'El pequeño hoplita'

Comentarios y noticias sobre el resto de los libros de Pérez-Reverte

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab May 10, 2014 11:37 pm

Un debut infantil para los grandes
Clara Morales Fernández - elpais.es - 11/05/2014

“No creo en la literatura infantil”, espetó en una ocasión Jorge Luis Borges. El escritor César Aira se encargó de explicar el aparente exabrupto en estas páginas. Un autor de su genio y de su tradición no podía comprender el abismo que se abría entre la literatura y aquellos libros para niños que sus padres nunca leerían. Cuando Arturo Pérez-Reverte lanzó la colección 'Mi primer…' en 2011 (ofrecida por 'El País', a partir del próximo domingo y hasta el 6 de julio, por 6,95 euros) trataba de salvar esa distancia. Comenzó a llamar a escritores de renombre en el mundo literario español y les convenció —“después de mucho insistir y de mucha resistencia”, confiesa jocoso Eduardo Mendoza, uno de los conversos— para sumergirse de nuevo en la infancia.

Como recordaba Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura y uno de los ocho autores de la colección con su 'Fonchito y la Luna' (a la venta el 25 de mayo), no se trata de “escribir para niños, es escribir como lo haría un niño”. Quizás por eso Mendoza echó mano de sus recuerdos de infancia a la hora de trazar la historia de Inés en 'El camino del cole', una niña que reinventa su barrio y asigna personajes a sus vecinos cada mañana: “Me parecía sumamente aburrido: las mismas tiendas, los mismos edificios… y yo iba llenándolo de fantasía”. Como él, Javier Marías, Almudena Grandes, Juan Marsé, Luis Mateo Díez, Enrique Vila-Matas y los propios Vargas Llosa y Pérez-Reverte se han atrevido a cambiar de público tirando de memoria y fantasía.

Aunque Juan Marsé (que en la colección firma 'El detective Lucas Borsalino') guarda las distancias con respecto a la idea de escribir “para niños”. “Cuando me pongo a escribir me planteo siempre lo mismo: hacerlo bien y terminar pronto, lo mismo para adultos que para niños. No me planteo por qué elijo ciertos temas y tampoco lo hice aquí. Yo escribo para niños inteligentes como escribo para adultos inteligentes", explica el autor de 'Últimas tardes con Teresa'. Aira ya mencionaba en su artículo 'Contra la literatura infantil' el principal defecto que veía en el “subgénero”: “No inventa a su lector, operación definitoria de la genuina literatura, sino que lo da por inventado y concluido”. Es decir, con frecuencia se ve a los niños como seres definidos por su edad e intercambiables entre sí.

Para huir de ese supuesto público homogéneo, el ilustrador Fernando Vicente, que ha dado imagen a 'El pequeño hoplita', de Arturo Pérez-Reverte, se centró en sus propios hijos. El trabajo pilló al también dibujante de 'Peter Pan' y 'Momo' en mitad de unas vacaciones familiares, y recuerda con ternura el asesoramiento técnico recibido: “¡Ponle más lanzas! ¡El escudo más grande!”. “Fue un éxito familiar, el resto de mi trabajo les da igual”, bromea el artista, que también pudo acceder a otra muestra de público en una lectura en el colegio de sus niños: “Les encantó esa historia de guerreros y de batallas”. La temática de la renovación infantil del péplum propuesta por Pérez-Reverte, la historia de los 300 espartanos muertos en el desfiladero de las Termópilas, podría considerarse poco adecuada para niños de seis años. Entre otras cosas, porque comienza con un potente “Érase una vez trescientos hombres valientes que iban a morir”. Pero, como recordaba el escritor Santiago Roncagliolo, “a lo largo de la historia, los cuentos infantiles han sido bastante irreverentes, incluso crueles”. Basta recordar a Pulgarcito, abandonado por sus padres, o a Cenicienta, esclavizada en su propia casa. Grandes autores modernos como Roald Dahl, con su 'Cuentos en verso para niños perversos', no han renunciado a la malicia, o incluso al gore. Fernando Vicente reflexiona: “A lo mejor hay cosas que los niños asumen mejor de lo que creemos”.

Eduardo Mendoza, autor de 'La ciudad de los prodigios', también parece haber seguido esa idea. En 'El camino al cole' subyace, consciente o inconscientemente, un mensaje que quizás llegue más a los padres que a los niños: “Ir solo a la escuela era el aprendizaje de la rutina. En parte uno se sentía liberado de la compañía, de ir de la mano, pero uno descubre que esa libertad es un rollo. Porque tampoco pasa nada. Que es la historia de la vida en general”.

18 de mayo. 'El pequeño hoplita', de Arturo Pérez-Reverte. Ilustrado por Fernando Vicente.
25 de mayo. 'Fonchito y la Luna', por Mario Vargas Llosa. Ilustrado por Marta Chicote Juiz.
1 de junio. 'Ven a buscarme', de Javier Marías. Ilustrado por Marina Seoane Pascual.
8 de junio. 'El camino al cole', de Eduardo Mendoza. Ilustrado por Daniel Montero Galán.
15 de junio. '¡Adiós, Martínez!', de Almudena Grandes. Ilustrado por Sylvia Vivanco Extramiana.
22 de junio. 'El detective Lucas Borsalino', de Juan Marsé. Ilustrado por Roger Olmos.
29 de junio. 'El niño de plata', escrito por Luis Mateo Díez. Ilustrado por Teresa Ramos.
6 de julio. 'Niña', de Enrique Vila-Matas. Ilustrado por Anuska Allezpuz.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab May 17, 2014 7:28 am

Héroes griegos en miniatura
Clara Morales - elpais.com - 17/05/2014

En este libro, Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) habla de batallas, honor y guerreros que defienden unos ideales más altos que sus vidas. A sus lectores habituales la temática puede resultarles familiar. Pero el público a cuyo encuentro va 'El pequeño hoplita' (mañana con 'El País' por 6,95 euros) no sabe nada del escritor, ni de sus libros, ni de esos 300 soldados griegos que lucharon hasta la muerte en el desfiladero de las Termópilas. Porque tiene en torno a ocho años.

“Qué bien estaría que un niño pudiera leer al mismo autor de los seis años a los 60”. Eso es lo que pensó Pérez-Reverte cuando comenzó a coordinar en 2010 la colección 'Mi primer...', una serie de ocho libros publicados por Alfaguara y firmados por algunos de los autores más leídos en español: Mario Vargas Llosa, Javier Marías, Almudena Grandes, Juan Marsé, Eduardo Mendoza, Luis Mateo Díez, Enrique Vila-Matas y el propio Pérez-Reverte. “Todos los autores me dijeron lo mismo, que al no haber hecho nunca literatura infantil, les ofrecía un reto. Lo que pedían todos es que no fueran cuentos distintos a su narrativa. Todos tienen su sello, su marca de fábrica”.

Quizá por eso Pérez-Reverte ha elegido hablar de los hoplitas, unos hombres “duros y orgullosos”. “Quería contarle a un niño pequeño una historia de mayores”, explica Pérez-Reverte. La mayor dificultad para realizarlo, según el autor: la síntesis. Una de las consignas era usar un lenguaje sencillo, frases cortas y, como mucho, un folio y medio de extensión. Eso no ha impedido que el autor condense no solo un imaginario de héroes clásicos, tan familiar a los adultos, sino todo un código ético implícito, según el escritor, en el relato de las Termópilas: “La defensa de la cultura occidental, la solidaridad entre compañeros, la obediencia a las leyes justas, el amor filial a los padres, la dignidad de los hombres que quieren ser libres...”. Todo, acompañando al pequeño hoplita, un aprendiz de soldado que se convierte en testigo del sacrificio de los guerreros.

Pérez-Reverte considera que la guerra y la muerte son temas totalmente válidos para las narraciones infantiles. “Otra de las consignas para la colección es que los libros no tenían por qué ser políticamente correctos. Creo que escamotear a un niño los valores importantes, que a veces incluyen el valor, el sufrimiento y la muerte, supone dejarle indefenso cuando eso le golpea en la vida. Cosa que ocurre tarde o temprano”, explica el escritor cartagenero.

El libro, ilustrado por Fernando Vicente (dibujante en títulos como Momo o Peter Pan), deja abierta una puerta, “una trampa”, para los padres. El final reza: “Un hombre y un niño. Esperando”. “La pregunta que hará el lector es: ¿Esperando qué? Que vuelvan a atacar las Termópilas, claro. Lo que buscaba era que un padre le enseñe a su hijo que morir por actos nobles no es raro, sino algo que ha pasado a lo largo de la historia”.

Imagen

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'El pequeño hoplita'

Mensaje por Rogorn » Mié May 22, 2019 10:30 pm

Cuentos para niños de los grandes autores actuales
elmundo.es - 21/05/2019

Dice Arturo Pérez-Reverte que la idea se le ocurrió un día cualquiera tomando una copa de vino: "Qué bonita sería una colección de cuentos para niños escritos por los autores contemporáneos más importantes de las letras españolas". El próximo domingo 26 de mayo, 'El Mundo' ofrece a sus lectores la posibilidad de conseguir esa obra, que por suerte se hizo realidad: Mi Primer es una cuidada selección de ocho títulos para transmitir a los más pequeños la pasión por la lectura.

El autor de la saga 'Las aventuras del Capitán Alatriste' será el encargado de abrir la colección con 'El pequeño Hoplita', una historia ambientada en la guerra de las Termópilas con un niño como protagonista, que se podrá conseguir el próximo domingo. Cada fin de semana saldrá una nueva entrega con el diario por sólo 6,95 euros.

"Los niños pueden leer sobre cualquier temática, son los lectores ideales porque su imaginación todavía es virgen. Lo importante es engancharles a la historia. En el caso de mi libro ese truco era el protagonista: al situar a un niño en el centro de la trama, los lectores más pequeños podrán identificarse con él", explica Pérez-Reverte.

Este escritor y periodista fue el encargado de contactar con los autores a los que quería invitar a participar para la colección. "Todos eran buenos amigos míos y eso facilitó que pudieran involucrarse pese a que estaban en editoriales distintas", desvela. "Creo que es importantísimo que la afición a la lectura se desarrolle muy pronto y que los niños descubran, gracias a ella, que la ficción enriquece la vida y aumenta nuestras experiencias", dice Mario Vargas Llosa, el autor de la segunda entrega, 'Fonchito y la luna', donde el escritor peruano recupera a un personaje que ya había aparecido en sus novelas 'Elogio de la madrastra' y 'Los cuadernos de don Rigoberto'.

Por su parte, Javier Marías imaginó una historia donde la generosidad, el amor y un misterio enterrado en un bosque son las tramas en torno a las que se articula su cuento 'Ven a buscarme'. El autor de algunas de las novelas contemporáneas más influyentes en nuestra lengua como 'Corazón tan blanco' cuenta la historia de un niño que está de vacaciones en el pueblo de sus abuelos y descubre el primer amor.

La colección sigue con 'El camino del cole', de Eduardo Mendoza, donde el responsable de títulos tan geniales y aplaudidos como 'La verdad sobre el caso Savolta' o 'Sin noticias de Gurb' propone una historia llena de imaginación, donde el trayecto al colegio puede ser una aventura junto a personajes mágicos y entrañables.

Otro grande de nuestras letras, el barcelonés Juan Marsé, se adentra en el género policiaco con 'El detective Lucas Borsalino', sobre un niño que recibe un sombrero como regalo gracias al cual se convierte en un audaz investigador privado armado con una linterna y una pistola de agua. Almudena Grandes es otra de las autoras imprescindibles de la literatura que se han atrevido a cambiar de registro para la colección. En '¡Adiós, Martínez!' propone una historia donde la niña Casilda conseguirá escapar de su rutina en el colegio a través de la fantasía y la fuerza de la amistad.

'Niña' es el nombre que escogió Enrique Vila-Matas para un cuento que invita a dejar volar la imaginación y zambullirse en un universo de aventuras increíbles desde lo cotidiano: debajo de la cama de sus padres, una niña descubre que puede navegar los océanos en un barco pirata. El último título es 'El niño de plata', de Luis Mateo Díez, donde Tino y Pina encuentran en el jardín de su casa un platillo volante con un ser fantástico de otra galaxia a quien deberán ayudar en una aventura que recuerda a grandes películas para toda la familia como 'E.T., el extraterrestre' (Steven Spielberg, 1982).

Todas estas obras, recomendadas a partir de seis años, hablan de valores como la amistad, el compañerismo, la generosidad, la valentía y ofrecen herramientas de aprendizaje y comprensión del mundo a través de la lectura. Son historias divertidas y sorprendentes, con la garantía de estas firmas prestigiosas que se han atrevido a salir de su registro habitual. Uno de los grandes atractivos es que cada libro cuenta con ilustraciones exclusivas de artistas como Anuska Allepuz, Sylvia Vivanco, Marta Chicote Juiz, Daniel Montero Galán, Fernando Vicente, Teresa Ramos, Roger Olmos y Marina Seoane Pascual, quienes han trabajado mano a mano con los autores para imaginar universos fantásticos y atractivos para los más pequeños.

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14216
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Re: 'El pequeño hoplita'

Mensaje por Rogorn » Vie May 24, 2019 6:21 pm

"Si a un niño se le escamotea que la vida es lucha, no sabrá defenderse de adulto"
José Fajardo - 24/05/2019

"Qué bonita sería una colección de cuentos para niños donde pudieran estar los autores más importantes en lengua española", pensó un día Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) mientras apuraba una copa de vino. Hizo una lista y resultó que todos eran amigos suyos. Tocaba convencerles. "Para ello les llamé uno por uno y escribí el primer libro de la colección, que sería 'El pequeño Hoplita', para enviárselo a todos los que iban a participar y engancharles al proyecto". Así fue como se apuntaron Mario Vargas Llosa, Javier Marías, Eduardo Mendoza, Juan Marsé, Almudena Grandes, Enrique Vila-Matas y Luis Mateo Díez.

'El pequeño Hoplita' es un canto al heroísmo ambientado en la Batalla de las Termópilas, "una de las luchas más grandes de la civilización occidental para preservar sus valores frente a la barbarie", según su autor. Con este libro ilustrado, que se podrá conseguir este domingo con el periódico por 6,95 euros, arranca la colección 'Mi primer' donde algunos de los autores más importantes en lengua española se pasan a la literatura infantil.

-¿Por qué les va a interesar a los más pequeños este acontecimiento histórico?
-Todo depende de cómo lo enfoques: el truco aquí está en meter a un niño en el centro de la batalla de las Termópilas. Son los lectores ideales porque su imaginación es todavía virgen y se identifican con cualquier modelo narrativo. Se van a sentir parte de esa lucha, van a conectar con esa madre que le espera en las murallas, con los problemas que atraviesan sus amigos, cualquiera entiende eso.

-¿Cómo se le ocurrió?
-Quería una obra que no fuese políticamente correcta, que un niño pudiera verse en ese momento histórico dramático donde hay muerte y se paga un precio. Es un relato moral: a veces hay que luchar para defender unos valores y esa lucha puede ser simbólica, no es necesario agarrar una espada. Cualquier ciudadano debe sentirse responsable desde pequeño con sus compañeros, su mundo, su memoria y su futuro.

-El debate sobre la censura en la literatura infantil sigue vigente.
-Los estúpidos quieren vender una imagen de un mundo color de rosa. Si le dices a un niño que todo son dibujos animados y que los dragones son bondadosos, después descubrirá una realidad mucho más cruel. Así el lobo se encuentra el trabajo hecho, se lo estamos poniendo facilísimo para degollar al rebaño.

-¿Cuál es la solución?
-El mundo se idiotiza y la cultura se idiotiza con el mundo, ¿pero por qué resignarse a ello? Si a un niño se le escamotea que la vida también es lucha, muerte, peligro, incertidumbre y soledad, no sabrá cómo defenderse cuando sea adulto. Hay que mostrar eso de una manera adecuada, que no sea traumática. Los cuentos tradicionales tienen dolor, sufrimiento, miedo, tienen vida real para lo bueno y lo malo, con la luz y la oscuridad. En mi libro pretendo eso: que los niños se familiaricen con palabras que están desapareciendo de los cuentos infantiles.

-¿Qué lecturas le marcaron cuando era pequeño?
-El día de mi primera comunión sólo me regalaron libros, me encontré con una biblioteca más que razonable para un niño de ocho años. Los grandes mitos clásicos griegos y latinos fueron fundamentales en mi formación pero quizá sea 'Los tres mosqueteros' el que mejor simboliza un momento de mi vida lectora. En la obra de Alejandro Dumas está todo: amistad, lucha, muerte, peligro, amor, esa eminencia gris que mueve los hilos, generosidad, lealtad, coraje... Las obras que lees a esa edad te influyen para el resto de tu vida.

-¿Aquellos libros fueron responsables del futuro Pérez-Reverte escritor?
-Nunca he sido escritor, si acaso un escritor accidental. Desde siempre lo que he sido es un lector y aún sigo leyendo mucho. Como consecuencia de esas lecturas desde que era muy pequeño, y de que llevo una vida más o menos agitada, escribo libros. Pero yo podría no escribir mañana y ser igual de feliz. Debo la felicidad a mis lecturas.

Responder