[ Registrarse ]
 
 
Principal
· Home
· Archivo de Noticias
· AvantGo
· Contactar
· Descargas
· Enciclopedia
· Enlaces
· Enviar Noticias
· Foro
· Galería de Imágenes
· Reportajes
· Tu Cuenta
Artículos Pasados
Domingo, 04 enero
· Estreno de la serie de televisión 'Las aventuras del capitán
Domingo, 30 noviembre
· Nueva edición escolar de 'DonQuijote'
· 'Perros e hijos de perra'
Sábado, 11 octubre
· Estreno de la obra 'Patente de corso'
Miércoles, 20 agosto
· Se prepara adaptación al cine de 'La piel del tambor'
Miércoles, 13 agosto
· Arturo, premiado en La Unión (Murcia)
Sábado, 10 mayo
· Arturo en las Jornadas de Arqueología Subacuática
· Arturo en Argentina
Domingo, 16 febrero
· 'Letras y espadas' por Madrid
Sábado, 01 febrero
· Arturo, premiado en Santiago de Compostela

Artículos Viejos
Últimos mensajes

 IMPORTANTE: MUDANZA DEL FORO
 Iros a leer este hlo
 1254 - 16.07.2017 - Carta a una chica muerta
 1253 - 09.07.2017 - Una Historia de España (LXXXVIII)
 1252 - 02.07.2017 - Mi tío Lorenzo
 1251 - 25.06.2017 - Una Historia de España (LXXXVII)
 1250 - 18.06.2017 - Perros de la Recoleta
 1249 - 11.06.2017 - Una Historia de España (LXXXVI)
 1248 - 04.06.2017 - Claro que nos representan
 4 - 20.06.1993 - Sobre lobos y japoneses

El Capitán Alatriste Forums


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el monitoreo de las costumbres de uso de su navegador. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar el modo de tratamiento de estas cookies o negarlas.

Ecke Ecke
www.Capitan-Alatriste.com :: Ver tema - 'Guerreros urbanos' (2016)
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

'Guerreros urbanos' (2016)

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Otros libros
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Mar May 17, 2016 11:32 am    Asunto: 'Guerreros urbanos' (2016) Responder citando

Foto Sauvage
Goyo Villasevil - clavoardiendo-magazine.com - 16/05/2016

JEOSM, de los muros a los libros. Una forma de vivir supone una forma de fotografiar. Retratos, anuncios, libros, fotografía editorial o proyectos propios, todos con un marcado sello personal. Goyo Villasevil nos acerca al autor de ‘Guerreros Urbanos’, un fotolibro sobre el universo del graffiti.

Siempre he pensado que las reglas que más fuerza tienen no están escritas. Son aquellas que te dicta tu conciencia, aunque no sepas quién las metió ahí. Hay otras que, sin embargo, no tienen nada que ver contigo y te son dictadas desde el exterior. A veces ocurre que ambas opciones entran en conflicto y es entonces cuando surge el dilema. Puedes ser valiente y actuar de forma coherente a tu forma de pensar, o hacer lo que los demás te dicen que debes hacer. La primera opción es la difícil.

Con 13 años, JEOSM (Madrid, 1982) aprovechaba los últimos espacios sin exponer de los carretes de la cámara familiar para tomar fotos recordatorio de cómo sus amigos pintaban en las paredes, y de cómo su nombre empezaba a hacerse visible en el barrio de Villaverde, donde vivía. Hoy, 20 años después, si compras ‘Guerreros Urbanos’, o alguno de sus fotolibros anteriores, el nombre de JEOSM, además de estar en túneles y paredes, pasará a estar también en tu estantería. Algo totalmente coherente con el ‘Getting Up’ (‘Hacerse ver’) del Graffiti: colocar tu nombre allí donde más se vea.

JEOSM es un individuo valiente. Un guerrero que un día decidió dejar de ser anónimo para luchar por sus valores y llevarlos hasta el final, tanto en su vida personal como en la profesional, como fotógrafo. Todo esto, que así escrito podría ser la premisa de una epopeya griega con héroes que luchan contra su destino, es en cambio algo muy REAL: “El concepto de autenticidad, de “ser Real”, es importante en mi discurso fotográfico. Es importante en mi vida y en mi persona, en mi forma de actuar día a día. Y cuando trabajo en un proyecto de foto intento que desde la motivación inicial hasta las personas que retrato, sean gente de verdad, auténticos, sin hipocresía.”

Su primer libro se tituló precisamente ‘Realidad’ (Autoedición, 2010). Se trata de un libro de retrato de artistas y personajes del underground cultural de principios de siglo; una familia de la que JEOSM también formó parte y que incluye algunos nombres que hoy son más que conocidos. “En la juventud quieres demostrar que eres capaz de desarrollar diferentes técnicas. Estaba influido por los retratos de clásicos como Avedon, Erwitt o Maplethorpe. Pero también, lógicamente, Trillo, Alix o Isabel Muñoz. Cuando sales de una escuela de foto de barrio, es muy difícil hacer retratos del mundo underground sin que tu trabajo se influencie por el de Alix. Yo intenté parecerme a lo que hizo él, pero 20 años después; fue una gran influencia en ese libro.”

Con este trabajo basado en el retrato, JEOSM sentó las bases de sus primeros años como fotógrafo. Retratos sinceros, con individuos que luchan por extirpar la falsedad de sus vidas, aquellos que se merecen una muestra de respeto por el esfuerzo personal, físico e intelectual que conlleva ser fiel a uno mismo, caiga quien caiga. “Normalmente trabajo con personas a las que respeto y de las que puedo aprender. No me interesan las imágenes en las que hay desconocidos, gente anónima. Retrato a personas que son importantes para mí, porque merecen un respeto por la forma en que viven y cómo tratan a los demás. Son representantes de pequeñas sociedades y culturas al margen de lo establecido. Nunca se cuenta con ellos, es como si no existieran, y cuando se los nombra es para retratarlos con un cariz negativo.”

Como muestra de este interés, JEOSM comenzó su proyecto ‘Soldiers’. En este caso, un “work in progress” de retratos de miembros de “bandas urbanas”. Recuerda lo importante que es para él que estas personas lo sean de verdad: “Yo conozco a mucha gente tatuada, así, macarra, de este rollo, que puede poner cara de chungo, y me podría “sacar” el proyecto mañana mismo, pero hacer eso no me parece coherente y por eso aún no lo he acabado”.

El resultado de esta primera línea de trabajo le sirvió para abrirse paso dentro del mundo del encargo como retratista, llegando a fotografiar a futbolistas de renombre mundial, músicos, escritores y personajes de la cultura. “Mi carrera fotográfica venía condicionada por mi trabajo de estudio, el retrato y la foto publicitaria. Ahí el trabajo está controlado y suele haber situaciones en las que tengas que tomar una decisión en un instante si no quieres perderte la imagen que buscabas. Toda esta experiencia la aplico a mi trabajo personal”

Es por eso que su siguiente proyecto busca llevar su mirada fotográfica al límite. ‘Sacrificio’ (Autoedición, 2015) es un libro que aúna retrato y contexto de la escena de Artes Marciales Mixtas (MMA) en España. “No podíamos ver caras machacadas y desfiguradas, gestos tan fuertes, y no ver el origen de ello, el porqué de tener una cara o un cuerpo así. Para mí fue también un reto personal. Quería meterme en este mundo e intentar fotografiar a unos tíos que se están golpeando a velocidad sobrehumana y llegar a captar ese momento justo en el que se produce el contacto.”

Si pensamos cuáles son las líneas comunes de estos trabajos, vemos que aparte de esa búsqueda de la autenticidad vital, el trabajo personal de JEOSM está marcado por un contraste básico. “Mi trabajo personal es en blanco y negro. El color viene implícito en los trabajos de encargo, en los que me especifican un tipo de color y de edición concreta, y creo que por eso reacciono en mi trabajo personal pasando al blanco y negro. Me transmite más que una foto con color. También por influencia de los clásicos como Avedon. Una buena foto siempre la concibo en el blanco y negro como Baylón, de Madoz o de Isabel Muñoz. El color es un factor que cada artista elige para desarrollar su lenguaje y mis colores son estos dos”.

Y tan sólo un año después de este libro, el 19 de mayo de 2016 sale a la luz el libro que va a colocar su nombre en las estanterías de todos los aficionados a la buena fotografía: ‘Guerreros Urbanos’ (La Fábrica-Alfaguara, 2016). Un libro que cierra ese círculo que comenzó hace 20 años cuando JEOSM escribió su nombre por primera vez en una pared.

JEOSM se vale de su experiencia en el mundo del graffiti para usar la fotografía con el fin de hablar de nuevo de códigos humanos de comportamiento, de honor, respeto, sacrificio y realidad. “Los túneles son nuestro entorno natural. Nosotros estamos más tranquilos en los túneles que en la calle. Somos de barrios en los que puede resultar más peligroso estar por las noches fuera de las vías que en ellas. En las vías sólo nos vamos a encontrar con más gente de graffiti o con policías, trabajadores o seguridad, y en ambos casos sabemos cómo reaccionar. Para nosotros es una zona de confort”.

‘Guerreros Urbanos’ está concebido como un libro de procesos, de actos, de miradas y de complicidades. “No quería hacer el típico libro de graffiti con fotos de piezas o de gente pintando piezas. Para ser honesto conmigo mismo tenía que hacer algo diferente. Por eso decidí que debía centrarme en los procesos muchas veces previos y posteriores al uso de los aerosoles. Para mí, la esencia del graffiti es el proceso o el acto, no el resultado, igual que con la fotografía. Lo importante es estar allí para hacer la foto. Lo que venga después ya no tiene magia, se trata sólo de técnica. Es el condicionamiento del entorno, del momento y el lugar, de las personas que están siendo captadas. Y eso es lo que te define a ti, ése eres tú. Cómo tomas una foto, es lo que define tu estilo, tu visión, tu mirada.”

El germen de ‘Guerreros Urbanos’ es un reportaje promocional de 2013 que se publica en el suplemento 'XL Semanal' con textos de Arturo Pérez-Reverte y fotos de JEOSM. Es entonces cuando el escritor propone a JEOSM que continúe haciendo fotos para posteriormente publicarlas en un libro que llevaría también los textos del escritor. “Lo bonito de esto es que es un proyecto de amigos. Suena raro hasta para mí, pero así es. Es la verdad. Mi relación con Reverte nació con su libro ‘El francotirador paciente’. De entre muchos “escritores” a los que preguntó, él se interesó por mí. Yo no hablaba de mi mismo, sino de la escena en general. Y eso le hizo pensar que yo era la persona ideal para ayudarle. Se puso en contacto conmigo para pasarme el borrador de su libro para que le echara un vistazo e hiciera una “corrección” de textos. Le ayudé con el tema del argot, de las localizaciones y a adaptar su discurso al mundo del graffiti. El trato al que llegué con él fue que se harían cambios necesarios bajo mi punto de vista, ya que el graffiti es algo que me toca muy de cerca y todo lo que allí quedara debía ser real. Preferí no ganar dinero y ser honesto. Porque cuando hay pasta de por medio, las cosas se pervierten, y de alguna manera te condicionan.”

La conexión entre el escritor de graffiti y el escritor literario fue inmediata. “A pesar del salto generacional, social y cultural, Reverte conecta mucho con el mundo del graffiti, comparte de forma natural en su manera de vivir los códigos esenciales del graffiti: la honestidad, el cuidado de los amigos, cumplir la palabra dada y el sentido del honor.”

Y es que no es extraño que para un ex-reportero de guerra, el graffiti “trenero” y de calle le estremezca. “A Arturo creo que la forma en que nos movemos en el mundo nocturno del graffiti le ha removido mucho. Le ha recordado a cuando era reportero en conflictos bélicos. Él ha vivido algo parecido a lo que nosotros vivimos normalmente durante esas incursiones nocturnas, esperando a que sea el momento de actuar o incluso de huir. Entiende cómo nos cuidamos, cómo nos respetamos y que nuestros códigos son los mismos que tienen los compañeros en la batalla. Cuidar que salgan todos, que entren todos. La familia. Que todo salga bien. Nosotros realizamos incursiones en toda regla. Es el mismo concepto que en la guerra, evidentemente salvando las distancias, pero con otro fin.”

Lógicamente no se debe frivolizar sobre la guerra cuando estamos hablando de usar la ciudad como un lugar de acción y no un lugar en conflicto bélico armado. Sin embargo, cabe precisar que en el caso del graffiti, la lucha no es, en contra de lo que la mayoría piensa, contra las fuerzas del orden. “La “guerra” es en realidad entre la gente del graffiti. Se trata de llegar antes que los otros grupos, y que los otros digan: “Mira a este hijoputa, ya ha estado aquí”. Hay como niveles, por decirlo de alguna manera coloquial. Los que pintan trenes y hacen bombing, obtienen más respeto porque “se la juegan” al máximo. Luego existe también la posibilidad de pintar paredes o sitios más tranquilos. El máximo respeto se lo ganan los que son capaces de hacerlo todo, y mucho.” Los guardias de seguridad y la policía, en este caso, no son más que otro escollo que evitar en esa competición entre los diferentes grupos o “crews” de graffiti.

Tras el empujón de Perez-Reverte, JEOSM se puso manos a la cámara y, aunque siempre había tomado fotos en sus incursiones nocturnas, ahora lo hacía con un nuevo concepto. Sale a pintar al menos cuatro veces al mes, como siempre, pero también sale a hacer fotos para su nuevo libro. ‘Guerreros Urbanos’ incluye sólo acciones llevadas a cabo durante los 4/5 últimos años, y con la idea clara de que el resultado va a ser llevado a un libro. En varias ciudades de Europa. Y lo bueno es que es un trabajo 100% de verdad. “Yo estoy en el túnel, con ellos. Les acompaño en todo momento, colaboro como he hecho desde hace 20 años. Es un punto de vista sincero y veraz, de los que de verdad han estado allí. Y es el momento adecuado, lo concibo como un gran homenaje a todos estos escritores”.

De nuevo la palabra “REAL” es la base del trabajo de JEOSM. “Lo que hay en mi libro es pura realidad. Tuve un debate interno, por si se debía incluir una foto en la que aparece una frase que dice “Maderos Muertos”. Es la puta realidad. Eso es lo que hay en los túneles. Es como el ‘Welcome to hell’ que Gervasio Sánchez encontró en Sarajevo. También hay frases como “grafiteros moriros todos” y mensaje de ese tipo, eso es lo que hay en los túneles. Hay ratas también, pero se mueven tan rápido que no salen en la foto.”

La vida del graffiti es difícil de dejar. JEOSM confiesa que colgaría antes la cámara que dejar el olor del aerosol, pero aún le quedan muchas fotos por tomar y muchos muros por pintar.

“Yo no concibo mis proyectos personales pensando que sean comerciales. La REALIDAD que destilan es precisamente contraproducente. De hecho cuando empezamos el proyecto me preguntaban por qué no hay color en mis fotos si el graffiti es puro color. Quiero que la fuerza de las imágenes no se pierda en el color. Si hiciera un catálogo de artistas urbanos famosos en color, seguramente vendería más, pero me da igual. Yo concibo mi trayectoria como una carrera de fondo. Con esto quiero decir que igual no llego a poder vivir de esto, como me gustaría, pero cuando mire hacia atrás quiero saber que he hecho lo que debía hacer en cada momento. Por eso he hecho un libro de “lobos solitarios” pintando por la noche, saltando vallas, colándose en cocheras de metro, y moviéndose por las vías y la ciudad con total normalidad. Sé que eso mucha gente no lo quiere ver. Pero eso es la REALIDAD. Es mi forma de satisfacer mi necesidad de veracidad.”

Se trata por tanto de un trabajo valiente, pero no sólo por parte de JEOSM, sino de todos los componentes del equipo editorial. “Para mí trabajar con dos editoriales de este nivel (La Fábrica y Alfaguara) es una gran oportunidad. En concreto por La Fábrica, no solo por la calidad de otros fotógrafos que han trabajado anteriormente con ellos, sino por el aprendizaje que ha supuesto para mí dar un paso tan importante en la profesionalización de mi trabajo. Son procesos nuevos que antes yo hacía por mí mismo y en soledad, con todo lo que eso conlleva. Desde tener un coordinador del libro (Domenico Chiappe), como un gran diseñador (Ricardo Feriche), ha sido un proceso muy bonito”.

“He tenido la suerte de hacer la edición gráfica con Chema Conesa, para mí el “capo” del retrato en España. Chema tiene un lenguaje brutal, ve las fotos y en un instante te ayuda a narrar la historia y a crear un universo alucinante. Pero eso sí, me han dado total libertad para decidir. Nada que yo haya querido incluir se ha quedado fuera y han mantenido un respeto absoluto por mi trabajo. Con Alfaguara ha sido igual, un gran respeto hacía mi trabajo, y un honor poder contar con un gran equipo de profesionales dedicados a que salga un gran libro.”

El otro pilar del libro es la tarea de impresión, ya que las fotos se han tomado en condiciones límite y además la estética que persigue JEOSM en sus fotos no es nada fácil de llevar al papel. Se trata, no lo olvidemos, de fotos tomadas con cámara semicompacta. “La herramienta debía de ser una máquina pequeña, discreta, cómoda y que diese cierta calidad” Por varias razones, además, no cabía el uso del flash. La primera no llamar la atención. La segunda, y más importante para JEOSM, la de no desvirtuar la veracidad de la escena y las acciones de los escritores: “No tiene sentido meter un flash de relleno. Estaría ganando nivel de nitidez, pero perdería todo el discurso. Tenían que ser fotos de verdad, de noche, rápidas, por eso tenían que ser fotos de guerrilla, son fotos con mucho grano, con mucho negro, con mucho movimiento, trepidadas algunas y con encuadres forzados. Fotos sucias tomadas en entornos que no son bonitos ni agradables.”

Y finalmente, la impresión. “Llevaba años intentado trabajar con Brizzolis y nunca había podido por motivos de presupuesto, pero han sido ellos los que han hecho posible que estas fotos hechas con cámara semicompacta y entre 1.600 y 3.200 ASA puedan llegar a tener la estética que yo buscaba. Lo han tratado con un mimo impresionante. Tirando pliegos, ajustando las máquinas al más mínimo detalle. Lo han conseguido con un resultado excelente. Entendieron a la primera lo que buscaba y lo supieron hacer. Que se vea el detalle en una masa negra es muy jodido.”

‘Guerreros Urbanos’ es la última aventura en papel de JEOSM. Se trata de una batalla más que este artista le ha declarado a la hipocresía que mina nuestra sociedad. Actualmente, por ejemplo, colabora como retratista en la web de ZENDA LIBROS en la que realiza retratos en entornos un poco más controlados que en ‘Guerreros Urbanos’. Precisamente, al preguntarle sobre la última foto que había disparado antes de contestar esta entrevista, nos cuenta que se trata de un retrato para Zenda, del poeta y artista musical David Martínez Álvarez (Rayden), otra de las personas a las que JEOSM respeta y admira.

Fotos: http://clavoardiendo-magazine.com/mundofoto/jeosm-sin-duda-real/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Jue May 19, 2016 4:36 pm    Asunto: Responder citando

Jeosm y Arturo Pérez-Reverte pone voz a los escritores de grafiti en 'Guerreros urbanos'
todoliteratura.es - 19/05/2016

La Fábrica y Alfaguara editan 'Guerreros urbanos', un volumen que retrata las figuras y el trabajo de los escritores de grafiti, a través de un centenar de imágenes, en blanco y negro realizadas por el fotógrafo Jeosm (Talavera de la Reina, 1982) y de los textos de Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951).

'Guerreros urbanos' es un relato entre el arte y la acción callejera. La fotografía y la narrativa se unen aquí para contar una historia a dos voces que habla de la resistencia. La mirada fotográfica pertenece a Jeosm, también escritor de grafitis; la otra, narrativa, al novelista y académico Arturo Pérez-Reverte. Ambos retratan las figuras y el trabajo de aquellos que, mientras todos duermen, dejan con osadía su huella en la ciudad.

Desde hace 20 años Jeosm está ligado al mundo del grafiti y es a través de este libro como muestra un mundo en el que "poner tu nombre es lo primero, cueste lo que cueste, lleno de guerrillas internas y de muchos problemas con la ley y la justicia, pero con una serie de códigos como lealtad, compañerismo y honor". 'Guerreros urbanos' es, por tanto, un reportaje fotográfico y vital de Jeosm, que retrata a sus colegas, mientras escriben grafitis en distintas ciudades de Europa. Un volumen que nace con el objetivo de contar la verdad y dar una visión real y fiel del mundo del grafiti y sus escritores, así como un proyecto que habla de un proceso, de una acción.

El libro tiene su punto de arranque en la novela del Arturo Pérez-Reverte 'El francotirador paciente' (Alfaguara, 2013), con la que nació una deuda del escritor con Jeosm y algunos de sus colegas. A través de un centenar de fotografías, realizadas entre 2011 y 2015, y de los textos de Pérez-Reverte se narra la historia de estos escritores de la calle. Un proyecto tras el cual se esconde un trabajo de investigación, así como una mirada fría, con deseos de reivindicación. El volumen, que se desarrolla en un total de 144 páginas, presenta una selección del editor gráfico Chema Conesa, quien a través del diseño logra contar el mundo clandestino y hostil al que se enfrentan estos guerreros urbanos en su día a día.

Jeosm es un fotógrafo frelance, que centra su trabajo en el retrato y el reportaje, así como en el mundo de la publicidad. En esta línea ha trabajado para empresas como Adidas, Real Madrid, Alfaguara, Montana Colors, Universal Music, etc. Es autor de 'Realidad' (2010), un trabajo sobre la cultura urbana y el mundo del hip hop y de 'Sacrificio' (2014), sobre las MMA, Artes Marciales Mixtas, en nuestro país. Arturo Pérez-Reverte nació en Cartagena, España, en 1951. Fue reportero de guerra durante veintiún años. Con más de quince millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, muchas de sus novelas han sido llevadas al cine y a la televisión. Hoy comparte su vida entre la literatura, el mar y la navegación. Es miembro de la Real Academia Española.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Mie May 25, 2016 8:53 pm    Asunto: Responder citando

Cuatro años fotografiando grafiteros
Fernando Bernal - vice.com - 10/05/2016

Conocimos a Jeosm en su faceta de fotógrafo por el libro 'Sacrificio', en el que se metía de lleno en el mundo de la MMA. Aquella ocasión, ya nos advirtió que él, en realidad, venía del mundo del graffiti, y que desde el arte urbano había llegado a la fotografía.Ahora, por fin, ha podido unir los dos mundos que le gustan en un libro, 'Guerreros Urbanos', editado por La Fábrica / Alfaguara, que saldrá el 19 de mayo a la venta. Se trata de un diario en imágenes de cuatro años de salidas nocturnas por varias ciudades europeas (no nos dice cuáles, pero una de ellas seguro que es Madrid), junto a varios escritores de graffitis. Amigos y compañeros de sprays.

"Llevo escribiendo graffiti 20 años, soy un escritor de graffiti más, que ahora se ha puesto del otro lado. He tardado cuatro años en sacar adelante este proyecto porque quería tener algo que fuese real y sincero. Algo veraz. He tardado mucho en dar con la tecla, es un libro que está concebido como procesos, apenas salen piezas, ni pintadas... Es todo el cómo entras, cómo vas, cómo sales. Yo conozco este mundo bien y quería contarlo de manera real. No me valía cualquier cosa, no quería tirar de cliché. No es un catálogo de piezas", asegura Jeosm. Llama la atención que las noventa fotos que componen el libro estén en blanco y negro. "Es que es una tónica de mi trabajo personal, pero además es un poco lo que me pedía el cuerpo. No quería hacer algo comercial, pero al ser todas fotos de noche me encajaba mucho más".

Lo que ha hecho Jeosm es seguir a grafiteros, salir a hacer fotos mientras la gente salía a pintar, gente cercana a él, con la que tienen una relación. "No he querido decir dónde están hechas las fotos, porque los escritores salen haciendo cosas ilegales y no quiero que se reconozca ninguna cosa". Él mismo se ha arriesgado haciendo las fotos, "pero es que sabía a lo que iba, por eso también he ido con una cámara pequeña, que pesa poco, una híbrida entre réflex y compacta, para poder saltar y correr bien, algo práctico".

Jeosm reconoce que hay mucha presión por parte de la Policía sobre los escritores de graffitis, algo que ya sabíamos. "De hecho hay multas desmesuradas, porque lo único que se hace es ensuciar. La gente no rompe, ni quema cosas, ni roba. Solo ensucia. Te sale más barato robar un coche, que hacer un graffiti. Ahora están las cosas entre 600 y 3.000 euros". Más o menos habrá hecho unas cuarenta salidas, calcula. "Muchas veces iba y me volvía sin nada, porque no había luz, o no había foto, no molaba el sitio". Después de este trabajo, se le puede preguntar tranquilamente a Jeosm —es una voz acreditada— sobre las situación actual del graffiti. "Yo creo que está bien, más activo, porque hay más mercado, más movimiento. Además, la fiebre que hubo hace unos años del street-art ha hecho que todo esto suba de una manera exponencial. Mucha gente que viene del mundo del arte se ha puesto a hacer graffiti. La gente lo conoce mucho más que hace diez años".

Con respecto a 'Sacrificio' hay un enfoque distinto, en el caso de los luchadores y las peleas de MMA había un enfoque más documental y de retrato. "La visión mía está centrada en el reportaje, en este caso, apenas hay retrato y las fotos son de acción, incluso trepidadas y movidas. La idea principal surgió de contar una misma historia entre Pérez-Reverte y yo". El escritor consultó a Jeosm para que le ayudara con 'El francotirador paciente', su novela sobre el mundo del graffiti, para que le asesorara con la terminología, los lugares... Conectaron bien. "Ahora tenemos una buena relación y un día comiendo surgió la idea de hacer algo juntos, con sus textos. Es más o menos la novela que hizo él, pero con fotografías".
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Vie Jun 24, 2016 5:25 am    Asunto: Responder citando

A la guerra con spray
Jesús Ruiz Mantilla - elpais.com - 23/06/2016

Desde 'El húsar' a 'El francotirador paciente', la literatura de Arturo Pérez-Reverte ha buscado refugio a menudo entre misiones de ejércitos atrapados en encrucijadas inciertas. De los desvalidos tercios de Flandes a la crueldad del narco o el absurdo en los Balcanes, el autor siempre ha sabido rescatar para sus narraciones ese orujo esquivo que se encuentra entre la supervivencia y el honor. Sobre todo cuando éste se destila entre la vida y la muerte.

Sin que parezca cansado de ciertas batallas, mezclado con las tropas de guerrilla urbana armada de spray y capucha que retrató para su novela 'El francotirador paciente', hizo buenos amigos entre las pandas de grafiteros. ¿Le animaron a dejar su huella en las calles? “Digamos que alguna vez acabé con pintura entre las manos”, confiesa el académico.

Jeosm es uno de aquellos incondicionales. Y a su maña de escritor de paredes, vagones y solares une la de la fotografía, con la que va ganándose la vida. “Tengo que pagar el alquiler, salir a cenar con mi novia y darle pienso a los perros, digo yo…”.

Se lo comentaba Josem [sic] al escritor que ha narrado con palabras la fuerza de unas imágenes captadas en la penumbra para el libro 'Guerreros urbanos', editado por Alfaguara y La Fábrica. En él circulan por sus raíles personajes de espalda, de perfil o con la cara tapada. Códigos clandestinos que quien es uno de ellos sabe custodiar. “El respeto, la lealtad y la camaradería nos define. Y se ganan todos en la calle”.

Suena a tropa. Pero de la buena. Eso es lo que hizo despojarse a Pérez-Reverte de los prejuicios que tenía sobre ellos. “Algunos los conservo, pero la mayoría no. Precisamente descubrir que son y actúan como un ejército, no sólo en sus códigos éticos y morales -salvo las excepciones de algunos vándalos, que los hay-, sino en sus métodos de trabajo, es lo que me hizo aprender mucho”.

Al principio tuvieron que romper reticencias mutuas: “A nosotros también nos parecía extraño que un tipo como él, académico, quisiera acercarse. Qué pinta aquí este tío, nos preguntábamos…”. Hurgar. Observar la presa, confiesa Pérez-Reverte. “Los escritores somos cazadores. A mí, en principio, no me interesaba lo que hacía Jeosm. A mí me interesaba él. Una de las cosas que entendí es que cada grafitero tiene su propio álbum de fotos, es su trofeo, su manera de inmortalizar la pieza”. Poco a poco, el autor fue entendiendo: “En esta época en la que la mayoría de palabras se escriben con minúscula, comprendí que ello utilizaban la mayúscula para hablar de lealtad, dignidad, coraje, solidaridad, todos esos términos que todavía me conmueven”.

Jeosm cree que a su amigo, sus colegas de misión clandestina para impregnar de color las paredes huérfanas de la ciudad, le removían profundamente recuerdos del pasado en tantas batallas. “Creo que tenemos cosas que te revuelven”, le comenta a Pérez-Reverte. E interrogantes que le inquietan. Como dar un palancazo. Detener un metro en mitad de su trayecto para pintar un vagón. “Lo ejecutan como soldados, unos lo paran dentro mientras desde fuera, pintan el tren en un momento y se piran”. La adrenalina. El estilo. La obsesión por dejar marcados sus nombres. “En el fondo, lo nuestro es puro ego. La sensación de escribir tu nombre en un vagón y que la gente se monte, no tiene precio. Pero buscamos con ello el respeto de los grafiteros, no de los galeristas…”, explica Jeosm.

Practican el culto a lo clandestino y el desafío a la autoridad. Se llevan sus buenas palizas por ello. Cuentan con el riesgo. Y lo pagan. Pero no hay nada comparable para ellos a ese chute de luminosa oscuridad que define su arte, el mismo que ha retratado sin trucos, en escenarios reales y con su Leica el soldado Jeosm.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Lun Jun 27, 2016 4:50 pm    Asunto: Responder citando

http://www.metropoli.com/album/arte/2016/06/27/574a217ae5fdea57448b4580_1.html
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Jue Jun 30, 2016 4:23 pm    Asunto: Responder citando

'Guerreros urbanos', el relato íntimo del grafiti visto por Jeosm y Reverte
Kay Levin - EFE - 28/06/2016

La acción instintiva, el olor a pintura fresca, la intimidad de las sombras y la emoción de atravesar las fronteras de lo legal se dan cita en 'Guerreros urbanos', un libro de fotografías de Jeosm, con textos de Arturo Pérez-Reverte, resultado de 4 años acompañando a grafiteros por varias ciudades.

"Si es legal, no es grafiti" es la máxima que, según cuenta Jeosm (Talavera de la Reina, 1982) a Efe, sostiene Reverte para definir a estos "guerreros", que al escritor le recordaban a "los comandos" de conflictos bélicos que han formado parte de su trayectoria periodística.

Como consecuencia de ese interés, el escritor y académico publicó 'El francotirador paciente' (2013), en el que colaboró también Jeosm. Y ahora es el manchego quien, a propuesta de Reverte, publica este relato fotográfico sobre "el proceso creador" de los grafiteros, despiertos mientras los demás duermen; sobre la resistencia convertida en arte y acción callejera, con la ciudad como lienzo.

'Guerreros urbanos' (Alfaguara/La Fábrica), que acaba de ser publicado, es un diario de 127 páginas y otras tantas imágenes que plasman cuatro años de salidas nocturnas por distintas ciudades europeas con estos protagonistas, entre los que destaca "la camaradería" y "su organización casi militar", describe el autor.

"Contar lo que nunca se cuenta. Una manera de vivir"; ese es el propósito del libro, relata Jesom, que aprovecha para "huir" del estereotipo y exhibir sus fotografías con los colores de la noche, blanco y negro, para "transmitir más y enseñar menos".

Aunque se define como fotógrafo y vive de ello (trabaja para marcas como Adidas, Sony o el Real Madrid), el talaverano posee una experiencia de 20 años en el mundo del grafiti, que le ha valido para saber "manejar los códigos": cuándo correr, cuando esperar, los encontronazos con vigilantes del metro o la policía... Todo por vivir y estar en "el momento" exacto en el que tomar la instantánea.

"El grafiti no lo concibo como arte", explica también Jeosm, que diferencia esta expresión en pintura "cuya motivación es escribir tu firma", del arte urbano "que busca transmitir una idea o un mensaje, como Banksy".

Este estilo de garabatear con spray, continúa el artista, nació en Nueva York en los años 70 cuando, en un contexto de guerra entre bandas, "la manera más directa de que tu nombre llegara a otros barrios era pintar los vagones del metro".

Esa competición "publicitaria" por la ciudad, basada "en el yo" y que al autor le recuerda a esos niños que escriben lo de "Pedrito estuvo aquí" en la pared, evolucionó "para conseguir llegar a sitios inaccesibles", aquellos lugares a los que empuja la adrenalina y en los que sus nombres "vivirán por siempre".

'Guerreros urbanos' es su tercer libro tras 'Realidad' (2010) y 'Sacrificio' (2015), pero dice que es "el más importante" porque le acompaña Reverte a la pluma y porque, en esencia, es un relato "autobiográfico" que plasma en papel esa forma de vida que él lleva "disfrutando muchos años".

Y así seguirá mientras queden noches entre muros y vagones en territorio enemigo.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Jue Ago 04, 2016 8:39 am    Asunto: Responder citando

Toda la verdad sobre los escritores de grafitis.
Ana M Serrano - loffit.abc.es - 03/08/2016

Esta es la verdadera historia de un escritor de grafitis. De todos los escritores de grafitis del mundo. De ese universo furtivo construido a base de camaradería e ideales. De sus códigos y normas. Pues, aunque las mentes rancias aún consideran el grafiti el reflejo de un mundo marginal y deslavazado, los escritores de muros manejan con destreza términos hoy tan extravagantes como honor y lealtad. Sus reglas no escritas brotan del asfalto y la clandestinidad, del territorio y el miedo. Pero también del respeto y la integridad.

Jeosm es escritor de muros y también fotógrafo. Lleva dos décadas vinculado al mundo del grafiti, afirma con orgullo de veterano. De ahí su intención: reflejar a través de su mirada profesional la realidad del grafitero. Una realidad desvirtuada por la relativa aceptación social y la legalización de ciertas intervenciones. Si es legal no es grafiti, aclara el autor visual de 'Guerreros urbanos'. El otro autor, el textual, es Arturo Pérez-Reverte. Su complicidad viene de largo. De los tiempos de 'El francotirador paciente'. Hoy se materializa de nuevo en esta obra conjunta que pone de manifiesto el día a día del grafitero. O la noche a noche, mejor.

Despojado por completo del concepto romántico del grafiti como arte o como forma de transmisión de mensajes idealistas, este tercer libro de Jeosm nos acerca sin tapujos a la verdadera guerrilla urbana. A la acción callejera y la resistencia activa. Partisanos uniformados de sudadera y capucha, armados hasta los dientes de talento y espráis de colores, esperan la orden de ataque. El grito de guerra suena a metal. Lobos solitarios que disparan a matar, con rapidez y precisión, sin perder de vista la retaguardia. A golpe de adrenalina y pintura fresca se abalanzan sobre su objetivo. Su lienzo, la ciudad. Toda superficie vale. Un muro, una chapa o un vagón de metro…, el más codiciado. Por el riesgo. Porque la pasión por las cosas entra por la puerta del “no”.

'Guerreros urbanos' es un diario de a bordo que también tiene algo de reivindicativo. Con sus 127 páginas y otras tantas imágenes plasma los cuatro años investigación y salidas nocturnas de Jeosm por distintas ciudades europeas acompañando a grafiteros. Un relato entre el arte y la acción callejera que retrata la esencia de un colectivo cada vez más popular, pero tan desconocido como en sus inicios.

Título: 'Guerreros urbanos'
Autores: Arturo Pérez-Reverte / Jeosm
Sellos: Alfaguara/La Fábrica
Fecha publicación: 05/2016
Idioma: Español Formato, páginas: E-BOOK EPUB, 144
ISBN: 9788420425672
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Mie Ago 10, 2016 9:09 am    Asunto: Responder citando

Espráis entre raíles
Luis Benvenuty - La Vanguardia - 06/08/2016

"Tienes que apostarte durante días para estudiar el lugar, conocer los túneles, quedarte con todas las salidas en la cabeza, tener bien claro por donde has de correr si tienes que huir a toda velocidad... Y además tienes que estar en forma, para correr más rápido que los guardias jurados que te persiguen, para saltar la valla antes de que te alcancen los perros y su estela de babas, para dejar tu huella a cambio de nada, para pintar un tren, un vagón de metro, los grandes paneles informativos de las autopistas... Para jugártela a cambio de nada. Porque en verdad el auténtico grafiti no tiene nada que ver con el arte, nunca lo tuvo, siquiera con lo que ahora llaman el arte urbano. Aquí nadie busca el gran reconocimiento, un rincón en un museo, en una galería de arte. Aquí sólo puedes conseguir el respeto de los tuyos. De esos tipos que te acompañan, que nunca te dejarán atrás. Aquí, si te reconocen, te ponen multas, te embargan las cuentas, incluso te meten en el calabozo. Todo esto es ilegal. A ojos de la mayoría siquiera tiene sentido. Y con razón. Por qué carajo los buenos contribuyentes tienen que pagar entre todos las reparaciones de los desmanes de estos delincuentes. Qué pretenden, qué quieren, qué piden... Nada de esto tiene sentido."

El grafitero y fotógrafo que firma como Jeosm desvela en 'Guerreros urbanos' algunos de los entresijos del mundo del grafiti más underground, subversivo y contestatario. Aquí nadie quiere un rincón en un museo, en una galería de arte. Sus instantáneas en blanco y negro ahora publicadas por Alfaguara vienen acompañadas de pequeños textos de Arturo Pérez-Reverte. Jeosm ya echó una mano al escritor mientras preparaba 'El francotirador paciente'. Jeosm le explicó el argot de este mundillo, sus costumbres, sus entresijos... Ahora el escritor presta su pluma al "writer", al pintaletras, al grafitero de toda la vida. La mayor parte de los trabajos publicados en torno al graffiti están siempre llenos de fotografías de pintadas muy coloridas. Prima siempre el color y la obra. En las instantáneas de 'Guerreros urbanos' apenas aparecen pintadas. A través de estas páginas sientes la adrenalina que corre a través de las venas cuando caminas muy encorvado entre dos raíles, cuando te agazapas entre las ruedas de hierro para asegurarte de que el vigilante de seguridad no está al otro lado, cuando tienes que retirarte a hurtadillas con el rabo entre las piernas y los aerosoles sin apretar. Hasta el momento de disparar han de ocurrir muchas cosas. 'Guerreros urbanos' nos cuenta las bambalinas de estos asaltos.

“En estos momentos el arte urbano está en auge –explica el propio Jeosm, de 33 años, desde Madrid durante una conversación telefónica–. A mí, emplear las paredes de la ciudad para promocionarse como artista y después ganar dinero me parece muy legítimo, pero no va conmigo. Entiendo que haya personas que busquen notoriedad, poder vivir del arte, montar exposiciones, tener patrocinadores, pero... Yo, en alguna ocasión, también gané algo de dinero pintando. Pero aquello ya no fue grafiti, simplemente fue un trabajo de decoración con spray. El verdadero grafitero únicamente puede disfrutar del reconociento de otros grafiteros. Porque si los otros demuestran que fuiste tú quién... Al gran público le cuesta mucho entender todo esto. No le encuentra sentido. A mí todo esto me parece muy romántico. Yo ahora, como fotógrafo, doy la cara, tengo un pie fuera, pero no hablo de lo que hago como grafitero. Hablamos de un movimiento que tiene que ser clandestino, que no tiene otro remedio. Y en este mundillo cada cual tiene su motivación. Yo no apruebo pintar la fachada de un vecino o un monumento, pero otros...”.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Mar Oct 04, 2016 6:08 pm    Asunto: Responder citando

Partirse la cara, escribiendo
Karina Sainz Borgo - vozpopuli.com - 03/10/2016


Uno le quitó la efe a la palabra grafiti en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española; el otro lleva casi 20 años escribiendo su nombre con spray en los muros de ésta –Madrid- y unas cuantas ciudades más. Ambos se conocieron por una novela: la que uno escribía y la que otro ayudó a contar. Los separan 30 años y sin embargo comparten un adjetivo. Uno que realmente los retrata. Arturo Pérez-Reverte y JEOSM son unos bravos: seres broncos, combativos, fieros. Señores, sin duda -caballeros, me permito agregar- pero también bravos. Se trata el escritor y académico de la lengua -Pérez Reverte-, y el fotógrafo y poseedor de un raro don para capturar el alma de las personas con la yema de los dedos -JEOSM-. Los dos disparan, al corazón. Y quien lo dude: que se acerque la diana.

Juntos publican 'Guerreros Urbanos' (Alfaguara La Fábrica), un foto libro en el que Arturo Pérez-Reverte escribe una serie de textos y foto leyendas para las imágenes de JEOSM, potentísimas instantáneas que aparecen desplegadas a lo largo de 127 páginas. Todas y cada una de ellas documentan la acción de un grupo de escritores de grafitia lo largo de cuatro años -sí, escritores, porque a ellos lo de grafiteros no les vale, no les gusta; tampoco lo de artistas-. Ellos son tíos de las calle: asaltan trenes, vagones, ventanas, lo que sea, para dejar impresos en ellos sus siglas. Las fotografías en las que JEOSM retrata a estos personajes son, además, nocturnas: nadie deja la cara descubierta; los unifica un espíritu de infantería, ese de quienes van a romperse la cara -a dejarse las tripas- en una guerra que solo tiene como aliciente estampar el nombre en una pared. Porque se trata de eso: de enunciar la propia existencia en el lugar más recóndito y arriesgado de la ciudad. ¿Existe algo más abstracto y a la vez universal que enunciar el yo? ¿Quién va a una guerra para existir y no para acabar con la existencia del otro? Ellos. Sin duda, ellos.

Arturo Pérez-Reverte, quien conoció a JEOSM cuando adelantaba su investigación para la novela 'El francotirador paciente' (Alfaguara, 2013), pareció oler el asunto a kilómetros de distancia. Después de 20 años entre las trincheras, Pérez-Reverte puede jactarse de saber quién posa y quién no; quién es real y quién no. Sabe cómo son, a qué huelen y cómo lucen los que mueren matando. Los escritores de grafiti -claro que de albanokosovares tienen poco- se delatan ante sus ojos como combatientes. Sin embargo, la batalla de estos chicos y chicas tiene otras señas, otras causas: es la que libra la periferia contra el centro. Una rara guerrilla de seres que desean, por encima de todo, existir. Porque este asunto no va de edulcorar la guerra, sino de reconocer los códigos de quienes luchan. Esa es la sustancia. Ese es el dedo y la llaga (enséñeme la piel, lector, y se lo cuento, parece exclamar este libro).

“Llevo cerca de 20 años ligado al mundo del grafiti. Soy fotógrafo, pero también y sobre todo grafitero veterano, por tanto. Escritor de grafiti, como decimos con orgullo en nuestro mundo (…) Conocí a Arturo cuando él escribía su novela 'El francotirador paciente' (…) Calificó estas imágenes de “guerrilla urbana”, y algo de eso tienen, o mucho. De ahí el nombre del libro: 'Guerreros urbanos'. Es el mío un libro de orgullo de casta, de afirmación de una especie clandestina y dura, que solo busca la aprobación de sus iguales, no de la televisión, ni los medios; solo la de los guerreros urbanos de este entorno real y sincero, grafiti para escritores de grafiti; una guerra interna, incruenta y apasionante, por la competición y la superación, y con ello labrar esa carrera, ese nombre, ese prestigio entre compañeros que te hará leyenda en las calles”, dijo JEOSM, el fotógrafo de 34 años, en una entrevista publicada con ocasión del libro.

Cuando se les ve juntos a Pérez-Reverte y a Jeosm, se reconoce algo que es -al mismo tiempo- aguerrido y enternecedor. Uno cree en el otro, por las mismas razones pero desde lugares distintos. Escucharlos hablar sentados en altos taburetes, con sendas Alhambra especial -botella verde- en mano, uno tatuado hasta las trancas y el otro con americana, despierta al mismo tiempo empatía y sorpresa. Eso es lo que tienen los bravos: hacen piña ahí donde se consiguen, aunque los separe la edad, la profesión o las circunstancias.

“Lo bonito de esto es que es un proyecto de amigos. Suena raro hasta para mí, pero así es. Es la verdad. Mi relación con Reverte nació con su libro 'El francotirador paciente'. De entre muchos 'escritores' a los que preguntó, él se interesó por mí. Yo no hablaba de mi mismo, sino de la escena en general. Y eso le hizo pensar que yo era la persona ideal para ayudarle. Se puso en contacto conmigo para pasarme el borrador de su libro para que le echara un vistazo e hiciera una “corrección” de textos. Le ayudé con el tema del argot, de las localizaciones y a adaptar su discurso al mundo del grafiti. El trato al que llegué con él fue que se harían cambios necesarios bajo mi punto de vista, ya que el grafiti es algo que me toca muy de cerca y todo lo que allí quedara debía ser real. Preferí no ganar dinero y ser honesto. Porque cuando hay pasta de por medio, las cosas se pervierten, y de alguna manera te condicionan.”, aseguró JEOSM.

Los que saben de fotografía -aquellos que separan el trigo de la paja- conocían el trabajo de JEOSM desde mucho antes de que se editara este libro. Desde su serie de retratos 'Soldados y Realidad' -lo auténtico era el único filtro de aquellas imágenes- hasta 'Sacrificio' (Autoedición, 2015) un libro que aúna retrato y contexto de la escena de Artes Marciales Mixtas (MMA) en España. “No podíamos ver caras machacadas y desfiguradas, gestos tan fuertes, y no ver el origen de ello, el porqué de tener una cara o un cuerpo así. Para mí fue también un reto personal".

Todo en las imágenes de JEOSM ocurre sobria y arbitrariamente: en blanco y negro; aunque convendría decir ‘blanco o negro’.Porque en su mundo se es o no. La importancia de lo vivido supera todo esteticismo. Sin colores, la vida se la juega en los matices; y la herida es más herida; la hendidura más hendidura; y la costra más costra . JEOSM, con su mirada que taladra, consigue grises donde otros meten filtros ñoños. JEOSM no hace eso. Él mira a la cara, como quien ofrece el corazón o los puños. Acaso porque rompió la suya desde muy pronto, JEOSM ve heridas y sonrisas ahí donde otros ven mofletes y granos."Una buena foto siempre la concibo en el blanco y negro como Baylón, de Madoz o de Isabel Muñoz. El color es un factor que cada artista elige para desarrollar su lenguaje y mis colores son estos dos”, dice. Que él se llame a sí mismo escritor guarda una larga y profunda justicia poética. Él, JEOSM sale a partirse la cara escribiendo su nombre en un muro. El académico de la Lengua, Pérez-Reverte, reconoce la belleza escondida en esa operación, en esa bella guerra que cuentan ambos en estas páginas.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Lun Jul 17, 2017 12:51 pm    Asunto: Responder citando

JEOSM: «Hay que aprovechar la diferencia como una virtud»
Marta Robles - larazon.es - 17707/2017

Hace mucho tiempo aprendí que las cosas no son como son sino como uno las percibe. Y la percepción que tiene el fotógrafo JEOSM de nosotras me gusta. No es habitual. Contiene esa incorrección política y audaz a la que solo aspiran los grandes. Y él lo es. Grande y distinto. Como su historia de grafitero alegal, como su homenaje a la mujer a través de los retratos de cien jóvenes que posan impúdicas, descabalgadas de las obligaciones de ser perfectas, ante su objetivo indiscreto, en blanco y negro. Un homenaje dedicado a su madre que, en definitiva, es su primera y gran mujer. La misma que le enseñó a comprendernos y respetarnos. La «MUJER» señalada en las mayúsculas del título de su último libro, donde las imágenes se acompañan de textos de escritoras, periodistas, cineastas..., féminas, al fin, que tratan de definir lo indefinible, con un puñado de palabras.

No es el primer libro de JEOSM, antes publicó «Realidad» y «Sacrifi-cio» (autoeditados) y «Guerreros urbanos», junto a Pérez-Reverte (Alfaguara y La Fábrica); pero este es un libro diferente, de madurez, pese a la juventud. De quien poco a poco va encontrando el camino y se atreve con él, cargado de pasado, de historia personal y de esos tatuajes que, quizás, un día, tuvo que ocultar en alguna boda, para poder trabajar... «Ni mucho menos. Creo que todas estas cosas lo que hacen es sumar, porque me hacen diferente. Y hay que aprovechar la diferencia como una virtud». Incluso la punible, porque JEOSM, pese a ir avanzando, sigue en sus orígenes, sin renegar de su Villaverde bajo y siendo grafitero, aunque ya no le pillen... «Ahora tengo más responsabilidades y no puedo arriesgarme tanto, así que tengo más cuidado».

Menos riesgo en el grafiti, pero más en la cámara. Apuntar a los ojos de la mujer, meterse en sus pupilas y entre sus piernas a través de un objetivo delator que no quiere mostrar su mejor perfil, no debe ser fácil «Por lo general los fotógrafos que trabajan con mujeres se centran en la estética. Que sea un cuerpo bonito, una foto bien compuesta, que insinúe ciertas cosas... Da lo mismo que sea para una portada o para Instagram: siempre buscan esa belleza. Yo quería ir por el lado del carácter y de la fuerza, porque es la imagen que tengo de la mujer». Pesa el ejemplo de su madre, esencia de este libro valiente, de estética alternativa, donde las mujeres no pretenden ser bellas, sino ellas mismas. «Mi madre es una mujer fuerte, luchadora, trabajadora e independiente. Una mujer que se separó de mi padre hace veinticinco años y nos sacó adelante a mi hermano y a mí, limpiando casas... A día de hoy sigue sin pareja. No la quiere. No la necesita... Me parecía importante reflejar esa fuerza, ese carácter y sobre todo la independencia de la mujer, en un proyecto fotográfico con otra mirada».

Le digo que el riesgo del proyecto es suyo, pero también de esas mujeres reales que aparecen sin artificios y, casi siempre, con las piernas separadas... «No es que salgan más guapas o menos, es que salen como son y tienen esa libertad de mostrarse así, con estrías en la piel o gestos arrogantes y chulos... Y también con los pies bien anclados en el suelo, en postura de “aquí estoy yo”, con las piernas abiertas... Les otorgaba libertad y además me venía bien para componer la imagen con el gran angular». Gran angular, grano, piernas abiertas, blanco y negro..., insisto en que las mujeres que han posado para él son unas jabatas... «Sabían que era un trabajo contra corriente. En la fotografía de la mujer casi todo se hace con tele objetivos para estilizar la figura ... Y yo creo que la vida no es estar entre algodones y la mujer tampoco lo está. Estas mujeres de mi libro aún menos, porque necesitan estar fuertes, presentes y mirarte altivas a la cara». Está claro que JEOSM mira de otra manera. Algo que no se le escapó a Pérez-Reverte, cuando le pidió que le echara una mano en su novela «El francotirador paciente», asesorándole sobre el argot y la metodología de un escritor de grafiti. «Poco más, porque ya sabes cómo se documenta Arturo... Pero a partir de entonces nos hicimos amigos». E hicieron un libro juntos que, seguramente, cambió todo para JEOSM «Teniendo el apoyo de Arturo ciertos medios o personas me ven de otra manera. Incluso valoran esa diferencia de los tatuajes y un tipo de estética más urbana. Yo creo que dicen ‘‘Si Pérez-Reverte se ha fijado en él igual es por algo’’. Y se pierden un poco los prejuicios».

Ahora el académico y el fotógrafo comparten cenas, charlas y el amor a la web literaria Zenda, en la que JEOSM, colabora fotografiando bibliotecas y escritores, siempre en blanco y negro «y sin sentimiento de groupie, porque hace mucho que entendí que, con más o menos cualidades, todos son personas». Ahora dependiendo a quién se pregunte JEOSM es el fotógrafo de los secretos del grafiti, de las mujeres, de los escritores, de los futbolistas de los raperos... «Yo hago retratos. Creo que hay ser camaleónico y poder estar delante de cualquiera. Y enfocarlo. Y contar su historia...» No olviden el título del libro , «MUJER». Una exquisitez que solo se puede encontrar en la web del autorwww.jeosm.com o en la librería madrileña Swinton and Grant.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Otros libros Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro

Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Ecke Ecke


Todos los logos y marcas en este sitio son propiedad de sus respectivos autores. Los comentarios son propiedad de los escritores y todo lo demás © 2007 de www.capitan-alatriste.com. Capitán Alatriste es una marca registrada de Alfaguara ediciones. Todos los derechos reservados
Puedes sindicar nuestras noticias utilizando el archivo backend.php o ultramode.txt
PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.
Página Generada en: 0.27 Segundos