[ Registrarse ]
 
 
Principal
· Home
· Archivo de Noticias
· AvantGo
· Contactar
· Descargas
· Enciclopedia
· Enlaces
· Enviar Noticias
· Foro
· Galería de Imágenes
· Reportajes
· Tu Cuenta
Últimas imágenes

Ilustración de Pablo García para La nueva España

En los premios Rey de España

Arturo con Guillermo Arriaga

.: Galería de fotos :.

Últimos mensajes

 16 - 24.10.1993 - Mortimer y los dinosaurios
 1242 - 23.04.2017 - El día que nos invadieron los ingleses
 18 - 07.11.1993 - El cartero ya no llama dos veces
 1241 - 16.04.2017 - Intolerancia y otras idioteces
 29 - 23.01.1994 - Los nuevos padrinos
 1240 - 09.04.2017 - Vestidos para matar
 30 - 30.01.1994 - Matar la gallina
 1239 - 02.04.2017 - Una Historia de España (LXXXIII)
 32 - 13.02.1994 - Personajes de opereta
 1238 - 26.03.2017 - Ángel Ejarque Calvo

El Capitán Alatriste Forums

Artículos Pasados
Domingo, 30 noviembre
· Nueva edición escolar de 'DonQuijote'
· 'Perros e hijos de perra'
Sábado, 11 octubre
· Estreno de la obra 'Patente de corso'
Miércoles, 20 agosto
· Se prepara adaptación al cine de 'La piel del tambor'
Miércoles, 13 agosto
· Arturo, premiado en La Unión (Murcia)
Sábado, 10 mayo
· Arturo en las Jornadas de Arqueología Subacuática
· Arturo en Argentina
Domingo, 16 febrero
· 'Letras y espadas' por Madrid
Sábado, 01 febrero
· Arturo, premiado en Santiago de Compostela
Lunes, 28 octubre
· Entrevista a Arturo en 'Salvados'

Artículos Viejos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el monitoreo de las costumbres de uso de su navegador. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar el modo de tratamiento de estas cookies o negarlas.

Ecke Ecke
www.Capitan-Alatriste.com :: Ver tema - 1133 - 22.03.2015 - Los ojos de Víktor Korchnói
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

1133 - 22.03.2015 - Los ojos de Víktor Korchnói

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Patentes de Corso
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Ada
Capitán


Registrado: Aug 17, 2007
Mensajes: 5699
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mie Mar 18, 2015 6:25 pm    Asunto: Responder citando

LOS OJOS DE VIKTOR KORCHNÓI

Hotel Savoy, en Zúrich. Se juega durante algunos días el torneo de ajedrez patrocinado por el millonario ruso Óleg Skvórtsov y protagonizado por algunos de los jugadores más importantes del mundo. Durante cada jornada, hora tras hora, todo transcurre en el silencio adecuado, sólo roto por el chasquido de los relojes después de cada jugada o el suave golpear de las piezas en los escaques. Suena un breve aplauso, como mucho, al final de alguna partida. Están aquí Anand, Aronián, Krámnik, Karjakin... Algunos de los grandes maestros. La élite perfecta, o casi. Para quienes, pese a ser jugadores mediocres como yo, hace tiempo sustituimos a Dios por el ajedrez -encontrando en éste más lógica y consuelo que en una plegaria, un altar o un confesonario-, ver a esos ajedrecistas en acción, inclinados sobre sus tableros, es como asistir a misa en una iglesia tranquila: algo que serena mucho el espíritu.

Esta mañana, además, es diferente. Como acontecimiento excepcional y casi histórico, Víktor Korchnói, que tiene ochenta y cuatro años, juega una partida amistosa contra el alemán Uhlmann. Ayer tuve ocasión de estudiar muy de cerca al viejo Korchnói, a su lado entre el público, observándolo mientras él miraba a los que jugaban. En una silla de ruedas desde que sufrió su segundo ictus, muy sordo, en estado casi vegetal, asistido en casi todo por Petra, su mujer, el veterano luchador -nariz larga, grandes orejas, pelo escaso, ojos vivos y atentos a los jugadores- no perdía detalle de cuanto ocurría en los paneles electrónicos que mostraban las posiciones de las piezas. Inmóvil, apoyadas las manos en las rodillas como si jugara, inclinado hacia adelante igual que ante un tablero, el legendario ajedrecista mostraba una concentración casi inhumana en las tres partidas que ante él se desarrollaban simultáneamente. «Sigue jugando en su cabeza -me susurró Leontxo García, que estaba a mi lado-. Es lo único que todavía puede hacer».

Podía hacer algo más, y lo comprobamos esta misma mañana, hace un rato, cuando pusieron su silla de ruedas ante un tablero cuyo otro lado ocupaba Wolfgang Uhlmann. El anciano Korchnói parecía ajeno a todo, ausente de allí, mirándonos aturdido mientras le hacían fotos, y cuando pronunció unas pocas palabras lo hizo dirigiéndolas a su mujer, malhumorado, en ruso y en voz muy alta, como suelen hacer los que tienen dificultad para oír. Quería cambiarse de posición con su adversario. Algunos sonreímos, reconociendo al Víktor Korchnói peleón y broncas, al personaje formidable que se batió con Kárpov en Baguio, Filipinas, en 1978. El que fue leyenda viva hasta el punto de inspirar los personajes de los dos ajedrecistas de 'La diagonal du fou'; que es quizás, junto con 'En busca de Bobby Fischer', una de las mejores películas de ajedrez que se han rodado nunca, del mismo modo que 'La partida de ajedrez' de Stephan Zweig es la mejor novela de ajedrez de todos los tiempos.

Entonces Korchnói empezó a jugar, y el milagro se produjo. Aquel anciano inválido y ausente clava ahora sus ojos en el tablero; y, sin mirar ni una sola vez a su adversario excepto a través de las piezas, aquellos ojos que vieron cadáveres en las calles de Leningrado, los del disidente cuya mujer fue deportada a Siberia y su hijo metido en la cárcel, los del hombre que fue perseguido por el KGB hasta el punto de considerar su asesinato, los del bravo que se batió ferozmente, sin más armas que su cerebro y sus agallas, contra los campeones respaldados por la poderosa Unión Soviética, consiguen, una tras otra, dos partidas memorables. Sin apartar la mirada de las piezas, Korchnói se detiene a veces largo rato, tamborileando pensativo con los dedos, o se inclina mucho sobre el tablero para ver más de cerca algo que quienes llenamos el salón somos incapaces de ver. Incluso en dos ocasiones se cubre un ojo con una mano, como si aquél le estorbara, o traicionase. Luego, fiel a su viejo estilo asesino, se come cuantas piezas le pone Uhlmann a tiro en las jugadas finales. Así consigue, a sus ochenta y cuatro años, con dos ictus y una parálisis parcial encima, una derrota con negras y una victoria con blancas. De vez en cuando se vuelve un poco para mirar el reloj; y está claro que, aunque sus facultades están reducidas al mínimo, miles de partidas, millones de movimientos registrados en su memoria, siguen jugando por él de forma independiente, casi automática. Y al comprenderlo, Leontxo y yo nos miramos admirados, pensando lo mismo: el último rincón que se apague en su cerebro será el del ajedrez.

XL Semanal, 22 de marzo de 2015



En Twitter...

Para quienes sustituimos a Dios por el ajedrez, estar en el hotel Savoy de Zurich a un metro de Víctor Korchnói equivale a asistir a misa.

1:03pm · 14 Feb 2015 · Twitter
_________________
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
grognard
Capitán


Registrado: May 02, 2011
Mensajes: 4077
Ubicación: emporiae

MensajePublicado: Mie Mar 18, 2015 9:54 pm    Asunto: Responder citando

Cita:
'La partida de ajedrez' de Stephan Zweig es la mejor novela de ajedrez de todos los tiempos.


Disculpe maestro, la mejor novela de ajedrez de todos los tiempos es Novela de ajedrez de Stefan Zweig. Valga la redundancia.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13285

MensajePublicado: Mie Mar 18, 2015 10:06 pm    Asunto: Responder citando

El título también figura como 'Partida de ajedrez' o 'Una partida de ajedrez'.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13285

MensajePublicado: Mie Mar 18, 2015 10:09 pm    Asunto: Responder citando



Gala con Korchnói y Pérez-Reverte
Leontxo García - elpais.com - 14/02/2015

“Para quienes sustituimos a Dios por el ajedrez, estar en el hotel Savoy de Zúrich a un metro de Víktor Korchnói equivale a asistir a misa”. Lo tuiteó Arturo Pérez-Reverte tras una noche de gala, con seis ajedrecistas de élite y dos músicos rusos, organizada por el mecenas Óleg Skvórtsov, experto en el comercio de diamantes. De esos seis maestros del tablero se espera que produzcan joyas desde hoy.

Aunque falta el actual campeón, el noruego Magnus Carlsen, la nómina que ha reunido Skvórtsov en su torneo es una de las mejores del año: el indio Viswanathan Anand, pentacampeón del mundo; el ruso Vladímir Krámnik, excampeón; el italiano Fabiano Caruana, 2º del escalafón actual; el armenio Levon Aronián, 9º; el estadounidense Hikaru Nakamura, 10º; y el ruso Serguéi Kariakin, 12º. Se enfrentarán por sistema de liga a una vuelta, para deleite del patrón y sus invitados presentes, pero también para millones de aficionados que seguirán las partidas por Internet, en directo o diferido. Y para otros, como el asturiano Fernando Bernardo, capaces de viajar miles de kilómetros para ver de cerca a sus ídolos.

Los seis conocen y han leído a Pérez-Reverte, traducido a muchos idiomas. El ajedrez forma parte de las tramas principales de dos de sus novelas –'La tabla de Flandes' y 'El tango de la Guardia Vieja'-, aparece en varias más y es probable que esté en alguna de las próximas. “El ajedrez, y sobre todo el ambiente de estos torneos, me produce paz interior, me permite reencontrarme con el sosiego y la reflexión serena. No soy un jugador de conocimientos técnicos avanzados; solo sé lo justo para entender una partida, pero me da otras cosas”, explicaba este sábado el escritor español, invitado especial en la primera fila de los espectadores, poco antes de que Aronián, ya sentado en el escenario y preparado para disputar la primera ronda con Kariakin, se levantara para acercarse a saludarlo con cara de emoción: “Le presento mis respetos. Me alegra mucho que haya venido”.

Es probable que Korchnói, quien cumplirá 84 años el 23 de marzo, haya leído también al cartagenero , pero es difícil comprobarlo porque ya está muy deteriorado. Si uno repasa su biografía, lo raro es que haya llegado a esa edad tras sufrir en su adolescencia el sitio de Leningrado: Hitler cortó los suministros para matar de hambre y frío a los defensores de la ciudad; Korchnói derretía el hielo para beber, se alegraba de ver cadáveres porque eso le permitía quitarles las cartillas de racionamiento para poder comer, y tuvo que arrastrar a varios familiares muertos hasta el cementerio. Mucho más tarde fue un disidente soviético, se escapó de su país a Suiza, fue perseguido y presionado por el KGB de múltiples maneras, mantuvo con el héroe nacional Anatoli Kárpov una de las rivalidades más escandalosas de la historia de todos los deportes, batió marcas de longevidad competitiva (con más de 70 años derrotó varias veces a rivales de alcurnia) y firmó una gran colección de partidas magníficas e inmortales.

Lo único que Korchnói aún parece entender bien es el ajedrez, que sigue fijado y vivo en su cerebro, como un lenguaje materno. La gala del viernes consistió en un pequeño concierto de dos músicos de cuerda rusos que interpretaron obras de Piazzola y Tárrega, y un torneo de partidas relámpago (unos cinco minutos por jugador) entre los seis gladiadores del tablero. Mientras sonaron la guitarra y el violín, Víktor El Terrible parecía ausente, ensimismado, con su esposa, Petra Leeuwerik (acusada de espionaje en su juventud e internada en un campo de concentración de Siberia), siempre al lado para atenderlo. Pero en cuanto los tableros electrónicos empezaron a reflejar los movimientos de las partidas, los ojos de Korchnói también se encendieron con la vista clavada en la pantalla mural. Para el domingo y el lunes está previsto un miniduelo entre él y otro veterano ilustre, Wolfgang Uhlmann.

Solo uno de los seis jugadores acaba de demostrar que está en gran forma: Nakamura, vencedor del durísimo abierto de Gibraltar. Los otros cinco necesitan un buen resultado que los reconforte de actuaciones decepcionantes, por diversos motivos. Anand, de 45 años, plantó cara a Carlsen en el Mundial de Sochi, pero la semana pasada fracasó en Baden-Baden (Alemania). Caruana, de 22, firmó una hazaña en agosto cuando engarzó seis victorias seguidas en San Luis (EE UU), pero su rendimiento posterior ha sido más bien gris. Krámnik, 39, intenta convencerse de que puede ser un cuarentón muy fuerte. Aronián, 32, no termina de ser un candidato indiscutible a la corona mundial, a pesar de una carrera brillantísima. Y Kariakin aún no ha hecho como adulto nada proporcional a su gran marca histórica, aún vigente: el gran maestro más joven del mundo, a los 12 años y siete meses.

A finales del siglo XVI, Felipe II reunía en su corte a los mejores ajedrecistas españoles e italianos, que eran los mejores del mundo y competían por premios muy atractivos. Han pasado 450 años; el ajedrez tiene otro tipo de mecenas pero sigue despertando grandes pasiones en todo tipo de gentes, como el célebre Pérez-Reverte o el aficionado Bernardo.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13285

MensajePublicado: Mie Mar 18, 2015 10:11 pm    Asunto: Responder citando



Jaque doble al ictus
Leontxo García - elpais.com - 15/02/2015

En silla de ruedas tras sufrir dos ictus, sordo, con la pierna izquierda paralizada y un catéter paliativo de sus graves problemas cardíacos, Víktor Korchnói, que cumplirá 84 años el 23 de marzo, parece estar al límite de su resistencia física. Sin embargo, el viejo gladiador sigue compitiendo, y este domingo ganó una partida impecable al alemán Wolfgang Uhlmann, de 80 años, cuya salud es mucho mejor. Los neurólogos tienen una explicación, pero es un caso muy excepcional. Doble subcampeón del mundo en 1978 y 1981, la vida de Korchnói, centrada en su escandalosa rivalidad con Anatoli Kárpov, inspiró la película franco-suiza 'La diagonal du fou' (en francés, "fou" tiene una doble acepción: "alfil" y "loco"), que ganó el Óscar a la mejor en habla no inglesa de 1985. Pero se echa en falta otra que glose su novelesca biografía, desde que sobrevivió en Leningrado al asedio de los nazis, después a la persecución del KGB tras escaparse de la URSS y ahora con una longevidad deportiva que roza lo imposible. En enero de 2007, casi a los 76 años, Korchnói era el 85º de la lista mundial; para comprender cuán extraordinario era eso, basta saber que el siguiente más viejo de la élite, Alexánder Beliavski, tenía 53 años. Hoy, sólo cuatro de los 50 primeros superan los 40.

Korchnói siguió produciendo titulares muy llamativos hasta enero de 2011, a punto de cumplir 80 años, cuando ganó en el torneo de Gibraltar al italiano Fabiano Caruana, 61 años más joven, que hoy es el 2º del mundo. Un par de meses después tuvo que ser hospitalizado en San Sebastián, luego llegaron los dos ictus, y sus allegados anunciaron que ya no podría volver a competir. Pero se equivocaron. Sus compañeros de club en Zúrich han visto con asombro que Korchnói puede jugar todavía a un nivel más que aceptable, a pesar de que no puede valerse por sí mismo para casi nada más. Y le han organizado un duelo de dos días con Uhlmann (excandidato al título mundial) como actividad paralela al torneo de Zúrich, que reúne a seis astros del ajedrez actual.

La sala estaba llena a las 11.00 de este domingo para ver en acción al otrora Víktor El Terrible, quien ahora parece un anciano desvalido y sin energía. Pero esa sensación se borra pronto: como apenas oye, Korchnói habla a gritos, y aunque sólo esté pidiéndole al árbitro que le recuerde el ritmo de juego (25 minutos para cada bando y 20 segundos de incremento tras cada jugada), todo el mundo se acuerda de la mala uva que gastaba en sus tiempos de esplendor. Siempre fue un broncas, un cascarrabias, alguien acostumbrado a arrancar lo que deseaba por el medio que fuese.

En primera fila, junto al mecenas ruso Óleg Skvórtsov y su esposa, que patrocinan el torneo, el escritor español Arturo Pérez-Reverte, invitado especial y emocionado: “Lo que voy a ver tan de cerca es un gran privilegio”. Y la esposa de Korchnói, Petra Leeuwerik, austriaca de origen, detenida en Viena por el KGB tras la II Guerra Mundial acusada de espionaje, y confinada durante nueve años en Vorkutá, una de las ciudades más frías de Siberia. Un poco más lejos, otro veterano muy ilustre, Ljubomir Ljubójevic, de 64 años, el yugoslavo de Linares (vive en esa ciudad jiennense desde hace tres decenios), que llegó a ser el 3º del mundo; Ljubo mira a Korchnói con el respeto de un monje tibetano a su maestro.

Korchnói deja de gritar y se concentra para el primer asalto. El silencio es sepulcral. Nada más empezar el combate, se ve con claridad que el viejo guerrero conserva la capacidad de jugar bien. De hecho, logra una posición ventajosa a pesar de conducir las piezas negras. Pero Uhlmann lleva la lucha a un terreno complicado, que requiere cálculo preciso y mucha concentración; Korchnói se enreda, y pierde. Tras diez minutos de receso, segundo asalto. Esta vez Uhlmann se pasa de osado y sacrifica un peón a cambio de la iniciativa. Parece haber olvidado lo que ha distinguido a Korchnói durante más de medio siglo en la élite: casi siempre acepta esos regalos, luego se defiende con virtuosismo y a menudo convierte su material de ventaja en victoria. Eso es exactamente lo que ocurre esta vez. Hay un momento en que parece que el alemán ha logrado crear cierto contrajuego. Pero Korchnói se quita de encima la presión con un solo golpe: devuelve su ventaja de material a cambio de una posición ganadora. Uhlmann para el reloj y estrecha la mano del suizo en señal de rendición, bajo un aplauso atronador. Pérez-Reverte está en éxtasis: “Nunca olvidaré lo que acabo de ver”.

¿Cómo es posible que un cuerpo tan deteriorado incluya un cerebro tan eficaz? Dos neurólogos españoles interesados en la vertiente cerebral del ajedrez, José Félix Martí Massó (Hospital Donostia) y Fernando Rodríguez de Fonseca (Hospital Universitario de Málaga) coinciden en su explicación. “La clave está en el reconocimiento de patrones. Korchnói ha disputado o analizado decenas de miles de partidas a lo largo de su vida, lo que le permite recordar con facilidad determinadas estructuras de piezas porque sus conexiones neuronales son muy superiores a la media, debido a una intensa actividad mental durante muchos años”, explica Rodríguez de Fonseca. La pierna izquierda paralizada indica un daño importante en el hemisferio cerebral derecho, “pero el ajedrez es para él como un idioma materno, y es el hemisferio izquierdo quien controla lo relacionado con el lenguaje”, añade. Y Martí-Massó remacha: “Para jugar bien al ajedrez hay que utilizar eficazmente varias partes del cerebro, repartidas en ambos hemisferios. Por lo visto en la primera partida, es probable que Korchnói tenga deterioradas las partes que controlan la atención o el cálculo, pero no la de la planificación o la evaluación, que fueron decisivas para ganar la segunda”.

Desde niño, el ajedrez fue para Korchnói el refugio que le permitió superar varias tragedias y el estrés brutal de la alta competición y de una vida trepidante. Y todo indica que ahora le sirve para sobrellevar mejor el tremendo deterioro de su salud. Dicho en un lenguaje poco científico, el ajedrez será lo último que se apague en el cerebro de este viejo gladiador.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
grognard
Capitán


Registrado: May 02, 2011
Mensajes: 4077
Ubicación: emporiae

MensajePublicado: Mie Mar 18, 2015 10:11 pm    Asunto: Responder citando

Rogorn escribió:
El título también figura como 'Partida de ajedrez' o 'Una partida de ajedrez'.


Y Stefan también figura como Stephan.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
endeavour
Bravo


Registrado: Jan 21, 2010
Mensajes: 946
Ubicación: Valencia

MensajePublicado: Lun Mar 30, 2015 11:00 am    Asunto: Responder citando

Gracias por la patente y por los artículos. Una pasada. Que rabia no haber aprendido a jugar ajedrez. Yo sólo se mover los escaques, jejejeje.

Un saludo
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13285

MensajePublicado: Jue Jun 09, 2016 8:53 pm    Asunto: Responder citando

Korchnói, rebelde con vida de Oscar
Leontxo García - elpais.com - 08/06/2016

Víktor Korchnói (1931-2016) atribuía su asombrosa longevidad en el ajedrez de élite al caviar y a los nazis. Su vida -y la de Anatoli Kárpov- inspiraron la película 'La diagonale du fou', ganadora del Óscar a la mejor extranjera en 1985. Fue el mejor de la historia que no ha logrado el título mundial. Su último gran resultado fue en el torneo de Gibraltar de 2011, a punto de cumplir los 80 años. Murió el lunes en Wohlen (Suiza), a los 85.

Cuando cumplió 70 y aún estaba entre los 50 mejores (el declive en ajedrez suele empezar hacia los 40), 'El País' le preguntó de dónde sacaba tanta fuerza, y él señaló dos fuentes: “Por un lado, desayuno un poco de caviar todas las mañanas; es muy energético”. De ese suministro se encargaba su segunda esposa, Petra Leeuwerik, superviviente de un campo de concentración en Siberia. ¿Y la otra fuente? “Lo mucho que sufrí durante el sitio de Leningrado (1941-1944) por los nazis, que querían matarnos de hambre, cuando yo era un adolescente. Robaba cartillas de racionamiento de los cadáveres para poder comer, en invierno bebía hielo derretido, y arrastraba el cuerpo de mis familiares muertos hasta el cementerio con una carretilla, porque no funcionaban los medios de transporte. Yo mismo acabé hospitalizado por desnutrición. Tras aguantar todo aquello, las desgracias que me ocurrieron después no fueron tan duras”.

Sin embargo, ese sufrimiento posterior bastaría para hundir a cualquier ser humano convencional. Cuando, en 1972, Borís Spasski perdió el título mundial ante Bobby Fischer en plena guerra fría entre la URSS y EEUU, en el Kremlin necesitaban recuperar el honor nacional, porque el ajedrez era el escaparate que, según Moscú, demostraba “la superioridad intelectual del comunismo sobre el capitalismo”. Tenían dos candidatos para esa misión patriótica, y eligieron a Kárpov, 20 años más joven que Korchnói, a quien además intentaron perjudicar todo lo posible, para que no hiciera sombra a la nueva estrella.

Korchnói decidió escapar de su país, en 1976, dejando allá a su esposa e hijo. Seguidamente ganó el Torneo de Candidatos y se convirtió en el aspirante al título que Kárpov había ganado en 1975 por la retirada de Fischer. El duelo de Baguio (Filipinas) de 1978 entre el superhéroe Kárpov y el traidor Korchnói (a quien la prensa soviética ni siquiera mencionaba por su nombre) duró tres meses y fue el más escandaloso de la historia; 18 agentes del KGB fueron adscritos a fastidiar a Korchnói cuanto fuera menester. Leeuwerik contraatacó protestando porque los yogures que servían a Kárpov durante las partidas, podían contener instrucciones técnicas en clave según el tamaño del envase, su color, el sabor o el camarero que lo sirviese. El árbitro determinó que Kárpov podía comer yogures, pero sólo si eran siempre iguales.

Entablé una relación cordial con Korchnói a mediados de los ochenta, en los torneos de Linares (Jaén) donde una vez se encontró en el vestíbulo del hotel con el árbitro y excoronel del KGB Víktor Baturinski, de quien Korchnói había dicho años atrás que “debería ser ejecutado, descuartizado y arrastrado por las calles de Moscú por su destacado papel en las purgas de Stalin”. Entonces me pareció que sufría un complejo de persecución por el KGB, pero años después, cuando se desvelaron sus archivos secretos, se comprobó que había existido un plan para matarlo.

Hace 15 meses, en Zúrich, Arturo Pérez-Reverte quedó muy impresionado por la pasión que desprendía el viejo luchador, en silla de ruedas y con la salud muy deteriorada, durante un duelo amistoso con el alemán Wolfgang Uhlmann: “Su estado es casi vegetal, pero lo último que se apagará en su cerebro será el ajedrez”, dijo el novelista.

Cuatro años antes debí ocuparme de llevarlo a Urgencias cuando sus coronarias le dieron el primer mazazo, durante el torneo de San Sebastián. Y allí, protestando porque no le daban el alta, me dio el epitafio perfecto cuando le recordé nuestra conversación sobre el caviar y los nazis: “Confío en que mis mejores partidas sean caviar para los aficionados durante siglos. Y el ajedrez es una de las vacunas para evitar horrores como el de los nazis”.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Patentes de Corso Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro

Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Ecke Ecke


Todos los logos y marcas en este sitio son propiedad de sus respectivos autores. Los comentarios son propiedad de los escritores y todo lo demás © 2007 de www.capitan-alatriste.com. Capitán Alatriste es una marca registrada de Alfaguara ediciones. Todos los derechos reservados
Puedes sindicar nuestras noticias utilizando el archivo backend.php o ultramode.txt
PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.
Página Generada en: 0.23 Segundos