'La Reina del Sur' (2002)

Comentarios y noticias sobre el resto de los libros de Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Avatar de Usuario
MacVamp
Mensajes: 383
Registrado: Vie Ago 31, 2007 11:00 pm
Ubicación: Casi diez años en Valencia, a partir de 2011, México D.F.
Contactar:

Mensaje por MacVamp » Jue Dic 26, 2013 3:46 pm

Saludos a todos :)

Tengo una duda desde hace un par de semanas que al fin pude visionar Salvajes (2012) de Oliver Stone. Si alguno también la ha visto, ¿no les quedó la sensación de que el personaje que interpreta Salma Hayek tiene algunas pinceladas de Teresa Mendoza?

Elena, a la que por cierto llaman "la Reina", es la líder de un cártel muy poderoso de México: es inteligente, hijaputa y con los ovarios bien puestos hasta que le tocan a su hija. Entonces reconoce que los hijos vuelven vulnerable a cualquiera y que ella llegó al 'mando' como herencia pues mataron a su marido que era el líder. Esto resulta más que improbable en la vida real, pero hay muchos detalles que remiten más a Teresa Mendoza que a la mentada Reina del Pacífico quien, por cierto, está hecha una piltrafa en la cárcel :P

Yo al menos, cuando leí por primera vez La Reina del Sur, siempre tuve en mente a la Hayek.
"Ama a los mortales, pues, y sigue viviendo como lo has hecho, temerariamente, con apetencia por todo y amor por todo, pero llegará el momento en que sólo podrá salvarte el amor de los que son de tu estirpe". A. R.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Dic 26, 2013 3:56 pm

No la he visto, pero por esa descripción sí que hay parecidos.

De la Hayek se habló bastante cuando se empezó a comentar lo de hacer una película, pero a todos se les ha ido pasando el arroz.

Lo de las mujeres encargándose de imperios criminales masculinos pasa raramente, pero alguna vez ocurre (cada vez más), sobre todo cuando hay muertes o arrestos en masa. Ha llegado a pasar en Italia, por ejemplo.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mié Ene 22, 2014 11:09 am

La vida imita al arte que imita a la vida, etc...


Los hijos de los narcotraficantes mexicanos quieren ser cantantes
elpais.com - 22/01/2014

Las autodefensas de Michoacán (suroeste de México), civiles levantados en armas contra el cártel de Los Caballeros Templarios, han dado a conocer este martes que los hijos de uno de los líderes del grupo delictivo, Enrique Plancarte, han creado su propio sello discográfico.

Montados sobre caballos, autos último modelo, con vestimentas de mariachi, vestidos ceñidos con motivos templarios y localizaciones de lujo son algunas de las imágenes que se pueden encontrar en Facebook, Instagram y YouTube de los cantantes Melissa Plancarte, La Princesa de la banda y su hermano, Kike Plancarte, El Príncipe de la banda. Los cantantes son producidos por la casa discográfica Plan Récords, una firma creada tras la negativa de otros sellos para grabarlos. La disquera no tiene más que cuatro artistas, dos de ellos son los hijos de uno de los jefes de los Caballeros Templarios, Enrique Plancarte.

A pesar de que empezaron su carrera en 2012 y se sospechaba de su parentesco con Plancarte, no fue hasta este martes que el asunto obtuvo relevancia luego de que las autodefensas dieran a conocer imágenes del interior de la casa de Plancarte, que es utilizado por Melissa como localización de sus vídeos musicales.De acuerdo con los medios locales, los cárteles cobran a todo artista que se quiera presentar en Michoacán una cuota del 10% o más de la taquilla para garantizar la seguridad del recinto. Sin embargo no era así cuando los hijos de Plancarte se presentaban e incluso llegaban a alternar con artistas de renombre en el ambiente como El Recodo, Espinoza Paz o La Arrolladora Banda el Limón.

En la cuenta de Facebook de Kike Plancarte se pueden encontrar fotos de él con integrantes del grupo musical Reik, con presentadoras de canales locales, en la cadena de televisión estadounidense Telemundo y fotogramas de sus vídeos reproducidos por los canales Bandamax y Ritmoson Latino. En el Instagram de Melissa Plancarte hay imágenes de ella acompañada por otros tantos artistas de música mexicana, una foto con sus hermanos e incluso una con su padre, a quien llama el Amo de los Caballos.

Las autodefensas aparecieron en febrero del año pasado y son grupos de civiles armados que operan ya en por lo menos una quinta parte del Estado de Michoacán para, dicen, defenderse de la extorsión y los crímenes de los Caballeros Templarios. Los hijos del supuesto líder de los Templarios no son los únicos que comparten en redes sociales su estilo de vida. En noviembre se difundió también el contenido de las cuentas de los hijos de Ismael Zambada y Joaquín Chapo Guzmán, líderes del cártel de Sinaloa.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Feb 24, 2014 6:05 pm

"Un instante después, con una lucidez distinta y los sentidos afinados, miró de nuevo la agenda y la abrió, al fin. El nombre de don Epifanio estaba allí, con otros que le dieron escalofríos de ojearlos por encima: el Chapo Guzmán, César Batman Güemes, Héctor Palma... Había teléfonos, puntos de contacto, intermediarios, cifras y claves cuyo sentido se le escapaba. Siguió leyendo, y poco a poco se le hizo más lento el pulso hasta quedarse helada. Ni la mires, recordó estremeciéndose. Híjole. Ahora comprendía por qué. Todo era mucho peor de lo que había creído que era."

http://elpais.com/tag/joaquin_guzman_loera/a/

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mié Mar 05, 2014 10:40 am

Libros y violencia: las huellas del narcotráfico

La captura del capo del cartel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán, es la punta del iceberg del terror que vive México desde hace décadas, producto del mercado de la droga. Una serie de escritores han retratado el miedo y los crímenes desde diferentes miradas, desde Don Winslow a Roberto Bolaño o Elmer Mendoza.

por Javier García - 05/03/2014 - 05:00


Casado con una reina de belleza, su fortuna alcanzaba los mil millones de dólares. En su casa había construido un laberinto de túneles para escapar. El capo del cartel de Sinaloa, el traficante de drogas más buscado por el Ejército de México y el FBI, el dueño de un imperio que crecía a la par de la corrupción, fue detenido tras 13 años de estar prófugo de la justicia. La historia podría ser un thriller policial. Sin embargo, su protagonista es Joaquín “El Chapo” Guzmán, detenido el pasado 22 de febrero, a las 6.40, en un condominio de la ciudad de Mazatlán. Un par de horas más tarde la noticia estallaba en la prensa y hasta hoy siguen las repercusiones tras su detención.

Hace una década el gobierno mexicano comenzó un operativo contra el crimen organizado. Pero, desde mucho antes la literatura ha registrado el horror que ya alcanza los 130 mil muertos. La mayoría de las novelas publicadas arrancan, inevitablemente, de la realidad.

Fue a fines de los 90 cuando el escritor estadounidense Don Winslow se enteró de la muerte de 19 inocentes acribillados en un pueblo al norte de México. Un lugar al que solía ir. No pudo olvidarse de la masacre y terminó leyendo expedientes judiciales y hablando con policías y narcos. Seis años después publicó El poder del perro (2005), protagonizada por el agente Art Keller, novela cargada de violencia, poblada de policías corruptos, sicarios y prostitutas asesinadas, que narra 30 años de terror en un viaje vertiginoso de México a EE.UU.

Ciudad Juárez es conocida como una de las ciudades más peligrosas del mundo. Fue en la década del 90 cuando comenzaron a aparecer en vertederos cadáveres de mujeres trabajadoras, que habían sido torturadas y violadas. Era el infierno y el autor chileno Roberto Bolaño lo narró en 2666 (2004), su monumental novela póstuma, donde todos los caminos conducen a Santa Teresa (suerte de Ciudad Juárez). Dividida en cinco partes, en La parte de los crímenes, Bolaño llega a describir más de 100 asesinatos.

El narrador que vivió su juventud en México contactó desde su hogar en Blanes al periodista del diario Reforma, Sergio González Rodríguez, quien le proporcionó insumos judiciales para recrear las historias en su libro.

“Con Sergio González Rodríguez iría a la guerra”, dijo Bolaño del arrojo del mexicano quien llegó, en 1995, a investigar a Ciudad Juárez. Luego de dar a conocer en la prensa una serie de artículos sobre el asesinato de mujeres, González Rodríguez publicó una extensa crónica del tema en Huesos en el desierto (2002). Antes, eso sí, recibió amenazas y una golpiza que lo alejó de Ciudad Juárez. Unos años después regresó con El hombre sin cabeza (2009), ensayo donde se adentra en los sacrificios humanos y decapitaciones que los narcos aplican a sus víctimas. A estas alturas, ya existe un gran número de libros de investigación sobre el mundo del narco (ver recuadro).

REVOLUCION MEXICANA

Si existe un origen del tráfico de drogas en México, el autor Francisco Gerardo Haghenbeck lo sitúa a inicios del siglo XX. En su novela La primavera del mal (2013), donde aparecen personajes reales como Lucky Luciano, apunta a un grupo de chinos como responsables del movimiento de opio y marihuana desde el desierto mexicano a EE.UU.

La guerra contra el narco y la violencia también ha producido altas dosis de ficción. Es el caso del escritor mexicano Elmer Mendoza, considerado el mayor representante de la llamada “Narcoliteratura”. Su detective Edgar “el Zurdo” Mendieta ha protagonizado las novelas Balas de plata, La prueba del ácido y la última es Nombre de perro (2012). En ella, Mendieta ayuda a Samantha Valdés, jefa del cartel del Pacífico, cuyo amante fue asesinado mientras pactaba una tregua con el gobierno.

Elmer Mendoza vive y ambienta sus novelas en Culiacán, ciudad al norte de México, considerada la cuna del narco y centro de operaciones del cartel de Sinaloa. “En México, somos especialistas en ocultar víctimas. Si realmente fueron un millón de muertos en la Revolución Mexicana, nunca lo sabremos... tampoco en la guerra contra el narco”, señaló Mendoza la semana pasada en una conferencia, en el Colegio de Sinaloa, tras ser consultado por la relación entre literatura y narcotráfico.

El mercado del bestseller también busca invertir en el tema. Un antecedente fue La reina del sur, que el autor español Arturo Pérez-Reverte publicó en 2002. El exitoso volumen, protagonizado por Teresa Mendoza -joven nacida en Sinaloa-, dio paso a una telenovela producida por Telemundo y el canal español Antena 3.

Y con la huella del bestseller, esta semana llegó a Chile Los corruptores, del periodista Jorge Zepeda Patterson, novela promocionada por editorial Planeta como “un thriller poderoso y valiente sobre el crimen y la corrupción política”. El libro parte con la muerte de la famosa actriz Pamela Dosantos y continúa con las sospechas que apuntan al regreso del PRI al poder.

Incluso Carlos Fuentes, fallecido en 2012, entró de lleno al tema en una de sus últimas publicaciones. Fue en la novela Adán en Edén (2009), donde el Premio Cervantes relata con ironía los días de gloria de un poderoso empresario y sus vínculos con el negocio de la droga. Los hechos ocurren en un paisaje donde los criminales se burlan del gobierno. “Es una novela política. En ella se muestra un México sumido en el caos, en el descontrol gubernamental”, consignó en su momento la revista Letras Libres.

Sin detectives ni personajes históricos hay un grupo de narradores mexicanos que han reflejado la realidad del narco con historias de personajes secundarios. Un ejemplo es la novela Trabajos en el reino (2004), de Yuri Herrera, que a través de la mirada de un compositor de corridos muestra cómo viven los reyes de la mafia de la droga. Y el drama de las familias que ven a sus hijos tentados por el dinero fácil de los cárteles lo muestra Lolita Bosch en Campos de amapola antes de esto (2013).

En el caso de Fiesta en la madriguera (2010), de Juan Pablo Villalobos, un niño llamado Tochtli quiere para su zoológico privado un hipopótamo enano de Liberia. La novela es el viaje delirante del padre narcotraficante para cumplir el capricho del hijo.

http://www.latercera.com/noticia/cultur ... fico.shtml
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mar Mar 11, 2014 1:02 pm

No sé si tenemos alguna imagen de la presentación de este libro en el Círculo de Bellas Artes

Alfaguara la ha colgado en su web dedicada al 50 aniversario

Imagen
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab Jul 12, 2014 11:28 am

Una reina de la coca entre rejas
Francesc Relea - El País - México - 01/10/2007

La historia de Sandra Ávila Beltrán es de película. Nacida hace 45 años en el Estado mexicano de Baja California, sobre esta mujer de buen cuerpo y bonita cara se tejió en los últimos 10 años una leyenda que la presentó como “la Reina del Pacífico”, pieza clave en el tráfico de drogas en México, que dominaba la zona marítima de Colombia a Estados Unidos desde Guadalajara.

Sobrina de Miguel Ángel Félix Gallardo, 'El Padrino', jefe de jefes del narco de los ochenta, emparentada con figuras del crimen, novia, amante y esposa de capos y comandantes de policía, implicada por las autoridades en grandes operaciones de distribución de cocaína y lavado de dinero y buscada por México y Estados Unidos. Mujer importante en un mundo dominado por hombres. Qué buen ingrediente para una novela. Se dijo que Arturo Pérez-Reverte se había inspirado en ella para el personaje de Teresa Mendoza en 'La Reina del Sur'. El novelista lo negó en 2003, pero admitió que sentía curiosidad por saber si la narcotraficante se identificaba con la de ficción. "Me gustaría tener su dirección para enviarle un libro dedicado".

Sandra Ávila fue detenida el viernes en Ciudad de México al salir tranquilamente de un restaurante en su camioneta BMW. Iba sola y no opuso resistencia. La Secretaría (Ministerio) de Seguridad Pública organizó una conferencia de prensa. "Desde los noventa esta mujer se encargaba de internar a México la cocaína proveniente de Colombia y es parte de una familia que por tres generaciones se ha dedicado al narcotráfico", dijo Patricio Patiño, subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial. En su primera declaración, la detenida señaló que sus padres eran originarios de Culiacán (Sinaloa) y que ella se dedicaba al hogar y al comercio de ropa y casas.

Al poco, el portavoz de Seguridad convocó nuevamente a la prensa para dar la segunda parte de la bomba informativa. Juan Diego Espinosa Ramírez, 'El Tigre', segundo jefe del cártel colombiano de Valle del Norte y novio de Sandra, acababa de ser capturado en la colonia San Jerónimo. Según las autoridades estadounidenses, el grupo creció tras la fragmentación de los famosos cárteles de Medellín y Cali, y es responsable de meter en Estados Unidos, entre 1990 y 2004, unas 500 toneladas de cocaína.

El 18 de abril de 2002, un comando de encapuchados armados y de negro irrumpió en el gimnasio de la urbanización Puerta de Hierro, en Guadalajara, donde vivía Sandra Ávila. Curiosamente, no llamaron la atención del vigilante. En pocos segundos, secuestraron al hijo de 15 años de la enigmática mujer, que reaccionó a la desesperada. Los investigadores estiman que éste fue su gran error, que abriría un largo camino hacia su captura. Denunció el secuestro en Jalisco. El elevado rescate que pedían los secuestradores, cinco millones de dólares, llamó la atención de los fiscales. A la madre de la víctima no se le conocía un patrimonio capaz de afrontar el pago.

El grupo intervino el teléfono de la Reina del Pacífico para localizar a los secuestradores. Con lo que no contaban los sabuesos era que a casa de Sandra llamaban destacados narcotraficantes como El Tigre. A los 18 días después del secuestro, el muchacho fue liberado tras el pago de 1,4 millones de dólares; fuentes policiales hablan de tres millones. En octubre de 2002, la PGR decomisó a Sandra 225 predios, dos residencias y una empresa en Hermosillo (Sonora). Su nombre se menciona en el corrido de Los Tucanes de Tijuana 'Fiesta en la sierra'. El viernes, la Reina del Pacífico sólo admitió que estaba detenida por una orden de extradición de Estados Unidos.

--

De aquí para allá
Germán Dehesa - elnorte.com - 01/10/2007

De pronto descubro lo prolongada y entrañable que ha sido mi amistad con Arturo Pérez-Reverte. Años de años, y de pronto algo ocurre que hace destellar intensamente la memoria, y algo o alguien que yacían inertes en el pasado se reaniman e invaden el presente.

Arturo y su Charro Negro ya se habían iniciado en los rituales de la cuatitud, cuando al autor del capitán Alatriste le vino la loca ventolera de escribir una novela que tuviera como tema y eje narrativos el narcotráfico tal como se vive y se practica en el Noreste de México.
Para obtener ésta no había otro camino que presentarse en Culiacán, apostarse en la cantina indicada y esperar que los narcos fueran apareciendo. Era una suerte de examen de admisión. De igual manera podías resultar reprobado y desaparecer (esto era lo que temíamos sus amigos que ya lo dábamos por muerto y extraviado en Badiraguato); o podías aprobar y ganarte el derecho a ir abriendo las incontables cerraduras de la confianza de los narcos. Para lograr este benéfico resultado, Arturo se valió de su experiencia como corresponsal de guerra, se valió también de su extraordinaria labia y de esa condición de hombre bien nacido, que se manifiesta hasta en su modo de caminar.

Con todo esto y con muchas invitaciones, Pérez-Reverte se fue ganando las simpatías y la confianza de esos hombres que no confían en nadie y que tienen el gatillo siempre listo para quitarse de algún problema o malestar (recuerden al Tigrillo, que una tarde le dijo a su chalán: "Estoy muy aburrido, vamos a matar a alguien"). Con estos seres alternó ¡y sobrevivió! Arturo. Al finalizar su estancia, y como mandan las leyes, le tocó pagar un festejo que resultó babilónico. El personal femenino llegó en un vuelo charter de Las Vegas con cargo a la menguada cartera del escritor español. Si no vendo por lo menos un millón de ejemplares, quedaré en plena bancarrota, pensaba Arturo mientras en su cabeza comenzaba a tomar forma 'La Reina del Sur', una de las novelas más vendidas en la historia de España y de América española.

Quizá el hallazgo más genial de esta novela sea tener como protagonista a una narca, una mujer morena clara, atractiva sin tener excesiva belleza, lo suficientemente inteligente como para que no se le note y de una valentía a toda prueba. Así es la Reina del Sur, una mujer creada por la imaginación de Arturo Pérez-Reverte que, a fuerza de verosimilitud, se le ha impuesto a la realidad y se ha entretejido con ella. Ahora los medios de comunicación nos traen (mal contada) la historia de la aprehensión de Sandra Ávila “la Reina del Pacífico” y nos cuentan que se trata de un personaje que pertenece a los altos mandos del narco, que es de alta peligrosidad y que es una mujer de gran inteligencia. También fue aprehendido Juan Diego Espinoza (a) “El Tigre”, quien seguramente extrañará la compañía de esta mujer morena clara, atractiva sin ser hermosa y con la ventaja de haber sido previamente escrita y descrita por un escritor español. ¿Quién le iba a decir a Arturo que su criatura terminaría por aparecer plenamente en la tumultuosa realidad mexicana, aislada en un separo de Santa Marta Acatitla? Y a mí ¿quién me iba a decir que en los plenos y fragorosos tiempos de la Reforma Fiscal se me iba a aparecer con tanta nitidez la presencia de un amigo en aquellos tiempos en donde en algún bar cercano a Chapultepec, Arturo y yo conversábamos apasionadamente acerca de las conveniencias e inconveniencias de presentarse en Sinaloa al grito de “soy un escritor y vengo a escribir sobre ustedes”. Así son las visitaciones.

Termino con una última reflexión: yo sí me aventaba un tiro con Sandra Ávila, “la Reina del Pacífico”, nomás para que viera que en el Atlántico también se menea el mar.

--

Recomienda Arturo Pérez-Reverte a la Reina del Pacífico que lea libros en prisión
Carlos Rubio - Agencia Reforma - 02/10/2007

“Las mujeres caen igual que los hombres”, afirma a Reforma el escritor español Arturo Pérez-Reverte, autor de la novela 'La Reina del Sur', a propósito de la detención de Sandra Ávila Beltrán, la "Reina del Pacífico". La novela de Pérez-Reverte es protagonizada por una mujer que lidera un cártel de la droga en el norte mexicano, y en sus páginas retrata el mundo del narcotráfico internacional, un mundo muy parecido al que engendró a la presunta narcotraficante mexicana que hoy se encuentra tras las rejas.

Para Pérez-Reverte, una de las singularidades del caso es que las fotografías policiales de la Reina del Pacífico que han dado la vuelta al mundo en las primeras páginas de los diarios son muy parecidas a las que se hicieron para la portada de su libro hace poco más de cinco años. Y aunque Pérez-Reverte aclara que la Reina del Pacífico no inspiró el personaje de su novela 'La Reina del Sur', señala que su detención y el hecho de que una mujer esté relacionada con gente que encabeza un cártel del narco mexicano no le ha sorprendido nada, pues él se movió en esos mundos para documentar su novela y pudo comprobar que era perfectamente posible. “Yo no conocía a esta mujer de nada, pero sí es verdad que su mundo lo describí bien en el libro porque lo conocí, lo cual demuestra que la documentación que hice era rigurosa, y que mis contactos y los amigos que me proporcionaron el material y los conocimientos adecuados para escribir la novela eran buenos”, dice el escritor.

Sobre la Reina del Pacífico, Pérez-Reverte señala que es importante destacar que no encabeza una agrupación delictiva, como el personaje de su novela, sino que está relacionada con los líderes del cártel. “Ella no es la jefa. En cambio, en mi novela, Teresa Mendoza, la Reina del Sur, sí era la jefa de su red de narcotraficantes. Pero de todas formas es un mundo muy machista”. Sin embargo, dice, no es el primer caso. Incluso Los Tigres Del Norte ya han escrito corridos basados en mujeres que se movían en ese mundo.

Como novelista, Pérez-Reverte comenta su satisfacción no por el hecho de que la Reina del Pacífico haya caído, sino porque ha podido comprobar que toda la documentación de la que hizo acopio se ha mostrado en buena medida como cierta. “Todo lo que he hablado tanto de México como de la Costa del Sol española se ha comprobado cierto tiempo después”. Y añade que más que un mérito suyo es de quienes le supieron guiar por ese mundo, y le contaron y dieron claves de lo que ahí ocurría. Pérez-Reverte observa que la sociedad debe hacer más caso a los escritores rigurosos, porque en ciertos ambientes relacionados con el mundo del narco él pudo penetrar gracias a su condición de novelista. “Como periodista jamás hubiera podido traspasar esos mundos. En cambio, como novelista yo no pensaba denunciar nada, sino únicamente contar una historia y un mundo, lo cual me permitió entrar en algunos secretos. Y yo no conté más que lo que podía contar. Y lo que se me pidió que no contara no lo conté, cumpliendo mi parte del trato”, admite.

Sobre la policía mexicana y los hombres que han hecho posible la detención de la Reina del Pacífico, Pérez-Reverte pondera que esto demuestra sencillamente que sigue habiendo policías honrados en todas partes. Finalmente, el autor de 'La Reina del Sur' puntualizó que a la Reina del Pacífico sólo le desea lo mejor, porque no está ni a favor ni en contra suya. “Que tenga suerte, que le vaya bien, y que lea y aproveche como hizo Teresa Mendoza, que en la cárcel leyó muchísimos libros”.

La película 'Queen of the South' llevará a la pantalla grande la novela de Pérez-Reverte, que narra los amores y negocios ilícitos de la narcotraficante mexicana Teresa Mendoza. El filme será dirigido por Jonathan Jakubowicz, director, productor y guionista venezolano de 29 años que dirigiera hace dos años 'Secuestro express', una de las películas más taquilleras de su país, que despertó fuertes polémicas por retratar los sucesos de Puente Llaguno, que tuvieran lugar durante el golpe de Estado de abril de 2002. Y se trata de la primera producción de Elizabeth Avellán, quien fuera esposa y productora de cabecera de Robert Rodríguez.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar Jul 15, 2014 6:47 pm

Los Tigres Del Norte: "En los corridos queremos crear conciencia"
Maritza García - El País - Barcelona - 11/10/2007

El legendario grupo musical Los Tigres Del Norte inicia su nueva gira por España con el telón de fondo del Día de la Hispanidad. Elizondo (hoy), Lugo (mañana), Barcelona (el sábado), Bilbao (el domingo) y Madrid (el lunes) serán las ciudades donde el grupo mexicano cantará en vivo. Hernán Hernández, vocalista y guitarra, interrumpe la grabación de su nuevo disco en Los Ángeles para conversar vía telefónica.

-¿Cómo se sienten al regresar a España?
-Estamos muy emocionados, y les decimos a nuestros fans que ya vamos para allá, que llevamos muchas canciones nuevas y cantaremos también las favoritas de siempre.

-El Día de la Hispanidad no simboliza lo mismo para un español que para un latinoamericano. ¿Qué supone para ustedes cantar el 12 de octubre?
-Para nosotros es el Día de la Raza, que es como si nos hubieran bautizado pero no descubierto, porque los nativos de América ya estábamos aquí, y si no hubiera sido España, nos hubiera conquistado otro país. Nosotros estamos contentos con lo que somos. Y la herencia más importante es el idioma, porque cuando le hablas en español a otra persona ya le estás diciendo tu origen. Como fecha histórica, existe esa herida que pesa, porque entonces vinieron a enriquecerse, a llevarse todo y a matar a tantos indígenas. Tenemos todas sus costumbres y raíces. Por eso no nos parece justo que no acepten a muchos inmigrantes latinos.

-¿Qué pensaron cuando se enteraron de la detención de la narcotraficante La Reina del Pacífico, cuyas andanzas cuentan en el corrido 'La Reina del Sur'?
-Pues viene a demostrar que las canciones que hacemos son de la vida real.

-¿Entonces sí conocían su existencia antes de la novela homónima de Arturo Pérez-Reverte?
-Nosotros no teníamos noticias de ella antes de la novela. Después, cuando salió el libro se supo que existía La Reina del Pacífico; sí teníamos conocimiento de la familia, porque ese apellido (Ávila Beltrán) se conoce en Sinaloa, se sabe que han estado involucrados por generaciones en ese negocio. En su momento, Pérez-Reverte contactó con nosotros e hicimos el corrido para su libro, pero él se inspiró en un corrido nuestro que se llama 'Contrabando y traición', que la gente lo conoce como 'Camelia la Tejana'.

-Que fue su primer narcocorrido...
-Nosotros no les llamamos así. Fue un periodista de Estados Unidos el que les puso ese nombre. Para nosotros son corridos y ya. En el norte de México es curioso que mucha gente apoya más a los que se dedican a esos negocios que a sus gobernantes. Muchos de ellos construyen en los pueblos escuelas, caminos, y ayudan a la gente; en cambio, sus gobernantes los engañan y roban.

-Sus narcocorridos se han prohibido en México y siguen siendo polémicos, pero tienen otros que denuncian las injusticias sociales, el sufrimiento de los inmigrantes o asuntos del corazón. ¿Qué persiguen con sus canciones?
-En los corridos queremos crear conciencia. Los que hablan de la droga, para advertir de que se acaba mal, ya sea en la cárcel o en la tumba. En los corridos de inmigrantes, para ayudar a llevar ese sufrimiento e incluso los problemas familiares, como en las canciones 'El ejemplo', 'Los socios', 'Sangre prisionera'...

-Ustedes han vivido en carne propia todas las penurias del inmigrante, pero con final feliz. ¿Cómo se sienten al estar donde están?
-Ahora nos sentimos bien por poder ayudar a nuestra gente, y no creas, todavía sentimos la discriminación. Nos ven raro cuando entramos a un restaurante donde van puros norteamericanos, porque están acostumbrados a ver latinos sirviendo, no comiendo. Cuando llegamos aquí de niños -porque somos cuatro hermanos los del grupo- sufrimos mucho. Yo tenía 11 años y era tremendo estar lejos de mis padres, porque sólo nos vinimos los hijos. No tuvimos niñez.

-Háblenos de la canción 'El muro' y su alusión a los muros fronterizos, incluyendo los de Ceuta y Melilla.
-El muro es una ofensa para los seres humanos, y no va a cumplir el objetivo. Es un gasto inútil. Se debería invertir en otra cosa para ayudar a la gente. El muro más grande es el que nos quieren poner en la mente. En España, al menos, auxilian médicamente a los inmigrantes cuando cruzan, pero en Estados Unidos los matan.

-Ya me dijo que no conocía a La Reina del Pacífico, pero al rey Juan Carlos sí, ¿no?
-¡Híjole, sí! ¡Se pone uno bien nervioso! Nos dio la medalla cuando fuimos a Barcelona a cantar. Cuando lo saludé me miró con una sonrisa muy padre, y me dio un apretón de manos muy sincero. Fíjate que tiene algo que no te intimida, sino que te da gusto conocerlo. Fue como un sueño cumplido. ¿Te imaginas? ¡Conocer al Rey!

-¿Hay alguna historia de la que quieran hacer un corrido?
-Sí. Estamos esperando el desenlace de las elecciones en Estados Unidos, porque serán históricas. Por primera vez ganará una mujer o un hombre de color, así que vamos a hacer un corrido de eso.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie Jul 18, 2014 4:24 pm

Fieras mexicanas sueltas
Lino Portela - El País - Madrid - 16/10/2007

Antonio Fernández llegó de México hace un año y medio a España y trabaja como mariachi para una empresa madrileña. Ayer, con botas de serpiente, chaqueta de flecos y sombrero de vaquero, encendió el puro que guardaba en la solapa justo a las 21.30, hora en la que Los Tigres del Norte lanzaban su primer rugido en la sala Joy Eslava, en pleno corazón de Madrid. Con la mítica 'El jefe de jefes' comenzó su concierto el quinteto mexicano, el último de su reciente gira española. Enfrente, más de 1.000 personas, la mayoría mexicanos, que bailaban, bebían y cantaban como en un karaoke, con una sonrisa de oreja a oreja. Ataviados con chaquetas de lentejuelas y unos impecables peinados que rozaban lo kitsch, Los Tigres atacaron su repertorio más conocido ('La banda del carro rojo', 'La huella del alacrán') y las nuevas canciones de su último disco 'Detalles y emociones'.

Porque no sólo de narcocorridos viven las fieras. Vale que Los Tigres del Norte son conocidos desde los años setenta por cantar las andanzas de los narcotraficantes que abundan en su región natal, Sinaloa, al norte de México. Pero hay más. Sus canciones hablan de amor, celos, periodistas muertos, espaldas mojadas y hasta de culebrones.

Nada de mecheros. "Saquen su celular de la vida moderna", dijo pegado a su acordeón Jorge Hernández, cantante líder y hermano mayor de la banda que completan Hernán, Eduardo y Luis, junto a su primo Óscar. Tampoco hubo repertorio fijado. La banda prefirió improvisar sus éxitos, entrecalados por las peticiones que el público le entregaba en forma de hojas arrugadas. Para Nicaragua, Honduras... "y de la güerita Patricia para su chilango que le enseñó a amar en México... y despacito", decía uno de los cientos de papelitos que llegaron al escenario.

Es tal la pasión que desata el grupo mexicano que el público, en ocasiones, invadió con amor el escenario. Subían y se hacían fotos con ellos. "¡Es que son la hostia!", espetó el periodista y escritor Arturo Pérez-Reverte, que se encontraba entre el público. "Son la poesía del pueblo. Y además de buenos tipos, llevan su orgullo mexicano con hombría". La cantante Bebe, vestida de negro, también bailaba las verdades del grupo mexicano al fondo de la sala. Al sonar 'La Reina del Sur', la canción de la que Reverte robó unos versos para su famosa novela, la sala estalló en locura. Jóvenes tatuados, padres de familia con sombrero vaquero, suramericanos y españoles, incluso niños de familia bien. Todos bailaron cuando Jorge Hernández levantó una bota de vino, que voló desde el público. "Somos más americanos que toditos los gringos", gritó el cantante tras cantar 'Somos americanos'.

No importa que Jorge desafine en ocasiones. La suya es la voz de un pueblo. La verdad palpitante de un país orgulloso. Los Tigres demostraron ayer que son los héroes de la autenticidad. "Me han encantado", dijo Alejandro al terminar el concierto, dos horas y media después, y con el puro acabado entre los dedos. "Me siento muy identificado con sus canciones. Cuando vine a España no fue fácil, extrañaba mucho mi país. Y hoy con Los Tigres me he sentido más cerca de México".

--

El rugido de México
Cristina Alonso - abc.es - 16/10/2007

Cinco hombres con bigotito, canoso tupé y resplandecientes «chupas» blancas y negras lograron convertir anoche la famosa discoteca Joy Eslava en una cantina mexicana donde se brindó con cerveza y en la que se saludaba con el «¿qué pasa, güei?». Sobre el escenario, los hermanos Jorge, Hernán, Eduardo y Luis Hernández y uno de sus primos, Óscar Lara, o, lo que es lo mismo, Los Tigres del Norte, que saltaron al ruedo como auténticas estrellas.

Este veterano y afamado quinteto mexicano, que cuenta con una trayectoria aplastante -30 discos, 500 canciones y dos grammys, además de múltiples discos de oro y platino- logró congregar a todo tipo de público. Desde estudiantes recién llegados a España que trataban de mitigar su morriña mezclándose con su gente, hasta sexagenarios mexicanos con traje y corbata que deseaban revivir un concierto del pasado o «volver a verles antes de morir». También había madrileños que, en un fugaz viaje a la tierra azteca, se habían enamorado de sus canciones a través de la radio. Y personas que ni siquiera sabían de su existencia y justificaban su presencia con el recurrente «pasaba por aquí». No fue el caso del escritor Arturo Pérez-Reverte, quien fue uno de los primeros en llegar a la sala y que debe, en cierta forma, una de sus grandes novelas a Los Tigres.

Una de las canciones de este quinteto -procedente de Rosa Morada, zona fronteriza con Estados Unidos-, exactamente 'Contrabando y traición', fue el punto de partida de 'La Reina del Sur' -uno de los libros más célebres del creador del capitán Alatriste- y de su protagonista, Teresa Mendoza. «Son mágicos, muy buena gente y saben contactar como nadie con el alma social mexicana. Son el corazón de México, son lo mejor de México. Ellos mismos son México», explicó el escritor a 'ABC', quien aseguró que el gran ambiente que se vivía anoche en el Joy Eslava no era nada comparado con las actuaciones que ofrecía el grupo en su tierra natal, donde son una auténtica leyenda y congregan a «miles y miles» de personas. Precisamente para el escritor -«para nuestro gran amigo, don Arturo»- fue dedicada una de las canciones del repertorio, 'Pacas de a kilo', que volvió a enloquecer al público: «Me gusta andar por la sierra / me crié entre los matorrales / ahí aprendí a hacer las cuentas / contando costales. / Me gusta burlar las redes / que tienden los federales».

Los Tigres del Norte son el máximo exponente a nivel internacional del corrido mexicano, género musical que busca comprometerse socialmente. De hecho, todos los «narcocorridos» -versión del género que versa sobre el narcotráfico- que entonaron ayer en la Joy Eslava fueron recitados de memoria, a gritos y con la mano en el pecho, por sus incondicionales. «Contamos historias que pueden sucederle a cualquier persona y las cantamos tal y como acontecen», ha reconocido uno de los Tigres, Jorge Hernández. «Yo mismo me pregunto cómo puedo ser capaz de saberme de memoria todas las letras de sus canciones a mi edad. Forman parte ya de la vida de todos los mexicanos, son una especie de grito de guerra para el pueblo», aseguraba un admirador, quien reconocía sentirse emocionado por poder ver a sus ídolos en directo 19 años después de haber dejado México «en busca de una vida mejor».

Guadalajara. La Paz. Aguascalientes. Veracruz. Morelia. Tequesquitengo. Zacatecas... Mexicanos de todas partes, y venidos de todos los lugares de España, se reunieron a miles de kilómetros de su hogar con sus compadres para saltar, cantar, gritar y bailar con los sonidos de su tierra, a ritmo de mariachi. Una joven natural de Monterrey, y procedente de Barcelona, había pedido dos días de permiso de trabajo para no perderse el concierto de ayer. Una mujer de la mexicana Mérida había estado ahorrando mes y medio para poder llevar a sus nietas, de 16 y 19 años y españolas de nacimiento, a escuchar en directo las canciones que tanto habían oído en el «viejo tocadiscos de casa».

Droga. Inmigración. Impuestos. Hambre. Nostalgia. Penurias de sus «paisanos» tratando de cruzar la frontera en busca del gran sueño americano, o simplemente historias de amor y desamor, compusieron el gran repertorio improvisado de estos cinco mexicanos que lograron, y con creces, depositar en el Joy Eslava un pedacito de aquel México lindo y querido y hacer a muchos olvidar, al menos durante dos horas, que ya no están allí.

--

Los Tigres del Norte también mandan en Madrid
Iratxe Rojo . elmundo.es - 16/10/2007

Con más de 30 años de profesión a sus espaldas, otros tantos álbumes grabados, 130 discos de platino y 125 de oro, nominados al Grammy en siete ocasiones y merecedores del premio en una, Los Tigres del Norte tienen buenas razones para autoproclamarse como el grupo "jefe de jefes". Pero la banda mexicana no llegó a Madrid para apabullar, sino para arrasar gracias a una lección de humildad que sólo los más grandes se pueden permitir.

Con la sala Joy Eslava llena de un público heterogéneo y entregado desde el primer momento, los hermanos Hernández y su primo Óscar Lara (a la batería sin perder la sonrisa ni un minuto) ofrecieron un concierto para madrileños y gentes llegadas de todos los rincones de América. A leguas se veía que muchos de ellos habían ahorrado para estar anoche en la selecta sala de la calle Arenal y escuchar en directo a los "voceros del sentir del pueblo".

Otra parte del público, digamos que la indígena, llegó en buena parte gracias a Arturo Pérez-Reverte, escritor que escuchó en uno de los corridos de Los Tigres del Norte una novela de 500 páginas condensada en tres minutos. Su reacción fue escribir un narcocorrido en 500 páginas, y así nació 'La Reina del Sur', novela que después la banda transformó en un tema ya indispensable en su repertorio.

El líder y hermano mayor del grupo, Jorge Hernández, reservó la primera dedicatoria a su "gran amigo" Arturo con 'Pacas de a kilo' y dio luz verde a la lluvia de peticiones, en un ritual que los fans conocen ya de todos sus directos. Los papeles solicitando canciones aterrizaban en el escenario firmados por asistentes de todos los lugares de México, desde Quintana Roo a Baja California, de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay, Colombia, Ecuador… Múltiples nacionalidades que vibraron con la letra de 'Somos más americanos' y emitieron un suspiro al unísono al escuchar los primeros acordes de 'Golpes en el corazón'.

Aunque venían a presentar su nuevo disco, 'Detalles y emociones', los de Sinaloa salieron al escenario sin más guión que los deseos de su público e interpretaron, encantados de la vida, los temas que llevan décadas cantando. Se sucedieron 'La mesera', 'La puerta negra', 'Nos estorbó la ropa' y, cuando ya la pista del Joy Eslava se había convertido en un salón de baile más americano que europeo, Los Tigres del Norte volvieron a los narcocorridos con 'El reportero' y 'Contrabando y traición'. El coraje de Camelia la Tejana rompió definitivamente la tenue línea del escenario, y los admiradores y admiradoras de los Hernández irrumpieron sobre las tablas para cobrar el trofeo que esperaban: un abrazo y una foto con sus ídolos. Sin dejar de cantar, Los Tigres contentaron a todos, mientras los guardianes de seguridad dejaban que el proscenio fuese un insólito colador.

Con 'El muro', tema del último disco que derriba la barrera que se cierne entre México y Estados Unidos, y todas las fronteras en realidad, el mayor de los Hernández pidió un silencio que el público concedió sin rechistar, como había hecho antes con todas sus órdenes, desde encender "todos los celulares" mientras la sala quedaba a oscuras o corear la canción que fuese. Tras clásicos como 'La banda del carro rojo', 'Los dos plebes' o 'La jaula de oro' la banda ya se despedía, pero arreció la lluvia de peticiones, así que Los Tigres sumaron a las dos horas de concierto una más y volvieron con algunos de sus grandes éxitos. "¿Cómo no? Queremos complacerles a todos", se justificaban, hasta que con 'El tamal', 'La resortera', la muy demandada 'La camioneta gris', 'El niño y la boda' y 'El sinaloense' los maestros se despidieron como tales. "Que dios se quede con ustedes", deseó Jorge con el sombrero norteño en la mano. Y Madrid con vosotros. Hasta la vista, Tigres.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Jul 21, 2014 4:52 pm

Otra obra de un autor que no les pone distancia a sus lectores
Gustavo Martinelli – lagaceta.com.ar – 28/10/2007

“Yo no admiro a los novelistas que mantienen a distancia al lector”. Esta opinión de Mario Vargas Llosa -vertida en La Habana en enero de 1965, durante una mesa redonda sobre su novela ‘La ciudad y los perros’- es algo más que una postura personal: casi se diría que es una definición del arte de la narrativa. Un arte que Arturo Pérez-Reverte maneja a la perfección y que ahora vuelve a ejercitar en su última novela, ‘La Reina del Sur’. Como los 17 libros que le precedieron -siete de ellos, de gran tamaño-, este último va camino de instalarse en la azotea de las listas de ventas. Al menos eso auguran los 213.000 ejemplares agotados en 20 días de una novela con el narcotráfico como telón de fondo, ambientada entre México y el Mediterráneo oriental. ‘La Reina del Sur’ está basada en hechos reales -aunque la historia que se cuenta en ella, insiste el autor, es pura ficción- y tiene como escenarios el Estado mexicano de Sinaloa, “una tierra donde morir con violencia era morir de muerte natural”, y diversas ciudades del estrecho de Gibraltar, en las que la protagonista llegará a convertirse en la reina del narcotráfico.

A Pérez-Reverte le han interesado desde siempre las fronteras. No en vano fue reportero durante 21 años, antes de convertirse en uno de los escritores españoles de mayor éxito y cuya obra está traducida a más de 20 idiomas. “En el mundo en que vivimos ahora, los delincuentes son todos de cuello blanco, de esos que nunca arriesgan nada, pero lo bueno de las fronteras es que ahí la gente todavía está viva. Hay carne, pasión, sangre, gente que se la juega de verdad”, dice resueltamente el padre del capitán Alatriste. Si en sus novelas anteriores el misterio giraba en torno de una biblioteca, una carta, un tratado de esgrima, en ‘La Reina del Sur’ Pérez-Reverte trata de desvelar el corazón de una mujer, y para ello ha intentado ver la vida como la ve una mujer que pelea en un mundo de hombres.

La protagonista de la novela es Teresa Mendoza, una joven mexicana que tuvo que salir huyendo de Sinaloa cuando mataron a su novio, y que a partir de ese momento se moverá entre traidores y corruptos, a un lado y otro de la justicia. Uno de los grandes logros de la novela es su lenguaje, ya que Pérez-Reverte eligió narrar la historia nada menos que desde el punto de vista de una mujer mexicana que casi no tiene instrucción, algo verdaderamente difícil para un autor que destaca sobre todo por su sintaxis clásica y ortodoxa.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie Jul 25, 2014 12:46 pm

"Yo soy Teresa Mendoza"
Entrevista con José Luis González - Revista 'El Huevo' (México) - 10/2002

Arturo Pérez-Reverte es como Teresa Mendoza: el éxito le llegó "sin querer queriendo". Fue lidiando con él a regañadientes hasta que finalmente se resignó y lo tomó con filosofía. Alfaguara lo hospeda en el hotel Camino Real de la Ciudad de México, donde dos veces por día baja a conceder un par de entrevistas de treinta minutos cada una. Él mismo depuró la lista de medios que la editorial le ofreció para conceder entrevistas, así que sabe muy bien quién lo entrevistará. Yo también sabía a quién iba a hacerle mis preguntas, o al menos creí saberlo por los datos biográficos que obtuve de él. Español, nacido en Cartagena, en 1951. Su padre fue marinero. Él también lo es: posee un yate de 12 metros de eslora en el que pasa varios meses al año. Fue reportero de guerra durante más de 20 años. Somalia, el Golfo Pérsico, Nicaragua y un largo etcétera, hasta que en 1994 decidió intentar como escritor de ficción. 'El maestro de esgrima' fue su primer éxito editorial. Le siguieron 'El húsar', 'La tabla de Flandes', 'El Club Dumas' (llevada al cine por Roman Polanski hace un par de años), 'La piel del tambor' y 'La carta esférica', entre otras novelas, volúmenes de cuentos y recopilaciones de su trabajo como periodista sin olvidar la exitosísima serie histórica 'Las aventuras del capitán Alatriste'.

Eso es lo que dice la ficha biográfica de Pérez-Reverte que puede encontrarse en cualquier sitio de Internet dedicado a él y a su obra (los hay por decenas y en varios idiomas). Pero hay números que hacen de Pérez-Reverte (como anotó el escritor tijuanense Luis Humerto Crosthwaite) el "king of pop" de la literatura española, uno de esos seres que no pisan el suelo cuando caminan: 300 mil ejemplares vendidos de su más reciente novela, 'La Reina del Sur' (Alfaguara, 2002), lo avalan como un fenómeno editorial en boga y alimentan las sospechas de quienes aseguran que Pérez-Reverte es no es de esta Tierra.

Precisamente a propósito de 'La Reina del Sur' es que tuve oportunidad de conocer a Arturo hace un par de semanas. La cita fue en el lobby Tamayo del Hotel Camino Real a las 6.30 de la tarde. Media hora antes llegué con una amiga que tiempo atrás me había dicho ser fan de Pérez-Reverte, Diana Sánchez, que iba muy elegante y con su mochila escolar a cuestas. A esa hora ya estaban instalados Gina Bechelany, coordinadora editorial de esta revista, Cecilia Rodarte, colaboradora y amiga de 'El Huevo' y el fotógrafo Rodrigo Elizarrarás. La excitación del grupo era evidente. Cecilia nos enseñaba unas fotos que le había tomado a Arturo diez años atrás; Gina hacía una recapitulación de la obra del cartaginés y Diana lanzaba un gritito extático cada vez que miraba el reloj. Yo revisaba las notas y preguntas que tenía preparadas. Arturo llegó al lobby a las 6:33: pantalón de mezclilla, camisa azul cielo y blazer azul marino. Tras las presentaciones de rigor, se dijo asombrado de tan numerosa comitiva por parte de 'El Huevo'. La sesión de fotos fue en la piscina. En el lobby quedamos Gina y yo. “Es mucho más guapo que en fotografía”, me dijo. Sonreí, un poco nervioso porque ya era tarde y porque también temí que la “numerosa comitiva” convirtiera la entrevista en un chacoteo con preguntas tutti fruti. Cuando todos regresaron (a las 6.42) llevé a Arturo a una mesa aparte. “Ella nos acompaña. Va a estar calladita”, me informó, tomado a Diana de la mano. Estaba encantada y había intimado con él durante las fotos, según me di cuenta.

-La novela empezó con una canción. Cuando escuché 'Camelia la Tejana' quedé impresionado de la manera en que, en sólo tres minutos, se podía contar una historia tan compleja. Desde entonces tuve la idea de yo mismo contar una historia así y 'La Reina del Sur' es mi respuesta a esa inquietud. Claro: yo no pude hacerlo en tres minutos, pero igual es un corrido. Un corrido de 540 páginas.

-¿Cuál fue el principal reto que significó esta novela para ti?
-Hubo muchos. Quizá el más difícil fue desarrollar el personaje de Teresa Mendoza. Una mujer casi analfabeta que llega a la cúspide en un mundo absolutamente dominado por hombres, como es el del narcotráfico. En ese sentido debí travestirme un poco para saber lo que ella sentía y pensaba. Esa fue la mejor experiencia que me dejó el libro: conocí a la mujer de una manera diferente. Ahora entiendo mejor a las mujeres de mi vida. Luego fue entrar y conocer el mundo del narco. Pasé mucho tiempo caminando Sinaloa, conociendo gente, entrevistando narcos. Tuve que pagar muchas rondas de tequila, pero al final también me invitaron a algunas.

-En algunas entrevistas anteriores has mencionado que decidiste ubicar esta historia de narcotráfico en México aludiendo a ciertos “valores” que todavía rigen aquí pero que en Colombia o Europa no. ¿Cuáles son esos valores?
-El narco mexicano es un mundo cerrado regido por códigos muy estrictos. Claro que hay asesinatos y todo ese tipo de cosas, pero también hay valores que definen esas reglas. La lealtad, por ejemplo; el respeto por quienes pertenecen a la familia, al grupo; el ser cabrón, pero no ojete. Cosas que desde luego no justifican el narcotráfico, pero sí lo hacen más humano. No tan bestial como es el crimen en otras partes del mundo.

Se acaba el tiempo, me anuncia Gina señalando su reloj desde la mesa contigua. Carajo. Llevo dos, tres preguntas y se acaba el tiempo. Decido apresurar un poco las cosas y le pregunto a Arturo sobre la peculiar relación entre Teresa Mendoza y la literatura.

-Los libros hacen a Teresa Mendoza. Son, por decirlo así, el detonador de todo lo que ya es. Se descubre a sí misma en las páginas que lee. Se da cuenta de que todos los libros hablan de ella y así aprende de ellos. Aprende de 'El conde de Montecristo', por ejemplo. Ya era una mujer inteligente, calculadora, pero a través de los libros expande sus experiencias y desencadena sus ambiciones. Los libros le dan sentido a su vida, como a la de cualquiera a quien le guste leer. Yo no sé cómo hace la gente que no lee para enfrentarse a la vida. Los libros son como los analgésicos: no curan, pero atenúan el dolor y ofrecen esperanza.

-Y los narcos que conociste, ¿leían?
-[Arturo sonríe, simpatizando con mi ingenuidad (o eso quiero pensar)] No. Ninguno leía. Los que leen son los juniors: la segunda lo tercera generación de narcos, esos sí leen. También las esposas de algunos. Pero de los que yo conocí, ninguno.

-Y les hace falta, ¿no? Digo, para ser como Teresa Mendoza.
-Sí, claro, pero leer no sólo les hace falta a los narcos. Eso nos hace falta a todos.

Ahora es Miriam Baca, la jefa de prensa de Alfaguara, quien se levanta de su mesa y me hace señas: se terminó el tiempo. Asiento con la cabeza y le concedo el último par de minutos de entrevista a Diana.

-A lo largo de toda su obra ha escrito varios códigos que rigen la vida de sus personajes pero, ¿cuáles son los valores que rigen el código de vida de Arturo Pérez-Reverte?
-Hay dos cualidades que respeto mucho en la gente. No quiere decir que las tenga yo, pero sí que las respeto en los demás y trato de tenerlas para mí mismo. Son la dignidad y el valor. Ninguna la puedes comprar con dinero. Y mira que con dinero puedes comprar casi cualquier cosa: mujeres, amigos, fama, hasta felicidad, porque con dinero puedes comprar momentos felices, pero no puedes hacerte de dignidad y valor. Yo pasé más de 20 años en guerras viendo lo mejor y lo peor de los seres humanos y puedo decirte que la vida puede pasarse más o menos bien si cuentas con esas dos cosas entre lo que llevas a mano: dignidad y valor.

Agotado el tiempo, la nutrida comitiva se acerca de nuevo. Todos queremos que Arturo firme nuestro libro. Mientras lo hace, Diana saca de su mochila todos los libros que tiene de Pérez-Reverte. Son más de diez y de algunos ni siquiera había escuchado su nombre. Arturo, francamente conmovido, empieza a firmarlos y se despide disculpándose por el poco tiempo que pudo pasar con ella. “Así es esto, quizá alguna vez nos volvamos a encontrar”. Diana llora al entregarle una carta en sobre cerrado. Arturo se aleja y ocupa una mesa lejana en espera de su próximo entrevistador. La nutrida comitiva de 'El Huevo' se va también. Yo me quedo con Diana, que sigue llorando. Me está agradeciendo el haberle presentado a Pérez-Reverte, cuando veo que éste se acerca de nuevo. Le pide a Diana que cierre los ojos. Ella no reacciona. Está pasmada. “Cierra los ojos”, le vuelve a decir en tono perentorio, pero tierno, mientras él mismo pone su mano abierta sobre los ojos de mi amiga. Le da un beso en la boca y le dice “adiós”.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab Ago 23, 2014 3:59 pm

Janis Joplin y las reinas del Sur
Esteban Carlos Mejía - elespectador.com - 22/08/2014

La crepería está casi vacía. Mi amiga Isabel Barragán duda entre una ensalada vegetariana y una sopa de zapallo. “¿Estás a dieta o qué?”, le pregunto, mordaz. “Respete, guache”, me contesta, y se decide por rollitos de salmón ahumado con rúgula, queso crema, cebolla, aguacate y vegetales frescos. “Amo lo crujiente”.

En la mesa hay un montón de libros, caos tan provocativo como ella, exquisita en la luz del mediodía. 'Riña de gatos'. Madrid 1936, novela, Eduardo Mendoza. 'La vida secreta de los perros infieles', novela, Fernando Cruz Kronfly. 'Ese silencio', novela, Roberto Burgos Cantor. “¿Sólo lees novelas?”, me intrigo. “Sigo tus consejos al pie de la letra y por eso siempre leo lo que me da la p... gana”.

La mesera quita los libros y sirve las bebidas, jugo de maracuyá para ella, cerveza negra para mí. “Acabo de leer 'El amante de Janis Joplin', de tu carnal Élmer Mendoza”, dice. “Me dio pesar que no saliera Édgar El Zurdo Mendieta”. Le explico que es un libro de antes, de 2001, cuando Mendoza no había creado aún a su policía estrella. “Ese man es un teso para sublimar el habla popular”, dice. “Lo hace con una gracia única, sin remilgos ni temores. Sus diálogos son tan nítidos que no importa si uno no ha oído nunca cómo hablan en Culiacán y Sinaloa”. “Tema clave en su lectura de ingreso a la Academia Mexicana de la Lengua en abril de 2012”, le digo. “Cómo volver literatura lo que apenas es sonsonete callejero”. “En mi mesita de noche tengo su más reciente novela, 'El misterio de la orquídea calavera'”, dice, y se besa la punta de los dedos en señal de gozo anticipado.

Los rollitos de salmón ahumado llegan junto con mi ensalada mediterránea. Se me burla en la cara. “Pareces un vegano vergonzante”, comenta y añade: “Ahora estoy leyendo 'La Reina del Sur', de Arturo Pérez-Reverte, el carnal de tu carnal”. Me pongo contento: “¡Ah, la historia de Teresa Mendoza Chávez!”. “Pérez-Reverte es un narrador a la enésima potencia. Sabe contar las cosas con agilidad, inspiración, exactitud e inteligencia. Esta novela mezcla averiguación con invención, seres de carne y hueso con criaturas literarias, ficción con realidad. A cabalidad. No sin destreza, sus atmósferas van de México a Marruecos, de Altata a Gibraltar”. Le hago una confesión: “Cuando la leí, yo me enamoré de Teresa Mendoza, a sabiendas de que era la morra de un narco, güey”. Isabel pasa por alto mi desliz. “Alguna vez leí que Pérez-Reverte aprendió a narrar en 'El conde de Montecristo', de Alejandro Dumas”. “Y en 'Los tres mosqueteros'”, agrego. “¿Ya leíste 'El francotirador paciente', su última novela?”. “¡Ufff!”, digo. “Está inspirada en Banksy, ese grafitero sin rostro que hace bellas artes en plazas y calles”. Sonrío: “Pérez-Reverte también es académico. De la Real Española, ni más ni menos”.

Se queda callada, con un pedazo de salmón en el tenedor. “Tebitan, ¿sabes qué? Me gusta mucho charlar de literatura contigo”, dice, ensoñadora. “Es mejor que hablar de política”, acepto de buena gana. “Ay, sí, qué pereza. La literatura une, la política divide”, afirma. “Divide y reinarás”. Rabito de paja: “La paz me asusta más que la guerra. Y con esto le doy una idea de lo que no digo ni puedo decir”. Simón Bolívar, alias El Libertador, en carta a Pedro Gual, 1821.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Jue Sep 11, 2014 11:55 am

Opinión de Edgar Martínez Gutiérrez
El narco y los libros

Edgar Martínez Gutiérrez | Opinión - Cultura | Fecha: 2014-09-10 | Hora de creación: 22:46:10 | Ultima modificación: 22:46:10

En lo personal, a mí me atrapó Pérez Reverte con su novela “La Reina del Sur”, del 2002, una historia que narra como una jovencita que por inocencia, avaricia o por no tener otra opción, se inicia en el mundo del narco, lavando dólares en pequeñas cantidades y termina como la principal traficante de drogas en España, con nexos con traficantes internacionales; la mexicana se convierte en una heroína, donde consciente o inconscientemente termina el lector por comprender sus decisiones de vida.

La tía Teresa Mendoza, la tía muy pesada, cómo lo dirían Los Tigres del Norte, con un vestuario que diríamos en la actualidad “buchón”, cinto piteado, botas de piel exótica y ropa de marca, tal vez es la imagen que ahora las jóvenes mujeres mexicanas quieren adoptar, el de la mujer chingona, cabrona, por eso muchas se fascinan con el poder que emana de los hombres del narco y otras deciden convertirse en Las Nuevas Reinas del Sur, ocupando puestos de mulas, sicarias, narco empresarias y negociadoras de alto rango con los círculos de poder y corrupción, combinando el lápiz labial y los bolsos caros y tacones altos, con los cuernos de chivo, chapeados en oro.

Entre los innumerables libros y novelas sobre el tema encontramos títulos como Las Jefas del Narco, Saldo de Guerra, Marca de sangre, Los Señores del Narco, El Narco en México, El Arte de la Guerra para Narcos, Narcotráfico para Inocentes, Tierra Narca, El Verdadero Pablo: sangre, traición y muerte.

En los últimos años, los códigos del narco del respeto a la familia a los niños y mujeres e inocentes, han quedado en el olvido y de esto dan cuenta estos y otros libros, los corridos donde se habla de hombres, que si bien delincuentes, eran tratados como héroes; ahora son verdaderos chacales, despiadados y los libros ahora narran historias de terror, donde la constante es la corrupción, la violencia, el lujo y los excesos, donde con un “no es nada personal, son solo negocios”, los narcos hacen suyas las palabras de El Padrino, otra gran novela de Mario Puzo.

edgar.martinez.gutierrez@gmail.com

@Edgar_Martinezg

http://www.cronicajalisco.com/notas/2014/24855.html
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Nov 09, 2014 10:16 am

Sueños internacionales
Julio Bernal – noroeste.com.mx – 30/05/2008

Pues eso. Que ahora tengo sueños internacionales. Y me quedo pensando en la vez aquella que le dije a un fulano cuántas eran cinco y de qué color eran los ojos de la Virgen, cuando enojar me hizo al decir que ya estaba harto de Sinaloa, de su mediocridad, de su gente imbécil, de su pobreza intelectual, de su falta de oportunidades, de su retraso medieval. Que por eso planeaba irse, pero ni siquiera a una de las ciudades grandes del país, sino muy lejos, Diosito Santo, de ser posible a Europa, allá donde para él todo era, uy, divi divi divi.

Ahora que menciono la palabra "fulano", oiga, pues que me metí bajo el cuello de la camisa, como tortuga, cuando Arturo Pérez-Reverte, en pleno barrio de la Santa Cruz de Sevilla, me hizo ver, en lo cortito, que existían palabras que no, calla, aquí significan otra cosa y córrele porque te pego. Le había dicho a Reverte que un día antes, recorriendo callejones de Sevilla, había identificado a una "fulana" que me pareció igualita a la "Niña", simpatiquísimo personaje de su novela 'La piel del tambor'. Estábamos compartiendo tapas y tinto español en un bar de sus preferidos, allí donde lo dejan estar con todo y su fama. El del mostrador había traído, a petición de Reverte, unos hongos al ajillo que me tenían golosamente entretenido. Y entre hongo y hongo le dije lo de la "fulana" aquella que me encontré quién sabe por qué calle. Entonces se me acercó al oído: "Oye, chaval, aquí fulana significa prostituta, así que bájale al tono". Oír para no decir.

Y eso que no le conté de otras barbaridades, como la vez en Madrid que me sirvieron café y bollería, como le llaman a desayunos comunes en la capital española. El que atendía la mesa me trajo lo que debía. Y yo me le quedaba viendo a una jarrita, creo que de aluminio. ¿Será más café, acaso algo de crema líquida?, pensaba. Pues hay que descubrirlo, me dije. Y con cuidado tomé el recipiente y le eché un chorrito al café. Y nada, oiga. ¡Que era aceite de oliva!, para untar los cortes de pan que me pusieron en una bandeja. Lo bueno fue que nadie me vio. Eso digo yo.

Como se dará cuenta, estuve por España, invitado por mi amigo Arturo Pérez-Reverte. Me fui en pleno Día del Niño mexicano y arribé a Madrid a las 5 de la mañana del 1 de mayo. Iba sobre aviso, vía las lecturas: habría de tocarme, al día siguiente, la celebración del Bicentenario del 2 de Mayo, los 200 años cumplidos del coraje español, de la vez que los madrileños y madrileñas, con cuchillos, navajas, sartenes y lo que estuviera a la mano, salieron a la calle a sublevarse contra la ocupación napoleónica. Fue otra cosa estar allá, como recorrer los amplios salones del Museo del Prado y quedarme extasiado, por ejemplo, frente a 'Las Meninas', la obra de Velásquez [sic], considerada como una de las cumbres de la pintura universal, y que yo solamente había visto en reproducciones. Es otra cosa. Y muérase, oiga: estar rodeado, impregnado, maravillado y todo lo que termine en "ado" en medio de la colección completa de Goya, reunida por los Festejos del 2 de Mayo que ya le dije.

Pero no se muera nada, que suficientes muertitos tenemos a diario en esta nuestra ciudad. Ahora que lo digo, vine a enterarme que el día que me fui, 30 de abril, empezó la refriega en Sinaloa, los enfrentamientos, los ajustes de cuentas y todo lo que usted ya sabe. Por allá me enteraba de cosas, por un lado, por la obsesión de la periodista Bárbara Obeso de mantenerse comunicada con sus amigos. Vía mensajes de teléfono celular, sabía lo que pasaba en Sinaloa. Pero también por Carlos Meza Peraza, corresponsal de Notimex en España, hijo de mi amiga Rosa María Peraza, y con quien me estuve reuniendo en Madrid. Gentiles atenciones de su parte. Y pues por él me enteraba de los sucesos sangrientos de Sinaloa. Pero una cosa era oír y otra estar en el terreno del fuego.

Se lo digo porque llegué a Culiacán el 9 de mayo por la noche. Al transitar por sus calles rumbo a casa, me cayó el veinte de la sicosis provocada en los ciudadanos: sólo tres automóviles se cruzaron conmigo en el malecón. La ciudad también estaba muerta, y en una fecha que empieza la fiesta por aquello del Día de las Madres. Y al amanecer del 10 de mayo, Dios Santo, no escuché ninguna serenata. Y por primera vez, en mi casa, no hubo festejos, al menos como se acostumbraba. Uno se asusta. Por eso lo decía que una cosa era oír y otra era estar. Cuando Carlos Meza Peraza me contaba cosas, no captaba la dimensión del asunto.

Yo andaba en otro rollo, eufórico luego de haberme devuelto ocho siglos luego de estar en Toledo, la ciudad donde no se hace esfuerzo para trasladarse a la época medieval, allá donde me quedé muchos minutos frente a 'El entierro del Señor de Orgaz', una de las grandes obras de El Greco, donde me entretuve con la arquitectura musulmana cruzada con la católica, la ciudad, como dijo Cervantes, que sólo unos pocos conocen como se merece. No tenía cabeza para lo que sucedía aquí, y de algún modo lo lamento, mientras podía transitar por un lugar como Sevilla, de tantas lecturas al paso de los años, de tantas menciones al hablar de la Conquista de América, pues fue por muchos años el puerto de salida europeo hacia el Nuevo Mundo, desde el Puerto de Indias de Sevilla, se controlaba el saqueo que se perpetraba en las colonias españolas. Uta, oiga, qué decir del Archivo de Indias, allá donde se concentra la mayor documentación de la Conquista, de las colonias españolas en sí: más de 9 kilómetros de estanterías, alrededor de 80 millones de páginas reunidas; mapas; dibujos. Y es otra cosa estar en la catedral gótica más grande del mundo, en la Giralda, en los márgenes del río Guadalquivir.

Y qué decir del fraude de que fui objeto. Mire, oiga, pues como que no es negocio ir a Sevilla y no ver bailar flamenco, como se debe, uno piensa. Y el muy bruto, turista bobo, al fin, fui y me compré un boleto que, creo, me costó como 90 euros, para ir al dizque Palacio Andaluz. Y allí estoy, esperando, cámara en mano, que salieran las maravillas rompiendo piso y tronando manos y castañuelas, y todo lo que diablos truenen. Pero nada. Le juro por mis muertos más frescos que cualquier Unidad del DIF Municipal pondría mejores cuadros de flamenco, y con mejor vestuario. Eso se lo dije a Reverte y como compensación, antes de irse aquella noche que nos despedimos, fue y me dejó en un lugar que se llama Carboneras, allá a donde acuden auténticos gitanos. Yo casi esperaba ver a Yesenia, la de Yolanda Vargas Dulché. Fui y volví. Y al fulano que aquella vez me hizo enojar por su desprecio a Sinaloa, le digo que cuando uno sale fuera, al volver, y también al estar, quiere más a su tierra. Con todo y sus problemas. Y desde que fui a Europa, suelo tener sueños internacionales. Hace días me soñé en Grecia, acompañado por Gloria Trevi. Antes, mis sueños no pasaban de la ciudad de Guasave. Qué cosas, ¿no?

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar Nov 18, 2014 7:43 pm

Eva Mendes será la poderosa narcotraficante de 'La Reina del Sur'
Europa Press - 13/08/2008

La polémica actriz Eva Mendes, que esta semana ha revolucionado internet por una anuncio publicitario censurado por las televisiones norteamericana por considerarlo demasiado provocativo, será la protagonista de 'La Reina del Sur', la adaptación cinematográfica del libro de Arturo Pérez-Reverte.

Pérez-Reverte ha confirmado esta noticia durante la presentación de la gira veraniega de 'Los Tigres del Norte' por España. "La protagonista de 'La Reina del Sur' será Eva Mendes, ya casi sin duda", ha anunciado el autor, en referencia al papel protagonista de esta cinta, para la que se barajaron también nombres como Jennifer López o Penélope Cruz.

Su novela 'La Reina del Sur', que penetra los entresijos del narcotráfico mexicano, reconstruye la historia de Teresa Mendoza: una heroína popular, que escala a los niveles más altos del crimen organizado internacional, hasta convertirse en la narcotraficante más poderosa entre Africa y Europa.

La película, cuyos trabajos de producción empezaron en abril, estará dirigida por el venelozano Jonathan Jakubowicz y comenzará a rodarse este otoño en escenarios de España y México, según ha explicado el propio Pérez-Reverte. "Las cosas del cine, ya se sabe, siempre van muy lentas", ha comentado.

'La Reina del Sur 'está impregnada del ritmo musical de los narcocorridos mexicanos. Corrupción, drogas, amor y muerte son los elementos que mezcla Pérez-Reverte para construir una novela, basada en hechos reales y que tiene como escenario el estado mexicano de Sinaloa.

--

Los Tigres del Norte acercan a España sus corridos norteños de denuncia
Soitu.es – 13/08/2008

Los Tigres del Norte han dejado sus coloristas trajes en México pero no su tradicional música norteña y, como "notarios" de la realidad de su país, acercarán a siete ciudades españolas los corridos de denuncia y compromiso social que inspiraran al escritor Pérez-Reverte en ‘La Reina del Sur’.

"Los tigres no son folclore, son cultura", ha resaltado hoy Arturo Pérez-Reverte en la presentación de la gira del quinteto, compuesto desde 1968 por los hermanos Hernández (Hernán, Eduardo, Jorge y Luis) y su primo, Óscar Lara. Los mexicanos actuarán hoy en Gijón y viajarán después a Monforte de Lemos (Lugo) -14 de agosto-, Toledo -día 17-, Barcelona -día 20-, San Sebastián -día 21-, Baracaldo (Vizcaya) -día 22- y Zaragoza -día 23-. Hoy, en el Instituto Mexicano de Madrid, ciudad en la que han prometido actuar en su próxima visita, todos los miembros del grupo han mostrado su satisfacción por reencontrase por quinto año consecutivo con el público español y acercarles "un poquito de México" a través de sus "canciones de aliento y de consuelo", ha explicado Hernán Hernández. Pero la gira española supone para el grupo no sólo la oportunidad de "recibir aplausos y ver sonrisas" sino también como caldo de cultivo de nuevas canciones comprometidas con las "historias de acá", ha señalado Hernán.

Pérez-Reverte, amante confeso de las historias "de lucha, de esperanza y de supervivencia" que al son de música norteña han elevado al quinteto a la categoría de "ídolos del pueblo", ha rehuido el término "narcocorrido" con el que se conocen popularmente los temas del grupo y ha preferido elogiar su maestría para "cantar la épica de la frontera mexicana". "Ellos no glorifican ni detractan el narcotráfico, simplemente reflejan México tal y como es, con sus luces y sus sombras", ha subrayado el escritor. Una de estas historias, recogida en el tema ‘Contrabando y traición’ del álbum ‘La Reina del Sur’, sirvió a Pérez Reverte para construir en 2002 la novela del mismo título, cuya adaptación cinematográfica comenzará a rodarse este otoño en Hollywood con Eva Mendes en el papel protagonista, ha confirmado hoy el escritor.

Será una oportunidad para que las canciones de Los Tigres del Norte trasciendan a la gran pantalla, algo que ya ocurrió en la cinta ‘La misma luna’, proyectada en el Festival de Sundance del año pasado, donde los mexicanos firmaban la banda sonora e incluso se atrevían con un cameo. Varios premios Grammy y la respuesta del público -"en México reúnen más gente que los Rolling Stones", ha recordado Pérez Reverte-, sirven como aval para una larga carrera que el grupo ha intentado resumir en el CD+DVD ‘25 joyas’, un repaso "divertido y variado" a través de su carrera.

--

Quiere Pérez-Reverte charlar con Tigres del Norte en la FIL
Eluniversal.com – 13/08/2008

El grupo mexicano Los Tigres del Norte y los escritores Arturo Pérez-Reverte y Elmer Mendoza prevén dialogar sobre ‘Música norteña y frontera norte’ en la próxima Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), se informó hoy aquí. Con motivo de la presentación de la gira española de Los Tigres del Norte, el autor acompañó a los que definió como "amigos" y "notarios de una realidad mexicana", en un acto en la Embajada de México en España.

Pérez-Reverte aclaró que es un proyecto muy avanzado pero no confirmado, y que lo trabajó con Elmer Mendoza y Los Tigres del Norte. "Ojalá las agendas de todos se puedan juntar para estar todos hablando de los temas de este grupo. Queremos hacer que hablen de sus canciones, no cantar. Y si las fechas coinciden nos queremos todos juntar en esta feria de libro más importante de Latinoamérica, a hablar de música norteña y la frontera norte", manifestó. "Si este proyecto sale adelante, si logramos hacer coincidir las fechas, va a ser la primera vez que Los Tigres del Norte hablen de sus canciones, no las van a cantar", manifestó el autor de la saga del capitán Alatriste. Explicó que desde hace algunos años en una cantina mexicana escuchó ‘Contrabando y traición’ y se sintió impactado de saber que en tres minutos se le contaba una historia completa y que desde entonces es un seguidor de Los Tigres del Norte.

Al respecto, Hernán Hernández, bajista y cantante de esta formación musical, consideró en entrevista con Notimex que sus canciones "ayudan a que la gente tome conciencia, y por eso hicimos ‘El jefe de jefes’, en la que decimos que se porten bien, y que si se dedican al tráfico de drogas terminarán en el hospital, la cárcel o pierden la vida".

El punto de unión con el escritor Elmer Mendoza, autor de ‘Balas de plata’, es uno de los que le ayudó a involucrarse en el ambiente sinaloense, necesario para escribir ‘La Reina del Sur’, en la que se hace referencia a muchos temas de Los Tigres del Norte. La agrupación norteña presentó este miércoles en Madrid la gira que realizará por siete ciudades de España, con la que busca promover su disco ‘25 joyas’, editado para el público español, y que contiene una selección de temas que no son tan conocidos en este país.

--

No es folclor, es cultura"
Verónica Calderón – El País - Madrid - 14/08/2008

Durante 40 años, Los Tigres del Norte han contado las historias que les entregan sus admiradores a través de cartas o "papelitos". Sus canciones hablan de inmigrantes sin papeles que añoran su tierra, de mujeres que matan por despecho, de narcotraficantes que presumen de su oficio y de un sinfín de personajes de un México tan contradictorio como fascinante. La banda mexicana visita España por quinta vez en su carrera, en una gira veraniega que inició ayer en Gijón y que recorrerá otras seis ciudades, donde presentarán su disco 25 joyas, que reúne algunos de sus mayores éxitos.

"Nuestras canciones no hacen más que contar la realidad", comentó ayer Jorge Hernández, vocalista y líder del grupo, en la presentación de su tour español. Arturo Pérez-Reverte, que escribió el libro ‘La Reina del Sur’ inspirado en su canción ‘Camelia La Tejana’, defendió el papel de la banda, cuya música, dijo, "no es folclor, sino cultura".

El escritor añadió que las letras de sus corridos -género de la música popular mexicana que relata historias de manera espontánea- son el "reflejo notarial de un México violento, y a la vez hermoso", al que "ni critica ni glorifica". Pérez-Reverte también hizo pública la invitación a Los Tigres del Norte para participar en la próxima Feria del Libro de Guadalajara, donde "no cantarán, sino hablarán" sobre el trasfondo cultural de la música norteña, en una mesa redonda en la que estarán acompañados por el propio escritor y por el novelista mexicano Élmer Mendoza.

Con más de 150 conciertos al año, y cerca de 40 millones de discos vendidos -una cifra equiparable a las ventas de grupos como The Who o The Police-, Los Tigres del Norte no han olvidado su papel de trovadores modernos que describen la injusticia social. Al contrario. Sus mensajes se han aventurado a cruzar océanos. ‘El muro’, que habla sobre la política de migración de George W Bush, dedica una estrofa a la inmigración en España. "Queremos crear conciencia", dice Hernández. "En cada concierto, siempre alguien se acerca a decirnos que sólo nosotros contamos su historia".

La actriz estadounidense Eva Mendes será la protagonista de ‘La Reina del Sur’, la adaptación al cine del libro de Arturo Pérez-Reverte, según confirmó ayer el autor. Pérez-Reverte recordó que la música de los tigres del norte fue su "primera inspiración" para una historia que "le cautivó desde el inicio". ‘La Reina del Sur’ relata las aventuras de Teresa Mendoza, una mujer que escala niveles dentro del crimen organizado. La cinta será dirigida por el venezolano Jonathan Jakubowicz.

--

Expresiones de la ciudad: Canciones del recuerdo
Julio Bernal - noroeste.com.mx – 15/08/2008

Hay canciones que remiten al recuerdo. Compartiendo la bohemia con un par de amigos, me tocó escuchar esa entrañable pieza que se titula 'Caminos de la vida', interpretada por Los Dos Reales. La canción me hizo recordar aquel mediodía en Culiacán, cuando Arturo Pérez-Reverte, César Güemes y un servidor merodeaban por el Garmendia.

Horas antes habíamos contactado a un personaje del bajo mundo, con quien habríamos de reunirnos más tarde alrededor de una parrilla de carne asada, pretexto para que el escritor se enterase de asuntos que concernían a la novela que estaba escribiendo -'La Reina del Sur'-. Quedaba tiempo y a César le urgía una helada ambarina, de esas que pertenecen a los mares del Pacífico. Como lo más cercano era La Ballena, hasta allí fuimos a dar.

Al frente de cada uno su cada una, mientras los ojos del escritor escudriñan el lugar: le pareció fantástico el ambiente de la cantina; surrealista, dijo, luego de caer en cuenta que había sólo un parroquiano por mesa -excepto nosotros, por supuesto- y que cada quien estaba sumido en sabe cuál mundo, fantasías o recuerdos. Inmediatamente acordó que allí iba a mandar a uno de sus personajes, al Güero Dávila, cada vez que necesitara la soledad para poner en orden las ideas.

Justo Pérez-Reverte había dicho eso cuando en la rockola se empezó a escuchar una canción. ¿Cómo se llama?, preguntó. Y yo le respondí que se trataba de 'Caminos de la vida', con Los Dos Reales. Pero no fue hasta que leí el primer borrador de 'La Reina del Sur' cuando supe que el capítulo 3, 'Cuando los años pasen', iba a ser uno de los que guardaría en mi memoria para siempre. Se trata de esa parte cuando el escritor narra sobre las dudas de Teresa Mendoza en cuanto a la fidelidad de su amante, el Güero Dávila, así que un día lo siguió:

"Pidió un refresco, anduvo hasta la puerta del fondo, se asomó a mirar, y vio una sala grande llena de mesas, y al fondo una rockola donde Los Dos Reales cantaban 'Caminos de la vida'. Y lo insólito del sitio, a esas horas, era que en cada mesa había un hombre solo con una botella de cerveza. Tal cual. Uno por mesa. Casi todos se veían gente hecha o mayor, los sombreros de palma y las gorras de béisbol en la cabeza, caras morenas, bigotazos negros o canos, cada uno tomando en silencio, ensimismados y sin hablar con nadie, a la manera de extraños filósofos pensativos; y algunas botellas de cerveza aún tenían la servilleta de papel con que eran servidas a medio meter por el gollete, como si en las mesas hubiera clavelitos blancos que servían con las chelas.

"Todos callaban, bebían y escuchaban la música que a veces alguno se levantaba a poner echando monedas en la rockola, y en una de las mesas estaba el Güero Dávila con su chamarra de piloto sobre los hombros, inmóvil la cabeza rubia, completamente solo, mirando al vacío; así minuto tras minuto, rompiendo su quietud sólo para quitar el clavelito de papel de la media Pacífico de a siete pesos y llevársela a los labios. Callaron Los Dos Reales y los relevó José Alfredo Jiménez cantando 'Cuando los años pasen'. Entonces Teresa se apartó despacio de la puerta, y salió a la calle, y en el camino de vuelta a casa estuvo llorando mucho rato sin poder parar. Lloraba y lloraba, incapaz de aguantar las lágrimas, sin saber bien por qué. Quizá por el Güero y por ella misma. Por cuando pasaran los años.

Pero esta vez con el par de amigos con quien yo compartía la bohemia, no sólo escuché 'Caminos de la vida', sino también otra pieza que me recordó mucho a mi Amparo Ochoa, justo aquella vez de su último concierto en Culiacán, acompañada por la banda Los Tierra Blanca. Era 10 de mayo de 1991. El patio central del Palacio Municipal estaba a reventar. Y allí estaba Amparo, cante y cante, la mayoría canciones del folklor sinaloense, entre ellas esta que escuché hace un par de días y que dice así: 'Si vas al campo donde los muertos reposan ya...' Tres años más tarde, Amparo Ochoa callaría su garganta, el jilguero se quedaría dormido. Y entonces la pieza la recuerdo como la antesala de una despedida, de un adiós que nunca nadie pudo imaginar, pues ella no pudo lograr la tregua con la muerte. Murió el 7 de febrero de 1994, en punto de las 10:45 de la noche.

Pero 'Cuando dos almas' también me remite a distintos días, otra vez en el patio del Ayuntamiento, cuando la amiga Viola Trigo daba su concierto bajo la lluvia. Me había comunicado con ella para contratarla, asunto que le encantó. Pero le dije que a qué acuerdo podíamos llegar porque era temporada de lluvias en Culiacán y, como el espacio era al aire libre, había el riesgo de suspender la cantada. Soy norteña, dijo, y esta será mi palabra a cumplir: si llueve, regreso en otra fecha sin pago, excepto los honorarios de los músicos.

Y llovió. Pero la gente no se iba. Entonces Viola Trigo me pidió que entre el público le consiguiera paraguas y personas que cubrieran a los músicos de la lluvia. Así se hizo. Y la señora Trigo salió a regalar unas cuantas canciones, en honor de quienes no se espantaron con el temporal. Y bien tengo presente que cuando cantó 'Cuando dos almas' ella fue y se sentó en la escalinata, como muy evocadora, muy a tono al cuadro mexicano tradicional, repleto de nostalgia. Cuando abandonó el escenario, fui y la felicité por ese detalle. "Ay, mijo, lo que pasa es que se me rompió uno de los tacones de los zapatos, de modo que si no me siento voy y doy con mi humanidad contra el piso". Reímos.

Por eso digo que hay canciones que me mueven el recuerdo. Es como si en este momento escuchara aquello que dice 'No te muevas con mi cu cu'. ¿A quién recordaría? Pues a David "El Gordo" Moreno haciendo campaña entre los estudiantes para ganar la rectoría de la UAS. Hay de canciones a canciones y de recuerdos a recuerdos.

Ahora mismo estoy escuchando a Alejandra Guzmán con eso de "hacer el amor con otro, no, no, no, no es la misma cosa... ¿Pero sabe qué? Lo que esta canción me recuerda no se lo voy a decir. Hay cosas que se dicen y otras que se callan. Y punto.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Dom Nov 23, 2014 8:28 pm

Expresiones de la Ciudad: Canciones del recuerdo
Julio Bernal - noroeste.com.mx - 15/08/2008

Hay canciones que remiten al recuerdo. Compartiendo la bohemia con un par de amigos, me tocó escuchar esa entrañable pieza que se titula 'Caminos de la vida', interpretada por Los Dos Reales. La canción me hizo recordar aquel mediodía en Culiacán, cuando Arturo Pérez-Reverte, César Güemes y un servidor merodeaban por el Garmendia.

Horas antes habíamos contactado a un personaje del bajo mundo, con quien habríamos de reunirnos más tarde alrededor de una parrilla de carne asada, pretexto para que el escritor se enterase de asuntos que concernían a la novela que estaba escribiendo -'La Reina del Sur'-. Quedaba tiempo y a César le urgía una helada ambarina, de esas que pertenecen a los mares del Pacífico. Como lo más cercano era La Ballena, hasta allí fuimos a dar.

Al frente de cada uno su cada una, mientras los ojos del escritor escudriñan el lugar: le pareció fantástico el ambiente de la cantina; surrealista, dijo, luego de caer en cuenta que había sólo un parroquiano por mesa -excepto nosotros, por supuesto- y que cada quien estaba sumido en sabe cuál mundo, fantasías o recuerdos. Inmediatamente acordó que allí iba a mandar a uno de sus personajes, al Güero Dávila, cada vez que necesitara la soledad para poner en orden las ideas.

Justo Pérez-Reverte había dicho eso cuando en la rockola se empezó a escuchar una canción. "¿Cómo se llama?", preguntó. Y yo le respondí que se trataba de 'Caminos de la vida', con Los Dos Reales. Pero no fue hasta que leí el primer borrador de 'La Reina del Sur' cuando supe que el capítulo 3, 'Cuando los años pasen', iba a ser uno de los que guardaría en mi memoria para siempre. Se trata de esa parte cuando el escritor narra sobre las dudas de Teresa Mendoza en cuanto a la fidelidad de su amante, el Güero Dávila, así que un día lo siguió:

"Pidió un refresco, anduvo hasta la puerta del fondo, se asomó a mirar, y vio una sala grande llena de mesas, y al fondo una rockola donde Los Dos Reales cantaban 'Caminos de la vida'. Y lo insólito del sitio, a esas horas, era que en cada mesa había un hombre solo con una botella de cerveza. Tal cual. Uno por mesa. Casi todos se veían gente hecha o mayor, los sombreros de palma y las gorras de béisbol en la cabeza, caras morenas, bigotazos negros o canos, cada uno tomando en silencio, ensimismados y sin hablar con nadie, a la manera de extraños filósofos pensativos; y algunas botellas de cerveza aún tenían la servilleta de papel con que eran servidas a medio meter por el gollete, como si en las mesas hubiera clavelitos blancos que servían con las chelas".

"Todos callaban, bebían y escuchaban la música que a veces alguno se levantaba a poner echando monedas en la rockola, y en una de las mesas estaba el Güero Dávila con su chamarra de piloto sobre los hombros, inmóvil la cabeza rubia, completamente solo, mirando al vacío; así minuto tras minuto, rompiendo su quietud sólo para quitar el clavelito de papel de la media Pacífico de a siete pesos y llevársela a los labios. Callaron Los Dos Reales y los relevó José Alfredo Jiménez cantando 'Cuando los años pasen'. Entonces Teresa se apartó despacio de la puerta, y salió a la calle, y en el camino de vuelta a casa estuvo llorando mucho rato sin poder parar. Lloraba y lloraba, incapaz de aguantar las lágrimas, sin saber bien por qué. Quizá por el Güero y por ella misma. Por cuando pasaran los años".

Pero esta vez con el par de amigos con quien yo compartía la bohemia, no sólo escuché 'Caminos de la vida', sino también otra pieza que me recordó mucho a mi Amparo Ochoa, justo aquella vez de su último concierto en Culiacán, acompañada por la banda Los Tierra Blanca. Era 10 de mayo de 1991. El patio central del Palacio Municipal estaba a reventar. Y allí estaba Amparo, cante y cante, la mayoría canciones del folklor sinaloense, entre ellas esta que escuché hace un par de días y que dice así: 'Si vas al campo donde los muertos reposan ya...' Tres años más tarde, Amparo Ochoa callaría su garganta, el jilguero se quedaría dormido. Y entonces la pieza la recuerdo como la antesala de una despedida, de un adiós que nunca nadie pudo imaginar, pues ella no pudo lograr la tregua con la muerte. Murió el 7 de febrero de 1994, en punto de las 10:45 de la noche.

Pero 'Cuando dos almas' también me remite a distintos días, otra vez en el patio del Ayuntamiento, cuando la amiga Viola Trigo daba su concierto bajo la lluvia. Me había comunicado con ella para contratarla, asunto que le encantó. Pero le dije que a qué acuerdo podíamos llegar porque era temporada de lluvias en Culiacán y, como el espacio era al aire libre, había el riesgo de suspender la cantada. Soy norteña, dijo, y esta será mi palabra a cumplir: si llueve, regreso en otra fecha sin pago, excepto los honorarios de los músicos.

Y llovió. Pero la gente no se iba. Entonces Viola Trigo me pidió que entre el público le consiguiera paraguas y personas que cubrieran a los músicos de la lluvia. Así se hizo. Y la señora Trigo salió a regalar unas cuantas canciones, en honor de quienes no se espantaron con el temporal. Y bien tengo presente que cuando cantó 'Cuando dos almas' ella fue y se sentó en la escalinata, como muy evocadora, muy a tono al cuadro mexicano tradicional, repleto de nostalgia. Cuando abandonó el escenario, fui y la felicité por ese detalle. "Ay, mijo, lo que pasa es que se me rompió uno de los tacones de los zapatos, de modo que si no me siento voy y doy con mi humanidad contra el piso". Reímos.

Por eso digo que hay canciones que me mueven el recuerdo. Es como si en este momento escuchara aquello que dice 'No te muevas con mi cu cu'. ¿A quién recordaría? Pues a David "El Gordo" Moreno haciendo campaña entre los estudiantes para ganar la rectoría de la UAS. Hay de canciones a canciones y de recuerdos a recuerdos.

Ahora mismo estoy escuchando a Alejandra Guzmán con eso de "hacer el amor con otro, no, no, no, no es la misma cosa... ¿Pero sabe qué? Lo que esta canción me recuerda no se lo voy a decir. Hay cosas que se dicen y otras que se callan. Y punto.

Comentarios:
http://capitan-alatriste.com/modules.ph ... pic&t=2374

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Lun Nov 24, 2014 6:28 pm

Los Tigres del Norte, fuente de inspiración para Pérez-Reverte
Martín Zaragüeta - abc.es - 20/08/2008

«Los Tigres no son folclore, son cultura». Cualquiera que los viera podría caer en el error de encasillarlos en el tan recurrente cliché mexicano de las rancheras. Sin embargo, Arturo Pérez-Reverte ya desmentía tal clasificación aseverando su naturaleza reivindicativa y comprometida con la sociedad centroamericana: «Ellos reflejan México tal y como es, con sus luces y sus sombras». Tal vez por ello, algunos de sus temas fueron en su momento censurados. La relación que une al escritor español y la banda mexicana no es tan dilatada como su carrera, pero lo suficientemente intensa como para inspirar a Pérez-Reverte a escribir 'La Reina del Sur', surgida del tema 'Contrabando y traición' y que se llevará a la gran pantalla protagonizada por Eva Mendes a finales de este mismo año.

Los Tigres del Norte llevan cerca de cuarenta años manifestando a través de la música una realidad compleja. Muy lejos de la imagen que muchos han simplificado, los mexicanos han «quebrado reglas» tanto política como musicalmente, tal como aseguraba el vocalista y líder de la banda, Jorge Hernández. No sólo han llevado el estilo «norteño» mucho más allá en el viaje, sino que han logrado en muchas ocasiones transmitir una realidad incómoda y comprometida, incluso fuera de sus fronteras, como en 'La jaula de oro', donde reflejaban «la dura situación de muchos compatriotas en tierras norteamericanas». Sin embargo, Hernández no limita su repertorio a las canciones protesta, o por lo menos no a su vertiente política y social, puesto que sus denuncias también aluden «al amor, el pueblo, la carencia, la necesidad, así como la política y el gobierno».

No por románticos estos mexicanos se olvidan de la problemática que día a día refleja la sociedad de su país. Durante cuatro décadas, los hermanos Jorge, Hernán, Eduardo y Luis Hernández, y su primo Óscar Lara, han movido masas a través de mensajes «de lucha, de esperanza y de supervivencia», afirmaba Pérez-Reverte. Es más, «en México reúnen más gente que los Rolling Stones». Sin embargo, la gira que los trae a España les devuelve el aliento de luchar por un reto, el de comenzar de nuevo con un público nuevo, que tras una discografía interminable, está descubriendo la trayectoria de los mexicanos a a través de su nuevo trabajo, una mirada atrás que reúne lo más destacado de la carrera de Los Tigres del Norte, '25 joyas'.

Este trabajo que resume la dilatadísima carrera de los mexicanos se presentará esta noche en la Sala Apolo, y los llevará más adelante a San Sebastián, Barakaldo y Zaragoza. A pesar de ser unos auténticos «ídolos del pueblo» en su país, Los Tigres del Norte no son apenas conocidos en España, donde cada concierto «supone un reto», aseguraba Jorge Hernández. Sin embargo, y luchando contra el desconocimiento de mucha gente, se declaran «aventureros», lo cual hace al desafío un aliciente más después de cuarenta años de triunfos. Hasta ahora la acogida «ha resultado ser muy buena».

Avatar de Usuario
MacVamp
Mensajes: 383
Registrado: Vie Ago 31, 2007 11:00 pm
Ubicación: Casi diez años en Valencia, a partir de 2011, México D.F.
Contactar:

Mensaje por MacVamp » Jue Dic 04, 2014 5:15 pm

“Estuve con narcos y… hasta tables les pagué”
excelsior.com.mx - 03/12/2014

Para crear a 'La Reina del Sur' Arturo Pérez-Reverte fue capaz de convivir con narcotraficantes. Incluso llegó a pagar las cuentas de algunos capos en el norte de México, donde fraguó la novela que ha sido exitosamente llevada a la televisión. "Estuve viviendo en el norte, estuve con los narcos, con la gente. Comí, de cervezas Pacífico bebí litros y litros, pagué tables a amigos narcos", dijo Pérez-Reverte el miércoles a The Associated Press en una entrevista. Pero pronto supo que las finanzas de un escritor distan de las de un narco. "La tarjeta American Express me la han hecho confeti. Gastan ustedes en una noche lo que gano en un mes", les expresó en un club de nudistas. Ante esto unos narcos respondieron: "Pues ganas muy poco, cabrón".

Publicada en 2002, 'La Reina del Sur' relata la historia de Teresa Mendoza, una mujer mexicana que se va a vivir a España, donde se vuelve líder de una red de narcotráfico. En la versión televisiva fue protagonizada por Kate del Castillo.

El escritor aclaró que aquellos con los que convivió "eran narcos diferentes, la gente de los corridos antiguos", pues mantenían ciertos códigos, no como los actuales. "Los narcos que conocí ya están muertos, en la cárcel o se han ido. Era gente que decía "mujeres y niños no se tocan", campesinos, eran narcos para ganarse la vida. Tenían todavía esa manera del hombre honrado, eran narcos para comer, tenían cogidos éticos", apuntó. Pérez-Reverte considera que no podría dar vida a una novela tomando como modelo a los nuevos narcotraficantes y la excesiva violencia. "Hay una generación de narcos brutal. Ya no reconozco el narco actual. Mi novela 'La Reina del Sur' ahora sería imposible", dijo. De hecho para Pérez-Reverte cuando la cadena Telemundo la adaptó en 2011 "ya se iba quedando atrás".

La novela permitió a Pérez-Reverte ser catalogado como un autor de la narcoliteratura, un género usualmente atribuido a los mexicanos. "'La Reina del Sur' es una novela mexicana, la escribí en México y la escribí como un mexicano. No es de gachupín (español) que vino a pasearse dos días de turista", defendió. Aunque se ha topado con gente que asegura que "La Reina del Sur" existe, su creador es claro: "Es un personaje imaginario por completo. Está basada en hechos tan reales que la gente piensa que es real".
"Ama a los mortales, pues, y sigue viviendo como lo has hecho, temerariamente, con apetencia por todo y amor por todo, pero llegará el momento en que sólo podrá salvarte el amor de los que son de tu estirpe". A. R.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Vie Dic 05, 2014 5:42 pm

Pérez Reverte, 12 años después de 'La Reina del Sur'
Carlos Puig - milenio.com - 05/12/14

Le pregunté a Arturo Pérez-Reverte sobre cómo veía el momento mexicano, él que hace 12 años publicó 'La Reina del Sur'. Aquí algunas de sus respuestas:

“Lo que más me entristece es que esto se veía venir. Cualquiera de nosotros, cualquier lúcido que miraba, que salía a la calle, y que veía gente que estaba con un peso, mientras en el restaurante de lujo salía a 2 mil pesos la comida, cualquiera se daría cuenta que esto no podía sostenerse. Lo triste es que todo esto se podía haber ido previendo”.

Afirma que se siente con derecho a decir esto “porque soy tan mexicano como ustedes, he escrito una novela mexicana y además de eso compartimos esa bandera común, que es 'El Quijote' y la lengua”.

Cuando le pregunto de seguridad, él me habla de desigualdad.

“No es sostenible un mundo en el que un hombre está ahí para ganarse un peso limpiando la llanta del coche y gracias patrón. Mientras te mira y te dice "patrón" te mira con un "si un día tengo un 30-30 vas a ver quién es el patrón". En México son ya generaciones que no tienen esperanza alguna. Es que aunque trabaje, estudie, mis papás se sacrifiquen, vaya a las cuatro de la mañana en autobús para estudiar jamás saldré de la miseria. La desigualdad, ese es el punto. No se hace nada por tender un puente, por crear un intermedio en el cual haya esa movilidad, esa esperanza. Aunque sea la esperanza. No entiendo por qué no intenta el sistema tender puentes. Es suicida, creo que están muy mal acostumbrados, es un siglo de mala costumbre. Esto no se para con policías ni barreras. Esto se para con sentido común, con lucidez y con pasión y con solidaridad. Palabras que estamos perdiendo no en México, sino en todo el mundo”.

Y termina con una advertencia de la necesidad de seguir apostando a la educación y a la lectura.

“Porque cuando la gente estalla en la calle, lo cual es normal que estalle, cuando no hay una ideología, cuando no hay unos móviles morales o éticos que encuadren ese estallido se vuelve una revolución de rencor y revancha, no para construir, sino para destruir aquello que se odia”.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14307
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab Dic 06, 2014 10:03 am

El origen de los apodos de los narcos en México
eldiariodecoahuila.com.mx - 05/12/2014

Los apodos de los narcotraficantes pueden ser llamativos y amenazantes o surreales e inocentes. Algunos reflejan el rango de un matón, mientras que otros vienen de sus épocas escolares. También pueden aludir a la reputación del individuo. Terra te presenta el origen de algunos apodos del narco mexicano. El orden es alfabético.

"EL AZUL".- Juan José Esparragoza Moreno está identificado como segundo hombre en importancia en la cúpula del llamado Cártel de Juárez. Lo apodan así por su tono de piel oscura. El mote lo porta desde los años 70 en Sinaloa.

"EL BARBAS".- Arturo Beltrán Leyva era el líder del cártel donde al menos cinco de sus hermanos forman parte. El también llamado "Jefe de Jefes" fue asesinado en un operativo de la Marina en diciembre del 2009 en la ciudad de Cuernavaca, Morelos. El apodo obedecía a su crecida barba.

"EL CHAPO".- Joaquín Guzmán Loera era una de las personas más buscadas por el FBI por ser el líder —prófugo— del cártel de Sinaloa. Su alias explica, simplemente, su baja altura (mide 1.55 metros). A los individuos de corta estatura se les llama "chapos" en Sinaloa.

"EL DOCTOR".- Eduardo Ramón Arellano Félix, detenido en octubre del 2008 en Tijuana, era pieza clave del cártel de Los Arellano Félix. Su alias se debe a que fungió como "consultor experto", involucrándose y tomando parte en todas las decisiones importantes de esa organización criminal.

"EL HUMMER".- Jaime González Durán fue fundador de Los Zetas, integrado por desertores del Ejército mexicano. La organización surgió como brazo armado del Cártel del Golfo. Se ganó su apodo cuando, con amenazas de muerte, prohibió a todo el bajo mundo de la ciudad fronteriza de Reynosa adquirir una camioneta Hummer como la que tenía.

"EL GOYO".- Gregorio Sauceda Gamboa, uno de los zetas más buscados por la DEA, fue detenido por elementos de la Policía Federal en abril del 2009 en Matamoros, Tamaulipas. Su mote se debe a que a los Gregorios en México se les llama "Goyos".

"EL GRANDE".- Sergio Enrique Villarreal, perteneciente al cártel de los Beltrán Leyva, fue capturado en septiembre del 2010. Las autoridades ofrecían una recompensa de 2.2 millones de pesos a quien diera información que ayudara a la captura. Su alias se lo debe a que mide casi 2 metros de altura.

"EL INDIO".- Así se le conoce a Gerardo Álvarez Vázquez, jefe de la plaza de Guerrero del cártel de los Beltrán Leyva. Su aspecto físico le dio su sobrenombre.

"EL MATAAMIGOS".- A Osiel Cárdenas Guillén le apodan así porque ordenó la ejecución de su compadre Salvador "El Chava" Gómez con quien disputaba el control del Cártel del Golfo tras la captura de Juan García Ábrego.

"EL MAYO".- Ismael Mario Zambada García, es uno de los principales líderes del cártel de Sinaloa. Se presume que "Mayo" es una manera cursi de llamarle a los Marios, sin embargo a Zambada también le dicen "El MZ" y "El Padrino".

"EL MOCHOMO".- Héctor Alfredo Beltrán Leyva integra junto con sus hermanos el cártel que lleva sus apellidos. Fue capturado en enero del 2008. Su apodo es el nombre de una dañina hormiga del noroeste de México.

"EL MOFLES".- En mayo del 2012 fueron arrestados varios gatilleros del cártel La Familia, entre ellos Gerardo Fernández Covarrubias, quien se hacía llamar "El Mofles".

"EL OSTIÓN".- A Israel Nava se le ubicó como presunto responsable del acopio, resguardo y mantenimiento del armamento y explosivos al servicio de Los Zetas, así como jefe de esta organización en Oaxaca. Fue abatido el 9 de abril del 2009. Lo llamaban "Ostión" desde la escuela primaria porque su padre tenía un puesto en el que vendía pescados.

"El PASTOR".- Algunos investigadores sostienen que Nazario Moreno González, líder de La Familia, heredó la profunda religiosidad de "El Tísico" y la utilizó para reclutar delincuentes y afianzar su caudillaje criminal.

"EL PIOLÍN".- Julián Zapata Espinoza es presunto responsable del ataque contra dos agentes de Estados Unidos en San Luis Potosí. La razón de su apodo es que regularmente vestía de amarillo y en clara referencia al canario de caricatura.

"EL POZOLERO".- Santiago Meza López era el encargado de desaparecer los cadáveres que le entregaba "El Teo". Fue detenido en enero del 2009 y confesó que desintegró en un "caldo de ácidos" —que él mismo inventó—, al menos 300 cuerpos. A este "invento" debe el origen de su mote.

"EL REY".- Jesús Reynaldo Zambada García, otro de los principales líderes del cártel de Sinaloa, operaba en el Valle de México. Fue detenido en noviembre del 2009 tras una balacera en la ciudad de México. El alias se debe al segundo nombre del narcotraficante.

"EL REY DE LAS ANFETAMINAS".- Adán Amezcua Contreras, ex jefe del cártel de Colima, debe su alias a que, junto con sus hermanos, se especializaban en el tráfico de drogas sintéticas.

"EL SEÑOR DE LOS CIELOS".- Amado Carrillo Fuentes fue uno de los grandes narcotraficantes en las décadas de los 80 y 90. Murió en 1997 tras una cirugía plástica, pero dejó el mando del cártel de Juárez a su hermano, Vicente Carrillo. El apodo se debe a que era el mayor traficante de droga en aviones.

"EL TEO".- Así se le conoce a Eduardo Teodoro García Simental, quien fue sicario de los Arellano Félix, pero tras romper su alianza en el 2008 desató una ola de violencia en Tijuana. Fue detenido en enero del 2010 en Baja California Sur y su apodo se lo debe a su segundo nombre.

"EL TIGRE".-Juan Diego Espinoza Ramírez, de nacionalidad colombiana, fue capturado el 28 de septiembre de 2007 junto con su esposa Sandra Ávila Beltrán. Su apodo lo debe a su supuesto éxito con las mujeres.

"EL VERDUGO".- Heriberto Lazcano Lazcano es considerado por la Procuraduría General de la República como el jefe de Los Zetas, ex grupo armado del Cártel del Golfo. Heriberto Lazcano era proclive a la violencia y a la traición. Su mote se debe a la crueldad con la que Heriberto mataba a sus enemigos. Usaba la decapitación como método favorito.

"El Z1".- Arturo Guzmán Decena fue el fundador de la banda de sicarios de Los Zetas al servicio del Cártel del Golfo. En noviembre de 2002 fue ejecutado en un restaurante de Matamoros, Tamaulipas. Su mote se debe a que su Código Federal Judicial de radio de policía era "Z1". De ahí también el nombre de la banda.

"EL ZUCARITAS".- José Guadalupe Rivas González, presunto operador del grupo criminal La Línea, brazo armado del cártel de Juárez, fue encarcelado en el Centro Federal de Readaptación Social número 3, ubicado en Matamoros, Tamaulipas en agosto del 2011.

"LA BARBIE".- Édgar Valdez Villarreal era probablemente el principal sicario de uno de los cárteles de la droga más sanguinarios de México. Su apodo puede originarse por la conocida muñequita ya que nació en Estados Unidos y es rubio, con ojos azules.

"LA REINA DEL PACÍFICO".- Sandra Ávila Beltrán nació en una familia de contrabandistas del estado de Sinaloa. Fue capturada el 28 de septiembre de 2007 por policías federales al sur de la Ciudad de México. La historia de Sandra Ávila se parece mucho a la novela del escritor español Arturo Pérez-Reverte, quien niega haberse inspirado en ella para escribir 'La Reina del Sur', libro en el que una mujer narcotraficante de nombre Teresa Mendoza mantiene nexos con capos de Sudamérica [sic].

"NACHO".- Ignacio "Nacho" Coronel, número tres del cártel de Sinaloa, muere el 29 de julio del 2010 durante un operativo militar en Guadalajara. Es llamado así porque en México a los Ignacios también se les llama "Nacho".

"TONY TORMENTA".- Existen sobrenombres como el del desaparecido Ezequiel Cárdenas Guillén, miembro del Cártel del Golfo, cuyo apodo hacía referencia a la fuerza de la persona.

"VICENTILLO".- Vicente Zambada Niebla pertenecía al cártel de "El Chapo" Guzmán. El hijo de "El Mayo" Zambada fue capturado en mayo del 2009 en México y posteriormente fue extraditado a EU donde se declaró inocente de los cargos de asociación delictuosa y daños contra la salud. Debe su alias a su propio nombre.

Responder