La Reverteca

Noticias, entrevistas, artículos y material diverso sobre Arturo Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Mar Ene 29, 2019 12:44 pm

Lecciones de supervivencia en las palabras de don Arturo Pérez-Reverte
proapocalipsishoy.com - 20/01/2019

” La vida es un territorio peligroso y saberlo, ayuda a sobrevivir o a mantenerte con vida más tiempo y , los estúpidos, mueren primero. ” *6 (40:56)

Esta frase, es sólo una de tantísimas frases con las que D. Arturo Pérez-Reverte, nos instruye y alecciona a quienes somos receptivos a tales enseñanzas, conscientes de los peligros actuales y posibles con los que la vida nos puede sorprender, en cualquier momento. Quién no conoce hoy en día a éste señor, ya sea por su trayectoria como corresponsal de guerra y reportero durante 21 años, escritor de éxito, académico o, más recientemente (en comparación con el resto de su vida laboral) tuitero. Admirado, denostado, demonizado y ejemplarizado, este “héroe” y/o “villano” vive y expresa sus convicciones con autoridad moral y dignidad en un mundo que ha perdido ésta misma dignidad. Firme en sus ideas y convicciones que se reiteran a lo largo de los años. Defensor acérrimo de la cultura y el libre pensamiento que el raciocinio ilustrado nutre, expresa su amargura, decepción e insatisfacción con la filosofía de vida actual en forma de lágrimas léxicas. Este “vengador literario”, además, viene respaldado por la poco frecuente credibilidad que le otorga la autosuficiencia económica y la autonomía de la esclavitud que conlleva el cobrar una nómina.

Desde este blog me he propuesto compartir algunas de sus lecciones de supervivencia sobradamente probadas y respaldadas por tantos años de labor informativa en tantísimos lugares y situaciones de peligro tangible y real, que muchos no somos capaces de apreciar, entender o imaginar. Lecciones exprimidas de sus experiencias vitales. No trato, con éstas breves palabras, de exponer una tesis, pero trataré en la medida de mis capacidades, presentar una síntesis, usando como medio para tal fin algunas frases seleccionadas que puedan aspirar a condensar el conocimiento acumulado en su persona, en lo que a este blog atañe ( la supervivencia ), que ha tenido a bien compartir en algunas de sus entrevistas concedidas. Tampoco voy a comenzar con una biografía o bibliografía, ya que tú, lector, dispones de sobrados medios y fuentes para informarte en caso de que sea esa tu intención o interés.

No es una labor fácil dotar de una estructura coherente y correlativa a éste proyecto, pero espero haber solucionado ésta dificultad con eficacia. Soy consciente de que inevitablemente sus detractores o “haters” buscarán el acomodar estas opiniones a sus argumentos críticos. Quizá busquen tergiversar, velar, esconder, oscurecer (en el sentido de aportar carácter o intención negativos a su significado), mezclar o diluir el mensaje de éstas palabras o la intención con que han sido pronunciadas, al mismo tiempo que etiquetar con los calificativos más “de moda”, u otros, el fin con que éste artículo ha sido redactado.

Con el propósito, por un lado, de facilitar la compresión de la intencionalidad de éstas frases y, por otro lado, el de complicar algo el municionado de los teclados de aquellos que buscan el error o el sinsentido (tengan o no causa para ello), debo aclarar que, cuando incluyo comentarios de D. Arturo respecto a la guerra, éstos mismos comentarios no son únicamente aplicables a éste escenario, sino también a todos aquellos que son parecidos dados sus similares características de: “matar o morir”. En otras palabras, situaciones de caos social generalizado en las que no se observan las leyes o códigos morales, que se pueden propiciar en muchas situaciones de colapso o emergencia.

Es misión harto complicada la de escoger, entre ésta enciclopedia de criterio, sabiduría, y racionalidad, cuáles son las citas más significativas. En definitiva, seleccionar en éste océano de coherencia las gotas apropiadas para empapar éste artículo. Pero voy a intentarlo:

” La dignidad está en pelear hasta el último cartucho.” *6 (45:45)
Frase de un personaje en una de sus novelas: ” Mejor un: “por si acaso” que un “Quién lo iba a decir.” ” *4 (10:24) “
” Las grandes ideas quedan para la retaguardia. ” *4 (19:10)
” El ser humano es capaz de cualquier cosa, depende de las circunstancias. ” *1 (23:06)
” El ser humano es un animal muy peligroso. El mundo es un lugar peligroso, con reglas caóticas. (…) Cuando llega la guerra, el caos, el desastre, el terremoto, lo que sea,(…), cuando el caos llega con sus reglas inmutables y permanentes, el ser humano corre el riesgo de ser otra vez lo que siempre fue, es decir, salta el barniz y el ser humano vuelve otra vez a ser el depredador, el asesino, el ambicioso, el lujurioso (…). Por eso es tan importante el estar preparados. ” *7 (28:39)
” A las generaciones jóvenes, a nuestros hijos, (…) les estamos escamoteando la realidad. Los estamos educando para un mundo en el cual los lobos son buenos, los osos polares son bondadosos y mimosines (…), y no. No es así. Los osos polares son carniceros muy peligrosos y el mundo es un lugar peligroso. (…) Cuando llega la realidad, y siempre llega, el problema es que los jóvenes actuales, en España y fuera de España, se encuentran indefensos. No han sido preparados. No han sido adiestrados. Nuestros abuelos lo sabían, sabían que había dolor, enfermedad, (…), muerte, en fin, un montón de cosas. Ahora no, creemos que estamos a salvo.
(…) Es cierto que lo que observo ahora es que hay una mayor indefensión, una menor capacidad de afrontar, de respuesta ante la realidad de la vida. Y eso es muy peligroso. (…) Cuando llega el malo, el que no respeta reglas, el que sabe que el oso come, el que sabe que el ser humano es malo, el que sabe que una pistola mata, ese tiene ventaja. Y ese gana la batalla. ” *7 (29:59)
” El hombre corre bien los cien metros pero la mujer corre muy bien la maratón. Tiene una gran resistencia al dolor, a la tensión. En momentos de caos la mujer tiene mucha más presencia, física e intelectual. ” *7 (03:23)
“Cuando eres culto, cuando conoces el mundo en el que vives, eso te permite afrontar la vida con naturalidad. Afrontar la muerte, el dolor inevitable, el fracaso. Afrontar el éxito también con serenidad. La cultura es lo que nos permite hacer frente a las mil trampas y mil vicisitudes que la vida nos va poniendo en el camino. (…) Cuando no tienes las herramientas que te permiten interpretar, que te dan lucidez y te dan mecanismos defensivos, incluso analgésicos frente a la derrota, estás indefenso. ” *6 (41:40)
” Cuando vives en lugares complejos, en territorios hostiles, en lugares peligrosos, los afectos son peligrosos porque el afecto te hace menos eficaz. Te pone en peligro. Te vuelve vulnerable. (…) En momentos de grandes crisis es bueno no tener afectos. ” *5 (15:06)
” Cuanto más tienes más vulnerable eres. ” *3 (44:32)
” Cuando el mundo real golpea, cuando la vida te lleva al territorio peligroso, al territorio hostil, cuando el mundo se ensombrece, caen relámpagos y hay tiros y sangre y dolor y horror y violencia, entonces, la compañía afectiva es perjudicial. Lo he vivido. No es una teoría intelectual. ” *5 (16:46)
” En el mundo occidental, en nuestra cómoda y confortable Europa, pensamos que la vida humana es muy valiosa y que todo se arregla dialogando y que la violencia es mala y esas cosas. (…) Pero esto es un pequeño lugar, un pequeño oasis en un mundo muy diferente. En el mundo real, allí!, donde hay gente que vive (…) allí matan por dos dedos de agua. (…) Por una mirada, por una mala palabra, por una mujer, por un hombre, por cualquier cosa. (…) La gente se comporta allí de manera diferente. La vida no vale nada. ” *4 (27:34)
” Quizá en la guerra lo que te hace falta es una especie de salud, más salud, y una mayor capacidad de encajar las dificultades sin desmoralizarte. La soledad, el cansancio, el horror de los demás, el peligro, y eso interiorizarlo de forma que no te impida seguir trabajando. ” *3 (10:46)
” Cuando me he encontrado a un superviviente (…) siempre me he preguntado qué hizo para sobrevivir. Es muy difícil sobrevivir. (…) Si casi todos murieron, por qué él sobrevivió. (…) Nada es blanco o negro. ” *2 (39:15)
” Trabajé en países en guerra, en lugares que no siempre eran agradables. Viví momentos (…) incluso de crueldad propia, porque, cuando uno vive en esos mundos, (…) para sobrevivir o para trabajar o lo que sea, debe, a veces, ser casi tan malo como el mundo en el que está viviendo. ” *2 (10:50)
” Vi a mis amigos quemar, violar, matar, saquear. Eran mis amigos. Eran los mismos tipos, con sus virtudes, pero era otra faceta de esos mismos tipos. Ese día descubrí, con 26 años, que el hombre no es ni bueno ni malo, que somos las dos cosas y según los momentos de la vida mostramos una u otra faceta. (…) No hay una línea clara. (…) La vida es ésto realmente. Lo otro, lo del blanco, negro, el bien, el mal, lo claro y el oscuro, eso está en los libros simples y en las películas tontas y en los moralistas bobos que nunca jamás se salpicaron con sangre ni con miseria ni con dolor ni con humanidad. ” *2 (44:53)
” La guerra rompe los barnices de la civilización, (…) devuelve al ser humano a su estado primitivo. A las seis o siete reglas elementales: supervivencia, procreación, alimento, calor, grupo para supervivencia, exterminio del adversario. ” *1 (20:26)

Muy a menudo la supervivencia va más allá de la que se desarrolla en el medio natural o durante una emergencia, siendo, frecuentemente, la que se desempeña en el día a día, en nuestra casa, en nuestra sociedad o en nuestra mente. Es por éste motivo que he querido ampliar algo el rango de lo que tradicionalmente asociamos con el concepto de supervivencia. Queda a tu juicio decidir si las siguientes palabras pueden ser útiles para sobrevivir, sea en el ámbito que sea.

SUPERVIVENCIA SOCIAL
” Es más peligroso un estúpido que un malvado. ” *8 (35:46)
” Si juntas a un malvado con mil tontos tienes mil un malvados. ” *7 (08:30)
” Con un malo inteligente se puede negociar pero con un cobarde estúpido jamás se puede negociar ni jamás se puede hacer nada. ” *8 (23:35)
” A veces uno encuentra más honestidad, desgraciadamente, más honradez en el radical sanguinario que en el hombre presuntamente honorable que en realidad está dispuesto a aplaudir a cualquiera que vence y está dispuesto a apuñalar a cualquiera que cae. ” *8 (19:43)
” La cultura no nos pone a salvo. Uno puede ser culto y puede ser un asesino también, o un criminal. ” *7 (28:10)
” Ahora la gente es gozosamente inculta. Yo puedo entender que unos campesinos analfabetos puteados por sus señoritos del cortijo le peguen fuego a la iglesia con el cura dentro, lo puedo entender!. Históricamente en el año 36. Pero no puedo entender que hoy, (…) que la educación es gratuita, que tenemos internet, televisión, donde la gente puede acceder a la cultura, si quiere, la gente voluntariamente la rechace. Y prefiere ver “Sálvame” o prefieren ver otras cosas a educarse. Ahora somos culpables. Antes éramos unos salvajes inocentes. Unos brutos criminales inocentes. Ingenuos. Ahora somos unos estúpidos voluntarios deliberados. ” *4 (22:35)

SUPERVIVENCIA COMO SOCIEDAD
” No hay verdadera democracia si no hay cultura. Un pueblo analfabeto nunca puede ser verdaderamente demócrata porque no tiene la capacidad de discernir cuando lo manipulan. (…) Sin cultura (…) es imposible que un pueblo sea libre ” *8 (01:35)
” Yo no quiero felicidad para el pueblo. Quiero su libertad. Usándola que sea o no feliz ya será asunto suyo. ” *8 (32:02).
” La Historia nos da un montón de claves interpretativas del presente” *7 (01:47)
” Todo lo que es fanatismo, todo lo que tiene un sólo libro, (…) siempre es peligroso. ” *3 (52:49)

SUPERVIVENCIA EN LAS REDES SOCIALES
” Antes el usuario necesitaba el rigor de un periodista formado, culto, consciente, preparado para transmitirle información (…), ahora cualquier voz era (sic) la fuente primaria, sin tratamiento (…) cualquiera puede manipular, cualquiera puede mentir, cualquiera puede crear una información deformada (…) sin filtro. Es el receptor quien debe jerarquizar, quien su cultura, su formación, dice: bueno esto es basura y esto no lo es, esto es bueno, esto es malo, esto es útil o esto es una manipulación.” *7 (10:41)
” Ahora ciento cuarenta caracteres constituyen una ideología. Es que es terrible. Es que ahora nos estamos moviendo, no por discursos políticos, no por personalidades con un peso social, político, económico o cultural, sino que nos estamos moviendo por tuits facilones. (…) La gente vota por tuits, por los tuits que ha leído, no por los discursos serios, solventes que ha oído, porque esos incluso ya no se producen.” *7 (39:18)
” Tu ves las redes sociales, los debates tan elementales, los clichés tan facilones, la etiquetas tan baratas (…). La gente opina sobre el tuit que ha puesto el otro no sobre el hecho concreto. (…) Esa exigencia continua a que el que está enfrente se defina para poder insultarlo, o poderlo apoyar, es tristísima. Y eso denota una profunda incultura. No existe el debate en España y eso es lo triste, eso es lo trágico y eso es lo que nos lleva a situaciones como la que estamos viviendo política, histórica y socialmente.” *4 (20:37)

Si de éste humilde artículo queda algo grabado en la memoria de alguien, por escueto que ésto sea, quedaré satisfecho porque sabré que esas palabras, aunque breves, pueden conducir nuestras acciones o condicionar nuestras actitudes, de cara a enfrentar futuras amenazas, en la dirección correcta. Ésta es: ser realista y llevar a cabo las acciones necesarias para sobrellevar con éxito una situación de supervivencia. Sin fantasías ñonas peliculeras ni chorradas de reality-show.

Desde mi isla digital, lanzo ésta botella al océano de las redes sociales con la esperanza de que el mensaje contenido en su interior alcance su destino: Informar, concienciar y atizar alguna reflexión. Reflexiones como la que, entre otras muchas que me han atacado, me permito compartir a continuación.

La “respuesta a nuestras inquietudes”, la “solución a nuestros problemas”, ya no está únicamente en la televisión, ni en el periodismo Web de las grandes compañías. Está en la curiosidad, en la disconformidad, en la cultura, en la investigación y en contrastar informaciones con las que destilar una opinión propia aséptica, lejos de la contaminación oficial de tal o cual medio “de renombre” o populista. En mi opinión, prácticamente no existe el periodismo “reconocido” independiente fuera de los flujos oficiales de información, lo que creo, debe ser la base de la información. Cualquiera que difiera de la corriente mediática que impulsan los colosos de la información es denostado menospreciado, desacreditado, etiquetado (correcta o incorrectamente según interese) o enterrado.

Al parecer, en nuestros tiempos, el buen periodismo únicamente es calificado como veraz si viene respaldado por un nombre en mayúsculas adornado de una cabecera con “categoría”. Hoy en día, todas las personas con conocimiento de causa, imparciales, equidistantes, desde la objetividad y con sus medios, más o menos modestos, con sus recursos comunicativos caseros, son los herederos de los valores de la información imparcial; sólo que sin acreditaciones, respaldo económico o académico; sin los medios de difusión o el prestigio que se otorga a los rancios oligarcas de la información y que heredan los subastados grandes medios de comunicación, sea cual sea la ideología, política o corriente social que defienden, propugnan o impulsan. Por cierto, no dejes que mi opinión estropee, menoscabe o te distraiga del mensaje que el núcleo del artículo quiere transmitir.

Un vez dicho ésto y dando por aliviada temporalmente la picazón, me gustaría concluir diciendo que, como seguramente habrás deducido, sobre el tema tratado en ésta publicación se podrían desarrollar incontables secuelas que, aunque ahora mismo no se contemplan, tampoco se descartan, debido, entre otras cosas a la enorme satisfacción que me ha producido la investigación que ha precedido a éstas palabras.

Vídeos: https://proapocalipsishoy.com/2019/01/2 ... z-reverte/

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Vie Feb 15, 2019 7:47 pm

Arturo Pérez-Reverte
Eduardo Martínez Rico - eldiadigital.es - 15/02/2019

Arturo Pérez-Reverte ha hecho libros para disfrutar. Para disfrutar él, escribiéndolos, investigándolos, viviéndolos, y para disfrutarlos nosotros, lectores. Ha hecho libros que tal vez parezcan de puro entretenimiento, lo cual ya sería muchísimo, pero que en realidad esconden mucho más que eso. Son libros que llevan a otros libros, que invitan a bucear en la Cultura, a visitar museos, bibliotecas, a ser más cultos, más inquietos, a disfrutar más, finalmente, de la vida.

Y todo esto lo ha conseguido sin pretensiones. Es decir, pretensiones muchas, de hacer grandes libros, con sólidos cimientos –muchas veces los de la Cultura, con mayúscula, pero también con su carrera, el periodismo, su propia vida y experiencias. Digo sin pretensiones porque lo que ha querido fundamentalmente es divertir a los lectores, tal vez porque mientras lo hacía se ha divertido mucho él mismo. En una entrevista que le hizo en la Fundación Juan Marcha Sergio Vila-San Juan declaró: “Esto nace del placer personal”.

Nace de su entusiasmo, de su fuerza, su gran energía para trabajar los temas, para viajar en busca de los mejores escenarios, para unir el conocimiento nuevo que ha ido adquiriendo con sus lecturas de antaño, para unir realidad con imaginación, la experiencia con la fábula, y una prosa que agarra al lector, sencilla hasta cierto punto, una prosa de narrador puro, sin florituras, clara, directa, con mucho verbo y mucha acción, frases que van como flechas a la diana, y la diana es el lector, pero también la propia novela que se va desenvolviendo ante nuestros ojos y ante el propio escritor.

“Es un triunfador”, le oí decir una vez a su querido amigo Raúl del Pozo. Lo es desde muchos puntos de vista, los más externos y superficiales, quizá, y los más profundos. Es un gran best-seller, ha vendido millones de ejemplares; sus novelas se han traducido a medio mundo, o a más de medio mundo, tiene cientos de miles de seguidores en Twitter; sus artículos conllevan una gran repercusión y están escritos a quemarropa, con enorme pasión.

Pérez-Reverte es un triunfador, en efecto, en muchos sentidos. Académico de la Española, posee legiones de fans, de lectores que tienen en él un auténtico referente, y sobre todo que disfrutan muchísimo de sus libros, yo diría que de todos sus libros, de sus novelas largas, de sus libros de Alatriste, de Falcó, de sus recopilaciones de artículos, de todo lo que publica porque todo lo cuida y lo disfruta él mismo antes de sacarlo a la luz. Y sobre todo todo es él mismo.

Dice y escribe lo que siente y como lo siente. También se habrá ganado enemigos, o gente que no lo quiere tanto o tan bien. Su carácter y su trayectoria han tomado ese camino, su propia vida. Pero sin duda, como un mosquetero, si tuviera que batirse en duelo le aparecerían pronto muchos compañeros para ayudarle, “uno para todos y todos para uno”.

España necesitaba un escritor así, de ideas y aventuras, un poco en la línea de Alberto Vázquez-Figueroa, pura aventura, un escritor como Baroja comprometido con el lector y consigo mismo, un gran narrador como Cervantes, Stendhal, Dumas, Stevenson, Sabatini, Hope… como todos esos grandes contadores de historias que todos conocemos y nunca olvidamos, porque a todos volvemos siempre tal vez porque nunca los hemos abandonado.

Una cosa es escribir bien y otra es contar bien. Una cosa es ser un gran escritor y otra ser un gran narrador. Hay un matiz y hay un territorio común. Todo esto puede coincidir, artísticamente, y yo creo que coincide en Pérez-Reverte.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Lun Mar 04, 2019 2:56 pm

Podemos pide a Pérez-Reverte que deje su sitio en la RAE a una mujer
Alberto D Prieto - elespanol.es - 04/03/2019

En la semana de la mujer, y como adelanto del programa electoral con el que Unidas Podemos se va a presentar a las elecciones generales del 28-A, el partido de Pablo Iglesias propone que Arturo Pérez Reverte, una de sus bestias negras en las redes, deje su sillón en la Real Academia Española y se lo ceda a una mujer. "Si la RAE recoge el sentir de la sociedad española, aunque sea en el lenguaje, tiene que caminar hacia la paridad", ha exigido Noelia Vera, portavoz del Consejo de Dirección de la formación morada, "no puede ser que entre los 46 académicos haya sólo ocho mujeres".

La reivindicación viene como consecuencia de la propuesta concreta de Podemos, una reforma de la ley 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, que en su artículo 16 establece que "los Poderes Públicos procurarán atender al principio de presencia equilibrada de mujeres y hombres en los nombramientos y designaciones de los cargos de responsabilidad que les correspondan".

Para Podemos esto no es suficiente, "no se debe procurar, se debe obligar", ha dicho Vera. "Y no sólo en los organismos públicos, sino en todas las entidades que reciben subvenciones cuantiosas, de millones de euros" de dinero público, "como la Real Academia". Y de ahí la mención al exreportero de guerra y autor de 'El Club Dumas'. "Ya le hemos visto este fin de semana en una reunión con escritoras... parece que va en el buen camino, puede que se haya dado cuenta de que las mujeres tenemos mucho que decir", ha añadido la portavoz.

La propuesta del partido morado llega en plena semana de la mujer, en la que han comprometido el apoyo y participación como formación política "a la huelga laboral y de cuidados" del próximo 8-M, "porque el del año pasado fue una auténtica revolución, hay un antes y un después de aquel día, en el que la sociedad española demostró que es moderna y feminista".

La reforma de la ley de igualdad del Gobierno de Rodríguez Zapatero exigirá que en un plazo de cuatro años todas las entidades públicas y las subvencionadas adapten sus consejos de dirección a la paridad entre hombres y mujeres. "Es tiempo más que suficiente, creemos", ha añadido Pablo Echenique, "y la entidad que no cumpla dejará de recibir dinero público". Podemos se ha comprometido a implantar este cambio legislativo si logra gobernar después del 28-A, "porque ya hemos visto los límites del PSOE, un partido al que le tiemblan las piernas en las reformas de verdad", ha acusado el secretario de Organización. "Nosotras somos mucho más ambiciosos y estamos convencidos de que se puede", ha apuntado Vera, "aunque las tres derechas prefieran mandarnos de vuelta a la cocina y recortar derechos a las mujeres, y Pedro Sánchez prefiera el 'virgencita, que me quede como estoy'".

--

Podemos invita a Pérez-Reverte a dejar su sillón en la RAE para cederlo a una mujer
Ana Cabanillas - elindependiente.com - 04/03/2019

Podemos exigirá paridad a todas las instituciones como requisito para recibir subvenciones públicas. Es la última propuesta que incluirá en su programa electoral para las generales el partido de Pablo Iglesias, que ha aprovechado la ocasión para invitar al escritor Arturo Pérez-Reverte a ceder su sillón en la Real Academia Española (RAE) a una mujer. La formación ha considerado que esta institución, financiada con fondos públicos, supone “un bochorno y una vergüenza” por contar con 8 académicas de los 46 totales que componen la dirección. (...)

“Es una vergüenza, un bochorno, que en 2019 la Real Academia de las letras tenga a mujeres solo en 8 puestos de los 46 en sus sillones de decisión. Esto tiene que cambiar”, ha determinado Vera, que ha aprovechado para deslizar una invitación a uno de los escritores españoles más reconocidos internacionalmente. “Estos días veíamos que el señor Pérez-Reverte tenía un acto con mujeres escritoras, le animamos a que si ya está entendiendo que las mujeres tienen que estar en espacios de decisión, se plantee dejarles su sitio”.

El escritor ha sido objeto de polémica en los últimos meses por sus reacciones a algunas expresiones del llamado ‘lenguaje inclusivo’. Después de que el pasado verano el Gobierno de Pedro Sánchez pidiera a la RAE un informe para adaptar la Constitución a estas nuevas expresiones, el autor de El Capitán Alatriste ironizó con el asunto a través de Twitter. “Cuando oigo hablar de concejales y concejalas me pregunto por qué ningunean a los concejalos”. En una entrevista en La Sexta el pasado noviembre, Pérez-Reverte se mostró partidario de un cambio en el lenguaje, pero advirtió de que el intento de “politizar la lengua es un disparate”. “Es normal que en este siglo XXI se le dé cabida a la mujer, pero todo tiene unos límites, unas líneas rojas, que se llaman sentido común, estupidez, demagogia y oportunismo”. “Lo que no puedo tolerar es que la estupidez me trastoque una herramienta que necesito que sea perfecta y diáfana para trabajar”. En otras ocasiones, ha llegado a acusar a sus compañeros de la Real Academia de la Lengua de dejarse intimidar “por el matonismo ultrafeminista radical”.

Podemos pasa ahora al ataque con Pérez-Reverte después de algunos rifirrafes públicos, como el que se produjo el pasado diciembre, un día antes de las elecciones andaluzas. El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, emitió un tuit en la jornada de reflexión en el hacía un llamamiento al “hermano andaluz” y “hermana andaluza” y pedía indirectamente el voto para su formación. El escritor no dudó en responder al político aragonés. “Hermano andaluz, hermana andaluza”, ironizaba. “Lo más insultante es cuando te toman por gilipollas”.

--

Un nuevo 8 de marzo: ¿Feminismo o hembrismo?
Darío Iglesias Muñoz - noticiasdelavilla.net - 04/03/2019

“Las mujeres que han cambiado el mundo no han necesitado nunca mostrar otra cosa que su inteligencia”.

Hay un feminismo que es serio, respetable, y otro que es abominable, llegó a decir el controvertido Pérez-Reverte en una entrevista. Y no le falta algo de razón. Existe un feminismo sano que lucha día a día por la igualdad real de derechos y oportunidades de las mujeres desde un clima de diálogo y respeto hacia el sexo opuesto. Mujeres que, sin dejar de serlo, reivindican justicia y equidad para la figura femenina en la sociedad del siglo XXI. Pero existe otro sector que, abanderando el lema “abajo los hombres”, como aparecía escrito en una pancarta en una de sus manifestaciones, parecen reivindicar el exterminio de la masculinidad. Conductas grotescas, actos ridículos e inútiles gritos, que nada tienen que ver con el espíritu real de esa lucha, reducen su protesta de impotencia a un feroz odio por los hombres, a una guerra que decidirá quienes quedan arriba y quienes abajo. Amigas feministas, groso error. Ese no es el camino. Con esa actitud están cayendo ustedes, pero a la inversa, en lo que tanto critican de esa sociedad patriarcal en la que las mujeres no contaban nada y ellos parecían tener más dignidad que ellas.

Aquí no se trata de empoderar, ni de saber quién, es más, sino de saber que los dos tienen la misma dignidad y los mismos derechos y oportunidades. Eso es lo que hay que perseguir y lo que han de gritar. Ese es el feminismo en el que creo. El que, respetando y valorando al otro, lucha por una sociedad más justa e igualitaria, el que defiende a las mujeres sin caer en el groserío, el que celebra el día de la mujer diariamente, el que no busca el empoderamiento, el que es capaz de construir sin destruir, el que persigue romper ese techo de cristal que cobija a no pocas mujeres, el que valora la feminidad sin menospreciar la masculinidad.

Decía Gloria Steinem, una periodista estadounidense que abanderó la lucha feminista en los años 60: “una feminista es cualquiera que reconozca la igualdad y plena humanidad de ambos sexos, sin caer en el odio a los hombres”. Este es el camino. No hay otro. Luchar y trabar por la igualdad real de derechos y oportunidades. Ellas se lo merecen. Nos lo merecemos.

Un abrazo a todos. Ánimo y adelante.

--

Huelgas y manifiestos
Alfonso González Jerez - laopinion.es - 05/03/2019

Hace ahora casi un año se celebraba el Día de la Mujer. Fue un gran día, un éxito indiscutible como convocatoria política, un impresionante aldabonazo feminista que emocionó a muchos cientos de miles de mujeres y hombres en todo el país. Recuerdo que me referí entonces, en una columneja, al interminable y muy discutible manifiesto de la huelga general feminista. Insistí en que su relevancia era limitada, porque la propia protesta evidenciaría en manifestaciones y concentraciones su carácter transversal y su pluralismo ideológico. Pensé incluso que las propias responsables del manifiesto tomarían buena nota y sortearían en siguientes convocatorias un pronunciamiento tan hiperideologizado y con una vocación doctrinal que lindaba con lo eclesiástico. Dentro del propio movimiento feminista -amplio, rico y nada monolítico- se debatió si repetir el siguiente 8 de marzo la convocatoria de una huelga general suponía la estrategia más acertada. Toda la experiencia acumulada en siglo y medio de huelgas -gremiales, obreras, estudiantiles- te indica lo contrario. Es difícil encontrar un esfuerzo tan inútil como ritualizar una huelga: finalmente se convierte en un amuleto más que en un instrumento de participación cívica. Y la gente deserta.

Como suele ocurrirme, me ha equivocado. Habrá huelga o eso se pretende. Y el manifiesto del Día de la Mujer de 2019 es aun más largo, más excluyente y más exasperadamente sectario que el del año pasado: un texto frente al que cualquier ensayo de Judith Butler parecería escrito por Laura Ingalls. Cuesta no detectar una singular paradoja entre los postulados programáticos de un manifiesto tan radical (y torpe) y el apoyo cuasiuniversal a una "jornada de lucha" que tiene las simpatías del Gobierno, la mayoría de los partidos, los sindicatos, los colegios profesionales y las asociaciones de vecinos: de Patricia Botín a los chicos y chicas de la CUP. O el manifiesto es un sulfuroso ejercicio de retórica desconectado de cualquier potencia transformadora o la nueva ola feminista está a punto de ser envasada como bebida refrescante para consumo de todos.

Y no se trata de diferencias o tensiones entre el feminismo de la igualdad y el feminismo de la diferencia a la hora de dirigir un movimiento y decidir su papel operativo y sus propuestas en el espacio público español durante los próximos años, sino de centrarse en un conjunto de políticas, medidas y acciones que siguen siendo tan imprescindibles como urgentes. No lo es, desde luego, la penúltima ocurrencia de Podemos: cortar cualquier subvención pública a entidades que no cumplan escrupulosamente con la paridad entre géneros como, por ejemplo, la Real Academia de la Lengua. O se designan rápidamente a una quincena de académicas -vienen a decir los podemitas- o los fondos destinados a investigación, becas o divulgación editorial de la Real Academia debe suspenderse y al carajo con todo. Para conseguir viralizar esta melonada, una señora de Podemos pidió a Arturo Pérez Reverte que renuncie a su plaza de académico para que entre la Casa una escritora, porque además los escritores que no le gustan a Podemos -a las dirigentes de Podemos más concretamente- deben ser molestados y zaheridos por sus morados ovarios. Esta ristra de imbecilidades, nutridas de una petulante ignorancia sobre la misión y los objetivos de la Real Academia -cuya número dos y secretaria es una mujer, la profesora Aurora Egido- le sirve a Podemos para no comentar que entre sus candidatos a presidir comunidades autonómicas el próximo mayo solo dos son mujeres. Por ejemplo.

--

¿Por qué la izquierda ha abandonado la razón?
Jorge Brugos Martínez - alicanteplaza.es - 06/03/2019

La semana pasada, Miquel González, director de Alicante Plaza, se preguntaba en su artículo las razones por las que Ciudadanos había abandonado el centro. Lo que habría que cuestionarse, no es si la formación de Albert Rivera ha perdido la centralidad pasada, puesto que nunca se ha movido de esa posición del espectro político, sino porque tanto PSOE como Podemos han olvidado los principios sociales y progresistas cayendo en iniciativas electoralistas populistas que no mejoran la vida a los españoles.

Hace tiempo ya que el socialismo y el comunismo dejaron de encontrar sentido a su existencia y que, para subsistir en el panorama político, han buscado propuestas baladís en el fondo, pero llamativas en la forma para ganarse a parte del electorado. No hay día en el que tanto Pedro Sánchez como Montero, ya sabemos que Iglesias está cambiando pañales mientras su partido se desmorona, regalen a los españoles una estupidez con apariencia de extraordinaria y urgente necesidad. Si el Presidente de Gobierno utilizó la figura del Decreto ley para exhumar el cuerpo de Franco -no se vaya a despertar y le vaya a levantar de su nuevo colchón en la Moncloa-, lo ha vuelto a hacer Podemos esta semana cuando ha exigido a la RAE que expulse a Arturo Pérez-Reverte de la Academia y lo remplace por una mujer. Los españoles dormiremos más tranquilos con Franco fuera del Valle de los Caídos y con el autor de Alatriste expulsado de la Academia. La izquierda permanece impasible ante los padres exiliados en Ucrania por la gestación subrogada y por la despoblación de muchos de nuestros rincones, pero los ciudadanos estamos satisfechos porque revuelvan en la tumba de un dictador o utilicen una institución como la RAE para hacer política.

--

Pérez Reverte y Podemos
José García Pérez - elfarodemalaga.es - 06/03/2019

Se sabe que el escritor Arturo Pérez Reverte y Podemos no se llevan demasiado bien y que se han cruzado diversos twitter en los que se ha evidenciado tal afirmación. Hay una espera, ya alarmante entre el autor de 'Alatriste', al farol que se ha marcado el secretario de organización de los “inscritos”, Pablo Echenique, respecto a la paridad entre hombre y mujeres en distintos “puestos de mando”. En uno de ellos, me refiero a la Real Academia Española de la Lengua (RAE), se evidencia de manera palpable que existe un mayor número de hombres que de mujeres en la citada institución. Es por ello que Echenique, dada la gran diferencia, ha solicitado de Pérez Reverte que deje su sillón en la RAE y que este sea ocupado por Noelia Vera, “miembra” de “Podemos” y exdiputada por Cádiz a no ser que forme parte de la Comisión Permanente del Congreso.

Cree un servidor que a la RAE se accede tras una trayectoria dilatada en el mundo de las letras y por votación de sus miembros. La verdad sea dicha con sumo respeto es que un servidor no sabía nada de la citada Noelia. Barrer para casa como propone el señor Echenique, a puertas de celebrase el “Día de la Mujer”, es una pura provocación para lo que es conocido por “movimiento feminista” y una pésima premisa para alcanzar la igualdad social entre hombre y mujer, igualdad que no se alcanzará nunca con peticiones impropias de tan digno inscrito de la formación morada.

--

Feminismo es libertad
Albert Rivera - elmundo.es - 08/03/2019

[...] Si verdaderamente queremos igualdad, lo que hay que hacer es cambiar políticas, no cambiar palabras. Diciendo portavozas no se mejora en nada la vida de las mujeres. Cuando Podemos, intentando hablar en nombre del feminismo, plantea que Arturo Pérez-Reverte abandone la Real Academia Española, lo único que hace es practicar el sectarismo y alejar a mucha gente del feminismo. El camino que hay que recorrer es justo el contrario. Las cosas se cambian con políticas de conciliación, de educación y de igualdad. Tangibles, realizables, serias y transversales. [...]

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Lun Mar 18, 2019 5:09 pm

Pérez Reverte reconoce haber leído 'El Capitán Moreno', de Snd Editores
elcorreodemadrid.com - 18/03/2019

A finales de noviembre del pasado año, hice llegar a la RAE un ejemplar de mi libro "El Capitán Moreno" a la atención del Académico D. Arturo Pérez Reverte. Anteayer escuché en la radio que el mencionado autor firmaba su último libro 'Una Historia de España' en El Corte Inglés de Goya y le comenté a mi mujer que me apetecía mucho saludarle; ella accedió de buena gana y allí nos plantamos a la hora indicada.

La fila de adeptos lectores superaba ampliamente mis previsiones, pero allí nos quedamos aguardando nuestro turno, que llegó tras dos horas de espera. Cuando accedimos al recinto, pude ver de cerca su franca sonrisa, la cercanía para con los suyos y su saber estar, haciéndose fotos con todos sus admiradores. Al llegarnos la vez, le saludamos; estaba más fresco que una lechuga, se notaba que disfrutaba en compañía de su público.

-Soy José María Casas -le dije temblando- y esta es Asun, mi mujer. Yo te mandé un ejemplar de mi libro, y un mes después recibí una felicitación navideña de tu puño y letra que me hizo mucha ilusión. He visto que hay aquí dos ejemplares de mi libro a la venta. ¿No te importa si nos hacemos una foto, tú con mi libro y yo con el tuyo? -le dije, casi atropellándole.
Asun se fue a la sección de Novela Histórica y yo le abordé nuevamente:
-Con el follón que habrás tenido no creo que lo hayas leído todavía, pero si lo haces, quiero que repares en la corrida de toros, un mano a mano entre Pedro Romero y Pepe-Hillo, creo que me quedó muy bien.
Fue entonces cuando el genio recordó:
-¡¡Que sí me lo he leído!! Claro que he leído 'El Capitán Moreno', pero como tú no me habías dicho nada del Capitán Moreno, no había caído -dijo mirándome a los ojos.
-¿Y te ha gustado?- osé preguntar.
-Por eso te mandé la felicitación navideña -me dijo con sonrisa angelical.
Vimos aparecer a Asun con el Capitán Moreno bajo el brazo, y Arturo, saltándose el protocolo se acercó a ella diciendo:
-¡¡Que sí me lo he leído!!
Y nos hicieron las fotos.

Más allá de las ventas, más allá del negocio, está el reconocimiento a tu trabajo, a tu primer trabajo. Desde aquí quiero agradecer a los prologuistas Marion Reder Gadow, Catedrática de Historia Moderna por la Universidad de Málaga y Pedro Luis Pérez Frías, Doctor en Historia Contemporánea. A Luis Alberto de Cuenca, poeta y Académico de la Historia, por el trato de él recibido. Me has dado mucho ánimo, amigo mío. A Arturo Pérez-Reverte, escritor y Académico de la RAE, por la felicitación navideña.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Dom Mar 31, 2019 12:44 pm

Sátiras contra las imposturas
Agustín De Beitia - laprensa.com.ar - 31/03/2019

O es un imbécil o un sinvergüenza, dijo el escritor del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien exigió disculpas por la Conquista. A fuerza de vapulear con dureza ciertas imposturas, Arturo Pérez-Reverte se ganó el reconocimiento de numerosas personas. Incluso de aquellas que no comulgan con sus ideas. Irreverente, ácido, satírico, a veces brusco y hasta grosero, el escritor suele valerse de sus columnas en la revista 'XL Semanal' y de su cuenta de Twitter para apalear a la corrección política y a la casta dirigente, para solaz de sus seguidores y los no tanto, que pueden disfrutar con su pluma. No es, ciertamente, el suyo, un combate a fondo contra el sistema. Desde la comodidad que le permitió su éxito literario, el escritor cartaginés navega con viento favorable, siendo como es progresista, anticlerical y admirador de la Ilustración. Lo que aquí interesa es que hay algunos debates en que se sale de la norma impuesta por el discurso dominante y entonces sus invectivas, cargadas de sentido común e ironía, arrojan luz en un mundo acostumbrado a la cobardía y los eufemismos flácidos.

El académico, que a menudo incendia las redes con sus tuits, libra una particular batalla por el uso de la lengua. Furioso enemigo del lenguaje inclusivo, lo ha tachado de "ridículo", dice que lo usan los políticos para hacer demagogia y "los bobos socialmente correctos". Incluso acusó a sus compañeros académicos por dejarse intimidar "por el matonismo ultrafeminista radical". Por este tema hasta amenazó con dejar la RAE si se revisaba la Constitución para adecuarla a ese tipo de lenguaje, aunque también ha reaccionado contra otros esnobismos, como el uso de la voz inglesa Black Friday. "Puestos a ser gilipollas, seamos gilipollas en castellano", recomendó.

Sus diatribas no se limitan a eso. No se ha privado de desairar otras imposturas como el Ministerio de la Igualdad, los derechos intocables de las minorías culturales o la reescritura de la historia. Sobre este último punto, ha exaltado la conquista de América como el mejor momento y el más decisivo para España. Y acaba de saltarle al cuello al nuevo presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien pidió al rey de España y al papa Francisco "una revisión histórica de la Conquista y una disculpa por los abusos cometidos por los españoles". "Que se disculpe él -replicó el escritor-, que tiene apellidos españoles y vive allí. Si este individuo se cree de verdad lo que dice, es un imbécil. Si no se lo cree, es un sinvergüenza".

Con similar vehemencia arremetió contra la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, por vetar un monumento a "Los últimos de Filipinas", ese puñado de soldados, enfermos y sin comida, que resistieron 337 días hacinados en una iglesia en el sitiado pueblo de Baler, defendiendo el último territorio español en aquel rincón del sudeste asiático. El veto era por ser un homenaje a "un Ejército colonialista". "Es una asociación infame la de que todo lo que es historia es fascismo, es caspa", disparó. "Eso es un cáncer peligrosísimo en el que estamos metidos de lleno".

El escritor se revuelve contra las etiquetas, y es verdad que reparte golpes a diestra y siniestra. Aunque, como otros ya han hecho notar, es posible que así quiera demostrar una equidistancia que no tiene. A Pérez-Reverte, de hecho, se le reprocha el querer ser a una misma vez antifranquista y anticomunista, antinobleza y antichusma, y así. Sinuoso, provocador, vanidoso, todo eso que le atribuyen puede ser tan cierto como que a veces se anima a transgredir la complicidad ideológica. Y nada impide apreciar que sus justificados varapalos a la corrección política están ahí. Para provecho y recreación de quien los lea.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Dom Abr 21, 2019 6:18 pm

Iglesias: "Sánchez, Rivera y Casado son malos y guapos: la maldad se oculta tras un rostro bello"
Lorena G Maldonado - elespanol.com - 21/04/2019

-Recuerdo que usted usó la palabra “cipotudo” en el Congreso. El concepto venía de este artículo que escribió Íñigo Lomana sobre las tendencias estilísticas de una generación concreta de columnistas hombres. ¿Quiénes son los autores cipotudos de este país para Pablo Iglesias?
-Pablo Iglesias; Sí, recuerdo el artículo, lo tuiteé. No tengo espadas suficientes para aceptar los retos a duelo que me harían todos esos autores si se lo digo. Si Pablo Iglesias repite la lista de autores cipotudos… todos me retarían con la pluma o con la espada, qué pereza. Lomana lo definía muy bien, y además lo definía con prosa cipotuda. Claro que el cipotudismo tiene que ver con cierta habilidad a la hora de escribir, y claro que uno de sus máximos representantes es Arturo Pérez Reverte. A mí algunas de sus novelas me han gustado mucho, pero tiene una manera de estar en el mundo, una manera de colocar los hombros y el cuerpo y las caderas muy “aquí estoy yo”. Eso nos puede pasar a muchos…

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Vie May 24, 2019 6:25 pm

Umberto Eco y la felicidad
Eduardo Martínez Rico - eldiadigital.es - 24/05/2019

¡Qué gran novela 'El nombre de la rosa'! ¡Y qué gran película! ¡Qué gran escritor Umberto Eco! Leo a Umberto Eco y me doy cuenta de lo feliz que he sido, con todos los problemas que he sufrido en mi vida, como cualquier ser humano, de lo feliz que he sido en general, con mi pasado, con lo que he leído y con muchas más cosas. Pero la lectura de algunos libros, de algunos escritores, pone esto de manifiesto, lo pone de relieve, como una gran prueba de que la felicidad existe, ha existido y existe.

“Porque a nuestro parecer cualquier tiempo pasado fue mejor”, dice Manrique. En efecto. En los peores momentos de mi vida recuerdo haber sido feliz, como si la felicidad penetrara en los resquicios de las ventanas, cerradas, en medio de la enfermedad y la muerte, incluso, y pudieran con ellas. Y la felicidad tiene muchos nombres, pero también, para mí, tiene el nombre de muchos libros, y de muchos escritores. Uno de ellos es Umberto Eco. Yo quería escribir un artículo sobre él porque otros trabajos me han llevado a su figura y a sus libros. Y he echado mano de 'El nombre de la rosa', por enésima vez, con la sensación de que es una grandísima obra maestra, un libro inagotable que tiene su complemento perfecto en la película, aunque tampoco le resulte imprescindible.

Arturo Pérez-Reverte, que es otro de esos autores que me ha hecho feliz innumerables veces ('El club Dumas' he llegado a la conclusión de que es uno de mis libros favoritos), hablaba hace años del best seller europeo, en el que se encuadraba, y colocaba 'El nombre de la rosa' y Umberto Eco en general como miembros muy señalados de ese best-seller europeo. Unos libros con raíces culturales en la “Vieja Europa”, unos libros muy nuestros en oposición, o tal vez en diálogo fecundo, con el best seller anglosajón y norteamericano. El mismo Pérez-Reverte declaró que había leído 'El nombre de la rosa' en la Guerra del Golfo y que le “reconfortó”. Este verbo me parece especialmente significativo e importante. Creo que Umberto Eco y su obra maestra, así como muchos otros libros suyos ('El péndulo de Foucault', 'Balduino', por supuesto sus ensayos) nos reconfortó a muchos, y nos sigue reconfortando. Y enseñando.

A veces pienso que Eco sabía demasiado para ser un gran escritor, o para ser escritor. Los sabios no suelen ser grandes escritores, los sabios de saber enciclopédico, quiero decir. Supongo que de esto no se puede hacer ley, y no la voy a hacer; con el tiempo me he hecho mucho más flexible. Pero es que además pienso que Eco, junto a su gran cabeza, su inteligencia, su gran memoria, su curiosidad intelectual infinita, poseía cualidades más puramente literarias, como la creatividad o la imaginación.

De este modo un sabio, y de muchos tipos, sí puede ser escritor, y un gran escritor. Eco lo demostró con El nombre de la rosa y con muchos otros títulos. Libros apasionantes, que en sí son juegos, pues Eco se propuso “divertirse” con su primera novela y divertir al lector: “Quería que el lector se divirtiese. Al menos tanto como me estaba divirtiendo yo”, escribe en las 'Apostillas' a 'El nombre de la rosa'. Esto, no casualmente, es lo mismo que se propone Arturo Pérez-Reverte, como muy bien ha demostrado en un extenso estudio Alexis Grohmann publicado recientemente: 'Las reglas del juego de Arturo Pérez-Reverte' (Cátedra Arturo Pérez-Reverte, Universidad de Murcia).

El juego de Eco es del conocimiento, pero en todos sus aspectos, en el tiempo, en el espacio, en el saber vertiginoso de los libros. Eco utiliza lo que sabe, que es mucho, y que está en expansión –lo estaba cuando se encontraba vivo, y lo está ahora en estos maravillosos volúmenes leídos y releídos por tantos-, para con su creatividad hacerlo saltar a otra dimensión con el trampolín de su imaginación. Ambas dimensiones, las del conocimiento y la ciencia, y la de la literatura, son magníficas y muy útiles –aunque mucha gente diga que la literatura no sirva para nada: todo sirve para algo bajo el sol, hay que saber utilizarlo-, y Umberto Eco supo jugar en ambos terrenos, confundiéndolos tal vez muchas veces, en novelas-ensayo, digamos, y tal vez ensayos-novela, o simplemente, unos y otros, libros-pasión, libros apasionantes.

Entre las obras suyas que he manejado para hacer este artículo está Cómo se hace una tesis. Este libro lo leí varias veces, tal vez tres veces, tal vez más, para preparar mi propia tesis doctoral. Es uno de esos libros que me recuerdan que he sido feliz. En Cómo se hace una tesis, que pudiera parecer por el título un frío manual, está el calor de Umberto Eco, su calor personal, a la vez que una luz que ilumina el camino que todavía no se ha recorrido, que en mi caso, entonces, todavía no había recorrido: la tesis doctoral, que tantas satisfacciones me dio y me sigue dando.

Borges, tan caro a Umberto Eco, contemplaba el paraíso bajo la especie de una biblioteca. Eco no desdeñaría esta afirmación, aunque intuyo que no dejaba fuera del paraíso otros elementos maravillosos. Yo tampoco. Todo está en los libros, pero también fuera de ellos, y en conversación, como sospecho que pensaba nuestro querido y admirado franciscano Guillermo de Baskerville, tan sabio como sagaz, maestro de Adso de Melk.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Dom Jul 14, 2019 7:16 pm

Diario de escritura (XI)
Miguel Ángel Hernández - laverdad.es - 14/07/2019

Lunes 1 de julio

Te levantas temprano y comienzas la novela. Por fin. Durante toda la mañana, ensayas tonos y puntos de vista. Es, sin duda, lo más difícil. Tienes la historia. Esquemas y mapas. Una fotógrafa en crisis que recibe el extraño encargo de realizar el retrato de un difunto. Hoy, en pleno siglo XXI. A partir de esa premisa has esbozado los personajes, los escenarios, los conflictos y el posible desarrollo del relato. El esqueleto de la historia. Tienes en la cabeza el principio, los puntos de giro e incluso el final. Sobre todo, el final. Un final aproximado. Pero te falta lo más importante. Quién cuenta, desde dónde y cómo lo cuenta. La voz, el tono, la perspectiva. El narrador. Pruebas una tercera persona, pero no acaba de funcionar. Tampoco una primera. No sabes entrar en la mente de la fotógrafa. Prefieres que sea un personaje cerrado.

Pasas horas y horas dándole vueltas y al final acabas llegando a una conclusión: necesitas un narrador testigo. Es el que mejor sabes manejar. Alguien que cuenta la historia que presencia o la historia que le han contado. Quizá el director del archivo fotográfico. O, mejor, un estudiante de prácticas. Regresas a los esquemas y comienzas a reestructurar. Con ese narrador, sin embargo, la historia tal y como la tienes planteada se colapsa en varios puntos. Es un problema matemático. Hoy no lo podrás resolver.

Con la inquietud de lo irresuelto, acudes al ambulatorio y el médico te renueva el vendaje. La rodilla está bien. Intenta no andar y descansa, dice. Le haces caso. Si por descansar se entiende leer y escribir como un poseso.

Regresas a casa y te vuelves a encerrar. Intentas leer buscando una solución. Tras más de cien páginas de la última novela de Muñoz Molina, decides dejarla para otro momento. Sacas, no obstante, varias ideas para el tono de lo que quieres escribir. La voz bien construida, el punto de vista reflexivo y nostálgico... Ahí ves al gran escritor, aunque la novela no te llegue a entusiasmar.

Cuando estás escribiendo, lees de un modo diferente. Un carpintero que se fija en las juntas de la madera y en el modo de ocultar los tornillos, más que en la belleza del mueble. Lecturas de inspección.

Martes 2 de julio

Te levantas cansado porque toda la noche has tenido la novela en la cabeza. Llevas la baja a la universidad. Recoges unos exámenes y los corriges en casa. Intentas ver la televisión y escuchar la radio. No hay acuerdo de gobierno en Murcia. Y todo está en segundo plano. Incluso tus dificultades para andar. Lo único que te obsesiona es encontrar el tono de la historia. Te acuestas tarde y no duermes bien.

Miércoles 3 de julio

Por la mañana te sientas frente al cuaderno de apuntes. Antes incluso de desayunar. Comienzas a escribir y, de repente, sientes que el tono está ahí. No quieres soltarlo y continúas a través de saltos prácticamente hasta lo que podría ser el final de la novela, pasando por los posibles lugares de bloqueo. Son una serie de líneas y trazos. Más parecido a un dibujo que a una narración. Es el cardiograma de la historia. La vibración de la voz. Y te sirve para intuir que con ese tono tal vez puedas salvar los obstáculos. Por supuesto, eres consciente de que ese futuro tal vez nunca lo alcances y la escritura te llevará hacia otros lugares. Pero ahora necesitas saber que, si logras llegar ahí, podrás solventarlo.

Compras dos libros más sobre Fotografía Post-mortem y los sumas a los que ya tienes. Están entro lo bello y lo macabro. Los hojeas y se te encoje el alma.

Por la noche, ves el primer episodio de la segunda temporada de 'Dark'. Te cuesta trabajo entender lo que sucede. Raquel tampoco recuerda la primera temporada. Tenéis que buscar en internet resúmenes y mapas de personajes. Acabáis extenuados.

Jueves 4 de julio

Repasas los esbozos que escribiste ayer y sientes que el tono funciona. Ha llegado el momento, piensas. Y abres al fin el cuaderno Midori que tenías reservado para la ocasión. Pones el título en la primera página y comienzas a escribir. Despacio, sin prisa. Cinco páginas. Ya funciona; comienza a moverse. Y en ese preciso momento, como siempre te sucede, en lugar de continuar, te frenas. Como si necesitases ahora detenerte para tomar fuerzas para el impulso. Ahora que ya sabes lo que tienes que hacer, prefieres la demora.

Empiezas a leer 'El pintor de batallas'. Hace bastante tiempo que no lees nada de Pérez Reverte. No es uno de tus autores de cabecera. Pero este libro te sorprende. La reflexión sobre la fotografía de guerra te recuerda a Susan Sontag, y también a 'Medusa', el mejor libro de Menéndez Salmón. Gozas con la lectura. Tanto, que ya no escribes en todo el día.

Por la noche, con las muletas y cojeando, te acercas a la cena de fin de curso del Club Renacimiento y disfrutas con los alumnos del taller de escritura. Quisieras seguir la noche, pero la rodilla no te deja. Vuelves a casa antes de la cuenta.

Viernes 5 de julio

Hoy no escribes. Trabajas toda la mañana en la reedición de 'Demasiado tarde para volver'. Lo va a publicar una editorial chilena y has decidido añadir algunos cuentos más y revisarlo todo. El libro tiene diez años, pero algunos microrrelatos aún no te disgustan.

Por la tarde, acabas de leer 'El pintor de batallas' y compartes por las redes tu entusiasmo. Un escritor de tu generación te contesta de modo agresivo, ridiculiza tus gustos, te afea la conducta y carga contra ti. ¿Cómo se te ocurre alabar un libro de Pérez Reverte? ¿Qué intención oculta hay en tu tuit?

Te has salido de la doxa cultureta. Hay cosas que no pueden ser dichas, libros que no pueden gustarte porque no procede. Los puristas están al acecho y con el hacha levantada. Tienes que dejar de mirar Twitter para no encenderte. No aguantas la superioridad moral, la mala baba y el resentimiento. Y la tontería, claro. Sobre todo, la tontería.

Sábado 6 de julio

Todavía encabronado por el rifirrafe tuitero, hoy no te concentras. Lees los suplementos culturales y disfrutas con una entrevista a Knausgård. Aunque sólo has leído dos de los seis volúmenes de 'Mi lucha', te interesa muchísimo la propuesta del escritor noruego, especialmente su mirada a la cotidianidad, su análisis minucioso de la rutina y su modo de enlazar conceptos filosóficos con eventos aparentemente banales. Ha creado un estilo, eso es innegable. Y también un personaje. Un rostro de portada. ¡Qué atractivo es Karl Ove!

Casi del tirón, ves los últimos cinco episodios de 'Dark' y disfrutas como un crío. Por la noche, sueñas con una invasión extraterrestre y, en el mismo sueño, comienzas a escribir una novela de ciencia ficción.

Domingo 7 de julio

Te cuesta trabajo quitarte de la cabeza el sueño. Una novela de ciencia ficción. La novela que trataste de esbozar el año pasado pero que decidiste al final no escribir.

Abres un cuaderno y empiezas a hacer esquemas. A lo largo del día te vas creciendo y a media tarde ya estás convencido y exaltado. Lo que has trazado puede funcionar. Vas a probarte esta semana. Precisamente ahora que has encontrado el tono para la novela sobre la fotografía postmortem. Pero no pierdes nada. No tienes prisa alguna. Sólo quieres una cosa: disfrutar de la escritura. Y esta tarde lo has pasado en grande. Las historias llegan cuando uno menos se lo espera. Y cuando dicen de salir, ya no hay forma de frenarlas.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Dom Jul 21, 2019 11:44 am

Pérez-Reverte ha roto con dos amigos
Vicente Torres - periodistadigital.com - 20/07/2019

Lo he visto en un resumen de prensa en el que aparecen dos tuits suyos en los que afirma que Fulano y Zutano, dos antiguos corresponsales de guerra como él, fueron amigos suyos, pero ya no lo son. Se comporta como un diosecillo que hace y deshace a su antojo y determina que es lo que está bien y qué lo que está mal.

Si se compara la lista de los académicos de la RAE con la de los que podrían ser académicos de la RAE, y se fija en los sistemas de elección comprende rápidamente que entre los intelectuales también se dan la obsecuencia, la ambición cruda y la actitud interesada. Algunos llegan a la Academia, a saber por qué intrincados vericuetos y callejones, y enseguida se creen superiores al resto y pontifican y lanzan soflamas, y pan a los patos, dicho sin ánimo de señalar.

De Pérez-Reverte me interesan algunas de las cosas que cuenta, porque se ha movido mucho por el mundo y tiene anécdotas y lugares sobre los que hablar. Pero su pensamiento me interesa bastante menos, porque creo que no lo hay, no existe. Y diría yo que él mismo es consciente de esto, o sea, que sabe que su obra es para hoy y que no tiene posibilidad de perdurar en el tiempo. Por eso mismo, dado lo efímero que presiente su éxito, intenta exprimirlo, apurar hasta la última gota. Persigue el aplauso y desea ser adulado, y sabe que el mejor modo de conseguir ambas cosas es comportarse de forma despótica y arbitraria, pero simulando ser justo y coherente.

Tiene salvación, el hombre, no digo que no. Si desea redimirse, le aconsejo un libro pequeño por tamaño, pero denso de contenido. Se titula ‘La amistad debida’, y tras su lectura, si lee con atención, será otra persona. Tendrá más conocimientos sobre la amistad y quizá llegue a escribir una obra que pase a la posteridad.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Mar Sep 17, 2019 10:51 am

Arturo Pérez-Reverte, un maestro del sarcasmo
Silvia Solano - observador.cr - 03/08/2019

Hay infinidad de formas de disfrutar un thriller, mucho depende de la voz de quien lo escribe y del enfoque que desee darle a la historia. Por ejemplo, algunos preferimos los que tienen personajes que nos mantienen en vilo; otros buscamos una historia más compleja y llena de aristas que nos invite a concentrarnos para no perder su delgado hilo.

Los "thrillers" de Pérez-Reverte, sin embargo, se disfrutan principalmente por su particular sentido del humor. Es un humor muy inteligente, un poco oscuro y muy sarcástico. Elegí tres obras de este autor; porque si comenzamos a leer una novela suya, es mejor que tengamos al menos dos más… ¡para el antojo!

'El francotirador paciente', con frases como: “El destino es un cazador paciente. Ciertas casualidades están escritas de antemano” nos sumerge en un mundo que, al menos para mí, era totalmente desconocido: el del arte del grafiti. Confieso que luego de leer este libro, cuando visito una ciudad en otro país, trato de poner especial atención a este lado más alternativo. ¡Se aprende muchísimo! La novela gira en torno a Sniper, artista del grafiti que junto al autor, nos invitan a recorrer varias ciudades europeas en busca de una nueva pieza del rompecabezas que crea Pérez-Reverte para nosotros.

'Falcó' es una novela desarrollada en la Europa de los años 30. Junto a Lorenzo Falcó, espía de profesión, nos veremos envueltos en una turbulenta historia cargada de ironías y de hechos históricos, que nos transportarán a una época donde los límites más que estar definidos, se mostraban más bien borrosos. Las realidades dentro de esta ficción se convierten en una gran historia. El autor lo describe así en el libro: “El mundo es una aventura formidable que no estoy dispuesto a perderme”

'El Club Dumas' es un thriller que solo pudo haber sido escrito por un amante de la literatura. Entrelazadas dentro de la lectura, encontramos menciones de autores o personajes que fueron inmortalizados por novelas universalmente reconocidas, desde una contemporánea Irene Adler que vive en 221 B de Baker Street, hasta el mismo Alexandre Dumas. Nuestro mejor aliado será Lucas Corso, un cazador de libros, ávido lector y conocedor de las grandes obras, como hay pocos. En la novela hace uso de ironías y frases aplicadas deliciosamente, por ejemplo cuando dice: “Compréndelo. Ahora se estafa con todo; hasta con el alma”. O bien, este diálogo que me encanta: “No me gustan los regalos (…). Una vez unos tipos aceptaron cierto caballo de madera. Artesanía Aquea, ponía en la etiqueta. Los muy cretinos.” Corso, es sin lugar a dudas un sarcástico empedernido y lo disfruta. Él nos continuará deleitando durante toda la lectura, con aportes como: “Cada uno posee los gestos de lo que ha vivido y lo que ha leído. Fíjese si no en usted”.

Así, Arturo Pérez-Reverte, reportero de guerra durante 21 años, nos deleitará con una escritura repleta de ironías y sarcasmos que serán trasmitidos por sus personajes irreverentes, entrañables y emocionalmente complejos.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Mar Sep 17, 2019 11:06 am

Arturo Pérez Reverte, una persona singular
Iván Guerrero Vasallo - elcorreodemadrid.com - 11/08/2019

El señor Pérez Reverte da siempre como una de cal otra de arena, me explico, dice a veces cosas interesantes pero otras que son verdaderas tonterías. Digo esto porque en una entrevista que vi hace tiempo que hizo para el señor Jordi Évole de la Sexta dijo algunas cosas que me pusieron los pelos de punta.

Más o menos creo que dijo cosas como por ejemplo estas. Que España ''dejó escapar'' dos ocasiones históricas, una en el Concilio de Trento (1545-1563) donde había ¡dos dioses para elegir! (la leche), uno ''moderno'' que permite el comercio, que le parece bien que la gente haga negocio y prospere y el otro era ¡el dios oscuro, reaccionario, ''tétrico'', que no dejaba ''leer libros'', el dios de sacristía siniestra de la inquisición de los hierros y el cerrojo! que es el que dice ''eligió'' España. La otra ocasión sería para él ¡las ideas de la revolución francesa (1789)!, que proporcionaban a la gente, cultura, progreso, ciencia y, para rematar, nunca mejor dicho, dice también que nos faltó, ¡nada menos que una guillotina!, una revolución que ¡descabezara reyes y obispos! En fin, lo dicho, los pelos de punta y no sólo ante tanta tontería...

Vamos a ver, ¿es que la iglesia no protegió, defendió y difundió durante siglos a través de los monasterios y universidades la cultura después de caer el imperio romano de Occidente? ¿No fue por ejemplo, a través del imperio carolingio como hubo un renacimiento cultural europeo? ¿Pero cuándo ha estado la iglesia Católica en contra de la cultura?, ¿y del comercio? ¿Es que la España imperial no comerciaba, o es que acaso se mantenía del aire, teniendo encima como tenía territorios en ultramar y siendo además un imperio global? ¿Y quien apoyó a personas como, por ejemplo, el genial artista Miguel Ángel Buonarotti para pintar las extraordinarias pinturas de la Capilla Sixtina más que un Papa Católico? Sólo hay que ver la Roma de hoy y reconocer en casi cada rincón de la misma la magna y maravillosa obra cultural de los Papas en ella. ¿En contra del conocimiento y de la ciencia?, ¿pero no ha habido hombres doctos de la iglesia que están entre los mayores filósofos y científicos de todos los tiempos? Y aquí, en concreto en España, ¿no tuvimos acaso el que llaman el ''siglo de oro'' (XVI-XVII), cuando precisamente está este periodo justo en la época del ''Concilio de Trento y la Contrarreforma''? ¿Acaso la iglesia se opuso a todo eso y mandó acabar con todo y con todos mediante lo que llama él ''la inquisición de los hierros y el cerrojo''?

Y apoyar una sangrienta y brutal revolución como la francesa de 1789, que a la larga a traído con su doctrina liberal más pena que gloria a Europa y al mundo, es de necios o, directamente, de personas irreflexivas.

En fin, ya para acabar. Lo que si encuentro en sus palabras es que hay como una especie de discurso de tipo sectario, masónico en todo ello, sobre todo cuando dice lo de los ''dos dioses'' uno que insinúa bueno ''moderno'' y el otro malo ''tétrico'', es precisamente lo que piensa la masonería del dios cristiano, es decir para la secta, Lucifer (Satanás) es el ''dios'' bueno, el de la luz, el que dio el conocimiento al hombre (lo identifican con el mito de Prometeo) y para ellos Dios es retrógrado, oscuro, sangriento. Y bueno, por supuesto, nunca falta en ese tipo de discursos el ataque salvaje que hacen a la Iglesia Católica al ser la defensora de la fe verdadera y del Dios verdadero.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Mar Sep 17, 2019 12:15 pm

¿Cuánto sabes de Arturo Pérez-Reverte? Compruébalo en nuestro test
Óscar Reyes - larazon.es - 29/08/2019

En septiembre publicará una nueva novela. No hay mejor momento para poner a prueba lo que sabe sobre uno de nuestros escritores más internacionales.

https://www.larazon.es/cultura/cuanto-s ... AC24736574

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Sab Oct 05, 2019 12:21 am

Pérez-Reverte y la envidia
Juan Gómez-Jurado - ideal.es - 04/10/2019

Hay sentimientos que un español se resiste a sacar en público. O en privado, ya puestos. Este tema me va a dar para varios artículos, uno por sentimiento. El de hoy es la envidia. Y para ejemplificarlo, les contaré mi trayectoria con Arturo Pérez-Reverte.

Tenía 13 años y un carnet de la biblioteca que echaba humo cuando conocí a Arturo Pérez-Reverte. El libro se llamaba 'La Tabla de Flandes', y le convirtió desde ese instante en mi autor favorito, fin. Hay una breve etapa en mi relación con el escritor, que duró unos cuantos meses. De jovenlescente, a mis veinte años, creí que sus ideas como articulista y las 'mías' colisionaban. En ese momento le clasifiqué inmediatamente, como buen español (aún sin Twitter, pero como si lo tuviera) en la categoría de 'gilipollas'. He notado que en nuestro carácter y ADN tenemos una capacidad sobrehumana para etiquetar a alguien y convertirlo en el enemigo en décimas de segundo. Pregúntenle a cualquiera entre 25 y 35 años por su opinión de Reverte y esperen a ver cuánto tarda en usar las palabras «facha» o «machista». Después pregúntenle si lo han leído, o solo han visto alguna mención de pasada a algún tuit sacado de contexto. Pues esa clase de idiota era yo, idiota de oídas, hasta que alguien me cogió por el codo y me explicó la vida, y a Reverte. Que es, un poco, lo mismo. Por suerte solo me duró unos meses ese sarampión, y comprendí que, de facha y de machista, nada de nada.

Luego leí 'La Reina del Sur'. Bum. Es difícil describir en pocas palabras cómo me afectó ese libro. Supongo que me dio el mismo golpe en la cabeza que a Reverte le daría con Zweig o Dumas. Autores masivos que hoy consideramos clásicos imprescindibles. Desde entonces la admiración se trocó en envidia. Envidia pura y dura. Y no saben ustedes lo maravilloso que es expresar ese sentimiento en voz alta. Envidio a ese hombre. Deseo para mí lo que él posee. Esa fuerza, esa voz.

Dentro de tres semanas en las librerías coincidirán nuestros dos últimos libros. 'Loba Negra' y 'Sidi'. Yo acabo de terminar de leer 'Sidi', y estoy muy enfadado. Yo creía que el maestro estaba ya encarando su etapa crepuscular y dejando hueco, y el hijo de la grandísima ha escrito un novelón. Quizá su mejor personaje. Tan escueta, vibrante y redonda como el mejor western de John Ford. Y yo cierro el libro, cierro la mandíbula, descuelgo el teléfono y le llamo. Y le maldigo por no morirse. Y me contesta: «Gracias, chaval. Es normal lo de querer matar al padre, pero te lo intento poner difícil».

Cuando estas Navidades acudan a las librerías para comprar los libros que vayan a regalar, verán dos pilas enormes, una con el suyo y otra con el mío. Mi ruego es que regalen el suyo. Y cómprenselo para ustedes. Porque esa es una característica de la envidia: en cuanto la enuncias en 2.856 caracteres, desaparece.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Lun Oct 07, 2019 4:58 pm

Pérez-Reverte
José Miguel Giráldez - elcorreogallego.es - 07/10/2019

AUNQUE he dedicado muchos años de mi vida a entrevistar escritores, con Pérez-Reverte no he pasado de ruedas de prensa, siendo siempre muy él, qué duda cabe, pero desgraciadamente sin poder disfrutar de esa atmósfera inimitable que sólo dan las distancias cortas. Por otro lado, Pérez-Reverte no suele andarse con chiquitas, ni en las entrevistas individuales ni en las colectivas, lo que le ha llevado a generar polémicas notables, tuiteras o no, y a crearse, a buen seguro, algunos enemigos, mayormente culturales, por aquí y por allá. Todo eso viene a demostrar que, o dice cosas con cierta enjundia, o es un provocador nato, algo que no le va mal del todo a la literatura. Pérez-Reverte puede no tener razón en algo o en mucho de lo que dice, pero es experto es soltar frases contundentes y defenderlas con aquel ahínco de los tiempos de capa y espada, que tan bien conoce: aunque sólo sea blandiendo el acero de las palabras.

El sábado, en ‘La Sexta Noche’, le dio una entrevista grabada a Iñaki López, larga y prolija como a mí me gustan. Vamos, que acabé envidiándole la suerte. Es de agradecer que la entrevista a escritores (más allá de ‘Página 2’, tan estupenda, y alguna otra cosa) se vaya abriendo camino, tras una sequía desoladora. La entrevista literaria, me refiero, la que ahonda en los libros y la literatura, no en otros asuntos colaterales. Claro que con Pérez-Reverte, como con otros, no puedes circunscribirte a lo meramente literario, aunque él fuera allí, como decía Umbral, para hablar de su libro. Umbral, ya que lo menciono, utilizaba técnicas similares a Pérez-Reverte en la conversación. Tuve la suerte de entrevistar dos o tres veces al inmortal autor de ‘Mortal y Rosa’, la última de ellas poco antes de su muerte. Umbral manejaba estupendamente los resortes de la provocación, que le gustaba, y se complacía en ese aire que da el manejo supremo de la palabra, lo que le habrá originado también sus enemistades y sus pollos, algo que en literatura es poco menos que imprescindible. Creo que los entornos polémicos le iban, aunque también le cansaban, y ese mismo hastío creí percibir la otra noche en Pérez-Reverte.

Sé que esa actitud suya, y, si quieren, ese aire provocador, disgustará a algunos, y puede que a él le divierta sobremanera, como demuestra su tendencia a no rehuir el debate en las redes, donde por lo visto es asiduo. La otra noche repitió alguna vez la frase “yo tengo la vida hecha”, lo que podría traducirse como “tengo libertad para hacer lo que me da la gana”. Así lo entendí: y a mí me gusta que los artistas tengan libertad (y todo el mundo, desde luego). Repitió un discurso conocido: su poco aprecio de muchas cosas del presente, hasta el punto de que, explicó, si tuviera treinta años y supiera idiomas, se iría a otra parte, a otro país. La verdad es que mucha gente lo ha tenido que hacer, a qué negarlo. Pesimista o realista, Pérez-Reverte parece sólo mantener aprecio por hechos memorables del pasado, algo que también le he escuchado a James Ellroy. Todo eso le lleva a tener encontronazos, claro está. Pero al menos se da el gusto de no rendirse a las modas, a las tendencias o al qué dirán. Es, sin duda, una gran ventaja.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Dom Oct 13, 2019 9:33 am

La novela histórica revertiana
Emilio Lara - zendalibros.com - 09/10/2019

Me gusta definir la novela histórica como una historia ambientada en el pasado. Sin más aditamentos. Además, aprendí de los escritores británicos que toda buena novela histórica habla del presente a través del pasado. Porque la ambición, el afán por el poder, el resentimiento, el amor, la lealtad y la amistad son constantes humanas, pasiones replicadas desde la Antigüedad hasta nuestros días. Y si hay un novelista que desde hace años sobresalga en el magistral manejo de las pasiones en la narrativa histórica para hacernos viajar al pasado con billete de vuelta es Arturo Pérez-Reverte, pues ha creado un territorio literario propio, el revertiano, universalmente reconocible.

En 'Soy revertiano ¿Pasa algo?' esbocé mi visión de la narrativa de este académico, pero ahora quiero hacer hincapié en su novelística histórica por varias razones: la creación de personajes incardinados en un código ético trasplantable de una época a otra, la elección de periodos turbulentos o de aceleración histórica, la habilidad para plasmar el espíritu cervantino, quevedesco y galdosiano en diferentes obras; y por su esforzada lucha consigo mismo para, lejos de acomodarse en fórmulas narrativas de probado éxito, buscar en cada libro algo distinto, novedoso. Esta última característica de reinventarse en cada novela sin salirse de un aquilatado mundo literario la tiene también otro compañero de sillón de la RAE: Mario Vargas Llosa.

Todo novelista tiene tres vidas que cuecen en su mente a partes desiguales: la vivida, la imaginada y la recreada a través de sus lecturas. La singular vida vivida de Pérez-Reverte como corresponsal de guerra y el acopio de lecturas de los clásicos decantaron su literatura, acaso sin proponérselo, por la senda de la narrativa histórica, y siempre con unas características esenciales: el predominio de lo literario sobre lo histórico (lo contrario hace naufragar esta novelística), la carnalidad de los personajes y el profundo conocimiento del tiempo histórico novelado. Todo ello, además, empapado de un espíritu fordiano. Del cine de John Ford.

'El húsar' (1986), su primera narración, se anticipa a todo al salirse del canon de la novela histórica practicada en España hasta ese momento. Es un relato antibelicista por su evolución narrativa, pues el idealismo inicial teñido de heroísmo romántico deviene en un realismo dramático. Como si La rendición de Breda de Velázquez acabase en los Desastres de la guerra de Goya. El húsar tiene como protagonista a un joven subteniente francés en la Guerra de la Independencia, lo que introduce un cierto revisionismo histórico en nuestro panorama narrativo por elegir como protagonista a alguien del bando napoleónico, algo que también haría Juan Antonio Vallejo-Nágera con su excelente Yo, el Rey, novela ganadora del Planeta. La fascinación revertiana por la figura de Napoleón queda patente en la novela breve La sombra del águila (1993), ambientada en la campaña de Rusia de 1812, donde el sentido del humor —que no la guasa, algo muy diferente— es introducido a borbotones, porque toma como materia prima un suceso real de chaqueteo de españoles enrolados en la Grande Armée y lo transmuta en un acto heroico que emociona al Emperador. En La sombra del águila subyace el rigor documental con unas proporciones de iceberg (la mayoría de la masa de hielo se mantiene oculta pero sabemos que está ahí), porque en la realidad muchos españoles del Regimiento José Napoleón lucharon con valentía en la batalla de Borodino y en la retirada, al cruzar el río Niemen, sólo lo hicieron catorce oficiales y cincuenta soldados. Fueron los supervivientes.

El maestro de esgrima (1988) es una obra de estirpe galdosiana enclavada en una época fascinante, el Sexenio Democrático (1868-1874), un periodo de oportunidades perdidas y malbaratadas. El Madrid retratado, con sus ardorosas tertulias y unos personajes de gran enganche, traza lo que constituirá la genética de la obra del cartagenero: unos diálogos fluidos donde aflora la personalidad de los protagonistas (en lo que dicen y callan), unos personajes femeninos de mayor complejidad, fortaleza y riqueza psicológica que los hombres, una concepción cinematográfica de las escenas y una deliberada búsqueda de momentos históricos apasionantes (nacientes o crepusculares) que permite desplegar una voz narrativa poderosa.

La Guerra de la Independencia volverá a ser abordada en dos ocasiones: Un día de cólera (2007) y El asedio (2010). La densidad histórica de la jornada del Dos de Mayo de 1808 es novelada en Un día de cólera desde el prisma de la historia desde abajo, es decir, a través del decisivo y momentáneo protagonismo de los sectores populares que, junto a un puñado de militares, se alzaron en Madrid contra las tropas imperiales. Esta original y arriesgada decisión de situar la narración a pie de calle ha tenido continuadores, como por ejemplo, Éric Vuillard en su novela 14 de julio (Tusquets, 2019). Y El asedio no sólo introduce una doble visión de los acontecimientos a través de un protagonista español y otro francés, sino que se hermana con Un día de cólera en la exhaustiva recreación de una ciudad: Cádiz en una novela y Madrid en la otra. Este interés revertiano por reconstruir los planos urbanos hace que todas sus ciudades literarias lo sean por una elección sentimental; él las ama y paseamos por ellas con un sentido de la bilocación temporal, porque nos desdoblamos entre el pasado y el presente y reconocemos en ellas la huella de la historia así se trate de Cartagena, Nápoles, Madrid, Cádiz, Venecia, París o Tánger. Y es que en la literatura revertiana la historia no es algo fosilizado sino viviente, y lo antiguo nunca desaparece del todo sino que se superpone, como lo hace en nuestra memoria todo cuanto hemos vivido.

El historiador Fernand Braudel publicó en 1949 un ensayo que revolucionó la historiografía: El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II, en el que le concedía al Mare Nostrum la cualidad de sujeto histórico. Esto bien lo sabe Pérez-Reverte, pues su faceta de navegante le ha permitido escribir algunas de sus obras teniendo como protagonista al mar, y no sólo para reflejar su querencia marinera, sino porque el Mediterráneo y el Atlántico han hecho que las costas que bañan sean palimpsestos históricos y literarios, lugares que almacenan en estratos la memoria de las sucesivas civilizaciones que los habitaron. Aquí encajan Cabo Trafalgar (2004), la alatristesca Corsarios de Levante (2006) y El asedio, novelas injertadas en el espíritu de la saga literaria marítima de Patrick O’Brian, o en Master and Commander, la mejor película de barcos de guerra jamás rodada.

La Historia del Tiempo Presente es el periodo que estudia el pasado próximo, cuyo arranque podemos establecer en 1989, lo cual permitiría considerar El pintor de batallas (2006) como una novela histórica, porque su protagonista, un antiguo fotógrafo de guerra reconvertido en pintor para exorcizar sus fantasmas internos, revive en su mente el carrusel de horrores de la guerra de los Balcanes en la desmembrada Yugoslavia que él cubrió como profesional de la cámara. En esta desgarradora, melancólica y nihilista narración, Pérez-Reverte utiliza como arcilla literaria la memoria y la historia oral para componer un retablo de capítulos y escenas de tal intensidad que dejan una muesca en el corazón del lector.

Ya resuenan los tambores, se alzan las picas y humean los arcabuces. Alatriste. Sólo por la encarnadura novelesca de este soldado de los tercios Pérez-Reverte merecería entrar en la fama de la novela histórica. El vertiginoso éxito de los libros del capitán Alatriste se debe a un cóctel literario agitado, no batido: un protagonista con costurones en el alma dotado de un incombustible código de lealtades, la recreación del mundo hispánico del Siglo de Oro, la simbiosis de élites y tipos populares, el paladeo sin resaca del castellano antiguo y la tintura quevedesca que impregna sus páginas. Pero no sólo porque Francisco de Quevedo es uno de los más logrados personajes de la saga, sino porque la melancolía, mala leche y bizarría de sus sonetos y la picaresca del Buscón que radiografiaron el imperio español también están presentes en los libros de Alatriste. Novelas, por cierto, que han hecho más por acercar la literatura del Siglo de Oro a las generaciones jóvenes que los desquiciados y aborregados planes de estudio que padecemos dentro de los muros de la patria mía, si un tiempo fuertes ya desmoronados…

La serie detectivesca de Falcó es una aleación de novela negra e histórica, una feliz coyunda que también han realizado Philip Kerr con su comisario Bernie Gunther y Benjamin Black con su patólogo forense Quirke. La trilogía de Falcó es un paso más en la literatura revertiana: una artesanía de lujo que busca la eficacia narrativa por medio de una escritura depurada, la creación de un peligroso protagonista atractivo y achulado que sabe desenvolverse en el mundo refinado (y en sitios de mala nota) de los años treinta y, también, por situarse en la guerra civil española y en escenarios tan cosmopolitas como Tánger o París. La desenvoltura como escritor de Pérez-Reverte tiene momentos sublimes como en Sabotaje (2018), donde Marlene Dietrich, con su voz sombreada y movimientos de pantera, le planta un beso en la boca a Lorenzo Falcó. Qué bárbaro.

Hombres buenos (2015) es una novela cervantina, porque los protagonistas, dos académicos de la RAE, son muy distintos entre sí pero acaban anudando una amistad genuina en el aventurado viaje que emprenden desde Madrid hasta París para hacerse con una colección de la Enciclopedia; y también, porque ambos ilustrados encarnan los mejores valores de una España heredera de las virtudes que supo captar Cervantes en su tiempo. La doble estructura cronológica del libro entre el siglo XVIII y el XXI es mucho más que un jugueteo metaliterario: es la confirmación de que la historia pervive en el presente de variadas formas, de que la literatura, los viajes y las amistades enriquecedoras nos hacen revivir tiempos que no llegan a extinguirse porque aún hay gente que los recuerda. Como sucede con quienes hemos querido y murieron.

Y, por último, Sidi (2019), el relato de frontera hispánico donde nace la leyenda del Campeador, el western medieval en el que podemos intercambiar espadas y ballestas por Colts y Winchester y el aplomado carisma de Ruy Díaz por el de John Wayne. Pérez-Reverte vuelve a hacerlo, a dar una vuelta de tuerca a su obra, pues resetea la literatura fronteriza (de larga tradición narrativa en España) al trasladar el enfoque épico del cine de John Ford al personaje del Cid. Y funciona de maravilla.

Nací en una casa en la que una surtida biblioteca la convertía en El Álamo, porque los libros de historia y las novelas históricas, colocados en estanterías y apilados, eran el baluarte que impedía que las miserias y rutinas del mundo exterior conquistasen el mundo interior de quienes vivíamos allí. Aprendí que la literatura era evasión, disfrute, riqueza y defensa. Crecí leyendo bajo la luz amarillenta de una lámpara de pie o bajo el sol que se filtraba por las ventanas mientras en el tocadiscos sonaba la música que ponían mis padres. En la Navidad en la que estudiaba COU compré la antes citada Yo, el Rey porque la novela histórica me había conquistado en una incruenta guerra relámpago y regalarla fue una demostración de amor. Vinieron a mi vida diferentes autores de este género literario, algunos al trantrán, otros recomendados y de otros me despedí a la francesa porque nada me aportaban. Hasta que, en tromba, llegó a mi vida la literatura de Arturo Pérez-Reverte. Y vino para quedarse, como en un bolero.

Desde entonces compartí con mis amigos lectores las novelas revertianas recién salidas de las tripas de las imprentas, hablábamos de ellas con pasión encendida (la pasión de hielo es propia de críticos envidiosos), las prestaba como quien entrega unas credenciales diplomáticas, diciendo “éste es mi mundo”, y las disfrutaba mientras a veces la emoción se licuaba en mis ojos, como también ocurre en el cine. Y en la vida.

Si Juan Eslava Galán es el padre de la nueva novelística histórica española, Arturo Pérez-Reverte es su gran difusor a nivel internacional. La narrativa revertiana no es apátrida, sino que trasciende fronteras por haber destilado la mejor tradición española (cervantina, quevedesca y galdosiana) e incorporado una visión del mundo para universalizar su concepción de la historia a través de los libros. Sólo la finezza intelectual de Sergio Vila-Sanjuán es capaz de glosar de manera insuperable la literatura histórica del cartagenero: “La combinación de memoria cultural, vivacidad narrativa y aventura como norma de conducta brindan las claves de su enorme y merecido éxito”.

Mientras tengamos en las manos una novela histórica de Pérez-Reverte nuestro mundo interior quedará a salvo de banalidades y mediocridades, The Brothers Four cantarán The Green Leaves of Summer y El Álamo no volverá a caer.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14342
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: La Reverteca

Mensaje por Rogorn » Mié Nov 06, 2019 10:35 am

El columnista libre
María Pardo - cope.es - 03/11/2019

Los articulistas deberíamos hacer examen de conciencia y preguntarnos si en la elaboración de nuestras columnas somos libres. En una sociedad al acecho de la incorrección política, es fácil que los escritores caigamos en el bucle de la sumisión, es decir, que nos resignemos a escribir por y para el bienestar del lector, lo que implica relativizar nuestro juicio con el fin de evitar críticas y malestares, refugiándonos en temas cliché.Esta debilidad no solo condiciona nuestro respeto al lector, sino que hiere el anhelo literario que nos alimenta, condenándonos a un vacío hilar de sentencias bien-queda.

Cuando elaboramos textos coherentes con nuestros modo de entender la vida, nos reafirmarmos en nuestras ideas, al tiempo que desarrollamos un estilo propio basado en la singular percepción que tenemos de la realidad. Por si fuera poco, si el articulista no se vende a sí mismo, no engaña al lector sino que corresponde al voto de confianza que le brinda desde su anonimato al leer nuestra publicación.

A mi juicio, si hay en España un articulista que es ejemplo de libertad y fidelidad a uno mismo, es Arturo Pérez-Reverte. Sus criterios incorrectos y sus valoraciones inflexibles le tienen que acarrear la enemistad de muchos, por más que le otorguen la admiración y la deferencia de otros tantos y, sobre todo, la dignidad de quien camina sin máscaras.

Puede que esta farsa del columnista educado provenga del menosprecio, por parte de algunos escritores, al poder de influir en la sociedad a través de los escritos que publican. Lo escuché un día en la radio: “La mano que escribe una página construye una ciudad”. Sería imperdonable que malgastáramos este privilegio en la tentativa inútil de complacer al mundo.

Responder