 08, 2012 9:59 am

Si no me lo he leido solo puedo juzgar un libro por sus pastas :wink:

Avatar de Usuario
endeavour
Mensajes: 946
Registrado: Jue Ene 21, 2010 12:00 am
Ubicación: Valencia

Mensaje por endeavour » Mié Mar 21, 2012 12:59 am

Jeje, qué pequeño gran libro La sombra del Águila.

Lo que me extraña, quizá porque como conozco toda su obra, es su poca aceptación y sus críticas tanto en esta como en Cabo Trafalgar. He leído críticas en las que no entienden que estén escritas con ese lenguaje.

Imagino que son personas que buscaban novela histórica clásica. Yo la verdad ni me lo planteé ni me extrañó que estuvieran escritas como lo están. Quizá porque conozco su obra o porque me da igual lo que escriba que todo lo leo.

Ni que decir tiene que ambas me gustaron de principio a fin. Pero recuerdo con mucho cariño La sombra del águila. Que panzá de reir me pegué en algún fragmento, jeje. De vez en cuando y como te lleva poco, la releo. Al igual que Territorio Comanche.

un saludo.

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Mié Mar 21, 2012 8:48 am

La sombra del Águila es de lo mejorcito. Yo es que me parto con ella. :lol: :lol:
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14640
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue May 03, 2012 9:58 pm

El León bajo la sombra del Águila
Andrés Mir - spanish.ruvr.ru (Radio La Voz de Rusia) - 03/05/2012

A confirmarnos una vez más que la historia es una ciencia por momentos incierta y totalmente relativa, viene 'La sombra del Águila', novela de Arturo Pérez-Reverte, cuya relectura en vísperas del bicentenario de la Guerra Patria de 1812 y la batalla de Borodinó, permite una mirada otra a la contienda, polémica, cuestionadora, y permeada de una especie anónima de heroísmo, el heroísmo de quienes carecen de otras alternativas que las básicas: sobrevivir o morir.

Como toda novela histórica, no se limita a exponer hechos, sino a cavar hondo, y por momentos hasta socavar la historia oficial, como lo han hecho maestros de género tales como el cubano Alejo Carpentier, como lo hacen escritores contemporáneos como el puertorriqueño Luis López Nieves.

Todo parte de un sinsentido: el batallón 326 de Infantería de Línea de las huestes de Napoleón, compuesto por “voluntarios” españoles, rebeldes, indisciplinados, que nada esperan de una guerra que lo les pertenece, se lanzan de cabeza contra las balas rusas en las cercanías de Sbodonovo, y el Petit Caporal, el Pequeño Cabo en persona, se maravilla con el supuesto coraje de estos soldados, mientras los observa con su catalejo desde la segura colina donde se halla su puesto de mando.

La naturaleza incierta de tal descabellado acto se torna un misterio tanto para Napoleón, quien no da crédito a sus ojos, como para tanto historiador avezado que revisa los documentos y crónicas de la época. Sin embargo, la carga de los soldados españoles no es “contra”, sino “de”. Se trata de un anónimo intento de deserción masiva de las tropas del francés que los tiene cautivos tras conquistar España y obligar a abdicar a Fernando VII a favor de José Bonaparte.

Parecería que gloria y deserción son incompatibles. Pero ya lo decía al principio: la historia es una disciplina que nos ofrece sorpresas, sobre todo cuando cae en manos de un escritor, y la echa a volar. Por otro lado, la gloria no es unívoca: uno va aprendiendo con los años que la verdadera gloria se lleva por dentro; la falsa suele exhibirse sobre uniformes lustrados. Es así que Pérez Reverte nos relata un suceso a contrapelo de la historia oficial, que intenta mostrar con pertinaz ceguera el paradójico heroísmo de un batallón español que combate bajo bandera francesa, la misma que avanzó en dirección suroeste por la península ibérica, dedicándose al robo y al pillaje, quemando sus hogares, masacrando a sus hermanos, tomando prisioneros, en medio de una resistencia verdaderamente heroica. Se trata de un meditado y coherente acto de rebeldía, llevado hasta sus últimas consecuencias con la desesperación de quien se siente atrapado por las circunstancias.

Ello se nota, a lo largo de estas páginas, en muchos sentidos. Quizás el más evidente sea la actitud de callado, prácticamente sumergido desprecio de los españoles por los altos mandos franceses. Más allá del apelativo Le Petit Cabrón, y todos los demás con los que tanto el narrador omnisciente como los propios personajes de la trama definen a Napoleón, esta actitud se hace notoria en el profundo abismo que separa a españoles y franceses, aunque supuestamente combatan del mismo lado de la trinchera. El relato de los sucesivos intentos de deserción e insubordinaciones, castigados por los altos mandos con ejemplarizante crueldad, es matizado con una particular visión, que juega con extremos tan distantes como la sutil ironía y la cruda maledicencia, en una mezcla de cañonazos y metal de sable, donde resulta difícil discernir qué gritan los soldados, si “Viva España” o “Vámonos para España”.

Contrasta la actitud de los personajes, ya sea la del capitán García, el sargento Ortega, o Muñoz, o el tamborilero Luisillo, o Pedro el cordobés y su guitarra, cuando se refieren a sus supuestos enemigos, los rusos, quienes les castigan, enardecidos por el sentimiento que nace de la defensa de su país y su hogar. Es una mirada desde el otro lado de la trinchera, pero no hay odio en ella: quizás sólo una mirada objetiva, casi impasible, a pesar de que entre ellos media el acero y la pólvora. Se trata de una especie de respeto que no muestra su rostro ni se nombra, pero cuyo aliento firme lo delata. Es un respeto lúcido, que no merma ni cuando la tropa española, notablemente diezmada, trata de salvar sus últimos efectivos en medio de una retirada literalmente sangrienta. Los españoles comprenden la furia de los rusos: es la misma que los obliga a pertenecer con vida e intentar con pertinaz perseverancia el retorno a España.

Las guerras sólo despiertan la crueldad. La historia, aún desde lo incierto de su ejercicio, debería ser nuestro mejor maestro. Y de la mano de la literatura, un maestro insuperable. 'La sombra del Águila' es de esas novelas que deberíamos releer más a menudo, y especialmente en vísperas del bicentenario de la contienda que relata, pues sus conflictos trascienden hasta nuestros días con siniestra perseverancia y actualidad. Y deberíamos acabar de aprender la lección, de una maldita vez.

Avatar de Usuario
Violette
Mensajes: 212
Registrado: Mié Abr 27, 2011 11:00 pm
Ubicación: Aquí, allí... depende del día y de la hora...

Mensaje por Violette » Dom May 06, 2012 7:06 am

Ginebrino escribió:Totalemente de acuerdo con adele.
Es que va por rachas. A mi ultimamente me esta costando la vida leerme un libro largo, solo me van articulos en revistas o relatos cortos (Lovecraft en su mayoria) pero dentro de unos meses tendre ganas de un libro grande. :D


ME pasa como a ´ti Ginebrino, que hacerme ahora con un libro de más de cien páginas es eternizarme. Por eso de Reverte decidí leerme "los barcos se pierden en tierra", aunque reconozco que, en algunos momentos, se me hace demasiado corto. Habría que proponerle a Don Arturo que haga alguna serie de cuentos que se recopilen en un solo tomo. La invasión napoleónica, que tanto le gusta, da para mucho.
¿Para qué sirve un libro sin imágenes ni diálogos?

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14640
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom May 06, 2012 10:21 am


Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mar May 08, 2012 3:13 pm

Rogorn escribió:El León bajo la sombra del Águila
Andrés Mir - spanish.ruvr.ru (Radio La Voz de Rusia) - 03/05/2012

A confirmarnos una vez más que la historia es una ciencia por momentos incierta y totalmente relativa, viene 'La sombra del Águila', novela de Arturo Pérez-Reverte, cuya relectura en vísperas del bicentenario de la Guerra Patria de 1812 y la batalla de Borodinó, permite una mirada otra a la contienda, polémica, cuestionadora, y permeada de una especie anónima de heroísmo, el heroísmo de quienes carecen de otras alternativas que las básicas: sobrevivir o morir.



Gracias Ro!
OS dejo esta:


Acierto y estafa emocional

Habría sido un gesto de grandeza histórica de la Presidenta asumir que ella y su marido fueron, en la década de 1990, fervorosos impulsores de la privatización y extranjerización de YPF. Claudio Fantini.

28/04/2012 00:01 | Claudio Fantini (Politólogo y periodista)

La sombra del águila relata la batalla de Sbodonovo tal como la veía Napoleón con su catalejo. Arturo Pérez-Reverte describe en su novela el desbande francés ante la aguerrida defensa de la ciudad rusa, y el error de percepción que tuvo Bonaparte en la colina donde se encontraba.

Desde ese punto de observación, el Batallón 326 de infantería, integrado por prisioneros españoles, parecía avanzar a paso redoblado contra los soldados del zar. Emocionado ante tanto “coraje”, Napoleón mandó apoyo a ese puñado de “valientes”. Ciertamente, avanzaban hacia las líneas enemigas, pero estaban desertando. Eso hicieron los pocos que llegaron vivos al punto donde pudieron sacar banderas blancas y entregarse.

En la Argentina siempre hay dos colinas para observar sus recurrentes batallas. Como en Sbodonovo, los catalejos muestran la realidad de manera tan parcial, que pueden conducir al equívoco de Napoleón. Creemos ver algo, pero la lente enfoca la escena de manera tan sesgada, que lo que de verdad acontece puede ser al revés de lo que percibimos.


Dos miradas. El caso YPF lo confirma. El país mira la realidad desde puntos de observación contrapuestos y a través de catalejos que obnubilan. La visión hipercrítica no ve las numerosas manchas de la mediocre gestión Repsol. Tampoco ve una historia con muchos empresarios acostumbrados a imponer el interés propio a gobiernos genuflexos.

Los que miran por el monóculo hipercrítico, al divulgar lo observado, agigantan los riesgos que para la Argentina tiene la expropiación. Además, parecen desear que España logre asestar golpes devastadores al país. El fracaso propio en la pulseada contra el Gobierno nacional los convierte en simpatizantes del contrincante que sea, siempre y cuando tenga alguna posibilidad de debilitar el poder kirchnerista.

Los legisladores opositores llevan tiempo cuestionando una política energética que, sin dudas, colaboró al descalabro de YPF. Pero los que apoyaron críticamente al Gobierno, hablaron como si hubieran presentado proyectos de expropiación cuando, en realidad, no habían presentado nada.

No es más esclarecedora la mirada desde la colina híper-oficialista. El catalejo kirchnerista oculta el silencio ante preguntas inquietantes. ¿Por qué no expropiaron también las acciones de Eskenazi? ¿Por qué, si Sebastián Esquenazi, a quien Cristina Fernández elogiaba hasta hace poco, fue quien condujo la empresa en los últimos años, o sea en el período del gran desfalco que denuncia el gobierno? ¿Por qué la Presidenta critica ahora lo que elogiaba hasta hace poco? ¿Cuáles son los datos ciertos sobre YPF? ¿Los que poblaban sus discursos cuando describía un éxito sin precedentes, o los que el gobierno derrama ahora para describir una “estafa” en gran escala? ¿Por qué el director que el Gobierno tenía en YPF aprobaba, sin objeciones, la desinversión y el vaciamiento que ahora se denuncian?

Sin explicaciones. Curiosamente, la Presidenta argentina tuvo en estos días algo en común con el rey de España: la ausencia de un pedido de disculpa.

En rigor, Juan Carlos I pidió perdón por su desagradable safari en 
el desierto de Kalahari, mientras su país sufre una crisis que lo empobrece. Pero fue un perdón poco creíble. ¿Se habría disculpado 
si España no se enteraba de ese instinto tan poco noble que financia desde arcas exhaustas?

España se enteró por la quebradura de cadera que sufrió. Y si el nieto de Alfonso XIII pidió perdón es porque sabe que, sometidos a un ajuste tan feroz como el gusto por ultimar paquidermos, los españoles podrían olvidar todo su aporte a la democracia, descubrir el lado absurdo de las monarquías y hasta encontrar ridículo el largo nombre que porta el rey: Juan Carlos Alfonso Víctor María de Borbón y Borbón Dos Sicilias.

De este lado del Atlántico, la disculpa que Cristina quedó debiendo habría restado vigor a la epopeya que describe aparatosamente la propaganda oficialista, pero hubiera dado credibilidad al gobierno en cuestiones clave, como la política energética.

Debilita esa necesaria credibilidad, que señale la falta de experiencia de Repsol en materia de hidrocarburos, la misma fuerza política que, desde las provincias, convirtió en petroleros a empresarios amigos del kirchnerismo como el zar del juego Cristóbal López, el ex banquero Raúl Moneta, el ex presidente de Racing Daniel Lalín y el tándem multimediático Vila-Manzano.

Habría sido un gesto de grandeza histórica asumir que ella y su marido fueron, en la década de 1990, fervorosos impulsores de la privatización y extranjerización de YPF. También pedir disculpas por haber organizado (Néstor Kirchner lo hizo) el acceso de Eskenazi al 25 por ciento del paquete accionario, mediante un turbio esquema que agravó la desinversión y el vaciamiento de la empresa.

Explicar por qué la presencia del gobierno en el directorio convalidó la fuga masiva de ganancias que debían destinarse a la exploración geológica, hubiera sido muy importante. Con los Kirchner incluidos, el peronismo bloqueó hace casi tres décadas la iniciativa de Rodolfo Terragno que proponía, para las empresas estratégicas, la privatización del 40 por ciento, dando el 9 por ciento a los empleados y dejando el 51 por ciento al Estado.

Ahora se festeja algo bastante parecido a lo que entonces se saboteó. Habría que explicar tanto periplo desventurado para, finalmente, desembarcar tan cerca de lo que antes se demolió con el mismo fervor patriótico.

Esas explicaciones y disculpas que la Presidenta quedó debiendo, hubieran acercado las dos colinas desde donde las miradas resultan tan parciales como lo que veía Napoleón en la batalla de Sbodonovo.

http://www.lavoz.com.ar/opinion/acierto ... -emocional
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Violette
Mensajes: 212
Registrado: Mié Abr 27, 2011 11:00 pm
Ubicación: Aquí, allí... depende del día y de la hora...

Mensaje por Violette » Mié May 09, 2012 1:51 pm

Rogorn escribió:Ya lo hay: 'Obra breve'

http://www.perezreverte.com/libro/50/obra-breve/


Anda!! Muchas gracias Rogorn! este no lo había visto.. ¿como es posible?
¿Para qué sirve un libro sin imágenes ni diálogos?

Responder