'La cueva del cíclope' (2020)

Comentarios y noticias sobre el resto de los libros de Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14496
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

'La cueva del cíclope' (2020)

Mensaje por Rogorn » Jue Abr 02, 2020 1:43 pm

Los tuits sobre literatura de Pérez-Reverte, reunidos en un libro
EFE - 02/04/2020

El escritor Arturo Pérez-Reverte lleva diez años tuiteando, y para conmemorar esta fecha, la editorial Alfaguara ha reunido sus tuits sobre literatura en un libro que se publica el viernes 3 de abril, sólo en formato digital.

'La cueva del cíclope: Tuiteos sobre literatura en el bar de Lola (2010-2020)' es el título de este libro, que recopila diez años de tuits sobre literatura estructurados como una larga conversación del escritor con sus seguidores, que le piden recomendaciones de lecturas o le preguntan sobre sus libros publicados, su proceso de trabajo o sus gustos literarios, ha informado la editorial.

"Hablar de libros en Twitter es como hacerlo con los amigos en la barra de un bar. Permite un tono informal, variado, preguntas y respuestas que crean un diálogo enriquecedor tanto para quien me sigue como para mí. Si conversar sobre libros siempre es un acto de felicidad, que una red social como Twitter sirva para esto la hace especialmente valiosa. Ahí vuelco con naturalidad toda una vida de lectura, y ahí comparto, con la misma naturalidad, la vida de lectura de mis lectores. Y el lector es un amigo", asegura Arturo Pérez-Reverte.

Pérez-Reverte publicó su primer mensaje en Twitter el 30 de marzo de 2010:"(APR) Es la primera vez que entro en esta cueva del cíclope. Si alguna vez más lo hago, pondré la marca (APR) al principio. Prometo dejarme caer de vez en cuando: un libro leído o por escribir, cualquier cosa. Me siento aquí como virgen en cuartel. Abrazos. Gracias a todos. Lo dejo por hoy. Vuelvo a la lectura de lo que tenía entre manos: Breviario mediterráneo, de Matvejevic", recuerda Alfaguara.

Diez años más tarde, más de dos millones de personas siguen al escritor y académico en su cuenta en esta red social, @perezreverte, y la literatura continúa siendo un tema esencial en sus interacciones, muchas de ellas acontecidas en la "barra" de ese punto de encuentro virtual que Pérez-Reverte ha bautizado como "el bar de Lola", explica la editorial, que anuncia que el escritor presentará su libro en su cuenta de Twitter, @perezreverte, el domingo 5 de abril a partir de las 18 horas.

Enlace para comprarlo en Amazon:
https://www.amazon.es/dp/B086PKW44S/ref ... uage=es_ES
y en Alfaguara:
https://www.megustaleer.com/libros/la-c ... MES-120092

https://www.20minutos.es/noticia/421416 ... -un-libro/
https://www.abc.es/cultura/libros/abci- ... ticia.html
https://www.zendalibros.com/perez-rever ... iteratura/
https://cadenaser.com/programa/2020/04/ ... 10453.html
https://murciaplaza.com/perez-reverte-r ... el-ciclope
https://www.elindependiente.com/tendenc ... -un-libro/
https://www.diariodeleon.es/articulo/cu ... 01272.html
https://okdiario.com/cultura/arturo-per ... ra-5399932

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14496
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'La cueva del cíclope' (2020)

Mensaje por Rogorn » Jue Abr 02, 2020 2:25 pm

Sinopsis de Alfaguara:

«Hablar de libros en Twitter es como hacerlo con los amigos en la barra de un bar -dice Arturo Pérez-Reverte-. Si conversar sobre libros siempre es un acto de felicidad, que una red social sirva para esto la hace especialmente valiosa. Ahí vuelco con naturalidad toda una vida de lectura, y ahí comparto, con la misma naturalidad, la vida de lectura de mis lectores. Y el lector es un amigo.»

Arturo Pérez-Reverte cumple diez años en Twitter. Son muchos los temas de los que ha hablado en esta red en este período, pero los libros ocupan un lugar protagónico. Entre febrero de 2010 y marzo de 2020, ha escrito más 45.000 mensajes, muchos de ellos sobre literatura, tanto la suya propia como aquella que estaba leyendo o la que le ha marcado a través de los años como escritor. Estos mensajes conforman los encuentros virtuales con sus seguidores en el mítico bar de Lola y se suceden periódicamente desde ese lejano día en que se adentró en esta «cueva del cíclope», como él mismo dio en llamar a la red social.

Entre los muchos aspectos relacionados con la literatura, los tuiteros le han preguntado por su próxima novela o por su proceso de escritura, y le han pedido recomendaciones de lectura. Este libro reúne, gracias a labor compiladora de Rogorn Moradan, todas estas conversaciones directas y sin intermediarios que ha mantenido Arturo Pérez-Reverte con sus lectores. Frente al carácter inmediato y efímero de los comentarios en esta red, hay algunas cuentas que, como dice Rogorn, «contienen pepitas de oro que merece la pena guardar». La de Arturo Pérez-Reverte es una de ellas.

Anímense a entrar y tómense algo. Lola abre el bar durante un buen rato esta vez. Clic.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14496
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'La cueva del cíclope' (2020)

Mensaje por Rogorn » Jue Abr 02, 2020 6:27 pm

A Pérez-Reverte no lo frena ni el coronavirus: lanza un nuevo libro con sus tuits sobre literatura
David Barreira - elespanol.com - 02/04/2020

La crisis del coronavirus no frena la producción literaria de Arturo Pérez-Reverte. El escritor publica este viernes 3 de abril un nuevo libro, pero en esta ocasión no se ha inventado otro personaje de ficción como los de Lorenzo Falcó o el capitán Alatriste, y tampoco recrea un segundo episodio de las cabalgadas de El Cid batallando entre cristianos cristianos y musulmanes. No se trata de una novela, sino de un libro recopilatorio de las conversaciones con sus seguidores en Twitter —solo las que entroncan con la literatura, nada de política—.

La obra, que se lanza exclusivamente en formato ebook, presenta el título de 'La cueva del cíclope', término que acuñó Pérez-Reverte en su primer mensaje en esta red social para referirse a ella. Según ha anunciado la editorial Alfaguara en una nota de prensa, "la obra reúne diez años de tuits sobre literatura estructurados como una larga conversación del escritor con sus seguidores, que le piden recomendaciones de lecturas o le preguntan sobre sus libros publicados, su proceso de trabajo o sus gustos literarios".

A lo largo de esta década, el también académico de la RAE ha escrito más 45.000 tuits para desfogarse contra los políticos o para denunciar campañas de abandono y maltrato de animales, pero muchos de ellos han versado sobre literatura, tanto la suya propia como aquella que estaba leyendo o la que le ha marcado a través de los años como escritor. Desde su obra predilecta —el 'Quijote'— hasta las novelas de Vargas Llosa, pasando por clásicos como 'El conde de Montecristo' o la 'Odisea', el novelista ha mantenido incontables encuentros virtuales en el mítico "bar de Lola".

"Hablar de libros en Twitter es como hacerlo con los amigos en la barra de un bar", señala Pérez-Reverte. "Permite un tono informal, variado, preguntas y respuestas que crean un diálogo enriquecedor tanto para quien me sigue como para mí. Si conversar sobre libros siempre es un acto de felicidad, que una red social como Twitter sirva para esto la hace especialmente valiosa. Ahí vuelco con naturalidad toda una vida de lectura, y ahí comparto, con la misma naturalidad, la vida de lectura de mis lectores. Y el lector es un amigo".

Los mensajes han sido recopilados por Rogorn Moradan, uno de los miembros de Zenda, página creada por el propio novelista y donde ya se han realizado listas de algunos de sus tuits. Este libro, según explica en el prólogo, pretende "facilitar que quien esté (más o menos) interesado en la obra de Arturo Pérez-Reverte pueda leer las respuestas a preguntas anteriores que le han hecho o simplemente eche un rato oyendo a la concurrencia hablar sobre esos temas sobre los que él ha dicho ahora, tras diez años de singladura entre amigos y enemigos, que prefiere concentrarse: libros y memoria".

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14496
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'La cueva del cíclope' (2020)

Mensaje por Rogorn » Vie Abr 03, 2020 12:28 pm

Pérez-Reverte publica un libro con sus tuiteos: seleccionamos 35 sobre 'Patente de Corso', su columna en 'XLSemanal
Rogorn Moradan - xlsemanal.com - 03/04/2020

El escritor Arturo Pérez-Reverte reúne en La cueva del cíclope, a la venta solamente en formato electrónico, una recopilación de sus tuiteos sobre libros, autores y literatura, escritos durante los diez años que acaba de cumplir en Twitter. Extraemos aquí 35 tuiteos donde se mencionan sus artículos publicados en su columna ‘Patente de corso’ en ‘XLSemanal’.

—@topicta1: Buenas noches, señor Reverte. Quería preguntarle, por curiosidad. ¿Por qué la web donde escribe se llama 'Patente de corso'? Por lo que he leído, era un permiso que se otorgaba a los barcos para servir a la armada. ¿Por qué lo eligió como portada? Curiosidad. Gracias.
—Tengo una auténtica de principios del XIX, firmada por el rey y el ministro de Marina. Con el nombre del armador y el barco en blanco. Me pareció una buena justificación para navegar sin dios ni amo.

—@PataLucrecia: A veces he pensado preguntarle lo que se ha callado de 'Territorio comanche'. Tras leerle en 'XLSemanal' no sé si lo preguntaría.
—Pues me callé casi todo, la verdad. Pero poquito a poco va saliendo. Parte de ello. Sólo parte. Con otro cacho de eso escribí 'El pintor de batallas'.

—@DavidSummersHG: Cuando devoraba tus magníficos artículos en 'XLSemanal' [sobre historia de España] me preguntaba cuándo lo convertirías en libro… Ya lo tengo. Gracias, Arturo. Un abrazo.
—Espero que lo disfrutes. Y enhorabuena por la resurrección de los chicos de Venecia. Otro abrazo.

—@manuti: Te van a llover hostias por la página de hoy de 'XLSemanal'.
—Ahí me las den todas.

—@comositalcosa: Sonríes mucho en la foto con la chica. Un poco-mucho más de lo habitual. No digo nada.
—Se equivoca, querida amiga. En las fotos sonrío siempre. Y fuera de las fotos, también. Sólo gruño por escrito, en 'XL Semanal'.

—@intelectualmalo: ¿Por qué no escribe algunos artículos en 'XLSemanal', hablando de estos asuntos, como lo hace aquí, en Twitter?
—A veces lo hago. Pero no es lo mismo. Aquello es un texto formal, impreso. Esto es charla de bar. No se habla igual. Además, lo de 'XL Semanal' lo escribo, a menudo, con muchas semanas de antelación. La actualidad lo dejaría viejo.

—Hoy largo sobre los niños y la foto de Leiza, pero da igual. Lo importante, lo que me afean, es que escribo «Atlético» de Bilbao y no «Athletic». Hay días en que la peña está sembrada. Manda Trillos. Incluso hay quien estudia a fondo, muy serio, si lo de «Atlético» lo escribí con intención españolista criptoperversa. Acabo de enterarme de que los fascistas españolistas escriben «Atlético» y los demócratas de toda la vida, «Athletic». Como Iñaki Anasagasti, por ejemplo. Un demócrata progresista de toda la vida. La verdad es que de fútbol no tengo ni zorra idea. Me suena «Atlético» porque en el colegio los amigos lo llamaban así. Y me da exactamente igual cómo se llame, ahora o antes. No he visto un partido en mi vida. El aficionado al fútbol es Javier Marías. También me pregunto cómo hemos llegado a ser así de tontos. Si es por estudios o genético. Hace días oí algo bueno a un amigo. «Una ardilla podría cruzar toda España saltando de tonto en tonto.» España y los territorios ocupados, naturalmente. Bueno. Charlemos un rato con los amigos, en la barra del bar.

—@Rogorn: Disculpas por mencionar lo del Atlético, pero sabía que iba a ocurrir. ¿Nadie de 'XLSemanal' se atrevió a mencionarle nada?
—Me habría dado igual. Un abrazo, querido amigo.

—@andresillo1974: Viendo el reportaje que le dedicaron en la revista @XLSemanal sobre sus fotografías como reportero, ¿no ha pensado editar un libro con esas imágenes y sobre todo esas anécdotas que cuenta? Creo que tiene muy buen material, @perezreverte. Le puedo decir que yo lo compraría.
—Ojalá tuviera tiempo para ocuparme de eso. Pero gracias por la sugerencia. Un saludo.

—@eukenearana: Hoy en @elcorreo_com veo una encuesta, de @perezreverte, que reza: «¿Quién es el más español de nuestros escritores clásicos?». La verdad es que tras ese título me han sorprendido dos cosas. 1: la pregunta. 2: y que en «el más español» han metido de 24 propuestas a 3 mujeres.
—No se sorprenderá si lee el artículo (aunque leer y comprender lo que se lee no sea lo mismo), sobre todo el final, y comprueba: 1) Que la encuesta no es mía, sino de @XLSemanal y @zendalibros. 2) Que la mitad de quienes proponen esos nombres son mujeres.

—@Juanvergaralei1: Precioso artículo el de hoy en @XLSemanal, señor @perezreverte. [‘La aventura es la aventura‘]. Todo un homenaje al #libro y a la #lectura. Tengo un hijo de 3 añitos al que espero atrapar en ese mundo. ¿Algún consejo?
—Cuentos, tebeos, libros, por ese orden. La habitación llena. Acabará picando el anzuelo.

—@MartinMcMosca: ¿Por qué no una patente de corso sobre ese Mediterráneo que tan hecho mierda lo tenemos? Saludos.
—Ya están escritas esas patentes. Varias. Un saludo.

—@Pvera1710: ¿Usted recomendaría los libros escritos por Hitler (aunque sea tabú)?
—'Yo sí leí Mein Kampf': [Patente de corso en XLSemanal: ‘Yo si leí Mein Kampf’]

—@GarciaAller: Don Pelayo es una ficción. Los reyes godos, también. Y las batallas de Numancia, Sagunto, Covadonga… Estuve charlando un rato con el hispanista Henry Kamen y dejó lleno de tachones mi libro de Sociales.
—Cuando vea de nuevo al señor Kamen recuérdele esto, estimada señora. Aunque es un viejo artículo, casi todo le sigue cuadrando todavía a su entrevistado. Un afectuoso saludo. ‘El hispanista de la No Hispania’

—@hectorparraga: No me gusta mucho su forma de hablar, pero escribiendo @perezreverte tiene mucha razón, genial artículo.
—Es que yo no hablo así. Escribo así las patentes de corso, que no es lo mismo. Hablando soy bastante comedido. El Reverte de los artículos no es del todo real. Es un gruñón cabreado, fiel a su papel. Casi un personaje literario. En la vida real, como decía Julia Otero, soy un osito mimosín. O por ahí cerca.

—@adgavilla: Cumple 20 años de patentes. Para bien o para mal, uno de los pocos hombres fieles a sí mismo en este país de oportunistas.
—Quizá. Pero lo triste es que algunas patentes de hace 20 años sigan teniendo plena vigencia hoy. No estoy orgulloso de eso.

—A mi perro Sherlock, que no a mí, le han dado el premio literario Jaime de Foxá, por este artículo. [‘Colmillos en la memoria’]

—@lacarraca: [Blas de Lezo] siempre me ha parecido un personaje sacado de una de tus novelas, y aquí nunca se le ha reconocido. ¿Para cuándo en uno de tus próximos libros, columnas o artículos? ¡En mi modestísima opinión, es más que digno de ello!
—Ya lo hice. Un saludo: ‘El vasco que humilló a los ingleses‘

—@lectura15: ¿Le ha supuesto un alto coste decir lo que piensa? ¿Le ha costado algún que otro arrepentimiento?
—Coste, elevado. Arrepentimiento, ninguno. Satisfacción, extrema.

—@Alcalde1El: Tengo 40 años, marica de ciudad pequeña, ustedes me entienden. Creo que el artículo de @perezreverte 'Una tarde en Venecia' debería ser de lectura obligatoria en los colegios e institutos. Es más esclarecedor y cercano que muchas campañas «visibilizadoras».
—Se refiere usted a éste, 'Parejas venecianas', sobre homosexuales. Como hoy hay bastantes peticiones tuiteras por parte del respetable, le adjunto el enlace. Un afectuoso saludo.

—@JaimeVelasco01: Señor @perezreverte, estábamos hoy hablando en clase sobre este artículo suyo: ‘El Yonatan y la Jessi’. El caso es que nos ha surgido la siguiente duda: ¿admira sinceramente la renovación y creación del lenguaje por parte de las nuevas tribus urbanas, o la critica?
—Toda renovación y creación, la haga quien la haga, es admirable. Otra cosa es el empobrecimiento y el mal uso. En este caso, admiración.

—@Jai_Olsen: ¿Es cierto que en cierta ocasión alabó la obra de bandas de heavy metal como vía de conocimiento de historia y literatura, o es un bulo? Ay, si yo hubiera tenido la Canción del pirata de Tierra Santa en EGB… Espronceda se me atragantaba entonces, el heavy no.
—Es cierto.

—@uvas_blancas: La verdad es que me gustaría saber el nombre de esas bandas, la lista de las bandas de heavy metal de que las habló @perezreverte, aunque me conformaría, me haría muy feliz saber alguna, conocer algún nombre. Ando en busca de música, de referencias musicales. ¿Don Arturo, por favor?
—'Corsés góticos y cascos de valkiria'.

—@AnaMFerMan: ¿Leeremos, en un futuro próximo, alguna de sus vivencias por tierras mexicanas en 'Patente de corso'?
—Es posible. Siempre se queda algo pegado a la memoria. De todas formas, le recomiendo algo que escribí hace cinco o seis años: 'Una noche en el Tenampa'. Allí también hablo de amigos. César, el mariachi tlaxcalteca. Y otros. Volví al Tenampa la semana pasada. César seguía allí, con sus cuates. Una hora larga de Herradura reposado y canciones. 'Me caí de la nube'. 'Llegó borracho el borracho'. 'El último trago'. 'Mujeres divinas'. Etcétera. Y corridos de la Revolución. Desde las paredes nos bendecían Jorge Negrete, Vicente y Cornelio Reyna. El Tenampa son veinte años de gratos recuerdos. 'Qué te ha dado esa mujer'. 'Nos estorbó la ropa'. 'Hablando de mujeres y traiciones'. Etcétera.

—@fjcaton: Buenísima la última 'Patente de corso'. Sin ánimo de chuparle la polla. Saludos caballero. Twitter OFF.
—Le agradezco la ausencia de ánimo. Un abrazo, amigo.

—@sysvalve: Me fascina cómo lo clavas patente tras patente.
—No crea. A veces intentan clavármela a mí. Todo se paga y todo se cobra.

—@delamano: Espero que 'Patente de corso', la obra de @mundoficcion que adapta a @perezreverte, empiece ciscándose en la puta que nos parió a todos.
—Así empieza, sí señor. Y así acaba. Más o menos.

—@otorreblanca: Don Arturo, me planteo ver la adaptación de sus textos 'Patente de corso', de A. Sánchez y A. López. ¿Qué opinión le merece la obra?
—Los compadres la bordan. Yo de usted no me la perdería.

—@Antonio05018136: Don Arturo, creo que hace un par de años los compadres Alfonso y Alberto hicieron una representación teatral basada en sus artículos de 'XLSemanal', 'Patente de corso', o algo parecido, si no estoy equivocado. ¿Sabe usted si puede verse en algún sitio? No encuentro nada.
—Lo hicieron con gran éxito en diversas ciudades, pero creo que no hay nada conservado en YouTube.

—@Joe_Arco: Arturo, le dije un día que la tilde en los pronombres demostrativos se había suprimido, pero veo que la sigue usando. ¿Es así?
—Seguiré usando la tilde en los pronombres demostrativos porque desaconsejarla como hizo la RAE es una imbecilidad. Imbecilidad que varios académicos novelistas (Marías, Vargas Llosa, Luis Mateo, Pombo, yo mismo) no estamos dispuestos a asumir.

—@kurt_godel: ¿Y lo acatarán las editoriales?
—Más les vale. Hasta ahora así ha sido. También en 'XL Semanal' lo respetan.

—@FernandodePoo2: ¡Don Arturo! Con toda humildad me tomo el atrevimiento de sugerirle la publicación de un libro con sus artículos «periodísticos».
—Ya hay publicados tres o cuatro. Pero gracias por el interés. 'Patente de corso', 'Con ánimo de ofender', 'No me cogeréis vivo', 'Los barcos se pierden en tierra', 'Perros e hijos de perra'. Saludos.

—@mariajosememe: Tómese una cerveza a mi cuenta. ¿Razón? Ha reconciliado usted a mi hijo adolescente con la Historia. Después de leer algunos de sus artículos de Patente de corso para un trabajo que debía hacer sobre el siglo XIX en España, sus palabras textuales fueron: «¡Este tío es cojonudo!».
—Un abrazo a su hijo, por favor.

—@JoseMNebreda: Leyendo las últimas patentes me da la sensación de que usted anda de despedidas, que nos deja. Dígame que me equivoco, por favor.
—Se equivoca. Esas patentes no son despedidas. No se van a librar de mí con tanta facilidad. Me queda mucha posta en la canana.

—@Garm1990: Se entiende el cabreo y se comparte, pero al menos está la trinchera de 'Patente de corso', que seguirá con certeza seguirá haciendo fuego nutrido.
—No le quepa duda.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14496
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'La cueva del cíclope' (2020)

Mensaje por Rogorn » Vie Abr 03, 2020 12:39 pm

Reflexiones, recomendaciones, anécdotas... Los mejores tuits que Pérez-Reverte recoge en su nuevo libro
Rogorn Moradan - abc.es - 03/04/2020

Hoy se publica 'La cueva del cíclope' (Alfaguara), un e-book en el que Arturo Pérez-Reverte (@perezreverte) recopila diez años de tuits sobre literatura estructurados como una larga conversación del escritor con los más de dos millones de seguidores. El escritor abrirá la «barra» de ese punto de encuentro virtual que Pérez-Reverte bautizó como «el bar de Lola» el próximo domingo, 5 de abril a partir de las 18.00 horas para presentarlo. Mientras tanto, aquí va un aperitivo de las reflexiones, recomendaciones, anécdotas de su proceso creativo que recoge el volumen.

Los clásicos

—@anaeneuropa: ¿Cuál es tu libro favorito (excluyendo los tuyos)? ¡Saludos!
—Lo he dicho muchas veces: el Quijote es el libro. Como los vinos de calidad, gana a medida que uno mismo cumple años. Lo que pasa es que no puede leerse de un modo convencional. Hay que beberse unas cañas con Cervantes en la barra de un bar. Dejando que te dé codazos cómplices, te guiñe un ojo y se ría por lo bajini, contigo o de ti.

—@karloswufi: ¿Los que no leímos a Conrad de jóvenes podemos leerlo de mayores sin perder un mito?
—Es que yo creo que Conrad, leído de mayor, es mejor todavía. Mucho. Conrad es el único escritor al que me parece ver envejecer mientras envejezco yo. Quiero decir que lo releo con los años, una y otra vez, y cada vez encuentro sus novelas mejores y diferentes. Veo cosas nuevas. Sin embargo, otros grandes autores que idolatré se van quedando atrás. Como si ya no tuvieran nuevas relecturas posibles.

—@RDeVillegas: ¿Cómo es posible que haya tanta hijaputez en las primeras 20 páginas de El conde de Montecristo? Creo que lo pasaré mal leyéndolo.
—No. Lo pasará de maravilla. El conde de Montecristo sigue siendo una de las mejores novelas de la literatura universal. Miente el bellaco (o la bellaca) que lo niegue. Dediqué una novela (La Reina del Sur) al conde de Montecristo. Ahí tiene lo que opino. Un saludo.

—@A17A32: Ahora que es tarde, me gustaría preguntarle a @perezreverte cuál es su personaje favorito en Sherlock Holmes.
—Irene Adler. «La Mujer», querido Watson.

—Qué fácil es comprender 1936 en nuestros políticos: la misma gentuza, el mismo odio, la misma vileza, pero con incultura, hambre y pistolas. La única razón por la que no se mandan pistoleros unos a otros es porque ahora eso queda feo. Es políticamente incorrecto. En el 39, hasta en el exilio, los derrotados (supervivientes) se odiaban, se delataban y se destrozaban entre ellos. Nadie se suicida como un español. Ahí está Séneca, yéndonos un poco lejos. El prólogo de A sangre y fuego de Chaves Nogales debería ser de estudio obligado en todos los colegios de España.

—@MonacadiMonza: Dígame qué pensaba Ulises camino de Ítaca que podía esperar Penélope.
—¿Después de veinte años de juerga troyana?... ¿De «voy a por tabaco»?... Dudo que Penélope esperase ya gran cosa. Tejía para ella misma.

Sus libros

—@ideasdeayer: Cuando alguien escribe algo como El Asedio, ¿no pasa meses hablando como un lobo de mar? ¿Y qué ocurre creando Alatriste?
—Reconozco que, sin llegar a ese extremo, uno vive obsesionado. La historia no se despega de ti ni con agua caliente. Un novelista activo es un depredador en vigilia permanente. Cuanto hace, sueña, come, observa, escucha, odia o ama, va al zurrón.

—@Llop70798009: Don Arturo, haré setenta años, y muchos peleando junto a su Capitán. No nos deje imaginar. Quiero acabar junto a él. Gracias.
—Todo llegará, si vivo lo suficiente. Gracias por la lealtad alatristesca, querido amigo. Un saludo.

—@raucarlos: ¿Tu personaje favorito no era don Diego Alatriste y Tenorio?
—Alatriste es mi héroe favorito. Pero el maestro de esgrima Jaime Astarloa es el más entrañable. El último hombre honrado. Ahí pronuncia la frase de la que quizá estoy más orgulloso como escritor: «Dios no me interesa. No es un caballero».

—@LucretiaBorja: ¿No cree usted que sus heroínas son un tipo de mujer «ideal inalcanzable», normalmente producto de la imaginación masculina?
—Se equivoca, señora mía. Todas mis heroínas son reales. Si no, habrían sido imposibles. Hay mujeres que no se pueden inventar.

—@AMG_recruiter: ¿Hay alguna razón por la que las mujeres en tus novelas sean tan complejas (a veces malas)?
—No son malas. Usted lo ha dicho. Son complejas. La lucidez implica complejidad. Soldados lúcidos, perdidos en territorio enemigo.

—@rachelgreen20: Yo lo pasé muy mal leyendo El pintor de batallas y todavía me duele al recordarlo. Me dejó usted hecha polvo.—Pues no vea yo, que lo escribí. Y antes me lo calcé entero durante 21 años. Pero estoy contento de ese libro. Mucho. Nunca fui tan sincero como en esa novela. Y no volveré a serlo.
—Publicado en el año 90, cómo pasa el tiempo. Me dio muchas satisfacciones esa novela. La primera que publiqué en el extranjero. La acabé de escribir, me fui a cubrir la primera guerra del Golfo, y al volver ya iba muy bien. En cierto modo, cambió mi vida. Me abrió la puerta a otros libros. Me dio confianza como autor. Me hizo independiente económicamente. Nunca esperé nada de eso. Debo mucho aLa tabla de Flandes. Mi primer éxito internacional. Mi primera incursión por la cultura como enigma. Y el ajedrez.

—@YuririaSierra: ¿@TeresaMendoza inspiró a la Reina del Pacífico o @SandraAvila inspiró La Reina del Sur?—Me temo que no. Era otra. Digamos que para bautizarla se inspiraron en la mía. Me halaga, pero no me gusta. Sandra Ávila nada tiene que ver con La Reina del Sur. Le pusieron Reina del Pacífico por influencia del libro. Sólo eso.[Sobre El tango de la Guardia Vieja]
—Toda la mañana y parte de la tarde dándole a la tecla. Lo dejo por hoy. La nueva novela avanza, a su paso. Tres capítulos y medio llevo. Al principio parece imposible, pero siempre acaba uno por es-cribirlo todo. Me quedan al menos 10 capítulos y un año y medio de curro. En fin. Todo llega. Lo bueno y lo malo. Espero que con esta novela sea bueno.

—@jsanz: Los libros que has escrito también los has vivido, ¿no?
—Nadie pone lo que no tiene. Ni en el amor, ni en la amistad. Ni siquiera en una borrachera. Al escribir novelas pasa lo mismo. Creo.

—@jamarglez: ¿Qué le empujó a convertirse en reportero de guerra? Leí Territorio Comanche y El pintor de batallas, y parece odiar ese modo de vida.
—Quería vivir y confirmar lo que había leído en los libros. Y a ratos, sí. Por eso escribo novelas ahora. Para hacer balance de todo aquello. Mientras fui joven y cruel, todo fue bien. Pero no siempre se es joven. Lo demás vino solo e inesperado. Una vez allí descubrí mi propia vida y mis propios libros.

—@salva_sancha: La tabla de Flandes me impresionó. Siempre me he preguntado qué valoración hace usted de ella, en el conjunto de su obra.
—Publicado en el año 90, cómo pasa el tiempo. Me dio muchas satisfacciones esa novela. La pri-mera que publiqué en el extranjero. La acabé de escribir, me fui a cubrir la primera guerra del Golfo, y al volver ya iba muy bien. En cierto modo, cambió mi vida. Me abrió la puerta a otros libros. Me dio confianza como autor. Me hizo independiente económicamente. Nunca esperé nada de eso. Debo mucho aLa tabla de Flandes. Mi primer éxito internacional. Mi primera incursión por la cultura como enigma. Y el ajedrez.

—@PericoDame: Don Arturo @perezreverte, en 15 años #Eva es la primera novela escrita por usted que mi mujer no me regala el día de publicación. ¿Se acabó el amor?
—Lo preocupante sería que se la hubiera regalado a otro. Suerte y un abrazo.

—@ReplicanteBueno: Pues, por favor, maestro: podría mirar a ver si tuviera por ahí dentro la segun-da parte de Sidi... Es que lo he devorado... Me he quedado con muchas ganas de unos cientos más de sus páginas... Gracias.
—Confíe en mí. No será Sidi II, pero confíe en mí.

Compañeros y amigos escritores

—@viajerone: Maese, ¿qué opina del Nobel a Vargas Llosa?
—Opino que ya era hora. Tener a Mario fuera del Nobel y sacarse chechenos y nigerianos y lituanos de la manga era una vergüenza. Es una gran noticia. Sobre todo porque la sucia envidia, una vez más, jiñará las plumas. Y malegro.

—@Canano88: ¿Opinión sobre la posibilidad de que el próximo Nobel español sea tu amigo y fantástico escritor Javier Marías?
—Un día, Javier Marías será Premio Nobel. No me cabe duda. Y nos emborracharemos en Oslo, o en Chamberí.

Proceso creativo

—@Byron_1068: Don Arturo, una pregunta. ¿Escribe usted a mano, máquina de escribir, o con ordenador? Gracias.
—Ordenador, imprimo, corrijo a mano y vuelvo a meterlo en el ordenador.

—@juanma77santiag: Buenos días. ¿Qué consejo darías a alguien que lleva dándole vueltas bastante tiempo a intentar escribir un libro? Gracias.
—Que no tenga prisa en escribir. Que lea mucho antes. Autores clásicos fundamentales. Y que luego no tenga prisa en publicar.

—@ReadToMi1: Don @perezreverte ¿Cuándo empezó a ser tan prolífico escribiendo? ¿Hubo un punto de inflexión o es algo que le vino natural? ¿Ha calculado alguna vez cuánto tarda en escribirlas? Tardo varios meses en escribir un maldito texto y a usted le salen novelas (y buenas) como churros.
—Bueno, son ocho horas diarias de darle a la tecla. Esto no es un arte, sino un trabajo diario, como el de quien va a la oficina. El mío es contar historias. Y después de treinta años haciéndolo, uno ad-quiere cierta práctica.

—@Paco_Trenado: ¿De dónde le viene la inspiración?
—Viene de libros leídos, películas vistas, amigos vivos y muertos. Uno escribe con lo que lee, imagina, vive y recuerda.

—@aDrian_19_91: ¿Con qué edad comenzó a escribir con intención de publicar?
—Empecé a escribir en serio (por decirlo de alguna forma) sobre los 38, aproximadamente. Como ya dije, estaba demasiado ocupado viviendo.

—@jescuderoma: Siempre ha dicho que la peor fase (o la más engorrosa) de escribir un libro es la corrección. ¿Pero la mejor?
—La mejor fase es cuando aún no escribes nada, e imaginas, y la novela que hay en tu cabeza es la mejor jamás escrita. Es como enamorarte. Todo es nuevo, apasionante, y crees que esa historia será la gran historia de tu vida. Cuanto lees, miras, vives, comes, caminas, amas, alienta esa historia que cuaja en tu imaginación. Todo es posible y fascinante. Luego viene la fase dura, el cara a cara. Y en-tonces ya sólo deseas librarte de ella. Una novela, en la fase final, es como una mujer a la que amaste mucho y ahora deseas que se vaya y haga feliz a otro. Al lector.

—@marymosby: ¿Quiere transmitir algún tipo de mensaje con sus libros?
—Alguno, en efecto. Pero no me caben en 140 caracteres. Que los seres humanos nacen, pelean bajo un cielo sin dioses y mueren solos. Y que ésas son las reglas. Un abrazo.

—@helenitaFMS: ¿Después de leer qué libro decidió escribir por primera vez? ¿O qué le empujó a hacerlo?
—Soy escritor tardío. No fue un libro sino muchos libros, muchas guerras y algunos años. Empecé con treinta y tantos largos. En realidad nunca me había propuesto ser novelista. Surgió como con-secuencia de una vida y unas lecturas, como digo. Siempre digo que sólo soy un lector (y marino, tal vez) que accidentalmente escribe novelas. No son vocación, sino consecuencia.

—@ylla_dystopia: Profesionalmente, ¿cuál sería la diferencia entre el Reverte que habría sido y el que es si nunca hubiese sido reportero de guerra?
—Absoluta. Tenga en cuenta que yo escribo ahora con lo que aquel otro Reverte me dejó en los ojos y la memoria.

El español y su biblioteca

—@mafisitas: Para mí la unidad del español es un mito que sólo cree la RAE.
—Dígaselo a quienes leen a Cervantes, Vargas Llosa, Galdós y Marsé en 22 países con el mismo diccionario. A ver qué opinan ellos.

—@ToniRajo: ¿Cómo sobrevive un marinero en la sierra madrileña? ¿Algo así como Coy, marinero exiliado en tierra?
—Un marino sobrevive con una biblioteca llena de libros sobre el mar, entre otras cosas. Y con el mar a cinco horas de automóvil.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14496
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'La cueva del cíclope' (2020)

Mensaje por Rogorn » Vie Abr 03, 2020 1:39 pm

De cañas y con Cervantes
Miguel Lorenci - Vocento - 03/04/2020

Hace una década comenzaron los duelos, y a veces quebrantos, de Arturo-Pérez Reverte en Twitter. Desde entonces, este espadachín de la palabra ha repartido a diestra siniestra y con idéntica pasión estocadas, consejos y juicios literarios. Su activa presencia digital suma más de 45.000 mensajes que repasa ahora en 'La cueva del cíclope' (Alfaguara). Es una invitación a irnos «de cañas con Cervantes» por un sinfín de barras literarias y llega este viernes al lector. Dado que surgió en un ecosistema digital, el libro se lanza exclusivamente en formato "ebook" (5.99 euros).

El escritor y académico lo subtitula 'Tuiteos sobre literatura en el bar de Lola', en cuya barra se acoda también con Conrad, Dumas o Galdós. «Hablar de libros en Twitter es como hacerlo con los amigos en la barra de un bar. Permite un tono informal, variado, preguntas y respuestas que crean un diálogo enriquecedor tanto para quien me sigue como para mí», asegura el escritor y columnista con 'Patente de corso'. Estructura sus trinos digitales sobre literatura como si fuera una larga conversación con los muchos seguidores que le piden consejos de lectura o le preguntan sobre sus libros, su proceso creativo y sus gustos literarios.

Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) rompió el huevo de Twitter el 30 de marzo de 2010: «(APR) Es la primera vez que entro en esta cueva del cíclope. Si alguna vez más lo hago, pondré la marca (APR) al principio. Prometo dejarme caer de vez en cuando: un libro leído o por escribir, cualquier cosa. Me siento aquí como virgen en cuartel. Abrazos. Gracias a todos. Lo dejo por hoy. Vuelvo a la lectura de lo que tenía entre manos: 'Breviario mediterráneo', de Matvejević», fue su bautizo tuitero. Diez años después, más de dos millones de internautas siguen al creador del 'Capitán Alatriste' en la cuenta @perezreverte. Un espacio en el que caben también la polémica y la diatriba, pero donde la literatura continúa siendo un tema esencial para el exreportero de guerra , que cuenta hoy por decenas de millones sus lectores en todo el mundo.

La «barra» es el punto de encuentro virtual que Pérez-Reverte ha bautizado como «el bar de Lola» y en el que discurren conversaciones como esta.

–@anaeneuropa: ¿Cuál es tu libro favorito (excluyendo los tuyos)? ¡Saludos!
–Lo he dicho muchas veces: el Quijote es el libro. Como los vinos de calidad, gana a medida que uno mismo cumple años. Lo que pasa es que no puede leerse de un modo convencional. Hay que beberse unas cañas con Cervantes en la barra de un bar. Dejando que te dé codazos cómplices, te guiñe un ojo y se ría por lo bajini, contigo o de ti.

Rogorn Moradan ha recopilado, editado y agrupado en cuatro categorías esta montaña de tuits que «contiene pepitas de oro que merece la pena guardar». Pérez-Reverte abrirá el bar de Lola para presentar 'La cueva del cíclope' en Twitter este domingo, 5 de abril, a las 18 horas. Puede ser un bálsamo para endulzar el confinamiento o un pócima para agitarlo. «Si conversar sobre libros siempre es un acto de felicidad, que una red social como Twitter sirva para esto la hace especialmente valiosa. Ahí vuelco con naturalidad toda una vida de lectura, y ahí comparto, con la misma naturalidad, la vida de lectura de mis lectores. Y el lector es un amigo», se felicita el autor de 'El maestro de esgrima', creador del mercenario detective Lorenzo Falcó y cuyo último titulo es 'Sidi', recreación de las aventuras y batallas del Cid en clave de wéstern.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14496
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'La cueva del cíclope' (2020)

Mensaje por Rogorn » Vie Abr 03, 2020 8:21 pm

Prólogo para 'La cueva del cíclope'
Rogorn Moradan - Alfaguara - 03/04/2020

«(APR) Es la primera vez que entro en esta cueva del Cíclope. Si alguna vez más lo hago, pondré la marca (APR) al principio. Prometo dejarme caer de vez en cuando: un libro leído o por escribir, cualquier cosa. Me siento aquí como virgen en cuartel. Abrazos. Gracias a todos. Lo dejo por hoy. Vuelvo a la lectura de lo que tenía entre manos: Breviario mediterráneo, de Matvejević.» (30 de marzo de 2010)

«Acabo de ver un telediario, uno más de este país absurdo donde todo disparate tiene su asiento, cada tonto su voz pública y cada demagogo su escaño, y he tomado una decisión: no volveré a comentar nada en Twitter, o intentaré no hacerlo, sobre política o sociedad en España. En adelante, quien me siga en Twitter sólo debe esperar aquí comentarios personales sobre libros, cine, amigos, memoria y vida. Procuraré ceñirme a eso. De lo otro me borro, por simple higiene personal. Confío en que esto explique mis silencios, y que me comprendan. Un saludo.» (1 de marzo de 2020)

Diez años (menos un mes) transcurrieron entre estos mensajes enviados desde la cuenta @perezreverte, abierta en Twitter en febrero de 2010. Como se explicará en ella misma más adelante, fue un amigo de Arturo Pérez-Reverte, Leandro Pérez Miguel, de la empresa de desarrollo web Tres Tristes Tigres, quien convenció al escritor para que probara esta nueva forma de comunicarse con sus lectores. En la década siguiente, Arturo escribió unos 45.000 mensajes (tweets, según los llama la propia página, tuits o tuiteos, según fue prefiriendo el propio Arturo y ahora la RAE, a propuesta suya precisamente).

En los primeros meses de existencia de la cuenta, el intercambio se parecía mucho a los llamados «encuentros digitales» que empezaron a abundar con el desarrollo de internet, a su vez herederos de las llamadas telefónicas de los oyentes a los programas de radio para hacer preguntas a los invitados. Así, a Pérez-Reverte los tuiteros le preguntaban por su próxima novela, por recomendaciones de libros, por cómo se organizaba para escribir o por ese detalle sobre uno de sus libros que siempre habían querido comentarle y nunca habían podido, por ejemplo, entre muchos otros asuntos. El autor contestaba a estas preguntas y además expresaba sus opiniones sobre diversos temas o se enlazaba a sus artículos de prensa, tanto nuevos como antiguos, para explicarse más por extenso. Ese tipo de preguntas y consultas siempre ha estado presente desde entonces, pero poco a poco los encuentros fueron adquiriendo sus propias normas y personalidad. A menudo, ahora no son los lectores los que comienzan un interrogatorio, sino que reaccionan ante los comentarios del escritor sobre algún tema de política, actualidad, cine, libros, etcétera. Además, Pérez-Reverte durante años estableció la costumbre de usar Twitter una sola vez por semana, habitualmente los domingos hacia las siete de la tarde, cuando escribía ráfagas de entre sesenta y cien mensajes en un par de horas o tres, y hasta la próxima. Algunos usuarios le hacían saber que preferirían que lo hiciera de otra forma «porque me satura el timeline», pero éstas eran las reglas. Se tomaba o se dejaba. Es decir, que Pérez-Reverte fue pionero, si no inventor, del famoso «abro hilo» / «hilo va», tan frecuente hoy en Twitter que hasta la propia aplicación ha facilitado la lectura de esta forma de comunicar.

Poco a poco, se empezó a ver que era un problema la creciente cantidad de seguidores y la imposibilidad de responder a todos, o incluso de poder leer todos los mensajes que le llegaban, dadas las limitaciones técnicas de Twitter. En las más de dos horas de su contacto cada vez que se conectaba, la cuenta recibía unos dos mil tuiteos, y cada uno de ellos «empujaba» hacia abajo a los anteriores, que a su vez tapaban los que le habían llegado durante el resto de la semana. Además, muchos usuarios de Twitter ni siquiera sabían que entonces la página tenía un límite de tuiteos máximo por cada media hora. Si se escribían demasiados en ese tiempo, Twitter te decía que lo dejaras estar un rato, y así alguna vez Pérez-Reverte se tuvo que ir sin poder escribir la conocida despedida que adoptó para cerrar el quiosco en cada sesión: «Clic». Desde hace muchos años, el novelista recibe una cantidad de mensajes, cartas y correo tradicional que nunca ha tenido tiempo de contestar, y Twitter, que parecía ofrecer la ventaja de poder llegar a donde el papel y la tinta no alcanzaban, pronto fue quedándose corto también. «Empieza a pesar, como a Porthos en la gruta de Locmaría», tuiteó en una ocasión. Para el segundo aniversario de la cuenta @perezreverte, ésta tenía más de 320.000 seguidores, y en septiembre de 2012 pasó de 500.000. Hoy cuenta con más de dos millones.

Otra cosa en la que Pérez-Reverte fue también un adelantado fue en verse convertido a través de Twitter en fuente de contenido clickbait para diversos medios de comunicación, tanto tradicionales como solamente digitales, donde una «noticia» consiste simplemente en «esto es lo que ha dicho tal persona en Twitter», a veces añadiendo editorializaciones del «tuiteriodista» de turno y a menudo descontextualizando y hasta manipulando con muy poca ética periodística el material. De hecho, hoy día hay gente que principalmente sabe de Pérez-Reverte por estos artículos de clicar y tirar. A raíz de que algunos de sus tuiteos empezaran a aparecer en los medios, especialmente a partir del comentado «affaire de las lágrimas del ministro Moratinos», el novelista escribió que «aquí hay que venir como los kamikazes japos. Dándote lo mismo. O no venir. Dicho lo cual, convertir charlas informales, casi de barra de bar, en titulares de prensa, es una barbaridad». Así fue como se llegó a lo que el propio Pérez-Reverte llamó «el bar de Lola», una quedada virtual con los amigos en el mismo sitio y en el mismo momento cada semana, donde los parroquianos habituales empezaban a recordar charlas anteriores y hasta a tener chistes privados para veteranos, como el escote de Lola, la compañía de Chuck Norris o las cenas a base de puto venado. Incluso los propios tuiteros escribían cosas como «que abra Lola ya, que nos estamos congelando aquí fuera», o le pedían, como buenos españoles, cada uno una cosa: una caña, una fanta (o mirinda), un café solo, una ginebra azul, un cortao, para mí un poleo. El cacharrito de los entonces 140 caracteres, el «chisme ese de bailar el Twist», quedó así convertido en una adaptación digital de la institución más popularmente española que existe: el bar.

El caso es que Pérez-Reverte desde el principio ha usado Twitter como una navaja suiza de más de una utilidad, en lugar de dejar que fuera Twitter quien lo usara a él. Si no te cabe la frase en un tuiteo, usa dos en lugar de recortar las palabras. Si quieres decir algo largo, usa diez tuiteos seguidos, o veinte (muchas jornadas del bar de Lola solían empezar así). Si escribes rápido, cuida la ortografía en lo posible, pero tampoco pasa nada si te equivocas, por muy académico que seas. Si quieres promocionar tus libros, o los proyectos de tus amigos (o incluso de desconocidos que lo piden amablemente), hazlo sin empacho alguno, y si a veces el contacto con las personas queda en un segundo plano para ayudar a asociaciones que trabajan con perros o a gente que ha perdido a sus mascotas, lo mismo. Si más adelante quieres abrir menos el bar, y pasar a modo Francotirador Reverte (un tuiteo, un muerto), y que cualquiera de estas cosas te lleve a bloquear a alguna gente o a perder seguidores (y quizá a ganar dos por cada uno perdido), la cuenta es tuya, y la colina desde la que oteas también. Es tu casa, son tus reglas, y si de todos los bares tuiteros del mundo elegiste este, estas son las normas de la casa.

Otra cosa que muchos usuarios de Twitter no saben es que esta red social solamente permitía acceder a los últimos 3.200 tuiteos de cada cuenta, incluso en la tuya propia. No es que los anteriores se borraran, pero no estaban accesibles, para ayudar a la página a funcionar mejor, de forma que quien no se hubiera pasado antes por el bar no iba a poder recuperar esas conversaciones más tarde. Y hoy en día, cuando cualquier cuenta típica de Twitter tiene decenas de miles de mensajes enviados, resulta casi imposible acceder a todo lo que uno ha publicado. Twitter en principio se creó para enviar el tipo de mensajes rápidos que no merece la pena guardar una vez cumplen su cometido, pero a veces algunas cuentas contienen pepitas de oro que merece la pena preservar, y la de @perezreverte es una de ellas. A los pocos meses de abrirse, me di cuenta de que a Twitter se lo llevaba el viento rápidamente y de que, a diferencia de otro tipo de páginas, como por ejemplo foros de debate, iba a ser prácticamente imposible acceder a los mensajes antiguos de Pérez-Reverte, así que empecé a copiarlos para la página capitan-alatriste.com, dedicada a su obra desde 2005, del que soy moderador. Más adelante, hice una especie de recopilación de «preguntas más frecuentes» con el ánimo de intentar evitar que el novelista tuviera que contestar a las mismas cuestiones todo el tiempo (y aun así, todavía le ocurre), que cada vez iba creciendo más, aun descartando mensajes intrascendentes. Todo esto llevaba su tiempo y era bastante laborioso, porque antes Twitter no enlazaba cómodamente la pregunta de un usuario con la respuesta de otro, como ahora, sino que para encontrar la pregunta original tenías que irte a la cuenta de la persona que la había hecho y buscarla entre sus tuiteos, lo cual podía llevar un rato en medio del aluvión dominical. El hecho, sin embargo, es que hoy en día Twitter se ha convertido en una herramienta tan omnipresente en política, economía, noticias, cultura y demás que muy pronto (si no está sucediendo ya) va a empezar a resultar esencial para escribir cosas como las biografías y los libros de historia sobre hechos ocurridos en el siglo XXI: presidentes de naciones, científicos en busca de soluciones contra virus, opinadores y analistas de cualquier signo y toda clase de personalidades con influencia están dejando claves continuamente sobre nuestro mundo (y el suyo) en Twitter, y en el futuro esos 140 (luego 280) caracteres serán imprescindibles a la hora de entender lo que pasó o lo que se pensó entonces. No es por establecer comparaciones, pero si alguna vez apareciera una lista de la compra hecha por Miguel de Cervantes, se analizaría hasta la saciedad, se manejaría con guantes blancos y se pondría en un marco. En este libro no se va a llegar a tanto, pero sí que creemos que resulta útil conservar lo que hasta cierto punto pueda ser valioso de la cuenta que nos ocupa.

Llegamos así al motivo de esta recopilación, que nace con ese espíritu precisamente, el de facilitar que quien esté (más o menos) interesado en la obra de Arturo Pérez-Reverte pueda leer las respuestas a preguntas anteriores que le han hecho o simplemente eche un rato oyendo a la concurrencia hablar sobre esos temas sobre los que él ha dicho ahora, tras diez años de singladura entre amigos y enemigos, que prefiere concentrarse: libros y memoria. Sobre marinos, sobre narcotraficantes mexicanas o sobre espadachines del siglo xvii. Sobre Ulises, sobre Don Quijote, sobre el Gatopardo, sobre la mejor edición de cada obra. Sobre uso del lenguaje, novelas en construcción o adaptaciones literarias al cine. Sobre Historia y sus interpretaciones, y sobre el oficio de escritor. Sobre insultos y sobre felicitaciones. Al igual que ocurre con cualquier velada con amigos, habrá cosas instantáneamente olvidables y otras que quizá dejen un poso, o abran una senda por la que continuar pensando en solitario al salir del bar. Tal libro, tal película, tal reflexión… A varios tuiteros ya les ha pasado, y a veces vuelven para contar su aventura a los parroquianos. Pérez-Reverte alguna vez escribió que Twitter le parecía muy interesante «para ver lo que ocurría al otro lado de la colina». Siguiendo su cuenta, también él nos ha dejado ver parte de su colina a los demás: las alabanzas, los insultos, las peticiones, los troleos y las valiosas aportaciones que le llegan a un escritor de éxito, que se ha metido en esta cueva sabiendo a lo que se enfrentaba, y que da a cada uno según lo que recibe.

En 2016, cuando Pérez y Pérez-Reverte, Leandro y Arturo, fundaron la página literaria Zenda y me enrolaron en el viaje, pensé que podría ser un buen lugar para colocar algunos de estos mensajes en una botella, centrándonos de entre todos ellos en el tema que ocuparía a todos los «zendadanos»: los libros y la literatura, alejándonos de zascas más o menos sonoros o de políticos que ya no están en el cargo. Así, en los cuatro años siguientes se publicaron en Zenda cien entregas, aproximadamente cada dos semanas, de «50 tuiteos sobre literatura» cada una, excepto monográficos dedicados a cada uno de sus libros, que cuentan con bastantes mensajes más a veces, como los consagrados a las sagas de Alatriste y Falcó o La Reina del Sur. Y ahora todo eso está aquí, destilado en el presente libro electrónico, con cientos de tuiteos más que los publicados hasta ahora en Zenda. En total son unas 300.000 palabras de extensión (por comparar con novelas del propio Pérez-Reverte, El Asedio tiene unas 212.000 y Todo Alatriste 480.000), por lo cual se recomienda írselo bebiendo de caña en caña, quizá saltando de un tema a otro, o dejando varios días entre sesión y sesión, al igual que se hace al quedar con los amigos.

La presente recopilación está dividida en cuatro partes. La primera, «Libros y escritores», contiene tuiteos sobre eso precisamente: comentarios del autor y los lectores sobre obras y autores de todas las épocas y lugares. A veces es un intercambio de opiniones, otras veces, una recomendación, otras, una duda aclarada… La segunda parte, «Territorio Reverte», recoge los mensajes sobre la propia obra del autor, a menudo respondiendo a consultas de los lectores, desde amplias generalizaciones sobre sus novelas hasta detalles en torno a una sola palabra, pasando por la impresión que haya dejado cada una en cada tuitero. Está ordenada cronológicamente por libro, empezando con El húsar y terminando, por ahora, con Sidi. La tercera parte, «El oficio de escritor», agrupa tuiteos sobre el día a día de un artesano de la tecla, desde sus costumbres para trabajar hasta las relaciones entre sus personajes, pasando por eventos, entrevistas, convicciones y gustos personales y feedback de los lectores de todo tipo, desde el más elogioso al más insultante. Y la cuarta parte, «Recomendaciones», es para quienes quieran ir directos al tema. Es de lo que más le preguntan (qué libro recomienda de cada tema, qué edición aconseja de cada libro, qué traducción sugiere de cada autor), y aquí están todas juntas, con material de lecturas propuestas suficiente para varios años.

Este libro no tiene índice onomástico, dado que siendo un libro electrónico la función de «buscar» del dispositivo que esté usted utilizando la sustituye y hasta mejora con creces. Si quiere ir directamente a algo en concreto, sólo tiene que escribir «Galdós», «Conrad», «Siglo de Oro», «novela negra», «Falcó», o cualquier otra clave de búsqueda que desee, y podrá acceder directamente a las frases que contengan esos términos. También puede incluso buscarse a sí mismo, porque aquí estará usted si ha recibido alguna vez una respuesta o retuiteo de @perezreverte en torno a temas librescos, aunque algunos mensajes muy similares entre sí se han eliminado. En algunos casos se han agrupado tuiteos sobre el mismo autor, libro o tema, de manera que suenen, leídos seguidos, como una conversación fluida, pero, como ocurriría en un debate en persona, a menudo se vuelve sobre temas ya tratados un tiempo más tarde, y esa sensación de eterno retorno al territorio conocido y compartido, o de ya saber esta vez cuál va a ser la respuesta (¿alguna vez dirá Pérez-Reverte que sí, que lo próximo que escriba será un nuevo Alatriste?), también se deja ahí deliberadamente.

Por último, decir que se ha corregido la ortografía tanto de las preguntas como de las respuestas. El interés de esta recopilación está en entender las cosas con la mayor claridad posible, no tanto en servir de retrato sociológico de cómo una persona conocida y sus seguidores usan una cuenta de Twitter, o de si recortan las palabras, se comen tildes, se dejan espacios tras los puntos y las comas o si alguien puso una b en vez de una v por falta de ortografía o porque están juntas en el teclado, así que esperamos que sea útil el haberse tomado esta libertad.

«Y ahora, tras ponerles estos alegres cascabeles a la tarde dominical, me voy al bar de Lola, a tomar unas copas con los amigos.»

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14496
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'La cueva del cíclope' (2020)

Mensaje por Rogorn » Mar Abr 07, 2020 12:41 pm

No hay que fiarse de nadie: Pérez-Reverte
Gerardo León - elsoldemexico.com.mx - 07/04/2020

"No creo que este virus nos haga mejores personas. Nueve mil años de memoria escrita de la humanidad lo prueban. Y si lo hiciera, en una generación se habrían olvidado las buenas lecciones. Esta vez no tiene por qué ser diferente", así lo afirmó el escritor español Arturo Pérez-Reverte en la presentación de su nuevo ebook, 'La cueva del cíclope. Tuiteos sobre literatura en el bar de Lola (2010-2020)'.

El bar de Lola es el punto de encuentro virtual donde Pérez-Reverte charla con sus seguidores en Twitter y que ha abierto para la presentación del libro: "Lola acaba de levantar la persiana del bar, así que me acomodo en la barra y pido una caña", anunciaba el escritor. En el encuentro online el autor invitó a aplicar "un punto de sentido común y otro de saludable escepticismo", a lo que se oye sobre la pandemia, como a todo: "Y no fiarse de nadie, en especial de quien ejerce el poder, pues suele usar las crisis para conservarlo". También se ha mostrado convencido de que "lloverán novelas y películas sobre el coronavirus hasta aburrir", aunque ha garantizado que él no lo hará.

El novelista español siempre ha usado Twitter como una navaja suiza de más de una utilidad, en lugar que fuera esta app la que lo usara a él. Así lo explica el escritor Rogorn Moradan en el prólogo de 'La cueva del cíclope', editado por Alfaguara. Fue en febrero de 2010 cuando decidió abrir su cuenta como @perezreverte para estar en contacto con sus lectores quienes saturaban no sólo su correo digital sino el tradicional, con mensajes y comentarios sobre sus obras y miles de recomendaciones y sugerencias que le era imposible responder.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14496
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'La cueva del cíclope' (2020)

Mensaje por Rogorn » Mar Jun 09, 2020 10:17 am

'La cueva del cíclope' – Arturo Pérez-Reverte. Y sopa de letras de regalo
Sergio Reyes Puerta - sergioreyespuerta.com - 09/06/2020

«—A los de aquí no suelo citarlos. Los no citados se mosquean»

'La cueva del cíclope' es un libro curioso y original. En él se recogen tuits seleccionados de Arturo Pérez-Reverte y sus seguidores en los últimos diez años. Luego veremos que no es tan sencillo como parece. Twitter ha cambiado, de alguna forma, la forma de comunicarnos. Ha priorizado la inmediatez de la información, pero también su prescripción, pues con el tiempo va ocultando los tuits más antiguos de todo usuario. A veces, escribir en Twitter es como gritar en el desierto, otras veces es como estar en la plaza abarrotada de una gran ciudad, donde cientos de voces se superponen y tu cerebro no puede escucharlas a todas a la vez y siempre se le escapa algo, pues predomina sobre el ruido general el tono potente de algunas de ellas. O como meterse en un bar, lleno de parroquianos con los que charlar. Cuentan en el prólogo de este libro digital —pues no existe versión en papel que, de haberla, para gozo del lector y bibliófilo empedernido, sería bastante gruesa— que el gran don Arturo, por el que los lectores de mis reseñas ya saben que siento especial admiración, en su primer tuit, allá por el 30 de marzo de 2010, dijo «Es la primera vez que entro en esta cueva del cíclope». Como quiera que así se refiriera Pérez-Reverte a Twitter en aquel primer encuentro con esta red social, bajo semejante título aparece esta obra, cuanto menos interesante de leer.

En ese Bar de Lola, donde sirven hasta Mirindas, los usuarios de Twitter, como le ocurriera a Odiseo en la casa de Polifemo, nos damos un festín, nos pedimos lo que nos apetece, así, en plan banquete, casi bacanal, y, si don Arturo no fuera respetuoso con los horarios de apertura y cierre, nos quedaríamos atrapados en esa cueva ciclópea, que es en lo que se convierte esta red social si te descuidas: un agujero del que, una vez dentro, no puedes salir con facilidad, porque nuevos mensajes van llegando y atrapándote como si algún Polifemo malvado (tal vez, a la manera de un Frankenstein compuesto por todos los que conformamos esa gruta virtual llamada Twitter, lo seamos nosotros mismos de algún modo; incluso con ese único ojo que nos impide, o al menos dificulta, ver con profundidad cuando entramos en ella) tratara de retenerte dentro. Y, por supuesto, hablamos, opinamos y nos divertimos. Muy interesante, por ejemplo, el debate generado sobre los videojuegos y la gratuidad o no de la cultura, al hilo del oficio de escribir, del que extraigo varias citas a continuación —sé que me voy a alargar y pido disculpas por ello, pero los temas son apasionantes y de muchos de ellos hablo a menudo con mis colegas; ha sido muy difícil seleccionar y quedarme con estos para la cita textual porque los tópicos son inmensos y las citas en esta reseña representan apenas el 0,1% del total del libro, para que se hagan una idea. También creo que me puede servir el reseñar de forma tan extensa para que capten el tono conversacional del libro, que es uno de los factores que lo hacen ameno de leer, original e interesante—:

—Una cosa está clara. La diversión del futuro pasa por ahí [los videojuegos]. Lo pensaba también el otro día, viendo la peli de Tintín. Sólo es cine porque lo proyectan en cines. Por lo demás, nada tiene que ver con el cine. Impresionante. Lo que hay, y lo que viene. Lo que antes hacían (hacemos, aún) los novelistas y luego, o a la vez, la gente del cine, ahora lo harán ellos. Creo. Esos pavos que inventan tales cosas son unos genios. Creando mundos alternativos. Mundos virtuales al alcance de cualquiera. El cine convencional y la literatura están listos de papeles. Pronto serán lujo de especialistas, de exquisitos, de frikis. Es lo otro lo que va a arrasar. Se llame como se llame. Si fuese un novelista joven, con treinta o cuarenta años, procuraría reciclarme a lo que viene. Y estaría muy preocupado. Estaría inquieto por si mi trabajo interesaría a alguien en el futuro. Menuda angustia, pensar si los dos años de trabajo necesarios para una novela o una peli iba a compensármelos económicamente alguien. De una parte, un mundo virtual atractivo y fácil, que va a secuestrar a los que ahora son lectores y espectadores. De otro, sobre los últimos restos del naufragio cultural convencional, piratería salvaje so pretexto de que la cultura debe ser gratis. O sea, que un cineasta, músico o escritor deben trabajar dos o más años de su vida para que otros lo disfruten gratis. Y él, acogerse a las subvenciones oficiales, supongo. O a la beneficiencia. O a la prostitución propia. Trabajar, en fin, por amor al arte y a la Humanidad solidaria y generosa. Creo que eso no lo hemos resuelto todavía. Grave confusión: cultura libre de fácil acceso y cultura gratis. Menos mal que a mí ya no me pillan en eso. Soy algo mayor. Me escapo por los pelos. Prostitución incluida. Muy mal se tendría que dar para que esto de las novelas y los lectores que uno tiene no aguante algunos años más. Por eso digo que, si fuera joven, buscaría otros registros. Métodos más eficaces que permitan trabajar y vivir del trabajo. Trabajar para empresas de videojuegos, por ejemplo. Amor virtual, aventura virtual. Ir a buscar lectores allí donde están ahora. Dentro de pocos años, lo que no pase por esta pantalla que tengo enfrente no existirá. Supongo que porque ya no mereceremos que exista. Que ésa es otra.

—@Maite_1981: Trabajar gratis no, pero que los libros tengan un precio más asequible yo lo agradecería.
—Las librerías están llenas de libros asequibles. Y las librerías de viejo, más. Dese una vuelta por la cuesta Moyano, Madrid, con el precio de una caña en el bolsillo. Podrá llevarse dos o tres libros, si quiere.

—Es tan simple que aterra tener que explicarlo. Si un creador no gana para vivir, no creará.

—@faengozu: «Lo que se hace por amor no se debe cobrar».
—¿Y quién le dice a usted que los novelistas escriben por amor a la literatura?… Todos los que conozco son profesionales. Escriben porque les gusta su trabajo, pero también para vivir (…). Algunos, pocos, hemos tenido mucha suerte. Vamos cómodos. La mayor parte lucha por lo justo. Se deja la piel.

—Otra cosa es que haya autores de cine, novela o lo que sea, que no interesen a nadie. R. L. Stevenson decía algo así: «Hay gente empeñada en contar cosas que no interesan a nadie, y encima pretenden que les paguen por ello». Pero si algo interesa a alguien y ese alguien paga por ello, es normal. Es la vida.

—@tomaspz: La cuestión es: ¿ganar para vivir dignamente o para hacerse millonario?
—¿Usted no se haría millonario honradamente si pudiera?… Pues a eso aspira cualquier escritor. Quien lo niegue, miente. En realidad a eso aspira cualquiera. Aunque algunos le quiten lo de «honradamente». Cuando oiga a un novelista decir que quiere que lo lean pocos y selectos, o es un embustero o es un imbécil. O ambas cosas a la vez.

—@BellGuillermo: Durante muchos años no fue a firmar. ¿Por qué el cambio?
—Lo habían convertido en una competición. Ganador: fulano, mengano. Era vergonzoso. Y yo no iba a competir con nadie. Cambió el tono. Y los tiempos son malos. Para libreros y autores. Yo no me quejo de lo mío. Pero es bueno ayudar y ayudarse.

—@Lex_OD: Lo que daría yo por trabajar solo seis horas. No se queje.
—Querida amiga, parece creer usted que mi trabajo consiste sólo en firmar seis horas una vez al año. Es una forma simpática de ver las caras a los lectores. De escuchar el retorno de tu trabajo. De corresponder en una pequeña medida. Un saludo.

—@jmz__: Gracias por poner «sólo» con acento.
—Pondré «sólo» con tilde hasta la tumba fría. Pese a la RAE y pese a quien pese.

—@ollanmar: ¿También está en contra de quitarla a los pronombres demostrativos?
—En los pronombres demostrativos, antes muerto que sin tilde.

—@ollanmar: ¿Y a «guion» y a «truhan»?
—Con tilde, claro. Digan lo que digan en la RAE. Usted ni pajolero caso. Con tilde.

—@franmaop: Pero tú eres académico.
—Pues con esa autoridad, si es que el hecho supone alguna, se lo digo.

Yo llegué bastante después que Arturo a esa gran red social que es Twitter y que ahora Donald Trump parece querer silenciar —en la última cita que extraigo del libro, más abajo, el maestro ya hablaba de algo parecido— (por cierto, ¿se imaginan que hubiera en el siglo XXI un Hitler como presidente del país más poderoso del mundo? Daría para una novela. De terror, me temo. Ahí dejo la idea por si alguien se anima, yo estoy en otros proyectos y no puedo). Si no me falla la memoria, sería en 2014 o 2015 cuando me hice mi cuenta. Y lo hice de la mano del lanzamiento de mi primera novela —pero no vamos a hablar aquí de eso; procuro no hablar de mi obra en las reseñas que hago, solo que en este caso fue así como entré en esta red social y no quedaba más remedio que referirme al hecho, pero ni el título nombro—. Ni siquiera recuerdo lo que puse en mi primer tuit. Tampoco domino esa red como lo hace Pérez-Reverte, ni de lejos. Sin embargo disfruto con ella y conozco algo de su funcionamiento. Por eso me sorprende muy gratamente la forma de seleccionar, clasificar y engarzar los tuits escogidos para este libro, 'La cueva del cíclope'. Un trabajo titánico, sin duda, en el que destaca esa habilidad para organizar todos los mensajes en un orden adecuado, por temáticas afines y obteniendo, con la dificultad que ello conlleva, una conversación fluida y natural muy bien lograda. Me quito el sombrero ante el responsable de dicho trabajo, Rogorn Moradan. A continuación he seleccionado algunos ejemplos más de charla, esta vez sobre sus libros, para abrir el apetito y que os decidáis a leer 'La cueva del cíclope' (ojo, en este caso yo también me he permitido cambiar el orden en algún momento de las citas) —me centro solo en 'Alatriste' y 'El pintor de batallas' porque si: porque me gustan mucho ambos y porque si no saldría una cita larguísima, como la anterior o incluso mayor—. Ahí va:

—Alatriste produce un placer especial. Reencuentro con viejos amigos y viejos lances. Sumergirse otra vez en un mundo y un habla singulares. Mesas y suelo llenos de libros y mapas extendidos. Italia en el XVII, Venecia, Milán. Viejos botines útiles ahora. Lo bueno de agosto es que no suena el teléfono. Diego Alatriste lo agradece mucho y engorda, lustroso como lechoncillo cebado. Creo. Ahora comprendo que tenía nostalgia de la última vez. El placer aún durará cuatro o cinco meses, imagino. Espero saborearlo sin prisas.

—@ashbitelel: Buenas, don Arturo. ¿Alguna vez recordará Angélica de Alquézar el nombre correcto del capitan Alatriste? Me mata de risa.
—No creo. En realidad es un guiño a Bianca Castafiore, que nunca recuerda el nombre correcto del capitán Haddock. Bartrok, Harrock’n roll… En 'Stock de coque' era yo quien lloraba de risa. Hace treinta y cinco años. No pude resistirme a homenajear a los viejos amigos. Angélica-Castafiore. Curiosa conexión, ¿no?… Eso es la literatura. Conexiones. (…).

—@geonunez: Por cierto, maestro, ¿existe la tumba de don Diego?
—Alatriste yace en Rocroi. Fosa común. Los verdaderos héroes siempre acaban en una fosa común. Anónima.

—Liquido capítulo 7 del amigo Alatriste. Esta tarde he pasado al ordenador las últimas correcciones. Quedan 3 capítulos, creo. Por escribir. Es curioso este estado intermedio en el último tercio de cada novela. La historia ya existe, pero tu cabeza teje cosas que todavía no. Miras el montón de folios impresos y te dices que si ahora desaparecieras o renunciases, todo eso moriría ahí. Nunca sería, pese al año de trabajo que ya llevas hecho. No llegaría a ningunas manos, ni tendría existencia real jamás sin ti. Eres la delgada línea roja.

—En un Alatriste, alguien dice: «Ser español y lúcido aparejó siempre gran desesperanza». Si quieren esperanza y buen rollito, tuiteen con Paulo Coelho.

—@mexlo7: ¿Cuál cree que es su mejor obra?
—'El pintor de batallas', creo. Pero eso no quiere decir que lo sea para cada lector. Cada cual tiene sus gustos. Sus mundos. Su mirada. Así que no se fíe de mi criterio. No quiero ser responsable de nada.

—Hace mucho que una imagen ya no vale más que mil palabras. Escribí 'El pintor de batallas' precisamente sobre eso.

—@rachelgreen20: Yo lo pasé muy mal leyendo 'El pintor de batallas' y todavía me duele al recordarlo. Me dejó usted hecha polvo.
—Pues no vea yo, que lo escribí. Y antes me lo calcé entero durante 21 años. Pero estoy contento con ese libro. Mucho. Nunca fui tan sincero como en esa novela. Y no volveré a serlo.

Sí, porque todo el libro es eso, como decíamos, una conversación, un diálogo continuo sin mayores prebendas que la de identificar al autor de cada mensaje dirigido a don Arturo con su nombre en la red social de Twitter: @loquesea. Cualquier profesor de un taller de escritura recomendaría alternar diálogos con prosa y lo justificaría con un montón de argumentos literarios sobre el canon, la calidad, etcétera, pero claro, eso puede estar bien para una novela al uso. 'La cueva del cíclope' no es eso. Por algo se subtitula 'Tuiteos sobre literatura en el bar de Lola (2010-2020)'. Desde luego que no se puede considerar una novela al uso, insisto. De hecho, yo no sé muy bien cómo clasificar este libro —ese defecto que tenemos los putos virgo de catalogar y sistematizar todo— y he optado por considerarlo entre el ensayo —que no lo es— y la biografía —que tampoco—, pues de alguna forma te acerca, parcialmente, a conocer a Pérez-Reverte. Al literario al menos. Que, por cierto, que yo sepa, nadie ha escrito aún una biografía de don Arturo en profundidad —salvo sus propios libros 'Territorio comanche' y 'El pintor de batallas', que él mismo considera autobiografías noveladas, como ya adelantaba en la cita anterior; tal vez si algo más se acercara a dicho género sería 'Las reglas del juego de Arturo Pérez-Reverte', de Alexis Grohmann, y tampoco, la verdad—. El primero que lo haga se forra. Pero eso es otro tema. Os decía que en un taller de escritura nadie recomendaría usar solo el diálogo como técnica narrativa. Hasta en alguno de los 'Diálogos', de Platón, como el de «Protágoras» se entremezcla en algún momento la prosa. Sin embargo, los diálogos en una narración agilizan, entretienen y proporcionan amenidad al texto y en esto consiste 'La cueva del cíclope', en lo que pudo haber sido una grata conversación entre amigos en un bar, una tertulia en la que algunos personajes, sin importar cómo viste o si son altos, bajos, gordos o flacos, se sientan alrededor de la mesa de mármol —al estilo de los antiguos cafés culturales— que ocupa don Arturo y, además, otros muchos participan desde las mesas vecinas y la barra, mientras entran y salen nuevos parroquianos que, durante su estancia, a veces breve, a veces larga, también aportan su granito de arena al diálogo. Una gozada, una maravilla de tarde bien echada con amigos —y algún cafre que también se cuela—, charlando sobre lo que nos une y apasiona: la literatura. Y además, con esta contundencia —para compensar la longitud de las anteriores citas, esta es más cortita, pero potente, o al menos a mí me lo parece—:

—@raahben: ¿Por qué cree usted que determinadas personas tienden a menospreciar aquellas obras denominadas como best sellers? Gracias.
—Porque no saben que bes sellers son la Biblia, 'Los tres mosqueteros', el 'Quijote', 'La montaña mágica', 'Rojo y negro', 'El nombre de la rosa'… Tampoco saben que tan difícil es escribir uno de Agatha Christie o de Ken Follett como uno de García Márquez. Si no, que lo escriban.

—@MabelCaballeroH: Si escritores y cineastas siguen considerando #Twitter como la barra de un bar, tendrán problemas. @Vigalondo es otro caso.
—Es que Twitter es y debe ser la barra de un bar. Aunque haya imbéciles y malintencionados que se empeñen en fastidiarla. Yo no pienso dejar la barra hasta que cierren el bar. Para medir mis palabras ya tengo las entrevistas en prensa. Son los idiotas que llevan charlas de bar a titular de telediario los que acabarán asustando a la gente. Reventando Twitter. Y al final esta estupenda herramienta de contacto será un convento de monjas prudentes y la puntita nada más. Los mismos tuiteros deberían ser conscientes de eso. O semos, o no semos.

Leer este libro se convierte en algo así como asistir a un curso abreviado de literatura —bueno, no tan breve, que el formato electrónico engaña: calculo que impreso en papel sería más gordo que mis libros de literatura del bachillerato juntos—, solo que muy dinámico y entretenido gracias al formato conversacional del mismo. Una tertulia en la que no solo participan admiradores de Pérez-Reverte, también se cuelan, como dije, algunos profesionales del insulto y el troleo tratando de faltar al respeto. Porque hay de todo en la viña del Twitter y muchos pajaricos revoloteando y picoteando los granos más jugosos de los mejores racimos. Por eso mismo, también en esta obra encontramos ese nuevo lenguaje que nos ha traído Internet con sus redes sociales y sus nuevos usos de la lengua, muchos ya aceptados por la RAE, de la que es miembro don Arturo.

No quiero terminar la reseña sin hablar de la estructura del libro. La tertulia aquí recogida está dividida en cuatro temáticas: primero, el maestro habla con sus amigos sobre literatura en general, ya saben, el 'Quijote', Joseph Conrad, la Biblia, etcétera. Después se adentra en la propia obra de Pérez-Reverte, comentando sus libros en función de lo que el respetable le pregunta o dice. En tercer lugar, los tuiteos recogidos se refieren sobre todo al oficio de escribir, manías, costumbres, etcétera. Y, por último, aunque ya salen algunas en otras partes, sobre todo en la primera, vienen las recomendaciones del maestro para que los ávidos lectores como yo o como usted, a veces perdidos o dudosos en el maremágnum de novelas y libros al alcance de nuestras manos, tengamos una posible ruta —siempre opcional, nunca obligatoria— por donde navegar.

En fin, 'La cueva del cíclope' tal vez no sea «la» joya literaria del año, aunque sí es «una» joya sobre literatura perdurable en el tiempo —lo que a mi modo de ver, muchas veces es preferible—. Es, por tanto, un libro que merece la pena leer, y leerlo despacio, no como yo, que lo he leído a mi velocidad normal con la vista puesta en escribir esta reseña. Pero ahora, ahora que la he escrito, lo voy a volver a coger desde el principio y lo voy a releer como merece, saboreándolo, paladeándolo, gozándolo… porque no solo es un libro denso, repleto de información a procesar —o reprocesar en la mayoría de los casos—, también es un libro intenso, como un buen café —a quien le guste el café, claro—, lleno de matices y aromas tan evocadores como prometedores y con algunos momentos memorables y legendarios de Twitter. Seguramente habrá pocas obras mejores para poneros al día en literatura en un solo volumen, aunque eso sí, desde la perspectiva de Pérez-Reverte, que tiene sus gustos y preferencias, como cada hijo de vecino tenemos las nuestras, tan respetables las unas como las otras. Espero que lo disfrutéis tanto como yo. Y ahora, para cerrar esta reseña, como haría don Arturo:

Clic… ¡Esperen!

EXTRA: SOPA DE LETRAS LITERARIA

Ah, perdón. Clic otra vez (esto a veces también lo hace don Arturo para regresar a dejar un último recado antes del «clic» definitivo, salvando las enormes distancias y abismos, claro, que no pretendo copiarlo, solo juego con la reseña y la temática del libro).

Os dejo por aquí una sopa de letras basada en este libro y con mensaje oculto. Podría haber metido muchas más palabras, más nombres de autores y recomendaciones, sobre todo, pero el pasatiempo se habría hecho inmanejable en tamaño y condiciones (ya es de por sí un poco excesivo en tamaño). Una vez resuelta la sopa de letras, si leéis todas las letras que no están rodeadas por vuestras elipses os encontraréis con un texto del propio Arturo Pérez-Reverte, en este caso el texto de uno de sus tuits más famoso.

Nota: Una pena que no me cupo la palabra «Guardia» (por El tango de la Guardia Vieja) pero no había manera de cuadrar todas las palabras y que además se mantuviera íntegro el mensaje oculto de don Arturo Pérez-Reverte.

https://sergioreyespuerta.com/2020/06/0 ... de-letras/

Responder