[ Registrarse ]
 
 
Principal
· Home
· Archivo de Noticias
· AvantGo
· Contactar
· Descargas
· Enciclopedia
· Enlaces
· Enviar Noticias
· Foro
· Galería de Imágenes
· Reportajes
· Tu Cuenta
Artículos Pasados
Domingo, 04 enero
· Estreno de la serie de televisión 'Las aventuras del capitán
Domingo, 30 noviembre
· Nueva edición escolar de 'DonQuijote'
· 'Perros e hijos de perra'
Sábado, 11 octubre
· Estreno de la obra 'Patente de corso'
Miércoles, 20 agosto
· Se prepara adaptación al cine de 'La piel del tambor'
Miércoles, 13 agosto
· Arturo, premiado en La Unión (Murcia)
Sábado, 10 mayo
· Arturo en las Jornadas de Arqueología Subacuática
· Arturo en Argentina
Domingo, 16 febrero
· 'Letras y espadas' por Madrid
Sábado, 01 febrero
· Arturo, premiado en Santiago de Compostela

Artículos Viejos
Últimos mensajes

 IMPORTANTE: MUDANZA DEL FORO
 Iros a leer este hlo
 1254 - 16.07.2017 - Carta a una chica muerta
 1253 - 09.07.2017 - Una Historia de España (LXXXVIII)
 1252 - 02.07.2017 - Mi tío Lorenzo
 1251 - 25.06.2017 - Una Historia de España (LXXXVII)
 1250 - 18.06.2017 - Perros de la Recoleta
 1249 - 11.06.2017 - Una Historia de España (LXXXVI)
 1248 - 04.06.2017 - Claro que nos representan
 4 - 20.06.1993 - Sobre lobos y japoneses

El Capitán Alatriste Forums


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el monitoreo de las costumbres de uso de su navegador. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar el modo de tratamiento de estas cookies o negarlas.

Ecke Ecke
www.Capitan-Alatriste.com :: Ver tema - 1229 - 22.01.2017 - Una Historia de España (LXXIX)
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

1229 - 22.01.2017 - Una Historia de España (LXXIX)

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Patentes de Corso
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Dom Ene 22, 2017 6:10 pm    Asunto: 1229 - 22.01.2017 - Una Historia de España (LXXIX) Responder citando

UNA HISTORIA DE ESPAÑA (LXXIX)

Cuando un papa, Pío XII en este caso, llama a un país «nación elegida por Dios, baluarte inexpugnable de la fe católica», está claro que quien gobierna ese país va a estar un rato largo gobernándolo. Nadie tuvo nunca un olfato más fino que el Vaticano, y más en aquel 1939, con la Segunda Guerra Mundial a punto de nieve. Lo de Franco y España estaba claro. El general que menos se había comprometido con el golpe a la República y que sin embargo acabó haciéndose con el poder absoluto, el frío militar que había dirigido con crueldad, sin complejos ni prisas, la metódica carnicería de la guerra civil, iba a durar un rato largo. Quien no viera eso, estaba ciego. El franquismo victorioso no era un régimen militar, pues no gobernaban los militares, ni era un régimen fascista, pues tampoco gobernaban los fascistas. Era una dictadura personal y autoritaria, la de Francisco Franco Bahamonde: ese gallego cauto, inteligente, maniobrero, sin otros escrúpulos que su personalísima conciencia de ferviente católico, anticomunista y patriota radical. Todo lo demás, militares, falange, carlismo, españoles en general, le importaba un carajo. Eran simples instrumentos para ejecutar la idea que él tenía de España. Y en esa idea, él era España. Así que, desde el primer momento, aquel astuto trilero manejó con una habilidad asombrosa los cubiletes y la borrega.

Tras descabezar la Falange y el carlismo y convertirlos en títeres del régimen (a José Antonio lo habían fusilado los rojos, y a Fal Conde, el jefe carlista, lo echó de España el propio Franco amenazando con hacerle lo mismo), el nuevo y único amo del cotarro utilizó la parafernalia fascista, en la que realmente no creyó nunca, para darle a su régimen un estilo que armonizara con el de los compadres que lo habían ayudado a ganar la guerra, y que en ese momento eran los chulos de Europa y parecían ser dueños del futuro: Hitler y Mussolini. Así que, como lo que se estilaba en ese momento eran los desfiles, el brazo en alto y la viril concepción de la patria, de la guerra y de la vida, el Caudillo, también llamado Generalísimo por los oportunistas y pelotas que siempre están a mano en tales casos, se apuntó a ello con trompetas y tambores. Apoyado por la oligarquía terrateniente y financiera, a los carlistas los fue dejando de lado, pues ya no necesitaba carne de cañón para la guerra, y encomendó a la Falange -a los falangistas dóciles a su régimen, que a esas alturas eran casi todos- el control público visible del asunto, el encuadramiento de la gente, la burocracia, la actividad sindical, la formación de la juventud del mañana y esa clase de cosas, en estrecho maridaje con la Iglesia católica, a la que correspondió, como premio por el agua bendita con que los representantes de Dios en la tierra habían rociado las banderas victoriosas, el control de la educación, la vida social, la moral y las buenas costumbres. Hasta los más íntimos detalles de la vida familiar o conyugal se dirigían desde el púlpito y el confesonario. Ni se te ocurra hacerle eso a tu marido, hija mía. Etcétera.

Empezó así la primera etapa del franquismo (que luego, como todo oportunismo sin auténtica ideología, iría evolucionando al compás de la política internacional y de la vida), con un país arruinado por la guerra y acojonado por el bando vencedor, vigilado por una nueva e implacable policía, con las cárceles llenas para depurar responsabilidades políticas -pocos maestros de escuela quedaron a salvo- y los piquetes de fusilamiento currando a destajo; y afuera, en el exilio, lo mejor de la intelectualidad española había tenido que tomar las de Villadiego para escapar de la cárcel o el paredón mientras en sus cátedras se instalaban ahora, ajustando cuentas, los intelectuales afines al régimen. «Somos más papistas que el papa», proclamó sin cortarse el rector de la universidad de Valencia. Y así, en tales manos, España se convirtió en un páramo de luto y tristeza, empobrecida, enferma, miserable, dócil, asustada y gris, teniendo como único alivio los toros, el fútbol y la radio -otra herramienta fundamental en la consolidación del asunto-. La gente se moría de hambre y de tuberculosis mientras los cargos del régimen, los burócratas y los sinvergüenzas hacían negocios. Todo eran cartillas de racionamiento, censura, papeleo, retórica patriotera con añoranzas imperiales, mercado negro, miedo, humillación y miseria moral. Una triste España de cuartel, oficina y sacristía. Un mundo en blanco y negro. Como afirmó cínicamente el embajador, brillante escritor e intelectual derechista Agustín de Foxá, nada sospechoso de oponerse al régimen: «Vivimos en una dictadura dulcificada por la corrupción».

[Continuará]

XL Semanal, 22 de enero de 2017
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rogorn
Capitán


Registrado: Feb 01, 2007
Mensajes: 13445

MensajePublicado: Jue Ene 26, 2017 6:07 pm    Asunto: Responder citando

Don Arturo Pérez-Reverte
todosigueigual.wordpress - 26/01/2017

Estimado Arturo, permíteme que tenga el atrevimiento de dirigirme a ti con total familiaridad, pero se debe en primer lugar a que somos paisanos y yo pinto unas cuantas canas más que tú. En segundo término, es que estoy leyendo tu articulo del 'XL Semanal' del 22 de enero del 2017 e histórica y familiarmente me compenetro con su esencia, desde el perfil con que defines al gallego en su cautela, inteligencia y capacidad de maniobra, atributos que no son privilegios suyos, sino que reconozco como naturales de los gallegos, tierra que tuve el privilegio de visitar por mi profesión durante bastantes años, y los traté muy a fondo.

Antes de continuar quiero dejar claro que mi perfil político es el de un demócrata, no afiliado a ningún grupo político, hijo de un Maestro Nacional “cursillista del 36 “, republicano y socialista, y emparentado durante 50 años con una familia, la de mi señora, cien por cien del régimen, con altos cargos militares, falangistas y religiosos, que me aceptaron con cariño y me trataron como de los suyos. Te comento esto para que quede bien claro que ni les tengo ni les tuve resquemores personales, y durante toda mi vida he intentado analizar lo bueno y lo malo de ambas Españas.

Nací en el 46, y mi familia tanto por parte de mi Madre como de mi Padre fueron republicanos, relativamente acomodados antes de la guerra, y como te puedes imaginar pasándolas moradas después. La España que reflejas después de la guerra, cárceles llenas, fusilamientos, adoctrinamientos ideológicos y demás bagatelas, si no fuera porque no nos hemos conocido personalmente diría que es la historia de mi padre y que te la ha contado en los mínimos detalles. Como te decía, fue cursillista del 36, y el glorioso alzamiento le cogió haciendo la mili en el Cuartel de Artillería de Murcia. Pasó guerra, cárcel, y según me consta, en agosto del 1944 todavía estaba en un campamento militar de reeducación. Cuando salió de ese mundo, se encontró en la calle sin oficio ni beneficio, pues la historia de los cursillistas del 36 es bien conocida. Estuvo dando tumbos malviviendo, hasta que unos años después le autorizaron poner una escuela particular en un barrio obrero.

Todo lo que comentas de la economía posfranquista de la España de cuartel, oficina y sacristía, lo vivió mi padre. Piensa que el barrio obrero dominado por dos fábricas y una Iglesia-catedral lo controlaban los caciques. El sargento de la guardia civil, el alcalde y el cura, al no tener escuelas del estado, permitieron la privada. Sobre el papel, mi padre pasó a ser en teoría la 5ª autoridad, pero en la práctica lo humillaron, rebajaron y putearon a todos los niveles, sobre todo el cura, que en contra de las demás autoridades quería cargarse la escuela de los rojos. Durante casi una década, todo el obrero que aprendió a leer y escribir se lo debió a Don JUAN y se comenta que casi un 50% no pagaban la mensualidad, sufriendo las consecuencias la familia.

Como puedes comprobar, doy fe de que todo lo que comentas es verídico, y por lo tanto solo quiero dejar constancia de una realidad, suavizándola en mi relato lo máximo posible. Como final, solamente comentarte que, junto al general y su corte de facinerosos, también quiero dar fe de que he conocido a bellísimas personas en el bando nacional, y que la familia de mi esposa en general lo fueron, y durante la guerra lo pasaron tan mal como los del otro bando, y sobre eso solo podemos hablar con propiedad los que hemos tenido la suerte de vivir con los dos bandos. Los golfos y los salvapatrias crecen en todos los bancales y solo es cuestión de abono.

Perdóname el exceso de libertad que me he tomado.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Patentes de Corso Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro

Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Ecke Ecke


Todos los logos y marcas en este sitio son propiedad de sus respectivos autores. Los comentarios son propiedad de los escritores y todo lo demás © 2007 de www.capitan-alatriste.com. Capitán Alatriste es una marca registrada de Alfaguara ediciones. Todos los derechos reservados
Puedes sindicar nuestras noticias utilizando el archivo backend.php o ultramode.txt
PHP-Nuke Copyright © 2005 by Francisco Burzi. This is free software, and you may redistribute it under the GPL. PHP-Nuke comes with absolutely no warranty, for details, see the license.
Página Generada en: 0.16 Segundos