http://novelaenconstruccion.com

Comentarios y noticias sobre el resto de los libros de Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14344
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Abr 29, 2012 3:22 pm

Lo miraba con fijeza

29.04.2012

Lo miraba con fijeza, sin responder. Un reflejo doble en las pupilas inmóviles.

-¿Sabe una cosa? —comentó él—. Me gusta su forma de aceptar con naturalidad que le digan que es bella.

Todavía siguió un momento callada, mirándolo como antes, aunque ahora parecía sonreír: una leve sombra hendida por la luz del farol a un lado de la boca.

-Comprendo su éxito entre las señoras. Es un hombre apuesto… ¿No le agita la conciencia haber lastimado algunos corazones?

-En absoluto.

-Tiene razón. El remordimiento es poco frecuente en los hombres, si hay dinero o sexo a conseguir, y en las mujeres si hay hombres de por medio… Además, nosotras no sentimos tanta gratitud por las actitudes y sentimientos caballerosos como los hombres creen. Y a menudo lo demostramos enamorándonos de rufianes o de groseros patanes.

Anduvo hasta la entrada y se detuvo allí, aguardando, como si nunca hubiese abierto una puerta ella misma.

-Sorpréndame —añadió—. Soy paciente. Capaz de esperar.

Alargó él la mano para empujar la puerta, recurriendo a toda su sangre fría. De no saber que los observaban, habría intentado besarla.

-Su marido…

-Por Dios. Olvídese de mi marido.

--

Necesidad de un transatlántico

29.04.2012

Todo empieza ahí, entre Lisboa y Buenos Aires. Una apuesta entre dos músicos amigos, un viaje. Tango contra bolero, Maurice Ravel contra Armando de Troeye. Cada cual se compromete a componer uno. El premio para el ganador es una cena en Lhardy. Una esposa (la de Troeye) y un bailarín profesional de tangos son los puntos de partida, a bordo. El primero de los tres encuentros: Música, espionaje, ajedrez. Necesitaba un escenario adecuado. Un transatlántico del año 28. Solvente. Moverme por él como por mi casa. En Paris veo a Michele Polak, vieja amiga, librera anticuaria de viajes y marina (su ayuda fue decisiva para Cabo Trafalgar). Ella me proporciona un libro fundamental, hermoso y muy raro: Arts décoratifs a bord des paquebots français. Una joya. Lo tiene todo: planos, fotografías, cubiertas, pasajeros, ocio, etc. Con él puedo mover a mis personajes (moverme yo mismo) con soltura. También veo varias películas en blanco y negro de la época, relacionadas con transatlánticos de lujo. Lo completo entre otras cosas con tres títulos más, también grandes libros ilustrados. Liners es uno de ellos. Otro: Transatlantici, l’etá d’oro. Y como gracias a unas páginas de Blanco y Negro del año 1928 compruebo que el Cap Polonio hacía la ruta de Buenos Aires, elijo ese barco. Era alemán, así que me hago con German Ocean Liners of the 20th Century. Lo trufo todo de pegatinas de colores y lleno un cuaderno de notas. Entonces me pongo a escribir.

--

El salón de palmeras (I)

29.04.2012

Una escena prevista. Dándole vueltas. Buscando momento. Lugar. Los dos bailan sin música. En silencio. Peligrosa si me sale mal. Necesidad de hacerla creíble. Si no, papelera. Busco un lugar adecuado para situarlos en el Cap Polonio, sin hallarlo. Al fin, foto del Blanco y Negro (1928) me da la solución. Creo. El salón de palmeras del barco. Un espacio discreto, ajardinado, con sillones de mimbre. Perfecto. No sé exactamente dónde estaba situado en el Cap Polonio, pero da lo mismo. Sitúo en un plano de un transatlántico francés de estructura parecida el lugar donde estaría ese salón. Luego trazo el recorrido que harían los dos desde la cubierta de paseo en la que conversan al principio de la escena. Es posible. Sí. Llegarían paseando en cinco minutos. Puede valer. Ahora sólo falta que el lector, cuando lea, oiga la música que no se oye pero que ellos oyen. Los vea evolucionar en el silencio.

--

El salón de palmeras (II)

29.04.2012

Max había acercado un cenicero y permanecía en pie, ante ella, la mano derecha en el bolsillo del pantalón. Fumando.

-Me gustó bailar con usted —dijo.

-También a mí. Lo haría de nuevo, si la orquesta aún tocara y hubiese gente en el salón.

-Nada le impide hacerlo ahora

-¿Perdón?

Se tocaba las perlas del collar, estudiando su sonrisa como quien disecciona una inconveniencia. Pero el bailarín mundano la sostuvo, impasible. Pareces un buen chico, le habían dicho la húngara y Boris Dolgoruki, coincidiendo en ello aunque nunca se conocieron. Cuando sonríes de ese modo, nadie pondría en duda que seas un condenado buen chico. Procura sacarle partido a eso.

-Estoy seguro de que es capaz de imaginar la música.

Ella dejó caer otra vez la ceniza al suelo, como solía. Ignorando el cenicero.

-Es usted un hombre atrevido.

-¿Podría hacerlo?

Ahora le llegó a la mujer el turno de sonreír, un punto desafiante.

-Claro que podría —dejó escapar una bocanada de humo—. Soy esposa de un compositor, recuerde. Tengo música en la cabeza.

-¿Le parece bien Mala entraña?

-Perfecto.

Apagó Max el cigarrillo, estirándose después el chaleco. Ella siguió inmóvil un instante: había dejado de sonreír y lo observaba pensativa desde su butaca, como si pretendiera asegurarse de que no bromeaba. Al fin apoyó su boquilla con marca de carmín en el cenicero, se levantó muy despacio, y mirándolo todo el tiempo a los ojos apoyó la mano izquierda en su hombro y la derecha en la mano de él; que, extendida, aguardaba. Permaneció así un momento, erguida y serena, muy seria, hasta que Max, tras oprimir dos veces suavemente sus dedos para marcar el primer compás, inclinó un poco el cuerpo a un lado, pasó la pierna derecha por delante de la izquierda, y los dos evolucionaron en el silencio, enlazados y mirándose a los ojos, entre los sillones de mimbre y los maceteros del salón de palmeras.

Avatar de Usuario
koora_linax
Mensajes: 3032
Registrado: Sab Sep 02, 2006 11:00 pm
Ubicación: Córdoba

Mensaje por koora_linax » Dom Abr 29, 2012 8:26 pm

¿Le parece bien Mala entraña?


http://www.youtube.com/watch?v=jmc3sk3EKhs
"Al final lo que está en juego es como vivir con el desorden". Arturo P-R

Avatar de Usuario
koora_linax
Mensajes: 3032
Registrado: Sab Sep 02, 2006 11:00 pm
Ubicación: Córdoba

Mensaje por koora_linax » Dom Abr 29, 2012 8:44 pm

Tres vistas del Cap Polonio :arrow:

Imagen
Imagen
Imagen

Fuente: publicado por Carlos Mey Martínez - Argentina. Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar
"Al final lo que está en juego es como vivir con el desorden". Arturo P-R

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Dom Abr 29, 2012 9:07 pm

Este hilo es muy interesante :idea:

Gracias Koora :!: (me recuerda al Titanic el Cap Polonio)

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Dom Abr 29, 2012 9:34 pm

Gracias Koora.

¿Los ebooks llevan extras?
Ya tardan.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Dom Abr 29, 2012 10:18 pm

A este paso antes de que salga la novela la tenemos contada entera en el blog. Todo pinta muy bien
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Adeletheresa61
Mensajes: 1492
Registrado: Mar May 03, 2011 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por Adeletheresa61 » Dom Abr 29, 2012 10:24 pm

Ada escribió:A este paso antes de que salga la novela la tenemos contada entera en el blog


Esto es lo que he dicho desde el principio. Me parece que se esta contando demasiado. Me gusta mucho la idea del blog y el concepto de ver como se construye este monumento de papel, ya sabéis que el e book no me va. Lo único es que me siento que me esta contando mucho.

Gracias Koora por los postales antiguos :)

Avatar de Usuario
koora_linax
Mensajes: 3032
Registrado: Sab Sep 02, 2006 11:00 pm
Ubicación: Córdoba

Mensaje por koora_linax » Dom Abr 29, 2012 11:06 pm

Es cierto que en Arturo esta construcción contada previamente a la novela es nueva para nosotros. Pero personalmente es como si ampliara el horizonte de lo que está por venir. Algo así como un mapa en el que va poniendo indicaciones y tu a la vez también sigues esas pistas hasta llegar al tesoro que sería cuando se publique. Lo que encontremos allí será diferente para cada uno. ME ENCANTA ESTE JUEGO :!: No se por que me recuerda cuando en el colegio era algo así como una boy scout -montañeras rastreadoras- y hacíamos un juego de rastreo con un mapa casi mudo 8)

O bien piezas para habitar un espacio particular aunque él instale lo fundamental y necesario... :wink:
"Al final lo que está en juego es como vivir con el desorden". Arturo P-R

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Lun Abr 30, 2012 10:25 am

koora escribió:Pero personalmente es como si ampliara el horizonte de lo que está por venir.

A mí también. Es como ver los esbozos de un cuadro. Pistas para ir ambientando y despertar la imaginación.

koora escribió: No se por que me recuerda cuando en el colegio era algo así como una boy scout -montañeras rastreadoras- y hacíamos un juego de rastreo con un mapa casi mudo 8)

Sigues siendo una excelente montañera rastreadora :wink: .

"Novela en construcción" es un buen trailer.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Abr 30, 2012 3:54 pm


Exprimiendo a Leontxo

abril 30, 2012 | anotaciones | Compartir


Ajedrez. Sigo con eso. Se me plantea un problema técnico grave. Necesito un móvil para que Max se implique en la parte final y más peligrosa de la trama. Y no lo encuentro. Soy un ajedrecista mediocre. Ya con La tabla de Flandes sudé sangre. Llamo al entrañable amigo Leontxo García y lo invito a comer. Tengo un problema, Leontxo. Le digo. Esto y lo otro. Dame un móvil, Un motivo. Qué pasaría si un ajedrecista, campeón del mundo o aspirante, hace tal o cual. El tío piensa un rato y me lo da. Excelente, por cierto. Le hago muchas preguntas y tomo notas. También, de postre, le pido que me ayude a montar una trampa en una partida para descubrir a un posible infiltrado del otro bando. En treinta segundos me da la idea. Luego en casa, me abalanzo sobre los libros de ajedrez y empiezo a buscar situaciones apropiadas. A vestir la partida. En dos días queda todo resuelto. Ya tengo el pretexto, la trama, la trampa.

En busca de un ruso
abril 30, 2012 | anotaciones | Compartir

Sorrento, 1966. El protagonista no ha tenido mucha suerte en los últimos tiempos. Pero el azar le permite jugarle otra mano al Destino. Ajedrez. Espías. Historias del pasado que vuelven y desafían al viejo truhán. Para ajedrez, necesito modelo de ruso. Jugador. Época soviética. Pensaba en él flaco y huesudo, con nariz rapaz. Pero se me cruzan otras imágenes. Creo que me apoyaré físicamente en el gran maestro ruso Shirov, al que conocí en el Magistral de León. Me cayó bien. Mucho. Un oso grande, rubio, de aspecto bonachón. Pelo cortado a cepillo como un erizo, ojos tiernos y líquidos. Casi apenados. Mejor ése, me parece. Sí.
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
koora_linax
Mensajes: 3032
Registrado: Sab Sep 02, 2006 11:00 pm
Ubicación: Córdoba

Mensaje por koora_linax » Lun Abr 30, 2012 4:01 pm

Imagen
Alexei Shirov
"Al final lo que está en juego es como vivir con el desorden". Arturo P-R

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Lun Abr 30, 2012 4:05 pm

¿El del huevo?

Avatar de Usuario
koora_linax
Mensajes: 3032
Registrado: Sab Sep 02, 2006 11:00 pm
Ubicación: Córdoba

Mensaje por koora_linax » Lun Abr 30, 2012 4:52 pm

grognard escribió:¿El del huevo?


No el del huevo creo que es Vasili Ivanchuk

Vamos a recordar la patente sobre: Niños, vida y ajedrez :arrow:

http://www.capitan-alatriste.com/module ... pic&t=3972
"Al final lo que está en juego es como vivir con el desorden". Arturo P-R

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14344
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Abr 30, 2012 10:13 pm

Sorrento desde la ventana de Max

30.04.2012

Éste es el paisaje que en otoño de 1966 ve el protagonista desde la ventana de su habitación del hotel Vittoria, donde se juega el match de ajedrez entre el ruso Sokolov y el chileno Keller.

http://novelaenconstruccion.com/2012/04 ... na-de-max/

--

El hotel, desde la terraza

30.04.2012

El edificio del hotel desde la terraza donde Max desayuna. Arriba están su habitación, la del ajedrecista Keller y la de algún otro personaje. Desde arriba, vistas espléndidas sobre la había de Nápoles, con Vesubio al fondo.

http://novelaenconstruccion.com/2012/04 ... a-terraza/

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14344
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar May 01, 2012 11:20 am

Extraño oficio, éste

01.05.2012

Extraño oficio, este de escribir novelas. Trazas una trama minuciosa, determinas situaciones y todo eso. Y luego puedes tardar meses o años en llegar a ese punto. Hace falta paciencia infinita, pues de nada vale apresurarse. Adelantarse al ritmo necesario. Al poco a poco. Así, puedes pasar muchísimo tiempo pensando en una escena que no escribirás todavía. Éste es un trabajo que requiere cierta sangre fría. O mucha. En novela, las prisas matan. Pero al fin, un día más o menos lejano, te toca. Llega el momento de abordar esa escena. Y la escribes al fin. A veces sale como imaginaste. Sí. A veces, no. A veces tú o la novela han cambiado mientras pasaba el tiempo, porque la trama y los personajes no son definitivos hasta que pasan de tu cabeza al papel, e incluso hasta que corriges las pruebas de imprenta y se publica el texto. Cuñas de última hora. Ideas. Retoques. Las situaciones y personajes viven y evolucionan contigo. Pero cuando consigues contar exactamente lo que hace año y medio decidiste que contarías, o lo que resultó de ello, piensas: qué largo camino para llegar a esto. Una felicidad singular, ésa. Es como empezar a navegar, marcar un punto de arribada en la carta, un faro por ejemplo, trazar el rumbo y navegar a ciegas. Al fin, un día, ves la luz de ese faro exactamente donde lo esperabas, a cinco grados por tu amura de babor. Y piensas: no sé si soy buen marino, pero esta vez he sido buen marino.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14344
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar May 01, 2012 11:24 am

"Después supo que fue como saltar al vacío; y eso resultaba singular en el caso de Coy, quien no recordaba haber tomado un rumbo precipitado en su vida. Era del tipo de gente que, en el cuarto de derrota de un buque, emplea el tiempo necesario en trazar a conciencia cualquier recorrido sobre la carta náutica. Antes de verse a la fuerza en tierra y sin barco, ésa había sido fuente de satisfacciones en una profesión donde tales cosas contaban a la hora de lograr un trayecto seguro entre dos puntos situados en distinta latitud y longitud geográfica. Había pocos placeres comparables a pasar largo rato entre cálculos de rumbo, abatimiento y velocidad, previendo que el cabo Tal o el faro Mengano aparecerían dos días más tarde, sobre las seis de la mañana y a unos treinta grados por la amura de babor, y luego aguardar a esa misma hora en la regala húmeda por el relente de la madrugada, con los prismáticos en los ojos, hasta ver aparecer, exactamente en el lugar previsto, la silueta gris o la luz intermitente que, una vez cronometrada su frecuencia de destellos u ocultaciones, confirmaba la exactitud de los cálculos. Siempre, al llegar ese momento, Coy modulaba una sonrisa para sus adentros; una sonrisa serena y satisfecha. Luego, recreándose en la confirmación de aquella certeza obtenida de las matemáticas, de los instrumentos de a bordo y de su competencia profesional, iba a apoyarse en un ángulo del puente, junto a la sombra silenciosa del timonel, o se ponía un café tibio del termo, contento de encontrarse allí, en un buen barco, en vez de formar parte de aquel otro mundo incómodo, hecho de tierra firme, por suerte reducido a un leve resplandor detrás del horizonte.

Pero ese rigor a la hora de plantearse desplazamientos sobre el papel de las cartas náuticas que ordenaban su vida no lo había librado del error ni del fracaso. Decir tierra a la vista y comprobar después de modo táctil la presencia de esa misma tierra y sus consecuencias eran situaciones que no siempre se daban en ese orden. La tierra existía, en las cartas o fuera de ellas; y había decididomanifestarse de improviso, como suelen ocurrir tal tipo de cosas, penetrando en el frágil reducto -apenas un poco de hierro flotando en el inmenso océano- donde Coy creía sentirse a salvo."

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14344
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar May 01, 2012 1:50 pm

Una entre mil (dudas)

01.05.2012

Subrayo un comentario de Max que me parece dudoso: “He vivido bien, con el dinero de otros. Sin llegar a odiarlos, ni tampoco a despreciarlos más de lo preciso. No ha sido, en resumen, una mala vida”. Flojo, tal vez. O insuficiente. Diría. La idea vale, pero la expresión no revela lo que hay debajo. O lo que quiero que haya. Debo mejorarlo, de algún modo. O bien tacharlo, olvidarlo y escribirlo de nuevo. El rotulador de tachar en negro es el mejor amigo del novelista, después del perro. A veces, incluso antes. Aunque hasta la corrección final del texto, o las correcciones (ésa sí que es la parte dura de verdad, cuando llegas a odiar tu propia novela), aún queden varios meses. De momento, lo dejaré enfriar unos días. Ningún texto debe servirse caliente. La cosa queda en el manuscrito con nota al margen. Ojo con esto. Peligro, minas.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14344
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue May 03, 2012 11:13 am

Arturo Pérez-Reverte: Anotaciones sobre una novela
Alfaguara - 03/05/2012

El escritor Arturo Pérez-Reverte ha comenzado la publicación de un cuaderno de anotaciones sobre diversos aspectos de la escritura de la novela que tiene en curso. En la página web novelaenconstruccion.com, el autor registra algunas características de los personajes principales, las localizaciones en las que se desarrolla la historia e incluso da detalles sobre la resolución de problemas estilísticos o técnicos. En la primera entrada en esta web, Pérez-Reverte desvela a sus seguidores algunas incógnitas sobre su nueva obra: "Seguirán en los próximos meses, sin método ni periodicidad fija, algunas de mis notas breves sobre el trabajo en curso. Se trata de una novela no histórica, empezada el 7 de enero de 2011 (aunque su origen sea muy anterior), que poco a poco parece encaminarse a su recorrido final".

Gracias a este innovador proyecto sus lectores ya saben que esta nueva novela "es la historia de una historia de amor, entre otras cosas" protagonizada por un hombre y una mujer que se encuentran tres veces en su vida: en Buenos Aires (Argentina) en 1928; en Niza (Francia) en 1937; y en Sorrento (Italia) en 1966: "Básicamente es una historia de amor. Peligrosa y turbia, creo. Un hombre y una mujer se encuentran tres (breves) veces en su vida. Una aventura que empieza en 1928, sigue en 1937 y termina en 1966. O eso creo. Salvo que se me cruce algo que lo complique más. Cosa que, a estas alturas, me parece improbable. Supongo que se sostendrá esa estructura de trama hasta el final. Compleja, porque no es trama lineal. Hay saltos atrás y adelante en la acción. Eso hace necesaria una carpintería cauta. Unos 250 folios escritos hasta ahora. Buen ritmo. No me quejo."

Interrogado sobre este innovador proyecto, Pérez-Reverte ha explicado que se trata únicamente de compartir con sus lectores algunos aspectos que él considera curiosos o interesantes en el proceso de escritura de una novela. El autor ha añadido: "No responde a un plan sistemático, sino que será una sucesión de notas informales que, con el tiempo, pueden constituir un material interesante para algunos lectores".

Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) fue reportero de guerra durante veintiún años y es autor, entre otras novelas, de El húsar, El maestro de esgrima, La tabla de Flandes, El club Dumas, Territorio Comanche, La piel del tambor, La carta esférica, La Reina del Sur, Cabo Trafalgar; Un día de cólera, El Asedio y de la serie histórica Las aventuras del capitán Alatriste, de la cuál su último libro es El puente de los Asesinos. Es miembro de la Real Academia Española. Con más de quince millones de ejemplares vendidos en todo el mundo y traducido a 34 idiomas, Arturo Pérez-Reverte tiene uno de los catálogos vivos más destacados de la literatura actual.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue May 03, 2012 11:36 am

Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14344
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue May 03, 2012 9:53 pm

Un poco de homenaje a los creadores:

IQueremos ser locales… donde tú quieras
trestristestigres.com - 03/05/2012

En Trestristestigres.com, como en cualquier otra empresa, intentamos no sólo que los árboles no nos dejen ver el bosque… sino también que el bosque no nos impida ver un árbol.

Según pasan los años, estamos comprobando que somos, además, de una empresa de internet, que trabaja y se desenvuelve en la Red, una empresa arraigada allí donde vivimos. Somos alicantinos, valencianos, madrileños, burgaleses, castellanos, barceloneses, catalanes…

En 2001 colgamos el primer trabajo que hicimos los socios fundadores, la web de La Esfera de los Libros. Once años después, hemos publicado el nuevo rediseño, que podéis ver en esferalibros.com. Que esta editorial, nuestro primer cliente, siga confiando en nosotros, nos enorgullece.

Desde 2003 somos empresa. Nuestros primeros trabajos fueron por un lado mantener la web de Alfaguara, alfaguara.com/es, que posteriormente hemos rediseñado en dos ocasiones, como el resto de las editoriales del Grupo Santillana, y por otro diseñar y desarrollar la web de Arturo Pérez-Reverte.

Casi diez años después, continuamos trabajando con Santillana y con el escritor. Hace unos días hemos publicado novelaenconstruccion.com, un muy interesante proyecto literario donde Pérez-Reverte recoge anotaciones sobre su próxima novela.

Hoy, echando la vista atrás, después de haber desarrollado y diseñado varios centenares de páginas web, queremos afrontar varios retos que nos hemos impuesto. En este post los voy a enumerar, y en entregas sucesivas los ampliaremos:

1.Queremos ser locales… donde tú quieras.
2.Queremos vender. Estamos abriendo tiendas para nuestros clientes… y con nuestros socios (por cierto, ¿te gustan los pufs ?
3.Nos gusta enredar. En las redes sociales… y en iRedes.
4.Queremos que nuestros trabajos sean útiles… y que puedan verse en cualquier tecnocacharro: teléfonos, televisiones, tabletas, ordenadores…
5.Queremos comunicar. Nos hemos propuesto contar mejor qué estamos haciendo, qué somos, qué queremos ser… y ayudar a nuestros clientes para que también difundan su actividad y sus conocimientos.
Queremos continuar aprendiendo. ¿Nos ayudas?

Responder