1104 - 31.08.2014 - Es la guerra santa, idiotas

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

1104 - 31.08.2014 - Es la guerra santa, idiotas

Mensaje por grognard » Jue Ago 28, 2014 5:18 pm

ES LA GUERRA SANTA, IDIOTAS

Pinchos morunos y cerveza. A la sombra de la antigua muralla de Melilla, mi interlocutor -treinta años de cómplice amistad- se recuesta en la silla y sonríe, amargo. «No se dan cuenta, esos idiotas -dice-. Es una guerra, y estamos metidos en ella. Es la tercera guerra mundial, y no se dan cuenta». Mi amigo sabe de qué habla, pues desde hace mucho es soldado en esa guerra. Soldado anónimo, sin uniforme. De los que a menudo tuvieron que dormir con una pistola debajo de la almohada. «Es una guerra -insiste metiendo el bigote en la espuma de la cerveza-. Y la estamos perdiendo por nuestra estupidez. Sonriendo al enemigo».

Mientras escucho, pienso en el enemigo. Y no necesito forzar la imaginación, pues durante parte de mi vida habité ese territorio. Costumbres, métodos, manera de ejercer la violencia. Todo me es familiar. Todo se repite, como se repite la Historia desde los tiempos de los turcos, Constantinopla y las Cruzadas. Incluso desde las Termópilas. Como se repitió en aquel Irán, donde los incautos de allí y los imbéciles de aquí aplaudían la caída del Sha y la llegada del libertador Jomeini y sus ayatollás. Como se repitió en el babeo indiscriminado ante las diversas primaveras árabes, que al final -sorpresa para los idiotas profesionales- resultaron ser preludios de muy negros inviernos. Inviernos que son de esperar, por otra parte, cuando las palabras libertad y democracia, conceptos occidentales que nuestra ignorancia nos hace creer exportables en frío, por las buenas, fiadas a la bondad del corazón humano, acaban siendo administradas por curas, imanes, sacerdotes o como queramos llamarlos, fanáticos con turbante o sin él, que tarde o temprano hacen verdad de nuevo, entre sus también fanáticos feligreses, lo que escribió el barón Holbach en el siglo XVIII: «Cuando los hombres creen no temer más que a su dios, no se detienen en general ante nada».

Porque es la Yihad, idiotas. Es la guerra santa. Lo sabe mi amigo en Melilla, lo sé yo en mi pequeña parcela de experiencia personal, lo sabe el que haya estado allí. Lo sabe quien haya leído Historia, o sea capaz de encarar los periódicos y la tele con lucidez. Lo sabe quien busque en Internet los miles de vídeos y fotografías de ejecuciones, de cabezas cortadas, de críos mostrando sonrientes a los degollados por sus padres, de mujeres y niños violados por infieles al Islam, de adúlteras lapidadas -cómo callan en eso las ultrafeministas, tan sensibles para otras chorradas-, de criminales cortando cuellos en vivo mientras gritan «Alá Ajbar» y docenas de espectadores lo graban con sus putos teléfonos móviles. Lo sabe quien lea las pancartas que un niño musulmán -no en Iraq, sino en Australia- exhibe con el texto: «Degollad a quien insulte al Profeta». Lo sabe quien vea la pancarta exhibida por un joven estudiante musulmán -no en Damasco, sino en Londres- donde advierte: «Usaremos vuestra democracia para destruir vuestra democracia».

Imagen

A Occidente, a Europa, le costó siglos de sufrimiento alcanzar la libertad de la que hoy goza. Poder ser adúltera sin que te lapiden, o blasfemar sin que te quemen o que te cuelguen de una grúa. Ponerte falda corta sin que te llamen puta. Gozamos las ventajas de esa lucha, ganada tras muchos combates contra nuestros propios fanatismos, en la que demasiada gente buena perdió la vida: combates que Occidente libró cuando era joven y aún tenía fe. Pero ahora los jóvenes son otros: el niño de la pancarta, el cortador de cabezas, el fanático dispuesto a llevarse por delante a treinta infieles e ir al Paraíso. En términos históricos, ellos son los nuevos bárbaros. Europa, donde nació la libertad, es vieja, demagoga y cobarde; mientras que el Islam radical es joven, valiente, y tiene hambre, desesperación, y los cojones, ellos y ellas, muy puestos en su sitio. Dar mala imagen en Youtube les importa un rábano: al contrario, es otra arma en su guerra. Trabajan con su dios en una mano y el terror en la otra, para su propia clientela. Para un Islam que podría ser pacífico y liberal, que a menudo lo desea, pero que nunca puede lograrlo del todo, atrapado en sus propias contradicciones socioteológicas. Creer que eso se soluciona negociando o mirando a otra parte, es mucho más que una inmensa gilipollez. Es un suicidio. Vean Internet, insisto, y díganme qué diablos vamos a negociar. Y con quién. Es una guerra, y no hay otra que afrontarla. Asumirla sin complejos. Porque el frente de combate no está sólo allí, al otro lado del televisor, sino también aquí. En el corazón mismo de Roma. Porque -creo que lo escribí hace tiempo, aunque igual no fui yo- es contradictorio, peligroso, y hasta imposible, disfrutar de las ventajas de ser romano y al mismo tiempo aplaudir a los bárbaros.

XL Semanal, 31 de agosto de 2014

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14304
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Ago 28, 2014 6:40 pm

La frase "We will use your democracy to destroy your democracy" se atribuye al clérigo musulmán sirio Omar Bakri Mohammed, residente en el Reino Unido, dicha en torno al año 2000 (antes del 11-S).

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14304
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Jue Ago 28, 2014 6:45 pm

@perezreverte en Twitter, 16 de septiembre de 2012:

En otro orden de cosas, pienso en los simples que todavía hablan de "primavera árabe". Cuando nunca la hubo. Nadie que conozca el mundo árabe y el mundo musulmán (algunos viajamos a él durante veinte años) compartió jamás esa simpleza de la primavera. Pero los tontos, esos sí, han sido y siguen siendo los mismos. Los que creen que la palabra "islam" es compatible con la palabra "democracia". El fenómeno no es de ahora. Yo mismo viví la caída del Sha. Años 70. Todos aquellos idiotas (en Irán, pero también en España) aplaudiendo a Jomeini. "Llega la libertad", decían. Libertad cuya administración se confía a curas. Musulmanes o cristianos, da igual. Curas. Calculen la libertad. Así está Irán hoy, libre hasta echar la pota. No aprendemos un carajo. Cuando salían a la calle en Libia, en Egipto, en Siria, algunos les mirábamos la frente en las fotos. La "pasa": el morado de golpearse (hipócritamente, algunos) la frente en el suelo a rezar. Las barbas. Los velos de las señoras. Era evidente. Lo veía cualquiera que conociera aquello. Pero aquí los idiotas babeaban entusiasmados con la primavera y la libertad. Y siguen. Gaddafi, Mubarak, Sadam Hussein, eran unos hijos de puta. Cierto. Pero los conocían bien, a sus clérigos. Los mantenían a raya. Aquí deberíamos recordar que nos costó siglos tener a raya a nuestros clérigos, y ni aun así lo conseguimos del todo. Mejor era, para el sentido común, un dictador en Trípoli o El Cairo que imanes radicales, velos y niñas apartadas de la escuela en Madrid. Siempre hubo centuriones y mercenarios en todas las fronteras del Imperio. Hasta que se pasaron al enemigo y se acabó el imperio. Es contradictorio e imposible (y peligroso) disfrutar de las ventajas de ser romano y al mismo tiempo aplaudir a los bárbaros. Libertad, dicen. Todos esos velos, ahora. En Egipto y Libia, donde apenas había. La niña a la que el imán quiso condenar a muerte por blasfemia. Las adúlteras ejecutadas. La destrucción de monumentos antiguos y libros. "Uso velo en ejercicio de mi libertad", dicen mientras padres y maridos las miran de reojo. Y sonreímos, comprensivos. Y aquí las ultrafeministas radicales, siempre tan oportunistas y subvencionadas ellas, calladas como ostras sobre eso. El niño que en una manifestación en Sidney, Australia, sostiene una pancarta que nadie se atreve a quitarle de la manos. Una pancarta que exige: "Decapitad a quienes insulten al profeta".

Pero en algo tiene razón el niño. Merecemos ser decapitados. Por cantamañanas. Por primaveras. Norteamérica, después de liar la que lió al empezar con lo de Iraq, ahora se extraña de que se le carguen a embajadores. Hay que ser gilipollas. Pues más vale que se vayan acostumbrando. Las idioteces se pagan. Y ésta lleva rato y va a ser muy cara, no sólo para ellos. "Primavera árabe", seguimos diciendo aquí. Cuando lo que viene es el invierno más negro. Dense una vuelta por Marruecos. O por Melilla misma. Comparen barbas y velos con hace diez años. O con hace veinte. Primavera árabe. Seguro que cuando se líe en Rabat (que se liará, y gorda) todavía aplaudiremos la primavera marroquí. Alba de un mundo nuevo. ¿De verdad estos políticos, periodistas y opinadores imbéciles, demagogos y buenistas no se dan cuenta de lo que realmente está pasando? Supongo que la realidad es simple: van a ganar, porque son fuertes, y jóvenes, y tienen hambre, y desesperación, y fe. Y coraje para luchar. Y el fanatismo suicida que dan el hambre y la desesperación aliadas con la incultura y la religión. Mientras nosotros somos viejos, inseguros, demagogos, incultos y cobardes. El niño tiene razón con su pancarta: merecemos ser decapitados. No les quepa duda. Seremos decapitados, tarde o temprano. Y eso no será más que un acto de justicia de la Historia. La verdad es que a veces dan ganas de cambiarse de bando. Y no les quepa duda. Llegado el momento, millones se cambiarán de bando. El deseo de sobrevivir tira mucho de uno. Ya ocurre. Ahora. Y es simple rutina histórica. Puede comprobarse en cualquier biblioteca. Lola. Ponme una copa con mucho alcohol. Ahora que todavía puedo.

-Disimule, que los mahometanos condenan beber alcohol.
-Por eso no me convierto al islam. No por el alcohol, que realmente trabajo poco; pero el gorrino me encanta.

-Te envío la foto del niño musulmán con la pancarta, por si no la han visto algunos de tus seguidores.
-El niño con la pancarta. Disfruten la foto.

'Por qué van a ganar los malos'

-EricFrattini: Además, amigo Arturo, los "buenistas" me pusieron a parir cuando critiqué la primavera tunecina... Y eso que he vivido allí 5 años.
-Curioso, viejo colega. Todos los que estuvimos allí, sin distinción de medio ni ideología, coincidimos en eso. Por algo será.

-EricFrattini: Si así es, pero para los buenistas no cuenta nuestra experiencia en la zona. En fin, bendita España.
-No es España, viejo colega. Es el final de un mundo y el comienzo de otro. Nada que no haya ocurrido ya. Sócrates y Séneca se suicidaron por inteligencia, y la Europa que ellos iluminaron se suicida por estupidez.

-EricFrattini: El buenismo es una enfermedad peor y más dañina. Lo peligroso no son solo los fundamentalistas, sino también los "aplaudidores".
-Los aplaudidores demagogos son aún más peligrosos y despreciables que los fundamentalistas. Al menos éstos tienen fe.

-Hace tres días unos marroquíes me llamaron puta delante de mis hijos por llevar un pantalón corto. Es así. Tuve miedo. Mucho. La cara de mi hija de 5 años era de pavor. Y nadie dijo nada. NADA. Levanté la cabeza, callé y me fui.
-Tiene suerte de que sólo la llamaran puta. En algunos lugares la habrían metido en la cárcel. Y allí la violarían por puta. Pero lo peor, querida señora, es la de gente que al oír que la llamaban puta miraría para otro lado. Los cómplices pasivos y cobardes. Porque lo malo no es siempre el fanático. Peores son quienes no lo son, pero desean congraciarse con él. Todas las inquisiciones, sin distinción, se basan en el principio de la delación y la cobardía social.

-Pues España es bastante eso. Y yo estoy orgulloso.
-Pues avíseme cuando violen a su matrona en la vía Apia, para invitar a unos amigos.

-Le admiro mucho, pero eso es demagogia pura. Gracias en parte a nuestros clérigos España logró no ser parte de la Umma.
-Un cura fanático es un cura fanático, lo mismo en el XVII con una caja de cerillas que en Egipto con turbante. Y algunos de nuestros obispos de ahora no usan la caja de cerillas porque está mal visto. Pero se les traslucen las ganas.

-Ojito con este comentario. Acojonante que un académico lo haga. Dando lecciones de democracia el tío.
-Es usted el primer candidato al premio Reverte Malegra Verte al tonto de la semana de este domingo. Pero seguro que salen más.

-No hay mayor simpleza discursiva que despreciar las ideas de los demás; quizás un exceso de confianza en el propio intelecto.
-Sí. Va a ser eso.

-No te quepa duda de que serán decapitados los inocentes, sean del bando que sean. Como siempre.
-¿Sabe lo peor? Que a partir de cierto punto histórico nadie es inocente. Todos cómplices por activa o pasiva. Todos culpables.

-¿No merecen elogio los que en los países islámicos luchan por una democracia real? ¿No son los pioneros? ¿O no están preparados?
-Claro que merecen elogio. Pero fíjese que son los primeros que desaparecen de escena. O los asustan, o los compran, o los matan.

-¿Significa que Europa pasará de cristiana a laica, luego descreída y apática, y después al velo y el islam?
-No creo que toda Europa acabe con velo islámico. Con el tiempo sólo será un charquito sumiso. Lo suficiente. Lo adecuado.

-¿Por qué, le pregunto a usted, los cristianos hemos dejado de creer y los musulmanes no?
-Porque ciertas clases de fe suelen ir asociadas, sobre todo, a la incultura y al fanatismo que ésta hace posible.

-Muchos de los jóvenes del norte de África no son islamistas y se levantarán contra el abuso de los imanes.
-Cierto. Y le aseguro que serán debidamente masacrados. Hasta que se dejen barba y lleven velo. Ya ocurre en los otros lugares.

-¿Y cómo cree que debemos reaccionar?
-Con la firmeza que da saber que somos una Europa donde nacieron los derechos y las libertades del hombre. Si un imán invoca lo suyo, yo invoco el pensamiento griego, el derecho romano, la latinidad medieval, el Renacimiento, la Ilustración, la Enciclopedia, la revolución francesa, el código napoleónico, la Constitución de Cádiz, la libertad de la mujer, el Estado laico... Allí que hagan lo que quieran. Allá ellos y lo que se dejan hacer. Pero aquí, que lapiden y decapiten a su tía Fátima. Rectifico. Aquí, ni siquiera les permito que lapiden y decapiten a su tía Fátima. Ni a nadie.

-La sociedad occidental actual acomodada y pasiva al servicio de la moda de turno no es rival para la obstinación árabe, me da.
-Pero es que, como dije, van a ganar porque históricamente merecen ganar. Tienen hambre, fanatismo, juventud, coraje y ganas.

-Desde El Cairo, coincido completamente con @perezreverte y no puedo hacer otra cosa más que recomendar leer sus twits de hoy.
-Es diferente, ¿verdad?, ver los toros desde el ruedo que desde la barrera. Un abrazo, y suerte en El Cairo, amigo mío.

-¿Y qué propone usted? ¿Sostener dictadores a perpetuidad en países ajenos para tranquilidad de Occidente?
-Pues no sé qué decirle. Yo adoraba a Nasser, por ejemplo, que era antioccidental. Y sigo adorándolo. No todo es tan simple allí.

Lola cierra el bar. Me voy a ver 'Soga de arena', que no he visto: Burt Lancaster, Paul Henreid, Claude Rains, Peter Lorre. Ardo en deseos de puto venado, tortilla francesa con perejil. Me ha dado el antojo del perejil esta noche. Gracias por la compañía. Es triste beber solo, incluso con el escote de Lola al otro lado de la barra. Clic.
Última edición por Rogorn el Jue Ago 28, 2014 6:51 pm, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Jue Ago 28, 2014 9:39 pm

Tela marinera.

Puede que tenga razón. Pero occidente vendrá cara su piel, imagino. Espero.

Gracias Gro.

Avatar de Usuario
El_Curioso_Impertinente
Mensajes: 6241
Registrado: Dom Dic 07, 2008 12:00 am
Ubicación: Regne de Mallorques

Mensaje por El_Curioso_Impertinente » Dom Ago 31, 2014 6:20 pm

Una mujer en Twitter escribió:-Hace tres días unos marroquíes me llamaron puta delante de mis hijos por llevar un pantalón corto.


En una situación así considero que no es xenofobia ni racismo ni nada que se le parezca contestarles que "si no te gusta como voy ¿qué haces en mi país?" Igual que a un local se le debería contestar una grosería adecuada, a éstos otra.

Yo en el trabajo me he encontrado con hombres que me han pedido que los atienda yo porque no querían que los atendiese una mujer. No me costaba nada hacerlo, pero siempre me he negado. Esto es lo que hay y nadie te ha traído a la fuerza; se siente.
Todos los seres humanos cometen errores, pero algunos seres humanos cometen más errores que otros y a ésos se los llama "tontos" (Fray Guillermo de Baskerville).

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Lun Sep 01, 2014 8:46 am

"la ley ayer y da miedo en españa hay demasido aprendiz de politico que no ha leido un libro de historia en su puta vida creo que sabeis aquien me refiero; señor reverte por favor presentese a presindete y salve a España"

"Tenemos a los bárbaros en casa", o algo parecido, dice un maestro de escuela desesperado en la peli Dans la maison (In da haus), película de François Ozon, adaptación de una obra (El chico de la última fila) de Juan Mayorga.

"Ej k eskribo con el mobil" (o algo parecido), le contesta a Bowman un cabronazo cuando éste le recrimina su pésima ortografía; en un comentario en el muro d'un mestre d'escola desesperado como el de la peli.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Sep 01, 2014 9:04 am

¿El cabronazo eres tú?
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Sep 01, 2014 12:56 pm

Está teniendo repercusión este artículo:
http://elblogdezano.com/2014/08/31/teng ... o-en-irak/
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Lun Sep 01, 2014 9:29 pm

Una semana antes Enric González publicó esto en Jot Down:

Los nuevos bárbaros.

Las imágenes del asesinato de James Foley, uno de esos periodistas que dignifican el oficio y, según quienes le conocían, una de esas personas que dignifican la especie, son repugnantes. También asquea el jolgorio con que se difunden por la red. No creo, sin embargo, que convenga evitar su visión, porque contienen un elemento informativo relevante. Se trata del discurso del asesino, parte del cual Foley fue forzado a recitar. Ya saben, la culpa de todo es de Estados Unidos y de Occidente en general, de las agresiones imperialistas, de la arrogancia de los infieles, etcétera. Es bueno recordar lo que dicen los sociópatas del Califato y compararlo con un cierto discurso, frecuente entre la izquierda europea, en el que aparecen argumentos similares. Se trata de un discurso tan obtuso e impresentable como el del sociópata británico que decapitó a Foley.

Seamos claros: en el mundo islámico habitan los nuevos bárbaros. La gran mayoría de los musulmanes son gente pacífica y más o menos razonable, como lo eran la mayoría de las tribus bárbaras que se acumulaban junto a las fronteras del Imperio romano y se adentraban poco a poco en él, sin especiales problemas de convivencia. El colapso de Roma y del imperio de occidente no se debió a una voluntad específica de invadir y destruir por parte de esas tribus, que en cualquier caso se regían por valores incompatibles con la civilización romana (igual que ocurre ahora con el islam y los valores de libertad y representación democrática), sino a las guerras internas de los bárbaros. El empuje de nuevos grupos procedentes de Asia provocó el caos más allá del limes y ese caos se derramó sobre una Roma decadente, dispuesta a pactar lo que fuera porque se sentía incapaz de defenderse.

La situación, ahora, no es muy distinta. El islam sufre una compleja y violentísima guerra interna, cuyo eje más visible, pero no único, es el enfrentamiento entre el sunismo, tradicionalmente dominante, y el chiísmo, revitalizado desde la revolución islámica iraní de 1979. Esa fue la única revolución del siglo XX, como subrayaba el historiador Eric Hobsbawm, que no se remitió ni de lejos a los valores de la Ilustración, la razón y las libertades, sino todo lo contrario. El chiísmo ha desarrollado grupos fanáticos como los Guardianes de la Revolución en Irán o Hezbolá en Líbano; del sunismo están surgiendo aberraciones cada vez más estrambóticas, desde Al Qaeda al Estado Islámico.

Estados Unidos y sus aliados, lo que llamamos Occidente, han cometido gravísimos errores y agresiones intolerables. Por supuesto. Francia y Gran Bretaña se repartieron sin escrúpulos las ruinas del imperio otomano (1916) y sometieron de mala manera a las poblaciones locales; Washington aupó a la atroz dinastía wahabista de los Saud (1932) a cambio de explotaciones petrolíferas; la CIA acabó con Mohamed Mossadegh (1967) y destruyó las expectativas de un Irán libre; Jimmy Carter y Ronald Reagan armaron y financiaron a los muyahidines en Afganistán desde 1979; George W. Bush organizó dos invasiones, la de Afganistán (2001) y la de Irak (2003), extremadamente cruentas en lo militar y fallidas en lo político. Existen muchos más ejemplos. Pero debemos ser conscientes de que el problema musulmán viene de muy lejos y es musulmán, no occidental. El islam ha sido incapaz de confrontarse con la modernidad y en su expresión más contemporánea, la que arranca con la descolonización, ha rebotado sin cesar entre las dictaduras nacionalistas y las llamaradas hiperreligiosas. La clave está ahí.

Existen países musulmanes no estrictamente calamitosos, como Indonesia o Marruecos. El panorama global sí lo es. La llamada primavera árabe, un proceso antiautoritario rápidamente sofocado (aunque no extinguido) por las tensiones de fondo, demostró que son pocos los que reclaman libertades. Por debajo del macroconflicto histórico, la guerra entre suníes y chiíes por el dominio geoestratégico y religioso, hierven casi todos los problemas concebibles: la citada e interminable pugna entre militares e islamistas, una corrupción prodigiosa, una evidente incapacidad para alcanzar un aceptable desarrollo económico, una natalidad desbocada y, muy al fondo, el empecinamiento en mirar al pasado y no extraer de él más que recuerdos de humillaciones, reales o inventadas, que exigen venganza. La crueldad casi caricaturesca de las bandas ultrayihadistas (el gran Jon Lee Anderson las compara, en un muy recomendable artículo publicado en The New Yorker, con Los Zetas del narcotráfico mexicano) se ha convertido en un lenguaje, un mensaje y un programa político. Más allá de los degüellos, decapitaciones, crucifixiones y torturas diversas no hay nada más que ensoñaciones de un pasado remoto, frustración, estupidez y furia en estado puro.

No vale la explicación de que las sociedades violentas, como las árabes, generan violencia. Hasta una cuarta parte de los efectivos del Estado Islámico, unos dos mil o tres mil, proceden de Europa. De Londres, de Madrid, de París, de Milán, de Barcelona. De ciudades abiertas y tolerantes. Tampoco vale esgrimir la tragedia palestina: esa tragedia es real, muy real, pero los países árabes no son menos despiadados que Israel cuando se trata de los palestinos. Israel se ha convertido en una coartada cómoda para justificar un inmenso fracaso colectivo.

El hundimiento de las sociedades musulmanas es rápido y generalizado. Siria, Libia, Sudán, Irak, Egipto, son en la práctica estados fallidos, como Afganistán. Pakistán representa el peor peligro de crisis nuclear. Los países más ricos, los que disponen de tesoros fabulosos gracias al petróleo, hacen lo posible por empeorar las cosas exportando fanatismo (caso del wahabismo saudí) o financiando a los fanáticos (Catar ha sustituido a Siria como patrón de Hamás y respalda de forma encubierta a los sociópatas del Califato). La frustración acumulada por los nuevos bárbaros lleva tiempo derramándose sobre Europa y, en menor medida, sobre Estados Unidos. Es el gran problema contemporáneo y conviene encararlo con lucidez y sin gilipolleces bondadosas.

No, el responsable de los atentados del 11-M no fue Aznar por sumarse a la invasión de Irak: fueron los yihadistas. No, los estadounidenses no se buscaron los atentados del 11-S: fueron los yihadistas. Si esa minoría fanática e hiperactiva, que dura ya bastantes generaciones y acumula rabia y locura, no es derrotada y suprimida, el caos musulmán se desplomará definitivamente sobre el planeta. La tolerancia con otras culturas carece de sentido cuando hablamos de teocracias delirantes, déspotas grotescos, opresión y miseria. La represión sanguinaria de El Assad, la brutalidad de Al-Sisi, el sectarismo de los Hermanos Musulmanes, el fundamentalismo saudí, la diplomacia criminal de Catar y la locura asesina del Estado Islámico son lados distintos de una misma figura geométrica. Esta es una guerra por la civilización. El tipo de guerra que perdió Roma.

http://www.jotdown.es/2014/08/enric-gon ... -barbaros/

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Lun Sep 01, 2014 9:47 pm

Pero he aquí que el magnífico esplendor de nuestra historia se ve oscurecido por la incultura y la ligereza de unos pocos, que no se dan cuenta del lugar en que han nacido, y que, como si tuvieran licencia plena para sus vicios, caen en el error y la lascivia (...). Y es realmente sorprendente contemplar cómo un número ingente de plebeyos, con las mentes llenas de un ardor apasionado, viven pendientes del resultado de las carreras de carros. Son estas cosas y otras similares las que no permiten que se realice nada memorable ni serio en Roma...
Amiano Marcelino

Avatar de Usuario
koora_linax
Mensajes: 3032
Registrado: Sab Sep 02, 2006 11:00 pm
Ubicación: Córdoba

Mensaje por koora_linax » Lun Sep 01, 2014 10:55 pm

Un yihadista de Estado Islámico combatiendo en Siria proclama su deseo de volver a España "para conquistarla"

http://www.europapress.es/nacional/noti ... 23337.html


Tiempo al tiempo... :roll:
"Al final lo que está en juego es como vivir con el desorden". Arturo P-R

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Mar Sep 02, 2014 10:12 am

El_Curioso_Impertinente escribió:
Una mujer en Twitter escribió:-Hace tres días unos marroquíes me llamaron puta delante de mis hijos por llevar un pantalón corto.


En una situación así considero que no es xenofobia ni racismo ni nada que se le parezca contestarles que "si no te gusta como voy ¿qué haces en mi país?"


Me parece que en ese caso, en España aún hay mucho "marroquí" autóctono, porque decirlo, no sé, pero pensarlo, ya te digo yo que hay muchos de aquí que si pudieran también lo dirían.

:cry:
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Dom Sep 07, 2014 2:54 pm

Será esta patente una nueva "Los amos del mundo"??

Ussía le dedica la contra de La Razón de hoy.
Más pronto que...
El gran Arturo Pérez-Reverte ha hecho público su convencimiento de que más pronto o más tarde seremos degollados o decapitados por nuestros amables huéspedes islamistas. Hay que aceptar el riesgo, y más aún desde que el Coletas se ha dado un garbeo fotográfico por Israel para pedir más comprensión y cariño hacia los terroristas de Hamas. Monedero...


Leer más: Más pronto que... - La Razón digital http://www.larazon.es/detalle_ropinion/ ... bjDuYHyuvO
Mejora tu Posicionamiento Web con http://www.intentshare.com



(Si la queréis completa os la transcribo)






http://www.larazon.es/detalle_ropinion/ ... pronto-que
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
julito
Mensajes: 2786
Registrado: Jue Jun 08, 2006 11:00 pm
Ubicación: León alatristero

Mensaje por julito » Lun Sep 08, 2014 10:28 am

Gracias, Ada. Pues sí, sería interesante.
Y pues quien le trae al lado
es hermoso, aunque sea fiero,
poderoso caballero
es don Dinero

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Lun Sep 15, 2014 11:30 pm

MÁS PRONTO QUE...

El gran Arturo Pérez-Reverte ha hecho público su convencimiento de que más pronto o más tarde seremos degollados o decapitados por nuestros amables huéspedes islamistas. Hay que aceptar el riesgo, y más aún desde que el Coletas se ha dado un garbeo fotográfico por Israle para pedir más comprensión y cariño hacia los terroristas de Hamas. Monedero acusa con mentira empozoñada a la Policia Nacional de proporcionar droga a los jóvenes vascos. El objetivo es justificar un considerable número de asesinatos de ETA. Robar supermercados y desobedecer a la Guardia Civil son meras travesuras comparadas con el gravísimo delito que presumiblemente ha cometido Esperanza Aguirre, a la que se señala como delincuente por desobedecer a unos municipales de Madrid. Hasta ocho policías municipales acudieron a su casa a notificarle la multa. La Audiencia Nacional frena con su decisión los supuestos deseos de Esperanza Aguirre de optar a la cabeza de lista en las próximas elecciones municipales por la Capital del Reino y la cloaca del Foro. Las malas lenguas y mentes sesgadas aseguran que Ana Botella está más tranquila, y los socialistas saltan de alegría porque lo hubieran tenido complicado con Esperanza y ahora se han topado con una senda más facilita para recuperar el Ayuntamiento de Madrid. Se ha conocido, al fin, la identidad del autor del "Padrenuestro de Chávez". Se trata del eximio y volátil poeta venezolano William Osuna, premio nacional de literatura, manda huevos, y también dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela, el mismo que gobierna gracias a la asesoría intelectual pero no gratuita del Coletas y Monedero. Y según la prensa deportiva madrileña, Casillas entrena con mucha ilusión.

Me preocupan excesivos asuntos, pero el que más, sin duda alguna, el vaticinio de Arturo Pérez-Reverte, que con anterioridad a su vida de éxitos literarios se la jugó con empecinada insistencia en todas las guerras habidas y por haber. Más pronto o más tarde seremos degollados o decapitados por nuestros queridos aliados de civilizaciones. Me llegan noticias de que en Mula, Murcia, un pequeño empresario ha sido denunciado por su eficaz secretaria musulmana por haberle prohibido acudir a la oficina con velo. El pequeño empresario, aterrorizado, ha pedido toda suerte de excusas a su eficaz secretaria, y ésta, con condiciones de tiempo, ha accedido a retirar la denuncia "por ahora". El Gobierno de España se niega a presentar en el Congreso, como han hecho algunas naciones europeas, una ley que prohíba el uso de prendas humillantes por mujeres musulmanas. Las feministas profesionales siguen de vacaciones y solo desean que Esperanza Aguirre sea condenada y encarcelada por haber delinquido tan gravemente. No será degollada como los hombres, pero sí lapidada en el Parque del Retiro, que será en el futuro un escenario precioso para lapidar a las mujeres cristianas, católicas o simplemente occidentales.

La madre de los Dalton, Marta Ferrusola, ha mandado a un sitio muy feo a un periodista que le preguntó cuando pensaba acudir su amado esposo a dar explicaciones al Parlamento de Cataluña. Según se dice y se sabe,dieciséis sociedades enriquecían a los Dalton mientras el papá presidía la Generalitat de Cataluña. El Partido Popular que se está convirtiendo en un guateque de amigos, ha decidido mantener a Alicia Sánchez- Camacho al frente del PP catalán con el objetivo de conseguir,gracias a su oratoria fluida, la mayoría absoluta en las regiones del nordeste. Posible, aunque no segura, creación de un nuevo partido. El PAVQ, Partido de Alejo Vidal Quadras, en el que, con muchas probabilidades de éxito, el político barcelonés podrá sentirse moderadamente a gusto. La Junta de Andalucía ya ha reconocido un agujero de 100 millones de euros. A pensar del interés por dejar de descubrir agujeros de los ERE, se calcula que el agujerillo custodia la desaparición de 1000 millones. La culpable, la juez Alaya. No obstante, la noticia que màs me sigue preocupando es mu futura decapitación en plaza pública. De tener lugar en Madrid, me gustaría elegir para mi ajusticiamiento por no ser musulmán la pequeña plaza de Manuel del Palacio, en plena colonia del Viso. Fue- y es-, el gran poeta satírico español de los últimos tres siglos. Más pronto o más tarde.... Todos al patíbulo exceptuando a los que todos sabemos. Lo vamos a pasar genial

"Los domingos de Ussía". Contra de La Razón, 7 de septiembre
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Mar Sep 16, 2014 8:23 am

Una palangana, por favor.

Avatar de Usuario
aik
Mensajes: 2334
Registrado: Dom Feb 18, 2007 12:00 am
Ubicación: En la Hansa

Mensaje por aik » Mar Sep 16, 2014 8:56 am

grognard escribió:Una palangana, por favor.

Y eso?
Has aprendido a absorber el líquido por el ano, como hacía el Nobel Cela? 8O
"Son Españoles los que no pueden ser otra cosa". (Cánovas)

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mar Sep 16, 2014 12:26 pm

Para la cabeza, entiendo... :lol:
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
grognard
Mensajes: 4077
Registrado: Dom May 01, 2011 11:00 pm
Ubicación: emporiae

Mensaje por grognard » Mié Sep 17, 2014 9:27 am

¿Pero Cela no dijo aquello de "Me limito a no tomar por culo"?

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14304
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mié Sep 17, 2014 9:32 am

¡Enterradas tal vez, muertas no!
Fernando Mires - polisfmires.blogspot - 13/09/2014

Nunca voy a decir que un gran escritor de novelas está condenado a escribir malos artículos políticos. Mario Vargas Llosa ha probado ya cientos de veces lo contrario. Sus artículos políticos, aparecidos en su legendaria quincena 'Piedra de toque' ('El País') han sido en muchas ocasiones, acertadísimos. Tampoco nadie puede decir que siempre ha tenido razón. Es natural, quien escribe sobre política arriesga equivocarse, entre otras cosas porque la política, al ser cambiante, será siempre equívoca.

Suele suceder que un gran escritor de novelas, al observar un determinado momento, se deja llevar, o por un entusiasmo desenfrenado o por un pesimismo funerario. Y también es lógico que así sea. Un gran escritor suele carecer de la perspectiva de “tiempo largo” que deben manejar los historiadores, pues los personajes novelísticos actúan -deben hacerlo- en medio de la ardiente intensidad de un tiempo vivido en presente. El historiador, por el contrario, debe pensar no solo en hechos sino también en períodos. Los novelistas viven de los hechos, sean reales o imaginarios. Los historiadores construyen con los hechos, períodos. Por lo mismo, jamás deben dar a un hecho por definitivamente finiquitado (muerto). “La historia (a diferencias de una "story") tiene muchos comienzos, pero no tiene ningún final”, escribió Hannah Arendt.

En el caso del más reciente artículo de Vargas Llosa, titulado -en evocación a una de sus novelas magnas- 'Las guerras del fin del mundo', el escritor emite juicios sobre Europa, Rusia y el Medio Oriente, regiones cuyo presente político no puede ser más oscuro. Particularmente lapidaria es la opinión de Vargas Llosa cuando se refiere al mundo islámico. Cito: “La primavera árabe, que despertó tantas esperanzas en todo el mundo democrático, está muerta y enterrada. Sobrevive de milagro en Túnez pero desapareció en Egipto, donde las elecciones libres subieron al poder a unos Hermanos Musulmanes que comenzaron a instalar una teocracia excluyente y agresiva y han sido echados del gobierno por una dictadura militar vesánica” (y el artículo sigue describiendo con desilusión lo sucedido en Libia, Siria, Irak).

De cualquier manera, yo no habría escrito estas líneas si es que las tajantes afirmaciones de Vargas Llosa no hubieran coincidido en el tiempo con un artículo de otro de mis escritores favoritos. Me refiero nada menos que a Arturo Pérez-Reverte, quien en un artículo publicado en su blog 'Patente de corso' bajo el amable título 'Es la guerra santa, idiotas' -y haciendo uso de un lenguaje que envidiarían hasta los peores rufianes de sus novelas- insulta a todos quienes no vemos en el mundo islámico solo a un nido de alimañas rabiosas y sanguinarios asesinos.
Pérez-Reverte, quien a diferencia de Vargas Llosa ofende con premeditada brutalidad a todos quienes en un momento -incluyendo a Vargas Llosa- apoyamos desde lejos a las revoluciones democráticas de 2011, conocidas como las de la "Primavera Árabe", nos dedica, entre otras lindezas, los calificativos de babosos e “idiotas profesionales”.

Vamos primero por lo serio: Querido Vargas Llosa. ¿Cuándo muere una revolución y cuándo es enterrada? ¿Deberé repetir que la revolución madre de Europa fue dada por muerta y enterrada durante la era del Terror de Robespierre y después durante el imperio de Napoleón, lo que no impidió que los principios proclamados por esa revolución continúen vivos, incluso al interior de las revoluciones árabes a las que Vargas Llosa mató y enterró tan prematuramente? La pregunta más pertinente en este caso es: ¿Qué significa morir en un sentido histórico? Cualquier historiador que se precie de serlo debe distinguir entre la muerte física y la muerte histórica. Yo mismo he sido testigo temporal de muchas revoluciones supuestamente muertas, enterradas y después resucitadas. En 1956, cuando las tropas soviéticas enterraron (literalmente) a la revolución democrática de Hungría, la prensa mundial coincidió en que esa revolución ya estaba muerta. Cuando en 1968 los tanques rusos avanzaron sobre Praga (otra “primavera”), la misma prensa consideró que la revolución democrática estaba muerta y enterrada. Cuando en 1981 el general Jaruzelski dio un golpe de estado en Polonia, hasta quienes habíamos apoyado activamente a Solidarnosc, pensamos en que la revolución polaca ya estaba muerta. Sin embargo, ¿no fueron esas revoluciones enterradas pero no muertas las que hicieron posible las resurrecciones (o insurrecciones) de 1989-1990? Para resucitar hay que morir. Al fin y al cabo, Jesús también fue muerto y enterrado y sus palabras resucitan cada día con más fuerza. Las almas de las revoluciones de los años cincuenta en Europa del Este, a diferencia de las almas de Gogol, tampoco murieron. Solo fueron enterradas (reprimidas) durante un tiempo. En 1989-1990 resucitaron, aunque en otros cuerpos. ¿Y si no hubieran existido las primeras habrían aparecido las segundas? Las primeras erosionaron los fundamentos del imperio soviético; en ese punto hay acuerdo entre casi todos los historiadores. Las segundas, le pusieron un punto final.

No obstante, mucho más problemático que el de Vargas Llosa es el artículo de Pérez-Reverte cuya verborrea -hay que decirlo- suena peligrosamente consonante con la de los grupos neofascistas e islamofóbicos que crecen y crecen en toda Europa. Según el excelente escritor, todos quienes hemos apoyado a las revoluciones árabes, en algún momento fracasadas, somos personajes ridículos. De esa tesis (hay que llamarla de alguna manera) se deduce que para escapar a la ridiculez, habría que apoyar solo a los movimientos sociales victoriosos. Pero, y esa es mi pregunta, ¿de cuándo acá las revoluciones y rebeliones sociales aparecen en la escena portando una póliza de seguro o una garantía de triunfo? Más todavía -permítaseme en este punto escribir en primera persona- si yo hubiese sabido que las revoluciones árabes estaban destinadas al fracaso, las habría apoyado de igual manera y con la misma decisión, guste o no a gente como Pérez-Reverte. La razón es solo una: cuando alguien entrega apoyo a movimientos que no tienen lugar en su propio país, hay razones no solo políticas sino éticas puestas en juego. Si yo hubiese realizado un cálculo de probabilidades, jamás podría haber apoyado en su tiempo al Solidarnosc de Lech Walesa ni a la Carta 77 de Vaclav Havel; nunca podría haber firmado por la liberación de Sajarov o Bahro, ni hoy brindado apoyo a Yoani Sánchez y a los suyos debido a que los disidentes no han podido hacer, en más de cincuenta años, un solo rasguño al régimen de los Castro. Jamás tampoco habría cometido la “babosidad” de apoyar a la oposición venezolana, aunque ésta, durante quince años no solo no ha podido sacarse de encima al oprobioso régimen, sino, además, no ha dejado burrada sin cometer. Más aún, Pérez-Reverte: cuando me inicié en la vida política, lo hice junto a miles de jóvenes apoyando con fervor a la resistencia española en contra de Franco. Y ninguno se preguntó acerca de sus posibilidades de éxito o de fracaso. Es que no podíamos hacer otra cosa.

Y a propósito: tan absurdo no fue después de todo haber apoyado a las revoluciones árabes. Con un mínimo de apoyo occidental, la de Siria habría triunfado si esa nación no hubiese sido cedida por Europa a la Rusia de Putin y después arrollada por los movimientos yihadistas. Gadafi ya no está, y aunque el paraíso terrenal no ha llegado a Libia, un mundo sin Gadafi es mucho mejor que uno con él. ¿O no? Ahmadineyah tampoco está, e Irán forma parte de la coalición destinada a liquidar a los yihadistas del ISIS (o EI), gracias a que el presidente Raoní recogió una parte de las reivindicaciones planteadas por los jóvenes durante la “revolución verde” de 2009. ¿Y en Egipto? ¿Habrá que recordar que los jóvenes de las plazas tumbaron a dos gobiernos en un muy breve lapso? Al de Mubarak primero, al de “los hermanos”, después. En la primera ocasión, los “hermanos” se montaron sobre una revolución que ellos no hicieron. En el segundo, los militares se montaron sobre protestas democráticas que ellos no iniciaron. En los dos casos, los estudiantes y otros grupos demócratas egipcios mostraron que ellos están en condiciones de derribar gobiernos pero no (todavía) de gobernar. Ya llegará ese momento. Lo importante por ahora es lo siguiente: esos jóvenes no son personajes de ninguna novela. Existen. Yo los vi. Quizás debería recordar a Pérez-Reverte –y con todo el respeto que su obra me merece– que Francisco Franco murió tranquilamente en su cama, pese a los millones de “babosos” que apoyaban a la resistencia española desde “afuera”.

Los plazos de la historia son muchos más largos y discontinuos que los de las novelas. Razón suficiente para intentar pensar la política en términos más históricos y menos épicos. Pues la política es, entre muchas otras definiciones, un medio que se ha dado la historia para hacerse a sí misma.

Responder