[ Registrarse ]
 
 
Principal
· Home
· Archivo de Noticias
· AvantGo
· Contactar
· Descargas
· Enciclopedia
· Enlaces
· Enviar Noticias
· Foro
· Galería de Imágenes
· Reportajes
· Tu Cuenta
Artículos Pasados
Domingo, 04 enero
· Estreno de la serie de televisión 'Las aventuras del capitán
Domingo, 30 noviembre
· Nueva edición escolar de 'DonQuijote'
· 'Perros e hijos de perra'
Sábado, 11 octubre
· Estreno de la obra 'Patente de corso'
Miércoles, 20 agosto
· Se prepara adaptación al cine de 'La piel del tambor'
Miércoles, 13 agosto
· Arturo, premiado en La Unión (Murcia)
Sábado, 10 mayo
· Arturo en las Jornadas de Arqueología Subacuática
· Arturo en Argentina
Domingo, 16 febrero
· 'Letras y espadas' por Madrid
Sábado, 01 febrero
· Arturo, premiado en Santiago de Compostela

Artículos Viejos
Últimos mensajes

 IMPORTANTE: MUDANZA DEL FORO
 Iros a leer este hlo
 1254 - 16.07.2017 - Carta a una chica muerta
 1253 - 09.07.2017 - Una Historia de España (LXXXVIII)
 1252 - 02.07.2017 - Mi tío Lorenzo
 1251 - 25.06.2017 - Una Historia de España (LXXXVII)
 1250 - 18.06.2017 - Perros de la Recoleta
 1249 - 11.06.2017 - Una Historia de España (LXXXVI)
 1248 - 04.06.2017 - Claro que nos representan
 4 - 20.06.1993 - Sobre lobos y japoneses

El Capitán Alatriste Forums


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el monitoreo de las costumbres de uso de su navegador. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar el modo de tratamiento de estas cookies o negarlas.

Ecke Ecke
www.Capitan-Alatriste.com :: Ver tema - 'Hombres buenos' (2015) (noticias)
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

'Hombres buenos' (2015) (noticias)
Ir a página 1, 2, 3 ... 11, 12, 13  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Otros libros
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Lun Ene 26, 2015 5:48 pm    Asunto: 'Hombres buenos' (2015) (noticias) Responder citando

facebook.com/alfaguara - 26/01/2015

Atención, tenemos una gran noticia que daros: el 12 de marzo publicaremos la nueva novela de Arturo Pérez-Reverte. Una intriga histórica en el París prerrevolucionario, basada en hechos reales y documentada con extremo rigor, que narra la heroica aventura de quienes se atrevieron a cambiar el mundo con libros.

Más información próximamente...



Ultima edición por Rogorn el Vie Jul 03, 2015 9:41 am, editado 12 veces
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Victoria
Alférez


Registrado: Mar 01, 2012
Mensajes: 1305
Ubicación: Por tierras de España.

MensajePublicado: Lun Ene 26, 2015 6:08 pm    Asunto: Responder citando

Suena bien.

Tranquilo
Pero ya podía haberse programado la publicación para unas semanillas antes, y nos arreglaba lo del amigo invisible a todos. Twisted Evil
_________________
La única salvación de los vencidos es no esperar salvación alguna.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Birdy_Edwards
Invitado
Invitado


Registrado: Feb 22, 2010
Mensajes: 89
Ubicación: Port Royal

MensajePublicado: Lun Ene 26, 2015 9:03 pm    Asunto: Responder citando

Pinta estupendo, a ver cuando tenemos más detalles.
_________________
Duermo entre libros, sueño despierto
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email MSN Messenger
Siana
Capitán


Registrado: Jun 15, 2006
Mensajes: 5536
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Lun Ene 26, 2015 9:43 pm    Asunto: Responder citando

oooh Alterado
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Ada
Capitán


Registrado: Aug 17, 2007
Mensajes: 5719
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Lun Ene 26, 2015 11:27 pm    Asunto: Responder citando

Esta novela fue presentada en la pasada feria de Francfurt, así que es previsible que salga en varios idiomas al tiempo.
_________________
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
bowman
Capitán


Registrado: Aug 08, 2006
Mensajes: 5203

MensajePublicado: Mar Ene 27, 2015 8:04 am    Asunto: Responder citando

Buenos días. Buenas noticias.
_________________
<div>El último que apague la luz.</div>
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
koora_linax
Capitán


Registrado: Sep 03, 2006
Mensajes: 3032
Ubicación: Córdoba

MensajePublicado: Mar Ene 27, 2015 9:01 am    Asunto: Responder citando

Tengo ganas de saber quienes son los personajes Guiño

Buena noticia Sonrisa
_________________
"Al final lo que está en juego es como vivir con el desorden". Arturo P-R
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
aik
Alférez


Registrado: Feb 18, 2007
Mensajes: 2334
Ubicación: En la Hansa

MensajePublicado: Mar Ene 27, 2015 9:07 am    Asunto: Responder citando

Ya la tengo...encargada. Muy Contento

Para "el amigo invisible" podría servir vale de compra, no? Guiño
_________________
"Son Españoles los que no pueden ser otra cosa". (Cánovas)
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ada
Capitán


Registrado: Aug 17, 2007
Mensajes: 5719
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mar Ene 27, 2015 3:42 pm    Asunto: Responder citando

La nueva novela de Pérez-Reverte, 'Hombres buenos', a la venta en marzo
EFE - 27/01/2015

'Hombres buenos' es el título de la nueva novela de Arturo Pérez-Reverte, una intriga histórica en el París prerrevolucionario que, publicada por Alfaguara, llegará a las librerías el próximo 12 de marzo. Según informó hoy la editorial, la novela, que está basada en hechos reales y documentada con extremo rigor, narra la heroica aventura de quienes se atrevieron a cambiar el mundo con libros. En la novela, Arturo Pérez-Reverte recuerda que "en España, en tiempos de oscuridad siempre hubo hombres buenos que, orientados por la Razón, lucharon por traer a sus compatriotas las luces y el progreso. Y no faltaron quienes intentaban impedirlo".

Es a finales del siglo XVIII cuando dos miembros de la Real Academia Española, el bibliotecario don Hermógenes Molina y el almirante don Pedro Zárate, reciben de sus compañeros el encargo de viajar a París para conseguir de forma casi clandestina los 28 volúmenes de la 'Encyclopédie' de D'Alembert y Diderot, que estaba prohibida en España. Los dos académicos se enfrentarán a una peligrosa sucesión de intrigas, a un viaje de incertidumbres y sobresaltos que los llevará por caminos infestados de bandoleros e incómodas ventas y posadas, desde el Madrid ilustrado de Carlos III al París de los cafés, los salones, las tertulias filosóficas, la vida libertina y las agitaciones políticas en vísperas de la Revolución francesa.

Esta aventura histórica, con la que Pérez-Reverte vuelve al territorio literario de 'El club Dumas', llegará simultáneamente a las librerías en España, América Latina y en español para EE.UU.

--


EN LA PAGINA DE ALFAGUARA han ampliado con esta información, además de caracteristicas técnicas de la obra:

Páginas: 592 Publicación: 12/03/2015 Género: Novela Formato: 15x24 Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta Precio: 22,90 €
ISBN: 9788420403243


EN CASA DEL LIBRO:

Un elogio a los libros y su poder de cambiar el mundo.
Una defensa de la razón como mejor arma de ante cualquier fanatismo. Una reflexión de plena actualidad.
Una novela para aprender con discusiones filosóficas al alcance de todos los públicos.
El autor involucra al lector en su relato haciéndole partícipe de las decisiones y las inquietudes que se le han ido planteando a la hora de escribir esta novela.
_________________
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Sab Feb 14, 2015 11:30 am    Asunto: Responder citando

Pérez-Reverte defiende "la razón frente al fanatismo" en su nueva novela
Ana Mendoza - EFE - 13/02/2015 - 14:43h

El escritor Arturo Pérez-Reverte defiende "la razón frente al fanatismo" en su nueva novela, `Hombres buenos`, una intriga histórica ambientada a finales del XVIII, en el París de la Ilustración, en la que hay mil aventuras y lances pero también ideas que tienen plena actualidad. "La razón, la educación y la cultura son las únicas armas frente al fanatismo y la estupidez de los seres humanos", asegura Pérez-Reverte (Cartagena, Murcia, 1951) en una entrevista con Efe, en la que adelanta las claves de esta novela que Alfaguara publicará el próximo 12 de marzo en España, Latinoamérica y Estados Unidos.

Con `Hombres buenos`, cuyas pruebas acaba de corregir, el escritor regresa al territorio literario de 'El Club Dumas' (1993), el libro que abrió puertas a otros del mismo género y con el que Pérez-Reverte consiguió lectores en medio mundo. Realidad y ficción se funden en su nueva novela, en la que rinde homenaje a aquellos "hombres buenos que, en tiempos de oscuridad, lucharon por traer a sus compatriotas las luces y el progreso y que quisieron cambiar España y Europa, acabar con la tiranía, con la injusticia, y crear ciudadanos educados, cultos".

En su nuevo libro, sumerge al lector en el París de los años previos a la Revolución francesa, y despliega ante él "todo lo que es el mundo cultural, político e ilustrado de la época". "Las luces, el progreso, la democracia que viene, la revolución que se está gestando, es decir, la Europa futura". Al mismo tiempo, recrea el ambiente de "la España que pudo ser". "(La España que pudo ser) si las luces nos hubieran guiado, y que no fue porque la oscuridad nos lo impidió", señala Pérez-Reverte, uno de los autores españoles de mayor éxito y cuya obra está traducida a más de 40 idiomas. El siglo XVIII fue la "gran oportunidad". "España estuvo a punto de levantar la cabeza y salir del pozo negro donde nos tenían metidos los más reaccionarios, los políticos corruptos". De pronto, "se fue todo al diablo porque llegó la Revolución y llegó Napoleón". Pero "ese momento de esperanza, de finales del siglo XVIII, fue magnífico en todo: en la ciencia, en la literatura, en la política, en los avances sociales".

La chispa de la novela prendió en la mente del escritor cuando vio en la Biblioteca de la Real Academia Española (es académico desde 2003) los 28 tomos de la primera edición de la 'Enciclopedia' francesa. Empezó a indagar y la historia se adueñó de él. Y es que, en el siglo XVIII, la RAE decide conseguir la 'Encylopédie' de D'Alembert y Diderot, prohibida en España, y para ello obtiene el permiso real y el de la Inquisición, "pero bajo ciertas condiciones". En las actas de la época se menciona a los "hombres buenos" que enviaron a Francia. La 'Enciclopedia' "no estaba bien vista por el sector reaccionario de la cultura española, de la Iglesia, del Estado", comenta Pérez-Reverte, que ha situado la trama en torno a 1780.

La novela se desarrolla en un doble plano, porque transcurre en el siglo XVIII y en el XXI. El narrador es un académico -"No soy yo", asegura el novelista-, y desgrana la investigación que lleva a cabo y sus conversaciones con historiadores en París y en Madrid. Ese narrador va contando "la novela de la novela, cómo se escribe una novela a mitad del XVIII", añade el autor de 'Hombres buenos', en la que, en algún momento, salen personajes reales como Víctor García de la Concha, Darío Villanueva, José Manuel Sánchez Ron, Carmen Iglesias o Francisco Rico y se menciona a Javier Marías y a su padre, el filósofo Julián Marías.

En la ficción, la difícil misión de conseguir la 'Enciclopedia' recae en dos académicos: en el bibliotecario don Hermógenes Molina, uno de esos hombres ilustrados que "creían conciliables fe y razón", y en el almirante don Pedro Zárate, "científico, frío, que solo cree en la razón". Desde el Madrid ilustrado de Carlos III, la dispar pareja viaja a París con las dificultades propias de la época y por caminos infestados de bandoleros. El sector reaccionario español decide sabotear el viaje y manda tras los académicos a un sicario que es "muy revertiano, un tal Pascual Raposo, antiguo soldado de caballería, para que les reviente la operación", comenta el autor. A esos dos académicos "respetables y tranquilos" les hace de guía en París un abate español exiliado, Bringas, "un hombre exaltado, revolucionario, radical, ultramontano, que los mete en unos líos enormes", añade.

Como sucede con cada uno de sus libros, detrás de 'Hombres buenos' hay un trabajo de documentación exhaustivo. El escritor ha viajado a París, ha comprobado en planos antiguos calles y lugares, y ha leído "todo lo que se puede leer del XVIII español y del francés". Cada debate de los académicos está tomado de textos de la época. "No hablo yo: lo hacen Voltaire, Rousseau, Diderot, D'Alembert, Feijóo, Jovellanos, Cadalso", subraya el autor, que se ha limitado a "transformar ese material en diálogos lúcidos entre personas inteligentes".
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Vie Mar 06, 2015 6:14 pm    Asunto: Responder citando

Llegan los 'Hombres buenos' de Pérez-Reverte
Clara Vargas Añejo - elcorteingles.es - 06/03/2015

'Hombres buenos' es el título de la reciente novedad de Arturo Pérez-Reverte, una intriga histórica con el París de la ilustración como agitado telón de fondo.

No sabemos cuándo Pérez-Reverte descubrió en la Biblioteca Nacional de la que es académico los 28 tomos de la primera edición de la Enciclopedia Francesa, y ese fue el chispazo que prendió la mecha de la que ya es su última novela, 'Hombres buenos'. Y es que tras la 'Encylopédie' de D'Alembert y Diderot que en el siglo XVIII consiguió traer la RAE a España se esconde una historia de prohibiciones y tejemanejes entre la Casa Real y la Inquisición que permitieron la llegada de la 'Enciclopedia' bajo ciertas condiciones. Un trabajo aquel, el de traer la luz de la cultura a España, que recayó sobre ciertos "hombres buenos" que fueron enviados a Francia y que son mencionados en las actas de la época.

Con este 'Hombres buenos' Pérez-Reverte regresa en cierto modo al espacio de los incunables y las bibliotecas que le daría tanto renombre en aquella aplaudida 'El Club Dumas'. En palabras del autor, la novela que tenemos entre manos es un homenaje a aquellos "hombres buenos que, en tiempos de oscuridad, lucharon por traer a sus compatriotas las luces y el progreso y que quisieron cambiar España y Europa, acabar con la tiranía, con la injusticia, y crear ciudadanos educados, cultos". Y para ello el lector deberá de sumergirse en el París de la pre revolución, con sus agitadas políticas, su universo ilustrado y cultural, cuna entonces del progreso, la democracia y la Europa futura. Pero no todo será el siglo XVIII, ya que la novela se desarrolla en dos planos, aquel y la época actual, en la que el narrador irá desgranando su investigación sobre los sucesos a través de diversas conversaciones con historiadores y entendidos. Arturo Pérez-Reverte asegura que el narrador "no es él", pero como en otras novelas del autor ese trabajo de investigación reside en el fondo de la obra, y Arturo viajó para descubrir los hechos acaecidos a París, comprobando planos antiguos y leyendo todo lo que se podía leer sobre la época.

La aventura de traer la 'Enciclopedia' a nuestras tierras recaerá entre tanto en dos académicos de la época, el bibliotecario don Hermógenes Molina y el almirante don Pedro Zárate. A ambos los dividirá el hecho de que uno pretende aunar fe y razón y el otro tan solo se deja llevar por esta última. Pero será mayor aquello que los une, el afán, el tesón, y la ilustración. Un viaje a París que se verá saboteado por el sector reaccionario español y por la amenaza de un sicario llamado Pascual Raposo, antiguo soldado de caballería y hombre de armas.

Pérez-Reverte señala además que cada uno de los debates que aparecen en la novela entre los diferentes académicos de la época está tomado de textos de aquel entonces: "No hablo yo: lo hacen Voltaire, Rousseau, Diderot, D'Alembert, Feijóo, Jovellanos, Cadalso", subraya el autor, que se ha limitado a "transformar ese material en diálogos lúcidos entre personas inteligentes".
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Sab Mar 07, 2015 8:32 am    Asunto: Responder citando

Pérez-Reverte en el París prerrevolucionario
Enrique Turpin - lavanguardia.com - 07/03/2015

Quien haya seguido la vida literaria del académico Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951), recordará que en uno de los artículos de 'Cuando éramos honrados mercenarios' (Alfaguara, 2009) aparecía dibujado el París más fiel a su biografía lectora. En el caso del creador de la serie del capitán Alatriste vale como cartografía emocional de sus sueños, desvelos y pasiones.

"Cada cual tiene su París, naturalmente" -escribía un 5 de agosto del 2007-. "El mío incluye algunos museos, restaurantes y cafés, los soportales del Palais Royal, la casa de Víctor Hugo en la plaza de los Vosgos, la estatua del mariscal Ney -bravo entre los bravos- junto a la Closerie des Lilas, el león junto al que pasaron los republicanos españoles de la División Leclerc, el Pont des Arts, la Rue Jacob, algún anticuario, una veintena de librerías y los buquinistas del Sena. Esos puestos de libros viejos son mi recuerdo más remoto, la primera e inolvidable certeza que tuve, siendo un chiquillo, de que al fin estaba en el París de Dumas, Stendhal, Balzac, Sue, Feval, Chateaubriand, Hugo y Maupassant".

Lo que todavía no podía escribir en aquella columna dominical es que un lustro más tarde se le iba a imponer la historia que ha acabado narrando en 'Hombres buenos' con una intensidad tal que lo en ella he relatado forma ya parte indisoluble del París inventariado por aquel muchacho que quedara prendado durante quince años de una preciosa librera pelirroja.

Lo que son las cosas. Ni aquello llegó a idilio, ni a estas alturas quince años de espera supone tanto tiempo. Lo que no ha cambiado es el aire con el que Arturo Pérez-Reverte afronta su paso por el mundo desde que siendo chico, no dudara en saldar cuentas a la salida del colegio si alguien había puesto en duda su palabra de honor. Luego se tiraría más de veinte años como reportero de guerra, prosperaría como pionero del best seller cultural de buena estirpe, dejaría que sus ficciones traspasaran el papel y se imprimieran en celuloide, hasta acabar sentado en el sillón T de la Real Academia Española.

Pero, ¿quiénes son este par de escogidos? La historia que se construye ante los ojos del lector es la aventura de una reconstrucción: la que lleva a Pérez-Reverte a tratar de averiguar cómo llegó a los anaqueles de la RAE una primera edición de la 'Enciclopedia' de D'Alembert y Diderot, prohibida en la España ilustrada de Carlos III. Nadie podía sospechar que dos académicos iban a enfrentarse a una peligrosa sucesión de intrigas, a un viaje de incertidumbres y sobresaltos que los llevaría, por caminos infestados de bandoleros e incómodas ventas y posadas a lo largo de todo un mes de viaje, al París de los cafés, los salones, las tertulias filosóficas, la vida libertina y las agitaciones políticas en vísperas de la Revolución Francesa.

El primer hombre bueno, Don Hermógenes Molina, achacoso bibliotecario de la Real Academia, con una cara que necesita afeitarse dos veces al día, es "bajo y regordete, rechoncho de cuerpo, afable de rostro (...). Jamás le interesó viajar fuera de España, excepto a Italia, cuna del mundo latino al que dedicó su vida y estudios". Ya viudo y de sincera fe religiosa que "consigue, en los momentos de mayor incertidumbre, tender puentes sólidos entre su razón y su fe". El segundo hombre bueno, Don Pedro Zárate, es el brigadier soltero de la RAE, autor del prestigioso Diccionario de Marina, y cuenta con unos "ojos azules, acuosos y melancólicos". Pese a su todavía buena figura, a la ropa que le cae como un guante y a su pulcra apariencia, los académicos le calculan de sesenta a sesenta y cinco años. Un hombre culto, digno, honrado, como tantos otros personajes que pueblan las historias del escritor.

El primer hombre malo, el también académico conservador Manuel Higueruela: "Es comediógrafo vulgar y poeta mediocre, pero edita el ultraconservador 'Censor Literario' que tiene fuertes apoyos en los sectores más reaccionarios de la nobleza y el clero". El segundo hombre malo, Justo Sánchez Terrón, académico a la sazón, "un ilustrado radical. (...). Mediada la cincuentena, ofuscado por el éxito, incapaz de verse con lucidez crítica, se ha convertido en un figurón pedante, pagado de sí hasta la más fastidiosa arrogancia -a causa del perpetuo tono moral de sus escritos y discursos, lo apodan por lo bajini El Catón de Oviedo-". Pascual Raposo, el sicario revertiano: malo, malo, malo. Moreno de piel. Fue soldado en caballería y también trabajó para la policía cuando la expulsión de los jesuitas..., "pelo rizado y espesas patillas negras en boca de hacha (...) Lleva calzón de ante y no usa medias y zapatos de calle sino botas rústicas con polainas, que no le quedan mal a los 43 años de edad de este veterano del presidio de Ceuta".

La chica de la aventura no es otra que Margot Dancenis, elegante, rica, mujer de moda, tiene una tertulia famosa (a la que suelen asistir Choderlos de Laclos, Coëtlegon, y otros), entre filosófica y literaria, en su salón, donde recibe los miércoles. Tiene una biblioteca personal junto a su marido de más de cinco mil libros, tanto filosóficos como galantes.

Escenarios: El Madrid del actual Barrio de las Letras, el mal llamado Madrid de los Austrias y los alrededores de la plaza de Oriente, sede a la sazón de la RAE del siglo XVIII. El París de finales de siglo: salones de tertulia en los que tan pronto aparece Coëtlegon como Choderlos de Laclos e incluso el libertador americano Benjamin Franklin, cabarets entre los que se mueven las diez mil prostitutas que a la sazón ejercían en la ciudad; casas nobles donde el aire ilustrado recorre sus pasillos y bibliotecas con ejemplares prohibidos pero muy leídos... y claro, rincones donde es fácil asaltar a dos hombres buenos.

Basada en hechos y personajes reales, documentada con extremo rigor, conmovedora y fascinante en cada página, 'Hombres buenos' narra la heroica aventura de quienes, orientados por las luces de la Razón, quisieron cambiar el mundo con libros, cuando el futuro arrinconaba las viejas ideas y el ansia de libertad hacía tambalearse tronos y mundos establecidos. En el París prerrevolucionario, la pareja quijotesca de esta aventura no renunciará al amor al celo que les hacía no imaginar causa más noble que la que estaban emprendiendo en pos de la luz del saber, sin apego a dogmatismos de ningún tipo. Con perfecta invención y mejor disposición de la historia, la novela añade una interesantísima reflexión sobre el propio acto de creación. Junto a la peripecia de los dos académicos aparece un relato paralelo sobre los pormenores de la investigación documental a partir de estudiosos, especialistas, marchantes bibliófilos y amigos que socorren a Pérez-Reverte en eso tan difícil que es crear una aventura a partir de elementos históricos rigurosamente documentados. Es esa la razón por la que esta historia palpita de vida y confirma que hay novelas que nos hacen conocer mejor los acontecimientos del pasado que un enjundioso tratado académico. Se trata de escribir para averiguar, para vivir con certeza un tiempo pasado que tiene fiel reflejo -y cómo- en nuestro presente inmediato, y tal vez también en el porvenir.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Sab Mar 07, 2015 8:52 am    Asunto: Responder citando

Viernes 13 a las 7 PM - firma de ejemplares en El Corte Inglés de la calle Goya.

Lunes 16 a las 8 PM - presentación de la novela junto a Juan Eslava en el teatro fernando de Rojas, Círculo de Bellas Artes, calle de Alcalá 42.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Sab Mar 07, 2015 12:36 pm    Asunto: Responder citando

-En un espacio que se habla de libros, y en el que se recomiendan libros, no puede faltar la curiosidad por saber qué es lo que está leyendo en este momento.
-Estoy leyendo la próxima novela de Arturo Pérez-Reverte, que se titulará 'Hombres buenos'. Todavía no está publicada. Leo sobre el manuscrito porque somos amigos y yo se la presentaré en Madrid. Es para mí su mejor novela. Magnífica.

Resto de la entrevista con Juan Eslava: http://entremontonesdelibros.blogspot.com.es/2015/03/entrevista-juan-eslava-galan-mientrasleo.html
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
bowman
Capitán


Registrado: Aug 08, 2006
Mensajes: 5203

MensajePublicado: Sab Mar 07, 2015 2:31 pm    Asunto: Responder citando

Juan Eslava escribió:
Es para mí su mejor novela

Muy Contento
_________________
<div>El último que apague la luz.</div>
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
aik
Alférez


Registrado: Feb 18, 2007
Mensajes: 2334
Ubicación: En la Hansa

MensajePublicado: Sab Mar 07, 2015 3:36 pm    Asunto: Responder citando

bowman escribió:
Juan Eslava escribió:
Es para mí su mejor novela

Muy Contento


Y más Muy Contento
_________________
"Son Españoles los que no pueden ser otra cosa". (Cánovas)
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Siana
Capitán


Registrado: Jun 15, 2006
Mensajes: 5536
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Sab Mar 07, 2015 3:50 pm    Asunto: Responder citando

Rogorn escribió:
-En un espacio que se habla de libros, y en el que se recomiendan libros, no puede faltar la curiosidad por saber qué es lo que está leyendo en este momento.
-Estoy leyendo la próxima novela de Arturo Pérez-Reverte, que se titulará 'Hombres buenos'. Todavía no está publicada. Leo sobre el manuscrito porque somos amigos y yo se la presentaré en Madrid. Es para mí su mejor novela. Magnífica.

Resto de la entrevista con Juan Eslava: http://entremontonesdelibros.blogspot.com.es/2015/03/entrevista-juan-eslava-galan-mientrasleo.html

Si lo dice él...es que va a ser verdad. Exclamación
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Dom Mar 08, 2015 9:24 am    Asunto: Responder citando

"Cuando a la gente la acorralas, tiene dos caminos: resignarse a ser cordero o pelear"
Entrevista de Virginia Drake - finanzas.com/xlsemanal - 08/03/2015

Arturo Pérez-Reverte publica nueva novela, 'Hombres buenos' (Ed. Alfaguara). Un canto a la amistad, a la conversación, al debate sereno de ideas y a los libros. Para hablar de ella, el escritor nos abre las puertas de su biblioteca particular y viajamos con él a París, donde transcurre la trama.

En su última novela, 'Hombres buenos', Arturo Pérez-Reverte narra el viaje que realizan dos académicos españoles a París con la misión de adquirir la primera edición de 'L'Encyclopédie', para sumergirnos en un constante debate entre Lengua, Ciencia y Religión, entre razón y fe, entre la España posible y la España imposible, la que pudo ser y no fue. Y lo hace a través de una serie de personajes ideológicamente opuestos, que transportan al lector en el tiempo hasta el París del siglo XVIII, prerrevolucionario, a punto de estallar, pero todavía brillante y fascinante intelectualmente. Y porque París se convierte en un personaje más de esta novela, nos citamos allí con Arturo Pérez-Reverte y, de su mano, seguimos los pasos de estos dos miembros de la Real Academia Española en su arriesgada empresa, para terminar en el café Le Procope, el mismo donde antaño se reunían Diderot, Montesquieu, Rousseau, Robespierre o Voltaire; y donde los protagonistas de esta novela llegaron a conocer a D'Alembert, Condorcet y Franklin. Por eso, la primera pregunta es obligada.

-¿Sigue siendo París la meca de las luces?
-¡Nooo! [Rotundo y con pena]. Hoy, no es más que un decorado para turistas. Lo bueno que tienen los libros es que, cuando vas por los lugares envilecidos por el turismo analfabeto de hoy, te permite amueblarlos con la memoria de cuanto has leído en ellos. Visto así, París sigue viviendo de aquella herencia del siglo XVIII, en el que se concentraron tantas luces, tanto talento, tanto futuro, tantas ideas. Y esto ocurre también en Madrid, en Roma, en Venecia y en cualquier lugar del mundo. Por eso es tan triste el viajero sin libros. Sin libros, no somos más que turistas analfabetos.

-¿Es la primera vez que escribe una novela en la que aparece usted como narrador?
-No, en 'La Reina del Sur' ya aparecía una voz narradora propia; pero sí es la primera vez que aparezco como narrador explicando cómo he escrito la novela; a la hora de plantearla, vi que necesitaba ese desdoblamiento. Son historias y personajes reales mezclados con la ficción.

-Desde hace doce años ocupa el sillón T, ¿cómo fue aquel choque viniendo del mundo del que procedía?
-Yo venía de un mundo áspero, el de reportero, en el que llevaba 21 años de camisa remangada, pantalón vaquero y mochila al hombro. Para mí fue un cambio, la corbata todos los jueves y ese ritmo más lento y educado, tan distinto al que yo había vivido. Pero como hubo hombres buenos que me acogieron con mucho afecto y me guiaron muy bien, me adapté con facilidad. Digamos que mi parte mejor si es que la tengo se debió a estos hombres buenos que me acogieron.

-¿También ahora hay debate en la Academia?
-Claro, no siempre estamos de acuerdo. Hay debates muy vivos y de mucha altura; igual se encuentran una autoridad lingüística y una autoridad práctica. Yo puedo defender la necesidad del acento en las palabras 'sólo', 'éste' o 'aquél' frente a un teórico que dice que hay que quitarlo. Yo trabajo todos los días con la lengua y sé que necesito el acento para trabajar. Ese debate entre la práctica y la teoría es muy frecuente. Y no siempre se gana ni siempre se pierde.

-El debate al que me refería es el que se plantea en la novela, más ideológico: el conservadurismo frente a las nuevas ideas, el Antiguo Régimen frente a la Ilustración...
-Ese debate ideológico ya no lo hay. Afortunadamente, la ideología está fuera de ella desde hace mucho tiempo. Una prueba de esto es que, cuando Franco ordenó a todas las academias españolas proveer las plazas de aquellos miembros que se habían exiliado, la Real Academia Española (RAE) fue la única que no lo aceptó y mantuvo las plazas de los que se fueron hasta que volvieron del exilio. Y eso lo hicieron académicos franquistas. La Academia hace gala de esa independencia siempre: con Franco, con las presiones de las ultrafeministas y con las de los políticamente correctos.

-Cuenta en este libro que, en un principio, hizo creer a los académicos de la RAE que estaba escribiendo una novela en la que uno de ellos iba asesinando a todos los demás, y que se titularía 'Limpia, mata y da esplendor'. Y, al parecer, todos querían ser el asesino.
-Es una invención. El desafío de un novelista es conseguir que la ficción pase por realidad y que el lector se la crea.

-Entonces, ¿la parte en la que explica cómo se ha documentado para hacer esta novela también está llena de ficción? ¿Hasta cuando explica cómo desempolvó sus antiguos floretes para experimentar en una clase de esgrima lo que iba a vivir uno de sus protagonistas enfrentado a un duelo?
-¡También eso es mentira! [Ríe]. La novela está llena de trampas, tanto cuando cuento cómo la he escrito como cuando desarrollo la trama. Son dos historias entremezcladas en las que hay realidad y ficción en ambas.

-El pacto que hacen los dos académicos hombres malos para evitar que sus compañeros traigan 'L'Encyclopédie' es un trato entre canallas ideológicamente opuestos.
-Exacto, son los radicales de uno y otro signo que impidieron a la España razonable y serena encontrar su camino; tan perniciosos el uno como el otro. En el siglo XVIII, España estuvo a punto de levantar cabeza, de salir del calabozo de oscurantismo, de sacristía y monarquías despóticas... pero tuvimos muy mala suerte.

-Parece describir una constante en nuestro país.
-Es que es así, piensa en la Constitución de Cádiz de 1812. ¿Por qué no pudo ser aplicada? Porque era imposible, era tan utópica, tan arrogante y tan ajena a la realidad española que fracasó. La arrogancia de los doceañistas unida a la vileza de los reaccionarios hizo que no se pudiera aplicar.

-Pero los dos hombres buenos, los académicos que viajarán a París para traer 'L'Encyclopédie' sin vileza, también representan esas dos Españas.
-¡Esta es la historia! Uno de ellos quiere hacer conciliable fe y razón; y el otro es el científico seco, cartesiano, incrédulo, escéptico y agnóstico. Yo quiero demostrar con esta novela que es posible el diálogo, la concordia y la conversación entre dos hombres de ideas opuestas mediante el respeto, la cultura y la educación; y que justamente la intervención de los dos extremos radicales y egoístas es la que impide esta fraternidad. Esta novela es un canto a la amistad, al respeto y a la cultura como patria común, como lugar de conciliación. Son dos tipos distintos que se hacen amigos en el curso de su viaje, azaroso y peligroso, y se admiran y se cuidan. Ellos son esa España que pudo ser. Y es que el español radical no quiere convencer al enemigo, lo quiere vencer y exterminar.

-Pero ahora...
-[Me interrumpe]. Ahora, también; en eso, no hemos cambiado. Esta novela tiene una gran actualidad. Es una novela que vale para entender el presente.

-En ella hay hombres malos, malísimos, que, a la luz de 'L'Encyclopédie', se salvan con cierta honra. ¿Redime a los sanguinarios por ilustrados?
-Digamos que hay malos revertianos, sí; que están en todas mis novelas. Son malos con códigos. Alatriste es un caso clarísimo; y, en este libro, lo es el abate Bringas, que está inspirado en un personaje real el abate Marchena, un español que vivió en Francia, revolucionario, fanático, de esos que duermen mal, pero que es honrado, porque hay verdugos honrados. Uno puede ser un asesino o un degollador y ser honrado; y uno puede ser respetable socialmente y ser un canalla. Este matiz es muy importante, porque la Revolución Francesa fue eso. ¿Hasta qué punto Robespierre era honrado o no? Eran asesinos, pero, a lo mejor, eran honrados porque pensaban que así saneaban la humanidad.

-¡Jesús!, que diría el bibliotecario de su novela.
-Es que la honradez no tiene que ver con la maldad, son cosas distintas. No siempre se tiene clara esa línea porque, a veces, piensas que un demagogo presuntamente honorable puede ser más deshonesto que un asesino consecuente, que piensa que lo que está haciendo puede cambiar el mundo para mejor. Es un tema muy delicado.

-Sí que es delicado, sí; en los tiempos que corren, justificar el asesinato para cambiar el mundo provoca conflicto y polémicas encendidas, seguro.
-Todo esto es muy complejo y hay que expresarlo con sumo cuidado porque es un tema muy delicado, porque no se trata de justificar el asesinato. No, no, no, no. ¡No mezclemos! No estamos hablando del asesinato, estamos hablando de la guillotina; y la guillotina no asesina, ejecuta. ¡Contextualízalo, por favor! ¡Seamos rigurosos! Los reaccionarios radicales a lo mejor eran más honrados que los presuntos hombres honorables que no querían sangre.

-Este abate sanguinario de su novela hace continuamente alusión a que España, aunque un par de siglos más tarde, también vivirá su revolución. ¿Ve tanto paralelismo entre la Revolución Francesa y la Guerra Civil española?
-¡Claro, todo! La injusticia, la opresión, la barbarie, el pueblo inculto y manipulado por unos o por otros, la desesperación del hambre, la angustia de quien no ve salida lleva a extremos y a estallidos. Y eso ocurrió en la Rusia de los zares, en la Revolución Francesa, en la Guerra Civil y en América Latina; y puede volver a ocurrir en el futuro. Cuando a la gente la acorralas, tiene dos caminos: resignarse a ser un cordero en manos del verdugo o pelear. La España del año 36 estaba al límite: la pobreza y la incultura... Había zonas con una miseria absoluta, en unas condiciones terribles. Y ahí está el material con el cual los ideólogos se hacen a la hora de aplicar sus ideas. Te aseguro que ninguna revolución triunfa si no hay una masa disponible para ser revolucionada.

-En su novela hace una crítica constante a la fe y a la Iglesia, como contrapunto a la ciencia, a la razón y a la libertad, sin considerar que, gracias a la Iglesia, se transmitió la cultura durante siglos y se pudo conservar un valiosísimo patrimonio en tiempos difíciles. Y tampoco admite la fe razonada...
-Vamos a ver, uno de los dos académicos que viajan a París, el bibliotecario, sí defiende a la Iglesia. Pero es importante dejar claro que yo, Arturo Pérez-Reverte, hablo muy poco y que las opiniones de los protagonistas están todas tomadas de comentarios ilustrados del siglo XVIII. Por la boca de estos dos personajes hablan Jovellanos, Moratín, Cadalso, Diderot, Rousseau... Cuando los protagonistas manejan conceptos sobre la mujer, la patria, la familia, la razón, Dios, la fraternidad o el futuro, yo no opino, yo me limito a poner en su boca todos estos conceptos. Yo he ido recogiendo un material que estaba ahí, no es Arturo Pérez-Reverte el que opina, sino Moratín, Cadalso, Jovellanos...

-Sin embargo, no hay que hilar fino para saber que se está identificando con uno de los protagonistas, con el académico más abierto a las nuevas ideas, el caballeroso marino que todo lo razona y que se muestra contrario a determinadas creencias religiosas que tacha de supersticiones...
-Vamos a ver, lo que ocurre es que tú me has estado leyendo en el 'XLSemanal' durante 20 años y tienes una información que el lector normal no tiene. Tú sabes que el almirante y yo compartimos muchos puntos de vista, pero eso no quiere decir que yo sea el almirante. Tú estás viciada por el conocimiento que tienes del autor.

-¡Ya! [Risas]. Le pregunto a Arturo Pérez-Reverte, no al almirante, ¿no ve posible una conciliación entre razón y fe?
-En el siglo XVIII era posible, ahora es más difícil. El mundo ha evolucionado y hemos recorrido mucho camino; hay más conocimiento; el ser humano dentro de lo que cabe es más lúcido... Y creo que mantener ahora ciertos dogmas de fe frente a una lógica ilustrada es más difícil.

-No hablo de dogmas, hablo de una creencia razonada.
-En aquella época había una Iglesia ilustrada que creía compatibles fe y razón y por eso me ocupo de ella en la novela que era perfectamente respetable; por ejemplo, el padre Feijoo. Pero quiero dejar muy claro que en esta novela no hago ninguna crítica a la Iglesia, no pongo en ningún momento a la religión como enemigo. De hecho, había ilustrados creyentes en la propia Academia, que no me los he inventado yo; e incluso había inquisidores ilustrados que fueron quienes dieron el permiso para traer 'L'Encyclopédie'. No es una novela maniquea.

-Los académicos se presentan ante el embajador de España en París, el conde de Aranda, con el que usted no se resiste a dar un toque de dignidad a la masonería.
-Es un toquecito [sonríe], ni siquiera de dignidad porque el almirante se burla de la masonería cuando recuerda su pertenencia como una anécdota de juventud. El almirante es demasiado inteligente como para tomarse la masonería en serio. Mi bisabuelo era grado 33 de la Logia Aurora de Cartagena y conozco muy bien la masonería; y era una cosa folclórica, aquello no tenía nada de serio, como ahora los rotarios... son simplemente clubes.

-Para este viaje, la Academia eligió dos hombres honrados, en una época en la que la corrupción estaba a la orden del día.
-Siempre hubo gente honrada, antes y ahora. Cuando a mi padre lo bajaron a la tumba, recuerdo que un tipo que estaba detrás de mí dijo de él: «Era un hombre honrado y un caballero». Oír eso en el siglo XXI anima, creo que es un epitafio magnífico, para mi padre y para cualquier ser humano. Yo no soy un tipo muy de emociones, y escuchar aquello me emocionó. Esta novela es una especie de manual de dignidad en tiempos revueltos. Intenta proporcionar al lector argumentos de honradez, de serenidad y de cultura para sobrevivir en tiempos oscuros; porque siempre hay esperanza, siempre hay maneras de salvarse, analgésicos, amistades y afectos. Siempre hay gente a la que amar. Incluso cuando eres ya mayor, como el almirante, hay mujeres como madame Dancenis a las que amar. Dicen que yo soy un tipo pesimista y lo soy porque tengo muy mal concepto del género humano y, sin embargo, he escrito una novela optimista.

-Se dice en ella que los españoles somos los primeros enemigos de nosotros mismos, empeñados en apagar las luces allá donde se enciendan.
-Esto es verdad y sigue siéndolo, basta mirar los periódicos. No hemos cambiado nada.

-¿Cree que apagamos cualquier luz que se nos presente?
-¡Hombreee! Éramos una España moderna que había empezado a salir del agujero, despegando para arriba, respetada fuera... Y, de pronto, hemos caído otra vez en el charco de la corrupción; del paletismo local; del caciquismo de pueblo, de barrio y de autonomía; de la falta de sentido común; de intentar destruir lo que con tanto esfuerzo habíamos construido... Esto es muy español. Y esta novela intenta enfrentarse a eso precisamente.

-Dice que nos resulta cómodo ser menores de edad.
-Es verdad. En España, a los que nos quieren hacer mayores de edad o los exiliamos o los fusilamos. Esta novela demuestra que hay una tercera vía: sentarnos a hablar con ellos.

-Sin embargo, hasta los malos de la historia son hombres patrióticos, a su manera.
-Es verdad, en el siglo XVIII eran muy patriotas. Tanto los de la izquierda como los de la derecha. Todos tenían un sentido de la patria. En la Guerra Civil, la izquierda más radical, más comunista y anarquista hablaba de España sin ningún complejo. Pero, luego, la palabra 'España' ha sido tan contaminada por el franquismo que fue dejada de usar por la izquierda; y ese fue el grave error, convertirla en patrimonio exclusivo de la derecha. Cuando llegó la izquierda al poder, en vez de limpiar la contaminación que tenía la palabra 'España', en vez de rehabilitarla, la apartaron. En España siempre hubo una izquierda patriótica, hasta en la Guerra Civil, y esto es muy importante subrayarlo.

-Un inciso quizá del todo extemporáneo: ¿el revolucionario abate Bringas votaría hoy a Podemos?
-[Horrorizado]. Escribe por respuesta: «Sonora carcajada».

-Cambio de tercio. Como era de esperar, el marino, con su elegante estilo, atrae a las dos únicas mujeres interesantes de la novela y lo hace con frases contundentes.
-[Ríe]. Pero, ojo, todo eso está tomado de historias, de frases sacadas de libros de salones... no hay nada mío ahí.

-Veamos... «Las Jezabel, las Salomé, las Pompadour... siempre dieron buen juego a la hora de perderse hombres y reinos».
-¡Esa frase sí es mía, sí! [Ríe]. Pero está en boca de un personaje misógino, que es el abate Bringas; eso no lo digo yo ni lo dice el almirante. Todo hay que situarlo en boca de cada cual. Las mujeres en esta novela están tratadas con un respeto enorme. Nadie puede decir que hay un tratamiento machista.

-Sigo: «Una mujer hermosa nunca tiene cuarenta años, tiene treinta o tiene sesenta».
-¡La frase es mía también, sí!, y la dice el almirante [ríe]. Pero es que es verdad. Y vale para una mujer hermosa o para una mujer inteligente.

-Dice madame Dancenis al almirante: «Las mujeres empleamos el día para pedir y la noche para conceder».
-Madame Dancenis es la mujer clásica del París libertino, con una categoría intelectual importante. Era una mujer que leía a Voltaire, es un retrato de la mujer elevada, una tía de categoría a la que trato con respeto y rigor histórico.

-Y el almirante le dice a madame Dancenis otra frase lapidaria: «Una mujer como usted puede fallar en la ortografía, pero jamás en el estilo».
-Es buena esa, ¿eh? Jajaja. Estas que estás diciendo son frases mías, sí; para que luego digan que son frases machistas.

-¡Para que luego diga usted que nos equivocamos quienes identificamos al almirante con Arturo Pérez-Reverte! Sin destripar demasiado la novela, tiene un final feliz y romántico...
-Es que es una novela muy tierna también, llena de afectos, respeto y cuidados entre los personajes. Quizá sea de mis pocas novelas optimistas y románticas.

El París de Arturo :«Sin libros, no somos como viajeros más que turistas analfabetos»


-Una de las pocas callejuelas del Quartier Latin que todavía mantiene los empedrados del siglo XVIII, tal y como Pérez-Reverte las describe en su último libro.


-Como buen bibliófilo, Pérez-Reverte no pierde ocasión de rebuscar entre los puestos de libro viejo. «París, hoy, no es más que un decorado para turistas», dice el autor.


-El café Le Procope fue lugar de reunión de intelectuales ilustrados. En él, los protagonistas de la novela compartieron tertulia con D'Alembert, Condorcet y Franklin.


-Parada obligada en una terraza del Boulevard Saint Germain. «En la Academia hubo hombres buenos que me acogieron», comenta el escritor durante la entrevista. «Mi parte mejor, si es que la tengo, se la debo a ellos».

Resto de las fotos, que no vienen en la web de 'XL Semanal':

http://www.icorso.com/foro/mensaje.php?a=41062&b=24&c=1
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Mar Mar 10, 2015 10:54 pm    Asunto: Responder citando

Arturo habla sobre la novela (audio)
https://www.youtube.com/watch?v=HlcNnlBhwyE
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Mie Mar 11, 2015 12:08 am    Asunto: Responder citando

Ceuta en un best-seller
elfarodigital.es - 10/03/2015

"En España, en tiempos de oscuridad, siempre hubo hombres buenos que, orientados por la razón, lucharon por traer a sus compatriotas las luces y el progreso. Y no faltaron quienes intentaban impedirlo". Esa breve reseña condensa la trama de la última novela de Arturo Pérez-Reverte, editada por Alfaguara y en los estantes de las librerías desde mañana.

Jubilado de forma anticipada del periodismo –con controvertido testamento profesional en 'Territorio comanche'–, literato forjador de best-sellers, alumbrador de la saga de desventuras espadachinas de Alatriste, académico de la Lengua, twittero compulsivo, agitador de polémicas por obra y gracia de una lengua siempre desbordada... Todo eso, y más, esconde la figura del que quizás sea el escritor nacional más afamado –ojo, distíngase popularidad de brillantez, que diría aquél– del último cuarto de siglo. Y también, para qué negarlo, un recuperador de pasajes históricos de la España patria, desde las renegadas costas de Trafalgar hasta las malolientes tabernas de un Madrid decadente o el mil veces maldito polvo de Flandes que desangró y cavó la tumba del sueño imperial de los Austria.

Ese cerebro privilegiado –igual intercala entre sus páginas a Quevedo que patina con bochorno sonrojante cuando ridiculiza a un ministro por emocionarse en público– acaba de embarcar en su última aventura, ubicada a finales del Siglo XVIII, a dos miembros de la Real Academia Española: un bibliotecario bautizado como Hermógenes Molina y el almirante Pedro Zárate. Juntos viajarán al París en el que se cocinaba la Revolución para hacerse, con nocturnidad y clandestinidad, con el templo del saber de antaño: la Enciclopedia que compendió el saber emanado de Diderot y D'Alembert, dos de las plumas que contribuyeron a doblegar a la por entonces rancia aristocracia del Antiguo Régimen con el simple y noble argumento de la razón frente a la fuerza de la monarquía de origen divino, la división de poderes frente a la hegemonía totalitaria. La semilla de la Ilustración.

Contra ellos, en un cóctel de intrigas y aventuras, Pérez-Reverte dibuja el perfil de varios villanos. Y a uno de ellos, Pascual Raposo, lo hace pasear por Ceuta. En concreto, por el presidio, donde reza en 'Hombres buenos' que se curtió un sicario de 43 años que fue soldado en Caballería y también colaboró con las fuerzas del orden durante la expulsión de los jesuitas. Un hombre de "pelo rizado y espesas patillas negras en boca de hacha" que "lleva calzón de ante y no usa medias y zapatos de calle sino botas rústicas con polainas" al que, asegura, "no le queda mal" la edad.

A partir de ahí, los protagonistas desfilarán por cafés parisinos, por tertulias que fraguan levantamientos populares, por confabulaciones de cleros y noblezas recelosos del abandono del poder, o por un Madrid en el que Carlos III, que ya se había ganado el título de "el mejor alcalde, el Rey" apuraba corona porque, para su tranquilidad, prefirió morir un año antes de que los desharrapados tomasen la Bastilla.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Otros libros Todas las horas son GMT + 1 Hora
Ir a página 1, 2, 3 ... 11, 12, 13  Siguiente
Página 1 de 13

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro

Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Ecke Ecke


Todos los logos y marcas en este sitio son propiedad de sus respectivos autores. Los comentarios son propiedad de los escritores y todo lo demás © 2007 de www.capitan-alatriste.com. Capitán Alatriste es una marca registrada de Alfaguara ediciones. Todos los derechos reservados
Puedes sindicar nuestras noticias utilizando el archivo backend.php o ultramode.txt
PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.
Página Generada en: 0.29 Segundos