'La tabla de Flandes' (1990)

Comentarios y noticias sobre el resto de los libros de Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Mié Ago 01, 2012 12:36 am

Pues teníais razón. Sí. Voy por cachos pero me cuesta acabar de verla 8O

(y esos estornudos de la moza Cate? :lol: es la que mejor lo hace, de largo )

Avatar de Usuario
nexus6
Mensajes: 6532
Registrado: Mar Sep 30, 2008 11:00 pm

Mensaje por nexus6 » Mié Ago 01, 2012 11:03 am

Advertida estabas. :wink:
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.Es hora de morir

Avatar de Usuario
Victoria
Mensajes: 1305
Registrado: Jue Mar 01, 2012 12:00 am
Ubicación: Por tierras de España.

Mensaje por Victoria » Mié Ago 01, 2012 11:49 pm

Siana escribió:Pues teníais razón. Sí. Voy por cachos pero me cuesta acabar de verla 8O

(y esos estornudos de la moza Cate? :lol: es la que mejor lo hace, de largo )


Es la única que se salva, lo único aprovechable de toda la cinta. :roll:
La única salvación de los vencidos es no esperar salvación alguna.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue Ago 30, 2012 8:33 am

Os dejo una serie de artículos del Instituto Cervantes sobre el ajedrez en la literatura:
http://cvc.cervantes.es/el_rinconete/bu ... sultados=2

El Rey Sabio, Cantar del Mio Cid, etc. Seguro que lo disfrutais
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Vie May 10, 2013 12:40 pm

http://thebook-keeper.blogspot.com.es/2 ... perez.html

La Tabla de Flandes de Arturo Pérez-Reverte


Una restauradora de arte encuentra una inscripción oculta, en forma de partida de ajedrez, en el lienzo de un pintor flamenco del siglo XV. El hallazgo provoca que una singular galería de personajes emprenda una turbulenta aventura para desvelar el misterio. Pero no se trata de un enigma cualquiera: tal vez constituya la clave de un secreto que pudo haber cambiado la historia de Europa. Los movimientos del ajedrez marcarán, paso a paso, el éxito o el fracaso de una pesquisa siempre acechada por un diabólico juego de trampas.
Ficha técnica:
Debolsillo
ISBN: 978-8484502623
416 págs
7,95



Después de estar unos días ausente os traigo la reseña de La Tabla de Flandes, me apetecía mucho leer de nuevo algo de Pérez-Reverte. Hace unos años leí El Club Dumas y La Carta Esférica, y me parecieron geniales.

En rasgos generales esta novela me ha gustado, la historia que se narra es fascinante, y no solo lo que se puede conocer un cuadro de hace más de cinco siglos, sino también de lo que se saca una partida de ajedrez. A esto hay que sumarle una excelente narración, bien escrita y detallada, donde se ha entremezclado el juego del ajedrez, la historia del cuadro y la vida de los protagonistas.
Es admiración el gran trabajo de documentación realizado por el autor, ya no sólo por la historia de los personajes de la pintura y el autor, sino también los sucesos relacionados en la época en la que se pintó. Desconozco si Pérez-Reverte conoce como se juega al ajedrez o si es jugador habitual, pero es realmente trabajoso desarrollar la trama como si una partida de este juego se tratase.

Por otro lado, te engancha desde el principio pero he encontrado muchos partes algo pesadas y demasiado largas para mi gusto. Las reflexiones de la protagonista y los viajes al pasado, que son muy pocos, parecen escritos forzosamente y difíciles de distinguir entre lo que esta sucediendo y lo pasado. Aunque no quiero desvelar nada del libro, hay una pregunta inquietante que los protagonistas no se han hecho durante toda la historia o que el propio autor ha querido omitir, y es esta ¿los protagonistas cuando realizaban una jugada como se enteraba el asesino? Lo que me hace pensar en la fácil solución para descubrirlo, esto claro desde mi punto de vista.

Desde luego es un libro que recomiendo este libro, me parece que es interesante e intrigante, un buenísimo trabajo de documentación, sin embargo lo que me ha decepcionado ese detalle que he mencionado antes, y que, si habéis leído el Ocho de Katherine Neville, no digo que sea igual, hay cierta similitud en que las fichas son personas de carne y hueso
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Courlitz
Mensajes: 152
Registrado: Jue Ene 31, 2008 12:00 am

Mensaje por Courlitz » Vie May 10, 2013 11:06 pm

[quote="Ada"] Desconozco si Pérez-Reverte conoce como se juega al ajedrez o si es jugador habitual, pero es realmente trabajoso desarrollar la trama como si una partida de este juego se tratase.
...
Aunque no quiero desvelar nada del libro, hay una pregunta inquietante que los protagonistas no se han hecho durante toda la historia o que el propio autor ha querido omitir, y es esta ¿los protagonistas cuando realizaban una jugada como se enteraba el asesino? Lo que me hace pensar en la fácil solución para descubrirlo, esto claro desde mi punto de vista.

...[quote]

Creo haber leído en alguna entravista o patente la afición de Arturo por el ajedrez. Incluso creo recordar que le venía de su abuelo paterno. De todos modos, sí se ha manifestado más recientemente al respecto en sus dominicales twitteos cuando, respondiendo a algún seguidor, dijo jugar de vez en cuando contra Fritz, un programa informático del juego.

En cuanto a la segunda cuestión que planteas, no sabría como explicar el asunto sin dejar pistas. Digamos que el juego del ajedrez es una cadena de respuestas. Cada jugada es una respuesta y una pregunta a un mismo tiempo, y cuando se llega a cierto nivel, son casi siempre predecibles. Por encima de ese nivel y de ese casi se encuentran los genios. Además no debes olvidar que estaban jugarndo la misma partida.
(Si no recuerdo mal,por supuesto. Leí LTdF hace más de de diez años. O más.)

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Vie May 17, 2013 9:30 am

Courlitz escribió:
Ada escribió: Desconozco si Pérez-Reverte conoce como se juega al ajedrez o si es jugador habitual, pero es realmente trabajoso desarrollar la trama como si una partida de este juego se tratase.
...
Aunque no quiero desvelar nada del libro, hay una pregunta inquietante que los protagonistas no se han hecho durante toda la historia o que el propio autor ha querido omitir, y es esta ¿los protagonistas cuando realizaban una jugada como se enteraba el asesino? Lo que me hace pensar en la fácil solución para descubrirlo, esto claro desde mi punto de vista.

...


Creo haber leído en alguna entravista o patente la afición de Arturo por el ajedrez. Incluso creo recordar que le venía de su abuelo paterno. De todos modos, sí se ha manifestado más recientemente al respecto en sus dominicales twitteos cuando, respondiendo a algún seguidor, dijo jugar de vez en cuando contra Fritz, un programa informático del juego.

En cuanto a la segunda cuestión que planteas, no sabría como explicar el asunto sin dejar pistas. Digamos que el juego del ajedrez es una cadena de respuestas. Cada jugada es una respuesta y una pregunta a un mismo tiempo, y cuando se llega a cierto nivel, son casi siempre predecibles. Por encima de ese nivel y de ese casi se encuentran los genios. Además no debes olvidar que estaban jugarndo la misma partida.
(Si no recuerdo mal,por supuesto. Leí LTdF hace más de de diez años. O más.)

No planteo yo la cuestión, lo hace la persona responsable del blog
Gracias
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Courlitz
Mensajes: 152
Registrado: Jue Ene 31, 2008 12:00 am

Mensaje por Courlitz » Sab May 18, 2013 5:33 am

La verdad es que me extrañaba fuera tuyo.

No me di cuenta.
Lo siento.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Sab May 18, 2013 11:51 am

Jajajaja don't worry! Cuando opino sobre libros de Arturo lo suelo hacer con mucha mas exaltación
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14720
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar May 28, 2013 7:04 pm

Pérez-Reverte también se mete a la intriga
Bibiano Moreno Montes de Oca - sdpnoticias.com - 28/05/2013

Antes del éxito literario y mediático que fue la novela 'El código Da Vinci', cuya premisa de su autor Dan Brown fue el misterio oculto en la célebre pintura del artista italiano del Renacimiento, el novelista Arturo Pérez-Reverte incursionó en el tema con una historia no menos intensa y apasionante que gira alrededor de una pintura del flamenco Pieter Van Huys denominada 'La partida de ajedrez'. Si bien la temática de Dan Brown vino a revolucionar las historias de conspiraciones, sociedades secretas, mensajes crípticos y asesinos de la alta escuela, su más célebre y polémica novela apenas data del 2003; en cambio, el español Pérez-Reverte lanzó en 1990 para el mundo de habla hispana 'La tabla de Flandes': diez años después de que Umberto Eco irrumpiera con 'El nombre de la rosa'. Así, la novela de Pérez-Reverte queda en medio de los grandes autores de la conspiración: Umberto Eco y Dan Brown, una posición realmente envidiable. Y el español no queda mal parado entre el italiano y el norteamericano, pues sabe sacar buen provecho de una pintura no tan conocida como lo es 'La partida de ajedrez', pero cuyo misterio encerrado es desvelado lentamente por la protagonista conforme corre la historia y comienzan los asesinatos.

El autor (Pieter Van Huys) y la pintura ('La partida de ajedrez') que inspira a Pérez-Reverte para desarrollar su historia son reales, pero en la medida en la que se adentra el lector en la trama ya no importa tanto si lo son o no.

:?: :roll: :?

De lo que no cabe ninguna duda es de la precisión con la que el artista realizó una obra maestra de la pintura en 1471, donde precisamente dos personajes juegan una partida de ajedrez, en tanto que un tercero se observa más al fondo, aparentemente sin participación alguna. De acuerdo con los informes recabados por la restauradora de arte y protagonista de la novela, los dos personajes que juegan ajedrez son Fernando Altenhoffen, duque de Ostenburgo, y el caballero Roger de Arras. Al fondo, sin dar importancia al duelo de los dos hombres, se encuentra Beatriz de Borgoña, esposa del primero. Esa pintura se llama 'La partida de ajedrez' y encierra un misterio que se resuelve más de 500 años después. Sin embargo, lo de menos es resolver un asesinato ocurrido en la época del Renacimiento, sino la serie de asesinatos que se desencadena a partir del momento en que la protagonista de la novela de Pérez-Reverte conoce el mensaje oculto que contiene la pintura (si bien la primera edición data de 1990, la historia tiene lugar en la década de los 80, cuando el sida adquiere una dimensión mundial como enfermedad peligrosamente transmisible por medio de las relaciones sexuales).

Al autor de estas líneas le llamó la atención el hecho de que la partida de ajedrez que se observa en la pintura del mismo nombre es vista a través de un espejo, por lo que las jugadas están al revés de como las hicieron los personajes. Por el nombre, la novela pudiera considerarse como sólo apropiada para los que practican ese juego; sin embargo, no es así. De hecho, es probable que les resulte más atractiva a los que practican el ajedrez, pero lo mismo logra impactar a los que no han profundizado en lo que está reputado como el juego-ciencia.

Para hacer más interesante la trama de la novela 'La tabla de Flandes', se sabe que Beatriz de Borgoña, esposa de Fernando Altenhoffen, es la amante del caballero Roger de Arras. El caballero, empero, había muerto dos años antes de que viera la luz 'La partida de ajedrez'. ¿Qué razón podría tener el artista Van Huys para retratar en un cuadro, en plena partida de ajedrez con el hombre al que él y la mujer lo engañaban, si ya había muerto poco antes? Ese mensaje es el que queda oculto en la pintura y es el que descubre la restauradora cinco siglos más tarde. Pero si bien ese misterio es interesante, lo es más el que se desata a fines del siglo XX, donde tienen mucho que ver la ambición, la codicia y la maldad que provoca dos asesinatos, uno de ellos cometido con una brutalidad inusitada en contra de la propietaria de una galería de la ciudad de Madrid. Es más, la historia tiene lugar completamente en la capital española, entre museos, galerías, barrios y bares madrileños, lo que resulta un atractivo adicional para los lectores de la novela.

A Pérez-Reverte le gusta hablar en sus novelas de las obras de otros autores, ya sea en la literatura, en las artes plásticas o en la música clásica. Así, por ejemplo, en 'El club Dumas' desarrolla todo tipo de teorías sobre la obra del autor de 'Los tres mosqueteros' y de 'El conde de Montecristo', pero es obvio que no es el único, si bien sí resulta el principal hasta por el título. Por cierto, en base a parte de la historia, el director Roman Polanski se inspiró para realizar la deslumbrante cinta 'La novena puerta', con un Johnny Depp magistral, como siempre. Pues bien, en 'La tabla de Flandes' no se queda atrás el autor para informarnos sobre algunos trucos del gran músico Juan Sebastián Bach (infaltable en toda sociedad secreta que se precie de serlo en el pasado y en el presente), de pintores (el propio Pieter Van Huys) y de algunos colegas suyos, algo que es de agradecer, pues se trata de opiniones honestas, algo que está muy escaso hoy en día.

Lo único criticable es que Pérez-Reverte, pudiendo seguir explotando temas tan apasionantes como son los misterios legados por personajes del pasado, haya optado por realizar una saga sobre el capitán Alatriste, un marino de la época de los piratas 8O Whatthef :evil: :lol: , asunto abordado con mayor fortuna por otros autores.

Avatar de Usuario
koora_linax
Mensajes: 3032
Registrado: Sab Sep 02, 2006 11:00 pm
Ubicación: Córdoba

Mensaje por koora_linax » Mié May 29, 2013 6:17 am

El Sr. Bibiano anda algo perdido y despistado :lol: Debería antes pasarse por el foro de El Capitan-Alatriste :wink:
"Al final lo que está en juego es como vivir con el desorden". Arturo P-R

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6240
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Mié May 29, 2013 9:30 pm

Rogorn escribió:Lo único criticable es que Pérez-Reverte, pudiendo seguir explotando temas tan apasionantes como son los misterios legados por personajes del pasado, haya optado por realizar una saga sobre el capitán Alatriste, un marino de la época de los piratas 8O Whatthef :evil: :lol: , asunto abordado con mayor fortuna por otros autores.


:lol: :lol: :lol: :lol: :lol: :lol: :lol: :lol: :lol: :lol: :lol:

Marino de Caballería de Marina, exactamente :lol: :lol: :lol: :lol:
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Vie Jun 07, 2013 12:24 pm

Entrevista a Leontxo García en El País (promoción de su libro):

Muy buenas tardes. ¿Qué novelas han sabido transmitir la magia del ajedrez? Muchas gracias de antemano. Slds

Ufff! ¡Hay tantas! Me gustó La Tabla de Flandes, de Arturo Pérez Reverte, y Cadenas Magianres de Rafael Pulido. Por supuesto, una gran novela desde el punto de vista literario es "Novela de Ajedrez, de Zwaig, aunque los personajes son muy exagerados desde el punto de vista del ajedrez.

http://www.elpais.com/edigitales/entrev ... ntro=10096
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue Jun 20, 2013 1:25 pm

De los comentarios sobre la "partida " de Leontxo y APR transcrita por Jacinto Antón para EL País

gondislao
La partida de la Tabla de Flandes (y los diálogos acerca de ella) son una copia literal y exacta de la primera partida de Sherlock Holmes y Holmes del libro de Raymond Smullyan "Juegos y problemas de ajedrez para Sherlock Holmes" (1987 Editorial Gedisa, S.A). Quien guste de este maravilloso juego y quiera divertirse viendo triquiñuelas revertianas, que lo compruebe. Es tronchante también ver cómo despeja a corner cuando Leontxo le pregunta sobre aquel libro... Por aquel entonces, Reverte declaró que lo más difícil del libro había sido llegar al desarrollo de la partida. Y tanto: tuvo que ir hasta la calle Moyano (o la avenida Corrientes de Buenos Aires, no estoy seguro).

gondislao
Richart, no digo nada de los méritos de Pérez Reverte, esa es una cuestión subjetiva. Hablo del hecho objetivo de que copió la partida de Smullyan (sin pedirle permiso ni citarlo en las primeras ediciones, hasta que se supo e incluyó en las posteriores un "agradecimiento") para su libro, y pretendió haber tenido que hacer un largo aprendizaje de ajedrez para llegar a tan brillante final de partida... Hechos, no opiniones.
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue Oct 10, 2013 2:49 pm

“La tavola fiamminga” di Arturo Pérez-Reverte (02/10/2013). “Chi ha ucciso il cavaliere?" Durante un restauro di un quadro fiammingo del Quattrocento riemerge un’iscrizione, che coinvolge Julia, la donna che l’ha riportata alla luce, in un’indagine che prosegue da cinque secoli in una sfuggente Madrid.

http://www.sololibri.net/Ottobre-2013-7 ... li-in.html

Publican (de nuevo!) La Tabla de Flandes en italiano
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14720
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar Feb 02, 2016 9:11 pm

Reseña LXII: La tabla de Flandes - Arturo Pérez- Reverte
lasestacionesdelcorazon.blogspot - 02/02/2016

Para empezar con esta reseña antes que nada debo decir que honestamente no esperaba disfrutar de este libro. Es más, planeaba tardarme incluso un poco más leyéndolo porque tenía la certeza de que iba a ser bastante pesado y, para qué negarlo, aburrido. Sin embargo me encontré algo diferente, por lo que decidí que no iba a ser una lectura obligatoria más que se perdería entre las muchas otras, sino que digamos que me impactó lo suficiente como para hablar de él aquí en el blog. Y eso haré.

Nunca había escuchado hablar de Arturo Pérez-Reverte, aunque mirando después de este libro otros de sus títulos pude reconocer un par de portadas que había visto antes, aunque ninguna me llamaba mucho la atención. Y lo cierto es que después de que nos fuera asignado el libro escuché bastantes comentarios de personas que decían que no les gustaba nada de nada cómo escribía el autor y otros diciendo que últimamente había decaído bastante su nivel (signifique lo que signifique). Sin embargo, después de leer el libro y poder sacar mis propias conclusiones puedo decir que en términos generales está bastante bien.

Pero ¿de qué va el libro? El libro narra la historia de una restauradora de arte llamada Julia, quien recibe el encargo de restaurar una emblemática pintura de Pieter Van Huys, 'La partida de ajedrez'. En el proceso de restauración Julia se encuentra con una inscripción secreta cubierta por el pintor, la cual parece poder revelar un misterio del siglo XV, pues los datos sobre este acontecimiento no eran muy fiables. Por esta razón, Julia se involucra un poco más en la historia del cuadro y termina envuelta en una serie de secretos que parecen salirse del lienzo y abre las puertas a una interesante obra de misterio donde se involucra el arte, la literatura y por supuesto el ajedrez.

Como ya dije, había escuchado bastantes comentarios sobre la escritura del autor, y tristemente debo decir que de una forma u otra estoy un poco de acuerdo con lo que dicen. La escritura de Arturo Pérez-Reverte me resultó un poco extraña y en algunos momentos no le daba fluidez a la historia. A pesar de esto no podría atreverme a decir que el libro tiene un ritmo lento, pero tampoco diría que es demasiado ligero, simplemente diría que está bien. Mi principal queja es el hecho de que en varias situaciones escribía cosas como "suspiró Julia" en lugar de "Julia suspiró". Y sé que parece bastante insignificante, pero lo que realmente me costaba asimilar era el hecho de que no lo hacía con constancia, sino que era algo muy aleatorio. Por eso sentía como que a veces estaba leyendo a otro escritor y luego volvía a él, lo que no lograba compactar la historia del todo.

Pero no todo es negativo. Si bien la narración del autor no me conquisto del todo y no estaría segura de probar algo más de él, sí puedo decir que el libro está muy bien dotado de buena descripción y un suspenso balanceado, aunque en ocasiones se daban un poco más de datos de los necesarios, que no lograba entender del todo (al no tener conocimientos de ajedrez) y parecía como que daba vueltas (sobre todo al inicio), pero a las pocas páginas de iniciar el libro va reuniendo la información y me ofreció algo bastante diferente: el placer de prever que algo va a pasar sin sentir que es predecible. Me explico: siento que el libro involucra bastante bien al lector en la historia y lo pone a pensar. Incluso puedo decir que atiné en algunas cosas, así como se me permitió sorprenderme con algunos giros inesperados en la trama.

En un principio el libro parece enfocarse primero a la pintura y la historia. Sin embargo, al poco tiempo de iniciar dirige la atención al ajedrez, que es es un juego que la verdad siempre me ha llamado bastante la atención, pero no he tenido la dedicación para aprenderlo. Y la verdad, con este libro las ganas de aprender volvieron, porque aunque no sepas jugar el manejo que se le da dentro del libro es tan hábil y entretenido que según yo es inevitable no sentirse atraído a las jugadas, sobre todo con una representación gráfica que aporta bastante al libro.

El misterio en el libro me gustó bastante, aunque se fue por una línea que no estaba esperando. Creo que en general está manejado con mucha delicadeza y astucia, además de darle mucha intensidad al libro.

Usualmente siempre hablo de los personajes uno por uno. Sin embargo, en esta ocasión no siento que ninguno lo amerite, porque la verdad es que no me gustaron mucho. Creo que entiendo los perfiles que el autor le otorgó a los personajes. Sin embargo, cuando la historia se enfocaba en la vida personal de Julia me resultaba bastante molesto, principalmente porque presenta personajes demasiado exagerados. Ninguno lo sentí real, exceptuando al ajedrecista, que me pareció de todos el más sensato e interesante, pero más importante que todo, fue al único el cual sentí que podría ser una persona de verdad, a diferencia de los demás, que sentía caricaturescos, especialmente con Menchu, César y otros personajes que eran descritos en exceso, por lo que al final el resultado me parecía como plástico, y sentí muchos estereotipos, como cuando describe a un hombre y utiliza palabras como "perfecto bronceado en el que resaltaban unos perfectos dientes blancos y una sonrisa estudiada, o lobuna", y cosas del estilo que al final hace que me cueste imaginarlo fuera de una mala película.

Como ya dije, entiendo la razón de ser de los personajes, pero pienso que si se les hubiera dado un manejo un poco más humano y más sutil el mensaje hubiera sido el mismo, pero la novela habría resultado más amena. Aquí debería aplicarse algo que nunca creí que diría a la hora de la construcción de un personaje: “menos es más”. En este caso seguro que sí, las descripciones físicas tan extremas sobraban por completo y resultaban de mal gusto.

Estoy muy de acuerdo con el comentario que hace de la obra 'The Magazine Litteraire' que dice que básicamente el misterio en esta novela es un pretexto y que la esencia es una crítica al mundo del arte y la música porque es irrefutable. Aunque sea una novela de misterio interesante, todo lo que pasa, cómo los personajes se consumen en esa realidad y el mundo de las subastas, en definitiva no está siendo exaltado en este libro, sino todo lo contrario, aunque el autor lo hace con bastante sutileza y por lo tanto no resulta abrumador.

Para terminar quería resaltar algunas cosas que me gustaron de la novela que son muy personales como el hecho de que en el libro hay muchas citas. De hecho al inicio de cada capítulo hay una relacionada con el ajedrez, pero las que más me gustaron fueron las que citaba el ajedrecista sin especificarlas porque eran en su mayoría de Sherlock Holmes y bueno, pues eso me compra por completo, además de estar bien aplicadas.

Y la segunda cosa que me llamó mucho la atención en este libro era el análisis que hace el ajedrecista (pobre hombre, no he dicho su nombre, es Muñoz) sobre la personalidad de su oponente, porque al suponer que es una mujer dice que las mujeres usualmente si juegan ajedrez tienden a jugar bastante con los alfiles, por la connotación femenina que tiene la pieza, y me pareció curioso porque cada vez que yo intentaba jugar al ajedrez siempre me gustaba el alfil, porque no lo sé, me parecía bonita, elegante… supongo, siempre lo vi como “la reina de los peones” por más torpe que suene, así que la observación me pareció graciosa. Sé que no tiene nada que ver, pero quería decirlo.

Para concluir debo decir que 'La tabla de Flandes' es un libro que me ha aportado una experiencia interesante y diferente a lo que suelo leer, y si bien creo que no es un libro para todo el mundo, y tengo mis quejas, en general me alegra haber leído el libro y lo recomendaría con facilidad.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14720
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'La tabla de Flandes' (1990)

Mensaje por Rogorn » Sab Nov 21, 2020 3:10 pm

Entre líneas: 'La tabla de Flandes'
Jorge Flores - institutoculturaldeleon.org.mx - 19/11/2020

A 30 años de su publicación, la tercera novela de Arturo Pérez-Reverte envejece saludable, una intriga criminal condicionada por una partida de ajedrez y combustionada por una obra de arte y su restauración. 'La tabla de Flandes', de 1990, podría considerarse un clásico moderno dentro de la novela negra.

"Quis Necavit Equitem" (¿quién mató al caballero?), una pregunta detonante de acertijos en torno a la pintura flamenca 'La partida de ajedrez', creada por el maestro Pieter Van Huys en el siglo XV, la cual debe ser restaurada por Julia, la protagonista de la novela. Resumiendo una trama tripulada con destreza y con una pluma dominada por el ímpetu de Pérez-Reverte, la historia nos cuenta cómo Julia debe descifrar un misterio en dos planos: el de un crimen cometido hace cinco siglos y el de una serie de asesinatos que ocurren en su presente. Para ello cuenta con la ayuda de Muñoz, un oficinista experto en ajedrez, y con su mentor César, un experto anticuario y amigo. Juntos se involucran en una trama de misterios con un final poético que devuelve el foco al arte como gatillo iniciador.

Esta novela de ficción contiene una narrativa trenzada en diferentes niveles, pero con tal escrutinio en los detalles que hace creer que tanto 'La partida de ajedrez' como su autor, Pieter Van Huys, corresponden a una realidad histórica, siendo en efecto ficciones de la mente de Pérez-Reverte. La pintura y el arte como pretexto inician un relato contado a través de 'La partida de ajedrez' y los personajes que la conforman: Fernando Altenhofen, duque de Ostenburgo, y Roger de Arras aparecen sentados frente a un tablero de ajedrez, mientras que la duquesa de Ostenburgo, Beatriz, lee un libro en el fondo.

En ésta su tercera novela, y la primera editada por Alfaguara, Pérez-Reverte hace del arte un motivo, pone al suspenso y al misterio como consecuencia, para regresar al mundo del arte con un final casi existencialista. Entre los muchos factores que hacen de esta novela una pieza imperdible en la literatura hispanoamericana se encuentran las capas ficcionales que se desarrollan en la historia: un crimen no resuelto que se cometió en el siglo XV (el cual se puede resolver en el presente con la investigación de una pintura), delitos mortales que van cercando a los protagonistas, y quienes deberán jugar una partida de ajedrez en el mundo real con un enemigo invisible. La partida es en dos turnos, al inverso, dando pasos hacia atrás para descubrir al asesino del pasado y hacia adelante, para intentar atrapar al criminal que los acecha.

Los personajes son representados de manera simbólica dentro del tablero que se encuentra en la pintura. O al menos eso intenta hacernos ver Pérez-Reverte a través de un astuto villano que siempre va un paso adelante. Esta relación entre héroes y villanos también es vital para el éxito de la novela, y es que las confrontaciones son el factor que desarrollan las acciones. Julia hurgando en la historia y en los detalles de la pintura para encontrar a un culpable sin condena, Muñoz persiguiendo a un jugador de ajedrez invisible que siempre lo anticipa y ambos confrontando a un desenmascarado villano que revela sus motivos para quitarle la neblina al cuadro completo que es esta novela. Confrontaciones desde el inicio hasta su conclusión. Al final, aunque la línea es el ajedrez por la que transcurre el libro, es el arte y su expresividad la que condiciona la partida, la que le da un génesis a un conflicto inexistente previamente. Una pintura de hace siglos que crea consecuencias mortales y dirige a decisiones vitales. La contemplación de una obra de arte puede motivar a crear otras obras de arte, a consumir más arte; cuestiona, provoca e incita; en el receptor adecuado influye y convence incluso de actos viles y violentos, como se relata en esta novela.

En este cruento 2020, Arturo Pérez-Reverte estrena 'Línea de fuego', una novela bélica. Teniendo como fondo la Guerra Civil española, específicamente la sanguinaria Batalla del Ebro en 1938; el autor nos trae una historia de guerra pero sin diplomacias y corruptelas, poniendo de protagonistas a los soldados que matan y mueren en el frente. Asesinos de compatriotas que se volvieron veteranos silenciosos. Una ficción basada en sucesos históricos con la experta pluma de un escritor que durante muchos años fue corresponsal de guerra, seguramente un título indispensable para este año tan mordaz.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14720
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'La tabla de Flandes' (1990)

Mensaje por Rogorn » Jue Dic 17, 2020 10:36 am

La culpa de todo la tiene Pérez-Reverte
Gorka Rojo - zendalibros.com - 17/12/2020

Zenda es un lugar de lectores para lectores. Algunos de esos lectores escriben libros, artículos, entrevistas, poemas, reseñas… con mayor o menor tino, mayor o menor destreza. Algunos incluso viven de ello. El caso es que muchos de los que aquí escribimos nos preguntamos: ¿por qué estamos aquí? No encontramos una respuesta corta. Nos perdemos en nuestros propios pensamientos y justificaciones e imaginamos que la gente nos lee. Pero una vez que se nos ha pasado la borrachera de ego y se nos han caído al suelo las ínfulas nos damos cuenta de que la respuesta es bastante más sencilla y abre el texto de este párrafo: Zenda es un lugar de lectores. Yo, en mi caso, siempre suelo contestar lo mismo: la culpa de todo la tiene Pérez-Reverte. La respuesta viene de muy atrás y no es tan obvia como parece.

Me suelen preguntar qué libros me hicieron lector. Es una pregunta difícil, en mi caso. Fueron muchos. Me gustaba leer. Tuve la suerte de crecer rodeado de libros y viendo a mis padres siempre con uno entre las manos, pero no tengo referencias de lo que se leía en casa en cada momento. Lo que sí recuerdo es qué libro “adulto” fue el primero que mi madre me dejó leer en cuanto se dio cuenta de que la lectura juvenil me aburría.

Hay libros que, por alguna desconocida razón, liberan algún resorte en nuestro cerebro. Creo que esa es la ulterior función de la literatura: tensar la neurona. Alejarnos un poco más de la estupidez que no ceja en el empeño de intentar gobernar nuestras vidas. Mis padres descubrieron temprano que debían probar cuál era la tija que encajaba en mi complejo engranaje mental. Y dieron con ella a la primera. No recuerdo exactamente cuándo fue. Diría que a principios de los noventa, tendría yo diecipocos. Sólo recuerdo que la portada de aquella edición era de todo menos atractiva. El papel estaba amarillo y el lomo combado hacia afuera. Releído varias veces. Mi madre debió de ver en mi rostro la decepción (yo lo que quería leer eran aquellos libros de portada negra de un tal Stephen King), pero lo único que me dijo fue: «Ya me contarás cuando lo acabes».

Y ya nada fue lo mismo. El libro del que les voy hablar (y que hoy guardo como oro en paño) es este. La línea argumental de 'La tabla de Flandes' responde a una novela de intriga que se mantiene perenne hasta el final; en el devenir de los acontecimientos que se relatan entran en juego no sólo los personajes propios del relato actual sino también los que cinco siglos antes inspiraron al pintor flamenco Pieter Van Huys para pintar un óleo sobre tabla conocido como 'La partida de ajedrez'. Julia, una joven restauradora de obras de arte, recibe el encargo de restaurar una tabla flamenca del siglo XV que ha de ser puesta a subasta. La protagonista descubre una inscripción oculta bajo la pintura que confiere al cuadro un valor especial: "Quis Necavit Equitem" (¿quién mató al caballero?). Julia intuye que el propio pintor ofrece una clave en la pintura y empieza a investigar a los personajes retratados y su papel en la historia.

Para ello cuenta con la colaboración de un antiguo amante, profesor de Historia del Arte, y de César, un anticuario homosexual con el que mantiene una relación paterno-filial. También conoceremos a su amiga Menchu, la galerista que le ha encargado el trabajo, y a un personaje potentísimo (mi favorito) llamado Muñoz, un individuo gris que parece contemplar el mundo con la desgana y la desconfianza de a quien nada satisface pero que tiene en el ajedrez y en la lógica matemática una forma de evadirse de la mediocridad y de crecerse, encontrando con ello la seguridad y el aplomo de los que parece carecer. Estas figuras completan el elenco de personajes principales que pueblan la obra de Pérez-Reverte. El autor vehiculiza la trama con la muerte en extrañas circunstancias de Álvaro, el profesor que ha hecho llegar a Julia un pormenorizado informe con la relación histórica de los personajes del cuadro, del que se deduce que en esa partida de ajedrez está la clave para resolver el enigma.

Sostiene don Arturo que «el ajedrez es la mejor metáfora de la vida». En consecuencia, el tablero blanquinegro de 64 escaques es un adorno frecuente en varias de sus novelas, y un elemento fundamental en La tabla de Flandes. Por tanto, uno de los más grandes méritos de este libro, quizá, es acercar el arte del ajedrez al lector, un deporte complejo, exigente y cruel, del que no se puede hacer otra cosa que aprender. Zweig, Tolstói o Pushkin ya poblaron de escaques alguno de sus textos, aunque con desigual acierto.

Pero que nadie se asuste: para disfrutar de 'La tabla de Flandes' ni siquiera es necesario saber cómo se mueven las piezas. Por supuesto, los aficionados más avezados encontrarán imprecisiones técnicas en el desarrollo de la partida a medida que aumenta el suspense en la trama. Esto es normal, al ser un principio inquebrantable del autor el poner todas las herramientas al servicio de la historia, y no al revés. No obstante, don Arturo consigue algo sumamente difícil: hilvanar casi exactamente los movimientos de las piezas con las diferentes tramas.

Existen en 'La tabla de Flandes' referencias, algunas más explícitas que otras, al universo de los detectives clásicos: personajes como Sherlock Holmes y su fiel escudero Watson, de Arthur Conan Doyle; o alusiones a ciertas novelas de Agatha Christie. Son ecos de las novelas que construyeron el ideario de don Arturo en sus inicios como novelista. El libro comienza con un estilo sencillo que permite devorar páginas a buen ritmo, pero una vez que el lector se traga el anzuelo y se complica la trama, Pérez-Reverte tiende hacia una prosa más compleja y construida:

“Y tal vez Roger de Arras adivina el ballestero oculto que, al otro lado de una almena desmochada, entre cuyas piedras brotan retorcidos arbustos, tensa la cuerda de su ballesta y le apunta al costado. Y de pronto comprende que toda su vida, el largo camino, los combates dentro de la rechinante armadura, ronco y sudoroso, los abrazos a cuerpos de mujer, los treinta y ocho años que lleva a cuestas como un pesado fardo, concluyen exactamente aquí, en este lugar y momento, y que nada más habrá después de sentido el golpe. Y lo inunda una pena muy honda por sí mismo, porque le parece injusto acabar así entre dos luces, asaeteado como un verraco. Y levanta una mano delicada y bella, varonil, de esas que inmediatamente hacen pensar qué espada blandió, qué riendas empuñó, qué piel acarició, qué pluma de ave mojó en un tintero antes de rasguear palabras sobre un pergamino… Levanta esa mano en señal de una protesta que sabe inútil, porque entre otras cosas no está muy seguro de ante quién ha de plantearla. Y quiere gritar, pero recuerda el decoro que se debe a sí mismo. Por eso lleva la otra mano hacia la daga, y piensa que al menos con un acero empuñado, aunque sólo sea ese, morir resultará más propio de un caballero… Y escucha el “tump” de la ballesta y se dice, de modo fugaz, que debe apartarse de la trayectoria del venablo; pero sabe que un virote corre más que un hombre. Y siente que su alma gotea despacio un llanto amargo por sí misma, mientras busca desesperadamente, en la memoria, un Dios a quien confiar su arrepentimiento.»

Pérez-Reverte se caracteriza por el cuidado minucioso de cada detalle que incluye en su narrativa histórica, como se aprecia especialmente en novelas como El húsar, la saga de Alatriste, o los volúmenes de Falcó, tanto la manera de vestir como los bares, las farolas, los candiles, la descripción de lugares como las iglesias o las mismas circunstancias políticas de la época esconden un estajanovista trabajo de documentación.

Y en esta obra ya se vislumbra una de las características que más me fascina de la narrativa del maestro: personajes fieles a sus propios códigos éticos, tan necesarios para explicar ciertos comportamientos en unas épocas en que, como la que vivimos actualmente, la ética ha perdido parte de su presencia. Al ir avanzando en la trama, comprendemos que muchos datos que el autor nos presenta sobre cada personaje, ya sea principal o secundario, tienen una razón de ser. Pero la genialidad del autor no reside en esto, sino en algo más sutil y complejo: la falta de ciertas características del personaje también nos transmite información sobre el mismo, y contribuye a la imagen que el lector elabora de este.

Son demasiados recuerdos y relecturas como para seguir, así que lo voy a dejar aquí. Pero llegados a este punto, como me consta que el señor Pérez-Reverte no censura nada de cuanto se publica en Zenda, hoy le va a tocar aguantar el sonrojo, pues también me consta que todo lo lee. Don Arturo: ajedrez, pintura, historia y misterio todo junto en un mismo libro es una maldita genialidad. Lo tiene todo. Para mí constituyó el principio de un camino que aún hoy recorro con un recuerdo imborrable de un cuadro en tonos marrones de dos personas jugando al ajedrez en una habitación enlosada como un tablero. Ese libro constituyó también el momento en el que aprendí a leer. La capa, la subcapa, el personaje, la metáfora, el engaño, la referencia histórica. Nunca volví a leer un libro de la manera en la que leía antes de aquel. La tija que probaron mis padres funcionó. Así que sólo me queda darle las gracias de la única manera que puedo: leyendo todo lo que escribe y contando alguna cosa desde esta pequeña celda que nunca imaginé ocupar.

Y al respetable no me queda más que recomendarle esta novela. Si les pasa como a mí, el lector será probablemente algo más feliz mientras la lee, y algo más culto cuando la termine. Y tal vez entienda mejor a Bobby Fischer cuando dijo: «El ajedrez no es como la vida, es la vida». No se enroquen, y ataquen este libro. No tienen nada que perder. Yo sigo con 'Línea de fuego' o con cualquier cosa que le dé por escribir.

Sean buenos.

Responder