[ Registrarse ]
 
 
Principal
· Home
· Archivo de Noticias
· AvantGo
· Contactar
· Descargas
· Enciclopedia
· Enlaces
· Enviar Noticias
· Foro
· Galería de Imágenes
· Reportajes
· Tu Cuenta
Últimas imágenes

En los premios Rey de España

Arturo con Guillermo Arriaga

APR by Jeosm

.: Galería de fotos :.

Últimos mensajes

 1238 - 26.03.2017 - Ángel Ejarque Calvo
 34 - 27.02.1994 - Los ladrones eran gente honrada
 1237 - 19.03.2017 - Hoteles inteligentes y la madre que...
 36 - 13.03.1994 - Odio a ese niño
 1236 - 12.03.2017 - Una Historia de España (LXXXII)
 37 - 20.03.1994 - El hombre de la furgoneta
 1235 - 05.03.2017 - Maestras con hiyab y otros disparates
 28.02.2017 - En honrosa compañía
 1234 - 26.02.2017 - Articulistas parásitos
 38 - 27.03.1994 - El insulto

El Capitán Alatriste Forums

Artículos Pasados
Domingo, 30 noviembre
· 'Perros e hijos de perra'
Sábado, 11 octubre
· Estreno de la obra 'Patente de corso'
Miércoles, 20 agosto
· Se prepara adaptación al cine de 'La piel del tambor'
Miércoles, 13 agosto
· Arturo, premiado en La Unión (Murcia)
Sábado, 10 mayo
· Arturo en las Jornadas de Arqueología Subacuática
· Arturo en Argentina
Domingo, 16 febrero
· 'Letras y espadas' por Madrid
Sábado, 01 febrero
· Arturo, premiado en Santiago de Compostela
Lunes, 28 octubre
· Entrevista a Arturo en 'Salvados'
Domingo, 06 octubre
· 'El francotirador paciente', nueva novela de Arturo

Artículos Viejos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el monitoreo de las costumbres de uso de su navegador. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar el modo de tratamiento de estas cookies o negarlas.

Ecke Ecke
www.Capitan-Alatriste.com :: Ver tema - 'Falcó' (2016)
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

'Falcó' (2016)
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Otros libros
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13241

MensajePublicado: Mie Nov 30, 2016 6:15 pm    Asunto: Responder citando

Hay hasta cuatro novelas con la misma portada que el 'Falcó' de Pérez-Reverte
Héctor Llanos Martínez - elpais.com - 30/11/2016

"Con Falcó, Arturo Pérez-Reverte ha vuelto a crear un personaje inolvidable en su nueva novela", dice la frase promocional de Alfaguara decicada al reciente lanzamiento del exitoso escritor. Su portada, en cambio, ya ha podido verse antes en las librerías. El hombre que aparece en ella con sombrero fedora, cigarro en la boca y gabardina cumple con los arquetipos de la novela criminal y ha servido para ilustrar antes otros títulos del mismo género. En las redes sociales se comparten al menos cuatro libros que han recurrido a la misma imagen en sus cubiertas, uno de ellos firmado por Manuel Vázquez Montalbán. En la ficción de Pérez-Reverte, a la venta desde el pasado 19 de octubre, Lorenzo Falcó es un espía a las órdenes de Franco cuya misión es liberar a José Antonio Primo de Rivera. Los usuarios de Twitter se han percatado de que, apenas unos días antes, la editorial Feltrinelli había publicado en Italia una recopilación de relatos sobre el famoso personaje Pepe Carvalho.

La razón por la que todas estas portadas son prácticamente iguales es que todas las editoriales han empleado una fotografía de David Sutherland, disponible a través de un conocido banco de imágenes. En los comentarios de ese mismo hilo se sacan a relucir otras portadas con idéntica imagen. El estadounidense Parnell Hall, especializado en novela de misterio, cuenta con una saga protagonizada por Stanley Hastings, un detective privado de Nueva York. Una de sus más recientes entregas, 'Stakeout', llegó a las librerías estadounidenses con esta presentación. También un personaje muy conocido, el Sam Spade de un clásico como es el escritor Dashiell Hammett, se dejó ver en Francia el año pasado con el aspecto que ahora luce 'Falcó' para una reedición de 'Moisson Rouge'. Pero la coincidencia no solo se comparte con lanzamientos en mercados extranjeros. Bernie Gunther, personaje creado por el británico Philip Kerr en una saga de relatos ambientados en la Alemania Nazi, es otro "gemelo" del personaje de Pérez-Reverte en la edición española de 'Réquiem alemán', publicada por RBA.

Al intentar comprar los derechos de esa misma imagen en el catálogo que la oferta, para utilizar durante tres años, en una publicación distribuida en el mercado español y con una tirada de entre 250.000 y 500.000 ejemplares, el coste de la misma es de 940 euros. La cifra encaja con lo que grandes editoriales españolas consultadas por Verne suelen pagar por este tipo de contenido, teniendo en cuenta que incluye derechos de autor. También advierten que, en muchas ocasiones, encargar una fotografía o ilustración original suele costar una cantidad similar. Consultada Alfaguara por la coincidencia de su portada de 'Falcó', todavía no ha ofrecido una respuesta al respecto.

Las portadas en las grandes editoriales, que lanzan un gran número de libros cada temporada, suelen ser el fruto de un esfuerzo conjunto entre diseñador, editor y el departamento de marketing. Así lo explica a 'Verne' a través del teléfono Ferran López, director creativo de la editorial Planeta. El recurrir a imágenes de archivo en vez de realizar una fotografía o ilustración de producción propia depende "del tiempo y del presupuesto que se dedique al lanzamiento". Aunque a menudo el equipo de diseño dispone de un resumen a la hora de ilustrar la cubierta del libro, en algunos casos llegan a leer el volumen completo. Se suele trabajar con una media de cinco semanas de antelación. La portada tiene que estar lista mucho antes de distribuir los ejemplares a las tiendas, ya que antes se promociona entre la prensa y en redes sociales para generar interés previo. "Algún susto nos hemos llevado en el pasado encontrando portadas muy similares, pero hemos tenido tiempo suficiente para reaccionar", comenta Ferran López.

Seguir modas e intentar subirse al carro de un éxito reciente son dos de las razones por las que las portadas de libros parecen iguales. Por ejemplo, el género Young Adult cuenta con una tipografía muy específica y se caracteriza por el predominio de la letra sobre la imagen. Aun así, López considera que no siempre es beneficioso cumplir estas pautas. "Todo eso es fruto de las tendencias de mercado, pero lo ideal es encontrar una imagen que sea única. Una portada muy similar es un mal negocio". Los propios libreros explicaban en su día a 'Verne' lo difícil que es vender un libro cuando el cliente solo sabe describirlo con un "la portada es azul".

A Valeria Ciompi, directora editorial en Grupo Anaya, esta coincidencia no le "ha sorprendido para nada", dice a Verne. "Hay que tener en cuenta que se lanzan 80.000 novedades al año en el mercado editorial español". Si el banco de datos es bueno, te avisa acerca de una imagen que ya ha sido utilizada en tu mercado, comenta Ciompi. "Lo ideal es no recurrir a ellos, pero ante tanto lanzamiento, es a menudo una solución rápida y poco costosa. Además, hay ocasiones en las que la imagen encaja perfectamente con lo que necesitas, aunque no sea un encargo particular de la editorial", admite. Ella misma recuerda que en Alianza Editorial [perteneciente a Anaya] les ocurrió un caso similar, al haber recurrido a un detalle de un cuadro, un bodegón. "No tiene sentido retirar los ejemplares y lo mejor es esperar a una nueva edición del libro para cambiar la cubierta".
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13241

MensajePublicado: Mie Nov 30, 2016 6:20 pm    Asunto: Responder citando

Un espía inescrupuloso entre sangre española
Nicolás Munilla - mdzol.com - 30/11/2016

Salvo para los románticos e idealistas, los héroes ya no son aquellas figuras clásicas de intachable moralidad, altísima estima por la justicia y un código de honor muy estricto que nunca podían romper. Hoy, en realidad desde hace tiempo, priman los matices y los claroscuros, y si ese "héroe" trae encima una historia compleja y salpicada de sangre y sexo, mucho mejor. La nueva novela del escritor español Arturo Pérez-Reverte, 'Falcó' (Alfaguara), nos ofrece a un protagonista de carácter frío, con valores muy cuestionables, falto de escrúpulos, sumamente audaz, prolijamente estético y de lealtad casi unipersonal. Si a ello sumamos el contexto de la Guerra Civil Española (1936-1939), el potencial se magnifica a niveles estratosféricos.

Lorenzo Falcó es un eficiente agente del Servicio Nacional de Información y Operaciones (SNIO), extraficante de armas y drogas, que, en los inicios de la Guerra Civil Española, debe encargarse de una complicada misión en favor del bando nacionalista en plena zona republicana: facilitar la liberación de José Antonio Primo de Rivera, el líder de la Falange, prisionero en la ciudad andaluza de Alicante, por lo cual contará con ayuda del Tercer Reich alemán. Falcó deberá contar con la asistencia de tres jóvenes falangistas que residen en Cartagena, ciudad bajo el mando de la República: los hermanos Ginés y Cari Montero y Eva Rengel, una joven de expresión imperturbable y cierto aire misterioso. Sin adelantar detalles para no revelar la trama, Falcó estará frente a un desafío inquietante que depara fuertes perturbaciones que podrían cambiarlo todo, incluso hasta sus convicciones inamovibles.

Pérez-Reverte creó un protagonista que se despega de las novelas de espionaje publicadas desde finales del siglo XX, pero que, paradójicamente, parece estar más cerca de la figura del héroe moderno. Falcó es un personaje desprovisto y descreído de idealismos, que elige el juego de la vida y la muerte como una forma de libertad frente a las ataduras de la existencia ordinaria. "La vida era para él un territorio fascinante; un coto de caza mayor cuyo derecho a transitarlo estaba reservado a unos pocos audaces. [...] Palabras como patria, amor o futuro no tenían ningún sentido".

Su falta de ideología y escasez de miedos lo vuelven un ser aislacionista, que no duda en elegir qué camino tomar ante los peligros. De hecho, para Lorenzo Falcó la guerra "era otra, y en ella los bandos estaban perfectamente claros: de una parte él, y de la otra todos los demás". Pero su dualismo lo vuelve atractivo; de aire burgués pero con un toque "malo", el espía de la SNIO despierta cierta simpatía por su humor oscilante entre lo oscuro y lo inocente, su predisposición a la calma y un severo sentido de inteligencia y supervivencia.

El contexto de 'Falcó' no es menos interesante. La Guerra Civil Española es descrita con una visión objetiva, donde falangistas y republicanos no tienen mayor peso ideológico uno sobre el otro, aunque el protagonista utilice términos más duros que las descripciones del narrador. "¿En qué habría de creer? ¿En unos generales llamados por Dios a salvar España de la horda marxista? ¿En una República proletaria, bondadosa y honrada que defiende su libertad? Eso os dejo a vosotros. A los muchachos con fe", declara Falcó, demostrando que, al menos para él, no era necesario adoptar una postura política. Como pinceladas de colores cálidos en un lienzo con apabullantes tonalidades oscuras, la novela ilumina ciertos aspectos de esa guerra civil que, con el paso del tiempo, fueron desterrados de la memoria colectiva, ya sea por la intrascendencia del momento o la capacidad de desdeñar las consecuencias de ello.

La narración de Pérez-Reverte se desgarra en las escenas donde la sangre brota con más furia, basadas en sus experiencias como corresponsal de guerra. Torturas, sufrimientos, asesinatos y muerte golpean con cierta brutalidad medida, y no es difícil imaginar escenarios sombríos, brumosos y escalofriantes, que el autor envuelve en noches oscuras de ciudades que intentan protegerse de los bombardeos aéreos.

Una novela de espionaje lúcida, realista, oscura y brillante, con un Pérez-Reverte que vuelve a potenciar un personaje rico en personalidad y complejos tras su magnífico Alatriste. Sin dudas, un texto que delata el comienzo de una nueva aventura literaria.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13241

MensajePublicado: Sab Dic 03, 2016 11:38 am    Asunto: Responder citando

Zafón contra Reverte: estalla la guerra de los 'best sellers'
Paula Corroto - elconfidencial.com - 03/12/2016

El pastel navideño de este 2016 se lo repartirán entre los dos grandes grupos editoriales: Planeta y Penguin Random House. Apenas habrá un mínimo trocito para los sellos independientes. Las dos casas quieren repuntar sus números y para eso han lanzado a la carrera a sus cuatro mejores jinetes: Carlos Ruiz Zafón, Dolores Redondo —por el lado de la casa creada por José Manuel Lara— Arturo Pérez-Reverte e Ildefonso Falcones —por la parte del gran conglomerado hispano-alemán—. Los cuatro escritores, que son los más vendidos en español en los últimos tiempos junto con María Dueñas, han publicado novela en este trimestre —con premio Planeta incluido— con un despliegue publicitario y mediático que no se veía desde antes de la gran caída del sector. Y de ello se deducen dos hechos, como se relata desde la propia industria: el negocio, pese a su atomización en múltiples pequeños sellos, está en manos de dos, y hay que cuadrar las cuentas. Como sea.

Falcones, con 'Los herederos de la tierra' (Grijalbo, sello de Random House), continuación de 'La catedral del mar', que llegó a vender más de seis millones de ejemplares, según su editorial, fue el primero en salir al ruedo a finales de agosto. El lanzamiento por unas calles de Barcelona repletas de periodistas marcó la tónica. Su editora, Ana Liarás, explica por qué se hizo así: “Era la primera vez que salíamos en septiembre con un libro de Falcones. Pero también se va a hacer campaña de Navidad y a superar la Navidad y llegar a Sant Jordi. Tenemos muchas expectativas, pero miramos más allá. Lo que ya no pretendes es hacer todo el negocio en dos meses”.

También era una fecha propicia para adelantarse a los monstruos que quedaban por llegar y pusieron 400.000 ejemplares sobre la mesa en su primera edición (para España, Latinoamérica y en catalán). Cifras impresionantes en un momento en el que la tirada media está en 3.000 ejemplares —datos de la Federación del Gremio de Editores— y donde un título que vende bien apenas supera los 20.000 libros. Pero en el sector todos se miran de reojo: a mediados de octubre llegaba Redondo con 'Todo esto te daré', premio Planeta para una autora de la casa que había colocado otros 400.000 ejemplares —según datos de Destino, su editorial— por su trilogía del Baztán, y la lanzaban con 210.000 ejemplares a todo el mercado español. Pocos días más tarde, Alfaguara (Random House) hacía lo propio con Arturo Pérez-Reverte y su ‘Falcó’, que desplegaba en los estantes de las librerías españolas y latinoamericanas 200.000 ejemplares. Mucho foco, mucha entrevista y a intentar ganar la batalla.

Pero Planeta todavía se reservaba el último truco a riesgo de competir consigo misma: la bomba Carlos Ruiz-Zafón y 'El laberinto de los espíritus', con el que cierra la saga 'El Cementerio de los Libros Olvidados', que abriera hace 15 años con 'La sombra del viento', que se ha convertido en el libro más vendido en español de la última década con 10 millones de ejemplares en todo el mundo. El lanzamiento fue el pasado 17 de noviembre como si ninguna crisis hubiera arrasado con una industria que lleva un 40% de ventas perdidas desde hace casi 10 años: presentación en el Templo Expiatorio del Tibidabo con 200 periodistas, libreros y demás personas del gremio invitadas. Y 700.000 ejemplares para cubrir todas las librerías.

El interrogante que subyace tras estos lanzamientos es si realmente estos 'megasellers' pueden cubrir los daños de este sector. Cuando se está creciendo a un ritmo del 2% en ventas, como relataban los libreros en el primer semestre del año, ¿Redondo, Falcones o Zafón son el paliativo? O si lo son, ¿realmente solo se benefician los dos grandes grupos editoriales de este país? La respuesta es ambivalente y con el gesto un poco torcido. Incluso las grandes editoriales son conscientes de que hace tiempo que nada es como antes. ¿Podría vender hoy Falcones o Zafón lo que vendieron hace una década? “No puedes esperar que el mercado sea el mismo. A nivel de la repercusión en ventas no puedes esperar lo que pasaba hace 10 años. En este tiempo ha cambiado el mercado, la crisis, salió el 'ebook'… No puedes tener las mismas expectativas. Nosotros no esperamos a nivel de ventas [con el libro de Falcones] poder igualar lo que fue 'La catedral del mar'. Las ventas han bajado un 40% -50%. Hay que ser realista”, admite Liarás sobre las diferencias entre el mercado que se encontró Falcones cuando lanzó 'La Catedral' en 2006 y el actual.

No obstante, hay que destacar que Random House, a escala global, es una de las editoriales que más creció después de sus fusiones con Pearson y Santillana. Según publicaba en junio de 2015 publisherweekly.com, la biblia del sector, sus ingresos tras la concentración fueron de 3.320 millones de euros frente a los 2.650 millones de euros del año anterior (en España el valor de toda la industria está en torno a los 4.000 millones de euros). Los grandes siempre pierden menos.

Los libreros también constatan el bajón general de los grandes 'best sellers' y la concentración de ventas en muy pocos títulos. José Luis Olmeiro está al frente de Follas Novas, una de las librerías señeras de Santiago de Compostela. Para él, ya no se puede esperar mucho de los grandes 'best sellers'. “Hay que olvidarse de los lanzamientos de hace 10 años cuando se vendían 15-20 ejemplares el primer día. Ahora ni de coña. Ahora es más picoteo de distintos autores que eso de que un libro vaya a arrasar con respecto a los demás”. Además, según él, el hecho de que hayan llegado a las librerías con apenas espacio de tiempo los libros de Zafón, Redondo o Pérez-Reverte no es una buena señal: “Las propias editoriales se pisan. Ahora tenemos a Zafón y al Premio Planeta y la gente no se compra los dos o los tres. Uno como mucho”. De ahí que el librero también tenga su propia previsión y no encargue más de 100 ejemplares de inicio “porque no tienes problemas si hay devoluciones. Ya no es aquello de la arrancada espectacular, que antes había hasta cola”.

Precisamente, cuando ya se ha producido el resto de lanzamientos, el libro de Falcones suena incluso antiguo. Así lo observa Jesús Casals, director de contenidos de la librería La Central de Madrid, que sostiene que este paso de los libros por las estanterías, fugaz, pero intentando arrasar con todo lo que encuentren, es una muestra de cierta esquizofrenia de la industria. “En un mercado tan saturado y con ventas que se concentran en pocos títulos este es el recurso fácil que permite sobrevivir a los grandes grupos y poder mantener sus plantillas”, mantiene. E insiste en que este tipo de lanzamientos, además, son un buen indicador de cómo está el mercado: “Planeta y Random monopolizan el 60% de lo que se publica y se factura. Ha habido un proceso de concentración. Hubo un 'boom' de [sellos] indies, pero ellas no pueden pagar los adelantos que se les hacen a estos escritores. No obstante, con este tipo de libros es lo de siempre. Es la misma época, la misma forma, es casi como un producto prefabricado”.

Esa época es la Navidad, que ya está a la vuelta de la esquina. En La Central han hecho, pese a todo, “buenos pedidos”. “Es el mejor momento del año para la venta de estos libros porque son muy fáciles para regalar a la abuela, a tu tía…, nos sirve de comodín”, apunta Casals. Y también quiere ver el lado positivo, ya que “gracias a estos libros puedes vender libros menos evidentes”. En cualquier caso, quienes ganarán el gordo navideño serán los dos grandes grupos a los que está reducida la industria y tal vez alguno de sus cuatro jinetes.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13241

MensajePublicado: Sab Dic 03, 2016 11:48 am    Asunto: Responder citando

Pérez-Reverte, el novelista minucioso
Entrevista de Alfredo C Villeda - milenio.com - 03/12/2016

La charla del domingo pasado con el escritor español Arturo Pérez-Reverte, aunque él se dice “mexicano” con mucho orgullo, como se publicó en nuestra sección cultural el lunes, fue tan variada en temas que permitió al fusilero guardar una selección de respuestas para compartir en este espacio, que cumple 15 años (cinco en 'La Jornada', 10 en 'Milenio'), la víspera de la clausura de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Desde los años universitarios, en que cayó en manos de un grupo de amigos un libro con el título 'El oficio del escritor' , temas como tramas narrativas, decálogos para autores, recomendaciones para hacer literatura, influencias de estilo y otros por el estilo rondan en cada entrevista con novelistas, cuentistas y poetas, y en la plática con el de Cartagena no fue la excepción.

—¿Planea, piensa en una estructura, urde una trama o la historia va saliendo conforme avanzan los capítulos y la conducta de los personajes?
—Soy un novelista minucioso. La novela es un artefacto narrativo que debe funcionar con eficacia, debe seducir al lector y hacerme feliz mientras la escribo, y eso requiere una estrategia y una serie de trucos nobles del oficio, de desarrollos profesionales, tanto como el trabajo de un abogado o el de un médico. Yo cuento historias, es mi trabajo, y lo hago de la forma más eficaz posible, por lo que requiere una minuciosa planificación técnica.

—¿Cuál es su libro modelo, el que en algún momento quiso imitar, o a qué autor? —pregunta el fusilero al recordar una frase de Mario Vargas Llosa, quien ha dicho que la creación comienza con la imitación.
—Yo empecé a leer desde muy pequeño en una casa con una biblioteca muy grande, desde los ocho años, y toda mi vida he seguido leyendo, por lo que es difícil elegir un libro que me marcara, aunque sí recuerdo que mi felicidad lectora fue cuando tuve en mis manos 'Los tres mosqueteros', de Alexandre Dumas. El goce de vivir una historia, sentir que eran amigos míos esos personajes, -yo amaba a Milady-, y esa interiorización la sentí muy joven.

—¿Reescribe libros, corrige quiero decir, o prefiere que reflejen al Pérez-Reverte de la época en que escribió cada obra?
—Si yo reescribiera 'El húsar' (1986) o 'La tabla de Flandes' (1990) -'La reina del sur' no, porque me gustó mucho como quedó- imagino que lo haría de otra manera, pero cada libro corresponde a un momento, al corazón y la cabeza del autor, es un testimonio, un corte en el tiempo y la memoria del escritor, así que cada título tiene su momento, y por eso nunca reescribiría un libro mío. Y escribo por el placer de inventar, de contar. Sería absurdo volver a algo que ya he hecho. Lo que quiero es contarme a mí mismo y a mis lectores historias nuevas.

La edición 2004 de 'El húsar', por cierto, sí se publicó con correcciones de Pérez-Reverte.

—Usted ha dicho que evita relatar en su obra literaria los horrores que vio como periodista en Beirut y Sarajevo...
—No los evito, de hecho los cuento en 'El pintor de batallas' (2006) y 'Territorio comanche' (1994), pero habitualmente no lo hago de forma directa, sino que utilizo esos conocimientos y esos recuerdos para relatar mis historias, los vuelvo literatura.

—Pero algunos de sus libros cuentan historias de otros rigores no menos peligrosos, como el narcotráfico en 'La reina del sur' (2002) y el espionaje a escala mayor en su más reciente entrega, 'Falcó' (2016), editado por Alfaguara.
—Y para eso fue muy útil mi pasado. Yo fui reportero 21 años en países en guerra, y después he tenido una vida muy movida, he viajado en submarino, he navegado joven en petroleros, he estado en puertos, es decir, he tenido una vida variada e intensa; he peleado, me han pegado, he tenido que dar y devolver algunos golpes. Eso va dejando recuerdos y una manera de ver la vida. Con ese capital, mis libros, mis amigos, las mujeres que conocí, los leales y los traidores, eso crea mi mundo narrativo, mi mirada de escritor.

—Usted es bloguero, por lo que supongo que no es del tipo de escritor que ve con asombro y alarma el aumento de libros digitales por temor a que desplace pronto al formato impreso.
—No tengo temor por el asunto digital por varias razones. Primero porque en el libro digital, cuyas ventas aún son pequeñas, me va bien, no me quejo. Son cifras razonables, pero no creo que aún sea este formato una competencia para el libro de papel, que tiene un prestigio y un peso: las páginas, el tenerlo en la mano, el poder marcar, subrayar las páginas, que caiga una lágrima, una gota de sangre si tienes la mano herida. El libro como objeto sigue siendo necesario y va a tardar mucho tiempo en desaparecer. A mi edad (65 años), no creo que me toque ver el fin del libro impreso, así que estoy muy tranquilo.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13241

MensajePublicado: Dom Dic 04, 2016 11:42 am    Asunto: Responder citando

Las mejores novelas del año y otras que se quedaron en el camino de serlo
Karina Sainz Borgo - vozpopuli.com - 04/12/2016

(extracto)

'Falcó': hay que hablar de 'Falcó'. Arturo Pérez-Reverte regresa al siglo XX. Acaso mordido por el encanto que ya asomó en 'El tango de la Guardia Vieja', el escritor y académico de la RAE retoma aquel mundo de entreguerras, aquel lugar cruzado por fascistas, nazis, bolcheviques, espías y contraespías. Ese mundo en el que elegantes hombres y mujeres beben una copa en un trasatlántico de lujo mientras, en los sótanos de algún calabozo, alguien defiende su derecho a no recibir un balazo en la cabeza. Eso es 'Falcó' (Alfaguara), la nueva novela de Arturo Pérez-Reverte, un libro publicado en octubre de 2016 y con el que Pérez-Reverte se delata. Es obvio que al escribir esta novela -que parece llamada a sustituir a la serie Alatriste-, el escritor se ha divertido y planea seguir haciéndolo. En Falcó, Pérez-Reverte carga todo el peso en un personaje exagerado, uno con un trazo muy definido que busca enamorar y ganar terreno. A eso se suma una historia de aventura y espionaje en la Europa de los años 1930 y 1940. Sus lectores pueden estar seguros: Lorenzo Falcó ha llegado para quedarse. Sólo hay que escuchar a Pérez- Reverte hablar de él para darse cuenta de que no va a dejarlo escapar y que hará de él una serie, una de la que ya prepara -por cierto- segunda entrega. No puede existir lista de fin de año que lo ignore.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13241

MensajePublicado: Dom Dic 04, 2016 12:23 pm    Asunto: Responder citando

Entrevista en México

http://noticieros.televisa.com/foro-tv-es-la-hora-de-opinar/2016-11-30/falco-arturo-perez-reverte-1/
http://noticieros.televisa.com/foro-tv-es-la-hora-de-opinar/2016-11-30/falco-arturo-perez-reverte-2/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13241

MensajePublicado: Lun Dic 05, 2016 5:53 pm    Asunto: Responder citando

Dos barbaries paralelas
Juan José García Posada - elcolombiano.com - 05/12/2016

Como lector de casi todo lo que ha escrito Arturo Pérez-Reverte, me atrajo esta reciente novela suya, 'Falcó'. Ofrece una trama intrigante de espionaje y suspenso que discurre en los años de la guerra civil española y entre otros episodios menciona el fusilamiento del líder de la Falange, José Antonio Primo de Rivera, en la cárcel de Alicante.

Lorenzo Falcó es “un ex contrabandista de armas, espía sin escrúpulos, agente de los servicios de inteligencia”. Parece que Pérez-Reverte está inaugurando una serie, que podría compararse con la muy célebre del Capitán Alatriste. El final de la obra se diluye, queda en puntos suspensivos. Falcó y el escuadrón asignado para liberar a José Antonio fracasaron en esa misión. Tal vez habría sido muy distinto el destino de España si el ideólogo falangista hubiera sobrevivido. No se habría sumergido en las tinieblas de la dictadura del Generalísimo. ¡Ni izquierda ni derecha!

El mismo día en que terminé la lectura de la novela seguía por televisión el recorrido con las cenizas de Castro a lo largo de Cuba, con peregrinaciones multitudinarias, juramentos de fidelidad al icono máximo de la santería y consolidación del culto a la personalidad como sello de garantía de la muy probable continuidad del régimen. Ceremonias pomposas que guardan un ritual similar al de todos los despotismos, de la izquierda o la derecha. Hitler, Stalin, Mussolini, Franco, Mao, Pinochet, Kim Il-sung, Chávez, Stroessner, Juan Vicente Gómez, todos ellos, por igual, forman el panteón de los tiranos inmortales y todos en vida y después han reunido muchedumbres devotas. El fanatismo político transforma la militancia ciega y sumisa en religión. Ese es el peligro del radicalismo y las polarizaciones. Este país no ha sido ajeno a esa fuerza macabra. Hasta la familia, lo más caro de una sociedad, acaba dividida y condenada a la irracionalidad cainita.

Además de entretener, cual es su principal razón de ser, una novela, como esta del escritor español, proporciona claves para interpretar la realidad y el acontecer del aquí y ahora y del allá y entonces. Es fuente de conciencia histórica y ética, así como el cine. Pérez-Reverte sintetiza su dictamen condenatorio de la guerra civil, dos barbaries paralelas que partieron a España: “Lo que se daba del otro lado era una planificada represión bajo mando único, un exterminio sistemático de cuanto oliese a democracia, libertad y ateísmo, con la idea de una nación unida, religiosa y fuerte por encima de todo... Y mientras, lo que había por parte de la República era un disparate de improvisación, oportunismo y demagogia, con las cárceles abiertas... arrojando chusma a las calles... Cuando todo acabara iban a faltar tumbas”. Ficción novelesca y realidad histórica: dos barbaries paralelas.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13241

MensajePublicado: Lun Dic 05, 2016 5:57 pm    Asunto: Responder citando

No lo lograrás, Pérez-Reverte
Pablo A. Cicero Alonzo - lajornadamaya.mx - 05/12/2016

Gastas. Gastas mucho. Hueles mal. Hueles muy mal; apestas. Pierdes tiempo. Pierdes mucho tiempo. Te alejas de las personas. Te ven mal. Te ven muy mal. Te refunden en guetos. Te mata. Te mata lentamente. Y sin embargo, sigues fumando. Pero ya no. Yo no. El viernes 24 de noviembre, a las dos cuarenta y ocho de la tarde, me fumé el último cigarrillo. Es decir, llevo una semana sin haber prendido un marlboro; cuando leas estas líneas, 171 horas, 12 minutos. Y no creas que llevo la cuenta… Ciento setenta y una horas, trece minutos.

Soy consciente de la dulce trampa de la nicotina, causa y alivio de mi adicción. No prendo un cigarro para sentirme mejor, sino para sentirme normal. Como tú, que no fumas. No hay subidón ni nada por el estilo. Simplemente fumo para aliviarme del cigarro anterior. Para llegar a esa conclusión tuve que remitirme a las raíces de mi adicción. Y me recordé, adolescente, solo y ocioso, comprando cigarros sueltos en una tienda de la esquina. Escondido de mis padres, rebelándome al meterme humo en los pulmones. Físicamente, no sentía nada agradable, al contrario. Pero fumar me hizo adulto. Y yo quería ser ya adulto. Esos saltos de edades, desde entonces, me habían abierto puertas a mundos maravillosos.

Recuerdo, también, cuando en mi niñez contrarié a mis padres y leí 'Cien años de soledad'. Debería tener seis, siete años. Y abrí la novela de García Márquez porque me habían dicho que no era para niños. Como culpable morbosidad, tomé el libro y lo leí. Uno de los pasajes que más se me grabaron en la mente, además de la imagen de la estirpe con cola de cochino, fue el olor de Pilar Ternera, a humo. A pesar de haber perdido sus encantos, hacía que la sangre de los varones Buendía hirviera por su olor. La misma intransigencia que me motivó a leer 'Cien años de soledad' fue la que me motivó a fumar, años después. “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”. ¿Qué se le da a un condenado a muerte? Un cigarrillo. Un delicioso cigarro. Pasa sus últimos segundos con vida inhalando nicotina y exhalado nicotina. La adicción al cigarro no es biológica —el mono por dejar de fumar desaparece a los tres, cuatro días— sino sicológica: fumas porque quieres parecerte a las personas que fuman.

Nuestra generación ha sido bombardeada con imágenes de hombres interesantes, valientes, decididos, heroicos, dueños de sí mismos… que fuman. Yo quería —y quiero— ser interesante, valiente, decidido, heroico, dueño de mí mismo. Luego entonces… Pero ahí voy. 171 horas, 15 minutos. Sin embargo, soy víctima de una conjura, que hace casi imposible que lleve a buen puerto mi deseo de dejar de fumar. Y el principal culpable es Arturo Pérez-Reverte.

La nueva novela de esta autor se llama 'Falcó', y rebosa mujeres, alcohol, armas, testiculario y equidistancia ideológica. Lorenzo Falcó, se explica en una reseña firmada por Lorena Maldonado, “es un ex contrabandista de armas y mercenario reconvertido en espía al servicio del Movimiento Nacional, un canallita burgués expulsado de la Armada por líos de faldas e indisciplina. Ha sido contratado por los servicios de inteligencia franquistas para liberar al líder falangista José Antonio Primo de Rivera, prisionero de la República en la cárcel de Alicante”. La vida era, para Falcó, “un coto de caza cuyo derecho a transitarlo estaba reservado a unos pocos audaces: a los dispuestos a correr el riesgo y pagar el precio, cuando tocara, sin rechistar. Dígame cuándo le debo, camarero. Y quédese con el cambio”. Ahí “un lobo en la sombra, ávido y peligroso”, pero, a la vez, “de sonrisa irresistible”. Decía Pérez-Reverte que su intención era que las lectoras quisieran meterlo en su cama y los lectores quisieran irse de copas con él. Deseo y alcohol: otros dos grandes requisitos de la prosa cipotuda. Empecemos por el primero. Falcó nos hace ver constantemente que entiende de hembras. No por casualidad era un picaflor de aúpa. “Siempre resultaba instructivo, y útil, observar las reacciones de una mujer casada cuando se mencionaba al marido ausente”, reflexiona.

Obviamente, Falcó fuma. Como carretillero. Y aún así, no lo lograrás, Pérez-Reverte. Terminaré tu novela sin fumar. No más. Aunque tú y tu cómplice, Manito, hayan conjurado sin quererlo.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13241

MensajePublicado: Mie Dic 07, 2016 10:38 am    Asunto: Responder citando

Pero, ¿quién es Falcó?
Pablo Delgado - abc.es - 07/12/2016

En época de guerra se habla de bandos, alianzas, estrategias, todo un compendio de estructuras y relaciones entre aquellos que luchan por una causa común, frente a otros por los que también luchan por otra causa común. Individuos que forman parte de una maquinaria política y social que son el brazo ejecutor de un país y que son realmente los que se juegan la vida en los campos de batalla, luchando en un frente desgarrado y principalmente cruel.

En la historia de España a lo largo de decenios hemos sufrido los españoles diversas guerras, unas triunfadoras para los intereses del país y otras más que guerras fueron desastres. Pero ya sean buenas o malas para los intereses de un país, es lo peor que le puede pasar a un país: entrar en guerra. Un hecho deleznable que a lo largo de la historia de la humanidad no ha parado de darse. No sé de dónde sacamos los seres humanos esa vileza y esa crueldad que lleva a matarnos unos a otros. Pero dentro de esa crueldad hay varios tipos de guerra. Las calificadas como civiles, su crueldad es aún mayor, ya que aquellos que se enfrentan son personas que el día antes convivían tranquilamente, vecinos de un mismo barrio se separan por unos “ideales” o simplemente por que les han obligado a luchar las clases que están arriba y que nunca se manchan las manos enviando a inocentes a una matanza segura. En la antigua Grecia y Roma los que iban a luchar eran las clases pudientes, los adinerados ya que ir al ejército era sinónimo de grandeza. Ahora esos se esconden enviando a otros.

En la guerra existen estrategias bélicas que se son la práctica y el conjunto de técnicas conocidas como el espionaje, asociadas a la obtención encubierta de datos, información de carácter confidencial ya sea para liberación de presos o incursión en batallas, etc. Las técnicas comunes del espionaje han sido históricamente la infiltración y la penetración, en ambas es posible el uso del soborno, el chantaje o lo que haga falta para conseguir unos objetivos que puedan ayudar a ganar una guerra, o a perderla.

El espionaje es un recurso muy utilizado en la literatura, y bien llevado a las páginas es éxito asegurado, desde John le Carré, especializado en relatos de suspense y espionaje ambientados en la época de la Guerra Fría, a Frederick Forsyth, Alan Furst, Robert Ludlum, Phillip Kerr, entre otros.

En España en estos meses ha salido una figura enigmática, sin patria, que se sirve a aquellos que lo dan todo por él. Una figura de la que ya se han escrito ríos de tinta y que desde aquí me sumo a las alabanzas de dicho personaje que pasará a ser mítico en la historia de la literatura en España. Un éxito asegurado Falcó (Alfaguara) de Arturo Pérez-Reverte.

Pero, ¿quién es Falcó? En la Europa turbulenta de los años treinta y cuarenta del siglo XX, Lorenzo Falcó es un ex contrabandista de armas, espía sin escrúpulos y agente de los servicios de inteligencia. Durante el otoño de 1936, mientras la frontera entre amigos y enemigos se reduce a una línea imprecisa y peligrosa, Falcó recibe el encargo de infiltrarse en una difícil misión que podría cambiar el curso de la historia de España. Un hombre y dos mujeres serán sus compañeros de aventura y tal vez sus víctimas, en un tiempo en el que la vida se escribe a golpe de traiciones y nada es lo que parece. Incluso el propio Falcó. Un relato brillante y trepidante en el que se aprecia a un Pérez-Reverte que ha disfrutado escribiendo cada frase de este relato, cargado de suspense, espionaje, traiciones, infiltrados, cuyo cometido básico será la de liberar a Primo de Rivera de la cárcel Alicante.

Pero Falcó ¿es realmente quién es? ¿Es parte del bando Nacional? ”La vida era para él un territorio fascinante; un coto de caza mayor cuyo derecho a transitarlo estaba reservado a unos pocos audaces: a los dispuestos a correr el riesgo y pagar el precio, cuando tocara, sin rechistar [...] Para Falcó, palabras como patria, amor, futuro no tenían ningún sentido. Era un hombre del momento entrenado para serlo. Un lobo en la sombra. Ávido y peligroso [...] A Lorenzo Falcó le gustaban las cosas salpimentadas con detalles con solera.”

Independientemente de pequeñas polémicas recogidas por el blog 'Verne', como la repetición de la foto de su portada que ha podido verse antes en las librerías, de un hombre que aparece en ella con sombrero fedora, cigarro en la boca y que ha sido adquirida de un conocido banco de imágenes. No ensucia ni mucho menos el trabajo de un escritor que vende miles de ejemplares. 'Falcó' es un relato en blanco y negro -como bien dice su autor- a través del cual te sumerge en el frío de sus calles, en los terribles bombardeos e interrogatorios. Es una experiencia lectora de lo más entretenida, en la que el lector se puede hacer una imagen íntima y personal de un personaje que emite sintonías picarescas, interesadas, pero lo más importante, ser fiel a uno mismo y a quién le paga. Eso si, aviso al lector que cuando llegue al final de la lectura le dejará un sabor agridulce. Porque estoy seguro que se quedará con más ganas de Lorenzo Falcó y de sus inseparables cafiaspirinas, su pitillera y el mechero Parker Roller Beacon que da lumbre a cada uno de sus cigarrillos en boca.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Ada
Capitán


Registrado: Aug 17, 2007
Mensajes: 5689
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mar Dic 13, 2016 9:44 am    Asunto: Responder citando

'Falcó', lo último de Pérez-Reverte
Dani - elblogdepablomorrondo.wordpress - 12/12/2016

¡Soberbio nuevo personaje de Pérez-Reverte! Acaba de salir a las librerías 'Falcó', lo último de Don Arturo, y debo decir que me ha entusiasmado. Se trataba de una apuesta casi segura, pues mi mentor no me ha defraudado en ninguna de sus novelas (y son más de veinte en la alforja).

Nos hallamos ante un personaje bien trazado tanto en el perfil psicológico como en el momento de la acción: un aventurero-espía profesional, letal, cínico, atractivo, mujeriego, curtido, bragado, casi sin sentimientos (y el “casi” no es baladí), que separa el mundo en dos causas: la suya propia y la de los demás. La primera misión que le “encomienda” Pérez-Reverte es ayudar a un comando falangista a rescatar a Jose Antonio Primo de Rivera de la cárcel de Alicante; el lector disfrutará de 300 páginas intensas y emocionantes en las que la tentación de devorar un nuevo capítulo será irrefrenable.

Don Arturo siempre me ha parecido un brillante creador de atmósferas y, sobre todo, sublime con los diálogos hasta el punto de que nos sentimos presentes en todas las reuniones sociales de los protagonistas…¡casi olfateamos el humo de sus cigarrillos! La novela está perfectamente ambientada sin caer en ningún facilón sesgo político: aquí no hay “buenos” ni “malos” sino personas que se han visto involucradas en un conflicto y que se ven obligadas a sobrevivir.

La novedad estriba en que nos encontramos, quizás, con la faceta más dura del autor (abundan los momentos de sexo explícito o de torturas en salas de interrogatorios) y eso que Don Arturo no es sospechoso de ternuras. Como moraleja se apuntan las tramas ocultas, las zancadillas entre bastidores y traiciones en las altas cúpulas que llevan a la muerte en las trincheras a muchos inocentes.

Libro ausente de concesiones, vibrante, tenso, que evoca el cine negro de Hollywood. ¡Ojalá sea el primer ejemplar de una saga próspera y abundante en títulos!
_________________
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Ada
Capitán


Registrado: Aug 17, 2007
Mensajes: 5689
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mar Dic 13, 2016 9:47 am    Asunto: Responder citando

'Falcó', de Arturo Pérez-Reverte
David Fajardo - lafinestradigital.com - 06/12/2016

Pérez-Reverte sabe qué dar al lector, como articulista, tertuliano y, por supuesto, novelista. En esta faceta es autor de múltiples éxitos, obras trepidantes, bien documentadas, excelentemente escritas y repletas de personajes atractivos. 'Falcó' no es una excepción. Así que ya podéis haceros una idea del tono que va a tener esta reseña.

Pérez-Reverte nos pone en la piel de un antihéroe que trabaja para el bando que ganó la Guerra Civil. Nos sitúa en una narración desde un punto de vista no demasiado habitual ni en la literatura ni en el cine. Y es lo suficientemente valiente como para humanizar a ambos bandos y explicarnos de forma razonada que mucha de la gente que combatió en la Guerra Civil no tenía claro por qué ni para quién luchaba. 'Falcó' es una novela negra llena de aventuras, acción y emoción. Lorenzo Falcó, especialista en salir de todo tipo de problemas, se encuentra ante una situación desconocida que no controla y rodeado de personas idealistas que luchan por algo que el propio agente sabe que no existe. Se debate entre animarlos en su lucha y sentir lástima por ellos, pero es un profesional de la supervivencia, y eso es lo que hará a lo largo de toda la historia, sobrevivir. Pero Reverte sabe construir personajes y consigue que alguien tan seco y oscuro como nuestro protagonista logre hacerse un lugar en el corazón del lector, gracias a su sentido del honor y a la defensa que el mercenario hace de los suyos.

Arturo Pérez-Reverte se adapta a la perfección al tipo de historia que explica. Su prosa es seca, de una brevedad dura, a la que cuesta un poco adaptarse al principio. Una vez acostumbrado al tono, el ritmo se desboca, los acontecimientos se atropellan y dejan al lector una novela que se disfruta de principio a fin. 'Falcó' es una novela de evasión, pero bien documentada y con el sello de calidad de su autor. Su propuesta valiente, su protagonista y la capacidad de enganchar son sus principales virtudes. Queremos ver más aventuras de Lorenzo Falcó y espero que Reverte nos las proporcione lo antes posible.
_________________
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Ada
Capitán


Registrado: Aug 17, 2007
Mensajes: 5689
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mar Dic 13, 2016 9:49 am    Asunto: Responder citando

'Falcó' de Arturo Pérez-Reverte
lacuevademislibros.com - 28/11/2016

'Falcó' es un texto seco, duro, frío y sórdido, escrito sobre el aguafuerte de una España que se consume por el odio letal entre rojos y fascistas. Una novela de espías que arranca, crece y muere con el mismo barro seco, duro, frío y sórdido que le sirve a Arturo Pérez-Reverte para amasar el perfil de un nuevo personaje, Lorenzo Falcó.

Con el catalejo bien calibrado para la captación de escenarios bélicos y su trazo certero de siempre, el cartaginés está en su salsa y se nota. Disfruta con la descripción de episodios y ambientes que huelen a pólvora. Este modo de emprender lo literario desde el frente de guerra, esa fascinación por crear personajes armados, espías sin escrúpulos, y mujeres de carácter fuerte, son seña de identidad del Pérez-Reverte de otras novelas. En ésta, se sirve de algunos episodios o personajes que labraron la historia de nuestro país (José Antonio Primo de Rivera preso en la cárcel de Alicante, el general Moscardó, etc.) como material narrativo y, a partir de ellos, urde una trama que bascula entre cuatro puntos cardinales: el poder, la violencia, la traición y la pasión.

La he leído abandonándome al tono combativo de sus páginas, con afán de encontrar ese vínculo invisible con el que suelo quedar enganchada a la lectura. Sin embargo, he de confesar que, por más que lo he intentado, 'Falcó' no ha conseguido robar mi atención hasta el punto de quedar absorta. Tal vez, porque el mayor logro de la novela, más que la trama —a la que le falta algo de fuelle—, es la creación de un personaje. Lorenzo Falcó es un tipo muy novelesco. En la solapa de su gabardina exhibe todos los galones que visten a un perfecto canalla y, en el ala de su sombrero, el que más brilla de todos: estar satisfecho con sus acciones.

Su perfil es el de un golfo seductor, un hampón elegante. Un tipo completamente amoral con aspecto de chulo de putas. Lorenzo Falcó es un hombre del momento, con treinta y siete años y una densa biografía a sus espaldas. Un lobo en la sombra, ávido y peligroso, que decide sumarse al bando nacional, pero no es militar, sino todo lo contrario. Un ser sin escrúpulos, sin códigos, sin lealtades. A Falcó le gusta la ropa cara, los cigarrillos ingleses, los objetos de plata y de cuero, los analgésicos para el dolor de cabeza, la vida incierta y las mujeres hermosas. Y por dentro, frío como un témpano desprendido de un glaciar en invierno. Ése es el personaje.

La novela respira historia. La suya es la de un contrabandista de tomo y lomo. No sé por qué el autor se empeña en afirmar que no es una novela sobre la Guerra Civil cuando de hecho, si eliminas la guerra, te quedas sin novela. La guerra es el aposento argumental. Todo transcurre en y para librar una guerra.

Está narrada en tercera persona y el autor se posiciona como narrador omnisciente. Pérez-Reverte es un escritor brillante, qué digo, muy brillante, y como nos tiene acostumbrados, la novela está muy bien documentada. Hasta ahí, impecable. Sin embargo, a la trama le falta algo de tiro (perdón, no he querido ser bélica en la expresión). Siendo una novela de aventuras (de espías, pero de aventuras —ha dicho el autor—) le cuesta arrancar. Leídas las primeras páginas, una conoce bien a Falcó, pero no sabe por qué está ahí. Debe llevar a cabo una misión, pero ésta no se desvela hasta la página 49. En esto, el lector avezado sospecha que la novela era de mayor extensión y se ha troceado. Esta primera mutilación del corpus original se vende como la primera entrega de una serie. Tal vez esto explique la falta de fuelle y también que el clímax se alcance al final pero no se resuelva del todo.

Aparte de la creación del personaje, el mejor logro de la novela es la equidad en el trazo con el que Pérez-Reverte dibuja al ser humano. Su visión realista. En una guerra, todos somos iguales. Defender a un bando o al contrario no nos hace diferentes. Todos somos igual de malvados, igual de miserables, igual de inhumanos.

A medida que el libro avanza, los episodios rezuman mayor crudeza y las páginas se impregnan de un olor espeso, similar al que dicen los astronautas que tiene la luna, un olor a pólvora. El lenguaje es más bajo, más sucio y las letras parecen exudar el hedor de una batalla. La atmósfera se tiñe de un rojo ennegrecido, de alientos etílicos, de cartuchos envueltos en telas enceradas, de gatillos listos para el disparo, de ese silencio sordo que anuncia la detonación de un metal. Y ahí está todo. La bondad no asoma por ningún lado. Los rojos se diferencian de los nacionales por su caos, frente a la disciplina, pero los hombres que luchan en uno y otro frente parecen todos de cartón. Vale, sí, hay amor. O mejor, hay sexo, pero es un sexo vestido de crudeza. Muy patético.

Sobra decir que esta primera aventura, este duelo a florete desafiante que sostiene este mercenario de sí mismo con el resto de personajes, entusiasmará a los lectores más dilectos de Arturo Pérez-Reverte. A los que buscan al escritor de letra fría, al escritor pulcro, al escritor afilado, al que ofrece un producto acabado. Para mí, estas letras que guardan el rigor académico hasta el último punto, estos diálogos embutidos de odios y ajustes de cuentas, se me antojan poco atractivos porque lucen el uniforme de la formalidad más canónica, pero no poseen ni una pizca de la tibieza del ser humano que hay debajo.

En definitiva, la novela está, formalmente, muy bien escrita, pero le falta humanidad. Le falta temperatura. Falcó tiene una forma de mirar el mundo —las mujeres, la vida en general— excesivamente descarnada. Disecciona las cosas extrayendo lo peor de cada una de ellas. Tal vez, la historia que cuenta, en la que todos van enseñando el colmillo, no pueda sazonarse con esta virtud, con estas décimas de temperatura humana, pero sí la forma de contarla.

Buenos días y buenas lecturas.
_________________
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Ada
Capitán


Registrado: Aug 17, 2007
Mensajes: 5689
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Jue Dic 15, 2016 6:14 pm    Asunto: Responder citando

Gallinero muy revuelto
Andrés Chaves - cronicasdelanzarote.es - 15/12/2016

Habrán observado que hace un par de días que no escribo esta sección, pero es que me estaba leyendo la última novela de Arturo Pérez-Reverte, 'Falcó'. Una trama que te mantiene en vilo de principio a fin y que habla de las intrigas de espías en el primer tramo de la guerra civil española. Se trata de un compló para sacar a José Antonio Primo de Rivera de la cárcel Modelo de Alicante, plan que frustró el propio Franco –según sostienen algunos historiadores y la propia novela del académico– porque tenía pánico a que José Antonio se le subiera a las barbas y modificara su idea de prolongar la guerra y de hacerse con el poder absoluto del Estado.

La trama es muy interesante, el personaje de Falcó, muy cinematográfico y el relato bien construido y muy bien contado, apasionante. La he leído de un tirón, en un solo día, el libro llevaba esperando dos semanas en mi mesa de noche y no pude parar, desde que lo empecé hasta que lo terminé, ya de madrugada. Está editada la obra por Alfaguara y ya se encuentra en todas las librerías. No tardarán mucho en llevar la obra al cine. Con el relato de Pérez-Reverte en la mano, el guión está chupado. Las dos últimas novelas del académico, 'Hombres buenos' y 'Falcó', son excelentes, tanto en contenido como en el dominio de los lugares de la trama, el lenguaje empleado y sus finales apasionantes e intrigantes.
_________________
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Ada
Capitán


Registrado: Aug 17, 2007
Mensajes: 5689
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Vie Dic 16, 2016 9:23 am    Asunto: Responder citando

'Falcó', de Arturo Pérez-Reverte
alqs2d.blogspot - 15/12/2016

La Europa de principio de siglo sienta las bases de los inicios de Lorenzo Falcó, personaje sin escrúpulos, fino y educado, que trabaja en asuntos de contrabando de armas tras ser expulsado de la carrera militar en la Marina Española por pendenciero. altercados con superiores y líos de faldas. Recuperado por un almirante de los servicios secretos, es una pieza fundamental en asuntos delicados llegando a la época en la que se desarrolla la trama en los comienzos de la Guerra Civil, donde los «nacionales» están concentrados en Salamanca y preparan una misión descabellada en zona «republicana» para rescatar de la cárcel de Alicante a José Antonio primo de Rivera en la que el protagonista tiene un papel fundamental en los diferentes giros que acontecen y que sorprenden al lector. Las relaciones humanas entre los participantes en la avanzadilla, militares, falangistas o agentes secretos, van subiendo el tono de la lectura hasta atrapar al lector que asiste a un desenlace inesperado de los acontecimientos.

Aficionado recalcitrante al tema de la Guerra Civil Española, no tanto a la novela negra si es que puede considerarse, he disfrutado enormemente con los personajes, la ambientación y la trama de esta novela, desarrollada de una forma brillante con la prosa cuidada a la que nos tiene acostumbrados el autor. El personaje de Falcó se desenvuelve en una psicología extremadamente cuidada que me ha encantado, en sus planteamientos y en las relaciones con el resto de los personajes y especialmente con su superior, con el que intercambia diálogos que desprenden una fina ironía y un profundo calado. Las interacciones con el resto de personajes, entre los que destaco a Eva Rengel, van conformando la personalidad peculiar de Lorenzo Falcó hasta hacer aflorar un profundo sentido del honor que está por encima de la forma aséptica y profesional con la que desarrolla los trabajos sucios que se le encomiendan y que le lleva a poner en su sitio a un chulesco coronel que se ríe a destiempo y de la persona inadecuada. Cuando es apropiado y requerido, el autor no se retrae y entra a fondo en escenas duras y explícitas de sexo o de torturas de interrogatorio. Sin duda, Falcó hará suspirar a las lectoras femeninas y causará una cierta envidia en las masculinas: chulesco, mujeriego, osado, elegante, curtido, golfo, guapo, seductor, fascinador, enigmático, muy suyo… el «malo» de la historia pero que subyuga al lector.

El escenario de la Guerra Civil, que potencialmente podría retraer a algunos lectores, podría haber sido completamente accesorio a las luces del relato y a la trama urdida por el autor, respetuoso con uno y otro bando si es que se puede emplear esta palabra que es rematadamente inadecuada. Muy recomendable no solo para pasar un buen rato sino para disfrutar de la ficción y de un lenguaje brillante y perfectamente adaptado: todo un manual, una clase magistral del buen uso del español. ¿Seguiremos disfrutando de las andanzas de Lorenzo Falcó en el futuro? Ojalá que así sea.
_________________
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13241

MensajePublicado: Vie Dic 16, 2016 9:45 am    Asunto: Responder citando

«Los lectores me hacéis libre»
Idoya Rey - elcomercio.es - 16/12/2016

Raro es el escritor que confiesa sentarse frente al folio en blanco pensando en el éxito que recabará entre sus lectores. Más bien hablan de esas historias que llegan, les agarran por las entrañas y no les sueltan hasta que han escrito el punto y final. El compromiso de los escritores, explican muchas veces, es con la narrativa, con esa voz propia que tan difícil es de lograr. Arturo Pérez-Reverte sabe eso, pero sabe también otra cosa: la libertad para escribir sin condicionantes se la dan ellos, los lectores.

El escritor se lo decía ayer a una de las decenas de personas que acudieron para saludarle en la librería Cervantes. «Es un placer conocerle. Necesitamos más personas como usted que nos ayuda a crear opinión», decía un lector. Él, en tono de confidencia, casi en un susurro, se sinceró: «La libertad para hacerlo me la dais vosotros». Porque Pérez-Reverte ha logrado la complicidad con el público, ha logrado convertirse en un escritor que no necesita presentaciones. Hoy estará en el Niemeyer (20 horas, entradas agotadas) en el Ciclo de la Palabra, junto a Antonio Álamo.

Simplemente decir que un libro es 'revertiano' es sinónimo de intriga novelística mezclada con espionaje, la fórmula que repite en su última novela, 'Falcó', libro que ayer venía a promocionar en la ciudad y con el que se dio un baño de masas a lo 'rock star'. Las colas para lograr la firma del autor comenzaron a formarse a las 16.30 horas, noventa minutos antes de su llegada y durante toda la tarde salieron hasta el exterior de la librería.

Las entradas ya están agotadas para el acto de hoy con el novelista en el Centro Niemeyer
Ante sus ojos pasaron un buen puñado de historias sinceras que el escritor recibió sin soltar su sonrisa. Había quien llegaba con el último título del autor bajo el brazo para enviárselo, dedicatoria de por medio, a su hijo, uno de esos jóvenes obligados a emigrar en busca de trabajo; estaban aquellos que querían darle una sorpresa a su pareja, sumida en las obligaciones laborales durante el horario de la firma; también estaba quien aprovechaba para conseguir un regalo de Navidad personalizado, y aquellos que se calificaban como «el fan número uno» de Pérez-Reverte. Estaba hasta Edu Galán sacando fotos de incógnito ataviado con un sombrero a lo inspector novelesco.

Esa hospitalidad de la que tienen fama los asturianos la dejaron bien patente ayer. El escritor se fue con varios libros y una libreta con funda de cuero llegada de Florencia hace un par de años. Victoria Álvarez la compró para animarse a escribir algún día, pero, como esa hora no le llegó todavía, decidió que Pérez-Reverte le daría un mejor uso. «Yo he traído mi primer poemario, mi hijo, para que Pérez-Reverte lo adopte», explicaba Esmeralda Amieva mientras aguardaba turno con su obra, 'De luces y sombras', en la mano. Tras ella esperaban tres jóvenes de 19 años, Alejandro y Pablo Miranda y Alejandro Pérez, amigos con los que el escritor pasó un buen rato. Aunque entre la larga fila hubo también quien le confesó que prefería la acidez del Pérez-Reverte columnista. Opiniones libres porque al fin y al cabo, como un día dijo Loquillo en la plaza de La Catedral, «cada uno tiene el público que se merece».
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13241

MensajePublicado: Vie Dic 16, 2016 9:47 am    Asunto: Responder citando

Pérez-Reverte en el Niemeyer
Miguel Barrero - lavozdeasturias.es - 16/12/2016

Si todo ocurre según lo previsto, y de acuerdo con las leyes de la lógica, cuando se publiquen estas líneas Arturo Pérez-Reverte ya habrá comparecido en el Centro Niemeyer ante unas mil personas. Los periódicos de hoy titularán sus artículos al respecto con alguna declaración del escritor, las crónicas repasarán ciertas vicisitudes del acto y quedará relegado al olvido el extravagante boicot que un grupo de personas promovieron la semana pasada para tratar de impedir la presencia del padre de Alatriste en la ría de Avilés. Quedará así reducido a anécdota un episodio más de cuantos definen esta época en la que no son pocos quienes optan por sustituir la crítica nacida de una legítima y sana discrepancia por la vocación inquisitorial que les empuja a exigir que se elimine aquello que no les gusta y que confunde con frecuencia churras y merinas, bien por abusar conscientemente de la hipérbole o bien porque interpreta que la parte es siempre el resumen y síntesis del todo.

Arturo Pérez-Reverte puede gustar o no gustar, y ni siquiera esos dos extremos son incompatibles porque cuando un autor acumula una obra tan vasta como lo va siendo la suya también puede ser que algunos libros interesen más que otros. Puede uno compartir o no sus opiniones, y su forma de expresarlas, pero en ningún caso ha incurrido en delito al emitirlas ni ha hecho apología de cuestiones como la violencia de género, como han dicho por ahí esgrimiendo algunos artículos concretos y desdeñando otros cuya lectura basta para quitarles la razón. No son estos buenos tiempos para los matices, afanados como estamos en buscar constantemente excusas que legitimen un perpetuo enfrentamiento entre ellos y nosotros. Quienes esgrimieron su libertad de expresión para exigir que a Pérez-Reverte se le negara la palabra en Avilés incurrieron en un contrasentido evidente, pero también en una falacia infame: la de dar a entender que las libertades sólo han de ser para quienes se las merecen, y eso según los códigos impuestos por quien las formule en cada caso. Ni siquiera desde un punto egoísta se pueden sostener sus razonamientos: mucho mejor escuchar al adversario, conocerle a fondo y atender a sus tesis para desmontarlas paso a paso si fuera posible, que terminar convirtiéndole en víctima de un oprobio gratuito y bochornoso. Es como si no hubiera pasado la Historia por nosotros.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13241

MensajePublicado: Dom Dic 18, 2016 3:36 pm    Asunto: Responder citando

Arturo Pérez-Reverte habla de su nueva novela 'Falcó'
Entrevista de Martín Rodríguez Yebra - eltiempo.com - 18/12/2016

Arturo Pérez-Reverte se contiene cada vez menos cuando le reclaman corrección política. Se declara harto de los “idiotas del buenismo ideológico” y de los “incultos” que alimentan fanatismos. 'Falcó', su última novela, funciona para él casi como una provocación. Por primera vez incursiona en el género del espionaje y sitúa la trama en la Guerra Civil Española, a la que aborda sin juicios de valor ni reivindicaciones políticas. Un escenario poblado de valientes y cobardes, ya fueran fascistas, comunistas o simplemente cínicos. “Me gustaba el desafío de crear un héroe políticamente incorrecto, amoral, sin ideología y a la vez encantador, pero que sobre todo no participa del chantaje moral que hoy impregna hasta el aburrimiento la sociedad occidental”, dice.

Lorenzo Falcó es un espía misógino, sin códigos, dispuesto a torturar o matar a sangre fría y sin más patria que sí mismo. El destino lo ubicó en el franquismo. Su misión: rescatar de una cárcel republicana a José Antonio Primo de Rivera, el fundador de la Falange, el fascismo español. Con 65 años y 25 novelas encima, Pérez-Reverte se siente “un profesional que maneja los trucos del oficio”, aunque hay algo que cree mantener invariable desde el comienzo: “Nunca fui un escritor inocente”.

-¿Qué le atrajo de contar una historia de la Guerra Civil?
-Esta no es una novela de la Guerra Civil. Es una novela de los años 30 y la guerra me daba un escenario práctico para lo que quería contar. Cada vez que se habla de la Guerra Civil surge la etiqueta: de derecha o de izquierda, comunistas buenos y fascistas malos o viceversa. Yo quería crear un personaje que no tuviera nada que ver con eso. El contraste entre una guerra tan ideologizada como esa y un personaje que no lo era me pareció interesante.

-Es un abordaje inusual en España: hablar de la guerra sin huellas ideológicas...
-Como reportero, he cubierto siete guerras civiles, y no son como nos las cuentan. Son una barbaridad en la que hay bandos ideologizados, pero en medio hay una masa de gente que se queda atrapada y por razones diversas tiene que tomar partido. Yo estoy en otro nivel: el de los seres humanos que estaban allí, matando o muriendo.

-¿Por qué le cuesta tanto a España lidiar con ese pasado, 80 años después?
-España es un país profundamente inculto y la incultura favorece los fanatismos. Para un inculto es más fácil ponerse a pegar etiquetas que discutir los matices de cada bando.

-Se percibe en el libro una fascinación por la época. ¿Siente algo parecido a la nostalgia por los años 30?
-No. Era un mundo injusto y merecía desaparecer, pero era interesante. No existía la vulgaridad del teléfono móvil.

-Falcó tiene muchos rasgos habituales de sus personajes, pero es difícil encontrarle el corazón...
-Sí. Alatriste es también un héroe desengañado, pero era un hombre que había tenido fe y conservaba códigos. Falcó no. Quería un héroe sin principios. Quizá porque también era un desafío contar un héroe políticamente incorrecto y que a la vez pudiera generar empatía en el lector.

-¿Una provocación?
-Sí. Quería hacer un personaje que rompiera los principios morales al uso de la sociedad actual.

-Se cumplen 30 años de su primera novela. ¿Se siente un mejor escritor?
-Soy mejor porque soy un escritor veterano, conozco muy bien mi profesión. Yo soy los libros leídos, las experiencias vividas más las novelas escritas.

-¿Extraña algo de su inicio?
-No. Yo empecé a escribir tarde, después de ser reportero. Llegué a este oficio con las inocencias perdidas. Nunca he sido un escritor inocente.

-Supongo que tampoco extraña el periodismo...
-Extraño la juventud y la sensación de novedad. Pero eso ya lo viví, es otra época. El mundo del periodismo no es el mismo en el que yo me movía. En el periodismo que se hace ahora se exige todo el tiempo implicación emocional del periodista. Si hablas de refugiados en Siria tienes que llorar con ellos, conmoverte. No, el periodismo para mí era contar las cosas y que el lector fuera el conmovido.

-¿De cuánto le sirvió para el trabajo literario conocer a personajes oscuros?
-Mucho. Cuando hablo de torturar y matar sé de lo que estoy hablando. Y eso el lector lo percibe. La peor gente del mundo tiene también lados ambiguos. Cuando cubrí la Guerra de las Malvinas conocí torturadores antes de saber lo que habían hecho. Jamás hubiera sospechado que eran semejantes canallas. En Angola estuve tomando copas con un tipo que estaba torturando a otro. En un descanso se sentó conmigo y me contaba cómo eran sus técnicas, los cuidados que había que tener para que no se te muera, los vínculos afectivos que se generan.

-¿Eso no le planteó un dilema ético?
-Yo era un reportero. Lo que me estaba contando me interesaba, yo quería que me hablara. Después el lector sacará sus conclusiones. Yo les doy el material sin manipular, virgen.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Ada
Capitán


Registrado: Aug 17, 2007
Mensajes: 5689
Ubicación: Madrid

MensajePublicado: Mar Dic 20, 2016 9:50 am    Asunto: Responder citando

Falcó, un «canalla elegante», llega para quedarse
laverdad.es - 20/12/2016

Arturo Pérez-Reverte llena la Casa Pedreño de Cartagena en la presentación de su última y exitosa novela. El escritor regresa a su ciudad natal, porque «ya tocaba, porque me apetecía y porque gran parte de la historia transcurre en ella».

«El canalla aventurero sin escrúpulos, chulo, elegante y divertido de Lorenzo Falcó llega para quedarse, al menos, en dos o tres entregas más». El escritor cartagenero Arturo Pérez-Reverte destripó ayer, junto al profesor y crítico literario de 'La Verdad' José Belmonte, al personaje de su última novela, el «asesino amoral» a la par que «inteligente, seductor y divertido», Lorenzo Falcó, en un salón de actos del centro cultural de Cajamurcia, la Casa Pedreño, repleto de público y familiares. Falcó, dijo, «dará para las dos o tres próximas entregas».

De la siguiente, admitió Pérez-Reverte, ya escribe el segundo capítulo. «Con este personaje me lo estoy pasando muy bien. Me estoy divirtiendo. Cuando estaba acabando dije: 'Quiero más', por eso dejé el final abierto para poder seguir escribiendo. Todas las noches me acuesto pensando en lo que voy a hacer al día siguiente. Ya tenía ganas de poner en juego a un personaje como Lorenzo Falcó, con cuyo nombre honro a mi tío, un hombre republicano que participó en la Guerra Civil».

Tras haber presentado su libro ya en más de una decena de ciudades de España, entre ellas Murcia, lo hizo ayer en Cartagena, en su tierra natal, «porque tocaba ya, porque me apetecía y porque la ciudad juega un papel fundamental en esta historia de espías situada en la Europa de los años treinta».

Su amigo José Belmonte hizo de maestro de ceremonias, de director de escena. Fue desgranando la novela por temas, centrándose en la esencia del relato, en el protagonista y en los personajes secundarios. Sus preguntas recibían respuestas contundentes. A la de «¿Qué prefiere: ser lobo o cordero?», él contestó sin cortapisas: «Lo primero». La razón: «Al final al cordero le llega su hora y lo ejecutan; yo prefiero al lobo, por su fiereza y por lo que supone». En ese momento se refirió a un episodio reciente ocurrido en Cartagena con la empresa de uno de sus amigos, sobre el musical de la revista 'Mongolia', 'Mongolia 2.0'. Esta usó la imagen de la patrona de la ciudad para el cartel del espectáculo. Cambió la cara de la Virgen de la Caridad por la del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, y la de Jesucristo por la de la demócrata Hillary Clinton. «Si los mismos que se manifestaron frente al Nuevo Teatro Circo en contra de todo aquello, hubieran hecho lo mismo contra los políticos que han deteriorado esta ciudad, mejor les iría», dijo. Y puso a pensar al público.

En la presentación, Pérez-Reverte también explicó que su intención no era ni explicar ni contar la Guerra Civil, solo usarla de telón de fondo, porque su personaje no es ni de un bando ni de otro. Con él relata una parte de la historia de España a través de la experiencia adquirida como corresponsal de guerra. Estas experiencias, «duras e imborrables», se logran también con una «documentación rigurosa», que le permiten dotar de realismo sus obras. «Yo sé cómo grita la gente durante la tortura, cómo queda la gente cuando la matan y cómo huele la sangre, porque vi mucha», añadió.
_________________
Consuela saber que nadie a quien amas se quema en lo que arde. http://adacaramelada.blogspot.com.es
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13241

MensajePublicado: Mie Dic 21, 2016 10:43 am    Asunto: Responder citando

"La Cartagena modernista que yo amaba fue destruida en los años 80"
Miguel Meroño - cadenaser.com - 20/12/2016

Arturo Pérez-Reverte , escritor cartagenero y universal, ha pasado por los estudios de Radio Cartagena Cadena SER para hablarnos de su nuevo trabajo literario llamado 'Falcó', que ya es éxito de ventas. Buena parte de la trama de esta novela de espías, se desarrolla en la Cartagena de la Guerra Cívil, donde nos situa en escenarios como el "Club Billares", "Bar Americano", el "Molinete" o la "Muralla del Mar".

Pérez-Reverte ha recordado en el transcurso de la entrevista la Cartagena modernista y elegante que él amaba y "que se dejó perder en los años 80, ya que estuvo en manos de analfabetos corruptos como concejales de cultura que no tenían ni el bachillerato", reconociendo que en la actualidad la ciudad esta mucho mejor. Escucha aquí la entrevista de Arturo Pérez-Reverte.

http://cadenaser.com/emisora/2016/12/20/radio_murcia/1482231573_393999.html
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13241

MensajePublicado: Jue Dic 22, 2016 11:39 am    Asunto: Responder citando

Del siglo XVII con el capitán Alatriste, al siglo XX con Lorenzo Falcó
laslescturasdeguillermo.wordpress - 21/12/2016

Si hay algo que no le falta a Arturo Pérez-Reverte es imaginación y conocimiento. Esta vez la historia gira en torno a Falcó, un agente de los servicios de inteligencia de Franco que recibe un encargo envenenado que lo obligará a infiltrarse en las filas enemigas en el otoño de 1936 para, nada menos o nada más, liberar a José Antonio Primo de Rivera preso en la cárcel provincial de Alicante. Falcó, ex contrabandista de armas, espía sin escrúpulos, agente de los servicios de inteligencia, se nos presenta como un cínico, amoral y carente de códigos, para el que lo primero es él; pero al final de la novela nos damos cuenta que también sabe saldar cuentas.
Su jefe es el Almirante, que lo reclutó ya hace unos años tras debatirse entre si debía hacer que lo mataran o contratarlo para que hiciera para él determinados trabajos. Sucios, por supuesto.

«Para Falcó, palabras como patria, amor o futuro no tenían ningún sentido. Era un hombre del momento, entrenado para serlo. Un lobo en la sombra. Ávido y peligroso.»

La aventura comienza con Falcó encaminado a Salamanca donde, en ese momento está el cuartel general de los rebeldes dirigidos por Franco. De allí le ordenan que se dirija a Cartagena donde tendrá que tomar contacto con un grupo de falangistas con más ilusión que experiencia, para tratar de liberar a un famoso falangista (ya sabéis quién es) preso en Alicante. Un acto que podría cambiar el curso de la historia de España. Un hombre y dos mujeres -los hermanos Montero y Eva Rengel– serán sus compañeros de aventura y tal vez sus víctimas, en un tiempo en el que la vida se escribe a golpe de traiciones y nada es lo que parece.

No sé en qué periódico lo leí, pero lo apunté porque me gustó la respuesta de Arturo Pérez-Reverte. La pregunta era:¿Cuales son las diferencias entre Falcó y Alatriste? Y la respuesta de Pérez-Reverte es: “Alatriste a tenido fe y la vida se la ha quitado, pero tiene códigos, lealtades, un canon por el que ase guía. Falcó es amoral, carente de códigos. Es un jeta. Alatriste es moralmente salvable. Falcó no. Con Alatriste un profesor enseñó ética durante un año. Con Falcó sería imposible. Yo me iría de copas con Falcó, seríamos amigos; pero si tengo que confiar en alguien la vida de mi gente, ese sería el capitán Alatriste.”
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Otros libros Todas las horas son GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
Página 7 de 9

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro

Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Ecke Ecke


Todos los logos y marcas en este sitio son propiedad de sus respectivos autores. Los comentarios son propiedad de los escritores y todo lo demás © 2007 de www.capitan-alatriste.com. Capitán Alatriste es una marca registrada de Alfaguara ediciones. Todos los derechos reservados
Puedes sindicar nuestras noticias utilizando el archivo backend.php o ultramode.txt
PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.
Página Generada en: 0.37 Segundos