'El francotirador paciente' (noticias sobre la novela)

Comentarios y noticias sobre el resto de los libros de Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mar May 20, 2014 11:27 am

La última novela de D. Arturo Pérez-Reverte.
MAY 19
Publicado por Antonio José López Serrano


Para que les voy a engañar diciendo que es buenísima cuando creo que es del montón. La última novela de Pérez-Reverte no me ha emocionado, y es una pena, porque creo que escribiendo como escribe podría ser capaz de regalarnos una obra maestra, de esas que se leemos una y otra vez y nos sigue gustando. Como el Asedio, sin ir más lejos, también suya.

Escribir es complicado, y los esfuerzos que uno realiza en la compleja oscuridad del que crea, trabaja y escribe no siempre son seguidos por editores, distribuidores y demás negociantes del maltrecho y efímero negocio del libro. Por eso reconozco la obra del bueno de Don Arturo, flamante sillón de la RAE. Imagino que una obra como El Francotirador Paciente es una muestra de que fue capaz de escribir aventuras de muchos tipos. Pero yo ya espero de él obras maestras.

En otros casos, escritores de nombre y tipo Dan Brown, cuyas novelas parecen salida de un estudio sociológico, me merecen menos respeto. ¿Cómo escribir algo que guste a la gente, poquito de sexo gratuito, que moleste a la gente con sensibilidad por lo religioso (beatos de toda la vida), y que enganche en una trama trepidante y pestilente? Eso es lo que hace el tío Dan, echar mierda sobre las estanterías de las librerías, imagino que alentado y pagado por editores muy gustosos con difundir sus propias ideas. Pérez-Reverte lucha para que su libro destaque en medio de esa hojarasca otoñal en caída libre gracias a los piratas de la cultura, y eso merece más respeto que ver a un tipo con sombrero Panamá.

Una y no más, eso dije con Dan Brown y lo he cumplido. Me tocó explicar en varias clases la “inventada teología y la nula ciencia” de Brown. Luego tengo que hacer terapia, que confieso consiste en leer un poco a Galdós o a Cervantes, y a ir tirando unos meses más. Con Arturo no tengo que hacer terapia, gracias a Dios, pero no me ha parecido buena.

Las novelas donde uno persigue a otro siempre tienen el mismo problema, y Don Arturo no lo ha resuelto tampoco en El francotirador paciente. Estas novelas se caen para el lector cuando descubre que lo que perseguía era una tontería. El misterio de la novela, que es lo que engancha, debe tener una resolución impecable, sorprendente. Eso dicen los manuales de escritura de medio mundo. Pero el problema sigue sin resolverse. Se lleva al lector a un precipicio para decirle que simplemente hay una buena vista. Quizás no esté tan mal.

El giro de guión que hace Pérez-Reverte al final, y que no destripo, no me parece interesante. El paisaje de los grafiteros está bien, pero no me entusiasma. Peor fue Brown cuando al final de su Codigo da Vinci nos descubrió mentiras teólogicas para comecuras logse de fin de semana.

¿No sería mejor descubrir que al final de la nada, no hay nada? ¿O que lo que hay es redentor y salvífico? Don Quijote perseguía a sus enemigos imaginarios, que eran una nada sabida por el lector desde el principio. Sublime. Frodo Bolsón perseguía el mal que lo atenazaba, y al final redime la Tierra Media. También bueno. El francotirador paciente no persigue nada importante. Simplemente a sí mismo, y con el giro final tampoco encuentra el lector nada más que un paisaje que se retrataba en veinte páginas. No necesitaba más.

Supongo que ahí está la diferencia entre un genial escritor, un escritor a secas, y un mediocre escritor. Como todavía me considero del grupo de los mediocres, prefiero no atacar al escritor a secas diciéndole que no es genial, no sea que me saque en su columna del XL Semanal y logre que la peña machaque mis queridos Caballeros de Valeolit antes de que los lean cien personas, que por ahí voy.

En lo demás el autor no defrauda. Su prosa es buena, de un estilo que no me gusta demasiado, pues a mi me tira más Caballero Bonald, pero elegante y con ritmo. Esperaré, no obstante a su próxima novela, espero que sea la obra maestra que andaba buscando. Pero que alguien le diga a Don Arturo que corra, no sea que logre en mi tercera novela alcanzarlo en una carrera donde la liebre parece estar agotada. ¿No te enfadarás? No lo creo, somos caballeros, y entre un grafitero y un escritor no debe haber demasiada diferencia.

http://topitocava.wordpress.com/2014/05 ... z-reverte/
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Mar May 20, 2014 2:17 pm

Gracias Ada, a ti y a todos los que le dedicáis tanto tiempo al foro y así le mantenéis vivito y coleando.
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Mar May 20, 2014 3:53 pm

Qué tirria le tiene a Dan Brown. No me extraña, por cierto. :lol:
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue May 22, 2014 1:12 pm

Ya está traducido al finés: "Kärsivällinen tarkka-ampuja"
http://www.like.fi/kirjat/karsivallinen-tarkka-ampuja
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14359
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun May 26, 2014 11:39 am

Detenidos siete grafiteros acusados de provocar daños por un millón de euros
Francisco Javier Barroso - elpais.com - 26/05/2014

Un total de 185 delitos de daños por pintadas y otros 71 por desórdenes públicos son los cargos que les imputa la policía a siete grafiteros que ha detenido, a los que también acusa de formar un grupo organizado que se caracteriza por ser uno de los más activos de la región madrileña. Esta banda, que firmaba con las siglas LFC, está acusada de cometer daños en los vagones de la red de Cercanías de Renfe por valor de un millón de euros, según ha informado la Dirección General de la Policía. Solían utilizar el método del palancazo, que consiste en parar el tren accionando la palanca de freno. Después grababan sus acciones en vídeo y lo subían a las redes sociales.

La investigación, desarrollada por las Brigadas Móviles Central y de Madrid, comenzó en octubre de 2011 al comprobar los agentes que habían aumentado las pintadas de un grupo denominado LFC. Los agentes localizaron grafitos con los nombres de HAOK, LEYE, RAIL, MAY, SNAP y TAPE. Todos eran integrantes de esta banda y estaban relacionados entre sí.

Los policías descubrieron la forma de actuar de esta banda, que utilizaban el palancazo. Mientras dos o tres miembros paraban el convoy con el freno de emergencias, otros aprovechaban el tiempo que utiliza el maquinista para reanudar la marcha (entre cinco y diez minutos) para realizar la pintada. Además, utilizaban bates de béisbol o tiraban piedras u otros objetos contundentes contra los vagones. Todo ello lo grababan y lo subían a las redes sociales, según fuentes policiales.

La identificación y localización de los integrantes de este grupo ha resultado difícil ya que el grupo tomaba medidas para evitar ser reconocido por la policía. Siempre se tapan la cara con capuchas o pasamontañas y empleaban muy poco tiempo para cometer las pintadas y provocar los daños. Además, era característico que hicieran sus actividades delictivas en el momento en el que los trenes estaban en lugares de difícil acceso e incluso cuando se hallaban estacionados en los depósitos.

La policía da por desmantelado con estos arrestos uno de los grupos más activos de la región, a los que acusa de haber provocado daños en las instalaciones de Renfe por valor de 1.090.535 euros. En total han sido arrestadas siete personas, tres de ellas menores de edad.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mié May 28, 2014 8:33 am

Entrevista en el canal CN23 de Argentina para promocionar El Francotirador paciente

En una entrevista dada al canal CN23, Arturo Pérez Reverte conversó sobre su última novela El francotirador paciente y analizó su experiencia con graffiteros a la hora de escribir este thriller.

Para Pérez Reverte, que confesó haber salido por las noches vestido de negro en busca de graffiteros, el graffiti es "un vandalismo que debe ser castigado" y destacó que "no siempre están claras las barreras entre grafitti y arte urbano".

Las preguntas que asoman son ¿cuándo es arte urbano y cuándo es graffiti?; ¿el consenso a la hora de pintar en un lugar público marca la diferencia?; ¿para que sea graffiti tiene que haber rebeldía?, ¿es distinta la condena social sobre uno u otro?; ¿el graffiti tiene que ser avalado por la sociedad o perdería su caracter de antisistema?.

El escritor español destaca que: "Frente a la aberración mercantil que es el mundo del arte, el graffiti y el arte callejero con todo su vandalismo y con todo lo que tu quieras negativo tiene una cosa digna y es que son libres, son independientes. Son guerreros urbanos, haciendo una guerra compleja, retorcida, siniestra, vandálica lo que tu quieras. Están combatiendo, se la están jugando y eso ya hace que me interese".

Además Pérez Reverte destacó que cuando se encontraba escribiendo su novela se sorprendió al ver como los graffiteros operan como si fueran grupos comando, analizando zonas, planificando con mapas y "nunca dejan un compañero detrás".

En nuestro país la polémica de los graffities se instaló a partir de las pintadas en los nuevos trenes del Sarmiento y la posterior denuncia del Ministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo junto con la acusación a los padres de los menores. En algunas sociedades el arte urbano está severamente penado lo cual hace que adquiera un caracter épico digno de cualquier novela.

Arturo Pérez-Reverte fue reportero de guerra durante veintiún años y es autor, entre otras novelas, de El húsar, El maestro de esgrima, La tabla de Flandes, El club Dumas, Territorio Comanche, La piel del tambor, La carta esférica, La Reina del Sur, El pintor de batallas, Un día de cólera, El asedio y El tango de la Guardia Vieja; y de la ya legendaria serie histórica Las aventuras del capitán Alatriste. Es miembro de la Real Academia Española y estuvo en la 40 Feria Internacional del Libro en Buenos Aires.

http://www.diarioregistrado.com/cultura ... l-fin.html
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mié May 28, 2014 4:17 pm

repe
Última edición por Ada el Lun Oct 13, 2014 3:20 pm, editado 1 vez en total.
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14359
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab Jun 28, 2014 8:03 pm

"Uno no siempre aprueba aquello sobre lo que se escribe"
perfil.com - 28/06/2014

Arturo Pérez-Reverte se desplazó hasta el Alvear Palace Hotel de Buenos Aires para hablar con Mariana Arias de su más reciente novela publicada a finales del año pasado. Se trata de una obra que se aleja los personajes y temas a los que tiene acostumbrados a sus lectores, para sumergirlos en el curioso mundo de los artistas del grafiti. 'El francotirador paciente' es un thriller basado en un juego al límite entre perseguidor y presa que profundiza en el ambiente en el que se mueven los artistas grafiteros.

El que fue por más de veinte años corresponsal de guerra en diversos conflictos armados se sienta a charlar sobre un tema que lo tiene realmente fascinado: el grafiti. A los artistas callejeros los califica de bárbaros: “Son terroristas urbanos, yo desapruebo el grafiti, me parece un vandalismo que debe de ser castigado y perseguido sin duda, pero no me impide ver que hay ahí un montón de cosas interesantes”. Argumenta que uno no siempre avala aquello sobre lo que se escribe y que a él le caló la idea de que haya toda una novela detrás de cada firma de una pared.

Es un autor que siente pasión sincera por la literatura, tanto es así que compara el escribir una novela nueva con el enamoramiento: “Una novela es como enamorarse. Uno vive el tiempo que tarda en escribirla, uno dos años, intentando conocerlo todo, saberlo todo, fascinado por la historia. Primero con cautela después con pasión. Es una especie de cortejo con la historia. Después vienen meses de rutina, meses de estar ahí sentado escribiendo y ahí es cuando se ve si es amor de verdad” reflexiona a través de esta linda metáfora.

Gracias a esta última historia desemboca en una reflexión profunda sobre como enfocar y vivir la época que nos ha tocado. “He visto al destino hacer jugarretas muy grandes. Y cuando has visto todo eso te das cuenta que al final siempre hay alguien que te esta apuntando con el rifle dispara o no dispara pero siempre estás ahí ¿no? Por eso creo que la única forma de vida razonable es vivir sabiendo que te está apuntando el francotirador todo el tiempo”.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Jul 07, 2014 8:15 am

Un chute de adrenalina directo al corazón

El protagonista de esta entrevista, ante una de sus obras (navideñas) en un Euskotren de la línea del Txorierri. El protagonista de esta entrevista, ante una de sus obras (navideñas) en un Euskotren de la línea del Txorierri. / GRUPO VDT
INTEGRANTE DEL GRUPO VDT
Un grafitero ilegal desvela los secretos de sus asaltos a trenes y confiesa: "Hacemos vandalismo, comprendas o no su parte artística"

Dar con un grafitero ilegal tiene un poco de novela de espías: intermediarios, compromisos de anonimato, recelos por ambas partes. Finalmente, un integrante del grupo VDT "de la zona" que sigue en activo -y que por razones obvias no desvela su identidad- accede a contar qué les mueve a asaltar trenes para plasmar sus obras y sus firmas, una actividad clandestina que el año pasado costó a Renfe y Euskotren cerca de 400.000 euros en Bizkaia.

- ¿Recuerdas tu primera pintada?

- Perfectamente. Empecé en diciembre del 99. Normalmente, la gente se inicia joven, sobre los 15 años, algunos antes y otros incluso hacia los 18, pero es más raro. Normalmente se empieza haciendo firmillas con rotulador Eding, aunque ese no fue mi caso.

- ¿Llevas muchos años en esto?

- Unos cuantos sí, prácticamente media vida.

- Y sigues en activo.

- Aún no me he retirado de la disciplina ilegal, supongo que algún día, poco a poco... De momento es difícil planteárselo seriamente. Si esa idea ha pasado alguna vez por mi cabeza, en pocas horas se ha esfumado.

- ¿Qué es lo que os engancha?

- A cada uno le engancha una cosa, en un principio suele ser la sensación de conseguir hacer algo que pensabas imposible, ver tu nombre al día siguiente, que la gente hable de ello, superar retos, adrenalina, reconocimiento... En mi caso, la amistad y la sensación de equipo me ayuda a continuar, pero con la edad los compañeros lo van dejando y a veces no queda otra que ir solo para 'calmar el mono'.

- ¿Hay chicas en los grupos?

- Muy pocas, pero las hay. De hecho, hay una en mi grupo, aunque está retirada. De momento.

- Si hacer grafitis en trenes fuese legal y os dejasen pintar vagones, ¿os gustaría tanto?

- No. Por supuesto, si me diesen la oportunidad de hacerlo alguna vez lo haría, pero no tendría nada que ver, simplemente tendría el factor artístico del grafiti, al igual que en un muro abandonado, con el plus de que circularía. Pero el resto de factores como vigilar, estudiar el terreno, horas, sistemas de seguridad, solventar obstáculos, conseguir el objetivo, buscar la foto... los perdería y son los más importantes de la disciplina.

- En internet, en los foros, los grafiteros hablan de la adrenalina, del subidón al pintar un tren… ¿Qué hay de cierto en todo eso?

Las frases
El metro, un desafío "Es más complicado. Hay seguridad, los accesos son más difíciles... El riesgo se valora especialmente"
Encontronazos en las 'misiones "Sólo consideramos legítimo utilizar la violencia si la emplean antes contra nosotros"
El grafiti soñado "Una foto de una pieza mía o de mi grupo en la barquilla del Puente Colgante sería... ¡la hostia!"
- Sobre todo la primera vez es un chute de adrenalina directo al corazón. Después esa sensación disminuye, a veces incluso se pierde. Es más 'rutinario' y se busca algo más 'profesional'. También depende del tipo de acción, país o sistema en el que estés, a veces estás muy tranquilo, otras cardiaco aunque lleves 20 años en esto.

- ¿Por qué esa predilección por los trenes?

- No hay predilecciones. Algunos simplemente se dedican a realizar murales, que aunque yo también los hago en ocasiones, personalmente no lo llamo grafiti; otros prefieren hacer vías de tren, carreteras... Hay gente que le da más importancia a que se vea su nombre que al hecho de currarte una misión y que solo tú y los de limpieza puedan ver el resultado de la acción. Los que se inclinan por los trenes lo hacen por las razones que he mencionado anteriormente. Verlo circular es una sensación muy grata difícil de explicar. En mi caso, me gusta hacer todo, lo que te da una cosa no te la da la otra.

- ¿Hay modelos de trenes que os gustan más que otros?

- Sí, solemos preferir modelos de líneas urbanas, modelos antiguos o raros, y los sistemas de metro suelen ser la joya de la corona.

- ¿El metro es un plus?

- Por lo general es más complicado, hay más seguridad, los accesos son más difíciles... más riesgo, por eso mismo se valora especialmente.

Coste para las compañías

- ¿Cuál ha sido la 'misión' que más te ha gustado?

- Mmmm, difícil pregunta... Creo que fue la vez que por fin conseguí pintar en un hangar de Euskotren bastante complicado, después de intentarlo incontables veces mano a mano junto a mi compañero.

- ¿Bizkaia es un buen sitio para estas incursiones?

- Soy de la zona. No es un mal lugar, tenemos variedad de modelos y sitios. La dificultad podríamos decir que es media.

- A las compañías les cuesta mucho dinero quitar los grafitis. ¿Os dais cuenta de la faena que supone?

- A las compañías les supone un cuarto del dinero que dicen que les cuesta. En internet hay muchos vídeos de empresas de limpieza de grafitis en los que se puede comprobar que su limpieza no es complicada, más aún con los nuevos modelos con pintura antigrafiti. El mayor coste para la compañía ferroviaria es la retirada de servicio de una unidad y su sustitución provisional, pero eso realmente no es necesario, el tren sigue transportando viajeros esté pintado o no. Sin embargo, no les preocupan mucho las exigencias de sus trabajadores o usuarios.

- ¿Qué os mueve a hacerlo?

- Superación, creatividad, amistad, sensación de equipo...

- ¿Arte?

- Tiene su lado artístico, pero como tal no lo es. Para mí es arte vandálico.

- O sea, que no os molesta la etiqueta de vándalos.

- Es lo que hacemos, vandalismo, comprendas o no su parte artística.

- ¿Cuándo los grafiteros están de misión piensan en el miedo de los trabajadores –de limpieza, por ejemplo– que se topan con ellos y que a veces son increpados? En YouTube se ve a algunos con bates y cadenas...

- No es representativo en general y mucho menos en mi caso y en el de los míos. Nuestro propósito es lograr el objetivo sin ser vistos. Si nos ven, nos vamos o terminamos rápido, no perseguimos a la seguridad y menos al resto de trabajadores. Solamente consideramos legítimo usar la violencia si la usan contra nosotros. Odiamos esas prácticas, porque son las que se usan para criminalizar nuestra afición.

- ¿Dónde te gustaría hacer tu grafiti soñado?

- La verdad que siempre he pensado que una foto de una pieza mía o de mi grupo en la barquilla del Puente Colgante sería... ¡la hostia!

"Tiene sus riesgos y lo asumimos"

- Salir de 'misión' entraña riesgos. En los vídeos se ve a gente saltando alambradas, en medio de la vía con el consiguiente peligro de atropello… ¿Sois conscientes de ello?

- Sí. Aunque el objetivo nos ciegue en cierta medida, intentamos hacerlo de la forma más segura posible. Tiene sus peligros y lo asumimos, como muchísimos otros hobbies, la escalada, el skate...

- Y luego están la Policía y los vigilantes. ¿A ti te han detenido alguna vez?

- Sí, pero llevar tiempo en esto y conocer la ley ayuda a tomar medidas, para que, en caso de que te pillen, tengan difícil demostrar que fuiste tú.

- ¿Qué ocurre cuando os pillan?

- Según el país. Calabozo, multas, trabajos sociales, cárcel... Pero aquí la pena no es tan grande como para que te encarcelen.

- Imagino que si os cogen se enteran en vuestra casa. ¿Cómo reaccionan los padres cuando Renfe o la compañía pertinente les presenta una factura por la 'misión' del hijo?

- Cuando la responsabilidad de afrontar eso no era mía no me arriesgaba tanto. Nada más empezar, mi hermana le enseñó orgullosa a mi aita las fotos de mis primeros muros y la bronca fue tal que me prohibió seguir con ello, así que tuve que hacerlo a escondidas durante años. A mi ama no le importaba, así que no fue tan complicado.

- ¿Has leído el libro de Arturo Pérez Reverte sobre los grafiteros, a los que llama 'francotiradores'? ¿Se ajusta a la realidad?

- Sí, me lo regaló mi madre. Su título es 'El francotirador paciente'. Se ajusta bastante a la realidad, sí, siempre teniendo en cuenta que es una novela.

http://www.elcorreo.com/bizkaia/201407/ ... 81317.html
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue Jul 24, 2014 3:58 pm

Reseña en El Cordillerano, 23 de julio de 2014

Imagen
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Vie Jul 25, 2014 11:16 am

Reseña en TODOLITERATURA

"El francotirador paciente" de Arturo Pérez-Reverte
Por Felipe Velasco

Última actualización 25/07/2014

La editorial Alfaguara publicó hace unos meses "El francotirador paciente" de Arturo Pérez-Reverte. Este libro nos narra la historia de un artista callejero que lanza desafíos a otros grafiteros con los que más de una vez se ha manchado las manos de sangre indirectamente.

Un encargo editorial pone a Alejandra Varela, especialista en arte urbano, tras la pista de Sniper, un reconocido artista del grafiti, promotor de acciones callejeras al límite de la legalidad —algunas de ellas con resultados fatales— del que casi nadie ha visto jamás el rostro ni conoce el paradero. La búsqueda conducirá a la protagonista de Madrid a Lisboa, y de ahí a Verona y Nápoles en su intento por descifrar cuál es el objetivo al que apunta la mira mortal del cazador solitario.

En El francotirador paciente, Arturo Pérez-Reverte nos sumerge en el mundo del grafiti, fundamentalmente en su faceta más artística y menos vandálica, entendiendo por vandálicos esos grafitis que sólo ensucian las paredes y nunca se considerarían arte (aunque esta faceta artística que nos muestra la novela también tiene su componente de ilegalidad porque, por muy profundo y bonito que sea el grafiti, puede conllevar allanamientos o pintadas en propiedades públicas). Les diré que el grafitero al que alude el título de la novela, el francotirador paciente, menciona en la novela que “si es legal, no es grafiti”.

En esta novela, es bastante interesante ver cómo el grafiti tiene también su propia historia del arte y cómo muchos de los artistas callejeros son conocidos internacionalmente, aunque muchos de nosotros, entre los que me incluyo, no los hayamos oído mencionar nunca hasta el momento en el que leemos este libro.

Pese a que el planteamiento como thriller está bastante bien, me gustaría comentar unos matices que afectan negativamente a la novela. En primer lugar, Alejandra, la protagonista, “casualmente” es la persona que logra acercarse más a Sniper, ese francotirador paciente, en mucho tiempo. A pesar de que un millonario con todos los medios que el dinero puede comprar no ha conseguido una pista fiable en años. Pero no por ello hay que menospreciar la búsqueda de este individuo por parte de la protagonista, que está muy bien construida.

Por otro lado, en relación con el final, podríamos opinar dos cosas. La primera sería algo parecido a “menudo giro que ha dado la trama”. La segunda, más acorde con mi valoración, es “¿pero de dónde se ha sacado esto? Así que la novela tiene un final que puede asombrar y decepcionar a la vez, o una cosa más que la otra, eso lo dejo a su opinión.

En definitiva, El francotirador paciente es un thriller que nos muestra un muy buen duelo de inteligencias, un juego al límite entre perseguidor y presa, pero que se ve perjudicado por ciertos elementos que, de haberse modificado u omitido, harían una mejor novela.

http://www.todoliteratura.es/noticia/72 ... verte.html
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Sep 01, 2014 4:04 pm

(Reseña que contiene fragmentos de la obra)

El francotirador paciente, Arturo Peréz-Reverte.
Publicado el 1 septiembre, 2014 de Clara

En esta novela Peréz-Reverte nos sumerge en el mundo underground del grafiti como forma de expresión artística libre, como el único lugar de expresión propio de la calle. Todo ello con un ambiente muy aventurero, peligroso y romántico.

El francotirador paciente La trama arranca cuando la protagonista, Lex (Alejandra) una joven investigadora del mundo del arte recibe el encargo de encontrar y convencer a uno de los grafiteros más misteriosos y perseguidos del panorama para hacer una retrospectiva seria sobre su trabajo y sacar una edición editorial de lujo avalada por las principales editoriales y museos de arte contemporáneo.

Un trabajo difícil que la reportará pingues beneficios si consigue encontrar al artista Sniper, que siempre ha permanecido anónimo porque tiene puesto precio a su cabeza tras provocar, con sus incitaciones a otros jóvenes a pintar en sitios peligrosos, la muerte del hijo de un importante empresario catalán que lo persigue para vengarse. Esa circunstancia además de su original y creativo trabajo callejero, defensor de la libertad de expresión sin controles lo convierten en un personaje mítico para todos los grafiteros que lo protegen y ayudan en su vida escurridiza, activista y anónima.

La novela escrita en primera persona desde la mirada de la protagonista con un estilo ágil y fácil de leer, muy de la calle y es entretenida porque esta aderezada de muchos momentos de tensión e intriga ya que esta investigadora, no sólo sabe atizar a alguien cuando hace falta, sino que tambien fue grafitera en su juventud y conoce el mundo en el que tiene que investigar, mientras otros la siguen para ver si pueden dar tambien con el artista.

Esa búsqueda permite que visitemos a diferentes personajes que entraron en contacto con el grafitero y que nos van perfilando ese misterioso personaje con profundidad, al tiempo que sirve de marco para las reflexiones de los personajes sobre la libertad de expresión, el lenguaje de la calle o la manipulación del mercado del arte sobre el trabajo de los artistas. Como dicen en el libro

Cantidad de veces le oí decir que el arte tiene un lado peligroso, porque aburguesa y hace olvidar los orígenes. La marca de la legitimidad, repetía, jode a cualquier artista bueno. Ellos te hacen suyo para siempre, como vender el alma al diablo o vender tu culo en un parque. Y no se puede estar con un pie dentro y otro fuera. Ilegal, era su palabra favorita. (pág 50)

(…)

—El poder siempre intenta domesticar lo que no puede controlar.

—Hacerte bailar claqué —apunté. (Pag 52)

La novela despide un aire marginal y subversivo propio del colectivo que describe como refleja esta anécdota

—El Viaducto. Trabajábamos mucho abajo, en los pilares de hormigón. Un lugar fantástico. Una noche se suicidó allí una mujer, pues a veces se tiraban desde arriba. La vimos y Sniper se quedó muy impresionado. Creo que eso lo marcó. Ocurrió antes de que el Viaducto lo estropeara el Ayuntamiento con paneles de metacrilato para que la gente no saltara. Ya ni matarte a gusto te dejan, esos hijos de puta.

El libro en cierto modo es un manifiesto sobre los principios básicos del grafiti.

El grafiti es el único arte vivo —sentenció—. Hoy, con Internet, unos pocos trazos de aerosol pueden convertirse en icono mundial a las tres horas de ser fotografiados en un suburbio de Los Ángeles o Nairobi… El grafiti es la obra de arte más honrada, porque quien la hace no la disfruta. No tiene la perversión del mercado. Es un disparo asocial que golpea en la médula. Y aunque más tarde el artista se acabe vendiendo, la obra hecha en la calle sigue allí y no se vende nunca. Se destruye tal vez, pero no se vende.

Como curiosidad la protagonista es lesbiana y me parece bien tratado ese tema en la novela. He encontrado en mis ultimas lecturas varios personajes con esa característica tratada con normalidad y respeto, algo que me agrada porque supone una mayor apertura de mente de la sociedad normalizando situaciones que se consideraban antinaturales. Poquito a poco adelantamos hacia la tolerancia y el respeto de la libertad sexual al menos en algunas lecturas.

El libro me ha gustado y entretenido y mantiene el interés hasta el final incluidas las dispersiones sobre el mundo del arte porque es un terreno que a mi me interesa. Los personajes están muy bien desarrollados y tienen mucha personalidad, la documentación es muy buena, y el final sorprendente. Me ha gustado leerla y la recomiendo en general.

No se ha convertido en una de mis novelas favoritas pero si creo que puede estar entre las recomendadas porque he disfrutado y aprendido mucho leyéndola.

Ah y me olvidaba el título me parece muy adecuado.

http://klaruchaklerr.wordpress.com/2014 ... z-reverte/
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Sep 22, 2014 5:23 pm

Habrá edición especial cartoné esta navidad.

http://2.bp.blogspot.com/-8hrt-zJlRmM/V ... artone.jpg
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14359
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Oct 02, 2014 3:28 pm

La Patience du franc-tireur ou la nuit du graffeur
Bruno Corty - lefigaro.fr - 02/10/2014

Alors qu‘une historienne de l'art urbain tente d'approcher le roi des graffeurs espagnols, celui-ci se révèle être un fantôme... Dans le dernier roman d'Arturo Pérez-Reverte, un mystérieux artiste qui défie le monde avec ses fresques murales fait des émules et des dégâts.

Après les spadassins du Siècle d'or espagnol, les mercenaires de tous poils, les membres des cartels de la drogue, Arturo Pérez-Reverte met en scène dans 'La patience du franc-tireur', son vingtième roman traduit en vingt ans, des graffeurs. Un sujet contemporain qui a poussé l'écrivain sexagénaire à suivre des semaines durant et à ses risques et périls les rois des graffitis dans l'exercice de leur art.

Des risques, Pérez-Reverte, qui fut pendant vingt ans correspondant de guerre à la télévision espagnole, en a pris toute sa vie et sur tous les continents. Le monde tel qu'il ne tourne pas rond l'irrite et le fascine à la fois. En 2007, en publiant 'Le peintre de batailles', le romancier espagnol signait une remarquable réflexion sur le pouvoir de l'image en temps de guerre. Des années après Sarajevo, un soldat yougoslave venait demander des comptes à un photographe de guerre vivant reclus dans une tour. En Espagne, le succès du livre ne fut pas à la hauteur des attentes de Pérez-Reverte, qui en conçut une certaine amertume. Comme si son public fidèle ne se sentait plus connecté avec le romancier. Comme s'il avait été trop loin dans l'implication personnelle.

Avec 'La patience du franc-tireur' (titre on ne peut plus «pérez-revertien»), c'est une autre guerre qu'il met en scène. Sans chars ni canons. Mais une guerre civile où dans l'ombre, organisées en commandos, des silhouettes encapuchonnées bombent méthodiquement la ville dans ses lieux stratégiques (métro, bus) et symboliques (monuments, musées, banques, grands magasins). Comme dans 'La Reine du Sud', Pérez-Reverte met en scène une femme de caractère. Sa narratrice, Alejandra Varela, trente-quatre ans, est historienne de l'art urbain. Un gros éditeur lui propose d'approcher Sniper, le roi des graffeurs espagnols. Pas pour l'interviewer mais pour savoir s'il accepterait qu'on lui consacre un livre et une rétrospective de son œuvre à New York ou à Londres. Il y a juste un léger problème: le Sniper en question est un fantôme. De lui, on ne sait presque rien. Si sa signature, une mire de fusil, et son credo, «Si c'est légal, c'est pas un graffiti», sont célèbres, son visage est inconnu.

Depuis la fin des années 1980, Sniper sévit dans toute l'Europe et ses actions se radicalisent. Un de ceux qui l'ont approché confie à Alejandra les paroles de son mentor: «Selon les autorités, le graffiti détruit le paysage urbain ; mais nous, on doit supporter les panneaux lumineux, les enseignes, la publicité, les autobus avec leurs annonces et leurs messages débiles… Ils s'approprient toute la surface disponible.» L'ire de Sniper le pousse à envoyer ses légions à l'assaut des villes via Internet. Des gamins prennent des risques insensés pour le satisfaire. Plusieurs ont payé de leur vie sa croisade. L'un d'eux était le fils d'un riche homme d'affaires qui a décidé d'en finir avec le serial-graffeur en mettant un contrat sur sa tête. Cela n'arrange pas les affaires d'Alejandra.

De Madrid à Lisbonne, de Vérone à Naples, la jeune femme se rapproche peu à peu de cette légende. Pour quel résultat? Ne vient-elle pas pour parler d'art à quelqu'un qui pense guérilla urbaine? Qui oppose à la consolation que peut apporter l'art, la destruction? Le face-à-face promet et ne décevra pas le lecteur, qui découvre un monde parallèle au sien, avec ses codes, ses rites, ses risques et ses rixes. Arturo Pérez-Reverte réussit une fois encore à nous surprendre. Sa réflexion sur l'art comme forme moderne de rébellion est on ne peut plus passionnante.

Imagen

'La patience du franc-tireur', d'Arturo Pérez-Reverte, traduit de l'espagnol par François Maspero, Seuil, 259 p., 21 €.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue Oct 09, 2014 1:10 pm

El fin de semana pasado se publicó en el suplemento Il Venerdì de La Repubblica un extenso reportaje sobre el libro, del estilo de los que salieron aquí en dominicales.

Lo subí entero al blog. Os dejo portada y página y en cuanto tenga tiempo transcribiré y traduciré
(no tiene desperdicio)

Imagen

Imagen
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14359
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Oct 12, 2014 2:32 pm

L'arte è guerriglia urbana
Stenio Solinas - Il Giornale - 12/10/2014

Nel graffito urbano c'è spazio per qualsiasi cosa, talento e analfabetismo artistico, protesta anarchica e vandalismo individuale, rifiuto delle regole del mercato e desiderio di farne parte fingendo di disprezzarle... Mai come da quando tutto è arte, l'arte ha smesso di essere qualcosa e il suo posto è stato preso dal business: «Oggetti senza valore sopravvalutati da idioti o da negozianti che si chiamano galleristi, con i loro complici al soldo, che sono i mezzi di comunicazione e i critici influenti che possono far arrivare in alto chiunque, o distruggerlo.

Prima erano i committenti a determinare la faccenda, e adesso sono i compratori a determinare i prezzi delle aste. Alla fine tutto si riduce a mettere insieme una certa quantità di euro. Come in tutto il resto. L'arte attuale è una frode gigantesca», e sono «i corvi del mercato» i veri padroni.

Sniper sembra essere qualcosa di diverso. È un writer senza volto che ha scelto per sé il nome e il modus operandi del cecchino: opera nel buio, non «spara» a caso, seleziona le sue vittime, ovvero i suoi obiettivi. Il suo graffitismo non rientra nei canoni, talmente ampi ormai da essersi svuotati di senso, della cosiddetta «rappresentazione artistica», ma in quelli, come egli stesso sostiene, della «guerriglia urbana». Illegale è la sua parola preferita, «lanciare sulla città dubbi come se fossero bombe. I graffiti hanno bisogno di un campo di battaglia. L'arte è una cosa morta, mentre un graffitaro è vivo».

Volendo, in una società che tutto addomestica, compra e fa proprio, l'unica arte attuale possibile diventa quella libera e l'unica arte libera possibile diventa quella di strada, di per sé illegale in quanto estranea ai valori imposti dalla società contemporanea. Ne deriva, come corollario, che «mai come adesso è stata vera la vecchia affermazione secondo cui l'autentica opera d'arte è al di sopra delle leggi sociali e morali del suo tempo», o almeno così teorizzano quei critici che vorrebbero fare di Sniper l'alfiere dell'arte anti-sistema, celebrarlo in quanto distruttore di ciò che loro stessi hanno costruito, portare insomma la rivoluzione nel salotto buono della conservazione... Il sottofondo di questo ragionamento è che in fondo anche Sniper è uno di loro, un cecchino che si è pazientemente nascosto per far salire le proprie quotazioni, un teorico non tanto della «guerriglia urbana» quanto del proprio status di guerriero. Più tarda a venire alla luce, più la sua statura di irriducibile sale, più redditizia sarà la sua resa, ovvero la sua fama.

È in quest'ottica che Alejandra Varela, specialista in arte urbana, viene sguinzagliata sulle sue tracce. C'è un progetto editoriale gigantesco, fatto di sponsor pubblici e privati, di gallerie e di musei: basta che lui accetti e il circo Barnum dell'arte contemporanea si metterà in moto: cataloghi, mostre a tema, convegni, personali, retrospettive... Il problema è che di Sniper non si conosce la vera identità, non si sa né dove viva né come, è un nome senza un corpo. Trovarlo, insomma, è più un lavoro da detective che da operatori culturali. C'è poi un altro elemento che rende la ricerca ancora più complicata: le sue perfomances artistico-belliche, i suoi «interventi» sul paesaggio urbano comportano un elemento di rischio che può rivelarsi fatale per i «colleghi» che egli chiama a raccolta, spinge all'emulazione. Sceglie obiettivi simbolici difficili da raggiungere e super controllati, non si accontenta di anonimi muri metropolitani.

Così è successo che qualche giovane writer ci abbia lasciato la pelle e qualche genitore, qualche amico o amante del caduto sul campo della «guerriglia urbana» gliel'abbia giurata. A ricercarlo non è solo il piccolo-grande mondo dell'arte che vorrebbe pagarlo, ma anche il piccolo-grande mondo di chi vorrebbe fargliela pagare... Per i suoi componenti, Sniper non è un cecchino dell'arte, è un «cattivo maestro», un seminatore nichilista di morte. Lui lo sa e anche per questo si nasconde.

'Il cecchino paziente' (Rizzoli, pagg. 254, euro 18; trad. Bruno Arpaia), il nuovo romanzo di Arturo Pérez-Reverte, racconta questa caccia, astuzie e depistaggi, confronti e scontri, e questo universo: i codici e i valori che stanno dietro al graffitismo urbano, le velleità e gli equivoci che lo attraversano, il discrimine a volte sottile, altre incolmabile, fra sberleffo, rivolta, moda, vandalismo. Lo fa, lungo scenari metropolitani che da Madrid e Lisbona conducono a Verona e Napoli, con l'abituale maestria del suo autore, capace di costruire trame e intrighi come pochi e innervarli con un sottofondo etico mai banale. Gli “eroi” di Reverte sono sempre degli sconfitti della vita, «giovani solo alla vigilia della battaglia. Poi, vinci o perdi, sei invecchiato». E la vita, il senso autentico della realtà, è sempre e comunque una tragedia, così come è il Fato il cecchino più paziente. E infallibile.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Oct 13, 2014 3:19 pm

Nel mondo dei writers con Perez-Reverte
Nel nuovo romanzo 'Il cecchino paziente'

12 ottobre 2014

(ANSA) - ROMA - ARTURO PEREZ-REVERTE, IL CECCHINO PAZIENTE (RIZZOLI, PP 253, EURO 18). Il mondo dei "graffitari" con i suoi indomabili e ribelli protagonisti. Nel suo nuovo romanzo 'Il cecchino paziente', pubblicato da Rizzoli nella traduzione di Bruno Arpaia, Arturo Perez-Reverte apre una finestra sul mondo dell'arte da strada la cui norma di sicurezza fondamentale è: "scrivi in fretta e squagliatela". La storia, piena di suspence, si sviluppa tra Madrid, Lisbona, Verona e Napoli. Alejandra Varela, detta Lex, 34 anni, è sulle tracce di uno tra i più famosi writer al mondo, Sniper.
Nell'incarico avuto dall'editore della Birnan Wood, Mauricio Bosque, Lex - che è esperta di arte urbana e ama le donne - si butta a capofitto per tenere lontano il dolore della perdita della sua compagna e finirà per trovarsi protagonista di un insolito intrigo.
Reporter di guerra per 20 anni, Arturo Perez-Reverte, 63 anni, dal 2003 membro della Reale Accademia di Spagna, autore di bestseller come 'Il club Dumas' che ha ispirato 'La nona porta' di Roman Polanski, dopo aver abbandonato il giornalismo prosegue da tempo sulla strada della letteratura esplorando mondi come 'Il tango della vecchia guardia' (Rizzoli) in cui si respira l'atmosfera avvolgente e un pò torbida della milonga e ora facendoci entrare nella filosofia, con i suoi codici e valori, dell'arte urbana. "C'era una volta una razza speciale di persone chiamate writers. Hanno combattuto una fiera battaglia contro la società. L'esito è ancora ignoto" dicono le parole scritte su un muro di New York nel 1986 da Ken, graffitaro, riportate da Perez-Reverte in forma di dedica. Nessuno conosce la vera identità di Sniper e pochi hanno visto la faccia di questo artista ma lui non si considera tale anzi si sente piuttosto un autore di opere di "guerriglia urbana" realizzate con interventi spesso oltre i limiti della legalità e a volte fatali per i giovani che collaborano con lui. Anche quando appare a Telenapoli, Sniper sta davanti a una sua opera e non si vede in faccia ma fa "dichiarazioni pittoresche sulla spazzatura, la città e il sindaco" viene raccontato nel libro.
L'obiettivo di Lex è convincerlo a esporre le sue opere e a raccoglierle in un libro ma l'impresa non è semplice. Oltre a Lex, c'è però qualcun altro che sta cercando Sniper e per ragioni tutt'altro che artistiche. Pedinare l'esperta di arte urbana diventa fondamentale per arrivare a lui. Così da cacciatrice Lex diventa preda.
Il romanzo è una riflessione sul destino che è "un cacciatore paziente" e sull'arte oggi che per Sniper è "una frode gigantesca. Una disgrazia. Oggetti senza valore sopravvalutati da idioti e da negozianti d'elite che si chiamano galleristi, con i loro complici al soldo, che sono i mezzi di comunicazione e i critici influenti che possono fare arrivare in alto chiunque, o distruggerlo". (ANSA).

http://www.ansa.it/sito/notizie/cultura ... 02291.html


Imagen
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mar Oct 14, 2014 10:26 pm

Reseña en Le Monde
Arturo Pérez-Reverte, street art guérillero
LE MONDE DES LIVRES | 14.10.2014 à 18h23 • Mis à jour le 14.10.2014 à 20h08 |
Par Stéphanie Dupays


Histoire d’un livre. Pour écrire « La Patience du franc-tireur », le romancier espagnol, ancien grand reporteur, a infiltré une bande de graffeurs et participé à leurs virées nocturnes (photo: un graffitti de Banksy).
Il a été correspondant de guerre en ex-Yougoslavie, dans les territoires palestiniens et au Liban. De ce passé, l’Espagnol Arturo Pérez-Reverte, reconverti en auteur de romans au suspense implacable, a gardé le goût du risque et de l’enquête de terrain. Quel que soit le sujet : pour son nouveau roman, qui se déroule dans le milieu du street art, il a appliqué cette même méthode proche du reportage. L’écriture de La Patience du franc-tireur a en effet commencé par une année d’immersion et de compagnonnage avec des graffeurs, en Espagne et en Italie. De cette expérience, l’auteur espagnol garde un souvenir exalté : « Un de mes plaisirs, comme romancier, est de vivre mes romans avant de les écrire. »

A voir l’élégant sexagénaire – chemise de bonne coupe, barbe impeccablement taillée et courtoisie de gentleman – que nous rencontrons dans son hôtel, lors d’un passage à Paris, il est difficile de l’imaginer, la nuit, en train d’arpenter les gares et les tunnels du métro, le visage dissimulé sous une capuche. Et pourtant, s’il ne s’est pas lui-même ­essayé à « bomber », Pérez-Reverte a accompagné certains « loups nocturnes » dans leurs virées, sectionné des grillages et pris des risques avec eux. C’est peut-être parce qu’il a senti monter l’adrénaline à l’approche d’un policier ou d’un vigile que les scènes de nuit de son roman sont si réussies. Il sourit en imaginant les titres des journaux s’il avait été surpris lors d’une de ces expéditions : « L’académicien Pérez-Reverte arrêté avec un groupe de graffeurs. » Ce n’est pas arrivé, l’hon...

(FALTA)
http://www.lemonde.fr/livres/article/20 ... _3260.html
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue Oct 23, 2014 4:55 pm

Estará en Sorrento presentando la novela este fin de semana. Lo pongo en AP-R a la vista
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14359
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar Oct 28, 2014 12:09 am

A la recherche du graffeur fantôme
Gaetane de Framond - lesechos.fr - 28/10/2014

'La patience du franc-tireur' (d'Arturo Pérez-Reverte, traduit de l'espagnol par François Maspero, Le Seuil, 259 pages, 21 euros.)

Ancien reporter de guerre à la télévision espagnole et membre de l'Académie royale espagnole, Arturo Pérez-Reverte s'est illustré dans des romans de cape et d'épée, notamment dans la série 'Capitaine Alatriste'. Dans son nouveau livre 'La patience du franc-tireur', l'écrivain change de registre et nous entraîne dans les pénombres de la ville et le monde souterrain des graffeurs. Durant des semaines, il s'est abreuvé de sensation en partageant la vie de ces protagonistes de la guérilla urbaine, histoire de faire monter l'adrénaline. L'idée était de mettre en regard l'art friqué et marqueté avec l'authenticité et la fragilité des Spiderman du «street art».

La narratrice, Alejandra Varela, est une jeune Madrilène, spécialiste du genre. Mauricio Bosque, éditeur reconnu et avide, lui demande de partir à la recherche de Sniper, «l'artiste le plus fameux et le plus recherché de l'art urbain entre Banksy et Salman Rushdie». Il lui propose de rédiger un catalogue et de monter une exposition dans les plus grands musées du monde. L'éditeur flaire le bon coup et veut surtout contrôler la poule aux oeufs d'or. Jeune femme de caractère, libre et lesbienne, Alejandra surnommée «Lex» s'engage alors dans un voyage parfois dangereux entre Madrid, Lisbonne, Vérone et Naples, à la recherche du graffeur fantôme qui se détourne de cette société moderne qui lui semble perdue.

Isolées mais solidaires, les silhouettes des graffeurs encagoulés parcourent la ville dans la nuit pour signer leurs existences. L'artiste se défend de salir la ville. «Si le graffiti détruit le paysage urbain… nous, on doit supporter les panneaux lumineux, les enseignes, la publicité, les autobus avec leurs annonces et leurs messages débiles.» Idolâtré de tous, Sniper, leur chef de file, suscite admiration et loyauté auprès de tous et déclare que le graffiti est l'art le plus honnête, car celui qui le fait n'en profite pas. «Dans un musée, tu as la concurrence de Picasso qui est mort, alors que, dans la rue, ta seule concurrence, ce sont les poubelles et le flic qui te pourchasse.»

A la fin du livre, Lex s'engage avec Sniper dans une course-poursuite nocturne pour peindre sur un flanc de métro. Véritable Graal que d'être visible par tous les passants. «C'est un peu le rêve absolu», s'amuse Arturo Pérez-Reverte, «c'est mieux qu'un grand prix littéraire». L'auteur met en scène avec brio la révolte de notre époque. La conclusion du livre est très inattendue et surtout déroutante. Un aperçu de l'absurdité humaine.

Responder