1164 - 25.10.2015 - El Napoleón del crimen

Los artículos de la columna de Pérez-Reverte en ‘El semanal’ y otros escritos suyos

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Responder
Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

1164 - 25.10.2015 - El Napoleón del crimen

Mensaje por Ada » Jue Oct 22, 2015 8:11 am

EL NAPOLEÓN DEL CRIMEN

Ayer mismo, caminando por la acera de una calle de Madrid, un niño de unos seis o siete años que iba despistado con sus padres, mirando el escaparate de una tienda, tropezó conmigo. Le acaricié la cabeza con una sonrisa, y ya iba a seguir adelante cuando escuché a su padre decirle al crío, con mucha naturalidad. «Mira por donde andas, por favor. Gracias». Y luego me dirigió una mirada de excusa. Entonces el niño, sin mirarme, dijo «perdón» y siguió su camino junto a ellos. Me quedé tan sorprendido por el suceso, por aquella reconvención paterna y la reacción del niño, del todo extraordinarias en estos tiempos, que volví la cabeza para verlos alejarse. Eran dos padres jóvenes, normales. Dos padres de infantería. Pero aquellos diez segundos junto a ellos habían hecho hermosa la mañana, y la calle parecía otra, más despejada y luminosa, y al fin continué mi paseo aún con la sonrisa en la boca, pensando que Dios o el diablo aprietan pero nunca ahogan, y que siempre hay quien se salva, y te salva. O te da esperanza. Que siempre quedan uno, o diez, o cien, justos en Sodoma. E incluso en Gomorra.

Hay días, como ayer, en los que lamento no ser millonario, como el tío Gilito o el que sea su equivalente ahora. Pero no un millonetis cualquiera, sino de verdad, a lo bestia, de ésos que pueden pagarlo todo y comprar cuanto se les pone en el morro. Un fulano con viruta suficiente para crear varios centenares, o miles, de becas para niños bien educados. Niños a los que sus padres les hayan enseñado, previamente, que las buenas maneras hacen mejor el mundo, nos hacen mejores a todos y son mecanismo clave, puerta franca para acceder a lugares y corazones. Niños, por ejemplo, como los de mi amigo Etienne de Montety, que cada vez que invitaba a cenar en su casa hacía que sus cuatro hijos, entonces de entre diez y dieciséis años, se encargaran de recibir y atender a los visitantes, cosa que hacían todos con una formalidad y una responsabilidad exquisitas. O aquel otro zagal de ocho o nueve años que una vez se me acercó con mucho aplomo junto a un bar de la Plaza Mayor y dijo: «Oiga, señor, ¿puede pedirle un vaso de agua al camarero, por favor?... Tengo sed, y como soy pequeño, puede que a mí no me haga caso».

Por eso digo que, si tuviera una pasta gansa, crearía las becas Reverte Malegra Verte. Mandaría a mis agentes por todo el mundo a buscar niños de ambos sexos bien educados, para pagar sus estudios y dedicarlos luego, cuando fuesen grandes, a la ciencia, las humanidades, la vida social y la política. Y también, de paso, gratificaría a los padres que los educaron. Financiaría el merecido bienestar de quienes les enseñaron a decir buenos días, por favor y gracias, a manejar los cubiertos, a no hablar con la boca llena, a vestirse con decoro según cada momento de la vida, a no tutear a las personas mayores, a comprender que una sonrisa, una palabra adecuada, un gesto cortés y de buena crianza, tan propios de la gente humilde como de la más afortunada, son la mejor tarjeta de visita, todavía hoy, incluso en un mundo que, como el nuestro, se va poquito a poco al carajo.

Pero eso sí. Ya metido en faena, si como dije fuera millonetis sin límite y sin tasa, también es posible que se me fuera la pinza y me diese un chungo en plan Bin Laden, o Doctor No, o profesor Moriarty -el Napoleón del crimen, enemigo de Sherlock Holmes-, y comprara una isla llena de aparatos electrónicos, misiles nucleares y Úrsulas Andress, o lo que equivalga ahora a eso; y también un gato de Angora para acariciarlo en plan canónico mientras enviaba por el mundo a mis sicarios en plan ninjas suicidas, en comandos implacables que se curraran la otra cara de la luna. Algo así como una brigada pesticida, letal, higiénica, secuestradora y exterminadora de padres de niños, e incluso de algún niño que otro -todos acaban siendo adultos- de esos groseros y maleducados que empujan en las puertas, permanecen mudos ante las palabras «buenos días», ignoran cómo se pronuncia un «por favor», tutean al lucero del alba y no han dado las gracias a nadie en su puta vida. Y ordenaría a mis esbirros especial ensañamiento y torturas refinadas tipo Fumanchú con los padres de familia que se dejan las gorras y sombreros puestos en los locales públicos, gritan al teléfono móvil, entran en calzoncillos y chanclas en los restaurantes, se hurgan la nariz y se rascan las axilas, los huevos o el chichi -seamos paritarios- mientras te empujan en el metro o el autobús. Veneno, soga y puñal, oigan. Sin piedad. Y yo reiría en mi isla, juas, juas, juas, con risa de malvado Carabel, viéndolo todo por videoconferencia, mientras acariciaba al gato.

XL Semanal, 25 de octubre de 2015
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Jue Oct 22, 2015 2:51 pm

...groseros y maleducados que empujan en las puertas, permanecen mudos ante las palabras «buenos días», ignoran cómo se pronuncia un «por favor», tutean al lucero del alba y no han dado las gracias a nadie en su puta vida.

Lidio con unos cuantos así a diario. Y cuando sucede lo contrario, como con el niño de esta patente, les doy las gracias a ellos y a los padres por alegrarme el día. Suele ser algo tan...inesperado, que a veces creo que me están tomando el pelo. Pero no. Todavía existen.

Avatar de Usuario
Jubonamarillo
Mensajes: 248
Registrado: Mié Abr 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Ese Cadi oé

Mensaje por Jubonamarillo » Sab Oct 24, 2015 9:29 am

Buena patente. Por desgracia existen muchos elementos que juegan en contra de unos padres que le dan ese tipo de educación a sus hijos. Por ejemplo, lo gracioso y aclamado hoy es ser grosero. Las series juveniles e infantiles que ponen en TV aprueban con risas enlatadas el que un pequeño se mofe de un adulto, ya sea el padre o el profesor. En fin, que algo que se supone debe ser natural, enseñarle educación a un pequeño o pequeña, se convierte en un verdadero desafío.
Y al finalizar os hiero

Avatar de Usuario
Jubonamarillo
Mensajes: 248
Registrado: Mié Abr 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Ese Cadi oé

Mensaje por Jubonamarillo » Sab Oct 24, 2015 10:53 am

Por cierto, gracias por la patente. :oops:
Y al finalizar os hiero

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Mar Oct 27, 2015 2:01 pm

Jubonamarillo escribió:Buena patente. Por desgracia existen muchos elementos que juegan en contra de unos padres que le dan ese tipo de educación a sus hijos. Por ejemplo, lo gracioso y aclamado hoy es ser grosero. Las series juveniles e infantiles que ponen en TV aprueban con risas enlatadas el que un pequeño se mofe de un adulto, ya sea el padre o el profesor. En fin, que algo que se supone debe ser natural, enseñarle educación a un pequeño o pequeña, se convierte en un verdadero desafío.


No sé, creo que si el niño está bien educado, sabe diferenciar la TV de la realidad. Sabe que no puede hacer en la vida real lo que ve en las series de televisión. :wink:
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Mar Oct 27, 2015 5:02 pm

Totalmente de acuerdo con Rever. Me encantaría que existiesen sus becas y sus milicias mata padres y niños mal educados. Me van cayendo años y cada vez soy más sensible al tema. Quizá también porque yo no me he reproducido y es algo que tan sólo observo, pero no experimento. El niño que se tropezó con Arturo, forma parte de una triste minoría y sus padres también. Doy fe de que lo que abunda es lo otro, y me espanta. El futuro me da verdadero pánico al saberlo en manos de lo que viene.
Antes, nos educaban todos. En casa, los vecinos, la tele. Ibas de visita y te sentabas quieto, con ganas de coger una patata frita, pero te reprimías, y solo alcanzabas una de cuando en cuando, e incluso internamente pensabas si ya era momento de coger otra, si había pasado el tiempo adecuado entre esa que querías coger y la anterior que ya habías comido.
Los adultos ponían normas y te enseñaban valores. Ahora un niño es un proyecto de tirano. Cada padre se cree que la Tierra ya no gira alrededor del Sol, si no entorno a su hijo. Nadie puede ponerles límites, ni reprenderles, ni siquiera sus propios padres, que se afanan en agasajarlos con miles de objetos. Pa mi hijo lo mejor. Lo mejor que es lo peor. Forjando caprichosos insensibles y alborotadores. Sufro las consecuencias de todo eso. Todos los días. A mi vecina de arriba ya amonesté en más de una ocasión porque deja que sus hijos tomen la casa como si fuera una pista americana. Su explicación: ¡son niños!- me dice la tipa.
Yo un día, con la vena del cuello hinchada y con ganas de coger a esa pendeja y empotrarla contra la pared la contesté: yo también fui niña, pero mi madre me decía que en casa no se corría ni se jugaba al balón, y no es cuestión de leyes o de horarios de silencio, es cuestión de educación, respeto y ética . ¡Educa a tus hijos!
Me di la vuelta y me bajé.
Ella me respondió con un portazo que hizo retumbar todo el edificio.
Rabia y tristeza.
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Avatar de Usuario
Ada
Mensajes: 5717
Registrado: Jue Ago 16, 2007 11:00 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Ada » Mar Oct 27, 2015 5:16 pm

El problema no es la educación de los hijos, sino la educación de los padres. Lamentablemente hay muchos casos en que no tienen educación, como en el triste ejemplo que comentas, Agustina
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es

Avatar de Usuario
Jubonamarillo
Mensajes: 248
Registrado: Mié Abr 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Ese Cadi oé

Mensaje por Jubonamarillo » Mié Oct 28, 2015 8:27 pm

Pues creo que un pequeño por si solo, por mucha educacion que se le de, no diferencia realidad de ficcion. De hecho, si le regalas un disfraz de superman y no estas pendiente de el, se tirara por la ventana creyendo que vuela.
A lo que me refiero es que por desgracia hay mas factores negativos que positivos que influyen en el crecimiento de un crio y por eso mismo los primeros a los q se debe mirar es a los padres.
Y al finalizar os hiero

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14364
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Mar Nov 10, 2015 10:13 am

Un profesor usa esta patente en su clase:

https://lclana.wordpress.com/2015/11/09 ... ias-clave/

Avatar de Usuario
agustinadearagon
Mensajes: 2636
Registrado: Vie Sep 05, 2008 11:00 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por agustinadearagon » Lun Nov 16, 2015 11:58 am

La genética pesa, por supuesto, predispone el lugar y hasta el clima. Eso nos dicen los antropólogos y los sociólogos, pero mucho más la educación y la cultura. Es así en las personas y hasta en los animales. El cerebro es arcilla, sobre todo en las edades tempranas. Cualquier psiquiatra lo puede corroborar.

Una de las llamadas razas peligrosas en perros, pit bull, american canario, etc....Estoy cansada de verlo. Si lo educas para estar dando por culo todo el día pidiendo juego y mimos, lo hará más que un Retriever, pero si le enseñas desde peque al ataque y la lucha, le incentivas su naturaleza será un asesino.

Lo que quieras para la ciudad ponlo en la escuela. Lo dijo Platón, un filósofo de esos de los que ya no se estudian en las aulas.
"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro quizá esté muy oscuro para leer". G.M.

Avatar de Usuario
endeavour
Mensajes: 946
Registrado: Jue Ene 21, 2010 12:00 am
Ubicación: Valencia

Mensaje por endeavour » Mar Dic 01, 2015 3:38 pm

Yo os juro que lo intento. Lo único que mi hija no lleva bien es lo de hablar de usted. Porqye cuando lo hace siempre le vienen con que les hable de tú, que los hace mayores. Si es que eres mayor, imbécil o imbécila. De hecho la niña te ve como como un viejo, coño. Pero eso no lo dices. No se dan cuenta de que lo que haces es para darle la base.

El año pasado el profesor que tenía mi hija nos felicito por su educación y por estar pendientes de su formación. Nos dijo que éramos una rara avis.

Si supierais lo que echo de menos este año yo a ese profesor. Menudos niñatos garrulos nos han tocado este año. Y lo curioso es que alguno lleva años siendo maestro. Lo siento por la parte que te toca Siana, pero vaya telita con lo que tenemos que lidiar nosotros también.

Un saludo

Responder