'El húsar' (1986)

Comentarios y noticias sobre el resto de los libros de Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Avatar de Usuario
Ginebrino
Mensajes: 2257
Registrado: Sab Nov 26, 2011 12:00 am
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Mensaje por Ginebrino » Mar May 07, 2013 1:38 pm

En la que yo me leí ponía lo mismo que en la de Grognard
-Mi Tcol, esto es un desastre! Falta de todo: Morteros, chopos, ballonetas, acémilas...
-Si se fija bien, verá que también faltan soldados.

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Mar May 07, 2013 2:01 pm

AP-R escribió: corregida de erratas


Incluso el término "húsar" procedía de aquel país (Hungría).Alguien le había contado una vez a Frederic que provenía de las palabras "husz", que significaba cien, (...) p.97

Pues le contó mal, porque husz significa veinte.


Imagen

Avatar de Usuario
aik
Mensajes: 2334
Registrado: Dom Feb 18, 2007 12:00 am
Ubicación: En la Hansa

Mensaje por aik » Mar May 07, 2013 2:16 pm

Y en Húngaro la palabra húsar se escribe huszár.
Se vé que venían en manadas de a veinte.
"Son Españoles los que no pueden ser otra cosa". (Cánovas)

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Mar May 07, 2013 2:59 pm

Si nos metemos en etimologías...

Etimología: del francés hussard, y este del húngaro huszár, del serbocroata гусар (gusar, "bandolero"), del italiano corsaro ("corsario"), del latín medieval cursarius ("pirata"), de cursus ("recorrido"), de currere ("correr"), del protoindoeuropeo *ker-. Compárese corsario
http://es.wiktionary.org/wiki/h%C3%BAsar
:?:

A huszár (angolul hussar, lengyelül husaria) magyar eredetű könnyűlovassági fegyvernem katonája. A huszár, mint lovas katona neve, 1458-ra, Mátyás király korába nyúlik vissza, amikor a király rendelkezése szerint húsz telkenként egy lovas katona kiállítására kötelezte alattvalóit.
http://hu.wikipedia.org/wiki/Husz%C3%A1r
Aquí dice que el rey Matías Corvino exigía a sus vasallos un soldado por cada veinte no sé qué.

According to Webster's the word hussar stems from the Hungarian huszár, which in turn originates from the Serbian and Croatian хусар (Husar, or гусар, Gusar) meaning pirate, from the Medieval Latin cursarius (cf. the English word corsair).[4] A variant of this theory is offered by Byzantinist scholars, who argue the term originated in Roman military practice, and the cursarii (singular cursarius). Origin of the word is also attributed to old Italian.
Through Byzantine Army operations in the Balkans in the 10th and 11th centuries when Chosarioi/Chonsarioi were recruited with especially Serbs, the word was subsequently reintroduced to Western European military practice after its original usage had been lost with the collapse of Rome in the west. According to another theory, the word is derived from the Hungarian word húsz "twenty", suggesting that hussar regiments were originally composed of twenty men. Or the term huszár probably signified 'one in twenty' as selected for service by ballot.
http://en.wikipedia.org/wiki/Hussar

Les primeres tropes denominades hússar consistien en irregulars serbis al servei d'Hongria (finals del segle XIV). El 1458 Maties Corví creà les primeres unitats regulars d'hússars; i aviat els hússars es consolidaren com a versió específicament hongaresa de la cavalleria lleugera.
http://ca.wikipedia.org/wiki/H%C3%BAssar



Los feroces mercenarios croatas.
Camino a Rocroi. Los ejércitos españoles en el siglo XVII.
http://caminoarocroi.wordpress.com/2012 ... s-croatas/

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mar May 07, 2013 3:12 pm

grognard escribió:
Rogorn escribió:
Si alguien tiene el prólogo a la edición revisada, estaría bien ponerlo aquí.


Por prólogo no me viene nada.
En mi edición de bolsillo de a 6€ viene una "Nota del autor".

"El húsar es mi primera novela. Escrita en 1983 entre dos reportajes de guerra –no tenía entonces intención de dedicarme a la literatura– y publicada casi por azar en una editorial con la que nunca mantuve buenas relaciones, he tardado casi veinte años en recuperar losm derechos de publicación. Ahora sale de nuevo a la luz, por fin a gusto de su autor, con una adecuada revisión, corregida de erratas y aligerada de algunos adverbios y adjetivos innecesarios."


Efectivamente!

Primeras páginas de la edición de Punto de Lectura, 2004
http://www.puntodelectura.com/uploads/f ... -husar.pdf
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
aik
Mensajes: 2334
Registrado: Dom Feb 18, 2007 12:00 am
Ubicación: En la Hansa

Mensaje por aik » Mar May 07, 2013 4:04 pm

Yo tengo las 2 ediciones.
Aquí copio los primeros párrafos con las palabras (en algunos casos párrafos enteros) suprimidas entre paréntesis.
Curioso, no?


La hoja del sable lo fascinaba. Frederic Glüntz era incapaz de apartar los ojos de la bruñida lámina de acero que refulgía fuera de la vaina, entre sus manos, arrojando destellos rojizos cada vez que una corriente de aire movía la llama del candil. Deslizó una vez más la piedra de esmeril, sintiendo un escalofrío al comprobar la perfección de la afilada hoja.
—Es un buen sable —dijo, pensativo y convencido.
Michel de Bourmont estaba tumbado sobre el catre de lona, con la pipa de barro entre los dientes, absorto en la contemplación de las espirales de humo (azulado). Cuando escuchó el comentario, torció el (fino) bigote rubio en señal de protesta.
—No es arma para un caballero —sentenció sin cambiar de postura.
Frederic Glüntz hizo un alto en la tarea y miró a su amigo (con sorprendida interrogación).
—¿Porqué?
De Bourmont entornó los ojos. En su voz había un deje de aburrimiento, como si la respuesta fuese obvia.
—Porque un sable excluye cualquier filigrana. .. Es (sólido,) pesado y condenadamente vulgar.
Frederic sonrió, bonachón.
—¿Acaso prefieres un arma de fuego?
—Por el amor de Dios, claro que no —exclamó con la distinción apropiada—. Matar a distancia no es muy honorable, querido. Una pistola no es más que el símbolo de una civilización decadente. Prefiero, por ejemplo, el florete; es más flexible, más...
—¿Elegante?
—Sí. Quizá sea esa la palabra exacta: elegante. El sable es más instrumento de carnicería que de otra cosa. Sólo sirve para dar tajos.
(- Y qué haríamos con un florete en una carga de caballería, Michel?
De Bourmont se encogió de hombros con solemne resignación.
- El ridículo más espantoso, supongo. Pero insisto. El sable es una vulgaridad.)
Concentrándose en su pipa, De Bourmont dio por zanjado el asunto. Había hablado con aquel ligero ceceo suyo, tan peculiar y distinguido, que volvía a estar de moda (,esta vez entre los oficiales del Imperio,) y que tantos en el 4° de Húsares se esforzaban en imitar. Los tiempos de la guillotina estaban lejos, y los vástagos de la vieja aristocracia (-tal era el caso de Michel de Broumont-) podían ya levantar la cabeza sin temor a perderla, siempre y cuando tuviesen el tacto de no cuestionar los méritos de quienes habían escalado peldaños en el nuevo orden social mediante el valor de su espada, o de la mano de los próximos al Emperador.
Última edición por aik el Mar May 07, 2013 4:13 pm, editado 1 vez en total.
"Son Españoles los que no pueden ser otra cosa". (Cánovas)

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mar May 07, 2013 4:12 pm

Tienes la edición de Akal? La 1ª? 8O
A tus pies
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14305
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar May 07, 2013 4:49 pm

grognard escribió:
Rogorn escribió:
Si alguien tiene el prólogo a la edición revisada, estaría bien ponerlo aquí.

Por prólogo no me viene nada.

En mi edición de bolsillo de a 6€ viene una "Nota del autor".

"El húsar es mi primera novela. Escrita en 1983 entre dos reportajes de guerra –no tenía entonces intención de dedicarme a la literatura– y publicada casi por azar en una editorial con la que nunca mantuve buenas relaciones, he tardado casi veinte años en recuperar losm derechos de publicación. Ahora sale de nuevo a la luz, por fin a gusto de su autor, con una adecuada revisión, corregida de erratas y aligerada de algunos adverbios y adjetivos innecesarios."

OK. Ese cacho lo conocía (está en la primera página del hilo), pero pensaba que igual era más largo.

Avatar de Usuario
aik
Mensajes: 2334
Registrado: Dom Feb 18, 2007 12:00 am
Ubicación: En la Hansa

Mensaje por aik » Mar May 07, 2013 4:54 pm

Ada escribió:Tienes la edición de Akal? La 1ª? 8O
A tus pies


Tengo una séptima edición de Akal (del 2002). Se ve que lo reeditaron cuando vendía.
El caso es que tenía una edición anterior (de hecho este fue el primer libro de APR que leí), pero la "perdí".
Vale también para lo de los pies? :lol:
"Son Españoles los que no pueden ser otra cosa". (Cánovas)

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Mié May 08, 2013 7:30 am

aik escribió:La hoja del sable lo fascinaba. Frederic Glüntz era incapaz de apartar los ojos de la bruñida lámina de acero que refulgía fuera de la vaina, entre sus manos, arrojando destellos rojizos cada vez que una corriente de aire movía la llama del candil. Deslizó una vez más la piedra de esmeril, sintiendo un escalofrío al comprobar la perfección de la afilada hoja.
—Es un buen sable —dijo, pensativo y convencido.
Michel de Bourmont estaba tumbado sobre el catre de lona, con la pipa de barro entre los dientes, absorto en la contemplación de las espirales de humo (azulado). Cuando escuchó el comentario, torció el (fino) bigote rubio en señal de protesta.
—No es arma para un caballero —sentenció sin cambiar de postura.
Frederic Glüntz hizo un alto en la tarea y miró a su amigo (con sorprendida interrogación).
—¿Porqué?
De Bourmont entornó los ojos. En su voz había un deje de aburrimiento, como si la respuesta fuese obvia.
—Porque un sable excluye cualquier filigrana. .. Es (sólido,) pesado y condenadamente vulgar.
Frederic sonrió, bonachón.
—¿Acaso prefieres un arma de fuego?
—Por el amor de Dios, claro que no —exclamó con la distinción apropiada—. Matar a distancia no es muy honorable, querido. Una pistola no es más que el símbolo de una civilización decadente. Prefiero, por ejemplo, el florete; es más flexible, más...
—¿Elegante?
—Sí. Quizá sea esa la palabra exacta: elegante. El sable es más instrumento de carnicería que de otra cosa. Sólo sirve para dar tajos.
(- Y qué haríamos con un florete en una carga de caballería, Michel?
De Bourmont se encogió de hombros con solemne resignación.
- El ridículo más espantoso, supongo. Pero insisto. El sable es una vulgaridad.)
Concentrándose en su pipa, De Bourmont dio por zanjado el asunto. Había hablado con aquel ligero ceceo suyo, tan peculiar y distinguido, que volvía a estar de moda (,esta vez entre los oficiales del Imperio,) y que tantos en el 4° de Húsares se esforzaban en imitar. Los tiempos de la guillotina estaban lejos, y los vástagos de la vieja aristocracia (-tal era el caso de Michel de Broumont-) podían ya levantar la cabeza sin temor a perderla, siempre y cuando tuviesen el tacto de no cuestionar los méritos de quienes habían escalado peldaños en el nuevo orden social mediante el valor de su espada, o de la mano de los próximos al Emperador.


Esto es lo que siempre me ha fascinado de El Húsar, el comienzo. Me atrapó desde la primera línea, imaginándome el brillo de la hoja del sable. Con ningún libro de APR he vuelto a tener esa sensación. Cuando tuve la oportunidad de que darle a firmar un libro, no lo dudé y fue este. :wink:
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mié May 08, 2013 8:34 am

Sobre la edición argentina:
El jinete sin cabeza

El húsar, de Arturo Pérez-Reverte. Buenos Aires, Alfaguara, 2006. 224 páginas

El húsar es la primera novela del escritor español Arturo Pérez-Reverte. Publicada en 1983, el ex periodista cuenta en el prólogo de esta nueva edición "revisada" que la escribió “entre dos reportajes de guerra”, cuando “no tenía entonces la intención” de dedicarse a la literatura. Y no queda más remedio que darle la razón. Se nota que no tenía intenciones literarias serias. El húsar, a medio camino entre la novela histórica y el abc del devaneo psicologista, cuenta la historia de dos húsares (uno prusiano y otro francés) en 1808, tiempos de la invasión napoleónica a España. Lamentablemente, pese a los evidentes e irremontables esfuerzos de su autor, El húsar, como casi toda primera novela, es olvidable. Repite una y otra vez escenas irrelevantes y peca de excesos descriptivos que afectan el ritmo de una narración donde nunca pasa nada. Por suerte, años después llegarían las entretenidas historias de El Capitán Alatriste o sus notables policiales "cultos" como La tabla de Flandes y El club Dumas.

(C) Patricia Rodón
Publicado en Diario UNO, Mendoza, Argentina
http://loslibrosrobados.blogspot.com.es ... verte.html
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Mié May 08, 2013 9:44 am

Pues yo discrepo total y completamente. :?
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue May 09, 2013 4:17 pm

El eterno conflicto entre la realidad y el deseo: 'El húsar'
José Belmonte Serrano - 31/01/2003

Sólo varios años después, cuando Arturo Pérez-Reverte se ha convertido, sobre todo a raíz de la publicación de 'La tabla de Flandes', en uno de los escritores más leídos y estudiados de la literatura universal de este final de siglo, algunos críticos e investigadores se han interesado y han vuelto sus ojos, con ánimo de llevar a cabo un análisis más pormenorizado, sobre su primera novela, 'El húsar', aparecida en 1986, cuando el autor de la misma contaba ya con 35 años de edad. No se trata, pues, quizá por ese rasgo apuntado anteriormente, de un primer y simple acercamiento al terreno de la creación, sino, antes bien, el producto de una larga vida de lector, que arranca desde su más tierna infancia, y, acaso, de escritor silencioso que no irrumpe en los escenarios de la literatura hasta alcanzar una evidente madurez en todos los terrenos. Así, Rafael Conte, en la edición llevada a cabo por Alfaguara, ha calificado esta novela de "relato espléndido sobre la desmitificación de la guerra y la muerte de todo heroísmo, en plena época napoleónica" (pág. 19). En nuestra introducción a 'Los héroes cansados', ya tuvimos ocasión de señalar, refiriéndonos, asimismo, a 'El húsar', que Arturo Pérez-Reverte "asume sin complejos ya en esta primera novela un tipo de ficción por la que andará el resto de las suyas" (pág. 14).

Antes de seguir adelante con nuestro trabajo, es preciso aclarar que, en la actualidad, contamos con dos versiones, con diferencias ciertamente significativas y que merecerían, quizá, un análisis más amplio y meditado, de 'El húsar'. De un lado, la aparecida en 1986 en ediciones Akal, con un total de 121 páginas, y, por otra parte, la que, en 1995, con prólogo a cargo de Rafael Conte, sacaba a la luz la editorial Alfaguara formando parte del volumen titulado 'Obra breve/1', en el que, además de la citada novela, se incluían otros textos de Pérez-Reverte como el cuento titulado 'La pasajera del 'San Carlos'', publicado con anterioridad en la revista Lucanor en mayo de 1992, las novelas cortas 'La sombra del águila' y 'Un asunto de honor', así como una colección de artículos periodísticos, de raigambre ciertamente literaria, aparecidos en la revista 'El Semanal' durante los años 1991 y 1992. En las ediciones subsiguientes de 'El húsar' en Akal, cambia levemente la portada -el motivo de la misma sigue siendo una reproducción del cuadro de Géricault 'Oficial de húsares ordenando una carga' (Louvre, París)-, y en su interior el tamaño de la letra cobra un cuerpo mayor hasta el punto de alcanzar, a partir de la segunda edición, las 172 páginas. No sabemos hasta qué punto es legítimo y permisible hablar de dos distintas versiones de 'El húsar'.

http://www.perezreverte.com/articulo/so ... -el-husar/
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14305
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue May 09, 2013 5:36 pm

-inirtr: ¿Coinciden el primer libro que escribió y el primero que publicó?
-El primer libro que escribí ('El húsar') fue el primero publicado. Y ni siquiera tuve que ocuparme de ello. En eso tuve mucha suerte. Ni siquiera tenía intención de publicarlo en serio. Buenos amigos se encargaron de todo. Pero no vendí una patata.

-Iruzubieta: 'El húsar' me ha emocionado. Creo que es el primer libro que leo que no muestra la guerra como algo honorable. Agradecido.
-Quien habla de la guerra como algo honorable es que nunca estuvo en una. Esos puercos poetas de retaguardia.

-AbelVicencio: ¿Qué le hizo escribir desde "el otro bando"?
-Creí interesante vernos desde fuera a los españoles, como nos veían ellos. El esfuerzo fue educativo para mí.

-malejandro_mt: ¿No le dio pena del pobre Frederic Glüntz?
-¿Por qué me iba a dar pena? A todos nos ocurre. Si no lo hago yo, lo habría hecho otro.

-agarpola: ¿Para cuándo una evolución de su estilo (que, vaya por delante, me parece muy bueno, equilibrio)?
-Disculpe, pero lleva evolucionando desde 1986. Estaría muerto, si no. Lea 'El húsar', despacito, y lea la última, despacito. Un saludo.

-inirtr: ¿Hay algún personaje que “arrastre” desde sus primeras novelas? Un beso.
-Llevo veinticinco años arrastrando al mismo personaje: Frederic Glüntz envejeciendo. El húsar cansado.

-Rodja_altar: Cuando recomienda su obra breve en Twitter siempre se "olvida" de 'El húsar'. ¿Hay algún motivo? ¡Para mí, excelente!
-Es que 'El húsar' no es breve, sino mediana. Pero vale. Un saludo y gracias.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14305
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue May 09, 2013 5:57 pm

(Ángel de la Llana) Desde el momento en que inició su faceta como novelista, la literatura le supuso “un ejercicio tranquilo de cara a potenciar sin prisa y de una forma pausada la parte de mí que trabajando no había desarrollado”. Aunque en ninguna de sus obras hay rasgos autobiográficos, reconoce que en el texto introduce elementos personales. “Mi primera obra, ‘El húsar’, cuenta una historia que me ocurrió en una ocasión".

-

(Rafael Conte) En su primera y ya cuidadosa primera novela, 'El húsar' (1986), nos contaba la historia de un oficial de caballería del ejército napoleónico que descubría el horror de la guerra -y de eso que se llama "gloria"- durante la de la Independencia Española, mostrando un conocimiento y documentación sobre el tema verdaderamente excepcionales. La historia sólo pecaba de ingenua, quizá, era excesivamente lineal y sencilla, pero el minucioso cuidado en su elaboración la salvaba ampliamente.

-

(José Belmonte) La aparición en el mercado editorial español de la por el momento última novela del escritor cartagenero Arturo Pérez-Reverte viene a confirmar su vertiginosa y ascendente trayectoria dentro del nutrido contexto de la narrativa española actual desde la publicación en 1986 de ‘El húsar’, un relato de gran frescura y profundidad psicológica, sin apenas concesiones a lo lúdico y a lo misterioso, que pronto será reeditado.

-

(Santos Sanz) Cuando en 1986 publica Arturo Pérez-Reverte su primer libro, 'El húsar', no se daba ningún exclusivismo artístico, sino que, al contrario, convivía la mayor pluralidad imaginable de tendencias. Este nuevo narrador, por entonces periodista de acción ya famoso, se situaba sin ambigüedades en una de las dos grandes corrientes del momento, y no solamente en la que gozaba de mayor prestigio literario. Hace un par de lustros andaba pujante un tipo contrario de narración, todavía hoy muy cultivada, que indaga con discreción y buenas maneras en interiores humanos llenos de perplejidad y de irresolución y que se decanta por una intrascendencia anecdótica muy marcada. En las obras de este sector de la novelística española reciente no sucede casi nada. Frente a ellas ha habido voces críticas que las han descalificado con epítetos muy negativos: «ensimismadas» las ha llamado Manuel Vázquez Montalbán; «catatónicas» las ha apellidado Juan Madrid. En este frente que proclama el gusto por la literatura de acción se coloca Pérez-Reverte desde 'El húsar' y asume sin complejos ya en esta primera novela un tipo de ficción por la que andarán el resto de las suyas.

-

(Santos Sanz) Cada maestrillo, como dice el refrán, tiene su librillo y debe de haber casi tantas maneras de abordar la confección de una novela como novelistas. Hay quienes escriben a partir de una documentación muy elemental y quienes la buscan minuciosamente. Pérez-Reverte milita entre estos últimos y se percibe en las detalladas y precisas noticias que encierran sus libros. Aunque no seamos ajenos al ambiente recreado, pronto nos sorprenden la exactitud y abundancia de datos que maneja, muy llamativos y curiosos en sí mismos si además se tiene en cuenta que con frecuencia se refieren a ocupaciones, aficiones u oficios ya extintos o nada comunes. En sus novelas hay desde menudos detalles de los hábitos de los húsares imperiales o inquietantes enigmas asociados al juego del ajedrez hasta peculiaridades de los bibliófilos que rozan la enajenación febril. Por no recordar, claro, el sorprendente caudal de precisiones relativas al arte de la esgrima, que hoy tenemos por algo casi exótico. Esas informaciones, aunque estén hábilmente manipuladas, responden a un conocimiento real del que dejó constancia en la fe bibliográfica que incluyó en la citada primera novela, 'El húsar'. Basta con leer las dos o tres páginas iniciales de 'El húsar' para ver la intensidad de esta actitud, y no se olvide que es la primera obra del autor. Estamos a comienzos del siglo XIX, en plena campaña napoleónica en España. Dos militares imperiales hablan de sus armas. Frederic Glüntz pondera su sable. Su compañero Michel de Bourmont no comparte esa admiración, le parece un instrumento de carnicería y vulgar. Respecto de las armas de fuego, declara Bourmont que «matar a distancia no es honorable» y agrega luego que las tiene por símbolo de una civilización decadente. El caballeroso Jaime Astarloa de 'El maestro de esgrima' le dice a la enigmática Adela de Otero que él no lee novelas y ella reconoce que lo mejor es vivirlas. Algo parecido se sostiene en el colofón de 'El húsar', pero ahora no referido a la ficción sino a la realidad: el autor se la dedica a su padre «porque estoy seguro de que esta novela le habría gustado vivirla a él».

-

"Siempre pensé que me dedicaría a la literatura cuando me jubilase, pero la necesidad de escribir llegó antes. Comenzó con 'El húsar', publicada en 1986. "A partir de la tercera obra, las cosas se dispararon y el éxito de mis libros me sorprendió a mí más que a nadie", confiesa.

-

-Juan Manuel de Prada: ¿Le preocupa la posteridad?
-No creo que nada perdure. Tenemos que consolarnos con lo que hay. Me temo que, a este paso, nuestros nietos serán auténticos marcianos, sin ninguna vinculación con nosotros. Me limito a vivir con mi sable y mi caballo, como el húsar de mi novela. He visto demasiadas cosas perdurables que, de súbito, caen hechas pedazos: mujeres bellas que, en plena guerra, tienen que venderse por un paquete de cigarrillos; héroes oficiales que se cagan de miedo al oír el silbido de las balas. He visto palabras como "bandera" u "honor" despojadas de significado. A lo único que aspiro es a envejecer sin perder las maneras. A morir de manera digna.

-

(Sol Alameda) Los hechos probados de este escritor de 45 años se refieren a su carrera literaria. Su primera novela, 'El húsar', no llamó la atención de nadie, pero con ella se inauguraba una carrera sorprendentemente exitosa. Comprende que es la hora de sentirse satisfecho. Ha logrado mucho más de lo que pretendía cuando imaginó su primer argumento. Porque esa primera vez, y luego siempre ha sido así, no se puso a escribir, se puso a imaginar, y él quiere dejarlo claro. Es capaz de contar de cabo a rabo una novela de seiscientas páginas, antes de empezar a escribirla, y luego, de escribirla tal y como la contó. Aquella primera vez, Arturo salía de una sangrienta batalla en Eritrea. La unidad de guerrilleros con la que marchaba, diezmada, a duras penas logró alcanzar la frontera de Sudán, entre bombazos de la aviación y tras un largo mes de camino; huyendo de noche y escondiéndose de día. "Llegamos 200 de 1500, y me sentía como un ciervo acosado. Nadie se ocupaba de mí, y me dije: 'Joder, toda la vida queriendo ir a la guerra y ahora ves que todo es miedo y enfermedad'". Entonces, asegura, fue cuando se dijo que había leído muchas batallas heroicas, pero que le gustaría escribir una historia en la cual contase de verdad lo que era la guerra. Se dijo a sí mismo que si salía de ésa, le gustaría contar cómo uno cree que va al heroísmo, pero va a la mierda. Así se comenzó a imaginar 'El húsar'. Él piensa que en ese momento maduró toda una vida de lecturas y que aquello de escribir era una forma de querer definir cosas que no podía contar en una crónica para la tele. No es que Reverte necesitase contar todo aquello, puntualiza, lo que quería era contárselo a sí mismo. "Yo soy egoísta incluso en eso, la escritura es un acto intransitivo para mí; lo transitivo viene por azar, del mercado". Y lo que busca con la escritura, ¿qué es? "Serenidad, envejecer con clama. Quiero que cuando los fantasmas vengan, poder decirles: sentaos, vamos a charlar. Me he dado cuenta de que escribir sirve para eso". Así piensa pagar las deudas. "Porque he hecho muchas cosas malas en mi vida. Por ejemplo, he corrido para mandar una crónica y no me he parado a recoger a alguien que me decía: llévame contigo. Y a veces debí parar. El periodismo de guerra te quita humanidad. Si has dejado a un herido en el suelo, tienes remordimientos, y ojo, que también consigues momentos de orgullo. La literatura me ayuda a apaciguar todo eso, a envejecer sin depresiones, con dignidad. Claro que yo no he estado deprimido ni un puto día de mi vida".

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Vie May 10, 2013 7:39 am

-inirtr: ¿Hay algún personaje que “arrastre” desde sus primeras novelas? Un beso.
-Llevo veinticinco años arrastrando al mismo personaje: Frederic Glüntz envejeciendo. El húsar cansado.


Ahí quería yo llegar. O sea que Frederic Glüntz es el principio de todos los personajes y a partir de ahí surgen las demás historias. Por eso me gusta. El Húsar me parece APR en estado puro y el resto de novelas, variaciones a partir de ella. En mi humilde opinión. :wink:
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14305
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab May 11, 2013 9:29 am

(Pues va a ser que no :twisted: )

-María Luisa Blanco: Como escritor, ¿se siente satisfecho o tiene alguna aspiración que aún no ha conseguido?
-No tengo ninguna aspiración. Estoy tan satisfecho de la primera novela como de la última. Cada novela responde a la ilusión, a la imaginación, al estado de ánimo y al punto de vista de ese momento. Yo evoluciono con los años y tus libros evolucionan contigo. Me dicen: «Es que tu última novela es mucho más profunda». No, sólo que en este momento me interesan más los temas profundos que hace unos años. Hace diez años me interesaba más contar una peripecia de un húsar en una batalla. Ahora me interesan otro tipo de reflexiones.

(Aunque por otro lado...)

Es más, yo diría que cualquier novelista coherente escribe siempre la misma novela. Yo escribo siempre la misma novela. Es siempre la misma historia, el mismo problema, los mismos personajes, los mismos conflictos. Lo que pasa es que yo voy cambiando, voy evolucionando, porque hace quince años que escribo novelas y no soy el mismo que hace quince años. Entonces, lo que es para mí muy divertido es ir viendo cómo voy tratando ese mismo problema mientras mi vida va cambiando. Es decir, cada novela es un nuevo enfoque, diferente, de aquello que has tenido ya. Es como una casa en la cual vas amueblando las distintas habitaciones, pero siempre es la misma casa. Entonces, cualquier lector de mis novelas sabe que mis héroes, mis conflictos, mis mujeres, son siempre los mismos. Es como si me repitiera sin repetirme. Y además me alegro de eso, soy consciente, lo fomento y lo busco, porque a mí me interesan cuatro o cinco cosas. Cada escritor tiene cuatro o cinco cosas en la cabeza, tiene un mundo narrativo concreto que es el que desarrolla. Desconfiad de aquel escritor que escriba novelas muy diferentes, una cosa aquí, otra cosa allá, que nada tengan que ver unas con otras. "Qué variado, qué ameno". No. No, ahí hay algo que no funciona, o es un mercenario o está mintiendo o está plagiando. Si os fijáis en los grandes escritores -y ya me voy de mí, hablo de los grandes de verdad, Stendhal, Faulkner, Mann-, todos ellos, si te pones a mirarlos de verdad, tienen una serie de patrones que se repiten en sus novelas. Philip Roth, Joseph Roth, Kafka, todos, cualquiera de ellos. Y te das cuenta de que cada uno tiene sus obsesiones, y su vida como creador, como escritor o como lo que sea, es un intento por poner en claro esas obsesiones, esos temas y esas historias. Pero claro, la ventaja es que vas evolucionando, tu corazón va cambiando con los años, tu cabeza, tus recuerdos, tu cuerpo, todo. Y entonces es muy interesante mirarte a ti mismo, mirar tu propia obsesión a través de los años, y comparar. Yo ahora no haría 'El maestro de esgrima' ni 'El húsar' como los hice, porque ahora mi mundo es diferente. Eso es muy interesante, muy rico y además hace que un autor siga vivo, ¿no?... Si un día agotara eso, ya habría terminado como escritor. Mientras tenga cosas nuevas que descubrir sobre mis viejas cosas, seguiré vivo como escritor, y eso para mí es muy interesante.

-

"Habitualmente, he hecho lo que he querido, pero antes tenía jefes", puntualiza con socarronería. "En el pasado fui un mercenario honesto; ahora soy un autónomo de la tecla. Siempre soñé en vivir como el húsar de mis novelas, sin dueño ni señor. En lugar de un sable y un caballo, lo que tengo es una máquina de escribir y la certeza de que me basta para sobrevivir, aunque se hunda todo a mi alrededor".

-

(Jacinto Antón) De su identificación con los personajes que crea señaló: "Yo fui, en algún momento, el húsar; me hubiera gustado ser el maestro de esgrima, pero soy Lucas Corso con algún toque de Alatriste". Añadió: "Los silencios de Alatriste son los míos", lo que causó cierta estupefacción.

-

-Gérard de Cortanze: ¿Su primer libro se titulaba 'El húsar', verdad?
-Es la historia de un joven oficial de Napoleón durante la guerra de España. El 4 de abril de 1977 me encontraba con los soldados de la guerrilla de Eritrea. Ahí estaban mil doscientos hombres acosados y machacados por la aviación cubana. Al llegar a la frontera sudanesa no quedábamos más de trescientos... Sin comida, con disenteria, los muertos, la selva profunda, un horror. Volví a Eritrea ocho años después y me vi en sueños correr por la selva, en compañía de los guerrilleros, con la muerte detrás. 'El húsar' es la historia de un hombre que descubre que la guerra poco tiene que ver con el heroísmo. La guerra es la muerte, las mutilaciones, la desesperación, el terror cotidiano. Este oficio me ha dado las claves en cuanto al funcionamiento del mundo del público, del lector. Como decimos en español: “Cómo mantenerlos en vilo”. Este es el segundo punto. La literatura, perdóneme esta metáfora bélica, es un campo de batalla. Coloco aquí la metralleta, allá el campo de minas, los soldados se irán por este lado más bien que el otro. Yo, el escritor, espero al lector en un puesto estratégico en vez de en otro. Le llevo donde yo quiero; le tiendo una emboscada. La estrategia cuando escribo me viene directamente del periodismo. Igual que la búsqueda de un buen título, de un buen lema, del suspense, de mantener la tensión o relajarla. En fin, si fui un buen periodista es porque antes y durante leí muchísimo. Es la ficción la que me ha proporcionado las claves de la realidad y no al contrario. Por retomar el ejemplo de 'El húsar', fue porque había leído a Dumas y saqué enseñanzas de estas lecturas que pude contar sobre la guerrilla de Eritrea. A menudo me dicen: “¡Se ve que eres periodista, se palpa en tus novelas!”. Muy al contrario. En fin, la tercera lección aprendida a lo largo de mi carrera de periodista es tener una determinada visión sobre el mundo y la vida.

-

Soy periodista; empecé como periodista. Nunca he formado parte del mundo literario. Y nunca he estado en grupos, ni he tenido amigos escritores, ni amigos editores, ni asisto a mesas redondas. He sido siempre un forajido, en el sentido literal del término. Un intruso. Empiezo a escribir mis novelas -‘El húsar’, ‘El maestro de esgrima’- cuando todos los críticos propugnan que hay que escribir como Benet, como Ferlosio, como Faulkner. Y yo, que he leído a todos esos autores con muchísimo gusto, digo: «Señores, hay una literatura que no tiene que ver con eso, que es tan digna como ésa y que es perfectamente compatible». ¿Por qué debo renegar de Agatha Christie, si he sido feliz con ella y me ha dado mecanismos narrativos tan importantes como los que me ha dado Dostoievski? Para mí, el concepto de literatura nunca ha sido de habitaciones separadas. El mundo es una biblioteca enorme en la cual hay un lector que conecta todos esos libros. Tan decisivo ha sido leer ‘La isla del tesoro’ como ‘La cartuja de Parma’ o ‘La montaña mágica’. Y eso lo decía cuando llegué a la literatura y empecé a escribir: «¿Por qué puñetas tengo que escribir como Benet? ¡Pues no, señor!» El grupo Herralde, Marías, Azúa era lo que estaba en aquel momento en boga. Jamás he atacado a ningún escritor español, salvo que me ataquen. Pero me obligaban a elegir. La presión de los foros culturales me obligaba a posicionarme. «¿Tú eres benetiano o eres de literatura barata?», preguntaban. Y yo: «Bueno, si hay que elegir, me voy a la literatura barata». Era una cuestión de dignidad personal. «Todo es compatible, pero si queréis que elija, me cago en Benet»..., aunque como lector me ha gustado mucho siempre. Digamos que lo que hice fue que cargué el argumento por ese lado. Pero cualquiera que lea un libro mío sabe que ahí hay todo tipo de lecturas. Me limité a defender una casilla en el tablero de ajedrez de la literatura en España. Para mí tan digno era el Mendoza de ‘El laberinto de las aceitunas’ como Benet. Todo ese esnobismo literario hizo que el lector desertara. Cuando se vio que ese canon no funcionaba, hubo cantidad de críticos que se pasaron de bando, y ahora aceptan que eso también es literatura; pero hace quince años no. Cuando hace quince años comienzo a escribir, defiendo un territorio, y eso hace que me posicione frente a una tendencia. Pero todo esto es teoría... Yo estoy aquí, ahí están mis libros, y ahí está todo.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun May 13, 2013 8:43 am

Parece ser que un guionista trató de sacar adelante un guión de El Husar. No sé en qué quedó.
http://www.nocheamericana.com/guiones/el_husar.pdf
¿Qué os parece?
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Lun May 13, 2013 10:23 pm

A mí me parece muy bueno. Lástima que no se acabara...

Gracias Ada!

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6241
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Mar May 14, 2013 8:54 am

En [i]El húsar[/i], A.P-R escribió:—Lo digo yo —sentenció Philippo mientras volvía a tumbarse silbando entre dientes "Me gusta la cebolla frita con aceite", un aire de cierta opereta de moda que había sido adoptado por las bandas de música militar.
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Responder