Congreso Alatriste Murcia 19-23 nov 2007

Comentarios y noticias sobre la saga de novelas ‘Las aventuras del capitán Alatriste’

Moderadores: Targul, Mithrand, Moderadores

Reglas del Foro
Responder
Avatar de Usuario
adosinda
Mensajes: 4974
Registrado: Lun Feb 20, 2006 12:00 am

Mensaje por adosinda » Sab Nov 17, 2007 4:41 pm

quemeplace escribió:Oye, Cienfuegos, ¿cómo te vamos a reconocer??

Ado, ¿vamos a quedar el lunes?


Si, el Lunes nos vemos, lo que no se es donde cenaremos. Los lunes hay muchos sitios cerrados, y en mi vida he cenado un lunes en Murcia sin ser fiesta. Todavia acabamos en el Mcdonal :lol: :lol:
-Eres todo un hombre-añadió al fin-.Capaz de alzar la voz y de matar, por supuesto. Pero también de morir...Procura recordarlo cuando hables conmigo de ciertas cosas. (pag 202. Corsarios de Levante)

Avatar de Usuario
quemeplace
Mensajes: 4395
Registrado: Mar Feb 08, 2005 12:00 am

Mensaje por quemeplace » Sab Nov 17, 2007 5:19 pm

Rogorn escribió:Estaré casi todo el día en casa, casi siempre conectado, si queréis pasaros por el MSN, Cienfuegos incluido si lo desea, para comentar la jugada.

¿Las jugadas no se comentan después de hacerlas, jeje? Bueno, yo no me puedo conectar, a no ser que sea a las tantas, así es que nos vemos el lunes en Cajamurcia. A Cienfuegos le voy a pasar mi móvil por MP, y así por lo menos ya tiene posibilidad de encontrarnos, si quiere.

adosinda escribió:
quemeplace escribió:Oye, Cienfuegos, ¿cómo te vamos a reconocer??

Ado, ¿vamos a quedar el lunes?


Si, el Lunes nos vemos, lo que no se es donde cenaremos. Los lunes hay muchos sitios cerrados, y en mi vida he cenado un lunes en Murcia sin ser fiesta. Todavia acabamos en el Mcdonal :lol: :lol:

Mejor un bocata :wink: O, mejor que mejor, un pastel de carne murciano. Mmmmmmmm...
Bueno, Ado, pues nos vemos el lunes. Los móviles los tenemos, y localizados también nos tienes. El curso termina a las 19:45.

P.D: ¡Gracias, Corsaria!

Avatar de Usuario
Rogorn
Mensajes: 14777
Registrado: Jue Feb 01, 2007 12:00 am
Contactar:

Mensaje por Rogorn » Sab Nov 17, 2007 5:33 pm

Cienfuegos nos buscará él, que al menos puede ver una foto mía. No creo que vaya a Murcia el domingo, así que ya nos veremos el lunes.

Avatar de Usuario
Cienfuegos
Mensajes: 88
Registrado: Mar May 08, 2007 11:00 pm
Ubicación: Alicante

Mensaje por Cienfuegos » Sab Nov 17, 2007 8:21 pm

Ya he visto el mensaje de queme.

El lunes nos vemos en Murcia y contactaremos o por teléfono o intentando reconocer a Ro como bien ha dicho.

Gracias y hasta el lunes
España, mi natura, Italia mi ventura, Flandes mi sepultura.

Avatar de Usuario
adosinda
Mensajes: 4974
Registrado: Lun Feb 20, 2006 12:00 am

Mensaje por adosinda » Dom Nov 18, 2007 4:01 pm

Cienfuegos, espero que vayas con tiempo y paciencia a Murcia, porque desde las 8 y media hasta las 10 pasadas hay atascos a las entradas....Es que tanta gente entrando a la vez... :? :D
-Eres todo un hombre-añadió al fin-.Capaz de alzar la voz y de matar, por supuesto. Pero también de morir...Procura recordarlo cuando hables conmigo de ciertas cosas. (pag 202. Corsarios de Levante)

Avatar de Usuario
Quercus
Mensajes: 729
Registrado: Mar Jun 19, 2007 11:00 pm

Mensaje por Quercus » Lun Nov 19, 2007 11:03 am

Pasadlo muy bieeennnn.!!!!
Y a la vuelta a contarlo todo eh? :D

Avatar de Usuario
koora_linax
Mensajes: 3032
Registrado: Sab Sep 02, 2006 11:00 pm
Ubicación: Córdoba

Mensaje por koora_linax » Lun Nov 19, 2007 11:18 am

Ya, nos contareis. Disfrutad y sed todo oidos 8O

He encontrado esto por ahí :arrow:

“Hay que pelear, para que los cerdos se queden con la nariz sangrando”
Entrevista con Antonio Arco – laverdad.es – 19/11/2007

Hay unas palabras que obsesionan a Arturo Pérez-Reverte -Cartagena, 1951- desde que de jovencito traducía a Homero: «Llueve en las orillas de Troya mientras zarpan las naves». Hoy, el escritor navega libre por el mar del éxito, y rumbo a la soñada Isla del Tesoro recibe periódicas noticias de las hazañas de su personaje más popular: Alatriste. Este lunes comienza en Murcia el I Congreso Internacional ‘Alatriste: la sombra del héroe’.

-Alatriste se ha convertido en un personaje con vida propia, un personaje familiar que, incluso, parece no necesitar ya al autor para ser bien recibido en todos los hogares. ¿Cómo lleva usted la fama de su personaje?
-Al principio la llevaba con estupor, porque nunca imaginé que trascendería hasta ese punto lo que era un divertimento casi personal, un guiño para unos cuantos lectores del Siglo de Oro y de capa y espada; un guiño a mi hija y a una generación de chicos jóvenes a los que no se les ha contado, ni bien ni mal, nuestra historia. Yo pensaba en un libro marginal, o “de culto”, como se dice ahora. Claro, la sorpresa fue tremenda, pero tras el estupor inicial y después de seis libros y once años de vida del personaje, terminas asumiendo las cosas. Hoy, por Alatriste me preguntan los taxistas, y recibo cartas sobre él que lo tratan como si fuese un personaje real. Es agradable, pero también un poco inquietante, porque te das cuenta de que el personaje ya no te pertenece completamente, de que ya no eres dueño de él y no lo controlas.

-¿Qué le desea, ahora que ya no lo puede controlar totalmente?
-Deseo haber podido sentar bien las bases para que Alatriste tenga una vida digna y honrada. Es como criar a un hijo, al que lo educas todo lo mejor que puedes, pero después al mundo se va él sin ti. El Alatriste sobre el que yo escribo se ha completado con el que existe en el imaginario de la gente, y no sé muy bien en qué andanzas va a terminar ese Alatriste resultante.

-¿Recuerda la primera imagen que tuvo de él?
-Fue en la infancia. A mi padre le gustaba mucho el teatro del Siglo de Oro. Recuerdo que empecé a poner el oído al verso a través del ‘Tenorio’ de Zorrilla. Siempre que había teatro en Cartagena me llevaba con él, y para mí esa imagen del capitán de los tercios que aparecía en escena me subyugó desde el principio: su bigote, su capa, su espada, su sombrero, su forma de hablar de honor, de lealtad, de amor, de paz, de guerra, de camaradería...; a eso hay que añadir la lectura precoz de ‘Los tres mosqueteros’ y la introducción en el mundo de Dumas, y ahí se genera ya una familiaridad con el personaje que te acompaña toda la vida.

-Y ¿cuándo pensó en él como personaje de novela?
-Creo que lo veo por primera vez cuando estoy haciendo un artículo para ‘El Semanal’, titulado ‘La fiel infantería’, en el que hablo sobre ‘La rendición de Breda’ de Velázquez y, a la hora de contar el cuadro, uso la voz narrativa de un soldado anónimo, sin rostro, que lleva la tercera lanza por la izquierda. Ahí me aproximo al soldado de las guerras de Flandes y del XVII, y es la primera vez que genero mi primera visión del personaje.

-¿A quiénes quería que de alguna manera se pareciese Alatriste y a quiénes intentaba rendir homenaje con su existencia?
-He vivido muchas veces en países en guerra y en lugares en situaciones de crisis, y en esos lugares siempre he deseado tener a mi lado a un amigo sólido. Ahí la retórica, los discursos y las chácharas no valen para nada. No quieres un amigo que te dé conversación, sino un amigo que te ayude a salir de allí. Siempre he buscado esos amigos y los he encontrado. He tenido la suerte de que la vida me puso junto a gente así, a la que aprendí a respetar justamente por su silencio más que por sus palabras, y por sus hechos más que por sus intenciones. De ahí construyo parte del imaginario de Alatriste, que es el compañero que yo quisiera tener y que, de hecho, he tenido en algunas ocasiones. Alatriste es el amigo que nunca falla, en el que te puedes apoyar cuando las cosas se ponen mal. Supongo que ha tenido tanto éxito entre la gente porque Alatriste responde a una necesidad, no ya solamente literaria, narrativa, estética o ideológica, sino a una necesidad personal, física, íntima, humana: la necesidad de tener a alguien fiel y callado de quien poder fiarte. Y Alatriste, con todos sus defectos -es un mercenario, un asesino...-, tiene esos códigos, esas reglas que uno desea encontrar en los otros. Creo que yo escribí ‘Alatriste’ para dotarme a mí mismo y dotar a mis lectores de ese compañero que uno necesita tener.

-¿Se propuso no proyectarse mucho en el personaje?
-Alatriste no soy yo. Me lo propuse y no fue difícil, porque soy novelista profesional y conozco bien mi trabajo. Lo que pasa es que es inevitable que a personajes fuertes como Alatriste para hacerlos vivir uno les preste puntos de vista; no digo rasgos de carácter, ni ideologías, sino formas de mirar. Yo no soy Alatriste, pero es verdad que él vive gracias a algunos puntos de vista que yo le he prestado sobre el mundo y la vida. Más que con mi carácter, Alatriste está hecho con mi mirada. Quizás por eso sea real, porque nace de la realidad, de una visión del mundo en crisis, de la tragedia del ser humano, de la traición, de la soledad, de la amargura, del combate y, sobre todo, de la desesperanza; Alatriste y yo compartimos plenamente el saber que la batalla está perdida desde hace muchísimos siglos, que no hay nada que hacer.

-Pese a lo cual no hay que resignarse, según defiende usted.
-Claro. Hay dos formas de resignarse: como un cordero o como un cerdo. Todos conocemos tipos de esas dos variantes. Yo detesto las dos, porque hay que pelear aunque sepas que no hay victoria posible. ¿Pelear por qué?... Pues porque la misma pelea ya justifica la vida, pelear para que no te confundan con corderos y los cerdos se queden con la nariz sangrando. Para Alatriste, pelear no es un mecanismo de salvación, es un estado de ánimo, de gracia. En Japón lo asocian mucho con la figura del samurái. Vive de su espada, su dignidad es su espada. No es un matarife, no es un tipo que va por ahí empujando a la gente. Es un tipo que encuentra la energía para poder vivir cada día en esa hoja de acero que simboliza muchísimas cosas. Es la espada como símbolo, más que como herramienta.

-En lo de ser leal a la palabra dada parece ir Alatriste muy a contracorriente de lo que se lleva hoy.
-Esa es otra de las razones por las que Alatriste tiene éxito: la gente encuentra en él cosas que deseamos encontrar. Todos querríamos que la gente fuese consecuente con lo que dice y con lo que promete. En un mundo tan vil y tan infame como este, tan en manos de políticos que son gentuza -en este país la política es hoy una infamia especialmente infame como nunca lo ha sido-; en un mundo de políticos embusteros y en el que los grandes valores se han ido todos al diablo, encontrar gente que aún es capaz de ser consecuente con aquello en lo que cree, incluso estando dispuestos a perder lo que haga falta por ser fiel a uno mismo, eso consuela, es algo que hace que te sientas bien. Incluso los malvados, en algún momento de su vida necesitan también tener a su alrededor gente con códigos. Alatriste es alguien capaz de mantener su palabra y de pagar el precio que sea por ello.

-¿Se planteó qué tratamiento hacer de la violencia en libros que leerían muchos niños, adolescentes y jóvenes?
-No, no. Vivimos en un mundo tan gilipollas que queremos aplicar nuestra ideología a todos los demás. Queremos que el africano, el asiático y el latinoamericano se comporten según nuestros criterios morales, algo imposible por razones culturales y muy diversas. Además, pretendemos que nuestros antepasados, que los que vivieron hace diez, veinte o treinta siglos se comporten como nosotros, con nuestros criterios morales. Queremos que Ulises y Aquiles en Troya, que El Cid en el siglo XI y Alatriste en el XVII se comporten como nosotros nos comportamos ahora, y eso además de una gilipollez es imposible. Solamente los analfabetos, los estúpidos y los demagogos -hay mucha gente que ha hecho de la demagogia su negocio- se escandalizan de que Hernán Cortés fuese machista y racista. ¡Pues naturalmente! ¡Y El Cid creía que matar moros era algo virtuoso, que acogotando moros se glorificaba a Dios! Y Alatriste no es más que un producto de su tiempo. Yo no puedo ponerme a contar un mundo anterior como si la gente tuviese la mentalidad de este tiempo, qué estupidez. Alatriste es un tipo de su tiempo: mata, viola, ha marcado la cara a una mujer, es un tipo con un mundo turbio, una conciencia turbia y remordimientos. La gente se lo cree precisamente porque no es un pastiche de cartón piedra hecho para agradar a cuatro demagogos que intentan marcar qué es lo políticamente correcto.

--

«Hay en el mundo unos veintitantos tíos que morirían y matarían por mí»
Antonio Arco – La Verdad – Murcia - 20/11/2007

Hay unas palabras que obsesionan a Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) desde que «de jovencito» traducía a Homero: «Llueve en las orillas de Troya mientras zarpan las naves». El escritor navega libre por el mar del éxito, y rumbo a la soñada Isla del Tesoro recibe periódicas noticias de las hazañas de su personaje más popular: Alatriste. Ayer comenzó en Murcia el primer Congreso Internacional ‘Alatriste: La sombra del héroe’.

-¿Cómo lleva la fama de su personaje?
-Al principio con estupor, porque nunca imaginé que trascendería hasta ese punto lo que era un divertimento casi personal, un guiño para unos cuantos lectores del Siglo de Oro y de capa y espada. Un guiño a mi hija y a una generación de chicos jóvenes a los que no se les ha contado, ni bien ni mal, nuestra historia. Yo pensaba en un libro marginal, o de culto, como se dice ahora. Después de seis libros y diez años de vida del personaje, terminas asumiendo las cosas. Hoy los taxistas me preguntan por Alatriste. Es agradable, pero también un poco inquietante, porque te das cuenta de que el personaje ya no te pertenece completamente.

-¿Qué le desea, ahora que ya no lo puede controlar totalmente?
-Deseo haber podido sentar bien las bases para que Alatriste tenga una vida digna y honrada. Es como criar a un hijo, al que educas lo mejor que puedes, pero después se va al mundo sin ti.

-¿Recuerda la primera imagen que tuvo de él?
-Fue en la infancia. A mi padre le gustaba mucho el teatro del Siglo de Oro. Recuerdo que empecé a poner el oído al verso a través de ‘El Tenorio’ de Zorrilla. Esa imagen del capitán de los tercios que aparecía en escena me subyugó: sus bigotes, su capa, su espada, su sombrero, su forma de hablar de honor, de lealtad, de amor… A eso hay que añadir la lectura precoz de ‘Los tres mosqueteros’.

-¿Cuándo pensó en él como personaje de novela?
-Creo que lo veo por primera vez cuando estoy haciendo un artículo para ‘El Semanal’, titulado ‘La fiel infantería’, en el que hablo sobre ‘La rendición de Breda’, de Velázquez. A la hora de contar el cuadro uso la voz narrativa de un soldado anónimo, sin rostro, que lleva la tercera lanza por la izquierda. Es la primera vez que genero mi primera visión del personaje.

-¿Se propuso no proyectarse mucho en el personaje?
-Alatriste no soy yo. Lo que pasa es que es inevitable que a personajes fuertes, para hacerlos vivir, uno les preste puntos de vista; no digo rasgos de carácter, ni ideologías, sino formas de mirar. Yo no soy Alatriste, pero es verdad que él vive gracias a algunos puntos de vista que yo le he prestado sobre el mundo y la vida. Más que con mi carácter, Alatriste está hecho con mi mirada. Compartimos plenamente el saber que la batalla está perdida desde hace muchísimos siglos, que no hay nada que hacer.

-Pese a lo cual no hay que resignarse, según defiende usted.
-Claro. Hay dos formas de resignarse: como un cordero o como un cerdo. Todos conocemos tipos de esas dos variantes. Yo detesto las dos, porque hay que pelear aunque sepas que no hay victoria posible. ¿Pelear por qué? Pues porque la misma pelea ya justifica la vida, pelear para que no te confundan con corderos y los cerdos se queden con la nariz sangrando. Para Alatriste, pelear no es un mecanismo de salvación, es un estado de ánimo, de gracia. Es alguien capaz de mantener su palabra y de pagar el precio que sea por ello.

-«Estamos condenados a matarnos los unos a los otros», dice Alatriste. ¿No hay forma humana de salir del laberinto?
-Yo creo que el ser humano es un animal peligroso en un territorio hostil. Ahora bien, vivimos en una sociedad que, afortunadamente, nos ha barnizado, nos ha cortado las uñas, nos ha limado los colmillos y nos ha hecho poder convivir de una manera razonable. Cuando todo ese tinglado confortable que hemos montado los occidentales se va al carajo porque la realidad del mundo -desde un terremoto a los atentados del 11-S- se impone y dice aquí estoy yo, el ser humano se encuentra desorientado porque ya no está preparado para eso. El hombre es una bestia siempre acechante y siempre tenido a raya por la cultura y la civilización.

-¿Qué será de un pueblo que no lee?
-Será inculto y carecerá de los mecanismos defensivos existentes. El único dique frente a la barbarie, el horror y el dolor es la cultura; un dique analgésico que no es que los elimine, pero te permite soportarlos. Sin libros, sin cultura, el hombre no tiene mecanismos adecuados para defenderse. El ser humano que no lee está desnudo en un territorio muy peligroso, y además desnudo frente al espejo que le devuelve la imagen terrible de sí mismo.

-¿Qué modas estúpidas soportamos hoy en este país?
-Demagogia en abundancia. El ser humano es una hormiguita bajo la bota de Dios o del azar, pero una hormiguita que en los últimos siglos se ha dado demasiada importancia. Hemos sacralizado, en nuestra arrogancia y nuestra soberbia, un montón de construcciones artificiales que el ser humano ha ido creando para olvidar que no es más que una puta hormiguita en un puto hormiguero. Hemos llegado a un mundo en el que todos mienten, nadie dice la verdad y se vive en una dictadura de lo políticamente correcto a la que la gente se pliega por miedo social.

-¿Qué queda de aquel joven que con 18 años se largó a empaparse del mundo con una mochila?
-Quedan muchas cosas. Yo pensaba que la vida me iba a despojar de todas ellas, y hubo una etapa, no hace mucho, en la que pensaba que llegaría a los 50 años sin tener dónde refugiarme. Sin embargo, para mi sorpresa he visto que la vida no es tan puta como parece, que tiene una cierta delicadeza y te permite conservar ciertas cosas. Sé que hay cosas que ya no me va a quitar. Hay una mochililla con media docena de cosas que están ahí y que ya no se van a ir, y eso me hace sentirme bien.

-¿Por ejemplo?
-Me pongo a contar y hay en el mundo unos veintitantos tíos y tías que morirían y matarían por mí. También recuerdos, libros, historias que aún quiero contar, mares que me apetece navegar, islas en las que me apetece fondear frente a ellas al amanecer o al atardecer... No está mal. Fue duro cuando pasó la etapa de la euforia juvenil y empezaron la guerra y la vida a pegarme dentelladas; hubo cantidad de cosas que se perdieron.

-¿Su relación con el paso del tiempo es de caballeros?
-El tiempo pasa, ya me hago mayor, tengo 56 años, no soy el mismo tío que era ni siquiera hace cinco, pero hace tiempo que esto estaba asumido. Me di cuenta muy pronto de que tenía que prepararme para envejecer con serenidad personal. Hagas lo que hagas, mates o ames, procura estar sereno. Me dediqué a intentar amueblarme de serenidad para afrontar esa etapa en la que ya no eres fuerte, no eres vigoroso, ya no te sonríe una chica, ya no te apetece conocer gente nueva... Y para prepararme ahí están los libros. Creo que todo lo que he vivido, sin libros no habría sido lo mismo. Beirut no habría sido más que una aventura apasionante de no haber tenido Troya en la cabeza.

-Alatriste va a contracorriente de lo que se lleva hoy en lo de ser leal a la palabra dada.
-Ésa es otra de las razones por las que tiene éxito: la gente encuentra en él cosas que desea encontrar. En un mundo tal vil y tan infame, tan en manos de políticos que son gentuza -en este país la política es hoy una infamia especialmente infame como nunca lo ha sido-; en un mundo de políticos embusteros y en el que los grandes valores se han ido todos al diablo, encontrar gente que aún es capaz de ser consecuente con aquello en lo que cree consuela. Incluso los malvados necesitan tener a su alrededor gente con códigos.

-¿Se planteó qué tratamiento hacer de la violencia en libros que leerían muchos niños, adolescentes y jóvenes?
-No, no. Vivimos en un mundo tan gilipollas que queremos aplicar nuestra ideología a todos los demás. Queremos que el africano, el asiático y el latinoamericano se comporten según nuestros criterios morales, algo imposible por razones culturales y muy diversas. Además, pretendemos que nuestros antepasados se comporten con nuestros criterios morales. Solamente los analfabetos, los estúpidos y los demagogos -hay mucha gente que ha hecho de la demagogia su negocio- se escandalizan de que Hernán Cortés fuese machista y racista. ¿Pues naturalmente! ¡Y El Cid creía que matar moros era algo virtuoso!
"Al final lo que está en juego es como vivir con el desorden". Arturo P-R

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Lun Nov 19, 2007 11:47 am

Gracias Koora. :wink:
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
julito
Mensajes: 2786
Registrado: Jue Jun 08, 2006 11:00 pm
Ubicación: León alatristero

Mensaje por julito » Lun Nov 19, 2007 12:07 pm

Gracias Koora. Estupenda entrevista.

El tío Arturo escribió:
-Me pongo a contar y hay en el mundo unos veintitantos tíos y tías que morirían y matarían por mí.


Hombre, ¿no se habrá pasado un pelín? :lol:
Y pues quien le trae al lado
es hermoso, aunque sea fiero,
poderoso caballero
es don Dinero

Avatar de Usuario
Siana
Mensajes: 5536
Registrado: Mié Jun 14, 2006 11:00 pm
Ubicación: Barcelona

Mensaje por Siana » Lun Nov 19, 2007 12:51 pm

koora_linax escribió:Ya, nos contareis. Disfrutad y sed todo oidos 8O


Eso, eso. Gracias por la entrevista, Koora

Avatar de Usuario
remolina
Mensajes: 5017
Registrado: Jue May 03, 2007 11:00 pm
Ubicación: León

Mensaje por remolina » Lun Nov 19, 2007 1:02 pm

julito escribió:Gracias Koora. Estupenda entrevista.

El tío Arturo escribió:
-Me pongo a contar y hay en el mundo unos veintitantos tíos y tías que morirían y matarían por mí.


Hombre, ¿no se habrá pasado un pelín? :lol:


Hombre, morir por él no, pero matar.... :twisted:

(Es broma, que no se me soliviante nadie) :wink:
"Aprecio a esos cabrones" APR

Avatar de Usuario
Redsonja
Mensajes: 1719
Registrado: Lun Ago 07, 2006 11:00 pm
Ubicación: Madrid, villa y corte

Mensaje por Redsonja » Lun Nov 19, 2007 1:04 pm

koora_linax escribió:-¿Cuándo pensó en él como personaje de novela?
-Creo que lo veo por primera vez cuando estoy haciendo un artículo para 'XLSemanal', titulado 'La fiel infantería', en el que hablo sobre 'La rendición de Breda', de Velázquez. A la hora de contar el cuadro uso la voz narrativa de un soldado anónimo, sin rostro, que lleva la tercera lanza por la izquierda. Es la primera vez que genero mi primera visión del personaje.l


... y la de veces que me he visto contando personajes frente al cuadro??? :wink:
yo pongo una espada y una mirada.. y vosotros ponéis el resto...

Avatar de Usuario
Corsaria
Mensajes: 7731
Registrado: Vie Dic 02, 2005 12:00 am
Ubicación: Virreinato del Río de la Plata

Mensaje por Corsaria » Lun Nov 19, 2007 3:01 pm

Gracias, Koora.

Julito, capaz que el tiene vientitantos sicarios y sicarias que matarían por él... :wink:
Había descubierto fascinada, estremecida de placer y de miedo, que todos los libros del mundo hablaban de ella.

alatesta

Mensaje por alatesta » Lun Nov 19, 2007 7:01 pm

¿Habrá llegado ya la gente?Espero que os haga buen tiempo, que dicen que se va a estropear. Pero ya sabeis que donde va la Roja brilla el Sol!!!Pasaoslo bien!! :D

Avatar de Usuario
juralue
Mensajes: 1566
Registrado: Jue Oct 12, 2006 11:00 pm

Mensaje por juralue » Lun Nov 19, 2007 7:13 pm

haberrrrr nuestros corresponsales en la zona que nos manden la cronica del dia
llame al cielo y no me oyo
pues sus puertas me cierra
de mis pasos en la tierra
responda el cielo y no yo

Avatar de Usuario
Lenka
Mensajes: 17824
Registrado: Mar Sep 20, 2005 11:00 pm
Ubicación: Reino Astur
Contactar:

Mensaje por Lenka » Lun Nov 19, 2007 7:15 pm

Qué intrigaaaaaaaaaa!!!!!
Me alegro de no haberte matado todavía...

Avatar de Usuario
juralue
Mensajes: 1566
Registrado: Jue Oct 12, 2006 11:00 pm

Mensaje por juralue » Lun Nov 19, 2007 7:16 pm

estaran de cañas por murcia...... y se olvidaron de nosotros buaaaaaaa :cry:
llame al cielo y no me oyo
pues sus puertas me cierra
de mis pasos en la tierra
responda el cielo y no yo

Avatar de Usuario
Valeria
Mensajes: 580
Registrado: Dom Sep 17, 2006 11:00 pm
Ubicación: Et in Arcadia ego

Mensaje por Valeria » Lun Nov 19, 2007 10:07 pm

Confieso que yo entré porque tambien esperaba las primeras impresiones....

Habrá que armarse de paciencia. :D
Uno a uno, todos somos mortales, juntos somos eternos. F.Quevedo.

amilostercios
Mensajes: 1320
Registrado: Lun Abr 11, 2005 11:00 pm
Ubicación: Cádiz 1812-2012
Contactar:

Mensaje por amilostercios » Mar Nov 20, 2007 12:20 am

¡¡¡Eeyyyyyy, dónde estáis, supongo que probando los manjares de la huerta murciana, dejarnos algo, jajajaja!!!

Avatar de Usuario
Corsaria
Mensajes: 7731
Registrado: Vie Dic 02, 2005 12:00 am
Ubicación: Virreinato del Río de la Plata

Mensaje por Corsaria » Mar Nov 20, 2007 2:06 am

Queremos crónica, gente!!!!
Había descubierto fascinada, estremecida de placer y de miedo, que todos los libros del mundo hablaban de ella.

Responder